Click here to load reader

Sincronicidad- Carl Jung

  • View
    540

  • Download
    26

Embed Size (px)

DESCRIPTION

________________________________________________________________________________________________________

Text of Sincronicidad- Carl Jung

  • 1. SINCRONICIDAD (LG.Jung

2. SINCRONICIDAD 3. C.G. ]ungSINCRONCIDADditorial B irio,3.a. mlaga 4. Ttulo original Sinchroncrty Traducido del ingls por Pedro Jos Aguado Saiz C.G.Jung Editado en espaol con autorizacin de Walter Verlag A. G.,Olten,Suiza. de la presente edicin EDITORIAL SIRIO,S. A. C/Panaderos,9 - 29005 Mlaga Tel.(952) 22 40 72ISBN:84-86221-27-7 Depsito legal:B-40.083-1988Impreso en Espaaprinted in Spain Fotocomposicin:Asfocomp Producciones Grficas Editoriales C/Caspe,190 - 08013 Barcelona Tel.(93) 447 01 56 5. PREFACIOA1 escribir este libro,he cumplido una promesa que durante muchos aos me falt el valor de satisfacer.Las dicultades en su presentacin me parecan demasiado grandes,por Ia respon- sabilidad intelectual que se necesita para emprender un proyec- to de tal envergadura y por las deciencias de mi preparacin cientca.Si al final he vencido mis dudas y he abordado el te- ma,se debe,ante todo,a que mis experiencias sobre el fen- meno de la sincronicidad se han multiplicado con las dcadas,mientras que,por otra parte,mis investigaciones en la historia de los signos,especialmente sobre Piscis,me acercaron ms al hecho y,nalmente,porque llevo veinte aos aludiendo a la existencia de este fenmeno en mis escritos,sin estudiarlo en profundidad.Me gustara terminar con esta situacin insatis- factoria,aunque slo sea de fonna provisional,intentando ofre- cer una exposicin coherente de todo lo que tengo que decir al respecto.Espero que no se considere presuncin por mi parte si pido de la comprensin y buena voluntad del lector que acep- te manifestaciones poco comunes.De l se espera que se su- merja en regiones de la experiencia humana,que son oscuras,dudosas y rodeadas de prejuicios,amn de las dicultades inte- lectuales que el tratamiento y la aclaracin de un tema tan abs- tracto debe acarrear inevitablemente.Como cualquiera puede7 6. ver por sr mismo despus de leer unas cuantas paginas,no setrata de una descripcin y explicacin detalladas de este com- plicado fenmeno,sino solamente de un intento de esbozar el problema para descubrir algunos de sus mltiples aspectos y conexiones y dar a conocer un campo muy oscuro de mxima importancia losca.Como psiquiatra y psicoteraputa,me he enfrentado a menudo con el problema y me he convencido de lo mucho que estas experiencias interiores signican para mis pacientes.En la mayor parte de los casos.se trataba de co- sas de las que la gente no habla por miedo a quedar en ridiculo.Me sorprendi comprobar el gran nmero de personas que haban tenido experiencias de esta ndole y con qu celo guar- daron el secreto.Por eso,mi inters sobre este problema tiene una base tanto humana como cientca. -En la confeccin de mi obra,he contado con el apoyo de una serie de amigos a los que menciono en el texto.Me gustaria ex- presar aqu mi especial agradecimiento a la doctora LilianeFrey-Rohn.por su ayuda en el campo astrolgico. Agosto,1950 C.G.Jung. 7. CAPITULO PRIMEROExposicinLos descubrimientos de la fsica modema han introducido,como todo el mundo sabe,un cambio signicativo en nuestra concepcin cientca del mundo,haciendo aicos la validez ab- soluta de las leyes naturales al convertirlas en relativas.Las le- yes naturales son las verdades estadsticas.lo que signica que son completamente vlidas solamente cuando estamos tratando con cantidades macrofsicas.Cuando se cuenta con cantidades muy pequeas,la prediccin resulta insegura,si no imposible,puesto que no se ajustan igual a las leyes naturales conocidas. El principio losco que sustenta nuestro concepto de ley natural es la causalidad;pero si la relacin causa-efecto slo es vlida segn una base estadstica y slo es relativamente ver- dadera,entonces la utilidad del principio causal para explicar los procesos naturales es solamente relativa y,por tanto,se pre- supone que haran falta uno o mas factores distintos para dar una explicacin.Esto es tanto como decir que la relacin entre varios acontecimientos puede no ser causal en algunas circuns- tancias y requerir otro principio de explicacin 1.l. - Otro distinto o suplementario de los leyes del ozor.EDS. 8. Naturalmente,es intil que busquemos acontecimientos no causatvos en el macrocosmos,por la simple razn de que no podemos imaginar sucesos que no estn relacionados causal-mente y que no puedan tener una explicacin causal.Pero eso no signica que tales fenmenos no existan.Su existencia ocuando menos su posibilidad- se fundamenta,lgicamente,to-mando como premisa la verdad estadstica. El metodo experimental de investigacin tiene como n determinar sucesos regulares que pueden repetirse.En conse- cuencia,los sucesos nicos o raros estn excluidos de la lista.Adems,el experimento impone condiciones limitadas,pues su objetivo es obligar a la naturaleza a dar respuestas a las pre- guntas planteadas por el hombre.Por lo tanto,cada respuesta de la naturaleza est ms o menos inuida por el tipo de pre- gunta planteada y el resultado es siempre un producto hbrido.La llamada concepcin cientica del mundo,basada en es- to,apenas puede ser otra cosa que una visin psicolgica par- cial,que omite todos los aspectos,en modo alguno desde- ables,que no se pueden captar con la estadstica.Pero parece ser que,para comprender estos fenmenos nicos y raros,de- pendemos de descripciones igualmente nicas e individuales.Esto podra llevamos a una coleccin catica de curiosidades,algo parecido a esas viejas vitrinas de los museos de historia natural,donde uno puede encontrarse frente a fsiles y mons- truos anatmicos embotellados,el cuerno de un unicomio,una mandragora o una sirena disecada.Las ciencias dcscriptivas,sobre todo la biologa en el ms amplio sentido,estn familia- rizadas con estos especmenes nicos y basta con un ejemplar de un organismo,por increble que pueda parecer,para de- tenninar su existencia,ya que,ante la evidencia de lo que ven sus ojos,muchos observadores podrn convencerse por s1.- Noturwissenschoftliche Weltanschouung".lO 9. mismos de que tal criatura existe realmente.Pero,cuando tratamos con fenmenos efmeros que no dejan huellas palpa- bles tras s,salvo ciertos recuerdos sueltos (inconexos) en las mentes de las personas, . ya no basta con un simple testimonio,ni siquiera con varios,para hacer que un suceso aparezca como algo completamente creble.No hay ms que pensar en la notoria incertidumbre de los relatos de los testigos oculares.En tales circunstancias.nos vemos ante la necesidad de saber si el suceso aparentemente nico no se ha producido ms que en la experiencia que nos afecta a nosotros o,por el contrario,se pueden encontrar sucesos similares en otros lugares.Aqu el consensus omnium desempea un papel muy importante sociolgieamente,aunque empfricamente es algo dudoso,ya que slo en casos excepcionales puede servir el consensus om- nium para determinar hechos.El empirista no debe prescindir de l;pero tampoco puede conar demasiado.Los aconteci- mientos absolutamente nicos y efmeros,cuya existencia no podemos annar ni negar,nunca pueden ser objeto de una ciencia emprica;los sucesos raros podran considerarse ciertos,siempre que haya un nmero suciente de observaciones indi- viduales serias.La llamada posibilidad de tales sucesos no tiene ninguna importancia,pues el criterio de lo que es posible en cualquier poca depende de sus criterios racionalistas.No hay leyes naturales absolutas,a cuya autoridad se pueda recurrir en apoyo de los propios prejuicios.Lo ms que se puede pedir es que el nmero de observaciones individuales sea lo ms alto posible.Si dicho nmero cae dentro de los lmites estadsticos de la casualidad,entonces se ha probado estadsticamente que es un caso de casualidad;pero no se da ninguna explicacin:no ha sido ms que una excepcin a la regla general.Cuando,por ejemplo,el nmero de sntomas que indican la existencia de un complejo cae por debajo del nmero probable de fallos que se esperan durante el experimento de asociacin,no queda justi- eada la hiptesis de la inexistencia de algn complejo,lo cual11 10. no impide que,en principio,se consideren estas anormalidades como una pura casualidad]. Aunque,en biologia especialmente,nos movemos en un campo en el que las explicaciones causales no suelen ser satis- factorias en realidad,es poco menos que imposible- no vamos a ocupamos aqu de problemas de biologa,sino de la posibi- lidad de que haya algn campo general en el que los sucesos no causales no slo sean posibles,sino tambin reales. Actualmente contamos en nuestra experiencia con un campo inmenso cuya extensin es,por as decirlo,la contrapartida de la causalidad.-Es el mundo dela casualidad,en el que un even- to casual parece no tener relacin causal con el hecho coinciden- te.As,tendremos que examinar la naturaleza y toda la idea de casualidad con un poco ms de detenimiento.La casualidad de- be ser susceptible,obviamente,de algn tipo de explicacin cau- sal y se llama azar o coincidencia porque su causalidad no se ha descubierto todava.Como ya estamos plenamente conven- cidos de la absoluta validez de la ley de causalidad,damos por suciente esta explicacin de casualidad;pero.si la validez del principio causal es slo relativa,entonces,aunque en la mayor parte de los casos una serie aparentemente casual puede tener ex- plicacin causal,deben quedar todavia un nmero de casos que no maniesten ningn tipo de relacin causal.Por eso,nos en- frentamos con la tarea de examinar los sucesos y separar los acausales de los causales.Es lgico que el nmero de sucesos ex- plicables por causalidad ha de superar con mucho al nmero delos que suponemos acausales,razn por la que un observador supercial y parcial puede pasar por alto fcilmente los fen- menos acausales,relativamente raros.Tan pronto como tenemos1.- Cf.Jung,Studies in Word Association,traducido por M. D. Eder (Londres, 1918: Nuevo York,1919).EDS.12 11. que tratar con el problema del azar,se impone la necesidad de una evaluacin estadstica de los acontecimientos en cuestin. No se puede considerar el material emprico sin un criterio de distincin.Cmo vamos a reconocer combinaciones acau- sales de sucesos si es imposible examinar todos los aconte- cimientos casuales por su causalidad).La respuesta a esto es que los sucesos acausales pueden producirse con ms facilidad all donde parece inconcebible una conexin causal.Como ejemplo,citarla la duplicidad de los casos,fenmeno muy bien conocido por todos los mdicos.Algunos se producen tres o ms veces,por lo que Kammerer puede hablar de una ley de series,de 1a que da excelentes ejemplos.En la mayor parte de dichos casos,no existe la ms remota probabilidad de una relacin causal entre los sucesos coincidentes.Cuando,por ejemplo,me encuentro con que mi billete de tranva lleva el mismo nmero que el de la entrada del teatro que compro in- mediatamente despus y recibo esa misma noche una llamada telefnica en la que se menciona de nuevo ese mismo nmero como un nmero de telfono,me parece bastante improbable que haya una relacin causal entre ellos,aunque es evidente que cada suceso debe tener su propia causa.Por otra parte,s que los sucesos casuales tienen tendencia a caer dentro de agru- paciones no peridicas necesariamente tiene que ser asi,por- que de otra forma habria solamente una disposicin peridica o regular de acontecimientos que excluira por denicin al azar. Kammerer mantiene que,aunque las tendencias o sucesio- nes de hechos casuales no se encuentran sujetas a la accin de una causa comn,son,sin embargo,una expresin de inercia1.