Te cuento un cuento

Embed Size (px)

Text of Te cuento un cuento

A Too le han regalado una red para que pueda pescar, a la orilla de la playa.

Muy ilusionado se fue el domingo a probarla y empez a echarla, pero por el momento slo sacaba del mar, algas y algn pequeo pescado, el cual devolva al mar para que pudiera crecer.

Despus de varias horas, cogi algo que brillaba en la red, y con cuidado lo sac para ver que era.

Con gran sorpresa vio una orqudea de sal cristalizada, y content pens que se la regalara a su madre, y le dara una gran alegra.

Pensando en lo que haba encontrado, se sent en una piedra, que sala del mar a descansar. De pronto oy una voz a sus espaldas, se volvi y vio la sonrisa de una hermosa nia sirena que le dijo: -Veo que has encontrado mi flor de cristal. La haba perdido y estaba disgustada, ya que todas las sirenas tenemos una, que nos regal nuestro Rey Neptuno.- Entonces Too se dio cuenta que era una sirena nia, y le dijo:- Yo quera regalrsela a mi madre.-

La sirena le contest:- Yo puedo traerte del fondo del mar un buen regalo para tu madre, si me das mi orqudea.-

Too sin pensarlo dos veces, se la dio, y la sirena con una gran sonrisa la cogi y se fue hacia el fondo del mar. El nio pens, igual ya no vuelve, pero claro, si la flor es de ella, l no poda quitrsela. Terminaba de pensar en esto, cuando sali la sirena con una gran concha, era una ostra! La sirena le dijo:- Cuando tu madre la abra, vers como le gusta, pues tiene una bonita perla.- Se dieron las gracias mutuamente. La sirena se hundi en el mar y Too, se fue muy feliz, pensando cuando le contara a su madre la aventura, y la sorpresa tan bonita que le iba a dar. Estaba feliz!

EL OJO DEL CIELO

Cuando ninguno, pero ninguno, de los abuelos de nuestros abuelos haba nacido, la Tierra era un lugar en el cual, apenas el sol se esconda tras el horizonte, la gente se iba a dormir de inmediato porque todo se entenebreca y las estrellas eran puntos celestes sin ningn brillo. En ese tiempo no exista la luna. La noche caa como una manta pesada sobre los campos y los ros, y hasta los animales se metan en sus escondrijos hasta que amaneca. Cuentan que, una tarde de verano, los nios jugaban a las escondidas entre los rboles. Las madres llamaron a sus hijos para que entraran a sus casas antes que la luz del sol desapareciera. Todos los chicos volvieron, menos Rafael. Rafael se haba dormido detrs de una roca mientras esperaba que descubrieran su escondite.

Cuando la mam not su ausencia, el ltimo rayito dorado se escapaba tras las montaas. Los adultos salieron a buscarlo en la oscuridad. Pero era intil... la noche era tan negra! Rafael dorma profundamente y no escuch que los hombres gritaban su nombre y tropezaban chocando con los pinos. Entonces, las mujeres encendieron un fuego en un claro del bosque y, tomadas de las manos, le pidieron al cielo que las ayudara. El cielo lo medit durante unos minutos y sinti que el ruego llegaba con tanto amor que era imposible ignorarlo. Al fin, decidi abrir uno de sus ojos. Era redondo como un anillo, blanco como la sal y brillante como una perla. El bosque se ilumin de pronto, como si estuviera por amanecer, y las estrellas refulgieron como espejos de plata lustrada. Los hombres encontraron a Rafael y se reunieron con las mujeres y los nios a admirar la belleza del resplandor. Dicen que el ojo del cielo es la luna. Dicen que nunca ms se cerr por las noches. Para que los hombres puedan encontrar lo que buscan. Para que los nios no se pierdan. Y para que las mujeres recuerden que el cielo siempre concede aquello que el amor clama, con las manos unidas, cerca de una hoguera.

EL LIBRE ALEBRIJE

Sabes lo que es un alebrije? Un alebrije es una figura creada con un pequeo trozo de madera de un rbol llamado "Ocotal". El artesano que lo realiza, talla este pedazo de madera, lo pinta y lo junta con otras piezas para hacer gatos, bhos, pjaros y hasta dragones!

Conoc a un artesano que hizo uno de estos dragones, al cual, despus de darle forma decidi pintarlo de rojo. -El rojo- le dijo- te dar vida! Y as fue, por que al llenarse la madera de este color, pareca que expresaba alegra. Poco a poco, el artesano le pint pequeas manchitas de colores que salpicaron su cuerpo y rayas en su larga cola qu divertido fue pintarlo as! - qu me ponga alas! -Pidi el alebrije- qu me ponga alas! El artesano busc entonces, entre ms trozos de madera, dos pedazos planos como las hojas, que inmediatamente empez a tallar, formando en ellas, picos y relieves como las escamas de los peces. Puestas las alas, el alebrije y artesano se miraron fijamente -Y ahora?- expres el artesano - has quedado tan bello que me gustara todos te vieran volar!, no estars en un aparador encerrado esperando que alguien te compre y te tenga quieto como se tiene a los adornos. mejor vuela vuela amigo! Eres libre. El alebrije pregunt -Libre? Qu es ser libre? - Ser libre es volar hacia donde la luz del sol te seale, sintiendo en cada latido de tu corazn la emocin de ver siempre lo mejor de cada cosa, en cada respiro, el aroma del amor y en cada aleteo la fuerza de lograr lo que te propongas sin daar a los dems. Ser libre es ser amigo de las aves y cantar con ellas, de las flores y llenarse de su belleza, del aire y acompaarlo en su camino, ser amigo de mis manos que ahora te toman para impulsarte en tu vuelo - dijo el artesanoFue as como el alebrije empez a volar y volar cada vez ms alto imagina que bonito se vea! A dnde iba? Seguro que a posarse a un rbol buscando sus orgenes.Tan fuerte y decidido vol que sus pequeas manchitas de colores cayeron como lluvia, llenando de sorpresa el da.El artesano lo vio alejarse y se puso feliz de haber pintando tambin el cielo con la palabra: LIBERTAD

