of 40/40
sEptiEmbrE 2010 · númEro 4 publicAción trimEstrAl rEvIStA DIgItAl PArA lA DIvulgACIóN DEl ESPIrItISMO COMO CIENCIA PSICOlógICA y SOCIAl, POr uN NuEvO INDIvIDuO y uNA NuEvA SOCIEDAD Actualidad Espiritista · Centro Espírita Manuel y Divaldo · Centro Espírita Irene Solans · Asociación Espírita Otus i Neram · Centro Espírita Islas Baleares · Centro Espírita Semillas de Amor · Centro Espírita Anoia · · Centro Espírita Manuel y Divaldo · Centro Espírita Irene Solans · Asociación Espírita Otus i Neram · Centro Espírita Puerto de Esperanza · Centro Espírita Semillas de Amor · Centro Espírita Anoia · la tercera revelación: el espiritismo ENtREvistA con lindomar coutinho & ileana azevedo alfred russel wallace el sentido de la evolución a a e e la toma de conciencia y el estado de necesidad ADEMÁS... pinga-fogo con Gorette Newton LA FELICIDAD Reflexiones desde Bonn poesía a Allan Kardec vi congreso espírita mundial en España notícias espíritas psicología espírita la feminidad

Actualidad Espiritista nº4

  • View
    233

  • Download
    0

Embed Size (px)

DESCRIPTION

Revistra trimestral de Espiritismo

Text of Actualidad Espiritista nº4

  • sEptiEmbrE 2010 nmEro 4publicAcin trimEstrAl

    rEvIStA DIgItAl PArA lA DIvulgACIN DEl ESPIrItISMO COMO CIENCIAPSICOlgICA y SOCIAl, POr uN NuEvO INDIvIDuO y uNA NuEvA SOCIEDAD

    ActualidadEspiritista Centro Esprita Manuel y Divaldo Centro Esprita Irene Solans Asociacin Esprita Otus i Neram Centro Esprita Islas Baleares Centro Esprita Semillas de Amor Centro Esprita Anoia

    Centro Esprita Manuel y Divaldo Centro Esprita Irene Solans Asociacin Esprita Otus i Neram Centro Esprita Puerto de Esperanza Centro Esprita Semillas de Amor Centro Esprita Anoia

    la tercera revelacin:el espiritismo

    ENtREvistA conlindomar coutinho & ileana azevedo

    alfred russel wallace el sentido de la evolucin

    aaee

    la toma de concienciay el estado de necesidad

    ADEMS...

    pinga-fogo con Gorette NewtonLA FELICIDAD Reflexiones desde Bonnpoesa a Allan Kardecvi congreso esprita mundial en Espaanotcias espritas

    psicologa espritala feminidad

  • Actualidad Espiritistaseptiembre 2010 nmero 4

    sumario

    4 EL ESpIrItISMo CoMo rEvELACIn poRqu sE llAmA tERcERA REvElAciN?

    7 LInDoMAr & ILEAnA EducAciN y divulGAciN dEl EspiRitismo

    16 poESA dEdicAdA A AllAN KARdEc

    18 ALFrED ruSSEL wALLACE El sENtido dE lA EvoluciN

    24 LA FEMInIDADpsicoloGA EspRitA

    28 LA toMA DE ConCIEnCIA y El EstAdo dE NEcEsidAd

    32 CongrESo ESprItA MunDIAL pRoGRAmA complEto

    34 notCIASActividAdEs EspRitAs

    14 LA FELICIDAD lA EtERNA utopA Es posiBlE

  • editorial

    evolucionando hacia el ser psicolgico

    Allan Kardec cre una publicacin en 1858 como complemento y desarrollo dela codificacin, dndole el nombre de Revista esprita diario de estudios psi-colgicos, (Revue Espirite, journal des tudes psichologiques) para dar a conocerlos trabajos de la nueva corriente filosfica y cientfica creada por el Espiritismo, dondequeda constancia de la necesidad de la reforma ntima de las personas como solucin alos problemas existenciales, promoviendo as los cambios desde nuestro interior haciael exterior. Recordemos que Allan Kardec afirma que el Espiritismo y la reforma que pro-mueve es una cuestin de fondo y no de forma.

    Este fondo es el ser psicolgico, que tiene sus races en los instintos primarios que leayudaron a evolucionar en las etapas oscuras de la pre-conciencia y el pre-razonamiento,y que una vez que la razn y los sentimientos asumen el control del yo se nos presentancomo un lastre, un obstculo a superar para alcanzar nuevas metas.

    Evolucionamos del ser-instinto al ser-razonado, y al aumentar nuestra perspectivamental de la vida, cambian nuestras necesidades fsicas y fisiolgicas; a cada tramo de laevolucin del ser corresponde un cuerpo adaptado a cumplir sus necesidades. Todo evo-luciona en las perfectas y previsoras Leyes Divinas.

    Gracias a Dios no estamos solos en esa tarea titnica de luchar contra la inercia de nues-tro ego milenario para descubrir nuestro self, el yo superior que vislumbramos como unobjetivo que conquistar a travs del autoconocimiento; Joanna de ngelis con el concursomedimnico de Divaldo Pereira, nos hace llegar sus pensamientos que son autnticascargas de profundidad que remueven los conocimientos actuales sobre el ego, tratadospsicolgicos que nos proponen la liberacin a travs de la verdad: el estudio, anlisis ycomprensin de cmo y porqu actuamos de cierta manera; es un camino de introspeccinque nos conduce a la elevacin espiritual por la liberacin de los atavismos, liberndonosde esa coraza que en tiempos pasados nos fue til pero que lleg la hora de desechar; trasmilenios de evolucin un nuevo ser psicolgico surge y precisa pautas de conducta msevolucionadas, acordes con sus nuevos sentimientos, ms depurados, ms abiertos hacialos dems.

    Joanna propone que: Actuar, evitando reaccionar, pensar antes de actuar, reflexionarcomo gestin inicial para cualquier emprendimiento, promover la paz, en vez de atacar a la

    violencia, constituyen los pasos decisivos para el comportamiento saludable.1

    Estos cambios en nosotros son la consecuencia de la evolucin natural, inscrita dentrode las leyes del progreso, leyes eternas y sabias de Dios para el orden y la justicia, que nosdicen que los tiempos han llegado, debemos decir adis al hombre temperamental y vio-lento para dejar lugar al hombre racional y comprensivo, tolerante y pacfico. Pero sobretodo debemos hacer lo posible para dejar paso al amor que surge de lo profundo de nues-tro ser como reflejo del amor de Dios hacia todas sus criaturas.

    A las puertas del VI congreso esprita mundial que se celebra en Espaa queremos re-cordar el lema del congreso de 1888, tambin realizado en tierras peninsulares:

    Hacia Dios, por la caridad y la ciencia.

    ACTUALIDAD ESPIRITISTA. septiembre 2010

    1. Amor, invencible Amor. Ediciones Juana de ngelis, Buenos Aires, 1999. Pg. 10

    3 actualidad espiritista

  • Definamos en primer trmino el sentido de la pa-labra revelacin.

    Revelar, del latn revelare, cuya raz, velum, velo,significa literalmente quitar el velo y, en sentido fi-gurado descubrir, dar a conocer una cosa secreta odesconocida.

    La caracterstica esencial de cualquier revelacindebe ser la verdad. Revelar un secreto es dar a co-nocer un hecho; si este es falso ya no es un hecho y,por consecuencia, no existe revelacin. El carcteresencial de la revelacin divina es, pues, el de la ver-dad eterna.

    Toda revelacin contaminada con errores o sujetaa modificaciones no puede emanar de Dios.

    El Espiritismo, por tener como punto de partida laspalabras de Cristo, as como ste parti de las de Moi-ss, es una consecuencia directa de su doctrina. A laidea vaga de la vida futura, agrega la revelacin de laexistencia del mundo invisible, que nos rodea y pue-bla el espacio y con eso da precisin a la creencia, leda cuerpo, consistencia y realidad a la idea.

    Define los lazos que unen al alma el cuerpo y le-vanta el velo que ocultaba a los hombres los miste-rios del nacimiento y de la muerte.

    La primera revelacin estuvo personificada en Moi-ss, la segunda en Cristo y la tercera no est perso-nificada en ningn individuo. Las dos primerasfueron individuales, la tercera es colectiva; he ah uncarcter esencial de gran importancia. Es colectivaen el sentido de no ser hecha o dada como privilegioa ninguna persona; nadie, en consecuencia, puedellamarse su profeta exclusivo; fue esparcida simult-neamente, sobre la Tierra, entre millones de perso-nas, de todas las edades y condiciones, desde las msbajas hasta las ms elevadas de la escala social, con-forme con esta prediccin registrada por el autor delos Hechos de los Apstoles:

    actualidad espiritista 4

    El Espiritismo como revelacin

    la caracterstica esencial de cualquier revelacin tiene que ser la verdad

    En los ltimos tiempos, dijo el Seor, derramar miespritu sobre toda la carne; vuestros hijos e hijas pro-

    fetizarn, los jvenes tendrn visiones y los viejos, sue-

    os. (Hechos, Cp. II, v.17-18).

    No provino de ningn culto en particular, a fin deservir, algn da, a todos como punto de unin.

    Las primeras revelaciones, por ser fruto de la en-seanza personal, fueron forzosamente localizadas,es decir, aparecieron en un solo lugar, desde el cualla idea se propag poco a poco; pero fueron necesa-rios muchos siglos para que alcanzasen los puntosms distantes del mundo, an sin penetrar en ellospor entero. La tercera tiene como particularidad queal no estar personificada en un solo individuo, surgisimultneamente en millares de puntos diferentes,que se transformaron en centros o focos de irradia-cin.

    La tercera revelacin, venida en una poca deemancipacin y madurez intelectual, en la que la in-teligencia ya desarrollada, no se resigna a represen-tar un papel pasivo; en la que el hombre no aceptanada a ciegas, sino que quiere ver a dnde se lo con-duce, quiere saber el por qu y el cmo de cada cosa,deba ser al mismo tiempo el producto de una ense-anza y el fruto del trabajo, de la investigacin y dellibre examen. Los Espritus ensean solamente loque es necesario para guiarlo al camino de la verdad,pero se abstienen de revelar lo que el hombre puededescubrir por s mismo, dejndole la inquietud dediscutir, comprobar y someter todo a la demostra-cin de la razn, dejando incluso, muchas veces, queadquiera experiencia a sus expensas. Le proporcionael principio, los materiales; a l le corresponde apro-vecharlos y ponerlos en prctica.

    Adems, conviene tener en cuenta que en ningunaparte la enseanza esprita fue dada ntegramente,

    Los descubrimientos de la ciencia glorifican a Dios, en lugar dedisminuirlo. Slo destruyen lo que los hombres construyeronsobre las ideas falsas que se formaron de Dios.

  • sino que es el resultado de un gran nmero de ob-servaciones, de asuntos tan diversos, que exigen co-nocimientos y aptitudes medimnicas especiales,por lo que era imposible que se encontraran reuni-das en un mismo lugar todas las condiciones necesa-rias. Como la enseanza deba ser colectiva y noindividual, los Espritus dividieron el trabajo, dise-minando los temas de estudio y observacin delmismo modo que en algunas fbricas, la confeccinde cada parte de un mismo objeto es confiada a di-versos obreros.

    La revelacin se hizo as parcialmente en diversoslugares, por medio de una multitud de intermedia-rios y de tal modo prosigue todava, pues no todo hasido revelado. Cada centro encuentra en los otros elcomplemento de lo que l obtiene, y el conjunto, lacoordinacin de todas las enseanzas parciales, fuela que constituy la doctrina esprita.

