Ambrosetti 1907.pdf

  • Published on
    29-Oct-2015

  • View
    152

  • Download
    1

Embed Size (px)

Transcript

<ul><li><p>.r .. .. ,IITI'.kll#. . ' . </p><p>l. r ... " </p><p>1] </p><p>,, </p><p>de la Seccin Antropolgica </p><p>N.o 3 </p><p>EXPLORA ClONES ARQUEOLGICAS EN LA </p><p>CIUDAD PREHISTRICA DE "LA PAYA" {Valle CRichaqu~Prov!ncia de Salta) </p><p>CAMPAAS DE 1906 Y 1907 POR j </p><p>JUAN B. AMBROSETTI Director del Museo Etnog-rticu </p><p>JJe la HEYISTA DE LA UX!I'EHS!JJAD llE ili'!il'O$ A!HES. 1907, tomo J"III </p><p>BUENOS AIRES Imp. !le M. DIEDMA HIJO, Bolivar 535 </p><p>1907 </p></li><li><p>j a </p><p>1 </p><p> ~-- -</p><p>EXPLORACIONES ARQUEOLGICAS EN L.-\ CIUD.\_D PREHISTH.ICA DE </p></li><li><p>. - -6-</p><p>recoger lo::; objetos sobre el terreno y colocados su yuelta en un ,\fuseo catalogados sistemticamente; pasado algu-nos aos todo ese trabajo queda perdido, las piezas pueden deteriorarse, los apuntes extra\iarse, los objetos tnezclarse por lo menos perder sus correspondientes indicaciones por 111cjor a~eg-uraclas que estn y entonces, un material Yalioso recogido con todo afan y esmero, que podra lw-ber senido para efectuar estu(lios interesantsimos, se con\ierte en un hacinamiento de objetos intiles en su mlyor parte, que e5torball, }. r.:n el mejor de los casos slo pueden ocasionar confusiones deplorables. </p><p>Como lo he expresado, creo que rlehe hacerse un sacn-ficiu de tiempo y expedicin hecha (1ebe seg-uir la corres-poudiente publicacin, siempre que no se trate conw en el ca:;o presente, de haberse resenaclo el manuscrito refe-rente uua de ellas, para cu!llpletarlo con los rcsuJttdos de una seg-unda efectuada en el mismo lug-ar. </p><p>Comprendo que la t~1rea e,</p></li><li><p> las ruinas se: resistan la faena de exca\acin de se-pulcros, que ellos suponen, y muchas yeces con razn, sean de sns antepasados. </p><p>Temen la Cl)lc:r;: de sto::J que se manifiesta segn ellos, por gra\,es enfenneclades y an por la muerte de los pro-fanadores por fenmeno:&gt; meteorolgicos de sequas y he-ladas que afectan y destruyen sus cosechas. </p><p>Frc;. 2 PEo;.;-Jo;s .\L:\IORZ,\NDO </p><p>Es de de.':iespc:rar contra la obstinacin de las g-entes, pc:ro tambin es menester tener mucho cuidado en la r-plica fin ele pocler con\'Cllccrlos, tocndoles el amor pro-pio, halngndoles con lmena paga y regalos suplementa-rios ele COGl 1 alculwl, cigarro.c;, pan y mil otros pequeos obsequios para qne la a\"anC1</p></li><li><p> lO y peqneflos \'lCtos efecten su tarea con entusiasmo y se preocupen ele que la cosecha sea fructfera. </p><p>De otro modo no sera posible conseguir tanto, porquc tres personas cuatro difcilmente podran atender unos cu~n-enLt hombres clidcli(1os en g-rupo:; ele dos, Gl\anclo en yc1nte puntos distintos y separados entre s, en los que con mala yoluutacl romperan los objetos graneles clejarbn perder los pequcos que podran ocultar entre </p><p>FH;. ,1 Onw GHTI'O IJE l'Eo;.;Es ( F,t,,,q,-a{iu ,,, S diO!' ,..,a{nul /)e/!C!i,-d</p></li><li><p>12 -~ </p><p>FIE L.