Ades Dawn Fotomontaje

  • Published on
    19-Oct-2015

  • View
    751

  • Download
    1

Embed Size (px)

Transcript

<ul><li><p>fotomontaj Dawn Ades </p><p>FOTO QQ RAFA </p></li><li><p>La autora, Dawn Ades, naci en 1943, se gradu en la Universidad de Oxford y estudi Historia del Arte en el Courtauld Institute, Universidad de Londres. Es ca-tedrtica de Historia y Teora del Arte en la Universidad de Essex. Entre las expo-siciones que ha contribuido a organizar se cuentan Dada and Surrealism Reviewed (1978), Salvador Dal en la Tate Gallery de Liverpool (1998) y Francis Bacon, Dada y Surrealismo en la Bienal de Sao Paulo (1998). Ha publicado, en-tre otras obras, Francis Bacon (1985), Art in Latn AmecaiThe Modern Era, 1820-1980 (1993), y Surrealism: Desire Unbound (2001). </p></li><li><p>0Z61 'ooiueodiu a pigunean 'ZSOJO egjoag j </p></li><li><p>Por su generosidad a la hora de darme consejo, informacin y de prestarme mate-rial, debo dar las gracias a Andrei Nakov, Aaron Scharf, John Golding, Andrew Lanyon, Peter Wollen, Joseph Rykwert, Conroy Maddox, Tim Head, Csar Domela-Nieuwenhuis, Richard Shcppard, David King, Ron Orders, Norbert Bunge, Peter Kennard, Roger Cardinal y Andrew Brighton. </p><p>Ttulo original: Photomontage Publicado originalmente en el ao 1976 por Thames and Hudson Ltd., Londres </p><p>Versin castellana de Elena Llorens Pujol Diseo de la cubierta: Estudi Coma Fotografa de la cubierta: John Heartfield, Adolf el superhombre traga oro y suelta chatarra, 17 de julio de 1932 </p><p>Ninguna parte de esta publicacin, incluido el diseo de la cubierta, puede repro-ducirse, almacenarse o transmitirse de ninguna forma, ni por ningn medio, sea ste electrnico, qumico, mecnico, ptico, de grabacin o de fotocopia, sin la previa autorizacin escrita por parte de la Editorial. La Editorial no se pronuncia, ni expre-sa ni implcitamente, respecto a la exactitud de la informacin contenida en este libro, razn por la cual no puede asumir ningn tipo de responsabilidad en caso de error u omisin. </p><p> Thames and Hudson Ltd., 1976 para la edicin castellana Editorial Gustavo Gili, SA, Barcelona, 2002 </p><p>ISBN 84-252-1892-6 </p><p>Printed in Spain Fotocomposicin: ORMOGRAF, SA, Barcelona Depsito legal: B. 11.239-2002 Impresin: Hurope, SL, Barcelona </p><p>Editorial Gustavo Gili, SA 08029 Barcelona Rossell, 87-89. Tel. 93 322 81 61 Mxico, Naucalpan 53050 Valle de Bravo, 21. Tel. 55 60 60 11 </p></li><li><p>7&gt; </p><p>6* N </p><p>t* </p><p>V </p><p>Y </p><p>1f * </p><p>% s-</p></li><li><p>Prefacio a la nueva edicin </p><p>sta es una versin revisada y ampliada del l ibro Photomontage, publicado en 1976. Desde la fecha hasta ahora se ha publicado abundante material cr t ico e histrico relacionado con el tema de este l ibro, concretamente sobre d a d a s m o , constructivismo y surrealismo, un material que me ha servido en gran medida para contextualizar el fotomontaje tal y como aqu se trata. He incluido material nuevo all donde convena hacerlo, y he revisado algunos apartados. Sin embargo, no es tanto un nuevo l ibro cuanto una nueva edic in. Apenas se ha modificado la estructura temti-ca del original, y asimismo el nfasis puesto en el fotomontaje de las dca-das de 1920 y 1930. El apartado documental, originalmente a continua-c in del texto, ha sido ampliado con nuevas ilustraciones e integrado en el cuerpo del texto, cuya ex tens in sigue siendo ms o menos la misma. Pese a que incluyo obras ms recientes, no es m i in t enc in cubrir de manera representativa los usos c o n t e m p o r n e o s del fotomontaje; ste sera el tema de otro l ibro. </p><p>( i </p></li><li><p>CAPTULO U N O </p><p>Introduccin </p><p>La man ipu lac in de fotografas es tan antigua como la fotografa misma. El "dibujo fotognico", de Fox Talbot, uno de los primeros procedimien-tos fotogrficos inventado en la dcada de 1830, consista en la impres in 2 por