    No existe ciencia que haya salido por completo delcerebro de un solo hombre.

    Todas, sin excepcin, son el fruto de observacionessucesivas, apoyadas en observaciones precedentescomo en un punto conocido, para llegar a lo desco-nocido. As fue como los Espritus procedieron en re-lacin con el Espiritismo. De ah la enseanzagradual que suministran.

    Un ltimo carcter de la revelacin esprita, que re-salta de las condiciones en las que se produce, es quepor apoyarse en hechos tiene que ser, y no puededejar de ser, esencialmente progresiva, como todaslas ciencias de observacin.

    Relacionada con todos los aspectos de la vida so-cial, a los que da el sustento de sus propios descubri-mientos, asimilar siempre todas las doctrinasprogresivas, de cualquier clase que sean, siempreque hayan alcanzado el estado de verdades prcticasy abandonado el terreno de la utopa... Caminandojunto con el progreso, el Espiritismo jams ser su-perado

    Por su naturaleza, la revelacin esprita tiene doblecarcter: participa al mismo tiempo de la revelacindivina y de la revelacin cientfica. En una palabra,lo que caracteriza la revelacin esprita es que su ori-gen es divino y proviene de la iniciativa de los Esp-ritus y su elaboracin es fruto del trabajo delhombre.

    La revelacin cristiana haba sucedido a la revela-cin mosaica; la revelacin de los Espritus viene a

    completarla. Cristo la anunci y puede agregarse queEl mismo preside ese nuevo vuelo del pensamiento.

    La nueva revelacin se manifiesta fuera y por sobrelas iglesias. Su enseanza se dirige a todas las razasde la Tierra. Por todas partes los Espritus proclamanlos principios en los que ella se apoya. Todas las re-giones del globo son atravesadas por la gran voz queinvita al hombre a meditar acerca de Dios y de la vidafutura. Por sobre las estriles agitaciones y las discu-siones ftiles de los partidos, por sobre las luchas deintereses y los conflictos de pasiones, la voz profundadesciende desde el espacio y viene a ofrecer a todos,con la enseanza de la palabra, la divina esperanza yla paz del corazn.

    Es la revelacin de los tiempos anunciados. Todaslas enseanzas del pasado, parciales, restringidas, li-mitadas en la accin que ejercan, son por ella supe-radas, arrolladas.

    Utiliza los elementos acumulados; los rene, los so-lidifica para formar un vasto edificio en el que el pen-samiento, la voluntad, pueda expandirse.

    Las Inteligencias Superiores, en sus relaciones me-dimnicas con los hombres, vienen a completar esasindicaciones. Confirman las enseanzas suministra-das por los Espritus menos adelantados; elevndosea mayor altura exponen su modo de ver, sus opinio-nes sobre todos los grandes problemas de la vida yla muerte, la evolucin general de los seres, las leyessuperiores del Universo. Todas esas revelacionesconcuerdan y se unen para constituir una filosofaadmirable.

    Por eso, el moderno espiritualismo no dogmatizani se inmoviliza. No alimenta pretensin alguna deinfalibilidad. Colocada en un plano superior al de lasque la precedieron, la enseanza esprita es progre-siva, como los mismos Espritus. Se desenvuelve ycompleta a medida que, con la experiencia, se efectael progreso en las dos humanidades, la de la Tierra yla del espacio, humanidades que se penetran mutua-mente y de las que cada uno de nosotros debe, alter-nadamente, formar parte.

    El Espiritismo marcha al ritmo del progreso ynunca quedar rezagado, porque si nuevos descubri-mientos le demuestran que est equivocado en algoo si se revelase una nueva verdad,l habr de rectifi-carse.

    Allan Kardec. El Gnesis. 1868

    5 actualidad espiritista

    Por el Espiritismo el hombre sabe de dnde viene, hacia dndeva, por qu est en la Tierra, por qu sufre temporalmente y ve portodas partes la justicia de Dios.

    divulgacin esprita

  • BUZN DE CORREOBUZN DE CORREO

    si el hombre tiene espritu, los animalestambien deberian tenerlo. Qu opinin tie-nen los espritas de este tema?

    Jos antonio carmona. correo electrnico....................................................................................

    para responder a esta pregunta tan importantee interesante debemos definir con claridad eltrmino "espritu" para evitar equvocos en suinterpretacin.

    san pablo en la primera epstola a los corn-tios, 15, 44 dice "si hay cuerpo animal, tam-bin lo hay espiritual" y allan Kardec en ellibro de los espritus en el captulo de intro-duccin al estudio de la doctrina esprita rea-liza un anlisis completo para diferenciar eluso del trmino "alma" en cualquiera de losseres vivos, diferenciando entre alma vital:propia de todos los seres orgnicos, plantas,animales y hombres; alma intelectual: propiade los animales y los hombres; y alma espi-ritista: que pertenece nicamente a los hom-bres.

    el uso del trmino "alma" es usado por losespiritistas para un espritu durante una encar-nacin, cuando esa alma deja el cuerpo por sumuerte y queda libre se le llama "espritu".en la pregunta 76 de el libro de los espritus

    Qu definicin puede darse de los espritus?contestan: - "puede decirse que los espritusson los seres inteligentes de la creacin. pue-blan el universo fuera del mundo material."el trmino "espritu" por lo tanto es aplicable

    al alma de los hombres despus de su muerte,pero no al principio inteligente que habita losanimales.

    si la pregunta se refiere al hecho de que losanimales tambin tiene un principio vital inte-ligente original del mundo espiritual que so-brevive a la destruccin de su cuerpo larespuesta es afirmativa, pero sera un error lla-marlos "espritus" pues por su evolucin anno estn en esa etapa de su existencia.

    sabemos que dios es todo previsin y justiciaen las leyes por l creadas, y en la ley de laevolucin se puede comprobar tambin esacualidad, adems debemos tener en cuenta ladoble vertiente de la evolucin, la de los cuer-pos materiales y la de los cuerpos espiritua-les,que son complementarias y persiguen el findel perfeccionamiento de los seres hasta llegaral ltimo peldao de la evolucin, tal como laconocemos en la tierra: el hombre.

    pero los grados intermedios de esa evolucin,como llegan de ser animales a ser humanos si-guen siendo un misterio para nosotros.

    Pueden enviarnos sus opiniones o preguntas a:

    [email protected] escritos no deben sobrepasar las 50 lneas a ta-

    mao regular de texto (10 - 12) que podrn ser edi-

    tadas o abreviadas por cuestin de espacio.

    actualidad espiritista 6

    lindomar coutinho

    &

    ileana azevedo

    lA importAnciA dE lA EducAciny El dEbEr dE lA divulgAcin

  • Lindomar Coutinho e Ileana Azevedo en su ciclo de conferencias por Espaa, en enerode 2010, hacen un alto en la ciudad de Reus para realizar una exposicin sobre Espiritismo,circunstancia que aprovechamos para solicitar una entrevista para la revista digital Actua-lidad Espiritista a la que han accedido con mucho placer.

    Estos encuentros sirven para conocernos e intercambiar experiencias que nos ayuden a pro-gresar y profundizar en el conocimiento de nuestra amada doctrina esprita, todo envueltoen un ambiente de buenas vibraciones y simpata que nacen de la afinidad de los objetivosque seguimos en nuestras vidas: aprender a vivir segn los cdigos ticos del evangelio deJesucristo, el gua y modelo de nuestra humanidad desorientada.

    7 actualidad espiritista

    lindomar coutinho da silva es licenciadoen Filosofa y sociologa, con postgrado enepistemologa Gentica y Maestra en educa-cin. es profesor de la universidad estatal desanta cruz, de la Facultad de tecnologa yciencia y del centro de estudios especializa-dos y psicoanalticos en Baha. presidente delcentro esprita porto da esperana (cepe) dela ciudad de ilhus (Baha-Brasil), mdium,conferenciante esprita y formador de trabaja-dores espritas. Ha psicografiado varios libros,entre los que destacamos: porto de espe-rana; Histrias sobre o tempo de Jesus; su-blime libertao: levando alvio; Mdium:conhece-te a ti mesmo, y sade em pleni-tude: projeto melhorar-se.

    Ileana Azevedo de Mattos es licenciadaen derecho, postgraduada en lectura, inter-pretacin y produccin textual, es profesorade lengua portuguesa y directora general deenseanza del colegio Nossa senhora da Vi-toria, mdium y expositora esprita, cofunda-dora y actual directora del centro espritaporto da esperana( cepe), donde tambincoordina el rea de atencin fraterna.

    lindomar coutinho

    &

    ileana azevedo

    lA importAnciA dE lA EducAciny El dEbEr dE lA divulgAcin

    entrevista

  • Actualidad Espiritista. Por su currculo podemos ver que comocompaeros espritas estis muy unidos a la educacin y que tam-bin ambos estn muy implicados en la divulgacin del Espiritismoy nos gustara saber como se ve desde Brasil la divulgacin del Es-piritismo y su proceso de educacin aqu en Espaa, a travs de losmuchos viajes que ya habis realizado por nuestro pas.

    Ileana Azevedo. En Brasil tenemos la idea que el Espiritismo en Es-paa est en proceso de desarrollo, habiendo sufrido la dictadura deFranco necesitar algunos aos para restablecerse y aumentar el nmerode personas que a travs de la educacin conozcan la doctrina y se separede todos los preconceptos y mistificaciones, algo que hemos podido com-probar en nuestras visitas por las ciudades de Espaa. La situacin se re-vela mejor pero el movimiento es muy reducido an.

    Lindomar Coutinho. Bajo el punto de vista de mi experiencia desta-camos en algunos lugares unas diferencias particulares entre Brasil y Es-paa. Muchas personas de todas las regiones saben que el Espiritismo seorigin en Europa, en Francia y que luego se traslad hasta Brasil, des-arrollndose espectacularmente, especialmente gracias a la vasta obrapsicogrfica de Francisco Cndido Xavier y la mediumnidad y la oratoriade Divaldo Pereira Franco, contribuyendo a la divulgacin por todo elmundo del Espiritismo. En funcin de este cambio, de esta transferenciade regeneracin, muchas personas en Brasil opinan que el Espiritismoen Europa se presenta an poco desarrollado. Teniendo en cuenta lascuestiones polticas que Ileana ya mencion, como la dictadura en Es-paa, podemos presentar la pregunta de por qu si el Espiritismo surgien el continente europeo porqu no se ha mantenido. Algunos tericoscomprometidos con otras corrientes filosficas o religiosas, especial-mente materialistas, afirman que solo en Brasil se produjo el xito de ladoctrina esprita por su concepcin maravillosa de la vida y favorecidopor su estructura socio-econmica, al ser considerado un pas subdesa-rrollado.

    entrevista

    actualidad espiritista 8

    lindomar coutinho durante una exposicin

    lindomar & ileana,

  • A travs de los contactos con la espiritualidad de los grupos ms avan-zados nos han informado del gran movimiento de preparacin espiritualpara una nueva era, con la llegada de muchas personas que reencarnaroncon el compromiso de dar un nuevo impulso al mensaje esprita, al men-saje espiritualista, para por fin poder ver el cumplimiento del mensaje deJess, que no solo se presenta con un carcter religioso sino tambin comoun cdigo de tica para un desarrollo de la conciencia y sensibilidad hu-mana para conseguir un comportamiento en que podamos valorar ms lapropia dignidad humana.

