Click here to load reader

DOCTRINA ESPIRITISTA Libro.doc

  • View
    212

  • Download
    0

Embed Size (px)

Text of DOCTRINA ESPIRITISTA Libro.doc

DOCTRINA ESPIRITISTA

Doctrina espiritistaColeccinDeO r a c i o n e s E s c o g i d a sPorAllan kardec y otros autores espiritistasDuodcima primera edicinCorregida y aumentadaCiudad habana 1999Nacer, morir, renacer progresar siempreTal es la ley hacia Dios por el amor y la cienciaNota: aqu se pueden formular las gracias a Dios por lo que nos haya concedido lo que cada uno quiera para s o para otro. VII-amen.Definicin de la oracinLa oracin debe ser un desahogo ntimo del alma, una meditacin til siempre y a menudo fecunda. Es el refugio por excelencia, de los afligidos, de los corazones lacerados. - en las horas de cruel abatimiento y de desesperacin, quin no ha encontrado en ella el alivio y el consuelo de sus males? Un dialogo misterioso se entabla entre el alma dolorida y el poder evocado. La una manifiesta sus angustias, sus desfallecimientos; implora socorro, apoyo, indulgencia. Y entonces; en el santuario de la conciencia, una voz secreta responde, la voz de aquel de donde provienen todas las fuerzas para las luchas de este mundo, todos los blsamos para nuestras heridas. Todas las luces para nuestras incertidumbres. Y esa voz consuela, alienta, persuade; nos infunde valor, sumisin, resignacin estoica. Y nos levantamos menos tristes, menos abatidos, un rayo de sol divino ha brillado en nuestra alma haciendo nacer en ella la esperanza. Hay hombres que hablan mal de la oracin y la encuentran trivial y ridcula. Estos tales jams han orado o jams han sabido orar.No hay horas designadas para la oracin. Bueno es, sin duda elevar el corazn a Dios al principio y al fin del da. Pero si os sents mal dispuestos no oris. Vale ms abstenerse que orar distradamente. En cambio, cuando sintis vuestra alma enternecida y penetrada por un sentimiento profundo, por el espectculo del infinito, ya sea en la orilla de los ocanos, a la claridad del da o bajo la cpula centelleante de las noches en medio de los campos y de los bosques umbros, o en el silencio de las selvas, poco importa; grande y bueno es todo aquello que arrasa de lgrimas.Algunos versculos del evangelio sobre la oracin. Cualidades de la oracin.Y cuando oris, no seris como los hipcritas, que aman el orar en pie en las sinagogas y en las esquinas de las plazas para ser vistos de los hombres; en verdad os digo recibieron su galardn --mas t, cuando orares, entra en tu aposento, cerrada la puerta, ora a tu padre en secreto y tu padre que ve en lo secreto, te recompensara. --y cuando oraris, no hablis mucho como los gentiles, pues piensan que por mucho hablar sern odos. --pues no queris semejaros a ellos, porque vuestro padre sabe lo que habis menester antes que se lo pidis. (s. Mateo, cap. Vl, v. De 5 a 8).Y cuando estuviereis para orar, si tenis alguna cosa contra alguno, perdonadle para que vuestro padre que est en los cielos os perdone tambin vuestros pecados. (S. Marcos, cap. Vl, v.25 y 26.) Y dijo tambin esta parbola a unos que fiaban en si mimos como si fuesen justos, y despreciaban a los otros: dos hombres subieron al templo a orar; el uno era fariseo y el otro publicano, el fariseo estando de pie, oraba en su interior de esta manera:"Dios, gracias te doy porque no soy como los otros hombres, robadores, injustos, adlteros as como ese publicano. Ayuno dos veces a la semana, doy diezmo de todo lo que poseo". Mas el publicano, estando lejos no osaba ni aun alzar los ojos al cielo, sino que hera su pecho diciendo: "Dios, mustrate propicio a m, pecador". Os digo que este, y no aquel descendi justificado a su causa; "porque todo hombre que se ensalza ser humillado; y el que se humilla, ser ensalzado"; (s. Lucas, cap. XVIII, v. De 9 a 14).Pedid y se os dar.Por tanto os digo, que todas las cosas que pidierais orando, creed que la recibiris y os vendrn. (San Marcos, cap. X, v.24)Oraciones paganas.Y oyndolo todo el pueblo, dijo a sus discpulos guardaos de los escribas que quieren andar con ropas talares y gustan de ser saludados en las plazas y de las primeras sillas de las sinagogas de los primeros asientos en los convites. Que devoran las casas de las viudas, pretextando larga oracin. Estos recibirn mayor condenacin". (San Lucas c. XX, v. 45 y 47. -s. Marcos, c. XII. V. 38, 39 y 40.--s. Mateo; c. XXII, v. 14).Oraciones ininteligibles.Pues si yo no entendiera el valor de la voz, ser brbaro para aquel a quien hablo; y el que habla lo ser para m.-- porque si orare en una lengua desconocida mi espritu ora, mas mi mente queda sin fruto. -ms si bendijeres con el espritu; el que ocupa lugar del simple pueblo, como dir amen, sobre tu bendicin, puesto que no entiende lo que dice? --verdad es que tu das bien las gracias; ms el otro no es edificado. (San pablo, epstola 1a. A los Corint., cap. XIV, v. 11, 14, 16 y 17).Contemplad las aves del cielo.No queris atesorar para vosotros tesoros en la tierra donde orn y polilla los consumen y en donde ladrones los desentierran y roban. --mas atesorad para vosotros tesoros en el cielo, en donde ni los consume orn ni polilla, y en donde no lo desentierran ni roban.