Los Guanebucanes Editado

  • View
    534

  • Download
    4

Embed Size (px)

Text of Los Guanebucanes Editado

Tras la huella del GuanebucnAlexis Carabal Angola1 Claribel Ochoa Romero

Resumen Se presentar la experiencia investigativa sobre los restos arqueolgicos de la cultura guanebucn a partir de dos hallazgos que ilustran las prcticas funerarias de este grupo. Un reconocimiento del territorio ocupado por esta etnia permite establecer los patrones de asentamiento y su distribucin espacial. Tambin se puede apreciar a lo largo del trabajo el despliegue tecnolgico de este grupo as como algunos aspectos de su cosmovisin. Palabras clave: arqueologa, prcticas funerarias, asentamientos indgenas La experiencia investigativa Entre abril de 2001 y mayo de 2007 se hizo reconocimiento y rescate de los sitios El Zanjn, perteneciente al corregimiento de Camarones, municipio de Riohacha, y el Sena Industrial, km 5 va Maicao. El primero de los sitios era un cementerio prehispnico destrozado por la accin de guaqueros. El segundo era otro cementerio ubicado en una pequea elevacin al lado de una madrevieja del rio Ranchera. Ambos hallazgos presentaban tumbas con entierros secundarios mltiples en urnas y con similitudes tanto en la forma de enterramiento como en las urnas. Las zonas de los cementerios estn rodeadas de pequeas elevaciones de terreno y reas inundables en las que se aprecian abundantes restos cermicos, lticos y seos que hacen suponer una intensa actividad humana en tiempos precolombinos. Al relacionar esto con la informacin etnohistrica se tiende a pensar que se trata de evidencias propias del grupo Guanebucn, descrito por los cronistas como habitantes de una extensa rea costera comprendida entre el pie de monte de la Sierra Nevada hasta el ro Ranchera. Con esta investigacin se inici una dinmica de anlisis regional de la realidad etnohistrica que integra tanto los desarrollos investigativos de la arqueologa, la tradicin oral y la evidencia documental, dentro de una perspectiva en la que se da especial relevancia a la diversidad tnica y cultural de la regin en la poca prehispnica.

1

Antroplogos, profesores de la Universidad de La Guajira. Grupo de Investigacin Territorios Semiridos del Caribe. E-mails: alcaanster@gmail.com y clarigua@hotmail.com

1

En este sentido se busca ampliar el panorama tradicional con que se percibe el pasado indgena en la Guajira y el Caribe colombiano, pasando de la idea de un pasado muerto del que solamente sobreviven algunos grupos y muchos restos arqueolgicos mostrados en museos y colecciones privadas, a una nueva idea de vitalidad histrica regional en la que tanto las evidencias arqueolgicas como los grupos vivos hagan parte de un continuum histrico reconocible digno de conocerse. El trabajo de campo Se parti de la revisin documental sobre los grupos tnicos asentados en la regin al momento del contacto, se pudo establecer que se tiene noticia de los guanebucn hasta el 1.600, siglo XVII fecha en la cual se pierde su huella etnohistrica, aunque algunos autores plantean la hiptesis de que estos se unieron a los grupos asentados en el pie de monte de la Sierra Nevada como los wiwa (arzario) y malayos. Se establecen dos reas. Una posible rea de habitacin localizada sobre las colinas (La Loma de las Brisas), Un rea de enterramiento localizado en las zonas intermedias entre colinas (rea guaqueada). A cada rea se le hizo un reconocimiento intensivo georeferencindolo con un sistema GPS, describiendo sus condiciones geomorfolgicas y ecosistmicas. Posteriormente se realiz una temporada de prospeccin arqueolgica y la recoleccin de material cultural superficial. Se report el hallazgo al ICANH y se enviaron tanto las fichas arqueolgicas como el informe de investigacin. Sntesis histrica La Provincia Guanebucn, recorrida y conocida por Juan de Castellanos como la Ramada y denominada as aparentemente segn una tcnica de construccin empleada, que daba un aspecto caracterstico a sus viviendas; se identifica geogrficamente como la franja constituida entre la vertiente septentrional de la Sierra Nevada de Santa Marta y el litoral del mar Caribe entre el Cabo San Juan y Dibulla, al occidente, y el ro Ranchera por el oriente. Es de resaltar que la regin de Tapi/Tapei comprenda un conjunto de cinagas y estuarios situados al este de la punta de Eneas los cuales incluyen la cinaga de Sabalete, Laguna grande y Navo Quebrado en las cercanas del actual corregimiento de Camarones. (Reichel-Dolmatoff 1951b; 99). Juan De Castellanos en su obra Elega de Hombres Ilustres, hace un compendio de sus observaciones de la regin de la gobernacin del Magdalena y recoge un conjunto de nombres de ciudades guanebucanes. Los esposos Raichel-Dolmatoff (1951b; 98) ubican al grupo guanebucn en la regin de la Ramada, diferenciada y limitada por el ro Ranchera de la regin de Seturma y Orino habitadas por grupos Wayuu y Kosinas mayoritariamente. Estos autores describen a los Guanebucn en los siguientes trminos:Dominadores de la navegacin martima y la pesca, con agricultura intensa, principalmente de maz, sus casas con "ramadas", tanto hombres como mujeres desnudos y los hombres usan apenas un portapene de

2

caracol; adornos de oro (sin que se sepa si eran localmente manufacturados o no) algunos autores refieren que el portapene tambin poda ser de calabazo u oro; casas ceremoniales; estatuas grandes de madera que representan antepasados; carcter pacfico y franco, comercio con los habitantes de las faldas septentrionales de la Sierra Nevada (provincia Tairona).

