Click here to load reader

Colonialismo, neocolonialismo y · PDF fileColonialismo, neocolonialismo y racismo : el papel de la ideología y de la ciencia en las estrategias de control y dominación / Eduardo

  • View
    16

  • Download
    2

Embed Size (px)

Text of Colonialismo, neocolonialismo y · PDF fileColonialismo, neocolonialismo y racismo : el papel...

  • Colonialismo, neocolonialismo y racismo

    El papel de la ideología y de la ciencia en las estrategias

    de control y dominación

    Eduardo L. Menéndez

    México 2018

  • Primera edición, 2018

    D.R. © 2018, Universidad Nacional Autónoma de México Ciudad Unversitaria, 04510, CDMX, México Programa Universitario de Estudios de la Diversidad Cultural y la Interculturalidad

    ISBN: 978-607-30-1196-9

    Diseño y formación: Carlos A. Orenda Trujano

    Diseño de portada: L.D.G. Gabriela I. Lavín Maciel

    Imagen de la portada: Slave Ship (base de datos de Anti-Slavery International)

    Impreso y hecho en México / Printed and made in Mexico

    Todos los derechos están reservados. Ni esta publicación ni parte de ella pueden ser reproducidas, almacenadas o transmitidas, en cualquier forma o por cualquier medio, sea éste electrónico, mecánico, óptico, de grabado o de otro tipo, sin la autorización por escrito del titular de los derechos patrimoniales.

    Menéndez, Eduardo, L., autor. Colonialismo, neocolonialismo y racismo : el papel de la ideología y de la ciencia en las estrategias de control y dominación / Eduardo L. Menéndez. -- Primera edición. -– Ciudad de México : Universidad Nacional Autónoma de México, Programa Universitario de Estudios de la Diversidad Cultural y la Interculturalidad, 2018. 1 recurso en línea (156 páginas) : formato PDF

    Bibliografía: páginas 141-154 ISBN 978-607-30-1196-9 1. Racismo -– América Latina. 2. Discriminación racial -– América Latina. 3. Imperialismo -- América Latina. 4. América Latina -– Rela- ciones raciales. I. Universidad Nacional Autónoma de México. Programa Universitario de Estudios de la Diversidad Cultural y la Intercultura- lidad. II. Título. 305.80098-scdd22 Biblioteca Nacional de México

  • Colonialismo, neocolonialismo y racismo. El papel de la ideología y de la ciencia

    en las estrategias de control y dominación

    Eduardo L. Menéndez

  • Coordinador: José del Val

    Universidad Nacional Autónoma de México

    Coordinación de Humanidades

    Programa Universitario de Estudios de la Diversidad Cultural y la Interculturalidad

  • Índice

    Una muy pequeña presentación 11

    Capítulo 1 Colonialismo y racismo. Una introducción al análisis de las teorías racistas en la antropología social 17

    El distante objeto de la antropología 18 Las justificaciones teóricas del racismo 25 Violencia, distanciamiento y paternalismo 31

    Capítulo 2 Políticas coloniales y neocoloniales: de los teóricos de la colonización a las teorías antropológicas 43

    Neocolonialismo como etapa del proceso colonial 44 El reparto colonial: consecuencias y justificaciones 62 Descolonización y neocolonialismo: del evolucionismo al relativismo cultural 71 La pax colonizadora y sus ideólogos 83 Diferentes colonialismos y un mismo objetivo 88

  • Eduardo L. Menéndez

    8

    Capítulo 3 Racismo, colonialismo y violencia científica 101

    El racismo siempre está en los otros 104 Las adecuaciones políticas de la ciencia 112 Ya no hay razas, pero sí racismos 119 ¿Para qué sirve la ciencia? 131

    Bibliografía citada 141

  • Para Guillermo Bonfil Batalla

  • Una muy pequeña presentación

    El racismo suele aparecer identificado con el nazismo, el anti- semitismo, frecuentemente con el capitalismo y escasamente con nuestros racismos cotidianos latinoamericanos, ya que so- lemos colocar el racismo en los sectores ‘blancos’ de Estados Unidos, lo cual nos evita asumir nuestros racismos anti-indíge- nas y antiafroamericanos. Los racismos no son patrimonio del desarrollo capitalista ni de los países metropolitanos, pues no sólo son previos al capitalismo, sino que tanto los sistemas ‘alternativos’ como los denominados socialismos de Estado o reales, también desarrollaron toda una variedad de racismos que persisten hasta la actualidad.

