Transcript
Page 1: Diez libros de Arquitectura

Portada: Vitruvio, en J. de Laet, M. Vitruvii Pollionis De Architectura Libri Decem, Amsterdam, 1649

Page 2: Diez libros de Arquitectura

M. Vitruvii Pollionis De Architectura Opus in Libris Decem

1

Contraportada

El tratado de arquitectura de Marco VITRUVIO Polión, el único entre los producidos por lacivilización grecorromana que ha llegado completo hasta nosotros, es un examen sistemático de todoslos aspectos que debe conocer quien desee construir -lugar adecuado, materiales que hay que emplear,tipos de edificios, órdenes, ornamentos y máquinas variadas-, y recoge, asimismo, otras muchasconsideraciones astronómicas y matemáticas, además de anécdotas y citas de otros autoresprecedentes. Escritos en la época de Augusto, a quien están dedicados, prefigurando ya la estrechaconexión que habría de establecerse en el futuro entre la arquitectura y los intereses del Estado, LOSDIEZ LIBROS DE ARQUITECTURA prepararon ideológicamente el terreno para los grandesprogramas constructivos de la Roma imperial. Verdadera "summa" de todo el saber arquitectónico de laAntigüedad, la obra de Vitruvio fue copiada muchas veces a lo largo de la Edad Media y reimpresa sintregua en todos los países del mundo a partir de su primera edición en 1486 y constituye, sin duda, untexto capital de nuestra tradición cultural y el tratado artístico más influyente de la historia deOccidente. La presente edición -prologada por DELFÍN RODRÍGUEZ RUIZ y traducida directamentedel original latino por JOSÉ LUIS OLIVER DOMINGO con criterios actualizados- está enriquecidacon una selección de los grabados* más relevantes aparecidos en las principales ediciones delRenacimiento y el Barroco.

[Pueden consultarse y obtener ilustraciones de las obras arquitectónicas renacentistas y barrocas en:http://www.vitruvio.es/http://www.unav.es/ha/http://www.unav.es/teohistarq/histarq/HAc/TRAT.htmletc…]

Título original: De ArchitecturaPrimera edición en «Alianza Forma»: 1995 Primera reimpresión en «Alianza Forma»: 1997

Reservados todos los derechos. El contenido de esta obra está protegido por la Ley, que establece penas de prisión y/omultas, además de las correspondientes indemnizaciones por daños y perjuicios, para quienes reprodujeren,plagiaren, distribuyeren o comunicaren públicamente, en todo o en parte, una obra literaria, artística ocientífica, o su transformación, interpretación o ejecución artística fijada en cualquier tipo de soporte o comunicadaa través de cualquier medio, sin la preceptiva autorización.

© de la traducción: José Luis Oliver Domingo© Ed. cast.: Alianza Editorial, S. A., Madrid, 1995, 1997Calle Juan Ignacio Luca de Tena, 15; 28027 Madrid; teléf. 393 88 88ISBN: 84-206-7133-9Depósito legal: M. 32.197-1997Compuesto en FER Fotocomposición, S. A.Impreso en Anzos, S. L.; Fuenlabrada (Madrid)Printed in Spain

* [Los grabados no se recogen en esta edición digital]

Page 3: Diez libros de Arquitectura

M. Vitruvii Pollionis De Architectura Opus in Libris Decem

2

IntroducciónDiez libros de Arquitectura: Vitruvio y la piel del clasicismo

A Carlos Sambricio, porque, como muy pocos, siempre pregunta quid tum

«Esta consideración debería inclinar al crítico, todavía un poco más, a leer literatura en la perspectiva míticaque funda su lenguaje, y a descifrar la palabra literaria (que no es para nada la palabra corriente) no como eldiccionario la explicita sino como el escritor la construye».

R. Barthes, Proust y los nombres (1967)

«En Italia se censuran con acrimonia (como hacían los Griegos) los errores notables de los edificios. Pusocierto Arquitecto Veneciano una bella fila de colunas en parage que de nada servía, y nada sostenían. Ciertamañana amaneció en ellas un Pasquin que las preguntaba: Messercolonne, che fatte quá? A que respondían: Nonlo sapiamo in veritá».

José Ortiz y Sanz, Instituciones de Arquitectura Civil acomodadas en lo posible a la doctrina de Vitruvio(1819)

El libro de la arquitectura

Un ilustre bibliófilo catalán, R. Miquel y Planas, escribía, a comienzos de los años treinta,algunas observaciones sobre el arte de la ilustración en el libro que podrían servir como excusaconceptual e histórica para comenzar cualquier aproximación a Vitruvio y a su texto, el texto, sobrela arquitectura. En particular, son dos comentarios los que en este momento me interesa destacar. Elprimero, sobre los posibles usos y funciones del libro. El segundo, sobre la misma arquitectura dellibro. Y es que, según Miquel y Planas, «los libros son los que preparan las revoluciones. Perotambién las reacciones», indicando, a continuación, que «el Libro es una verdadera construcción,con todas las exigencias en cuanto a equilibrio y solidez que pueda tener un templo o un alcázar,con la sola diferencia de sus proporciones»1. Recordaba también el bibliófilo catalán que el editorfrancés Pelletan, que se llamaba a sí mismo arquitecto de libros, había afirmado que un livre c'estun texte a décorer.

El De Architectura de Marco Vitruvio Pollion, escrito durante la época de Augusto, es, sobretodo, un texto, un libro. Incluso podría afirmarse que, una vez escrito, se convirtió únicamente eneso, en un libro, en el libro de la arquitectura. Es más, en ese sentido, no resulta sorprendente quehace unos años G. Barbieri pudiese afirmar que, en efecto, Vitruvio «no existe», solamente existe ellibro, lo que él llamaba «el principio de autoridad»2.

El De Architectura es, sin duda, una arquitectura textual que cada época histórica pretendióhacer suya, unas veces como aval para la revolución, para la renovación, otras como instrumento dela tradición e incluso de la reacción, pero también como objetivo de reproches ahistóricos, deconsideraciones sobre su perfecta inutilidad. De esta forma, volver a pensar en el libro de laarquitectura no debe ser entendido como una oportunidad erudita, sino desde la cautelametodológica de que, para decirlo con Tafuri, «nulla é in tal modo dato per passato. Il tempo della

1 R. Miquel y Planas, «El arte de la ilustración en el libro», en Ensayos de Bibliofilia, Barcelona, 1929-1932, págs. 47-48.2 G. Barbieri, «'Co'l giuditio, e con la mente esperta': l'architettura e il testo», en L. Puppi (ed.), Andrea Palladio. Iltesto, I'immagine, la cittá, Vicenza, 1980, pág. 25.

Page 4: Diez libros de Arquitectura

M. Vitruvii Pollionis De Architectura Opus in Libris Decem

3

storia e, per costituzione, ibrido»3.Arquitectos, intelectuales, eruditos, monarcas, filólogos, historiadores y otros se han acercado

con diferentes intenciones al libro de Vitruvio. Sus páginas se han inundado de notas, casi siempreapasionantes, y, sobre todo, de ilustraciones, de imágenes arquitectónicas que pretendían,básicamente, hacer verosímiles sus teorías, sus normas, sus contradicciones. Ilustrar lasarquitecturas descritas en el De Architectura fue siempre un reto, una prueba de destreza, y tambiénuna tentación, la de desvelar el secreto de la arquitectura, la de hacerla accesible4. Y esto no sólo enfunción de los arquitectos o de los constructores, sino también para atender las necesidades de losmecenas, de los patronos, de los nobles, de los críticos, de los diletantes...Mientras todos hablaban de Vitruvio o pretendían hacerlo elocuente, con una u otra intención, desdeel siglo XV a la actualidad, sin entender que, como ha escrito Cacciari, Mnemosyne «no sarebbeMemoria se non fosse memoria dello stesso Immemorabile», es decir, «no sería Memoria siolvidase el olvido»5, el arquitecto romano seguía, y sigue, siendo un perfecto desconocido. Esseguro que no tenía razón Borges cuando escribía que «la historia que se movió en la sombra acabaen la sombra» y, por eso mismo, puede no ser del todo inútil intentar poner rostro a Vitruvio. Esverdad que la arquitectura, su texto, enviudó muy pronto, o así parece, incluso arqueológicamente,de Vitruvio o, a lo mejor, es que nunca estuvo desposada con él6. En el más legendario de los casos,la arquitectura, como tantas ciudades que sufrieron la soledad de la viudedad de sus monarcas, deRoma a Lisboa7, sólo parecía pertenecer a un texto, no a un autor.

La imagen de Vitruvio

Aceptando, si es posible, esa interpretación, la imagen de Vitruvio, como las normas descritas ensu libro, también puede ser desvelada. No es una prueba más de destreza, de exégesis, sino lanecesidad de convertir el texto y a su autor en personajes históricos. Una historicidad que,fundamentalmente, se ha construido con las sucesivas lecturas acumuladas sobre ellos. Tanarbitrario y apasionante, por ejemplo, como intentar resolver gráficamente su método para trazar lavoluta del orden jónico, obsesión de todos los comentaristas de Vitruvio, de Fra Giocondo, acomienzos del siglo XVI, a la más reciente de Decio Gioseffi8, puede parecer el intento de

3 M. Tafuri, Ricerca del Rinascimento. Principi, cittá, architetti, Turn, 1992, pág. 24.4 D. Rodríguez Ruiz, «Abaton: la casa de la Arquitectura», en el catálogo de la exposición La formación del artista,Real Academia de Bellas Artes de San Fernando, Madrid, 1989, págs. 111-148.5 M. Cacciari, Dell'Inizio, Milán, 1990, pág. 252.6 Véanse, al respecto, los estudios de P. Gros, «Structures et limites de la compilation vitruvienne dans les livres III etIV du De architectura» en Latomus, núm. 34, 1975, págs. 986-1009; íd., Aurea Templa. Recherches sur l'architecturereligieuse de Rome á l'époque d'Auguste, Roma, 1976; íd., «La rhétorique des ordres dans l'architecture classique», enCaesarodonum, núm. 14 bis, 1977, págs. 333-347; íd., «Vitruve: l'architecture et sa théorie, á la lumiére des étudesrécents», en Aufstieg und Niedergang der Römischen Welt, II, 30.1, 1982, págs. 659-695.7 Sobre el tema de las ciudades viudas de sus monarcas, religiosos o políticos, véanse E. H. Kantorowicz, Los doscuerpos del rey. Un estudio de teología política medieval, Madrid, 1985; S. Deswarte, «Roma desfeita. Descomposicáode urna imagem», en Ideias e imagens em Portugal na época dos descobrimentos, Lisboa, 1992, págs. 55-122, y elrevelador estudio de F. Bouza Alvarez, «Lisboa Sozinha, Quase Viúva. A Cidade e a Mudança da Corte no Portugal dosFilipes», en Penélope, Lisboa, núm. 13, 1994, págs. 71- 93.

8 Las diferentes interpretaciones del trazado de la voluta jónica, según la describe Vitruvio, podrían constituir laexcusa de un estudio autónomo, desde las representaciones medievales a las actuales. La última versión que conozco,tomando como fuente la propia descripción contenida en el De Architectura es la D. Gioseffi, «Palladio oggi: dalWittkower al postmoderno», en Annali di Architettura, núm. 1, 1989, págs. 105-121 (la res titución gráfica en las págs.114-115). Entre los estudios arqueológicos de la voluta jónica vitruviana y su dependencia de Hermógenes véase W.Hoepfner, «Zum ionischen Kapitell bei Hermogenes und Vitruv», en Mitteilungen des Deutschen ArchaologischenInstituts, núm. 83, 1968, págs. 213 y ss. En España, sólo existe un intento semejante en el siglo XVIII, ya que Ortiz ySanz preparó un pequeño tratado sobre la voluta jónica vitruviana. Su restitución y sus ideas, mientras no aparezca elmanuscrito original, pueden verse en diferentes publicaciones y en un manuscrito de José Ortiz y Sanz. Sobre esteproblema véase D. Rodríguez Ruiz, José Ortiz y Sanz. Teoría y crítica de la arquitectura, 2 vols., Madrid, 1991.

Page 5: Diez libros de Arquitectura

M. Vitruvii Pollionis De Architectura Opus in Libris Decem

4

identificar al autor del De Architectura y, sin embargo, las imágenes que pretenden representarlo nosólo son figuración de un arquitecto, sino del arquitecto. Y eso incluso en los códices medievalesque conservaron la memoria de su texto. Así, en un códice de 1463, Vitruvio (el arquitecto) aparecede perfil, dirigiendo una construcción con la plomada en la mano, mientras que en otro códice,también del siglo XV9 , lo hace con los instrumentos del cantero. Imágenes del arquitecto teórico ypráctico que acabarían cediendo ante su ascenso social e intelectual y cuya representación másexpresiva pudiera ser la grabada, según dibujo de Dosso Dossi, en la obra de Sigismondo Fanti,Triompho di fortuna, publicada en Venecia en 1526. En ese grabado, Vitruvio, «príncipe de laarquitectura», aparece barbado y ennoblecido, indicando con el gesto de -su mano izquierda laperfección de la arquitectura construida según las reglas y normas de su libro, que guarda en lamano derecha. A su izquierda, Miguel Angel se afana con furor en esculpir un modelo natural.Naturaleza y artificio, el de la arquitectura, contrapuestos y complementarios y el mismo Vitruviocomo garante de la corrección y de la belleza del edificio.

Una imagen de Vitruvio que parece amparar, por tanto, no sólo su propio texto, sino cualquier librode arquitectura, como sucede con La Perspective de Samuel Marolois, de 1651, en cuyo frontispicioaparece un busto de «Vitruvius» que pretende ser verosímil, como si considerase arbitraria surepresentación como arquetipo del arquitecto. Es más, ese busto fiel legitima a la pintura y a lageometría, a sus alegorías, como instrumentos de la perspectiva entendida en su función arqui-tectónica. O, tal vez, pueda ser leído también entendiendo a Vitruvio como garante de la pertinenciaarquitectónica de la perspectiva, considerada desde Rafael como un sistema de representación máspropio de pintores que de arquitectos10.

Sin embargo, es necesario señalar que las representaciones de Vitruvio tienden, cuando aparecen,al menos desde la imagen dibujada por Dossi, a identificarse con la figura misma del arquitecto, enun modo semejante a como su propio texto es identificado con la arquitectura misma. Por ejemplo,en 1649, Juan de Laet11 lo introduce en el frontispicio de su edición de textos vitruvianos: Vitruvioenseña a Augusto un proyecto, un dibujo de arquitecto. Más histórica resulta, al respecto, lailustración con la que Claude Perrault, en su célebre edición del De Architectura, abre el Libro I deVitruvio. En ella el arquitecto romano enseña a Augusto su proyecto, también un dibujo, pero deuna escala enorme, para la Basílica de Fano, el único edificio que el propio Vitruvio se atribuye ydescribe en su libro. Perrault debía sentirse especialmente orgulloso de su restitución arquitectónicadel proyecto vitruviano (aunque en realidad la suya no era sino una versión de la restitución dePalladio en la edición del De Architectura de Daniele Barbaro12) ya que no sólo lo ilustra en sulugar correspondiente del Libro V13, sino también en la imagen mencionada que sirve como

9 Sobre los códices medievales de Vitruvio véase C. H. Krinsky, «Seventy-Eight Vitruvius Manuscripts» en Journal ofthe Warburg and Courtauld Institutes, XXX, 1967, págs. 36-70, con la bibliografía anterior. Véanse también L. CerveraVera, El Códice de Vitrubio hasta sus primeras versiones impresas, Madrid, 1978. Una relación de los códices ymanuscritos vitruvianos medievales y renacentistas conservados en España puede consultarse en A. Bustamante y F.Marías, «El Escorial y la cultura arquitectónica de su tiempo», en el catálogo de la exposición El Escorial en laBiblioteca Nacional, Madrid, 1985, págs. 115-220.10 Las obras del matemático Samuel Marolois (hacia 1538-hacia 1616) tuvieron una enorme influencia durante el sigloXVII, utilizando en numerosas ocasiones los tratados de H. Vedreman de Vries. El busto de Vitruvio se encuentra en laedición de La Perspective, publicada en Amsterdam en 1651. Sobre Marolois véase A. Biral y P. Morachiello,Immagini dell'Ingegnere tra Quattro e Settecento, Milán, 1985, págs. 51-57 y 162-166, con la bibliografía anterior.11 J. de Laet, M. Vitruvii Pollionis de Architectura libri decem, cum notis castigationibus et observationibus GuglielmiPhilandri integris..., Amsterdam, 1649.12 D. Barbaro, I Dieci Libri dell'Architettura di M. Vitruvio, Venecia, 1556 y 1567. Cito por la segunda edición de 1567,de la que es imprescindible consultar el facsímil, con estudios de M. Tafuri y M. Morresi, publicado por Ed. 11 Polifilo,Milán, 1987.13 Claude Perrault, Les Dix Livres d'Architecture de Vitruve (segunda edición), París, 1684, págs. 152-155, láms.XXXIX y XL. Sobre Perrault véanse W. Herrmann, La théorie de Claude Perrault, Bruselas, 1980; J. Rykwert, Los

Page 6: Diez libros de Arquitectura

M. Vitruvii Pollionis De Architectura Opus in Libris Decem

5

introducción a Les Dix Livres d'Architecture de Vitruvio.Las imágenes de Vitruvio contenidas en las ediciones de Juan de Laet y de Perrault se inscriben,

además, en una tradición iconográfica que tiene su origen en la leyenda de Dinócrates narrada porVitruvio al comienzo de su Libro Segundo. Según esa leyenda, el arquitecto Dinócrates pudoacceder a ser escuchado, sobre sus megalómanos proyectos, por Alejandro Magno sólo después dehaberse disfrazado para llamar su atención y, aunque no fuera aceptada su propuesta para hacer unaciudad en el monte Athos, consiguió permanecer como arquitecto al lado de Alejandro. A partir deesa narración son frecuentes, y no sólo en contextos vitruvianos, las representaciones de arquitectosen el momento de hacer entrega de los planos o de la maqueta de un proyecto a monarcas,pontífices y mecenas. Es en esa tradición iconográfica, que nace de su propio texto, en la que elmismo Vitruvio es representado en las dos ediciones del De Architectura mencionadas.

Por otro lado, como ha demostrado W. Oechslin14, son también numerosas las imágenes que hanintentado restituir el proyecto de Dinócrates desde Francesco di Giorgio o Fischer von Erlach a laactualidad, o se han servido de él para presentar otros proyectos, aunque ahora me interesa llamar laatención sobre tres de ellas situadas en los extremos cronológicos de esa tradición. La primera, deFrancesco di Giorgio, de finales del siglo XV15, representa no sólo la «escultura viril» (otrosilustradores de la leyenda interpretan esa figura con la del propio Alejandro) que debía realizarse enel monte Athos, con la ciudad en la mano izquierda y el depósito de agua en la derecha, sino queidentifica la imagen con la del mismo Dinócrates: arquitecto y mecenas unidos en una metáforaarquitectónica que será recurrente en la historia de la arquitectura occidental, desde las imágenes dereyes y mecenas arquitectos a la misma de Dios arquitecto16 .

Francesco di Giorgio, al representar a Dinócrates, lo hace, siguiendo la descripción de Vitruvio,como «un hombre de gran estatura, rostro agradable, porte y prestancia exquisitos», es decir, comolos propios comentaristas imaginaron a Vitruvio, aunque lo cierto es que él se describía a sí mismocomo un personaje menos afortunado: «Pero a mí, oh Emperador, la naturaleza (frente a Dinócrates)no me ha concedido mucha estatura, la edad ha afeado mi rostro y la enfermedad ha mermado misfuerzas. Por tanto, ya que me veo privado de tales cualidades, alcanzaré la fama y la reputación, asílo espero, mediante la ayuda de la ciencia y de mis libros».

Sin embargo, no es esa la imagen de Vitruvio que conocemos. Ya se ha podido comprobar cómosu figura acabaría siendo reemplazada por la del arquitecto Dinócrates, es decir, por la delarquitecto. En otras palabras, si su libro de arquitectura, un texto teórico sobre una arquitecturahistórica, pudo convertirse en el libro de la arquitectura, él mismo, arquitecto de la época deAugusto, se convirtió en la del arquitecto.

Las otras dos imágenes a las que me refería, las dos contemporáneas, tienen que ver con esadoble imagen de Vitruvio, una histórica, verosímil o pretendidamente real, otra más abstracta,

primeros modernos. Los arquitectos del siglo XVIII, Barcelona, 1982 y A. Picon, Claude Perrault ou la curiosité d'unclassique, París, 1988.14 W. Oechslin, «Dinócrates. Leyenda y mito de la concepción megalomaníaca de la arquitectura», en Arquitectura,núm. 262, 1986, págs. 26-40.15 La imagen de Dinócrates de Francisco di Giorgio se encuentra en el Códice Magliabechiano 11.l.141, f. 27 v. de laBiblioteca Nacional de Florencia. Sobre la imagen de Francesco di Giorgio, su arquitectura y sus tratados véanse W.Lotz, «Fine Deinokratesdarstellung des Francesco di Giorgio», en Mitteilungen des Kunsthistorischen Institutes inFlorenz, núm. 5, 1937-1940, págs. 428-433; F. di Giorgio, Trattati di architettura, ingegneria e arte militare, al cuidadode C. Maltese, Milán, 1967, 2 vols.; G. Scaglia, II «Vitruvio magliabechiano di Francesco di Giorgio Martini,Florencia, 1985; G. Scaglia, Francesco di Giorgio. Checklist and History of Manuscripts and Drawings in Autographsand Copies from ca. 1470 to 1687 and Renewed Copies (1764-1839), Londres, 1992 y, especialmente, F. Paolo Fiore yM. Tafuri (eds.), Francesco di Giorgio architetto, Milán, 1993, con la bibliografía anterior.16 La representación del arquitecto, del mecenas y de la arquitectura en una misma imagen podría constituir la excusa deun apasionante estudio. Es a partir de Vitruvio y de su leyenda de Dinócrates como se configura el arquetipoiconográfico de una representación que acabará acogiendo al mismo Dios arquitecto, al arquitecto del Universo, aNembrod, rey-arquitecto de la Torre de Babel, a Hiram, arquitecto del Templo de Salomón, a David y al mismoSalomón como arquitectos, etc... Al respecto véanse M. Fagiolo, Architettura e Massoneria, Florencia, 1988, D.Rodríguez Ruiz, «Abaton: la casa de la arquitectura», op. cit. y J. A. Ramírez (ed.), Dios, arquitecto, Madrid, 1991.

Page 7: Diez libros de Arquitectura

M. Vitruvii Pollionis De Architectura Opus in Libris Decem

6

ahistórica, en la que el arquitecto romano se confunde con Dinócrates, con la misma idea y figuradel arquitecto. A este último caso corresponde, sin duda, como si de un último eslabón de la cadenaiconográfica se tratase, casi como la hubiera querido A. Warburg para su álbum Mnemosyne17, laimagen, que fue portada del Time magazine en 1979, de Philip Johnson con la maqueta de surascacielos postmoderno para la AT&T. En efecto, en esta versión moderna del Dinócrates deFrancesco di Giorgio, Johnson ha sustituido la piel de león con la que cubría su cuerpo el arquitectomacedonio por un elegante abrigo, la ciudad del monte Athos por el rascacielos de la AT&T y, loque no deja de ser revelador, el propio arquitecto adquiere, como la «escultura viril» de Alejandro,proporciones monumentales, como confirma la escala de su figura en relación a los otrosrascacielos que le acompañan en la fotografía. Incluso las gafas que ordenan su rostro y su miradaparecen cumplir también una función arquitectónica, la de la exactitud de la corrección óptica. Eneste sentido, la imagen de Johnson se convierte también en una moderna versión de otro conocidoarquitecto, El autor de la figuras a la griega, grabada por E. A. Petitot en 177118.

Muy distinta es la última representación de la leyenda de Dinócrates en la que me quiero detener.Se trata de una pintura al óleo sobre cartón realizada en 1986 por C. Forns Badá para una portada dela revista Arquitectura19.. En ella, la opacidad de la imagen del arquitecto y de su proyecto esfundamentalmente silenciosa. Vitruvio-Dinócrates está de espaldas, como la «estatua viril» deAlejandro. Aquí, como el verdadero Vitruvio, el arquitecto no tiene rostro. Sólo la meditación, elestudio, no sus atributos, parecen justificar su profesión, como si pudiera confirmarse así que, enefecto, a falta de otras cualidades, la «fama» y el «reconocimiento» son posibles gracias a «la ayudade la ciencia y de mis libros».

Verosímil o no, histórica o no, la imagen de Vitruvio llegó a identificarse con la del arquitecto, otambién es posible que el arquitecto aspirara a convertirse la perfección de las reglas. Es más,incluso la arqueología contemporánea quiso negar a Vitruvio Pollion para convertirlo en el VitruvioMamurra de Plinio20.

También es cierto que su fortuna ha conocido los más grandes elogios junto a las más absolutasreservas, desde el siglo XVI a la actualidad. Pero posiblemente una de las críticas más relevantes asu misma imagen, a su propia apariencia como arquitecto, sea la que, a finales del siglo XVI, lequiso convertir en el mismísimo diablo21, aunque también es cierto que en alguna recientepublicación todavía se le siguen haciendo reproches. En una obra de teatro portuguesa, publicada en1587, aunque escrita en 1565, Vitruvio es convertido en la apariencia del diablo. Demonizado elarquitecto romano, sus atributos consistían en ir vestido a la italiana, hablar una lengua con giroscastellanos y proponer un lenguaje arquitectónico nuevo basado en la Antigüedad y en las modasrenacentistas italianas. Frente al vitruvianismo del Diablo, Antonio Prestes, autor del Auto da AveMaría, ejemplarmente estudiado por S. Deswarte22, opone a un Caballero, defensor de las virtudes

17 Sobre las deducciones iconográficas, tal como fueron entendidas por A. Warburg, véanse E. H. Gombricli, AbyWarburg. An intellectual Biography, Londres, 1970 y G. Agosti y V. Farinella, «Calore del marmo. Pratica e tipologiadelle deduzioni iconografiche», en S. Setos (ed.), Memoria dell'antico nell'arte italiana, t. I, Turin, 1984, págs. 373-444.18 E. A. Petitot, Mascarade a la Gréque, Parma, 1771. Sobre esta imagen véase W. Oechslin, «La metáfora dellospecchio», en Rassegna, núm. 13, 1983, págs. 20-27.19. La pintura de C. Forns sirvió de portada para el núm. 262, de 1986, de la revista Arquitectura (COAM).20 La identificación con Mamurra fue propuesta por P. L. Thielscher, «Vitruvius Mamurra», en Paulys,Realencyclopädie der Klassischen Altertumswissenschaft, IX A 1, 1961, cols. 427-489, aunque fue posteriormenterebatida por P. Ruffel y J. Soubiran, «Vitruve ou Mamurra», en Pallas, 11, 1962, págs. 123-179. Véase también P.Gros, «Structures et limites...», op. cit., pág. 988 y n. 23.21 Sobre ángeles y demonios arquitectos he esbozado algunas ideas en D. Rodríguez Ruiz, «Arquitectural dibujadas», enA Distancia, UNED, 1991, págs. 2-7. Otro arquitecto endemoniado, tal como lo califica Giuseppe Tomasi diLampedusa describiendo una casa de su familia, próxima a Palermo, debió ser el autor de la escalera de acceso al jardín,con «un sistema de posibilidades de confluencias y divergencias, bruscos rechazos y afectuosos encuentros, que daba ala escalinata la atmósfera de una querella de enamorados» (G. T. di Lampedusa, Relatos, Barcelona, 1983, pág. 114.22 S. Deswarte, «Francisco de Holanda ou le Diable vétu á l'italienne», en J. Guillaume (ed.), Les traités d'architecturede la Renaissance, París, 1988, págs. 327-345.

Page 8: Diez libros de Arquitectura

M. Vitruvii Pollionis De Architectura Opus in Libris Decem

7

cristianas y de las tradiciones arquitectónicas nacionales portuguesas. Un Caballero que,transitoriamente caído en la tentación de usar el lenguaje clásico y vitruviano para su arquitectura,logra vencer el pecado con la ayuda de la Virgen María. Prestes se hace eco en su obra de unapolémica a la vez política e ideológica y arquitectónica, a la vez religiosa y artística, precisamenteen el momento en el que Felipe II iniciaba el proceso de sacralización de Vitruvio con El Escorial23

.Un proceso anticipado en la traducción inédita del tratado vitruviano, realizada entre 1554 y 1564,por Lázaro de Velasco. Deswarte ha identificado a ese Vitruvio diabólico en la figura de Franciscode Holanda y ha apuntado el hecho de que, al menos en España y Portugal, las ediciones del DeArchitectura fueron censuradas con relativa frecuencia durante el último tercio del siglo XVI.Aunque también es cierto que el propio Felipe II podía ser descrito por su biógrafo B. Porreño y enfunción de las destrezas y conocimientos arquitectónicos del monarca «como si fuera unVitruvio»24. Es más, el autor de la más brillante y polémica biografía arquitectónica de El Escorial,Fray José de Sigüenza, había escrito con anterioridad, y permítaseme transcribir una bella cita, deledificio de Felipe II:

«Por el contorno muchas fuentes de buena agua, sin las gargantas y arroyos que se derivan de lasierra, grande copia de hermosa piedra cárdena, mezclada de una honesta blancura, de buen grano,con unas máculas pardas y negras, que hace en ella la mezcla de aquella piedra ambiciosa quequiere entremeterse en todas: llamémosla nosotros marquesita; los griegos la llaman piritis, porqueenciende fuego, el más principal material de toda la fabrica, y tiene en sí un lustre y nobleza grande,que hace parecer fuerte y de grandeza el edificio; es muy conforme toda en el color y dureza, y asíresisten todas las piezas igualmente y guardan tanta conformidad, que no parece sino que toda lagran fábrica es de una pieza y cavada en una peña.