- Paul Kommerer,Das Gesetz der Serie (Srurtg ort y Berlin.1919).2.- ibid. , p.130. 3.- P.26. 9er,102f. 13 12. -tienen la cualidad de la persistencia.El explica como imitacin la simultaneidad al producirse lo mismo de fonna contigua 2. Aqu se contradice a s mismo,puesto que el curso del azar no se ha apartado del dominio de lo exp1icable,sino que,como caba esperar,permanece dentro de l y,por consi- guiente,se puede reducir,si no a una causa comn,s al menos a variascausas.Sus conceptos de serie,imitacin,atraccin e inercia pertenecen a una concepcin causal del mundo y slo nos dicen que el azar pertenece a la probabilidad estadstica y matemtica.Los verdaderos datos de Karnmerer no tienen ms que sucesos de azar cuya nica ley es la probabilidad;en otras palabras,no existe ninguna razn aparente por la que l buscase algo ms tras ello.Pero,por alguna oculta razn,busca algo ms que la mera comprobacin de la probabilidad busca una ley de la serie que le gustara introducir como principio que coexistiera con la causalidad y con la nalidad.Esta tendencia,como he dicho,no queda justificada en modo alguno en su tra- bajo.Slo puedo explicar esta palpable contradiccin suponien- do que l tena una intuicin distorsionada,aunque fascinante,de una disposicin y combinacin de fenmenos acausales,pro- bablemente porque,como todas las naturalezas sensibles y pro- fundas,no pudo eludir la impronta especial que deja en noso- tros el curso del azar y,por eso,de acuerdo con su mentalidad cientca,tom la intrpida decisin de postular una serie acau- sal basada en el material emprico,que permanece dentro de los1.- La ley de las sucesiones es una expresin de la inercia de los objetos implicados en sus repeticiones (por ejemplo.la produccin de series).La mayor Inercla de un conjunto de objetos y fuerzas (com parada con un solo objeto o fuerza) explica Ia persistencia de una constelacin idntico y Ia aparicin,en relacin con ella,de repetlclones durante largos periodos de tiempo.(Pag.107.)2.- P.130.3.- P.94.4.- Ei trmino probabilidad se refiere a una hiptesis casual (HiptesisNula).Este es el sentido con el que se emplea este termino normalmente en esta obra. 14 13. lmites de la probabilidad.Desgraciadamente,no alcanz una evaluacin cuantitativa de la sucesin.Semejante empresa ha- bra planteado indudablemente cuestiones que son difciles de responder.El mtodo casustico est bien para dar una orien- tacin general;pero slo la evaluacin cuantitativa o el mtodo estadstico prometen resultados en cuestiones de azar. Aparentemente,las agrupaciones casuales o series carecen de sentido,al menos segn nuestra forma actual de pensar,y caen,por regla general,dentro de los limites de la probabilidad.No obstante,hay incidentes cuya probabilidad parece dejar lugar a la duda.Por mencionar uno entre muchos ejemplos,voy a decir lo que observ el 1 de abril de 1949:Es viernes.Tenemos pescado para comer.A alguien se le ocu- rre mencionar la costumbre tradicional de dar inocentadas ese da*.Aquella misma maana escrib una nota que deca:Est ho- mo totus mediuspiscis ab imo.Por la tarde,una antigua pacien- te mia,ala que no haba visto desde haca meses,me ense algu- nos dibujos de peces,muy llamativos,que habia pintado por aquellos dias.Por la noche me ensearon un bordado con monstruos semejantes a peces.El 2 de abril por la maana,otra paciente,que no haba visto desde haca muchos aos,me con- t un sueo en el que,a orillas de un lago,vio un gran pez que nadaba hacia donde ella se encontraba y se puso a sus pies.Por aquel entonces yo estaba estudiando la simbologa del pez en la historia.Slo lo sabia una de las personas mencionadas aqu. Es completamente lgico suponer que se trata de un caso de coincidencia signicativa,es decir,una conexin acausal.Debo' Nota d el editor.El prim ero de Abril es en muchos pases de Europa Central el equivalente a nuestro dia de los Santos Inocentes,siendo la broma mas comn y casi exclusiva colgar en Ia espalda de alguien un pez de papel. 15 14. confesar que estos sucesos me impresionaron mucho.Me pare-ci que tenan alguna cualidad sobrenatural.En tales circuns- tancias nos inclinarnos a decir que eso no puede ser una simple coincidencia,sin saber exactamente lo que estamos diciendo.Kammerer,sin duda alguna,me hubiese recordado su seria- lidad.La fuerza de una impresin,no obstante,no prueba na- da ante la coincidencia fortuita de todos estos peces.Es muy extrao que el tema del pez aparezca no menos de seis veces en 24 horas;pero debemos recordar que el pescado en viemes es una cosa nonnal y el l de abril uno podria pensar muy f- cilmente en el pescado de abril.Por entonces,yo llevaba traba- jando varios meses sobre la simbologa del pez.Los peces apa- recen muchas veces como smbolos de satisfacciones incons- cientes.Por eso no hay justicacin posible para ver en ello al- go ms que una coincidencia del azar.Las sucesiones o las se- ries que se componen de lances bastante normales deben consi- derarse por el momento como algo fortuito i.Por muy amplio que pueda ser su radio de accin,deben catalogarse como co- nexiones acausales.Por eso,generalmente se admite que todas las coincidencias son golpes de suerte y no necesitan una inter- pretacin acausal.Esta teora puede y debe considerarse comol . - Lo misterioso de una serie de sucesos casuales aumenta en proporcin al nmero de sus trminos.Los contenidos inconscientes probabIemente arquetlplcos- forman por ello una constelacin,lo cual hace suponer que Ia serie ha sido causada por dichos contenidos.En vista de que no podemos concebir cmo puede ser asi sin recurrir a categorias magicas positivas.entonces dejamos seguir Ia simple impresin. 2.- Como complemento a Io que he dicho anteriormente.me gustara mencionar que estas lineas las escrib sentado junto a un Iago.Justo cuando termin de escribir esta frase,me encamin hacia el rompeolas y me encontr un pez muerto.de un pie de largo aproximadamente y sin heridas aparentes.La tarde anterior all no habla ningn pez.(Se supone que lo habla sacado del agua un ave de presa o un gato).El pez era el septimo en la serie. 3.- Nos encontrarnos ante una especie de dilema cuando tenemos que decidimos sobre el fenmeno que Stekel llama Ia compulsin del nom- bre.Lo que quiere decir con esta es que en ocasiones se producen coincidencias bastante grotescas entre el nombre de una persona y sus16 15. verdadera desde el momento en que falta la prueba de que su incidencia excede los lmites de probabilidad.En el caso de que se diera esta prueba,demostrar-fa al mismo tiempo que hay com- binaciones de sucesos de por s no causales y que,para expli- carlas,habra que plantear un factor incompatible con la causa- lidad.Entonces deberamos admitir que los fenmenos estn re- lacionados generalmente unos con otros,como cadenas causa- les por una parte,y,por otra,como una especie de conexin cruzada signzfcativa. En este momento me gustara llamar la atencin sobre un tra- tado de Schopenhauer,On the Apparent Design in the Fate of the Individual,que en principio fue padrino de los conceptos que estoy desarrollando ahora.Trata de la simultaneidad de lo que no guarda relacin causal,que nosotros llamamos azar.Scho- penhauer compara dicha simultaneidad con un smil geogrco en el que los paralelos representan una conexin cruzada entre los meridianos,a los que considera como cadenas causa1es3.Todos los eventos de la -vida de un hombre quedaran,por tanto,comprendidos en dos tipos bsicos de conexiones:por peculiaridades o profesin.Por ejemplo.Herr Gross (Seor Grande) pade- ce delirio de grandeza.Herr Kleiner (Seor Pequeo) tiene complejo de inferioridad.Las hermanas Aitmann se casan con hombres que tienen veinte aos mas que ellas.Herr Feist (Seor Robusto) es ministro de alimentacin.Herr Rosstuscher (Sr.Negociador astuto) es abogado;Her Kalberer (Sr.Caiver-to calve en ingles signica parir Ia vaca-J estoclogo.Herr Freud (alegria) defiende el principio del placer,Herr Adler (auila) tiene ansias de poder,Herr Jung (joven) la idea de la reencarnacin.y asi sucesivamente.son caprichos del azar o los efectos sugestivos del nom- bre.como Stekel parece sugerir.o son mas bien coincidencias significa- tivas"?(Die Verptiichtung Des Names .Zeitschrift fr Psychotherapie una medzinische Psychologle,Stuttgart.lll,i9i i,no ss. )ri. - Parerga und Paralipomena.I,ed.por R.von Koeber (Berlin,198i).Cl. Traduccin de David Irvine (Londres,i913),cuya referencia damos por conveniencia.aunque no se cite aqui. 2.- lbd.p.40 (Irvine.p.41) 3.- Pag.39 (Irvine,p.39 s. )17 16. una parte,la conexin objetiva y causal del proceso natural, por otra,la subjetiva,que depende nicamente del individuo que la experimenta y es,por lo tanto,tan subjetiva como sus propios sueos . ..Ambos tipos de conexin se dan simultneamente y el propio suceso,aunque sirve de nexo entre dos cadenas total- mente diferentes,sin embargo,se produce en los dos,de tal for- ma que el destino de un individuo se adapta al sino de otro y cada uno es el hroe de su propio drama mientras que,al mismo tiempo,aparece en un drama ajeno a l -esto es algo que sobre- pasa nuestra capacidad de comprensin y slo puede conce- birse como posible en virtud de la ms maravillosa armona preestablecida . En su opinin el sujeto del gran sueo de la vida. .. no es ms que uno,la Voluntad Trascendental,la prima causa,de la que salen como radios todas las cadenas causales lo mismo que los meridianos salen de los polos y,al cruzarse con los para- lelos,establecen sus respectivas posiciones en una signicativa relacin de simultaneidad.Schopenhauer crea en el detenni- nismo absoluto del proceso natural y adems en una causa prime- ra.No hay nada que pruebe ninguna de las dos suposiciones.La causa primera es un mito losco,solamente creble cuando aparece en forma de la antigua paradoja EV 1:0 rcoiv,como uni- dad y multiplicidad a la vez.La idea de que los puntos simul- tneos de las cadenas causales,o meridianos,representan coin- cidencias signicativas slo podra mantenerse si la causa pri- mera fuese realmente una unidad.Pero en caso de ser una multi- plicidad,cosa que tambin es posible,se viene abajo toda la teo- ria de Schopenhauer,aparte de que,como hemos descubierto hace poco,la ley natural tiene una validez meramente estadstica1.- Pag.45 (Irvine,p.49 s. ) 2.- Pag.46 (Irvine,p.50) 3.- De ahi mi termino sincronicidad. 