Melania xchino

  • View
    59

  • Download
    1

Embed Size (px)

Text of Melania xchino

  • Disponible en: http://www.redalyc.org/src/inicio/ArtPdfRed.jsp?iCve=67621192003

    RedalycSistema de Informacin Cientfica

    Red de Revistas Cientficas de Amrica Latina, el Caribe, Espaa y Portugal

    Arellano Ros, Alberto; Rivera Pahua, Yazmn

    Asociacionismo municipal y medio ambiente. La junta intermunicipal del ro Ayuquila,Jalisco

    Espacios Pblicos, vol. 14, nm. 31, mayo-agosto, 2011, pp. 32-56Universidad Autnoma del Estado de Mxico

    Mxico

    Cmo citar? Nmero completo Ms informacin del artculo Pgina de la revista

    Espacios PblicosISSN (Versin impresa): 1665-8140revistaespaciospublicos@yahoo.com.mxUniversidad Autnoma del Estado de MxicoMxico

    www.redalyc.orgProyecto acadmico sin fines de lucro, desarrollado bajo la iniciativa de acceso abierto

  • 32

    Resumen

    Este artculo describe a la Junta Intermunicipal del Ro Ayuquila (jira). Dicha experiencia ha sido considerada como una prctica de innovacin exitosa y es analizada desde el marco del asociacionismo y la cooperacin intermunicipal. Con este enfoque se esboza el desarrollo institucional del jira en particular, pero desde una perspectiva ms amplia da cuenta de algunos incentivos o limitaciones que enfrenta la asociacin municipal, reconocida en el artculo 115 de la Constitucin federal.

    palabras clave: asociacin y cooperacin municipal, jira, desarrollo institucional.

    AbstRAct

    This article describes the work of the Intermunicipal Group of the Ayuquila River (jira by its acronym in Spanish). The work of this organization has been considered a practice of successful innovation. It is analyzed from

    Doctor en Ciencias Sociales por el Centro de Investigaciones y Estudios Superiores en Antropologa Social (ciesas). Profesor-investigador en El Colegio de Jalisco.

    Abogada por la Universidad de Guadalajara y egresada de la Maestra en Gobierno y Administracin Pblica Estatal y Municipal de El Colegio de Jalisco.

    Asociacionismo municipal y medio ambiente. La junta intermunicipal del ro Ayuquila, Jalisco

    Fecha de recepcin: 08 de enero de 2011

    Fecha de aprobacin: 01 de marzo de 2011

    Alberto Arellano Ros*

    Yazmn Rivera Pahua**

  • 33

    Alberto Arellano Ros Yazmn Rivera Pahua

    the theoretical framework of associationism and municipal cooperation to outline the institutional development of jira. Later, from a wider perspective it explains some incentives and limitations confronted by jira arising from the reform of 115th article of the federal Constitution.

    Key worDs: associationism and municipal cooperation, jira, institution development.

    IntRoduccIn

    Este artculo analiza la Junta Intermunicipal del Ro Ayuquila, Jalisco, (jira). El periodo de estudio abarca de 1997 a 2010. En l se narran los factores que propiciaron que el jira fuera considerado una experiencia exitosa pblica municipal. En una intencin ms amplia, se observa, en el caso aludido, los problemas a los que se enfrentan los mecanismos de asociacin y cooperacin municipal en el sistema poltico mexicano. Para la consecucin de tal fin, el texto descansa en tres apartados. En el primero se sientan las bases de comprensin y el marco de anlisis de lo que se entiende por asociacionismo municipal. En el segundo se contextualiza la regin y el ro Ayuquila. En el tercero, que es el ms extenso, se detalla el proceso de cambio institucional en el que estuvo inmerso el jira, se describe su desarrollo institucional y cmo se relacionaron diversos actores e instituciones durante su proceso de creacin y consolidacin, los problemas que enfrenta, as como las relaciones intermunicipales generadas.

    el AsocIAcIonIsmo munIcIpAl

    Derivado de la reforma de diciembre de 1999 el sistema poltico mexicano cambi la forma de ver al gobierno municipal, dado que a ms de la capacidad administrativa reconocida en la reforma de 1983, el nuevo marco constitucional les concedi mayor au-tonoma y reconoci jurdicamente el vnculo y el mandato imperativo, que emanaba de la eleccin popular de sus ayuntamientos. As, la reforma al artculo 115 de la Constitucin federal, la cual entr en vigor a partir del 23 de marzo de 2000, les dio ms facultades y atribuciones. Reconoci al gobierno municipal, como tal y no como una instancia administrativa, adems estableci que los municipios participaran en la formulacin de planes de desarrollo regional y podran asociarse para la solucin de problemas o la prestacin de servicios en comn (Arroyo y Sanchez, 2003).

    De manera enftica la reforma de 1999 fue un avance significativo porque consider al ayuntamiento como un orden de gobierno. Dicho logro fue parte de un eslabn de cambios institucionales que se venan perfilando desde la reforma de 1983.

