Año Montagne

  • View
    213

  • Download
    1

Embed Size (px)

DESCRIPTION

Año Montagne

Text of Año Montagne

  • SOEMOS#no 19 - NOVIEMBRE - diciembre 2014

    JuntosRevista Marista de Pastoral Vocacional

    AO MONTAGNE: 2014 - 2015PREPARACIN AL BICENTENARIO DE LA FUNDACIN DEL INSTITUTO MARISTA

  • DPVI&O

    NdF

    S SALUDOSA todos los amigos y amigas maristas. 3Hno. Emili Tur: Carta del Superior General.El Futuro tiene un Corazn de Tienda. Carata motivacional con motivo del inicio del Ao Montagne.

    4

    IN & OUTActividades, videos, msica y ms para interiorizar, orar y compartir con todos.

    12

    CAMPAMENTO VOCACIONAL desde GUATEMALA 14

    SOEMOS SUMARIOJuntos

    2

  • SaludosA M I G O S Y A M I G A S :

    3

    Nuestro ltimo nmero de la revista por este ao 2014 es para disfrutrselo de principio a fin. El Hno. Emili Tur, superior general, nos dedica una her-mosa carta cuando iniciamos el camino de prepa-racin al Bicentenario Marista (2017). Lela despa-cio, haz un alto de vez en cuando, y revisa los ecos que surgen en tu corazn.

    Ser un buen primer paso para sentir con el Insti-tuto en el autntico significado de este itinerario, y para que juntos, los maristas de Champagnat, nos coloquemos como Mara a la escucha del Espritu que sigue haciendo nuevas todas las cosas.

    Doscientos aos son para celebrarse, pero ms an para VIVIRSE desde el agradecimiento y el com-promiso por refundar hoy el don de Dios hecho a Marcelino y a todos nosotros.

    Luego te proponemos algunas preguntas para ayudar en la reflexin y terminamos compartin-dote la experiencia del Campamento Vocacional Marista del pasado octubre. Si ests pensando que ya es tiempo para iniciar un proceso de refle-xin sobre tu proyecto de vida desde Dios, y quizs como marista, slo faltas t en la foto! Ests invi-tado a unirte.

    Que Mara Inmaculada y de Guadalupe nos acom-paen y bendigan a todos.

    Buena conclusin del Adviento y Feliz Navidad!

  • EL FUTURO TIENE UN CORAZN DE TIENDA

    QUERIDOS MARISTAS DE CHAMPAGNAT

    En el mensaje que grab en vdeo para la fiesta del pasado 6 de junio, anunciaba tres aos de preparacin para celebrar el bicentenario marista; cada uno de ellos est presidido por un icono que nos recuerda no slo un acontecimiento histrico, sino tambin una dimensin fundamen-tal de nuestra vida.

    A cada uno de estos temas pienso dedicar una carta, a medida que avance nuestro camino hacia 2017. La que hoy tenis en vuestras manos ofrece una reflexin sobre el tema global del bicen-tenario: Un nuevo comienzo.

    200 AOS DE RELATOS MARISTAS

    En sus doscientos aos de existencia, el Instituto marista ha visto cmo las distintas genera-ciones se iban pasando el relevo unas a otras, narrndose al odo, de manera casi imperceptible, historias que contenan lo esencial de su vida y misin. Desde la humilde casa de La Valla, los relatos se propagaron por todo el mundo, contados en mil lenguas diversas y en los ms variados contextos.

    Hno. Emili TurCarta del Superior General DPV

    4

  • Dentro del judasmo existe una corriente mstica llamada jasidismo, cuyos miembros se pasan unos a otros historias sobre sus lderes, sobre lo que han visto y odo como testigos privilegiados. Segn ellos, los vocablos usados para describir esas experiencias son algo ms que palabras; transmiten a las siguientes generaciones con tal realismo lo que ocurri, que esas mismas palabras se convierten en acontecimientos. Por ejemplo, si se explica un milagro, ste adquiere nuevo poder; la fuerza que se activ en aquel momento, vuelve a propagarse a travs de las palabras vivas y contina activa incluso despus de muchas generaciones.

    Hasta el da de hoy, cada generacin de maristas ha dado lo mejor de s para mantener viva la llama del carisma de Champagnat, don para la Iglesia y para el mundo. Nos han legado un pa-trimonio hecho de valores, de espritu, de formas de vida, de tradicin. Nos han entregado una historia, nuestra propia historia, el relato de las cosas que vivieron y que les marcaron a fuego el corazn. Sus relatos y sus vidas ardientes contagiaron a otros, que a su vez transmitieron a la siguiente generacin

    TRES GENERACIONES EN BSQUEDA: EL INSTITUTO COMO UNA TIENDA.

    Hoy, cercanos a la celebracin del bicentenario de nuestra fundacin, decimos que nos han toca-do vivir tiempos convulsos y, para algunos, quizs tambin confusos. A muchos nos gustara que, despus de tanto camino recorrido, todo fuera mucho ms claro y evidente, en vez de sentirnos, una vez ms, buscando a tientas cmo seguir avanzando.

    Reflexionando sobre la historia del Instituto, tengo la impresin de que, si bien seguimos tenien-do muy claro quines son los destinatarios de nuestra misin (nios y jvenes), tanto la manera de actuar como la estructura de la propia institucin han ido variando segn las circunstancias. Eso ha producido incomodidad a quienes queran seguridad y definiciones permanentes, pero nos ha dado agilidad y flexibilidad para llevar adelante nuestra misin de la manera ms ade-cuada a cada momento histrico.

