LE“N ALVA, EDUARDO. El Enga±o en El Delito de Estafa

  • View
    36

  • Download
    0

Embed Size (px)

Text of LE“N ALVA, EDUARDO. El Enga±o en El Delito de Estafa

  • 1

    EL ENGAO EN EL DELITO DE ESTAFA

    Eduardo Len Alva* Dentro de la configuracin del delito de estafa, encontramos como uno de sus elementos al ENGAO, que viene a estatuirse como el medio tpico para la induccin a la disposicin patrimonial, por parte del sujeto pasivo. Precisamente es ste elemento el que diferencia al delito de estafa de aqullos otros delitos en los que la disposicin patrimonial se obtiene, bajo amenaza, coacciones, etc.

    1.- CONCEPTO DE ENGAO. El cdigo Penal peruano al regular el delito de estafa, establece expresamente que uno de los medios idneos que puede utilizar el sujeto activo del delito para obtener la disposicin patrimonial es el engao. Sin embargo la propia normatividad penal no realizada ninguna precisin respecto a que es lo que debe de entenderse por engao. En este punto cabe sealar que la doctrina ha dado algunos conceptos respecto al trmino engao. As se dice: el engao es una simulacin o disimulacin capaz de inducir a error a una o varias personas 1, para Labatut el engao como elemento del delito de estafa consiste en la mutacin o alteracin de la verdad, tendiente a provocar o mantener el error ajeno, como medio de conseguir la entrega de la cosa2, el espaol Conde Pumpido, refirindose al engao nos dice: se entiende por engao la falta a la verdad en lo que se dice o hace, de modo que los dems se formen una representacin incierta de lo que el sujeto realmente pretende3, en este mismo sentido Rodrguez Devesa nos dice: el engao propio del delito de estafa es una simulacin o desimulacin capaz de inducir a error a una o varias personas4 Desde nuestro punto de vista el engao, se estatuye como un medio no violento del que se sirve el sujeto activo para viciar el consentimiento de la victima o disponente, mediante la desfiguracin de la realidad, bien alegando hechos falsos ocultando los verdaderos, en cualquier caso quebrantando la confianza del sujeto pasivo que cree razonablemente en la buena fe del autor.

    * Abogado. Magster en la Especializacin de Derecho penal por la Universidad de Sevilla- Espaa. Miembro del Instituto de Ciencia

    Procesal Penal (INCIPP). 1 Romero Gladis, Nancy. Los Elementos del delito de Estafa, Buenos Aires, Edit Lerner, 1985 p. 107, Yubero, Cnepa. El Engao en

    el Delito de Estafa", Editorial Jurdica Cono Sur, 1985, p. 100 2 Labatut Glena, Gustavo. Derecho Penal, Tomo II, Santiago de Chile, Editorial Jurdica de Chile; 1999, p. 225. 3 Conde Pumpido Ferreiro, Cndido. Estafas, Valencia, Tirant lo Blanch, 1997, p. 46 4 Rodrguez Devesa, Jos Mara. Derecho Penal Espaol [PE], 8va Edicin, Madrid, 1981, p 434.

  • 2

    De la mano del desarrollo de los criterios de imputacin objetiva la doctrina trata de conceptuar al engao como la falta a la verdad en lo que se hace o dice de modo bastante para producir error e inducir al acto de disposicin patrimonial5. En este sentido que el tipo bsico de estafa restringe el nmero de engaos tpicos, exclusivamente, aquellos que sean bastantes para producir error de otro. Lo que permite reconducir la capacidad de idoneidad del engao a la exigencia de su adecuacin:slo al engao que genere un riesgo jurdico-penalmente desaprobado de lesin del bien jurdico, esto es del patrimonio ajeno, le puede ser imputado el resultado posterior que, adems, deber ser, precisamente, la realizacin concreta de ese riesgo6. Se niega por otra parte de manera unnime que la simple mentira llegue a configurar el ardid o el engao idneo propio del delito de estafa, puesto que ella supone una falsedad, cuya creencia queda librada a la buena fe del tercero, en tanto que en el engao se da algo ms cierta entidad objetiva que permite reconocer la existencia del nexo causal entre el engao y el error, de modo que ste no pueda ser atribuido a la credulidad nicamente7. El espaol Bajo Fernndez, a efecto de encuadrar la simple mentira como una modalidad de engao tpico exige que sta (la simple mentira) al menos vaya acompaada de una maquinacin o maniobra fraudulenta que pueda por si misma producir el error y la consiguiente disposicin patrimonial8.