18 17. y por lo tanto deja la puerta abierta al indetenninismo.Ni la reexin losca ni la experiencia pueden proporcionar nin- guna evidencia del curso normal de estos dos tipos de relacin,en los que la misma cosa hace a la vez de sujeto y de objeto.Los pensamientos y escritos de Schopenhauer pertenecen a una poca en que la causalidad imperaba como una categora a priori y haba que echar mano a ella para explicar coincidencias signicativas.Pero,como hemos visto,slo puede hacerse con cierto margen de probabilidad si recurrimos a la otra suposi- cin,igualmente arbitraria,de la unidad de la causa primera.Entonces se considera como una necesidad que cada punto de un meridiano dado mantenga una signicativa relacin de coin- cidencia con cualquier otro punto del mismo grado de latitud.Esta conclusin,sin embargo,va mas all de los lmites de lo empricamente posible,pues reconoce coincidencias signica- tivas entre hechos que se producen de forma tan regular y sis- temtica que su comprobacin sera innecesaria o la cosa ms simple del mundo.Los ejemplos de Schopenhauer tienen tanto o tan poco poder de conviccin como los dems.Sin embargo,hay que reconocerle que vio el problema y comprendi que no hay explicaciones fciles ad hac.Como este problema afecta a las bases de nuestra epistemologa,el,siguiendo la tendencia general de su losofa,lo dedujo partiendo de una premisa tras- cendental,de la Voluntad que crea la vida y el ser a todos los niveles y da fonna a cada uno de ellos de tal manera que no slo estn en armona con sus paralelos sincrnicos,sino quetambin preparan y disponen acontecimientos futuros en forma de Destino o Providencia. En contraste con el acostumbrado pesimismo de Schopen- hauer,esta teora tiene un tono casi cordial y optimista,difcil de compartir en nuestros das.Uno de los siglos ms problem- ticos e importantes que el mundo ha conocido nos separa de esa poca,de ideas medievales todava,en que la mente losca19 18. crea que poda ir con sus armaciones ms all de donde pu-diese llegar la demostracin emprica.Era una poca de am- plias miras,que no se detuvo a pensar que se haban alcanzado los lmites de la naturaleza precisamente donde los cientcos que trazaban los caminos hicieron una detencin temporal.As,Schopenhauer,con una verdadera visin losca,abri un campo para la reexin,cuya fenomenologa peculiar no estaba preparado para entender,aunque la perl con mayor o menor correccin.Comprendi que,con sus omna y praesagia,la as- trologa y los diversos mtodos intuitivos de interpretacin del destino tenan un denominador comn que intent descubrir por medio de la especulacin trascendental.Se dio cuenta,con acierto tambin,de que era un problema de principio de primer orden,distinto a todos los anteriores y posteriores que operaban con ftiles ideas de una especie de transmisin de energa y,por conveniencia propia,lo desecho todo como si fueran de- satinos para soslayar una tarea demasiado difcil.El intento de Schopenhauercs el ms notable,ya que lo hizo en el momento en que los tremendos avances de las ciencias naturales haban convencido a todo el mundo de que la causalidad por s sola poda considerarse como el ltimo principio de la explicacin.En vez de ignorar todas esas experiencias que se resisten a in- clinarse ante la ley soberana de la causalidad,intent,como he- mos visto,encajarlas dentro de su concepcin determinista del mundo.Al hacer esto,viol conceptos como los de preguracin,correspondencia o armona preestablccida que,como un orden universal que coexiste con el causal,han servido siempre al hombre de base para sus explicaciones de la naturaleza,dentro del esquema causal,probablemente porque,aunque no pona en duda su validez,crey acertadamcnte que a la concepcinl . - Aau debo hacer una excepcin con Kant,cuyo tratado Dreams of a Spirit-Beer,Illustrated by dreams of Metaphysics (raducin inglesa.Londres,i900) indicaba el camino hacia Schopenhauer. 20 19. cientca del mundo,basada en la ley natural,le faltaba,sin embargo,algo que haba desempeado un papel importante en la concepcin clsica y medieval (como sucede tambin en los sentimientos intuitivos del hombre moderno). El conjunto de hechos recopilados por Gurney,Myers y Pod- mor inspiraron a otros tres investigadores Dariex 2, Richet 3 y Flammarion para afrontar el problema como un clculo de probabilidades.Dariex encontr una probabilidad de 1:4.114.545 para precogniciones telepticas dela muerte,lo que signica que la explicacin de tal aviso como producto del azar es ms de cuatro millones de veces ms improbable que admitirlo como una coincidencia signicativa teleptica o acau- sal.El astrnomo Flammarion calcul una probabilidad de no menos de 12804622222 para un ejemplo cuidadosamente ana- lizado de fantasmas en vivo".Fue el primero tambin en enla- zar.casos dudosos con el inters general de los fenmenos re- lacionados con la muerte.As,cuenta que ,cuando escriba su li- bro sobre la atmsfera,estaba precisamente con el captulo que trata de la fuerza elica cuando vino una ventolera repentina y to- dos los papeles de la mesa salieron volando por la ventana.Tam- bien eita, como ejemplo de triple coincidencia,lahistoria de Mon- sieur de Fongibu y el budin de ciruela 7. El hecho mencionarl . - Edmund Gurney,Frederic W. H. Myers and Frank Podmore.Phanrasms of the Living (2 voI. . Londres 1886). 2.- Xavier Dariex.Le Hazard et la Tlpathie,Annaies des sciencespsychiques (Paris).| (1891).295-304.3_- Charles Richet.Relations de diverses experiences sur transmissionmentale.Ia lucidlt ,et autres phnomnes non explicables por les donnes scientiques actuelles,Proceedings of the Society for Physical Research(London).V (1888).18-168.4.- Camille FlammarionJhe Unknown (Londonand NewYork.1900) pp.19 l ss. 5.- Ibid. . p.202.. - P.192 ss7.- Pp.194 ss.Cuando un tal seor Deschamps era nio y viva en Orleans.otro seor,conocido como el seor de Fortgibu.le dio un pedazo de budin de ciruelas y pasas.Diez aos despus descubri otro budin de ciruelas y21 20. estas coincidencias,sin relacin alguna con el problema de latelepata,demuestra que Flammaiion tena una clara intuicin,aunque inconsciente,de un principio mucho ms amplio. El escritor Wilhelm von Scholzl ha recopilado una serie de historias en las que se observan las extraas formas en que los objetos robados o perdidos vuelven a sus propietarios.Entre otras,cuenta la historia de una madre que hizo una fotografia a su hijo pequeo en Ia Selva Negra.Dej en Estrasburgo el ca- mete para que lo revelasen;pero,al comenzar la guerra,no pu- do ir a recogerlo y lo dio por perdido.En 1916 compr un carre- te en Frankfort para retratar a su hija,que haba nacido despus.Cuando se revel el negativo se encontr que estaba impresio- nado dos veces:la imagen que haba debajo era 1a fotografia que habia tomado a su hijo en 1914!.La vieja pelcula no se haba revelado y,de alguna fonna,se haba puesto en circulacin de nuevo entre las pelculas virgenes.El autor llega a la compren- sible conclusin de que todo apunta a la atraccin mutua de los objetos relacionados o a una afmidad electiva.Sospecha que estos sucesos estn dispuestos como si se tratara del sueo de una mayor y ms comprensiva conciencia,incognoscible". Herbert Silberer enfoca el problema del azar desde un pun- to de vista psicolgico.Dice que coincidencias aparentemente signicativas son,en parte,disposiciones inconscientes y,enpasas en un restaurante de Pars y pidi una racin;pero acababa de pedirlo el seor de Fortgibu.Muchos aos despus el seor Deschamps estaba invitado a tomar un budin de ciruelas v pasas como algo muy especial,Mientras Io estaba comiendo se dio cuenta de que lo nico que faltaba era el seor de Fortgibu.En aquel momento se abri la puerta y un hombre muy viejo y desorlentado entro:se trataba del seor de Fortgibu. que habia tomado una direccin errnea y se present en la esta por equivocacin. 1.- Der Zufall:Eine Vorform des Schicksals (Stuttgart,1924).2.- Der Zufaii und die Koboldstreiche des Unbewussten (Schritten zur Seelenkunde und Erziehungskunst,n'lll. ' Bern and Leipzig.192i). 22 21. parte,interpretaciones arbitrarias e inconscientes.No tiene en cuenta los fenmenos parapsicolgicos o de simultaneidad y,en teoria,no va mucho ms all del causalismo de Schopenhauer.Aparte de la valiosa critica psicolgica de nuestros mtodos de evaluar el azar,el estudio de Silberer no contiene ninguna re- ferencia a la manifestacin de coincidencias signicativas co- mo las entendemos aqu. La evidencia denitiva dc la existencia de combinaciones de sucesos acausales nos ha llegado,con las correspondientes reservas cientcas,no hace mucho tiempo,principalmente por los experimentos de J. B. Rhine y sus seguidores ,que no han reconocido,sin embargo,el gran alcance de las conclusiones que deben deducirse de sus descubrimientos.Hasta ahora,no se ha presentado contra estos experimentos ningn argumento cr- tico que no pueda contradecirse.El experimento consiste,en principio,en que una persona vuelve,una tras otra,una serie de cartas numeradas que tienen simples guras geomtricas,mien- tras otra persona,separada por una pantalla,trata de adivinar los signos de las cartas que se van poniendo boca arriba.Se uti- liza un mazo de veinticinco cartas,divididas en grupos de cinco que llevan el mismo signo.Cinco estn marcadas con una es- trella,cinco con un cuadrado,cinco con un crculo,cinco con lneas onduladas y otras cinco con una cruz.Como es lgico,esta persona no conoce el orden en que est dispuesto el mazol . - J . B. Rhine.Extra-Sensory Perception (Boston.1934) and New Frontiers of the Mind (New York.1937).J. G. Pratt,J. B. Rhine,C. E. Stuart.BM.Smith.and J. A. Greenwood.Extra-sensory Perception after Sixty Years (New York. i940).Una visin general de los descubrimientos de Rhine.The Reach of the Mind (London and New York.i948: ln Penguin Books.i954).vtambln en elvalioso libro de J. N.M.Tyrrel.The Personality of Man (Penguin Books.London.i947).Un pequeo resumen de Rhine.An Introduction to the Work of Extra-Sensory Perception",Transactions of the New York Academy of Sciences, Series ll,Xll (i950).l4 ss.SG.Soal and F.Batem an,Modern Experiments in Teiepathy (London,1954). 23 22. ni la otra tiene ocasin de ver las cartas.Muchas de las pruebasfueron negativas,puesto que el resultado no sobrepas la pro- babilidad de cinco golpes de suerte.En otros casos,hubo resul- tados que estaban claramente por encima de la probabilidad.La primera serie de pruebas consista en que cada sujeto intentara adivinar las cartas ochocientas veces.El resultado medio fue de 6,5 aciertos por cada veinticinco cartas,lo que supone un 1,5 ms que la probabilidad de cinco golpes de suerte.La probabi- lidad de que se produzca una desviacin del azar de 1,5 con el nmero cinco es de 12250000. Esta proporcin demuestra que la probabilidad de una desviacin del azar no es precisamente alta,puesto que se espera que se produzca una vez en doscien- tos cincuenta mil casos.Los resultados varan segn las dotes especcas del individuo.Un hombre joven,que en numerosos experimentos obtuvo una proporcin de diez aciertos sobre veinticinco cartas (el doble del nmero probable),una vez adi- vin las veinticinco cartas correctamente,lo que arroja una pro- babilidad de l:298.023.223.876.953.125. La imposibilidad de que el paquete estuviera manipulado de alguna fonna extraa,est garantizada por un aparato que baraja las cartas automti- camente,sin que el experimentador pueda inuir en l. Tras la primera serie de experimentos,la distancia espacial entre el experimentador y el sujeto se aument,en un caso has- ta doscientas cincuenta millas.El porcentaje del resultado de nu- merosos experimentos aument hasta 10,1 aciertos por cada vein- ticinco cartas.En otra serie de experimentos,cuando el experi- mentador y,la otra persona estaban en la misma habitacin el resultado fue de 11,4 de cada veinticinco;cuando el individuo estaba en la habitacin contigua,9,7 de veinticinco;cuando se encontraba dos habitaciones mas all,12 por veinticinco.Rhine menciona el experimento de F.L.Usher y E,L.Burt I,que, 1.