Desde la lingstica, diversos autores consideran los guanebucn como pertenecientes al tronco arawak: Jon Landaburu, habla de los Guanebucn como una lengua extinta y la clasifica como del tronco arawak. De igual manera Mara Trillos (2001), clasifica los Guanebucn como pertenecientes a la familia lingstica arawak. Fabio Zambrano (2000), habla de los guanebucn como parte de la poblacin precolombina presente en la regin Caribe a la llegada de los espaoles. Segn la tradicin oral, habitaron en la zona unos indios bravos y guerreros que prefirieron internarse en el monte y dejarse morir antes que caer en manos de los conquistadores. Estos indios vivan desnudos, y hacan sus casas con techos de palma, ocupaban toda la planada cerca a las lagunas y el mar; recolectaban caracoles y pescado en la laguna y pescaban desde la boca de Camarones hasta mar adentro. As se expresaba una anciana wayuu que vive en el sitio del hallazgo, sobre las historias narradas por su abuelo muchos aos atrs. Adems, deca la informante, que los wayuu tienen poco tiempo de habitar en la zona, por cuanto all haba otros pobladores muy bravos y diferentes a ellos. La experiencia arqueolgica Los planteamientos sobre la etnohistoria de las etnias de la regin Caribe corresponden a los dominios de la arqueologa y plantean el problema de las fases de desarrollo cultural enmarcando los grupos dentro de grandes procesos asociados a la complejidad social y los desarrollos tecnolgicos; es as como los grupos de esta zona son clasificados dentro del periodo formativo por haber desarrollado la agricultura, la cermica, los asentamientos permanentes, manejo de algunos niveles de metalurgia y la complejidad social de pueblos urbanos. Dentro de las caracterizaciones arqueolgicas los guanebucn son ubicados dentro de la tradicin Ranchoide y dentro del periodo Portacelli definido para los ros Cesar y Ranchera. Los contenidos caractersticos de esta tradicin se encuentran dispersos por toda la pennsula de la Guajira, asociados con elementos de otras tradiciones o mezclados con tipos cermicos locales. (Ardila, 1996; 190). Excepto el trabajo de Dolmatoff a mediados del siglo XX, la aproximacin a la etnohistoria de los guanebucn como el de las dems etnias del Caribe no ha centrado su atencin en grupos especficos sino en dinmicas generales que son descubiertas y tratadas a partir de la arqueologa.

3

Los resultados Los materiales encontrados han permitido ubicar algunos aspectos de la dinmica cultural del grupo guanebucn. Las reas de habitacin Se han identificado dentro del territorio zonas de habitacin que oscilan entre 100 y 200 metros cuadrados, en muchos casos. En estas reas se encuentra gran cantidad de material cermico, ltico y dentro de ellas cementerios para entierro secundario.

Evidencia cermica y ltica

Estas reas se caracterizan por estar muy cercanas o rodeadas por las fuentes de agua, ros, arroyos, lagunas costeras y mar, en algunos casos es apreciable la escorrenta erosionando las zonas. Como se presenta en una de las fotografas siguientes:

Zonas de habitacin

En las fotos anteriores se aprecia a la izquierda un rea plana circundada por el ro Jerez cerca de la Punta, a la derecha una de las reas de habitacin contigua a la Laguna Grande en el corregimiento de Camarones, se puede apreciar como la escorrenta ha erosionado el contorno de lo que fue el espacio habitacional; en el suelo se ubica gran cantidad cermica y ltica.

4

Zonas de habitacin Laguna Navo Quebrao y SENA industrial

En estas fotografas se presenta una zona contigua a un cuerpo lagunar y la otra en el SENA Riohacha, al lado de una fuente de agua, madre vieja del ro Ranchera. En esta rea se ubic un cementerio con entierros secundarios, reas de guaquera, y se constat que fue una importante zona de habitacin. Las reas de habitacin estn ubicadas en las zonas ms altas de los diferentes ambientes costeros y en ellos tambin se encuentran los cementerios para entierro secundario. Las zonas de enterramiento Ubicados en las zonas de habitacin se encuentran los cementerios para entierro secundario, al parecer hacen parte integral del poblado y en todos los casos son tumbas con entierros secundarios mltiples; la presencia de estos en cada zona de habitacin permite inferir que la zona podra pertenecer a un mismo clan y constituir su territorio de origen, en trminos mticos, de esta manera y con base en el conocimiento de los wayuu, otro grupo arawak como los guan