Cuentame Un Cuento

  • Published on
    12-Aug-2015

  • View
    11

  • Download
    0

Embed Size (px)

DESCRIPTION

Cuentame un cuento PNL

Transcript

<p>EL PERRO FIELUna pareja de jvenes, llevaban varios aos casados y nunca pudieron tener hijos. Para no sentirse solos, compraron un cachorrito de pastor alemn. Lo queran como a su propio hijo. El cachorro creci hasta convertirse en un hermoso pastor alemn. En ms de una ocasin salv a la pareja de ser atacada por ladrones. Siempre fue muy fiel, quera y defenda a sus dueos contra cualquier peligro. Por fin, al cabo de siete aos, la pareja logr tener el hijo tan ansiado. Estaban locos de contentos con el beb y fueron disminuyendo las atenciones que tenan con el perro. ste se sinti relegado y comenz a sentir celos del recin nacido. Ya no era el perro carioso y fiel que tuvieron durante siete aos. Un da, dejaron al beb durmiendo plcidamente en la cuna y fueron a la terraza a preparar una barbacoa. Cul fue su sorpresa, cuando se dirigan al cuarto del beb y ven al perro en el pasillo con la boca ensangrentada, movindoles la cola. El dueo del perro, pensando lo peor, sac un arma y en el mismo momento mat al perro, corre al cuarto del beb y encuentra una gran serpiente degollada. El dueo comienza a llorar amargamente y exclama: He matado a mi perro fiel!!!</p> <p>Moraleja: Cuntas veces no hemos juzgado injustamente a las personas? Y lo que es peor: las juzgamos y condenamos sin investigar a qu se debe su comportamiento; cules son sus pensamientos y sus sentimientos?. A veces, muchas veces, ms de cuatro veces...las cosas no son tan malas como parecen, sino todo lo contrario. La prxima vez que nos sintamos tentados a juzgar y condenar a alguien, recordemos la historia del perro fiel y as aprenderemos a no levantar falsedades contra una persona hasta el punto de daar su imagen ante los dems. Carmen Romero- Formacin. 1</p> <p>EL POR QU EL ELEFANTE NUNCA SE ESCAPA?Cuando yo era nia me encantaban los circos y lo que ms me gustaba eran los animales y por encima de todo, como a la mayora de los chiquillos, me llamaba la atencin el elefante. Durante la funcin, la enorme mole paquiderma, haca un derroche de peso, tamao y fuerza descomunal y ya despus de su actuacin incluso un buen rato antes de volver al escenario, el elefantote quedaba sujeto solamente por una cadena que aprisionaba una de sus patas a una pequea estaca clavada en el suelo. Qu curioso que la estaca era slo un pequeo trozo de madera, apenas enterrado unos centmetros en la tierra, y aunque la cadena era gruesa y poderosa, me pareca obvio que si ese animal era capaz de arrancar un rbol de cuajo con su propia fuera , cmo no iba a poder arrancar con facilidad la estaca y huir. El misterio es grande. Qu lo mantiene quieto entonces? Por qu no huye?.</p> <p>Como era una nia de reflexiones y preguntas, seguro que se lo preguntara a algunos de los mayores de entonces: alguna maestra, o monja, y seguro que una de ellas me terminara de explicar el por qu el elefante no se escapaba: No se escapaba porque estaba amaestrado. Hice entonces otra pregunta: Si est amaestrado...por qu lo encadenan?... No recuerdo ninguna respuesta coherente, luego me tuvieron que contestar con alguna chorrada.... Con el tiempo, me olvid del misterio del elefante y la estaca...y slo lo recordaba cuando me encontraba con otras personas que tambin se haban hecho la misma pregunta. Hasta que por fin, entradita ya en aos descubr a alguien que para mi suerte ha sido lo bastante sabio como para darme la respuesta: fueron en unas charlas</p> <p>Carmen Romero- Formacin.