    A.E. En el campo de la educacin, en su faceta como formador detrabajadores espritas, nos gustara conocer como se realiza esa for-macin.

    L.C. En este caso prefiero que conteste Ileana que es una trabajadoraque sufri mi actuacin de formador (risas).

    I.A. l es un formador muy exigente. Nuestra formacin est orientadahacia los estudios de la codificacin, disciplina y obediencia a las obser-vaciones llegadas de la espiritualidad y la prctica fundamentada en el co-nocimiento. Yo haba sido una persona muy incrdula, no hacia Dios, sinohacia las enseanzas de la doctrina. Al contrario de lo que se piensa aqu,en Brasil tenemos mucha mezcla de otras creencias y hay mucha genteque se presenta como esprita pero con unas prcticas muy extraas. En-tonces cuando conoc realmente la doctrina pude comprobar que no tenanada que ver con lo que yo conoca.

    L.C. Hay que considerar que Ileana tena una formacin religiosa catlicade gran fuerza, era practicante, e hicimos una transferencia (risas de Ile-ana) manteniendo el mismo Cristo pero cambiando de paradigma. Megusta que haga referencia a la exigencia de atencin a los criterios, sobretodo la intencionalidad de unir teora y prctica, por eso no comprendoaquellas personas que se acercan al Espiritismo solo en su teora, cuandoyo entiendo que el Espiritismo es una doctrina prctica, en sus diferentesfundamentos cientficos, morales y filosficos para que su mensaje llegueal mundo de forma efectiva y transformadora. A medida que buscamos lafundamentacin terica, partiendo especialmente de la doctrina esprita,Allan Kardec y las obras clsicas, y a partir de ah otras obras del mismosegmento, fundamento y seriedad, podremos entonces realizar esa mani-festacin a travs de nuestra accin que sea un ejemplo que recuerde la

    entrevista

    9 actualidad espiritista

    Lindomar:Muchas personas reencarnaron con el compromiso de dar un nuevo

    impulso al mensaje esprita, al mensaje espiritualista, para por finpoder ver el cumplimiento del mensaje de Jess.

    lindomar & ileana,

  • propuesta esprita pedaggica de Jess y demostrar para el mundo quees posible hacer el bien, es posible ser una buena persona, es posible con-tribuir para que el reino de los cielos se manifieste en la Tierra lo mspronto posible. Partiendo de la propuesta de formacin del trabajador es-prita consideramos el eje terico y prctico, y a travs de esta aproxima-cin entre la teora y la prctica buscamos el desarrollo de la concienciapara poder desenvolver nuestra autonoma de forma que nuestra actua-cin, nuestros comportamientos podrn expresar espontneamente lasideas que tenemos en cuanto a creencia que se transforma en valores yque se confirma en convicciones.

    A.E. Es muy evidente la importancia que le dais al ejemplo que ha-cemos de nuestra vida.

    L.C. Ya conoces una clasificacin atribuida a Jess, las personas que pre-sentan un discurso diferente de la prctica los calific de hipcritas.

    A.E. Entonces A qu nivel de importancia queda la educacin? Noes suficiente tener fe y ser espiritista?

    I.A. Es esencial la educacin. Algunas personas pretenden adentrarseen la doctrina slo por la prctica, tienen una percepcin espiritual y quie-

    actualidad espiritista 1 0

    entrevista

    Ileana:Es esencial la educacin. Algunas

    personas pretenden adentrarseen la doctrina slo por la prctica,tienen una percepcin espiritual yquieren trabajar en la reuninmedimnica. Esto no puede seras.

    lindomar & ileana,

    ileana azevedo

  • 11 actualidad espiritista

    ren trabajar en la reunin medimnica. Esto no puede ser as, tenemosque estudiar y colocarnos a disposicin de la espiritualidad como instru-mentos eficientes, para que puedan realizar sus trabajos con nuestra in-tervencin.

    L.C. Quiero recordar el significado etimolgico de la palabra educacin,que significa: traer hacia afuera. Recordamos las palabras de Scrates atravs de los escritos de Platn, dos filsofos griegos precursores delcristianismo y del espiritismo, que nos dicen que educar es re-aprender,recordar. La perspectiva educacional esprita nos ampla la percepcinde tal modo que no se basa solo en la prctica, se hace necesaria una basede conocimientos que nos sustente en los momentos de indecisin, locotidiano nos desafa con esas elecciones y debemos evitar caer en el ma-niquesmo, en la dualidad verdadero-falso, bueno-malo. De ah la funcinde la educacin que permita la manifestacin de los valores reales delespritu, que podemos encontrar en la tercera parte del libro de los es-pritus sobre las leyes morales y que nuestra benefactora Joanna de n-gelis desarrolla en una obra llamada las leyes morales de la vida y quenos invita a una reflexin profunda acerca de aquello que nos impulsa,lo que nos llama la atencin y que nos hace actuar en el mundo. En estesentido y de forma bien precisa la educacin dentro de un paradigma es-prita como propuesta pedaggica, con una discusin acerca de la meto-dologa, pero tambin en el sentido amplio en que los centros espritasrealizan ese proceso de formacin pero fuera de los esquemas de la es-cuela oficial, recordamos que el centro esprita tiene una triple funcin,como escuela, como hospital y como taller de trabajo, uniendo estas tresperspectivas la doctrina esprita desenvuelve una propuesta de educa-cin integral del ser.

    entrevistalindomar & ileana,

    Lindomar:No comprendo aquellas personas que se acercan al Espiri-

    tismo solo en su teora, cuando yo entiendo que el Espiritismo esuna doctrina prctica, en sus diferentes fundamentos cientficos,morales y filosficos para que su mensaje llegue al mundo deforma efectiva y transformadora.

  • A.E. Profundizando en el tema de la educacin a qu edad podemoshablar a nuestros hijos de Espiritismo?

    L.C. Yo creo que es la va ms natural que existe. Nuestros hijos, a travs dela propuesta de evangelizacin infantil y juvenil, con mucha facilidad mantie-nen contacto con el mundo de los espritus; ven, sienten, oyen. A veces los pa-dres y madres que no estamos preparados les negamos la realidad de esoscontactos, acusndolos de excesiva imaginacin o incluso de mentir, y todoeso por miedo. Es un tema muy interesante. Recuerdo el caso de un nio, quetena unos seis aos, que vea y senta a los espritus, sus padres, preocupados,le llevaron al psiclogo. Una persona nos llam y sugiri que hablramos conlos padres, ellos vivan en otra ciudad y cuando vinieron a verme el nio memiraba con duda y desconfianza. Nos pusimos a charlar distendidamente paratranquilizarlo y al poco tiempo se acerc un espritu, el nio mir hacia l ycuando se dio cuenta que yo tambin haba mirado hacia el espritu, me pre-gunt lo ves? Yo contest: s, lo veo. El nio dijo: entonces no estoy loco? Lemir y le dije: si t estuvieras loco, nosotros estaramos locos tambin. Elnio sonri con alivio, y despus de un momento, pregunt Y por qu ellosno lo ven? Entonces le habl de la mediumnidad y de las distintas capacidadesde las personas, l me pregunt si poda hablar de eso con todo el mundo, lecontest que no, igual que con otras cosas de la vida, no todos entienden todo,tu ya sabrs con quien puedes hablar. Dibuj una gran sonrisa en su rostroy su cara se ilumin al comprenderlo. Hicimos un seguimiento mientras le en-sebamos a rezar, a realizar visualizaciones, para conseguir su equilibrio.Hoy es un adolescente perfectamente normal.

    I.A. Ocurri un caso con un nio de dos aos en mi escuela, l siempre jugabacon su amigo invisible, y en cierta ocasin en que estbamos sentados en elsuelo le ped que le preguntara la edad a su amigo. Para un nio de su edadno hay todava estructura mental para ciertas cantidades, l repiti lenta-mente lo que le deca su amigo invisible: mil quinientos. cuarenta yocho. Al poco tiempo este nio se mostraba muy triste, al preguntarle me con-test que su amigo le haba dicho que no podra estar ms con l, porque ibaa nacer. Son elementos que testifican la vida espiritual y que nos revelan cuanfunestos han sido para la humanidad los aos que fuimos engaados por lospoderes pblicos y las conveniencias del mundo. Es necesario que el mundoespiritual sea tratado con naturalidad, para que podamos salir de esta situa-cin de ignorancia.

    entrevista

    actualidad espiritista 1 2

    Lindomar:El centro esprita tiene una triple funcin, como escuela,

    como hospital y como taller de trabajo, uniendo estas tresperspectivas la doctrina esprita desenvuelve una propuestade educacin integral del ser.

    lindomar & ileana,

  • A.E. Jesucristo adems de Mdico divino esnuestro Maestro, porque nos educ, entoncesqu opinis de los que defienden un Espiritismosin Jess?

    I.A. Me acuerdo de una situacin en la universidadcuando realizaba un curso de formacin, un profesorsostena que entre Jess y Pablo, ste ltimo eramucho ms importante que Jess. Entonces le pre-gunt de qu hablaba Pablo? Si no hubiera existidoJess, Pablo no tendra de que hablar, entonces unadoctrina esprita sin las enseanzas de Jess seracomo un cuerpo sin alma, algo vaco.

    L.C. Me gustara apuntar, despus de esta referenciatan oportuna, que Pablo existe despus de la conver-sin del camino de Damasco, elegido por Jess. Antesde ese hecho Pablo no exista, exista Saulo, y hay querecordar un aspecto muy interesante: la determina-cin de Pablo, el conocimiento y la devocin con quese dedic a su fe, incluso en la lucha contra el cristia-nismo, la nueva concepcin religiosa creada porJess, son cruciales para que sea elegido.

    I.A. Considerando que los apstoles estaban ce-diendo ante el judasmo y la nueva fe corra peligrode ser absorbida. Era necesaria una persona con lascaractersticas de Pablo, para que una vez convertidocoger las riendas de la situacin.

    entrevista

    13 actualidad espiritista

    Manuel soer, del centro esprita Manuel y divaldo, y lindomarcoutinho en el local social donde se realiz la conferencia.

    lindomar & ileana,

    L.C. Relacionando, ahora que estamos concluyendo,con un punto en que hace poco relacionaba educa-cin y fe; la fe es importante, mientras que la fe ciegaest muerta. Hay que recordar que la propia actua-cin de Jess representa una de las dos posibilidades,como el pasaje de la mujer hemorroisa en que su fela cur al tocar su tnica, mostrando la disposicinde una persona para alcanzar su deseo, pero Jesstambin en muchas ocasiones preguntaba qu quie-res que haga? Descubrimos en estas situaciones laimportancia de la fe, mas tambin la importancia dela lucidez que la educacin promueve en la experien-cia humana de los hombres. Jess y Espiritismo soncausa y efecto, estn relacionados de una forma tanespecfica que pretender un Espiritismo sin Jess esequivalente a realizar experimentos cientficos sinmetodologa cientfica, estaramos invalidando elproceso de investigacin. Jess es la base, los cimien-tos sobre los que se edific el Espiritismo. As lo ve-rificamos en las demostraciones prcticas delEspiritismo, as lo experimentamos con los desdo-blamientos espirituales.

    Muchas gracias por vuestra dedicacin al Espi-ritismo, por vuestras respuestas que nos aportanpreciosas aclaraciones, estamos muy felices dehaber compartido con vosotros un poco de nues-tro tiempo.

    REDACCIN aaee

  • actualidad espiritista 1 4

    Que es la felicidad?

