Click here to load reader

Construcción y Validación de Una Escala Para Medir Adicción Al Amor en Adolescentes

  • View
    218

  • Download
    2

Embed Size (px)

DESCRIPTION

Adiccion a los celulares

Text of Construcción y Validación de Una Escala Para Medir Adicción Al Amor en Adolescentes

Enseanza e Investigacin en PsicologaISSN: [email protected] Nacional para la Enseanza enInvestigacin en Psicologa A.C.MxicoRetana Franco, Blanca Estela; Snchez Aragn, RozzanaConstruccin y validacin de una escala para medir adiccin al amor en adolescentesEnseanza e Investigacin en Psicologa, vol. 10, nm. 1, enero-junio, 2005, pp. 127-141Consejo Nacional para la Enseanza en Investigacin en Psicologa A.C.Xalapa, MxicoDisponible en: http://www.redalyc.org/articulo.oa?id=29210109 Cmo citar el artculo Nmero completo Ms informacin del artculo Pgina de la revista en redalyc.orgSistema de Informacin CientficaRed de Revistas Cientficas de Amrica Latina, el Caribe, Espaa y PortugalProyecto acadmico sin fines de lucro, desarrollado bajo la iniciativa de acceso abierto ENSEANZA E INVESTIGACIN EN PSICOLOGAVOL. 10, NUM. 1: 127-141ENERO-JUNIO, 2005 CONSTRUCCIN Y VALIDACIN DE UNA ESCALA PARA MEDIR ADICCIN AL AMOR EN ADOLESCENTES Construction and validation of a scale to measure teenagers addiction to love Blanca Estela Retana Franco y Rozzana Snchez Aragn Universidad Nacional Autnoma de Mxico1 RESUMEN Lallamadaadiccinalamornoesprivativadeciertogrupodeindividuos, mxime en etapas de la vida en las que se inicia el proceso de atraccin y cor-tejo.Dadoloanterior,resultimportantedesarrollaruninstrumentopara medirdichaadiccinenlos adolescentes.Elinstrumento,convalidezycon-fiabilidadrobustas,comprendi45reactivosyseaplica300estudiantesde secundaria. Los resultados indican la presencia de diez factores: dependencia, necesidadapremiante,alivio,celos,fisiologa,emocionesnegativas,noadic-cin, cuidado de la relacin, obsesin y resistencia. Se discuten el concepto y su impacto en la salud de individuos y parejas. Indicadores: Adiccin al amor; Dependencia; Adolescentes; Instrumentos de medi-cin psicolgica. ABSTRACT The so called addiction to love is not privative of a certain kind of individu-als.Thisisspeciallytrueinadolescence,whentheprocessofattractionand courtship begins. Considering the preponderance of these feelings in adoles-cence,a45-iteminventorywasdevelopedandappliedto300juniorhigh schoolstudents.Factoranalysesrevealedtheexistenceoftenconceptually cleardimensions:dependency,immediateneed,relief,jealousy,physiology, negativeemotions,lackofaddiction,careinrelationships,obsession,and resistance.Theconceptanditsimpactonthehealth ofindividualsandcou-ples are discussed. 1FacultaddePsicologa,EdificioD,Cubculo19,PrimerPiso,Av.Universidad3004,Col. Copilco-Universidad,04510Mxico,D.F.tel.(52)55-56-44-09-73,fax(52)55-56-22-23-26, correoselectrnicos:[email protected]@servidor.unam.mxAr-tculo recibido el 4 de noviembre de 2004 y aceptado el 13 de enero de 2005. CONSTRUCCIN Y VALIDACIN DE UNA ESCALA PARA MEDIR ADICCIN AL AMOR EN ADOLESCENTES 128 Keywords: Addiction to love; Dependence; Adolescents; Tools of psychological assessment. AMOR Amor es una palabra cargada de mltiples sentidos, por lo que defi-nirla con cierto rigor no es fcil. No obstante, muchos autores han es-crito sobre tal concepto, y cabe decir sin exagerar que cada quien tie-ne su propia definicin (Yela, 2000). En efecto, existen tantas defini-ciones sobre el amor como autores han escrito sobre l. Jos Ortega y Gasset(1927)sealaqueelamoressentirseencantadoporotroser que nos produce una ilusin integra y el sentirnos absorbidos por ella hasta la raz de nuestra persona, como si nos hubieran arrancado de nuestro propio fondo vital y vinisemos transplantados a l, con nues-tras races vitales en l. Varios autores consideran al amor como el elemento ms podero-soeimportantedelasrelacionesdepareja(Alberoni,1997;Hendrick, 1995)yaqueejerceunagraninfluenciasobrelosotrosaspectosque las conforman, al mismo tiempo que es influenciado por ellos. Para Gaja (1995), es un sentimiento de agrado hacia otra persona que se mani-fiesta por la comprensin, la complicidad, el entendimiento, la pasin; en definitiva, por las habilidades de convivencia.Dadoqueelamoresunconstructocentralenelestudiodela parejaromntica(Daz-Loving1999;Rubin,1970;Snchez,1995)y de que se le ha concebido a travs de tiempo y del