La pirámide del desarrollo humano - Lázaro y Berruezo.pdf

  • Published on
    23-Oct-2015

  • View
    1.197

  • Download
    20

Embed Size (px)

Transcript

  • La pirmide del desarrollo humanoThe pyramid of the human development

    Alfonso Lzaro Lzaro y Pedro Pablo Berruezo Adelantado

    En este artculo queremos presentar nuestra concepcin del desarrollo humano como un devenir con-tinuo y jalonado de procesos que se van activando y adquisiciones que se van consiguiendo, dando laposibilidad de que nuevos procesos y adquisiciones se vayan desarrollando. La reflexin que nos haconducido a elaborar este modelo procede principalmente de nuestra experiencia en el mbito de lapsicomotricidad, pero tambin de nuestro trabajo teraputico y educativo con nios y nias que presen-tan desarrollos con y sin dificultades. Con los datos obtenidos tras muchos aos de observacin y conlas aportaciones de los autores, que nos ofrecen tambin las conclusiones de su experiencia, nosatrevemos a proponer un modelo general del desarrollo configurado como una pirmide.

    La idea de contemplar el desarrollo humano como una estructura piramidal nos parece adecuada porvarias razones. Una de ellas tiene que ver con las caractersticas propias de la pirmide: una figura conuna amplia base sobre la que se van superponiendo diversas capas, cada vez ms reducidas, hasta

    Revista Iberoamericana de Psicomotricidad y Tcnicas CorporalesISSN: 1577-0788. Nmero 34. Vol. 9 (2). Pginas 15-42Recibido: 29/01/2009Aceptado: 15/02/2009

    Nmero 34 Revista Iberoamericana de Psicomotricidad y Tcnicas CorporalesMayo de 2009

    Datos de los autores:

    Alfonso Lzaro y Pedro Pablo Berruezo son Psicomotricistas, Maestros especialistas en Educacin Especialy Educacin Fsica y Doctores en Pedagoga. Ambos poseen una amplia experiencia en intervencinpsicomotriz, particularmente con personas con discapacidades. Igualmente cabe destacar su prolongadaimplicacin en procesos de formacin as como sus publicaciones en el mbito de la psicomotricidad. E-mail: alfon2la@arrakis.es; berruezo@um.es

    Resumen:

    En este artculo pretendemos ofrecer un modelogrfico, visual y esquemtico de nuestra concep-cin sobre el proceso de desarrollo, que puedaexplicar las secuencias, pero tambin las caren-cias, que se producen en el mismo. Hemos toma-do como referencia otras propuestas ya existentesque hemos analizado. Inspirados por nuestro es-tudio, nuestras reflexiones y nuestra experienciaen el mbito de la educacin y la psicomotricidad,proponemos un modelo piramidal, donde se des-criben las diferentes adquisiciones del desarrollo,que lleva a la persona desde la maduracin de sussistemas sensoriales hasta la consecucin de laconducta adaptativa.

    Abstract:

    In this paper we try to offer a graphical, visual andschematic model of our conception on the devel-opment process, that can explain the sequences,but also the deficiencies, that take place in it. Wehave taken like reference other already existingproposals that we have analyzed. Inspired by ourstudy, our reflections and our experience in thescope of the education and psychomotricity, wepropose a pyramidal model, where the differentacquisitions of the development are described, thattakes to the person from the maturation of theirsensorial systems to the to the attainment of theadaptive behaviour.

    Palabras clave:

    Proceso de desarrollo, psicomotricidad, modelogrfico.

    Key words:

    Development process, psychomotricity, graphicalmodel.