    Religiones, corrientes psicolgicas, espiritualistas ypor supuesto el espiritismo, son caminos ofrecidosal ser humano para llegar a conseguir esa ansiada fe-licidad. En estos tiempos difciles de incerteza, con-fusin y cambios se tratan en muchsimos artculosen prensa, televisin o radio artculos sobre la felici-dad y cmo conseguirla.

    Es posible que sea an el reflejo de esta sociedadconsumista y que premia la inmediatez. La necesidadde obtener frmulas o recetas que nos ofrezcan unasolucin rpida a tanta turbacin y insatisfaccin.Pero tambin existe la posibilidad de que sea la ne-cesidad de un cambio, la necesidad de adaptarsehacia un modo de vida que sea ms acorde con unmundo ms feliz y menos materialista.

    Con este objetivo permitidme que comparta con vos-otros algunas de las ideas que me han inspirado paraconfeccionar este pequeo texto que no tiene apenasotra pretensin que compartir con vosotros algunasideas y vivencias personales. La gran inspiracinpara escribir este artculo ha sido el encuentro quetuvimos con nuestro amado Divaldo, en el seminarioque imparte anualmente en Bonn. El eje sobre el quese centr el seminario fue, precisamente, la felicidad.

    Empiezo con la pregunta de qu es la felicidad, y ahempieza la primera decepcin al leer la definicin dela real academia de la lengua espaola que reza: feli-cidad es el estado del nimo que se complace en laposesin de un bien. Me parece que estaremos deacuerdo, en que no es una definicin nada profunda,puesto que la posesin de cualquier bien, cuandopasa el tiempo, no evita que volvamos a tener la ne-cesidad de conseguir otro bien y por supuesto! Esprcticamente imposible tenerlo todo en esta vida!

    As que, tenemos que conformarnos con puntitos defelicidad! Como cuando un nio recibe un regalo?O hay que intentar conseguir desear la nada paraser verdaderamente feliz?

    Esta es una idea muy oriental, en ella se basa la teo-loga Zen, disfrutar absolutamente del momento,centrarse en el hoy, el ahora, y disfrutarlo. Es unaidea que me parece muy importante recordarla. Es-tamos de acuerdo, que muchos de nosotros, somosincapaces de disfrutar de esa felicidad, simplementepor las preocupaciones, las inseguridades, los mie-dos, por el que ser! Aunque el hoy sea perfecto! Me temo, pero, con toda la humildad del mundo, queesta idea Zen compartida por gran parte de muchasotras corrientes orientales, como el budismo, se ol-vidan de un maravilloso recurso! el recurso de la fe.Es posible que no lo necesiten por la obviedad queresulta saber que existe un Ser trascendental que lotiene todo bajo control. Recordemos que nosotrossomos incapaces de llegar a esa capacidad de controly de entendimiento que tiene ese Ser, por lo que de-bemos sentir la misma seguridad que siente un niocuando se siente acompaado y protegido por supadre. Sentir la presencia ignorada de Dios especial-mente en estos das de cambios y incertidumbres!Perderemos el trabajo? Nuestra relacin de pareja?Conseguiremos esa casa deseada? De qu sirve ator-mentarnos con nuestras dudas y miedosah creceel germen de mucho sufrimiento, que podemos decirinnecesario.

    Llegados a este concepto, dispongmonos a disfrutardel ahora, del momento, aprovechar cada situacinpara sacar esa leccin maravillosa, o esa superacinpersonal, sacar esa positividad de cualquier situacinnegativa, os acordis de la pelcula de la vida es bella?

    La feLicidadReflexiones desde Bonn

    reflexiones

    Los odos siempre atentos de la escritora del artculo recogieron con cario las palabras

    de Divaldo durante su viaje por Alemania, despertando en ella intuiciones e ideas que ha

    querido plasmar en estas lneas. Estemos atentos, pues no es, simple y aparentemente, una

    divagacin ms en la eterna bsqueda quimrica de la felicidad.

    por Marina E. Castells

  • 15 actualidad espiritista

    Convertirnos en personas optimistas y positivas esnecesario, y no temamos convertirnos en personasingenuas o ridculas.

    Divaldo explic con uno de sus muchos ejemplos, elcaso de un famoso psiquiatra, Viktor Frankl, conde-nado a un campo de concentracin nazi, y como su-per ese tormento, descubriendo una herramientafundamental para ser feliz ante cualquier circunstan-cia, por muy adversa que sea. Tener un objetivo, unameta, un propsito!! Este seor anunci que el hom-bre se autorealiza en la misma medida en que secompromete al cumplimiento del sentido de su vida.

    Es necesario recordar que nuestra vida tiene un sen-tido, Divaldo me record que esto es lo que nos haceser felices, No son las propiedades materiales, es esepropsito que siente cada ser humano en su interior.El que nos da fuerza para seguir y levantarnos, el quenos permite aceptar las pruebas que nos toquenvivir, sabemos que tienen un sentido, un propsito.El espiritismo, tiene esas herramientas para profun-dizar en el conocimiento y en el entendimiento demuchas de las causas de nuestros sufrimientos y nosrecuerda que todo ello tiene un propsito. Sin em-bargo, ms all de este concepto, que s bsico, megustara recordaros otras herramientas que tenemosa nuestro alcance para ser felices.

    Es necesario sentir ese propsito de nuestra existen-cia, en el da a da, no esperar a la desencarnacin!Recordemos que debemos cumplir nuestras misio-nes cotidianas, y recordemos qu propsitos dirigennuestra vida, recordar cules son nuestros objetivosmateriales, sociales y por supuesto espirituales. Si re-

    almente, al leer este artculo, piensas que no existeninguna misin para ti, ya sabes cul es la causa detu infelicidad! Por lo tanto, a buscar un propsito!

    Por ltimo, me gustara recordar que la crisis econ-mica ha demostrado de forma maravillosa algo quelos espiritistas, espiritualistas, filsofos y incluso al-gunos cientficos han ido anunciando ya hace untiempo, todo est conectado.

    Formamos parte de un ecosistema, a una red queest interconectada. Recordemos diariamente estarealidad y recordemos que para ser felices es nece-sario que la gente que nos rodea tambin lo sea. Se-pamos que si nosotros sufrimos, al lado existealguien, que tambin siente nuestro dolor. Siempreexiste alguien que siente nuestro dolor, nuestro su-frimiento y tambin nuestra felicidad.

    Y para no ser menos, y por si todo lo ledo os ha pa-recido muy infuso, recordar una receta rpida de lafelicidad que ya prescribi Shopenhauer. l nos diotres consejos para ser felices: disfrutar de un encuen-tro amigable, realizar algo til por otra persona y dis-frutar de pausas peridicas para meditar.

    Por ltimo, me gustara compartir con vosotros estafrase de Vctor Hugo, que habla sobre la felicidad yque me lleg al corazn:

    La suprema felicidad de la vida es saber que eresamado por ti mismo o, ms exactamente, a pesar de timismo.

    Que seis felices!

    Marina E. Castells

    reflexiones

  • Cuando la codificacin conoc,de Allan kardec me refiero,comprend que no terminabala vida en el cementerio

    Que la vida es permanente,a sufrirla todos vamosy en el ms all cosecharemoslo que en la Tierra sembramos.

    El mundo necesita de nuestro esfuerzo,amigos espritas cristianos,es por ello que tenemosque escuchar a los hermanos.

    Los espritas obtenemosdel ms all el razonamiento,despierten amigos miosque hacemos cortos de tiempo,

    hablemos de que Dios existe, est sediento de nuestro amorsi nos traicciona el pensamientoescuchemos con el corazn.

    Aquellos que no nos comprenden,aquellos que hablan por no callar,decidles que muchas respuestas las obtenemos del ms all.

    a Allan Kardecpoesa

    actualidad espiritista 1 6

  • A esa voz que preguntas nos hace,a esa voz que respuestas nos da,pdele a Dios una respuestaque l siempre te escuchar.

    El esfuerzo de nuestra luchaen nuestra alma vamos llevandoy nuestros guardianes sumarnlas deudas que vamos pagando,

    es nuestro deber luchar, en esta vida es un premio,en el corazn se refleja, en la Tierra y en el cielo.

    Manantial es nuestro Padrede su fuente nos di a aprender de Allan Kardec y Bezerrade Joanna y Chico Xavier

    pues de ellos necesitamossu fuerza para seguirde tantos y tantos hermanospara nuestra misin cumplir.

    A nuestros centros les invitamoshoy aqu y maana all.

    Andrs Picn. ElpoetadD.

    17 actualidad espiritista

    poesa

  • actualidad espiritista 1 8

    -Semeja el reino de los cielos a un tesoro escondido

    en el campo, que encontrndolo un hombre, lo oculta,

    y lleno de alegra, va y vende todo cuanto tiene, y

    compra el campo aquel.-

    Mt. 14,44

    Russel Wallace consigui ser reconocido comoel primer biogegrafo entre los cientficos delsiglo XIX y entrar en la lite de la intelectuali-dad del imperio britnico de la mano de Charles Dar-win, gracias a los descubrimientos realizados en suslargos y penosos viajes y a su intuicin, que le lleva elaborar su propia teora de la evolucin de las es-pecies.

    Pero ese momento de su vida en que descubre lasmanifestaciones de los espritus, las analiza, parti-cipa de sus experimentos y comprueba el origen es-piritual de las causas que lo producen, es el momentode iluminacin en que cambia toda su perspectiva

    sobre los valores de la vida; ha descubierto el tesoroespiritual, la confirmacin de la existencia de la vidams all de la ilusoria muerte del cuerpo y ya nadaser igual. Lo perder todo antes que renunciar a susnuevas creencias.

    CONTEXTO HISTRICO

    Alfred Russel Wallace naci el 8 de enero de 1823en Gales, en una familia con escasos recursoseconmicos y desencarn el 7 de noviembre de1913. Wallace es conocido sobre todo por haber al-canzado el concepto de seleccin natural, central enla teora biolgica de la evolucin, independiente-mente de Charles Darwin, con el que comparte la au-tora de la teora de el origen de las especies.

    En muchos anlisis de la historia de la teora de laevolucin, Wallace aparece mencionado solamentede pasada como un "estmulo" para la publicacin dela teora de Darwin. En realidad, Wallace desarrollsus propios puntos de vista sobre la evolucin, loscuales divergan de los de Darwin, y fue consideradopor muchos (especialmente Darwin) como uno delos principales pensadores sobre evolucin en aquelmomento, cuyas ideas no podan ignorarse. A travsde la correspondencia privada y los trabajos publi-cados, Darwin y Wallace intercambiaron conoci-miento y se estimularon mutuamente durante unlargo perodo. Wallace es el naturalista ms citado enla obra de Darwin "El origen del hombre.

    Darwin haba mantenido su teora en secreto du-rante 15 aos, despus de elaborarla, y pudierahaber quedado sin publicar de no ser por una de lascartas de Russel Wallace con un artculo en el que ex-pona una teora de la seleccin natural parecida a lade Darwin. Wallace se encontraba desde haca aos,desde 1854, en el extremo oriente, en el archipilagomalayo, y fue all donde sus ideas coincidieron con

    biografas espritas

    Alfred Russel Wallaceel sentido de la evolucin

    a.russel wallace en 1912

    Wallace nunca pudo creer que el hombre haba evolucionado deanimales inferiores e intent distinguir entre cuerpo y alma.

    alfred russel wallace

  • 19 actualidad espiritista

    las de Darwin. Conocedor de sus trabajos le escribien 1858 para exponerle sus ideas sobre la evolucinde las especies, al leerla Darwin se sorprendi de lascoincidencias tan asombrosas: Si Wallace tuviese elesbozo de mi manuscrito redactado en 1842, no poda

    haber hecho mejor un breve extracto.(1)Probablemente, sin la carta de Wallace la teora de

    Darwin hubiera permanecido en el cajn de su escri-torio indefinidamente. Acordando una solucin decompromiso el 1 de julio de 1858 se present en p-blico la teora conjunta de ambos cientficos: El ori-gen de las especies. Wallace, an en Extremo Oriente,se enter de los acontecimientos mucho despus deque sucedieran y qued satisfecho con que le hubie-ran incluido. l siempre defini la teora como dar-winismo.