conocimiento como el ms profundo y significativo de los sentimientos, los estudiosos de la psicologa social (p.e. Fromm, 1956; Rubin, 1973; Sternberg, 1996) han tratado de entender su naturaleza y expresin, reemplazando a la in-tuicin con conceptos derivados empricamente. Otros autores han cre-do que el amor incluye caractersticas tales como altruismo, intimidad, admiracin, respeto, confianza, aceptacin, unidad, exclusividad y otras (Scoresby, 1997; Turner, 1970), dando pie a que sea visto como conduc-ta, cognicin, actitud y sentimiento. Enloqueserefierealaspectoconductual,elamorrespondea las necesidades del otro mediante la expresin de afecto fsico y de cui-dados para con l (Snchez, 1995). El amor es un involucramiento in-condicional y protector entre dos partes que contribuyen mutuamente a su bienestar y desarrollo (Montagu, 1975), por lo que tambin se le puede considerar como cualquier tipo de conducta que acerca a las per-sonas,fsica,emocional,cognoscitiva,socialyespiritualmente(Daz-Guerrero, 1994). ENSEANZA E INVESTIGACIN EN PSICOLOGAVOL. 10, NUM. 1: 127-141ENERO-JUNIO, 2005 129 Como cognicin o juicio, el amor es la estimacin o valoracin de la bondad que implica para el s mismo experimentarlo (Snchez, 1995). Para Valds, Reyes y Valladares (1990), es la unidad fundamental de la organizacin cognoscitiva, compuesta de elementos afectivos y cono-cimientos que crean un cdigo subjetivo de reaccin, la cual refleja la imagen del universo y la cultura subjetiva de una persona, y para Daz-Loving (1999) el amor est permeado tambin por la cultura objetiva del propio hbitat. Como actitud, el amor se refiere a la evaluacin de conductas o sentimientos experimentados a partir de la interaccin y conocimiento de la otra persona (Snchez, 1995). Opina Rubin (1973) que el amor es unaactitudmantenidaporunapersona conrespectoa otra,quein-cluye una predisposicin a pensar, sentir y comportarse en ciertas for-mas con respecto a ella, cuyos componentes incluyen necesidades afi-liativasydedependencia,predisposicinaayudaralotro,exclusivi-dad y posesin. Finalmente, como sentimiento, el amor propone respuestas fisio-lgicas que surgen ante la presencia del ser amado y que van integra-das con una atribucin de actitud favorable ante la persona estmulo (Snchez, 1995), de tal modo que se han establecido algunas hiptesis acerca de cmo funciona el amor en este aspecto. Solomon y Corbit (1974), en su teora del proceso oponente, postulan que el amor est determinado por el manejo emocional que elicita una reaccin afectiva primaria (respuestas de placer incondicionado que se producen por la continuacinyconsistenciadelascircunstanciasdelasrelacionesy de la excitacin inicial). Estos procesos ocurren internamente como re-sultado de ciertos mecanismos fisiolgicos, pero son influidos por las decisiones cognoscitivas y las reacciones conductuales del individuo.Con lo anterior, se puede observar la diversidad de opiniones que giran en torno a la expresin del amor. Parece que el aspecto emocional es el ms socorrido y el que ms llama la atencin de los literatos, pues es la dimensin ms atendida. Pese a ello, aunque en algunas defini-ciones resalten unos aspectos ms que otros con respecto a qu es y cmo se manifiesta el amor, estos no estn bien delimitados.En la literatura sobre el tema del amor se ha conferido a ste el ser el ms hermoso de los sentimientos, lo que da sentido a la vida de una persona; sin embargo, tambin hayunaparteoscuradebidaala urgencia de poseer permanentemente al ser amado, de necesitarlo para sobrevivir. Es por ello que surge el inters en investigar lo que los seres CONSTRUCCIN Y VALIDACIN DE UNA ESCALA PARA MEDIR ADICCIN AL AMOR EN ADOLESCENTES 130 humanos llaman a veces amor, que implica la experiencia de emo-ciones y conductas de lo ms intensas, extraas o desviadas (Schaef-fer, 2000). ADICCIN AL AMOR Algunas personas confunden el amor con la posesividad ms destruc-tiva, y otras se sienten enamoradas de personas egocntricas y repor-tanunavidadesufrimientoymalostratos.Todaslaspersonasen-cuentranincoherenciasalpensarensuvidaamorosa;noobstante, cuando no son actos espordicos sino hbitos permanentes en los que compulsivamente se ofrece todo por la otra persona, incluida la propia cordura, y se piensa que esa penosa autodestruccin es un acto amoro-so, ha llegado el momento de preguntarse si lo que se experimenta es amor o simple