- The Reach of the Mind (i954),D.48. 24 23. situados a una distancia superior a las novecientas sesenta mi- llas,obtuvieron resultados positivos.Con ayuda de relojes sin- cronizados,se practicaron experimentos tambin entre Durham,Norte de Califomia,y Zagreb,Yugoslavia,a unas cuatro mil millas,consiguiendo resultados positivos tambin . El hecho de que no inuya la distancia dem-uestra,en princi- pio,que no puede tratarse de un fenmeno de fuerza o de ener- ga,pues,de ser as,al aumentar la distancia y la dispersin en el espacio,se producira una disminucin del efecto,y es ms que probable que la puntuacin disminuyera proporcionalmente al cuadrado de la distancia.Puesto que ste no es el caso,no nos queda ms alternativa que admitir que la distancia se puede va- riar con la mente y,en algunas circunstancias y bajo una con- dicin psquica,puede verse reducida a un punto de fuga. Llama ms la atencin el hecho de que el tiempo no es en principio un factor privativo;eso signica que la lectura de una serie de cartas a las que haya que dar la vuelta en el futuro arroja un resultado que excede la probabilidad del azar.Los resultados del experimento del tiempo de Rhine muestran una probabilidad de 1:400.0()O,lo que signica que existe una con- siderable probabilidad de que haya algn factor independiente del tiempo.En otras palabras,ellos se inclinan por una relativi- dad psquica del tiempo,puesto que el experimento se ocupa de percepciones de sucesos que no haban ocurrido todava.En estas circunstancias,el factor tiempo parece quedar eliminado por una funcin o condicin psquica que es tambin capaz de abolir el factor espacial.Si,en los experimentos espaciales,nos veamos obligados a admitir que la energa no disminuye con la distancia,en los experimentos temporales,en cambio,no1.- Rhine and Betty M.Humphrey,A Transoceanic ESP Experiment.The Journal of Parapsychotogy (Durham),VI (1952),52 ss. 25 24. podemos ni siquiera pensar en la existencia de una relacinenergtica entre la percepcin y el acontecimiento futuro.Debe- mos renunciar,ya de entrada,a cualquier explicacin en ma- teria de energa,lo que viene a signicar que los acontecimien- tos de este tipo no pueden considerarse desde el punto de vista de la causalidad,ya que la causalidad presupone la existencia de espacio y tiempo,hasta tal punto que todas las observacio- nes estn basadas nalmente en cuerpos en movimiento. Entre los experimentos de Rhine,debemos citar tambin los realizados con dados.El individuo tiene la misin de lanzar los dados (lo que se hace con un aparato) y,al mismo tiempo,tiene que desear que el nmero (digamos el tres) salga el mayor n- mero de veces posible.Los resultados de este experimento lla- mado PK (psicocinetico) fueron positivos,tanto ms cuanto ms dados se utilizaban a la vez 1. Si el espacio y el tiempo parecen ser psquicarnente relativos,entonces el cuerpo en movimiento debe poseer,o,tal vez,estar sometido a,una relatividad corres- pondiente. Una circunstancia importante de todos estos experimentos,es que el nmero de aciertos obtenidos tiende a caer despus del primer intento y los resultados se convierten en negativos.Pero si,por alguna razn interna o extema,el sujeto recupera el in- ters,la puntuacin aumenta otra vez.La falta de inters y el aburrimiento son factores negativos;el entusiasmo,la expec- tacin positiva,la esperanza y 1a creencia en la posibilidad de ESP produce buenos logros y son,al parecer,las condiciones reales que determinan si se van a alcanzar resultados o no.En cuanto a esto.es importante decir que la conocida medium in- glesa,Mrs.Eileen J.Garret,consigui malos resultados en los experimentos de Rhine porque,como ella misma admite,fuel, - ihe Reach of Mind,pags.75 ss.26 25. incapaz de poner sentimiento alguno en esta pnieba mecnica de las cartas. Estos ejemplos pueden bastar para dar al lector una idea,su- percial al menos,de estos experimentos.En el libro ya citado de G. N.M.Tyrrel,el que fuera presidente de la Sociedad de In- vestigaciones Psquicas,hay un excelente compendio de todas las experiencias realizadas en este campo.Su propio autor rin- di un gran servicio a la investigacin ESP.Por parte de los f- sicos,los experimentos ESP han sido valorados en sentido po- sitivo por Robert A.McConnell en un artculo titulado ESP- Fact or Fancy? 1Como era de esperar,se han hecho todas las pruebas imagi- nables para comprobar estos resultados,que parecen rayar en lo milagroso y en lo francamente imposible.Pero todos estos in- tentos fracasan a la hora de la verdad,ante unos hechos cuya existencia,por otra parte.no se puede negar.Los experimentos de Rhine nos ponen frente a la realidad de que hay hechos que guardan entre s1 una relacin muy signicativa,sin.que haya una posibilidad de probar que dicha relacin sea causal,dado que la transmisin no manifiesta ninguna de las propiedades conocidas de la energa.Por eso,hay una buena razn para du- dar de que sea un problema de transmisin.Los experimentos del tiempo excluyen en principio tal cosa,ya que sera absurdo su- poner que una situacin,que todava no existe y que ocurrir en el futuro,pueda transmitirse como un fenmeno de energa a un receptor presente.Parece ms probable que la explicacin cien- tca tenga que empezar por un anlisis de nuestros conceptosl. - El Profesor Pauli tuvo la amabilidad de informarme de la aparicin de este articulo en The Scientic Monthly (London).LXIX ( i949).n'2. 2.- Kammerer ha tratado el tema,de modo no muy convincente.encontraetecto del estado siguiente sobre el precedente (cf.Das Geselz der Serie.pags l3l s. )27 26. de espacio y tiempo,por una parte,y del inconsciente por otra.Como ya he manifestado,es imposible,con nuestros recursos actuales,explicar los fenmenos extrasensoriales,o los casos de coincidencias signicativas,como un fenmeno de energa.Esto pone fm tambin a la explicacin causal,puesto que el efecto" no puede entenderse ms que como un fenmeno de energa.Por ello,no puede ser un problema de causa y efecto,sino mas bien de un acontecer juntos en el tiempo,es decir,de una especie de simultaneidad.Debido a esta cualidad de simul- taneidad,he adoptado el termino de sincronicidad para desig- nar un factor hipottico con un rango semejante al de la causa- lidad como principio de explicacin.En mi ensayo The Spirit of Psychology,den la sincronicidad como una relatividad del espacio y del tiempo condicionada por la mente.Los expe- rimentos de Rhine muestran que para la mente,el espacio y el tiempo son,por as decirlo,elsticos y pueden reducirse casi hasta un punto de fuga,como si dependieran de las condiciones psquicas y no existieran en s mismos,siendo solamente un postulado de 1a mente consciente.En la concepcin original del mundo que tena el hombre,tal como la encontramos en los pueblos primitivos,el espacio y el tiempo tienen una existencia precaria.Se convirtieron en conceptos jos solamente en el transcurso de su evolucin mental,gracias en gran parte a la in- troduccin del sistema de medidas.El espacio y el tiempo,en s mismos,no son nada.Son conceptos objetivados nacidos de la actividad analtica de la mente consciente y constituyen las coordenadas indispensables para la descripcin de los cuerpos en movimiento.Son,por tanto,esencialmente fsicos en su ori- gen,razn por la que Kant se vio probablemente impulsado a considerarlos como categoras a priori.Pero si el espacio y el tiempo no son ms que propiedades aparentes de los cuerpos enl . -Traducldo en Spirits andNature (Articulos de Eranos Yearbooks,l ;Nueva York.i954; Londres.i955). 28 27. movimiento y estn creados por las necesidades intelectuales del observador,su relativizacin mediante las condiciones ps- quicas deja de ser algo asombroso para entrar en los lmites de la posibilidad.Esta posibilidad se presenta a s misma cuando la psiquis observa no a cuerpos extemos,sino as misma.Esto es precisamente lo que sucede en los experimentos de Rhine:la respuesta del sujeto no es el resultado de su observacin de las cartas fsicas,es un producto de pura imaginacin,de ideas casuales que revelan la estructura de lo que las produce,que es el inconsciente.Indicar aqu solamente que son los factores decisivos de la psiquis inconsciente,los arquetipos,los que constituyen la estructura del inconsciente colectivo.Este ltimo presenta una psiquis que es idntica en todos los individuos.No puede percibirse ni representarse directamente,al contrario que los fenmenos psquicos que son perceptibles,y,teniendo en cuenta su naturaleza irrepresentable".la he denominado psicoide. Los arquetipos.son factores formales responsables de la or- ganizacin de los procesos psquicos inconscientes:son mode- los de comportamiento.Al mismo tiempo,cuentan con una carga especca y desarrollan efectos misteriosos que se ex- presan en ellos mismos como sentimientos.El sentimiento pro- duce un descenso parcial del nivel mental,pues aunque eleva un contenido detenninado a un grado supranonnal de lumino- sidad,lo hace restando la misma energa a otros posibles con- tenidos de consciencia que se vuelven oscuros y en ocasiones in- conscientesDebido a la reduccin de consciencia causada por el sentimiento durante todo el tiempo que dura,se produce un des- censo de control que,a su vez,proporciona al inconsciente una oportunidad de ocupar el espacio que queda vaco.De esta for- ma nos encontramos con que los contenidos inconscientes ines- perados o inhibidos se abren paso y encuentran expresin en el sentimiento.Tales contenidos son muy a menudo de naturaleza29 28. inferior o primitiva y,por lo tanto,traicionan su origen arque- tpico.Como mostrar ms adelante,algunos fenmenos de si- multaneidad o de sincronicidad parece que proceden de los ar- quetipos.La extraordinaria orientacin espacial de los animales puede apuntar tambin hacia la relatividad psquica del espacio y el tiempo.La enigmtica orientacin temporal del gusano pa- lolo,por ejemplo,cuyos apndices,cargados con productos sexuales,aparecen siempre en la supercie del mar la vspera del cuarto menguante de la luna de octubre y noviembre 1, po- dr tomarse como ejemplo.Una de las causas supuestas es la aceleracin de la tierra debida a-la inuencia gravitacional de la luna en esa poca.Pero,por razones astronmicas,esta razn no puede ser cierta.La relacin que indudablementeexiste en- tre el perodo de menstruacin humana y el curso de la luna,essolamente numrica y de hecho no coinciden.Ni tampoco se haprobado nunca que lo hayan hecho. El problema de la sincronicidad me ha confundido durante mucho tiempo,desde la mitad de los aos veinte,cuando estaba investigando un fenmeno del inconsciente colectivo y me en- contraba continuamente con relaciones que,sencillamente.noi . - Para ser mas exactos,el enjambre em pieza un poco antes y termina un poco despus de este dia.que es cuando esta en su apogeo.El gusano paioio,o wawo,de Ambiona,se dice que aparece con la una llena de Marzo.(A. F. Kramer,Uber den Bau der Korellenriffe,Kiel and Leipzig,i897).2.