    Los historiadores de la ciencia han sealado que,aunque Darwin consider que las ideas expuestas enel artculo de Wallace eran esencialmente las mismasque las suyas, ciertamente existan diferencias. Dar-win enfatiz la competicin entre individuos de lamisma especie para sobrevivir y reproducirse, mien-tras que Wallace dio una mayor importancia a la in-fluencia del medio para forzar a las especies aadaptarse al entorno local, siendo clave la observa-cin y descubrimiento de la lnea de Wallace(2). Suinters por la biogeografa lo llev a convertirse enuno de los primeros cientficos en plantear el pro-blema del impacto ambiental de las actividades hu-manas.

    WALLACE ESPIRITISTA

    El camino, en lo que a ciencia se refiere, se separentre los dos. Mientras que Darwin pas a ser ag-nstico, a hacer experimentos para corroborar laidea de la evolucin y la seleccin natural y a poneral hombre como uno ms en la escala evolutiva, Wa-llace nunca pudo creer que el hombre haba evolu-cionado de animales inferiores e intent distinguirentre cuerpo y alma.

    Darwin era consciente de las limitaciones de su te-ora al negar la intervencin de una inteligencia su-prema, y reconoca casi imposible que un rganocomo la visin se desarrollara por simple casualidad,y es todava hoy un gran argumento en contra de latotal aceptacin de la teora de la evolucin. El ma-temtico y astrnomo Fred Hoyle lo describe de otramanera. El dice que la probabilidad de que la evolu-cin creara el mundo viviente por azar es como creerque un tornado pasando por un depsito de chatarrapodra formar un avin Boeing 747 a partir de los ma-

    teriales que haya all(3) . Muchas personas dan porobvia una teora que realmente no tiene base cient-fica, siempre que no le atribuyamos un arquitecto,un diseador de una inteligencia perfecta.

    El Espiritismo llam la atencin de muchas perso-nas de la poca, que ya no encontraban aceptable ladoctrina religiosa tradicional y estaban insatisfechoscon el punto de vista materialista y mecanicista quefue imponiendose durante el siglo XIX.

    biografas espritas

    Wallace y el Espiritismo: Despus de revisar la literatura existente sobre el asunto y de re-

    petir los fenmenos que presenci en varias sesiones de espiritismo,pudo comprobar que el Espiritismo estaba conectado con una reali-dad natural.

    alfred russel wallace

  • actualidad espiritista 2 0

    biografas espritas

    Adems de sus investigaciones cientficas, Wallacesinti necesidad de encontrar explicaciones raciona-les a las preguntas existenciales filosficas y en elcampo de la sociedad nunca se mostr dispuesto aaceptar el mundo con sus enormes injusticias, inte-resndose por la igualdad social y las respuestas queofrecan el socialismo de Owen y el Espiritismo a losatropellos sufridos por la gran mayora de la pobla-cin; el primero en su orden social y el segundo en elorden moral. En su libro Existe otra vida? dice:

    ...resulta que el uso de la fuerza sera inevitable-mente la forma correcta, que los ms dbiles sern

    siempre e inevitablemente aplastados y que el mundo

    ser dominado por las pasiones desenfrenadas del ms

    fuerte y el ms egosta.

    Su inters por el Espiritismo as como su creenciaen el origen inmaterial de las facultades mentalescre gran controversia entre los cientficos, especial-mente con otros pensadores evolucionistas. Almismo tiempo, comenz a mantener la idea de quela seleccin natural no poda dar explicacin a los ge-nios matemticos, artsticos, o musicales, as comolas reflexiones metafsicas, el ingenio o el humor.

    Finalmente afirma que el universo invisible delEspritu haba interferido al menos tres veces en lahistoria. La primera sera la creacin de vida a partirde materia inorgnica. La segunda, la inclusin de laconciencia en los animales superiores. Y la tercerasera la generacin de facultades mentales superio-res en el ser humano. Tambin crea que la razn deser del universo era el desarrollo del espritu hu-mano.

    Algunos autores han querido enfatizar el deseo deWallace de encontrar una explicacin cientfica y ra-cional a todos los fenmenos, materiales o no, delmundo y de la sociedad humana. l comprendidoprofundamente el papel de la competencia en la na-turaleza, pero mantuvo durante toda su vida que lacooperacin y la educacin universal son las rutasms seguras de acrecentar los logros humanos, dife-renciando de esta manera la evolucin puramente f-

    sica de los cuerpos y la evolucin moral de las per-sonas.

    Wallace comenz a estudiar el Espiritismo en el ve-rano de 1865. Es a partir de ese ao que mdiums degran fama como Florence Cook, Eusapia Paladino,Douglas Home y otros, son objeto de la investigacionde cientficos provenientes de dentro y fuera delcampo espiritista: Comas Sol, William Crookes, Pie-rre y Marie Curie, Camile Flamarion, Cesare lom-broso, Sir Oliver Lodge, Maxwell, Moses, Myers,Richet, Rochas, el mismo Wallace y una lista intermi-nable de personalidades fuera de toda duda. El ob-jetivo es demostrar experimentalmente la viabilidadde la comunicacin con entidades invisibles y las po-sibilidades desconocidas del cerebro humano. Deaqu nacen la metapsquica y al parapsicologa. En1876 William Crookes, junto a Wallace y Myers fun-dan la Society for Psychical Research.

    Despus de revisar la literatura existente sobre elasunto y de experimentar por s mismo los fenme-nos que presenci en varias sesiones de espiritismo,pudo comprobar que el Espiritismo estaba conec-tado con una realidad natural, coexistente con elmundo fsico, pero inabordable por las herramientase instrumentos cientficos. Eran necesarios otros m-todos de estudio. No haba que dar la espalda a unanueva rama del conocimiento humano, y los mtodospresentados por Allan Kardec resultaron muy con-vincentes para Russel Wallace. Qued convencido deque las sesiones era genuinas, sin importarle cuan-tas acusaciones de fraude hicieran sus detractores ocuantas evidencias de trampas se revelaran.

    La defensa pblica de Wallace del Espiritismo y demdiums espiritistas contra las acusaciones defraude en la dcada de 1870 da su reputacin cien-tfica. Perjudic sus relaciones de amistad con cien-tficos tales como Henry Bates, Thomas Huxley, eincluso Darwin, quien pensaba que era en excesocrdulo. Otros llegaron a serle abierta y pblica-mente hostiles. Wallace y otros cientficos que defen-dan el Espiritismo, principalmente William Crookes,

    Wallace afirma que el universo invisible del Espritu haba interfe-rido al menos tres veces en la historia. La primera sera la creacinde vida a partir de materia inorgnica. La segunda, la inclusin de laconciencia en los animales superiores. Y la tercera sera la generacinde facultades mentales superiores en el ser humano.

    alfred russel wallace

  • 21 actualidad espiritista

    biografas espritas

    fueron blancos de numerosas crticas por parte de laprensa. Su seriedad en los estudios y su exigencia enlas pruebas admitidas no fueron obstculo para quesufrieran el escarnio pblico y fueran relegados a lacondicin de alucinados.

    En cualquier caso, muchos autores, que han inves-tigado los puntos de vista de Wallace en profundidad,ponen mucho nfasis en que para l, el Espiritismoera ms una ciencia y una filosofa que una creenciareligiosa. Entre otros destacados intelectuales delsiglo XIX que estudiaron y trabajaron con el Espiri-tismo cabe destacar al reformador social RobertOwen, quien fue uno de los primeros admiradores deWallace; los fsicos William Crookes y Lord Rayleigh;el matemtico Augustus De Morgan, y el editor esco-cs Robert Chambers.

    La controversia afect a la percepcin pblica desu trabajo durante el resto de su carrera pero no seretract de sus ideas, mantenindose firme en la de-fensa de una realidad espiritual interdependientecon la fsica, que descubre y ampla los mecanismosde la evolucin en su parte espiritual, estudiada ycomprobada por l mismo mediante la metodologapropuesta por Allan Kardec en su obra fundadora dela doctrina esprita. La comunidad cientfica en suafn por desmarcarse de cualquier idea religiosa ode Dios, intent ridiculizar los estudios espiritistas,pero sin molestase en intentar comprobarlo porellos mismos.

    Las personalidades que decidieron investigar deforma metdica los hechos espiritistas acabaronsiendo sus ms firmes defensores, pero al alto preciode su desprestigio personal; como el ya mencionadode William Crookes que inici sus investigacionespara demostrar la falsedad del Espiritismo y los re-sultados fueron tan concluyentes que se convirti enun gran defensor de la doctrina esprita.

    Los detractores de Wallace en particular, o del Es-piritismo en general, casi nunca se molestaron enleer las obras que criticaron tan duramente, apo-yando sus opiniones en rumores o interpretaciones

    interesadas.En 1893 Wallace escribi:As aprend mi primera gran leccin en la investi-

    gacin de esos oscuros campos del conocimiento:

    nunca aceptar el descreimiento de grandes hombres

    o sus acusaciones de impostura o imbecilidad como si

    fueran un peso cuando son opuestas a las repetidas

    observaciones de hechos indudablemente sanas y ho-

    nestas realizadas por otros hombres. Toda la historia

    de la ciencia nos ensea que siempre que hombres sa-

    bios y educados de cualquier edad han negado los he-

    chos de otros investigadores basados en argumentos

    a priori de absurdo o imposibilidad, los que negaban

    siempre han estado equivocados.(4)Wallace asumi las creencias espiritistas de que el

    papel del hombre en el Universo cambia con eltiempo, dentro de un proceso de constante evolu-cin.

    La alegra natural que ofrece el Espiritismo ante lasdificultades de la existencia y su completa explica-cin quedan reflejadas en la respuesta de Wallace ala oportunidad y el motivo de las comunicaciones delos espritus, en la citada obra Existe otra vida?:

    Nada ms natural, por su parte, que el deseo de en-

    viar un mensaje a sus amigos, aunque slo sea para

    asegurar que la muerte no es el fin, de que estn vi-

    viendo y no estn tristes. Un gran nmero de hechos

    nos lleva a creer que el bello concepto de ngeles de la

    guarda no es ya, un simple sueo, sino una realidad

    comn y universal tal vez.

    Para Russel Wallace, como para tantos otros cien-tficos, escritores, polticos y una gran parte de la po-blacin annima del planeta del siglo XIX, elEspiritismo forma parte del plan Divino iniciado conMoiss y perfeccionado por Jess, para la evolucinespiritual del ser humano a travs de los milenios ylos mundos que pueblan el Universo infinito, la lla-mada tercera revelacin.

    La profunda fe en una creencia basada en demos-traciones palpables de la supervivencia del espritudel hombre y la comprensin de la justicia divina en

    alfred russel wallace

  • actualidad espiritista 2 2

    biografas espritas

    toda su perfeccin, son imprescindibles paracomprender porqu toda una generacin depersonas de alta estima y gran reputacin en lasociedad de la poca prefirieron arriesgar su si-tuacin social antes que renunciar a sus ideasy rehuir su obligacin moral de enfrentarse almundo antes que abjurar de su fe en un mundomejor bajo las enseanzas de Jesucristo simbo-lizadas por el Espiritismo: el consolador pro-metido por l.

