of 38/38
7/31/2019 Libro Manual Del Espiritista 2 http://slidepdf.com/reader/full/libro-manual-del-espiritista-2 1/38 Manual del Espiritista Preparación de la Bóveda Espiritual . La preparación de la bóveda debe hacerse con el máximo esmero, en primer lugar deberemos buscar un lugar donde prepararla, debe ser un lugar espacioso y tranquilo. Para la preparación de la Bóveda se necesitaran los siguientes elementos, principalmente si vamos a celebrar una reunión espiritista o misa en ella: Una mesa. 1 mantel Blanco. 7 Vasos, también se pueden usar 3 vasos. 1 copa. 1 crucijo 1 Candelabro. 1 vela, algunos ponen 2 o 3 velas. 2 ramos de ores. Una pequeña palangana. Agua. Agua Bendita. Colonia. Tabaco. Caña. Fotos de los familiares muertos. El montaje de la bóveda espiritual es muy variable, ya que en ella pueden intervenir muchos factores y objetos. Cada bóveda en si es la representación espíritu-artística de cada individuo. Unos le ponen imágenes de Santos, personalmente suelo tener en la mía siete imágenes, un San Antonio de Lisboa (Elegguá), una virgen de la Merced (Obatalá), una Santa Bárbara (Shangó), San Francisco de Asís (Orula), San Pedro (Oggún), Ntra. Sra. De Regla (Yemayá) y, una imagen de de mi amada Caridad del Cobre (Oshún). .. A continuación, en el croquis pongo mas o menos como es mi Bóveda espiritual, los colores poco tienen que ver en el reparto, simplemente para que se vean he tenido que usar colores un poco fuertes, en el falta la palangana, la cual se pone al pie de la bóveda para realizar una limpieza espiritual al pie de la Bóveda antes de empezar el rito. . .La palangana que se pone al pie de la Bóveda espiritual es para lo dicho, hacerse cada uno de los miembros que asistan a la reunión una limpieza espiritual tan pronto se haya rezado la primera Oración y mientras se canta el cántico de la pagina 9. En la palangana se pondrá Agua, colonia muy fresca, cascarilla, pétalos de ores y un poco de agua bendita. Las copas y los vasos se llenan de agua, pero yo tengo la costumbre de poner en cada uno de ellos unas gotas de agua bendita. Normalmente uso vela de parana liquida. También tengo la costumbre de encender las velas con cerilla de madera.

Libro Manual Del Espiritista 2

  • View
    226

  • Download
    1

Embed Size (px)

Text of Libro Manual Del Espiritista 2

  • 7/31/2019 Libro Manual Del Espiritista 2

    1/38

    Manual del EspiritistaPreparacin de la Bveda Espiritual.La preparacin de la bveda debe hacerse con el mximoesmero, en primer lugar deberemos buscar un lugar dondeprepararla, debe ser un lugar espacioso y tranquilo.Para la preparacin de la Bveda se necesitaran los siguienteselementos, principalmente si vamos a celebrar una reunin espiritistao misa en ella:Una mesa.1 mantel Blanco.7 Vasos, tambin se pueden usar 3 vasos.1 copa.1 crucijo1 Candelabro.1 vela, algunos ponen 2 o 3 velas.2 ramos de ores.Una pequea palangana.Agua.Agua Bendita.Colonia.Tabaco.Caa.Fotos de los familiares muertos.El montaje de la bveda espiritual es muy variable, ya que en ellapueden intervenir muchos factores y objetos. Cada bveda en si esla representacin espritu-artstica de cada individuo. Unos le ponenimgenes de Santos, personalmente suelo tener en la ma sieteimgenes, un San Antonio de Lisboa (Eleggu), una virgen de laMerced (Obatal), una Santa Brbara (Shang), San Francisco deAss (Orula), San Pedro (Oggn), Ntra. Sra. De Regla (Yemay) y,una imagen de de mi amada Caridad del Cobre (Oshn)...A continuacin, en el croquis pongo mas o menos como es miBveda espiritual, los colores poco tienen que ver en el reparto,simplemente para que se vean he tenido que usar colores un pocofuertes, en el falta la palangana, la cual se pone al pie de la bvedapara realizar una limpieza espiritual al pie de la Bveda antes deempezar el rito...La palangana que se pone al pie de la Bveda espiritual es para lodicho, hacerse cada uno de los miembros que asistan a la reuninuna limpieza espiritual tan pronto se haya rezado la primera Oraciny mientras se canta el cntico de la pagina 9.En la palangana se pondr Agua, colonia muy fresca, cascarilla,ptalos de ores y un poco de agua bendita.Las copas y los vasos se llenan de agua, pero yo tengo la costumbrede poner en cada uno de ellos unas gotas de agua bendita.

    Normalmente uso vela de parana liquida. Tambin tengo lacostumbre de encender las velas con cerilla de madera.

  • 7/31/2019 Libro Manual Del Espiritista 2

    2/38

    .

    ..Reuniones espiritistasPorque donde estn dos o tres congregados en mi nombre,all estoy en medio de ellos. (Mateo XVIII, v. 20)PREFACIO

    Mientras se lee el prefacio, se distribuyen los puros..Estar reunidos en nombre de Jess, no quiere decir que basta estarreunidos materialmente, sino que es menester estarlo por lacomunicacin e intencin de pensamientos para el bien; entoncesJess se encuentra en la reunin, o uno de los Espritus puros que lerepresentan.El Espiritismo nos ensea de qu modo los Espritus pueden estarentre nosotros. Estn con su cuerpo udico espiritual, y en laapariencia que nos lo haran reconocer si se hicieran visibles.Cuanto ms elevada es su jerarqua, tanto ms grande es su poder yradiacin; as es que poseen el don de ubicuidad, y puedenencontrarse en diferentes puntos simultneamente; basta para elloun destello de su pensamiento..Con estas palabras, Jess quiso manifestar el efecto de la unin yde la fraternidad; no es el mayor o menor nmero el que lo atrae,puesto que, en vez de dos o tres personas, hubiera podido decir diezo veinte, sino el sentimiento de caridad que anima a los unos ya losotros; pues para esto, basta que haya dos. Pero si estas dospersonas ruegan cada una por su lado, aun cuando se dirijan aJess, no hay entre ellas comunin de pensamientos sobre todo sino estn movidas por un sentimiento de benevolencia mutua, si semiran tambin con prevencin, con odio, envidia o celos, lascorrientes udicas de sus pensamientos se rechazan en lugar deunirse con mutua simpata, y entonces no estn unidas en nombrede Jess; slo es el pretexto de la reunin, y no el verdadero mvil.Si El nos dijo: vendr por cualquiera que me llamare, eso no implicael que sea sordo a la voz de una sola persona; es que exige antetodo el amor al prjimo, del que se pueden dar ms pruebas cuandoson muchos, que estando en el aislamiento, y que todo sentimientopersonal lo aleja. De todo esto se desprende, que si en una reuninnumerosa, dos o tres personas solamente se unen de corazn por elsentimiento de una verdadera caridad, mientras que los otros seaslan y concentran en sus pensamientos egostas y mundanos, Elestar con los primeros y no con los otros.No es, pues, la simultaneidad de palabras, de cantos o de actosexteriores los que constituyen la reunin en nombre de Jess, sino lacomunin de pensamientos conformes al espritu de caridadpersonicado en Jess.Tal debe ser el carcter de las reuniones espiritistas for males, en lasque se espera sinceramente el concurso de los buenos Espritus.Al empezar la reuninHacer la seal de la Santa Cruz y el rector que lea la siguiente

    Oracin:Rogamos al Seor Dios Todopoderoso, que nos enve buenos

  • 7/31/2019 Libro Manual Del Espiritista 2

    3/38

    Espritus para asistirnos, aleje a los que pudieran inducirnos en elerror, y que nos d la luz necesaria para distinguir la verdad de laimpostura..Separad, tambin, a los espritus malvolos, encarnados o

    desencarnados, que podran intentar poner la discordia entrenosotros y desviarnos de la caridad y amor al prjimo. Si algunopretendiera introducirse aqu, haced que no encuentre acceso enninguno de nosotros.Espritus buenos que os dignis venir a instruirnos, hacednos dcilesa vuestros consejos, y desviad de nosotros el egosmo, el orgullo, laenvidia y los celos; inspiradnos indulgencia y benevolencia paranuestros semejantes presentes y ausentes, amigos y enemigos;haced, en n, que en los sentimientos de caridad, humildad yabnegacin de que nos sintamos animados, reconozcamos vuestrasaludable in- uencia.A los mdium a quienes encarguis de transmitirnos vuestrasenseanzas, dadles la conciencia de la santidad del mandato que lesha sido conado y de la gravedad del acto que van a cumplir, con eln de que tengan el fervor y el recogimiento necesarios.Si en esta reunin se encontrasen personas que fuesen atradas porotro sentimiento que no sea el del bien, abridles los ojos a la luz, yque Dios les perdone si vienen con malas intenciones.Rogamos muy particularmente al Espritu de N..., nuestro guaespiritual, que nos asista y vele sobre nosotros.Aqu se reza el padrenuestro y se canta el canto de la pagina 5,mientras los miembros van hacindose uno a uno una limpieza y, secanta el cntico de la Pg. 6; tambin se sopla un poco de ron, deuno en uno al centro de la reunin. Terminada esta operacin,empieza la invocacin y la bajada de espritus.OTRADios omnipotente, excelso, misericordioso, que velas con incesanteprovidencia por el bien de todas las criaturas; y te has dignadotraernos por tan singulares caminos al conocimiento de tu grandezay de tu sabidura;Las cuales vas poniendo al alcance de nuestro limitadoentendimiento por conducto de tus inspirados servidores;Pagando con tan insigne favor el poco mrito de la fe que nos rene.Para que en vista de tanta maravilla, nuestros corazones se abran yensanchen a la fe que tanto necesitamos; y para que se disipen lasnieblas que ocultan a nuestros ojos la luz que puede mostrarnos elcamino seguro de nuestro mejoramiento. Condicin precisa parallegar al perfecto conocimiento de tu Ser, aclarndonos o dejndonosentrever tantos misterios hasta ahora ocultos al entendimientohumano, an en aquellos que ms se han distinguido por su amor ala ciencia y por sus buenos deseos;T, Seor, que nos has dicho tantas veces, por conducto de tuenviado ms excelso, que busquemos para encontrar; que llamemos

    para que se nos responda; y que apliquemos todas nuestrasfacultades y potencias a la investigacin de vuestro reinado y de