- Fritz Dahns.Das Schwdrmen des Palolo.Der Naiur-forscher (Lichter- tarde-Berlin).Vlli (i932):l i.379-82.3. Incluso antes de esta epoca.ya habia albergado dudas en cuanto a la aplicabilidad ilimitada del principio causal en psicologa.En el prefacio a Ia primero edicin,de collected Papers on Analycal Psychology,ed.C. E. Long (London.i916) habia escrito (pag.15):La causalidad es sola- mente un principio y la psicologia no puede quedarse estancada en los metodos causales,puesto que la mente (psiquis) vive tambin de sus objetivos.La finalidad psquica descansa en un significado preexis- tente.que solamente se hace problematica cuando se trata de una disposicin inconsciente.En tal caso.hemos de suponer un conoci- miento previo a toda consciencia.Hans Driesch llega a Ia misma con- clusin (Die 'Seele als elemenrdrer Naturfakror.Leipzig,i903, pp,80 ss. )30 29. poda admitir como agrupaciones casuales o rachas.Lo que encontr fueron coincidencias,que estaban tan signicativa- mente relacionadas que su probabilidad de producirse era in- creible.A modo de ejemplo,citar un suceso que yo mismo ob- serv.Una seora joven a la que estaba tratando tuvo,en un momento crtico,un sueo en el que le daban un escarabajo dorado.Mientras me contaba el sueo,me sent de espaldas a la ventana,que estaba cerrada.De pronto o un ruido detrs de m,como un ligero golpeteo.Me d la vuelta y vi un insecto que golpeaba contra el cristal por la parte exterior.Abr la ven- tana y cog al animalito en el aire al entrar.Era lo ms parecido al escarabajo dorado que se encuentra en nuestras latitudes:un escarabajo escarabeido,la centonia dorada comn (Centonia aurata),que,en contra de sus costumbres habituales,haba sen- tido,sin duda,la necesidad de entrar en una habitacin oscura en aquel preciso momento.He de admitir que no me haba su- cedido nada parecido ni antes ni despus y que el sueo de la paciente ha permanecido como algo nico en mi experiencia. Me gustara citar otro caso que es tpico de una gama de su- cesos.La esposa de uno de mis pacientes,ya cincuentn,me cont una vez que,a la muerte de su madre y de su abuela,se reuni una banda de pjaros por fuera de las ventanas de la cmara mortuoria.Yo haba odo ya a otras personas historias similares.Cuando el tratamiento de su marido estaba tocando a su n,por estar curado de su neurosis,le aparecieron unos sn- tomas,aparentemente inocuos,que,sin embargo,me parecie- ron tpicos de una enfermedad de corazn.Lo mand a un espe- cialista que,despus de examinarlo,me conrm por escrito que no encontraba ningn motivo de alarma.A1 volver de la consulta,con el informe mdico en su bolsillo,mi paciente su- fri un colapso en la calle.Cuando lo llevaban moribundo a ca- sa,su mujer se encontraba ya angustiada porque,poco despus de que su marido se fuera al mdico,una bandada de pjaros31 30. se pos en su casa.Ella,lgicamente,record lo que haba su- cedido a la muerte de sus propios parientes,y temi lo peor. Aunque yo conoca personalmente a las personas afectadas y s muy bien que los hechos aqu relatados son ciertos,no pien- so ni por un momento que esto haga que quien considere tales hechos como mera casualidad" cambie de opinin.Mi nico objetivo al contar estos dos casos es simplemente dar alguna in- dicacin de cmo las coincidencias signicativas se dan a ve- ces enla vida real.La relacin signicativa es bastante clara en el primer caso dada la identidad aproximada de los objetos (los escarabajos);pero en el segundo caso la muerte y la bandada de pjaros parece que no guardan ninguna relacin entre s.Si se tiene en cuenta que en los Hades babilnicos las almas llevaban un vestido de plumas y que en el antiguo Egipto se crea que el ba,o alma,era un pjaro l,no es demasiado aventurado su- poner que pueda existir algn smbolo arquetpico en juego.Si este suceso se hubiera producido en sueos,esa interpretacin estara justicada por el material sociolgico comparativo.Tarn- bin parece que hay una base arquetpica en el primer caso.Fue muy difcil de tratar y,hasta el momento en que se produjo el sueo,habamos progresado poco o nada.Yo dira que la razn principal era el nimo de mi paciente que estaba impregnado en la losofa cartesiana y tan aferrado a su propia idea de la rea- lidad que los esfuerzos de tres doctores yo era el tercero- no haban podido apartarlo de ella.No hay duda de que se nece- sitaba algo verdaderamente irracional,que yo no poda produ- cir.El sueo fue lo nico que pudo alterar,aunque muy poco,la actitud raeionalista de mi paciente.Pero cuando el escara- bajo" entr volando por la ventana como un hecho real,su for- ma natural de ser pudo romper la armadura de su estado de ni- mo y empez el proceso de transformacin.Cualquier cambiol. - En Homero las almas del gorgeo' apagado.32 31. esencial de actitud signica una renovacin psquica que viene acompaada generalmente por smbolos de renacimiento en los sueos y fantasas del paciente.El escarabajo es un clsico ejem- plo de smbolo del renacimiento.El antiguo libro egipcio Lo que existe en el otro mundo,nos dice cmo el dios-Sol muer- to,en la dcima estacin se convierte en Khepn,el escarabajo,y despus,en la duodcima,sube a la barcaza que lleva al reju- venecido dios del sol al cielo matinal.La nica dicultad que hay aqu es que,con la gente culta,muchas veces no se puede eliminar la criptomnesia con seguridad (aunque se daba el caso de que mi paciente no conoca este smbolo).Pero esto no altera el hecho de que el psiclogo.est continuamente tratando con casos en los que la emergencia de los paralelos simblicos no se puede explicar sin la- hiptesis del inconsciente colectivo. Las coincidencias signicativas hay que distinguidas de me- ras agrupaciones del azarz- parecen tener una base arquetpica.Por lo menos todos los casos que me han surgido,y son mu- chos,muestran esta caracterstica,cuyo signicado ya he indi- cado antes.Aunque cualquiera,sin ningn tipo de experiencia previa,puede reconocer con facilidad su carcter arquetfpico,sin embargo,ser difcil relacionarlas con las condiciones ps- quicas de los experimentos de Rhine,puesto que stos no con- tienen una evidencia directa de ninguna constelacin del arque- tipo.Tampoco la situacin emocional es la misma que en mis ejemplos.Sin embargo,hay que tener en cuenta que con Rhinel, - Esto slo puede comprobarse naturalmente cuando el propio doctor tiene un conocimiento suficiente de la simbologa. 2.- El analisis estadstico esta diseado para separar las agrupaciones (lla- madas dispersiones) debidas a la actividad fortuita de dispersiones signi- cativas cuyas causas pueden investigarse.Segn ia hiptesis del doctor Jung,sin embargo.las dispersiones producidas por el azar pueden subdi- vidirse en signicativas y no sinicativas.Las dispersiones signicativas debidas al azar son signicativas por la activacin del arquetipo psicoide 3.- Cf.The Spirit of Psichoiogy.Spirit and Nature.p.416.. 33 32. la primera serie de experimentos fue la que dio generalmentemejores resultados,aunque empeoraron rpidamente.Pero cuan- do se pudo despertar un nuevo inters por el experimento,quese haba hecho aburrido,volvieron a mejorar los resultados.De -aqu se deduce que el factor emocional desempea un papel im- portante.La afectividad permanece en gran medida en los ins- tintos,cuyo aspecto formal es el arquetipo. Todava hay otra analoga psicolgica entre mis dos casos y los experimentos de Rhine,aunque no es tan evidente.Estas situaciones,bastante diferentes en apariencia,tienen como ca- racterstica comn un elemento de imposibilidad.La pacien- te del escarabajo se encontraba ante una situacin imposible porque el tratamiento estaba estancado y pareca que no haba forma de salir del callejn.En tales situaciones,si son realmen- te serias,es- probable que se produzcan sueos arquetpicos que marcan una lnea posible de avance que uno nunca hubiera pen- sado.Situaciones as,son las que suelen formar un arquetipo con ms frecuencia.En algunos casos,el psicoterapeuta se ve obli- gado,por tanto,a descubrir el problema,sin solucin razonable,hacia el que se dirige el inconsciente del paciente.Una vez des- cubierto,se activan los estratos ms profundos del inconscien- te,las imagenes primordiales,y se puede iniciar la transforrna- cin de la personalidad. En el segundo caso,estaba el temor semiconsciente y el pa- vor a un nal letal,sin posibilidad de un reconocimiento ade- cuado de la situacin.En el experimento de Rhine es la imposi- bilidaddelatarealo queen ltimo tnnino ja la atencin del su- jeto en el proceso que se est desarrollando en su interior,y de esta forma da al inconsciente una oportunidad de manifestarse.Las cuestiones planteadas por el experimento ESP tienen un efec- to emocional ya desde el principio,puesto que postulan algo des- conocido como cognoscible en potencia y,en ese sentido,tiene34 33. muy en cuenta la posibilidad de un milagro.Esto,sin contar con el escepticismo del individuo,recurre inmediatamente a su disposicin inconsciente para dar testimonio de un milagro y mantener la esperanza,latente en todos los hombres,de que una cosa as todava sea posible.La supersticin primitiva aletea hasta en los individuos ms duros de carcter,y son precisamente los que ms luchan contra ella los que primero sucumben a sus sugestivos efectos.Cuando un experimento se- no,apoyado por toda la autoridad de la ciencia,alcanza esta disposicin,inevitablemente despertar una emocin que lo aceptar o lo rechazar con una gran carga afectiva.En todoslos sucesos encontramos una expectativa afectiva de una u otra forma,aun cuando puede que se niegue. Ahora,me gustara prevenir un malentcndido que puede pro- ducir el trmino sincronicidad.Eleg esta palabra porque la su- cesin simultnea de dos acontecimientos signicativos no rela- cionados causalmente me pareci un criterio esencial.Estoy,por ello,utilizando el concepto general de sincronicidad en el sen- tido especial de una coincidencia en el tiempo de dos o ms su- cesos no relacionados causalmente,que tienen el mismo signi- cado o similar,contrastando con el sincronismo que manies- ta simplemente el acontecimiento simultneo de dos sucesos. Sincronicidad signica,por tanto,el acontecimiento simul- tneo de un cierto estado psquico con uno o ms sucesos exter- nos que aparecen como paralelos signicativos en el estado subjetivo momentneo y viceversa en algunos casos.Mis dos ejemplos ilustran esto de formas diferentes.En el caso del es- carabajo la simultaneidad est bien clara;pero no en el segun- do ejemplo.Es cierto que la bandada de pjaros provoc un va- go temor;pero esto tiene su explicacin causal.La esposa de mi paciente no tena conocimiento previo de ningn temor que pudiera compararse con mi propia aprensin,pues los sntomas35 34. (dolores de garganta) no eran como para que el profano pudiera sospechar nada malo.El inconsciente,sin embargo,sabe a me- nudo ms que el consciente,y me parece posible que el incons- ciente de la mujer se hubiera dado cuenta ya del peligro.Si des- echamos un contenido psquico consciente como la idea del pe- ligro de muerte,se produce una simultaneidad evidente entre la bandada de pjaros,con su signicado tradicional,y la muer- te de su marido.El estado psquico,si no tenemos en cuenta la posible,aunque todava no demostrable,excitacin del incons- ciente,parece depender del suceso externo.La psiquis de la mujer participa,no obstante,tan pronto como los pjaros se po- saron en su casa y ella los vio.Por esta razn,a m me parece probable que su inconsciente estuviera fonnando una constela-cin.La bandada de pjaros,en s,tiene por tradicin un sig- . nicado mntico 1. Esto se ve tambin en la propia interpreta- cin de la mujer,y por eso parece como si los pjaros repre- sentaran la premonicin inconsciente de la muerte.Los mdi- cos de la Epoca Romntica habran hablado probablemente de simpata o magnetismo;pero,como he dicho,tales fen- menos no pueden explicarse causalmente,a menos que uno se permita las ms fantsticas hiptesis ad hoc. La interpretacin de los pjaros como un augurio se basa,se- gn hemos visto,en dos coincidencias anteriores similares.To- dava no haba ninguna cuando muri la abuela.Ah la coinci- dencia estaba representada solamente por la muerte y la reunin de los pjaros.A la muerte de la madre,la coincidencia entre ambas era evidente,pero en el tercer caso slo pudo compro- barse cuando trajeron al hombre moribundo a casa. 1.