EL CUMPLEAOS DEL SEOR GRILLO

En este viejo roble viven los personajes de este cuento.Hoy es el cumpleaos del seor Grillo y esta noche quiere celebrar una fiesta, invitara a todos sus amigos: a la seorita Mariposa que es muy hermosa, al seor Escarabajo del piso de abajo, a la seora Hormiga del piso de arriba, a la seora Mariquita que esta rellenita, al seor Mosquito que esta delgadito, pero todos se quieren tal como son.A llegado una nueva vecina la seora Lucirnaga que se ha instalado en el piso de al lado, el seor Grillo todava no la conoce pero tambin quiere invitarla a su fiesta.

Est a punto de salir de su casa cuando recuerda que ayer olvido regar las plantas de su ventana y al abrirla, Oh no! faltan hojas y una de ellas est llena de agujeros y es justo la ms cercana a la ventana de su nueva vecina, as que muy enfadado se dirige hacia la puerta de la seora Lucirnaga y llama muy fuerte:Toc-toc- ella abre y le dice:- buenos das seor Grillo- sin contestarle el saludo el seor Grillo le pregunta: -a sido usted quien se ha comido mi planta? - y ella responde: - es que llegue ayer muy tarde y no tena nada para comer, al abrir la ventana ol una planta muy tierna as que me com un poco pero no saba que era suya.Entonces el seor Grillo dijo enfadado: - quera invitarla a mi fiesta de cumpleaos esta noche, pero ya veo que usted no merece ser mi amiga! - y se march. La seora Lucirnaga no tuvo ni tiempo para pedirle perdn y se quedo muy triste. El todava enfadado volvi a su casa y llam a todos sus amigos para contarles lo sucedido, todos estuvieron de acuerdo en que la seora Lucirnaga haba obrado mal y no mereca su amistad.Ella arrepentida y triste decidi buscar otra casa lejos del roble. As que empez a andar y andar y poco a poco iba oscureciendo.Al poco rato era de noche y en el jardn del viejo roble todo estaba preparado para la fiesta, iban llegando los invitados, haba pasteles, luces de colores, todo era perfecto, el seor Grillo viva un momento feliz hasta que, flash! se fue la luz - Oh no - dijeron todos a coro, la fiesta tendra que suspenderse, estaba todo demasiado oscuro, pero cuando iban a marcharse muy tristes, vieron una luz que brillaba a lo lejos, una luz que iba acercndose mas y mas y todos se preguntaron:-Qu ser esa misteriosa luz?- hasta que la tuvieron tan cerca que vieron que era la seora Lucirnaga que haba vuelto! - pero qu hace usted aqu?- le pregunto el seor Grillo y ella le contest: - las farolas de la calle se apagaron, me acord de su fiesta y he vuelto para pedirle perdn con mi luz.As que gracias a la seora Lucirnaga la fiesta pudo continuar. El seor Grillo la perdon y a partir de entonces nada pudo romper la amistad entre ellos.

CAMPO FLOR

AMOR A LA NATURALEZA

Campo Flor es un pequeo pueblo en medio de un tranquilo valle. Tiene las paredes blancas y los techos rojos y sus ventanas siempre estn abiertas para que entre el aire.

Alrededor hay un bosque tan viejo que tiene barbas y unas montaas grandes como gigantes, que meten sus cabezas en las nubes para refrescarse. Los ros bajan por el cuerpo de las lomas tan veloces, que los peces saltan las piedras para no golpearse, formando un arcoiris en el aire.

Los vecinos de Campo Flor, que velan por la salud del valle, abren las puertas del pueblo el ltimo da de primavera para que las personas de todo el mundo pasen.

El campo huele a tierra fresca y a flor y parece una acuarela por sus colores.

Los visitantes, que no han visto con frecuencia un lugar tan bello y cuidado, caminan bajo los rboles recogiendo semillas y fotografiando los nidos de las aves; escalan las montaas para tocar las nubes con las manos o se sientan en las aceras del pueblo para ver a los ciervos y las ardillas atravesar las calles. Por supuesto que est prohibido cazar y talar en cualquier poca del ao. De otro modo, los rboles no seran como ancianos ni los animales fueran mansos y amigables.

Todos los que vienen a Campo Flor, desde su primer viaje, saben que no deben maltratar a las plantas ni a los animales. Aquellos que se atrevieron, alguna vez, a poner sus nombres en los rboles o apedrear un ave, pasaron mucho tiempo sembrando