Click here to load reader

Mediación en Drogodependencias

  • View
    217

  • Download
    0

Embed Size (px)

Text of Mediación en Drogodependencias

  • 7/23/2019 Mediacin en Drogodependencias

    1/14

    465Revista Espaola

    deDrogodependencias37 (4) 2012

    Correspondencia a:Javier ValeroDespacho: Morn, Blanch & Asociados C.B.C/Coln 21, pta. 11Valencia (46004)E-mail: [email protected]

    Mediacin en drogodependencias: reflexinprctica y mbitos de aplicacin

    La mediacin es una disciplina emergente que se est implantando gradualmente en todoslos mbitos de la sociedad. La mediacin trabaja desde la gestin positiva del conflicto,acercndolo a las partes y hacindolas responsables de sus propias decisiones. Para ello,se sirve de la ayuda de una figura neutral e imparcial que dirige el proceso para con-

    seguir que las partes lleguen a un acuerdo satisfactorio y beneficioso para ambas. Esteprocedimiento de solucin de conflictos est avalado a nivel estatal por la Ley 5/2012,de 6 de julio, de mediacin en asuntos civiles y mercantiles.

    Sin embargo, por su estructura yfl

    exibilidad, la mediacin es una herramienta que puedeinstaurarse en cualquier mbito; incluido el de las drogodependencias. Con la ayuda delas directrices del Estado Sobre Drogas, las posibilidades de trabajo en esta rea soninmensas pero aun estn poco desarrolladas. Por eso, proponemos estrategias y lneasde actuacin en el tratamiento integral de las drogodependencias desde la mediacinfamiliar, la escolar, la comunitaria, la penal y la penitenciaria.

    Resumen

    Mediacin, justicia restaurativa, drogodependencias, prevencin, conflicto, paz.

    Palabras Clave

    Javier Valero Llorca* y Sandra Solbes Valero**

    * Universidad Europea de Madrid - centro adscrito a Valencia

    ** Psicloga y mediadora

    Recibido: 29/10/2012 Aceptado: 23/11/2012

    Seccin Jurdica

    37 (4) 465-478. 2012

  • 7/23/2019 Mediacin en Drogodependencias

    2/14

    466 Revista Espaola

    deDrogodependencias 37 (4) 2012

    INTRODUCCIN

    La mediacin ha llegado, ha venido paraquedarse y, a pesar de que es una disciplinaemergente en Espaa, est en condiciones deconvertirse en una herramienta indispensablepara transformar la justicia y la sociedad actual.

    La mediacin, englobada en el movimientoADR (Alternative Dispute Resolution), es unprocedimiento de gestin y resolucin deconflictos que tiene como objetivo crear unespacio de entendimiento donde las partesen disputa sean capaces de gestionar por ellasmismas sus conflictos con la ayuda de un ter-cero neutral e imparcial que dirige el procesoy les conduce a la consecucin de un acuerdobeneficioso y satisfactorio para ambas.

    Dentro de los Mecanismos Alternativosde Resolucin de Conflictos (MARC, por sussiglas en castellano) encontramos -adems dela mediacin- la conciliacin, la negociacin yel arbitraje. Todos ellos se desarrollan biencomo alternativa a la excesiva judicializacinde la Justicia con la intencin de que la vajudicial no se convier ta en nico mtodoaplicable para resolver problemas, bien comocomplemento para agilizar el sistema judicial.As mismo, tiene la finalidad de devolver a laspartes el protagonismo y el control sobre supropio conflicto, prcticamente anulado a lolargo de un procedimiento judicial.

    La mediacin es el mecanismo ADR que seest desarrollando con ms fuerza en nuestro

    Mediation is an emerging discipline which is gradually being implemented in every area ofmodern society. Mediation works through the positive management of conflict, bringingit closer to the parties involved and making them responsible for their own decisions. To

    this end, mediation involves the neutral and impartial figure of the mediator who runs theprocess to ensure that the parties themselves find the most satisfactory and beneficialagreement for both of them. This conflict-solving procedure is supported statewide byLaw 5/2012, of July 6, on mediation in civil and commercial matters.

    Due to its structure and flexibility, mediation is however a tool that can be useful in

    almost every area of life, including drug addiction. With the help of National Strategies ondrugs, work possibilities within this area are immense but are, unfortunately, still poorlydeveloped. This is the reason why we propose different strategies and action guidelines inthe comprehensive treatment of drug addiction, from family mediation, school mediation,

    community mediation and punishment and prison mediation.

    Abstract

    Mediation, restorative justice, drug addiction, prevention, conflict, peace.

    Key Words

    Mediacin en drogodependencias: reflexin prctica y mbitos de aplicacin

  • 7/23/2019 Mediacin en Drogodependencias

    3/14

    467Revista Espaola

    deDrogodependencias37 (4) 2012

    Javier Valero Llorca y Sandra Solbes Valero

    pas en la actualidad porque su gran versatilidadle permite introducirse en multitud de mbitossociales para aportar nuevas soluciones dialo-gadas. A diferencia del procedimiento judicial,la mediacin es un mecanismo autocomposi-tivo de orden negociado donde la voluntad yel poder de las partes prevalecen y tienen unpapel relevante. Son las partes las que tienenla voluntad de decidir y actuar sobre el pro-

    pio proceso, los temas a tratar y el acuerdoa elaborar, de modo que el mediador/a esnicamente un instrumento que facilita lacomunicacin y dirige el proceso para que laspartes puedan llegar a acuerdos y que stospuedan darse de la forma ms positiva posible.Estos acuerdos, al igual que una sentencia,son vinculantes para las partes que puedenacudir al Notario para elevarlos a pblico y deesa forma dotarles de la condicin de ttulosejecutivos en un proceso judicial. La diferenciade alcanzar pactos dialogados en mediacin es

    que las partes se hacen responsables de losacuerdos adoptados y aumenta el porcentajede cumplimiento efectivo de los mismos. En elproceso judicial, las partes acuden a los ope-radores jurdicos (abogados y procuradores),que interponen la correspondiente demandaen los Tribunales de Justicia y es el juez, final-mente, quien resuelve dictando una sentenciaen base a la normativa vigente aplicable alfondo del asunto.