- Un ejemplo literario es The Cranes of Ibycus' (un poema de Schlller.i798, inspirado en la historia del poeta griego asesinado por unos ladrones que fueron llevados ante Iajusticio por las grullas que vieron el crimen).De igual forma,cuando una bandada de urracas parlanchinas se posa en una casa se cree que anuncian la muerte. 36 35. Menciono estas complicaciones,porque tienen una relacin con el concepto de sincronicidad.Tomemos otro ejemplo:un co- nocido mo vio y sinti en un sueo la repentina muerte de un amigo,con todos los detalles caractersticos.El que los so,estaba en Europa en aquella poca y el amigo en Amrica.A la maana siguiente se le comunic la muerte por telegrama y,unos dias despus,una carta le connnaba los detalles.Com- parando la hora europea y la americana,resulta que la muerte ocurri al menos una hora antes del sueo.El soador se habia ido tarde a la cama y no se durmi hasta la una aproximadamen- te.La vivencia del sueo no es sincrnica con la muerte.Las ex- periencias de este gnero ocurren un poco antes o despus del suceso crtico.J. W. Dunne.informa sobre un sueo muy signi- cativo que tuvo en la primavera de 1902, cuando estaba en la guerra de los Boers.Le parecia que se encontraba en una mon- taa volcnica.Era una isla,con la que l ya haba soado an- tes,y se asusto por la erupcin catastrca del volcn (como Krakatoa).Aterrado,quiso salvar a los cuatro mil habitantes del lugar.Intento que los ociales franceses de los alrededores mo- vilizaran todos los barcos disponibles para proceder a la evacua- cin.En ese momento el sueo empez a desarrollar motivos t- picos de las pesadillas,premura,persecucin,el no llegar a tiempo y durante todo el tiempo rondaban estas palabras:Cua- tro mil personas morirn,al menos. ..".Unos das despus,Dun- ne recibi junto con su correspondencia un ejemplar del Daily Telegraph y sus ojos cayeron sobre los siguientes titulares: DESASTRE VOLCANICO EN MARTINICA Ciudad Arrasada Una Avalancha de Llamas Probable Prdida de ms de 40.000 Vidasi.An Experiment with Time (29. 9a. . Nueva York,i938) pp.34 ss.37 36. El sueo no tuvo lugar en el momento de la catstrofe real,sino cuando el peridico estaba ya en camino hacia l con las noticias.Al leerlo,en lugar de leer 40.000 ley 4.000. Hasta cin- cuenta aos despus,cuando copi el articulo,no descubri elerror.Su conocimiento inconsciente haba cometido,al leer,el mismo error que el. El hecho de que lo soara poco antes de llegar las noticias es algo que sucede con frecuencia.Soamos a menudo con la gen- te de la que vamos a recibir una carta en el prximo correo.He comprobado en varias ocasiones que en el momento en que se produce el sueo 1a carta estaba ya en correos.Tambin puedo conrmar,por propia experiencia,el error de lectura.Durante las Navidades de 1918 me encontraba muy ocupado con el orsmo,y especialmente con el fragmento rco de Malalas.en el que la Luz Primordial se dene como 1a trinidad Metis,Phanes y Ericepaeus.Yo lea siempre Ericapaeus en vez de Ericepaeus,como venia en el texto.(En realidad,se puede leer de las dos formas).Este error de lectura se j como algo paramnsico,y despus siempre recordaba el nombre como Ericapaeus y hasta treinta aos despus no me di cuenta de que en el texto de Malalas apareca Ericepaeus.Justo en este momento,una de mis pacientes,a la que no haba visto desde haca un mes y que no saba nada de mis estudios,tuvo un sueo en el que un hombre desconocido le daba un trozo de pa- pel en el que haba escrito un himno latino a un dios llamado Ericrpaeus.La soadora pudo escribir este himno al despertar.La lengua en la que estaba escrito era una mezcla peculiar de latn,francs e italiano.La seora tena unos conocimientos ele- mentales de latn,saba un poco ms el italiano y hablaba fran- cs con uidez.El nombre Ericipaeus le era totalmente des- conocido,lo cual no es sorprendente porque no tena ningn conocimiento de los clsicos.Nuestras dos ciudades estaban se- paradas por unas cincuenta millas,y no haba habido ningn38 37. contacto entre nosotros durante un mes.Es curioso que la varia- cin del nombre afectase a la misma vocal que yo haba leido mal (a en lugar de e),pero su inconsciente la ley de otra ma- nera (i en vez de e).Solamente puedo suponer que ella ley inconscientemente no mi error,sino el texto en el que aparece la transliteracin latina Ericepaeus,y su error fue evidente- mente provocado por mi mala lectura. Los sucesos sincrnicos estn dentro del acontecer simult- neo de dos estados psquicos derentes.Uno de ellos es el nor- mal,el estado probable (el que se explica por causalidad) y el otro,la experiencia crtica,es el que no puede proceder causal- mente del primero.En el caso de muerte repentina,la experien- cia crtica no puede reconocerse inmediatamente como percep- cin extrasensorial sino que se verica como tal despus.Sin embargo,aun en el caso del escarabajo,lo que se experimenta in- mediatamente es un estado psquico o una imagen psquica que se diferencia de la imagen del sueo slo porque se puede com- probar de inmediato.En el caso de la banda de pjaros,la mujer sufra una excitacin inconsciente o un miedo que,para m,era verdaderamente consciente y me indujo a mandar al paciente a un especialista de corazn.En todos estos casos,se trata de una cuestin de ESP espacial o temporal.Lo cierto es que encon- tramos una simultaneidad del estado nonnal u ordinario con otro estado o experiencia que no puede proceder causalmente de el y cuya existencia objetiva slo puede comprobarse des- pus.Esta denicin debe tenerse presente cuando se trate de acontecimientos futuros.Evidentemente,no son sincrnicos,si- no sincronsticos,ya que se experimentan como imgenes psiqui- cas en el presente,como si el suceso objetivo ya existiera.Una situacin inesperada, directa o indirectamente relacionada con algn acontecimiento extemo objetivo,coincide con el estado psquico normal:esto es lo que yo llamo sincronicidad,y mantengo que estamos tratando sucesos de la misma categora, 39 38. tanto si su objetividad aparece separada de mi consciencia enel espacio o en el tiempo.Esta teoria est conrmada por los re- sultados de Rhine al no sufrir ninguna inuencia por cambios de espacio o de tiempo.El espacio y el tiempo,coordenadas conceptuales de los cuerpos en movimiento,son en el fondo uno y el mismo (que es por lo que nosotros hablamos de un largo o corto espacio de tiempo);Philo Judaeus dijo hace mucho tiempo,que la extensin del movimiento celeste es el tiempo".La sincronicidad en el espacio puede concebirse tambin como percepcin en el tiempo,pero es bastante sorprendente el hecho de que no sea tan fcil entender la sincronicidad en el tiempo co- mo en el espacio,pues no podemos imaginar ningn espacio en el que estn objetivamente presentes sucesos futuros y se pue- dan percibir como tales a travs de una reduccin de su distancia espacial.Pero,desde el momento en que la experiencia ha mos- trado que,bajo ciertas condiciones,el espacio y el tiempo pue- den reducirse casi a cero,la causalidad desaparece con ellas,puesto que est ligada a la existencia del espacio y del tiempo y a los cambios fsicos,y consiste esencialmente en la sucesin de causa y efecto.Por esta razn,los fenmenos sincronisticos no pueden asociarse en principio con ningn concepto de causa- lidad.En consecuencia,la interrelacin de factores coincidentes signicativos debe considerarse necesariamente como acausal. En este punto,a falta de causa demostrable,estamos todos demasiado inclinados a caer en la tentacin de postular una cau- sa trascendental.Mas toda causa ha de ser una cantidad de- mostrable.Una causa trascendental es una contradiccin de tr- minos,ya que lo trascendental,por denicin,no puede de- mostrarse.Si no queremos aventurar la hiptesis de acausalidad,entonces la nica altemativa es explicar los fenmenos sin- cronsticos como puro azar,lo cual nos hace entrar en eonictol. - De oplcio mundi.26. (Aiaornua mo 1:01) oupavov Ktvnoeoo con o xpovoo")40 39. con los descubrimientos ESP de Rhine y con otros hechos bien atestiguados que aparecen en la literatura de la parapsicologa.En caso contrario,nos vemos guiados al tipo de reexiones que describ anterionnente,y debemos someter nuestros principios bsicos de explicacin a la crtica de que el espacio y el tiempo son constantes en cualquier sistema dado,slo cuando estn medidos sin considerar las condiciones psquicas.Esto es lo que sucede casi siempre en los experimentos cientcos.Pero,cuando se considera un acontecimiento sin restricciones experi- mentales,el observador puede estar inuido fcilmente por un estado emocional que altera el espacio y el tiempo por con- traccin.Cada estado emocional produce una alteracin de consciencia que Janet llamaba descenso del nivel mental.Eso signica que se produce una reduccin de consciencia con su correspondiente aumento del inconsciente que,especialmente en el caso de los sentimientos firertes,es perceptible incluso pa- ra el profano.El tono del inconsciente se eleva,creando con ello una inclinacin del inconsciente,que uye hacia el cons- ciente.Entonces el consciente est sometido a la inuencia de los contenidos e impulsos instintivos del inconsciente.Por regla general,son complejos cuya ltima base es el arquetipo,el modelo instintivo.El inconsciente tiene tambin percep- ciones subliminales (al igual que imgenes-recuerdo olvidadas que no pueden reproducirse por el momento,y quizs nunca).Entre los contenidos subliminales debemos distinguir las per- cepciones de lo que yo llamara un conocimiento inexpli- cable o existencia inmediata".Considerando que las percep- ciones pueden guardar relacin con posibles o probables es- tmulos de los sentidos que estn por debajo del umbral de la consciencia,el conocimiento o existencia inmediata de im- genes ineonscientes no tiene base reconocible,o de lo contrario encontramos conexiones causales reconocibles con aigtmos con- tenidos ya existentes y a menudo arquetpicos.Estas imgenes,enraizadas o no en fundamentos ya existentes,permanecen en41 40. relacin anloga o equivalente (o sea,signicativa),con suce- sos objetivos que no guardan con ellas ninguna relacin causal reconocible o ni siquiera concebible.Cmo podra un suceso remoto en el espacio y en el tiempo producir una imagen psquica correspondiente cuando ni siquiera se puede pensar en la trans- misin de energa necesaria para ello? . Por muy incomprensi- ble que pudiera parecer,nos vemos obligados a admitir por