  • 7/31/2019 Libro Manual Del Espiritista 2

    4/38

    vuestra justicia, despus de lo cual, todo nos sera dado poraadidura;T, Seor, que prometiste, tambin, la asistencia de tu Santo Espritua los que invocando con fervor tu nombre y creyendo tus palabras,se reunieran para buscar unidos la verdad y la ciencia de la

    salvacin y los dones todos de tu gracia.Mranos, Seor, en los caminos en que andamos; conforta nuestrocorazn; arma nuestra fe e ilumina nuestro entendimiento.Para que nos hagamos dignos de las admirables lecciones quepueden damos y las instrucciones que reverentes solicitamos de losvenerables insignes siervos tuyos, nuestros instructores..A quienes diste y en quienes conservas los ms altos dones de tugracia, y en particular, el de la sabidura, y el del celo por lainstruccin de tus criaturas. Para que tu nombre sea ensalzado ybendecido; para que, puestos todos en el camino del bien, ossirvamos en santidad y en justicia en todos nuestros das.Mejorndonos, ilustrndonos y dirigindonos en el mejoramiento eilustracin progresiva de todas tus criaturas, y en particular las de laespecie humana.A todas las cuales nos has encomendado la grande y misteriosaobra de concurrir a la admirable armona que desde el principioestableciste;Y os diste, para conseguirlo, facultades, potencias y voluntadsuciente para desempear cumplidamente la parte querespectivamente nos corresponde en este sublime concierto de tuincesante creacin;Porque as, no slo conseguiremos nuestra paz, nuestra salud,nuestra bienaventuranza, an en medio de las aparentestribulaciones inherentes a todo trabajo incompleto;Sino que tambin crecer y mejoramos incesantemente hastaelevamos a la posesin del sumo bien;El cual, por la virtud, intercesin y merecimientos de Jesucristonuestro Redentor, est en la unin con El y con vos Padre, por lossiglos de los siglos;Como nos lo ha ofrecido y cada da se nos recuerda por tusinspirados servidores, instructores nuestros..Aleja de nosotros, Seor, Dios de bondad y de misericordia, todaidea de satisfaccin propia; haz que en cuanto hagamos y se nosconceda, ni se mezclen, ni mucho menos prevalezcan, ideas nisentimientos de vanidad ni inters alguno que no sea digno, sino quesirva para confortar nuestra fe, abrir nuestro corazn y ensancharnuestro entendimiento, a n de que seamos digno depsito de virtudy de doctrina;Con que ayudar a todos a creer y proclamar que eres prvido, santo,misericordioso, admirable y digno de toda veneracin y loa por lossiglos, y conocido y gloricado por las criaturas todas que formaste,desde el sol de los soles, al insecto ms humilde y al tomo msincomprensible.

    Dadnos, Seor, de tus dones, los que nos convengan, y que se hagasiempre tu voluntad; lo que pedimos de corazn con las palabras que

  • 7/31/2019 Libro Manual Del Espiritista 2

    5/38

    nos dict el Divino Maestro.Padre nuestro, etc..Cancin a Mama FranciscaSiento una voz que me llama

    de lo profundo del mary es la voz de una africanaque viene a elaborar;y yo llamo a mi madre y no viene,y yo llamo a mi padre y tampoco,yo llamo a mi seres guas,que vengan poquito a poco,Mama Francisca te estoy llamando, hay DiosMama Francisca en nombre de DiosMama Francisca, Reina AfricanaReina Africana del Lucumi...AL FIN DE LA REUNIONDamos gracias a los buenos Espritus que han querido venir acomunicarse con nosotros; les rogamos que nos ayuden a poner enprctica las instrucciones que nos han dado, y que hagan que ensaliendo de aqu, cada uno de nosotros se sienta forticado en laprctica del bien y del amor al prjimo.Deseamos igualmente que estas instrucciones sean provechosas alos Espritus que sufren, ignorantes o viciosos, que hayan asistido aesta reunin, y sobre los cuales imploramos la misericordia de Dios...Cancin al CongoVOZCongo de Guinea soyCOROSoyVOZBuenas noches criolloCOROBuenas noches criolloVOZYo dejo mi huesa allYo vengo hacer caridadCOROYo dejo mi huesa allYo vengo hacer caridadVOZCongo congito congo de verdadT vas a la tierra hacer caridadCOROCongo congito congo de verdadT vas a la tierra hacer caridadVOZ

    Yo dejo mi huesa allYo vengo hacer caridad

  • 7/31/2019 Libro Manual Del Espiritista 2

    6/38

  • 7/31/2019 Libro Manual Del Espiritista 2

    7/38

  • 7/31/2019 Libro Manual Del Espiritista 2

    8/38

    .Uriel, el Arcngel que cuida las tierras y los templos de Dios. Sumisin es la de alcanzar favores a los seres humanos que pasan poretapas de duros aprendizajes en el destino. Cuida de su integridad yalivia a quienes se fatigan con el trabajo diario.Oracin

    Oh. Dios que con inefable providencia te dignas enviar a tus santosngeles para nuestra guarda, accede a nuestros ruegos y haz queseamos siempre defendidos por su proteccin Seor, que nosconfas a tus ngeles para que nos guarden en todos nuestroscaminos, concede propicio que por interseccin de tu gloriosoArcngel San Uriel nos veamos libres de los peligros presentes yasegurados contra toda adversidad.Glorioso Arcngel San Uriel, poderoso en fortaleza imploro tucontinua custodia para alcanzar la victoria sobre todo mal espiritual otemporal. Protector mo concdeme la gracia que te solicito (se pidela gracia deseada) si es conveniente para el bien de mi alma,acompame y gua todos mis pasos hasta alcanzar la vida eterna.Amn.Arcngel Shamuel.El Arcngel Shamuel brinda su apoyo hacia aquellas personas quese encuentran solas y con falta de amor y respeto.Lleva compasivamente a las personas al reencuentro y la paz.Protege contra la envidia y elimina toda sensacin de amargura.OracinAmado Arcngel Shamuel, te amo y te bendigo. Y te ruego que memantengas sellado en un pilar de llama rosa de amor y adoracin aDios hasta que se haga contagiosa a toda la vida que yo contactehoy y siempre.Te doy las gracias! Amen...Arcngel Zadkiel.La inuencia de Zadkiel se hace sentir en el momento en queestamos transitando por situaciones penosas, ya que su misin es lade alcanzarnos el perdn y llevar nuestras cargas espirituales.Desata nuestros encadenamientos que impiden nuestra realizacinen el amor y la verdad.OracinOh! Seor, acudimos conados a Tu Divina potestad para que enmerito a Tu innita muestra de amor de Padre y Protector dispongasque el Arcngel Zadkiel proteja como, ayer, hoy y siempre a laindefensa humanidad, especialmente a los nios.Que el espritu maligno sea denitivamente aniquilado y que el amorreine entre nosotros as como Tu amor se nos maniesta pleno einagotable. Amen.Arcngel JoelEl Arcngel Joel, uno de los siete arcngeles que estn enpresencia de Dios desde la Creacin. Se invoca su proteccin enmomentos en que necesitamos claridad mental, iluminacin y

    estabilidad..

  • 7/31/2019 Libro Manual Del Espiritista 2

    9/38

    OracinOh! Sabio, radiante, esplendente, amado Arcngel Joel, nuestrasmentes y corazones estn vidos de penetrar en los laberintosinsondables, misteriosos de la sublime ciencia del conocimiento de ladivinidad, de la potestad, del espritu del Seor Dios que nos cre,

    que nos gua y nos ama desde la cuna al atad.T, amadsimo Arcngel Joel, ilumina nuestra senda con la luz de laeterna sabidura, lbranos de la amenaza de la duda y laincomprensin, nutre nuestro espritu con la cuota indispensable desabidura que nos conduzca seguros al edn prometido a los justos.Amen..ngel GuardinLa celebracin de los Santos ngeles Custodios es el 2 de Octubre.La iglesia los honra con un homenaje por tan digna tarea que llevana cabo. Ellos son los encargados de velar y cuidar en todo momentode la persona a quien han sido designados como sus protectores. Elngel de la guarda es un ser inteligente dotado de gran pureza yocia de puente entre Dios y su custodiado. Hnralo en su da!!!Dedcale una oracin de agradecimiento por cuidarte..OracinSanto ngel, mi gua celestial, a quien tantas veces he entristecidocon mis pecados. No me abandones. Te lo ruego.En medio de los peligros, no me retires tu apoyo.No me pierdas de vista ni un solo instante, sino que tus amablesinspiraciones dirijan y fortiquen mi alma, reanimen mi corazndesfallecido y casi apagado, porque est sin amor: comuncalealguna chispa de las llamas suaves y puras que te abrasan, a n deque cuando llegue el trmino de esta vida pueda en tu compaa y lade todos los ngeles obtener la vida eterna y ver sin cesar a Jess,amarlo, alabarlo y bendecidlo. Amen....Oracin dominicalNota introductoria:En algunas ocasiones, por no decir casi en todas ellas, cuando unose sienta al pide de la Bveda Espiritual, no sabe que rezar o quehacer, entonces recomiendo la lectura de la oracin dominical.Oracin que nos dio el Maestro Jess de Nazareth y que tanto ytanto nos ensea a todo, pues en ella se encuentra respuesta a casitodas las cosas y contrariedades de esta vida. La transcribo tal comola escribi Allan Kardec en su evangelio.Prefacio.Los espritus nos han recomendado que colocramos la oracindominical al principio de esta coleccin, no slo como oracin, sinocomo smbolo de todas las oraciones, es la que colocan en primerlugar, sea porque viene del mismo Jess (San Mateo, Cp. VI, v. de9 a 13), sea porque pueda suplirlas a todas, segn el pensamientoque se une a ellas. Es el ms perfecto modelo de concisin,verdadera obra maestra de sublimidad es su sencillez.

