Carlos y el caballo

  • View
    129

  • Download
    0

Embed Size (px)

Text of Carlos y el caballo

CARLOS Y EL CABALLO

CARLOS Y EL CABALLO Carlos era un nio rico que tena todos los juguetes que se puedan imaginar. Su familia tena mucho dinero y siempre que algo le gustaba se lo compraban, as que realmente no tena ni idea de lo que costaba conseguir las cosas, ni se preocupaba por cuidarlas lo ms mnimo, y ni siquiera imaginaba lo difcil que resultaba para otros nios conseguir esos juguetes.

Pero lleg un momento en que estaba tan acostumbrado a todo tipo de juguetes y cachivaches, que quera algo diferente. Y uno de sus tos encontr en un precioso caballo, ese regalo diferente.

Carlos se ilusion muchsimo con su caballo. Aprendi a cabalgar y jugaba y lo llevaba de un lado a otro constantemente. Pero como trataba al caballo igual de mal que a todos sus dems juguetes, pronto el caballo empez a tener un aspecto descuidado y enfermizo, y por primera vez en su vida, el nio se preocup de verdad, porque quera mucho a aquel caballo, y no le vala para nada que le ofrecieran cambirselo por otro.Un da, mientras caminaba por el campo, vio pasar una nia con un caballo.

La nia tena un aspecto muy humilde, pero el caballo pareca alegre y su imagen era estupenda. Preguntndose cmo lo habra conseguido, empeza seguirlos disimuladamente, fijndose en todo lo que hacan y decan. Primero les sigui por el bosque, donde comprob que aquella nia nunca usaba la fusta ni golpeaba al caballo, al contrario de lo que l mismo hizo desde el primer da. Luego llegaron al establo y nada ms llegar, la nia dio de comer y beber al caballo, y se puso a cepillarlo con esmero. Carlos estaba sorprendido, porque l nunca haba hecho nada de aquello con su caballo.

Y as fue viendo que aquella nia dedicaba muchsimo tiempo y cario a cuidar de su caballo, y que lo haca todo ella misma, algo que nunca se le haba ocurrido hacer a l mismo, que slo se preocupaba de estar con el suyo cuando salan a jugar.

Carlos quera cambiar y hacer como ella, pero como nadie le haba enseado a comportarse as, decidi acercarse a la nia y pedirle que le enseara a cuidar de su caballo. Tras la primera sorpresa, ella acept encantada, y a su lado aprendi que poniendo esmero y cuidado en las cosas, estas se podan llegar a disfrutar mucho ms, y que se poda ser mucho ms feliz con unas pocas cosas muy especiales y queridas, que con miles de juguetes que slo servan para jugar un rato y abandonarlos.

Pero no todo fue fcil. Carlos tambin comprob que todos aquellos cuidados eran difciles y haca falta dedicar tiempo y esforzarse mucho para hacerlos bien. Y alguna vez incluso pens en volver a su antigua forma de tratar al caballo, pero cuando finalmente recuper toda su fuerza y esplendor, aquel primer paseo a caballo junto a su amiga le hizo tan feliz que incluso el doble de esfuerzo hubiera valido la pena.

Y a raz de aquello, fue el propio Carlos quien dej de pedir juguetes nuevos un da tras otro. Agradecido, regal muchsimos juguetes a su amiga y los dems nios del pueblo, y se qued slo con aquellos que le gustaban de verdad. Y al igual que haba aprendido a hacer con su caballo, se dedic a repararlos y cuidarlos, para poder disfrutar de verdad cuando jugara con ellos.

FIN