  • 16 La pirmide del desarrollo humanoAlfonso Lzaro Lzaro y Pedro Pablo Berruezo Adelantado

    Nmero 34Revista Iberoamericana de Psicomotricidad y Tcnicas CorporalesMayo de 2009

    culminar en la cspide, casi un punto, que se sustenta en todo lo anterior. Constituye, por otra parte, sise trata de una construccin, una estructura muy resistente al paso del tiempo (ah continan lasfamosas pirmides de Keops, Kefren y Micerino en Egipto desde el ao 2500 antes de Cristo; o las deTeotihuacn en Mxico, del Sol y de la Luna, a las que hemos tenido oportunidad de ascender y deapreciar todo el valle con la majestuosa Calzada de los Muertos, del siglo tercero; o las de Chichnt-Itz, de la cultura Maya en la pennsula del Yucatn del siglo noveno;). Adems, el cuerpo geomtricode la pirmide se ha utilizado para ilustrar la disposicin de determinados elementos como las pirmidespoblacionales o nutricionales.

    Otra razn importante radica en el hecho de que esta estructura de la que hablamos contiene lascapacidades del ser humano dispuestas en capas o estratos de manera tal que si existen dificultades enuna capa superior, necesariamente hay que reforzar la inmediatamente inferior y, as sucesivamente,hasta lo ms bsico. Distintos autores han utilizado diagramas o esquemas para ilustrar el desarrollohumano (Fonseca, 1988; Boscaini, 1988; Ayres, 1972), pero nosotros hemos decidido profundizar en elde Williams y Shellenberger (1994), con las modificaciones y las precisiones ajustadas a nuestra con-cepcin del desarrollo humano.

    Haremos una primera presentacin general de la pirmide para posteriormente profundizar en ella ypresentar uno a uno los elementos que la integran, justificando el lugar y protagonismo que les conce-demos.

    Como puede apreciarse, hemos dividido esta estructura piramidal en distintas fases. A la izquierda y ala derecha se representan los distintos estadios del desarrollo y su cronologa aproximada. Dentro decada fase hemos establecido varios niveles, que se conforman con los elementos que se disponen en la

  • 17La pirmide del desarrollo humanoAlfonso Lzaro Lzaro y Pedro Pablo Berruezo Adelantado

    Nmero 34 Revista Iberoamericana de Psicomotricidad y Tcnicas CorporalesMayo de 2009

    misma fila horizontal. Finalmente hemos establecido dos ejes transversales. Por expresarlo de formaresumida, nuestra pirmide consta de 4 fases, 10 niveles y 2 ejes tranversales.

    La base de la pirmide, o zcalo sobre el que se construye, se conforma por la estructura que da sentidoa todo: el Sistema Nervioso Central y especficamente el cerebro.

    Desde esa base se establecen, en orden ascendente, las siguientes fases:

    1) Desarrollo de los sistemas sensoriales (primer ao). El primer nivel lo constituyen lo que deno-minamos las estimulaciones bsicas del desarrollo: tctiles, vestibulares y propioceptivas. Elsegundo nivel agrupa a los sensorios visin, audicin, olfato, gusto e interocepcin.

    2) Desarrollo sensoriomotor (de 1 a 3 aos). El tercer nivel contiene Tono y relajacin; Equilibrio ycoordinacin dinmica general; Madurez de reflejos; y Planificacin motriz (praxias). El cuartonivel concentra el Esquema corporal; la Conciencia lateral; la Conciencia de la respiracin; y laCapacidad de integracin sensorial.

    3) Desarrollo perceptivo-motor (de 3 a 6 aos). El quinto nivel acoge la Imagen corporal; la Coor-dinacin visomotriz; la Percepcin del propio cuerpo; y el Ajuste y control postural. El sexto niveldespliega las Destrezas del lenguaje; las Habilidades para el juego simblico; y el Control de laatencin. El sptimo nivel se compone de la Organizacin espacial y la Estructuracin espacio-temporal.

    4) Desarrollo de los procesos superiores (de 6 a 12 aos). El octavo nivel contempla la Motricidadfina y la Capacidad de inhibicin motriz. El noveno nivel se conforma con el Aprendizaje acad-mico y la Autonoma personal. Y, finalmente, el dcimo nivel, lo ms alto de la pirmide, quedaconstituido por la Conducta adaptativa.

