of 33 /33
Escuela Ecuménica de Ciencias de la Religión de la Universidad Nacional Escuela de Ciencias Sociales y Humanidades de la Universidad Estatal a Distancia Francisco Mena Oreamuno Guía de estudio para el texto El espejo encantado 2010 SEMINARIO INTERDISCIPLINARIO 2 ED-506

Francisco Mena Oreamuno - core.ac.uk · Escuela de Ciencias Sociales y Humanidades de la Universidad Estatal a Distancia Francisco Mena Oreamuno Guía de estudio para el texto El

  • Author
    lyliem

  • View
    213

  • Download
    0

Embed Size (px)

Text of Francisco Mena Oreamuno - core.ac.uk · Escuela de Ciencias Sociales y Humanidades de la...

  • Escuela Ecumnica de Ciencias de la Religin de la Universidad Nacional

    Escuela de Ciencias Sociales y Humanidades de la Universidad Estatal a Distancia

    Francisco Mena Oreamuno

    Gua de estudio para el texto

    El espejo encantado

    2010

    SEMINARIO INTERDISCIPLINARIO 2

    ED-506

  • Edicin acadmica Yadira Matarrita Brenes

    Encargado de ctedra Rolando Herrera Mata Revisin filolgica: Alejandro Lizano Fernndez

    Esta gua de estudio ha sido confeccionada para ser utilizada en el curso Seminario Interdisciplinario II cdigo ED-506 del Plan de Estudios de Licenciatura en Teologa dentro del Convenio UNA-UNED.

  • 3

    CONTENIDO

    Presentacin.. I. Generalidades del curso ............ II. Primera seccin . III. Segunda seccin . IV. Tercera seccin . V. Cuarta seccin .. VI. Bibliografa.

    5

    8

    12

    19

    25

    32

    33

  • 4

  • 5

    PRESENTACIN

    Esta gua tiene como finalidad ayudarle a elaborar un ensayo teolgico. Cuando concluy el Seminario Interdisciplinario 1, logr lo siguiente:

    a) Sistematizar las posiciones de autores que se referan a un mismo problema desde dos disciplinas diferentes.

    b) Dialogar con esas posiciones y construir su propia perspectiva sustentndola desde los instrumentos tericos que ofrecieron esos autores.

    c) Enlazar conceptos claves de la disciplina teolgica repasando materiales que ya haba ledo durante los aos anteriores de la carrera.

    d) Proponer un espacio para el quehacer teolgico en el contexto latinoamericano y sobre todo costarricense.

    Todo lo anterior le dio herramientas para iniciar el diseo de investigacin y cumplir adecuadamente con el trabajo final de graduacin. Los objetivos de este curso son:

    1) Estudiar un ejercicio teolgico (El espejo encantado del autor Diego Soto)

    2) Realizar un boceto de anteproyecto de trabajo final de graduacin.

    Se escogi la obra de Diego Soto porque es un texto pionero y se arriesga a pensar teolgicamente desde un marco terico que rompe con gran parte de la literatura que ha ledo durante su carrera. Es importante porque el pensamiento teolgico es un ejercicio de creatividad a pesar de haber sido rgidamente normatizado. Se ha

  • 6

    definido una disciplina sustentada en la premisa de un Dios que se deja ver; este develamiento es accesible desde la fe y la razn. Sin embargo, tal manifestacin est contenida en diversos cnones que le definen el perfil dejando de lado la posibilidad de que ese Dios pueda hablar con toda libertad en cualquier espacio que lo desee. El Espritu de Dios es el que hace competente a la persona en el quehacer teolgico. Por lo mismo, ni las instituciones que se atribuyen el ser custodias de la revelacin, ni la academia que acompaa este tipo de ideologa, tienen el derecho de cerrar esa libertad que s es propia del Espritu.

    En la primera seccin de esta gua, preparar un breve escrito con un tema o problema de investigacin el cual le servir como objeto de estudio de su Trabajo Final de Graduacin (TFG). Aqu empieza el camino del diseo del anteproyecto de TFG. Por ser este el comienzo de un proceso acadmico significativo se ha tratado de escribir este documento de un modo ms bien experiencial. De esta manera, se dar cuenta de que no es una cuestin mecnica sino un proceso de reflexin que en su desarrollo da muchas vueltas. Hay que tomarse su tiempo. Trate de dialogar conmigo y lleve algo de ese dilogo a las tutoras.

    En la segunda seccin de este material, aparece un breve resumen en donde el mismo Diego Soto expone el porqu de su pensamiento y, adems, expresa las razones que lo llevaron a elaborar esa obra. Lo que Diego titula El reverso del espejo es un aporte suyo para esta gua y no forma parte del ensayo que se estudiar en este curso. Una vez que ha preparado el ensayo que constituye el primer examen ordinario, lea esta reflexin y contraste sus ideas con las del autor; haga modificaciones o discuta sus puntos de vista.

    Es un trayecto que andar solo o sola y lo que necesita no es tanto una gran cantidad de pistas sino ms bien algo de compaa para los tramos oscuros. En una investigacin lo ms importante es la dinmica de dilogo con el tema o problema y desde all ir haciendo las modificaciones necesarias a su trabajo. Es fundamental, por lo mismo, analizar cuidadosamente el tema o problema que desea estudiar.

  • 7

    Este material de ningn modo quiere ser una respuesta, sino una pregunta constante. Dado que no se puede estar ah, junto a usted para acompaarle directamente, se ha tratado de imaginar a partir de la experiencia acumulada en investigacin bblica y teolgica qu elementos va a necesitar y cmo en ciertos momentos el investigador se estanca aferrndose a un tema o problema que no es tal; as que a lo largo de este documento observar muchas preguntas que podran ayudarle en su meditacin. Por eso, esas interrogantes son paradigmticas, no obligatorias y a veces innecesarias. Tmelo en cuenta.

    Al inicio de cada seccin aparece el objetivo y el trabajo correspondiente. Estdielos y comprndalos bien antes de proceder.

  • 8

    I. GENERALIDADES DEL CURSO

    Qu va a hacer en este curso?

    El curso se concentra en dos tareas:

    1. Estudiar el ensayo El espejo encantado del autor Diego Soto el cual le permitir acercarse a la metodologa empleada por el autor.

