A Fractured Light (#2 Saga Beautiful Dark Trilogy) - Jocelyn Davies

  • View
    528

  • Download
    1

Embed Size (px)

Transcript

  • 1. 1

2. 2 Sinopsis Cuando se despierta en un lugar desconocido, Skye sabe que algo terrible le ha sucedido. Pero no es hasta que escucha a Asher, el ngel oscuro y rebelde del que se enamor, que los recuerdos de Devin y su estruendosa traicin le llega de golpe. Skye vuelve a casa, pero con el conocimiento de quin es en realidad, nada podr ser igual alguna vez. A medida que pone a prueba los lmites de sus nuevos poderes, Skye descubre que es capaz de mucho ms de lo que nadie podra haber imaginado. Tanto la Orden como la Rebelin la quieren de su lado a medida que la guerra entre las facciones se cierne. Ella no puede perdonar a la Orden por casi matarla, pero algo la retiene de aceptar la Rebelin. Segundo libro de la serie A Beautiful Dark 3. 3 ndice Sinopsis Prlogo Captulo 1 Captulo 2 Captulo 3 Captulo 4 Captulo 5 Captulo 6 Captulo 7 Captulo 8 Captulo 9 Captulo 10 Captulo 11 Captulo 12 Captulo 13 Captulo 14 Captulo 15 Captulo 16 Captulo 17 Captulo 18 Captulo 19 Captulo 20 Captulo 21 Captulo 22 Captulo 23 Captulo 24 Captulo 25 Captulo 26 Captulo 27 Captulo 28 Captulo 29 Captulo 30 4. 4 Prlogo Traducido por LizC Corregido por Angeles Rangel Estoy cernindome en el borde. Es pleno invierno, y la nieve cubre las laderas como si estuviera tratando de enterrarnos. Puedo escuchar el sonido de las voces de mis compaeros hacindose eco en las montaas a medida que se ren y remontan alrededor. Puedo ver a mi mejor amiga, Cassie, abajo en la pendiente de principiantes, gritando cuando cae por ensima vez, y a nuestro amigo Dan riendo mientras le ayuda a levantarse. A unos metros de m, en la cima de la montaa, Ian se acomoda las gafas sobre los ojos. Me siento atrada por el borde, tentada por el abismo de abajo. Siempre estoy dividida. Entre el control y el caos; la pasin y la tranquilidad. Entre lo que est predestinado y lo que quiero. Una parte de m anhela dar el paso, a tirarse de cabeza y dejar que la sensacin de control se evapore en el viento. Y una parte de m quiere estar en un lugar donde nunca tendra que preocuparme acerca de esa eleccin o cualquier eleccin. Donde la paz y la calma son las nicas cosas que sienta. Despus de una vida de tratar de borrar el dolor por la muerte de mis padres, de la ta Jo y mis amigos devotos ayudndome a poner las piezas juntas de nuevo, tal vez ah es a donde pertenezco. Tal vez me merezco un poco de paz, despus de todo. 5. 5 Pero cuando doy un paso atrs del borde, se desvanece la adrenalina, y todo lo que queda dentro de m es un fro vaco. No siento ms el dolor. Pero no siento felicidad, tampoco. Hay una voz en mi odo, susurrando: Toma una eleccin, Skye. No puedes mirar por el borde de este precipicio para siempre. En el sueo que tengo todas las noches, he tomado mi decisin. Cada vez, voy a saltar. Para permitir que no slo el dolor se precipite al interior sino tambin cualquier otro sentimiento que venga con l: amor, dolor y alegra. Quiero volar por esa pendiente y nunca mirar hacia atrs. Quiero tantas cosas. El deseo es lo que me impide ser capaz de existir en un perpetuo estado de calma. As que rectifico mis esqus. Me preparo para empujarme abajo por la montaa. Pero siempre hay alguien que me detiene. Un ngel rubio helado, con el rostro calmadamente familiar y aun as aterrador al mismo tiempo. Sus alas son tan deslumbrantemente blancas que tengo que cerrar los ojos. Y mientras sus alas estn cerradas, el fro acero de una hoja cae directamente a travs de m. El dolor se precipita a medida que la espada sale. No puedo tomar una eleccin entre el caos y el control, porque ya lo han hecho por m. Soy despojada entre las nubes. Tengo el sueo cada noche. Y nunca me despierto con el alivio de que es slo un sueo. Debido a que durante varios das, no me despierto en absoluto. 6. 6 Captulo 1 Traducido por LizC Corregido por Angeles Rangel o primero que not cuando abr los ojos fue la luz gris que me rodeaba como una pelcula de gasa. Respingu y entrecerr los ojos, tratando de enfocar mi visin, pero la luz era tan brillante que mi cabeza empez a palpitar. Cerr los ojos de nuevo, y tom una respiracin profunda. Eso estuvo bien. Estaba respirando ahora, al menos. Eso significaba que no estaba muerta. Cuando abr los ojos otra vez, intent enfocarme con ms ganas, luchando para darle sentido a dnde estaba. El fro se filtraba a mi alrededor, por lo que trat de empujar mi jersey tejido de color crema alrededor de mi barbilla. Un tejido rado me roz la piel en su lugar. Esta no es mi manta. Presa del pnico, busqu algo familiar, algo con toque de piedra para demostrarme que estaba en mi dormitorio. Pero todo lo que me rodeaba era extrao y desconocido. No estoy en casa. Poco a poco las cosas empezaron a cristalizarse. Imgenes y formas encajando en su lugar; lneas afiladas y espacios definidos en s. La luz caa suavemente a travs de una ventana abierta. Slo poda ver un par de pinceladas de color, marrn y verde manchando contra un cielo blanco. Copas de rboles. Colorado en invierno. L 7. 