fin que en el inconsciente hay algo as como un conocimiento a priori o una presencia inmediata de sucesos a los que falta una base causal.En cualquier caso,nuestro concepto de causalidad es incapaz de explicar los hechos. Dada la complicacin del tema,puede ser conveniente sinte- tizar el argumento expuesto anteriormente,cosa que podemos hacer mejor con la ayuda de nuestros ejemplos.En el experi- mento de Rhine,lance la hiptesis de que,segn sea la tensin expectativa o el estado emocional del sujeto,una imagen ya existente,correcta,pero inconsciente,del resultado,puede per- mitir a su mente consciente acertar un nmero de veces superior al nmero probable.El sueo del escarabajo es una represen- tacin consciente que surge de una imagen inconsciente pre- existente de la situacin que ocurrir al dia siguiente,es decir,la narracin del sueo y la aparicin de la cetonia dorada.La es- posa del paciente que muri tena un conocimiento incons- ciente de la muerte inminente.La bandada de pjaros evocaba la correspondiente irnagenrecuerdo y,por consiguiente,su mie- do.De fonna similar,el casi simultneo sueo de la muerteviolenta del amigo surgi de un conocimiento inconsciente previo. En todos estos casos,y en otros similares,parece haber un conocimiento de la situacin a priori,causalmente inexplicable,que no es cognoscible en el momento preciso.La sincronicidad,por tanto,se compone de dos factores: 42 41. a) Una imagen inconsciente entra dentro de la consciencia,ya sea de forma directa o indirecta (simblica o sugerida) a modo de sueo,idea o premonicin. b) Una situacin objetiva coincide con este contenido. Tanto uno como otro son confusos.Cmo surge la imagen inconsciente?Cmo se produce la coincidencia?Comprendo bien por qu la gente preere dudar de la realidad de estas cosas.Aqu me limito a hacer la pregunta.Ms adelante,en el transcurso de este estudio,intentar dar una respuesta. Por Io que respecta al papel que desempean los sentimien- tos en el acontecer de los sucesos sincronsticos,quiz debiera mencionar que no es,en modo alguno,una idea nueva,sino que ya era conocida por Avicena y Alberto Magno.Hablando de la magia,escribe Alberto Magno: "He descubierto un relato instructivo (de magia) en el Liber Sextus Naturalium de Avicena,que dice que reside en el alma humana un cierto poder de alterar las cosas y que subordina a ella todo Io dems,en especial cuando la mueve un arrebato de amor,odio o placer.Por eso cuando el alma de un hombre cae en una pasin desmesurada,enlaza cosas (mgicamente) y las transforma a su antojo.Durante mucho tiempo no lo cre,pero,despus de haber ledo libros ni- gromnticos y otros sobre signos y magia,me d cuenta de que la emotividad del alma humana es la causa principal de todas estas cosas,ya sea porque,debido a su gran emocin,cambia su sustancia corprea y las dems cosas en las que ella busca,ya porque,consi- derando su dignidad,las otras cosas inferiores estn sometidas a ella. 1.- Virus2. Quando psc fertur in mognum omons excessum out odil cu?oliculus toium. 3.- Feur in grondem excessum olicuius possionis inveniur experimento monifesro quod ipse igor res et olreroi od idem quod desiderof. 4.- Affeco, 43 42. o bien porque la hora apropiada o la situacin astrolgica u otro podercoincide con tan desordenada emocin,y nosotros (en consecuencia) creemos que es el alma la que desencadena este poder. ..) Quienquiera,que aprenda el secreto de hacer y deshacer estas cosas,debe saber que cualquiera puede influir en todo con la magia,si cae en algn arre- bato. .. y que debe hacerlo en el momento en que le sobreviene el arrebato y acta con las cosas que el alma le indica.Pues el alma est entonces tan deseosa del trabajo que debe realizar que por iniciativa propia escoge el momento astrolgico mejor y ms significativo y que rige adems las cosas relacionadas con el tema. .. Por tanto,es el alma la que desea una cosa con ms intensidad,la que hace las cosas ms efectivas y ms parecidas a como suceden. .. As es como procede el alma cuando desea algo intensamente.Todo lo que hace con vistas a lograr ese objetivo tiene fuerza motriz y eficacia para lo que ella desea. Este texto muestra claramente que los sucesos sincronsticos (mgicos) se consideran dependientes de los sentimientos.Naturalmente,Alberto Magno,en consonancia con el espritu de su poca,lo explica postulando una facultad mgica del al- ma,sin considerar que el propio proceso psquico est tan dis- puesto como la representacin coincidente que nos anticipa el proceso fsico extemo.Esta representacin se produce en el inconsciente y por eso pertenece a esas cogitationes quae sunt a nobis independentes,que,en opinin de Arnold Geulincx,estn inspiradas por Dios y no brotan de nuestro propio pensa- miento.Goethe,piensa tambin de la misma forma mgica1.- Cum toli offecone exterminofa concurrot hora conveniens out ordo coelestis aut olla virtus.quae quodvts fociet.iilud reputovimus tune onimom focere. 2.- De mlrabibus mundi.incunoble que se encuentro en lo Biblioteca Control de Zurich.sin fechcir (Exlste uno impresin en Colonia fechado en 1485). 3.- Meraphysica vero.lll porte.Secundo scientio.in Opera phllfsophlca.editado por J. P.N.Land. Vol.1| (The Hoge.1892).DD.187 s. 44 43. con respecto a los sucesos sincronsucos.As,en sus conversa- ciones con Eckermann,dice:Todos nosotros tenemos ciertos poderes elctricos y magnticos dentro de nosotros,y nosotros mismos ejercemos una fuerza de atraccin o de repulsin,se- gn entremos en contacto con algo semejante o diferente. Despus de estas consideraciones generales,volvamos al pro- blema de la base emprica de la sincronicidad.La principal di- cultad est en encontrar un material emprico del que podamos sacar conclusiones razonablemente ciertas;pero,por desgracia,esta dicultad no es fcil de resolver.Las experiencias en cues- tin no estn preparadas para realizarse.Por eso,debemos es- cudriar en los rincones ms recnditos y armamos de valor para superar los prejuicios de nuestra poca,si queremos am- pliar las bases de la naturaleza de nuestro entendimiento.Cuan- do Galileo descubri las lunas de Jpiter con su telescopio,in- mediatamente entr en colisin frontal con los prejuicios de sus doctos contemporneos.Nadie sabia lo que era un telescopio ni para que serva.Nadie haba hablado antes de las lunas de Jpi- ter.Naturalmente,todas la pocas piensan que las anteriores te- nan prejuicios.Hoy lo pensamos ms que nunca,y estamos tan equivocados como todas las pocas que lo creyeron as.Cun- tas veces hemos visto condenada la verdad!Es triste,pero por desgracia cierto,que el hombre no aprende nada de su historia.Este melanclico hecho,nos presentar las mayores diculta- des tan pronto como nos dispongamos a recopilar material em- prico que arroje una pequea luz sobre este oscuro tema,pues podemos estar bastante seguros de hallarla donde las autorida- des nos han asegurado que no hay nada que encontrar. Los informes de casos importantes aislados,aunque se hayan comprobado perfectamente,son infructuosos y nos hacen pensarl, - Eckermanns Conversation with Goethe,traducido por RO.Moon (Londres.1951) pp.514 s.(modicado). 45 44. casi siempre que la mayoria de las veces el informador es unapersona crdula.Incluso la recopilacin cuidadosa y la veri- cacin de gran nmero de ellos,como en la obra de Gumey,Myers y Podmore,apenas han causado impresin en el mundo cientco.La gran mayoria de los psiclogos y los psiquiatras profesionales parecen ignorar completamente estas investiga- ciones.'Los resultados ESP y PK han proporcionado una base esta- distica para la evaluacin de los fenmenos de sincronicidad y han sealado al mismo tiempo el importante papel desempea- do por el factor psquico.Dicho de otra fonna,me pregunt a m mismo si no habra un mtodo que diese resultados computa- bles y que nos permitiera al mismo tiempo penetrar en el fondo psquico de la sincronicidad.Hay algunas condiciones psquicas que son esenciales para los fenmenos sincronsticos,como ya hemos visto en los experimentos ESP,aunque estos ltimos en realidad se limitan a la coincidencia.y slo dan importancia a su fondo psquico sin aclararlo.Saba desde haca mucho tiem- po quc existan mtodos intuitivos o mnticos que comienzan con el factor psquico y consideran la existencia de la sincroni- cidad como algo evidente en si mismo.Entonces me j, en pri- mer lugar,en la tcnica intuitiva para comprender la situacin global que es tan caracterstica en China,principalmente el I Ching o Libro de los Cambios.3 El pensamiento chino,a dife- rencia del occidental inuido por el griego,no intenta com-l. - Op.Clt. 2.- Recientemente.Pascual Jordan ho expuesto un coso excelente poro lo investigacin cientco delo clorivldencio espacial (Positivistische Bemer- kungen ber die pciropsychischen Erscheinungen.Zentrolblott fr Psycho- theropie,Leipzig.lX,i936. n 3).Me gustaria Ilomor lo atencin tambin sobre su Verdrngung und Komplementoritdt (Hamburg.i947),relativo o los relaciones entre lo microflsico y lo psicologa del inconsciente. S-Troducido por Cory F.Boynes de lo troducin de Richard Wilhem (Nuevo York.1950; Londres.195 l). 46 45. prender los detalles en s,sino considerndolos como parte de un todo.Por razones evidentes,una operacin cognoscitiva de es- te tipo es imposible para una mente que no cuente con ayuda.El razonamiento ha de depender.por lo tanto,mucho ms de las funciones irracionales del conocimiento,es decir,la sensa- cin (el sens du reel) y 1a intuicin (percepcin mediante con- tenidos subliminales).El I Ching,que podemos muy bien con- siderar como la base experimental de la losofa clsica china,es uno de los metodos ms antiguos para captar una situacin en su conjunto y para situar los detalles frente a un fondo csmico la interaccin de Yin y Yang. Esta comprensin global es tambin la nalidad de la cien- cia;pero es una meta que est lejos porque la ciencia,siempre que puede,procede experimental y estadsticamente en todos los casos.El experimento,sin embargo,consiste en plantear una cuestin determinada que excluya en todo lo posible cual- quier cosa molesta e irrelevante.Pone condiciones,se las impo- ne a la naturaleza y,de esta fonna.la fuerza a dar respuesta a una pregunta concebida por el hombre.Se le impide contestar con arreglo a todas sus posibilidades porque stas estn reduci- das.Para este n,se establece una situacin en el laboratorio que est restringida articialmente a la pregunta y que obliga a la naturaleza a dar una respuesta inequvoca.El funciona- miento de la naturaleza en su totalidad,sin restricciones,est excluido por completo.Si queremos saber cules son estas ope- raciones,necesitamos un mtodo de indagacin que imponga el menor nmero de condiciones posibles,o ninguna si se pudiera,para que la naturaleza se exprese en toda su plenitud. En el experimento realizado en el laboratorio,el procedi- miento conocido y establecido constituye el factor estable de la recopilacin estadstica y comparacin de los resultados.Por otra parte,en el experimento intuitivo o mntico en su47 46. totalidad,no se necesita ninguna pregunta que imponga condi- ciones y restrinja la totalidad del proceso natural;de esta forma,cuenta con todas las posibilidades de expresarse o de manifes- tarse.En el I Ching,las monedas caen al azar.A una pregunta desconocida le sigue una respuesta ininteligible.Hasta aqu las condiciones para una reaccin total son positivamente ideales.La desventaja,no obstante,salta ala vista:al contrario que con el experimento cientco,uno no sabe lo que ha sucedido.Para superar este inconveniente,dos sabios chinos,King Wen y el Duque de Chou,en el siglo XII antes de nuestra era,intentaron explicar,basndose en la hiptesis de la unidad de la naturale- za,el suceso simultneo de un estado psquico con un proceso fsico como una equivalencia de significado.Dicho de otra for- ma,supusieron que la misma realidad viva se estaba expresan- do tanto en el estado psquico como en el fsico.Pero,para ve- ricar tal hiptesis,se necesitaba cierta condicin imitativa en este experimento aparentemente sin lmites,a saber,una forma denida de procedimiento fsico.un mtodo o una tcnica que obligara a la naturaleza a contestar con nmeros pares e impa- res.Estos,como representantes de Yin y Yang,se encuentran en el inconsciente y en la naturaleza en la forma caracterstica de contrarios,como la madre y el padre de todo cuanto sucede,y de esta manera constituyen el terrium comparationir entre el mundo psquico intemo y el mundo fsico extemo.De este modo,los dos sabios concibieron un mtodo mediante el cual un estado interior poda estar respresentado por uno exterior yl. - Si la experiencia se lleva a cabo con los tallos tradicionales de milen- rama,la divisin de los cuarenta y nueve tallos representa el factor de probabilidad.