    Los procedimientos judiciales siguen unas

    pautas, unas reglas procesales impuestas porley que marcan todo el proceso. Por el con-trario, se dice que la mediacin tiene carcterflexible e informal porque, a pesar de teneruna estructura y unas etapas, el proceso no esrgido; adaptndose a las necesidades reales de

    las partes y con el objetivo de conseguir un es-pacio de cooperacin/colaboracin donde losparticipantes puedan gestionar sus conflictosde forma privada y as satisfacer sus verdaderosintereses o necesidades. Con este proceso, noslo se intenta conseguir que todos los par-ticipantes salgan ganando sino que se cuida yse trata la relacin entre las partes intentandolograr su mantenimiento o la mejora de la

    misma. Se intenta, en ltima instancia, que elmecanismo de aproximacin al conflicto seapositivo de forma que se intente separar lapersona del problema y resolver adecuada-mente el conflicto para que la relacin no sevea perjudicada sino reparada.

    Por su relevancia, cada vez ms pasescomienzan a legislar en materia de mediacindotando a este procedimiento de la proteccininstitucional y legal que merece. Nuestro pasno se ha quedado atrs. Transponiendo la Di-rectiva 2008/52/CE del Parlamento Europeoy del Consejo, de 21 de mayo de 2008, sobreaspectos de la mediacin en asuntos civiles ymercantiles, se aprob la Ley 5/2012, de 6 deJulio, de mediacin en asuntos civiles y mer-cantiles, modificndose tanto la Ley 1/2000,de 7 de Enero, Enjuiciamiento Civil como lasrespectivas leyes de Colegios Profesionales(Ley 2/1974, de 13 de Febrero) y Cmarasde Comercio (Ley 3/1993, de 22 de Marzo),principales Instituciones de mediacin.

    El objetivo de la ley, tal y como se recoge en

    prembulo es la implantacin de una justicia decalidad capaz de resolver los diversos conflictos

    que surgen en una sociedad moderna y, a la

    vez, compleja. En el mismo cuerpo legal seconcibe la mediacin como un procedimientocomplementario a la Administracin de justicia

  • 7/23/2019 Mediacin en Drogodependencias

    4/14

    468 Revista Espaola

    deDrogodependencias 37 (4) 2012

    y como alternativaal proceso judicial o la vaarbitral dada su capacidad para dar solucionesprcticas, efectivas y rentablesa los conflictos.

    Las caractersticas de la mediacin quela diferencian de otras formas de resolverconflictos estn recogidas en la Ley y son lassiguientes:

    1. Voluntariedad: las partes acuden libremen-te a mediacin (art. 6).

    2. Igualdad e imparcialidad: el mediadordebe mantener el equilibrio entre laspartes, tratando por igual a ambas(arts. 7 y 13).

    3. Neutralidad: el mediador ni asesora nipropone acuerdos (art. 8).

    4. Confidencialidad: las partes y el media-dor estn obligadas a guardar secreto(art. 9).

    5. Buena Fe: Las partes no deben ocultar

    informacin ni tener intereses ocultos(art. 10).

    6. Flexibilidad: existe libertad de forma yduracin (arts. 19 y 20).

    La aprobacin de la Ley 5/2012 de media-cin a nivel estatal ha tenido la virtud de unifi-car y respetar la legislacin de las ComunidadesAutnomas existente hasta el momento de suentrada en vigor y de dar un cauce procesal alos jueces para suspender los juicios y derivarel asunto a mediacin. Sin embargo, slo esde aplicacin a los conflictos en materia civil

    y mercantil, quedando excluidas la mediacinpenal, la mediacin con las AdministracionesPblicas, la mediacin laboral o la mediacinen materia de consumo.

    A pesar de ello, el RD 231/2008, de 15 deFebrero, que regula el Sistema Arbitral de

    Consumo recoge en sus artculos 6, aparta-do f, y 38 la mediacin previa al arbitraje, elAcuerdo de Solucin Extrajudicial de Con-flictos Laborales de la Comunitat Valencianasuscrito el 19/5/2010 (DOCV nm. 6306 de8/7/2010) regula la mediacin laboral desarro-llada por el Tribunal de Arbitraje Laboral de laComunidad Valenciana, la L.O. 2/1986, de 13de Marzo, de Fuerzas y Cuerpos de seguridad

    del Estado en su artculo 53 contempla comouna de sus funciones cooperar en la resolucinde los conflictos cuando sean requeridos paraello, y se va a modificar la Ley de EnjuiciamientoCriminal con el fin de permitir la derivacin amediacin penal siempre que se cuente conel consentimiento de la vctima.

    La mediacin tiene la enorme ventaja deque es capaz de gestionar conflictos de cual-quier ndole -siempre que los derechos a tratarsean disponibles por las partes- en mbitos tantiles como la familia, la escuela, el barrio, lacomunidad, las organizaciones (p.e. sanitarias)o el mbito penal y penitenciario, lugares co-munes de la drogodependencia.

