Manual Espiritista

  • View
    1.265

  • Download
    5

Embed Size (px)

Text of Manual Espiritista

Manual del EspiritistaPreparacin de la Bveda Espiritual . La preparacin de la bveda debe hacerse con el mximo esmero, en primer lugar deberemos buscar un lugar donde prepararla, debe ser un lugar espacioso y tranquilo. Para la preparacin de la Bveda se necesitaran los siguientes elementos, principalmente si vamos a celebrar una reunin espiritista o misa en ella: Una mesa. 1 mantel Blanco. 7 Vasos, tambin se pueden usar 3 vasos. 1 copa. 1 crucifijo 1 Candelabro. 1 vela, algunos ponen 2 o 3 velas. 2 ramos de flores. Una pequea palangana. Agua. Agua Bendita. Colonia. Tabaco. Caa. Fotos de los familiares muertos. El montaje de la bveda espiritual es muy variable, ya que en ella pueden intervenir muchos factores y objetos. Cada bveda en si es la representacin espritu-artstica de cada individuo. Unos le ponen imgenes de Santos, personalmente suelo tener en la ma siete imgenes, un San Antonio de Lisboa (Eleggu), una virgen de la Merced (Obatal), una Santa Brbara (Shang), San Francisco de Ass (Orula), San Pedro (Oggn), Ntra. Sra. De Regla (Yemay) y, una imagen de de mi amada Caridad del Cobre (Oshn). .. A continuacin, en el croquis pongo mas o menos como es mi Bveda espiritual, los colores poco tienen que ver en el reparto, simplemente para que se vean he tenido que usar colores un poco

fuertes, en el falta la palangana, la cual se pone al pie de la bveda para realizar una limpieza espiritual al pie de la Bveda antes de empezar el rito. . .La palangana que se pone al pie de la Bveda espiritual es para lo dicho, hacerse cada uno de los miembros que asistan a la reunin una limpieza espiritual tan pronto se haya rezado la primera Oracin y mientras se canta el cntico de la pagina 9. En la palangana se pondr Agua, colonia muy fresca, cascarilla, ptalos de flores y un poco de agua bendita. Las copas y los vasos se llenan de agua, pero yo tengo la costumbre de poner en cada uno de ellos unas gotas de agua bendita. Normalmente uso vela de parafina liquida. Tambin tengo la costumbre de encender las velas con cerilla de madera. . ..Reuniones espiritistas Porque donde estn dos o tres congregados en mi nombre, all estoy en medio de ellos. (Mateo XVIII, v. 20) PREFACIO Mientras se lee el prefacio, se distribuyen los puros. . Estar reunidos en nombre de Jess, no quiere decir que basta estar reunidos materialmente, sino que es menester estarlo por la comunicacin e intencin de pensamientos para el bien; entonces Jess se encuentra en la reunin, o uno de los Espritus puros que le representan. El Espiritismo nos ensea de qu modo los Espritus pueden estar entre nosotros. Estn con su cuerpo fludico espiritual, y en la apariencia que nos lo haran reconocer si se hicieran visibles. Cuanto ms elevada es su jerarqua, tanto ms grande es su poder y radiacin; as es que poseen el don de ubicuidad, y pueden encontrarse en diferentes puntos simultneamente; basta para ello

un destello de su pensamiento. .Con estas palabras, Jess quiso manifestar el efecto de la unin y de la fraternidad; no es el mayor o menor nmero el que lo atrae, puesto que, en vez de dos o tres personas, hubiera podido decir diez o veinte, sino el sentimiento de caridad que anima a los unos ya los otros; pues para esto, basta que haya dos. Pero si estas dos personas ruegan cada una por su lado, aun cuando se dirijan a Jess, no hay entre ellas comunin de pensamientos sobre todo si no estn movidas por un sentimiento de benevolencia mutua, si se miran tambin con prevencin, con odio, envidia o celos, las corrientes fludicas de sus pensamientos se rechazan en lugar de unirse con mutua simpata, y entonces no estn unidas en nombre de Jess; slo es el pretexto de la reunin, y no el verdadero mvil. Si El nos dijo: vendr por cualquiera que me llamare, eso no implica el que sea sordo a la voz de una sola persona; es que exige ante todo el amor al prjimo, del que se pueden dar ms pruebas cuando son muchos, que estando en el aislamiento, y que todo sentimiento personal lo aleja. De todo esto se desprende, que si en una reunin numerosa, dos o tres personas solamente se unen de corazn por el sentimiento de una verdadera caridad, mientras que los otros se aslan y concentran en sus pensamientos egostas y mundanos, El estar con los primeros y no con los otros. No es, pues, la simultaneidad de palabras, de cantos o de actos exteriores los que constituyen la reunin en nombre de Jess, sino la comunin de pensamientos conformes al espritu de caridad personificado en Jess. Tal debe ser el carcter de las reuniones espiritistas for males, en las que se espera sinceramente el concurso de los buenos Espritus. Al empezar la reunin Hacer la seal de la Santa Cruz y el rector que lea la siguiente Oracin: Rogamos al Seor Dios Todopoderoso, que nos enve buenos Espritus para asistirnos, aleje a los que pudieran inducirnos en el error, y que nos d la luz necesaria para distinguir la verdad de la impostura. . Separad, tambin, a los espritus malvolos, encarnados o

