MIAMI EDICION 979

  • View
    241

  • Download
    7

Embed Size (px)

DESCRIPTION

MIAMI EDICION 879

Text of MIAMI EDICION 979

  • Miami, Florida Agosto 09 al 15 de 2012aos

    Director: Oswaldo Muoz

    Decano del Periodismo venezolano en los Estados Unidos - Premio Nacional de Periodismo en Estados Unidos 2002

    Por esta gorra, que el candidato de la unidad usa desde hace tiempo, la presidente del Consejo Nacional Electoral, se siente desafiada. La cachucha tricolor, se ha convertido en el smbolo ms poderoso de esta campaa. Es la Aleida Josefina de estos tiempos. Es la boina roja redimida del Comando Venezuela. Es la fuerza de un pueblo que no se cala ms a un gobierno que huele a naftalina. La gorra es Capriles y todo lo que representa. No es el uso de los smbolos patrios lo que determina el desarrollo de un pueblo, aqu casi que bailan el himno y no se les puede acusar de ser una nacin poco exitosa. Hugo, el problema de la gorra ahora es do-ble, poda, a duras penas, representar a Capriles y sus ideas, pero t y las geniales seoras que tienes en el CNE, decidieron agregarle a la gorra 14 aos de atropellos, de censura y de insultos. La gorra, ahora representa la juventud, la eficiencia y la paz que es Capriles y tambin representa la necesidad de salir de 14 aos de psima gestin y malcriadez que son Hugo Chvez. Como deca una caricatura de Pedro Len Zapata en El Nacional: Vota Gorra.

    Pg. 9

    Miami, Florida Agosto 09 al 15 de 2012 Ao XX Nro. 48 Edicin 879 52 Pginas

    La gorraprohibida

  • Miami, Florida Agosto 09 al 15 de 2012aos02 [ Publicidad ]

  • Miami, Florida Agosto 09 al 15 de 2012aos 03Publicidad

  • Miami, Florida Agosto 09 al 15 de 2012aos04 [ Opinin ]

    Director-Editor: Oswaldo Muoz editor1@tmo.blackberry.net

    Adjunto al Director: Isabel Muozisabel.munoz@elvenezolanonews.com

    Gerente General: Sylvia Bellosylvia.bello@elvenezolanonews.com

    Administrador: Nelson Prietonelson.prieto@elvenezolanonews.com

    Jefe de Redaccin: Jos Hernndez Sala de Redaccin: Jonathan Len N. Vasquez

    Corporate Accounts: Oswaldo Muoz Jr. oz.munoz@elvenezolanonews.com

    Gerente de Circulacin: Edgar Carrero

    ecodistribution1@yahoo.com

    Asistente a la Gerencia: Miguel A. Barrera miguel.barrera@elvenezolanonews.com

    Jefe de Deportes: Broderick Zerpa

    Economa: Luis Prieto Oliveiraluis.prieto@elvenezolanonews.com

    Espectculos: Miguel Ferrandomiguel.ferrando@elvenezolanonews.com

    Horscopo: Norma Fajardo

    Tursmo: Juan Len

    Salud: Dr. Orlando Gutirrez

    Humor: Nelly Pujols

    nelly.pujols@elvenezolanonews.comColaboradores: Oswaldo lvarez Paz, Alfredo Osorio Urdaneta, Eli Bravo, Macky Arenas, Marcos Villasmil, Milagros Socorro, Horacio Medina, Leonardo Romero, Oscar Huete, Hely Daniel Rodrguez y Lester Avils

    Diseo y diagramacin: Ildefonso Prieto pochoprieto@gmail.comFotografa: Biaggio Correale

    VENTASLilibeth Mendiri 305-552.64.33lilibeth.mendiri@elvenezolanonews.comCarla Macas 786-352.2582 carla.macias@elvenezolanonews.comCarla Rodrguez 786-970.4355

    carla.rodriguez@elvenezolanonews.comVanessa Yanez 786-554-2852vanessa.yanez@elvenezolanonews.comValentina Urdaneta 305-332-1615valentina.urdaneta@elvenezolanonews.comYolanda Medina 786-587-3586yolanda.medina@elvenezolanonews.comImpreso en: Southeast Offset 4880 NW 157 Street. Miami. Fl. 33014. Telfono: 305.623.7788

    Miembro de:

    Aceptamos

    Newspaper

    Telfonos de Ventas: (305) 717.3206 / (305) 717.3565 / (305) 717.3209 / (305) 717.3271 / (305) 717.3227Miami: 8390 NW 53 St. Suite #318, Miami, Fl, 33166. Telfs: (305) 717. 3206 - Fax: (305)717.3250 / Broward: 14359 Miramar Parkway Suite #272, Miaramar, Fl 33027

    Telf: (786) 487.4272 / Orlando: (786) 290.0418 / Caracas: (414) 303.0073 El Venezolano Newspaper, no se responsabiliza por el contenido de los anuncios publicados en este medio. Prohibida la reproduccin total o parcial sin autorizacin escrita de su Director.

    Siga el caminode la Gorra

    Peligroso desconcierto

    Grandes mentiras revolucionariasAgenda Parlamentaria

    El oficialismo est desconcertado. Su candidato luce mal, sin recursos que fortalezcan su retrica baratera y con la visin de una derrota telegrafiada. Pero aqu es donde est el peligro. Disean una estrategia que pone de lado los votos, es decir que menosprecia la voluntad de cambio existente en la nacin. Utilizando grose-ramente los medios oficiales convierten los nmeros de algunas encuestadoras en instrumento para mantener la idea de la invencibilidad de Chvez. Con 20 o 30 puntos de ventaja, no puede perder. Exigen de antemano el reconocimiento de la derrota a la oposicin y, en conse-cuencia, la aceptacin del continuismo.