Aquí pudiera tener alguna semejanza de verdad y de efecto lo que prometió a Alejandro Magnoaquel vano arquitecto Dinócrates, cortar y labrar el monte Athos, de tal suerte, que hiciera de él unaestatua del mismo Alejandro y que tuviera en su mano una ciudad de grande población, propiaarrogancia de griegos, tan atrevidos en prometer como sus historiadores en fingir»25

.

Téngase en cuenta también que, contemporáneamente a la obra de Prestes, en 1567, Philibert del'Orme representaba, en su Architecture, dos alegorías sobre el buen y el mal arquitecto quecontradecían la lectura del autor portugués. Según el arquitecto francés, el buen arquitectorepresentaba no sólo un eslabón entre la Antigüedad y el Renacimiento, sino que además era capaz,gracias a sus insólitos atributos de destreza (cuatro manos) y de conocimiento (tres ojos), de poderlegar a la posteridad (un discípulo) el testimonio de sus convicciones (aun rollo con dibujos yobservaciones?), mientras que el mal arquitecto, sin manos, sin ojos, sin discípulos, sin nada quelegar y recorriendo indeciso un paisaje desolado, sólo ilustrado por arquitecturas góticas,representaba una tradición abandonada.

No es este el lugar para tratar un tema semejante, pero en función de las diferentes actitudesdesveladas por el triunfante caballero gótico de Prestes, en polémica religiosa e ideológica con el

23 Sobre este problema véanse A. Bustamante y F. Marías, «La révolution classique: de Vitruve á l'Escorial», en Revuede l'Art, núm. 70, 1985, págs. 29-40; F. Marías, «El Escorial de Felipe II y la sabiduría divina», en Annali diArchitettura, núm. 1, 1989, págs. 63-76 y F. Checa, Felipe II. Mecenas de las artes, Madrid, 1992.24 B. Porreño, Dichos y hechos del rey D. Felipe II, Madrid, 1639.25 Fray José de Sigüenza, Historia de la orden San Gerónimo, Madrid, 1605. Cito por la cuidadísima, y casi nuncacitada, edición de la parte correspondiente a la biografía arquitectónica de El Escorial, Fray José de Sigüenza,Fundación del Monasterio de El Escorial por Felipe II, Madrid, 1927, publicada por Apostolado de la Prensa en losinigualables tipos, a pesar de los años, de la imprenta Rivadeneyra. La cita transcrita corresponde a la pág. 24 de lamencionada edición. Sobre el Escorial de Fray José de Sigüenza la bibliografía es inmensa, pero véase S. Blasco, «Ladescripción de El Escorial de Fray José de Sigüenza. Reflexiones en torno a la transmisión literaria de la fama de losedificios», en F. Checa (ed.), Arte, poder y cultura en la Corte de Felipe II, Madrid, 1989, págs. 37-62. Sobre el edificiodel monasterio de El Escorial véase el reciente y documentado estudio de A. Bustamante, La octava maravilla delmundo. (Estudio histórico sobre El Escorial de Felipe II), Madrid, 1994.

Page 9: Diez libros de Arquitectura

M. Vitruvii Pollionis De Architectura Opus in Libris Decem

8

diabólico Renacimiento, con el demoníaco Vitruvio, y las alegorías de De l'Orme sobre la bondaddel buen arquitecto clasi cista y la maldad del mal arquitecto gótico, convendría revisar la tesis,relativamente reciente, según la cual, en los países, casi todos, incluida España, en los que latradición gótica pervive no ya sólo durante el siglo XVI, sino incluso en la centuria siguiente, hayque entender esa continuidad como un «uso moderno», como un «uso clasicista» del lenguajegótico, cuando, según otros estudios históricos y según las alegorías mencionadas, el góticomantuvo un radical enfrentamiento con las nuevas ideas del Renacimiento o incluso fue utilizado encontra del lenguaje clasicista. Uso que no era sólo artístico o lingüístico, sino, sobre todo,ideológico, religioso, político y, sobre todo, histórico26. En todo caso, cuando la arquitectura góticaparece ser usada en términos renacentistas hay que entender el fenómeno más como la evidenteincapacidad de los arquitectos y maestros de obras de hacer historia desde los nuevos supuestos delHumanismo que como una nueva acepción de la modernidad clasicista, incluso esa continuidad hayque entenderla como una permanencia medieval, ajena y representante de una absolutaincomprensión ante las nuevas propuestas de Alberti o Rafael, por poner dos ejemplos, o ante lasnormas y reglas de Vitruvio27.

Las sombras de la historia

La identificación de algunas imágenes de Vitruvio puede servir para situar históricamente lafortuna y los infortunios de Vitruvio y su De Architectura. Si el arquitecto podía ser idealizado odemonizado, su libro también sufrió oscilaciones interpretativas semejantes, al menos desde el sigloXV. De este modo, sus reglas, normas y descripciones pudieron levantar expectativas teóricas yfilológicas o servir como modelos para dar respuestas a nuevas necesidades, pero también sufrieroncontinuadas críticas y correcciones históricas, comenzando por Alberti y finalizando por laproclamación de su perfecta inutilidad en el siglo XVIII. En este sentido, merece la pena recordar lapostura de un arquitecto como J. L. Viel de Saint-Maux que en sus Lettres sur l'architecture desAnciens et celle des Modernes (1787) llegó a considerar el De Architectura como un texto apócrifo,señalando que, además, «no podría ser útil nada más que en la isla de Robinson»28.Contemporáneamente, un discípulo del radical y rigorista antivitruviano Carlo Lodoli, se tomó eltrabajo de reunir las críticas a Vitruvio realizadas desde Alberti. En efecto, Andrea Memmo, en susElementi d'Architettura Lodoliana dedicó todo un capítulo29, un ensayo lo denominaba él mismo,que, a la vez, era prueba de su erudición en tratados de arquitectura, para confirmar las dudas quesobre Vitruvio y el vitruvianismo habían tenido teóricos y arquitectos desde el Renacimiento a

26 Sobre este problema en Francia véase el revelador estudio de A. Chastel, «ll palazzo di Apollidone», en Architettura ecultura nella Francia del Cinquecento, Turín, 1991, págs. 64-93, en el que afirma, refiriéndose a Montaigne: «Unhumanista empapado de cultura antigua no es necesariamente un amante del nuevo estilo artístico».27 Véase, al respecto, la «Introduzione» de A. Bruschi a la edición facsímil de la primera traducción italiana del DeArchitectura de Vitruvio, en la que Cesariano ilustra, con una obra de «Germanici Architecti» como la Catedral deMilán, ideas vitruvianas. Vitruvio, De Architettura. Translato commentato et affigurato da Cesare Cesariano, Como,1521, ed. facsímil, Milán, 1981, págs. XXVIII-XXIX de la introducción de Bruschi. Una lectura diferente del problemapuede verse en M. Tafuri, «Cesare Cesariano e gli studi vitruviani nel Quattrocento», en A. Bruschi (ed.), ScrittiRinascimentali di Architettura, Milán, 1978, págs. 387-437 y, especialmente, las págs. 419-422. En relación a España esimportante la toma de posición de un humanista como Juan Luis Vives que, en uno de sus Diálogos (1538), el tituladoelocuentemente Domus, hace referencia al De Architectura en la conversión entre tres interlocutores llamadossignificativamente León, jocundo y Vitruvio. Cito por la edición preparada por J.F. Alcina, J.L. Vives, Diálogos y otrosescritos, Barcelona, 1988, págs. 58-63.28 J. M. Pérouse de Montclos, «Charles-François Viel, architecte de l'Hópital général, et Jean-Louis Viel de Saint-Maux,architecte, peintre et avocat au Parlement de Paris», en Bulletin de la Societé de l'Histoire de l'Art Franfais, 1967, págs.257-269 y M. Dezzi Bardeschi, «Ecceso e ragione nell'architettura "rivoluzionaria"», en Psicon, núm. 4, 1975, págs. 12-22.29 Cito por la edición ampliada de A. Memmo, Elementi di Architettura Lodoliana, Zara, 1833. El capítulo IImencionado lleva por título Giudizii sopra Vitruvio, págs. 133-152.

Page 10: Diez libros de Arquitectura

M. Vitruvii Pollionis De Architectura Opus in Libris Decem

9

finales del siglo XVIII, posiblemente con la intención de no reducir a una simple consigna la crisisdel vitruvianismo, como, sin embargo, había hecho Francesco Milizia en sus Principii diArchitectura (1781), identificando la fortuna de Vitruvio a la de un cadàvere.

Es verdad que Rafael, en una carta, de 1514, a B. Castiglione ya se refería al arquitecto romanoindicando: «quisiera encontrar las bellas formas de los edificios antiguos, no sé si el vuelo será deÍcaro. Vitruvio me proporciona una gran luz, pero no tanta que sea suficiente»30, pero es posible queuna de las criticas más expresivas, con serlo la de Rafael a Vitruvio, sea la que formulara Boullée,el arquitecto de las sombras, a finales del siglo XVIII: «¿Qué es la arquitectura? ¿La definiría conVitruvio como el arte de construir? No. Hay en esta definición un tosco error. Vitruvio toma elefecto por la causa. Es necesario concebir para realizar»31.

La pregunta y la respuesta de Boullée fueron realizadas en un momento histórico en el que laarquitectura parecía ser sustraída a las contingencias de la construcción, en una época en la que laregla y el compás podían ser sustituidos por el pincel: «Ed io anche son pittore», escribe Boullée,utilizando la célebre observación de Correggio frente a la pintura de Rafael, al comienzo de sutexto.

A Vitruvio se le han reprochado demasiadas cosas. Su texto y su figura han servido también paratodos los usos posibles. Incluso redescubrirlo en el siglo XV planteaba más inquietudes que certezas.Leído como reliquia profana y laica del mundo clásico, su instrumentalización era inevitable, fuerapara hacerlo actual o para negar su carácter operativo. Los diez libros del De Architectura acabaríanconvirtiéndose, además de en un tratado, en un texto cuya principal virtud era su versatilidad. Sobreél eran, y son, posibles casi todos los discursos, desde los disciplinarmente arquitectónicos oarqueológicos a los políticos. Si Vitruvio no existe, como decía Barbieri, su tratado es, sobre todo,una metáfora cuyo contenido cambia con la historia, permaneciendo siempre esa aparente inutilidadde lo allí descrito.

Usos y metáforas del De Architectura

Leído, copiado, citado y, en algunas ocasiones, también ilustrado, durante la Edad Media32, noserá hasta el siglo XV, en el contexto de las nuevas interpretaciones del Humanismo, cuando esetexto sea estudiado desde una perspectiva diferente y, en un principio, más como fuente escrita quecomo libro normativo, más como descripción de arquitecturas que como un tratado de modelos. Es

30 La bibliografía sobre Rafael y sobre esta carta es casi inabarcable, pero véanse, al respecto de su arquitectura y de susideas, dos lecturas enfrentadas en C. L. Frommel, «Raffaello e la sua camera architettonica», en C. L. Frommel, S. Rayy M. Tafuri (eds.), Raffaello Architetto, Milán, 1984, págs. 13-46 y G. Morolli, «Le belle forme degli edifici antichi».Raffaello e il progetto del primo trattato rinascimentale sulle antichitá di Roma,Florencia, 1984. De este último autorvéase G. Morolli, «Raffaello e Vitruvio: Un'ultima amnesia della 'fortuna'», en QUASAR, Florencia, núms. 6-7, 1992,págs. 30-50.31 Cito por la edición francesa, al cuidado de J. M. Pérouse de Montclos, de E. L. Boullée, Essai sur l'art, París, 1968,pág. 49.32 Sobre el uso del tratado de Vitruvio y sus copias manuscritas durante la Edad Media, además del estudio citado de C.H. Krinski, véanse, básicamente, Vitruvio, De Architectura, ed. de V. Rose, Leipzig, 1899; F. Pellati, «Vitruvio nelMedioevo e nel Rinascimento», en Bollettino del Reale Istituto di Architettura e Storia dell'Arte, 4-5, 1932, págs. 111-118; L. A. Ciapponi, «Il "De Architectura" de Vitruvio nel primo Umanesimo», en Italia Medievale e Umanistica, III,1960, págs. 59 y ss.; P. Rouffel y J. Soubiran, «Recherches sur la tradition manuscrite de Vitruve», en Pallas, IX, 1960,págs. 3-155; K. J. Conant, «The Afterlife of Vitruvius in the Middle Ages», en Journal of the Society of ArchitecturalHistorians», XXVII, 1968, págs. 94-103; H. Plommer (ed.), Vitruvius and later roman Building Manual, Cambridge,1973; G. Martines, «Hygino Gromatico: fonti iconografiche antiche per la ricostruzione rinascimentale della cittávitruviana», en Ricerche di Storia dell'Arte, núms. 1-2, 1976, págs. 277-282; C. Heitz, L'architecture religieusecarolingienne, París, 1980; P. Gros, «Vitruve et les ordres», y J. Rykwert, «On the oral transmission of the architecturaltheory», ambos en J. Guillaume (ed.), Les Traits d'Architecture de la Renaissance, op. cit, págs. 49-59 y 31-48,respectivamente y el fundamental estudio de P. N. Pagliara, «Vitruvio da testo a canone», en S. Settis (ed.), Memoriadell'antico nell'arte italiana. T. III. Dalla tradizione all'archeologia, Turin, 1986, págs. 2-85.

Page 11: Diez libros de Arquitectura

M. Vitruvii Pollionis De Architectura Opus in Libris Decem

10

más, los edificios comentados en el De Architectura, así como los conservados en Roma, adquirían,por el hecho de ser arquitecturas escritas, un nuevo valor. Pero aún más decisivo es el hecho de queesas descripciones sobre la ciudad y la arquitectura tardohelenística y romana parecían hablar, a lavez, de otras cosas. Descripciones que, al fin, constituyen también un discurso construido con reglasque afectan tanto a la práctica de la arquitectura como a comportamientos morales y politicos. Y, enese sentido, Vitruvio no está lejos de Cicerón.

Su tratado constituye una suerte de compendio de otros textos, muchas veces monográficos sobrealgunos edificios helenísticos, a cuyos autores, especialmente Hermógenes33, menciona confrecuencia, pero también documenta algunos aspectos de la tradición arquitectónica de la Repúblicay de los inicios del Imperio, con una especial atención a los problemas constructivos y técnicos dela arquitectura34.Conceder, como pretendía Vitruvio, un estatuto teórico a la arquitectura basándolo,en muchas ocasiones, en recetarios más antiguos de origen griego, afecta no sólo al mismo caráctery orden del tratado, sino, sobre todo, a lo sumario de varias de sus descripciones35. Descripcionesque, a la postre, acabarían convirtiéndose en la excusa privilegiada de sus editores y comentaristasposteriores para confirmar la exactitud de sus interpretaciones y demostrar que habían penetrado enel secreto, en la teoría, de la arquitectura misma.

Del tratado de Vitruvio se derivan, al menos, dos fructíferas confusiones. La primera se refiere alhecho de que, en efecto, en el De Architectura, no aparecen descritas ni comentadas lasarquitecturas de la edad imperial, precisamente la arquitectura que sus primeros editores del sigloXVI, de Fra Giocondo a D. Barbaro, podían estudiar para comprobar la exactitud de las reglasformuladas por Vitruvio. Un desajuste que se convirtió en estímulo tanto para criticar al arquitectoromano como para forzar la historia con el fin no sólo de adecuarla a la fuente escrita, sino también,con el fin de hacerla verosímil en un «uso nuevo»36, como escribiría Palladio en sus I Quattro Libridell'Architettura de 1570. La segunda de las confusiones se refiere al carácter paradigmático que seatribuyó a su teoría, identificándola con la teoría, de tal forma que, por ejemplo, en 1594, unarquitecto tan importante en la Roma finisecular como Giacomo della Porta se niega a pronunciarun discurso sobre la arquitectura en la Accademia di San Luca porque, sencillamente, no tiene nadaque decir que no haya sido dicho por Vitruvio36, aunque Rafael hubiera afirmado que aquello «noera suficiente».

Si Vitruvio no explicaba, convincentemente la arquitectura de la época de Augusto ni su teoríaparecía encontrar correspondencia estricta con las ruinas de Roma, su credibilidad debía procederde otros ámbitos. En primer lugar, de su carácter de casi única fuente escrita de la arquitecturagrecorromana y, sobre todo, por ser la única conservada de un arquitecto. En segundo lugar, porqueen su tratado parecía evidente la aspiración a convertir esa profesión en un arte liberal, ya fuera,

33 P. Gros, «Le dossier vitruvien d'Hermogénés», en Mélanges d'Archeologie et d'Histoire de l'Ecole Française deRome, núm. 90, 1978, págs. 687-703.34 Los contenidos científicos, técnicos y constructivos del De Architectura han merecido el interés de los arqueólogos enlos últimos años, tanto en el contexto de las nuevas ediciones críticas del tratado como en estudios concretos. Véanse, alrespecto, los trabajos de G. Lugli, La tecnica edilizia romana, con particolare riguardo a Roma e Lazio, Roma, 1957;G. Tabarroni, «Vitruvio nella storia della scienza e della tecnica», en Atti della Accademia delle Scienze dell'Istituto diBologna. Classe di scienze morali. Memorie», LXVI, 1971-1972, págs. 1-37; F. Coarelli, «Public Building in Romebetween the Second Punic War and Sulla», en Papers of the British School at Rome, Londres, núm. 32, 1977, págs. l-19; P. Gros, «Vitruve: l'architecture et sa théorie...», op. cit., págs. 669 y ss. En este mismo sentido son fundamentaleslos textos introductorios y notas críticas preparados por J. Soubiran y L. Callebat para la edición de los libros IX y VIIIdel De Architectura, publicados en la col. G. Bude, Belles Lettres, en París, de 1969 y 1973, respectivamente.35 Sobre el problema de las inexactitudes terminológicas y conceptuales en el uso de fuentes griegas por parte deVitruvio véase la magnífica y, a veces, desconcertante, edición parcial del De Architectura preparada por S. Ferri,Roma, 1960.36 Sobre la «usanza nuova» de la arquitectura clásica y vitruviana en Palladio véase D. Rodríguez Ruiz, «La arquitecturadibujada: Palladio y el palladianismo», en José Ortiz y Sanz. Teoría y crítica de la arquitectura, Madrid, 1991, vol. I,págs. 33-63, con la bibliografía palladiana.36 A. Bedon, «Architettura e archeologia nella Roma del Cinquecento: Giovanni Battista Montano», en Arte Lombarda,núm. 65, 1983, págs. 111-126.

Page 12: Diez libros de Arquitectura

M. Vitruvii Pollionis De Architectura Opus in Libris Decem

11

como él escribe, porque la arquitectura era y debía ser una disciplina adornada de casi infinitasciencias o porque quien tenía que «adornarse» de aquéllas era el arquitecto, según diferentesinterpretaciones del comienzo de su tratado.

Usado ciertamente durante la Edad Media como prueban, sobre todo, las citas en diferentesautores y los manuscritos conservados del De Architectura, el más antiguo del siglo IX, no seráhasta el siglo XV cuando comience una revisión diferente de su texto, unas veces para estableceruna distancia con el pasado medieval, otras con el ánimo de buscar una continuidad imposible. Deahí que, aunque falsa, no debe desdeñarse la pretensión de Poggio Bracciolini de haber descubierto,en 1416, el texto olvidado de Vitruvio en la biblioteca de la abadía de Saint-Gall, durante el conciliode Constanza38. Un descubrimiento que interesó sobre todo a humanistas y filólogos, siendo ciertoque los arquitectos no tardaron en dedicarle sus esfuerzos, sus críticas y sus desconciertos, deAlberti, en su De re aedificatoria39, a Francesco di Giorgio o Rafael. En todo caso, la primeraedición impresa del De Architectura fue obra de un filólogo como Giovanni Sulpicio da Veroli,cuya fecha de aparición generalmen te aceptada, aunque con reservas, parece ser la de 1486. Segúndiferentes opiniones, la fecha de la editío princeps podría situarse durante la segunda mitad de losaños ochenta del siglo XV y en el ámbito de las actividades teatrales de Pomponio Leto40.

A partir de este momento el libro de Vitruvio se convierte en un elemento de referenciainevitable en la teoría de la arquitectura de la Edad Moderna. Si la primera edición de G. Sulpicioparecía afirmar exclusivamente su valor filológico, pronto los arquitectos sintieron la necesidad declarificar sus doctrinas y reglas, sobre todo con la intención de poder usar el De Architectura.Sabemos que el texto original iba acompañado de dibujos, situados al final de cada libro. Su pérdidaera más lamentable si se tiene en cuenta que muchas oscuras descripciones de algunos elementosarquitectónicos podrían haberse resuelto, tal como indicaba Vitruvio, con la simple observación delos mismos. Restituir gráficamente aquellas arquitecturas descritas se convertiría, a partir de laespléndida edición de Fra Giocondo, en 1511, en una forma de apropiación de la arquitecturaclásica, aunque, sin duda, no en la única, ya que el estudio directo de las ruinas de la Antigüedad nosólo sería usado con fines teóricos e ideológicos, sino también prácticos. Y de la misma forma que

38 V. Fontana, «Raffaello e Vitruvio», en V. Fontana y P. Morachiello, Vitruvio e Raffaello. Il «De Architettura» diVitruvio nella traduzione medita di Fabio Calvo Ravennate, Roma, 1975, págs. 34-35. Sobre el descubrimiento deltratado vitruviano, también por Poggio Bracciolini, en Montecasino, en 1414, véanse L. A. Ciapponi, «Il "DeArchitectura" di Vitruvio nel primo Umanesimo», op. cit.; J. Schlosser, La Literatura artistica (traducción española dela edición italiana ampliada por O. Kurtz, con añadidos sobre la tratadística española e hispanoamericana por A. BonetCorrea), Madrid, 1976 y el número monográfico de la revista Studi e documenti di architettura, Florencia, núm. 8,1978, con el título de «2000 anni di Vitruvio».39 Sobre Alberti y Vitruvio, aunque la bibliografía es inmensa, véase la edición crítica al cuidado de G. Orlandi y P.Portoghesi de L. B. Alberti, La Architettura (De re aedificatoria), Milán, 1966; los estudios, todavía fundamentales, deR. Krautheimer, «Alberti and Vitruvius», en Studies in Western Art. Acts of the 20th International Congress of theHistory of Art (1961), II, Princeton, 1963, págs. 42-52, y E. Battisti, «El método proyectual según el "De reaedificatoria" de Leon Battista Alberti», en En lugares de vanguardia antigua. De Brunelleschi a Tiepolo, Madrid,1993, págs. 43-84. Véanse también F. Choay, La regle et le modele. Sur la théorie de l'architecture et de l'urbanisme,París, 1980 y G. Germann, Vitruve et le vitruvianisme. Introduction a l'histoire de la théorie architecturale, Lausana,1991. Existe una traducción reciente del tratado de Alberti al castellano, con prólogo de J. Rivera, en L. B. Alberti, Dere aedificatoria, Madrid, 1991. Véanse también las observaciones contenidas en el catálogo de la expresión, al cuidadode J.R Kwert y A. Engel, León Battista Alberti, Milán, 1994.40 Sobre la primera edición romana de G. Sulpicio y las venecianas de 1495 y 1497 véase M. Tafuri, «Gli studivitruviana...», op. cit., págs. 394-396. La relación del nuevo interés por Vitruvio con la recuperación del teatro y laescenografía clásicas fue puesta de relieve en un célebre estudio por R. Krautheimer, «The tragic and comic scenes ofthe Renaissance: the Baltimore and Urbino panels>>, en Gazette des Beaux-Arts, XXXIII, 1948, págs. 327-346,recientemente revisado por el mismo historiador, haciéndose eco de las nuevas propuestas que pretenden vincular esascélebres «perspectivas» urbanas con Alberti, en «Le tavole di .Urbino, Berlino e Baltimora riesaminate», en H. Millon yV. Magnago Lampugnani (eds.), Rinascimento. Da Brunelleschi a Michelangelo. La rappresentazione dell'architettura,Milán, 1994, págs. 233-257. Véanse también R. Klein y H. Zerner, «Vitruvio y el teatro del Renacimiento italiano», enR. Klein, La forma y lo inteligible, Madrid, 1980, págs. 269-283 y L. Zorzi, 11 teatro e la cittá, Turin, 1977, págs. 76 yss.

Page 13: Diez libros de Arquitectura

M. Vitruvii Pollionis De Architectura Opus in Libris Decem

12

Vitruvio era leído y releído, los dibujos de arquitecturas que representaban o restituían las ruinasromanas eran insistentemente copiados y difundidos41 y, en muchas ocasiones, eran usados paracorregir o perfeccionar las descripciones vitruvianas.

En todo caso, del doble uso de su tratado en el siglo XV y comienzos del siguiente derivaría, a suvez, una doble cualidad de la lectura del De Architectura. Por un lado, el texto se convierte en eldepósito de la teoría, cuyo esqueleto conceptual estaría constituido por términos que serían elevadosa verdaderos principios de la disciplina como son la firmitas, la utilitas y la venustas, genéricamenteentendidos como solidez, utilidad y belleza, capaces de guiar los instrumentos del proyecto dearquitectura constituidos, según Vitruvio, por la ordenación, la disposición, la euritmia, la simetría,la conveniencia o decoro y la distribución. Instrumentos conceptuales que marcaron toda una edadproyectual, desde el Renacimiento a finales del siglo XVIII42. Pero, también, el texto es ámbito, almenos durante la Edad Moderna, de la historia y de la filología, de la erudición y de la arqueología,disciplinas cuya función y uso privilegiados son fundamentalmente políticos e ideológicos43.

La segunda cualidad, el segundo uso, del tratado vitruviano es figurativo. Fra Giocondo puso44

las primeras imágenes a las reglas del De Architectura y después de él los sucesivos comentaristas yeditores de Vitruvio se empeñaron en hacer verosímil su teoría por medio de las figurasarquitectónicas. Figuras que son, a la vez, imágenes históricas y teóricas. Imágenes que hacenaccesible el secreto de la arquitectura y quieren ser, por otro lado, testimonio del dominio de ladisciplina por parte de los arquitectos y eruditos que comentaron la obra de Vitruvio. Podría decirseque con las primeras ediciones ilustradas del De Architectura, especialmente las de Fra Giocondo(1511) y Cesare Cesariano (1521), se inaugura una tradición iconográfica que fue entendida comola imagen misma de la arquitectura, con independencia de las alegorías que siempre la visten demujer. Y es que la de Vitruvio no es sólo una arquitectura histórica, sino también la historia de surecepción y uso. Por ese motivo, en un primer momento de los estudios vitruvianos, uno de los másimportantes editores del De Architectura, G. Philander, podía reprochar a S. Serlio que hubieradesvelado, en 1537, y hecho accesible, popular, el sistema de los órdenes45.

En otras palabras, las imágenes que ilustran el De Architectura en sus sucesivas ediciones, almenos hasta finales del siglo XVIII, constituyen no sólo series iconográficas que representan lasarquitecturas y normas del tratado romano, sino que se convierten en expresión gráfica de lasdiferentes intenciones y de los usos prácticos que se quieren otorgar al libro de Vitruvio en distintosmomentos históricos. Es también por ese motivo por el que las imágenes que ilustran su texto unasveces son verdaderas arquitecturas textuales, haciendo depender la arquitectura de la palabra, otras,sin embargo, aspiran a convertirse en proyectos, a dirigir la práctica de la profesión y, por último,

41 Véase, al respecto, el fundamental estudio de A. Nesselrath, «I libri di disegni di antichitá. Tentativo di unatipologia», en S. Settis (ed.), Memoria dell'antico nell'arte italiana. T. III. Dalla tradizione all'archeologia, Turín, 1986,págs. 87-147 y H. Günther, Das studium der Antiken Architektur in den Zeichnungen der Hochrenaissance, Tubinga,1988.42 W. Szambien, Simetría, Gusto, Carácter. Teoría y terminología de la arquitectura en la época clásica (1550-1800),Madrid, 1993.43 A comienzos del siglo XX, en Alemania, el estudio de Vitruvio se convirtió en la excusa de varias importantespublicaciones y tesis de doctorado, a la vez que comenzaban a proponerse los más decisivos, análisis sobre lamodernidad. Para un análisis histórico de ambos procesos véanse los estudios de L. Canfora, Le vie del Classicismo,Roma-Bari, 1989; íd., Ideologías de los estudios clásicos, Madrid, 1990 y F. Dal Co, Dilucidaciones. Modernidad yarquitectura, Barcelona, 1990.44 Sobre la edición y la actividad como arquitecto de Fra Giocondo véase V. Fontana, Fra Giovanni Giocondo architetto1432-1515, Vicenza, 1988. Los proyectos de Fra Giocondo para el Nápoles de Alfonso II de Aragón han sidoestudiados, entre otros, por G. Hamberg, «Vitruvius, Fra Giocondo and the city of Naples», en Acta Archeologica,XXXVI, 1965, págs. 105-125 y C. de Seta, «La struttura urbana di Napoli tra utopia e realtá», en H. Millon y V.Magnago Lampugnani (eds.), Rinascimento. Da Brunelleschi a Michelangelo.... op. cit., págs. 348-371.45 G. Philander, In decem libros M. Vitruvii Pollionis De Architectura, Roma, 1544, pág. 137. S. Serlio, Regolegenerali... sopra le cinque maniere degli edifici, Venecia, 1537. En castellano véase S. Serlio, Todas las obras dearquitectura y perspectiva, ed. al cuidado y con estudio introductorio de C. Sambricio, Oviedo, 1986, 2 vols. Sobre laobra de Serlio y su significación en la cultura del Renacimiento véase C. Thoenes (ed.), Sebastiano Serlio, Milán, 1989.

