Lectura 6 - Fordismo, Estado de Bienestar y Estado Populista Corregido

  • View
    15

  • Download
    0

Embed Size (px)

DESCRIPTION

Fordismo

Text of Lectura 6 - Fordismo, Estado de Bienestar y Estado Populista Corregido

  • Materia: Historia del Trabajo

    Profesores: Javier Moyano y Leandro Inchauspe- 1 -

    Fordismo, estado de bienestar y estado populista Dr. Javier Moyano Prof. Leandro Inchauspe

    http://www.graziarosavillanipress.it/articleimages/catmonio.jpg

    En este mdulo, contenido en la Unidad N 3, abordaremos el anlisis del mundo del trabajo en la denominada poca del fordismo, desde la posguerra a mediados del siglo XX hasta mediados de la dcada de 1970. Se trata de una etapa caracterizada por el predominio de un modo de organizacin del trabajo fundado en la estricta distincin entre quienes diseaban y organizaban el proceso de trabajo por un lado y quienes ejecutaban las tareas por el otro.

    En el desarrollo del mdulo, consideraremos el funcionamiento del proceso de trabajo, el contexto macroeconmico que hizo posible la viabilidad de este modelo y las limitaciones y rigideces que en el mediano plazo condujeron a la crisis del mismo. En el primer caso tendremos en cuenta la mencionada separacin entre diseo y ejecucin del trabajo, la importancia del establecimiento de controles patronales sobre la fuerza de trabajo y la incidencia de los factores tecnolgicos, en especial de la lnea de montaje, para el funcionamiento del modelo. En el segundo caso, orientaremos nuestra mirada hacia las polticas de pleno empleo y salarios altos, las cuales permitan preservar una considerable demanda de bienes industriales y a la escasa variacin de esa demanda, que tornaba posible planificar la produccin en funcin de ventas precedentes sin necesidad de efectuar cambios significativos, tanto organizativos como tecnolgicos.

    En el tercer caso, prestaremos atencin a limitantes tecnolgicos, organizativos, macroeconmicos, sociales y psicolgicos, a la hora de explicar la crisis del fordismo desde mediados de la dcada de 1970. Entre otros aspectos, nos referimos, en primer lugar, a las rigideces de la lnea de montaje para afrontar variaciones en la demanda de bienes industriales. En segundo lugar, a las dificultades para afrontar situaciones imprevistas en un modelo organizativo que no dejaba lugar a la iniciativa de los trabajadores. En tercer lugar, a los

  • Materia: Historia del Trabajo

    Profesores: Javier Moyano y Leandro Inchauspe- 2 -

    problemas de rentabilidad derivados de una economa dependiente del nivel de salarios cuando se dispararon otros costos de produccin, en especial el costo de la energa. En cuarto lugar, a las tensiones entre nuevas expectativas en una sociedad en que el nivel educativo haba crecido y el mantenimiento de una organizacin laboral escasamente consistente con ese crecimiento. Por ltimo, a las dificultades para mantener niveles de colaboracin de los trabajadores en un sistema fundado en controles externos y en escaso protagonismo de la mano de obra.

    Presentacin

    El objetivo de esta lectura es analizar conjuntamente tres fenmenos ms o menos contemporneos en el tiempo: nos referimos a la generalizacin del modelo fordista en la produccin fabril, paradigma productivo fundado en una estricta separacin entre el diseo y la ejecucin del trabajo; la formacin del estado de bienestar, fundado en la generalizacin de beneficios sociales para la clase trabajadora, en la mayora de los pases desarrollados; y la articulacin de estados populistas, en cierto modo la versin del estado de bienestar en nuestro continente, en los pases ms grandes de Amrica Latina.

    La combinacin de taylorismo y lnea de montaje, dar origen al paradigma productivo fordista. En la foto, su creador el empresario automotriz Henry Ford, posa junto al conocido Modelo T.

    A lo largo de nuestra exposicin procuraremos interrelacionar los tres desarrollos, partiendo de la premisa de que hubiera sido difcil la vigencia del modelo productivo fordista, dependiente de la produccin en masa sin los niveles de consumo que garantizaba el estado de bienestar o, con las especificidades del caso latinoamericano, el estado populista en el continente. Aunque se trata de dos modelos en gran medida diferentes, tampoco es probable pensar en la

  • Materia: Historia del Trabajo

    Profesores: Javier Moyano y Leandro Inchauspe- 3 -

    viabilidad de los populismos latinoamericanos sin las referencias del estado de bienestar europeo en el horizonte.

    Efectuadas estas consideraciones, podemos empezar a analizar en qu consisti el modelo productivo fordista.

