of 25/25
Rodolfo-J. Rodríguez-R. E-mail: [email protected] / U.R.L.: http://cariari.ucr.ac.cr/~rodolfor 1 Deconstructivismo y Literatura

El Deconstructivismo y la Literatura

  • View
    2.756

  • Download
    0

Embed Size (px)

Text of El Deconstructivismo y la Literatura

  • 1. DeconstructivismoyLiteratura Rodolfo-J. Rodrguez-R. E-mail: [email protected] / U.R.L.: http://cariari.ucr.ac.cr/~rodolfor 1

2. Rodolfo-J. Rodrguez RodrguezE-mail: [email protected]: http://cariari.ucr.ac.cr/~rodolfor http://rodolfor.ifasnet.com http://ccognoscitivas.ifasnet.com http://ccognoscitivas.ifasnet.com /publicats Rodolfo-J. Rodrguez-R. E-mail: [email protected] / U.R.L.: http://cariari.ucr.ac.cr/~rodolfor 2 3. James Joyce Literatura deconstructiva Vanguardia literaria Rodolfo-J. Rodrguez-R. E-mail: [email protected] / U.R.L.: http://cariari.ucr.ac.cr/~rodolfor 3 4. James Joyce: Ulises (1922) Rodolfo-J. Rodrguez-R. E-mail: [email protected] / U.R.L.: http://cariari.ucr.ac.cr/~rodolfor 4 5. Su consagracin literaria le vino de la mano de la publicacin en 1922 de su obra maestra, Ulises (Ulysses), novela experimental en la que intent que cada uno de sus episodios o aventuras no slo condicionara, sino tambin produjera su propia tcnica literaria: as, al lado del flujo de conciencia (tcnica que haba Estatua de usado ya en su novela anterior), se James encuentran captulos escritos al modo Joyce en la periodstico o incluso imitando loscallecatecismos. O'Connell, Es una novela llena de simbologa, en laen Dubln que experimenta continuamente con el lenguaje. Rodolfo-J. Rodrguez-R. E-mail: [email protected] / U.R.L.: http://cariari.ucr.ac.cr/~rodolfor 5 6. Sus ataques a las instituciones,principalmente Iglesia catlica y Estado,son continuas y muchos de sus pasajesfueron declarados obscenos por suscontemporneos.Inversin irnica de la Odisea de Homero,la novela explora meticulosamenteveinticuatro horas, 16 de junio de 1904, enla vida de tres dublineses de la clasemedia baja: Leopold Bloom, que vaga por Tumbalas calles dublinesas para evitar volver acasa en la que sabe que su mujer, Molly,de J. le est siendo infiel, y el joven poeta,Stephen Dedalus, que presenta un perfil Joyceya ms maduro que el que habaaparecido en su obra anterior: Retrato del Zurich artista adolescente.Rodolfo-J. Rodrguez-R. E-mail: [email protected] / U.R.L.: http://cariari.ucr.ac.cr/~rodolfor 6 7. Rodolfo-J. Rodrguez-R. E-mail: [email protected] / U.R.L.: http://cariari.ucr.ac.cr/~rodolfor 7 8. Estatua de Molly Bloom, Gibraltar Rodolfo-J. Rodrguez-R. E-mail: [email protected] / U.R.L.: http://cariari.ucr.ac.cr/~rodolfor 8 9. Ddalo en Compostela Rodolfo-J. Rodrguez-R. E-mail: [email protected] / U.R.L.: http://cariari.ucr.ac.cr/~rodolfor 9 10. J. Musolf: Bloomsday (6 de Junio, 1905) Rodolfo-J. Rodrguez-R. E-mail: [email protected] / U.R.L.: http://cariari.ucr.ac.cr/~rodolfor 10 11. Ulyses- Captulo 2 ("Nstor"):Stephen Dedalus est enseando historia antigua. Los alumnos se dispersan, le piden una historia de fantasmas; l, pensando en el fantasma de su madre recin muerta que se le aparece en sueos, ofrece una adivinanza:The cock crewEl gallo cant, The sky was blue:el cielo era azul: The bells in heavenlas campanas del cielo Were striking eleven.daban las once. Tis time for this poor Es hora de que esta pobre soul alma To go to heaven. vaya al cielo. Rodolfo-J. Rodrguez-R. E-mail: [email protected] / U.R.L.: http://cariari.ucr.ac.cr/~rodolfor 11 12. Rodolfo-J. Rodrguez-R. E-mail: [email protected] / U.R.L.: http://cariari.ucr.ac.cr/~rodolfor 12 13. Finnegans Wake es la ltima novela publicada en vida por el escritor irlands James Joyce bajo el sello londinense Faber & Faber en 1939.Rodolfo-J. Rodrguez-R. E-mail: [email protected] / U.R.L.: http://cariari.ucr.ac.cr/~rodolfor 13 14. El ttulo alude a una popular balada callejera de mediados del siglo XIX, donde se narra la muerte y resurreccin pardica de Tim Finnegan, un irlands aficionado a la bebida, y que juega con el sentido etimolgico de la palabra "whiskey", "uisce beatha" o "agua de la vida".Rodolfo-J. Rodrguez-R. E-mail: [email protected] / U.R.L.: http://cariari.ucr.ac.cr/~rodolfor 14 15. Siguiendo la misma orientacin humorstica, la novela de Joyce pretende abarcar las horas de sueo de un personaje (Mr. Portman, HCE o Humphrey Chimpden Earwicker), mediante un lenguaje nocturno, con abundantes juegos de palabras, puns, deformaciones del ingls, introduccin de palabras en decenas de lenguas de los cinco continentes y una densidad simblica que