--porque en donde est tu tesoro, all est tambin tu corazn.Por tanto os digo, no andis afanados por vuestro estmago, que comeris; ni para vuestro cuerpo, que vestiris. No es ms el alma que la comida, y el cuerpo ms que el vestido? Mirad las aves del cielo, no siembran ni siegan ni allegan en trajes, y vuestro padre celestial las alimenta. Pues no sois vosotros mucho ms que ellas? Y quin de vosotros, discurriendo, puede aadir un cosmos a su estatura?Y porque andis acongojados por el vestido? Considerad cmo crecen los lirios del campo: no trabajan ni hilan.-- yo os digo, que ni Salomn en su glora fue cubierto como uno de estas.--pues si el heno del campo, que hoy es, y maana es echado en el horno, Dios viste as cuanto ms a vosotros hombres de poca fe?No os acongojis, pues, diciendo: qu comeremos o que beberemos o con que nos cubriremos?--porque los gentiles se afanan por estas cosas. Y vuestro padre sabe que tenis necesidad de ellas.Buscad, pues, primeramente el reino de Dios y su justicia y todas estas cosas os sern aadidas. --y as no andis cuidadosos por el da de maana. Porque el da de maana as mismo se traer su cuidado. Le basta al da su propio afn (s. Mateo, cap. Vl, v. De 19 a 21, y de 25 a 34).Mercaderes echados del templo.Vino, pues, a Jerusaln. Y habiendo entrado en el templo comenz a echar fuera a los que vendan y compraban en el templo, y trastorno las mesas de los banqueros y las sillas de los que vendan palomas. --y no consenta que alguno transportase mueble alguno por el templo. Y les enseaba diciendo: no est escrito que mi casa, casa de oracin ser llamada de todas las gentes? Mas, vosotros la habis hecho cueva de ladrones.--cuando lo supieron los principales de los sacerdotes y los escribas, buscaban como quitarle la vida; porque le teman, por cuanto todo el pueblo estaba maravillado de su doctrina. (San Marcos, cap. XI, v. De 16 a 18, S. Mateo cap. XXI, v.12 Y 13.)Instrucciones de los espritus sobre la oracin.Modo de orar.El primer deber de toda criatura humana, el primer acto que debe sealar para ella la vuelta a la vida activa de cada da es la oracin. Casi todos vosotros rezis, pero cuan pocos saben orar! Nada importa al seor las frases que juntis maquinalmente, porque tenis esa costumbre, que es un deber que llenis, y que como todo deber, os molesta.La oracin del cristiano, del espiritista, de cualquier culto que sea, debe ser hecha desde que el espritu ha vuelto a tomar el yugo de la carne; debe elevarse a los pies de la majestad divina, con humildad, debe ser profundo, alentada por el conocimiento de todos los bienes recibidos hasta el da, por la noche que se ha pasado, durante la cual os ha sido permitido, aunque sin saberlo vosotros, el volver al lado de vuestros guas para que con su contacto os den ms fuerza y perseverancia. Debe elevarse humilde al seor, para recomendarle vuestra debilidad, pedirle su apoyo, su indulgencia, y su misericordia. Debe ser profunda, porque vuestra alma es la que debe elevarse hasta el creador, la que debe transfigurarse como Jess en el monte tabor, y volverse blanca y radiante de esperanza y de amor.Vuestra oracin debe encerrar la splica de las gracias que os sean necesarias, pero de una necesidad real. Es pues, intil pedir al seor que abrevie vuestras pruebas, que os de los goces y las riquezas, pedirle que os conceda los bienes ms preciosos de la paciencia, de la resignacin y de la fe. No digis lo que muchos de entre vosotros: "no vale la pena de orar, porque Dios no me escucha. La mayor parte del tiempo que es lo que peds a Dios? Habis pensado Muchas veces en pedirle vuestro mejoramiento moral? Oh! No, muy pocas, ms bien pensis en pedirle el buen xito de vuestras empresas terrestres, y habis exclamado: "Dios no se ocupa de nosotros: si se ocupara no habran tantas Injusticias". Insensatos! Ingratos!. Si descendieseis al fondo de vuestra conciencia, casi siempre encontraris en vosotros mismos el origen de los males de que os quejis pedid, pues, ante todo, vuestro mejoramiento y veris que torrente de gracias y consuelos se esparcir entre vosotros.Debis rogar sin cesar sin que por esto os retiris a vuestro oratorio u os pongis de rodillas en las plazas pblicas. La oracin del da es el cumplimiento de nuestros deberes sin excepcin, cualquiera que sea su naturaleza. No es un acto de amor hacia el seor, el que asistis a vuestros hermanos en cualquiera necesidad moral o fsica? No es hacer un acto de reconocimiento, elevar vuestras almas hacia l, cuando sois felices, cuando se evita un percance, cuando una contrariedad pasa rozando con vosotros, si decs con el pensamiento "bendecido seis padre mo"? No es un acto de contricin el humillaros ante el juez supremo cuando sents que habis faltado, aunque solo sea de pensamiento, y decirle: "perdonadme, Dios mo, porque he pecado, (por orgullo, por egosmo o por falta de caridad); dadme fuerza para que no falte ms, y el valor necesario para reparar La falta".Esto es independiente de las orac

Search related