    MEDIACIN ENDROGODEPENDENCIAS

    Las drogodependencias es un tema que estampliamente tratado, estudiado, organizadoy, adems, cuenta con un apoyo institucional,legal y social muy estructurado en Espaa.

    Todo ello est gestionado por la Delegacindel Gobierno para el Plan Nacional SobreDrogas (PNSD), que ve materializados susplanes y su trabajo en la aprobacin, cada ochoaos, de la Estrategia Nacional sobre Drogas.En la actualidad, la estrategia vigente abarca el

    Mediacin en drogodependencias: reflexin prctica y mbitos de aplicacin

  • 7/23/2019 Mediacin en Drogodependencias

    5/14

    469Revista Espaola

    deDrogodependencias37 (4) 2012

    periodo de tiempo del 2009-2016 y en ella,se resalta que el impacto que tiene el consumode sustancias psicoactivas contina siendo muy

    elevado, tanto en trminos de sufrimiento e

    incapacitacin personal evitables, mortalidad,

    morbilidad y otros costes personales y sanitarios.

    Adems, se reconoce el marco multidimensionalde las drogas y los problemas y los daos evita-bles relacionados con el consumo.Se defiende

    la intervencin integraldesarrollada desde cadauno de los contextos institucionales y territo-riales e intenta superar las limitaciones de laestrategia anterior en materia de prevencin, ladisminucin de riesgos, la reduccin de daos y el

    tratamiento de las personas afectadas por proble-

    mas de consumo. Adems, valora la necesidadde reducir los costes personales y sociales yreducir los daos ocasionados por y para laspersonas que consumen o para aquellas quesufren consecuencias indeseables relacionadascon su uso (PNSD, 2009-2016).

    El uso de la mediacin en tema de drogode-pendencias es prcticamente un terreno pordescubrir. Sin embargo, s existe constancia deque algunos sectores se estn haciendo eco dela posibilidad de unir la mediacin y las drogo-dependencias y estn ponindola en marcha.As, ciertas asociaciones y fundaciones estnimpulsando el uso de la mediacin aplicadaa las drogodependencias y citaremos comoejemplos: la jornada La Mediacin en drogo-dependencias (ao 2010) de la Universidad

    de Sevilla y la Junta de Andaluca, el proyectode Mediacin en drogodependencias enlas Fuerzas Armadas realizado en la UME(Unidad Militar de Emergencias) a travs dela Fundacin para la atencin de las toxico-manas de la Cruz Roja (CREFAT), la jornada

    de Mediacin comunitaria en drogodepen-dencias realizada por la UNAD, el Institutode Adicciones de Madrid y Proyecto Hogaren el ao 2008 o el Proyecto de prevencinpara adolescentes sobre Mediacin Familiar ydrogodependencias realizado y l levado a cabopor Proyecto Hombre.

    La mediacin se ha ido implantando en lasociedad especialmente en el mbito familiar y

    en el escolar. Poco a poco se est extendiendoal mbito comunitario y al mbito penal y pe-nitenciario. Y es en esos mbitos donde incidemayormente la drogodependencia (Merino,1998). Procede en este punto hacer una breveaproximacin a la actualidad de la mediacinen estos campos.

    Mediacin Familiar

    Desde los principios de la teora ecolgica,se entiende la sociedad como una serie de sis-

    temas en interaccin donde el individuo crecey se desarrolla (Gir y Esteban, 2012). As,descubrimos, que la dinmica social se mueveentre un delicado conjunto de interaccionesentre agentes sociales e individualidades dondecada uno tiene una responsabilidad y un papelrelevante en el desarrollo de cada personay en la prevencin o potenciacin de unasconductas u otras. Por esta razn, el ambientems cercano al individuo (microsistema) le dala base de aprendizaje fundamental y necesariopara su correcto desarrollo y la adquisicinde conductas adaptativas al entorno. As seentiende que la familia y la escuela son losagentes primarios de socializacin del individuoy son los encargados de dotarle de las compe-tencias, habilidades y herramientas necesariaspara su desarrollo, al igual que ofrecerle un

    Javier Valero Llorca y Sandra Solbes Valero

  • 7/23/2019 Mediacin en Drogodependencias

    6/14

    470 Revista Espaola

    deDrogodependencias 37 (4) 2012

    marco de seguridad y educndole en valoresy una cultura de paz (Gir y Esteban, 2012).Desafortunadamente, la prctica difiere de lateora muchas veces y lo que deberan ser es-pacios de desarrollo positivo para los menores,son, en muchas ocasiones, ambientes conflic-tivos y tensos, convirtindose en factores deriesgo para el correcto desarrollo de los niosy adolescentes.

    En el mbito de las drogodependencias es,generalmente, dentro de la familia y desdeque son pequeos- donde los nios/as tienensu primer contacto con las drogas. Con unosndices de consumo diario de alcohol y tabacodel 11% y el 31,8% respectivamente (lvarezet l., 2011) se deduce que son muchos losnios y adolescentes que normalizan el usoy consumo regular de drogas legales en elpropio hogar, aumentando las posibilidadesde que ellos repitan los patrones de consumoparentales. Se debe tener en cuenta, que lospadres son un modelo y referente de conductapara los hijos/as y que lo que hagan o digan engeneral y en materia de drogodependenciasen particular, influir y repercutir en granmedida en la conducta de los menores. Delmismo modo, la actitud hacia las drogas delos padres, el manejo de las drogas en lafamilia y la forma de resolver los conflictos enel mbito familiar (tanto el uso de drogas demodo paliativo, como forma de enfrentarlos conflictos o como problemas derivados de

    su uso) se convierten en los dems factoresde riesgo familiares en el consumo de drogas.