convierte al texto en un hito del vanguardismo narrativo y condensacin de la esttica joyceana como interaccin entre microcosmos y macrocosmos. Rodolfo-J. Rodrguez-R. E-mail: [email protected] / U.R.L.: http://cariari.ucr.ac.cr/~rodolfor 15 16. Los Simpsons(Sobre Finnegan Wake de Joyce) Rodolfo-J. Rodrguez-R. E-mail: [email protected] / U.R.L.: http://cariari.ucr.ac.cr/~rodolfor 16 17. Julio Cortzar (1914-1984)Rodolfo-J. Rodrguez-R. E-mail: [email protected] / U.R.L.: http://cariari.ucr.ac.cr/~rodolfor 17 18. Rayuela Buenos Aires, Editorial Sudamericana, 1963. Rodolfo-J. Rodrguez-R. E-mail: [email protected] / U.R.L.: http://cariari.ucr.ac.cr/~rodolfor 18 19. La aparicin de Rayuela supuso una verdadera revolucin dentro de la novelstica en lengua castellana. Por primera vez un escritor hispanoamericano llevaba hasta las ltimas consecuencias la voluntad de transgredir el orden tradicional de una historia y el lenguaje para contarla.Rodolfo-J. Rodrguez-R. E-mail: [email protected] / U.R.L.: http://cariari.ucr.ac.cr/~rodolfor 19 20. El resultado es este libro nico, abierto a mltiples lecturas, lleno de humor, de riesgo y de una originalidad sin precedentes, que narra las vicisitudes de un grupo de intelectuales sudamericanos en el Pars de los sesentas, Pola, Talita, La Maga, Traveler, y el protagonista, Horacio Oliveira, quien retornar a su Argentina natal. Rodolfo-J. Rodrguez-R. E-mail: [email protected] / U.R.L.: http://cariari.ucr.ac.cr/~rodolfor 20 21. Rayuela adems de contar una historia (una historia de bsqueda profunda entre otras bsquedas e historias), plantea profundos problemas existenciales y se abre a toda clase de cuestiones. Cuando en 1963 se publicaba Rayuela, Cortzar cumpla 50 aos.Rodolfo-J. Rodrguez-R. E-mail: [email protected] / U.R.L.: http://cariari.ucr.ac.cr/~rodolfor 21 22. As, cuando el lector abre este libro (que es muchos libros) se encuentra con un Tablero de Direccin. Justamente, en medio de esta gran broma, Cortazar nos plantea el libro, y nos damos cuenta ya de lo habitual que va a ser que lo ms serio se nos plantee en un tono humorstico. Rodolfo-J. Rodrguez-R. E-mail: [email protected] / U.R.L.: http://cariari.ucr.ac.cr/~rodolfor 22 23. Y uno entonces puede elegir leer la novela de corrido, del captulo 1 al 56 y prescindir del resto de los captulos, o puede utilizar el Tablero de Direccin y comenzar entonces por el captulo 73. Este orden desordenado nos plantea desde el vamos una pluralidad de lecturas y nos saca del casillero de lector pasivo para tomar un rol mucho ms activo al enfrentar esta novela; incluso uno puede plantear an mltiples formas de lectura. Rodolfo-J. Rodrguez-R. E-mail: [email protected] / U.R.L.: http://cariari.ucr.ac.cr/~rodolfor 23 24. El libro est dividido en dos partes: Del lado de ac y Del lado de all, Pars y Buenos Aires. Los personajes son entraables: la ternura de la Maga (el captulo que escribe una carta a su hijo muerto es de lo mejor dela novela), Horacio Oliveira, Talita, Traveler, Remorino, Gekrepten, el circo, el manicomio, el gglico (un nuevo lenguaje), la rayuela brillando difusa en el medio de la noche... Rodolfo-J. Rodrguez-R. E-mail: [email protected] / U.R.L.: http://cariari.ucr.ac.cr/~rodolfor 24 25. Rayuela, captulo 68 Apenas l le amalaba el noema, a ella se le agolpaba el clmiso y caan en hidromurias, en salvajes ambonios, en sustalos exasperantes. Cada vez que l procuraba relamar las incopelusas, se enredaba en un grimado quejumbroso y tena que envulsionarse de cara al nvalo, sintiendo cmo poco a poco las arnillas se espejunaban, se iban apeltronando, reduplimiendo, hasta quedar tendido como el trimalciato de ergomanina al que se le han dejado caer unas flulas de cariaconcia. Y sin embargo era apenas el principio, porque en un momento dado ella se tordulaba los hurgalios, consintiendo en que l aproximara suavemente su orfelunios. Apenas se entreplumaban, algo como un ulucordio los encrestoriaba, los extrayuxtaba y paramova, de pronto era el clinn, las esterfurosa convulcante de las mtricas, la jadehollante embocapluvia del orgumio, los esproemios del merpasmo en una sobrehumtica agopausa. Evoh! Evoh! Volposados en la cresta del murelio, se senta balparamar, perlinos y mrulos. Temblaba el troc, se vencan las marioplumas, y todo se resolviraba en un profundo pnice, en niolamas de argutendidas gasas, en carinias casi crueles que los Rodolfo-J. Rodrguez-R. E-mail: [email protected] / U.R.L.: http://cariari.ucr.ac.cr/~rodolforordopenaban hasta el lmite de las gunfias.25