EEG Normal Del Adulto

  • View
    216

  • Download
    5

Embed Size (px)

Text of EEG Normal Del Adulto

  • IV.

    EEG

    NO

    RMAL

    125

    IV. EEG NORMAL

  • 126

    JOS

    TEJ

    EIRO

    MAR

    TN

    EZ

  • IV.

    EEG

    NO

    RMAL

    127

    7. CARACTERSTICAS DEL EEG NORMAL

    La actividad elctrica, generada por el cerebro en condiciones normales, vara depen-diendo de diversos factores internos (edad, sexo, vigilia-sueo, estado psicoafectivo,factores metablicos) y externos (ambientales, toma de frmacos, procedimientos deactivacin hiperventilacin, estimulacin luminosa), que actan sobre una determi-nada base gentica. Por estos motivos, es difcil definir el EEG normal, en base a lapresencia de los mltiples patrones elctricos que pueden observarse en personas sinenfermedad. La actividad EEG estadsticamente rara o inusual, no debe ser conside-rada necesariamente patolgica.

    Un EEG normal puede ser definido mejor, como aquel trazado que carece depatrones electrogrficos, cuya presencia se asocia con alteraciones clnicas.

    Por otra parte, siempre debe tenerse presente que un EEG normal no implica au-sencia de patologa cerebral, porque no todas las alteraciones neurolgicas estructu-rales o funcionales originan anomalas en el EEG.

    El EEG puede ser normal en lesiones cerebrales de pequeo tamao, de evolucincrnica o de situacin profunda; en otras ocasiones, las enfermedades producen ano-malas electrogrficas intermitentes o infrecuentes que pueden no aparecer durante unregistro rutinario. Los ejemplos pueden ser mltiples: pequeos infartos lacunares oinfartos isqumicos crnicos de mayor tamao (de localizacin ms o menos profun-da), enfermedades degenerativas o focos epilpticos pueden ser detectados clnica-mente y no reflejarse en el EEG.

    EL EEG NORMAL EN EL ADULTO (20-60 AOS)

    En este grupo de edad se observan determinados patrones EEG normales que se mo-difican poco con el tiempo no existen los numerosos cambios que ocurren en lainfancia. Los lmites entre EEG normal y patolgico son mucho ms ntidos en eladulto, pudindose establecer determinadas correlaciones electroclnicas de formams fiable que en otras edades.

    EEG normal durante la vigiliaCuando se registra en un adulto normal en situacin de reposo, aunque alerta, es posibleobservar una variedad de ondas y ritmos que tienen unas caractersticas peculiares eidentificatorias.

    Ritmo alfaEl ritmo alfa no es sinnimo de actividad o frecuencia alfa. La actividad alfa hacereferencia a una actividad electrogrfica de 8-13 Hz. El ritmo alfa es una actividad de8-13 Hz de frecuencia, que ocurre durante la vigilia, localizado en regiones posteriores,presente con ojos cerrados y relajado pero que se atena o bloquea al abrir los ojos ycon la actividad mental [12].

    La morfologa del ritmo alfa es caracterstica: est compuesto por ondas regulares,monomorfas, similares unas a otras, tienen un aspecto fusiforme o sinusoidal (Fig. 7-1),

    DaraResaltado

    DaraResaltado

    DaraResaltado

    DaraResaltado

  • 128

    JOS

    TEJ

    EIRO

    MAR

    TN

    EZ aunque en algunos individuos (fundamentalmente escolares y adolescentes) puedenadoptar una forma ms aguda, sin significado patolgico. La incorporacin de ritmosbeta puede ser causa de que el ritmo alfa adopte una configuracin ms aguda; enalgunos casos la administracin de psicofrmacos puede ser la causa. Su repeticin alo largo del trazado las diferencia de otras ondas agudas patolgicas.

    La frecuencia del ritmo alfa es de > 8 y 13 Hz en el adulto normal y permanecemuy constante, variando 1 Hz durante aos (la frecuencia media del ritmo alfa en unadulto normal se ha establecido en 10,2 0,9 Hz). En la infancia se observa un incre-mento progresivo de la frecuencia del ritmo bsico de las regiones posteriores 4 Hza los 4 meses de vida, unos 6 Hz a los 12 meses, 8 Hz a los 3 aos, 10 Hz a los 10 aos(Fig. 7-2). A partir de los 3 aos de vida se alcanza el rango de frecuencias alfa y estplenamente justificado el trmino ritmo alfa; esta progresiva aceleracin del ritmoposterior finaliza a los 10 aos de edad. La frecuencia del ritmo alfa es menor durantela somnolencia y tiende a declinar en la senectud. Una frecuencia del ritmo alfa < 8 Hzo diferencias interhemisfricas > 1 Hz siempre son patolgicas. Para algunos autoresdescensos > 1 Hz en el mismo individuo, pero en diferentes trazados, deben ser con-siderados patolgicos, aunque la frecuencia absoluta del ritmo sea > 8 Hz.

