El psicoanalisis y el maestro

Embed Size (px)

Text of El psicoanalisis y el maestro

El psicoanalisis y el maestro

El psicoanlisis y el maestro

Diana Karen Luqueo GarcaBlanca Karina Pintor CabreraYesenia Mata Delgado Jacqueline Sarahi Sols Mendoza 1A travs de la historia de la educacin puede replantearse el proceso que condujo lentamente a la concepcin de que la obra del maestro no se halla confinada a un impartir el conocimiento de determinados hechos y habilidades.El nio debe ser el centro del proceso educativo.2John Dewey propuso la importancia del estudio del desarrollo de los seres humanos y mostrar la valiosa tarea que le corresponde a la escuela.La enseanza debe plantearse con referencia al nio y sus intereses.

3El psicoanlisis se distingue por el hecho de enfocar el estudio de la conducta humana desde tres ngulos:El genticoEl histricoEl dinmicoCon el propsito de hallar conexiones causales entre los mismos.

4Educacin: el enfoque psicoanaltico permite que el maestro se ocupe del nio con una mayor comprensin, vinculando entre si pasado, presente y futuro.

5Principales problemas desde el punto de vista del docente:es posible que el psicoanlisis represente para el maestro que un interesante estudio cientfico?a caso el hecho de que revele los fundamentos de la personalidad se establecen durante las primeras relaciones del nio con sus padres no deja campo disponible para la obra del docente?

6Freud: no he contribuido nada a la explicacin del psicoanlisis a la educacin, pero era comprensible que las investigaciones acerca de la vida sexual de los nios y su desarrollo psicolgico hayan atrado la atencin de los educadores y arrojando una nueva luz sobre sus tareas.

7Los hallazgos de Freud acerca de la vida sexual de los nios y su desarrollo aporto numerosas ideas a la tarea del maestro.La gratificaron de instintos no puede conducir a la salud mental

8Dos experimentos llevados a cabo por los propios psicoanalistas en este pas, la Malting House School de Susan Isaacs en Cambridge, hace treinta aos, y las Hampstead Nurseries de Anna Freud, abiertas durante la guerra suministrado una comprensin valiosa de estos problemas mostrado como en cada paso de su desarrollo sus cambiantes relaciones con los mayores ayudan a fortificar el dbil yo del nio.9La tarea del educador requiere una lenta modificacin, no una supresin brusca o una falta total de apoyo.Las fantasas se expresan en el juego y la conversacin, y el maestro siente que tiene libre acceso a la mente del nio.

Los mecanismos de defensa, oportunidad nica para ver la gran variedad de maneras con que distintos nios enfrentan situaciones externamente similares.Ha transformado una experiencia pasiva en una activa.La maestra llega a conocer el significado de la regresin, la manera de tratar con una gran ansiedad por una vuelta a formas de proteccin primitivas, por la necesidad real de un apoyo del maestro.Los adolescentes, en quienes el conflicto de emociones y las tendencias conflictivas se hallan una vez ms cerca de la superficie, el maestro que ha llegado a familiarizarse con la lucha de los nios reconoce gran parte de lo que es revivido. Respecto de los menores inadaptados y delincuentes, los maestros y los encargados de la vigilancia (probation officers) no hallan dificultades en ver y comprender manifestaciones de la conducta a la luz de los procesos inconscientes sealados por el psicoanlisis.Libertad de expresin, actividad y creatividad son los conceptos sobre los que se basan dichas recomendaciones. Una de estas palabras se refiere a la existencia de fuerza dentro del nio. Considera que la tarea del maestro consiste en suministrar un marco dentro del cual stas puedan hallar expresin y ser utilizadas en el proceso de desarrollo de la personalidad en su conjunto, y en adquirir un conocimiento acerca del mundo exterior Dice Freud: Resulta difcil determinar si lo que ms nos impresionaba y tena mayor importancia para nosotros era el inters por las ciencias que aprendamos o por las personalidades de nuestros maestros.El nio reacciona ante el maestro como si este fuera un sustituto parental.

El maestro no se comporta como una figura parental, no lo trata con intensa emocin, pero satisface sus requerimientos de nuevas y distintas maneras mas alejadas de sus primitivas necesidades

Por su personalidad y conducta se presta al papel de un ideal o temida figura parental.

El maestro puede abrir el camino al trabajo y el conocimiento si siente el deseo del alumno de que le de muestras de valorarlo a el y a sus esfuerzos.

Susan Isaacs la maestra no puede desempear bien su tarea a menos que traiga hacia si principalmente las fuerzas del amor. Ella ha de suministrar una oportunidad generosa para le expresin de los impulsos destructivos, pero no ha de traer por sus cualidades reales las fuerzas negativas y explosivas del odio y la agresin

La actitud del maestro puede mantener abierto o cerrado el camino del trabajo y un sentimiento de que el esfuerzo resulta valorado o pasado por alto.

La conducta y personalidad reales del maestro forman el centro del cuadro en que puede interesarse una buena enseanza

Anna FreudEtapa normal de inadaptacin

Mediante la introyeccin y la proyeccin la mente infantil trata de hacer frente a la ansiedad y el nio interpreta errneamente y distorsiona el mundo externo de personas y cosas.

Los nios pueden seguir comportndose de una manera que no se ajusta a la realidad durante su vida escolar

La actitud parental ha jugado su papel al producir la necesidad del nio de vivir bajo el dominio de tales fantasas; la distinta aproximacin del maestro lo ayuda a que nuevos y diferentes aspectos formen parte de si mismo

La identificacin es un proceso inconsciente y a veces resulta confundido con los intensos deliberados de modelarse a si mismo superficialmente de acuerdo con una persona real de la vida de uno. Constituye la base del aprendizaje La educacin actual encarga al profesor la tarea de brindar oportunidades al nio. Estas deben estar de acuerdo con las capacidades de este a medida que se desarrollan y deben formar parte del plan de estudios.

El papel del maestro ha cambiado, del mismo modo que el de la madre respecto de los cuidados suministrados al nio

21FREUDDescubreTiene curiosidadNaturaleza sociallibera su curiosidad para interactuarUtiliza la mayor parte de su energa para procurar otro conocimiento

LEONARDO DA VINCIComienza su investigacin socialRegularmente a los 3 aos.Respuestas de los padres:Padre: respuesta inmediata

Madre: ESPERA A SER MAYOR

Ta: primero habla de otro tema

Con estas respuestas no concretas, experimentan la sensacin de que el conocimiento no es para el.Con esto el nio se interesa por todas las cosas que lo rodean.

Esta libertad de explorar, hacen que el maestro adopte la siguiente expresin: alegra de ensear.