    En efecto, la travesa inici con la reforma de 1983, la cual otorg a los ayuntamientos facultades para expedir, de acuerdo con las bases de las legislaturas de los estados, los bandos de polica y buen gobierno, as como los reglamentos, circulares y disposiciones administrativas. Se facult a los municipios de un mismo estado para que, previo acuerdo de sus ayuntamientos y conforme a ley, pudieran coordinarse y

  • 34

    Asociacionismo municipal y medio ambiente. La junta intermunicipal del ro Ayuquila, Jalisco

    asociarse para la ms eficaz prestacin de los servicios pblicos. Se ratific la libertad municipal respecto de su administracin financiera y se determinaron elementos mnimos de un rgimen hacendario. Se determin la competencia municipal en materia de desarrollo urbano. Tambin se estableci el sistema de representacin proporcional para todos los municipios. El objeto de la reforma fue reforzar la libertad poltica del municipio, as como su autonoma administrativa y econmica (Guilln y Ziccardi, 2004: 26-29).

    Siguiendo a Tonatituh Guilln y Alicia Zicardi (2004: 26-29) su autonoma poltica se fortaleci mediante una mayor participacin ciudadana de los habitantes de los municipios, al ser ellos electores de sus autoridades a travs de un proceso electoral municipal. La reforma de 1983 contempl que cada municipio sera administrado por un ayuntamiento de eleccin directa, sin que mediara autoridad alguna entre ste y el estado. Adems, con la inclusin del principio de representacin proporcional para la eleccin de los ayuntamientos, se adquiri mayor autonoma poltica frente a las autoridades federales y estatales. De este modo, se fortific la autonoma y se garantiz su prevalencia al establecer un procedimiento al que deban sujetarse las legislaturas para suspender los ayuntamientos, declarar su desaparicin y suspender o revocar el mandato de alguno de los miembros.

    Concerniente a la autonoma financiera, la reforma constitucional de 1983 especific los ingresos municipales y reforz el principio de la libre administracin hacendaria. Mientras

    que la facultad reglamentaria municipal pretendi consolidar su autonoma en materia administrativa, urbanstica y para la proteccin ecolgica, al igual que especific los servicios pblicos que deba prestar el municipio (vase Guilln y Ziccardi, 2004: 26-29).

    Luego sigui la reforma de 1987 que excluy del texto del artculo 115 al gobierno de las entidades federativas, en cuanto a la eleccin de sus autoridades, las relaciones laborales entre los gobiernos estatales y sus trabajadores, as como lo referente a la celebracin de convenios entre la Federacin y estados en materia de operacin y ejecucin de obras, y en la prestacin de servicios pblicos. Estos elementos se incluyeron en el artculo 116 (vase Guilln y Ziccardi, 2004: 26-29).

    En 1995 se suscit una tercera reforma que incluy a los municipios, as, en el artculo 105 de la Constitucin federal se contempl su acceso al procedimiento de controversia constitucional (vase Guilln y Ziccardi, 2004: 26-29).

    Finalmente, la reforma al artculo 115 constitucional de 1999 ha sido hasta ahora la ms significativa por su avance; dado que defini con mayor claridad el carcter de la autoridad municipal, sus competencias propias, sus alcances y la frontera con respecto al poder estatal. Le otorg al municipio su carcter de rgano de gobierno (no slo administrativo) al dotarlo de competencias exclusivas, que slo el ayuntamiento podra transferirlas. Esto fortaleci al municipio frente a los gobiernos estatales (vase Guilln y Ziccardi, 2004: 26-29).

  • 35

    Alberto Arellano Ros Yazmn Rivera Pahua

    La reforma de 1999 introdujo que las leyes estatales tenan objetos y limitaciones claras, lo cual implic que la competencia reglamentaria del municipio se diera en aspectos propios de su competencia. Adems, la reforma, entre otras prerrogativas, permiti que el presidente municipal conservara el mando de las policas preventivas municipales; que las empresas paraestatales estuvieran atentas al pago del predial, garantizando el derecho de iniciativa en materia tributaria y los fortaleci al menos legalmente (vase Guilln y Ziccardi, 2004: 26-29).

    Sin embargo, y a pesar de las reformas que ha sufrido el municipio en los 20 aos recientes, an tiene lmites para llevar a cabo las funciones gubernamentales que se le atribuyen. Segn Miguel Bazdresh, desde una perspectiva territorial y no desde un enfoque de relaciones intergubernamentales o elementos funcionales, confina que no se piense en nuevas formas de interaccin entre los rdenes de gobierno y de stos con la comunidad ms all de la pertenencia al lugar (2010: 435).

    Empero, y como sea, la reforma de 1999 reconoci por fin el vnculo que haba entre las autoridades municipales con sus habitantes. Fue as que los ayuntamientos ya no slo administraban las unidades territoriales bsicas del Estado mexicano, sino que se daba respuesta a un complejo proceso de descentralizacin y democratizacin poltica.

    Vistas las reformas al artculo 115 constitu-cional desde el proceso de descentralizacin, stas han fallado por no avanz