adiccin. Algunos individuos se preguntan si el amor puede llegar a cau-sar adiccin, y la respuesta ms clara es que aqul es un vehculo ideal para la adiccin porque puede demandar la conciencia de una persona, sus emociones, pensamientos y voluntad.As,unarelacinesadictivacuandoproducedaoyperjudica la salud fsica y emocional sin que sea posible librarse de ella. As como eladictoaunasustanciatxicanecesitaytoleracadavezmsesa sustancia para poder funcionar, las personas adictas al amor sopor-tancantidadesincreblesdesufrimientoenlasrelacionesqueesta-blecen. Cuando una persona ve a otra con el objetivo de llenar un vaco, larelacinrpidamentesevuelveelcentrodesuvida.Elloleofrece unconsueloquecontrastaagudamenteconsuexperienciadelmo-mento, por lo que la busca cada vez ms, hasta el punto de necesitar-la a cada momento. Cuando una exposicin constante es necesaria para hacer la vida soportable, se ha creado una adiccin. Los adictos al amor son aquellas personas para quienes el afecto desempea el mismo papel que los sedantes o los estimulantes. Son incapaces de retribuir amor y slo experimentan una apremiante ne-cesidad de ser amados. El adicto al amor sufre la absorcin por su pare-ja la mayor parte de su vida; se distancia de sus amigos y familiares y ENSEANZA E INVESTIGACIN EN PSICOLOGAVOL. 10, NUM. 1: 127-141ENERO-JUNIO, 2005 131 hastapuededescuidarsusresponsabilidadeslaboralesporintentar permanecer junto al otro, a quien idealiza, disculpndole y justificn-dole pese a que atenta reiteradamente contra su dignidad. Para Barnetche, Maqueo y Martnez (1999), esto representa la lla-mada codependencia, es decir, un trastorno que se manifiesta como la incapacidad para lograr participar en forma positiva en una relacin; el sujeto muestra una prdida habitual de control al realizar una de-terminada conducta y contina ejecutndola a pesar de sus consecuen-cias negativas; manifiesta dependencia de la misma; la piensa obsesi-vamente; se muestra desosegado si no puede llevarla a cabo de inme-diato, y pierde inters por otro tipo de actividades que antes le resulta-bangratificantes(Echebura,2000).Elcodependienteesunaperso-na que depende emocional, psicolgica, espiritual, fsica o financiera-mente de otra persona enferma, incapacitada o necesitada. Las pala-brascodependienteocoadictoprovienen,segneldiccionario,de laspartculasco(cononecesario),yadiccin(esclavitud).Lacodepen-dencia no respeta edades, estrato social o sexo.En el amor adictivo, los amantes sufren agudos sntomas de pri-vacin, al igual que ocurre con las adicciones a sustancias qumicas; se observan sntomas psquicos (angustia, insomnio, desesperacin) y fsi-cos (opresin del pecho, sudoracin, mareos, jaquecas), que slo se ali-vian cuando se restablece el contacto con el ser amado.Es interesante observar que conductas normales, e incluso salu-dables, pueden tocar el lmite de la anormalidad en funcin de la inten-sidad y frecuencia, o cantidad de tiempo y dinero invertidos, as como ungrado considerabledeinterferenciaen las relaciones familiares,so-ciales y laborales de las personas implicadas.El primer indicio de que se est implicado en una adiccin es su calidad compulsiva. El segundo es el pnico que se experimenta ante la posible ausencia de la pareja (de hecho, la persona puede experimentar un pnico desbordante con el solo pensamiento de que se rompa la re-lacin). El tercer indicio es el sndrome de abstinencia; es decir, una per-sonaqueacabadeterminarunarelacinadictivapuedesufriruna agonamayorquelosadictosalasdrogas;confrecuenciahaydolor fsico, llanto, desarreglos en el sueo, irritabilidad, depresin y el sen-timiento de que no hay ningn sitio adonde ir y de que no hay ningu-na forma de terminar con la sensacin desagradable, excepto volvien-doalaantiguasustancia(lapersona,enestecaso).Eldeseopuede hacerse tan intenso que a menudo conduce de nuevo al origen de la CONSTRUCCIN Y VALIDACIN DE UNA ESCALA PARA MEDIR ADICCIN AL AMOR EN ADOLESCENTES 132 adiccin. El cuarto indicio de una adiccin es que, despus de un pero-do de luto, normalmente hay un sentimiento de liberacin, triunfo y lo-gro. Esto se diferencia del lento proceso de aceptacin y curacin que sigue a una prdida no adictiva (Howard, 2001).En la teora de Melody y Wells (1992), basada en el libro Love and addiction (Peele y Brodsky, 1975) y en los trabajos de la asociacin Sex and Love Addicts Anonymous (SLAA) (2003), se