Historias Cortas Para Reflexionar

  • Published on
    27-Sep-2015

  • View
    15

  • Download
    5

Embed Size (px)

DESCRIPTION

Historias Cortas Para Reflexionar

Transcript

<p>La leyenda del verdadero amigo</p> <p>Dice una linda leyenda rabe que dos amigos viajaban por el desierto y en un determinado punto del viaje discutieron.El otro, ofendido, sin nada que decir, escribi en la arena: HOY, MI MEJOR AMIGO ME PEG UNA BOFETADA EN EL ROSTRO.Siguieron adelante y llegaron a un oasis donde resolvieron baarse. El que haba sido abofeteado y lastimado comenz a ahogarse, siendo salvado por el amigo. Al recuperarse tom un estilete y escribi en una piedra: HOY, MI MEJOR AMIGO ME SALV LA VIDA.Intrigado, el amigo pregunt: Por qu despus que te lastim, escribiste en la arena y ahora escribes en una piedra?Sonriendo, el otro amigo respondi: Cuando un gran amigo nos ofende, deberemos escribir en la arena donde el viento del olvido y el perdn se encargarn de borrarlo y apagarlo; por otro lado cuando nos pase algo grandioso, deberemos grabarlo en la piedra de la memoria del corazn donde viento ninguno en todo el mundo podr borrarlo.</p> <p>Qu hermoso sera s todos iluminramos los caminos de los dems!</p> <p>El saco de plumas</p> <p>Haba una vez un hombre que calumni grandemente a un amigo suyo, todo por la envidia que le tuvo al ver el xito que este haba alcanzado. Tiempo despus se arrepinti de la ruina que trajo con sus calumnias a ese amigo, y visit a un hombre muy sabio a quien le dijo: "Quiero arreglar todo el mal que hice a mi amigo. Cmo puedo hacerlo?", a lo que el hombre respondi: "Toma un saco lleno de plumas ligeras y pequeas y suelta una donde vayas". El hombre muy contento por aquello tan fcil tom el saco lleno de plumas y al cabo de un da las haba soltado todas. Volvi donde el sabio y le dijo: "Ya he terminado", a lo que el sabio contest: "Esa es la parte ms fcil. Ahora debes volver a llenar el saco con las mismas plumas que soltaste. Sal a la calle y bscalas". El hombre se sinti muy triste, pues saba lo que eso significaba y no pudo juntar casi ninguna. Al volver, el hombre sabio le dijo: "As como no pudiste juntar de nuevo las plumas que volaron con el viento, as mismo el mal que hiciste vol de boca en boca y el dao ya est hecho. Lo nico que puedes hacer es pedirle perdn a tu amigo, pues no hay forma de revertir lo que hiciste".</p> <p>"Cometer errores es de humanos y de sabios pedir perdn".</p> <p>El rbol triste</p> <p>Haba una vez, algn lugar que podra ser cualquier lugar, y en un tiempo que podra ser cualquier tiempo, un hermoso jardn, con manzanos, naranjos, perales y bellsimos rosales, todos ellos felices y satisfechos. Todo era alegra en el jardn, excepto por un rbol </p> <p>profundamente triste. El pobre tena un problema: No saba quin era. </p> <p>Lo que le faltaba era concentracin, le deca el manzano: </p> <p>- Si realmente lo intentas, podrs tener sabrosas manzanas. Ves qu fcil es? </p> <p>- No lo escuches, exiga el rosal, es ms sencillo tener rosas y Ves qu bellas son?. </p> <p>Y el rbol desesperado intentaba todo lo que le sugeran y, como no lograba ser como los dems, se senta cada vez ms frustrado. </p> <p>Un da lleg hasta el jardn el bho, la ms sabia de las aves, y al ver la desesperacin del rbol, exclam: </p> <p>- No te preocupes, tu problema no es tan grave. Es el mismo de muchsimos seres sobre la tierra. Yo te dar la solucin: no dediques tu vida a ser como los dems quieran que seas... s t mismo, concete y, para lograrlo, escucha tu voz interior. - Y dicho esto, el bho desapareci. </p> <p>- Mi voz interior...? Ser yo mismo...? Conocerme...? , se preguntaba el rbol desesperado, cuando, de pronto, comprendi... </p> <p>Y cerrando los ojos y los odos, abri el corazn, y por fin pudo escuchar su voz interior dicindole: </p> <p>T jams dars manzanas porque no eres un manzano, ni florecers cada primavera porque no eres un