    Esta pirmide se completa con dos vectores cuyas flechas traspasan todo el desarrollo humano, desdeel principio hasta el fin, y se constituyen como conductas transversales, que enhebran y tejen la espe-cificad de la especie humana. El de la izquierda se expresa como De la Emocin a las HabilidadesSociales y el de la derecha se enuncia como De la Interaccin al Smbolo.

    1.- Sistemas sensoriales

    La base de la pirmide se compone de lo que conocemos como sistemas sensoriales bsicos del serhumano, que, desde el punto de vista de la intervencin educativa, llamamos estimulaciones bsicasdel desarrollo, a saber: tctiles, vestibulares y propioceptivas.

    Estos tres sistemas sensoriales aparecen dotados de tres importantes caractersticas:

    a) Constituyen la base sobre la que se edifica todo nuestro conocimiento sobre nosotros mismos ysobre el mundo.

    b) Se han forjado a travs de la filognesis de la especie humana y de la ontognesis del individuo.

    c) Es necesaria su inclusin en la estimulacin de las personas con discapacidad.

    Tal como decamos en una reciente publicacin (Lzaro y otros, 2006), en el proceso que nos genercomo especie, no es difcil comprender la importancia del tacto y la propiocepcin para conformargrupos con vnculos afectivos estables que les mantuvieran unidos para poder afrontar con mayoresgarantas la supervivencia, y es fcil entender la importancia de la orientacin de la cabeza y la posturaerecta para una adaptacin ms eficaz (Reeves y otros, 1997; Arsuaga y Martnez, 1998; Bermdez deCastro y otros, 2004).

    Por otra parte, en relacin con el desarrollo del ser humano como individuo, una manera de calmar a unnio pequeo que est agitado consiste en tocarlo y acariciarlo estmulo tctil, sostenerlo en brazosestmulo propioceptivo y mecerlo estmulo vestibular. Este encadenamiento de acciones surge enla crianza casi de forma espontnea, como una secuencia natural de conducta por parte del adulto,padre, madre o persona que cuida al nio.

  • 18 La pirmide del desarrollo humanoAlfonso Lzaro Lzaro y Pedro Pablo Berruezo Adelantado

    Nmero 34Revista Iberoamericana de Psicomotricidad y Tcnicas CorporalesMayo de 2009

    1.1. Primer nivel: Tacto, Propiocepcin y Orientacin laberntico-vestibular

    Los receptores sensoriales del tacto se encuentran en la piel. La piel conforma el rgano ms grandey ms verstil del cuerpo humano y nos ofrece un escudo seguro, una barrera protectora de un sinfn deagentes extraos y de daos mecnicos. Los receptores responden a estas cuatro categoras: presin ocontacto, fro, calor y dolor. Nosotros hablamos de percepcin tctil para referirnos solamente a lasensibilidad cutnea, es decir, a estmulos ligeros, suaves, fros, calientes o ligeramente dolorosos.Diferenciamos entre tacto pasivo, en el que el observador no ejerce control sobre la recepcin deestmulos, y el tacto activo, en el que el observador ejerce control activo sobre la captacin de informa-cin. Esta diferencia llega a ser particularmente til en personas con importantes discapacidades en lasque el tacto pasivo se torna muy importante. De manera que la unin de la sensibilidad cutnea y delmovimiento conforma el sistema tctil-hptico, o el sistema hptico a secas (Schrager, 1988; Schragery otros, 1997; Schiffman, 2005).

    Sin embargo, hacemos referencia a estmulos propioceptivos cuando las presiones son ms profun-das, cuando las articulaciones se mueven y se ponen en juego msculos, tendones, cpsulas articula-res, etc. Los receptores de este sistema se encuentran en la piel, las articulaciones, los tendones, losligamentos y los receptores cinestsicos. La cinestesia (del trmino griego kineo, moverse)

    se refiere a la percepcin de la posicin y el movimiento de las partes del cuerpo, esto es,informacin sobre la postura, ubicacin y movimiento en el espacio de las extremidades y otraspartes mviles del esqueleto articulado (Schiffman, 2005, 152).

