Reflexi³n docencia

  • View
    341

  • Download
    0

Embed Size (px)

Text of Reflexi³n docencia

Docencia

UNOS PUNTOS de reflexinDocenciaProf. Jos O. Poli http://reflexioneseducativ.blogspot.mx

Objetivos de la DocenciaClarificar la misin del educador.Entender la docencia como respuesta a una vocacin, distinguindola de algunas visiones recortadas o limitantes.

Presentar un perfil del educador.

La docencia esen respuesta a una vocacin, una forma de ser,con el objetivo de lograr que las personas bajo su tutela y, en general, cualquier ciudadano, se formen integralmente y as puedan vivir ms plenamente. comparable al ejercicio de la medicina y al sacerdocio, y al de otros servicios como el del polica, el militar, el gobernante, el dirigente y el enfermero.

La docencia no es algo que quede garantizado con un ttulo (aunque sea mejor tenerlo). un trabajo (aunque por ejercerla se cobre una remuneracin). una actividad sujeta a horarios y lugares.Esta visin de la docencia no se debe malinterpretar como romntica o idealista. Todo lo contrario: se vincula con la esencia misma de la condicin del educador.

Qu tenemos entre manos?Personas en formacin, en una etapa decisiva en sus vidas.La educacin de los ciudadanos y las familias.La construccin de un futuro y de una comunidad mejores (y esto no es una frase hecha).Una parte muy importante en la transmisin de la cultura y los valores. Una misin que no puede tomarse a la ligera.

Notas sobre educarEs un arte, no una tcnica.No es slo instruir ni capacitar para el trabajo.No es adoctrinar.No es slo ensear habilidades.No es adiestrar.Es formar, ayudar a crecer, guiar. Es orientar hacia el bien, la verdad y la belleza.Es colaborar con cada persona, que es nica e irrepetible, para que sta desarrolle sus potencialidades.

Notas sobre un educador (I)Se considera un profesional y encara seriamente el ejercicio de la docencia.Toda su persona habla: sus acciones, sus actitudes, su ejemplo. No est trabajando, est siendo. l es en s un mensaje.Por eso es coherente y autntico dentro y fuera de la escuela.Es conciente de la trascendencia de sus acciones.Aspira a ser maestro.Est comprometido con su crecimiento personal en todos los aspectos, procurando ser virtuoso.

Notas sobre un educador (II)No es un actor educativo.Es autnomo ante exigencias que se oponen al sentido comn, a lo correcto, a lo natural o a sus principios. Distingue lo legal de lo legtimo.

Se considera un educador, no un trabajador de la educacin.Procura faltar lo menos posible a sus obligaciones, para no privar de su servicio directamente a los alumnos a l encomendados, e indirectamente a la comunidad.

El ser humano se desarrolla plenamentemediante el ejercicio de las virtudes.No se trata tanto de hacer virtuoso el instinto, como de hacer instintiva la virtud.

El educador y las virtudesSi bien toda persona est llamada a ser virtuosa, debe serlo ms quien tiene bajo su influencia a otras personas (padres, dirigentes, autoridades, docentes). Las virtudes deben ensearse como contenido de estudio, pero fundamentalmente es a travs del ejemplo como el alumno entiende y vive la virtud.De aqu el enorme valor que tienen la coherencia y la autenticidad.Virtuosismo no es puritanismo.

Objetivos de Docencia Bien EjercidaPresentar aspectos de un desempeo virtuoso de la docencia.Dar elementos de valoracin particulares en relacin con situaciones habituales en que el docente participa o interviene.Reflexionar sobre la propia vivencia docente (que es ms que una mera prctica).

VERACIDADConviene postergar una respuesta que no se tiene, antes que mentir para quedar bien.Quien es sorprendido mintiendo pierde confiabilidad y autoridad.La verdad los har libres (Jn. 8, 32)Un error se debe admitir y subsanar sus consecuencias. No es correcta la mentira piadosa.

ESTUDIOSIDAD c) Los cursos no bastan ni son garanta. Tambin hay libros, revistas, videos, sitios web seriosEl conocimiento de la propia disciplina es uno de los pilares de la autoridad del docente, y uno de los aspectos de l que los alumnos ms valoran. d) Siempre el mismo apunte o programa, ao tras ao, la misma fotocopia, el mismo trabajo prctico? Los materiales se revisan, se actualizan, se les da otro enfoque, se reemplazan partes, etc. No confundir con esnobismo.