</p> <p>2</p> <p>del Padre Navarrete en Portacoeli: el elefante del circo nunca escapa porque ha estado atado a una estaca parecida desde que era muy pequeito cerr los ojos y me imagin al elefantito recin nacido sujeto a la estaca. Estoy segura de que en aquel momento, el animalito tirara y sudara quinatratando de soltarse, y a pesar de todo su esfuerzo, no pudo: la estaca era mucho ms fuerte para l. Supongo que se durmi agotado de tirar y que al da siguiente volvera a probar, y tambin al otro, y al otro. Hasta que un da, !un terrible da para su historia elefantina!!, el animalito acept su impotencia y se resign a su destino. Este elefante enorme y poderoso no escapa porque CREE QUE NO PUEDE: Tiene registrado el recuerdo de su impotencia, de aquella impotencia que sinti poco despus de nacer. Y lo peor es que jams se ha vuelto a cuestionar seriamente ese registro para borrarlo. Jams, jams volvi a intentarlo y poner a prueba su fuerza otra vez. Moraleja: Cada uno de nosotros/as somos un poco como ese elefante: vamos por el mundo atados a cientos de estacas que nos restan libertad. Vivimos creyendo un montn de cosas que nos contaron, y no podemos, simplemente, porque alguna vez probamos y no pudimos. Y grabamos para siempre ese recuerdo: ES QUE NO PUEDO...NO PUEDO Y NUNCA PODR...!!! Crecimos, cargando ese mensaje que nos impusimos a nosotros mismos y nunca ms lo volvimos a intentar. La nica manera de saber, es intentar de nuevo, poniendo en el intento todo lo que ms podamos dar.</p> <p>Carmen Romero- Formacin.</p> <p>3</p> <p>EL VALOR DE UN ANILLO.-Vengo, maestro, porque me siento tan poca cosa, que no tengo fueras para hacer nada. Todos me dicen que soy una calamidad, que no sirvo para nada, que no hago nada bien, que soy bastante tonto... Cmo puedo mejorar?...Qu puedo hacer para que me valoren ms? El maestro, sin mirarle le dijo: - !Cunto lo siento, pequeo saltamontes. No puedo ayudarte, porque debo resolver primero mi propio problema. Si quisieras ayudarme t a m, podra resolver el tema con ms rapidez y luego, tal vez te pudiera ayudar.. - Encantado titube el muchacho, aunque una vez ms sinti que volva a ser desvalorizado y vio sus necesidades otra vez postergadas. - Bien, asinti el maestro. Se quit un anillo que llevaba en el dedo meique izquierdo y dndoselo al chico, agreg: - Toma el caballo que est all afuera y cabalga hasta el mercado. Debes vender este anillo y trata de obtener por l la mayor suma posible, pero nunca aceptes menos de una moneda de oro. Vete y regresa con esa moneda lo ms rpido que puedas El joven tom el anillo y parti. Apenas lleg, empez a ofrecer el anillo a los mercaderes. Estos lo miraban con cierto inters, hasta que deca el precio que pretenda por el anillo. Cuando el joven mencionaba la moneda de oro, unos se rean, otros daban media vuelta hasta que un viejito le explic que una moneda de oro era muy valiosa para entregarla a cambio del anillo. Despus de ofrecer la joya a ms de cien personas y abatido por su fracaso, mont en el caballo y regres. Entr en la habitacin y dijo: - Maestro lo siento... no pude conseguir lo que me pediste. Tal vez podra conseguir dos o tres monedas de plata, aunque no creo que yo pueda engaar a nadie respecto del verdadero valor del anillo. - !Qu importante lo que dijiste, pequeo saltamontes- contest sonriente el maestro. Debemos saber primero el verdadero valor del anillo. Vuelve a montar y vete al joyero.</p> <p>Carmen Romero- Formacin.</p> <p>4</p> <p>Quin mejor que l para saberlo?. Dile que quisieras vender el anillo y pregntale cunto dara por l. A pesar de todo lo que te ofrezca, nunca se lo vendas. Regresa aqu de nuevo con el anillo. El joven volvi a cabalgar. El joyero examin el anillo. Lo mir con lupa, lo pes y luego le dijo: - Dile al maestro, que si lo quiere vender ya, no puedo darle ms que 58 monedas de oro. - 58 monedas??? Exclam el joven. - S- replic el joyero- S que con el tiempo, podramos obtener hasta 70, pero nunca si la venta es urgente. El joven corri emocionado a casa del maestro a contarle lo sucedido. - Sintate- dijo el maestro despus de