    2. Elaborar un ensayo que contenga los elementos fundamentales para desarrollar posteriormente un trabajo de graduacin.

    Se escogi este ensayo porque a diferencia de lo estudiado en el curso anterior (Seminario Interdisciplinario 1), aqu hay un pensamiento teolgico alternativo en donde convergen dos mundos muy especiales: la reflexin teolgica formal, y el estudio de la filosofa y la literatura. Este es fronterizo en todos sus aspectos especialmente porque no estudia las escrituras sagradas cristianas, sino que se concentra en lo mitos fundantes de nuestra constitucin como latinoamericanos. Ahora bien, en el curso anterior (SI1) la cuestin fue el estudio de la clave de interculturalidad con relacin a la tesis de la crisis de la religin. Este ensayo aporta un elemento fundamental a esa discusin: los textos sagrados autctonos sobre los sagrados cristianos. Es esto legtimo para la reflexin teolgica? Qu camino se debe seguir ahora? Cmo se podra definir lo que es el quehacer teolgico? Qu es hacer teologa en clave intercultural? Por otro lado, la experiencia de disear una investigacin propia y original es una tarea bsica en la formacin teolgica de una persona latinoamericana. Eso lleva al reto de pensar la epistemologa desde la

  • 9

    identidad. As que cmo se puede pensar un tema desde la teologa dentro de esta nueva manera de pensar la interculturalidad? Metodologa Desde el primer momento, hay que tomar conciencia de una temtica que realmente apasione. La clave del xito de cualquier ejercicio profesional en teologa es la pasin, que significa enamoramiento, erotismo, involucramiento con lo que se va a estudiar. Pero, al mismo tiempo, eso que cautiva requiere ser analizado desde la pertinencia de ese tema. No es suficiente que algo agrade mucho, sino que es necesario hacer que eso que gusta se transforme en una palabra capaz de afectar y de involucrar a otras personas. Todo acto humano es social y el pensamiento lo es tambin; la reflexin, aun y cuando sea original, se ha alimentado de muchas fuentes que tambin son humanas y que enriquecen. En un trabajo de graduacin el esfuerzo que se hace tiene esta veta social, expresin del altruismo que constituye a las personas como seres amantes. Con esto en mente, se asume la tarea de escoger un proyecto que sea lo suficientemente rico como para favorecer a otros. As se da el primer paso. El siguiente consiste en darse la oportunidad de experimentar un espacio alternativo de reflexin donde pueda ver otras reglas de gestin del conocimiento. Es comn que le hablen sobre la originalidad, la creatividad y la innovacin. De hecho, en la actualidad, hay un espacio de mercadeo muy fuerte en torno a estos temas. Pero no es usual observar proyectos o anlisis que tengan esas cualidades. El ensayo de Diego Soto y el libro de R. Alves La teologa como juego han puesto puntos realmente originales sobre la agenda teolgica. Esa novedad necesita ser estudiada, comprendida y abrazada para poder continuar este camino.

  • 10

    As que, primero hay que escoger un tema que sea significativo para el investigador y luego revisar que el trabajo se haga desde una perspectiva original. Lo siguiente sera descubrir la estrategia metodolgica del ensayo El espejo encantado de Diego Soto. Qu hizo? Cmo lo hizo? Cules fuentes us? Cules dej de lado? Cul es su propsito al realizar este ensayo? Cul es su aporte al pensamiento teolgico? Entonces, ya con estos instrumentos en mano, se puede preparar la agenda de investigacin. La temtica escogida puede ser muy buena, pero requerir tener condiciones de viabilidad. Se ha investigado antes sobre este tema? Quines lo han hecho? Dnde estn esas investigaciones? Alguien las ha cuestionado antes? Con qu fuentes se cuenta? Se tiene la experiencia y el tiempo para hacer esa investigacin? En qu reas del conocimiento teolgico se cuenta con mayor prctica? Est el tema que se desea desarrollar entre esas reas que se poseen ms recursos? Una vez que se ha pensado en todo lo anterior, se est en capacidad de tomar decisiones en este sentido: Puedo seguir con este tema? De las investigaciones realizadas, qu elementos no se han contemplado? Cul sera el aporte si se tienen las condiciones para seguir adelante con este proyecto? Si se descubre que no se cuenta con las condiciones para realizar esa investigacin, entonces qu otro tema o camino se puede tomar? El punto ms importante para resolver con la mayor honestidad es el siguiente: Puedo realizar la investigacin que deseo? La metodologa, como se puede inferir de lo dicho, es exploratoria. Eso es importante. La idea consiste en asomarse a lo que existe para ver cmo se puede hacer un aporte particular. No es necesaria una hiptesis. En teologa se puede trabajar explorando temas ya estudiados; en ese sentido, lo que se hace es observar cmo se han tratado y buscar un camino propio desde los espacios de silencio que tales investigaciones han arrojado. Es posible, entonces, replantear el

  • 11

    tema, buscar un nuevo nfasis, darle otro contexto, enlazar las experiencias que se conocen y que no han sido sistematizadas apropiadamente. Hay muchas salidas y opciones. Lo que hace la diferencia es la honestidad intelectual y la humildad personal para saberse en una situacin que lo sobrepasa y buscar un acercamiento adecuado. Tambin hay que considerar que no todas las personas tienen las mismas destrezas y habilidades; para algunas el ejercicio de la abstraccin es un problema serio. Si se entiende todo eso y se acepta con la mayor modestia posible, se tendrn entonces mejores oportunidades de reorientar el camino, de lograr el objetivo que se busca y de potenciar las capacidades que s se tienen. Lo exploratorio es una estrategia significativa en ese sentido. Le permite indagar y le da un amplio margen de libertad para pensar. Pero aqu tambin sucede un hecho interesante. Usualmente, los trabajos de investigacin son descripciones de fenmenos sociales; esto quiere decir que no se trabaja profundamente en la formacin teolgica. Entonces, frente a un problema social significativo, no se tienen los recursos para abordarlo apropiadamente y luego hacer una lectura teolgica. As que ser importante estar abierto a las orientaciones que se dan en torno a un tema seleccionado. Con estas breves notas se establece un panorama del trabajo y en el siguiente apartado se les mostrar cmo se traduce eso en la evaluacin del curso. Evaluacin

    a) Primera tarea: una descripcin del tema de investigacin, de la forma ms concreta posible. Incluya el porqu de ese tema, la relevancia social que tiene y las fuentes con que cuenta. Valor 10 %.

  • 12

    b) Primer examen ordinario: un ensayo sobre el mtodo teolgico de la obra El espejo encantado. Valor 30%.

    c) Segunda tarea: estado de la cuestin. Valor 20%.

    d) Segundo examen ordinario: un ensayo en donde se proponga el diseo de investigacin sobre un tema teolgico que sirva de base para realizar el trabajo de graduacin. Valor 40%.

    La evaluacin es la forma como se comprende lo que se ha aprendido y lo que falta para lograr un objetivo. No es realmente si se conocen los temas o contenidos de un curso o no; eso es lo menos importante para los propsitos de este trabajo. En este caso lo esencial es producir un documento en donde se describa lo que se desea investigar. Esto es as porque lo que sigue en el plan de estudios es el Trabajo Final de Graduacin.