Page 14: Diez libros de Arquitectura

M. Vitruvii Pollionis De Architectura Opus in Libris Decem

13

otras, se inscriben indecisamente en el ámbito histórico y arqueológico con el fin de atender, sobretodo, a un público distinto de los profesionales de la construcción, ya sea con intenciones diletanteso institucionales. De ahí que el repetido gesto de leer las arquitecturas descritas por Vitruvioacabara reduciendo su teoría a un coloquio entre figuras. Es decir, intervenir en las seriesiconográficas vitruvianas (órdenes, templos, casas, teatros, etc.) acabaría suponiendo no tanto unesfuerzo arqueológico o histórico cuanto una confrontación ensimismada con las imágenespropuestas por los diferentes editores previos, cuya misma existencia hacía posible la disensión, ladistancia. Lo que explica que algunos pasajes difíciles u oscuros obsesionaran a diferentes autores,no tanto con el ánimo de resolver un problema arqueológico, cuanto con el de demostrar que sehabía accedido al dominio de una disciplina.

Un ejemplo elocuente de un particular uso del De Architectura lo constituye el estudio teórico ypráctico de G. B. Bertano, Gli oscuri e dificili passi dell'opera ioníca di Vitruvio, publicado, enMantua, en 155846. Lo revelador de este texto sobre uno de los pasajes difíciles de Vitruvio, elrelativo al trazado de la voluta jónica, verdadera obsesión de todos sus comentaristas y, en general,de los tratadistas de arquitectura, es que la demostración teórica que permite aceptar que elarquitecto ha conseguido solucionar definitivamente el problema no se reduce a su imagenfigurativa, sino que, previamente, lo ha construido, lo ha demostrado en la práctica. Antes de serinterpretado conceptual y figurativamente ha sido convertido en proyecto, en construcción. En lafachada de su casa, construida antes de publicar su tratado sobre la voluta jónica, ha invertido elproceso normal que se suele atribuir a la arquitectura: del proyecto a la construcción. En el caso deBertano, arquitecto de E. Gonzaga, la fachada de su propia casa recibe el uso emblemático deVitruvio, o, al menos, de uno de sus pasajes complicados. Como él mismo dice, la columna y elcapitel jónicos construidos en el lado izquierdo de la puerta de entrada a la casa, cuya seccióngráfica y pétrea se encuentra a la derecha de la misma, fueron realizados para «dimostrare da unaparte la Teorica, dall'altra la pratica», ya que, parece obvio, «en todas las cosas Vitruvio haprocedido con grandísimo fundamento». Verdadera arquitectura parlante, la puerta jónica de laentrada a la casa del arquitecto, a la casa de G. B. Bertano, si nace, por una parte, de la voluntad deconstruir a partir de palabras, las de Vitruvio, parece inevitable que el resultado final fuera unaespecie de arquitectura epigráfica de la que derivar la misma teoría.

Vitruvio puede ser entendido como fundamento de la teoría y de la práctica de la arquitectura,pero también como autoridad capaz de legitimar el uso de un nuevo lenguaje cuyas figuras lo sontambién de intenciones políticas o religiosas. Esa doble condición del tratado vitruviano, y con éldel resto de los tratados de arquitectura desde Alberti, fue conscientemente revelada por D'Aviler afinales del siglo XVII, señalando que aquéllos parecían atender por un lado al «entretenimiento» depersonas ajenas a la profesión y, por otro, a las exigencias que demandaba a la teoría el ejercicio dela «arquitectura pura»47. Establecer esa diferencia suponía tomar conciencia de que había quereclamar la autonomía disciplinar de los tratados, frente a los habituales usos metafóricos de lostextos en los que la arquitectura parecía servir de excusa para hablar de otras cosas y, sin embargo,esa confusión había sido inaugurada por Vitruvio. Es más, era la condición ineludible para que laarquitectura pudiera ser considerada arte liberal: el propio Vitruvio, ya se ha podido comprobar,esperaba alcanzar su fortuna, su fama, no tanto en relación a su apariencia, a sus adornos, incluso asu arquitectura, cuanto como consecuencia de sus libros.

Bertano discutía y construía desde las arquitecturas descritas por Vitruvio; D'Aviler, un siglodespués, reclamaba mayor ensimismamiento aun en lo arquitectónico, en sus imágenes, y, porejemplo, Lamerssin, contemporáneo del último, podía representar al arquitecto, en su Le livre desMétiers48, no como una nueva versión de Dinócrates o de Vitruvio mismo, sino como una reducción

46 Sobre G. B. Bertano véase P. Carpeggiani, «Anatomía o autopsia degli ordini? La casa del Bertani a Mantova», enPsicon, núms. 8-9, 1976 (1977), págs. 88-95.47 Véase el prefacio de Charles D'Aviler a su traducción de V. Scamozzi, Les Cinq Ordres d'Architecture, París, 1685.48 Las imágenes de Lamerssin sobre las actividades relacionadas con la construcción pueden verse en F. Fichet, Lathéorie architecturale á l'âge classique, Bruselas, 1979.

Page 15: Diez libros de Arquitectura

M. Vitruvii Pollionis De Architectura Opus in Libris Decem

14

figurativa en la que lo metafórico queda anulado por lo canónico, por lo ya desvelado. La imagendel arquitecto es identificada con la de la arquitectura, esta última limitada a lo que Vitruvio nonarró, al sistema de los órdenes49. De este modo, el arquitecto de Lamerssin, cubierto con unfragmento de entablamento, vestía un orden jónico completo, el orden del justo medio, con losbrazos abrigados con los capiteles corintio y compuesto, el faldón con los atributos del ordendórico, metopas y triglifos, y las medias convertidas en órdenes dórico y toscano, respectivamente.Sus manos y antebrazos portan los instrumentos de la disciplina: regla, plomada, escuadra, compásy dibujo. En resumen, Vitruvio reducido a reglas, más italianas que universales, más nacionales queclásicas. Incluso en su reducción instrumental, Vitruvio parecía guiar la «arquitectura pura», que noera otra que la que se creía poder deducir del De Architectura, aunque lo cierto es que nada de esohabía descrito Vitruvio en su libro.

Pero los usos de Vitruvio, sobre todo el de su libro, no se limitan a intervenir en secuencias deimágenes, en arquitecturas teóricas o prácticas, en discursos políticos o ideológicos, sino quetambién existe un uso específico de su texto impreso. Las ediciones de su De Architectura desde elsiglo XV al siglo XVIII han sido objeto de un debate íntimo entre el lector y el texto de laarquitectura. De este modo, son numerosos los ejemplos de artistas, eruditos y arquitectos que sehan acercado a las diferentes ediciones del tratado con el afán de estudiarlo, corregirlo, comentarlo,criticarlo. Aunque es verdad que se corrige y comenta tanto el texto de Vitruvio como lasanotaciones e imágenes del editor correspondiente.

Ese uso del tratado tiene un ámbito espacial preciso, el de los márgenes. En ese espacio blancodel libro se multiplican las observaciones, las correcciones, los subrayados, los dedos indicadores,los pequeños dibujos y bocetos, que pretenden, a la vez, poner en evidencia la arquitectura descritay la respuesta gráfica del lector. Testimonios que nos enseñan a leer con el usuario del libro, aconocer qué tipo de preguntas y qué confirmaciones se buscan en Vitruvio en cada momentohistórico. Son célebres, entre otras muchas, las anotaciones y dibujos de G. B. da Sangallo50 o los deEl Greco51, pero también son muy frecuentes los lectores anónimos, eruditos, intelectuales,diletantes, arquitectos, que han dejado el testimonio de su lectura. Como prueba pueden servir lasanotaciones manuscritas depositadas a lo largo de un siglo sobre un ejemplar de la edición del DeArchitectura preparada, en 1758, por B. Galiani52. Edición ofrecida a Carlos III, el único monarca alque le fueron dedicadas dos distintas ediciones, la segunda debida a J. Ortiz y Sanz, publicada enMadrid en 1787 53. El propio Ortiz lo dice en su dedicatoria, revelando además el uso metafórico deltratado del arquitecto de Augusto: «Vitruvio ha sido siempre libro de Monarcas... Sea V.M. elprimero á quien Vitruvio se rinde y consagra dos veces, como es el renovador de dos mundos contantos ilustres edificios». Pero volviendo al ejemplar mencionado, conservado en el ArchivoHistórico Nacional, sus márgenes recibieron las observaciones de, al menos, cinco lectoresdiferentes, italianos y españoles, entre fina les del siglo XVIII y finales del siglo siguiente. Unoseruditos, otros arquitectos, esos lectores hicieron de los márgenes de la edición de Galiani el ámbito

49 Sobre el sistema de los órdenes formulado en la Italia del Renacimiento véanse E. Forssman, Dórico, Jónico, Corintioen la arquitectura del Renacimiento; Madrid, 1983; C. Thoenes y H. Günther, «Gli ordini architettonici: rinascita oinvenzione?», en M. Fagiolo (ed.), Roma e Tantito nell'arte e nella cultura del Cinquecento, Roma, 1985, págs. 261-310; C. Thoenes, «La Regola delli cinque ordini del Vignola», en J. Guillaume (ed.), Les Traités d'architecture de laRenaissance, op. cit., págs. 269-279 y D. Rodríguez Ruiz, «G. Battista Montano: Los órdenes de arquitectura», enDibujos de Arquitectura y Ornamentación de la Biblioteca Nacional. Siglos XVI y XVII, Madrid, 1991, págs. 142-170.50 P N. Pagliara, «Studi e pratica vitruviana di Antonio da Sangallo il Giovane e di suo fratello Giovanni Battista», en J.Guillaume (ed.), Les traités d'architecture..., op. cit., págs. 179-206.51 F. Marías y A. Bustamante, Las ideas artísticas de El Greco, Madrid, 1981.52 B. Galiani, L'Architettura di M. Vitruvio Pollione colla traduzione italiana e comento del Marchese..., Nápoles, 1758(Segunda edición en Nápoles, 1790).53 J. Ortiz y Sanz, Los diez libros de architectura de M. Vitruvio Pollión, Madrid, 1787. Ed. facsímil de la que siguesiendo la mejor traducción española comentada, Madrid, 1987, con estudio introductorio de D. Rodríguez Ruiz, «JoséOrtiz y Sanz. "Atención y pulso" de un traductor», págs. 7-33. Sobre el erudito valenciano y sus actividades comotratadista véase también mi estudio José Ortiz y Sanz. Teoría y crítica de la arquitectura, op. cit.

Page 16: Diez libros de Arquitectura

M. Vitruvii Pollionis De Architectura Opus in Libris Decem

15

de sus certezas y de sus dudas, de sus conocimientos y de sus críticas. Una de las manos, del sigloXIX, escribe a lápiz: «Conviene al Arquitecto saber literatura para redactar la descripción de susobras y para ayudar a la memória»54.

Escribir y describir arquitecturas para ayudar a la memoria... Posiblemente se trate de la másevidente de las aspiraciones de Vitruvio y de todos los tratadistas posteriores. Arquitecturasdescritas que, a la vez, quieren ser figuras, incluso modelos, para la práctica, aunque también para eldeleite, para la conversación, para el placer, para el regalo, y también quieren ser un texto sobre elque la filología, la arqueología o la historia puedan probar su eficacia. Se ha dicho, y no pareceequivocado, que el tratado de Vitruvio, libro de monarcas, como lo denominaba Ortiz y Sanz, fueusado fundamentalmente como argumento para defender el carácter y la vocación institucional de laarquitectura: de Vitruvio y su arquitectura se requena su carácter de autoridad. Decisivo yrelativamente inútil, simultáneamente, para la práctica de la arquitectura, en su tratado se buscabanlas reglas, las normas del clasicismo. Parecía escrito para ayudar a no olvidar o, al menos, así fueentendido en algunos momentos. Es más, una vez comentado y estudiado era necesario escribir lasobservaciones con el fin de ayudar a la memoria a conservar la teoría misma de la arquitectura. Loafirmaba así, por ejemplo, Claudio Tolomei, fundador de la Academia de los Virtuosos en elPanteón de Roma55, que reunía eruditos, intelectuales y arquitectos, entre ellos G.B. da Vignola y F.Pacciotto, con el ánimo de estudiar e ilustrar a Vitruvio. En efecto, en una carta, publicada enVenecia en 1554, Tolomei pedía al médico español, Luis de Lucena56, miembro de la mencionadaacademia vitruviana, que volviera a describirle, esta vez por escrito, sus observaciones sobre unpasaje del texto de Vitruvio, ya que «lo ho poca memoria ordinariamente», sobre todo ante temascomo el mencionado, cuya «sutileza» no podía retener en la mente, es más, se le escapaban por lasfisuras del cerebro y «se ne vanno in fumo». Para evitar que las teorías puedan convertirserápidamente en humo, Tolomei asegura a Lucena que, esta vez, las hará «esculpir en mármol»57. Esdecir, otra versión de la arquitectura epigráfica que, casi contemporáneamente, iba a construir elmencionado G. B. Bertano.

Tolomei ponía en evidencia una particular característica del tratado: si en él no estaba ordenadacon claridad la teoría de la arquitectura, era, sin embargo, a partir del De Architectura como sepodía acceder a ella. No era suficiente con observar las ruinas de la Antigüedad, con mirar yestudiar los restos de la arquitectura romana. La teoría convertida en memoria de la arquitectura nopodía ser explicada sólo con edificios históricos, sino con palabras, con principios, con reglas. Y, enefecto, las imágenes que han ilustrado el tratado de Vitruvio desde el siglo XVI al XVIII hanrecorrido el inseguro camino de intentar comprometer la teoría con la historia, en los siglos XVI yXVII, hasta el intento, en el siglo XVIII, de expulsar la historia de la reconstrucción y restitución delas reglas vitruvianas. Unas reglas, en definitiva, históricas y anacrónicas que hablaban más delpasado que de su propio presente y que, según algunos intérpretes, debían ser universales.

Con la primera edición ilustrada, publicada, en 1511, por Fra Giocondo58, el De Architecturaañadía a su condición de arquitectura escrita la de hacer visibles las reglas a través de las imágenes.Vitruvio podía ser utilizado no sólo para hacer hablar a las ruinas de la Antigüedad, sino tambiénpara que la arquitectura contemporánea usara sus normas en el proyecto. Y, sin embargo, esafinalidad práctica, que también podemos entender como arquitecturas para iletrados, nacía casi

54 La edición de la traducción de Galiani, de 1758, conservada en el Archivo Histórico Nacional (sign.: Biblioteca, 771),es una muestra, entre otras muchas, de los diferentes usos de los lectores del De Architectura. Debo el conocimiento deeste ejemplar concreto al profesor Fernando Bouza.55 Sobre la Academia de Tolomei y sus estudios vitruvianos véanse ahora P. N. Pagliara, «Vitruvio da testo a canone»,op. cit., págs. 67-74 y A. Schiavo, La pontificia insigne accademia artistica dei Virtuosi al Pantheon, Roma, 1985.56 Sobre L. de Lucena véase A. Herrera, «La capilla de Luis de Lucena en Guadalajara», en Wad-al-hHayara, núm. 2,1975, págs. 5-25.57 C. Tolomei, Lettere, Venecia, 1554, págs. 284r-286r.58 demás de los estudios citados sobre Fra Giocondo véanse L. A. Ciapponi, «Fra Giocondo da Verona and his editionof Vitruvius», en Journal of the Warburg and Courtauld Institutes, vol. XLVII, 1984, págs 72-90 y V. Juren, «FraGiovanni Giocondo et le début des études vitruviennes en France», en Rinascimento, XIV, 1974, pág. 12-16.

Page 17: Diez libros de Arquitectura

M. Vitruvii Pollionis De Architectura Opus in Libris Decem

16

como abstracción textual, sin compromisos con la historia de la arquitectura. Las figuracionesarquitectónicas vitruvianas de Fra Giocondo pretendían, en su simplicidad, apropiarse del valoruniversal de las reglas, más atentas al texto que a las ruinas, aunque sin descuidar su valorarqueológico en relación a las descripciones del tratado romano. Una actitud no infrecuente en lahistoria de las ediciones de Vitruvio, sobre todo en el siglo XVIII59.

Mientras tanto, la primera traducción italiana, con ilustraciones y comentarios del arquitecto ypintor Cesare Cesariano, publicada en Como, en 152160 parece interrumpir la senda abierta por FraGiocondo, aunque posiblemente abre otras. Si Fra Giocondo no comentó a Vitruvio, sino que lohizo figurativo, Cesariano lo tradujo, lo comentó y pretendió hacerlo histórico, con la ausencia deRoma61. De su edición se derivan numerosas tradiciones iconográficas: sobre los órdenes, reunidospor vez primera en una sola imagen, sobre arquitecturas históricas como el Mausoleo deHalicarnaso o la Torre de los Vientos de Atenas, sobre hábitos constructivos lombardos y también,como parece lógico, sobre las arquitecturas vitruvianas, las textuales. Así mismo es cierto que laEdad Media parecía, por medio de la imagen corregida e idealizada de la catedral gótica de Milán,intentar un acuerdo entre una arquitectura «germanica more» y las proporciones clásicas. Cesarianoutiliza, en numerosas ocasiones, una correcta interpretación de Vitruvio ilustrándola con edificiosno clásicos o directamente anticlásicos. El De Architectura, el universalismo del clasicismo parecíalegitimar una tradición local: las reglas eran forzadas para hacer verosímil una arquitecturaconcreta. La doctrina vitruviana no era entendida por Cesariano como teoría del clasicismo, sino dela misma arquitectura como tradición. Así los templos clásicos eran convertidos en iglesias, suscolumnas en pilastras, el aire de los intercolumnios en muros e incluso el sistema de representaciónde la arquitectura, tal como había sido descrito por Vitruvio y codificado por Rafael, podía, sininhibición alguna, ser ilustrado con un edificio gótico. Es más, Cesariano, a través de las láminasque representan la catedral de Milán, plantea una primera versión correcta, luego no atendida, siexceptuamos la segunda edición, publicada en 1567, del De Architectura preparada por D. Barbaroe ilustrada por A. Palladio, de las tres partes de la dispositio, es decir, de la representación de laarquitectura: la icnographia o planta, la ortographia o alzado y la sciographia o sección, noscenographía o perspectiva como ha sido habitual entenderla hasta la actualidad62 .Cesariano no ve contradicción entre los órdenes clásicos, que todavía no entiende como un sistema,y el orden-soporte gótico de la catedral de Milán, como no la veía entre la arquitectura delclasicismo y la arquitectura, fuera gótica o lombarda, y, al respecto, escribe: «Ma osservando perole debite ratione che in quisti libri Vitruvio ha scritto, quale sono atte a potere fare fabricare nosolum un'altra triunfante Roma, ma tuto il mondo (si corruinato fusse), de novo edificarlo e tuti liframmenti resarcinare»63. No sólo es que desconociese Roma, que no se preocupase por establecercorrespondencia o confrontación alguna con las ruinas conservadas, sino que pretendía encontrar enVitruvio el soporte teórico para la práctica de la arquitectura, cuyo universalismo no buscaba quecoincidiera necesariamente con el clasicismo. Y se trata de una lectura del De Architectura que noencontraría eco posterior hasta que, en el siglo XVII, C. Perrault, el más antivitruviano de sus

59 Véase, al respecto, la edición de J. Ortiz y Sanz, de 1787, ya mencionada.60 Además de los estudios citados de M. Tafuri y A. Bruschi sobre la edición de Cesariano, véanse la edición facsímil,con estudio introductorio de C. H. Krinsky, Munich, 1969 y F. P. Fiore, «Cultura settentrionale e influssi albertiani nellearchitetture di Cesare Cesariano», en Arte Lombarda, LXVII, 1983, págs. 43-52.61 A. Bruschi, «Introduzione» a la edición facsímil de la traducción de Cesariano, Milán, 1981, op. cit., pág. XXVII,aunque se trata de un problema ya apuntado por C. H. Krinsky.62 Sobre este complejo problema de la descripción vitruviana del sistema de representación de la arquitectura véanse,entre otros, W. Lotz, «La representación del espacio interior en los dibujos de arquitectura del Renacimiento italiano»,en La arquitectura del Renacimiento en Italia. Estudios, Madrid, 1985, págs. 1-64; W. Oechslin, « Astrazione earchitettura», en Rassegna, núm. 9, 1982, págs. 19-24 y M. Morresi, «Le due edizioni dei commentari di DanieleBarbaro, 1556-1567», en Vitruvio, I dieci libri dell'Architettura tradotti e commentati da Daniele Barbaro (1567), ed.facsímil, Milán, 1987, págs. XLII-XLIII.63 Vitruvio, De Architettura... da Cesare Cesariano (1521), cito por la ed. facsímil, Milán, 1981, f. LXXIX.

Page 18: Diez libros de Arquitectura

M. Vitruvii Pollionis De Architectura Opus in Libris Decem

17

editores, no publicara su edición del tratado de Vitruvio64 Baste recordar ahora cómo, en elfrontispicio de su traducción, Perrault presenta una alegoría de las intenciones y del contenido desus comentarios e ilustraciones, de tal manera que la arquitectura entrega, sí, el tratado de Vitruvio ala monar quia francesa, pero teniendo como modelos edificios nacionales franceses proyectados porel mismo arquitecto. En este sentido, más radical resulta aún una versión de ese grabado realizada,en 1764, por José de Castañeda y en la cual la arquitectura, en su gesto de entrega a la monarquíaespañola, ha sustituido el libro de Vitruvio por la planta del monasterio de El Escorial, cuyo alzadosirve de modelo ahora para la práctica de la arquitectura65. Aunque es cierto, como se ha podidocomprobar, que el propio Felipe II era comparado a Vitruvio y su monasterio a la ciudad ideada porDinócrates para el monte Athos.

No era, sin duda, «tuto il mondo» lo que el vitruvianismo italiano quería reconstruir. En todocaso, se trataba de poder restituir la grandeza de la arquitectura antigua como garante de las nuevasdecisiones proyectuales que habían de tomarse en la construcción de la nueva arquitectura, delnuevo clasicismo, cuyo afán universalista no pretendía cobijar toda la arquitectura, sino expulsar desu ámbito las tradiciones ajenas a las nuevas ideas sobre la arquitectura de la Antigüedad, cuyasreglas se creía encontrar codificadas en Vitruvio. Es verdad que Cesariano aspiraba a que suprofesión fuera reconocida como arte liberal, que el arquitecto fuera considerado un intelectual,pero con independencia de los lenguajes: la teoría vitruviana amparaba cualquier opción, sus teoríasy reglas podían ilustrarse con arquitecturas locales y contemporáneas a Cesariano. Mientras tanto,Bramante, Rafael, los Sangallo, Barbaro o Palladio unían la aspiración de Cesariano a lareconstrucción inequívoca de un nuevo clasicismo y, para conseguirlo, debían marcar una distanciahistórica, ideológica, política y lingüística con el pasado medieval y sus tradiciones. Para estosarquitectos e intelectuales humanistas Vitruvio era un instrumento, incluso, a veces, beligerante,como ocurrirá con la edición de Barbaro, ilustrada por Palladio, cuyo destino veneciano ha sidopuesto de manifiesto por Tafuri, señalando el carácter polémico que la romanitas defendida en esatraducción y comentarios planteaba frente a las tradiciones arquitectónicas, políticas y religiosas deVenecia.

Desde este punto de vista, el rigor filológico en el estudio de las reglas de Vitruvio y en suconfrontación con los restos de la arquitectura romana se convierte en un objetivo a la vezensimismado e histórico. Así, por un lado, Vitruvio puede ser usado para legitimar la teoría de laarquitectura, para establecer una nueva idea del proyecto implicada directamente en las nuevasnecesidades de representación del poder, político o religioso, y como instrumento para ejercer lacrítica de la arquitectura en función de un paradigma a la vez conceptual y figurativo. El DeArchitectura se convertía así, desde mediados del siglo XVI, en una especie de maqueta de laarquitectura, de la misma forma que Vitruvio podía ser identificado con la figura del arquitecto, yno sólo en un repertorio de modelos o tipos, con ser esta última función decisiva en la construcciónde las nuevas tipologías (palacios, teatros, villas, templos, etc.) y en la codificación del nuevo len-

64 En relación al antivitruvianismo de Perrault y su posición en el debate francés de la quérelle entre antiguos ymodernos véase J. Rykwert, Los primeros modernos. Los arquitectos del siglo XVIII, Barcelona, 1982.65 Sobre la versión de J. de Castañeda de C. Perrault, Compendio de los diez libros de arquitectura de Vitruvio, Madrid,1761, y, en general, sobre el vitruvianismo y la influencia de Perrault en la España del siglo XVIll véanse J. Bérchez,«La difusión de Vitruvio en el marco del neoclasicismo español», introducción a la edición facsímil de la traducción deCastañeda, Murcia, 1981; C. Sambricio, La arquitectura española de la Ilustración, Madrid, 1986, y mis estudios sobreJosé Ortiz y Sanz, ya mencionados.Sobre el vitruvianismo en España, desde la primera traducción impresa de Miguel de Urrea, publicada en Alcalá deHenares en 1582, a las diferentes ediciones de su tratado, unas manuscritas y otras impresas, falta aún un estudio deconjunto. Mientras tanto véanse las referencias bibliográficas recogidas en este estudio y J. E. García Melero, «Lasediciones españolas de De Architectura de Vitruvio», en Fragmentos, núms. 8-9, 1986, págs.102-131; F. Marías y A.Bustamante, «Las "Medidas" de Diego de Sagredo», introducción a la edición facsímil de D. de Sagredo, Medidas delRomano, Madrid, 1986, págs. 3-139. De la edición de Urrea puede consultarse la edición facsímil, con prólogo de LuisMoya, M. Vitruvio, De Architectura (Alcalá de Henares, 1582), Valencia, 1978.

Page 19: Diez libros de Arquitectura

M. Vitruvii Pollionis De Architectura Opus in Libris Decem

18

guaje del clasicismo, especialmente a partir de la invención del sistema de los órdenes, desde Serlioa Vignola.

A partir de las contaminaciones históricas de la edición de Cesariano, los sucesivoscomentaristas e ilustradores cuidaron con mayor esmero la figura de esa maqueta de la arquitecturaque parecía ser el De Architectura. Interpretar correctamente el texto llevaba aparejada la dificultadde hacerlo figuración de la teoría. Para comprobar su corrección y su perfección A. da Sangallohabía previsto ilustrarlo con arquitecturas posteriores a su redacción, confiando ingenuamente queesa correspondencia, inexistente ciertamente, podría consolidar la exactitud de la doctrina, ya que lagrandeza de sus resultados podía observarse en las ruinas. Por su parte, C. Tolomei reunía en laAccademia della Virtú a un grupo de eruditos y arquitectos con el fin de lograr una edicióndefinitiva, cuyo mejor resultado fue la preparada por G. Philander, verdadera arquitectura textual,aunque no debemos olvidar que de ese esfuerzo deriva también la mayor abstracción conocida delvitruvianismo, la Regola degli cinque ordini de Vignolá. La vocación institucional de laarquitectura quedaba así confirmada en el uso ahistórico del tratado de Vitruvio, que culminaría enel siglo XVIII con las ediciones de Galiani y Ortiz y Sanz, convertida esta última en verdaderocódigo canónico y abstracto en la Real Academia de Bellas Artes de San Fernando, aunque nopuede olvidarse el excepcional gesto crítico de Perrault que, haciendo histórico el texto, la teoría ysus imágenes, abría el camino al antivitruvianismo posterior.

La crisis de los usos y metáforas de Vitruvio y del De Architectura tuvieron a finales del sigloXVIII un revelador colofón en el Diccionario vitruviano de P. J. Márquez66. Con su monumentalmanuscrito, la teoría de la arquitectura quedaba reducida a una lección filológica, la arquitectura apalabras que no se pueden hablar ya que la sintaxis ha dejado de servir para el proyecto. Endefinitiva, un texto que ya no se puede decorar.

A partir del siglo XIX y hasta la actualidad, Vitruvio y las palabras e ilustraciones de su tratadohan podido ser usados como citas, como vagos recuerdos de un retrato y, sin embargo, inclusopodría resultar provechoso seguir ese leve rastro67.

Hace más de veinte años que A. Chastel escribió un bellísimo e inteligente texto sobre R. Kleinen el que afirmaba que «al recuerdo no se le puede interrogar como a un rostro»68 y, sin embargo, enesta breve aproximación he intentado proponer que las preguntas a ambos no sólo puedan serpertinentes, sino que incluso pueden ser formuladas de una manera semejante. De ambos, recuerdoy rostro, pueden obtenerse respuestas, aunque posiblemente ninguna sea especialmente útil.Después de todo, el problema de Vitruvio, del vitruvianismo, de sus contradicciones, es posible quedeba ser reducido a un breve, dudoso, pero intenso estremecimiento, tremer, de la piel, la delclasicismo, la de la arquitectura...

D.R.R.

66 Sobre P. José Márquez, sus estudios vitruvianos y sus Apuntamientos por orden alfabético pertenecientes a laarquitectura, donde se exponen varias doctrinas de M. Vitruvio Polion (1784-1806), véase D. Rodríguez Ruiz, «Elorden dórico y la crisis del vitruvianismo a finales del siglo XVIII: la interpretación de Pedro José Márquez», enFragmentos, núms. 8-9, 1986, págs. 20-47; íd., «Arquitectura y Clasicismo en Pedro José Márquez», en Homenaje a D.Justo García Morales, Madrid, 1987, págs. 677-689 e íd., «De la Torre de Babel a Vitruvio: origen y significado de laarquitectura precolombina según Pedro José Márquez», en Reales Sitios, núm. 113, 1992, págs. 41-56.67 En los últimos años el interés por Vitruvio ha preocupado, sobre todo, a filólogos, arqueólogos e historiadores de laarquitectura. Entre las obras más importantes publicadas hay que señalar AA.VV, Vitruve, De ArchitecturaConcordance, Hildesheim, Zurich, Nueva York, 1984; H. Knell, Vitruvs Architekturtheorie, Darmstadt, 1985; Le dessind'architecture dans les sociétés antiques, Estrasburgo, 1985. Entre las ediciones modernas del tratado hay que señalar,además de las ya citadas, las de A. Choisy, Paris, 1909 (reed., 1971), C. Fensterbusch, Darmstadt, 1984 (1.ª ed. de1964), F. Granger, Londres, 1970.68 A. Chastel, «Presentación», en R. Klein, La forma y lo inteligible, op. cit., págs. 7-26. La cita puede verse en pág. 7.