\ TL\!JL\ ::-\" ~l. (L:\:\"11) </p><p>Casi todos Jos objetos son femeninos y entre_ ellos ab_undan los torteros fusaiolos de madera. Nros. 1117 1,12:) .. U~a tableta ~e ofrendas N, JlOfi. Un escarificador Nu. 11,07. UnEl flgnnta de madeJa No 112G. Un alfiler de hueso N. 1127. \,anao; hrn~uetas d: madera pa~a atar los paquetes ftnebres Nros. 1108 '- 1114: Varios otros tiles de tejer y quiz de a-ricultura como los cuclllllones Y ls pala que se Ven debajo 1 3 tam. na t. 1 </p><p>Gracia"' Ja pro!ia en Salta. </p><p>Los datos que T-I olmherg- me slllllinistr me pn .. :&gt;Ieron snhrc b pist:1, y dirig-ilndoml' luegu al seor Delgn.do, ~ quien saba poseedor de otra colcccicn importante de olJ-jetos ele La Paya, entr en tratos con l para org-aJl\-zar la E:-.:pulici(n de r9o6, con la entera segnriclacl de que se trata]); Jl(J }'Otn1 dato lllll}' import~mtc y qnc 11(1 llll' dejr ~a ln..::ar </p><p>, 1) 'FI 5'cw!cro de la Para" ltirnnnwnh: 'de"'-ctif1iertu en In:-: \ 1</p></li><li><p> dnrlas, fu la nuticia que trae el dnctor I-I. Ten-kate en su :..;iunprc in tcrcs:lll te I nf( n-me ( 1) sobre su corta estada en la Pa:a, l'll la que cl cuenta ele c1uc al1 alnmdan 1as pncas ,. lla111a ;\ (~se lngar anti.~no pneh1o, habiendo ex-trado de una S(:']Htltnra situada en su punto m/ts ele\ac1o una ,:~Tan nrna que contena nn esqueleto c1e un nin nnn mal cmJse.:r\ado \ ackn1s un :uro y dos pucos pin-tados. El snclo de La Paya ag-regaba, cst sembraclo en-</p><p>Frc. (1 R[T'\.\S rn:L .\::\"TH;n) I:llrFruo Ll..\:\1.\llO L\ C.\S.\ Jf.uJ.Z.\!J.\ lll..'\"i'JHJ llEL CL .\1. SI: llli'"\) EL IL\LL.\ZCO </p><p>l&gt;EL :'11.\Tl:RI.\L l'l'llUC.\llO E::\ J:L 'SElTLCl</p></li><li><p>- - - - - - -!6 </p><p>tre las pircas1 de tejas y piedras trabajadas; tambien men-ciona pnr referencias de un incliYidno) la existencia de rocas grabadas petroglyfos. </p><p>El seor Delgaclo1 </p><p>gracias nuestra ,,ieja amistad desde aquella poca1 nos prest un inmenso serdcio1 pues ade-ms de ocnparse en hallarnos nieros1 nos hosped en su casa de Cachi 1 puso en juego todas sus influencias para que los \'ecinos de La Paya nos sirvieran; nos consigui peones1 nos proporcion todo lo que necesitamos) y nos allan completamente el camino fin de que no nlalo-grramos por dificultades de orden material y an Jnmal, nuestro "iaje. </p><p>Generalmente cuanclo se remuneran algunos serdcios hay costumbre de no ao-r;-decer los otros que se reciben </p><p>- b </p><p>y no se pagan 1 no deseo cometer esa injusticia y me es grato consignar J.C]_H al frente de est&gt;:: trabajo nuestro profunrlo agradecimiento por torio lo qnc lw. hecho en lrts dos expediciones y por las atenciones que recihn10S par-ticulannellte de l y de su dio-na bmilia. </p><p>Debo agradecer ~amhin la '"'conperaci6n decidida de nli buena compaera seora l\Iara Helena H. ele A1nbrosetti y de mi am-jgo Eduardo A. Ho1mherg (hijo) que han he-cho todos los dibujos que aqn se pnhlican. </p><p>Y los seores Eduardo ,-\Jlhenwr y Agnstin N. l\Iatienzo quienes rleho las fotografas de los ohjetns .-\rqueolgicos trcdclos por la Expedicin y al seor Santiago Pozzi1 Jefe de los prep1rarlores del ;\lnseo ?