    En efecto, a pesar de su brevedad, resume todos los deberes delhombre para con Dios, para consigo mismo y para con el prjimo:

  • 7/31/2019 Libro Manual Del Espiritista 2

    10/38

  • 7/31/2019 Libro Manual Del Espiritista 2

    11/38

    es porque os desconocen.Vendr un da, segn vuestra promesa, en que todos las practicarn;entonces la incredulidad habr desaparecido; todos os reconocerncomo el Soberano Seor de todas las cosas, y el reino de vuestrasleyes ser vuestro reino en la Tierra. Dignaos, Seor, activar su

    advenimiento dando a los hombres la luz necesaria para que seconduzcan por el camino de la verdad.III. Hgase tu voluntad as en la Tierra como en el Cielo!.Si la sumisin es un deber del hijo para con su padre y del inferiorpara con su superior cunto ms grande debe ser la de la criaturapara con su Criador! Hacer vuestra voluntad, Seor, es observarvuestras leyes y someterse sin murmurar a vuestros divinosdecretos; el hombre se someter a ellos, cuando comprenda quesois origen de toda sabidura, y que sin vos nada puede; entoncesrealizar vuestra voluntad en la Tierra, como los elegidos en el Cielo.IV. El pan nuestro de cada da, ddnosle hoy.Dadnos el alimento para conservar las fuerzas del cuerpo; dadnostambin el alimento espiritual para el desarrollo de nuestro espritu.El bruto encuentra su alimento; pero el hombre lo debe a su propiaactividad y a los recursos de su inteligencia porque vos le habiscreado libre.Vos le habis dicho: "Extraers tu alimento de la tierra con el sudorde tu frente"; por eso habis hecho una obligacin del trabajo a n deque ejercitara su inteligencia buscando los medios de proveer a sunecesidad y a su bienestar; los unos por el trabajo material, y losotros por el trabajo intelectual; sin trabajo quedara estacionado y nopodra aspirar a la felicidad de los espritus superiores..Vos secundis al hombre de buena voluntad que confa en vos paralo necesario, pero no al hombre que se complace en la ociosidad,que todo quisiera obtenerlo sin pena, ni al que busca lo superuo.(Cp. XXV).Cuntos hay que sucumben por su propia falta, por su injuria, por suimprevisin o por su ambicin, y por no haber querido contentarsecon lo que les habis dado! Esos son los artces de su propioinfortunio, y no tienen derecho de quejarse, porque son castigadospor donde han pecado. Pero ni an a esos abandonis porque soisinnitamente misericordiosos, sino que les tendis una manocaritativa desde el momento en que, como el hijo prdigo, vuelvesinceramente a vos. (Cp. V, nm. 4).Antes de quejamos de nuestra suerte, preguntmonos si es productode nuestras propias acciones: a cada desgracia que nos sucede,preguntmonos si hubiese dependido de nosotros el evitarla: perodigamos tambin que Dios nos ha dado la inteligencia para salir delatolladero, y que de nosotros depende el hacer uso de ella. Puestoque la ley del trabajo es la condicin del hombre en la tierra, dadnosnimo y fuerza para cumplirla; dadnos tambin prudencia, previsin ymoderacin, con el n de no perder el fruto de este trabajo.Dadnos, pues, Seor, nuestro pan de cada da, es decir, los medios

    de adquirir con el trabajo las cosas necesarias a la vida, porquenadie tiene derecho de reclamar lo superuo. Si nos es imposible

  • 7/31/2019 Libro Manual Del Espiritista 2

    12/38

    trabajar, conamos en vuestra Divina Providencia. Si entra envuestros designios el probarnos por las ms duras privaciones, apesar de nuestros esfuerzos, las aceptamos como justa expiacin delas faltas que hayamos podido cometer en esta vida o en una vidaprecedente, porque vos sois justo; sabemos que no hay penas

    inmerecidas, y que jams castigis sin causa..Preservadnos, Dios mo, de concebir la envidia contra los queposeen lo que nosotros no tenemos, ni contra aquellos que tienen losuperuo cuando a nosotros nos hace falta lo necesario.Perdonadles si olvidan la ley de caridad y de amor al prjimo que leshabis enseado. (Cp. XVI, nm. 8).Separad tambin de nuestro espritu el pensamiento de negarvuestra justicia, viendo prosperar al malo, y al hombre de biensumergido algunas veces en la desgracia. Gracias a las nuevasluces que habis tenido a bien darnos, sabemos ahora que vuestra justicia se cumple siempre y no hace falta a nadie; que laprosperidad material del malo es efmera, como su existenciacorporal, y que sufrir terribles contratiempos, mientras que la alegrareservada al que sufre con resignacin ser eterna. (Cp. V, nms.7, 9, 12 y 18).V. Perdnanos nuestras deudas, as como nosotros perdonamos anuestros deudores.- Perdnanos nuestras ofensas, as comonosotros perdonamos a los que nos han ofendido.Cada una de nuestras infracciones a vuestras leyes, Seor, es unaofensa hacia vos, y una deuda contrada que tarde o tempranotendr que pagarse. Solicitamos la remisin de ellas de vuestrainnita misericordia, y os prometemos hacer los debidos esfuerzospara no contraer nuevas deudas..Vos habis hecho una ley expresa de la caridad; pero la caridad noconsiste slo en asistir a su semejante en la necesidad: consistetambin en el olvido y en el perdn de las ofensas. Con quderecho reclamaramos vuestra indulgencia, si nosotros mismosfaltsemos a ella con respecto a aquellos contra quienes tenemosmotivos de quejas?Dadnos! Dios mo! la fuerza para ahogar en nuestra alma todosentimiento, todo odio y rencor; "haced que la muerte no nossorprenda con un deseo de venganza en el corazn". Si hoy mismoos place el quitarnos la vida, haced que podamos presentarnos a vospuros de toda animosidad, a ejemplo de Cristo, cuyas ltimaspalabras fueron de clemencia para sus verdugos. (Cp. X).Las persecuciones que nos hacen sufrir los malos, son parte denuestras pruebas y debemos aceptarlas sin murmurar, como todaslas otras pruebas, y no maldecir a aqullos que con sus maldadesnos facilitan la senda de la felicidad eterna, pues vos nos habisdicho por boca de Jess: "Felices los que sufren por la justicia!".Bendigamos, pues, la mano que nos hiere y nos humilla, porque lasheridas del cuerpo nos fortican nuestra alma y seremos levantados

    de nuestra humildad. (Cp. XII, nm. 4)..

  • 7/31/2019 Libro Manual Del Espiritista 2

    13/38

    Bendito sea vuestro nombre, Seor, por habernos enseado quenuestra suerte no est irrevocablemente jada despus de la muerte,y que encontraremos en otras existencias los medios de rescatar yde reparar nuestras faltas pasadas, cumpliendo en una nueva lo queno podemos hacer en sta para nuestro adelantamiento. (Cp. IV y

    V, nm. 5).Con esto se explican, en n, todas las anomalas aparentes de lavida, pues es la luz derramada sobre nuestro pasado y nuestroporvenir, la seal resplandeciente de vuestra soberana justicia y devuestra bondad innita.VI. No nos dejes caer en la tentacin, ms lbranos de todo mal.Dadnos, Seor, fuerza para resistir a las sugestiones de los malosespritus que intentasen desviarnos del camino del bien,inspirndonos malos pensamientos. Pero nosotros mismos somosespritus imperfectos encarnados en la tierra para expiar ymejorarnos. La causa primera del mal reside en nosotros, y losmalos espritus no hacen ms que aprovecharse de nuestrasinclinaciones viciosas, en las cuales nos mantienen para tentarnos.Cada imperfeccin es una puerta abierta a su inuencia, mientrasque son impotentes y renuncian a toda tentativa contra los seresperfectos. Todo lo que nosotros podamos hacer para separarlos, esintil, si no les oponemos una voluntad inquebrantable en el bien,renunciando absolutamente al mal. Es, pues, necesario, dirigirnuestros esfuerzos contra nosotros mismos, y entonces los malosespritus se alejarn naturalmente, porque el mal es el que los atrae,mientras que el bien los rechaza.VII. Amn.Haced, Seor, que nuestros deseos se cumplan! Pero nosinclinamos ante vuestra sabidura innita. Sobre todas las cosas queno nos es dado comprender, que se haga vuestra santa voluntad, yno la nuestra, porque Vos slo queris nuestro bien y sabis mejorque nosotros lo que nos conviene.Os dirigimos esta plegaria, Oh, Dios mo!, por nosotros mismos, portodas las almas que sufren, encarnadas o desencarnadas, pornuestros amigos y enemigos, que por todos aquellos que pidannuestra asistencia, y en particular por N... Solicitamos, sobre todo,vuestra misericordia y vuestra bendicin.Nota. - Aqu se pueden formular las gracias a Dios por lo que noshaya concedido, y lo que cada uno quiera pedir para s o para otro....Oraciones para montar la Bveda Espiritual o para cuando secambia el agua.Cuando se monta una Bveda o se cambia el agua estas oracionesson indicadsimas. La persona que monte la Bveda, rezara lasiguiente Evocacin a los buenos espritus, seguidamente se rezaraun Padre Nuestro, Ave Maria y Gloria. A Rengln seguido seproceder a la lectura de la Plegaria del Naufrago, que tambin sepuede cantar. Seguidamente se leer la Contemplacin seguido delas Oraciones Fe, Esperanza y Caridad. Entre las oraciones y las

    lecturas se pueden cantar diversas canciones, si bien aconsejo la deVenid Protectores. Para terminar se rezara la Oracin Despus de la

  • 7/31/2019 Libro Manual Del Espiritista 2

    14/38

    Muerte. La apertura o cambio de agua se da por terminada.Nota: Estas oraciones no son exclusivas de cuando se monta labveda o de cuando se cambia el agua, se pueden emplear encualquier reunin.Evocacin a los Espritus Buenos

    Alabados seis, Espritus puros del Seor. Yo, humilde y atrasadacriatura, elevo a vosotros mi pensamiento y mi corazn, para rogarosme guiis por el camino de la verdad y me iluminis siempre en losdivinos preceptos, para no faltar a ellos y hacerme digno de alcanzarpronto la bienaventuranza. Amn..Plegaria del Naufrago.Torna tu vista, Dios mo,hacia esta infeliz criatura,no me des mi sepulturaentre las olas del mar.Dame la fuerza y valorpara salvar el abismo,dame gracia, por lo mismoque es tan grande tu bondad.Si yo, cual frgil barquilla,por mi soberbia halagado,el mar humano he cruzadotan solo tras el placer;Djame, Seor, que vuelvaa pisar el continente,haciendo voto fervientede ser cristiano con fe.Si yo con mi torpe faltame he mecido entre la brumadesaando la espumaque levanta el temporal;Te ofrezco que en adelanteno tendr el atrevimientode sordo ser al lamentode aquel que sufre en el mal.Y siguiendo mi rumbo,he tenido hasta el descarode burlarme de aquel farque puerto me design;Yo te prometo, Dios mo,no burlarme de esa luzque brilla sobre la cruzpor el hijo de tu amor.iOh! T, padre de mi almaque escuchas al aigido,y me ves arrepentidode lo que mi vida fue;Slvame, Dios mo, slvame,

    y dame, antes que de cuenta,para que yo me arrepienta,

  • 7/31/2019 Libro Manual Del Espiritista 2

    15/38

    el tiempo preciso: Amn..Contemplacin.Dios omnipotente, voluntad sublime y viviente que no hay palabraspara expresarla que ninguna idea puede abrazar; podemos, sinembargo, elevar nuestro corazn hacia Ti porque a Ti estamos