7 Un haz inclinado de luz caa sobre la manta descolorida que me cubra. Mov los dedos del pie y observ las ondas que causaba el movimiento en la luz arrojada sobre la cama. As que no estaba paralizada. Trat con mis dedos de las manos tambin, y despus mi cuello. Parpade varias veces y luego abr la boca, la estir de par en par, y la cerr. Me poda mover, pero mis msculos y articulaciones se sentan rgidos y sin usar. Cunto tiempo haba estado aqu acostada? Cuando volv la cabeza, alcanc a ver algo de metal en una mesita de madera al lado de mi cama, y mi cuerpo se tens. Al instante mi mente record los bosques oscureciendo en la cada de la tarde, el brillo del metal lastimndome a toda velocidad. Mi corazn estaba latiendo con fuerza, y mi garganta estaba seca de repente. No saba si mi reaccin era causada por el recuerdo o la imaginacin. Qu me ha pasado? Despierta susurr una voz femenina, usando el tono de voz baja destinada a hospitales y bibliotecas. Vamos. Ve abajo a dormir en el sof. Debes estar agotado. Esforzndome para ver de dnde vena la voz, localic a una joven mujer de pie en un rincn de la habitacin. Cabello castao largo colgaba en una gruesa trenza radiante por su espalda. Me di cuenta que, no me hablaba a m. A continuacin, una segunda voz bostez en respuesta. La voz de un chico. Mm-hum. Cunto tiempo estuve dormido? Trat de ver alrededor de la mujer sin mover los msculos debajo de mi cuello, pero eso fue ms difcil de lo que pensaba que sera, y me di por vencida. Slo pude ver una bota de nieve maltratada extendida detrs de ella. El que estaba hablando estaba sentado en una mecedora en la esquina. Algo en su voz spera y rasposa me resultaba familiar. Sent un espasmo en el pecho. 8. 8 Ha cambiado algo? Su voz era hueca, como si ya supiera la respuesta. No dijo ella. Y si quieres que ella mejore, tienes que dejarla descansar. No voy a molestarla si me siento aqu, verdad? No es solo ella de quien me preocupo. T necesitas descansar tambin. Cmo se supone que vamos a protegerla si ests agotado? Vamos, acabo de dormir. Es tu turno. Pero yo... No le haces ningn favor si te quedas dormido de nuevo. Con todo lo que est por venir... No me importa lo que viene, Ardith. Me importa lo que pas. Si pudiera volver a esa noche Asher, escchame Asher. Al or su nombre, algo plateado y luminoso corri por mis venas. Mi rostro se sinti fro y caliente al mismo tiempo. no puedes dijo la mujer. Me hubiera gustado sentarme y llamarlo a travs de la habitacin. Pero mi cuerpo no estaba cooperando. Slo la quiero de vuelta dijo l en voz baja, y me llam la atencin lo diferente que sonaba. Tan serio y sombro. No poda detectar el ms mnimo indicio de la picarda habitual en su voz. Miles de pequeas estrellas se extendieron a travs de mi visin. Algo muy terrible debe haberme ocurrido para hacer que Asher est preocupado. Pero qu? 9. 9 Todos lo queremos dijo la mujer. No podemos ganar esto sin ella. No por la batalla, Ardith. Lo s. Los hombros de la mujer se tensaron. Hace una vez alguien me dijo eso. Arriesg su vida para recuperarme. Y mira lo que pas. Incluso desde mi cama en la esquina, pude notar que esas palabras estaban llenas de significado. Me preguntaba cul era la historia. Claramente se conocan de hace mucho tiempo. Eso fue diferente dijo Asher oscuramente. Fue lo mismo. La pasin es nuestro camino, pero el amor puede enloquecer a un ngel, Asher. Puede entorpecer los cielos, cambiar el resultado de una guerra. No es ese el punto? Asher exhal con fuerza y pate su bota al suelo en frustracin. l tena cientos de miles de aos de edad, pero pareca y actuaba como un chico de diecisiete aos. Pens que todos estbamos a favor de enamorarse y cambiar el mundo. No es eso lo que nos hace Rebeldes? Por lo general, s dijo. Pero estos son tiempos extraos y peligrosos. La tregua entre la Orden y la Rebelin termin al minuto que Astaroth destruy Oriax. Ahora tenemos que velar por nosotros mismos en primer lugar. Un poco hipcrita, no? dijo y solt un bufido. Ardith lo mir fijamente. Tal vez dijo. Pero hay repercusiones ahora que no podamos haber sabido. Nosotros no somos los Dotados. No podemos adivinar el destino. No la voy a dejar dijo Asher, su voz dura. Cuando se despierte, va a unirse a la Rebelin. Ya lo vers. Ella nos ayudar. 10. 10 S dijo ella. Mientras tanto, ve a la cama. Encend una fogata en la chimenea. Asher suspir, dej caer la cabeza entre sus manos. Espero que esto funcione. Ardith puso una mano en su espalda. Yo tambin dijo ella. Ella se movi a un lado entonces, y pude verlo perfectamente. Me acord inmediatamente de la primera vez que lo vi, apoyado contra la pared exterior del Love the Bean en la noche de mi cumpleaos. Tena el cabello muy oscuro, sus ojos de un negro tan magntico que no slo pareca agusto en la noche, pareca como si fuera parte de ella. La luz de la luna brillaba sobre sus altos pmulos, y tena un brillo juguetn y arrogante en sus ojos. Ahora sus ojos estaban tristes, serios. No haba ni rastro de luz de luna, ningn desa