contacto directo de hojas, he lchos , flores y dibujos, y fue redes-cubierto y utilizado con un repertorio de objetos casi inf ini to por Man 184, 185 Ray, Christian Schad y Moholy-Nagy en sus "fotogramas" de la dcada de 191 1920. En los libros de divulgacin del siglo x ix sobre "divertimentos foto-grficos" y fotografas retocadas se habla con entusiasmo de doble expo-sicin, de "fotografas de espr i tus" (a veces como resultado inesperado de un mal lavado de una vieja placa de co lod in , lo que haca aparecer vagamente en la foto la imagen anterior) , de doble impres in y de foto-grafas compuestas. Recortar y pegar imgenes fotogrficas sola formar parte del universo de los pasatiempos populares: postales cmicas, lbu- 3, 4 mes de fotografas, pantallas y recuerdos militares. 1 </p><p>La combinac in de fotografas y negativos fotogrficos t ambin se prac-tic en el contexto de las bellas artes o "pictrico". Uno de los ejemplos ms destacados lo constituye Los dos caminos de la vida (1857), de Oscar G. 6 Rejlander, una obra compuesta por ms de treinta negativos distintos. As la describi Walter Woodbury en Photographic Amusements: "se fueron colo-cando sucesivamente sobre papel fotosensible [...] y todo salvo la parte a impr imi r estaba cubierto de terciopelo negro". El alcance pico de la obra final (que m e d a 78,7 X 40,6 cm), su composic in elaborada y sus aspira-ciones alegricas la vinculan claramente con la pintura acadmica clsica; Rejlander opinaba que sus "cuadros mltiples", en relacin con la pintu-ra, p o d a n "demostrar al artista cuan til puede ser la fotografa como ayuda para la creacin artstica, no slo en los detalles, sino t ambin para preparar lo que puede considerarse como el esbozo ms perfecto de una composic in" . John Morrissey recur r i a un m t o d o ms simple para ela- 5 borar fotos compuestas: volviendo a fotografiar reproducciones de foto-grafas. En esta fotografa compuesta de 1896, Morrissey recor t repro-ducciones de fotografas del l ibro American Photography, las peg y volvi a fotografiar sobre un fondo preparado para la ocasin. </p><p>En el siglo x ix se acostumbraba a utilizar una impres in combinada como m t o d o para a a d i r figuras a una fotografa de paisaje, o bien para </p><p>7 </p></li><li><p>2 (arriba) William Henry Fox Talbot, Dibujo fotognico, c. 1835 </p><p>3 (arriba, derecha) Postal alemana, c. 1902 </p><p>4 (derecha) Menudo tro, 1914: postal de Poincar, el zar Nicols y Jorge V, aliados contra Alemania en la Primera Guerra Mundial </p></li><li><p>5 (arriba) John P. Morrissey, fotografa compuesta, 1896 </p><p>6 (abajo) Oscar G. Rejlander, Los dos caminos de la vida, 1857 </p><p>9 </p></li><li><p>10 </p></li><li><p>impr imi r un cielo diferente. Este l t imo tipo de impres in combinada serva para compensar los defectos de los primeros procedimientos foto-grficos, ya que era casi imposible, s egn explicaba Henry Peach Robin-son, obtener en una sola exposic in un n t ido detalle en primer plano y celajes interesantes. Robinson, un pintor convertido en fotgrafo profe-sional, cons igui crear sensacionales efectos atmosfricos como nubes tormentosas en Pascua en el norte (procedente de Art Photography, 1890), combinando dos exposiciones distintas. En la impres in combinada slo se utilizaba una parte de cada negativo de modo que la parte descartada era oscurecida, mientras que en la doble exposic in, segn la explica Woodbury, se impr imen los dos negativos o bien se hacen dos exposicio-nes del mismo negativo que luego se impr imen. </p><p>No todos los fotgrafos consideraban leg t ima esta prctica: a los miembros de la Sociedad Fotogrfica de Francia les estaba prohibido exponer montajes fotogrficos. 