    unidos. Tu voz se hace or dentro de nosotros; en Ti loincomprensible, nuestra propia naturaleza y el mundo entero nos soninteligibles; cada enigma de nuestra existencia est resuelto y ennuestra alma reina una perfecta armona. T creaste en nosotros laconciencia de nuestro deber y la de nuestro destino en la serie de losseres razonables. Cmo? Lo ignoramos. Pero acaso tenemosnecesidad de saberlo? Lo que sabemos es que T conoces nuestrospensamientos y aceptas nuestras buenas intenciones, y lacontemplacin de tus relaciones con nuestra naturaleza nita, bastapara tranquilizamos y hacemos felices. En cuanto a nosotrosmismos, no sabemos bien lo que debemos hacer; por lo tanto,obraremos simplemente con serenidad y sin astucia, porque tu vozes la que ordena y la fuerza con que cumplimos nuestros deberes esla tuya propia.No tememos los acontecimientos de este mundo, porque este mundoes el tuyo y estos acontecimientos forman parte de tus designios; loque dentro de estos designios es positiva- mente el bien o slo unmedio de evitar el mal, lo ignoramos; pero sabemos que todo en eluniverso concluir bien y en esta fe estamos seguros. Qu importaque no conozcamos lo que es germen, or o fruto perfecto? Lo quenos importa es el progreso de la razn y de la moralidad entre losseres razonables. Ah! Cuando nuestro corazn se cierre a tododeseo terrestre cun grande nos parecer el Universo bajo suaspecto glorioso! Las masas inertes y embarazosas que slo sirvenpara llenar el espacio, se desvanecen, y en su lugar, un eternooleaje de vida, de fuerza y de accin, brota del grande manantial dela vida primordial, que es tu vida, Seor, que eres unidad eterna.La feSoy la hermana mayor de la Esperanza y de la Caridad, me llamo laFe.Soy grande y fuerte; el que me posee no teme ni al hierro ni al fuego;es aprueba de todos los sufrimientos fsicos y morales.Resplandezco sobre vosotros como una antorcha, cuyos chispeantesrayos se reejan en el fondo de vuestros corazones, y os comunicola fuerza y la vida. Entre vosotros se dice que yo levanto lasmontaas, y yo os digo: Vengo a conmover al mundo, porque elEspiritismo es el germen que debe ayudarme. Unos, pues, a m, yoos convido: soy la Fe.Soy la Fe! hbito con la Esperanza, la Caridad y el Amor, en elmundo de los Espritus puros. A menudo he bajado de las regionesareas y he venido sobre la tierra a regeneraros, dndoos la vida delespritu; pero a excepcin de los mrtires de los primeros tiempos delCristianismo y algunos fervientes sacricios hechos de tarde en tarde

    para el progreso de la ciencia, de las letras, de la industria y de lalibertad, slo he encontrado entre los hombres indiferencia y frialdad,

  • 7/31/2019 Libro Manual Del Espiritista 2

    16/38

    y he vuelto a remontar tristemente mi vuelo hacia el cielo; me creaisentre vosotros, pero os engaabais, porque la Fe sin las obras, no esla Fe; la verdadera Fe es la vida y la accin..Antes de la revelacin del Espiritismo, la vida era estril; era unrbol seco por las refulgentes chispas del rayo que nada produca.

    Se me reconoce por mis actos; ilumino las inteligencias, caliento yreanimo los corazones en mi regazo; alejo de vosotros las inuenciasengaosas y os conduzco a Dios por la perfeccin del Espritu y delcorazn. Venid y agrupaos bajo mi estandarte; soy poderosa yfuerte: soy la Fe.Soy la Fe, y mi reinado empieza entre los hombres, reinado paccoque les har felices para el tiempo presente y para la eternidad. Laaurora para mi advenimiento entre vosotros es pura, serena; su solser resplandeciente, y su ocaso vendr a mecer dulcemente a lahumanidad en los brazos de eterna felicidad. Espiritismo! Derramasobre los hombres tu bautismo regenerador; yo les hago unllamamiento supremo: yo soy la Fe.La EsperanzaMe llamo la Esperanza; os sonro cuando entris en la vida, en ellaos sigo paso a paso y solo os dejo cuando llegis a los mundos enque se realizan, para vosotros, las promesas de felicidad que sincesar os. Soy vuestra el amiga; no rechacis mis inspiraciones: soyla Esperanza..Yo soy la que canto por el camino con la voz del ruiseor, y la queen el eco de los bosques exhalo esas notas lastimeras yharmoniosas que os hacen entrever los cielos; yo soy la que inspiroa la golondrina el deseo de anidar sus amores al abrigo de vuestrostechos; juego con la ligera brisa que acaricia vuestros cabellos;derramo a vuestros pies los perfumes suaves de las ores devuestros jardines, y casi nunca ocupis vuestro pensamiento conesta amiga que tan sincera os es. No la rechacis; es la Esperanza.Tomo todas las formas para acercarme a vosotros: soy la estrellaque brilla en el azul del cielo, el caliente rayo del sol que os vivica;yo os entretengo por las noches con sueos festivos; alejo devosotros el negro cuidado y los pensamientos sombros; guovuestros pasos por el sendero de la virtud; os acompao en vuestrasvisitas a los pobres, a los aigidos, a los moribundos, y os inspiro laspalabras afectuosas que les consuelan. No me rechacis; yo soy laEsperanza.Soy la Esperanza! Yo soy la que en el invierno hago crecer en lacorteza de las encinas el musgo espeso en donde los pajarillosconstruyen su nido; soy la que en la primavera corona el manzano yel almendro de blancas y rosadas ores, y las esparzo sobre la tierracomo alfombra celeste que hace aspirar a los mundos felices. Sobretodo, yo estoy con .vosotros cuando estis pobres y enfermos, mivoz suena sin cesar en vuestros odos, no me rechacis; yo soy laEsperanza.No me rechacis, porque el ngel del Desespero me hace una

    guerra encarnizada y agota sus esfuerzos para tomar mi puesto allado de vosotros; no siempre soy la ms fuerte y, cuando consigue

  • 7/31/2019 Libro Manual Del Espiritista 2

    17/38

    que me aleje, os rodea con sus fnebres alas, desva vuestrospensamientos de Dios y os conduce al suicidio; unos a m paraalejar su funesta inuencia y dejaos mecer dulcemente en misbrazos, porque yo soy la Esperanza.La Caridad

    Soy la Caridad; s, la verdadera Caridad; en nada me parezco a lacaridad que vosotros practicis. La que ha usurpa- do mi nombreentre vosotros, es fantstica, caprichosa, exclusiva, orgullosa, yvengo a precaveros contra los defectos que empaan, a los ojos deDios, el mrito y el resplandor de sus buenas acciones. Sed dciles alas lecciones que el Espritu de la verdad os da por mi voz; seguidmelos que me sois eles: yo soy la Caridad..Seguidme; yo conozco todos los infortunios, todos los dolores, todoslos sufrimientos, todas las aicciones que asedian a la humanidad.Soy la madre de los hurfanos, la hija de los ancianos, la protectoray el sostn de las viudas; curo las llagas infectadas; cuido todas lasenfermedades; doy vestido, pan y abrigo a los que no lo tienen; subohasta las ms miserables buhardillas; voy a la humilde pocilga; llamoala puerta de los ricos y de los poderosos, porque, por donde quieraque viva una criatura humana, hay bajo el velo de la felicidad,amargos y punzantes dolores. Oh! Cun grande es mi tarea! nobasto a llenarla sino vens en mi ayuda; venid a m; yo soy laCaridad.No guardo preferencia a nadie; jams digo a los que me necesitan:Tengo mis pobres; dirigos a otra parte. Oh falsa caridad, qu daohaces! Amigos, nos debemos a todos; creedme, no rehusis vuestraasistencia a nadie, socorred a los unos ya los otros con bastantedesinters para no exigir ningn reconocimiento de parte de los quehabris socorrido; la paz del corazn y de la conciencia es la dulcerecompensa de mis obras: yo soy la verdadera Caridad.Nadie en la tierra conoce el nmero y la naturaleza del bien que yohago; slo la falsa caridad hiere y humilla al que consuela. Guardaosde este funeste extravo: las acciones de esta clase no tienen ningnmrito delante de Dios, y llaman sobre vosotros su clera. Slo Eldebe conocer los generosos rasgos de vuestros corazones cuandoos hacis los tributarios de sus benecios. Guardaos, pues, amigos,de dar publicidad a la prctica de la asistencia mutua, no le deistampoco el nombre de la limosna; creedme, yo soy la Caridad.Tengo que consolar a tantos desgraciados, que muy a menudo seme quedan los pechos y las manos vacas; vengo a deciros queespero de vosotros. El Espiritismo tiene por divisa: Amor yCaridad, y todos los verdaderos espiritistas querrn conformarse aeste sublime precepto, predicado por Cristo hace ya dieciocho siglos.Seguidme, pues, hermanos; yo os conducir al reino de Dios nuestroPadre: yo soy la Caridad.Ahora vienen unas oraciones para diferentes cosas opeticiones y porque no, para diferentes ocasiones..

    .Oraciones Varias Despus de la MuerteDios mo, T que eres grande, T que eres el todo, deja caer sobre

  • 7/31/2019 Libro Manual Del Espiritista 2

    18/38

  • 7/31/2019 Libro Manual Del Espiritista 2

    19/38

    tengo de ceder a ella.Vos me habis creado culpable, porque sois justo; pero me habiscreado con una aptitud igual tanto para el bien como para el mal. Sihe seguido el mal camino es por efecto de mi libre albedro. Pero,por la misma razn que he tenido la libertad de hacer mal, tengo

    tambin la de hacer bien y cambiar de camino.Mis defectos actuales son un resto de las imperfecciones de misprecedentes existencias: este es mi pecado original, del que puedodespojarme por mi voluntad y con la asistencia de los buenosespritus.Espritus buenos que me protegis, y vos sobre todo, mi ngelguardin, dadme fuerza para resistir a las malas sugestiones y salirvictorioso de la lucha.Los defectos son barreras que nos separan de Dios, y cada uno quese domina es un paso en cl camino del adelantamiento que debeacercarme a El.El Seor, en su innita misericordia se ha dignado concederme estaexistencia para que sirva a mi adelantamiento; espritus buenos,ayudadme para que la emplee bien, con el n de que no sea unaexistencia perdida para m, y para que cuando Dios quieraquitrmela, salga mejor que cuando en ella entr. (Cp. V, nm. 5;Cp. XVII, nm. 3.)Accin de gracias por una victoria obtenida contra una tentacinEl que ha resistido a la tentacin, lo debe a la asistencia de losbuenos espritus cuya voz ha escuchado. Debe dar gracias de ello aDios y a su ngel guardin.Oracin.Dios mo, os doy gracias por haberme permitido salir victoriosode la lucha que acabo de sostener contra el mal; haced que estavictoria me d fuerza para resistir las nuevas tentaciones.Y a vos, mi ngel guardin, os doy las gracias por la asistencia queme habis dado. Que mi sumisin a vuestros consejos me hagadigno de continuar en vuestra proteccin.Para pedir un consejoCuando estamos indecisos en hacer una cosa, ante todo, debemoshacernos estas preguntas:1 Lo que pretendo hacer, puede recaer en perjuicio de otro?2 Puede ser de utilidad para alguno?3 Si otro hiciera esto con respecto a m, quedara yo satisfecho?Si esta cosa slo interesa a s mismo, est permitido pesar lasventajas y los inconvenientes personales que de ella puedenresultar..Si interesa a otro, y haciendo bien para uno pueda resultar mal paraotro, es menester igualmente pesar la suma del bien y del mal paraobrar en consecuencia.En n, aun para las cosas mejores, es menester considerar laoportunidad y las circunstancias accesorias, porque una cosa buenapor s misma puede tener malos resultados en manos inhbiles y si

    no se hace con prudencia y circunspeccin. Antes de emprender unacosa conviene consultar las propias fuerzas y los medios de

  • 7/31/2019 Libro Manual Del Espiritista 2

    20/38

    ejecucin.En todos los casos se puede siempre reclamar la asistencia de losespritus protectores recordando esta saba mxima: "En la duda,abstente". (Cp. XXVIII, nm. 38.)Oracin.