\acional) las de las piezas que all se hallan _lepositadCts. </p><p>-- - - - - -17-</p><p>EL VIAJE A LA PAYA </p><p>Para los que no estn al cabo de los \"IaJeS los valles Calchaqnes nos parece o1 t </p><p>. . . ' ~ .. or uno, aunque brevemente, dar el 1t1nerano ctel que efectu la E~ ..1 ' </p><p>e xpeu1cton en sus dos c~t,npaas, viaje corriente para los pobladores ele esa re-gwn Y que se hace siguiendo el conocido camino Nacio-nal de los Valles por la Quebrada de EscoYpe r cuesta del Obispo. / ~ </p><p>El Ferrocarril NacoiJal C t 1 N en ra arte que llega la ciudad de Salta, tiene un ramal que se interna rumbo Sud en el valle cte Lerma. </p><p>La cuarta Estacin saliendo ele Salt,l z ' es ... unna situa-da poco distante del antiguo pueblo del Carril. </p><p>Frente ZuYira siguicnclo casi rectamente al Oeste se llega Chicoana pob1rtcin cabeza de un departamento Y un poco al Norte de ella siguiendo aguas arriba el ro c~e ese n:ismo nombre se penetra e-n una gran quebrada que le da sahda, llam</p></li><li><p>- r8-</p><p>Pasado Pulares el cami11o se in terna en la Quebrada que es ancha, imponente, con "'-istas bellsimas y espln-didas cada paso. Ella invita como camino natural seguirla. </p><p>El rumbo dominante es de Oeste Este y su longitud est calculada por los viajeros entre diez y doce leguas, por las vueltas q ne d el camino causa de los espolones de los cerros que ha:y que contornear y las imnumeraLles veces que forzosantente tiene que vadearse el ro que corre por ella, q ne es, como dije, el misn1o de Chicoana. </p><p>Con1o sucede con todas las quebradas su plan va as-cendiendo al principio paulatinatnente y luego v acen-t\lanclo la pendiente cada vez nts l1asta llegar al pi de la famosa cuesta del Obispo. </p><p>La buca ele la Quebrada se calcula que est n69 me-tros sobre el nh-el deltnar y gracias al abrigo de los cerros, en sus primeros quince kiltnetros, presenta una vegeta-cin lujuriosa ) exhuberante y que corresponde la zona fiLo geogrfica llantada del Parque&gt;&gt;; descollando entre otros rboles, magnficos laureles que fonnan nwntes be-llsimos, de los que se cruzan algunos bajo el dosel de sus altas ran1as que proporcionan una 50111bra deliciosa en plena cancula de enero. </p><p>Los cerros que bordean la quebrada en este punto se hallan tamLn cubiertos por la nlisma vejetacin }' son por esto ricos en n1aderas de construccin que han sido y son explotadas en parte. </p><p>El ancho uel plan </p></li><li><p> - 20 1\'Is adelante aparece una quebradita llatuada ce Las </p><p>Animas)&gt; y luego se lletra al fan1os . J\I 1 1 - o ~ o a paso)), no-ar donde el ro ha cavado su cauce entre una meseta de ~rigen aluvial posible1nente glacial) quizs una antio-ua </p><p>f b nwrena ron tal de un ventisquero que ocup toda la que-brada, Y un alto cerro de arenisca cmnpacta contra cuyo paredon se recuestan con fuerza las aguas produciendo un lento trabajo de erosin impidiendo el trnsito en la poca de las crecientes, lo que justifica el nombre que lleva&gt; por tornarse peligroso. </p><p>Pasado este punto la quebrada vuelve ensancharse para ir paulatinamente estrechndose despus</p><p>1 pero la ~Te</p><p>getacin camba1 los cerros empiezan desnudarse de vejetacin arhrea1 sustituyndose esta por cardones (Ce-reus) que cubren sus flancos) al principio muy ramlficados) para simplificarse cada vez ms, </p><p>E~ ro \'a recibiendo cont1gentes de agna ya sea por ver~1entes arroyos que bajan de algunas quebradasi co-nocKlos son los puntos llamados _c\gna negra 1 </p></li><li><p>, .. </p><p>22 --</p><p>De las piedras de molino parten: un canno directo la Poma, y ms adelante el otro que sigue Cachi, se bifurca hacia I\Iolinos r otros pueblos del Sud y en segm-da se separa otro directo Pa}ogasta. </p><p>Aqu en algunos lugares abunda el pasto </p></li><li><p>aaaa </p><p>Frn. 9 EL VALLE C-\LCH.-\.QF DESDE EL NEV.-\DO DE Ac.-I.Y H.-I.STA. ToLO:UBON (1) </p><p>-- de mulas que de los Valles van Salta</p><p>1 cnya segunda jor-</p><p>nada es hasta San Fernando. Desde 'Tintin se toma una gTan quebrrrcla que tiene el </p><p>1nismo nombre con direccin general hacia el oeste y de pendiente acentuada. </p><p>Esta quebrada es ancha y los cerros que la bordean estn compuestos principalmente por enormes masas de areniscas rojas y blancas muy trabajadas por los el,e-mentos. </p><p>En algunos trechos presenta Jugares ele nwnte1 </p><p>espe-cies de is1etas1 como la llamada :\lonte rcclonr1oc 1 etc. 1 en que el churqui predomina casi exclusi-vamente. </p><p>E_n varios puntos los cerros se estr~chan -y forman angostos que tienen nomhres derivados del color de sus rocas: Angosto nwrado&gt;l, "colorado, blanc(P, etc. )' en alguno de ellos se encuentran pequeos ojos de agua. </p><p>La quebrada es larga, le calculo un rnnimum fle veinte kilmetros y desemboca en el va11e Calcharp entre los lugares ele ,,EscalchL&gt; y ,, Rancagua:o unas dos leguas 1ns menos al Sur del pueblo ele Cachi (2). </p><p>(1) Fragmento de la Coti!inuacn del ,llapa de la Provincia de Catamarca. </p><p>(Regin del Norte) Comprendiendo parte de la Provincia de Salta. </p><p>Esca!8 de 1: 1.000.000. Publicado por ef lv\useo de La Plata, segn datos del Ingeniero Gunardo Lange y dibujado por el prof. Enrique A. S. Delachaux. (1893) </p><p>En este mapa se halla ubicada la quebrada de la Paya escrito "Palla", es el tnico docHmento cartogrfico de la consigna. Un punto negro se ha colocado sobre ese lugar para facilitar su busca. </p><p>(2) En la poca de las lluvias esta quebrada sirve de desagiie toda la zona del campo de Tintn y entonces dada su pendiente (ms menos de veinte por mi!) en un momento se llena de ag1m y la arroja con velocidad increble sobre el rio Calchaqui al que llega represar momentaneamente, produciendo un espectculo imponente con ~rave dao de las propiedades situadas sobre la mrgen derecha del valle. </p><p>En Febrero del presente ao de vuelta de la segndfl campaa en esta misma quebrada y al l!e~ar al 1\</p></li><li><p> -- 26 --Para llegar este ltim8 punto, base de nuestras ope-</p><p>raciones se abandona e~t1 quebrada comJ una legua antes de su desembo2adura y se toma un largo c:1mpo de legua y tnedia hacia el norte hasta llegar frente tnisrno al pueblo que se halla situado del otro Lulo del ro Cal-chaqni y en la esquina que fornn ste con el ro ele Cachi que baja desde el imponente nevado de este nlismo nombre. </p><p>Desde el alto campo se cloruiuan las arboledas ele Cachi y sus casas bb.ncas, que forman un rincn corriente lleno de -dcla y esperanzas para el viajero