Page 20: Diez libros de Arquitectura

M. Vitruvii Pollionis De Architectura Opus in Libris Decem

19

M. Vitruvii PollionisDe Architectura

Opus in Libris Decem

Index Libris

ÍndiceLOS DIEZ LIBROS DE ARQUITECTURA

LIBRO PRIMERODedicatoriaCapítulo primero. La arquitectura y los arquitectosCapítulo segundo. De qué elementos consta la arquitecturaCapítulo tercero. Partes de la arquitecturaCapítulo cuarto. La salubridad de los emplazamientosCapítulo quinto. Construcción de murallas y torresCapítulo sexto. División de las obras en el interior de las murallasCapítulo séptimo. Lugares para edificios de uso común

LIBRO SEGUNDOIntroducciónCapítulo primero. Las comunidades primitivas y el origen de los edificiosCapítulo segundo. El arché o principio de las cosasCapítulo tercero. Los ladrillosCapítulo cuarto. La arenaCapítulo quinto. La calCapítulo sexto. El polvo de PuzolCapítulo séptimo. Las canterasCapítulo octavo. Formas de construcciónCapítulo noveno. La maderaCapítulo décimo. El abeto del Adriático y el abeto del Tirreno

Liber Primus Liber Secundus Liber Tertius Liber Quartus Liber Quintus

Liber Sextus Liber Septimus Liber Octavus Liber Nonus Liber Decimus

Page 21: Diez libros de Arquitectura

M. Vitruvii Pollionis De Architectura Opus in Libris Decem

20

LIBRO TERCEROIntroducciónCapítulo primero. Origen de las medidas de los templosCapítulo segundo. Estructura de los templosCapítulo tercero. Clases de templosCapítulo cuarto. Los cimientos de los templosCapítulo quinto. El orden jónico

LIBRO CUARTOIntroducciónCapítulo primero. El capitel corintioCapítulo segundo. Adornos de las columnasCapítulo tercero. El orden dóricoCapítulo cuarto. Distribución de las cellas y del pronaosCapítulo quinto. La orientación de los templosCapítulo sexto. Las puertas del temploCapítulo séptimo. Los templos toscanosCapítulo octavo. Los templos circularesCapítulo noveno. Los altares de los dioses

LIBRO QUINTOIntroducciónCapítulo primero. El foro y las basílicasCapítulo segundo. El erario, la cárcel y la curia .Capítulo tercero. La ubicación del teatroCapítulo cuarto. La armoníaCapítulo octavo. La acústicaCapítulo noveno. Los pórticos y paseos detrás del escenarioCapítulo décimo. Los bañosCapítulo décimo primero. La palestraCapítulo décimo segundo. Los puertos y astillerosCapítulo quinto. Los vasos del teatroCapítulo sexto. Trazado del teatroCapítulo séptimo. Los teatros griegos

LIBRO SEXTOIntroducciónCapítulo primero. Las condiciones climáticas y la disposición de los edificiosCapítulo segundo. Las proporciones en los edificiosCapítulo tercero. Los atriosCapítulo cuarto. Aspectos pertinentes de las distintas salasCapítulo quinto. La disposición más conveniente de las casas, según la categoría social de laspersonas.Capítulo sexto. Las casas de campoCapítulo séptimo. Las casas griegasCapítulo octavo. La solidez de los edificios

Page 22: Diez libros de Arquitectura

M. Vitruvii Pollionis De Architectura Opus in Libris Decem

21

LIBRO SÉPTIMOIntroducciónCapítulo primero. Los pavimentosCapítulo segundo. Preparación del enlucidoCapítulo tercero. El enlucidoCapítulo cuarto. Los enlucidos en lugares húmedosCapítulo quinto. La pintura en las paredesCapítulo sexto. Preparación del mármolCapítulo séptimo. Los colores naturalesCapítulo octavo. El minio y el azogueCapítulo noveno. La preparación del minioCapítulo décimo. El color negroCapítulo décimo primero El azul y el amarilloCapítulo décimo segundo. El albayalde, el cardenillo y la sandaracaCapítulo décimo tercero. El color púrpuraCapítulo décimo cuarto. Los colores artificiales

LIBRO OCTAVOIntroducciónCapítulo primero. Maneras de descubrir aguaCapítulo segundo. El agua de lluviaCapítulo tercero. Cualidades naturales de diferentes aguasCapítulo cuarto. Pruebas para comprobar la salubridad del aguaCapítulo quinto. Modo de nivelar las aguasCapítulo sexto. Conducción y captación de aguas

LIBRO NOVENOIntroducciónCapítulo primero. El universo y los planetasCapítulo segundo. Fases de la LunaCapítulo tercero. El curso del Sol a través de los doce signosCapítulo cuarto. Las constelaciones septentrionalesCapítulo quinto. Las constelaciones meridionalesCapítulo sexto. La astrologíaCapítulo séptimo. Descripción de los analemasCapítulo octavo. Diferentes modelos de relojes y nombre de sus inventores

LIBRO DÉCIMOIntroducciónCapítulo primero. Máquinas y órganosCapítulo segundo. Máquinas de tracciónCapítulo tercero. La tracción rectilínea y circularCapítulo cuarto. Máquinas para elevar aguaCapítulo quinto. Las noriasCapítulo sexto. Cóclea para elevar aguaCapítulo séptimo. La máquina de Ctesibio para elevar aguaCapítulo octavo. Órganos de aguaCapítulo noveno. Cómo medir las distanciasCapítulo décimo. Las catapultasCapítulo décimo primero. Las ballestas

Page 23: Diez libros de Arquitectura

M. Vitruvii Pollionis De Architectura Opus in Libris Decem

22

Capítulo décimo segundo. Preparación de las ballestas y de las catapultasCapítulo décimo tercero. Máquinas de ataqueCapítulo décimo cuarto. La tortuga para llenar fososCapítulo décimo quinto. Otras clases de tortugasCapítulo décimo sexto. Máquinas de defensa

Nota del traductor

El tratado De Architectura de Marco Vitruvio Polión presenta unas características que lodefinen como un texto técnico por su terminología, tratamiento sintáctico y ausencia deconnotaciones simbólicas. Es un texto redactado por un profesional que hace uso de un lenguaje,podríamos decir, codificado. Se caracteriza por la exacta precisión de sus términos y definiciones,que se aparta de cualquier aspecto expresivo ajeno a la univocidad de los tecnicismos.

La oscuridad de su vocabulario tan específico y la acumulación constante de términos griegosy latinos forman un complejo literario que para L. Bieler «oscila entre lo amanerado y lo iliterario».No obstante, posee unas normas muy estrictas con un estilo muy personal, no siempre valorado, quees fruto de su formación y preparación esmerada en Roma, como él mismo refleja en laIntroducción del Libro VI. Pero, como en toda producción artística, lo que condiciona su valor y sutratamiento es el objetivo que se propone perseguir, es decir, una finalidad didáctica dirigida a unpúblico muy concreto.

Él es muy consciente tanto de la dificultad del tema como de sus términos: «inusuales en eluso y en el habla común»; es un intento de elevar la arquitectura a la categoría de las ciencias másnobles.

El texto latino resulta a menudo extraño y duro, si lo comparamos con los autores másclásicos; esto ha ocasionado un sinfín de dificultades, sobradamente constatadas por losespecialistas de todas las épocas. Escribe A. Gudeman: «su extensa obra cae fuera de la prosa latinaartística».

Estos perfiles tan personales y complejos de la obra vitruviana han sido la causa de que sutratado De Arquitectura no haya sido incluido en los manuales de los estudios de latín y que sustraducciones al castellano sean llamativamente escasas, desde la del arquitecto Miguel de Urrea, de1582, hasta la edición más cuidada y completa del presbítero valenciano José Ortiz y Sanz,publicada en 1787.

El espinoso problema de los códices añade una importante dificultad, pues la corrupción delos textos manuscritos con los que tenemos que trabajar nos obliga a un esfuerzo de ajuste ennuestra traducción a la multitud de variaciones e interpolaciones que ha sufrido el original a lo largode tantos siglos. Para esta traducción hemos seguido la edición preparada por Frank Granger -Harvard University, 1970-, cuyo texto latino recoge el manuscrito H 2767, con algunas variantesdel manuscrito G en unos cincuenta casos, pues ofrece lecturas no recogidas por el manuscrito H.Resulta especialmente complejo el conjunto de signos que utiliza Vitruvio en el capítulo 10 delLibro X; después de cotejar diversas interpretaciones, nos hemos decidido por la tabla deequivalencias de E. Schramm, haciendo una exacta y matemática adaptación a valores másasequibles.

Estos obstáculos, con los que nos hemos encontrado al preparar esta traducción, nos handecidido a ofrecer una versión actualizada que respeta fielmente el contenido del texto original. Noes una traducción crítica, con abundancia de notas aclaratorias ni constantes confrontaciones de lasvariantes según los diversos manuscritos. Hemos tenido siempre presente un doble objetivo: ofrecer

Page 24: Diez libros de Arquitectura

M. Vitruvii Pollionis De Architectura Opus in Libris Decem

23

un texto divulgativo, que no exija en el lector una especial preparación arquitectónica y, a la vez,respetar el original, sin permitirnos ninguna licencia personal que nos apartara del sentidoconceptual. Sin olvidar, además, que esta edición en castellano va dirigida a un lector del siglo xx,lo que nos ha obligado, en algunas ocasiones, a introducir nuevas pausas y diversos girosexplicativos.

Finalmente, queremos facilitar y divulgar el conocimiento del texto de Vitruvio, queconstituye una obligada referencia absolutamente imprescindible en toda teoría de arquitectura.Muy pronto se perdieron los grabados que el mismo Vitruvio diseñó personalmente y a los que serefiere en repetidas ocasiones, pero su texto resulta un código canónico decisivo en los arquitectosdel Renacimiento, como punto de partida y como justificación básica de sus teorías. Vitruvio tienehoy en día una presencia inequívoca en la formación de los futuros arquitectos y su normativa tanexpresiva y denotativa resulta totalmente necesaria en los actuales planes de estudios dearquitectura.

José Luis Oliver

Page 25: Diez libros de Arquitectura

M. Vitruvii Pollionis De Architectura Opus in Libris Decem

24

LIBRO PRIMERODedicatoria

Prefacio PraefatioCuando tu voluntad y tu inteligencia divinas,César Emperador, te hicieron dueño del imperiode todo el mundo, Roma entera estaba exultantepor tu poder invencible, pues quedarondeshechos todos los enemigos con tu triunfo ytu victoria; y cuando todas las razas de pueblossometidas examinaban atentamente cualquierdeseo de tu voluntad, tu sensata reflexión y tuprudencia dirigían los destinos del puebloromano y del Senado, libres ya de todo temor.Por ello, yo no me atrevía a publicar mi trabajode Arquitectura, desarrollado tras largasreflexiones, porque estabas muy ocupado ytemía que al interrumpirte inoportunamenteocasionara tu repulsa y aversión.

[1] Cum divina tua mens et numen, imperatorCaesar, imperio potiretur orbis terraruminvictaque virtute cunctis hostibus stratistriumpho victoriaque tua cives gloriarentur etgentes omnes subactae tuum spectarent nutumpopulusque Romanus et senatus liberatus timoreamplissimis tuis cogitationibus consiliisquegubernaretur, non audebam, tantisoccupationibus, de architectura scripta et magniscogitationibus explicata edere, metuens, ne nonapto tempore interpellans subirem tui animioffensionem.

Pero al considerar que estás al cuidado no sólodel bien común y de la constitución del Estado,sino también de la situación y provisión deedificios públicos, con el fin de que la Ciudadno sólo se vea enriquecida por otras provincias,gracias a tu acción, sino que la majestad de tuImperio cuente con el adecuado prestigio deedificios públicos, he pensado que no debíadejar pasar más tiempo sin mostrarte también ati, en un primer momento, mis trabajos deArquitectura; anteriormente había sidoconocido por tu padre por mi trabajo y era yoadmirador de su valor, pero la asamblea de losDioses lo consagró ya en las mansiones de lainmortalidad y el poder supremo de tu padre hapasado a tu propia autoridad; por eso, mi propiotrabajo, permaneciendo en su memoria, hahecho recaer sobre ti su protección.

[2] Cum vero adtenderem te non solum de vitacommuni omnium curam publicaeque reiconstitutionem habere sed etiam de opportunitatepublicorum aedificiorum, ut civitas per te nonsolum provinciis esset aucta, verum etiam utmaiestas imperii publicorum aedificiorumegregias haberet auctoritates, non putavipraetermittendum, quin primo quoque temporede his rebus ea tibi ederem, ideo quod primumparenti tuo de eo fueram notus et eius virtutisstudiosus. Cum autem concilium caelestium insedibus immortalitatis eum dedicavisset etimperium parentis in tuam potestatemtranstulisset, idem studium meum in eiusmemoria permanens in te contulit favorem.

Así pues, con M. Aurelio, P. Minidio y Cn.Cornelio me dispuse a preparar ballestas ymáquinas de guerra para lanzar piedras, areparar diversos ingenios de guerra por los querecibí un sueldo igual que ellos; esa retribución,que inicialmente me otorgaste, la has mantenidopor recomendación de tu hermana.

Itaque cum M. Aurelio et P. Minidio et Cn.Cornelio ad apparationem balistarum etscorpionem reliquorumque tormentorumrefectionem fui praesto et cum eis commodaaccepi, quae cum primo mihi tribuisitirecognitionem, per sorosis commendationemservasti.

Por tanto, al verme obligado por este favor que [3] Cum ergo eo beneficio essem obligatus, ut ad

Page 26: Diez libros de Arquitectura

M. Vitruvii Pollionis De Architectura Opus in Libris Decem

25

me permite vivir sin penuria hasta el final de mivida, comencé a redactar estos libros para ti,pues me di cuenta que habías levantado muchosedificios, que estabas levantando otros en laactualidad y que en un futuro pondrías tuempeño en construir edificios públicos yprivados acordes a la magnitud de tus hazañas,para que tu recuerdo perdure en la posteridad.He escrito unas normas muy concretas paraque, después de examinarlas, seas capaz por timismo de conocer la categoría de lasconstrucciones ya realizadas y las que serealizarán. En estos volúmenes he puesto aldescubierto todas las reglas de la Arquitectura.

exitum vitae non haberem inopiae timorem, haectibi scribere coepi, quod animadverti multa teaedificavisse et nunc aedificare, reliquo quoquetempore et publicorum et privatorumaedificiorum, pro amplitudine rerum gestarum utposteris memoriae traderentur curam habiturum.Conscripsi praescriptiones terminatas ut easadtendens et ante facta et futura qualia sint opera,per te posses nota habere. Namque hisvoluminibus aperui omnes disciplinae rationes.

LIBRO I

Capítulo primero

La arquitectura y los arquitectos

Caput PrimumLa arquitectura es una ciencia adornada connumerosas enseñanzas teóricas y con diversasinstrucciones, que sirven de dictamen para juzgartodas las obras que alcanzan su perfecciónmediante las demás artes. Este conocimiento surgede la práctica y del razonamiento. La prácticaconsiste en una consideración perseverante yfrecuente de la obra que se lleva a términomediante las manos, a partir de una materia, decualquier clase, hasta el ajuste final de su diseño.El razonamiento es una actividad intelectual quepermite interpretar y descubrir las obrasconstruidas, con relación a la habilidad y a laproporción de sus medidas.

[1] Architecti est scientia pluribus discipliniset variis eruditionibus ornata, [cuius iudicioprobantur omnia] quae ab ceteris artibusperficiuntur. Opera ea nascitur et fabrica etratiocinatione. Fabrica est continuata ac tritausus meditatio, quae manibus perficitur emateria cuiuscumque generis opus est adpropositum deformationis. Ratiocinatio autemest. quae res fabricatas sollertiae ac rationisproportione demonstrare atque explicarepotest.

Por tanto, aquellos arquitectos que han puesto todosu esfuerzo sin poseer una suficiente culturaliteraria, aunque hubieran sido muy hábiles con susmanos, no han sido capaces de lograr su objetivoni de adquirir prestigio por sus trabajos; por elcontrario, los arquitectos que confiaronexclusivamente en sus propios razonamientos y ensu cultura literaria, dan la impresión que persiguenmás una sombra que la realidad. Pero, los queaprendieron a fondo ambas, sí lo han logrado,adquiriendo enorme consideración, pues se han

[2] Itaque architecti, qui sine litteriscontenderant, ut manibus essent exercitati,non potuerunt efficere, ut haberent prolaboribus auctoritatem; qui autemratiocinationibus et litteris solis confisifuerunt, umbram non rem persecuti videntur.At qui utrumque perdidicerunt, uti omnibusarmis ornati citius cum auctoritate, quod fuitpropositum, sunt adsecuti.

Page 27: Diez libros de Arquitectura

M. Vitruvii Pollionis De Architectura Opus in Libris Decem

26

equipado con todas las defensas, como así fue suobjetivo.

Ciertamente, a todas las actividades y artes, peroespecialmente a la arquitectura, pertenecen «losignificado» y lo «significante». Lo «significado»es el tema que uno se propone, del que se habla;«significante» es una demostración desarrolladacon argumentos teóricos y científicos. Por tanto,quien confiese ser arquitecto debe ser perito enambas cuestiones. Así pues, es conveniente quesea ingenioso e inclinado al trabajo, pues no esposible llegar a ser un diestro arquitecto si poseetalento pero carece de conocimientos teóricos, oviceversa. Conviene que sea instruido, hábil en eldibujo, competente en geometría, lector atento delos filósofos, entendido en el arte de la música,documentado en medicina, ilustrado enjurisprudencia y perito en astrología y en losmovimientos del cosmos.

[3] Cum in omnibus enim rebus, tum maximeetiam in architectura haec duo insunt, quodsignificatur et quod significant. Significaturproposita res, de qua dicitur; hanc autemsignificat demonstratio rationibus doctrinarumexplicata. Quare videtur utraque parteexercitatus esse debere, qui se architectumprofiteatur. Itaque eum etiam ingeniosumoportet esse et ad disciplinam docilem. Nequeenim ingenium sine disciplina aut disciplinasine ingenio perfectum artificem potestefficere. Et ut litteratus sit, peritus graphidos,eruditus geometria, historias compluresnoverit, philosophos diligenter audierit,musicam scierit, medicinae non sit ignarusresponsa iurisconsultorum noverit,astrologiam caelique rationes cognitas habeat.

He aquí las causas de estas exigencias: esconveniente que el arquitecto sea una persona cultay conozca la literatura para fortalecer su memoriacon sus explicaciones; conviene que domine el artedel dibujo, con el fin de que, por medio dereproducciones gráficas, le sea posible formarseuna imagen de la obra que quiere realizar; tambiénla geometría ofrece múltiples ayudas a laarquitectura, pues facilita la práctica mediante eluso de la regla y del compás, con los quefácilmente se plasman los diseños de los edificiosen los solares, mediante los trazados de sus líneas,sus niveles, sus escuadras; gracias a la óptica sesitúan correctamente los puntos de iluminación,según la disposición concreta del cielo; por mediode la aritmética se calculan los costes de losedificios, se hace ver el porqué de sus medidas ymediante el apoyo y el método de la geometría sedescifran los difíciles problemas de la simetría;conviene que conozca a fondo la historia ya que,con frecuencia, se emplean abundantes adornos ydebe contestar a quien pregunte las razones de susobras, apoyándose en argumentos históricos. Si,por ejemplo, en vez de columnas se colocanestatuas de mármol de mujeres vestidas con estola-que se llaman cariátides- y si superponemodillones y cornisas, deberá saber darexplicaciones a quienes pregunten; veamos: Caria,

[4] Quae cur ita sint, haec sunt causae.Litteras architectum scire oportet, uticommentariis memoriam firmiorem efficerepossit. Deinde graphidis scientiam habere,quo facilius exemplaribus pictis quam velitoperis speciem deformare valeat. Geometriaautem plura praesidia praestat architecturae; etprimum ex euthygrammis circini tradit usum,e quo maxime facilius aedificiorum in areisexpediuntur descriptiones normarumque etlibrationum et linearum directiones. Item peropticen in aedificiis ab certis ragionibus caelilumina recte ducuntur. Per arithmeticen verosumptus aedificiorum consummantur,mensurarum rationes explicantur,difficilesque symmetriarum quaestionesgeometricis rationibus et methodisinveniuntur.

[5] Historias autem plures novisse oportet,quod multa ornamenta saepe in operibusarchitecti designant, de quibus argumentisrationem, cur fecerint, quaerentibus redderedebent. Quemadmodum si quis statuasmarmoreas muliebres stolatas, quae cariatidesdicuntur, pro columnis in opere statuerit etinsuper mutulos et coronas conlocaverit,

Page 28: Diez libros de Arquitectura

M. Vitruvii Pollionis De Architectura Opus in Libris Decem

27

ciudad del Peloponeso, conspiró contra los griegoscon ayuda de los persas, enemigos de los griegos.Posteriormente, al verse libres tras una gloriosavictoria, los griegos, de común acuerdo, declararonla guerra a los habitantes de Caria. Una vezconquistada la ciudad y pasados a cuchillo sushabitantes, se llevaron como esclavas a susmatronas, sin permitir que se desprendieran de susestolas, ni de sus distintivos matronales, para quefueran conducidas en ceremonia triunfal y, a lavez, para que pagaran sus delitos en favor de suciudad, agobiadas por tan grave ultraje, comoejemplo imperecedero de esclavitud. Quienes enaquel momento ejercían como arquitectos,diseñaron en los edificios públicos unas estatuas dematronas que soportaran todo el peso, con el fin detransmitir a la posteridad el castigo impuesto porlas ofensas de las cariátides. Igualmente losespartanos, bajo el mando de Pausanias, hijo deArgesilao, en la batalla de Platea superaron con unreducido número de soldados al muy numerosoejército de los persas y, concluida la ceremoniatriunfal, levantaron un pórtico Pérsico con losdespojos y botines, como exponente de la gloria yvalor de los ciudadanos y como trofeo de suvictoria para sus descendientes. Allí mismocolocaron unas estatuas de los prisionerossosteniendo el techo, vestidos con adornos dediversos colores, como castigo de su arrogancia,con el fin de que los enemigos se estremezcan anteel temor de la eficacia de su fortaleza; y asítambién, al contemplar los ciudadanos esteparadigma de valentía, alentados por deseos degloria, estuvieran dispuestos a defender su libertad.En consecuencia, a partir de este hecho, colocaronestatuas de persas sosteniendo sus arquitrabes yadornos y, de esta forma, desarrollaron sus obrascon excelentes variaciones, a partir de este tema.

percontantibus ita reddet rationem Caria,civitas Peloponnensis, cum Persis hostibuscontra Graeciam consensit. Postea Graeci pervictoriam gloriose bello liberati communiconsilio Cariatibus bellum indixerunt. ltaqueoppido capto, viris interfectis, civitatedeclarata matronas eorum in servitutemabduxerunt, nec sunt passi stolas nequeornatus matronales deponere, uti non unatriumpho ducerentur, sed aeterno, servitutisexemplo gravi contumelia pressae poenaspendere viderentur pro civitate. Ideo qui tuncarchitecti fuerunt aedificiis publicisdesignaverunt earum imagines oneri ferundoconlocatas, ut etiam posteris nota poenapeccati Cariatium memoriae traderetur.

[6] Non minus Lacones, Pausania Agesilaefilio duce, Plataeeo proelio pauca manuinfinitum numerum exercitus Persarum cumsuperavissent, acto cum gloria triumphospoliorum et praedae, porticum Persicam exmanubiis, laudis et virtutis civium indicem,victoriae posteris pro tropaeo constituerunt.Ibique captivorum simulacra barbarico vestisornatu, superbia meritis contumeliis punita,sustinentia tectum conlocaverunt, uti et hosteshorrescerent timore eorum fortitudiniseffectus, et cives id exemplum virtutisaspicientes gloria erecti ad defendendamlibertatem essent parati. Itaque ex eo multistatuas Persicas sustinentes epistylia etornamenta eorum conlocaverunt, et ita ex eoargumento varietates egregias auxeruntoperibus. Item sunt aliae eiusdem generishistoriae, quarum notitiam architectos tenereoporteat.

Por otra parte, la filosofía perfecciona alarquitecto, otorgándole un alma generosa, con elfin de no ser arrogante sino más biencondescendiente, justo, firme y generoso, que es loprincipal; en efecto, resulta imposible levantar unaobra sin honradez y sin honestidad. Es preciso queno sea avaro, que no esté siempre pensando enrecibir regalos, sino que proteja con seriedad supropia dignidad, sembrando buena fama:precisamente esto es lo que concede la filosofía.Además, la filosofía dirige su estudio sobre laNaturaleza, en griego fisiología; es preciso que

[7] Philosophia vero perficit architectumanimo magno et uti non sit adrogans, sedpotius facilis, aequus et fidelis, sine avaritia,quod est maximum; nullum enim opus veresine fide et casitate fieri potest; ne sit cupidusneque in muneribus accipiendis habeatanimum occupatum, sed cum gravitate suamtueatur dignitatem bonam famam habendo; ethaec enim philosophia praescribit. Praetereade rerum natura, quae graece physiologiadicitur, philosophia explicat. Quam necesseest studiosius novisse, quod habet multas et

Page 29: Diez libros de Arquitectura

M. Vitruvii Pollionis De Architectura Opus in Libris Decem

28

haya tenido profundos conocimientos, pues lafilosofía incluye muchas y variadasinvestigaciones sobre la naturaleza como, porejemplo, en la conducción de aguas: en lasacometidas, en los rodeos y en las aguas a nivel seoriginan bolsas naturales de aire de muy diversaíndole con la impulsión de las aguas a lo alto;nadie será capaz de solucionar estos obstáculos sino conoce los principios de la naturaleza, a partirde la filosofía. Quien llegue a leer las normaspertinentes que redactaron Ctesibio, Arquímedes yotros autores, no podrá comprender tales normas sino ha sido instruido por los filósofos sobre estetema.

varias naturales quaestiones. Ut etiam inaquarum ductionibus. Insursibus enim etcircuitionibus et librata planitieexpressionibus spiritus naturales aliter atquealiter fiunt, quorum offensionibus mederinemo poterit, nisi qui ex philosophia principiarerum naturae noverit. Item qui Ctesibii autArchimedis et ceterorum, qui eiusdem generispraecepta conscripserunt, leget, sentire nonpoterit, nisi his rebus a philosophis eritinstitutus.

También debe conocer la Música, con el fin de quese familiarice con la ciencia matemática de lossonidos y, en consecuencia, sea capaz de tensarcorrectamente las ballestas, catapultas y máquinasde guerra. Así es, en las vigas transversales estánsituados los agujeros o aberturas de los semitonos,a derecha e izquierda, y a través de ellos se tensanlas cuerdas de nervios, retorciéndolas con rodillosy pasadores; estas cuerdas no dejan de tensarsehasta que emitan un sonido limpio y afinado aloído del artesano. Al introducir en los brazos de lamáquina estas cuerdas -que los van tensando-cuando alcanzan su tensión adecuada, debengolpearse con igual fuerza y a la vez y, si no seconsigue la misma tirantez, resultará imposibledisparar correctamente los dardos o las armasarrojadizas. Igual sucede con los «vasos» debronce1 que se colocan en los teatros, en unasestancias debajo de las gradas, con una matemáticadistribución -en griego, echeía-. Se vancomponiendo diferentes sonidos para produciracordes musicales en el hemiciclo; los vasos estánseparados, por grupos, en una cuarta, una quinta yuna octava doble con el fin de que la voz de losactores, cuando entra en contacto con los vasos debronce bien colocados, se intensificapotenciándose y llegue a los oídos de losespectadores de una manera clara y dulce. Sintener presente las normas de la Música, nadiepodrá fabricar máquinas hidráulicas, que sonsimilares a estos instrumentos.

[8] Musicen autem sciat oportet, uticanonicam rationem et mathematicam notamhabeat, praeterea balistarum, catapultarum,scorpionum temperaturas possit recte facere.In capitulis enim dextra ac sinistra suntforamina hemitoniorum, per quae tenduntursuculis et vectibus e nervo torti funes, qui nonpraecluduntur nec praeligantur, nisi sonitus adartificis aures certos et aequales fecerunt.Bracchia enim, quae in eas tentionesincluduntur, cum extenduntur, aequaliter etpariter utraque plagam mittere debent; quodsinon homotona fuerint, inpedient directemtelorum missionem.

[9] Item theatris vasa area, quae in cellis subgradibus mathematica ratione conlocanturquae Gracei echeia appellant; sonitûm etdiscrimina ad symphonias musicas siveconcentus componuntur divisa in circinationediatesseron et diapente et disdiapason, uti voxscaenici sonitus conveniens in dispositionibustactu cum offenderit, aucta cum incrementoclarior et suavior ad spectatorum perveniataures. Hydraulicas quoque machinas et cetera,quae sunt similia his organis, sine musicisrationibus efficere nemo poterit.

Es preciso también que tenga conocimientos de lamedicina, debido a los diversos climas -en griego,

[10] Disciplinam vero medicinae novisseoportet propter inclinationem caeli, quae

1 Véase el libro V, capítulo V.

Page 30: Diez libros de Arquitectura

M. Vitruvii Pollionis De Architectura Opus in Libris Decem

29

climata- tanto de la atmósfera como de laslocalidades o zonas concretas, ya que pueden sersaludables o nocivas precisamente por la calidadde sus aguas. Sin tener en cuenta estos aspectos, noes posible construir una vivienda saludable.

Graeci climata dicunt, et aeris et locorum, quisunt salubres aut pestilentes, aquarumqueusus; sine his enim rationibus nulla salubrishabitatio fieri potest.

