Click here to load reader

MIAMI EDICION 903

  • View
    240

  • Download
    17

Embed Size (px)

DESCRIPTION

miami edicion 903

Text of MIAMI EDICION 903

  • Miami, Florida Febrero 07 al 13 de 2013

    Decano del Periodismo venezolano en los Estados Unidos - Premio Nacional de Periodismo en Estados Unidos 2002

    Miami, Florida Febrero 07 al 13 de 2013 Ao XXI Nro. 22 Edicin 903 40 Pginas

    Recibimos en Miami al embajador Guillermo Cochez, en esta edicin publicamos una ci-ber entrevista exclusiva. El 18 de enero lo destituyeron porque, aun manteniendo su compostura, no se prest al doblez y a la prdida de la dignidad. No baj la cerviz frente a la arrogancia de la diplomacia del socialismo del Siglo XXI, que no es ni diplomtica, ni de-mocrtica, ni socialista. Sus opiniones, estn avaladas por ms de 20 aos de luchas contra las dictaduras militares que reinaron en Panam. Un demcrata. Ave extraa en el actual sistema interamericano, pleno de adulantes y serviles que comen de la mano de dictaduras que les re-galan los dlares de su propio pueblo. Bienvenido embajador a este Miami que supo vibrar con sus palabras, que terminaron de decir al mundo lo que todos sabemos y muchos no se atreven a decir. Lamentamos haber perdido una posicin tan importante en el Consejo Permanente de la Organizacin de Estados Americanos, pero la verdad y la democracia volvern a florecer de la mano de democracias sostenibles y pefectibles, que logren hacer mejores a todos nuestros pueblos. Gracias EMBAJADOR

    Director: Oswaldo Muoz

    EMBAJADOR!De los de verdad

  • Miami, Florida Febrero 07 al 13 de 201302 [ Publicidad ]

  • Miami, Florida Febrero 07 al 13 de 2013 03[ Publicidad ]

  • Miami, Florida Febrero 07 al 13 de 201304 Opinin

    Director-Editor: Oswaldo Muoz [email protected]

    Adjunto al Director: Isabel [email protected]

    Gerente General: Sylvia [email protected]

    Administrador: Nelson [email protected]

    Jefe de Redaccin: Jos Hernndez Sala de Redaccin: Jonathan Len N. Vasquez

    Corporate Accounts: Oswaldo Muoz Jr. [email protected]

    Gerente de Circulacin: Edgar Carrero

    [email protected]

    Asistente a la Gerencia: Miguel A. Barrera [email protected]

    Jefe de Deportes: Broderick ZerpaEconoma: Luis Prieto [email protected]

    Espectculos: Miguel [email protected]

    Horscopo: Norma FajardoTursmo: Juan LenSalud: Dr. Orlando GutirrezHumor: Nelly Pujols

    [email protected]: Oswaldo lvarez Paz, Alfredo Osorio Urdaneta, Eli Bravo, Macky Arenas, Marcos Villasmil, Milagros Socorro, Horacio Medina, Leonardo Romero, Oscar Huete, Hely Daniel Rodrguez y Lester Avils

    Diseo y diagramacin: Ildefonso Prieto [email protected]

    Fotografa: Biaggio CorrealeVENTASLilibeth Mendiri [email protected] Macas 786-352.2582

    [email protected] Rodrguez [email protected]

    Impreso en: Southeast Offset 4880 NW 157 Street. Miami. Fl. 33014. Telfono: 305.623.7788

    Miembro de:

    Aceptamos

    Newspaper

    Telfonos de Ventas: (305) 717.3206 / (305) 717.3565 / (305) 717.3209 / (305) 717.3271 / (305) 717.3227Miami: 3625 NW 82 Ave, Suite 406, Miami, Fl, 33166. Telfs: (305) 717. 3206 - Fax: / Broward: 14359 Miramar Parkway Suite #272, Miaramar, Fl 33027

    Telf: (786) 487.4272 / Orlando: (786) 290.0418 / Caracas: (414) 303.0073 El Venezolano Newspaper, no se responsabiliza por el contenido de los anuncios publicados en este medio. Prohibida la reproduccin total o parcial sin autorizacin escrita de su Director.

    Dnde est el Lobo Feroz?

    Tragedia y fatalismo

    11 de abril y 4 de febrero

    62 das en cama

    Agenda Parlamentaria

    El ttulo de es-tas reflexiones fue utilizado por m hace algunos aos. Quizs con algn sentido proftico. Hoy tiene ms vigencia que entonces. Para este momento no hay instru-mentos institucionales que puedan detener la destruccin de la demo-cracia. Queda muy poco de ella. Vivimos al filo del abismo. Quizs ya estamos rodando cuesta abajo, si por abismo entendemos consolidar a este rgimen castro-comunista o como quiera llamarse. Lo cierto el infierno est cada da ms cercano. Los insultos, agresiones obscenas y violencia fsica e institucional de los ltimos das, hablan por s so-los. Maduro, Cabello, Jaua y ese al-

    mirante en jefe Molero, actual ministro de la defensa, parecen

    una junta de gobierno de tercera categora que slo pueden ape-lar a la represin para mantener al gobierno de facto que terica-