rosal. Eres un roble y tu destino es crecer grande y majestuoso, dar cobijo a las aves, sombra a los viajeros, belleza al paisaje... Tienes una misin: cmplela. </p> <p>Y el rbol se sinti fuerte y seguro de s mismo y se dispuso a ser todo aquello para lo cual estaba destinado. </p> <p>As, pronto llen su espacio y fue admirado y respetado por todos. Y slo entonces el jardn fue completamente feliz. </p> <p>Yo me pregunto al ver a mi alrededor... </p> <p>- Cuntos sern robles que no se permiten a s mismos crecer? </p> <p>- Cuntos sern rosales que, por miedo al reto, slo dan espinas? </p> <p>- Cuntos naranjos que no saben florecer? </p> <p>En la vida, todos tenemos un destino que cumplir, un espacio que llenar... </p> <p>No permitamos que nada ni nadie nos impida conocer y compartir la maravillosa esencia de nuestro ser. Dmonos ese regalo a nosotros mismos y tambin a quienes amamos.</p> <p>Decidir y ser constantes:</p> <p>En la pequea escuelita rural haba una vieja estufa de carbn muy anticuada. Un chiquito tena asignada la tarea de llegar al colegio temprano todos los das para encender el fuego y calentar el aula antes de que llegaran su maestra y sus compaeros. </p> <p>Una maana, llegaron y encontraron la escuela envuelta en llamas. Sacaron al nio inconsciente ms muerto que vivo del edificio. Tena quemaduras graves en la mitad inferior de su cuerpo y lo llevaron urgente al hospital del condado. </p> <p>En su cama, el nio horriblemente quemado y semi inconsciente, oa al mdico que hablaba con su madre. Le deca que seguramente su hijo morira que era lo mejor que poda pasar, en realidad -, pues el fuego haba destruido la parte inferior de su cuerpo. </p> <p>Pero el valiente nio no quera morir. Decidi que sobrevivira. </p> <p>De alguna manera, para gran sorpresa del mdico, sobrevivi. </p> <p>Una vez superado el peligro de muerte, volvi a or a su madre y al mdico hablando despacito. Dado que el fuego haba daado en gran manera las extremidades inferiores de su cuerpo, le deca el mdico a la madre, habra sido mucho mejor que muriera, ya que estaba condenado a ser invlido toda la vida, sin la posibilidad de usar sus piernas. </p> <p>Una vez ms el valiente nio tom una decisin. No sera un invlido. </p> <p>Caminara. Pero desgraciadamente, de la cintura para abajo, no tena capacidad motriz. Sus delgadas piernas colgaban sin vida. Finalmente, le dieron de alta. </p> <p>Todos los das, su madre le masajeaba las piernas, pero no haba sensacin, ni control, nada. </p> <p>No obstante, su determinacin de caminar era ms fuerte que nunca. </p> <p>Cuando no estaba en la cama, estaba confinado una silla de ruedas. Una maana soleada, la madre lo llev al patio para que tomara aire fresco. </p> <p>Ese da en lugar de quedarse sentado, se tir de la silla. Se impuls sobre el csped arrastrando las piernas. </p> <p>Lleg hasta el cerco de postes blancos que rodeaba el jardn de su casa. Con gran esfuerzo, se subi al cerco. All, poste por poste, empez a avanzar por el cerco, decidido a caminar. </p> <p>Empez a hacer lo mismo todos los das hasta que hizo una pequea huella junto al cerco. Nada quera ms que darle vida a esas dos piernas. </p> <p>Por fin, gracias a las oraciones fervientes de su madre y sus masajes diarios, su persistencia frrea y su resuelta determinacin, desarroll la capacidad, </p> <p>primero de pararse, luego caminar tambalendose y finalmente caminar solo y despus correr. </p> <p>Empez a ir caminando al colegio, despus corriendo, por el simple placer de correr. Ms adelante, en la universidad, form parte del equipo de carrera sobre pista. </p> <p>Y aun despus, en el Madison Square Garden, este joven que no tena esperanzas de sobrevivir, que nunca caminara, que nunca tendra la posibilidad de correr, este joven determinado, Glenn Cunningham, lleg a ser el atleta estadounidense que corri el kilmetro ms veloz el mundo!