    2.- LA VICTIMOLOGA Y EL PRINCIPIO DE AUTORRESPONSABILIAD. Con la evolucin de los criterios normativos de imputacin y con la finalidad de perfilar los alcances del engao tpico surge dentro de la dogmtica penal lo que se denomina victidogmtica. La victidogmtica trata la cuestin de la medida en que la contribucin responsable de la vctima al resultado tpico influye en el mbito de responsabilidad del autor, o mejor dicho, como expone ROXIN la cuestin central de la victidogmtica es plantear que efectos tiene para el injusto una responsabilidad de la vctima en los hechos, en especial, si ello puede llevar a la exclusin del tipo o de la antijuricidad9. Por tanto, comprobado por los estudios victimolgicos que la conducta victimal culpable o dolosa puede incidir de forma relevante en la gnesis del comportamiento criminal,

    5 Bajo Fernndez, Miguel. Manual de Derecho Penal [PE], Madrid, Ceura, 1989, p. 168. 6 Gonzles, Rus, Juan Jos. Curso de Derecho Penal Espaol- Parte Especial-, dirigido por Manuel Cobo del Rosal, Tomo I, Madrid,

    Marcial Pons, 1996, p. 659, quien seala: siempre ha sido una constante de la interpretacin doctrinal y jurisprudencial la idea de que la ley penal no puede ser el instrumento utilizado para reprimir todos los fraudes que abusan de la buena fe de otros, por lo que no todo engao puede ser constitutivo de estafa; vase tambin, en este sentido: Pastor Muoz, Nuria. La Determinacin del Engao Tpico en el Delito de Estafa, Madrid, Marcial Pons, 2004, p. 102.

    7 Fontn Balestra, Carlos, Derecho Penal [PE], Buenos Aires, Abeledo Perrot, 1977, p. 368. 8 Bajo Fernndez, Miguel, Manual de Derecho Penal [PE], p. 168. 9 Roxin, Claux. La Estructura de la Teora del Delito, Madrid, 1997, Traduccin al castellano de Luzn Pea, Daz y Garca Conlledo y

    de Vicente Ramesal, marzo 1994, nmero 14, p 562.

  • 3

    corresponde a la dogmtica determinar si ello tiene consecuencias desde el punto de vista de la necesidad y merecimiento de pena, y si puede traducirse en la atipicidad de la accin del autor o en una disminucin de su responsabilidad penal. Tratamos aqu esta cuestin puesto que a nuestro entender el concepto normativo del engao requiere ser valorado de acuerdo con el principio victimolgico. Sin embargo, debe ser aceptado que los problemas que plantea la llamada victidogmtica no se agotan en el mbito de la estafa, por mucho que fuera en relacin con este delito cmo se desarrollaron los postulados victodogmticos hace ya mas de veinte aos. Los problemas que aborda la victidogmtica no se agotan, pues, en el delito de estafa sino que se refieren tambin a la Parte General del Cdigo y otros delitos de la Parte Especial10. La teora ya haba tenido en cuenta el principio victidogmtico en la exclusin de la imputacin del resultado a la accin, en el mbito de los delitos imprudentes, mediante la negacin del resultado como realizacin del riesgo no permitido creado por el autor, o al menos, una atenuacin en el caso de la llamada concurrencia de culpas. Pero las posiciones se distancias cuando se aborda la cuestin en relacin con el delito doloso de accin, aunque la opinin mayoritaria entiende que, en todo caso, no caben soluciones radicales. La cuestin mas problemtica consiste en determinar en qu casos la infraccin de la vctima de sus deberes de autotutela puede conducir a la exclusin del injusto del autor. Como regla general, no es exigible a la vctima la puesta en marcha de mecanismos de autoproteccin frente a cualquier ilcito penal. Como pone de manifiesto ROXIN, no en todo caso en que el ciudadano se pudiere proteger puede el Estado renunciar a su intervencin para la resolucin del conflicto social, pues los ciudadanos justamente han incorporado el poder penal para descargarse de las tareas de proteccin y dedicar sus esfuerzos a su desarrollo en vez del mero aseguramiento de su personalidad11. Sin embargo, ello no es incompatible con la exigencia al ciudadano de una mnima energa dirigida a la autodefensa, cuando sea fcilmente evitable el hecho punible con un cmodo comportamiento tendente a la evitacin de la lesin del bien jurdico12. En resumen y como bien seala Choclan Montalvo, los fundamentos tericos del enfoque victidogmtico consisten en: a) No hay necesidad de pena cuando la prevencin de la lesin del bien jurdico

    est en manos de su titular.

    10 Cancio Mela, Manuel. Conducta de la Vctima e Imputacin Objetiva en Derecho Penal, Barcelona,1998, p. 222 11 Claux Roxin; Derecho penal Parte General, ob. cit.; Nmero 14, p. 520 donde vigila el ojo de la ley dice Roxin el particular

    puede dedicar sus energas al desarrollo en vez del mero aseguramiento de su personalidad, Madrid 1997. 12 Choclan Montalvo, Jos Antonio, El Delito de Estafa; Barcelona, Bosch, 2000, p. 111, el referido profesor espaol utilizando criterios

    Victidogmticos, nos dice: A pesar de la cesin al estado de la funcin de polica en orden a la tutela de los bienes jurdicos de los ciudadanos, siempre conserva el ciudadano un espacio de libre autonoma que debe ordenar de manera adecuada hacia la conservacin de sus propios bienes.

  • 4

    b) No merece proteccin del Derecho penal la vctima que no se ha comportado de modo responsable en el cuidado de sus bienes jurdicos de que es titular13.

    Planteada as la cuestin y utilizando criterios victodogmticos14 podemos llegar a plantear, que no merece proteccin alguna del derecho penal, la vctima que no se ha comportado de modo responsable en