    II. PRIMERA SECCIN

    Objetivo

    Comprender las bases para realizar un trabajo de investigacin interdisciplinaria en teologa.

    Primera tarea: escribir dos hojas bien razonadas sobre el tema de estudio que desea realizar.

    La escogencia de un tema de investigacin en teologa

    Es posible hacer una investigacin teolgica sobre casi cualquier asunto. Si esto es as, tambin es cierto que habr temticas que tendrn una mayor o menor relevancia. Por lo tanto, si alguien quisiera estudiar

  • 13

    teolgicamente los sueos, o sea, aquellos que una persona tiene mientras duerme, tendra que darle al tema una perspectiva adecuada. Por ejemplo, no sera adecuado preguntarse si los que alguien tiene al dormir son premoniciones del futuro. Cmo se podra comprobar o no esta situacin?

    Un primer paso sera aprender sobre lo que es un sueo desde el punto de vista fisiolgico, en tanto proceso propio de la funcin mental y neurolgica en estados de reposo. As que habra que dedicar tiempo a este asunto antes que a cualquier otro.

    Como un segundo paso habra que comprenderlos dentro del marco de los Estados Alterados de Conciencia (EAC) y cmo estos integran elementos personales y culturales.

    Esto lleva a plantearse ciertas interrogantes para tratar de entender el papel cultural de estos. Es soar lo mismo y significa lo mismo para todas las culturas? Cmo los comprende la comunidad y qu lugar les da en el entramado social?

    Este tema podra ser significativo para quienes participen de grupos eclesiales en donde los sueos tienen un papel importante para la vida comunitaria. Entonces, qu papel les da la comunidad de fe? Son para esta una experiencia de la vida en el Espritu? Cmo los trata dentro de su dinmica colectiva?

    Pero es necesario ir ms all, qu pasara si le dijera a su comunidad de fe que se est haciendo este trabajo sobre los sueos? Cul sera su reaccin o reacciones? Qu pasara si en una reunin alguien dijera que tuvo un sueo y resultara que esta persona mostrara una fuerte oposicin a esta investigacin? Cmo un estudio de este tipo apoyara al desarrollo de este grupo social? Qu beneficio le ofrecera?

    Por qu desea estudiar ese tema? Qu lo mueve a reflexionar sobre los sueos? Tiene una agenda al respecto? Piensa que estos son una

  • 14

    charlatanera o cree firmemente en ellos? Qu espera decir? Pretende legitimar su punto de vista? Quiere aprender cmo tratar con este tipo de experiencia? Es su intencin descalificar a un grupo de soadores en su comunidad?

    Si piensa bien las cosas y se da cuenta de que en realidad tiene un honesto deseo de pensar sobre el tema, entonces qu sigue? Estudiar a los soadores bblicos? Para qu hara eso? Tiene las fuentes para hacer una investigacin bblica de ese calibre? En fin Qu quiere lograr estudiando la Biblia sobre este tema? Ser acaso que si descubre que la Biblia se opone a los sueos premonitorios, entonces, si para su cultura estos son fundamentales, deber cuestionar esa experiencia cultural porque la Palabra de Dios desconfa de esas prcticas?

    El primer problema que se enfrenta a la hora de escoger un tema de investigacin es todo el acervo de preconceptos que hay sobre el mismo ya que estos son legtimos al ser parte de la experiencia humana; y es desde esta experiencia que se va a reflexionar. Por lo tanto, es importante saber qu se piensa sobre este particular antes de empezar a trabajar y cul sera el objetivo social del estudio. Por consiguiente, si ya se tiene una posicin con respecto al tema y una intencionalidad que pretende afectar a una comunidad, entonces para qu se necesita estudiar este asunto? Si eso es as, ya se ha sido juez y jurado y lo que siga no ser una investigacin sino el proceso de legitimacin de su punto de vista.

    Este es el punto medular del estudio. Primero se investiga porque se busca aprender algo; luego, para dar una salida a un problema social. El tema de los sueos ha sido muy complicado porque, usualmente, ha tenido que ver con la correlacin del poder dentro de la comunidad. Por ejemplo, un pastor de una iglesia constituida por unas 200 personas una vez tuvo un sueo en el que vea a una congregacin de mil miembros. Al ser l quien so con un grupo tan grande, todos los recursos de la iglesia se destinaron a la evangelizacin para lograr la meta de tener mil integrantes. Pero luego de varios meses de intenso trabajo el resultado

  • 15

    fue un fracaso. Entonces, el lder volvi a soar y desde el plpito un domingo en la noche confes que se haba equivocado y que no eran mil personas sino diez mil y por eso la evangelizacin haba sido un revs porque no estaba dentro del plan de Dios. Meses despus, luego de ir de frustacin en frustracin en el aumento de la membresa, la congregacin se dividi y el pastor se fue con un grupo grande a fundar otra iglesia, la cual tampoco, hasta el da de hoy cuenta con una agrupacin tan grande.

    Dado que esto sucedi en un barrio pobre y que tuvo profundas implicaciones econmicas, es claro que se tena que decir algo. Pero ese algo no necesitaba ser un trabajo para obtener el grado de Licenciatura en Teologa. Bastaba con observar lo que haba pasado para entender que la clave sera formar lderes que pudieran entender que la fuerza del espritu no est en los nmeros sino en la fe y la solidaridad, por ejemplo.

    Dicho esto, un problema de estudio en este contexto no tendra mayor valor para la agrupacin. Tal vez para el investigador s, en tanto tratara de entender lo que haba pasado all y cmo evitar que una situacin como esa destruyera, de nuevo, a la congregacin. Pero este tipo de replanteamiento de la situacin conducira a un problema de estudio como el siguiente: cmo formar a los miembros para que puedan participar de la intensidad de los dones del Espritu y al mismo tiempo ejercitar las herramientas para manejar los conflictos sin que estos lleguen a desgarrar a la comunidad de fe? Entonces, la investigacin no sera sobre los sueos sino sobre la formacin humana del grupo, el desarrollo de una actitud ms reflexiva, la construccin de relaciones simtricas de poder, entre otros temas.

    Una vez escogido un tema de estudio, este no queda as de claro y completo de una vez. Parte del ejercicio de investigar es que, al comprender mejor un fenmeno, se le puede hacer girar de modo que se ajuste mejor al entramado de relaciones que ese fenmeno conlleva. Se empez por los sueos y ahora lo principal es cmo trabajar con la

  • 16

    resolucin pacfica de conflictos. Observen que el proceso tiene que ver con la formulacin de preguntas que van profundizando una temtica hasta verla en otra perspectiva.

