No a una econom­a de la exclusi³n - Iglesia...  Qu© consecuencias sacas de esas afirmaciones

  • View
    218

  • Download
    0

Embed Size (px)

Text of No a una econom­a de la exclusi³n - Iglesia...  Qu© consecuencias sacas de esas...

  • EL PROYECTO PASTORAL DE LA

    EVANGELII GAUDIUM

    EN NUESTRA IGLESIA DIOCESANA

    Una Iglesia en salida n 11 Enero 2015

    No a una economa de la exclusin

  • Convocamos a todos los grupos y comunidades, parro-

    quias y unidades pastorales, servicios y consejos diocesa-

    nos a tomar parte activa, con libertad y responsabilidad,

    en este proceso de reflexin de nuestra Iglesia diocesana.

    Os invitamos a poner en comn nuestras reflexiones,

    ms all de los propios grupos, enviando la informacin

    y conclusiones del trabajo realizado a:

    planevangelizacion@diocesisvitoria.org

    para integrarlas en una perspectiva diocesana de con-

    junto.

    Al remitir vuestras aportaciones conviene sealar las

    principales caractersticas del grupo de trabajo que las

    enva: Identidad y compromiso eclesial del grupo, nme-

    ro de componentes,

    15

    mailto:planevangelizacion@diocesisvitoria.org
  • Cmo ilumina nuestra reflexin la Palabra de Dios?

    Del Evangelio segn San Mateo 20, 1 16

    El reinado de Dios se parece al dueo de una finca que sali muy de maana a con-

    tratar obreros para su via. Se apalabr con ellos en un denario al da y los envi a su

    via. Volvi a salir a media maana, vio en la plaza a otros que no tenan trabajo y les

    dijo: Id tambin vosotros a mi via y os pagar lo debido. Ellos fueron. Volvi a salir a

    medioda y a media tarde e hizo lo mismo. Al caer de la tarde sali, encontr otros que

    no tenan trabajo y les dijo: Qu hacis aqu parados todo el da sin trabajar? Le con-

    testan: Nadie nos ha contratado. Y l les dice: Id tambin vosotros a mi via. Al ano-

    checer, el dueo de la via dijo al capataz: Rene a los obreros y pgales su jornal,

    empezando por los ltimos y acabando por los primeros. Pasaron los del atardecer y

    recibieron un denario. Cuando llegaron los primeros, esperaban recibir ms; pero tam-

    bin ellos recibieron un denario. Al recibirlo, protestaron contra el propietario :Estos

    ltimos han trabajado una hora y les has pagado igual que a nosotros, que hemos so-

    portado la fatiga y el calor del da. l contest a uno de ellos: Amigo, no te hago injus-

    ticia; no nos apalabramos en un denario? Pues toma lo tuyo y vete. Pero yo quiero dar

    al ltimo lo mismo que a ti.O no puedo yo hacer lo que quiera con lo mo? Por qu

    tomas a mal que yo sea generoso? As los ltimos sern primeros y los primeros lti-

    mos.

    1. Qu dice el texto? Atiende a todos los detalles posibles.

    2. Qu me dice Dios, en nuestra situacin, a travs de la Palabra?

    3. Qu es lo que el texto me mueve a decir a Dios? Habla con Dios

    4. A qu me mueve la escucha de la Palabra? A qu me comprometo?

    14

    EL PROYECTO PASTORAL DE LA EVANGELII GAUDIUM

    EN NUESTRA IGLESIA DIOCESANA

    El 24 de noviembre de 2013, el Papa Francisco present la Exhortacin Apostlica

    Evangelii Gaudium sobre el Anuncio del Evangelio en el mundo actual.

    Esta Exhortacin ofrece a toda la Iglesia en su conjunto un programa de profunda

    renovacin eclesial atendiendo a su raz evanglica y a los retos del mundo actual. Es

    todo un Proyecto Pastoral. As lo expresa repetidamente el mismo Papa Francisco.

    En esta Exhortacin quiero dirigirme a los fieles cristianos para invitarlos a una

    nueva etapa evangelizadora e indicar caminos para la marcha de la Iglesia en los

    prximos aos. (EG 1)

    Destaco que lo que tratar de expresar aqu tiene un sentido programtico y con-

    secuencias importantes. Espero que todas las comunidades procuren poner los me-

    dios necesarios para avanzar en el camino de una conversin pastoral y misionera,

    que no puede dejar las cosas como estn. (EG 25)

    Y hace una llamada a las Iglesias locales a implicarse en la acogida, desarrollo y

    aplicacin de las propuestas que plantea a toda la Iglesia universal Lo expresa as:

    Exhorto tambin a cada Iglesia particular a entrar en un proceso decidido de

    discernimiento, purificacin y reforma.(EG 30)

    Invito a las comunidades a completar y enriquecer estas perspectivas a partir de

    la conciencia de sus desafos propios y cercanos. (EG 108)

    En la Iglesia diocesana de Vitoria, cuando nos encontramos en la ltima etapa del

    Plan Diocesano de Evangelizacin 2009-2014 nos proponemos tomar la Exhortacin

    del Papa Francisco como gua para revisar y proyectar el itinerario de la transforma-

    cin misionera de nuestra Iglesia diocesana.

