HALLOWED de Tonya Hurley

  • View
    1.126

  • Download
    3

Embed Size (px)

Text of HALLOWED de Tonya Hurley

  • 1

    Suicidio en la tarde

    13 No me toquen! la voz de Cecilia rebot en las paredes blancas y los pisos de loseta del ala psiquitrica del hospital del Perpetuo Socorro e hizo vibrar las ventanas mugrientas. Su splica hizo eco en el pasillo. Agnes la alcanz a escuchar e intent desesperadamente abrir su puerta y golpe su venta na mientras gritaba el nombre de Cecilia. Todo fue en vano.

    Dije que me quiten las manos de encima exigi Ce cilia nuevamente.

    Ests loca le dijo el fornido enfermero y se rio de su peticin mientras le pona una atadura en la mueca derecha y la sujetaba a la sucia cama de hospital.

    Guau. Deberas haberte dedicado a ser detective dijo CeCe. Por si no te habas dado cuenta, aqu todos estamos locos.

    T h e b l e s s e d I I I

    9

    Hallowed, El ltimo sacrificio_int.indd 8 2/22/16 10:08 PM

  • Intent zafarse y se rasg la bata de hospital. Con el brazo que no tena atado a la cama lanz un puetazo a ciegas con la intencin de golpearlo.

    Clmate, perra! le grit ste e intent sujetar su debilitado brazo. El enfermero tena las manos grandes y llenas de callos, eran ms parecidas a las de un trabajador de la construccin o asesino a sueldo.

    No tienes muy buen trato con los pacientes le solt Cecilia, y junt toda la saliva que pudo para escuprsela en la cara. Luego actu con rapidez, le estamp el codo que tena libre en la parte suave de la garganta y lo hizo caer de rodillas. El hombre dio un grito ahogado para intentar recuperar el aliento, la dignidad y, por ltimo, la conciencia.

    Tambin golpeo como una perra, verdad?l tir de la alarma que estaba a su lado en la pared e hizo

    una seal de auxilio al colapsarse a los pies de Cecilia. La imagen del forzudo enfermero batallando por recuperarse le daba una enorme satisfaccin. Lo mir y rio.

    Ayuda! se burl Cecilia. Me ca y no puedo levantarme hizo una pausa. Deberan haberle pedido a una enfermera que hiciera este trabajo. Ah!, lo olvidaba. Eso hicieron.

    Un camillero se aproxim corriendo por el pasillo. Las suelas de hule de sus zapatos rechinaban en el piso recin encerado. Lleg unos segundos despus de que sonara la llamada de auxilio.

    Sujtala exigi el enfermero con voz ronca, frotndose el cuello adolorido y rojo. El camillero se sorprendi al

    T h e b l e s s e d I I I

    9

    Hallowed, El ltimo sacrificio_int.indd 9 2/22/16 10:08 PM

  • verla: un brazo atado a la cama y las piernas y el brazo libres azotndose sin control. Nadie hubiera adivinado que estaba semialetargada gracias al coctel de medicamentos que le haban obligado a tomar esa maana. Cecilia se le qued viendo y pudo notar que lo tena azorado, tal vez por la reputacin que tena, a lo cual ya estaba acostumbrada, o por su estado actual. El camillero se qued ah parado, mirndola revolcarse como una mariposa viva con las alas clavadas a una tabla.

    Se vea como un niito asustado al que haban convocado para realizar la labor de un hombre.

    Vamos, Billy. Hazlo... ahora lo inst el enfermero.Bill... murmur Cecilia, y su mente viaj de pronto a

    un milln de kilmetros de distancia y record a su mentor asesinado.

    Quieres salir de este lugar, no? le pregunt Billy en un intento por estabilizarla.

    No te preocupes. Saldr de una manera u otra, aunque sea en una caja respondi ella. Quieres acompaarme?

    El enfermero logr ponerse en pie, todava un poco inestable, y se recarg en la cama para recuperar el equilibrio. Busc una de las correas de cuero de la parte inferior de la cama y le at una de las piernas.

    No le vamos a administrar la anestesia ya? pregunt Billy sin aliento. Verla tan indefensa le pareca inquietante.

    No va a recibir anestesia. Son rdenes de arriba. Esta perra va a recibir el tratamiento antiguo.

    El enfermero sac del cajn de acero inoxidable un protector bucal de hule, que pareca tener dcadas de uso.

    1 0

    T h e b l e s s e d I I I

    1 1

    T O N Y A H U R L E Y

    Hallowed, El ltimo sacrificio_int.indd 10 2/22/16 10:08 PM

  • Estaba deformado de tanto usarse y apestaba a mal aliento y desinfectan te. Los ojos de Cecilia se abrieron ms. La mitad de su cuerpo estaba inutilizado. Vea su destino frente a ella en una bandeja oxidada.

    Esto es una reliquia la provoc el enfermero. Sabes para qu son, verdad?

    Lo que me sorprende es que t lo sepas, imbcil respondi Cecilia. Esa es una palabra muy elevada para ti.

    Mrate, atada y todava te pones altanera dijo el enfermero. Quin demonios te crees que eres?

    Soy el peor tipo de perra susurr ella. Soy una perra que no tiene nada que perder.

    Segn mi experiencia con lo que sucede en esta habitacin, s tienes algo que perder dijo mientras iba por ms material al armario oxidado: tu mente.