    Un nuevo posicionamiento personal y relevante hacia el tema de estudio

    Cuando se ha dado el paso de cambiar el tema de los sueos al de la resolucin pacfica de conflictos no solo se ha variado el contenido sino que se ha logrado que este sea pertinente tanto para la persona que investiga como para la comunidad. Lo que se haga ser un aporte y tendr un impacto social. Es mantenerse jugando en dos dimensiones. La primera es el involucramiento con la temtica y la segunda con una situacin concreta. Esta doble dimensin ha de conducir a la conciencia de que lo que se haga, aun y cuando sea muy bueno, no necesariamente ser visto de esa forma por el grupo social. Eso implica tambin que se ha de aprender a negociar los espacios de acciones en el respeto.

    El principio del respeto como sustento de la interaccin social es fundamental. Es una manera de relacionarse con otras personas asumiendo la legitimidad de estas. Al dar este paso en la construccin de las relaciones humanas tambin se asume que, como parte del entramado social, su palabra es legtima; y como tal, se trata de conversar con las personas y compartir sus preocupaciones sobre la comunidad.

    De esto se deriva otra dificultad ms profunda. Segn el tema de estudio o el problema que se desea estudiar (hay una diferencia entre ambos conceptos que luego se conversar), el espacio social al cual se refiera ser muy grande o muy complejo; eso define la manera de acercarse respetuosamente a las personas involucradas. Si el estudio de los sueos comparte ambas dimensiones, una temtica que puede ser abordada con bibliografa solamente y otra social que implica interacciones con las personas involucradas, al ser una comunidad particular, las fronteras de esta lo protegern de abstracciones y

  • 17

    universalizaciones. Dicho de otro modo, el espacio social en donde se ubica la investigacin es una manera de mantenerse dentro de lo concreto.

    En la actualidad hay temticas fundamentales de una gran relevancia y pertinencia. Una de ellas es la violencia en sus diferentes formas. Pero si no se la ubica dentro de un espacio social concreto, lo que se diga ser tan abstracto que no dir nada a nadie. De igual manera se desenfoca el tema si se queda en lo puramente conceptual, como por ejemplo, estudiar este trmino dentro de un corpus de documentos del Nuevo Testamento. Estara tergiversado no por el concepto en s, sino por el marco terico que se requerira para poder estudiarlo; se tendra que preguntar si en la poca del siglo primero exista algo que pudiese llamarse as con el sentido que se usa hoy da. Tambin sucedera lo mismo si se dijera que Jess luch contra la violencia. De hecho, Jess fue objeto de crueldad (segn nuestros parmetros). Pero en el contexto del Nuevo Testamento, Jess es ms parecido a un cordero sacrificial (en la perspectiva de Is 52.13, 53.12). Por lo tanto, se requiere de un proceso de comprensin de la cultura mediterrnea y desde esta definir qu se entiende por este concepto. Dicha tarea lleva a un callejn sin salida porque al tomar en cuenta esta palabra dentro del Nuevo Testamento se estara incluyendo un vocablo moderno (casi de mediados del siglo XX) en un espacio cultural diferente y de otra poca.

    Se puede tomar el camino de identificar textos en los que se identifiquen acciones amenazantes contra diversos grupos sociales como mujeres, nios, enfermos. Se puede hacer de esos escritos una sistematizacin que contrastara luego con las palabras y actitudes de Jess y se obtendra un cuadro de cmo l actu frente a la agresin. Al hacerlo lo que realmente se logra es acallar el discurso. Esto porque no se comprenden los ejes culturales que generan el significado social de actos que se entienden, desde el presente, como violentos.

    Esto se podra hacer con escritos del Magisterio de la Iglesia y se tendra que construir un marco terico que dejara observar claramente a qu se

  • 18

    refieren esos documentos cuando reflexionan en torno a la violencia. Si no se hace eso y simplemente se busca esta palabra en dichos documentos y se sistematiza lo que all se diga ya se ha perdido el camino. Los textos, cualquiera que estos sean, requieren de una contextualizacin y de un filtro terico que indique lo mejor posible los campos semnticos y los contextos del concepto que se estudia. En el caso del Magisterio, es claro que un elemento vinculado con actos violentos es el aborto. En ese sentido, este asunto no se podra estudiar fuera de una teora de gnero que visibilice realmente a las mujeres ni fuera de un estudio del contexto social en donde este se da. Si el estudio solo se queda en el marco de estos documentos estar tan sesgado que no dar ningn fruto socialmente til. As la abstraccin ser una forma de ceguera epistemolgica, en otras palabras, pura ideologa.

    Lo que se quiere hacer est permeado germinalmente de sus puntos de vista, experiencias de vida y posiciones sociales y polticas. El yo que hace la investigacin es parte del entramado social y participa de sus aciertos y lacras. No es un yo objetivo y aislado sino uno entramado en los valores de su propio sistema social. Cabe aqu la perspectiva de Juan Luis Segundo sobre la sospecha hermenutica. Cuando la persona que investiga se ha distanciado de su propio sistema social merced a una opcin liberadora, crtica, humanista, este deja ver sus contradicciones y la forma como legitima sus prcticas en las que la violencia constituye un eje. De modo que, al leer un texto o un fenmeno social desde esta nueva perspectiva, lo que se entenda como vlido deja de serlo y desde all emerge una nueva lectura. Pero es necesario estar consciente de ese cambio que se est experimentando. Juan Luis Segundo lo llam parcialidad consciente en su propuesta del crculo hermenutico.

    Por lo tanto, un tema de estudio es un ejercicio ms bien bibliogrfico que puede tener importantes aportes sociales. Un problema de estudio sera una investigacin sobre un fenmeno social que es significativo para la colectividad en la que el investigador se encuentra entretejido.

  • 19

    Si ya se sabe lo que se desea estudiar y plausiblemente ya se tiene una valoracin de las motivaciones y objetivos, es en este punto donde se necesita avanzar mediante una revisin exploratoria del tema o problema de estudio. Lo que sigue, en consecuencia, es empezar a revisar bibliografa, conversar con personas que han estudiado ese asunto primero y compartir las ideas con los compaeros del curso y con la persona docente. Luego sera conveniente que reflexione sobre estas interrogantes: Cmo se ha visto el tema en la bibliografa que se tiene a la mano? Es esta bibliografa suficiente? Con quin se puede hablar para comprender mejor lo que se quiere investigar? Qu dicen los compaeros del curso en las tutoras? Qu piensa el docente? Es viable lo que se desea investigar? Se le podr dar un enfoque original?