escucharlo. T eres como este anillo: una joya valiosa y nica y como tal, slo puede evaluarte verdaderamente un experto. Qu haces por la vida, pretendiendo que cualquiera descubra tu verdadero valor?. Y diciendo esto, volvi a ponerse el anillo en el dedo meique de su mano izquierda. Moraleja: A veces, evaluamos a la ligera tanto a las personas como a las cosas. A veces lo hacemos sin conocimiento de causa, creyendo conocer todo. A veces esperamos un regalo envuelto de una manera especial y al no recibirlo de esa forma, lo rechazamos mirando slo el envoltorio y no vemos el valor del contenido. A veces, slo a veces, respondemos con habilidad.</p> <p>Carmen Romero- Formacin.</p> <p>5</p> <p>EL PORTERO DEL BOTIQUN No haba en el pueblo peor oficio que el de portero del botiqun. Pero qu otra cosa podra hacer aquel hombre? De hecho, nunca haba aprendido a leer ni a escribir, no tena ninguna otra actividad ni oficio. Un da se hizo cargo del botiqun un joven con inquietudes, creativo y emprendedor. El joven decidi modernizar el negocio. Hizo cambios y despus cit al personal para darle nuevas instrucciones. Al portero, le dijo: A partir de hoy usted, adems de estar en la puerta, me va a preparar un reporte semanal donde registrar la cantidad de personas que entran da por da y anotar sus comentarios y recomendaciones obre el servicio. El hombre tembl, nunca le haba faltado disposicin al trabajo pero..... Me encantara satisfacerlo, seor - balbuce - pero yo... yo no s leer ni escribir. - Cunto lo siento! -Pero seor, usted no me puede despedir, yo trabaj en esto toda mi vida. No lo dej terminar: - Mire, yo comprendo, pero no puedo hacer nada por usted. Le vamos a dar una indemnizacin para que tenga hasta que encuentre otra cosa. As que, lo siento. Que tenga suerte Y sin ms, se dio vuelta y se fue. El hombre sinti que el mundo se derrumbaba. Nunca haba pensado que podra llegar a encontrarse en esa situacin. Qu hacer? Record que en el botiqun, cuando se rompa una silla o se arruinaba una mesa, l, con un martillo y clavos lograba hacer un arreglo sencillo y provisorio. Pens que esta podra ser una ocupacin transitoria hasta conseguir un empleo. El problema es que slo contaba con unos clavos oxidados y una tenaza mellada. Usara parte del dinero para comprar una caja de herramientas completa. Como en el pueblo no haba una ferretera, deba viajar dos das en mula para ir al pueblo ms cercano a realizar la compra. Qu ms da? Pens, y emprendi la marcha. A su regreso, traa una hermosa y completa caja de herramientas. De inmediato su vecino llam a la puerta de su casa.</p> <p>Carmen Romero- Formacin.</p> <p>6</p> <p>- Vengo a preguntarle si no tiene un martillo para prestarme. Mire, s, lo acabo de comprar pero lo necesito para trabajar... como me qued sin empleo... - Bueno, pero yo se lo devolvera maana bien temprano. - Est bien. A la maana siguiente, como haba prometido, el vecino toc la puerta. Mire, yo todava necesito el martillo. Por qu no me lo vende? No, yo lo necesito para trabajar y adems, la ferretera est a dos das de mula. Hagamos un trato -dijo el vecino- Yo le pagar los dos das de ida y los dos de vuelta, ms el precio del martillo, total usted est sin trabajar. Qu le parece?. Realmente, esto le daba trabajo por cuatro das... Acept. Volvi a montar su mula. Al regreso, otro vecino lo esperaba en la puerta de su casa. Hola, vecino. Usted le vendi un martillo a nuestro amigo? - S... Yo necesito unas herramientas, estoy dispuesto a pagarle sus cuatros das de viaje, ms una pequea ganancia. Yo no dispongo de tiempo para el viaje. El ex-portero abri su caja de herramientas y su vecino eligi una pinza, un destornillador, un martillo y un cincel. Le pag y se fue. "...No dispongo de cuatro das para compras", recordaba. Si esto era cierto, mucha gente podra necesitar que l viajara a traer herramientas. En