El arquitecto ha de tener un conocimientosuficientemente completo de las leyes, paralevantar paredes exteriores que separan unosedificios de otros, en lo referente a las goteras y alas cloacas o desagües; como también debeconocer la legislación necesaria para situar lailuminación. Igualmente, conviene que elarquitecto conozca a fondo las conducciones deagua y elementos similares, con objeto de tomarsus precauciones antes de levantar un edificio y nodejar en manos de los propietarios los problemasque puedan surgir una vez realizadas las obras;también para que prudentemente pueda protegerse,amparado por las leyes, ante el arrendador y anteel inquilino; efectivamente, si el contrato ha sidoredactado correctamente, resultará que ambosquedarán protegidos ante posibles fraudes, sinninguna clase de engaño. A partir de la Astrologíael arquitecto conoce los puntos cardinales: oriente,occidente, mediodía y septentrión; y también laestructura del cielo, de los equinoccios, de lossolsticios y de los movimientos orbitales de losastros. Si se ignora la Astrología, es absolutamenteimposible que conozca la disposición y estructurade los relojes.

Iura quoque nota habeat oportet, ea quaenecessaria sunt aedificiis communibusparietum ad ambitum stillicidiorum etcloacarum, luminum. Item, aquarumductiones et cetera quae eiusmod sunt, notaoportet sint architectis, uti ante caveant quaminstituant aedificia, ne controversiae factisoperibus patribus familiarum relinquantur, etut legibus scribendis prudentia cavere possitet locatori et conductori; namque si lex peritefuerit scripta; erit ut sine captione uterque abutroque liberetur. Ex astrologia autemcognoscitur oriens, occidens, meridies,septentrio, etiam caeli ratio, aequinoctium,solstitium, astrorum cursus; quorum notitiamsi quis non habuerit, horologiorum rationemomnino scire non poterit.

En conclusión, la ciencia de la arquitectura es tancompleja, tan esmerada, e incluye tan numerosos ydiferenciados conocimientos que, en mi opinión,los arquitectos no pueden ejercerla legítimamentea no ser que desde la infancia, avanzandoprogresiva y gradualmente en las ciencias citadas yalimentados por el conocimiento nutritivo de todaslas artes, lleguen a alcanzar el supremo templo dela arquitectura.Quizás a algunos mal informados o ignorantes lesparecerá sorprendente que se puedan aprender afondo y grabar en la memoria tan numerosasciencias, pero cuando se den cuenta de que todaslas enseñanzas prácticas guardan entre sí una unióny una comunicación de sus diversos objetivos,seguro que aceptarán que se pueda lograr tancomplejo conocimiento. Así es, la ciencia

[11] Cum ergo tanta haec disciplina sit,condecorata et abundans eruditionibus variisac pluribus, non puto posse iuste repenteprofiteri architectos, nisi qui ab aetate puerilihis gradibus disciplinarum scandendo scientiaplerarumque litterarum et artium nutritipervenerint ad summum templumarchitecturae.

[12] Ac fortasse mirum videbitur inperitishominibus posse naturam tantum numerumdoctrinarum perdiscere et memoria continere.Cum autem animadverterint omnes disciplinasinter se coniunctionem rerum etcommunicationem habere, fieri posse facilitercredent; encyclios enim disciplina uti corpusunum ex his membris est composita. Itaque

Page 31: Diez libros de Arquitectura

M. Vitruvii Pollionis De Architectura Opus in Libris Decem

30

enciclopédica forma como un solo cuerpo, queconsta de estos miembros. Por tanto, quienes seinstruyen desde la infancia en distintas disciplinas,reconocen fácilmente sus mismas características yla sintonía de sus enseñanzas y, precisamente poresto, llegan a comprenderlo todo sin ningunadificultad. Entre los antiguos arquitectos, Pitio,notorio arquitecto del templo de Minerva enPriene, expresó en sus comentarios que elarquitecto deberá ser más eficaz apoyándose en lasciencias especulativas y en las artes que los quehan alcanzado extraordinaria celebridad enciencias exclusivamente muy concretas yparticulares. Un arquitecto no puede ni debe ser ungramático, como fue Aristarco, pero tampocopuede ser un ignorante; tampoco puede ser unmúsico de la talla de Aristoxeno, pero no puedeignorar la Música; no se le puede exigir ser unpintor como Apeles, pero sí debe conocer el artedel dibujo; no puede llegar a la altura de escultorescomo Mirón o Policleto, pero no puede ignorar elarte de la escultura; en fin, no puede alcanzar elprestigio de un médico como Hipócrates, perodebe conocer la Medicina; en una palabra, nopuede ser especialmente experto en las demásciencias especulativas, pero tampoco las puedeignorar. Efectivamente, nadie puede lograr ser unnúmero uno en tan distintas ciencias, puesdifícilmente se da la posibilidad de conocer yahondar en sus razonamientos; no obstante, nosólo los arquitectos se ven imposibilitados delograr un perfecto dominio en todas las materias,sino también quienes dominan exclusivamente unade estas ciencias, pues difícilmente se consigueque todas las obras hechas alcancen la supremacíade la gloria. Por tanto, si en cada una de lasciencias apenas unos pocos especialistas, no todos,alcanzan la fama, ¿cómo puede el arquitecto -quedebe ser experto en muchas ciencias a la vez-lograr este admirable y profundo conocimiento, sinque le falte ninguna de ellas?, ¿cómo puede elarquitecto superar a todos los especialistas que,con gran habilidad, han sobresalidoparticularmente en cada una de las ciencias? Eneste sentido, da la impresión que Pitio se equivocó,pues no se dio cuenta de que cada una de lasciencias artísticas se compone de dos partes: una«parte práctica» y una «parte especulativa». Laprimera es propia de quienes se han adiestrado enuna ciencia Particular; la otra es común a todos los

qui a teneris aetatibus eruditionibus variisinstruuntur, omnibus litteris agnoscunteasdem notas communicationemque omniumdisciplinarum, et ea re facilius omniacognoscunt. Ideoque de veteribus architectisPythius, qui Prieni aedem Minervae nobiliterest architectatus, ait in suis commentariisarchitectum omnibus artibus et doctrinis plusoportere posse facere, quam qui singulas ressuis industriis et exercitationibus ad summamclaritatem perduxerunt. [13] Id autem re nonexpeditur. Non enim debet nec potest essearchitectus grammaticus, uti fueritAristarchus, sed non agrammatus, necmusicus ut Aristoxenus, sed non amusos, necpictor ut Apelles, sed graphidos non inperitusnec plastes quemadmodem Myron seuPolyclitus, sed rationis plasticae non ignarus,nec denuo medicus ut Hippocrates, sed nonaniatrologicus, nec in ceteris doctrinissingulariter excellens, sed in is non inperitus.Non enim in tantis rerum varietatibuselegantias singularis quisquam consequipotest, quod earum ratiocinationes cognoscereet percipere vix cadit in potestatem. [14] Nectamen non tantum architecti non possunt inomnibus rebus habere summum effectum, sedetiam ipsi qui privatim proprietates tenentartium, non efficiunt, ut habeant omnessummum laudis principatum. Ergo si insingulis doctrinis singuli artifices nequeomnes sed pauci aevo perpetuo nobilitatemvix sunt consecuti, quemadmodum potestarchitectus, qui pluribus artibus debet esseperitus, non id ipsum mirum et magnumfacere, ne quid ex his indigeat, sed etiam utomnes artifices superet qui singulis doctrinisadsiduitatem cum industria summapraestiterunt?

[15] Igitur in hac re Pythius errasse videtur,quod non animadvertit ex duabus rebussingulas artes esse compositas, ex opere eteius ratiocinatione, ex his autem unumproprium esse eorum qui singulis rebus suntexercitati, id est operis effectus, alterumcommune cum omnibus doctis, id est

Page 32: Diez libros de Arquitectura

M. Vitruvii Pollionis De Architectura Opus in Libris Decem

31

hombres sabios, pues se trata del raciocinio, comosucede con los médicos y los músicos; ambosconocen las pulsaciones de las venas en relación ala ligereza rítmica de los pies, pero si fueranecesario sanar una herida o bien curar a unenfermo, esto no será competencia del músico,sino que será algo específico y propio del médico;de igual modo, si hablamos de un instrumentomusical, será el músico y no el médico el que losometa a las leyes del ritmo y de la cadenciamusical, con el fin de que el oído perciba el placersonoro de sus canciones o cánticos. De igualmanera, se dan aspectos interdisciplinarios entrelos astrólogos y los músicos, sobre la afinidad delos astros y de las sinfonías respecto a loscuadrados y triángulos, en una cuarta y en unaquinta2 ; y también con los geómetras, sobre eltema de la visión que en griego se llama logosopticos. Y así en el resto de las ciencias se danmuchas cuestiones que son comunes a otras, perocomo tema de discusión. La categoría de lostrabajos que manualmente o bien con la prácticaalcanzan distinción, es algo propio de quienes sehan instruido ellos mismos exclusivamente en unasola de las ciencias, para llevar a cabo suespecialización. Por tanto, resulta claro que haactuado convenientemente quien conozcarelativamente bien las partes y la estructura decada una de las ciencias, que son precisas para laarquitectura, para que no surja el más mínimofallo, por si fuera necesario emitir un juicio yapreciar aspectos y detalles de estas artes y deestas obras.A quienes la naturaleza les ha concedido suficienteingenio, agudeza, memoria para alcanzarprofundos conocimientos de geometría, astrología,música y otras ciencias, sobrepasan las funcionesde los arquitectos y terminan convirtiéndose enmatemáticos. Por ello, les resulta sencillo discutirrespecto a estas ciencias, dado que estánpertrechados con los numerosos dardos de susconocimientos. Realmente son personas escasas,individuos contados, como Aristarco de Samos,Filolao y Arquitas de Tarento, Apolonio de Perga,Eratóstenes de Cirene, Arquímedes y Escopinas deSiracusa, quienes nos legaron muchosinstrumentos orgánicos, gnomónicos, descubiertosy explicados de acuerdo con las matemáticas y lasleyes de la naturaleza.

rationem, uti medicis et musicis et devenarum rythmo ad pedem motus, ut si vulnusmederi aut aegrum eripere de periculooportuerit non accedet musicus, sed id opusproprium erit medici; item in organo nonmedicus sed musicus modulabitur, ut auressuae cantionibus recipiant iucunditatem.

[16] Similiter cum astrologis et musicis estdisputatio communis de sympathia stellarumet symphoniarum in quadratis et trigonisdiatessaron et diapente, a geometris de visuqui graece logos opticos appellatur; ceterisqueomnibus doctrinis multae res vel omnescommunes sunt dumtaxat ad disputandum.Operum vero ingressus qui manu auttractationibus ad elegantiam perducuntur,ipsorum sunt, qui proprie una arte adfaciendum sunt instituti. Ergo satis abundevidetur fecisse, qui ex singulis doctrinis parteset rationes earum mediocriter habet notas, easquae necessariae sunt ad architecturam, uti, siquid de his rebus et artibus iudicare et probareopus fuerit, ne deficiatur.

[17] Quibus vero natura tantum tribuitsollertiae, acuminis, memoriae, ut possintgeometriam, astrologiam, musicen ceterasquedisciplinas penitus habere notas, praetereuntoffica architectorum et efficiunturmathematici. Itaque faciliter contra easdisciplinas disputare possunt, quod pluribustelis disciplinarum sunt armati. Hi auteminveniuntur raro, ut aliquando fueruntAristarchus Samius, Philolaus et ArchytasTarentini, Apollonius Pergaeus, EratosthenesCyrenaeus, Archimedes et Scopinas abSyracusis, qui multas res organicas,gnomonicas numero naturalibusque rationibusinventas atque explicitas posteris reliquerunt.

2 Se refiere a los pitagóricos que defendían la proporción armónica del Universo y el famoso concierto de las esferas.

Page 33: Diez libros de Arquitectura

M. Vitruvii Pollionis De Architectura Opus in Libris Decem

32

Por consiguiente, como tan privilegiados talentos,tan admirable habilidad natural se conceden a unospocos hombres y no a todo el mundo, y como elarquitecto debe estar ejercitado en todos losconocimientos, debido a la complejidad de laprofesión, su capacidad intelectual le ha deposibilitar el conocer si no profundamente todaslas ciencias -sería lo deseable-, sí al menos en ungrado razonable, según lo exija la necesidad; porello, te suplico a ti, César, y a quienes vayan a leerestos libros, que me disculpen si algo ha sidoexpresado insuficientemente conforme a las reglasde la gramática. Me he esforzado en expresarme,no como un eximio filósofo, ni como un retóricoelocuente, ni como un gramático ejercitado en lasprofundas normas del arte, sino como arquitectoeducado en estas ciencias. Sobre la posibilidad dela ciencia arquitectónica y sobre todo lo que seapoya en ella, prometo -así lo espero- mostrar enestos volúmenes unos razonamientos que seanútiles no sólo para los constructores, sino tambiénpara toda persona inteligente; y con la máximagarantía.

[18] Cum ergo talia ingenia ab naturalisollertia non passim cunctis gentibus sedpaucis viris habere concedatur, officium veroarchitecti omnibus eruditionibus debeat esseexercitatum, et ratio propter amplitudinem reipermittat non iuxta necessitatem summas sedetiam mediocris scientias haberedisciplinarum, peto, Caesar, et a te et ab is,qui ea volumina sunt lecturi, ut, si quid parumad regulam artis grammaticae fueritexplicatum, ignoscatur. Namque non utisummus philisophus nec rhetor disertus necgrammaticus summis rationibus artisexercitatus, sed ut architectus his litterisinbutus haec nisus sum scribere. De artis veropotestate quaeque insunt in ea ratiocinationespolliceor uti spero, his voluminibus non modoaedificantibus sed etiam omnibus sapientibuscum maxima auctoritate me sine dubiopraestaturum.

Capítulo segundo

De qué elementos consta la arquitectura

Caput SecundumLa arquitectura se compone de la Ordenación -engriego, taxis-, de la Disposición -en griego,diathesin-, de la Euritmia, de la Simetría, delOrnamento y de la Distribución -en griego,oeconomia.

[1] Architectura autem constat ex ordinatione,qua graece taxis dicitur, et ex dispositione,hanc autem Graeci diathesin vocitant, eteurythmia et symmetria et decore etdistributione quae graece oeconomia dicitur.

La Ordenación consiste en la justa proporción delos elementos de una obra, tomados aisladamente yen conjunto, así como su conformidad respecto aun resultado simétrico. La Ordenación se regulapor la cantidad -en griego, Posotes-. La Cantidad sedefine como la toma de unos módulos a partir de lamisma obra, para cada uno de sus elementos ylograr así un resultado apropiado o armónico de laobra en su conjunto.

[2] Ordinatio est modica membrorum operiscommoditas separatim universequeproportionis ad symmetriam comparatio. Haeccomponitur ex quantitate quae graece posotesdicitur. Quantitas autem est modulorum exipsius operis sumptio e singulisquemembrorum partibus universi operisconveniens effectus.

La Disposición es la colocación apropiada de loselementos y el correcto resultado de la obra según

Dispositio autem est rerum apta conlocatioelegansque compositionibus effectus operis

Page 34: Diez libros de Arquitectura

M. Vitruvii Pollionis De Architectura Opus in Libris Decem

33

la calidad de cada uno de ellos. Tres son las clasesde Disposición -en griego, ideae-: la planta, elalzado y la perspectiva. La planta exige el uso delcompás y de la regla; con ellos se va plasmando ladisposición de los planos, que se utilizarán luegoen las superficies previstas para el futuro edificio.El alzado es la representación en vertical de lafachada, coloreando levemente la imagen de lafutura obra, siguiendo unas normas. La perspectivaes el bosquejo de la fachada y de los ladosalejándose y confluyendo en un punto central detodas las líneas. Todo ello surge como resultado dela reflexión y de la creatividad. La reflexiónconsiste en una cuidada meditación del propioempeño y del continuo trabajo que lleva a larealización de un proyecto, junto con unsentimiento de satisfacción. La creatividad es laclarificación de temas oscuros y, a la vez, es ellogro de nuevos aspectos descubiertos medianteuna inteligencia ágil. Estas son las partes quecomponen la Disposición.

cum qualitate. Species dispositionis, quaegraece dicuntur ideae, sunt hae: ichnographia,orthographia, scaenographia. Ichnographia estcircini regulaeque modice continens usus, equa capiuntur formarum in solis arearumdescriptiones. Orthographia autem est erectafrontis imago modiceque picta rationibusoperis futuri figura. Item scaenographia estfrontis et laterum abscedentium adumbratio adcircinique centrum omnium linearumresponsus. Hae nascuntur ex cogitatione etinventione. Cogitatio est cura studii plena etindustriae vigilantiaeque effectus propositicum voluptate. Inventio autem estquaestionum obscurarum explicatio ratioquenovae rei vigore mobili reperta. Hae suntterminationes dispositionum.

La Euritmia es el aspecto elegante y hermoso, esuna figura apropiada por la conjunción de suselementos. La Euritmia se logra cuando loselementos de una obra son adecuados, cuandosimétricamente se corresponde la altura respecto ala anchura, la anchura respecto a la longitud y entodo el conjunto brilla una adecuadacorrespondencia.

[3] Eurythmia est venusta speciescommodusque in conpositionibus membrorumaspectus. Haec efficitur, cum membra operisconvenientia sunt altitudinis ad latitudinem,latitudinis ad longitudinem, et ad summamomnia respondent suae symmetriae.

La Simetría surge a partir de una apropiadaarmonía de las partes que componen una obra;surge también a partir de la conveniencia de cadauna de las partes por separado, respecto al conjuntode toda la estructura. Como se da una simetría en elcuerpo humano, del codo, del pie, del palmo, deldedo y demás partes, así se define la Euritmia enlas obras ya concluidas. En los templos sagrados lasimetría principalmente a partir del diámetro de lascolumnas, o bien también se toma de los triglifos obien de un módulo inicial; en las ballestas, a partirdel agujero que en griego llaman perítreton; en lasnaves, a partir del espacio que media entre remo yremo, llamado dipechyaia. Igualmentedescubrimos la estructura de la simetría a partir dedetalles en otras muchas obras.

[4] Item symmetria est ex ipsius operismembris conveniens, consensus expartibusque separatis ad universae figuraespeciem ratae partis responsus. Uti in homoniscorpore e cubito, pede, palmo, digitoceterisque particulis symmetros est eurythmiaequalitas, sic est in operum perfectionibus. Etprimum in aedibus sacris aut e columnarumcrassitudinibus aut triglypho aut etiamembatere, ballista e foramine, quod Graeciperitreton vocitant, navibus interscalmio, quaedipechyaia dicitur, item ceterorum operum emembris invenitur symmetriarum ratiocinatio.

El Ornamento es un correcto aspecto de la obra o [5] Decor autem est emendatus operis aspectus

Page 35: Diez libros de Arquitectura

M. Vitruvii Pollionis De Architectura Opus in Libris Decem

34

construcción que consta de elementos regulares,ensamblados con belleza. Se logra perfeccionarlomediante la norma ritual -en griego thematismo-,con la práctica, o con la naturaleza del lugar.Fijándonos en la norma ritual3 encontramos lostemplos levantados a Júpiter Tonante, al Cielo, alSol, a la Luna: se trata de templos levantados aldescubierto, abiertos; en efecto, la apariencia y labelleza de los dioses citados las contemplamosostensiblemente a cielo abierto. Para Minerva,Marte y Hércules se levantarán templos dóricos,pues conviene así a estos dioses, sin ningún tipo delujo, debido a su fortaleza viril. Para Venus, Flora,Proserpina y las Náyades los templos seráncorintios, pues poseen cualidades apropiadas por sudelicadeza, ya que son templos esbeltos, adornadoscon flores, hojas y volutas, que parecen aumentarel esplendor de tales divinidades. Si se levantantemplos jónicos a Juno, Diana, Baco y otrasdivinidades similares, se logrará una soluciónintermedia pues poseen unas características quesuavizan la índole austera propia del estilo dórico yla delicadeza del corintio. Atendiendo a la práctica,el ornamento se plasma de la siguiente manera:construiremos vestíbulos apropiados y esmeradossi se trata de construcciones magníficas conelegantes interiores. En efecto, si lasconstrucciones interiores tuvieran un aspectocuidado pero sus accesos fueran de baja calidad ydespreciables, no tendrían ningún esplendor. Deigual modo, si en los arquitrabes dóricosesculpimos molduras en sus cornisas, o bien si seesculpen triglifos en las columnas y en losarquitrabes jónicos, haciendo una transferencia delas pro piedades de un estilo a otro estilo, suaspecto exterior producirá disgusto ante unos usoso prácticas distintos a los ya fijados por el uso,como propios de un orden concreto. Se conseguiráuna belleza u ornamento natural si inicialmente seeligen para toda clase de templos unos lugaressaludables; sobre todo con abundante agua si sededican a Esculapio, a la Salud y a los dioses concuyas medicinas parecen sanar muchos enfermos.Así es, cuando los enfermos hayan sido trasladadosdesde un lugar insalubre hacia otro más sano ycuando se les proporcione agua procedente defuentes curativas, mejorarán rápidamente; de estemodo, se conseguirá que, por la misma situación

probatis rebus compositi cum auctoritate. Isperficitur statione, quod graece thematismodicitur, seu consuetudine aut natura. Statione,cum Iovi Fulguri et Caelo et Soli et Lunaeaedificia sub divo hypaethraque constituentur;horum enim deorum et species et effectus inaperto mundo atque lucenti praesentesvidimus. Minervae et Marti et Herculi aedesdoricae fient; his enim diis propter virtutemsine deliciis aedificia constitui decet. Veneri,Florae, Proserpinae, Fonti Lumphis corinthiogenere constitutae aptas videbuntur habereproprietates, quod his diis propter teneritatemgraciliora et florida foliisque et volutis ornataopera facta augere videbuntur iustumdecorem. Iunoni, Dianae Libero Patriceterisque diis qui eadem sunt similtudine, siaedes ionicae construentur, habita erit ratiomediocritatis, quod et ab severo moredoricorum et ab teneritate corinthiorumtemperabitur eorum institutio proprietatis.

[6] Ad consuetudinem autem decor sicexprimitur, cum aedificiis interioribusmagnificis item vestibula convenientia etelegantia erunt facta. Si enim interioraprospectus habuerint elegantes, aditus autemhumiles et inhonestos, non erunt cum decore.Item si doricis epistlyiis in coronis denticulisculpentur aut in pulvinatis columnis et ionicisepistyliis [capitulis] exprimentur triglyphi,translatis ex alia ratione proprietatibus in aliudgenus operis offendetur aspectus aliis anteordinis consuetudinibus institutis.

[7] Naturalis autem decor sic erit, si primumomnibus templis saluberrimae regionesaquarumque fontes in his locis idoneieligentur, in quibus fana constituantur, deindemaxime Aesculapio, Saluti et eorum deorumquorum plurimi medicinis aegri curarividentur. Cum enim ex pestilenti in salubremlocum corpora aegra translata fuerint et efontibus salubribus aquarum usussubministrabuntur, celerius convalescent. Itaefficietur, uti ex natura loci maiores auctasque

3 Se trata de las normas que aplicaban los sacerdotes para levantar los templos de acuerdo con las peculiaridades de cadadeidad.

Page 36: Diez libros de Arquitectura

M. Vitruvii Pollionis De Architectura Opus in Libris Decem

35

del lugar, la divinidad será objeto de opinionesmuy positivas y elogiosas, con todo merecimiento.Asimismo se dará también ornamento natural sihacemos que las habitaciones y las bibliotecasreciban la luz, orientándolas hacia el este; que losbaños públicos y los invernaderos reciban la luzdesde el occidente; que las pinacotecas y lasestancias, que precisan de una cierta luminosidad,reciban la luz desde el norte, ya que esta parte ni seoscurece ni adquiere más luminosidad en relación ala posición del sol, sino que mantiene una misma einmutable claridad a lo largo de todo el día.

cum dignitate divinitas excipiat opiniones.Item naturae decor erit, si cubiculis etbybliothecis ab oriente lumina capiuntur,balneis et hibernaculis ab occidente hibernopinacothecis et quibus certis luminibus opusest partibus, a septentrione, quod ea caeli regioneque exclaratur neque obscuratur solis cursused est certa inmutabilis die perpetuo.

La Distribución consiste en la administraciónapropiada de materiales y de terrenos, unida a unoscostes ajustados y razonables de las obras.Obtendremos esta distribución si el arquitecto nova persiguiendo lo que no puede encontrar opreparar sin grandes dispendios. Veamos unejemplo: no en todos los lugares se encuentraabundancia de arena de cantera, piedra paraedificar, abetos, madera limpia y sin nudos,mármol, sino que cada uno de estos materiales sedan en lugares muy concretos y diferentes por loque su transporte resulta complicado y muycostoso. Por tanto, donde no haya arena de cantera,utilizaremos arena fluvial o bien arena marinalimpia. Cuando se carece de abetos o de troncos demadera limpia y sin nudos, utilizaremos cipreses,álamos, olmos, pinos. Se alcanzará un segundo tipode distribución cuando se levanten edificios deacuerdo con el uso al que van destinados, deacuerdo con los propietarios, con su niveleconómico o con la dignidad de los inquilinos.Parece claro que las viviendas urbanas debenlevantarse de una manera y de otra muy distinta lasviviendas rústicas, donde se almacenan los frutosdel campo; no es lo mismo construir paraprestamistas avaros que para personas honestas yexquisitas; si se trata de ciudadanos influyentes quedirigen el Estado con sus resoluciones, susviviendas se dispondrán para tal uso. En unapalabra, siempre se debe tomar una distribuciónadecuada a la personalidad de cada uno de losinquilinos de las viviendas.

[8] Distributio autem est copiarum lociquecommoda dispensatio parcaque in operibussumptus ratione temperatio. Haec itaobservabitur, si primum architectus ea nonquaeret, quae non potuerunt inveniri aut pararinisi magno. Namque non omnibus locisharenae fossiciae nec caementorum nec abietisnec sappinorum nec marmoris copia est, sedaliud alio loco nascitur, quorumconportationes difficiles sunt et sumptuosae.Utendum autem est, ubi non est harenafossicia, fluviatica aut marina lota; inopiaequoque abietis aut sappinorum vitabunturutendo cupresso, populo, ulmo, pinu;reliquaque his similiter erunt explicanda.

[9] Alter gradus erit distributionis, cum adusum patrum familiarum et ad pecuniaecopiam aut ad eloquentiae dignitatem aedificiaalte disponentur. Namque aliter urbanasdomos oportere constitui videtur, aliter quibusex possessionibus rusticis influunt frustus; nonidem feneratoribus, aliter beatis et delicatis;potentibus vero, quorum cogitationibusrespublica gubernatur, ad usumconlocabuntur; et omnino faciendae sunt aptaeomnibus personis aedificiorum distributiones.

Page 37: Diez libros de Arquitectura

M. Vitruvii Pollionis De Architectura Opus in Libris Decem

36

Capítulo tercero

Partes de la arquitectura

Caput TertiumTres son las partes de la arquitectura: laConstrucción, la Gnomónica y la Mecánica. A suvez, la construcción se divide en dos partes: unaparte trata sobre la disposición de murallas y deobras comunes en lugares públicos; la otra partetrata sobre el desarrollo de edificios privados. Enlos edificios públicos se dan tres posibles objetivos:la protección, el culto y la situación ventajosa. Laprotección se refiere a la estructura de muros,torres y portalones, con la finalidad de rechazar encualquier momento los ataques de los enemigos. Elculto hace referencia a la ubicación de los templosde los dioses inmortales y de los santuariossagrados. La-situación ventajosa consiste en ladisposición de lugares comunes destinados a usopúblico, como son los puertos, foros, pórticos,baños públicos, teatros, paseos y construccionessimilares, que se disponen en lugares públicos,atendiendo a una misma finalidad de uso.

[1] Partes ipsius architecturae sunt tres:aedificatio gnomonice, machinatio.Aedificatio autem divisa est bipertito, e quibusuna est moenium et communium operum inpublicis locis conlocatio, altera est privatorumaedificiorum explicatio. Publicorum autemdistributiones sunt tres, e quibus est unadefensionis, altera religionis, tertiaopportunitatis. Defensionis est murorumturrimque et portarum ratio ad hostiumimpetus perpetuo repellendos excogitata,religionis deorum immortalium fanorumaediumque sacrarum conlocatio, opportunitatiscommunium locorum ad usum publicumdispositio, uti portus, fora, porticus, balinea,theatra, inambulationes ceteraque, quae isdemrationibus in publicis locis designantur.

Tales construcciones deben lograr seguridad,utilidad y belleza. Se conseguirá la seguridadcuando los cimientos se hundan sólidamente ycuando se haga una cuidadosa elección de losmateriales, sin restringir gastos. La utilidad se logramediante la correcta disposición de las partes de unedificio de modo que no ocasionen ningúnobstáculo, junto con una apropiada distribución -según sus propias características- orientadas delmodo más conveniente. Obtendremos la bellezacuando su aspecto sea agradable y esmerado,cuando una adecuada proporción de sus partesplasme la teoría de la simetría.

[2] Haec autem ita fieri debent, ut habeaturratio firmitatis, utilitatis, venustatis. Firmitatiserit habita ratio, cum fuerit fundamentorum adsolidum depressio, quaque e materia,copiarum sine avaritia diligens electio;utilitatis autem, [cum fuerit] emendata et sineinpeditione usus locorum dispositio et adregiones sui cuiusque generis apta et conmodadistrtbutio venustatis vero, cum fuerit operisspecies grata et elegans membrorumquecommensus iustas habeat symmetriarumratiocinationes.