    En el Evangelio segn el Espiritismo pode-mos leer en su captulo XXIV, bajo el epgrafevalor de la fe:

    El valor de la opinin se ha tenido siempre en

    estima por los hombres, porque es un mrito de

    desafiar los peligros, las persecuciones, las con-

    tradicciones e incluso los simples sarcasmos a

    que se expone casi siempre el que no teme confe-

    sar muy alto las ideas que no son de todo el

    mundo. En esto, como en todo, el mrito est en

    razn de las circunstancias y de la importancia

    del resultado. Siempre hay debilidad en retroce-

    der ante las consecuencias de su opinin y rege-

    nerarla, pero hay casos en que es una cobarda

    tan grande como huir en el momento del com-

    bate.

    Jess seala esta cobarda desde el punto de

    vista especial de su doctrina, diciendo que si al-

    guno se avergonzare de sus palabras, tambin l

    se avergonzar de l; que l negar al que le nie-

    gue; que el que le confesara ante los hombres le

    reconocer ante nuestro Padre que est en los

    cielos; en otros trminos: aquellos que tuvieren

    miedo de confesarse discpulos de la verdad, no

    son dignos de ser admitidos en el reino de la ver-

    dad. Perdern el beneficio de su fe, porque es una

    fe egosta que guardan para ellos mismos, pero

    que la ocultan por miedo de que les ocasione per-

    juicio en este mundo, mientras que aquellos que

    colocando la verdad sobre sus intereses materia-

    les la proclaman abiertamente, trabajan al

    mismo tiempo para su futuro y el de los otros.

    As ser con los adeptos del Espiritismo,

    puesto que su doctrina no es otra que el des-

    arrollo y aplicacin de la del Evangelio; a ellos

    se dirigen tambin las palabras de Cristo. Siem-

    bran en la Tierra lo que recogern en la vida

    espiritual; all recogern los frutos de su valor o

    de su debilidad.

    En nuestros das el trabajo de Alfred Russel Wa-llace est siendo revisado para reconocerse por finla importancia que realmente tiene, en todos loscampos que actu, porque si estuvo condenado al ol-vido durante tanto tiempo fue nicamente por atre-verse a mantener opiniones contrarias al pensargeneral en el mundo cientfico de la poca, y no aban-donar sus convicciones ni en los momentos msduros de su vida.

    Jess Valle aaee

    NOTAS(1) http://darwin-online.org.uk/ carta del 18 de junio de

    1858 Charles Darwin escrita a su amigo Lyell.(2)La lnea de Wallace que separa lo que en eras paleozoicas

    eran los supercontinentes de Laurasia (Norteamrica, Europay Asia) y Gondwana (Amrica del sur, frica, Antrtida y Ocea-na) fue uno de los mltiples datos que confirmaban la teorade la deriva continental y el descubrimiento posterior de la tec-tnica de placas, presentada por Alfred Wegener en 1912.

    (3)Bryson, B. Una breve historia de casi todo. RBA libros S.A.Barcelona. 2006

    (4)http://es.wikipedia.org/wiki/Alfred_Russel_Wallace#cite_note-100

    BIBLIOGRAFA El Evangelio segn el Espiritismo. Allan Kardec. 1864Existe otra vida? Alfred Russel Wallace. 1882Cos i revoluci. Gerard Horta. 2004

    http://www.menteabierta.eshttp://wallacefund.info/ The Alfred Russel Wallace pagehttp://es.wikipedia.org/wiki/Alfred_Russel_Wallace

    alfred russel wallace

    sello commemorativo de russel Wallaceeditado por la royal mail

  • 23 actualidad espiritista

    evangelio

    Y acercndose los discpulos, le dijeron: Por qu les hablas en par-bolas? Y l les respondi: a vosotros os ha sido dado conocer los mis-terios del reino de los cielos, pero a ellos no.(Mt. 13: 10-11)

    As que vosotros entended la parbola del sembrador. Cuando algunooye la palabra del reino y no la entiende, viene el malo, y arrebata loque fue sembrado en su corazn. Este es el que fue sembrado junto alcamino. Y el que fue sembrado en pedregales, ste es el que oye la pala-bra, y al momento la recibe con gozo; pero no tiene raz en s, sino quees de corta duracin, pues al venir la afliccin o la persecucin por causade la palabra, luego tropieza. El que fue sembrado entre espinos, ste esel que oye la palabra, pero el afn de este siglo y el engao de las riquezasahogan la palabra, y se hace infructuosa. Mas el que fue sembrado enbuena tierra, ste es el que oye y entiende la palabra, y da fruto; y pro-duce a ciento, a sesenta, y a treinta por uno.(Mt. 13:18-23)

    Nos asombramos cuando omos decir a Jess que no se debe dejarla luz bajo el celemn, mientras que l mismo oculta sin cesar el sen-tido de sus palabras bajo el velo de la alegora que no puede ser com-prendida por todos. l lo explica diciendo a sus apstoles: Les hablopor parbolas, porque no estn en estado de comprender ciertascosas; ven, miran, oyen y no comprenden; decrselo todo sera intilen este momento; pero a vosotros os lo digo, porque os es dado com-prender estos misterios. Trataba, pues, con el pueblo como se hacecon los nios cuyas ideas no estn an desarrolladas. Con eso indicael verdadero sentido de la mxima: No se pone la luz debajo del cele-mn, sino sobre el candelero, para que los que entren la vean. No significaque sea necesario revelar todas las cosas inconsideradamente: todaenseanza debe ser proporcionada a la inteligencia de aquel a quiense dirige, porque hay personas a quienes una luz muy viva las des-lumbra sin darles claridad. Lo mismo sucede con los hombres en ge-neral que con los individuos; las generaciones tienen su infancia, sujuventud y su vejez; cada cosa debe venir a su tiempo, pues el granosembrado fuera de estacin no fructifica. Mas lo que la prudenciamanda a ocultar momentneamente, debe descubrirse ms o menostarde, porque llegados a cierto grado de desarrollo, los hombres bus-can, ellos mismos, la luz viva; la obscuridad les pesa. Habindolesdado Dios la inteligencia para comprender y guiarse en las cosas dela Tierra y del cielo, quieren razonar su fe; entonces es cuando no sedebe poner la luz debajo del celemn, porque sin la luz de la razn,la fe se debilita.

    EL EVANGELIO SEGN EL ESPIRITISMO. cap. XXIV epgrafe 4

    FONDO Y FORMA DEL EVANGELIO

    Aparentes contradicciones,por qu de las parbolas de Jess

  • hombre

    MUJER

    LA FEMINIDADLA FEMINIDADLA FEMINIDADLA FEMINIDAD

    el concepto de adulterio ha quedado grabado enel hombre como smbolo de una feminidad desgastaday perversa, sin pararse a valorizar la profundidad de laenseanza. el verbo adulterar no es ni femenino ni mas-culino, es apenas la razn espiritual que nos ensea elvalor del compromiso.

    el ser en sus inicios reflejaba el instinto animalpara poder sobrevivir en un medio hostil y difcil, msno pas demasiado tiempo sin que adulterara la necesi-dad vital por una necesidad hegemnica. los tentculosdel orgullo le apartaron del principio espiritual para elque haba nacido, adulterando la estructura fraterna porel mito de la sangre. la sangre humana desde entoncescomenz a derramarse en una orga deshumanizada dehonra y dolor.

    Nuevamente el hombre volvi a adulterar la pala-bra para convertir la honra en un yugo tras el cual se es-condan deseos de perversin, un yugo que esclaviztras sus rejas, la feminidad consciencial para reducir ala saga humana en el estrecho crculo del machismo.as, en un mundo donde la feminidad espiritual seapart, solo pudo sobrevivir el machismo y el machoirracional. la irracionalidad tom posesin de hombresy mujeres, porque el macho es una acepcin que noest nicamente circunscrita al hombre. Ms all, enla noche de los tiempos, la propia mujer abandon laesencia femenina del espritu, para convertirse en deu-dora del paradigma que ha de desarrollar la sensibilidadrenovadora.

    No se adultera el concepto, se adultera la misin;y la misin del espritu es recorrer los diferentes estadospor los que ha de adquirir la experiencia que le reco-nozca como poseedor del conocimiento. cada vez quela experiencia le ha conducido hacia derroteros de de-bilidad fsica, los espritus humanos han negado el prin-cipio de igualdad y coherencia embriagndose conreflejos de poder y prepotencia.

    la mujer en la trayectoria humana, todava estdiscriminada porque la realidad psicolgica que ella re-

    actualidad espiritista 2 4

    psicologa

    presenta, no ha sido integrada en la conciencia delmacho. someter lo que es considerado dbil, ha sidodesde el inicio racional la conducta adoptada por todos.la mujer fsica sigue escondiendo tras los pliegues desu espritu, el macho que lleva dentro, porque no aceptael sometimiento impositivo de una debilidad fsica queha condenado durante milenios al sexo dbil.

    la frustracin de no ser el ms fuerte, ha sido laverdadera causante de que la feminidad no haya sidoaceptada dentro de los cnones de ninguna sociedad ci-vilizada. Vuelve la necesidad de dominar una y otra vezcomo taln de aquiles del espritu humano, rechazandola otra cara que reivindica constantemente ser reco-nocida para poder realizar la obra magna de dios y sercompletado el hombre en todo su esplendor, comociudadano en el concierto universal.

    Mientras la conciencia femenina siga apartndosede la experiencia cotidiana, no tendr nacimiento el au-tntico ser integral. ambos necesitan estar unidos en laarmona psicolgica para que pueda producirse el des-pertar humano, no en la conciencia, sino en la supracon-ciencia imprescindible para el avance en el mundo deregeneracin.

    la conciencia femenina duerme el sueo de lafuga, esperando siempre que el ardid masculino la liberede la prisin en la que se cree vivir. Fue necesario alprincipio inteligente dividirse para poder enfrentar lamultiplicacin de los objetivos propuestos, asegurandola procreacin que sustentara el programa divino.Macho y hembra en la etapa animal, hombre y mujer enla logstica humana, espritu asexual en la escuela ang-lica.

    los roles desempeados en la etapa animal, fue-ron aceptados sin rebelda por las distintas especies quepoblaron el orbe terrestre. al macho se le dio la fuerzacon la que protegera a sus cachorros y su estirpe. lahembra repartira el alimento que permitira el desarrollode la propia fauna. la debilidad no era cuestin de sexo,si no de miedo ante los adversarios y la subsistencia al

    LA FEMINIDADLa autora nos invita a descender a nuestro yo profundo para encontrarnos cara a cara con nuestra dualidad

    espiritual, aquello que somos en esencia: espritu eterno, alternando en mltiples encarnaciones los papeles

    de hombre y mujer. La pregunta es dolorosa, por qu nos rebajamos a nosotros mismos y aceptamos la su-

    misin de forma mayoritaria en nuestra etapa femenina y caemos repetidamente en el abuso de poder en la

    forma masculina, posponiendo indefinidamente la conquista del ser integral?

    por Longina

  • masculino

    femenino

    propio medio. el vehculo del instinto y de la sensacinpermiti la unin de ambos sexos equilibrando el Yingy el Yang del principio inteligente.

    cargado de experiencias, lleg el momento deldespertar de la conciencia a travs del raciocinio, me-diante el cual, el ser se enfrentara al reto del bien y delmal.

    la ley del ms fuerte se impuso con nuevas carac-tersticas humanas. el poder y el dominio iniciaron unrecorrido castrante por la senda del sexo. los espritusen condiciones de mujer fueron sometidos por leyes ab-surdas y fuerza animal. los espritus machos se impu-sieron sobre el principio de respeto que rige el universo.

    la no aceptacin del sexo dbil por la mayorade los espritus, bloquearon la mente de forma autom-tica en la propuesta femenina como forma irrecusableen la formacin de la personalidad holstica. la luchade los sexos es la exteriorizacin de la lucha psicolgica,por parte de ambas coyunturas en aceptar la propuestadivina.

