La Poesía en La Escuela

  • View
    27

  • Download
    1

Embed Size (px)

DESCRIPTION

poesía

Text of La Poesía en La Escuela

LA POESA EN LA ESCUELA

LA POESA EN LA ESCUELA. LA POESA REQUIERE LA LECTURA EN VOZ ALTA

Cuando de comunicacin se trata, una cosa es el cdigo oral y otra el escrito. El primero se apoya en una serie de recursos no verbales como el tono de voz, el gesto, la mirada, el ademn, que ayudan a la comprensin del mensaje. Pero la palabra escrita est desprovista de tales recursos y esto hace que la expresin potica sea an ms especial, porque a la ambigedad del tema se le suele sumar la ineficacia de la lengua pensemos que la literatura no pertenece al orden de lo que representa sino al orden del lenguaje y el poeta necesitar compensar esa debilidad tratando de que cada palabra, cada verso, se cargue de mirada, de gesto, de tono; y en esta bsqueda surge la experimentacin con el lenguaje, la modelacin de la palabra, la alteracin de las leyes de la sintaxis. Por eso tambin es indispensable que la poesa sea leda en voz alta, nica manera de recuperar su percepcin inmediata, su entidad esttica, porque la palabra potica es una mezcla de sonido y sentido, un sentido personal, nico, que revela la relacin del poeta con la palabra, de su experiencia con aquello que la palabra simboliza.

La lectura en voz alta es muy importante para atrapar lectores. El docente lee en voz alta, impone un timbre y una cadencia, es el instrumento y el intrprete, ejecuta el texto como si se tratara de una partitura musical y provoca determinadas percepciones en los que escuchan, tal como sucede con la msica. Los chicos leen con voces diferentes, haciendo pausas o poniendo la fuerza en determinadas palabras que refuerzan el sentido o lo modifican y eligen aquella manera que les pareci ms adecuada. Los chicos dicen poesas mientras juegan, los docentes leen rpido una parte de una poesa y lentamente dicen la otra, paladeando las palabras. Todo es vlido porque con eso disfrutamos de la musicalidad de los textos poticos.Veamos un ejemplo de cmo el texto nos impone el ritmo, la cadencia, en estos fragmentos tomados del libro de Bornemann citado. Son dos composiciones octosilbicas y sin embargo

Ay, seora, mi vecina,

se me muri la gallina!

Con su cresta colorada,

y el traje amarillo, entero,

ya no la ver ataviada,

paseando en el gallinero,

(Nicols Guilln)Tomemos los primeros versos: ambos son octosilbicos, pero los valores meldicos de la lengua imponen en cada uno una lectura distinta. En Guilln las aliteraciones de es y la acentuacin imponen un ritmo gil y un tono plaidero; mientras que en Lorca, el diptongo ie de la primera palabra (el artculo es casi un accidente del sustantivo) seguido de otra con el hiato a, provoca un alargamiento de vocales que demora la lectura que, por otro lado, meldicamente, se ve influenciada por sonidos oscuros provocados por la aliteracin en es, que le imponen un tono solemne.

Para la lectura en voz alta debemos tener en cuenta: la entonacin (aguda, media, grave), el ritmo con su duracin y velocidad (lento-largo o rpido-breve), el volumen (susurro, grito y sus combinaciones), la pausa, la acentuacin y la expresividad (bsqueda de personajes, de situaciones emocionales, de tonadas, de estereotipos como voz nasal, o con los labios rgidos o leemos a la vez que sonremos). Se leen poesas que consideramos humorsticas como si fueran dramticas, poesas que consideramos formales como si fueran cmicas, etc. Todas las posibles lecturas son admitidas para el juego; pero despus se hacen propuestas para las bsquedas personales relacionadas con el sentido social de los poemas ledos.

Los efectos estimulantes de las poesas tradicionales parecen haberse perdido; pero podemos rescatarlos: la rima, la mtrica, la cadencia, todo lo que genera el ritmo y la meloda, crea una experiencia de lectura personal y nica, y esto puede ser disfrutado luego de una prctica sostenida de la capacidad de audicin. El gusto esttico se adquiere y se desarrolla, es cultural, no natural. Los lectores que se inician ganan tiempo y destreza si se habitan a vivenciar integralmente la msica de las palabras y el ritmo de las frases verbales, acompaando su sentido. Cada enunciado es una enunciacin posible, un continuo sonoro con una impronta propia, que el lector interpreta, ejecuta, acta a su modo, imprimindole a la lectura un movimiento corporal, por resonancia de las palabras, una vibracin interior ms intensa cuanto ms relajada, flexible y al mismo tiempo atenta, segn sea la posicin del que lee, y cuanto ms se haya entregado al juego imaginario de participar en la escena inicial (Solves, 1987)

POESA MUCHA POESA

En este momento es necesario revisar todo lo que sabemos sobre poesa. Leer la bibliografa anexa al presente trabajo.