Page 38: Diez libros de Arquitectura

M. Vitruvii Pollionis De Architectura Opus in Libris Decem

37

Capítulo cuarto

La salubridad de los emplazamientos

Caput QuatrumHe aquí los principios fundamentales en laconstrucción de las murallas. En primer lugar, seseleccionará un terreno totalmente favorable: unterreno elevado y abierto, despejado de nieblas ycon una orientación que no sea ni calurosa ni fría,sino templada; se evitará, además, la proximidada terrenos pantanosos, pues al amanecer, cuandolas brisas matutinas llegan a la ciudad, esparcen elolor de las bestias que viven junto a los pantanos -un olor nauseabundo- entremezclado con la nieblaque llega hasta los mismos habitantes, quienes, alinhalarlo con su aliento, sufren las consecuenciasque ocasiona un terreno insalubre y pestilente. Deigual modo, tampoco será salubre la ubicación delas murallas junto al mar, orientadas hacia elmediodía o hacia el occidente, pues cuandolleguen los calores del verano, al amanecer elcalor es fuerte y al mediodía abrasará; de igualmodo, si su orientación es hacia el occidente, alamanecer el Sol calienta ligeramente, al mediodíaagobia y al atardecer será ardiente. Enconsecuencia, por tales cambios de temperatura,de calor y de frío, los seres animados que habitanen estos lugares acaban alterándose. También esválido incluso para las cosas inanimadas.Efectivamente, nadie debe orientar hacia el sur nihacia el poniente, sino hacia el norte las bodegasde vino cubiertas, pues esta orientación mantienesiempre una temperatura constante e invariable.Lo mismo sucede con los graneros que,orientados hacia el curso del Sol, rápidamentealteran las buenas condiciones de las vituallas yde los frutos, que, al no estar colocados en unaexacta orientación, sino opuestas al curso del Sol,no se conservan durante largo tiempo. Así es,cuando el calor abrasa, con sus radiacioneselimina la consistencia de las substancias, con suscálidos vapores va absorbiendo sus propiedadesnaturales, y, por efecto del calor, las debilita y lasatrofia. Fenómeno que también advertimos en elhierro, pues, aunque es un mineral duro pornaturaleza, cuando en las fraguas se pone al rojovivo, por efecto del fuego se hace moldeable, demanera que se puede forjar con facilidad

[1] In ipsis vero moenibus ea erunt principia.Primum electio loci saluberrimi. Is autem eritexcelsus et non nebulosus, non pruinosusregionesque caeli spectans necque aestuosasneque frigidas sed temperatas, deinde sicvitabitur palustris vicinitas. Cum enim auraematutinae cum sole oriente ad oppidumpervenient et his ortae nebulae adiungenturspiritusque bestiarum palustrium venenatos cumnebula mixtos in habitatorum corpora flatuspargent, efficient locum pestilentem. Item sisecundum mare erunt moenia spectabuntque admeridiem aut occidentem, non erunt salubria,quod per aestatem caelum meridianum soleexoriente caelescit meridie ardet; item quodspectat ad occidentem, sole exorto tepescit,meridie calet, vespere fervet.

[2] Igitur mutationibus caloris et refrigerationiscorpora, quae in his locis sunt, vitiantur. Hocautem licet animadvertere etiam ex is, quae nonsunt animalia. In cellis enim vinariis tectislumina nemo capit a meridie nec ab occidente,sed a septentrione, quod ea regio nullo temporemutationes recipit sed est firma perpetuo etinmutabilis. Ideo etiam et granaria quae ad soliscursum spectant, bonitatem cito mutant,obsoniaque et poma, quae non in ea parte caeliponuntur, quae est adversa a solis cursu, nondiu servantur.

[3] Nam semper calor cum excoquit aeribusfirmitatem et vaporibus fervidis eripitexsugendo naturales virtutes, dissolvit eas etfervore mollescentes efficit inbecillas. Ut etiamin ferro animadvertimus, quod, quamvis naturasit durum, in fornacibus ab ignis vaporepercalefactum ita mollescit, uti in omne genusformae faciliter fabricetur; et idem, cum molleet candens refrigeretur tinctum frigida,redurescat et restituatur in antiquam

Page 39: Diez libros de Arquitectura

M. Vitruvii Pollionis De Architectura Opus in Libris Decem

38

cualquier forma. Si estando al rojo vivo y siendomoldeable, se enfría templándolo con agua fría,de nuevo se vuelve duro y adquiere suspropiedades naturales.

proprietatem.

Podemos pensar en la autenticidad de talesfenómenos, debido a que en el estío todos loscuerpos se debilitan por el calor, tanto estén enlugares pestilentes como en lugares saludables; eincluso durante el invierno, las zonas que sonpestilentes se vuelven saludables ya que se hacenmás consistentes, como consecuencia del frío.

[4] Licet etiam considerare haec ita esse ex eoquod aestate non solum in pestilentibus locissed etiam in salubribus omnia corpora calorefiant inbecilla, et per hiemem etiam quaepestilentissimae sint regiones efficiantursalubres, ideo quod a refrigerationibussolidantur.

Exactamente igual sucede cuando las personas setrasladan desde regiones frías hacia regionescálidas: no pueden mantenerse inalterables, sinoque se debilitan. Por el contrario, los que desderegiones cálidas se trasladan a zonas frías delnorte, no sólo no enferman con el cambio delugar, sino que se robustecen. Por todo ello, debeponerse sumo cuidado en la ubicación de lasmurallas, alejándolas de aquellas zonas quepuedan esparcir aires cálidos hacia sus habitantes.De acuerdo con los principios o elementosprimarios, en griego stoichea, todos los cuerpos secomponen de fuego, agua, tierra y aire que, almezclarse entre sí según su temperatura natural,conforman las propiedades de todos los seresanimados, hablando en términos generales.

Non minus etiam quae ab frigidis regionibus,corpora traducuntur in calidas, non possuntdurare sed dissolvuntur; quae autem ex calidislocis sub septentrionum regiones frigidas, nonmodo non laborant inmutatione locivalitudinibus sed etiam confirmantur.[5] Quare cavendum esse videtur in moenibusconlocandis ab his regionibus quae caloribusflatus ad corpora hominum possunt spargere.Namque e principiis quae Graeci stoicheiaappellant, ut omnia corpora sunt conposita, idest e calore et umore, terreno et aere, et itamixtionibus naturali temperatura figuranturomnium animalium in mundo generatimqualitates.

Por tanto, cuando el calor sobrepasa los límitesnaturales destruye y disuelve con su ardor losotros elementos naturales; tales anomalías sontambién una consecuencia de un clima férvido, enalgunas partes concretas: el calor afecta a lasvenas superficiales con más intensidad de la quepuede soportar el cuerpo, de acuerdo a sutemperatura natural, según la mezcla que locompone. Si el agua llena las venas del cuerpo ylogra que sean desiguales los otros tres principios,éstos se desvirtúan, corrompidos por el elementolíquido y, en consecuencia, se anulan lascualidades que poseían debido a su composición omixtura. Los mismos efectos ocasiona elenfriamiento de las brisas y del agua, que provocaalteraciones en el cuerpo. De igual modo, si seaumenta o disminuye la composición natural delelemento tierra o del elemento aire, se consigueun debilitamiento de los otros elementos básicos:los terrenos, con copiosas y excesivas comidas y

[6] Ergo in quibus corporibus cum exsuperat eprincipiis calor, tunc interficit dissolvitquecetera fervore. Haec autem vitia efficitfervidum ab certis partibus caelum, cum insiditin apertas venas plus quam patitur emixtionibus naturali temperatura corpus. Item siumor occupavit corporum venas inparesque easfecit, cetera principia ut a liquido corruptadiluuntur, et dissolvuntur conpositionibusvirtutes. Item haec e refrigerationibus umorisventorum et aurarum infunduntur vitiacorporibus. Non minus aeris etiamque terreni incorpore naturalis compositio augendo autminuendo infirmat cetera principia terrena cibiplenitate, aer gravitate caeli.

Page 40: Diez libros de Arquitectura

M. Vitruvii Pollionis De Architectura Opus in Libris Decem

39

los aéreos con un clima excesivamente duro.

Si se quisiera observar todo esto sensorialmente yde un modo preciso, basta constatarlo y prestaratención a la naturaleza de las aves, peces yanimales de tierra; así, se percibirá la diferenciade temperatura y de composición. Las avesposeen una determinada mixtura, otra los peces yotra muy distinta los animales de tierra. Losanimales alados poseen menos elementos de tierray de agua, un moderado calor, pero muchacantidad de aire y, en consecuencia, al estarcompuestos de elementos ligeros se elevan en elaire con toda facilidad. Por otra parte, los pecesposeen una temperatura templada con grancantidad de elemento aire y tierra y muy poco deelemento agua y, precisamente porque tienenpoco elemento líquido, con toda facilidadsubsisten en el agua y cuando son sacados a tierramueren, justo al abandonar el agua.

[7] Sed si qui voluerit diligentius haec sensupercipere, animadvertat attendatque naturasavium et piscium et terrestrium animalium, etita considerabit discrimina temperaturae. Aliamenim mixtionem habet genus avium, aliampiscium, longe aliter terrestrium natura.Volucres minus habent terreni, minus umoris,caloris temperate, aeris multum: igiturlevioribus principiis conpositate facilius in aerisimpetum nituntur. Aquatiles autem pisciumnaturae quod temperatae sunt a calidoplurimumque et aeris et terreni sunt conpositae,sed umoris habent oppido quam paulum, quominus habent e principiis umoris in corpore,facilius in umore perdurant; itaque cum adterram perducuntur, animam cum aquarelinquunt.

Por la misma razón, los animales terrestresposeen menor cantidad de tierra y muchísima deagua, ya que tienen una temperatura templada porel aire y el calor; precisamente porque en ellosabundan las partes húmedas, es imposible quepervivan dentro del agua durante largo tiempo.

Item terrestria, quod e principiis ab aerecaloreque sunt temperata minusque habentterreni plurimumque umoris, quod abundantumidae partes, non diu possunt in aqua vitamtueri.

En conclusión, si las cosas son realmente comolas hemos expresado, si percibimos que loscuerpos de los animales están compuestos de talesprincipios o elementos y si pensamos que éstos sedebilitan y mueren debido a un exceso o a unadeficiencia de elementos, no tenemos la másmínima duda de que es muy conveniente buscarcon todo interés la ubicación de las murallas, conel fin de elegir zonas más templadas, puesto quelo que perseguimos es la salubridad en ladisposición de las murallas. En mi opinión, sedebe volver insistentemente a la teoría de losautores antiguos. En efecto, éstos al inmolaranimales que habían estado pastando en parajesdonde se levantaban fortalezas o campamentosfijos, examinaban sus hígados y si losencontraban amoratados y enfermos, inmolabanotros animales ante la duda de si estabanenfermos por alguna indisposición, o bien portomar pastos en mal estado. Como eran muyexpertos, cuando veían que los hígados estabansanos, por alimentarse de agua y de pastos,

[8] Ergo si haec ita videntur, quemadmodumproposuimus, et e principiis animalium corporacomposita sensu percipimus et exsuperationibusaut defectionibus ea laborare dissolviqueiudicamus, non dubitamus, quin diligentiusquaeri oporteat, uti temperatissimas caeliregiones eligamus, cum quaerenda fuerit inmoenium conlocationibus salubritas.

[9] Itaque etiam atque etiam veteremrevocandam censeo rationem. Maiores enimpecoribus immolatis, quae pascebantur in islocis, quibus aut oppida aut castra stativaconstituebantur, inspiciebant iocinera, et sierant livida et vitiosa primo alia immolabantdubitantes utrum morbo an pabuli vitio laesaessent. Cum pluribus experti erant etprobaverant integram et solidam naturamiocinerum ex aqua et pabulo; ibi constituebantmunitiones; si autem vitiosa inveniebant,iudicio transferebant idem in humanis

Page 41: Diez libros de Arquitectura

M. Vitruvii Pollionis De Architectura Opus in Libris Decem

40

precisamente en ese lugar levantaban susfortificaciones. Si hallaban los hígados enfermos,por lógica trasladaban tal situación a loshumanos, en el sentido de que en esos mismosparajes con el tiempo se iba a producirabundancia de agua insalubre y de alimentosnocivos y, así, se iban a vivir a otro sitio,buscando ante todo la salubridad.

corporibus pestilentem futuram nascentem inhis locis aquae cibique copiam, et itatransmigrabant et mutabant regiones quaerentesomnibus rebus salubritatem.

Podemos concluir que si la tierra es saludablepara el pasto y el alimento, sus propiedades sontambién salubres, como vemos en las tierras de laciudad de Creta, cerca del río Potero, que fluyeentre las ciudades de Cnosos y Gortina. A derechay a izquierda del río pacen los rebaños. Pero losque pacen cerca de Cnosos padecen esplenitis ylos que pacen al otro lado, cerca de Gortina, nosufren tal enfermedad del bazo. Por estacircunstancia, los médicos buscaban el porqué detal enfermedad y descubrieron en estos pastos unaclase de hierba que, al rumiarla los rebaños,disminuía su bazo. Recogiendo precisamente estahierba, sanan a los enfermos de bazo con estemedicamento, que los cretenses denominanasplenon. Por ello, podemos conocer que laspropiedades de los lugares son naturalmenteinsalubres o, por el contrario, salubres debido asus pastos y a su agua. Si se van a levantar unasmurallas en terrenos pantanosos, situados junto almar y orientados hacia el septentrión, o bien entreel septentrión y el oriente, y si tales pantanosestuvieran en lugares más altos que el litoral delmar, entonces con toda tranquilidad se podránconstruir las murallas. Se cavarán unos canalesque verterán el agua en el litoral y, al subir elnivel del mar por causa de las mareas, se llenaránlas lagunas con sus movimientos marítimos. Y semezclarán sus aguas, lo que imposibilitará quenazcan animales lacustres y los que alcancen elcercano litoral nadando, al no estaracostumbrados al salitre, perecerán. Un ejemplode lo que estamos tratando pueden ser las lagunasGálicas, que están próximas a Altino, Rávena,Aquilea y otros municipios que, al estar muypróximos a estas lagunas, gozan de unaextraordinaria salubridad. En otros lugaresencontramos lagunas que no desaguan ni pormedio de ríos ni por canales, como la lagunaPontina, cuyas aguas se corrompen exhalandounos vapores densos y pestilentes.

[10] Hoc autem fieri, uti pabulo ciboquesalubres proprietates terrae videantur, licetanimadvertere et cognoscere agris Cretensium,qui sunt circa Pothereum flumen, quod estCretae inter duas civitates Gnoson et Gortynam.Dextra enim et sinistra eius fluminis pascunturpecora; sed ex his quae pascuntur proximeGnoson, si quae autem ex altera parte proximeGortynam non, habent apparentem splenem.Unde etiam medici quaerentes de ea reinvenerunt in his locis herbam, quam pecorarudendo inminuerunt lienes. Ita eam herbamcolligendo curant lienosos hoc medicamento,quod etiam Cretenses asplenon vocitant. Ex eolicet scire cibo atque aqua proprietates locorumnaturaliter pestilentes aut salubres esse.

[11] Item si in paludibus moenia constitutaerunt, quae paludes secundum mare fuerint,spectabuntque ad septentrionem aut interseptentrionem et orientem, eaque paludesexcelsiores fuerint quam litus marinum rationevidebuntur esse constituta. Fossis enim ductisaquae exitus ad litus, et mare tempestatibusaucto in paludis redundantia motionibusconcitata marisque mixtionibus non patiturbestiarum palustrium genera ibi nasci, quaequede suberioribus locis natando proxime litusperveniunt, inconsueta salsitudine necantur.Exemplar autem huius rei Gallicae paludespossunt esse, quae circum Altinum, Ravennam,Aquileiam, aliaque quae in eiusmodi locismunicipia sunt proxima paludibus, quod hisrationibus habent incredibilem salubritatem.

[12] Quibus autem insidentes sunt paludes etnon habent exitus profluentes neque fluminaneque per fossas, uti Pomptinae, standoputescant et umores graves et pestilentes in islocis emittunt.

Page 42: Diez libros de Arquitectura

M. Vitruvii Pollionis De Architectura Opus in Libris Decem

41

En Apulia, una antigua fortaleza llamada Salpis,fundada por Diomedes a su regreso de Troya, obien, como relatan algunos escritores, fundadapor Elfias de Rodas, había sido construida enestos parajes pantanosos, por lo que sushabitantes, al caer gravemente enfermos cada año,se acercaron a M. Hostilio y con sus súplicasconsiguieron que les buscara y les eligiera unaubicación adecuada para trasladar allí sufortaleza. M. Hostilio, apoyándose en argumentosde peso, adquirió unas tierras junto al mar, en unlugar salubre, y pidió al Senado y al puebloromano que le permitieran trasladar la fortaleza:levantó las murallas, parceló su superficie y porun sestercio vendió a cada habitante un solar parasu casa. Realizadas estas gestiones, abrió un pasodesde el lago hacia el mar y llevó a cabo laconstrucción de un puerto en el mismo lago parael municipio. Actualmente los habitantes deSalpis, alejados apenas cuatro mil pasos de suantigua fortaleza, habitan en un lugar salubre.

Item in Apulia oppidum Salpia vetus, quodDiomedes ab Troia rediens constituit sive,quemadmodum nonnulli scripserunt, ElpiasRhodius, in eiusmodi locis fuerat conlocatum,ex quo incolae quotannis aegrotando laborantesaliquando pervenerunt ad M. Hostilium abeoque publice petentes impetraverunt, ut hisidoneum locum ad moenia transferendaconquireret elegeretque. Tunc is moratus nonest, sed statim rationibus doctissime quaesitissecundum mare mercatus est possessionem locosalubri ab senatuque populoque R. petit, utliceret transferre oppidum, constituitque moeniaet areas divisit nummoque sestertio singulismunicipibus mancipio dedit. His confectislacum aperuit in mare et portum e lacumunicipio perfecit. Itaque nunc Salpini quattuormilia passus progressi ab oppido veteri habitantin salubri loco.

Capítulo quinto

Construcción de murallas y torres

Caput QuintumPor tanto, siguiendo estas normas conseguiremosunas condiciones favorables de salubridad paraconstruir las murallas. Cuando se hayan elegidoterrenos fértiles para la alimentación de la ciudad,cuando se logre un transporte fácil hacia lasmurallas bien mediante caminos Protegidos, o bienpor la situación ventajosa de los ríos, o bien porpuertos de transporte marítimo entonces debenexcavarse los cimientos de las torres y murallas, demodo que se ahonde en tierra firme, si se puedeencontrar, y con una profundidad que guarderelación con la magnitud de la construcción,siempre de un modo razonable; su grosor será másancho que el de las paredes que se vayan a levantarsobre tierra y la cavidad que quede se rellenará conun compuesto lo más sólido y consistente posible.Igualmente, las torres deben elevarse por encimade los muros, con el fin de que desde las torres, aderecha y a izquierda, los enemigos puedan serheridos desde ambos lados con armas arrojadizas,

[1] Cum ergo his rationibus erit salubritatismoenium conlocandorum explicatioregionesque electae fuerint fructibus adalendam civitatem copiosae, et viarummunitiones aut opportunitates fluminum seuper portus marinae subvectionis habuerint admoenia conportationes expeditas, tunc turriummurorumque fundamenta sic sunt facienda, utifodiantur, si queant inveniri, ad solidum et insolido, quantum ex amplitudine operis proratione videantur, crassitudine ampliore quamparietum qui supra terram sunt futuri, et eaimpleantur quam solidissima structura.

[2] Item turres sunt proiciendae in exteriorempartem, uti, cum ad murum hostis impetu velitadpropinquare, a turribus dextra ac sinistralateribus apertis telis vulnerentur.

Page 43: Diez libros de Arquitectura

M. Vitruvii Pollionis De Architectura Opus in Libris Decem

42

cuando intenten acercarse violentamente a lamuralla. Sobre todo, debe ponerse la máximaprecaución en que el acceso para asaltar el murosea difícil; se ha de pensar la manera de rodear elperímetro con precipicios de forma que loscorredores hacia los portalones no sean directos,sino orientados hacia la izquierda. Si se realizan deeste modo, el lado derecho de quienes se acerquen,al no estar protegido por el escudo, quedará aldescubierto. Las fortalezas no deben tener formarectangular, ni tampoco ángulos salientes, sino quesu forma será circular, con el fin de observar alenemigo desde distintos puntos. Las torresconstruidas con ángulos salientes son difíciles dedefender, pues tales ángulos protegen más y mejoral enemigo que al habitante de la fortaleza. En miopinión, el grosor de la muralla debe alcanzar talanchura que al encontrarse hombres armados, porla parte superior, puedan adelantarse unos a otrossin ninguna dificultad. Se colocarán numerosostablones alargados de madera de olivo endurecidosal fuego, de manera que ambos frentes de lamuralla queden unidos por estos tablones entre sí,como si fuera con unas grapas, logrando unaconsistencia muy resistente. Se trata de una clasede madera que no se daña ni por la carcoma, ni porel mal tiempo, ni por el paso de los años, sino quese mantiene en pleno vigor larguísimos años sinninguna clase de defecto, aunque la enterremos oincluso la sumerjamos en agua. Así pues, tanto lamuralla como los cimientos y todas las paredes quese vayan a levantar, tendrán la anchura del muro y,unidas de esta forma, no se estropearán nicorromperán durante mucho tiempo. Las distanciasentre las torres deben establecerse teniendo encuenta que no estén tan alejadas una de otra que nopuedan alcanzarse por una flecha, con el fin de quesi una torre es atacada, sea posible rechazar a losenemigos desde las otras torres, que quedan aderecha e izquierda, mediante escorpiones u otraclase de armas arrojadizas. Frente a la parte másinterior de las torres, deben abrirse en el muro unosespacios a intervalos, que sean equivalentes a laanchura de las torres, de modo que los accesos,entre las partes interiores de las torres, quedenenlazados con planchas de madera y no de hierro.Así, si el enemigo se apoderara de alguna parte dela muralla, los defensores cortarán la madera y, silo hacen rápidamente, impedirán que el enemigopenetre en las otras partes de las torres y de lamuralla, salvo que éste decida lanzarse al

Curandumque maxime videtur, ut non facilisaditus sit ad oppugnandum murum, sed itacircundandum ad loca praecipitia etexcogitandum, uti portarum itinera non sintdirecta sed scaeva. Namque cum ita factumfuerit, tum dextrum latus accedentibus, quoscuto non erit tectum proximum erit muro.Conlocanda autem oppida sunt non quadratanec procurrentibus angulis sed circuitionibus,uti hostis ex pluribus locis conspiciatur. Inquibus enim anguli procurrunt, difficiliterdefenditur quod angulus magis hostem tueturquam civem.

[3] Crassitudinem autem muri ita faciendamcenseo, uti armati homines supra obviamvenientes alius alium sine inpeditionepraeterire possint, dum in crassitudineperpetuae tabulae oleagineae ustilatae quamcreberrime instruantur, uti utraeque murifrontes inter se, quemadmodum fibulis histeleis conligatae aeternam habeant firmitatem;namque ei materiae nec caries nec tempestatesnec vetustas potest nocere, sed ea et in terraobruta et in aqua conlocata permanent sinevitiis utilis sempiterno. Itaque non solum inmuro sed etiam in substructionibus quiqueparietes murali crassitudine erunt faciundi, hacratione religati non cito vitiabuntur.

[4] Itervalla autem turrium ita sunt facienda, utne longius sit alia ab alia sagittae missionis,uti, si qua oppugnetur, tum a turribus, quaeerunt dextra sinistra, scorpionibus reliquisquetelorum missionibus hostes reiciantur.Etiamque contra inferiores turrium dividendusest murus intervallis tam magnis, quam eruntturres, ut itinera sint interioribus partibusturrium contignata, neque ea ferro fixa. Hostisenim si quam partem muri occupaverit, quirepugnabunt rescindent et, si celeriteradministraverint, non patientur reliquas partesturrium murique hostem penetrare, nisi sevoluerit praecipitare.

Page 44: Diez libros de Arquitectura

M. Vitruvii Pollionis De Architectura Opus in Libris Decem

43

precipicio. Las torres deben ser redondas opoligonales, pues si son cuadradas las máquinas dequerrá las destruyen con toda facilidad, ya que losarietes rompen sus ángulos con sus golpes; pero sison circulares, con piedras en forma de cuña,aunque golpeen su parte central no puedendañarlas. Las fortificaciones del muro y de lastorres resultan mucho más seguras y eficientes silas amplificamos con toda suerte de materiales, detierra de relleno, pues ni los arietes, ni las minas, nilas máquinas de guerra son capaces de dañarlas. Nodebe utilizarse tierra de relleno en cualquier lugar,sino únicamente en lugares que estén dominadospor algún montículo por el exterior desde donde,con toda facilidad, hubiera acceso para atacar lasmurallas. En tales lugares deben cavarse unas fosasque tengan la mayor anchura y profundidadposible; posteriormente se excavarán los cimientosde la muralla dentro de la cavidad de la fosa, conuna anchura suficiente para soportar sin dificultadtoda la presión de la tierra. También, en la parteinterior de los cimientos se construirá otro, quediste de la Parte exterior un espacio suficientedonde puedan situarse unas cohortes en formaciónde combate, para actuar como defensa, ocupandotoda la anchura de la tierra de relleno. Cuando loscimientos guarden entre sí esta distancia, entreellos se colocarán otros transversales, unidos almuro exterior y al interior y colocados en forma depeine, como dientes de una sierra. Actuando así, elpeso de la tierra quedará dividido en pequeñaspartes y el volumen total no podrá deshacer loscimientos de la muralla bajo ningún concepto.

[5] Turres itaque rutundae aut polygoneae suntfaciendae; quadratas enim machinae celeriusdissipant, quod angulos arietes tundendofrangunt, in rotundationibus autem, uti cuneus,ad centrum adigendo laedere non possunt.Item munitiones muri turriumque aggeribusconiunctae maxime sunt tutiores, quod nequearietes neque suffossiones neque machinaeceterae eis valent nocere.

[6] Sed non in omnibus locis est aggeris ratiofacienda, nisi quibus extra murum ex alto locoplanu pede accessus fuerit ad moeniaoppugnanda. Itaque in eiusmodi locis primumfossae sunt faciendae latitudinibus etaltitudinibus quam amplissimis, deindefundamentum muri deprimendum est intraalveum fossae et id extruendum est eacrassitudine, ut opus terrenum facilesustineatur.[7] Item interiore parte substructionisfundamentum distans ab exteriore introrsusamplo spatio, ita uti cohortes possintquemadmodum in acie instructae addefendendum supra latitudinem aggerisconsistere. Cum autem fundamenta itadistantia inter se fuerint constituta, tunc interea alia transversa, coniuncta exteriori etinteriori fundamento, pectinatim dispositaquemadmodum serrae dentes solent esseconlocentur; cum enim sic erit factum, tunc itaoneris terreni magnitudo distributa in parvaspartes; neque universa pondere premenspoterit ulla ratione extrudere murisubstructiones.

De antemano no debemos fijar los materiales paraconstruir y dejar terminado lo que es el mismomuro, dado que no nos es posible tener a mano entodos los lugares los materiales que deseamos.Donde haya piedras talladas, sílice, piedras decimentar, ladrillo cocido o sin cocer, estosmateriales son los que debemos utilizar. Así es, yno como en Babilonia donde levantaron un murotodo él de ladrillo cocido, dado que disponían deabundante barro líquido, alquitrán y no cal niarena; así, cualquier país puede disponer denumerosos y diferentes materiales con una mismautilidad y sus muros permanecerán inalterablespara siempre, sin ningún defecto.

[8] De ipso autem muro, e qua materia struaturaut perficiatur, ideo non est praefiniendum,quod in omnibus locis, quas optamus copias,eas non possumus habere. Sed ubi sunt saxaquadrata sive silex seu caementum aut coctuslater sive crudus, his erit utendum. Non enim,uti Babylone abundantes liquido bitumine procalce et harena ex cocto latere factum habentmurum, sic item possunt omnes regiones seulocorum proprietates habere tantas eiusdemgeneris utilitatis, uti ex his comparationibus adaeternitatem perfectus habeatur sine vitiomurus.

Page 45: Diez libros de Arquitectura

M. Vitruvii Pollionis De Architectura Opus in Libris Decem

44

Capítulo sexto

División de las obras en el interior de las murallas

Caput SextumUna vez terminadas las murallas circunvalantes, ensu interior haremos la distribución de su superficie,plazas y callejuelas en dirección hacia los cuatropuntos cardinales. Esta distribución se trazarácorrectamente, en el supuesto de que los vientos noafecten de modo perjudicial a las callejuelas, pues sison fríos ocasionan daños; si son cálidos, provocanverdaderas alteraciones, y si son vientos húmedos,causan serios inconvenientes. Por ello, parece quedebe evitarse y anularse este posible fastidio, con elfin de que no suceda lo que suele pasar en muchasciudades. En la isla de Lesbos se encuentra la ciudadde Mitilene, magníficamente construida con granbelleza, pero ubicada de un modo muy imprudente.Por ello, los habitantes de esta ciudad. caen enfermoscuando sopla el viento del sur; si sopla el viento delnoroeste o de poniente, empiezan a toser, perocuando sopla el viento del norte recuperan su buenestado de salud, mas no pueden permanecer ni en lascallejuelas ni en las plazas, ya que el frío es muyintenso.

[1] Moenibus circumdatis secuntur intramurum arearum divisiones platearumque etangiportuum ad caeli regionem directiones.Dirigentur haec autem recte, si exclusi eruntex angiportis venti prudenter. Qui si frigidisunt, laedunt; si calidi, vitiant; si umidi,nocent. Quare vitandum videtur hoc vitiumet avertendum, ne fiat quod in multiscivitatibus usu solet venire. Quemadmodumin insula Lesbo oppidum Mytilenaemagnificenter est aedificatum et eleganter,sed positum non prudenter. In qua civitateauster cum flat, homines aegrotant; cumcorus, tussiunt; cum septentrio, restituunturin salubritatem, sed in angiportis et plateisnon possunt consistere propter vehementiamfrigoris.