    Le coloc un babero alrededor de su largo cuello y tom el protector de la bandeja. Cecilia enfoc su mirada en el joven camillero, en busca de algn rastro de compasin con el cual conectarse para hacerlo entrar en razn.

    Billy, no quieres hacer esto dijo.l trag saliva.No le hagas caso, nio. Ya no tendr mucho que decir

    en unos quince minutos. Se quedar mirando al espacio, atrapada en ese cuerpo tan ardiente. Se apagarn las luces, no quedar nadie en casa, me entiendes? una sonrisa burlo na y perversa se dibuj en su rostro. Ardiente e indefen sa, tal como me gustan.

    T h e b l e s s e d I I I

    1 1

    Hallowed, El ltimo sacrificio_int.indd 11 2/22/16 10:08 PM

  • Billy asinti con renuencia, intentando combatir la sen sa cin de nuseas que empezaba a borbotear desde su es tmago.

    tale la otra pierna! ladr su superior.Con una mano, Billy sostuvo la pierna que estaba al aire

    mientras se esforzaba por abrir la correa de cuero restante con la otra. Ella mantuvo la vista fija en l todo el tiempo, intentando encontrar su parte humana, la parte creyente, la que ella saba estaba ah dentro, aunque tal vez l ni siquiera la haba reconocido an.

    Qu diablos ests esperando? Amarra a esta perra! or den el enfermero. Ahora!

    El enfermero sac un casco del gabinete de acero inoxidable, le coloc unos cojinetes blancos a cada lado en las sienes. Le apret las mejillas con fuerza en la unin de la mandbula para obligarla a abrir la boca e insertarle el protector que apenas le cupo en la boca y por poco la ahoga.

    Cecilia se resguard en su interior. Saba que esto sera el final. Pens que no tena caso retrasar lo inevitable. Cerr los ojos y empez a hablarle a Sebastian. Atrajo con desesperacin su rostro a su memoria. Estaba completamente calmada, vaci su mente de miedo o terror y los reemplaz con pensamientos sobre l. Slo de l.

    Cuando el enfermero sali corriendo para llamar al doctor que activara el interruptor, Billy le sujet la pierna que faltaba y empez a atarla. Todo indicaba que era el final.

    Lo lamento dijo Billy mientras abrochaba la correa.

    1 2

    T h e b l e s s e d I I I

    1 3

    T O N Y A H U R L E Y

    Hallowed, El ltimo sacrificio_int.indd 12 2/22/16 10:08 PM

  • Cecilia ya no escuch su disculpa. Estaba con Sebastian en lo ms profundo de su ser. De repente, empez a sentir tibia la pierna. Y luego caliente. Quemaba.

    Mierda! grit Billy, intentando sostenerla a pesar de que escuchaba el sonido de su propia piel chamuscndose.

    Mis manos!Billy hizo su mejor esfuerzo para sostenerla. No poda

    creer lo que estaba sucediendo, sin embargo, pens que tal vez el equipo podra estar defectuoso.

    Cecilia le dio un puntapi para que la soltara y azot la puerta de una patada. Tena los ojos todava cerrados, como si alguien o algo en su interior se hubiera encendido y hubiera activado su nica extremidad libre. Billy intent sostenerle la pierna otra vez, pero ella lo pate en la cara y lo tir al suelo. Luego escupi el protector bucal, se liber las manos e inhal profundamente.

    Tena razn, s tengo un cuerpo ardiente susurr.Abri los ojos de golpe y recorri la habitacin con la

    mirada en busca de un arma pero no encontr ninguna. No haba nada salvo las ventanas mugrosas ligeramente abiertas, una mquina que se pareca al sintetizador modular vin-tage con el que jug una vez en un estudio de grabacin, un conjunto de electrodos adicionales y varios medios galones de solucin salina conductora.

    Pens en correr hacia la ventana, salir por ah de un clava do y liberarse para siempre. Pero en vez de hacer esto, rompi la hoja de vidrio con la mano, tom una de las es quirlas del piso y cort la correa que an le ataba el otro tobillo.

    T h e b l e s s e d I I I

    1 3

    Hallowed, El ltimo sacrificio_int.indd 13 2/22/16 10:08 PM

  • El camillero segua aturdido pero agarr otra de las esquirlas que cubran el suelo frente a l.

    No lo hagas, Billy advirti Cecilia. No quiero las timarte.

    l tom un trozo de vidrio irregular y apunt hacia ella. Cecilia le dio una patada para tirrselo de la mano y despus le presion la mueca con el pie.

    Decisiones de vida, Billy. Te di una. T no me dejaste ninguna.

    Cecilia se estir hacia uno de los muebles junto a la mesa donde haba estado recostada y abri uno de los medios galones. Lo verti en el suelo. Primero uno, luego otro y otro ms, hasta que haba un barril entero de lquido conductor derramado alrededor de los pies del camillero hasta casi cubrirlos, as como el dobladillo de sus pantalones y una buena parte de la habitacin. Cecilia cerr la puerta con llave para evitar que saliera corriendo y se qued encerrada con l.

    Es el problema con los edificios viejos, Billy murmur. Los pisos no estn nivelados.

    La sangre proveniente de sus estigmas flua libremente por sus brazos, caa a su camisn, al piso mojado y se mezclaba, gota a gota, con la solucin.

    Cecilia se arranc el casco de metal y los cojinetes. Dej expuestas las puntas de los cables, gir la perilla de v