definen tres caracters-ticas principales que resumen los sntomas de un adicto al amor: 1) asig-na una cantidad desproporcionada de atencin y de tiempo al otro (a suobjetodeadiccin)ytieneamenudounacalidadobsesivasobre ella;2)tieneexpectativaspocorealistasenlasrelacionesalrespecto de la otra persona, y 3) muestra negligencia en el cuidado de los otros y slo se valora en comparacin con sus relaciones. Algunas de las caractersticas que menciona la SLAA respecto de las personas adictas al amor y al sexo son las siguientes: el adicto al amor busca obsesivamente el amor, llegando a tener varias relaciones al mismo tiempo; cuando logra una relacin estable, sufre la absorcin de su pareja la mayor parte de su vida; se asla de sus relaciones habi-tuales, se distancia de sus amigos y familiares y hasta puede descui-dar sus responsabilidades laborales por intentar permanecer junto al otro, a quien idealiza, disculpndolo cuando atenta reiteradamente con-tra su dignidad; manifiesta intensos celos inmotivados, pues a cada momentotemeperderaquienesfuentedetodasuseguridad,tran-quilidad y bienestar; confunde el amor con la atraccin fsica y con la necesidad afectiva; utiliza el sexo y los enredos emocionales para con-trolar a los dems; idealiza y persigue a los dems y luego los responsa-biliza de sus fracasos, y se vincula con personas que no le correspon-den (Peele y Brodsky, 1975; SLAA, 2003). CORRELATOS SOCIODEMOGRFICOS El amor, en sus diversas manifestaciones, no slo depende de factores evolutivos, histricos, culturales, sociales e interpersonales, sino tam-bindelascaractersticasdel propio individuo, y, entre ellas, de sus caractersticas sociodemogrficas. A la pregunta de si aman igual hombres y mujeres, se puede res-ponder desde varias vertientes; una de ellas es la que explica que los hombres y mujeres difieren en cuanto a la relacin entre el amor y el ENSEANZA E INVESTIGACIN EN PSICOLOGAVOL. 10, NUM. 1: 127-141ENERO-JUNIO, 2005 133 sexo;esdecir,loshombrestiendenasepararenmayormedidaque las mujeres los deseos y conductas sexuales de los sentimientos y com-portamientos sexuales, o sea, stas tienden a concebir como ms vincu-ladas las relaciones sexuales con las amorosas de lo que lo hacen aqu-llos. Otra respuesta es que los hombres tienden a desempear un rol instrumental y las mujeres un rol expresivo en las relaciones amoro-sasysexuales,entendindoserolinstrumentalcomolasconductas asertivas, directas, fsicas, analticas, centradas en la tarea, propsi-to o finalidad de la situacin, etctera, mientras que por rol expresivo sueleentenderseeldesempeodeconductasafectivas,emocionales, verbales, de intimidad, centradas en las relaciones personales, comu-nicativas y dems.Se vive igual la experiencia del amor en personas que se inician en el proceso de la atraccin, como podran ser los adolescentes y otros grupos etarios? Para ello, Yela (2000) indica que hay diferencias nota-blesen el comportamiento amoroso a lo largo del ciclo vital; en la in-fancia, las relaciones interpersonales suelen comenzar siendo ansiosas y egocntricas, y van paulatinamente tornndose ms seguras y cons-tructivasamedidaqueseacercalapreadolescencia.As,hombresy mujeres, al comienzo de la adolescencia, comienzan a mostrar un cre-ciente inters por el sexo opuesto, y poco a poco van construyendo gru-pos de amigos de carcter mixto. El adolescente contina socializndose en las normas socioculturales del amor romntico, y pronto empieza a sentir atraccin romntica, al tiempo que se incrementa notablemente su atraccin sexual hacia ciertas personas. Hendrick y Hendrick (1986) sugieren que el tipo amoroso predo-minante durante la adolescencia es el estilo mana: dependiente, celo-so, con demandas excesivas. De hecho, Malo de Molina (1992) halla en-tre los adolescentes las mximas puntuaciones en cuanto a los celos, que posteriormente se ven atenuados con la edad, para pasar a las rela-ciones ldicas, erticas o strgicas (Yela, 2000). El estilo mana ir transformndose en ludus a medida que el adolescente madura: independiente, sin compromisos, celos ni deman-das y un tanto frvolo. Posteriormente, a medida que se abandona la adolescencia y se avanza hacia etapas tardas de la juventud (entre los 20 y 30 aos de edad), se cambia de estilo por el tpico estilo romntico (elEros),queasuvezsetransformarpaulatinamenteenstorge (amor de intimidad, confianza, amistad y