</p> <p>Glenn Cunningham</p> <p>Ten el valor y la fuerza para tomar tus decisiones y ser constante a la hora de darles forma.</p> <p>Eres feliz?...</p> <p>En cierta ocasin, durante una elegante recepcin de bienvenida al nuevo Director de Marketing de una importante compaa londinense, algunas de las esposas de los otros directores, que queran conocer a la esposa del festejado, le preguntaron con cierto morbo: Te hace feliz tu esposo, verdaderamente te hace feliz? </p> <p>El esposo, quien estaba en ese momento no estaba su lado, pero s lo suficientemente cerca para escuchar la pregunta, prest atencin a la conversacin e incorpor ligeramente su postura, en seal de seguridad, y hasta hinch un poco el pecho, orgullosamente, pues saba que su esposa dira que s, ya que ella jams se haba quejado durante su matrimonio. </p> <p>Sin embargo, para sorpresa suya y de los dems, la esposa respondi con un rotundo </p> <p>- No, no me hace feliz. </p> <p>En la sala se hizo un incmodo silencio como si todos los presentes hubieran escuchado la respuesta de la mujer. </p> <p>El marido estaba petrificado. </p> <p>No poda dar crdito a lo que su esposa deca, y menos en un momento tan importante para l. </p> <p>Ante el asombro del marido y de todos, ella simplemente se acomod enigmticamente sobre su cabeza su elegante chalina de seda negra y continu: </p> <p>- No, l no me hace feliz... Yo soy feliz....! </p> <p>El hecho de que yo sea feliz o no, no depende de l, sino de m. </p> <p>- Yo soy la nica persona de quien depende mi felicidad. </p> <p>Yo determino ser feliz en cada situacin y en cada momento de mi vida, pues si mi felicidad dependiera de otra persona, de otra cosa o circunstancia sobre la faz de la tierra, estara en serios problemas. </p> <p>- Todo lo que existe en esta vida cambia continuamente: el ser humano, las riquezas, mi cuerpo, el clima, los placeres, etc. </p> <p>Y as podran decir una lista interminable. </p> <p>- A travs de toda mi vida, he aprendido algo: </p> <p>- Yo decido ser feliz y lo dems son "experiencias o circunstancias", lo amo y el me ama, muy a pesar de sus circunstancias y de las mas. </p> <p>- l cambia, yo cambio, el entorno cambia, todo cambia; habiendo amor y perdn verdadero, y observando esos cambios, (los cuales tal vez puedan ser fuertes o no, pero existen), hay que enfrentarlos con el amor que hay en cada uno de nosotros, si los dos nos amamos y nos perdonamos; los cambios sern slo "experiencias o circunstancias" que nos enriquece y que nos darn fortaleza, de lo contrario, solo habremos sido parejas de "paso". </p> <p>- Para algunos divorciarse es la nica solucin; (... en realidad es la ms fcil...) </p> <p>El amar verdaderamente, es difcil, es dar amor y perdonar incondicionalmente, vivir, tomar las "experiencias o circunstancias" como son, enfrentarlas juntos y ser feliz por convencimiento. </p> <p>Hay gente que dice: </p> <p>- No puedo ser feliz porque estoy enfermo, porque no tengo dinero, porque hace mucho calor, porque me insultaron, porque alguien ha dejado de amarme, porque alguien no me valor! </p> <p>Pero lo que no sabes es que puedes ser feliz aunque ests enfermo, aunque haga calor, tengas o no dinero, aunque alguien te haya insultado, o alguien no te am o no te haya valorado. </p> <p>Ser feliz es una actitud ante la vida y cada uno decide!... Ser feliz... depende de ti!</p> <p>"El error ms grande"</p> <p>El error ms grande lo cometes cuando, por temor a equivocarte, te equivocas dejando de arriesgar en el viaje hacia tus objetivos. </p> <p>No se equivoca el ro cuando, al encontrar una montaa en su camino, retrocede para seguir avanzando hacia el mar; se equivoca el agua que por temor a equivocarse, se estanca y se pudre en la laguna. </p> <p>No se equivoca la semilla cuando muere en el surco para hacerse planta; se equivoca la que por no morir bajo la tierra, renuncia a la vida. </p> <p>No se equivoca el hombre que ensaya distintos caminos para alcanzar sus metas, se equivoca aquel que por temor a equivocarse no acciona. </p> <p>No se equivoca el pjaro que ensayando el primer vuelo cae al suelo, se equivoca aquel que por temor a caerse renuncia a volar permaneciendo en el nido. </p> <p>Pienso que se equivocan aquellos que no aceptan que ser hombre es buscarse a s mismo cada da, sin encontrarse nunca plenamente. </p> <p>Creo que al final del camino no te premiarn por lo que encuentres, sino por aquello que hayas buscado honestamente.