24-11-15-em

  • View
    199

  • Download
    1

Embed Size (px)

DESCRIPTION

DIARIOS ESPAÑA

Text of 24-11-15-em

  • MARTES 24 DE NOVIEMBRE DE 2015. AO XXVI. NMERO: 9468.

    EDICIN MADRID. PRECIO: 1,40 GELPMUNDO

    El que lucha contra nosotros nos refuerza los nervios y perfecciona nuestra habilidad (Edmund Burke)

    60 MEDIOS. Unidad Editorial transforma sus mtodos para el nuevo escenario digital Llama ya al

    91 275 19 88Ahorra

    199E al ao!Oferta

    BLACK FRIDAY

    EL MUNDO AL 30 % de descuento

    FERNANDO LZARO MADRID La legislatura comenz pocas sema-nas despus del anuncio del cese definitivo de los asesinatos de ETA y ha terminado pocos das antes de los atentados de Pars. Todo un sig-no del cambio que ha sufrido la lu-

    cha antiterrorista en los ltimos cuatro aos y que ha obligado a la seguridad del Estado a adaptar sus estructuras para hacer frente a la amenaza del yihadismo.

    Espaa ha incrementado sus plantillas policiales en este rea, ha

    impulsado las labores de Inteligen-cia dentro y fuera de nuestras fron-teras y ha potenciado el trabajo en internet, contratando a hackers muchos de ellos del Este y pidien-do ms colaboracin a las empresas de redes sociales.

    CARLOS SEGOVIA MADRID En una medida indita en las rela-ciones entre la Administracin cen-tral y una autonmica, los funciona-rios de la Generalitat podrn delatar directamente ante instancias del Es-tado actos ilegales. El Ministerio de

    Hacienda, dirigido por Cristbal Montoro, ha decidido crear un ca-nal de comunicacin con los em-pleados pblicos en Catalua para que puedan denunciar o consultar cualquier acto administrativo del que sospechen.

    EM2 / CIENCIA

    Mosquitos de laboratorio contra la malaria

    Antiterrorismo ficha a hackers del Este contra el yihadismo Las Fuerzas de Seguridad crean una red de expertos informticos para rastrear a terroristas y proteger las instituciones Z Las empresas de redes sociales deben colaborar ms, alertan

    SIGUE EN PGINA 10

    Z El IS usa la red Telegram para evitar a las agencias de Inteligencia PGINA 21

    Los funcionarios de Catalua podrn delatar a Montoro actos ilegales Hacienda impulsa un canal para que los empleados pblicos denuncien leyes o gastos soberanistas

    VIAJES

    Alaska, salvaje y primitiva

    bodegasmuga.com

    RIOJA

    La mayor farmacutica del mundo tributar en Irlanda

    PGINA 36

    PGINA 6

    PREPARADOS PARA EL COMBATE. Los marinos franceses escuchan a sus superiores en las tripas del portaaviones Charles de Gaulle, ante un helicptero colocado en uno de sus ascensores de cubierta. Desde ayer, los cazas de Pars ya despegan desde su armadura para

    bombardear objetivos yihadistas en Siria e Irak. Una escalada militar en la que Francia no est sola. El primer ministro David Cameron se ha convertido en puntal de la intervencin europea, armado de un presupuesto de guerra de 250.000 millones de euros para Defensa. AFP. PG. 20

    48 REAL MADRID. Florentino Prez denuncia una campaa contra l y contra el club

  • EL MUNDO. MARTES 24 DE NOVIEMBRE DE 2015

    2

    OPININ i

    EL NUEVO Aponiente es un teatro instalado en un antiguo molino de mareas de El Puerto de Santa Mara. Por la noche su aire es espectral y recuerda al de los hangares portuarios donde el teatro de los 60 rompi con la ceremonia italiana. Para llegar hay que meterse por un tnel de techo bajo que hace pensar que el gps ha cometido un error fatal: hasta que aparece redentor el arcdico cancerbero y se ocupa del coche. El edificio es de piedra, hierro y sal. Una locura. En la prehistoria de Aponiente un vaporcito entraba hasta la cocina. Aqu va a armarse un restaurante con esteros propios. Escucho el diseo de ngel Len sobre la prxima primavera. Pasearemos por la marisma con la copa de Fino Csar que el noble Juan Ruiz habr dejado en la mano. Un sushiman coger un pez vivo y no s que le har, pero lo comeremos enseguida, al sol, olvidados de que vivi. Al otro lado se extendern los huertos con su cachazudo sopor vegetal. Len habla mientras va cortando lonchas de sus embutidos marinos. La oferta ha crecido. Y ahora ya es el puerco el que trata de imitarlos.

    Los restaurantes espectculo han existido siempre. Pero aqu los cocineros, el hombre del vino, el jefe de sala y los camareros son los actores y la comida el argumento. Los temas son invariables: la muerte, el placer y la fuerza. La necesidad de reinventar el restaurante es un lugar comn entre los gastrnomos

    profesionales. No perciben que la gran mutacin ya se ha producido y que es la conversacin. Sera una falta de educacin intolerable que alguien hablara aqu de otra cosa que no fuera la comida. Nunca pude leer con msica ni or msica leyendo. Hablar de Hegel o de Rajoy en esta mesa slo inducira a la mezcla de gneros y al error inapelable. De modo similar a la pintura la cocina moderna permite ir comentando lo que se come. Para eso hay muchos platos, miniaturas sublimes. El men largo y estrecho ha roto con la montona masticacin de lo mismo. (La masticacin obstinada, que como cuenta Mary Roach en su petante Gulp, ni siquiera sirve para digerir mejor.) Igual sucede con el vino: la tercera copa del mismo aburre a las papilas mismas.