    En el mbito de la resolucin y la gestin delos conflictos ocurre lo mismo. Es en el senofamiliar, donde el individuo aprende las formasde resolver los problemas y se entrena en ellas;

    ponindolas en prctica en otros contextosprimarios como la escuela o el barrio. Comoes bien sabido, la violencia, los gritos, los insul-tos e incluso el maltrato estn a la orden delda. Enseamos a los menores a resolver deforma competitiva las disputas, fomentamos laescalada de los conflicto en cualquier mbito ymostramos que la nica forma de solucionar-los es mediante la frmula ganar-perder tan

    caracterstico de la justicia. Adoptamos, condemasiada frecuencia, una estrategia resolutivanegativa; bien porque no nos han enseado ahacerlo de otra forma, bien porque nos faltanrecursos para actuar de forma positiva.

    En cuanto a la mediacin familiar se refiere,la Ley 7/2001, de 26 de noviembre, reguladorade la mediacin familiar en el mbito de la Co-munidad Valenciana, establece que se puedanllevar a mediacin todos aquellos conflictosque afecten a los miembros de la familia hastael 4 nivel de consanguinidad; ampliando as elmbito de aplicacin de la ley y los conflictos atratar. Desde la mediacin familiar se puedentratar infinidad de conflictos relacionados conlas drogas; tanto entre hermanos, de pareja oparento-filiales. Se pueden tratar problemaseconmicos relacionados con el consumo,uso, abuso o dependencia de las drogas, pro-blemas de convivencia, planes de admisin atratamiento o entre padres e hijos o incluso sepueden mediar acuerdos sobre la frecuenciade las horas de ocio y la hora de llegar a casa

    por las noches. Esto ltimo puede parecerque tenga poca relacin pero la hora de l legara casa de los menores acta como factor pro-tector contra el consumo de drogas psicoesti-mulantes (p.e. cocana y anfetaminas) que seusan para evitar la somnolencia y aumentar la

    Mediacin en drogodependencias: reflexin prctica y mbitos de aplicacin

  • 7/23/2019 Mediacin en Drogodependencias

    7/14

    471Revista Espaola

    deDrogodependencias37 (4) 2012

    resistencia fsica a la fatiga. Del mismo modo,previene del policonsumo (siendo alcohol,tabaco y cannabis las drogas ms consumidasen combinacin). Y ste, est directamenterelacionado con el fracaso escolar, el absen-tismo escolar, la cantidad de paga semanal, laspeleas dentro y fuera del contexto familiar y lafrecuencia de las salidas nocturnas (lvarez, etl., 2011). Todo lo anterior, genera un caldo de

    cultivo perfecto para que se generen conflictosen el seno familiar. Y entendemos que recurrira la mediacin podra ayudar a encontrar lasolucin ms justa y equitativa para toda lafamilia, adems de favorecer un clima de mutuoentendimiento y comprensin que mejore lasdinmicas relacionales familiares

    La Comunidad Valenciana es pionera en elmbito de la mediacin familiar intrajudicialdonde de una manera integral (no comoproyecto piloto) todos los Juzgados de Familiade Valencia (Instancia 8, 9, 24 y 26) tienen laposibilidad de derivar los asuntos de familia alServicio de Mediacin creado conjuntamentepor el Colegio de Abogados de Valencia y elConsejo General del Poder Judicial.

    Mediacin escolar

    Como sealbamos al comienzo, la me-diacin tiene un claro objetivo instrumental:resolver conflictos y llegar a acuerdos. Sin em-bargo, la mediacin es mucho ms que eso. Alcrear un espacio de entendimiento, dota a laspartes de recursos y herramientas para crearseres autnomos, responsables, conscientesy sensibilizados con los dems. Desarrolla, im-planta y promueve en todo el sistema familiary en toda la comunidad escolar una culturade paz donde los valores como la igualdad, el

    respeto, la empata, la solidaridad, la educaciny el entendimiento mutuo son las armas y la es-cucha activa, la colaboracin, hablar en primerapersona y el reconocimiento son las tcnicaspara desarrollar una conciencia, una culturade paz y una gestin positiva de conflictos. Yes, desde esta perspectiva pedaggica, dondetiene cabida la mediacin; trabajar desdedentro de la familia y la escuela para convertir

    estos dos espacios en factores correctores yprotectores, dotando a los individuos y a lasfamilias de la formacin y las herramientaspara gestionar sus conflictos. De este modo,se fomentan dentro del sistema, los valoresculturales de autonoma y responsabilidad tanto

    personal como familiar (PNSD 2009-2016) enmateria de prevencin de factores de riesgo.

    Por todo ello, creemos que introducir lamediacin en la prevencin de las drogode-pendencias y en la gestin de los problemas oconflictos derivados de ellos desde el mbitoescolar es sumamente importante. Empezar atrabajar interdisciplinariamente nos da la posi-bilidad de educar a los nios/as desde que sonpequeos para que adopten conductas posi-tivas ya sea en la resolucin de los conflictosque les surjan a lo largo de la vida, como paradotarles de recursos e instrumentos que leshagan tener unas convicciones firmes, una con-ciencia de salud y una percepcin de riesgoscon el objetivo de que tengan una personalidadfuerte y no sucumban al atractivo de las dro-

    gas. Se trata, en definitiva, de conseguir que laescuela proteja y prevenga tanto el consumode sustancias psicoactivas como los problemasderivados del mismo.

