Revista Actualidad Espiritista n 07

  • View
    216

  • Download
    2

Embed Size (px)

DESCRIPTION

Revista digital para la difusión del espiritismo como ciencia psicológica y social, por un nuevo individuo y una nueva sociedad

Text of Revista Actualidad Espiritista n 07

  • REVISTA DIGITAL PARA LA DIFUSIN DEL ESPIRITISMO COMO CIENCIA PSICOLGICA Y SOCIAL, POR UN NUEVO INDIVIDUO Y UNA NUEVA SOCIEDAD

    Centro Esprita Manuel y Divaldo Centro Esprita Irene Solans Asociacin Otus i Neram Centro Esprita Puerto de Esperanza Centro Esprita Anoia

    Centro Esprita Semillas de Amor Centro Esprita Clara de Asis Centro Esprita de Porera Centro Esprita de Ponent Centro Esprita Pablo y Esteban

    ActualidadEspiritista

    1 | Revista Actualidad Espiritista Julio 2011

    Julio 2011 NmERo 7PublicAciN TRimEsTRAl

    10 de septiembre, Da internacional de la Prevencin del suicidio

    iV simposio Esprita Nacional lleida, junio de 2011

    Por lo caminos de betsaida Historias del tiempo de Jess

    Autoconocimiento y mediumnidad para la evolucin consciente

  • Julio 2011 Revista Actualidad Espiritista | 2

    sumarioEditorial Estudiar para alcanzar el reino 3Comunicacin medimnica 4Autoconocimiento y mediumnidad para la evolucin consciente 6El suicidio segn el espiritismo 8La verdad 11IV Simposio Esprita Nacional, Lleida, Junio 2011 12Tu me dices: hblame de Dios y yo te hablo de esperanza 15IX Simposio Esprita de Les Borges del Camp 16Da Internacional de la Prevencin del Suicidio 18Carta del lector 23La educacin de los hijos 24El Libro de los Espritus 26Por los caminos de Betsaida 29Biblioteca esprita 31Mensaje esprita 32

    Revista Actualidad Espiritista Ano II N 7 Julio 2011

    Direccin: Dolores Martnez Equipo: Javier Muz, Jess Valle y Xavier LlobetMaquetacin: Luciana Reis Revisin: Jess Valle, Xavier Llobet actualidadespiritista@gmail.com

    Proximamente disponible en la webwww.actualidadespiritista.es

    Formato digital

    Distribucin gratuita

    centros Espritas colaboradoresCENTRO ESPRITA ANOIAC/ Comarca 43 2 08700 Igualada BarcelonaTelf. 938 045 084 - 619 492 472www.espiritas.es johnny_m_moix@hotmail.com

    GRUPO ESPRITA CLARA DE ASSSevilla telf. 638 488 699geclaradeasis@gmail.com

    CENTRO ESPRITA IRENE SOLANSAv. Sant Ruf, 39 25004 Lleida Telf. 649 037 278www.ceis.spirity.com ceirenesolans@gmail.com

    CENTRO ESPRITA MANUEL Y DIVALDOC/ Tetun, 1 43202 Reus Tarragona Telf. 686 490 746 www.cemyd.com cemyd@cemyd.com

    CENTRO ESPRITA NUEVO AMANECER JOANNA DE ANGELIS Y MANUELC/ Diego Puerta n 1, Escalera 34, piso 7 A 41009 Sevilla Telf. 675 599 966 - 675 599 967 - 954315 661www.nuevoamanecerjoannadeangelisymanuel.comallankardec2006@hotmail.com

    ASOCIACIN ESPRITA OTUS I NRAMC/ Germana Merc, 13 25300 Trrega LleidaTelf. 973 311 895 - 973 311 279www.kardec.es/otusineram otusineram@terra.es

    CENTRO ESPRITA PABLO Y ESTEBANAv Baix Peneds 29-31 43700 El Vendrell TarragonaTelf. 639 085 610 http://pabloyesteban.espiritas.net actualidadespiritista@gmail.com

    CENTRO ESPRITA DE PONENTVerge de Montserrat, 2 , 3 525123 Torrefarrera LleidaTelf. 606 773 575 - 667 724 242

    CENTRO ESPRITA PUERTO DE ESPERANZAC/ Almassora 53 bajo chafln 12540 Vila-real Castelln Telf. 655 734 669www.puertodeesperanza.es info@puertodeesperanza.es

    CENTRO ESPRITA SEMILLAS DE AMORC/ Padre Bover 16 bajos 12500 Vinaroz CastellnTelf. 605 965 195 / 645 300 453www.semillasdeamor.es info@semillasdeamor.es

  • 3 | Revista Actualidad Espiritista Julio 2011

    Estudiar para alcanzar el reino

    El conocimiento ilumina, pero es el estudio el que facilita la comprensin y la asimilacin de dichos conocimientos. Allan Kardec seala la necesidad de estudio para una mejor comprensin de la doctrina esprita, recomendando en El libro de los mdiums la creacin de grupos que, de no disponer de mdiums, se dediquen exclusivamente a esos estudios, de los que se extraer un gran provecho. Para esos trabajos de estudio de las comunicaciones espritas insiste en la aplicacin del tamiz de la razn y la lgica, recordan-do la advertencia evanglica Probad si los espritus son de Dios Juan, 4:1.

    En las reuniones medimnicas se establecemos contacto con espritus de todo tipo y condicin; es-pritus superiores y espritus sufrientes, ignorantes y sabios, generosos y egostas, y de unos y de otros debe-mos aprender. Creernos por encima de los que sufren y a la altura de los guas es un error en el que caemos muy habitualmente. Entonces, para qu asistimos a esas tareas?