Se define el viento como una agitación del aire quesopla con movimientos variables. El viento surgecuando el calor choca contra la humedad y el golpede su acción hace salir la fuerza y violencia del aire.Podemos observar que es así a partir de unos vasosde bronce, llamados eolípilas; mediante este inventoartificioso podemos averiguar la realidad de lasocultas estructuras del cielo. En efecto, las eolípilas4

son instrumentos cóncavos de bronce con uncuellecillo muy angosto por el que se vierte agua;posteriormente se colocan al fuego. Antes decalentarse, no emiten nada de aire, pero en cuantoempieza a hervir el agua arrojan un aire muyimpetuoso. Así podemos formarnos una opiniónsobre los grandes e inmensos secretos del cielo y delos vientos, a partir de un pequeño y muyinsignificante ingenio. Sí es posible alejarse de losvientos perjudiciales, se logrará un lugar salubre paralos hombres sanos y robustos, y también, paraquienes padezcan alguna enfermedad, que en otros

[2] Ventus autem est aeris fluens unda cumincerta motus redundantia. Nascitur cumfervor offendit umorem et impetus factionisexprimit vim spiritus flatus. Id autem verumesse ex aeolis aereis licet aspicere et delatentibus caeli rationibus artificiosis reruminventionibus divinitatis exprimereveritatem. Fiunt enim aeoli pilae aereaecaveae, -- habent punctum angustissimum --quae aqua infunduntur conlocanturque adignem; et antequam calescant, non habentullum spiritum, simul autem et ferverecoeperint, efficiunt ad ignem vehementemflatum. Ita scire et iudicare licet e parvobrevissimoque spectaculo de magnis etinmanibus caeli ventorumque naturaerationibus. [3] Exclusi fuerint; non solumefficient corporibus valentibus locumsalubrem, sed etiam si qui morbi ex aliisvitiis forte nascentur, qui in ceteris

4 El matemático Herón de Alejandría (siglo I a.C.) fue el inventor de estas esferas huecas y metálicas.

Page 46: Diez libros de Arquitectura

M. Vitruvii Pollionis De Architectura Opus in Libris Decem

45

lugares salubres lograrán su curación conmedicamentos o antídotos, pero en estos lugaressanarán más rápidamente por el poder calorífico delos vientos, ya que hemos excluido los vientosincómodos. Las enfermedades que se curan condificultad en las regiones anteriormente descritasson: faringitis, tos, pleuritis, tisis vómitos de sangre yotras, que solamente se curan ingiriendo remedios,Pero no mediante purgas. Son enfermedades difícilesde curar, pues se originan por el frío y ademásporque, debilitadas las fuerzas de la persona afectadapor la enfermedad, el aire se encuentraconvulsionado y atenúa o debilita sus cuerpos,debido a las fuertes sacudidas de los vientos, queextraen la fuerza vital de tales cuerpos enfermos yacaban consumiéndolos. Por el contrario, al soplar elaire suave y denso que no posee abundantes flujos yreflujos, debido a su estática inmovilidad, reconfortay rehabilita los miembros enfermos.

salubribus locis habent curationes medicinaecontrariae, in his propter exclusionesventorum temperatura expeditiuscurabuntur. Vitia autem sunt, quaedifficulter curantur in regionibus, quae suntsupra scriptae, haec: gravitudo arteriace,tussis, pleuritis, pthisis, sanguinis eiectio etcetera, quae non detractionibus sedadiectionibus curantur. Haec ideo difficultermedicantur, primum quod ex frigoribusconcipiuntur, deinde quod defatigatis morboviribus eorum aer agitatus est, ventorumagitationibus extenuatur, unaque a vitiosiscorporibus detrahit sucum et efficit eaexiliora. Contra vero lenis et crassus aer quiperflatus non habet neque crebrasredundantias, propter inmotam stabilitatemadiciendo ad membra eorum alit eos etreficit, qui in his sunt inpliciti morbis.

A muchos autores les satisface clasificar los vientosexclusivamente en cuatro: al que procede del orienteequinoccial lo llaman Solano (viento de levante); alque sopla desde el mediodía, Austral (viento del sur);al del occidente equinoccial lo llaman Favonio(céfiro o viento de poniente); al que procede delseptentrión, lo llaman Septentrión (viento del norte).Pero los autores que investigaron con mas rigor nosdicen que los vientos son ocho; destacaremos aAndrónico de Cirrestres, quien levantó en Atenas,como demostración, una torre de mármol octogonal yen cada uno de sus laterales cinceló unas imágenesque representaban a cada uno de los vientos, frente ala dirección de cada uno de ellos; sobre la torrecolocó una columna cónica , también de mármol ysobre ella dispuso un Tritón de bronce, que en sumano derecha extendida llevaba una vara; estabasituado de tal manera que giraba por acción delviento y siempre terminaba por quedarse quietofrente a la dirección del viento; con su vara indicabala dirección, situándola encima de la imagen delviento en cuestión. Así, entre el viento Solano y elviento Austral situó el Euro, que sopla desde ellevante; entre el Austral y el Favonio, interpuso elviento Ábrego, que procede del sudoeste; entre elFavonio y el Septentrión, el Cauro -que muchosllaman el Coro-. Y entre el Septentrión y el Solano,situó el Aquilón. Da la impresión que han sidodenominados así con el fin de que su número incluyalos nombres y las regiones de donde soplan lascorrientes de los vientos. Como este tema lo tenemos

[4] Nonnullis placuit esse ventos quattuor:ab oriente aequinoctiali solanum, a meridieaustrum, ab occidente aequinoctialifavonium, ab septentrionali septentrionem.Sed qui diligentius perquisierunt, tradiderunteos esse octo, maxime quidem AndronicusCyrrestes, qui etiam exemplum conlocavitAthenis turrem marmoream octagonon et insingulis lateribus octagoni singulorumventorum imagines excalptas contra suoscuiusque flatus designavit, supraque eamturrim metam marmoream perfecit etinsuper Tritonem aereum conlocavit dextramanu virgam porrigentem, et ita estmachinatus, uti vento circumageretur etsemper contra flatum consisteret supraqueimaginem flantis venti in dicem virgamteneret.

[5] Itaque sunt conlocati inter solanum etaustrum ab oriente hiberno eurus, interaustrum et favonium ab occidente hibernoafricus, inter favonium et septentrionemcaurus, quem plures vocant corum, interseptentrionem et solanum aquilo. Hoc modovidetur esse expressum, uti capiat numeruset nomina et partes, unde flatus certiventorum spirent. Quod cum ita exploratumhabeatur, ut inveniantur regiones et ortus

Page 47: Diez libros de Arquitectura

M. Vitruvii Pollionis De Architectura Opus in Libris Decem

46

muy investigado y como hemos descubierto las zonasy los orígenes de los vientos, procederemos de lasiguiente manera: se colocará un cuadrante demármol en medio de la ciudad, perfectamentenivelado, o bien alisaremos un lugar y lo nivelaremosde modo que no sea preciso el cuadrante; sobre suparte central, en el medio, se colocará un gnomon debronce, como indicador de la sombra -en griego,sciotheres-. Aproximadamente unas cinco horasantes del mediodía se marcará el extremo de lasombra del gnomon, que señalaremos con un punto;después, con ayuda del compás, situado junto alpunto que señala la longitud de la sombra delgnomon, trazaremos una circunferencia. Debeobservarse, igualmente, la sombra creciente delgnomon después del mediodía y, cuando dichasombra alcance la línea trazada por el compás y seiguale con la sombra de antes del mediodía, allímismo debe señalarse otro punto. Desde estos dospuntos, con el compás trazaremos una figura enforma de aspa y por el punto donde se corten las doslíneas del aspa, exactamente por ese punto, debetrazarse una línea hasta el extremo, y así quedaránseñaladas tanto la parte o región meridional como laseptentrional. A continuación, debe tomarse ladecimosexta parte de la circunferencia y debesituarse el centro de la línea meridional donde cortala circunferencia; desde allí señalaremos a derecha ya izquierda -en la misma circunferencia- dos puntos:el de la parte meridional y el de la septentrional. Acontinuación, desde estos cuatro puntos se trazaránunas lineas por el centro donde se juntan los dostrazos del aspa, desde un extremo hasta el otroextremo. Así, la indicación del austro y delseptentrión ocuparán una octava parte cada uno. Laspartes restantes, tres a la derecha y tres a la izquierda,deben distribuirse por igual en la totalidad de lacircunferencia, con el fin de que queden plasmadosen el gráfico unos espacios iguales para los ochovientos. Siguiendo los ángulos, entre las dos zonas delos vientos, se alinearán los trazados de las plazas yde las calles. Siguiendo esta estructuración descrita,los vientos perjudiciales quedarán excluidos de lasviviendas y de las calles. Efectivamente, cuando lasplazas se dispongan directamente frente a ladirección de los vientos, la intensidad del vientocontinuo se extenderá desde el cielo abierto confuerte violencia y se potenciará al estar encerrado enlas angostas callejuelas. Por ello, es necesarioorientar los barrios atendiendo a las direcciones delos vientos, con el fin de que al llegar a las esquinas

eorum, sic erit ratiocinandum.

[6] Conlocetur ad libellam marmoreumamusium mediis moenibus, aut locus itaexpoliatur ad regulam et libellam, utamusium non desideretur, supraque eius locicentrum medium conlocetur aeneusgnomon, indagator umbrae qui graecesciotheres dicitur. Huius antemeridiana horacirciter hora quinta sumenda est extremagnomonis umbra et puncto signanda, deindecircino diducto ad punctum, quod estgnomonis umbrae longitudinis signum, exeoque a centro circumagenda linearotundationis. Itemque observandapostmeridiana istius gnomonis crescensumbra, et cum tetigerit circinationis lineamet fecerit parem antemeridiane umbraepostmeridianam, signanda puncto. [7] Ex hisduobus signis circino decusatimdescribendum, et per decusationem etmedium centrum linea perducenda adextremum, ut habeatur meridiana etseptentrionalis regio. Tum postea sumendaest sexta decima pars circinationis lineaetotius rotundationis, centrumqueconlocandum in meridiana linea, qua tangitcarcinationem, et signandum dextra acsinistra in circinatione et meridiana etseptentrionali parte. Tunc ex signis hisquattuor per centrum medium decusatimlineae ab extremis ad extremas circinationesperducendae. Ita austri et septentrionishabebitur octavae partis designatio. Reliquaepartes dextra ac sinistra tres, aequales et treshis distribuendae sunt in tota rotundatione,ut aequales divisiones octo ventorumdesignatate sint in descriptione. Tum perangulos inter duas ventorum regiones etplatearum et angiportorum videntur deberidirigi descriptiones.[8] His enim rationibus et ea divisioneexclusa erit ex habitationibus et vicisventorum vis molesta. Cum enim plateaecontra derectos ventos erunt conformatae, exaperto caeli spatio impetus ac flatus frequensconclusus in faucibus angiportorumvehementioribus viribus pervagabitur. Quasob res convertendae sunt ab regionibusventorum derectiones vicorum, utiadvenientes ad angulos insularum frangantur

Page 48: Diez libros de Arquitectura

M. Vitruvii Pollionis De Architectura Opus in Libris Decem

47

de los bloques de casas se debiliten y, repelidos,terminen disipándose.Quizá no salgan de su asombro quienes hayanconocido muchos más nombres de vientos, dado quenosotros simplemente hemos hablado de ochovientos. Ahora bien, si observan el giro de la Tierrasiguiendo el curso del Sol y las sombras del gnomonequinoccial según la inclinación del cielo, yaEratóstenes de Cirene, apoyándose en argumentosmatemáticos y en métodos geométricos, descubrióque dicho giro mide 252.000 estadios, que equivalena 31.500.000 pasos; ahora bien, la octava parte deeste total, que es la que ocupa una clase concreta deviento, medirá 3.937.500 pasos, por lo que nodeberán asombrarse si un solo viento, al propagarseen un espacio tan amplio, logra diversasorientaciones en su dirección, al desviarse y alreplegarse. Así pues, a la derecha e izquierda delAustro normalmente soplan el Leuconoto y elAltano; a la derecha e izquierda del Áfrico, elLibonoto y el Subvespero; acompañando al Favoniosuele soplar el Argestes (viento de poniente) y, enocasiones, los vientos etesios; junto al Cauro, elCircias y el Coro; el Septentrión sopla acompañadocon el viento de Tracia y el Gálico; a derecha eizquierda del Aquilón, el viento del Adriático y elCecias; al viento Solano lo acompañan el Carbas y,en ocasiones, el Ornitias (vientos septentrionales);cuando el Euro ocupa la parte intermedia, a sus ladossoplan el Eurocircias y el Volturno. Todavía se danotros muchos nombres a los vientos que proceden deciertos lugares muy concretos, o bien de los ríos o delos montes castigados por las tormentas. Además,podemos enumerar también a las brisas del amanecercuando el Sol, emergiendo desde la partesubterránea, va absorbiendo la humedad del aire; alirse elevando el Sol, con sus rayos paulatinamentehace brotar las brisas con el viento prematutino. Losvientos que se mantienen al salir el Sol poseen lascaracterísticas del viento Euro y, precisamente poresto, todo lo que nace de las brisas los griegos lollaman euros; y al día de la mañana siguiente, debidoa las brisas del amanecer, lo denominan aurion. Noobstante, algunos autores niegan que Eratósteneshaya sido capaz de deducir la auténtica y verdaderamedida de la Tierra. Bien sea cierta su medición obien no lo sea, nosotros podemos definir losverdaderos límites de las distintas regiones de dondesurgen los vientos. Por tanto, si las cosas sonrealmente así, solamente se delimitará la auténticamedida de la zona de los vientos donde soplan y se

repulsique dissipentur.

[9] Fortasse mirabuntur i qui multaventorum nomina noverunt, quod a nobisexpositi sunt tantum octo esse ventis. Siautem animadverterint orbis terraecircuitionem per solis cursum et umbrasgnomonis aequinoctialis ex inclinationecaeli ab Eratosthene Cyrenaeo rationibusmathematicis et geometricis methodis esseinventam ducentorum quinquaginta duummilium stadium, quae fiunt passus trecentieset decies quinquiescentena milia, huiusautem octava pars quam ventus tenerevidetur, est triciens nongenta triginta septemmilia et passus quingenti, non debebuntmirari, si in tam magno spatio unus ventusvagando inclinationibus et recessionibusvarietates mutatione flatus faciat. [10] Itaquedextra et sinistra austrum leuconotus etaltanus flare solet, africum libonotus etsubvesperus, circa favonium argestes etcertis temporibus etesiae, ad latera cauricircias et corus, circa septentrionem thraciaset gallicus, dextra ac sinistra aquilonemsupernas et caecias, circa solanum carbas etcerto tempore ornithiae, euri vero mediaspartes tenentis in extremis euricircias etvolturnus. Sunt autem et alia plura nominaflatusque ventorum e locis aut fluminibusaut montium procellis tracta. [11] Praetereaaurae matutinae, qua sol, cum emergit desubterranea parte, versando pulsat aerisumorem et impetu scandendo prudensexprimit aurarum antelucano spiritu flatus.Qui cum exorto sole permanserunt, euriventi tenent partes, et ea re, quod ex aurisprocreatur, ab Graecis euros videtur esseappellatus, crastinusque dies propter aurasmatutinas aurion fertur esse vocitatus. Suntautem nonnulli qui negant Eratosthenempotuisse veram mensuram orbis terraecolligere. Quae sive est certa sive non vera,non potest nostra scriptura non veras habereterminationes regionum, unde spiritusventorum oriuntur. [

12] Ergo si ita est, tantum erit, uti noncertam mensurae rationem sed aut maioresimpetus aut minores habeant singuli venti.

Page 49: Diez libros de Arquitectura

M. Vitruvii Pollionis De Architectura Opus in Libris Decem

48

elevan con mayor o menor violencia.

Puesto que hemos ofrecido una breve explicación,con el fin de que todo se comprenda sin grandesdificultades, me ha parecido bien plasmar en elúltimo libro las dos figuras de los vientos, lo que losgriegos llaman schemata: una representa y describeel origen de algunos vientos concretos y la otramuestra el modo de ubicar las casas y las plazas paraevitar los vientos perjudiciales. En una planicieperfectamente allanada colocaremos un puntocentral, que denominaremos con la letra A; la sombrade la hora matinal antes del mediodía que proyecte elgnomon la señalaremos con la letra B, y desde elpunto central (A) abriremos el compás justo hasta laletra B, desde donde trazaremos una circunferencia.Colocando de nuevo el gnomon donde había estadoantes, debe esperarse, mien tras la sombra vadecreciendo, hasta que logre igualar la sombra de lahora posterior al mediodía con la sombra anterior almediodía y entonces alcanzará la línea de lacircunferencia, que representaremos con la letra C.Desde el punto B y desde el punto C descríbanse conexactitud unas circunferencias y el punto deintersección lo representaremos con la letra D; acontinuación, por el punto donde se cortan las líneasen forma de aspa y por el mismo centro donde está laletra D, trácese una línea hasta el extremo y, en estalínea, situaremos las letras E y F. Esta línea (E-F)será la que indica la división del mediodía y delseptentrión. Con ayuda del compás debe tomarse unadecimosexta parte de toda la circunferencia y debecolocarse la punta del compás en la línea meridiana,que está tocando la circunferencia, donde hemosseñalado la letra E, y, a derecha y a izquierda,señalaremos las letras G, H. Igualmente, en la parteseptentrional debe colocarse de nuevo la punta delcompás en la línea septentrional de la circunferencia,donde está la letra F, y, a derecha e izquierda,marcaremos las letras 1, K; desde la letra G hasta laletra K y desde la letra H hasta la letra 1, trácenseunas líneas pasando exactamente por el centro. Deesta forma, el espacio que queda entre las letras G yH será el espacio que corresponda al viento austral ya la parte meridional; el espacio que media entre lasletras I y K será el espacio del viento del septentrión.Las restantes partes deben dividirse por igual en tresa la derecha y tres a la izquierda: las partesorientadas al este tendrán las letras L, M, y las deloeste las letras N y O. Con toda precisión debentrazarse unas líneas desde el punto M hasta el punto

Quoniam haec a nobis sunt breviterexposita, ut facilius intellegatur, visum estmihi in extremo volumine formas sive utiGraeci schemata dicunt, duo explicare,unum ita deformatum, ut appareat, undecerti ventorum spiritus oriantur, alterum,quemadmodum ab impetu eorum aversisderectionibus vicorum et platearum evitenturnocentes flatus. Erit autem in exaequataplanitie centrum, ubi est littera A, gnomonisautem antemeridiana umbra, ubi est B, et acentro, ubi est A, diducto circino ad idsignum umbrae, ubi est B, circumagaturlinea rotundationis. Reposito autemgnomone ubi antea fuerat, expectanda estdum decrescat faciatque iterum crescendoparem antemeridianae umbraepostmeridianam tangatque lineamrotundationis, ubi erit littera C. Tunc asigno, ubi est B, et a signo, ubi est C circinodecusatim describatur, ubi erit D; deinde perdecusationem et centrum, ubi est D,perducatur linea ad extrernum, in qua lineaerit littera E et F. Haec linea erit indexmeridianae et septentrionalis regionis.

[13] Tunc circino totius rotundationissumenda est pars XVI, circinque centrumponendum est in meridiana linea, qua tangitrotundationem, ubi est littera E, etsignandum dextra sinistra, ubi erunt litteraeG H. Item in septentrionali parte centrumcircini ponendum in rotundationis etseptentrionali linea, ubi est littera F, etsignandum dextra ac sinistra, ubi suntlitterae I et K, et ab G ad K et ab H ad I percentrum lineae perducendae. Ita quod eritspatium ab G ad H, erit spatium venti austriet partis meridianae: item quod erit spatiumab I ad K, erit septentrionis. Reliquae partesdextra tres ac sinistra tres dividendae suntaequaliter, quae sunt ad orientem, in quibuslitterae L M, et ab occidente, in quibus suntlitterae N et O. Ab M ad O et ab L ad Nperducendae sunt lineae decusatim. Et itaerunt aequaliter ventorum octo spatia incircumitionem. Quae cum ita descripta

Page 50: Diez libros de Arquitectura

M. Vitruvii Pollionis De Architectura Opus in Libris Decem

49

O y desde el punto L hasta el punto N. Asíobtendremos exactamente iguales los ocho espaciosque corresponden a cada uno de los vientos, en todala circunferencia. Cuando todo quede plasmado deesta manera, en cada uno de los ángulos deloctógono, si empezamos desde el mediodía, en elángulo que aparece entre el Euro y el Austral,hallaremos la letra G; entre el Austral y el Ábrego, ensu ángulo, estará la letra H; entre el Ábrego y elFavonio, la letra N; entre el Favonio y el Coro, laletra O; entre el Coro y el Septentrión, la letra K;entre el Septentrión y el Aquilón, la letra I; entre elAquilón y el Solano, la letra L; entre el Solano y elEuro, la letra M. Una vez realizado de esta manera,colóquese el gnomon entre los ángulos del octógonoy de esta forma se trazarán las distintas direccionesde las calles de la ciudad.

erunt, in singulis angulis octagoni, cum ameridie incipiemus, inter eurum et austrumin angulo erit littera G, inter austrum etafricum H, inter africum et favonium N,inter favonium et caurum O, inter caurum etseptentrionem K, inter septentrionem etaquilonem I, inter aquilonem et solanum L,inter solanum et eurum M. Ita his confectisinter angulos octagoni gnomon ponatur, etita dirigantur angiportorum divisiones.

Capítulo séptimo

Lugares para edificios de uso común

Caput SeptimumUna vez realizadas las divisiones y direcciones de lascalles y situadas correctamente las plazas, debenelegirse las superficies de utilidad colectiva de laciudad, teniendo en cuenta la situación másfavorable para ubicar los santuarios, el foro y demásedificios públicos. Si la ciudad se levanta al lado delmar, debe elegirse una superficie para construir elforo próxima al puerto; si, por el contrario, va a estarlejos del mar, el foro se construirá en medio de laciudad. Los solares para los santuarios de los diosestutelares de la ciudad y para Júpiter, Juno y Minervaelíjanse en un lugar suficientemente elevado, desdedonde pueda observarse la mayor parte de la ciudad.El templo para Mercurio, y en su caso para Isis ySerapis, se situará en el foro o mercado; el de losdioses Apolo y Baco, junto al teatro; en las ciudadesdonde no haya gimnasios ni anfiteatros, el templodedicado a Hércules se levantará junto al circo; aMarte, fuera de la ciudad pero próximo a su término;el templo dedicado a Venus se levantará junto alpuerto.

[1] Divisis angiportis et plateis constitutisarearum electio ad opportunitatem et usumcommunem civitatis est explicanda aedibussacris, foro reliquisque locis communibus.Et si erunt moenia secundum mare, area ubiforum constituatur, eligenda proximeportum, sin autem mediterraneo, in oppidomedio. Aedibus vero sacris, quorum deorummaxime in tutela civitas videtur esse, et Ioviet Iunoni et Minervae, in excelsissimo locounde moenium maxima pars conspiciatur,areae distribuantur. Mercurio autem in foro,aut etiam ut Isidi et Serapi in emporio;Apollini Patrique Libero secundumtheatrum; Herculi, in quibus civitatibus nonsunt gymnasia neque amphitheatra, adcircum: Marti extra urbem sed ad campum;itemque Veneri ad portum.

En los textos de los arúspices etruscos se nosclarifica que los templos de Venus, Vulcano y Martese han de levantar fuera de las murallas, para que los

Id autem etiam Etruscis haruspicibusdisciplinarum scripturis ita est dedicatum,extra murum Veneris, Volcani, Martis fana

Page 51: Diez libros de Arquitectura

M. Vitruvii Pollionis De Architectura Opus in Libris Decem

50

placeres de Venus no sean practicados en la ciudadni por los jóvenes ni por las madres de familia; si seprovoca la fuerza de Vulcano mediante ritos ysacrificios, parece que los edificios se ven libres desufrir incendios, situados fuera de las murallas. Dadoque la deidad de Marte está consagrada fuera de lasmurallas, no surgirá entre los ciudadanos ningunadiscusión o divergencia con uso de armas, sino quese mantendrá protegida la ciudad del peligro de laguerra. A la diosa Ceres se la venerará en un lugarfuera de la ciudad, y solamente deben acercarse a sutemplo para realizar sacrificios, pues es un lugar quedebe guardarse escrupulosa y honestamente; conbuenas costumbres. Para el resto de los dioses, debenrepartirse los solares acordes al tipo de sacrificiosque se realicen en sus templos.

ideo conlocari, uti non insuescat in urbeadulescentibus, seu matribus familiarumveneria libido, Volcanique vi e moenibusreligionibus et sacrificiis evocata ab timoreincendiorum aedificia videantur liberari.Martis vero divinitas cum sit extra moeniadedicata, non erit inter cives armigeradissensio, sed ab hostibus ea defensa a bellipericulo conservabit.[2] Item Cereri extra urbem loco, quonomine semper homines, nisi persacrificium, necesse habeant adire; cumreligione, caste sanctisque moribus is locusdebet tueri. Ceterisque diis ad sacrificiorumrationes aptae templis areae suntdistribuendae.

En los libros tercero y cuarto explicaré lascondiciones para construir los santuarios así comopara fijar la simetría de las distintas superficies, puesme ha parecido más oportuno tratar en el librosegundo sobre los recursos materiales que debendisponerse para los edificios, estudiando suscaracterísticas y sus ventajas. También expondré laproporción y órdenes de los edificios y cada una delas clases o tipos de simetría. Así lo explicaré encada uno de los libros.

De ipsis autem aedibus sacris faciundis et dearearum symmetriis in tertio et quartovolumine reddam rationes, quia in secundovisum est mihi primum de materiae copiisquae in aedificiis sunt parandae, quibus sintvirtutibus et quem habeant usum, exponere,commensus aedificiorum et ordines etgenera singula symmetriarum peragere et insingulis voluminibus explicare.

Page 52: Diez libros de Arquitectura

M. Vitruvii Pollionis De Architectura Opus in Libris Decem

51

LIBRO II

PREFACIO

Introducción

PraefatioEl arquitecto Dinócrates, confiando en sus proyectosy en su ingenio, marchó desde Macedonia hacia elejército de Alejandro, que estaba consiguiendo ser elseñor del mundo, ansioso de ganarse su protección.Dinócrates era portador de unas cartas, avaladas porsus parientes y amigos que iban dirigidas a losprincipales mandatarios purpurados, a quienessolicitó le recibieran amablemente y le posibilitaranacceder ante Alejandro lo más pronto posible. Se loprometieron, pero la entrevista se retrasaba bastante,esperando el momento oportuno. Por ello, pensandoDinócrates que se burlaban de él, optó porpresentarse directamente. Era un hombre de granestatura, rostro agradable, porte y prestanciaexquisitos. Confiando en sus dotes naturales, dejó susropas en la hospedería, perfumó su cuerpo con aceite,coronó su cabeza-con guirnaldas de álamo, cubrió suhombro izquierdo con una piel de león y tomó en sumano derecha una clava; así avanzó con dignidadante el tribunal donde Alejandro impartía justicia. Suesmerada presencia llamaba la atención del pueblo yhasta el mismo Alejandro se fijó también en él.Mostrando gran sorpresa, Alejandro ordenó que lepermitieran el paso para que se acercara y lepreguntó quién era. El contestó: «Soy Dinócrates,arquitecto de Macedonia y traigo para ti unosproyectos y unos bocetos, dignos de tu grandeza. Hetransformado el monte Athos en la figura de unaestatua viril; en su mano izquierda he diseñado lasmurallas de una gran ciudad y en su derecha unaenorme patera que recoja las aguas de los ríos quefluyen en aquel monte, con el fin de verterlas al mardesde su propia mano». Alejandro quedó gratamentesatisfecho ante la descripción de tal proyecto y almomento preguntó si alrededor de la ciudad habíacampos que la pudieran abastecer con sus cosechasde trigo. Al manifestarle que no era posible elabastecimiento si no era mediante el transporte deultramar, contestó: «Dinócrates, observo conatención la magnífica estructura de tu proyecto y meagrada. Pero advierto que si alguien fundara una

[1] Dinocrates architectus cogitationibus etsollertia fretus, cum Alexander rerumpotiretur, profectus est e Macedonia adexercitum regiae cupidus commendationis.Is e patria a propinquis et amicis tulit adprimos ordines et purpuratos litteras, aditushaberet faciliores, ab eisque exceptushumane petit, uti quamprimum adAlexandrum perduceretur. Cum pollicitiessent, tardiores fuerunt idoneum tempusexpectantes. Itaque Dinocrates ab his seexistimans ludi ab se petit praesidium.Fuerat enim amplissima statura, facie grata,forma dignitateque summa. His igiturnaturae muneribus confisus vestimentaposuit in hospitio et oleo corpus perunxitcaputque coronavit populea fronde, laevumumerum pelle leonina texit, dextraqueclavam tenens incessit contra tribunal regisius dicentis.[2] Novitas populum cum avertisset,conspexit eum Alexander. Admirans ei iussitlocum dari, ut accederet, interrogavitque,quis esset. At ille: "Dinocrates", inquit,"architectus Macedo qui ad te cogitationes etformas adfero dignas tuae claritati. NamqueAthon montem formavi in statuae virilisfiguram, cuius manu laeva designavicivitatis amplissimae moenia, dexterapateram, quae exciperet omnium fluminum,quae sunt in eo monte, aquam, ut inde inmare profunderetur."[3] Delectatus Alexander natione formaestatim quaesiit, si essent agri circa, quipossint frumentaria ratione eam civitatemtueri. Cum invenisset non posse nisitransmarinis subvectionibus: "Dinocrates,"inquit, "adtendo egregiam formaeconpositionem et ea delector. Sedanimadverto, si qui deduxerit eo lococoloniam, forte ut iudicium eius vituperetur.