    El PNSD otorga prioridad a la prevencinuniversal implicando a la sociedad en su con-

    Javier Valero Llorca y Sandra Solbes Valero

  • 7/23/2019 Mediacin en Drogodependencias

    8/14

    472 Revista Espaola

    deDrogodependencias 37 (4) 2012

    junto pero interviniendo especficamente enlas escuelas, la familia y la poblacin laboral;as como la prevencin especfica trabajandocon sectores poblacionales ya inmersos en elmundo de las drogas.

    Dentro de la prevencin universal en lasescuelas y puesto que los datos de consumode drogas en jvenes son elevados y siguen alalza (lvarez et l., 2011) se siguen poniendo

    en marcha los programas de prevencinpensar para vivir en infantil y primaria ylos programas RDAGO y BARBACANApara educacin secundaria. Estos programasintervienen desde la escuela pero tambinincluyen a la familia con el objetivo de involu-crar a los principales agentes socializadores. Serealiza as por la buena aceptacin y buenosresultados que obtienen; tanto que el 90%de los adolescentes entre 14 y 18 aos creenque es el mejor mecanismo de prevencinen las escuelas (lvarez et l., 2011). En estosprogramas, se trabaja la informacin sobredrogas, las actitudes, las creencias, la influencia,la presin del grupo, la toma de decisiones, laautoestima y la gestin del tiempo libre. Susprincipales objetivos son prevenir el consumoy retardar la edad de inicio de contacto conlas drogas (Garca, Lpez, Fernndez, y Catal,2003). Estos objetivos son legtimos pues, en elao 2011, la edad media de inicio de consumode tabaco y alcohol son 13-14 aos, el cannabisa los 18 y otras sustancias ilegales (cocana,

    herona, tranquilizantes, etc.) entre los 19-23aos (lvarez et al, 2011).

    Como se puede comprobar, la gestin deconflictos no est contemplada en los progra-mas gubernamentales; no abarcan en su totali-dad la dimensin de la conflictologa pese a ser

    otro de los objetivos el de concienciar sobre laposibilidad de evitar los problemas relacionados

    con las drogas y que los menores sean parte ac-tiva en su solucin (PNSD 2009-2016).Por ellocreemos que sera muy apropiado introducirla mediacin con el objetivo de ensear a pa-dres, madres, menores y comunidad educativacmo afrontar los problemas que les surjan enrelacin a las drogas y resolverlos de forma

    satisfactoria y positiva. Se les ensea todo lorelacionado con las drogas, se les refuerza enla adquisicin de una personalidad firme y seles conciencia en temas de salud pero no enafrontar los conflictos o a convivir con losproblemas derivados de las drogas y que sevan a encontrar en cualquier lugar puesto quelas drogas estn a su alcance y conviven conellas casi diariamente.

    Entendemos que hay que revisar los pro-gramas para hacerlos ms completos y conuna visin ms holista, debiendo incorporarun mdulo de resolucin de conflictos quetenga como ejes fundamentales: I) definicin,caractersticas e implicaciones del conflicto, II)tcnicas para la resolucin de conflictos (enlas que se trabajara la inteligencia emocional,la empata, la escucha activa, la asertividad, elparafraseo y la reformulacin, la comunicacinpositiva y el empoderamiento) y III) la media-cin como estrategia preventiva y de reso-lucin de conflictos en drogodependencias.

    En la actualidad son numerosos los colegios

    e Institutos de la Comunidad Valenciana (p.e.Catarroja o Villarreal) y del resto de Espaaque tienen un Servicio de Mediacin para re-solver los conflictos internos de la institucindocente, especialmente entre alumnos (interpares), pero extendible a problemas entre

    Mediacin en drogodependencias: reflexin prctica y mbitos de aplicacin

  • 7/23/2019 Mediacin en Drogodependencias

    9/14

    473Revista Espaola

    deDrogodependencias37 (4) 2012

    alumnos y profesores, profesores y padres,etc. Para dotarla de legitimidad debe incluirseeste Servicio en el Reglamento de RgimenInterno (RRI) o en los Planes de Convivenciadel centro, de modo que queden recogidostodos aquellos requisitos para llevar a cabolas mediaciones (impresos, buzn de recogida,sala de mediaciones) y su procedimiento (se-siones de mediacin, duracin). Los problemas

    asociados a las drogas en el mbito educativosusceptibles de ser sometidos a mediacinpodran ser desde gestionar las sanciones porconsumo o tenencia de drogas en el centroescolar, los conflictos derivados por el consu-mo dentro del centro o en los alrededores,tratar temas curriculares relacionados con elabsentismo y el fracaso escolar relacionadocon las drogodependencias o cualquier otroconflicto que genere malestar en el centro.

    Mediacin Comunitaria

    El perfil de los consumidores y el patrnde consumo han ido variando a lo largo delos aos. Si a finales de los 80 y 90 la mayorpreocupacin social era el consumo de heronay la infeccin por VIH, ahora aparecen nuevaspreocupaciones a medida que cambia la so-ciedad. Actualmente preocupa especialmenteel consumo recreativo llevado a cabo porjvenes y adolescentes como ritual de entradaa la vida adulta y que tiene su mxima expre-sin en habitual consumo de fin de semana

    botelln o binge drinking (Calafat, Juan,Becoa y Fernndez, 2007).