    Los estmulos efectivos de activacin de este sistema hptico tienen que ver con la deformacin de lostejidos, la diferente configuracin de las articulaciones, el estiramiento de las fibras musculares y losestmulos trmicos y dolorosos. A travs de este sistema podemos apreciar el contacto con las diferen-tes superficies y formas de los objetos, los estados de solidez o viscosidad, o las diferentes temperatu-ras del medio fsico.

    El sistema de orientacin bsica lo constituye el sistema vestibular. Situado en el odo interno,excavado en las profundidades del hueso temporal se presenta dividido en dos partes: el vestbulo,constituido por los rganos otolticos (sculo y utrculo) y los canales semicirculares orientados segntres ejes tridimensionales para la longitud, la anchura y la profundidad.

    Este sistema origina una gran variedad de reflejos motores entre los que sobresalen los reflejos postu-rales vestibulares y los reflejos vestbulo-oculares. Puesto que los ncleos vestibulares presentan nume-rosas uniones con los msculos motores de los ojos, la estimulacin de ambos sistemas se muestra muyconveniente en el Aula de Psicomotricidad. Los reflejos oculares que ms importancia tienen en relacincon el sistema vestibular son el Reflejo Optocintico (ROC) y el Reflejo Vestibular Ocular (RVO). El ROCmantiene el mismo campo visual sobre la retina y el RVO sirve para que el ojo no se mueva cuando lohace la cabeza. Cuando la cabeza gira la unin de ambos reflejos produce el nistagmo. Esta palabraproviene del griego nystagmos y significa accin de adormilarse, de dar cabezadas. El nistagmo esun movimiento involuntario que tiene dos componentes: el lento, fruto de la accin del RVO (movimien-to compensatorio del ojo en direccin contraria al movimiento de la cabeza), y el rpido, fruto de laaccin del RCO (movimiento en la direccin de la cabeza y el campo visual).

    Este sistema aparece vinculado con otros sistemas, adems del visual, como con el tacto, presin ycinestesia. Lo que hemos tenido oportunidad de observar en el Aula de Psicomotricidad con un nmeroimportante de nios y nias con parlisis cerebral y trastornos del tono muscular es que la combinacinprimero de la estimulacin vestibular y luego la propioceptiva produce efectos tales como el descensode la activacin y el logro de situaciones de relajacin y calma.

    El sistema laberntico-vestibular es el encargado de regular la postura, el equilibrio, el tono muscular yla orientacin espacial, y sus receptores responden a la accin de la gravedad, a las aceleracioneslineales y a las aceleraciones angulares.

    Respecto a los nios y nias con discapacidades muy diversas, la estimulacin vestibular contribuye a latranquilidad, cuando es necesario lograr la calma, y a la activacin, cuando se trata de aumentar el

  • 19La pirmide del desarrollo humanoAlfonso Lzaro Lzaro y Pedro Pablo Berruezo Adelantado

    Nmero 34 Revista Iberoamericana de Psicomotricidad y Tcnicas CorporalesMayo de 2009

    tono. Clsicamente se ha utilizado, sobre todo, en disfunciones de la integracin sensorial, pero recien-temente se encuentra en variados programas aplicados a personas con discapacidad mental, trastornosgeneralizados del desarrollo, autismo, X Frgil o Angelman. Entre los beneficios educativos de este tipode estimulacin se pueden sealar mejoras en reacciones posturales, equilibrio, marcha, coordinacio-nes perceptivo-motrices, capacidad de atencin y mayor grado de comunicacin (Quirs-Schrager,1979; Kelly, 1989; Schrager y otros, 1997; Schrager, 1999).

    1.2. Segundo nivel: Vista, Odo, Olfato, Gusto e Interocepcin

    Esta capa segunda de la pirmide comprende lo que en la clsica clasificacin de la sensibilidad deSherrington (1906) pertenece a la exterocepcin y a la interocepcin. Los exteroceptores (vista, odo,olfato y gusto) unen al ser humano con el medio circundante; en general se procesan en las cortezassomatosensoriales y, a lo largo de la evolucin de la especie, han tenido distinto peso especfico. Lainterocepcin conforma otr...