    En nombre de Dios Todopoderoso, espritus buenos que meprotegis, inspiradme para que tome una buena resolucin en laincertidumbre en que me encuentro. Dirigid mi pensamiento hacia elbien y desviad la inuencia de aquellos que intentasen separarmedel buen camino.En las aicciones de la vida. Nosotros podemos pedir a Dios favores terrestres, y El puedeconcedrnoslos cuando tienen un objeto til y formal pero comonosotros juzgamos la utilidad de las cosas desde nuestro punto devista, y nuestra vista est limitada al presente, no siempre vemos laparte mala de lo que deseamos. Dios, que ve ms que nosotros yslo quiere nuestro bien, puede, pues, negrnoslo, como un padrerehsa a su hijo lo que puede daarle. Si no se nos concede lo quepedimos, no debemos desanimarnos; por el contrario, es menesterque pensemos que la privacin de lo que deseamos se nos haimpuesto como prueba o como expiacin, y que nuestra recompensaser proporcionada a la designacin con que la sobrellevamos. (Cp.XXVII, nm. 6; Captulo II, nms. 5, 6 y 7.)Oracin.Dios Todopoderoso que veis mis mi-seras, dignaos escucharfavorablemente los votos que os dirijo en este momento. Si misplica es inconsiderada, perdondmela; si es justa y til a vuestrosojos, que los buenos espritus que ejecutan vuestra voluntad, venganen mi ayuda para su cumplimiento.Cualquiera cosa que suceda, Dios mo, que se haga vuestravoluntad. Si mis deseos no son escuchados, es porque entra envuestros designios el probarme, y a ello me someto sin murmurar.Haced que no conciba por ello desconanza, y que mi fe y miresignacin no aqueen.(Formlese la demanda.)Accin de gracias por unfavor especial obtenidoNo deben considerarse slo como acontecimiento felices las cosasde grande importancia; las ms pequeas en apariencia, son, amenudo, las que inuyen ms en nuestro destino. El hombre olvidafcilmente el bien y se acuerda mejor de lo que le aige. Sinotramos diariamente los benecios de que somos objeto, sinhaberlos solicitado, nos admiraramos muchas veces de haberrecibido tantos que se han borrado de nuestra memoria, y noshumillaramos por nuestra ingratitud.Todas las noches, elevando nuestra alma a Dios, debemosacordarnos de los favores que nos ha concedido durante el da, ydarle gracias. Sobre todo en el momento mismo en que

    experimentamos el efecto de su bondad y de su proteccin,debemos, por un movimiento espontneo, manifestarle nuestra

  • 7/31/2019 Libro Manual Del Espiritista 2

    21/38

    gratitud; basta para esto dirigirle el pensamiento mencionando elbenecio, sin que haya necesidad de dejar el trabajo.Los benecios de Dios no consisten slo en cosas materiales; esmenester darle gracias por las buenas ideas y por las felicesinspiraciones que nos ha sugerido. Mientras que el orgulloso se

    atribuye por ello un mrito y el incrdulo lo atribuye a la casualidad,el que tiene fe da por ello gracias a Dios y a los buenos espritus.Para eso las frases largas son intiles: Gracias Dios mo, por el buenpensamiento que me habis inspirado. Esto dice ms que muchaspalabras. El impulso espontneo que no: hace atribuir a Dios el bienque recibimos, atestigua una costumbre de reconocimiento yhumildad, que nos concilia la simpata de los buenos espritus.OracinDios innitamente bueno, que vuestro nombre sea bendito por losbienes que me habis concedido; sera indigno si los atribua a lacasualidad de los acontecimientos o a mi propio mrito.A vosotros, espritus buenos, que habis sido ejecutores de lavoluntad de Dios, y a vos sobre todo, mi ngel guardin, os doy lasgracias. Separad de m el pensamiento de enorgullecerme, y dehacer de ello un uso que no sea para el bien.Particularmente os doy las gracias por...(Dgase el favor que se ha recibido.)Acto de sumisin y resignacinCuando tenemos un motivo de aiccin, si buscamos la causaencontraremos muchas veces que es consecuencia de nuestraimprudencia, de nuestra impresin, o de una accin anterior; en estecaso, a nadie debemos culpar sino a nosotros mismos. Si la causade una desgracia es independiente de toda participacin nuestra, esuna prueba para esta vida o la expiacin de una existencia pasada, yen este ltimo caso, la naturaleza de la expiacin puede hacernosconocer la naturaleza de la falta, porque siempre somos castigadospor donde hemos pecadoEn lo que nos aige, en general, slo vemos el mal presente, y no lasconsecuencias ulteriores favorables que esto puede tener. El bien esmuchas veces consecuencia del mal pasajero, como la curacin deun enfermo es resultado de los medios dolorosos que se hanempleado para obtenerla. En todos los casos debemos someternos ala voluntad de Dios y soportar con valor las tribulaciones de la vida,si queremos que se nos tome en cuenta y que se nos apliquen estaspalabras de Cristo: Bienaventurados los que sufren.Oracin.Dios mo, vos sois soberanamente justo; todo sufrimiento en la tierra,debe, pues, tener su causa y su utilidad. Yo acepto el motivo deaiccin que acabo de experimentar como una expiacin de misfaltas pasadas y como una prueba para el porvenir.Espritus buenos que me protegis, dadme fuerza para soportarla sinmurmurar; haced que sea para m una advertencia saludable, queaumente mi experiencia y que combata en m el orgullo, la ambicin,

    la necia vanidad y el egosmo, y que todoContribuya a mi adelantamiento.

  • 7/31/2019 Libro Manual Del Espiritista 2

    22/38

    Otra OracinYo siento, Dios mo, la necesidad de rogaros para que me deisfuerza para sobrellevar las pruebas que habis tenido a bienenviarme.Permitid que la luz sea bastante viva para que mi espritu aprecie en

    todo su valor el amor que me aige para salvarme. Me someto conresignacin, oh Dios mo, pero ay! la criatura es tan dbil, que si vosno me sostenis, Seor, temo sucumbir. No me abandonis, porquesin vos, nada puedo.Otra oracinHe levantado mis ojos haca ti, Oh Eterno, y me he sentidoforticado.T eres mi fuerza: no me abandones, Oh Dios! Estoy abatido bajoel peso de mis iniquidades! aydame. T conoces la debilidad de micarne, y no apartas tus miradas de m!Estoy devorado por una sed ardiente: haz que brote un manantial deagua viva, y quedar aqulla apagada. Que no se abra mi boca sinopara cantar tus alabanzas y no para murmurar en las aicciones demi vida. Soy dbil, pero tu amor me sostendr.Oh Eterno! T slo eres grande, t slo eres el n y el objeto de mivida. Si me hieres, que por ello sea tu nombre bendito, porque teres el Seor y yo el servidor inel, y doblar la cabeza sin quejarme,porque slo t eres grande...En un peligro inminente.En los peligros a que estamos expuestos, Dios nos recuerda nuestradebilidad y la fragilidad de nuestra existencia. Nos ensea quenuestra vida est en sus manos y que pende de un hilo que puederomperse cuando menos lo esperamos. En cuanto a esto, no hayprivilegio para nadie, porque tanto el grande como el pequeo estnsometidos a las mismas alternativas.Si se examinan la naturaleza y las consecuencias del peligro, se verque muchas veces, si se hubiesen cumplido esas consecuencias,hubieran sido castigo de una falta cometida o de un "deberdescuidado".OracinDios Todopoderoso, y vos, mi ngel de la guarda; socorredme! Sidebo sucumbir, que se haga la voluntad de Dios. Si me salvo, que enel resto de mi vida repare el mal que he hecho y del que mearrepiento.Accin de gracias despusde haber salido del peligroPor el peligro que hemos corrido, Dios nos ensea que de unmomento a otro podemos ser llamados a dar cuentas del empleo quehemos hecho de la vida; de este modo nos advierte para que nosreconcentremos y nos enmendemos.OracinA vos, Dios mo, y a vos, mi ngel de la guarda, os doy las graciaspor el socorro que me habis enviado cuando el peligro me

    amenazaba. Que este riesgo sea para m un aviso que me iluminesobre las faltas que han podido conducirme a l.