    Mons. Tonino Bello, que soaba con la Iglesia del delantal, imagen que se ha hecho muy popular entre nosotros en estos ltimos aos, soaba tambin en la Iglesia como tienda:

    Debe parecerse la Iglesia a la piedra que est inmvil, o a la tienda que cambia, que se enrolla a la salida del sol, cuando el viandante se pone en camino para afron-tar un nuevo viaje?... La tienda ayuda a comprender que la Iglesia es una institucin precaria que anuncia solamente a Jesucristo; no se pone ella misma en el cen-tro, no es aquel eclesiocentrismo de la visin cristiana, sino el Cristocentrismo. Jess est en el centro, y la Igle-sia seala a Jess. La Iglesia est en marcha, la Iglesia camina con la humanidad, la Iglesia no debiera echar races y agarrarse a la tierra para estabilizarse, como la ostra a la roca La Iglesia debe ser mvil y quizs la tienda evoca mejor esta dimensin itinerante de la Iglesia

    5

  • PRIMERA GENERACIN

    Siguiendo con la imagen de las tres generaciones, echemos una ojeada a la primera de ellas, la de los primeros cien aos.

    Quizs tengamos la impresin de uniformidad y calma al contemplar ese perodo de nuestra his-toria, pero la verdad es que fue bastante agitado. Durante buena parte de ese siglo, los herma-nos trataron de encontrar su propia identidad en el seno de la Iglesia. As, vemos que se evolu-ciona desde ser un grupo apostlico a ser una asociacin, para luego pasar a ser congregacin; de hecho, sabemos que los religiosos de votos simples, como somos los Hermanos, no fueron reconocidos por la Iglesia como religiosos, hasta inicios del siglo XX. Adems, durante buena parte de ese perodo inicial, hubo sus dudas sobre el lugar que ocupamos en la Sociedad de Ma-ra, fluctuando entre considerarnos miembros de pleno derecho de esa Sociedad, a vernos como congregacin totalmente autnoma.

    SEGUNDA GENERACIN:

    Si fundacin y estructuracin son palabras que serviran para calificar a la generacin del primer siglo de nuestra historia, expansin, reestructuracin y refundacin son palabras de la segunda generacin, la del siglo XX.

    Este siglo se inicia bajo el signo de la secularizacin. Ya en 1903, el gobierno francs impone una alternativa al Instituto: o la disolucin o el exilio. En esas circunstancias, surge de nuevo una discusin similar a la de los orgenes: Hemos de ser una congregacin religiosa de enseanza o bien una sociedad apostlica con contornos ms o menos bien definidos?

    Como consecuencia de las leyes secularizadoras en Francia, el gobierno del Instituto decide en-viar a un gran nmero de hermanos hacia otros pases; y esto determina una enorme expansin 6

  • internacional del Instituto. Se introducen nuevas formas de gobierno y de descentralizacin, y se viven los primeros intentos de adaptacin a la realidad de los nuevos pases en los que el Instituto se ha establecido.

    Pero la palabra secularizacin, empleada en su sentido amplio, podra resumir por s misma toda la historia del siglo XX, ya que, casi por todas partes la congregacin se enfrenta a una seculari-zacin e incluso a un secularismo multiforme y permanente. La cuestin de fondo es cmo adap-tarse a un mundo en proceso rpido de secularizacin sin perder lo esencial de nuestro espritu.

    Esa pregunta cobra toda su fuerza en la segunda mitad del siglo XX, con la celebracin del Conci-lio Vaticano II. Nuestra identidad en el seno de la Iglesia aparece de nuevo cuestionada, y esto se agrava con el gran nmero de salidas de hermanos del Instituto. El H. Basilio, Superior general, invita a una conversin institucional (1971); despus de l, otros Superiores generales invitan a la refundacin y la reestructuracin. Lo cierto es que, en un breve perodo de tiempo, el Instituto experiment cambios profundos, en fidelidad a la invitacin de la Iglesia a retornar a las fuentes y al aggiornamento o renovacin.

    Fueron aos de destruccin y de reconstruccin, bien expresados por nuestra casa de lHermitage, renovada a fondo en ese perodo.

    TERCERA GENERACIN

    Al inicio del tercer centenario hablamos del deseo de un nuevo comienzo para el Instituto. Pero no es esto lo que ya hemos vivido repetidamente en los dos siglos anteriores, en bsqueda casi continua, tratando de adaptarnos a lo que se necesitaba en cada momento? Por qu sorpren-dernos de que ahora se nos pida de nuevo recomenzar?

    El futuro tiene corazn de tienda; as titula bellamente Ermes Ronchi uno de sus libros. No cono-cemos del todo el camino hacia el que orientar nuestros pasos, pero nos alegramos por ello y caminamos alentados por el Espritu y por la promesa del Seor, plantando y recogiendo nuestra tienda cuantas veces haga falta. Al estilo de Mara, peregrina de la fe, nos queremos instalar en lo provisional, en lo concreto, e ir avanzando juntamente con otros, discerniendo las llamadas

    7

  • del Espritu. No slo nos gusta imaginar a la Iglesia como una tienda, sino que ace