desencarnados, que podran intentar poner la discordia entre nosotros y desviarnos de la caridad y amor al prjimo. Si alguno pretendiera introducirse aqu, haced que no encuentre acceso en ninguno de nosotros. Espritus buenos que os dignis venir a instruirnos, hacednos dciles a vuestros consejos, y desviad de nosotros el egosmo, el orgullo, la envidia y los celos; inspiradnos indulgencia y benevolencia para nuestros semejantes presentes y ausentes, amigos y enemigos; haced, en fin, que en los sentimientos de caridad, humildad y abnegacin de que nos sintamos animados, reconozcamos vuestra saludable in- fluencia. A los mdium a quienes encarguis de transmitirnos vuestras enseanzas, dadles la conciencia de la santidad del mandato que les ha sido confiado y de la gravedad del acto que van a cumplir, con el fin de que tengan el fervor y el recogimiento necesarios. Si en esta reunin se encontrasen personas que fuesen atradas por otro sentimiento que no sea el del bien, abridles los ojos a la luz, y que Dios les perdone si vienen con malas intenciones. Rogamos muy particularmente al Espritu de N..., nuestro gua espiritual, que nos asista y vele sobre nosotros. Aqu se reza el padrenuestro y se canta el canto de la pagina 5, mientras los miembros van hacindose uno a uno una limpieza y, se canta el cntico de la Pg. 6; tambin se sopla un poco de ron, de uno en uno al centro de la reunin. Terminada esta operacin, empieza la invocacin y la bajada de espritus. OTRA Dios omnipotente, excelso, misericordioso, que velas con incesante providencia por el bien de todas las criaturas; y te has dignado traernos por tan singulares caminos al conocimiento de tu grandeza y de tu sabidura; Las cuales vas poniendo al alcance de nuestro limitado entendimiento por conducto de tus inspirados servidores; Pagando con tan insigne favor el poco mrito de la fe que nos rene.

Para que en vista de tanta maravilla, nuestros corazones se abran y ensanchen a la fe que tanto necesitamos; y para que se disipen las nieblas que ocultan a nuestros ojos la luz que puede mostrarnos el camino seguro de nuestro mejoramiento. Condicin precisa para llegar al perfecto conocimiento de tu Ser, aclarndonos o dejndonos entrever tantos misterios hasta ahora ocultos al entendimiento humano, an en aquellos que ms se han distinguido por su amor a la ciencia y por sus buenos deseos; T, Seor, que nos has dicho tantas veces, por conducto de tu enviado ms excelso, que busquemos para encontrar; que llamemos para que se nos responda; y que apliquemos todas nuestras facultades y potencias a la investigacin de vuestro reinado y de vuestra justicia, despus de lo cual, todo nos sera dado por aadidura; T, Seor, que prometiste, tambin, la asistencia de tu Santo Espritu a los que invocando con fervor tu nombre y creyendo tus palabras, se reunieran para buscar unidos la verdad y la ciencia de la salvacin y los dones todos de tu gracia. Mranos, Seor, en los caminos en que andamos; conforta nuestro corazn; afirma nuestra fe e ilumina nuestro entendimiento. Para que nos hagamos dignos de las admirables lecciones que pueden damos y las instrucciones que reverentes solicitamos de los venerables insignes siervos tuyos, nuestros instructores. .A quienes diste y en quienes conservas los ms altos dones de tu gracia, y en particular, el de la sabidura, y el del celo por la instruccin de tus criaturas. Para que tu nombre sea ensalzado y bendecido; para que, puestos todos en el camino del bien, os sirvamos en santidad y en justicia en todos nuestros das. Mejorndonos, ilustrndonos y dirigindonos en el mejoramiento e ilustracin progresiva de todas tus criaturas, y en particular las de la especie humana. A todas las cuales nos has encomendado la grande y misteriosa obra de concurrir a la admirable armona que desde el principio estableciste;

Y os diste, para conseguirlo, facultades, potencias y voluntad suficiente para desempear cumplidamente la parte que respectivamente nos corresponde en este sublime concierto de tu incesante creacin; Porque as, no slo conseguiremos nuestra paz, nuestra salud, nuestra bienaventuranza, an en medio de las aparentes tribulaciones inherentes a todo trabajo incompleto; Sino que tambin crecer y mejoramos incesantemente hasta elevamos a la posesin del sumo bien; El cual, por la virtud, intercesin y merecimientos de Jesucristo nuestro Redentor, est en la unin con El y con vos Padre, por los siglos de los siglos; Como nos lo ha ofrecido y cada da se nos recuerda por tus inspirados servidores, instructores nuestros. .Aleja de nosotros, Seor, Dios de bondad y de misericordia, toda idea de satisfaccin propia; haz que en cuanto hagamos y se nos conceda, ni se mezclen, ni mucho menos prevalezcan, ideas ni sentimientos de vanidad ni inters alguno que no sea digno, sino que sirva para confortar nuestra fe, abrir nuestro corazn y ensanchar nuestro entendimiento, a fin de que seamos digno depsito de virtud y de doctrina; Con que ayudar a todos a creer y proclamar que eres prvido, santo, mi