    El paradigma fordista en la produccin fabril: taylorismo ms lnea de montaje

    En el mdulo anterior habamos sostenido, siguiendo a Edward P. Thompson, que los propietarios fabriles haban derrotado, tras un largo y conflictivo proceso, a los obreros en la disputa entablada en torno a la medicin del tiempo de trabajo. Efectivamente, ya en la primera mitad del siglo XIX, los trabajadores fabriles tenan un horario de entrada y un horario de salida a su lugar de trabajo.

    Sin embargo, para los patrones an quedaba pendiente resolver la manera ms efectiva de controlar cmo se utilizaba ese tiempo en el lugar de trabajo. Se poda vigilar el horario de ingreso y el de salida de una fbrica pero ello no garantizaba necesariamente, desde la perspectiva patronal, que la potencialidad productiva de los obreros en esos horarios fuera la ptima ni mucho menos. La eliminacin de los tiempos muertos se haba convertido entonces en una preocupacin fundamental de los propietarios en funcin del buen desempeo de sus empresas.

    En la foto, lnea de montaje de la industria automotriz estadounidense, dcada de 1950

  • Materia: Historia del Trabajo

    Profesores: Javier Moyano y Leandro Inchauspe- 4 -

    Con ello conflua, para reforzar la posicin de poder de los trabajadores en las relaciones obrero-patronales, el peso considerable que an tena en el conocimiento de oficios especializados. Ms an, incluso los obreros solan ser propietarios de las herramientas con que trabajaban. Era comn asimismo, la figura del contratista de cuadrillas, mediador en las relaciones laborales, situacin que resenta an ms las posibilidades de alcanzar un efectivo control patronal de la produccin.

    Lejos est de nuestras intenciones pretender que a partir de esta resea, caracterstica del siglo XIX en gran parte de las reas industrializadas, se extraigan conclusiones exageradas sobre una presunta debilidad patronal y una presunta fortaleza proletaria. Toda la historia decimonnica desmiente una visin de ese tipo. Simplemente queremos hacer notar que, en un proceso de progresivo fortalecimiento patronal en las relaciones entabladas con los trabajadores, quedaban relevantes cabos sueltos y que tales cabos sueltos eran considerados por los propietarios como un obstculo a su acumulacin de riquezas.

    La implementacin del modelo taylorista apuntaba a dejar definitivamente amarrados esos cabos sueltos. En qu consista ese modelo?

    El taylorismo consista, precisamente, en separar estrictamente el diseo de la ejecucin del trabajo con el objetivo de eliminar el papel de trabajadores especializados, de contratistas de cuadrillas y de todo tipo de actores que, por su excesivo protagonismo en el proceso productivo, significaran una limitacin del poder patronal en las unidades de produccin.

    La aplicacin de criterios de racionalidad cientfica al proceso productivo, caracteriza al taylorismo.

    Ahora bien, cmo se alcanzara ese objetivo? Para el taylorismo, esa separacin entre diseo y ejecucin del trabajo que suprimira a los trabajadores especializados, se lograba, en primer lugar, mediante una planificacin muy detallada del proceso de produccin. Con ello se

  • Materia: Historia del Trabajo

    Profesores: Javier Moyano y Leandro Inchauspe- 5 -

    eliminaban por completo las situaciones imprevistas que pudieran requerir de la pericia de los especialistas.

    En segundo lugar, ese detallado diseo de las tareas parta de la premisa de la simplificacin extrema de tales tareas, de modo tal que cualquier trabajador estuviera en condiciones de realizarlas. Se reforzaba as la marginacin de los trabajadores especializados del proceso de trabajo, con quienes tambin se reduca la posibilidad de presionar a los patrones a partir del monopolio de la destreza tcnica. Tambin se consegua eliminar los tiempos muertos dentro del horario de trabajo, pues ahora cada momento del proceso productivo estaba cuidadosamente pautado.

    En tercer lugar, se otorgaba una importancia sin precedentes a la figura del supervisor, a cargo de controlar el cumplimiento de las muy pautadas tareas que los obreros deban realizar dentro de su horario de trabajo. Con ese nivel de control, se supona que el tiempo de trabajo podra aprovecharse en todas sus potencialidades.

    La estructura organizativa del taylorismo, en lo relativo a control y aprovechamiento del tiempo se vio reforzada por el fordismo. Con este modelo, que tomaba su nombre del empresario del automvil Henry Ford, lejos de querer superar al taylorismo se buscaba perfeccionarlo. Hasta tal punto ello era as que Henry Ford fue clebre por la implementacin de controles y castigos contra los obreros, en una permanente obsesin por evitar que estos desaprovecharan el tiempo de trabajo.

    Cabe preguntar de qu modo el fordismo perfeccion al modelo taylorista. Lo hizo al aadir al taylorismo la lnea de montaje, innovacin tecnolgica consistente en una cinta transportadora a travs de la cual cada obrero repeta de modo p