    Los trabajos de asistencia a las personas que cru-zaron la frontera de la vida espiritual pueden resultar tiles para aquellos trabajadores realmente preocu-pados en mejorar moralmente, que no se contentan con sealar las llagas del hermano al que asisten y es-tudian las causas que los han llevado a esa situacin, analizando si han actuado igual en otras ocasiones, buscando similitudes entre ellos y l mismo, avanzan-do en el autoconocimiento.

    No hay nada fortuito en la vida, impera la ley de causa y efecto, entonces, podemos razonar y concluir que cualquier hermano al que encontremos en nues-tro camino tiene algn punto de conexin con noso-

    tros mismos; en algn momento nuestras existencias se cruzaron y ahora tenemos la oportunidad de obrar bien con ellos, quizs podamos cerrar una herida antigua, olvidada, pero no por ello saldada, hasta la bendita oportunidad de este nuevo encuentro. Apro-vechmosla.

    Cuando los guas espirituales exhortan al estudio, a la bondad, a la tolerancia, a la solidaridad, a dejar atrs nuestros vicios mundanos, es frecuente que nos veamos investidos de todas esas virtudes, y alguna ms. Nos vemos tan perfectos por falta de anlisis, de estudio, de autoconocimiento. nicamente recono-ciendo que partimos de la ignorancia podemos apren-der.

    Formamos parte de este mundo, pero precisamos reconocernos como trabajadores del reino, ese reino que Jesucristo descubri a Pilatos, sorprendido ante su nobleza y entereza de carcter, enfrentndose a la muerte antes que doblegarse y renegar de sus ense-anzas: Mi reino no es de este mundo. Juan, 18:36

    Jesucristo ha sido, y sigue siendo, el mejor ejem-plo para descubrir el camino hacia ese reino, al que se accede por puertas estrechas, yugos suaves y ligeras cargas, que nos impone como primer deber amarnos los unos a los otros.

    Ese reino est cerca, mas la inseguridad que pre-senta el planeta nos puede desorientar y nuestros errores nos llevan fuera del camino apropiado.

    Por eso, hoy ms que nunca: orad y vigilad. Ma-teo, 26:41

    Edito

    rial

  • Julio 2011 Revista Actualidad Espiritista | 4

    Comunicacin medimnica

    Conferenciante: Lindomar Coutinho

    Igualada, 15 de enero de 2011.

    Todos somos mdiums, pero no todos tenemos la misma fa-cultad medimnica. Unos pue-den centrarse en la adoctrinacin, otros en el pase o en la incorpora-cin. Tambin existen diferentes grados de desarrollo. En todos esos casos, Lindomar nos ensea que podemos abordar el campo de la comunicacin medimnica desde dos perspectivas generales, la teo-ra y la prctica. Veamos de qu se trata.

    Allan Kardec fue y ser siem-pre la gran referencia terica sobre la mediumnidad. En la gran lucha por el conocimiento y desarrollo de nuestra personalidad invertimos tal volumen de energa psquica que nos aprisionamos en una idea y a la hora de abrir el campo de la manifestacin para otra personali-dad, deparamos con la resistencia, la bsqueda de sobrevivencia de la persona que buscamos reconstruir a travs de los aos.

    Sin embargo, cuando com-prendemos el sentido profundo y comprendemos que hay otras ca-ractersticas personales distintas de la del mdium, entendemos que no se trata de negar nuestra propia personalidad, sino que desarro-

    llamos cierta flexibilidad que nos permite transmitir la conciencia de lo que somos pero tambin ceder espacio para que un espritu pueda comunicarse con tranquilidad.

    Generalmente se cree que sola-mente en fenmenos fsicos como la materializacin existe la nece-sidad de donacin ectoplasmtica, pero en una lectura minuciosa de Allan Kardec percibimos que en cualquier fenmeno fsico o inte-lectual existe la necesidad de una combinacin energtica para que ocurra el fenmeno.

    En relacin a la prctica pode-mos dividir en tres el proceso de comunicacin: la primera la deno-minaremos la atraccin, la segun-da la aproximacin, y la tercera el

  • 5 | Revista Actualidad Espiritista Julio 2011

    envolvimiento. Esta forma de pre-sentacin es ofrecida por el curso de adoctrinamiento del Centro Esprita Leopoldo Machado, de la ciudad de Salvador-BA, Brasil.

    la atraccin se da a partir de la identificacin de la presencia de un Espritu, aunque no desee comuni-carse. En el caso de que ocurra el estmulo por parte del mdium, lo definiramos como una comunica-cin anmica.

    la aproximacin consiste en la deteccin de la presencia del Espritu comunicante dentro del campo de percepcin del mdium, lo que provoca que este ltimo sienta ciertas emociones asociadas al Espritu, que al principio se hace sentir de manera poco perceptible pero real.

    El envolvimiento es cuando se completa el fenmeno: las lneas energticas armnicas del comu-nicante y del campo de percep-cin del mdium se encuentran, proporcionando la evidencia del

    fenmeno. El comunicante asu-me de forma relativa el comando de las acciones comunicativas del mdium, variando de la simple influencia mental al dominio total del cuerpo y casi total de la mente, segn el caso. Sin embargo, siem-pre le queda al mdium el dominio de las ltimas decisiones, es decir, l puede utilizar su libre albedro para permitir o no la comunica-cin.

    En el inicio del desarrollo me-dimnico, para que ese envolvi-miento ocurra es necesario que haya una atraccin, luego una aproximacin, y a partir de ese momento empieza la concentra-cin en las ideas y las sensacio-nes. Si el envolvimiento fludico se deshace puede que slo quede la aproximacin fsica.

    El proceso de comunicacin medimnica desencadena una se-rie de reacciones y de