    En el Alto Gobierno hay la conviccin de que el CNE, la joya de la corona para el gobierno, independientemente de los resultados, proclamar el triunfo de su candidato. Cualquier reaccin en contrario, as sea con las actas de todas las mesas en la mano, ser denuncia-do como subversivo intento para crear inestabilidad. Tratan de convencer es-pecialmente a las fuerzas armadas, so-bre la necesidad de cerrar filas ciega-mente al lado de las cuatro diosas del olimpo que integran el organismo.Estas ideas se trasmiten como rdenes

    a la oficialidad. Chvez no puede per-der, hay que respetar y hacer respetar lo que diga el CNE e impedir, por todos los medios, represin y violencia inclui-dos, las reacciones de la oposicin por justas que puedan ser. Para esta tarea tratan de organizar las milicias, los co-

    lectivos, el Frente Francisco de Miran-da, a los cubanos cederristas y a toda la fauna paramilitar existente. No impor-tan las consecuencias. Lo importante es retener el poder a cualquier costo.Pero, como dice el refrn, una cosa

    piensa el burro y otra el que lo va a montar. Chvez perder hasta en los cuarteles. El pas est harto y fatigado. Quiere un cambio en democracia y las mayoras encontraron el camino. En el mundo militar hay alerta, apego a la Constitucin y disposicin para hacerla respetar. En el mundo civil, hay clari-dad de objetivos, estrategia definida, decisin de defender el triunfo y coraje para enfrentar a estos piratas en cual-quier terreno. Recordemos la cancin de Serrat que dice, No hay historia de piratas que tenga un final feliz!

    Es ms que eviden-te, la amargura del jefe de la revolu-cin rojita con el candidato de la Unidad Democrtica, que le ha tomado las calles de Venezuela en una histrica jornada que lo ha llevado a recorrer ms de cien ciudades en lo que va de campaa elec-toral, casa por casa, mano a mano , con los pobladores de urbanizaciones, ba-rriadas, poblados, caseros, llevando su mensaje de esperanza y de fe en un me-jor futuro al que tienen derecho los vene-zolanos, marcando la pauta, asumiendo Henrique Capriles, el liderazgo en las ideas y propuestas, frente al viejo candi-dato que dedica gran parte de su tiempo, en sus contadas apariciones pblicas de campaa para referirse, de la manera pe-yorativa, al hombre que le est diciendo a los venezolanos que hay un camino, para el bienestar y el progreso totalmen-te nuevo y distinto a esta cantinflada en que ha devenido la cacareada revolucin bolivariana.Pero al mismo tiempo esta campaa ha

    desnudado las mentiras del candidato de lo viejo en cuanto a las decenas de ofer-tas que en sus peroratas oficiales pbli-cas anuncio, formulo y hasta firmo con la asignacin de recursos y que muy poco

    a cumplido, siendo en la mayora de los casos origen de alarmantes corruptelas, dilapidando montaas de millones de dlares recibidos por el tesoro nacional por las exportaciones petroleras, estos ltimos trece aos, que se corresponden con casi tres periodos constitucionales de los anteriores.Esta es la revolucin de las grandes

    mentiras, entre las cuales destacan la de la conocida como gran misin vivienda Venezuela, dentro de la cual alardean haber construido ms de doscientas mil en los dos aos que lleva esta oferta presidencial, lo cual es totalmente falso, pues segn una auditora a las mismas y cuentas muy bien sacadas, en todo el pas no llegan a cuarenta mil las vivien-das construidas, estimndose que a fines de este ao puedan alcanzar las setenta mil viviendas, promedio muy por de-bajo de los obtenidos por los gobiernos democrticos previos a 1.998, es decir, anteriores al vetusto presente.En el Zulia, violentando la Constitucin

    y las leyes de la repblica, designan a un cortesano de la revolucin, quien ser el candidato de los rojos para las elecciones de Gobernadores de diciembre prximo, como una especie de Gobernador parale-lo que maneja presupuestos millonarios, sin control alguno, sin contralora, con-trol previo o posterior, asignando recur-sos a capricho y bajo la ptica del inters poltico en medio de una desesperada es-

    trategia para ver de qu manera le ponen la mano al Zulia, lo cual jams permitir el pueblo zuliano, que aprendi desde hace mucho tiempo a conocer a sus trai-dores aliados al centralismo y a quienes le dan la espalda a sus justos reclamos y reivindicaciones.Yo le digo a los zulianos que quieran

    ver la realidad de la gran misin vivien-da Venezuela en el Zulia, y especial-mente en Maracaibo y San Francisco, que pasen por las cercanas del hospital General del Sur, en la va que conduce a la autopista nmero uno, para que vean decenas de los ms infamantes ranchos que cualquier ventisca se los lleva, don-de viven desde hace aos innumerables familias de indgenas de distintas etnias sin que el gobierno revolucionario haga nada por sacarlos de la miseria y la in-salubridad en que se desenvuelven sus vidas.Que se den una paseadita por los al-

    rededores del Mercado las Pulgas, en horas de la maana, para que vean los nios de la calle que hace trece aos el candidato a la reeleccin eterna prome-ti quitarse el nombre si en los primeros seis meses de su gobierno exista un solo nio de la calle que no hubiera sido dig-nificado como nio de la patria. Hoy con sobrada razn recordamos