Seguidamente, proponemos la lectura de algunos conceptos relacionados con la poesa tradicional que tomamos del material de Elba Morel y Martha Berutti (1987) y de Lilia Fornasari (1988)JITANJFORAS, POESA DISPARATADA Y POESA ABSURDA

El ritmo provocado por fonemas de nuestra lengua sin significado se llama jitanjfora. As llam a esta expresin Alfonso Reyes (1889-1959), quien la tom del siguiente poema del poeta cubano Mariano Brll (1891-1956)

Filiflama alabe cundre

ala olalnea alfera

alveolea jitanjfora

liris salumba salfera

Otras jitanjforas:

A pen ten sen be

Tucumn len yi

Amamn surt.

Gur, gur carch

Uni, dolim popo li

Cuatro letras en latn

La cuadrada, la redonda

La que sale que se esconda

El que come y no convida

tiene un sapo en la barriga

Yo com y convid,

el sapito lo tiene usted.

En estas tres coplas se pone de manifiesto lo ilgico y es ste uno de los mayores atractivos para el nio, quien goza con el sinsentido enmarcado en una forma rtmica. Podemos distinguir en ellas tres variantes de lo ilgico:

La primera copla es una jitanjfora.

En la segunda la jitanjfora aparece en el primer verso; pero en los restantes surgen signos lingsticos que no han sido seleccionados por su significado sino en funcin del ritmo que aporta su significante. Este tipo de composicin se denomina poesa disparatada.

En el tercero el contenido es opuesto a la razn; pero est expresado mediante una estructura racional: se trata de poesa absurda.

La lectura en voz alta de jitanjfora, poesa disparatada y poesa absurda, es muy interesante para los chicos porque naturalmente le prestan ms atencin a los sonidos, al ritmo, al juego con las voces que al sentido de lo que estn diciendo. Por un momento olvidan al objeto que estn nombrando y se centran en el aspecto fnico del lenguaje. Si tuvieran que decir poesas que cuenten una historia se dejaran guiar por el contenido y no podran probar diferentes voces u olvidarse del significado.

La ejercitacin previa con textos ilgicos llevar al nio a concientizar las posibilidades que su voz le ofrece, lo que le permitir un mejor manejo expresivo de un texto con sentido. Por ejemplo de un romance folklrico:

NARRADOR: Estaba la Catalina

sentada bajo un laurel,

mirando la frescura

de las aguas correr.

De pronto pas un soldado

y lo hizo detener.

CATALINA: Detngase, buen soldado,

una pregunta le voy a hacer:

usted no ha visto a mi marido

en la guerra alguna vez?

SOLDADO: Yo no he visto a su marido

ni tampoco s quin es.

En este caso, los textos asignados al narrador y a los personajes tendrn una forma interpretativa distinta, relacionada con los personajes y con los sentimientos que la historia provoca en los lectores, quienes luego la llevarn a la lectura en voz alta.

Desde luego, los chicos pueden inventar jitanjforas, o poesas disparatadas o absurdas. Recordemos que hay un trabajo en favor de la gustacin potica; pero junto con ello tambin est el propsito de desarrollar la conciencia lingstica del nio a travs de textos que les generen inters condicin indispensable para el aprendizaje y les produzcan placer.

SUERTES O RIMAS DE SORTEO

La funcin de las rimas de sorteo es determinar quin va a comenzar un juego. Es importante sealar que el nio siente, como dice Miguel de Unamuno, un respeto litrgico por la palabra, de all que acepte, sin crticas, lo que la rima designe.

El maestro puede utilizar las rimas de sorteo para que el nio disfrute con el valor fnico de la palabra, para desarrollar su atencin y memoria, y tambin para lograr hbitos de orden en los juegos.

Una, doli, tu,

De la limen tu

Oso fete colorete

Una, doli, tu,

De la limen tu. JUEGOS DE AVANCE Y RETROCESO

Los llamados juegos de avance y retroceso constituyen otra forma de juego socializante, porque para realizarlos es menester que intervengan por lo menos cuatro nios. Ejemplo:

Buenos das, su seora. (Dos nios tomados de las manos van saltando frente a otros dos) Mantantiru-liru-la. (Retroceden hasta su lugar) Qu deseaba, su seora? (Dos nios de otro grupo avanzan)

Mantantiru-liru-la. (Retroceden a su lugar) Yo deseaba a una de sus hijas.

Mantantiru-liru-la.

A cul de ellas usted prefiere?

Mantantiru-liru-la.

Yo prefiero a (Nombra a un integrante del otro grupo) Mantantiru-liru-la.

Qu oficio le pondremos?

Mantantiru-liru-la.

La pondremos de modista.

Mantantiru-liru-la. (Quien dirige el grupo opuesto interroga a la elegida acerca de si le gusta el oficio propuesto. Si la respuesta fuera negativa, se continua con el i