    III. SEGUNDA SECCIN

    Objetivo

    Analizar el mtodo empleado para producir el ensayo El espejo encantado.

    Primer examen ordinario: anlisis del mtodo teolgico del ensayo El espejo encantado.

    Cmo leer el ensayo El espejo encantado?

    En este nivel del curso el ejercicio por realizar es un ensayo sobre el mtodo teolgico de la obra El espejo encantado. Se requiere de una aclaracin de los conceptos de teologa (esto se realiz el curso pasado) y de mtodo. Para entender la metodologa del autor es necesario identificar y comprender lo siguiente:

  • 20

    a. Cul es el problema de estudio? Cmo justifica su importancia? Cul es el propsito de trabajar este tema?

    b. El uso de las fuentes. Cules escoge y cmo lo hace? Cules no toma en consideracin y por qu? Cmo las trabaja?

    c. Qu categoras va construyendo?

    Haga una lectura cuidadosa del ensayo. Luego, vuelva al inicio y revise la introduccin y establezca qu es sobre lo que el autor desea reflexionar. Cul es la tesis de su reflexin? Cules son sus puntos de partida? Por qu piensa en el mito?

    Observe, captulo por captulo, los elementos clave que el autor va articulando en su argumento. Analice y reflexione sobre estas interrogantes: En qu consiste el concepto de teologa? Qu tiene que ver la teologa con el mito? Cmo ocurre esa relacin en Amrica Latina? Cmo es la experiencia mtica en nuestra Amrica? Cul es el papel de la literatura en esta discusin? Exite alguna relacin entre literatura latinoamericana y teologa? Qu piensa sobre la esperanza? Cul es el papel de la biologa del amor en el analisis teolgico?

    El principio de toda crtica es la pregunta. Interrogar es el ejercicio de las inquietudes humanas ms profundas. All surgen las bsquedas, los hallazgos y la creatividad. Al cuestionar, el investigador se transforma a s mismo en actor de muchos mundos desconocidos y seductores, sean as por su belleza o su crueldad. Pero la interrogante surge cuando se le abre la puerta a la libertad de pensar y de soar, de esperar y trabajar. Cuntos nuevos cuestionamientos surgen de su lectura de esta obra El espejo encantado?

    Seguidamente, y como medio de contraste con lo dicho en estos prrafos, el autor Diego Soto presenta una reflexin sobre su trabajo. Entonces, lea con cuidado el ensayo y considere las preguntas antes propuestas; luego, contrstelo con lo escrito por este autor en las siguientes pginas.

  • 21

    ELREVERSODELESPEJO:DEGRATIFICACINYESTATUTOESPISTEMOLGICO,ELEMENTOSMETODOLGICOS.PORDIEGOSOTO.

    La preocupacin por el estatuto epistemolgico de la teologa supone ya una opcin, un determinado criterio de ingreso al campo teolgico y su despliegue sociopoltico adscrito a un enfoque eurocentrista que busca (de)limitar el alcance disciplinario, no slo al interior de la reflexin-metodologa teolgica, sino, y de mayor importancia para una teologa que en Amrica Latina se ha ofrecido liberadora, en trminos de su alcance popular1. El ingreso bajo la tutela de la reflexin (neurtica2) del estatuto epistemolgico carga implcito una necesidad (deseo?) de censura. Censura epistemolgica, narrativa. Censura poltica, y, finalmente, como toda censura, censura libidinal3. La preocupacin por el estatuto es censura de la palabra, prohibida cuando es considerada no teolgica; pero, ms all, supone una censura poltica: limitar la palabra cierra el espacio de insercin popular del telogo(a). As, ingresar desde el estatuto epistemolgico es optar, de entrada, por la censura discursiva, en un primer momento, en cuanto

    1Paraunacercamientoalacategorapopularver:JonathanPimentel.Notassobreunarecuperacinpopularde las teologas latinoamericanas de la liberacin. Heredia: Ponencia en el Primer encuentrolatinoamericanodeinterculturalidadyteologasdelaliberacin;2009.2EnsudefinicinmsclsicaFreudhabladelaneurosiscomounplacerquenopuedesersentidocomotal.Dice:conseguridad,tododisplacerneurticoesdeestanaturaleza:placerquenopuedesersentidocomotal(Freud. Ms all del principio del placer. En Psicologa de las masas y otros escritos. Traduccin de Luis Lpez Ballesteros y de Torres. Madrid: Alianza; 1969: 87. Itlicas nuestras).3 En la lnea de Helio Galllardo: 'libido' designa la energa sexual que sostiene en cada individuo sudisposicinalapareamiento,y lagratificacinyelprestigio,o laculpaydesprestigio,queelloconllevay,tambinunapotenciavitalgratificadoramsampliaquedebesersocialmenteadministradaparaconstituirdeterminados rdenes sociales y culturales. As, toda agrupacin humana o sociedad contiene unadeterminada energa sexual orientada a la gratificacin que se materializa bajo las condiciones de unaadministracinlibidinalquefijasuscondicionesdeempleo(SigloXXI:Producirunmundo.SanJos:Arlekn;2006: 229). Censura libidinal comporta, el interior de este criterio, cohercin y represin del desplieguegratificantedelgocecomoposibilidadderegeneracindetejidosocial.

  • 22

    contencin, no exclusivamente narrativa de la palabra; pero siempre es censura poltica-libidinal, en tanto coercin del despliegue liberador-gratificador de esa palabra.

    Juan Luis Segundo propuso un giro: la teologa ms progresista en Amrica Latina est ms interesada en ser liberadora que en hablar de la liberacin4. As, ms all de la preocupacin de que la palabra teolgica sea la correcta (en trminos epistemolgicos segn la opcin antes citada, pero, y aunque se eclipse dentro de dicha reflexin, en trminos polticos), y sea, adems, buena, bella y verdadera en una lnea ms conservadora (Fides et Ratio, por ejemplo), la palabra teolgica tiene, en Amrica Latina, el compromiso de ser disidente, y recordando a Marcela Mara Althaus-Reid, indecente. Disidencia e indecencia suponen no slo una resistencia a la censura auto-impuesta en la discusin del estatuto epistemolgico, sino unacrtica-condena a todo esfuerzo sociopoltico de censura de la palabra, es decir, se ofrecen como una forma de resistir, confrontar y superar la hegemona narrativa y significativa, que en trminos polticos comporta normalizacin. Disidencia e indecencia aparecen mediadas por el deseo como una confesin que este mundo no slo no es gratificante, sino, adems, no es el nico posible. Si el deseo testimonia una ausencia (Alves, R.), entonces, es ya una crtica al orden vigente y una opcin por su superacin.