conocimiento, menos pasional) a medida que pasan los aos. CONSTRUCCIN Y VALIDACIN DE UNA ESCALA PARA MEDIR ADICCIN AL AMOR EN ADOLESCENTES 134 En la literatura sobre el tema se encuentra un creciente inters en investigar el amor en todo el mundo, pero lo que ms se estudia actualmente es la relacin amorosa vista desde la perspectiva positiva, en donde el amor es la bsqueda de la felicidad, la pretensin de acabar con el vaco existente en la vida de todo ser humano (Perlman, 2000) y la omisin de sus partes negativas (Snchez y Villanueva, en prensa), como es el caso del amor adictivo.Cabemencionarquetalesinvestigacionesmuestranesfuerzos aislados y poco consistentes en el desarrollo de instrumentos que eva-len dicho tipo de amor. Por ejemplo, aunque se han diseado instru-mentos para medir el amor, los estilos de amor, en los que el maniaco pudieraasimilarsealconceptodeadiccin(p.e.HendrickyHendrick, 1986), los estilos de apego, donde el estilo inseguro expresa una forma dedependenciahaciaotroydecodependencia,elacercamientoms prometedor es el de Sternberg (1996), quien en su artculo Historias de amor menciona a la adiccin: Enunaparejapuedenexistirdosmiembrosqueestnenvueltosen una historiadeadiccin,que para que funcione necesitan tomar pa-pelescomplementarios.Unosernormalmenteeladicto;elotro,el codependiente,queayudaaladictoatravsdesustribulaciones.La adiccinpuedeseralapareja,peropuedeigualmenteseralasdro-gas,alalcoholoacualquierotracosa.Elelementocrticoeslapre-sencia de la adiccin, y quiz sea menos importante lo que es. De un modoirnico,sieladictoescapazdecontrolarsuadiccin,larela-cinpodraempezarafallardadoquelahistoriayanofuncionaen aquella.Eladictopuededarsecuentaqueyanonecesitaoquiereal codependiente,quienesunrecuerdodelaadiccin,mientrasqueel codependiente puede [percatarse] que ya no tiene que jugar su papel, pues ya no hay un adicto. No obstante, estas medidas estn diseadas para otras culturas que evalanconstructossimilares;sinembargo,noexistenmedidasde adiccin al amor en el contexto de los mexicanos. Dado lo anterior, el propsito del presente estudio fue desarrollar y validar una escala pa-ra medir adiccin al amor en los adolescentes. ENSEANZA E INVESTIGACIN EN PSICOLOGAVOL. 10, NUM. 1: 127-141ENERO-JUNIO, 2005 135 MTODO Muestra Se trabaj con una muestra no probabilstica por cuota (Pick y Lpez, 1991), que qued constituida por 300 sujetos adolescentes mexicanos (150 hombres y 150 mujeres). Sus edades oscilaron entre 14 y 16 aos (M = 15). La escolaridad de los sujetos fue de secundaria, y todos ellos reportaron ser solteros. Instrumento Para llevar a cabo la presente investigacin, se dise una medida cons-tituida por 66 reactivos elaborados en formato Likert con recorrido de 1 (totalmente en desacuerdo) a 5 (totalmente de acuerdo). Dichos reacti-vostomaroncomodefinicinconceptualdeamorcomoadiccinlasi-guiente: Es un sentimiento de estar incompleto, de vaco, desespera-cin, tristeza y de sentirse triste perdido, que la persona cree que slo puede remediar a travs de su conexin con algo o alguien fuera de s mismo (Howard, 2001). El instrumento se aplic a los sujetos de la muestra tomando en consideracin su nivel de lenguaje y escolaridad, y se garantiz a los sujetos la confidencialidad de sus respuestas. RESULTADOS Se realiz el anlisis de discriminacin de reactivos para conocer aque-llos que fueron comprendidos por los sujetos, un anlisis factorial de componentesprincipalesconrotacinortogonalparaidentificarlasdi-mensiones que constituan el instrumento, y un anlisis de confiabili-dad alfa de Cronbach para estimar el grado de consistencia interna de la prueba. Para esta medida, de los 66 reactivos iniciales, 45 discriminaron. El anlisis factorial arroj diez factores con valor propio mayor a 1 que explicaron el 62.65% de la varianza. Cabe mencionar que para incluir-se los reactivos en cada dimensin, deban poseer una carga factorial mnima de .37. Por ltimo, se hicieron una serie de anlisis de confia-bilidadalfadeCronbachparaestimarlaconsistenciainternadecada dimensin. Los factores y sus confiabilidades se muestran en la Tabla 1. CONSTRUCCIN Y VALIDACIN DE UNA ESCALA PARA MEDIR ADICCIN AL AMOR EN ADOLESCENTES 136 Tabla 1. Anlisis factorial y de confiabilidad de la escala de adiccin al amor. Peso factorial FACTOR I. DEPENDENCIA 92 Mi vida sin __________ no tiene sentido. Necesito de __________ para no sentirme angustiado. Mi