    Sobreviven gentes primitivas, tipo Boadella o Drag, que creen que comer sirve para alimentarse. Y la derivada an ms mojigata: que creen que el sexo sirve para la reproduccin. Los nuevos restaurantes, como este bravo Aponiente, slo se cuidan ya de nutrir el espritu, superando milenios de infinitas groseras urdidas a travs del canal alimentario.

    Esteros

    Los nuevos restaurantes, como este bravo Aponiente, slo se cuidan ya de nutrir el espritu

    SIN EL DEBIDO RESPETORICARDO

    CUANDO Mas es menos, los catalanes deben reflexionar muy seriamente. En el fondo, creo que ya lo hacen. Lo que de-ben es tomar decisiones. Una, ya, ms positiva que la de enterrar a Convergn-cia Democrtica (no sin claridad en la atribucin de responsabili-dades). Caiga quien caiga. Si no se acta con la verdadera verdad ante todo, nada bueno suceder. Basta de palabras; basta de ape-llidos codiciosos; basta de inventar los sentimientos del resto de Es-paa. De Mas, el menos. De su intrascendencia e irresponsabilidad. Sacar las verdaderas consecuencias: que cada palo aguante su ve-la y, sobre todo, su carencia de vela como sucede ahora. De ningu-na manera escribira esto si no sintiera verdadero amor por Cata-

    lua como lo siento por Andaluca (a la que tambin aconsejo descargarse de en-gorros). Un buen punto y aparte nos ofrece la mejor oportunidad. La palabra soberana es muy diferente de la palabra

    inoportunidad. Salta a la vista el desgobierno cataln, sobre todo a los ojos catalanes. Quienes opinan como yo son los mejores aman-tes de su Catalua, no de la enrevesada que tratan de inventar, si-no de la que hemos soado que compartiera, sin dejar de ser ella, la Historia con el resto de Espaa. Crear un nuevo pas es una mala excusa: no justifica errores. Catalua no necesita cambios en s misma sino en quien busca cambios esenciales. Sus nombres, los sabemos. Para ella, mi abrazo interminable.

    LA TRONERA ANTONIO GALA

    Punto y aparte

    LA MONARQUA de todos, la democra-cia pluralista plena, ampara a Pablo Igle-sias y a su partido Podemos, que, dentro de la ley, mantiene la ideologa que cree ms conveniente. Jueces como Jos Cas-tro y Juan Pedro Yllanes tienen todo el derecho a sentirse cerca de Podemos y a compartir sus ideas y planteamientos. Nada que reprochar. Jos Castro ha re-nunciado a figurar en la lista podemita por Baleares, pues ha preferido continuar en el puesto que le ha sido prorrogado. Juan Pedro Yllanes ha solicitado la exce-dencia voluntaria y los ciudadanos ten-drn ocasin de respaldarle o no con su voto dentro de la lista electoral de Pode-mos. Ese es el libre juego de personas e instituciones en el Estado de Derecho.

    Al juez Castro, que no es de carrera si-no un enchufado del cuarto turno, le han elogiado algunos por su tenacidad al aco-sar a la Infanta Cristina en el caso Nos hasta sentarla en el banquillo. Otros le han denostado al considerar escandalosa su persecucin contra la Infanta y la oje-riza con que la ha distinguido. Pedro Ho-rrach, desde su acreditada independencia, calific a Castro de taimado, aseguran-do que una leve brisa destruye la instruc-cin que hizo a la carta para pescar a la Infanta. En su fobia contra Doa Cris-tina, el juez ha buscado frenticamente la notoriedad, alargando la instruccin hasta la nusea para permanecer en los

    medios de comunicacin, en su obsesin por convertirse en un juez estrella.

    Los elogios al controvertido Jos Cas-tro han sido muchos y las crticas tam-bin, algunas demoledoras. Son muchos los que consideran evidente su intento de medro personal de cara al futuro. Juristas de mxima solvencia consideran que la Infanta Cristina, una mujer sencilla, tra-bajadora y solidaria, es por entero inocen-te y que la responsabilidad del caso Nos recae en Iaqui Urdangarn y en su socio.

    Eso lo decidir la Audiencia de Palma. Qu se hubiera dicho, en fin, en deter-

    minados peridicos impresos, hablados, audiovisuales y digitales si la novia de Pa-blo Iglesias hubiera sido acusada de co-meter un delito y el juez instructor, prime-ro, y el presidente del Tribunal, despus, fueran magistrados solicitados por un partido de extrema derecha para encabe-zar sus listas? Callan muchos, sin embar-go, ante la circunstancia reveladora de que el juez instructor del caso en el que se ha perseguido a la Infanta ha sido llama-

    do por Pablo Iglesias para encabezar la lista de Podemos por Baleares. Y que el presidente del Tribunal que la va a juzgar ha pedido la excedencia y se ha incorpo-rado a la lista de un partido instalado en la extrema izquierda.

    La Justicia ciega y equilibrada ha que-dado en entredicho. La opinin pblica ms responsable no sale de su asombro al conocer que el presidente del Tribunal que iba a juzgar a la Infanta par