el siguiente viaje arriesg un poco ms del dinero trayendo ms herramientas que las que haba vendido. De paso, podra ahorrar algn tiempo de viajes. La voz empez a correrse por el barrio y muchos quisieron evitarse el viaje. Una vez por semana, el ahora corredor de herramientas viajaba y compraba lo que necesitaban sus clientes. Alquil un local para almacenar las herramientas y algunas semanas despus, con una vidriera, el local se transform en la primera ferretera del pueblo. Todos estaban contentos y compraban en su negocio. Ya no viajaba, los fabricantes</p> <p>Carmen Romero- Formacin.</p> <p>7</p> <p>le enviaban sus pedidos. l era un buen cliente. Con el tiempo, las comunidades cercanas preferan comprar en su ferretera y ganar dos das de marcha. Un da se le ocurri que su amigo, el tornero, podra fabricar para l las cabezas de los martillos. Y luego, por qu no? Las tenazas... y las pinzas... y los cinceles. Y luego fueron los clavos y los tornillos... Para no hacer muy largo el cuento, sucedi que en diez aos aquel hombre se transform con honestidad y trabajo en un millonario fabricante de herramientas. Un da decidi donar a su pueblo una escuela. All se enseara, adems de leer y escribir, las artes y oficios ms prcticos de la poca. En el acto de inauguracin de la escuela, el alcalde le entreg las llaves de la ciudad, lo abraz y le dijo: Es con gran orgullo y gratitud que le pedimos nos conceda el honor de poner su firma en la primer hoja del libro de actas de la nueva escuela. El honor sera para m - dijo el hombre -. Creo que nada me gustara ms que firmar all, pero yo no s leer ni escribir. Yo soy analfabeto. Usted? - dijo el Alcalde, que no alcanzaba a creerlo -Usted construy un imperio industrial sin saber leer ni escribir? Estoy asombrado. Me pregunto, qu hubiera sido de usted si hubiera sabido leer y escribir?</p> <p>- Yo se lo puedo contestar - respondi el hombre con calma -. Si yo hubiera sabido leer y escribir... sera portero del botiqun!. Moraleja. Generalmente los cambios son vistos como adversidades. Las adversidades encierran cosas interesantes. Las crisis estn llenas de oportunidades. Cambiar siempre ser la opcin ms segura.</p> <p>Carmen Romero- Formacin.</p> <p>8</p> <p>GANADORES Y PERDEDORES</p> <p>El ganador es siempre parte de la solucin. parte del problema.</p> <p>El perdedor es siempre</p> <p>El ganador siempre tiene una meta. excusa</p> <p>El perdedor siempre tiene una</p> <p>El ganador dice: "yo te puedo ayudar a hacerlo". no es mi trabajo"</p> <p>El perdedor dice: "ese</p> <p>El ganador encuentra una solucin para cada problema. encuentra un problema para cada solucin.</p> <p>El perdedor</p> <p>El ganador dice: "puede ser difcil pero es posible". "puede ser posible pero es muy difcil".</p> <p>El perdedor dice:</p> <p>El ganador es osado, toma riesgos y asume desafos. temeroso, no se arriesga y teme a los desafos</p> <p>El perdedor es</p> <p>Cuando el ganador comete un error dice: "estaba equivocado". el perdedor comete un error, dice: "no fue mi culpa"</p> <p>Cuando</p> <p>El ganador dice: "soy bueno, pero no tan bueno como pudiera ser". perdedor dice: "no soy tan malo como son otras personas"</p> <p>El</p> <p>El ganador siente responsabilidad ms all de su trabajo. dice: "yo solo cumplo con mi trabajo"</p> <p>El perdedor</p> <p>El ganador convierte las amenazas en oportunidades. las oportunidades como amenazas.</p> <p>El perdedor ve</p> <p>Al final los perdedores se convierten en meros espectadores del xito de los triunfadores.</p> <p>Carmen Romero- Formacin.</p> <p>9</p> <p>MARIPOSA Un da un hombre encontr el capullo de una mariposa que estaba luchando para salir. Se sentaba a observar mientras la mariposa intentaba salir por un pequeo hueco. Hora tras hora la mariposa luchaba, tratando de forzar su cuerpecito a travs de ese hueco pero no...</p>