    La amplitud es variable, de 20-60 V (50 V por trmino medio). Se aceptancomo normales amplitudes de 100-200 V esto es un fenmeno normal y sueleverse en nios ms que en adultos, as como trazados con ritmo alfa de bajovoltaje no deben considerarse patolgicos. La amplitud decrece con la edad (Fig.7-2). En la determinacin de la amplitud del ritmo alfa debe considerarse el mon-taje seleccionado; usualmente un montaje referencial a la oreja ipsilateral es el msfiable (montajes bipolares parasagitales por ejemplo, P3-O1 y P4-O2 pueden mostrarvoltajes pequeos por fenmenos de cancelacin elctrica). En ocasiones se obser-va una discreta asimetra de amplitud entre los dos hemisferios, siendo los ritmosizquierdos de menor voltaje que los derechos; esto se interpreta como el resultadode la dominancia hemisfrica izquierda. Se considera normal una disminucin delvoltaje en un 50% en el hemisferio dominante respecto al no dominante o del 35%de aumento en el dominante.

    Asimetras > 85% o un ritmo alfa ausente de forma unilateral son signos patolgi-cos (en general, existen ondas lentas ipsilaterales).

    Respecto a la distribucin, el ritmo alfa aparece fundamentalmente en las regionesposteriores (occipitales) de ambos hemisferios, de forma simtrica. No obstante, confrecuencia existe una reflexin importante hacia las regiones parietales y la porcinposterior de los lbulos temporales. Incluso hay sujetos que muestran un alfa msprominente en las regiones parietales que en las occipitales; una posible explicacines que los generadores corticales del ritmo alfa son mltiples en las regiones occipitalesy puede haber fenmenos de cancelacin elctrica. Ocasionalmente puede extendersea vrtex, regiones centrales (diferenciar del ritmo mu) y regin temporal media, inclu-so a reas frontales superiores (F3, F4). Una actividad de origen cerebral en rango defrecuencias alfa predominante en regiones frontales es patolgica o bien constituye unartefacto por movimientos oculares. La ausencia unilateral del ritmo alfa es siempreanormal; implica patologa estructural o funcional de las vas tlamo-occipitales en ellado afectado. La ausencia bilateral del ritmo alfa no es patolgica, pudiendo encon-trarse en un 10% de sujetos sanos; en su lugar existe una actividad irregular de bajaamplitud y, en general, de mayor frecuencia que el ritmo alfa. En estos casos siempredebemos excluir que el sujeto se encuentra en las primeras fases del sueo, puesdurante la somnolencia desciende la frecuencia del ritmo alfa.

    DaraResaltado

    DaraResaltado

    DaraResaltado

  • IV.

    EEG

    NO

    RMAL

    129

    Las ondas que componen el ritmo alfa tienen una relacin de fase variable: confrecuencia no estn en fase en diferentes reas.

    Respecto al tiempo el ritmo alfa aparece de un modo ms o menos simtrico ysincrnico en los dos hemisferios, aunque pueden existir variaciones en 2,5 ms entreambos. La asimetra persistente del ritmo alfa suele ser patolgica. As, la supresinparcial o completa del alfa suele ocurrir ipsilateral a lesiones estructurales destructivas

    Figura 7-2. Cambios de la frecuencia y amplitud del ritmo alfa con la edad.

    Figura 7-1. Ritmo alfa en regiones posteriores del cerebro, de aspecto fusiforme.

    26 aos1 s

    70 V

  • 130

    JOS

    TEJ

    EIRO

    MAR

    TN

    EZ (agenesia, quistes, tumores, etc.). El incremento unilateral puede verse en los defectosseos craneales (electrodos ms cercanos al crtex).

    La persistencia del ritmo alfa es muy variable de un sujeto a otro, dependiendo dediversas circunstancias (apertura de ojos, actividad mental, etc.). Se denomina ndicealfa al porcentaje de tiempo en que aparece un ritmo alfa en 100 cm de registro (ve-locidad del papel 30 mm/s).

    Respecto a la variabilidad, en trminos generales, la frecuencia del ritmo alfaflucta muy poco durante el trazado, siendo raro ver oscilaciones de ms de 0,5 Hz enel mismo sujeto. A pesar de ello, en un determinado nmero de personas, es posiblecomprobar que el ritmo alfa que aparece justo despus de cerrar los prpados, es algoms rpido que el que se observa en otras porciones del registro en reposo. Estefenmeno, que suele durar 1-3 s, es fisiolgico y se denomina compresin del ritmoalfa. En un nmero pequeo de sujetos normales, es posible ver fragmentos de dura-cin variable, en los que el alfa posterior es sustituido por un ritmo armnico o subar-mnico, en general de 4-5 Hz y unos 50 V, adoptando un aspecto puntiagudo. Estefenmeno es tambin fisiolgico, se denomina variante lenta del alfa, tiene una dis-tribucin y una reactividad similar y alterna o se mezcla con el ritmo alfa normal, porlo que no debe ser confundido con un ritmo anormal [12]. Por otra parte, tambinpueden existir ondas de 14-20 Hz en regiones posteriores, que se mezclan con el ritmoalfa normal, de similar reactividad; es la denominada variante rpida del alfa.

    Puede existir cierto grado de variabilidad en los parmetros del ritmo alfa, enregistros de un mismo individuo, probablemente relacionada con determinadascircunstancias fisiolgicas y psicofisiolgicas (por ejemplo, ciclo menstrual au-mento de la frecuencia en las fases preovulatoria y premenstrual o tambin unadisminucin en las fases postovulatoria y menstrual, temperatura corporal au-mento de frecuencia con el incremento de la temperatura, etc.). No obstante, loscambios significativos en un mismo individuo en registros secuenciales deben hacersospechar pato