(En su introduccin ol l Ching.I,pag.,el profesor Jung escribe:Yo personiqu el libro,en cierto sentido,buscando su criterio. .. Al pedirle uno de los editores que explicara esta contradiccin aparente.el profesor Jung contest:Cuando utilizo el i Ching en el caso del ser humano,no planteo ninguna cuestin determinada.Esta es ml eleccin personal.En China hacen preguntas especcas.En mi prlogo segu este antiguo mtodo.Por que habra de ser una contradiccin?En mi prlogo no hablo de un ser humano. 48 47. viceversa.Esto presupone naturalmente un conocimiento intuiti- vo del signicado de cada cifra del orculo.El I Ching consta por ello de una coleccin de sesenta y cuatro interpretaciones en las que se da el signicado de cada una delas posibles combina- ciones de Yin-Yang.Estas interpretaciones fonnulan el conoci- miento inconsciente intemo que corresponde al estado de cons- ciencia del momento,y esta situacin psicolgica coincide con los posibles resultados del mtodo,o sea,con los nmeros pa- res o nones que resultan de la cada de las monedas o de la di- visin de los taHos de milenrama. El mtodo,como todas las tcnicas intuitivas o adivinatorias,se basa en un principio de conexin no causativo o sincronisti- co 2. En la prctica,como cualquier persona imparcial admitir,se producen muchos casos claros de sincmnicidad durante el ex- perimento,lo cual podia explicarse de forma racional,y hasta cierto punto arbitraria,como meras proyecciones.Pero si admi- timos que realmente son lo que parecen,entonces slo pueden ser coincidencias signicativas,por lo que no hay explicacin causal,que nosotros sepamos.El mtodo consiste en repartir los cuarenta y nueve tallos de milenrama en dos montones,al azar,y contar,separando los montones,de tres en tres y de cinco en cinco,o tambin en arrojar tres monedas seis veces,estando de- terminada cada lnea del hexagrama por el valor de cara y crui.El experimento se basa en un principio trino (dos trigramas) y tiene sesentay cuatro cambios,cada uno de los cuales correspon-i. Ver abajo. 2.- Utilice este trmino por primera vez en mi discurso conmemorativo de Richard Wilhelm (pronunciado el lO de Mayo de i930. en Munich).Despus aparecio en un apndice de he Secret of the Golden Flower (Londres y Nueva York.i931).en el que decia:La ciencia dei Ching no se basa en el principio de casualidad.sino en el pri cipio (hasta ahora sin denominar porque no se conocia entre nosotros) que yo he llamado experimen- talmente el principio sincronisttco (pag.142). 3.- I Ching.I.pags.392 ss. 49 48. de a una situacin psquica.Dichas situaciones estn reejadasen el texto y se les han aadido algunos comentarios.Hay tarn- bin un mtodo occidental de origen muy antiguo que se basa en el mismo principio general que el dell Ching y cuya nica diferencia es que en Occidente este principio no es triple,sino,cosa bastante signicativa,cudruple,y el resultado no es un hexagrama construido sobre las lneas del Yang y Yin,sino die- cisis cifras compuestas de nmeros pares y nones,doce de las cuales estn dispuestas de acuerdo con ciertas reglas en las casas astrolgicas.El experimento se basa en lneas de 4x4 que tienen un nmero aleatorio de puntos que el interrogador marca en la arena o en el papel de derecha a izquierda.En la forma Occidental verdadera,la combinacin de estos factores est mucho ms detallada que en ell Ching.En ste tambin apare- cen muchas coincidencias signicativas,pero,por regla gene- ral,son ms difciles de entender y,por ende,menos evidentes que en el mtodo Occidental.Sobre este mtodo,que se conoce desde el siglo XIII como Ars Geomantica o Arte del Punteado y que disfrut de una amplia aceptacin,no hay comentarios reales,puesto que su uso era solamente mntico y no losco como en el I Ching. Aunque los resultados de los dos apuntan en la direccin de- scada,no proporcionan ninguna base para una evaluacin esta- distica.Por eso,he buscado otra tcnica intuitiva y he tropezado con la astrologa,que,al menos en su forma modema,arma dar una descripcin ms o menos global del carcter del indi- viduo.Aqu no faltan comentarios;sin duda alguna,podemos encontrar enormes cantidades,aunque complicados -10 cual esi. - Mencionado por Isidoro de Sevilla en su Liber Etymoiogiarurmviil,IX.13 (en J. P. Migne,Patrologia Latina,LXXXII,73-728). 2.- Se pueden utilizar tambien granos de maiz o dados. 3.- La mejor informacin se encuentra en Robert Fiudd (1574-1637),De Arte Geomantica,Cf.Lynn Thorndlke,A History of Magic and Experimental Sciencie.II (New York,i929),pag.i 1o. 50 49. una clara muestra de que la interpretacin no es ni sencilla ni segura.La coincidencia signicativa que estamos buscando se manifiesta inmediatamente en astrologia,dado que los datos as- trolgicos corresponden,a decir de los astrlogos,a rasgos indi- viduales del carcter;desde los tiempos ms remotos,los diver- sos planetas,casas,signos zodiacales y aspectos han tenido to- dos signicados que sirven de base para el estudio del carcter o para la interpretacin de una situacin dada.El matrimonio puede basarse" en o d e de los horscopos de la pareja.unhecho especialmente afortunado o desafortunado puede apoyar- se en r:a,n e,o en un inslito cmulo de aspectos,o tambinen una antigua mxima de astrologa como Mars in medio coeli semper significa:casum ab alto,como en el horscopo del Emperador Guillermo II.Siempre se puede objetar que el resul- tado no concuerda con nuestro conocimiento psicolgico de Ia situacin o del carcter en cuestin,y no es fcil refutar la ar- macin de que el conocimiento de la personalidad es algo muy subjetivo,pues en la caracterologfa no hay signos infalibles,ni siquiera dignos de conanza,que puedan medirse o calcularse de algn modo objecin que tambin se plantea ante la grafo- logia,aunque en la prctica goza de bastante consideracin. Esta crtica,junto con la falta de criterios ables para detenni- nar los rasgos de la personalidad,hace que la coincidencia sig- nicativa de la estructura del horscopo y el carcter individual parezcan inaplicables para el propsito que estamos discutiendo aqu.Si queremos,no obstante,que la astrologa nos diga algo sobre la relacin no causativa de los acontecimientos,debemos desechar esta diagnosis incierta del carcter y colocar en sulugar un hecho absolutamente cierto e indudable.El matrimo- nio es uno de ellos.i. - Otros hechos evidentes serian el asesinato y ei suicidio.Se pueden en- con trar datos estadsticos en Herbert von Kloeklerkstrologie als Erfahrungs- wissenschaftteipzig.192743695. 232ss. y20 ss. ) pero desgraciadamente noSI 50. Desde antiguo,-la principal correspondencia tradicional,as- trolgica y alqurnica,del matrimonio ha sido la coniunctio S0- lis oe:Lunae o,la coniunctio Lunae et Lunae y la conjuncin de la Luna con el ascendente.Existen otras,pero no entran dentro de la principal corriente tradicional.El eje ascendente- descendente se introdujo en la tradicin porque durante mucho tiempo se habia considerado que ejerca una inuencia especial sobre la persona.Como me referir ms tarde a la conjuncin y la oposicin de Marte d y Venus ii dir ahora solamente que ambos estn relacionados con el matrimonio slo porque lallean a establecer comparaciones con los valores medios normales por lo que no pueden utilizarse para nuestro propsito.Por otra parte,Paul Flam- bart (Preuves et Bases de I astrologie cientique,Pars.1921 ,pags.79 ss. ) nos muestra en grafico de estadisticas sobre los ascendentes de ciento veinti- trs personas Intelientes dstinguidas.Las acumuiaciones concretas se producen en los vrtices del trigono etreo (g.b,q).Este resultado se vio conrmado por otros trescientos casos mas. 1.- Esta concepcin se remonta hasta Ptoiomeo:Apponit (Ptolomeo) autem tres gradus concordiae:Prlmus cum Sol in viro.et Sol vel Luna in temina.aut Luna utrisque.fuerint in Iocis se respicientibus trigono,vel hexagono aspectu.Secundus cum ln viro Luna.in uxore Sol eodem modo disponuntur.Terlius si cum hoc alter alterum recipiat.(Ptoiomeo postula tres grados de armonia.EI primero.cuando el sol en el horscopo del hombre y el sol o la luna en el de la mujer,o la luna en los dos,estan en sus respectivos lugares en un aspecto trigonal o sextil.El segundo.cuando la luna en el horscopo del hombre y el sol en el de Ia mujer forman una constelacin en el mismo sentido.El tercero cuando uno es receptivo para el otro).En la misma pagina.Cardan cita a Ptolomeo (De iudlciis astrorum):Omnia vero constantes et diurni convictus permanent quando in utriusque conjugls genitura lumina ria contugerit congurata esse concorditer' (Hablando en general.su vida en comn sera larga y constante cuando en los horscopos de ambos los Iuminares (sol y luna) formen una constelacin armoniosa).Ptolomeo considera Ia conjun cin de una luna masculina con un sol femenino especialmente favorable para el matrimonio.Jerome Cardan.Comentario in Ptolomaei librorum de iudiciis astrorum.Libro lV (de su Opera Omnia.1663, V.pag.332). 2.- El astrlogo en activo apenas puede reprimir una sonrisa aqui,porque para l estas correspondencias son absolutamente autoevidentes.un ejemplo clasico de las cuales es la relacin de Goethe con Christiane Vuipius:o 5 m o o 7 m. Quizas debiera aadir unas palabras aclaratorias para aquellos lectores que desconocen el arte y las tcnicas antiguas de la astrologia.Su base es el horscopo,una disposicin circular del Sol,de la Luna y de los planetas52 51. conjuncin o la oposicin de estos dos planetas apunta hacia una relacin amorosa,que puede ser o no ser causa de un matri- monio.Hasta donde llegan mis experimentos,tenemos que in- vestigar los aspectos coincidentes oa,(r e y eAsc.en los horscopos de las parejas casadas con relacin a las no casadas.Ms adelante ser interesante comparar la relacin que hay en- tre estos aspectos y los de los que pertenecen,solamente en me- nor grado,a la principal corriente tradicional.No se ne