    Actualmente los racismos emergen con fuerza en Europa respecto de los migrantes asiáticos, africanos y latinoamericanos, desarrollándose inclusive grupos y partidos políticos de corte fascista, que no sólo denuncian la penetración de migrantes, sino que justifican sus actitudes, aclarando que no apelan a criterios biológicos y sí, a un etnocentrismo basado en diferen- cias culturales.

    11

  • Eduardo L. Menéndez

    12

    De tal manera que el racismo sería parte del multicultura- lismo, es decir, que la mayor parte de los racismos desarrollados en los países metropolitanos pretenden ser racismos culturales asumiendo sin buscarlo, lo que constituye una aseveración correcta, dado que todos los racismos —inclusive los que apelan a las diferencias biológicas— han sido siempre racismos cultu- rales, ideológicos, sociales, políticos o económicos.

    Los sujetos y grupos humanos son constitutivamente etno- céntricos, ya que ven el mundo a partir de sus formas de vivir, y es a través de este proceso —común a todos nosotros— que se van a desarrollar los racismos en función de procesos que favore- cen e impulsan su desarrollo; como ocurre, por ejemplo, con las migraciones masivas, las cuales —en todos los casos docu- mentados— evidencian la generación de relaciones racistas que pueden concluir en el término de una o de dos generaciones o perpetuarse por tiempo casi indefinido.

    Como parte de estos procesos, hay dos momentos históricos que han dado lugar a racismos perdurables, que se caracterizan por haber surgido y desarrollado dentro de procesos de colo- nización y neocolonización. Me refiero al de la conquista y colonización europea de lo que se llamó América desde los siglos xv y xvi, y que supuso el reparto de nuestro continente entre las principales potencias europeas, así como el de la ex- pansión imperialista impulsada en el último tercio del siglo xix, que implicó el reparto planificado del mundo y especialmente de África, también por las principales potencias europeas y por Estados Unidos. Será durante este segundo momento que surgirán casi simultáneamente las teorías racistas y las ciencias antropológicas que, no olvidemos, colaboraron inicialmente de

  • Colonialismo, neocolonialismo y racismo

    13

    forma estrecha en la justificación de los racismos para —sobre todo después de la década de 1920— convertir algunas tendencias de la antropología social en uno de sus máximos críticos.

    Los textos que presento a continuación pretenden reflexio- nar, a partir de la antropología social, sobre procesos que una y otra vez emergen, porque nunca han terminado de concluir. Asumiendo que para nosotros el racismo no sólo se expresa a través de los campos de exterminio nazi o del Apartheid suda- fricano, sino también en las situaciones de pobreza, extrema pobreza, marginación y exclusión a las que son sometidos los indígenas que habitan países americanos. Y aunque algunos de nuestros grandes empresarios y dirigentes políticos se la- mentan de tanto en tanto por la situación de miseria de los pueblos originarios, y crean programas contra la pobreza y el hambre, no obstante sigue persistiendo, dado que es parte de una situación estructural agudizada en los últimos años.

    Los racismos evidencian la perduración de relaciones que inferiorizan, subordinan y posibilitan discriminaciones o ex- terminios pese a que han sido cuestionados, por lo menos desde principios del siglo xx y, sobre todo desde la década de los veinte, por las diferentes ciencias, desde las biológicas hasta las antropológicas.

    Por tanto, la cuestión a asumir es que las propuestas cien- tíficas en sí no modifican nuestras realidades, sino que los modificadores son los usos y desusos sociales de la ciencia. Por eso, respecto de la producción científica, tenemos que especificar cuáles son las fuerzas sociales que se hacen cargo de la misma, observando hacia dónde orientan sus productos y sus explicaciones. Ya que, por lo menos, desde finales del

  • Eduardo L. Menéndez

    14

    siglo xix, especialmente desde la década de 1920, la ciencia —y sobre todo las ciencias denominadas ‘duras’— ha sido orientada por los gobiernos y por las empresas privadas, co- laborando inten cional o funcionalmente en la perpetuación de los racismos.

    Los textos que se presentan a continuación fueron escritos entre finales de los sesenta y primeros años de los setenta,1 cuando el racismo, el colonialismo y el neocolonialismo preocupaban centralmente a una parte significativa de los in- telectuales latinoamericanos, considerando que los problemas analizados por dichos textos siguen vigentes, dado que no sólo seguimos viviendo dentro de relaciones racistas sino que —por lo menos en México— siguen dominando e incrementándose las desigualdades socioeconómicas y reproduciéndose la po- breza, la marginación y la discriminación sobre todo de los pueblos originarios.2 Asimismo, también se ha profundizado nuestra situación de dependencia económica, política y cien- tífica de tipo neocolonial, respecto de las cuales el racismo cumple un papel decisivo en su justificación y continuidad.

    Además, los considero vigen

Search related