  • 7/31/2019 Libro Manual Del Espiritista 2

    23/38

    Comprendo, Seor, que mi vida est en vuestras manos, y quepodis quitrmela cuando bien os parezca. Inspiradme, por losbuenos espritus que me asisten, el pensamiento de empleartilmente el tiempo que me permitis estar an en este mundo.ngel custodio, sostenedme en la resolucin que tomo de reparar

    mis agravios y de hacer todo el bien que de m dependa, con el nde llegar con menos imperfecciones al mundo de los esprituscuando quiera Dios llamarmeCuando se prev una muerte prximaLa fe en el porvenir, la elevacin del pensamiento, durante la vida,hacia los destinos futuros, ayudan al pronto desprendimiento delespritu debilitando los lazos que le retienen al cuerpo; y muchasveces no se ha concluido an la vida del cuerpo, cuando el almaimpaciente ha remontado el vuelo hacia la inmensidad. Lo contrariosucede al hombre que concentra todos sus pensamientos en lascosas materiales, pues los lazos son tenaces, la separacin espenosa y dolorosa y el despertar de ultratumba est lleno deturbacin y de ansiedad.OracinDios mo, yo creo en vos y en vuestra bondad innita; por esto nopuedo creer que dierais la inteligencia al hombre para conoceros y laaspiracin al porvenir para sumergirle despus en la nada.Creo que mi cuerpo es slo la envoltura perecedera de mi alma, yque cuando haya cesado de vivir, me despertar en el mundo de losespritus.Dios todopoderoso, siento romperse los lazos que unen mi alma alcuerpo, y muy pronto voy a dar cuenta del empleo hecho de la vidaque dejo..Voy a sufrir las consecuencias del bien o del mal que hice; all nohay ilusiones, no hay subterfugio posible; todo mi pasado va adesenvolverse delante de m, y ser juzgado segn mis obras.Nada me llevar conmigo de los bienes de la tierra: honores,riquezas, satisfacciones de vanidad y orgullo, todo lo que perteneceal cuerpo, en n, va a quedar aqu en la tierra; ni el menor tomo meseguir y nada de todo esto me servir de socorro en el mundo delos espritus. Slo llevar conmigo lo que pertenece al alma, es decir,las buenas y las malas cualidades, que se pesarn en la balanza deuna rigurosa justicia, y ser juzgado con tanta ms severidadcuantas ms ocasiones habr tenido de hacer el bien y no lo habrhecho.Dios de misericordia, que mi arrepentimiento llegue hasta vos!Dignaos extender sobre m vuestra indulgencia.Si os pluguiese prolongar mi existencia, que sea el resto parareparar, tanto como de m dependa, el mal que he podido hacer. Simi hora ha llegado, llevo conmigo la idea consoladora que me serpermitido rescatarme por medio de nuevas pruebas a n de merecerun da la felicidad de los elegidos..Si no me es permitido gozar inmediatamente de esta felicidad

    suprema, que slo pertenece al justo por excelencia, s que no meest negada eternamente la esperanza, y que con el trabajo, llegar

  • 7/31/2019 Libro Manual Del Espiritista 2

    24/38

    al n ms tarde o ms temprano, segn mis esfuerzos.S que buenos espritus y mi ngel guardin estn aqu, cerca de m,para recibirme, y que dentro de poco les ver como ellos me ven. Sque volver a encontrar a los que he amado en la tierra, "si lo hemerecido", y los que dejo vendrn a unirse conmigo para que un da

    estemos juntos para siempre, y que mientras tanto, podr venir avisitarles.S tambin que voy a encontrar a los que he ofendido; les ruego queme perdonen lo que puedan reprocharme mi orgullo, mi dureza, misinjusticias, y que no me confundan de vergenza con su presencia.Perdono a todos los que me han hecho o han querido hacerme malen la tierra, no les conservo mala voluntad y ruego a Dios que lesperdone.Seor, dadme fuerzas para dejar sin pesar los goces groseros deeste mundo, que nada son al lado de los goces puros del mundo enque voy a entrar. All, para el justo, ya no hay tormentos,sufrimientos, ni miserias; slo sufre el culpable, pero le queda laesperanza.Buenos espritus, y vos, mi ngel de la guarda, haced que no aqueeen este momento supremo; haced que resplandezca a mis ojos la luzdivina para que reanime mi fe, si llegase a vacilar.En el momento de dormirse.El sueo es el descanso del cuerpo, pero el espritu no tienenecesidad de este descanso. Mientras que los sentidos seadormecen, el alma se desprende en parte de la materia, y goza delas facultades de espritu. El sueo se le ha dado al hombre parareparar las fuerzas orgnicas y las fuerzas morales. Mientras elcuerpo recobra los elementos que ha perdido por la actividad de lavigilia, el espritu va a fortalecerse entre los otros espritus: con loque ve, con lo que oye, y con los consejos que se le dan, adquiereideas, que vuelve a encontrar al despertar en estado de intuicin; esel regreso temporal del desterrado a su verdadera patria; es como elpreso a quien se pone en libertad momentneamente.Pero suele suceder, como con el preso, que el espritu no siempresaca provecho de este momento de libertad para su adelantamiento;si tiene malos instintos, en vez de buscar la compaa de los buenosespritus busca la de sus semejantes, y va a los lugares en dondepuede dar curso a sus inclinaciones..El que est penetrado de esta verdad, que eleve su pensamiento enel momento que quiera dormirse; que recurra a los consejos de losbuenos espritus y de aquellos cuya memoria le es grata, a n de quevengan a reunirse a l en el corto intervalo que se le concede, y aldespertarse se encontrar ms fuerte contra el mal y tendr msvalor contra la adversidad.OracinM alma va a encontrarse un instante con los otros espritus. Quevengan los buenos y me ayuden con sus consejos. ngel de laguarda, haced que al despertar conserve de ello una impresin

    saludable y duradera..Oraciones para otra persona

  • 7/31/2019 Libro Manual Del Espiritista 2

    25/38

  • 7/31/2019 Libro Manual Del Espiritista 2

    26/38

  • 7/31/2019 Libro Manual Del Espiritista 2

    27/38

    dirigirles hacia el bien est conado a sus padres, que respondernante Dios del modo como hayan cumplido su mandato. Para facilitaresta ejecucin, Dios ha hecho del amor paternal y del amor lial unaley de la naturaleza, ley que no se viola jams impunemente.Oracin.

    (Dichas por los padres)Espritu que te has encarnado en el cuerpo de nuestro hijo, bienvenido seas entre nosotros; Dios Todopoderoso que lo habisenviado, bendito seis..Este es un depsito que nos ha sido conado, del que debemos darcuenta en su da. Si pertenece a la nueva generacin de los espritusque debe poblar la Tierra, gracias, Dios mo, por este favor! Si es unalma imperfecta, nuestro deber es ayudarla a progresar en el caminodel bien, por nuestros consejos y buenos ejemplos; si cae en el malpor culpa nuestra, de ello responderemos ante vos, porque nohabremos cumplido nuestra misin respecto a l.Seor, sostenednos en nuestro trabajo y dadnos fuerza y voluntadpara cumplirlo. Si este nio debe ser objeto de nuestras pruebas, que se cumpla vuestra voluntad!Espritus buenos que habis venido a presidir su nacimiento y debisacompaarle durante su vida, no lo abandonis. Separad de l a losespritus imperfectos que pudieran inducirle al mal; dadle fuerza pararesistir a sus sugestiones y el valor para sufrir con paciencia yresignacin las pruebas que le esperan en la Tierra.OtraDios mo, me habis conado la suerte de uno de vuestros espritus;haced, Seor, que sea digno del deber que se me ha impuesto;concededme vuestra proteccin; iluminad mi inteligencia con el n deque pueda discernir con tiempo las tendencias del que debo prepararpara entrar en vuestra paz.OtraDios clementsimo, puesto que habis tenido a bien permitir alespritu de este nio que venga a sufrir las pruebas terrestres parahacerle progresar, dadle la luz a n de que aprenda a conoceros,amaros y adoraros.Haced, por vuestro poder innito, que esta alma se regenere eh elmanantial de vuestras divinas instrucciones; que bajo el amparo desu ngel de la guarda, su inteligencia se aumente, se desarrolle y leensee el camino que conduce a vos; que la ciencia del Espiritismosea la luz brillante que le ilumine a travs de los escollos de la vida;que sepa, en n, apreciar toda la inmensidad de vuestro amor, quenos prueba para forticamos.Seor, echad una mirada paternal sobre la familia a que habisconado esta alma; que pueda comprender la importancia de sumisin y haced germinar en este nio las buenas semillas, hasta elda en que l mismo pueda, por sus propias aspiraciones, elevarsesolo hacia vos.

    Dignaos, Oh Dios mo, escuchar esta humilde plegaria, en nombre ypor los mritos del que dijo: Dejad venir a m los nios, porque el

  • 7/31/2019 Libro Manual Del Espiritista 2

    28/38

    reino de los cielos es para los que se les parecen.Para un agonizanteLa agona es el preludio de la separacin del alma y del cuerpo; sepuede decir que en este momento el hombre slo tiene un pie eneste mundo y el otro fuera de l.

    Este trnsito es algunas veces penoso para los que estn muyligados a la materia y han vivido ms para los bienes de este mundoque para los del otro, o cuya conciencia est agitada por los pesaresy remordimientos: en aquellos, por el contrario, cuyos pensamientosse han elevado hacia el innito y se han desprendido de la materia,los lazos se desatan con ms facilidad, y los ltimos momentos nadatienen de doloroso; el alma est entonces unida al cuerpo por unhilo, mientras que en la otra posicin est unida a l por profundasraces; de todos modos la oracin ejerce una accin poderosa en eltrabajo de la separacin.OracinDios Todopoderoso y misericordioso, aqu tenis un alma que dejasu envoltura terrestre para volver al mundo de los espritus, suverdadera patria; que pueda entrar all en paz, y que vuestramisericordia se extienda sobre ella.Espritus buenos que la habis acompaado en la Tierra, no laabandonis en este momento supremo; dadle fuerza para soportarlos ltimos sufrimientos que debe padecer en la tierra para suadelantamiento futuro; inspiradle para que consagre alarrepentimiento de sus faltas los ltimos destellos de inteligencia quele restan o que pueden volverle momentneamente.Dirigid mi pensamiento a n de que su accin haga menos penosa laseparacin, y que lleve en su alma, en el momento de dejar la Tierra,los consuelos de la esperanza.Oraciones para los que ya no estn en la tierraPara los recin fallecidosLas oraciones por los espritus que acaban de dejar la Tierra, notienen slo por objeto el darles un testimonio de simpata, sino quetienen tambin por objeto ayudar a su desprendimiento, y por lotanto, abreviar la turbacin que sigue siempre a la separacin, ydarles ms calma al despertar. Pero tambin en sta, como encualquier otra circunstancia, la ecacia est en la sinceridad delpensamiento y no en la abundancia de palabras dichas con ms omenos pompa, y en las cuales muchas veces el corazn no formaninguna parte.Las oraciones que parten del corazn, resuenan alrededor delespritu, cuyas ideas estn an confusas, como las voces amigasque nos sacan del sueo.OracinDios Todopoderoso, que vuestra misericordia se extienda sobre esaalma que acabis de llamar a Vos! Que las pruebas que ha sufridoen esta vida le sean tomadas en cuenta, y nuestras oracionespuedan aliviar y abreviar las penas que tenga an que sufrir como

    espritu!.Espritus buenos que habis venido a recibirle, y sobre todo vos, su

  • 7/31/2019 Libro Manual Del Espiritista 2

    29/38

    ngel de la guardia, asistidle para ayudarle a despojarse de lamateria; dadle la luz y la conciencia de si mismo con el n de sacarlede la turbacin que acompaa al trnsito de la vida corporal a la vidaespiritual. Inspiradle el arrepentimiento de las faltas que hayacometido y el deseo de que le sea permitido el repararlas para