    Inscrita en la disidencia, la teologa se confiesa aliada del deseo. Podramos aventurarnos a afirmar que el cristianismo tiene como ncleo o matriz una opcin por la gratificacin. En el prlogo de Juan no se habla de un espritu que cae o toma un cuerpo. No. Es un logos que se hace carne para gozar la carne. Disfrutarla implica un acompaamiento popular, particularizado, que opta por resistir, denunciar y modificar aquellos sistemas, o espacios, y relaciones que comportan enajenacin carnal. Gozar la carne comporta, as, propiciar las condiciones institucionales, sociales y subjetivas para desplegar relaciones humanas auto-alter-gratificantes.

    La teologa disidente, indecente, deviene, entonces, dentro de otras luchas, emancipacin libidinal. Su espacio de accin, al lado de otros, yace en un juego

    4JuanLuisSegundo.Liberacindelateologa.BuenosAires:CarlosLohl;1975:13.

  • 23

    con la palabra. La teologa se ubica ah donde, (en momentos del deleite de la carne, cristiano y no cristiano, incluso contra-cristiano), la carne se hace palabra, y es, a un mismo tiempo, tempestuosa y gratificante. La teologa se nos sugiere, entonces, como un espacio antropofgico: devoradores(as) de cuerpos-palabras. Y el espacio privilegiado de esta transubstanciacin carnal es el mito. Dios, para Alves, es deseo, ausencia, suspiro y anhelo del cuerpo. Las imgenes celestes a las cuales nos referimos nos devuelven a las entraas, a las vsceras: hablan de su deseo reprimido, su rechazo al orden hegemnico que lesiona, que vulnerabiliza, que mata su fantasa a modo de horizonte y cuota de sentido, de otro mundo donde la gratificacin institucional, social, subjetiva, sea inscrito dentro de la produccin de humanidad. El mito habla de miedo, odio, rencor, venganza, pasin, alegra, desconsuelo, angustia, tristeza, gracia. De muerte, de sexo, de lgrimas, de comida, de bebida. Hambre, opresin, enajenacin. De esperanza. Revolucin, resurreccin.

    Pero, junto a esta mtica de la liberacin aparece una mtica de la opresin, legitimadora del status quo, de la abstraccin del cuerpo, de la represin del deseo, de la significacin hegemnica. Tambin estas imgenes celestes de esta dominacin nacen al interior de las relaciones entre seres humanos, inscritos en la base misma de la perpetuacin de modelos institucionales que se erigen sobre la socavacin de la carne. Son mitos que validan la vulnerabilidad, que demandan el sacrificio de las pasiones y de los cuerpos. La discusin al interior de este mundo mtico es primordial, no porque en l digamos lo que somos, sino, parafraseando a Humberto Maturana, porque somos en l. Una lectura iconoclasta que deconstruye la mtica de esta explotacin, y que se inscribe dentro de la mtica de la liberacin, como produccin de significaciones contra hegemnicas, que ofrecen horizontes y rumbos ms all de las relaciones donde el ser humano es oprimido. Quizs, un sendero para producir teologa desde Amrica Latina que puede (y debe) nutrirse de otros senderos teolgicos y acompaarlos.

    Ubicarse en las matrices mticas implica rastreo de nuestros fundamentos. Una tarea que podra describirse como genealgica en torno a la carnalidad. El mito es parte de esta historia, no slo en trminos de registro, sino, ms all, de memoria. La memoria es activa en tanto el pasado acta, y se actua con l; asimismo, en tanto este, inscrito en el futuro, clama por redencin. Tampoco el pasado es

  • 24

    definitivo, este clama, apela, invita. Otro pasado es posible dice la vctima en el mito. La temporalidad mtica apela, no slo a esta condicin mltiple de la temporalidad, tiempo orgistico, sino que posibilita el espacio para que la vctima pueda redimirse.

    El mito se lleva en el vientre, individual y popular. Nutre, aunque tambin enferma. Gratifica, pero irrita. Esto no debe ponderarse dicotmicamente, es su posibilidad misma. Estos movimientos de lo mtico no son analizados por la literatura en Amrica Latina. Al interior de la literatura lo mtico se despliega. A lo interno de esta fluidez mtica en la literatura nosotros nos hemos inscrito, no para que la teologa diga lo que es el mito, sino para que sea mtica, en su momento liberador. Esta inscripcin refiere a un esfuerzo aproximativo, heurstico, a partir de varios referentes reflexivos. Precisa de depuracin, de modo que en adelante se pueda acercar a espacios de reproduccin del imaginario social, por ejemplo, la pornografa5, en tanto produccin discursiva, anti-narrativa y contra hegemnica, donde se piensa, ofrece y pondera el cuerpo.

    Este no es entonces un cierre. El trabajo propuesto es una apuesta, no suficientemente disidente, ni indecente. Procura, sin embargo, enrumbarse en esa direccin. Toda culminacin es agona narrativa y propositiva. Se espera que este punto sea espacio para la crtica y discusin futura, sobre todo para la imaginacin en un mundo que opta por la censura, la liberacin de la palabra, la libre imaginacin y que interpela, condena, seduce, irrita e invita. Quizs, en el fondo, esa es la opcin del trabajo: librar la palabra como opcin por la gratificacin, sin importar si es poltica o epistemolgicamente correcta, pero s incidente.

    5VerCamiloRetana.Pornografa:latiranadelamirada.SanJos:Arlekn;2008.

  • 25

    IV. TERCERA SECCIN

    Objetivo

    Plantear un problema de investigacin que afecte aspectos medulares

    de la teologa fundamental.

    Segunda tarea: estado de la cuestin. Escribir 5 pginas

    bien razonadas y una bibliografa de 15 obras relativas al tema.

    Elaborar un estado de la cuestin

    El paso siguiente consiste en indagar la bibliografa, sea esta sobre los sueos, la violencia o la resolucin pacfica de conflictos. Esto abre otro problema en el proceso de investigacin. Por ejemplo: Cmo se puede saber si las fuentes disponibles son serias? Esto tiene que ver con varios indicadores que en cierto sentido son superficiales. Tal vez lo primero que hay que observar es la diferencia entre un libro y un artculo; luego se debe descubrir qu tipo de libro o de artculo es.

    Un libro es un trabajo extenso sobre un tema o un problema en el que se ha invertido un tiempo ms prolongado de reflexin y que, por esa razn y por su costo, es ms posible que perdure en el tiempo. Se puede citar uno que tenga 50 aos de publicado sin que eso sea un inconveniente. Este es el caso de las grandes producciones en los estudios bblicos o la teologa sistemtica. Por ejemplo, el libro ms importante en los trabajos sobre la carta de Santiago en el Nuevo Testamento fue escrito en 1920 por Martin Dibelius (hace 90 aos). En sociologa aun se citan los de Max Weber o de Emile Durkhein junto a Pierre Bordieu. A un libro se le revisa el autor y los argumentos usados, la editorial y la bibliografa.