</p> <p>El ciego</p> <p>Haba un ciego sentado en la vereda, con una gorra a sus pies y un pedazo de madera que, escrito con tiza blanca, deca: </p> <p>"POR FAVOR AYDEME, SOY CIEGO". </p> <p>Un creativo de publicidad que pasaba frente a l, se detuvo y observ unas pocas monedas en la gorra. </p> <p>Sin pedirle permiso tom el cartel, le dio vuelta, tom una tiza y escribi otro anuncio. </p> <p>Volvi a poner el pedazo de madera sobre los pies del ciego y se fue. </p> <p>Por la tarde el creativo volvi a pasar frente al ciego que peda limosna, su gorra estaba llena de billetes y monedas. </p> <p>El ciego reconoci sus pasos y le pregunt si haba sido l, el que re escribi su cartel y sobre todo, qu haba escrito. </p> <p>El publicista le contest: </p> <p>"Nada que no sea tan cierto como tu anuncio, pero con otras palabras". </p> <p>Sonri y sigui su camino. </p> <p>El ciego nunca lo supo, pero su nuevo cartel deca: </p> <p>"HOY ES PRIMAVERA, Y NO PUEDO VERLA"</p> <p>Cambiemos de estrategia cuando no nos sale algo, y vern que puede que resulte mejor de esa manera. </p> <p>Te deseo un Feliz Da... y ten en mente que todo cambio, renueva da a da tu vida... </p> <p>Lo difcil es encontrar nuevas estrategias para lograr respuestas diferentes. </p> <p>Deca Einstein: </p> <p>"Si hace lo que siempre ha hecho, obtendr los resultados que siempre ha obtenido" </p> <p>Bastante obvio, tanto que se nos olvida... </p> <p>El loco</p> <p>En un pueblo rodeado de cerros habitaba un loco, la gente del pueblo le llamaba as: "EL LOCO", y porqu le llamaban as?, Qu acaso haca cosas disparatadas, cosas raras, cosas diferentes a lo que hacen la mayora de las personas, al menos en ese pueblo?. La gente al verlo pasar se rea y se burlaba de l, humildemente vestido, sin posesiones, sin una casa que se dijera de su propiedad, sin una esposa ni unos hijos; *un desdichado*, pensaba la gente, alguien que no beneficiaba a la sociedad, **un intil** comentaban otros. </p> <p>Ms he aqu que este viejo ocupaba su vida sembrando rboles en todas partes donde pudiera, sembraba semillas de las cuales nunca vera ni las flores ni el fruto, y nadie le pagaba por ello y nadie se lo agradeca, nadie lo alentaba, por el contrario, era objeto de burla ante los dems. Y as pasaba su vida, poniendo semillas, plantando arbolitos ante la burla de los dems. Y he aqu que ese ser era un gran Espritu de Luz, que poniendo la muestra de como se deben hacer las cosas, sembrando, siempre sembrando sin esperar a ver el fruto, sin esperar a saborearlo. </p> <p>Y sucedi que un da cabalgaba por esos rumbos el Sultn de aquellos lugares, rodeado de su escolta y observaba lo que suceda verdaderamente en su reino, para no escucharlo a travs de la boca de sus ministros. Al pasar por aquel lugar y al encontrarse al Loco le pregunt: _ Qu haces, buen hombre? Y el viejo le respondi: _ Sembrando Seor, sembrando. Nuevamente inquiri el Sultn: _ Pero, cmo es que siembras?. ests viejo y cansado, y seguramente no vers siquiera el rbol cuando crezca. Para qu siembras entonces? A lo que el viejo contesto: _ Seor, otros sembraron y he comido, es tiempo de que yo siembre para que otros coman. El Sultn quedo admirado de la sabidura de aquel hombre al que llamaban LOCO, y nuevamente le pregunt: _ Pero no vers los frutos, y aun sabiendo eso continuas sembrando... Por ello te regalar una monedas de oro, por esa gran leccin que m...</p>

Recommended

View more >