vida no tendra significado sin el amor de __________. Necesito de __________ como de una droga. Siento que mis emociones y sentimientos dependen totalmente de __________. Mi vida gira en torno a __________. No tengo a donde ir si __________ no est conmigo. Mi felicidad depende totalmente de __________. No puedo imaginar mi vida amorosa sin __________. No tener contacto con __________ me hace sufrir tremendamente..861 .824 .809 .765 .703 .702 .701 .635 .558 .432 FACTOR II. NECESIDAD APREMIANTE 83 No puedo controlar mi deseo por __________. Tengo que vigilar todo el tiempo a __________. Tengo la necesidad de dar constantemente regalos a __________ aun sin motivo, pues de otra forma me sentira mal. Sin __________ me siento perdido(a) y desorientado(a). Tengo sentimientos de desesperacin cuando no estoy con __________. .678 .657 .652 .464 .374 FACTOR III. ALIVIO 79 El estar con __________ me alivia de todo malestar. Me mantengo pensando en __________, aun cuando quiero detenerme y no puedo. El amor que me tengo se basa en el amor hacia __________. Por ms que quiero, no puedo quitarme de la cabeza a __________. Para m, la necesidad de tener cerca de __________ es como la necesi-dad de tener aire que respirar. Siento gran dolor de slo pensar en la separacin de __________. .704 .561 .548 .470 .445 .378 FACTOR IV. CELOS 75 El pensar que __________ est con otras personas me hace perder el control. __________ me provoca unos celos incontrolables. Siento constantemente celos de __________. Me morira si __________ se fijara en otra persona. .749 .651 .635 .405 FACTOR V. FISIOLGICO 74 Cuando no estoy con __________ siento un inmenso vaco en el est-mago. Cuando no veo frecuentemente a __________ pierdo el sueo. Dependo de __________ para poder vivir. Deseo constantemente que __________ est conmigo en todo momento. .694 .676 .516 .497 FACTORVI. EMOCIONES NEGATIVAS 74 Me enfermara emocional y fsicamente al no tener cerca a __________. Me da pnico si __________ no est junto a m. Me enoja que __________ no me incluya en sus planes. Me asusta la posibilidad de perder a __________. .735 .570 .551 .405 Contina ENSEANZA E INVESTIGACIN EN PSICOLOGAVOL. 10, NUM. 1: 127-141ENERO-JUNIO, 2005 137 FACTOR VII. NO ADICCIN 66 Si __________ no est, puedo hacer cualquier cosa. Puedo hacer cualquier cosa aunque no est __________. Mi vida no depende de la presencia de __________. .792 .778 .395 FACTOR VIII. CUIDADO A LA RELACIN 60 Constantemente cuido hasta el ms mnimo detalle que tenga que ver con __________. Aunque en ocasiones me sienta mal, busco estar constantemente con __________. No importa lo que otros digan sobre mi relacin con __________, pues yo me siento inmensamente feliz. .757 .655 .481 FACTOR IX. OBSESIN 58 Fantaseo y sueo excesivamente con __________. __________ me provoca un deseo inmenso. Siento una necesidad irresistible hacia __________. .598 .583 .374 FACTOR X. RESISTENCIA 40 A veces intento deshacerme de lo que siento por __________ y no pue-do. A veces no puedo hacer mi vida normal por estar pensando en __________. No me canso de estar con __________. .784 .665 -.408 DISCUSIN El amor tiene en la mayora de los casos una connotacin positiva; sin embargo, puede llegar a existir una parte oscura que surge ante la ur-gencia de necesitar al ser amado para poder sobrevivir. En este tenor, ocurre que algunas personas llegan a confundir el sentir una imperio-sanecesidadporelseramadocomounaformadesentirseplenosy seguros. Elpresenteestudiotuvoporobjetivoeldisearyvalidaruna medida de adiccin al amor aplicable a adolescentes, ya que esta no-cin de amor puede llegar a producir dao. As, se obtuvo una medida vlidayconfiablequemostr,porunlado,unaconcordanciaconcep-tualalta con las nocionesexpresadaspreviamentesobrelo que es la adiccin al amor (p.e. Howard, 2001) y, por otro, coeficientes en su ma-yora satisfactorios de consistencia interna. En cuanto a las dimensiones obtenidas, se lograron identificar las siguientes: El factor Dependencia se refiere al proceso de sumisin, subor-dinacin u obediencia, adiccin fsica o psicolgica que se tiene del ser CONSTRUCCIN Y VALIDACIN DE UNA ESCALA PARA MEDIR ADICCIN AL AMOR EN ADOLESCENTES 138 amado. Se encuentran aqu los reactivos que expresan la dependencia insanaporelotro,elsentirquelavidagiraentornoal,queesla fuente de toda satisfaccin y que sin esa persona nada tiene