  • 26

    Usualmente se buscan artculos publicados recientemente. Un artculo tiene la ventaja de ser actual. Fjese bien en quin lo escribe, la bibliografa que usa, la forma de argumentar, y tambin la revista y la editorial que lo publica, entre otros detalles. En el caso de los materiales puestos en Internet, se sigue el mismo procedimiento.

    La tarea puede ser ardua. Nadie puede hacer este tipo de revisin bibliogrfica sin visitar bibliotecas o invertir tiempo conversando con personas que puedan darle ideas y referencias bibliogrficas. Cuando se escoge el estudio de un problema social esta dificultad se ampla al no tener los instrumentos tericos para hacer investigacin social.

    El estado de la cuestin tiene varias etapas. La primera consiste en reunir la mayor cantidad de bibliografa actualizada posible. La segunda se trata de revisarla minuciosamente y separar aquellos libros, artculos o documentos de Internet; estos deben ser tan sean serios y consistentes como para construir una perspectiva terica (marco terico) y profundizar la comprensin del tema o del problema de estudio. La tercera radica en exponer por escrito sistemticamente lo que esta indica.

    Es recomendable seleccionar unas dos obras de fondo que sirvan para entender cmo se encuentra la cuestin actualmente. Si en este momento se desea investigar sobre el Jess histrico, sera conveniente buscar uno o dos artculos o bien uno o dos libros que expongan el desarrollo de la discusin en la historia de la investigacin. Sabiendo cules han sido los enfoques, las metodologas y las tendencias se podra saber cul camino tomar para hacer un estudio til y original. Hay gran cantidad de informacin disponible sobre el tema. Un tema clave es la comprensin de lo judo como medio de contraste entre lo que dicen los evangelios y su entorno social y religioso. Una posicin bastante radical y nueva al respecto es que no existi en el siglo primero nada que se pueda definir como judo o judasmo. No hubo una religin juda hasta el siglo IV de la era cristiana, o sea que en el tiempo

  • 27

    de Jess hablar de lo judo es un anacronismo, una imposicin cultural actual sobre textos antiguos.

    El punto es que en el siglo primero lo judo es bsicamente una referencia tnica que describe a las personas que habitaban la regin de Judea. Los galileos o los samaritanos no entraban dentro esta categora. Lo propio es referirse a la Casa de Israel como el conjunto de experiencias religiosas vinculadas a unos textos (Tor, profetas, etc.) y a unos antepasados comunes (Abraham, Moiss, David, entre otros) y a una serie de normas rituales ms o menos generalizadas. Pero cada grupo tena sus acentos y sus diferencias. Cada grupo tena una religin propia sobre una amplia base comn. As que no se puede generalizar como se ha venido haciendo bajo criterios como guardar el sbado, la espera de un Mesas, la circuncisin y dems. Entonces cmo decir que Jess fue judo? No, no se puede decir eso. Se puede afirmar que Jess fue galileo y que se sinti parte de la Casa de Israel, pero no ms. Pudo tener ms afinidad con algunas tendencias rabnicas que con otras y estuvo ms alejado de Qumrn y de Filn de Alejandra de lo que se podra imaginar.

    Este enfoque llamado judasmos mltiples apunta a una comprensin compleja y dinmica de las experiencias religiosas de la Casa de Israel. Esto es un punto clave a la hora de pensar al Jess histrico. Jess no fue judo porque no exista el judasmo.

    As que un par de artculos o libros que le den una base terica sobre las corrientes de investigacin actuales es bsico. Luego habr que identificar algunos artculos, libros o documentos de Internet que ayuden a crear una metodologa de anlisis de los posibles textos que se van a estudiar en el Nuevo Testamento sobre Jess. Cmo estudiarlos? Por ejemplo, Jess y las mujeres es un tema que tiene hoy una gran relevancia porque estn de fondo las posibilidades del sacerdocio femenino. Entonces cmo se hace un trabajo de investigacin sobre este particular?

  • 28

    Debo estar claro, primero que todo, que el objetivo de la investigacin no se agota en la cuestin sacerdotal sino en la construccin social de gnero y si se es hombre, mujer, gay o lesbiana; esa condicin tiene implicaciones a la hora de investigar y de tomar una posicin. Pero digamos que se es hombre heterosexual y catlico. Entonces la primera responsabilidad es tomar en cuenta eso.

    Luego, el mejor camino es revisar la bibliografa que indique cul es la direccin de la investigacin sobre el Jess histrico hoy. Luego se debe indagar sobre el tema especfico Qu documentacin hay sobre Jess y las mujeres en el siglo primero? Posteriormente, es conveniente analizar cmo han pensado, entendido y estudiado este asunto hombres heterosexuales catlicos, mujeres heterosexuales y personas de otras alternativas de gnero. Despus de este recorrido se est listo para redactar un estado de la cuestin ordenando posiciones y criticndolas una a una, incluida la propia perspectiva como investigador Qu se ha aprendido de esta primera indagacin? Cuando ya pueda redactar esto, la conversacin con el docente y con otros compaeros del curso le ser iluminadora.

    Como el trasfondo de una investigacin sobre Jess y las mujeres es el sacerdocio femenino, por consiguiente se tendra que revisar distintas posiciones eclesisticas sobre este asunto. Es fundamental hacerse preguntas como las siguientes: Qu dice la iglesia, cualquiera que esta sea, y qu han dicho otras iglesias acerca del tema? Cmo se puede valorar esta temtica desde una teora de gnero? Es necesario que las mujeres entren dentro de una estructura eclesistica o sera mejor construir otro modelo de iglesia en donde la simetra de poder sea lo fundamental y donde no haya exclusin por el gnero cualquiera que este sea? El estado de la cuestin es una base para mejorar las preguntas sobre el tema de estudio.

    En el caso de un problema de estudio en donde una situacin social concreta emerge como espacio de reflexin, supone un proceso ms complejo. Suponga que la violencia contra los nios y las nias en las

  • 29

    iglesias ha sido invisibilizada, y que el castigo fsico es una prctica constante y favorecida a partir de la lectura de algunos textos bblicos en donde la obediencia es un principio absoluto. En ese caso tenemos rostros concretos: nios obligados a ser obedientes lo que reduce la creatividad y negando la sabidura infantil. Pero este problema conlleva una necesaria mediacin antropolgica del presente y de los textos bblicos. No se podra estudiar el problema solamente desde la Biblia por s misma sino desde la Biblia como textualidad generada en un sistema social concreto y, adems, desde las preguntas generadas en un sistema social diferente y distante en el tiempo. Por ejemplo, cabe preguntarse si cuando se dice nio en el Nuevo Testamento se refiere a lo que hoy da se entiende por nio o nia.