AMOR A LOS ALUMNOS Paciencia: saber esperar, insistir, reiterar, la confianza en la capacidad de los dems,la tolerancia de los defectos ajenos. Se complementa conEsta virtud hace ver en cada alumno una persona irrepetible y nica, y comprender que no tienen sentido expresiones como los de quinto o acciones como los castigos colectivos.Qu piensa y cmo se refiere usted a sus alumnos?

ORDENConsiste en disponer cada cosa en el sitio que le corresponde.La virtud del orden es de alto valor formativo. Quien es ordenado la transmite y promueve. El buen orden siempre es humano, no mecnico.El orden se da en diversos aspectos: personal, del propio desempeo, de las relaciones personales e institucionales.Cuida del orden, y el orden cuidar de ti

ORDENAlgunas faltas al orden habituales en la docencia: Desorden en el uso del pizarrn, en la organizacin de la clase. Uso personal del celular en el aula. Confeccin desprolija o descuidada de planillas o actas. Despreocupacin por el orden en el aula. Relacin con los alumnos sin guardar una distancia necesaria: con un trato excesivamente informal , compartiendo informaciones personales (redes sociales y otros medios), usando el mismo lenguaje adolescente, tomando partido con ellos en posturas crticas hacia la institucin, hacia colegas o hacia otros grupos de alumnos. Impuntualidad para llegar a hacerse cargo de la clase. Uso el tiempo de clase para otras cosas (corregir, divagar). Improvisacin de clases, avances y retrocesos con los temas, reiteraciones Dejar todo para lo ltimo, pasa el tiempo y no se evala, dilaciones

MADUREZLa persona madura evidencia estabilidad de nimo. Mantiene la calma y el equilibrio, no se descontrola. No adopta actitudes adolescentes. Es una referencia adulta para el educando. Mantiene buen humor y disposicin constantes. Transmite la sensacin de estar a cargo. Acepta sugerencias pero no cede a presiones de los alumnos. Toma decisiones racionales y las sostiene.

HUMILDADConsiste en la justa valoracin que la propia persona hace de s.Si yo soy superior a mis vecinos deberan ser ellos y no yo los encargados de decirlo. (G. Sarton) Por una falsa humildad hay quienes no ponen sus cualidades al servicio de los dems, porque segn ellos no son capaces de asumir algunos compromisos. Se conoce a s mismo y no se infravalora. Se evitar a toda costa la pedantera. La humildad va aparejada con la gratitud. Por favor y gracias siempre estn vigentes. La humildad conlleva la aceptacin de las sugerencias y correcciones de colegas, directivos e incluso alumnos.

ConclusinUn texto final

La educacin siempre ha de cumplirse en beneficio de un otro.

La educacin se realiza esencialmente con la presencia de un amor benevolente que instaura el vnculo educativo, sugiriendo un camino con su propio ejemplo y el mpetu de su carcter.

La educacin no debe ser entendida como la formacin de habilidades o competencias, sino como una influencia que gua y consolida el carcter del educando para que logre una clara y correcta conciencia de su libertad.

Este es el sendero que debemos ensear a recorrer, el de una sabidura que proclama: encuntrese cada uno consigo mismo y venza en s mismo todo aquello que no es acorde a lo propiamente humano.

Porque la ms doliente ignorancia se consuma cuando se es vencido por un s mismo inferior que prevalece y triunfa sobre nuestra humanidad.

Se ha de ensear el arte de vencerse a s mismo: s quin eres, pero s cmo debes ser. La exigencia de armona interior y unidad de carcter como condicin de felicidad, exige que nos esforcemos en la conquista del seoro que ha de lograrse en el ejercicio de las virtudes. Logro que requiere fundamentalmente de dos disposiciones, la propia inquietud de ser mejor y el ejemplo que conduce hacia ese fin.

No habr inquietud en la juventud si los educadores no tienen la sagacidad de suscitar el reconocimiento de esta necesidad, y sin una presencia que constantemente afirme con su ejemplaridad la realidad que pretende ensear.

La realizacin efectiva de la educacin no ha de ser posible sin la presencia de un maestro, al que podramos llamar seor de s mismo, que educa con el saber y muestra en su vida una coherencia humanamente correcta que se condice con el mismo saber que ensea.