    Gradualmente la experiencia femenina en el serha sido secuestrada por el subconsciente y archivada sinllegar a ser analizada.

    la mujer acept el papel de sumisin, nicamentepor la fuerza del machismo, abrigando en su interior laconviccin de que era lo justo. por eso, cuando los rolesse invertan en nuevas etapas reencarnatorias, el nuevohombre olvidaba conscientemente su antiguo papelfemenino, para adentrarse como un guante en el nuevocuerpo viril.

    el tiempo ha ido sucedindose, sin embargo la mi-sin femenina sigue en su etapa infantil, esperando queel ser humano la acepte y la integre en su conciencia li-beradora, para que la madurez la implique y la integreen el estado liberalizador que le corresponde.

    la feminidad no es dbil, ni frustrante, ni cobarde.el cristo mostr en todo su esplendor, la perfecta com-binacin de ambos aprendizajes experienciales. si l nohubiese reconocido su feminidad formadora, no ha-bra tenido la fuerza necesaria para equilibrar los con-trastes perturbadores que le eran constantementeenviados por los espritus an infantiles pero inmersosen la rebelda.

    la funcin de la mujer era fomentar la prctica delos valores espirituales no descubiertos en la vida ani-mal. la suma de experiencias a lo largo de las diferentesetapas evolutivas, cre un periespritu de acuerdo con laformacin grosera del entendimiento bruto, la implica-cin de un nuevo conocimiento someta al ser a unas di-rectrices firmes pero seguras de comportamiento,

    25 actualidad espiritista

    psicologa

    mediante la adquisicin de un pensamiento nico en ra-ciocinio y lgica.

    la separacin de los sexos tiene su sede en la fun-cin distintiva de ambos hemisferios cerebrales, repre-sentando los diferentes aspectos a desarrollar. Mientrasuno representa la lgica y lo concreto, el otro, mani-fiesta la sensibilidad y la abstraccin. la consideracinmaterialista ha optado por ensalzar y promover todoaquello que era seguro y lgico en su pequeo uni-verso, potenciando y sobrevalorando la virilidad entodos los mbitos terrestres. No fue as con la otra partede la inteligencia, que enlazada a la inteligencia incons-ciente, es portadora de una herencia divina, incapaz derebelarse sin el desarrollo aportado por los pasos ade-cuados para su adquisicin. esta parte femenina es laque permanece atrasada, sometida a un desfase ileg-timo. la actividad humana debe encaminar sus pasosen la consecucin y desarrollo de la feminidad cerebral,adoptando posturas de pensamiento que propicien laeclosin del despertar inconsciente causante del sueoconsciencial que no permite la aceptacin del otro yo.

    la mtica bsqueda de la alma gemela fue unapropuesta inconsciente del propio espritu para asegu-rarse en un futuro que el trabajo humano sera comple-tado. en su ingenuidad infantil, el individuo se propusobuscarla en el sexo opuesto, encaminando sus pasos f-sicos, aunque no psicolgicos hacia un territorio tan in-completo como el suyo propio. el resultado obtenido alo largo de las mltiples experiencias del ser, ha demos-trado que el alma gemela no existe. este no sin em-bargo no es una negacin rotunda y absoluta, ms bienun no relativo, tomado en un sentido horizontal porel cual el ser individual equivoc la direccin de esabsqueda.

    la psicologa profunda de Joana dangelis, nosdescubre la necesidad de buscar en nosotros mismos,no en sentido figurativo, sino real. el cerebro libra labatalla milenaria por adaptarse a las necesidades im-prescindibles en la lucha espiritual, una lucha que de-bera ya, haber armonizado ambas estructurascerebrales e integrado en el propio espritu al hombre ya la mujer. la fase actual se ha visto ralentizada por lapervivencia del pensamiento macho, que no hombre. elhombre/mujer tiene que despertar del sueo hipnticodel poder y la fuerza para unirse a su alma gemela enuna interaccin mente-espritu.

    longina

  • VI.- Resumen de la Doctrina de los Espritus

    Tres cosas hay en el hombre. Primera: elcuerpo o ser material, anlogo al de los anima-les y animado por el mismo principio vital. Se-gunda: el alma o ser inmaterial, Esprituencarnado en el cuerpo. Tercera: el vnculo queune el alma con el cuerpo, principio interme-diario entre la materia y el Espritu.El Libro delos Espritus, tem n135

    As pues, posee el hombre dos naturalezas:por su cuerpo, participa de la naturaleza de losanimales, cuyos instintos tiene. Por su alma,participa de la naturaleza de los Espritus.

    El vnculo o periespritu- que une a cuerpo yEspritu es una especie de envoltura semimate-rial. La muerte acarrea la destruccin de la en-voltura ms grosera: el cuerpo, pero el Espritusigue conservando la segunda: el periespritu,que constituye para l un cuerpo etreo, invisi-ble para nosotros en su estado normal, peroque puede tornarse accidentalmente visible eincluso tangible, segn ocurre en el fenmenode las apariciones o materializaciones.

    o slo a veces se manifiestan, o se ven? con

    qu propsitos?

    Los espritus pueden manifestarse quandodeseen o quando Dios lo quiera, dependiendode su elevacin moral, para ser notados por laspersonas. Por diversos propositos se manifies-tan. A veces para que los seres amados perci-ban que no han desaparecido, que aun existen,que viven fuera del cuerpo. Otras veces, conpermiso de Dios, ellos pueden aparecer a los

    actualidad espiritista 2 6

    Escribo estas lneas para Gorette Newtoncon el deseo de que me explique algunasdudas que se me plantean al leer su entre-vista en el nmero anterior. Haciendo cons-tar que no soy espiritista, pero que he leidoalguno de los libros de Allan Kardec:

    Todos los espiritus tienen rostro? o sloa veces se manifiestan, o se ven? con qupropsitos?

    Cuando dice que las recordaba (las cosasque aprenda del Espiritismo) se refiere aotra/s vida/s anterior/es?

    Atentamente.Flix Salas. correo electrnico

    ..................................................................................

    Apreciado Sr. Salas sus preguntas son muy im-portantes.

    1-todos los espiritus tienen rostro? o slo a

    veces se manifiestan, o se ven? con qu propsi-

    tos?

    Los Espritus son personas que ya vivieron enla Tierra. Por lo tanto ya alcanzaron a tener uncuerpo fsico, que en realidad es la cpia mate-rial de su Periespiritu.

    La respuesta para tu pregunta: Si, todos losespiritus tienen rostro. Y a cada encarnacion unrostro diferente, pues recibe las impressionesgeneticas de sus padres.

    Para compreender esta respuesta tenemosque saber un poco sobre que es el periespiritu,vamos a leer lo que dice Allan Kardec en ElLibro de los espiritus en la Introduccion al es-tudio del Espiritismo

    pinga-fogo con Gorette NewtonlNea aBierta cON lOs lectOres

    para cONsultas sOBre espiritisMO Y MediuMNidad

  • 27 actualidad espiritista

    que son deudores de ellos, o a la gente quetienen vicios, o por diversos motivos, paraque la gente pueda razonar sobre la propiavida.

    2 - Cuando dice que las recordaba (las cosas

    que aprenda del espiritismo) se refiere a

    otra/s vida/s anterior/es?

    Para ser verdadera, tengo que decirte que nolo se cierto todavia. Pero, lo nico que se, esque ya conocia los libros bsicos de Allan Kar-dec.

    Puede ser que fuera en una encarnacion an-terior como tambin puede ser que los hu-biera estudiado durante el tiempo que estuveen la erraticidad. (Erraticidad es el periodoque vivimos en el mundo espiritual entre unaencarnacion y otra).

    Espero haberme hecho comprender.

    Abrazos fraternales,

    Gorete Newton

  • De entre los atributos que imprimen la figura delSer Supremo, nos encontramos con la Sabidura, laJusticia y la Bondad.

    La conjugacin de estos tres predicados conllevaa la plasmacin de Sus ideas en un acto de realiza-cin sublime, cuyo soplo divino gesta la aparicindel espritu sencillo e ignorante. As, nos vemoscompelidos a desarrollar nuestra actividad en unocano ilimitado en la inmensidad del universo.

    Cuando observamos a nuestro alrededor, perci-bimos que todo lo que nos envuelve se encuadra enun dualismo del que no podemos escapar. La nochey el da; el fro y el calor; el sueo y la vigilia. En todala naturaleza se observan concatenaciones de valo-res opuestos cuya persistencia en unos ahora, y enotros despus, desembocan al movimiento, al cam-bio, al progreso.

    Asimismo acontece con las ideas del Bien y delMal, que reposan a uno y otro extremo de una ba-lanza en constante movimiento, pues dependiendode su mayor o menor relevancia la decantan haciaun lado o a otro.

    La existencia del mal es una obviedad y su an-lisis ha sido objeto de estudio en todas las corrien-tes filosficas de todos los tiempos. Igualmente anosotros nos es preciso adentrarnos en las causasde ese mal; ubicar su origen, su procedencia, su di-reccin, saber dnde est ubicado, de dnde ha ve-nido y hacia dnde se dirige.

    Muchas son las corrientes del pensamiento queatestiguan que ante la magnanimidad del Ser Su-premo, sealan a ste como el origen de la existen-cia del mal, pues es l quien todo lo crea. Sinembargo, nuestra creencia espiritual, nos indica

    que de los atributos divinos no puede surgir ni unasola circunstancia que denote la presencia del mal.Entonces slo nos cabra pensar en que el mal comoatributo, podra recaer sobre un ser especial, quecomnmente se le otorga el nombre de Satans enotras corrientes espirituales.

    Aqu existiran dos opciones a dilucidar. La pri-mera sera situar a ese ser malfico en el mismonivel de superioridad que Dios. Si bien, Kardecafirma que esta hiptesis es inconciliable con la uni-dad que revela el orden universal.1

    La segunda hiptesis, nos hara pensar en un sersubordinado a la Figura Divina, aunque ello impli-cara que su creacin obedecera a la voluntad deDios, cuestin que descartamos en atencin a quepondramos en tela de juicio la bondad de Dios () ya que habra dado vida al espritu del mal.2

    Los diferentes males que asolan la humanidaden general, y a los espritus encarnados en particu-lar, pueden o no depender de su propia voluntad.Los segundos seran todos aquellos que escapan alas riendas libres de actuacin de todo ser pensante.As, tendramos el caso de las catstrofes naturales.