2 Robinson, por ejemplo, sigui practi-cando la impres in combinada incluso despus de que los avances en el terreno de los materiales fotogrficos la hicieran innecesaria, a la vez que las fotografas retocadas siguieron ejerciendo gran fascinacin. El cine, que por entonces daba sus primeros pasos, era el espacio natural para la mgica prct ica de los trucajes pt icos. Georges Mlis fue uno de los pri-meros directores de cine que e x p e r i m e n t con trucajes fotogrficos. 3 En la secuencia aqu ilustrada, de la pel cula El hombre de la cabeza de goma </p></li><li><p>(1902), parece que Mlis se hincha su propia cabeza (cortada) con un fuelle; se hizo volviendo a exponer la pelcula y reduciendo progresiva-mente la distancia entre l y la cmara . En otros filmes, como Viaje a la lunay Los cuatrocientos golpes del diablo, recurr i a utilizar decorados pintados y objetos construidos en combinac in con fotografas. Sin embargo, el fotomontaje ser tratado en este l ibro tal y como naci, en un contexto que no tiene nada que ver con el cine n i con la fotografa de aficionados o profesional. </p><p>El t r m i n o 'fotomontaje' fue inventado justo despus de la Primera Guerra Mundial , cuando los dadas tas berlineses necesitaron u n nombre para designar la nueva tcnica utilizada mediante i n t roducc in de foto-grafas en sus obras de arte. En el contexto del collage cubista y futurista se encuentran ya ejemplos aislados del uso de fotografas. En la obra de Carra, Oficial francs observando movimientos enemigos (1915), el artista ha pegado parte de una foto del mariscal Joffre, pasando revista a las tropas en el frente, en el lugar que c o r r e s p o n d e r a a la cabeza de una figura dibujada. La Mujer junto a un poste publicitario, de Malvich (1914), inclu-ye dos fragmentos fotogrficos. Aunque en estos casos las fotografas encoladas tienen un carc ter mucho ms ilustrativo que la mayor parte de collages cubistas y futuristas, no dejan de haber sido incorporadas a lo que es, ante todo, un dibujo o una pintura. Para los dadastas , las fotografas o fragmentos fotogrficos se convirtieron en los principales materiales estructuradores del cuadro. En definitiva, pues, esta palabra se divulg en el seno de este movimiento artst ico (o ant iar t s t ico) . Los dadas tas berli-neses escogieron este nombre con rara unanimidad, aunque aos ms tarde el grupo debat i r a sobre sus o r genes histricos exactos. "Preso de un afn innovador", escriba Raoul Hausmann, "necesitaba t amb in un nombre para esta tcnica, y con George Grosz, John Heartfield, Johannes Baader y Hannah H c h , decidimos llamar a estas obras photomontages. Esta palabra traduce nuestra aversin a representar el papel de artista, ya que, al considerarnos ingenieros (de a h nuestra preferencia por los monos de trabajo), h a b l b a m o s de construir, ensamblar [montieren] nuestras obras".4 En a l e m n , montage significa 'ajuste' o 'cadena de montaje', y Monteur, ' m e c n i c o ' , ' ingeniero' . John Heartfield, tal vez el profesional ms famoso del fotomontaje, era conocido entre los dadas tas como Mon-teur Heartfield, no n i c a m e n t e por sus fotomontajes, sino en reconoci-miento de la actitud, compartida por todos, hacia la propia obra y la rela-cin de sta con las j e r a r q u a s artsticas vigentes. </p><p>Los dadas tas berlineses emplearon la fotografa como imagen ready-made, y la pegaron j u n t o a recortes de per id icos y revistas, t ipografas y dibujos para formar una imagen explosiva y catica, un provocador des-</p><p>L2 </p></li><li><p>10 Raoul Hausmann, Retrato doble: Hausmann-Baader, 1920 </p><p>membramiento de la realidad. De ser un elemento de unos cuantos, la fotografa pas a d e s e m p e a r un papel dominante en las obras dadastas , para las que era una materia prima muy efectiva y apropiada. Su utiliza-cin formaba parte de la reaccin de los dadas tas contra la pintura al leo, considerada esencialmente irrepetible, privada y exclusiva. El foto-montaje, en cambio, pe r t enec a al mundo tecnolgico , al mundo de la comun icac in de masas y de la r e p r o d u c c i n fotomecnica." 