que ansa dejar cuan-to antes el triste desierto que acaba de cruzar y tns arriba, conw colgado en la falda ele los cerros negros otra mancha sonren te sembrada de casas y rboles pero </p><p>entrar esa Isleta donde tu\limos que permanecer ms de una hora esperando que las aguas pasasen. </p><p>En la quebrada no lloVi, ni cerca de ella, y nosotros que \lena- '\ mas bajo un calO!' sofocante producido por el sol de las tres de la tarde y la arena caldeada del plan de la quebrada. sentimos minu-tos despus de producirse la creciente que !len</p><p>1 ?e goli?e toda la </p><p>quebrada transformndola en un caudaloso no, 18 1mpres1n de un brusco de~censo de temperatura. </p><p>A los cincuenta metros antes de llegar la isleta del Monte Re-dondo, recien sentimos el ruido de esto crer;iente. bastante confuso pero que nuestro vaqueano reconoci al instante, hacindonos apu-rar los gritos de ~viene ro de arriba!! </p><p>La cabeza de la creciente segun la frase ~rfica de mi compaero el sci1or Sal\lador Debenedetti, semejaba un enjambre de serpien-tes color chocolate que a\lan:z..nban retorcindose '} saltando entre los sttrcos de la playa 6 por encima de las piedras de que est sem-brada; otras ms gruesas se golpeaban contra la base de los cerros y se escurran friccionndola con el materia! de transporte que arrastraban. </p><p>En un atropellamiento confuso se aumentaba el caudal con las sucesivas qu~ se encimaban se entrechocaban formando to:b~llinos ele un lfquido denso que mo1,1a las piedras, las arrastrabs o desba-rraucalm pedazos de tierra ripio siguiendo una carrera desenfrena-da y \lertiginosa mezclando su masa plantas y palct::i que se per-clian de vista en un abrir y cerrar de ojos. </p><p>La altura del agua a\caz en algunos puntos ms de un metro. Crecientes como esta se repitieron \larias d11rante el mes de Ene-</p><p>ro, sobre todo de noche y el ruido que producian al l,lo]carse en el \1al!e lo percibimos desde nuestro campamento de la Puerta de la Paya situado frente Rancagua y poco al sud de la desembocadura de esta quebrada. </p><p> - 27-ns lejana; es Cachi Adentro1 la finca principal de este lugat</p><p>1 que se halla en el interior de un anfiteatro de ce-</p><p>-rros, un par de leguas al Oeste y uu centenar de metros ms alto. </p><p>El ro Calchaqu, que hay que vadear, es ancho; como playa tendr frente Cachi unos ciento cincuenta 1netros y generalmente el grueso de sus aguas se halla divid-. das en dos canales. </p><p>N o estando crecido se pasa ,entonces ochenta centn1etros de </p><p>fcilmente, pues tiene altura trmino medio, </p><p>pero poco crecer el vado se hace imposible. El pueblo ele Cachi se halla 2.300 metros sobre el ni-</p><p>-vel del mar; para los que no estn acostu1nbrados se siente .alguna puna al caulinar por las calles .. </p><p>Es muy pintoresco, posee una buena Iglesia, edificios -bien construidos, an1plios y ~modos; su poblacin se cal-cula en seiscientos habitantes. </p><p>En otro tiempo fu n1s ilnportante y era asiento de un gran nmero de familias principales de Salta, cuyos nombres han figurado en la historia y administracin de -esa provincia y an Nacional. </p><p>Hoy con la disminucin del...</p></li></ul>