    El problema de la violencia contra la niez pasa por una conciencia universal actual derivada de la Declaracin de los Derechos de los Nios. En ella se expresa una concepcin contempornea de la infancia dentro del marco de sociedades que tienen las condiciones para permitirle no trabajar sino estudiar; que salvaguarda su salud y considera que la recreacin es un derecho humano. Ninguna de estas premisas exista en el tiempo de Jess. Un nio o una nia no era una persona; de hecho, no haba este concepto como se entiende hoy desde un sesgo individualista. Pero aun ms cmo es posible que aun hoy, con esa declaracin vigente, se considere que los infantes deben ser obedientes? Qu significa obediencia? Qu mecanismos sociales los forman dentro de este tipo de concepcin?

    De esas preguntas se deriva el diseo de investigacin que puede tener diversos enfoques. Uno podra ser el estudio pedaggico que planteara esta interrogante: cmo se forma a los infantes para la obediencia en las iglesias? Otro sera el sociolgico que conducira a esta pregunta: qu mecanismos de coercin de la libertad se aplican para lograr establecer un sistema asimtrico de poder en donde los nios asumen un papel social aceptable? En estos dos casos no hay un planteamiento teolgico. La cuestin sera cmo formar creativamente en el amor, entendiendo que amor sera una categora teolgica. Entonces, el

  • 30

    estado de la cuestin tendra que incluir aspectos tan complejos como las concepciones de niez vigentes en diversos espacios culturales as como en la declaracin citada y la construccin del amor como categora teolgica (y fenmeno cultural) de valoracin de prcticas sociales eclesiales.

    La delimitacin del tema/problema de estudio

    Es usual que la delimitacin se haga desde el inicio en la misma escogencia del tema/problema. Pero es claro que al iniciar un proceso de investigacin sus partes no estn claras y no hay posibilidades reales de saber las variables que se pueden incluir o no. Es por eso que se debe empezar de la forma ms general posible y luego se le va dando forma especialmente durante la etapa del estudio del estado de la cuestin.

    Los indicadores de lmites pueden ser el tiempo, el espacio o un corpus documental. Se puede estudiar la violencia contra la niez en los ltimos diez aos en la Iglesia o en una determinada comunidad. Si se considera que alguno de estos dos espacios en los ltimos diez aos ha tenido una fuerte influencia de la sociedad en el respeto a los derechos de la niez, por lo tanto, se puede investigar si ha afectado la manera en que la comunidad de fe se comporta en relacin con los nios y las nias. Un caso particular en Costa Rica en los ltimos cinco aos es la discusin de una ley contra el castigo fsico respecto del cual las iglesias evanglicas se han opuesto por considerar que bblicamente este es legtimo. De modo que es posible observar cmo ha sido la discusin sobre dicho asunto. En ese sentido, se puede entrevistar a personas para conocer su opinin y para saber cmo disciplinan a sus hijos; tambin para preguntarles si consideran que abolir el castigo fsico es una alternativa cristiana en la crianza de la niez. El siguiente paso consiste en sistematizar los resultados y evaluarlos a la luz de una categora teolgica que necesariamente ha de ser mediada culturalmente. Variables como el contexto, el tiempo, el espacio, la comunidad de fe y la

  • 31

    posicin de la iglesia durante este tiempo, entre otros, son determinantes para la delimitacin.

    En el caso de un tema de estudio se puede establecer un corpus documental en que la reflexin sea por ejemplo sobre obediencia y libertad en el primer Pablo. Luego, se sistematizan los resultados y se contrastan a travs de una adecuada mediacin cultural o intercultural con las prcticas eclesiales actuales; mejor si lo eclesial tiene que ver con una comunidad concreta.

    La insistencia en lo cultural se debe a que en los ltimos 20 aos se ha desarrollado una profunda investigacin en ese campo en relacin con los escritos bblicos. Esto ha permitido hacer una lectura crtica de las presuposiciones que han determinado la manera de entender la Biblia y la Iglesia contempornea. Se implica que entre Biblia e Iglesia no hay una continuidad sino una serie de traslapes culturales en que el etnocentrismo ha sido lo dominante.

    En resumen, la delimitacin tiene que ver con la capacidad que cada persona tiene de profundizar la comprensin y problematizacin del tema o problema de estudio. Por eso, la reflexin constante sobre lo que se quiere hacer es fundamental. No se puede simplemente tener una idea y esperar a que el docente considere que est bien o que no lo est. La mejor actitud es proponer la idea (en la primera tarea de este curso) y seguir trabajando en ella, buscar bibliografa; igualmente, conversar con personas que conozcan de la temtica, hacer un trabajo de autoconciencia de las motivaciones, presuposiciones y objetivos para dicho estudio. Todo proceso de investigacin es, a la vez, aprendizaje y transformacin de uno mismo.

  • 32

    V. CUARTA SECCIN

    Objetivo

    Elaborar un ensayo con los elementos bsicos para realizar una

    investigacin teolgica.

    Segundo examen ordinario: diseo bsico de investigacin de un tema teolgico pertinente y significativo

    Ahora es necesario poner en orden los pensamientos. Lo primero que se debe considerar es que este no es un anteproyecto de investigacin en sentido formal. No debe llevar apartados con subttulos como los siguientes: objetivo general, objetivos especficos, y dems. Al contrario, se trata de un ensayo. Va a ordenar lo que ha comprendido sobre su tema a partir de su reflexin y de la bibliografa. Eso requiere que usted redacte, cuente qu quiere hacer y por qu lo quiere hacer, cul es la importancia de su investigacin para usted y para la sociedad especfica o general, explique cmo va a hacer la investigacin y cul es el estado de la cuestin.

    Cada pregunta no es para ser contestada sino reflexionada y compartida como una experiencia propia llena de significado y aprecio. Es el cario hacia lo que desea investigar lo que le dar la energa y la perspectiva para lograr su meta. En este momento est en condiciones de contar todo eso. Luego, en el momento oportuno, este ensayo le servir para realizar un anteproyecto de trabajo de graduacin. Ahora le toca aprovechar el tiempo para pensar en lo que va a hacer. Disfrtelo.

  • 33

    VI. Bibliografa

    Soto, Diego. El espejo encantado: Mito, Fatalidad y Carnalidad Teologa-Literatura Latinoamericana. Indito. UNA.