1 Cuando Hannah H c h deca, a p rops i to del fotomontaje, "nuestro n ico pro- 14 psi to era integrar los objetos del mundo de las m q u i n a s y de la indus-tria al mundo del arte",1' creo que habr a que interpretarlo en el sentido de que los materiales del fotomontaje, concretamente fotografas de per id icos y revistas, estaban hechos con procedimientos mecnicos , pero t ambin en el sentido iconogrfico. </p><p>13 </p></li><li><p>Uvu&gt;. M HKOM KH3 PoA^eBKO Aci </p><p>MMTAMTE </p><p>H O 8 b l M ! </p><p>necD^ -</p><p>n O f l f l H C b l B A l l T E C b </p><p>K . v .,0. Hrj&gt;i&gt;. MCe </p><p>1 1 , 12 Ambas son un retrato de grupo de artistas y escritores asociados a publicaciones fundamentales de la dcada de 1920. (arriba) Pgina de Novy Lef, 1927', siguiendo las agujas del reloj empezando por arriba a la izquierda: Tretiakov, Brik, Maiakovski, Rodchenko, Asiev, Sklovski, Lavinski, Eisenstein, Pertsov, Pasternak, Zhemchuzhni, Neznamov, Kirsanov, Vertov, Stepanova y Kushner. Forman un grupo abierto de artistas, escritores y cineastas de "izquierdas", constructivistas incluidos, (abajo) Montaje de La Rvolution Surraliste, 1929, con fotografas de varios surrealistas alrededor del cuadro de Magritte No veo a la [mujer] escondida en el bosque; siguiendo las agujas del reloj, empezando por arriba a la izquierda: Alexandre, Aragn, Bretn, Buuel, Caupenne, luard, Fourrier, Magritte, Valentn, Thirion, Tanguy, Sadoul, Noug, Goemans, Ernst y Dal. Este montaje es anlogo a un retrato de grupo similar aparecido en el primer nmero de La Rvolution Surraliste; ambos podran compararse con el uso obsesivo de retratos y autorretratos en los fotomontajes dadastas. Bretn, lo mismo que Maiakovski, est situado arriba en el centro en una posicin predominante. </p></li><li><p>Los constructivistas rusos, quienes empezaron a experimentar con la in t roducc in de material fotogrfico por esas mismas fechas, apreciaron el fotomontaje por razones parecidas. Tanto los dadastas berlineses como los constructivistas rusos sent an la necesidad de alejarse de las limitaciones de la abstraccin, el estilo dominante del arte de vanguardia, sin tener que volver por ello a la pintura figurativa. Para ambos grupos, la especial rela-cin que mantiene la fotografa con la realidad convirti a la primera en la solucin creativa que buscaban, aunque cada uno iba a utilizarla para fines diferentes debido a las distintas condiciones en que hac an su trabajo. </p><p>Cabe enmarcar la invencin del fotomontaje dadas ta en el contexto del collage, si bien se o p o n a a l. Es evidente que se escogi este nombre para poner distancias entre ambas actividades, ya que el d a d a s m o vio u n potencial muy distinto en la nueva tcnica. Louis Aragn , en su ensayo de 1923 sobre los collages y los fotomontajes de Max Ernst titulado "Max Ernst, peintre des illusions", seala una diferencia fundamental entre las obras de Ernst y el collage cubista: "Para los cubistas, el sello, el pe r id ico 136-138 o la caja de cerillas que el p intor pega en sus cuadros tienen el valor de una prueba, un instrumento de control de la realidad misma del cuadro. [...] En Max Ernst es distinto [...] el collage pasa a ser un procedimiento po t i co cuya finalidad se opone por completo al collage cubista, cuya in tenc in es puramente realista".7 En un ensayo posterior, "La peinture au df i" (1930), Aragn distingue dos categoras de collage. la primera es aqul la en que el valor del elemento pegado se mide por sus cualidades figurativas; y la segunda, por sus cualidades materiales. En esta l t ima, sugiere Aragn , el collage slo funciona como enriquecimiento de la pale-ta, mientras que la primera profetiza la d i recc in a tomar, "donde la cosa expresada es ms importante que la manera de expresarla, donde el obje-to representado d e s e m p e a el papel de una palabra": 8 la d i r...</p></li></ul>