sentido. Asimismo,elfactorllamadoNecesidadapremianteremitealaurgen-cia de tener a la pareja, pues ante su ausencia la persona sufre, sien-te dolor y desesperacin y se percibe perdida y desorientada. Estos fac-tores se ven apoyados por Howard (2001), quien menciona que la adi-cin al amor es un sentimiento de fragmentacin, vaco, desesperacin, tristeza y extravo que la persona cree que slo puede remediar a tra-vs de su conexin con algo o alguien fuera de s. La dimensin de Alivio alude a la tranquilidad y confort experimen-tado al tener cerca al ser amado. La persona, para vivir, requiere el con-suelocomoalgoesencialydeshacerseasdecualquiermalestar.Al igualqueenlasadiccionesasustanciasqumicas,seobservansnto-maspsquicosyfsicosqueslosealiviancuandoserestableceel contacto con el ser amado (Barnetche, Maqueo y Martnez, 1999).Por su parte, el factor Celos tiene que ver con el temor de que el ser amado pueda preferir a otra persona, llegndose a sentir un pro-fundo dolor si eso sucediera. Debido a ese temor, la persona siente una prdidadecontrolydeseoscontinuosdevigilaralotro.Estadimen-sinseveapoyadaporlaliteraturasobreelamorcuandoLee(1976) cita el estilo de amor maniaco, cuya esencia es la bsqueda de control y la vigilancia del ser amado, y por Daz-Loving, Rivera y Flores (1989), quienes, al definir a los celos, afirman que es la prdida real o imagi-nada del ser amado que da pauta a la intriga, al dolor. Dentro de esta escalalasdimensionessedividieronencogniciones-estilosyemocio-nes-sentimientos, resaltando la obsesin por la pareja, la suspicacia e intriga,laconfianza-desconfianza,elenojoymolestia,elcontrolyel temor. En cuanto a las siguientes dos dimensiones, se obtuvieron en for-ma separada dos factores fuertemente relacionados en el nivel concep-tual: el factor denominado Fisiolgico, que evala los aspectos orgni-cos que el individuo experimenta cuando su objeto amoroso est au-sente, como perder el sueo, y el factor Emociones negativas, que tie-ne que ver con alteraciones anmicas tales como el pnico, el enojo y el temor experimentado al no tener cerca a la pareja. Estos factores son bsicos en esta erea pues definen lo que es el sndrome adictivo, el cual se compone de una serie de sntomas y signos que son comu-nes a las personas que sufren de adiccin, y adems se presentan en diversasadicciones,demaneraquesonuncomndenominador.Al ENSEANZA E INVESTIGACIN EN PSICOLOGAVOL. 10, NUM. 1: 127-141ENERO-JUNIO, 2005 139 respecto,Howard(2001)mencionaquesellegaaunpuntodondela relacinyanoproduceplaceryaquehaymuchodolorinvolucrado, pesealocual los amantes sufren agudos sntomas de privacin y ex-hiben los sntomas psquicos ya sealados. No adiccin es el nombre del siguiente factor, y es llamado de es-ta manera porque sus reactivos dan muestra de los aspectos no adicti-vosdeunarelacin,esdecir,abordacuestionesdeindependencia emocional respecto del ser amado. Fromm (1956) indica que una rela-cin saludable y amorosa no debe basarse en una necesidad imperio-sa por el otro sino en el crecimiento constante, que no quebranta a las personas implicadas ni la relacin, y que respeta los intereses perso-nales sin obligar a un acercamiento frentico. ElfactordenominadoCuidadoalarelacinserefierealasaten-cionesquesebrindanalseramado,cuidandoexageradamentelos detallesysinqueimporteelmundoexterior.Aqusemuestranlas conductasqueeladictoalamorrealizaparainvolucraryaduearse del ser amado; al cuidar esos detalles durante la interaccin cotidiana, elamantelograapoderarseemocionalmentedelaotrapersonayas evita ser desplazado de esa relacin. Elfactor Obsesinrenelospensamientos,ideas opreocupacio-nesconstantesyexcesivassobreelobjetodeamor.Enestetenor, Gwinnell(1999)planteaqueeltrminoobsesinseutilizapararefe-rirse a una situacin intelectual o conductual, y asimismo que las obse-sionesmscomunessonlascausadasporunarelacinamorosaya queparamuchaspersonasestarenamoradoesmuyparecidoauna obsesin,yquelaobsesinen s puedetambin parecerse mucho al amor. Por ltimo, el factor de Resistencia versa sobre el desafo emocio-nal, cognoscitivo y conductual del individuo hacia lo que le hace sentir el objeto de adiccin; as, el sujeto busca deshacerse de lo que siente por esa persona y controlar sus pensamientos hacia ella, pero sin lo-grarlo. Esta dimensin muestra la contienda que existe entre la salud ylapatologaamorosa,pueslapersonaseencuentraenunasitua-cin en la que, a pesar de sus