    A la luz de lo que nos ofrece La alegra del Evangelio, contemplaremos la realidad

    pastoral diocesana y los proyectos evangelizadores que tenemos entre manos estos

    ltimos aos, atendiendo tambin a la cambiante situacin de nuestro entorno socio-

    cultural y religioso.

    3

  • No a una economa de la exclusin

    La expresin precedente, junto con otras tres formulas negativas, recoge en la

    Evangelii gaudium una rotunda denuncia de la situacin y organizacin de la eco-

    noma vigente en la sociedad. En ellas identifica el Papa Francisco uno de los ma-

    yores desafos del mundo actual:

    Son de alabar los avances que contribuyen al bienestar de la gente Sin embargo,

    no podemos olvidar que la mayora de los hombres y mujeres de nuestro tiempo vive

    precariamente el da a da, con consecuencias funestas. Algunas patologas van en

    aumento Hay que luchar para vivir y, a menudo, para vivir con poca digni-

    dad. (EG 52)

    Ante esta situacin Evangelii gaudium propone de forma tajante:

    No a una economa de la exclusin

    53. As como el mandamiento de no matar pone un lmite claro para asegurar el

    valor de la vida humana, hoy tenemos que decir no a una economa de la exclusin y

    la inequidad. Esa economa mata. No puede ser que no sea noticia que muere de fro

    un anciano en situacin de calle y que s lo sea una cada de dos puntos en la bolsa.

    Eso es exclusin. No se puede tolerar ms que se tire comida cuando hay gente que

    pasa hambre. Eso es inequidad. Hoy todo entra dentro del juego de la competitividad

    y de la ley del ms fuerte, donde el poderoso se come al ms dbil. Como consecuen-

    cia de esta situacin, grandes masas de la poblacin se ven excluidas y marginadas:

    sin trabajo, sin horizontes, sin salida. Se considera al ser humano en s mismo como

    un bien de consumo, que se puede usar y luego tirar. Hemos dado inicio a la cultura

    del descarte que, adems, se promueve. Ya no se trata simplemente del fenmeno de

    la explotacin y de la opresin, sino de algo nuevo: con la exclusin queda afectada

    en su misma raz la pertenencia a la sociedad en la que se vive, pues ya no se est en

    ella abajo, en la periferia, o sin poder, sino que se est fuera. Los excluidos no son

    explotados sino desechos, sobrantes.

    54. En este contexto, algunos todava defienden las teoras del derrame, que

    suponen que todo crecimiento econmico, favorecido por la libertad de mercado, lo-

    gra provocar por s mismo mayor equidad e inclusin social en el mundo. Esta opi-

    nin, que jams ha sido confirmada por los hechos, expresa una confianza burda e

    ingenua en la bondad de quienes detentan el poder econmico y en los mecanismos

    sacralizados del sistema econmico imperante.

    4

    mero espectculo que de ninguna manera nos altera. Cules son en nuestro entorno

    prximo los signos visibles de esa globalizacin de la indiferencia? En qu grado

    vivo personalmente anestesiado por la cultura del bienestar? Cmo debo reaccionar?

    4. El n 56 denuncia: Mientras las ganancias de unos pocos crecen exponencialmen-

    te, las de la mayora se quedan cada vez ms lejos del bienestar de esa minora feliz.

    Cules son, a tu juicio, las causas y las consecuencias de este hecho? Qu habra que

    hacer para corregirlo?

    5. El n 60 concluye las reflexiones sobre la situacin econmica con esta afirma-

    cin: Esto se vuelve todava ms irritante si los excluidos ven crecer ese cncer social

    que es la corrupcin profundamente arraigada en muchos pases en sus gobiernos,

    empresarios e instituciones cualquiera que sea la ideologa poltica de los gober-

    nantes. Cules son, a tu juicio, las causas y las consecuencias de este hecho? Qu

    habra que hacer para corregirlo?

    6. En la Evangelii gaudium las reflexiones sobre la situacin y organizacin de la

    economa son presentadas en forma de negaciones (No a una economa de exclusin;

    No a la nueva idolatra del dinero; No a un dinero que gobierna en lugar de servir; No

    a la inequidad que genera violencia.) Qu afirmaciones se pueden contraponer positi-

    vamente a cada una de esas negaciones?

    Qu consecuencias sacas de esas afirmaciones para tu vida personal?

    Y para la vida de nuestras comunidades cristianas?

    Y para la vida poltica y social de la que formamos parte?

    7. Segn Evangelii gaudium: La palabra solidaridad est un poco desgastada y a

    veces se la interpreta mal, pero es mucho ms que algunos actos espordicos de gene-

    rosidad.(EG 188) Qu significado concreto tiene para ti? Qu repercusin concreta

    tiene en tu vida?

    8.- Si estas de acuerdo con la afirmacin de Evangelii gaudium: La necesidad de

    resolver las causas estructurales de la pobreza no pueden esperar(EG 202) Cmo

    respondes a esa necesidad en tu compromiso personal y comunitario- de transformar

    la sociedad?

    9. Qu relacin encuentras entre el contenido de