    Los problemas derivados del consumo decada droga son diferentes y por esa mismarazn, los recursos y las estrategias de in-tervencin para cada uno difieren. El Estado

    tiene bien estructurada toda una logstica deprevencin, tratamiento (desintoxicacin,deshabituacin e integracin) y atencionesespeciales a los drogodependientes (centrosde encuentro y acogida, unidad de valoracinde daos o programas de intervencin encomisaras) y cuenta con muchos centros yprofesionales que dan una atencin social ygran cobertura a las drogodependencias (Esp,

    2007 y Moya, 2008 y 2009).Desde el mbito comunitario y el contexto

    del barrio pueden surgir diversos conflictosrelacionados con las drogas. Desde la exis-tencia de camellos o vendedores ambulantesen el barrio, consumo de drogas en lugarespblicos alterando la vida del lugar o la exis-tencia de centros de desintoxicacin, centrosde metadona o centros donde se atienda adrogodependientes

    Todos estos aspectos y cualquier otro que

    genere una problemtica patente en el barrioo comunidad pueden ser llevados a mediacin,de forma que puedan intervenir los agentessociales implicados (usuarios, asociaciones devecinos, administracin) y se pueda llegar a unacuerdo beneficioso que asegure que las nece-sidades de todos quedan satisfechas. Por citarun conflicto gestionado desde la mediacincomunitaria, destacamos la problemtica quese gener en el barrio barcelons de La ValldHebrn por la instalacin de una narcosala(centro de Atencin a las Drogodependencias-

    CAS) con la que no estaban de acuerdo losvecinos y la ubicacin de un albergue paratoxicmanos.

    Es evidente que dependiendo de la temticadel conflicto y las partes implicadas, la conse-cucin de un acuerdo equitativo para todos es

    Javier Valero Llorca y Sandra Solbes Valero

  • 7/23/2019 Mediacin en Drogodependencias

    10/14

    474 Revista Espaola

    deDrogodependencias 37 (4) 2012

    complicada y son disputas que pueden alargar-se en el tiempo. Para poder tratar estos temassera recomendable la existencia o la creacinde un centro de mediacin en el barrio quecuente con mediadores expertos a los quese pueda recurrir para tratar los conflictosvecinales. La ventaja de la mediacin en estosprocesos es que, al implicar a mucha gente,permiten el entendimiento y la explicacin

    de motivos de todos los agentes sociales sinjuicios, de modo que los drogodependientescuentan con un espacio donde no se les criticani juzga por su condicin ni se les estigmatiza.Por el contrario, se les da la oportunidad depronunciarse, argumentar sus motivos, expo-ner sus necesidades reales y comprometersecon la comunidad; siendo consciente de lasconsecuencias de su conducta, responsabili-zndose de ellas y palindolas en su propiobeneficio y el de toda la comunidad.

    En esta materia son tambin numerosos losAyuntamientos de la Comunidad Valencianay de toda Espaa que han puesto en marchaServicios de Mediacin desde las Concejalasde Bienestar Social que tiene la competenciapara hacerlo.

    Mediacin Penal y Penitenciaria

    El nmero de personas implicadas por de-nuncias y delitos relacionados con las drogas eselevado. Los datos del Anuario Estadstico delMinisterio del Interior del ao 2011 elevan a375.019 las denuncias relacionadas con drogasy estipuladas en la L.O. 1/1992, del 21 de febre-ro, de proteccin seguridad ciudadana, siendo,el 26,2% del cmputo total de denuncias a lolargo del ao. Los delitos cometidos contra lasalud pblica estn recogidos en la L.O. 5/2010,

    de 22 de junio. Y muchos de ellos, acaban conel victimario en prisin. Dentro de los centrospenitenciarios, el porcentaje de reclusos ma-yores de edad debido a delitos contra la saludpblica ocupa los primeros puestos tanto enhombres como en mujeres tras la aplicacin dela ley 10/95 del Cdigo Penal y el Cdigo Penalderogado (Informe general de InstitucionesPenitenciarias, 2010). Las cifras, junto con los

    datos de denuncias anuales, nos confirman laimportancia que tiene el mundo de las drogasy la alta repercusin delictiva que tiene. Aestos datos debemos sumarles todos los deli-tos llevados a cabo por menores y que estnregidos y tipificados por el RD 1774/2004, 30de julio, por el que se aprueba el reglamentode la L. O. 5/2000, 12 de enero, reguladorade la responsabilidad penal de los menores.

    Si tenemos en cuenta que las personasdrogodependientes son personas que tienenproblemas (dependencia a una sustancia, per-sonales, econmicos, de salud, sociales, etc.) noes atrevido afirmar que el modelo de justiciasancionador vigente en la sociedad no es su-ficiente para abarcar toda su problemtica y,seguramente, la sentencia no tendr en cuentalas necesidades e intereses del victimario.

    Desde este contexto y desde el prisma dela Justicia Restaurativa (Guerrero y Muoz,2008), consideramos que muchos delitoscometidos en relacin a drogodependenciaspodran ser gestionados desde la mediacin

    (Merino, 1998) mediante aplicacin de laatenuante de reparacin del dao del artculo21 del Cdigo Penal, agilizando la justicia yconsiguiendo que el victimario sea conscientede su falta y restaure las consecuencias realesde su actuacin.

    Mediacin en drogodependencias: reflexin prctica y mbitos de aplicacin

  • 7/23/2019 Mediacin en Drogodependencias

    11/14

    475Revista Espaola

    deDrogodependencias37 (4) 2012

    Desde esta concepcin de la Justicia Res-taurativa y creyendo que la mediacin puedeser realmente beneficiosa, se ha modificadola Ley en materia de menores, de modo queel artculo 5 del RD 1774/2004 admite, comosolucin extrajudicial del conflicto participaren un procedimiento de mediacin. Si la victimaaceptara se citar a ambos para concretar losacuerdos de conciliacin o reparacin. Si esto no

    fuera posible, se podr proponer la realizacinde tareas socioeducativas o la prestacin deservicios en beneficio de la comunidad.