sentimientos, busca recuperar el equi-librio emocional retando a su adiccin al amor y rebelndose contra sus propias necesidades. Comosehaceevidente,lasdimensionesobtenidasenesteins-trumento reflejan en forma fiel lo que es la experiencia de la dependen-cia,laobsesinyloscelosenunarelacinromntica,aspectosque CONSTRUCCIN Y VALIDACIN DE UNA ESCALA PARA MEDIR ADICCIN AL AMOR EN ADOLESCENTES 140 puedenllegaratornarsecadavezmspatolgicosydaarsusmis-mas bases y la autoestima de cada uno de sus miembros. Dado lo an-terior, se considera que la Escala de Adiccin al Amor en esta pobla-cinconstituyeunacontribucinimportantealestudiodel amorado-lescente, toda vez que tiene la capacidad de identificar algunos facto-resdestructivosdelasrelacionesensusetapastempranas.Deesta forma, representa una herramienta de aplicacin prctica en la clnica al dar la pauta hacia la generacin de investigacin bsica y aplicada en el rea de las relaciones personales. REFERENCIAS Alberoni, F. (1997). El primer amor. Barcelona: Gedisa. Barnetche, C., Maqueo, E. y Martnez, B. (1999). Quiero ser libre: De la codependen-cia a la coparticipacin positiva (21reimp). Mxico: Promexa. Daz-Guerrero, R (1994). Psicologa del mexicano. Mxico: Trillas. Daz-Loving, R. (1999). Una teora bio-psico-socio-cultural de la relacin de pareja. En AMEPSO (Ed.): Antologa psicosocial de la pareja. Mxico: Miguel ngel Po-rra y Asociacin Mexicana de Psicologa Social. Daz-Loving, R., Rivera, A. y Flores, G. (1989). Desarrollo y anlisis psicomtrico de una medida multidimensional de celos. Revista Mexicana de Psicologa, 6(2), 111-119. Echebura, E. (2000). Adicciones sin drogas? Las nuevas adicciones (2 ed.): Barce-lona: Descle de Brouwer. Fromm, E. (1956). The art of loving. New York: Harper & Row. Gaja, R (1995). El sndrome del amor. Barcelona: Planeta. Gwinnell, E. (1999). El amor en Internet. Barcelona: Paids. Hendrick, C. y Hendrick, S. (1986). A theory and method of love. Journal of Personality and Social Psychology, 50(2), 392-402.Hendrick,S.(1995).Closerelationships:Whattherapistscanlearn.NorthScituate, MA: Brooks/Cole Publishing Company.Howard, M. (2001). Cmo romper con su adiccin a una persona. Barcelona: Edicio-nes Obelisco. Lee, J.A. (1976). Love styles. London: J. M. Dent & Sons. Malo de Molina, C. (1992). Los espaoles y la sexualidad. Madrid: Temas de Hoy.Melody,P.yWells,M.A.(1992).Facingloveaddiction:Givingyourselfthepowerto change the way you love. New York: Harper Collins Publishers. ENSEANZA E INVESTIGACIN EN PSICOLOGAVOL. 10, NUM. 1: 127-141ENERO-JUNIO, 2005 141 Montagu, A (1975). The practice of love. Englewood Cliffs: Prentice-Hall. Ortega y Gasset, J. (1927). La eleccin del amor. En Obras Completas, V (pp. 591-602). Madrid: Revista de Occidente. Peele, S y Brodsky, J. (1975). Love and addiction. New York: Taplinger. Perlman, D. (2000, 25-27 de octubre). El lado oscuro de las relaciones. Trabajo pre-sentado en el VIII Congreso Mexicano de Psicologa Social y I Congreso Mexi-cano de Relaciones Personales. Guadalajara, Jal.: Instituto de Estudios Su-periores de Occidente.Pick, S. y Lpez, M. (1991). Como investigar en Ciencias Sociales. Mxico: Trillas. Rubin,Z.(1970).Measurementofromanticlove.JournalofPersonalityandSocial Psychology, 16, 265-263. Rubin, Z. (1973). Living and living: An invitation to social psychology. New York: Holt, Rinehart and Winston. Snchez,A.(1995).Elamorylacercanaenlasatisfaccindeparejaatravsdel ciclo de vida. Tesis indita de Maestra. Mxico: Facultad de Psicologa de la Universidad Nacional Autnoma de Mxico. Snchez,A.yVillanueva,O.(enprensa).Loclaroyoscurodelamorpasional.Re-vista Iberoamerica de Psicologa. Scoresby, A. (1997). The marriage dialogue reading, Boston, MA: Addison-Wesley. Schaeffer, B. (2000). Es amor o es adiccin? (4 reimp.). Mxico: Promexa. SexandLoveAddictsAnonymous(2003).S.L.A.A.TwelveSteps.Disponibleenl-nea: www.slaact.org.Solomon, R.L. y Corbit, J.D. (1974). An opponent process theory of motivation. Psy-chological Review, 81(2), 119-145. Stenberg, R. (1996). Historias de amor. Psicologa Contempornea, 3(1), 4-17. Turner, R. (1970). Family interaction. Nueva York: Wiley.Valds, M., Reyes, L. y Valladares, S. (1990). Psicofsica del amor en hombres y mu-jeres: una comparacin entre estudiantes de Mxico y Mrida. La Psicologa Social en Mxico, 3, 139-143. Yela, G. (2000). El amor desde la psicologa social. Madrid: Pirmide.