    A lo largo de la evolucin histrica de la huma-nidad, vamos observando como en el empeo desalvaguardar la propia existencia, el ser ha ido es-tableciendo mecanismos preventivos unos, de de-fensa otros y paliativos los ltimos, a fin y efecto decontrarrestar todas y cada una de las consecuenciasque determinados acontecimientos naturales pu-dieran afligir al hombre. En un claro ejercicio de suintelecto ha ido materializando vas tendentes a pa-liar o suprimir en la medida de lo posible las con-secuencias de ese mal, en principio no generado porel espritu a ttulo individual.

    y el estado de necesidad

    autoconociMiento

    por Xavier Llobet

    Slo cuando la necesidad ha llamado a la puerta de la Humanidad hemos buscado soluciones

    a nuestros problemas; ha sido el motor de las sucesivas civilizaciones. Xavier Llobet apunta

    ms alto cuando incide en que la respuesta a nuestras necesidades espirituales actuales y a

    nuestro sufrimiento lo encontraremos en la responsabilidad y en la concienzacin de nuestro

    ser imperfecto, heredero de mltiples ocasiones fallidas, y la libre eleccin del bien como meta.

    actualidad espiritista 2 8

  • Como consecuencia de ello, es extrable la con-clusin que determinadas circunstancias adversashan conllevando al desarrollo de la inteligencia ypor ende a evitar estados de ociosidad, pereza o es-tancamiento.

    El espritu trabaja con la intencin de salvar bi-ces en cumplimiento de su instinto de conserva-cin, siendo incitado a salvaguardar igualmente lavida de cuantos le rodean y recaigan sentimientosde amor, provocando el estmulo de sus facultadespsquicas y morales que a lo largo de las experien-cias carnales va desarrollando.

    La acumulacin de experiencias reencarnatoriasconjugadas con el libre albedro, suponen que el serreencarnado camina sobre una estrecha tabla y quecualquier paso en falso le conllevara a una forzosacada.

    Los verdaderos males de los que sufre el esp-ritu, son sin duda gestados por s mismo, por sus vi-cios en el amplio concepto del trmino. La voz de laconciencia es la que indica en cada momentocundo y dnde debe pisar sobre seguro, es el re-gistro donde queda instaurada la Ley de Dios, es elmejor libro Esprita abierto.

    Si el hombre actuase conforme a las leyes Divi-nas evitara los males ms agudos y vivira felizsobre la Tierra. Si no lo hace, es en virtud de su librealbedro y por eso sufre las consecuencias que me-rece.3

    Sin embargo, junto a todo mal reside un reme-dio. Llega el instante en que el exceso de mal moralse vuelve intolerable y el hombre siente la necesi-dad de cambiar. Es precisamente este estado de ne-cesidad en el que se sumerge el espritu,reencarnado o en la erraticidad, lo que forzosa-mente lo empuja a su adelantamiento intelectual,psquico y moral. La necesidad es la fiel compaeraque le hace caminar firmemente y adoptar las me-jores resoluciones una vez se haya precipitado enel angustioso abismo de sus errores y excesos.

    Para el materialismo el mal y el dolor es unaconstante universal que siempre ha recado en lahumanidad. Determinadas corrientes religiosas,personifican el mal y el dolor en un ser superior alespritu reencarnado, amo y seor de lgubres lu-gares donde residen aqullas almas que han con-travenido las leyes o dogmas de la correspondientedoctrina; mientras que raros elegidos son aptospara residir en determinados parasos en los quereina la felicidad.

    Para el creyente de determinados movimientosreligiosos, la separacin definitiva de los seres quese aman con posterioridad a la desencarnacin estan perpetua como la de cualquier corriente mate-rialista.

    Sin embargo, el Espiritismo ensea el carctertransitorio del mal, en atencin a la propia voluntaddel sufridor, teniendo presente que a ms tardareste mal desaparecer cuando resurja aquel estado

    autoconociMiento

    PROGRESO ESPIRITUAL

    INSTINTO

    S MATERIALISMO

    SUFRIM

    IENTO

    29 actualidad espiritista

  • de necesidad, y que la referida voluntad podr po-nerse en prctica y actuar gracias a la Ley de Justiciaque recae sobre la Reencarnacin.

    Imperioso es que el ser pensante se adelantecon respecto a las condiciones adversas que le afli-gen ocasionadas por sus propios errores. La tomade conciencia para establecer nuevos rumbos es elcentro y motivo principal de la experiencia en lavestidura carnal. No nicamente es la expiacin porla que se sufre, no nicamente es la prueba por laque se aprende, sino que el tiempo reencarnatoriotambin sirve para la concienciacin a fin de que elser reencarnado logre acortar su proceso expiato-rio.

    La Ley de Accin y Reaccin es sabia, justa ybondadosa. La Ley de la Reencarnacin es el claroejemplo de la nueva oportunidad concedida deforma satisfecha y envuelta con la Paciencia y laConfianza del Creador. ste permanece pacienteobservando cmo nuestro espritu deudor evolu-ciona gracias al movimiento inevitable de la balanzadel Bien y del Mal cuyo vaivn provocamos a nues-tra voluntad.

    Nuestra voluntad pondr en marcha todos losmecanismos aptos para que acontezca aqul estadode concienciacin. Caso que no ocurra, nos vera-mos abocados a la espera, surgimiento o resurgi-miento de ese inevitable estado de necesidad,exponente de la Ley del Progreso.

    Gracias a la bondadosa Ddiva Divina, la Ley deCausa y Efecto permite al reencarnado moldear lascaractersticas intrnsecas del dolor que se encua-dran en su estipulada vivencia expiatoria. As, todaexpiacin resulta maleable en atencin al trabajo yal esfuerzo de su sufriente. ste no queda punidoen una sentencia proveniente de la aplicacin de laley del talin. Mas al contrario, dependiendo delrumbo que adopte en su marcha expiatoria podrobservar cmo se aminora la dureza de la prueba,mutando aquellas circunstancias a su alrededor,desapareciendo unas o surgiendo otras indicndole

    en consecuencia que sigue el camino correcto de surecuperacin anmica, facilitndole por ello la labor,como respuesta a su toma de conciencia.

    Mientras el ser no se conciencie ni mude su casamental, las durezas de las pruebas y expiacionescontinuarn su curso hasta que sea necesario, hastaque aparezca irremediablemente ese estado de ne-cesidad.

    Joanna de ngelis nos indica que en la edad tem-prana se sita el momento en que empiezan a mo-vilizarse los mecanismos de discernimiento y deactuacin del ser humano para trabajar de confor-midad con la Ley Divina. En efecto, la experienciadel Bien y del Mal comienza en la infancia delante delas actitudes de los padres y de los dems familia-res4. Ello puede acontecer por un lado gracias a lasdirectrices de comportamiento que los adultosofrecen a los menores y, por otro lado, a los ejem-plos de que puedan valerse los primeros frente a laclida y atenta observacin de los segundos.

    Las correcciones comportamentales de los in-fantes, deben establecerse bajo el prisma seguro deestar obrando conforme al Bien. En caso contrario,la ausencia de explicaciones, respuestas o conse-cuencias adecuadas en el nimo de corregir y edu-car pueden generar la incomprensin de losuministrado y exigido al menor, interpretandoste dicha informacin o actuacin requerida acambio de la recriminada como apta simplementepor el hecho de evitar puniciones futuras. En estoscasos, puede surgir el sentimiento de culpabilidaddel menor que tendr como nica va de escape re-acciones enmascaradas con el odio o por el resen-timiento cuando se sienta ya liberto de laimposicin del ascendiente moral, acarreandocon posterioridad posibles episodios depresivos ode trastorno de la personalidad.

    Ello indica que el Bien no se impone, que el Bienen ningn caso puede ser revestido de los caracte-res de la represin. En razn de eso, contina Jo-anna de ngelis, () se hace ms difcil la

    autoconociMiento

    actualidad espiritista 3 0

    La toma de conciencia para establecer nuevos rumbos es el centroy motivo principal de la experiencia en la vestidura carnal

  • asimilacin e incorporacin de los valores del Bienen un adulto aclimatado a la agresin, a las luchas,en las cuales predomin el Mal, tuvo su victoria, losresultados placenteros del ego, la vitalizacin de loscomportamientos opresores, que generan hroes po-derosos, pero que no escaparon de las reas de losconflictos por donde continan transitando.5

    As, en edad adulta la tarea es doble y ms lentaporque tendr que modificar las constricciones delego y a travs de la reflexin, de los ejercicios demeditacin y evaluacin de la conducta, sustituir loshbitos enraizados por nuevos comportamientoscompensadores para el yo superior.

    Cuando quien pauta su existencia bajo los pris-mas de la negatividad, de la inquietud o de la enfer-medad, bajo aspectos perturbadores y deinsatisfaccin, nicamente transmite desarmona asu rededor, enfermedad, depresin y alucinacionescrueles, pudiendo, en su declive y por falta de latoma de conciencia en la adopcin del rumbo co-rrecto, constituir psicopatologas de los ms diver-sos grados y adentrarse igualmente en las reas dela obsesin espiritual o de la autoobsesin.

    Aqu la toma de conciencia sugiere al ser su-friente ya en estos trminos, el indemorable cambiode actitud mental hacia el encuentro con el Bien,antes de ser abocado al estado de necesidad delcambio, cuando cansado del mal busque remedioen el Bien, dilatando y retardando sus estadas car-nales con ocasin de no haber movilizado los recur-sos que tienden a aminorar las duras pruebas.

    Tales recursos reposan en la oscura concienciadel reencarnado, lugar que precisa ser iluminadopor el Espiritismo como Consolador prometido porJess y que viene a traernos el conocimiento de lascosas (), el llamamiento a los verdaderos principiosde la Ley de Dios y el consuelo por la fe y la espe-ranza.6

    Tres estadios distintos nos ofrece la Doctrina Es-prita entre los que nos podemos encontrar a ttuloindividual: el estadio del conocimiento doctrinario;una vez adquirido ese conocimiento aparece el es-tadio de la consolacin de los dolores presentesocasionados de pretritas actuaciones; y finalmenteel llamamiento a los verdaderos principios de la Leyde Dios, esto es, al cambio o mudanza de nuestrovida mental a fin y efecto que se vaya modificandonuestra vida comportamental. Lgicamente el pri-mer paso es conocer la Doctrina, el segundo paso yuna vez conocida, nos ofrece el consuelo necesarioa nuestras atribuladas vidas, y finalmente una vezconsolados, nos incita a responder a ese llama-miento a los verdaderos principios de la Ley de Diosa fin de no generar nuevas deudas. Pues como aselucid Chico Xavier, aunque nadie pueda volveratrs y hacer un nuevo comienzo, cualquiera puedecomenzar ahora y hacer un nuevo fin.

    Y usted, En cul de los tres estadios se encuen-tra?

    Xavier Llobet

    Centro Esprita Irene Solans, Lleida

    i El Gnesis, Allan Kardec. Cap. III2 El Cielo y el Infierno, Allan Kardec. Cap. IX3 El Evangelio segn el Espiritismo, Allan Kar-

    dec. Cap. V4 Amor, invencible amor, Divaldo P. Franco por

    el Espritu Joanna de ngelis. Cap. 35 Op.cit., Divaldo P. Franco.6 El Evangelio segn el Espiritismo, Allan Kar-

    dec. Cap. VI

    autoconociMiento

    31 actualidad espiritista

    (...) el primer paso es conocer la Doctrina, el segundo paso y unavez conocida, nos ofrece el consuelo necesario a nuestras atribuladasvidas, y finalmente una vez consolados, nos incita a responder a esellamamiento a los verdaderos principios de la Ley de Dios a fin deno generar nuevas deudas.

  • actualidad espiritista 3 2

    DIA 10 DE OCTUBRE DE 2010

    09:00 h.-11:30 h. Formalizacin y recogida de credenciales. Foro Centro de FeriaValencia