    En la Comunidad Valenciana, est vigenteel Plan estratgico sobre drogodependenciasy otros trastornos adictivos de la ComunitatValenciana 2006-2010 (Toms, 2006) y actual-mente se contempla la posibilidad de ofertara los menores de edad que hayan realizadoinfracciones por drogas, sustituir la sancineconmica por la asistencia a unas charlasinformativas.

    En cuanto a la legislacin penal vigente paraindividuos mayores de edad, se podra modi-ficar la ley en la misma lnea que en menoresya que, el artculo 132 de la L.O. 15/2003, de25 de noviembre, contempla la reduccinde la pena cuando el sujeto haya abandonadovoluntariamente sus actividades delictivas y haya

    colaborado con las autoridades () igualmente

    podrn imponer una pena inferior al reo que,

    siendo drogodependiente en el momento de la

    comisin de los hechos, acredite suficientemente

    que ha terminado con xito un tratamiento de

    deshabituacin. Del mismo modo, la ley con-templa la sustitucin de la pena por trabajosen beneficio de la comunidad.

    Asimismo, se podra modificar la ley demodo que los Programas de Sustitucin de

    Sanciones Administrativas para personas san-cionadas por consumo/tenencia de drogas (re-cogidas en la estrategia nacional sobre drogas)se gestionen desde la mediacin, consiguiendoque el acuerdo pactado sea el ms adecuadopara el victimario. La responsabilizacin quese puede lograr con este sistema alternativode justicia es mayor que en el tradicional, ypor tanto, la voluntariedad del infractor a

    someterse a tratamiento puede estar msracionalizada despus de un proceso de me-diacin que de un procedimiento judicial penal(Merino, 1998).

    En las instituciones penitenciarias, tambinse est fomentando el uso de la mediacin des-de la implantacin de los programas mdulosde respeto que incluyen el entrenamiento enmediacin y el establecimiento de un grupode mediacin donde los mediadores sean lospropios reclusos y stos aprendan a gestionarlos conflictos dentro del recinto penitenciario(Gallizo, 2007). Puesto que la gran mayora dereclusos, lo estn por delitos contra la saludpblica o son drogodependientes (InformeGeneral de Instituciones Penitenciaras, 2010),si estos programas se gestionaran desde me-diacin, se podra acordar la repercusin quetendra para ellos participar en esos progra-mas (atenuantes, privilegios, etc.). Tambin seest fomentando la mediacin dentro de loscentros penitenciarios con los Programas desolucin dialogada de conflictos y la mediacin

    en salud (Arza, 2010).En materia de mediacin penal y peniten-

    ciaria existen diversos proyectos piloto entoda Espaa con elevados porcentajes desatisfaccin. Cabra destacar los Proyectos demediacin penal de Madrid, Euskadi, La Rioja,

    Javier Valero Llorca y Sandra Solbes Valero

  • 7/23/2019 Mediacin en Drogodependencias

    12/14

    476 Revista Espaola

    deDrogodependencias 37 (4) 2012

    Zaragoza, Alicante o Ganda y los proyectosde mediacin penitenciaria del Centro Peni-tenciario de Valdemoro en Madrid, de Zueraen Zaragoza, de Alhaurn de la Torre en Mlagay de Naclares de Oca en Vitoria.

    CONCLUSIN

    Los conflictos son necesarios e inevitables.Los seres humanos somos curiosos por natu-

    raleza y percibimos la realidad desde puntosde vista muy diferentes. Esa forma distintade ver las cosas nos lleva inevitablemente alos conflictos y la forma de abordarlos es loque determina que una sociedad avance oretroceda. La mediacin es un mtodo deresolucin de conflictos que contempla elconflicto como un proceso natural, necesarioy potencialmente positivo que permite a laspersonas ser creativas en la bsqueda de lamejor solucin posible mediante el dilogo y

    la escucha, favoreciendo esa comunicacin elenriquecimiento personal de todos los queparticipan en el mismo.

    La mediacin tiene su base ideolgica poruna parte en la democracia participativa, estoes, la promocin de una ciudadana activa, ypor otra parte en el acceso a la Justicia desdela eficacia. Desde ese punto de vista, la media-cin debe tener un importante papel en estamateria, tanto en su prevencin como en laforma de abordar el castigo de las infracciones

    administrativas y/o penales derivadas del uso yconsumo de drogas.

    La utilizacin de la mediacin tiene efectosbeneficiosos tanto a nivel individual, (fortalecela autoestima y la responsabilidad) como a nivelsocial, favoreciendo el dilogo y la comunica-

    cin. Adems, ayuda a humanizar y a agilizarla Justicia, y a reducir costes especialmente enSanidad y en Justicia.

    Desafortunadamente, no existen proyectospiloto que nos permitan obtener datos fiablesy de carcter pblico sobre el impacto de lamediacin en drogodependencias. Sin em-bargo, consideramos que es posible, factibley deseable introducir con fuerza la mediacin

    en este mbito puesto que el marco legalespaol y la cobertura legislativa de las dro-godependencias lo permite. Estamos segurosde que la mediacin se ajusta perfectamentea los objetivos y disposiciones del PNSD y quepuede aportar muchas ventajas y beneficios ala sociedad.

