Las Semillas

Embed Size (px)

Text of Las Semillas

  1. 2. Haba una vez... Un hombre tomaba cada da el mnibus para ir al trabajo...
  2. 3. Una parada despus, una abuela suba al mnibus y se sentaba junto a la ventana.
  3. 4. La abuela abra un bolso y, durante todo el trayecto, iba lanzando algo por la ventana.
  4. 5. Siempre haca lo mismo y un da, curioso, el hombre le pregunt qu era lo que lanzaba por la ventana.Son semillas! -le dijo la abuela. .
  5. 6. - Semillas? Semillas de qu?- De flores. Es que miro afuera y todo es tan vaco... Me gustara poder viajar viendo flores durante todo el camino. Qu bonito que sera, no? .
  6. 7. - Pero las semillas caen encima del asfalto, las aplastan los coches, se las comen los pjaros... Quiere decir, abuela, que sus semillas germinarn junto al camino?- Muy cierto! Pese a que algunas se pierdan, alguna acabar a los mrgenes y, con el tiempo, brotar.
  7. 8. - Pero... Tardarn a crecer, necesitan agua...- Yo hago lo que puedo hacer. Ya vendrn los das de lluvia!
  8. 9. La abuela sigui con su trabajo... Y el hombre baj del mnibus para ir a trabajar, siempre pensando que la abuela haba perdido algo la cordura..
  9. 10. Unos meses despus... Yendo al trabajo, el hombre, al mirar por la ventana, vio todo el camino lleno de flores...Todo lo que vea era un coloreado y florecido paisaje!
  10. 11. Se acord de la abuela, pero haca das que no la haba visto. Pregunt al chfer:- Y la abuela de las semillas?- Pues, ya hace un mes que muri. .
  11. 12. El hombre volvi a su asiento y sigui mirando el paisaje.Las flores han brotado, se dijo,pero de qu le ha servido su trabajo?No ha podido ver su obra.
  12. 13. Entonces, sinti la risa de una persona.Una nia sealaba entusiasmada las flores...- Mira, pap! Mira cuntas flores!.
  13. 14. No hace falta explicar demasiado el sentido de esta historia, no? La abuela de nuestra historia haba hecho su trabajo y dej su herencia a todos quienes la pudieran recibir, a todos quienes pudieron contemplarla y ser ms felices.
  14. 15. Dicen que aquel hombre, desde aquel da, hace el viaje de casa al trabajo con un bolso de semillas... .
  15. 16. Parbola del sembrador (Mc 4,1-9; Lc 8,4-8) Otra vez comenz Jess a ensear junto al mar, y se reuni alrededor de l mucha gente, tanto que entrando en una barca, se sent en ella en el mar; y toda la gente estaba en tierra junto al mar. Y les enseaba por parbolas muchas cosas, y les deca en su doctrina:Od: He aqu, el sembrador sali a sembrar; y al sembrar, aconteci que una parte cay junto al camino, y vinieron las aves del cielo y la comieron. Otra parte cay en pedregales, donde no tena mucha tierra; y brot pronto, porque no tena profundidad de tierra. Pero salido el sol, se quem; y porque no tena raz, se sec. Otra parte cay entre espinos; y los espinos crecieron y la ahogaron, y no dio fruto. Pero otra parte cay en buena tierra, y dio fruto, pues brot y creci, y produjo a treinta, a sesenta, y a ciento por uno. Entonces les dijo: El que tiene odos para or, oiga.
  16. 17. Esta presentacin est dedicada a todos aquellos maestros, educadores, profesionales de la enseanza,que hoy, ms que nunca, no pueden ver cmo crecen las semillas plantadas, las esperanzas sembradas en el corazn, sobre todo, de los adolescentes que llenan sus clases.Y como los padres son, o debern ser, los granos educadores, tambin les est dedicada.Porque... educar es mostrar caminos.
  17. 18. Para volver a comenzar ESC Para terminar