    activar su adelantamiento hacia la vida de eterna bienaventuranza.N... acabas de entrar en el mundo de los espritus, y sin embargoests presente entre nosotros; nos oyes y nos escuchas, porque nohay ms diferencia entre t y nosotros que el cuerpo perecedero queacabas de dejar y que muy pronto ser reducido a polvo.Has dejado la grosera envoltura sujeta a las vicisitudes y a la muertey slo conservas la envoltura etrea, imperecedera e inaccesible alos sufrimientos. Si no vives ya por el cuerpo, vives de la vida de losespritus, y esta vida est exenta de las miserias que aigen a lahumanidad.Tampoco tienes el velo que oculta a nuestros ojos los resplandoresde la vida futura; de hoy en adelante podrs contemplar nuevasmaravillas, mientras que nosotros estamos an sumergidos en lastinieblas.Vas a recorrer el espacio y visitar los mundos con toda libertad,mientras que nosotros nos arrastramos penosamente sobre la tierra,en la que nos retiene nuestro cuerpo material, semejante paranosotros a una carga muy pesada..El horizonte del innito va a desarrollarse delante de ti, y enpresencia de tanta grandeza comprenders la voluntad de nuestrosdeseos terrestres, de nuestras ambiciones mundanas y de nuestrosgoces ftiles de que los hombres hacen sus delicias.La muerte es slo para los hombres una separacin material dealgunos instantes. Desde el lugar del destierro en donde nos retienean la voluntad de Dios, as como los deberes que tenemos quecumplir en la tierra, te seguiremos con el pensamiento hasta elmomento en que se nos permita reunirnos a ti, as como t te hasreunido con los que te han precedido.Si nosotros no podemos ir a tu lado, t puedes venir al nuestro. Ven,pues, entre los que te aman y que has amado; sostenles en laspruebas de la vida, vela por los que te son queridos, protgelessegn tu poder y calma sus pesares con el pensamiento de que eresms feliz ahora y con la consoladora certeza de estar reunidos unda en mundo mejor.En el mundo donde ests deben extinguirse todos los resentimientosterrestres.Que a ellos seas inaccesible para tu felicidad futura! Perdona, pues,a los que han podido hacerte algn agravio, como ellos te perdonanel que t puedes haberles hecho.Nota: Pueden aadirse a esta oracin, aplicable a todos, algunaspalabras especiales, segn las circunstancias particulares de familiao de relacin y la posicin del difunto. Si se trata de un nio, elEspiritismo nos ensea que ste no es un espritu de creacin

    reciente, sino que ha vivido ya y puede ser tambin muy avanzado.Si su ltima existencia ha sido corta es porque no era ms que un

  • 7/31/2019 Libro Manual Del Espiritista 2

    30/38

    complemento de la prueba, o deba ser una prueba para su padres.Otra oracinSeor Todopoderoso, que vuestra misericordia se extienda sobrenuestros hermanos que acaban de dejar la Tierra! que vuestra luzresplandezca a sus ojos! Sacadles de las tinieblas, abridles los ojos

    y los odos! que vuestros espritus les rodeen y les hagan or laspalabras de paz y de esperanza!Seor, por indignos que seamos nos atrevemos a implorar vuestramisericordiosa indulgencia en favor de aqul de nuestros hermanosque acaba de ser llamado del destierro; haced que su regreso sea eldel hijo prdigo. Olvidad, Oh Dios mo! las faltas que ha podidocometer, para acordaros del bien que hizo. Vuestra justicia esinmutable, lo sabemos, pero vuestro amor es inmenso; ossuplicamos que aplaquis vuestra justicia por ese manantial debondad que mana de vos.Que la luz se haga por ti, hermano mo, que acabas de dejar laTierra! Que los buenos espritus del Seor desciendan hacia ti,rodendote y ayudndote a sacudir tus cadenas terrestres!Comprende y mira la grandeza de Nuestro Seor; somtete sinmurmurar a su justicia, pero no desesperes jams de sumisericordia. Hermano! que una formal mirada sobre tu pasado teabra las puertas del porvenir hacindote comprender las faltas quedejas detrs de ti y el trabajo que te queda para repararlas! QueDios te perdone y que sus buenos espritus te sostengan y teanimen! Tus hermanos de la tierra rogarn por ti y te piden queruegues por ellos.Para las almas que sufren y piden oracionesPara comprender el alivio que la oracin puede procurar a losespritus que sufren, es menester referirse a su modo de accin, quese ha explicado ms arriba.El que est penetrado de esta verdad, ruega con ms fervor por lacerteza de que no ruega en vano.OracinDios clemente y misericordioso, haced que vuestra bondad seextienda sobre todos los espritus que desean nuestras oraciones, yparticularmente sobre el alma de N...Espritus buenos cuya nica ocupacin es el bien, intercededconmigo para su alivio. Haced que resplandezca a sus ojos un rayode esperanza, y que la divina luz les ilumine y les haga ver lasimperfecciones que les alejan de la morada de los bienaventurados.Abrid su corazn al arrepentimiento. Hacedles comprender que porsu esfuerzo pueden abreviar el tiempo de sus pruebas.Que Dios con su bondad les d fuerza para perseverar en susbuenas resoluciones! Que estas palabras benvolas puedan mitigarsus penas demostrndoles que hay en la tierra quien toma parte enellas y que desea su felicidad.Para los espritus arrepentidosSeria injusto colocar en la categora de los malos espritus a los que

    sufren y, arrepentidos, piden oraciones; stos han podido ser malos,pero ya no lo son, desde el momento que reconocen sus faltas y

  • 7/31/2019 Libro Manual Del Espiritista 2

    31/38

    sienten haberlas cometido; slo son desgraciados y algunosempiezan a gozar de una felicidad relativa.Oracin.Dios de misericordia, que aceptis el arrepentimiento sincero delpecador, encarnado o desencarnado, aqu tenis un espritu que se

    ha complacido en el mal, pero que reconoce sus faltas y entra es elbuen camino; dignaos, Dios mo, recibirle como a un hijo prdigo, yperdonadle.Espritus buenos cuya voz ha desconocido, de aqu en adelantequiere escucharos; permitid que pueda entrever la felicidad de loselegidos del Seor, con el n de que persista en el deseo depuricarse para conseguirla; sostenedle en sus buenas resolucionesy dadle fuerza para resistir sus malos instintos.Espritu de N..., os felicitamos por vuestra conversin, y damosgracias a los buenos espritus que os han ayudado.Si antes os complacais en el mal es porque no comprendais cundulce es el goce de hacer el bien; os considerabais tambindemasiado bajo para poder conseguirlo; pero desde el instante enque habis puesto el pe en el buen camino, una nueva luz habrillado para vos; habis empezado a disfrutar de una felicidaddesconocida, y la esperanza ha entrado en vuestro corazn. Es queDios escucha siempre la oracin del pecador arrepentido y norechaza a ninguno de los que vienen a El..Para volver a entrar completamente en la gracia del Seor, aplicaos,desde hoy en adelante, no slo a no hacer el mal, sino a hacer elbien, y sobre todo a reparar el mal que habis hecho; entonceshabris satisfecho a la justicia de Dios; cada buena accin borraruna de vuestras faltas pasadas.El primer paso est dado; cuanto ms avanzareis, tanto ms fcil yagradable os ser el camino. Perseverad, pues, y un da tendris ladicha de contaros entre los espritus buenos y felices.Para los espritus endurecidosSeor, dignaos mirar bondadosamente a los espritus imperfectosque aun estn en las tinieblas de la ignorancia y os desconocen, yparticularmente al de N....Espritus buenos, ayudadnos para que le hagamos comprender queinduciendo a los hombres al mal, obcecndoles y atormentndoles,prolonga sus propios sufrimientos; haced que el ejemplo de lafelicidad que vosotros gozis sea un estimulo para l.Espritu que an te complaces en el mal, acabas de or la oracinque hacemos por ti; esto debe probarte que deseamos hacerte bienaunque t hagas mal.Eres desgraciado porque es imposible ser feliz siendo malo Porqu, pues, te detienes en este estado, cuando de ti depende salir del? Echa una mirada sobre los buenos espritus que te rodean; miracun felices son, y si no sera mucho ms agradable para ti el gozarde la misma felicidad.

    Dirs que te es imposible, pero nada hay imposible para el quequiere, porque Dios te ha dado, como a todas sus criaturas, la

  • 7/31/2019 Libro Manual Del Espiritista 2

    32/38

  • 7/31/2019 Libro Manual Del Espiritista 2

    33/38

    esto, acorde con el instinto de conservacin, indica que est ennuestro deber el buscarlos y aplicarlos.Al lado de la medicacin ordinaria elaborada por la ciencia, elmagnetismo nos ha hecho conocer el poder de la oracin udica;despus el Espiritismo ha venido a revelarnos otra fuerza en la

    mediumnidad curativa y la inuencia de la oracin.Oracin.(Para que la diga el enfermo)..Seor, vos sois la suma justicia; la enfermedad que habis queridoenviarme debo merecerla, porque vos jams aigs sin causa.Para mi curacin me someto a vuestra innita misericordia; si osplace volverme la salud, que vuestro santo nombre sea bendito; sipor el contrario debo sufrir an, que as mismo sea bendito; mesometo sin murmurar a vuestros divinos decretos, porque todo lo queharis no puede tener otro objeto que el bien de vuestras criaturas.Haced, Dios mo, que esta enfermedad sea para m un avisosaludable y me haga poner sobre m mismo; la acepto como unaexpiacin del pasado y como una prueba para mi fe y sumisin avuestra santa voluntad.Oracin. (Para el enfermo).Dios mo, vuestras miras son impenetrables y en vuestra sabidurahabris credo deber aigir a N... con la enfermedad. Os suplicoechis una mirada de compasin sobre sus sufrimientos y os dignisponerles un trmino.Espritus buenos, ministros del Todopoderoso, os ruego quesecundis mi deseo de aliviarle; haced que mi oracin vaya aderramar un blsamo saludable en su cuerpo y el consuelo en sualma..Inspiradle la paciencia y la sumisin a la voluntad de Dios, dadlefuerza para sobrellevar sus dolores con resignacin cristiana a n deque no pierda er fruto de esta prueba.Oracin. (Para el mdium que cura).Dios mo, si os dignis serviros de m, aun cuando soy indignopuedo curar este sufrimiento si tal es vuestra voluntad, porque tengofe en vos, mas sin Vos nada puedo. Permitid a los buenos espritusque me penetren con su uido saludable con el n de que yo lotransmita al enfermo, y desviad de m todo pensamiento de orgullo yde egosmo que pudiese alterar su pureza.Para los obsesadosLa obsesin es la accin persistente que un espritu malo ejercesobre un individuo. Presenta caracteres muy diferentes, desde lasimple inuencia moral, sin seales exteriores sensibles, hasta laperturbacin completa del organismo y de las facultades mentales.Altera todas las facultades med- anmicas y, en la mediumnidad porla escritura, se conoce por la obstinacin de un espritu enmanifestarse, con exclusin de todos los otros.Los espritus malos pululan alrededor de la Tierra a consecuencia dela inferioridad moral de sus habitantes. Su accin malhechora forma

    parte de las plagas que la humanidad sufre en la tierra. La obsesin,como las enfermedades y todas las atribuciones de la vida, debe,