    mente encabeza el impedido Hugo Chvez Fras desde La Habana. Carecen de toda legitimidad tica y legal, pero estn all, instrumentos conscientes de quienes dirigen todo desde el exterior.Las fuerzas armadas perdieron

    el monopolio de las armas. Hoy las comparten con paramilitares, uniformados o no, con bandas del crimen organizado y con unas neopolicas tan ineficientes como corrompidas. Se libra una verdade-ra guerra que sale de las sombras a la luz pblica. No olvidemos que cuando las balas dan en el blan-co preciso comienza la guerra. Quien promueve una confrontacin innecesaria puede ser irresponsable y hasta criminal. Pero quien la evi-ta cuando es indispensable librarla por razones de principio y de inte-

    rs nacional, puede calificarse igual y hasta de cobarde.Nadie sabe cmo salir definiti-

    vamente de esta crisis. Los cauces normales estn agotados y las ges-tiones polticas, hechas de la mejor buena fe, han fracasado. La diri-gencia opositora tiene que entender que en sus manos est permitir la destruccin de la Repblica o im-pedirlo, luchando por su reconstitu-cin, aunque tenga que ofrendar la vida en el intento. Todos sabemos que enfrentaremos un temporal de resultados inciertos, pero pre-cisamente por eso, los dirigentes tienen que asumir graves respon-sabilidades. Hasta los ms idiotas entienden que el pas est dividido. Civiles para todos los gustos y mi-litares silenciosamente al borde de la confrontacin interna, son signos inequvocos de lo que est por lle-gar.A 21 aos del 4F-92

    El caradurismo I n m a d u r o , al hablar de los crmenes del once de abril del 2002, cuando a raz de los sucesos de ese da con una veintena de ve-nezolanos asesinados cobardemen-te por los pistoleros gubernamen-tales del tristemente clebre Puente Llaguno y cerca de 160 heridos de gravedad, ms lo expresado el 4 de Febrero, en la celebracin por parte del oficialismo de un da para olvidar, nefasto para la vida demo-crtica de nuestro pas, me llama a escribir sobre el tema.El mundo entero observ a travs

    de las cmaras de un equipo perio-dstico de Venevisin, dirigido por el periodista Luis Alfonso Fernn-dez, quien recibi por este trabajo el Premio Internacional de Perio-dismo Rey de Espaa, como los bandoleros revolucionarios aposta-dos en las altura del puente, dispa-raban a mansalva contra miles de ciudadanos que marchaban por la Avenida Urdaneta para solicitar la renuncia del Presidente de la Rep-blica, quienes continan en liber-tad porque el Presidente Chvez, una vez que fue restituido en el cargo los calific como hroes de la patria y, seguidamente a esa ca-lificacin, el tribunal que le segua causa a varios de los asesinos, los dej en libertad.

    Y el alto mando militar, presidi-do por el General Lucas Rincn, esa misma noche del 11 de abril, consider que el responsable de

    los sucesos era el propio Presi-dente de la Repblica mediante la declaracin que transcribo: Los miembros del Alto Mando Mili-tar de la Repblica Bolivariana de Venezuela deploran los lamenta-bles acontecimientos sucedidos en la ciudad capital en el da de ayer. Ante tales hechos, se le solicit al seor Presidente de la Repblica la renuncia de su cargo, la cual acep-t. Los integrantes del Alto Mando ponen sus cargos a la orden los cuales entregaremos a los oficiales que sean designados por las nuevas autoridades.Inmediatamente a la declaracin

    del ministro Rincn, el pueblo pudo ver al Presidente Chvez entregarse ante los militares en el Fuerte Tiuna, tal como lo hizo lue-go de fracasado el intento de golpe de estado comandado por l mismo el 4 de febrero de 1992, contra el gobierno legtimamente constituido de Carlos Andrs Prez.Una vez restituido Chvez en el

    poder y pedirle perdn a la nacin por sus errores, el rgimen se neg a crear la comisin de la verdad que se encargara de investigar y aclarar los sucesos para que los responsa-bles de los mismos recibieran el castigo debido por esos actos cri-minales, y por el contrario, fueron detenidos los comisarios jefes de

    la Polica Metropolitana y conde-nados a la pena mxima de treinta aos de presidio por unos crmenes que no cometieron, bajo los cargos de responsables intelectuales.Asesorados, probablemente por

    la criminal dictadura comunista de Fidel Castro, desvirtuaron los ver-daderos hechos del once de abril mediante un video en el cual for-jaron y desdibujaron la verdad y lo llevaron a conocer por buena parte del mundo para lavarle la cara al rgimen.El oficialismo sabe y conoce la

    realidad de los hechos del 4 de Fe-brero y del once de abril y est per-suadido que quienes estn tras las rejas son inocentes, y por ello debe-mos tomarle la palabra de que los culpables reciban todo el peso de la ley, y solicitamos que sea revisada la sentencia por jueces imparciales, a la luz de los hechos y los verda-deros autores reciban el castigo por sus delitos.No ha sido suficiente lo vivido en

    estos ltimos aos?, para compren-der que aun con los errores cometi-dos por los gobiernos antepasados, ste no es la solucin, que el reme-dio ha sido peor que la enfermedad y que si no lo entendemos iremos todos al foso del abismo, propios y extraos, perdiendo lo poco que nos queda de lo que pudo haber sido un gran pas, pero que el egosmo, los intereses partic