    Enmarcada dentro de la legislacin vigente,adaptada a las directrices de los planes es-tratgicos en materia de drogodependenciasde cada Comunidad Autnoma y ampliando

    sus campos de actuacin, la mediacin puedecontribuir dando una respuesta integral amuchos de los problemas derivados de lasdrogodependencias o relacionadas con lasmismas casi a cualquier nivel- haciendo que lagestin de estos conflictos se realice de formapositiva, sin estigmatizar aun ms el mundo delas drogas, reduciendo el coste real (entendien-do la mediacin como paliativo de los costessociales, relacionales, legales y personales) delas drogodependencias y dotando a la sociedadde una herramienta til que permita reformar

    y restaurar las consecuencias negativas de lasdrogodependencias. Puesto que, como hemosdicho, no hay legislacin concreta en el mbitode la mediacin en drogodependencias, esnecesaria su introduccin a travs de los me-canismos legales e institucionales disponibles

    Mediacin en drogodependencias: reflexin prctica y mbitos de aplicacin

  • 7/23/2019 Mediacin en Drogodependencias

    13/14

    477Revista Espaola

    deDrogodependencias37 (4) 2012

    y aprovechando la logstica de la que disfrutanotros mbitos de la mediacin.

    Creemos en definitiva que sera muy be-neficioso que desde las Administraciones yotros rganos competentes se promovieranProgramas y Proyectos de Mediacin Integral(divulgacin, investigacin, formacin y sesio-nes de mediacin) que aborden los problemasderivados de las drogodependencias en todossus mbitos (desde la prevencin a las pro-

    gramas de reduccin de daos y atencionesespeciales). As como legislar en esta materiaya sea generando nuevas leyes o modificandolos artculos de las ya vigentes, de forma que seinstaure la cultura de mediacin en la sociedady se confirme que tiene un efecto beneficiosopara todas aquellas personas que ven su vidaafectada por el mundo de las drogas

    REFERENCIAS BIBLIOGRFICAS

    lvarez, E., Brime, B., Gonzlez, J., Llorens,

    N., Rubio, M., Ruiz, A. y Sendino, R. (2011).Observatorio espaol de la droga y las drogode-

    pendencias. Informe 2011. Edita: Ministerio desanidad, poltica social e igualdad.

    Anuario Estadstico del Ministerio delInterior 2011. Edita: Ministerio del Interior-Secretara General Tcnica.

    Arza, J. (2010). Gua de mediacin en saluden el medio penitenciario.Edita: Ministerio delInterior y Ministerio de Sanidad y Consumo.

    Calafat, A., Juan, M., Becoa, E. y Fernndez,

    C. (2007).Mediadores recreativos y drogas. Nue-va rea para la prevencin.Palma de Mallorca:IREFREA Espaa.

    Esp, N. (2009). Plan Nacional sobre Drogas.Memoria 2009. Edita: Ministerio de Sanidad yPoltica Social.

    Gallizo, M. (2007).Mdulo de respeto. M-dulos penitenciarios para la mejora de la convi-

    vencia., Ministerio Interior-Secretara GeneralTcnica: Catlogo publicaciones oficiales.

    Garca, J.A., Lpez, C., Fernndez, I. y Catala,L. (2003).Evaluacin del programa de pre-vencin de drogas barbacana. Revista salud

    y drogas, vol. 3, (n 1), 33-55.

    Gir, M. y Esteban, M. (2012). Considera-

    ciones educativas de la perspectiva ecolgicade Urie Bronfrenbrenner. Contextos educativos,nm. 15, pgs. 79-92.

    Guerrero, J.M., Muoz, Y. (2008). Dilogosreparadores en el mbito penitenciario. Revis-ta estudios penitenciarios, n 254-2008, pgs.126-164.

    Informe general 2010, Secretara Generalde Instituciones Penitenciarias. Edita: Ministeriodel Interior.

    Merino, C. (1998).Mediacin y drogas: unaestrategia preventiva. Instituto para el estudiode las adicciones. www.lasdrogas.info/opinio-nes/12.

    Moya, C. (2008). Plan Nacional sobre Drogas.Memoria 2008. Edita: Ministerio de Sanidad yPoltica Social.

    Moya, C. (2009). Estrategia Nacional sobreDrogas 2009-2016. Edita: Ministerio de Sani-dad y Poltica Social-Delegacin del Gobiernopara el Plan Nacional Sobre Drogas.

    Toms, S. (direccin). (2006). Plan estrat-gico sobre drogodependencias y otros trastornos

    adictivos de la Comunitat Valenciana 2006-2010.

    Edita: Generalitat Valenciana.

    Ley 5/2012, de 6 de Julio, de Mediacin enasuntos civiles y mercantiles. BOE nm. 162,sec. I. pgs. 49224-49242.

    Javier Valero Llorca y Sandra Solbes Valero

  • 7/23/2019 Mediacin en Drogodependencias

    14/14

    478 Revista Espaola

    deDrogodependencias 37 (4) 2012

    Ley 7/2001, reguladora Mediacin Familiarmbito Comunidad Valenciana. BOE 303, pgs.48192-48198.

    L.O. 15/2003, modifica la L.O. 10/1995, delCdigo Penal. BOE nm. 283, pgs. 41842-41875.

    RD 1774/2004, aprueba el Reglamento de laL. O. 5/2000, reguladora de la responsabilidadpenal de los menores. BOE nm. 209, pgs.

    30127-30149.RD 515/2005, se establecen las circunstan-

    cias de ejecucin de las penas de trabajos enbeneficio de la comunidad. BOE nm. 109,pgs. 15660-15664.

    Resolucin 2 de febrero de 2009, de laDelegacin del Gobierno para el Plan Nacio-nal Sobre Drogas, se publica el Acuerdo deConsejo de Ministros por el que se aprueba laEstrategia Nacional sobre Drogas 2009-2016.BOE nm. 38, sec. I. Pgs. 15284-15312.

    Mediacin en drogodependencias: reflexin prctica y mbitos de aplicacin