  • 7/31/2019 Libro Manual Del Espiritista 2

    34/38

    pues, ser considerada como una prueba o una expiacin, aceptadacomo tal..De la misma manera que las enfermedades son resultado de lasimperfecciones fsicas que hacen al cuerpo accesible a las

    inuencias perniciosas exteriores, la obsesin lo es siempre de unaimperfeccin moral que da acceso a uno o varios espritus malos. Auna causa fsica, se opone otra fuerza fsica; a una causa moral, espreciso poner otra fuerza moral. Para precaver las enfermedades sefortica el cuerpo; para precaverse de la obsesin, es precisoforticar el alma. De esto se deduce que el obsesado debe trabajarpor su propio mejoramiento, lo que muchas veces basta paradesembarazarse del obsesor sin el socorro de personas extraas.Este socorro se hace necesario cuando la obsesin degenera ensubyugacin y en posesin, porque entonces el paciente pierde aveces su voluntad y su libre albedro. La obsesin es casi siempreproducto de una venganza ejercida por un espritu, y lo ms amenudo tiene su origen en las relaciones que el obsesado ha tenidocon l en una existencia precedente.En los casos de obsesin grave, el obsesado est como envuelto eimpregnado de un uido pernicioso que neutraliza la accin de losuidos saludables y los rechaza.De este uido es preciso desembarazarle y, un mal uido no puedeser rechazado por otro uido malo.Por una accin idntica a la de un mdium curandero, en el caso deenfermedad, es menester expulsar el uido malo con la ayuda de unuido mejor, que en cierto modo produce el efecto de un reactivo.Esta es la accin mecnica, pero no basta: tambin, y sobre todo esnecesario "obrar sobre el ser inteligente", al que es preciso tener elderecho de hablar con autoridad, y esta autoridad corresponde sloa la superioridad moral; cuanto ms grande es sta, tanto mayor esla autoridad.Es necesario hacer ms; para asegurar el libramiento, es precisoconducir al espritu perverso a renunciar a sus malos designios, esmenester hacer nacer en l el arrepentimiento y deseo del bien, conayuda de instrucciones hbilmente dirigidas en evocacionesparticulares hechas con la mira de la educacin moral; entoncespuede tenerse la doble satisfaccin de librar a un encarnado y deconvertir a un espritu imperfecto.La tarea se hace ms fcil cuando el obsesado, comprendiendo susituacin, presta su concurso con la voluntad y la oracin; no sucedelo mismo cuando est seducido por el espritu engaador, cuando sehace ilusiones sobre las cualidades del que le domina,complacindose en el error en que le tiene este ltimo, porqueentonces, lejos de secundar, rechaza toda asistencia. Es el caso dela fascinacin, siempre innitamente ms rebelde que la subyugacinms violenta.En todos los casos de obsesin, la oracin es un poderoso auxiliar

    para obrar contra el espritu obsesor.Oracin.

  • 7/31/2019 Libro Manual Del Espiritista 2

    35/38

    (Para que la diga el obsesado). Dios mo, permitid a los buenos espritus que me libren del espritumalhechor que se ha unido a m. Si es una venganza que ejerce porlos males que le hubiese hecho en otro tiempo, vos lo permits, Diosmo, para mi castigo, y sufro la consecuencia de mi falta. Que mi

    arrepentimiento merezca vuestro perdn y mi liberacin! Perocualquiera que sea el motivo que tenga, solicito vuestra misericordiapara l. Dignaos facilitarle el camino del progreso, que le desviardel pensamiento de hacer el mal. Que por mi parte, volvindole bienpor mal, pueda conducirle a mejores sentimientos.Pero tambin s, Dios mo, que mis imperfecciones son las que mehacen accesible a las inuencias de los malos espritus. Dadme laluz necesaria para conocerles y, sobre todo, combatid en m elorgullo que me ciega para que no vea mis efectos.Cul puede ser, pues, mi indignidad, puesto que un ser malhechorpuede morticarme?.Haced, Dios mo, que esta desgracia que mi vanidad merece, mesirva de leccin para el porvenir, que me mortique en la resolucinque tomo de puricarme con la prctica del bien, de la caridad y de lahumanidad, con el n de oponer para siempre una barrera a lasmalas inuencias.Seor, dadme fuerza para soportar esta prueba con paciencia yresignacin: comprendo que, como todas las otras pruebas, debeella ayudar mi adelantamiento si no pierdo su utilidad con mimurmuracin, puesto que me proporciona la ocasin de manifestarmi sumisin y de ejercer la caridad hacia un hermano desgraciado,perdonndole el mal que me hace.Oracin.(Para el obsesado). Dios Todopoderoso, dignaos darme poder para librar a N... del malespritu que le obsesa; si entra en vuestros designios poner trminoa esta prueba, concededme la gracia de hablarle con autoridad.Espritus buenos que me asists, y vos, su ngel de la guarda,prestadme vuestro auxilio y ayudadme a desembarazarle del uidoimpuro que le rodea.En nombre de Dios Todopoderoso, conjuro al espritu malhechor quele atormenta a que se retire.Oracin.(Para el espritu obsesor).Dios innitamente bueno, imploro vuestra misericordia para elespritu que obsesa a N...; hacedle entrever la claridad divina, a nde que vea el falso camino en que est. Espritus buenos, ayudadmepara hacerle comprender que haciendo el mal lo pierde todo, y todolo gana haciendo el bien.Espritu que os complacis en atormentar a N... escuchad, porque oshablo en nombre de Dios.Si queris reexionar, comprenderis que el mal no puedesobrepujar al bien, y que no podis ser ms fuerte que Dios y los

    buenos espritus.Ellos podran haber preservado a N... de toda persecucin por

  • 7/31/2019 Libro Manual Del Espiritista 2

    36/38

    vuestra parte; si no lo han hecho es porque l (o ella) deba sufriresta prueba. Pero cuando esta prueba se concluya, os quitarn todaaccin sobre l; el mal que le habis hecho, en vez de hacerle dao,servir para su adelantamiento, por lo mismo ser ms feliz; de estemodo vuestra maldad habr sido una pura prdida para vos y se

    volver contra vos mismo.Dios, que todo lo puede, y los espritus superiores sus delegados,que son ms poderosos que vos, podrn, pues, poner trmino a estaobsesin cuando lo quieran, y vuestra tenacidad se estrellar contraesa suprema autoridad. Pero lo mismo que Dios es bueno, quieredejaros el mrito de que cesis por vuestra propia voluntad. Este esun plazo que seos concede; si no os aprovechis de l sufriris susdeplorables consecuencias; grandes castigos y crueles sufrimientosos esperan; os veris forzado a implorar su piedad y las oracionesde vuestra vctima, que ya os perdona y ruega por vos, lo que es ungran mrito a los ojos d Dios, activar su liberacin.Reexionad, pues, mientras hay tiempo aun, porque la Justicia deDios caer sobre vos, como sobre todos los espritus rebeldes.Pensad que el mal que hacis en este momento tendr un trmino,mientras que si os obstinis en vuestro endurecimiento, vuestrossufrimientos aumentarn sin cesar.Cuando estabais en la tierra, no os hubiera parecido estpido elsacricar un gran bien por una pequea satisfaccin del momento?Lo mismo sucede ahora que sois espritu. Qu ganis con lo quehacis? El triste placer de atormentar a alguno, lo que no os impideser desgraciado, por ms que digis, y os har ms desgraciadoaun.Por otra parte, ved lo que perdis, mirad a los buenos espritus queos rodean, y ved si su suerte no es, acaso, preferible a la vuestra.Participaris de la felicidad que ellos gozan cuando lo queris. Ques menester para conseguirlo? Implorarlo a Dios, y hacer el bien envez de hacer el mal. Ya s que no podis transformaros de repentepero Dios no pide nada imposible; lo que quiere es la buenavoluntad. Probadlo, pues, y os ayudaremos. Haced que bien prontopodamos decir por vos la oracin de los espritus arrepentidos, y notengamos que colocaros ms entre los espritus malos, hasta quems adelante podis contaros entre los buenos....Plegaria del Agradecido.Cmo pude, padre mo, desesperar en mi prueba!Perdn! mi razn la lleva el pesar al desvaro.Perdona, Seor, y atiende esta obra meritoria,que yo grabo en mi memoria, de quien su mano me tiende.Dulce impresin que yo abrigo en mi seno recogida,sello que toda mi vida llevar siempre conmigo;Dulce impresin que maana mi pecho, sagrario suyo,quedar al regazo tuyo allende en vida cercana.Escucha mi voz contrita, de mi pasado desvo,escucha mi afn, Dios mo, en tu bondad innita!

    Oye la splica que yo te elevo en mi fervor,por el alma que a tu amor vuela en alas de la fe.

  • 7/31/2019 Libro Manual Del Espiritista 2

    37/38

    Por ella te mando hoy, al consuelo que me envas,las frvidas preces mas y las gracias que te doy.Por ella ruego que presto cese, si es que le conviene,la triste pena que tiene por su atraso....Canciones para cantar al pie

    de la Bveda EspiritualEstas canciones, que en la primera edicin no estaban, me hansido remitidas por mi madrina, Omi Diero, hija de Yamay. Tambineste es un espacio abierto a todos aquellos que deseen mandarcanciones, las cuales sern aadidas en nuevas versiones.OreenOreen, oreen, oreen, oreen,Oreen hermanos mos oreen,Oreen para ese ser.Si la luz redentora te llama, buen sery, te llama con amor a la tierrayo quisiera ver ese ser cantandoal Verbo Divino Manuel.Oye buen ser, avanza y venque el coro te llamay te dice ven.Oh buen ser avanza y venque el coro te llamay te dice ven..Para San LzaroSiete das, con siete noches,por el mundo caminando,y no encuentro una limosna,para mi viejo Babalu AyeTanto como yo camino,tanto como yo trabajo,y no encuentro una limosna,para mi viejo Babalu AyeBabalu Aye, Babalu Aye, Babalu ayeDadme diecisiete cntimosPara Babalu ayeeeeeee..Al cerrar la misaSe van los seres,se van los seres,se van los seres,a otra nacin.Gracias le damos,gracias le damos,gracias le damos,al Divino SeorGracias, gracias,gracias le damos,

    al Divino Seor.Con Dios empezamos y con Dios continuamos

  • 7/31/2019 Libro Manual Del Espiritista 2

    38/38