Page 53: Diez libros de Arquitectura

M. Vitruvii Pollionis De Architectura Opus in Libris Decem

52

colonia en ese mismo lugar, quizás su decisión seríamuy criticada. Pues, así como un recién nacido sólopuede alimentarse con la leche de su nodriza y sinella no puede desarrollarse, de igual manera unaciudad no puede crecer si no posee campos cuyosfrutos le lleguen en abundancia; sin un abundanteabastecimiento no puede aumentar el número de sushabitantes ni pueden sentirse seguros. Por tanto, encuanto a tu plan pienso que merece toda clase deelogios, pero la ubicación de la ciudad debe serdesaprobada. Es mi deseo que te quedes a mi lado,pues quiero servirme de tu trabajo». Desde estemomento, Dinócrates ya no se apartó del rey y siguiósus pasos hasta Egipto. Al observar Alejandro quehabía allí un puerto protegido por la mismanaturaleza y un extraordinario mercado, además decampos sembrados de trigo que ocupaban toda laextensión de Egipto así como las enormes ventajasque proporcionaba el impresionante río Nilo, ordenóque él fundase allí mismo una ciudad, de nombreAlejandría, en honor a su propia persona. De estemodo Dinócrates, apreciado por su interesanteaspecto y por su gran cotización, alcanzó la categoríade los ciudadanos distinguidos. Pero a mí, ohEmperador, la naturaleza no me ha concedido muchaestatura, la edad ha afeado mi rostro y la enfermedadha mermado mis fuerzas. Por tanto, ya que me veoprivado de tales cualidades, alcanzaré fama y lareputación, así lo espero, mediante la ayuda de laciencia y de mis libros.

Ut enim natus infans sine nutricis lacte nonpotest ali neque ad vitae crescentes gradusperduci, sic civitas sine agris et eorumfructibus in moenibus affluentibus nonpotest crescere nec sine abundantia cibifrequentiam habere populumque sine copiatueri. Itaque quemadmodum formationemputo probandam, sic iudicio locuminprobandum; teque volo esse mecum, quodtua opera sum usurus."

[4] Ex eo Dinocrates ab rege non discessitet in Aegyptum est eum persecutus. IbiAlexander cum animadvertisset portumnaturaliter tutum, emporium egregium,campos circa totam Aegyptum frumentarios,inmanis fluminis Nili magnas utilitates,iussit eum suo nomine civitatemAlexandriam constituere. lta Dinocrates afacie dignitateque corporis commendatus adeam nobilitatem pervenit. Mihi autem,imperator, staturam non tribuit natura,faciem deformavit aetas, valetudo detraxitvires. Itaque quoniam ab his praesidiis sumdesertus, per uxilia scientiae scriptaque, utspero, perveniam ad commendationem.

Como ya he consignado por escrito detalladamenteen el primer libro, lo propio de la profesión delarquitecto y los perfiles de su definición, y como hetratado ya el tema de los muros, la parcelación de lassuperficies dentro de su ámbito, siguiendo un orden,pasaré a tratar ahora de los santuarios sagrados, delos edificios públicos y privados, insistiendo en susadecuadas proporciones y en su necesaria simetría.Pero, con el fin de desarrollar todos los temas de unamanera completa, he pensado que no debía tratar deinmediato ningún tema, si previamente no exponíatodo lo referente a los materiales, maderas yestructura con los que se llevan a cabo laconstrucción de los edificios; las propiedades ycualidades de tales materiales atendiendo a suutilidad y cuál es su disposición según los principiosnaturales que los componen. Pero, antes de pasar aexponer las sustancias naturales, trataré previamentela teoría de los edificios, cómo han sido sus orígenes,

[5] Cum autem primo volumine de officioarchitecturae terminationibusque artisperscripsi, item de moenibus et intra moeniaarearum divisionibus, insequatur ordo deaedibus sacris et publicis aedificiis itemqueprivatis, quibus proportionibus et symmetriisdebeant esse, uti explicentur, non putavi anteponendum, nisi prius de materiae copiis, equibus conlatis aedificia structuris etmateriae rationbus perficiuntur, quashabeant in usu virtutes, exposuissem,quibusque rerum naturae principiis essenttemperata, dixissem. Sed antequam naturalesres incipiam explicare, de aedificiorumrationibus, unde initia ceperint et uticreverint eorum inventiones, ante ponam, etinsequar ingressus antiquitatis rerum naturaeet eorum qui initia humanitatis etinventiones perquisitas scriptorum

Page 54: Diez libros de Arquitectura

M. Vitruvii Pollionis De Architectura Opus in Libris Decem

53

cómo han ido desarrollándose sus distintosdescubrimientos; proseguiré luego con los avancesde la antigüedad respecto a la misma naturaleza ycon los autores que descubrieron los orígenes de lasprimitivas comunidades humanas y consignaron suslogros, plasmándolos en distintas normas. Así pues,pasaré a exponer cuanto he sido instruido por dichosescritores.

praeceptis dedicaverunt.

Itaque quemadmodum ab his sum institutus,exponam.

Capítulo primero

Las comunidades primitivas y el origen de los edificios

Caput PrimumEn los primeros tiempos, los humanos pasaban lavida como las fieras salvajes, nacían en bosques,cuevas y selvas y se alimentaban de frutos silvestres.En un momento dado, en un lugar donde espesosbosques eran agitados por las tormentas y los vientoscontinuos, con la fricción de unas ramas con otrasprovocaron el fuego; asustados por sus intensasllamas, los que vivían en sus aledaños, emprendieronla huida. Después, al calmarse la situación,acercándose más y más, constataron que lacomodidad y las ventajas eran muchas junto al calortemplado del fuego; acarreando más leña ymanteniendo el fuego vivo invitaban a otras tribus y,con señas, les hacían ver las ventajas que lograríancon el fuego. En este tipo de reuniones o encuentros,como emitían sonidos muy confusos eincomprensibles, fijaron unos términos provocadospor su trato cotidiano. Con el fin de actuar lo mejorposible, comenzaron a hablar entre ellos designandocon nombres los distintos objetos más útiles y, porcasualidad, surgieron las primeras conversaciones.Por tanto, habían surgido las asambleas y laconvivencia, precisamente por el descubrimiento delfuego. Las primeras comunidades de humanos seagruparon en un mismo lugar en un número elevado,y dotados por la naturaleza de un gran privilegiorespecto al resto de animales, como es el quecaminaran erectos y no inclinados hacia adelante,observaron las maravillas del universo y de loscuerpos celestes, e igualmente manipularon losobjetos que querían con toda facilidad con sus manosy sus dedos y, así, unos construyeron techumbres confollaje, en aquellas primitivas agrupaciones humanas;otros excavaron cuevas al pie de la montaña, e

[1] Homines vetere more ut ferae in silvis etspeluncis et nemoribus nascebantur ciboqueagresti vescendo vitam exigebant. Intereaquondam in loco ab tempestatibus et ventisdensae crebritatibus arbores agitatae et interse terentes ramos ignem excitaverunt, et eiusflamma vehementi perterriti, qui circa eumlocum fuerunt, sunt fugati. Postea re quietapropius accedentes cum animadvertissentcommoditatem esse magnam corporibus adignis teporem, ligna adicientes ed idconservantes alios adducebant et nutumonstrantes ostendebant, quas haberent exeo utilitates. In eo hominum congressu cumprofundebantur aliter e spiritu voces,cotidiana consuetudine vocabula, utoptigerant, constituerunt, deindesignificando res saepius in usu ex eventu farifortuito coeperunt et ita sermones inter seprocreaverunt.

[2] Ergo cum propter ignis inventionemconventus initio apud homines et conciliumet convictus esset natus, et in unum locumplures convenirent habentes ab naturapraemium praeter reliqua animalia, ut nonproni sed erecti ambularent mundique etastrorum magnificentiam aspicerent, itemmanibus et articulis quam vellent remfaciliter tractarent, coeperunt in eo coetu aliide fronde facere tecta, alii speluncas foderesub montibus, nonnulli hirundinum nidos etaedificationes earum imitantes de luto etvirgulis facere loca quae subirent. Tunc

Page 55: Diez libros de Arquitectura

M. Vitruvii Pollionis De Architectura Opus in Libris Decem

54

incluso otros, fijándose en los nidos construidos porlas golondrinas, imitándolos, prepararon habitáculosdonde guarecerse, con barro y con ramitas. Alobservar unos las chozas de otros y al ir aportandodiversas novedades, fruto de sus reflexiones, cadavez iban construyendo mejor sus chozas o cabañas.Mas al tener los humanos una enorme capacidadnatural imitativa que aprende con facilidad, día a díamostraban unos a otros sus logros, satisfechos de suspropios descubrimientos, y, de esta forma, cultivandosu ingenio en las posibles disputas o debates,lograron construir cada día con más gusto y sensatez.En un primer momento, levantaron paredesentrelazando pequeñas ramas con barro y con laayuda de puntales en forma de horquilla colocadosen vertical. Otros levantaban las paredes, después desecar terrones de tierra arcillosa, uniéndolos yasegurándolos con maderos atravesados que por laparte superior cubrían con cañas y follaje, con el finde protegerse de las lluvias y de los fuertes calores.Posteriormente, las techumbres, incapaces desoportar las borrascas de las tempestades invernales,fueron sustituidas por techos de doble pendiente, yasí, cubriendo con barro las techumbres inclinadas,consiguieron que se deslizaran las aguas de lluvias.

observantes aliena tecta et adicientes suiscogitationibus res novas, efficiebant in diesmeliora genera casarum.

[3] Cum essent autem homines imitabilidocilique natura, cotidie inventionibusgloriantes alios alii ostendebant aedificiorumeffectus, et ita exercentes ingeniacertationibus in dies melioribus iudiciisefficiebantur. Primumque furcis erectis etvirgulis interpositis luto parietes texerunt.Alii luteas glaebas arefacientes struebantparietes, materia eos iugmentantes,vitandoque imbres et aestus tegebantharundinibus et fronde. Posteaquam perhibernas tempestates tecta non potueruntimbres sustinere, fastigia facientes, lutoinducto proclinatis tectis, stillicidiadeducebant.

Siendo consecuentes con lo que acabamos dedescribir, podemos concluir que así fueron lascostumbres en un principio, en sus orígenes, pueshasta el presente se sigue todavía construyendo así,con tales materiales, en naciones extranjeras comoGalia, España, Lusitania y Aquitania donde utilizanpara techar tablillas de roble o bien paja. Entre loshabitantes de la Cólquide, en el Ponto, debido a susabundantes y espesos bosques, colocan árboles deigual tamaño tendiéndolos en tierra a derecha eizquierda, dejando entre ellos un espacio equivalentea su altura y en las partes extremas fijan otros árbolestransversales, que rodean el espacio central de lavivienda. Posteriormente, uniéndolos yasegurándolos con maderos atravesadosalternativamente, por los cuatro lados forman losángulos o esquinas y así levantan las paredes enperpendicular, e incluso unas torres muy elevadas;los huecos que quedan, por no ajustar bien losmaderos, los cubren con barro. Cortando losextremos de las vigas transversales en lastechumbres, consiguen que se vaya reduciendogradualmente su distancia, paso a paso, y así desdelas cuatro partes levantan, en la parte central, unaspirámides que cubren con follaje y barro; construyen

[4] Haec autem ex is, quae supra scriptasunt, originibus instituta esse possumus sicanimadvertere, quod ad hunc diemnationibus exteris ex his rebus aedificiaconstituantur, uti Gallia, Hispania, Lusitania,Aquitania scandalis robusteis aut stramentis.Apud nationem Colchorum in Ponto proptersilvarum abundantium arboribus perpetuisplanis dextra ac sinistra in terra positis,spatio inter eas relicto quanto arborumlongitudines patiuntur, conlocantur inextremis partibus earum supra alteraetransversae, quae circumcludunt mediumspatium habitationis. Tum insuper alternistrabibus ex quattuor partibus angulosiugumentantes et ita parietes arboribusstatuentes ad perpendiculum imarumeducunt ad altitudinem turres, intervallaque,quae relinquuntur propter crassitudinemmateriae, schidiis et luto obstruunt. Itemtecta, recidentes ad extremos transtra,traiciunt gradatim contrahentes, et ita exquattuor partibus ad altitudinem educuntmedio metas, quas fronde et luto tegentesefficiunt barbarico more testudinata turrium

Page 56: Diez libros de Arquitectura

M. Vitruvii Pollionis De Architectura Opus in Libris Decem

55

los techos abovedados de las torres, siguiendo el usode los pueblos extranjeros. Los Frigios, que habitanen zonas llanas, debido a que no hay arbolado enabundancia, como carecen de madera, eligen unascolinas naturales en las que excavan fosas en su partecentral, van perforando unos caminos o pasos con losque amplifican su extensión todo lo que les permitela naturaleza del lugar. Levantan unos conos,enlazando entre sí unos palos y cubriendo sus puntascon cañas y sarmientos sobre los que amontonangran cantidad de tierra encima de su habitáculo. Deesta forma, por la estructura de sus techumbres,consiguen unas chozas muy cálidas en invierno ymuy fresquitas en verano. Algunos arreglan sustejados con cañas y juncos. Otros pueblos, y ennumerosos lugares, llevan a cabo sus construccionesutilizando una hechura muy parecida. En Marsellatambién podemos observar viviendas sin ningunaclase de tejas, simplemente con tierra amasada conpaja. En Atenas tenemos el ejemplo del Areópago,que se mantiene hasta nuestros días, cubiertosencillamente con barro. Y también en el Capitolio lacabaña de Rómulo puede hacemos recordar ycomprender los usos y costumbres de la antigüedad.En la Ciudadela vemos edificios sagrados cubiertoscon Paja. Apoyándonos en estos modelos yreflexionando sobre los logros de los hombresprimitivos, podemos concluir que así eran susconstrucciones.

tecta.[5] Phryges vero, qui campestribus locissunt habitantes, propter inopiam silvarumegentes materiae eligunt tumulos naturaleseosque medios fossura detinentes et itineraperfodientes dilatant spatia, quantum naturaloci patitur. lnsuperautem stipitis inter sereligantes metas efficiunt, quas harundinibuset sarmentis tegentes exaggerabant suprahabitationis e terra maximos grumos. Itahiemes calidissimas, aestatis frigidissimasefficiunt tectorum rationes. Nonnulli ex ulvapalustri componunt tiguria tecta. Apudceteras quoque gentes et nonnulla loca parisimulique ratione casarum perficiunturconstitutiones. Non minus etiam Massiliaeanimadvertere possumus sine tegulis subactacum paleis terra tecta. Athenis Areopagiantiquitatis exemplar ad hoc tempus lutotectim. Item in Capitolio commonefacerepotest et significare mores vetustatis Romulicasa et in arce sacrorum stramentis tecta.

[6] Ita his signis de antiquis inventionibusaedificiorum, sic ea fuisse ratiocinantes,possumus iudicare.

Ahora bien, como con la práctica diaria lograronadquirir unos métodos más adecuados para laconstrucción, utilizando su talento y su astucia ygracias a su actividad cotidiana, consiguieron unabuena técnica o profesionalidad; fueron potenciandosu habilidad en sus obras y se consiguió que, quienesfueron más diligentes y constantes, profesaran serartesanos. Por tanto, como realmente fue así en unprimer momento y como la naturaleza ha concedidoa los humanos no sólo los sentidos -como, en ciertomodo, al resto de animales- sino también les haproporcionado la facultad de pensar, de reflexionar,de deliberar, por ello sometieron al resto de animalesa su poder y autoridad; consecuentemente, fueronhaciendo progresos paso a paso en la construcción desus edificios; prosiguieron con otras técnicas yciencias prácticas y de empezar llevando una vidacomo las fieras salvajes, pasaron a una vida propia ydigna del hombre, más doméstica. Conjugandoanálisis y reflexiones más complejas, que surgían dela variedad de las distintas artes, consiguieron

Cum autem cotidie faciendo tritiores manusad aedificandum perfecissent et sollertiaingenia exercendo per consuetudinem adartes pervenissent, tum etiam industria inanimis eorum adiecta perfecit, ut, quifuerunt in his studiosiores, fabros esse seprofiterentur. Cum ergo haec ita fuerintprimo constituta et natura non solumsensibus ornavisset gentes quemadmodumreliquia animalia, sed etiam cogitationibus etconsiliis armavisset mentes et subiecissetcetera animalia sub potestate, tunc vero etfabricationibus aedificiorum gradatimprogressi ad ceteras artes et disciplinas, efera agrestique vita ad mansuetamperduxerunt humanitatem.[7] Tum autem instruentes animo seeprospicientes maioribus cogitationibus exvarietate artium natis, non casas sed etiamdomos fundatas et latericiis parietibus aut elapide structas materiaque et tegula tecta

Page 57: Diez libros de Arquitectura

M. Vitruvii Pollionis De Architectura Opus in Libris Decem

56

perfeccionar sus chozas construyendo viviendascimentadas; levantaron paredes de ladrillo o bien,con piedra y con diversas clases de madera ycubrieron sus techumbres con tejas. Posteriormente,fueron capaces de descubrir la sólida estructura de lasimetría, a partir de tanteos inciertos y dubitativos,mediante la observación constante de sus logros.Cuando cayeron en la cuenta de que la naturaleza erasumamente pródiga en maderas, adecuadas paraconstruir, que ella misma se las proporcionaba,utilizándolas convenientemente fomentaron sucalidad de vida, potenciándola por medio de las artes.Por tanto, voy a tratar ahora, como me sea posible,sobre los materiales que aparecen en los edificios,aptos para su uso, sobre las propiedades y cualidadesnaturales que poseen.

perficere coeperunt, deinde observationibusstudiorum e vagantibus iudiciis et incertiisad certas symmetriarum perduxeruntrationes. Posteaquam animadverteruntprofusos esse partus ab natura et materiamabundantem copiarum ad aedificationes abea comparatam, tractando nutrierunt etauctam per artes ornaverunt voluptatibuselegantiam vitae. Igitur de his rebus, quaesunt in aedificiis ad usum idoneae,quibusque sunt qualitatibus et quas habeantvirtutes, ut potuero, dicam.

Si algún lector deseara cuestionar el orden delconjunto de la obra, pensando que este libro segundodebiera anteceder al primero, con el fin de que nopiense que yo me he equivocado, voy a exponer lasrazones en las que me he apoyado. Cuando medispuse a escribir sobre la arquitectura en suconjurito decidí exponer en el primer libro losdiversos conocimientos teóricos y enseñanzasprácticas que la adornan, delimitar sus característicasmediante definiciones e incluso señalar sus orígenes.También especifiqué las cualidades que convienen alarquitecto. En una palabra, en el primer libro estudiélas obligaciones de la profesión; en este segundolibro trataré sobre la naturaleza de los materiales queson útiles y provechosos. En efecto, no nos muestraeste libro el origen de la arquitectura, sino dónde sehan ido formando los orígenes de las construccionesy de qué manera han ido progresando, paso a paso,hasta el desarrollo y perfección de hoy día. Siguiendoel orden exigido, será así la organización y estructuradel presente libro.

[8] Sed si qui de ordine huius libri disputarevoluerit, quod putaverit eum primum instituioportuisse, ne putet me erravisse, si credamrationem. Cum corpus architecturaescriberem, primo volumine putavi, quibuseruditionibus et disciplinis esset ornata,exponere finireque terminationibus eiusspecies et, e quibus rebus esset nata, dicere.Itaque quid oporteat esse in architecto, ibipronuntiavi. Ergo in primo de artis officio,in hoc de naturalibus materiae rebus, quemhabeant usum, disputabo. Namque hic libernon profitetur, unde architectura nascatur,sed unde origines aedificiorum suntinstitutae et quibus rationibus enutritae etprogressae sint gradatim ad hanc finitionem.

[9] Ergo ita suo ordine et loco huius eritvoluminis constitutio.

Voy a volver de nuevo a nuestro tema y voy a tratarsobre los recursos más adecuados para la realizacióny terminación de los edificios, cómo son producidospor la misma naturaleza y cómo se mezclan ycombinan diversos elementos; y además, espero queresulte claro y evidente a los lectores. En efecto,ninguna clase de madera, ni de sustancias ni de nadapuede surgir sin una combinación de elementosprimarios, ni puede ser objeto de nuestra observaciónsensorial; de ninguna manera podemos ofrecer unaexplicación de la naturaleza de las cosas si no

Nunc revertar ad propositum et de copiis,quae aptae sunt aedificiorum perfectionibus,quemadmodum videantur esse ab naturarerum procreatae quibusque mixtionibusprincipiorum congressus temperentur, necobscura sed perspicua legentibus sint,ratiocinabor. Namque nulla materiarumgenera neque corpora neque res sineprincipiorum coetu nasci neque subiciintellectui possunt, neque aliter natura rerumpraeceptis physicorum veras patitur habere

Page 58: Diez libros de Arquitectura

M. Vitruvii Pollionis De Architectura Opus in Libris Decem

57

acudimos a las leyes de los físicos, demostrando conexigentes razonamientos sus propias causas que, encierto modo, son internas.

explicationes, nisi causae, quae insunt in hisrebus quemadmodum et quid ita sint,subtilibus rationibus habeantdemonstrationes.

Capítulo segundo

El arché o principio de las cosas

Caput SecundumTales fue el primer filósofo que pensó que el aguaera el arché de todas las cosas. Heráclito de Efesoafirmó que era el fuego debido a la oscuridad de susenigmáticos escritos fue apodado por los mismosgriegos scotinos, el «oscuro». Demócrito, yposteriormente los epicúreos, afirmaron que elprincipio de todas las cosas eran los «átomos», quealgunos denominaron «sustancias indivisibles». Lospitagóricos añadieron al fuego (de Heráclito) y alagua (de Tales), el aire y la tierra. Demócrito, si bienno denominó con nombres propios los elementosconstitutivos de las cosas, sí aceptó la presencia delos átomos y, precisamente por ello, afirmaba que,aunque son sustancias individuales, ni sufren daño, nise pueden destruir, ni partir mediante cortes, sino quemantienen eternamente su infinita consistencia ysolidez. Por tanto, como parece que todas las cosasson un conjunto de tales átomos y que se originan apartir de ellos, y además, como los átomos sediversifican en innumerables especies de sustancias,en mi opinión, conviene poner de manifiesto ladiversidad y diferencia de sus usos, las propiedadesque éstas poseen en las edificaciones, para que, unavez conocidas, quienes piensen construir no cometanningún error, sino que dispongan de los recursosadecuados y apropiados para sus construcciones.

[1] Thales primum aquam putavit omniumrerum esse principium; Heraclitus Ephesius,qui propter obscuritatem scriptorum aGraecis scoteinos est appellatus, ignem;Democritus quique est eum secutus Epicurusatomos, quas nostri insecabilia corpora,nonnulli individua vocitaverunt;Pythagoreorum vero disciplinis adiecit adaquam et ignem aera et terrenum. ErgoDemocritus, etsi non proprie res nominavitsed tantum individua corpora proposuit, ideoea ipsa dixisse videtur, quod ea, cum sintdisiuncta, nec laeduntur nec interitionemrecipiunt nec sectionibus dividuntur sedsempiterno aevo perpetuo infinitam retinentin se soliditatem.[2] Ex his ergo congruentibus cum resomnes coire nascique videantur et hae ininfinitis generibus rerum natura essentdisparatae, putavi oportere de varietatibus etdiscriminibus usus earum quasque haberentin aedificiis qualitates exponere, uti, cumfuerint notae, non habeant qui aedificarecogitant errorem, sed aptas ad usum copiasaedificiis conparent.

Page 59: Diez libros de Arquitectura

M. Vitruvii Pollionis De Architectura Opus in Libris Decem

58

Capítulo tercero

Los ladrillos

Caput tertiumVoy a referirme, en primer lugar, a los ladrillos,indicando la clase de tierra más conveniente parasu fabricación. No deben fabricarse ni de arena, nide tierra pedregosa ni de tierra de arena gruesa,pues si se fabrican con estas tierras resultanpesados y, cuando se colocan en las paredes, sedescomponen por efecto de la lluvia y se deshacen.Además las pajas no se apelmazan bien, debido asu aspereza. Deben, pues, hacerse de tierrablanquecina abundante en arcilla, o bien de tierraroja (almagre), o bien de sabulo fuerte y grueso.Estos tipos de tierras poseen gran consistencia porsu ligereza, no resulta pesado trabajar con ellas y secolocan con facilidad. Deben fabricarse durante laprimavera y el otoño para que se sequen totalmenteal mismo tiempo. Los que se fabrican durante elsolsticio tienen imperfecciones, pues el sol los secapor fuera y da la impresión de que están secos porcompleto, pero su parte interior sigue todavíahúmeda; posteriormente, al secarse de nuevo, laparte ya seca se contrae y se destrozacompletamente y así, agrietados, resultan inútiles eineficaces. Los mejores son los que se hanfabricado con dos años de antelación; con menostiempo no es posible que se sequen completamente,a fondo. Así pues, cuando se utilizan sin dejarlossecar y están recientes, al añadir un enlucidodemasiado duro se mantienen fijos, pero al secarseno pueden mantener la misma rigidez y sufrenvariaciones debido a la contracción; no se adhierenbien con el enlucido, sino que se separan; enconsecuencia, al separarse el enlucido de la pared,debido a su debilidad, no puede mantenerse por sísolo y termina cayéndose en pedazos; incluso lasmismas paredes, si por casualidad se mantienen,acaban por resquebrajarse. Los habitantes de Uticasolamente utilizan el ladrillo cuando a juicio delmagistrado está suficientemente probado, seco ytiene al menos cinco años. Se fabrican tres clasesde ladrillo: el que los griegos llaman «ladrillo deLidia», que es el que utilizamos nosotros, con unalongitud de pie y medio y una anchura de un pie.Los griegos trabajan principalmente con los otrosdos tipos de ladrillo, que son: el llamado

[1] Itaque primum de lateribus; qua de terraduci eos oporteat, dicam. Non enim deharenoso neque calculoso luto nequesabulonoso luto sunt ducendi, quod ex hisgeneribus cum sint ducti, primum fiunt graves,deinde, cum ab imbribus in parietibussparguntur, dilabuntur et dissolvunturpaleaque in his non cohaerescunt propterasperitatem. Faciendi autem sunt ex terraalbida cretosa sive de rubrica aut etiammasculo sabulone; haec enim genera propterlevitatem habent firmitatem et non sunt inopere ponderosa et faciliter aggerantur. [2]Ducendi autem sunt per vernum tempus etautumnale, ut uno tempore siccescant. Quienim per solstitium parantur, ideo vitiosi fiunt,quod, summum corium sol acriter cumpraecoquit, efficit ut videatur aridum, interiorautem sit non siccus; et cum posteasiccescendo se contrahit, perrumpit ea quaeerant arida. Ita rimosi facti efficiunturimbecilli. Maxime autem utiliores erunt, siante biennium fuerint ducti, namque non antepossunt penitus siccescere. Itaque cumrecentes et non aridi sunt structi, tectorioinducto rigidoque obsolidati permanent; ipsisidentes non possunt eandem altitudinem quaest tectorium, tenere, contractioneque motinon haerent cum eo, sed ab coniunctione eiusdisparantur; igitur tectoria ab structuraseiuncta propter tenuitatem per se stare nonpossunt, sed franguntur, ipsique parietesfortuito sidentes vitiantur. Ideo etiamUticenses laterem, si sit aridus et antequinquennium ductus, cum arbitriomagistratus fuerit ita probatus, tunc utuntur inparietum structuris.

[3] Fiunt autem laterum genera tria: unum,quod graece Lydium appellatur, id est quonostri utuntur, longum sesquipede, latum pede.Ceteris duobus Graecorum aedificia struuntur;ex his unum pentadoron, alterum tetradoron

Page 60: Diez libros de Arquitectura

M. Vitruvii Pollionis De Architectura Opus in Libris Decem

59

«pentadoron» y el «tetradoron». Los griegosllaman al palmo «doron», pues el acto de ofrecerun regalo -en griego, doron- siempre es con lapalma de la mano. Así, lo que mide cinco palmosse llama «pentadoron», lo que mide cuatro palmos,«tetradoron». En los edificios públicos utilizan el«pentadoron» y en los privados el «tetradoron».Además de estos ladrillos, se fabrican también losllamados «medio-ladrillos». Cuando se colocanunos sobre otros, a nivel, se va construyendoalternando hileras de ladrillos con hileras demedio-ladrillos. Por tanto, cuando se construyealternando las hileras de ladrillos, se van trabandoen las paredes, colocando los medio-ladrillos sobrelas junturas de los ladrillos enteros, y así consiguenuna solidez y un aspecto muy logrado desde amboslados.

dicitur. Doron autem Graeci appellantpalmum, quod munerum datio graece doronappellatur, id autem semper geritur per manuspalmum. Ita quod est quoquoversus quinquepalmorum, pentadoron, quod quattuor,tetradoron dicitur, et quae sunt publica opera,pentadoros, quae privata tetradoros struuntur.

[4] Fiunt autem cum his lateribus semilateria.Quae cum struuntur, una parte lateribusordines, altera semilateres ponuntur. Ergo exutraque parte ad lineam cum struuntur, alterniscoriis parietes alligantur et medii lateres supracoagmenta conlocati et firmitatem et speciemfaciunt utraque parte non invenustam.

En la España ulterior hay una ciudad de nombreMaxilua -y también Callet-, y en Asia Menor laciudad de Pitene, donde los ladrillos, una vezfabricados y secos, los arrojan al agua y vanflotando. Parece que flotan porque la tierra con laque están hechos es porosa. Así, al ser ligeros,consolidados por el aire, ni se empapan ni absorbenel agua. Poseen esta curiosa propiedad de ligereza,lo que impide que penetre en su interior el agua seacual sea el peso y, por su propia naturaleza -comosi fuera la piedra pómez- flotan sobre el agua;poseen numerosas propiedades como el no serpesados en los edificios y, además, no se deshacenpor efecto de las tormentas y lluvias.

Est autem in Hispania ulteriore civitasMaxilua et Callet et in Asia Pitane, ubi laterescum sunt ducti et arefacti, proiecti natant inaqua. Natare autem eos posse ideo videtur,quod terra est, de qua ducuntur, pumicosa. Itacum est levis, aere solidata non recepit in senec combibit liquorem. Igitur levi raraque cumsit proprietate, nec patiantur penetrare incorpus umidam potestatem, quocumquepondere fuerit, cogitur ab rerum natura,quemadmodum pumex, uti ab aquasustineatur, sic autem magnas habentutilitates, quod neque in aedificationibus suntonerosi et cum ducuntur a tempestatibus nondissolvuntur.

Page 61: Diez libros de Arquitectura

M. Vitruvii Pollionis De Architectura Opus in Libris Decem

60

Capítulo cuarto

La arena

Caput QuatrumLo primero de que debemos ocuparnos, en lasobras de mampostería, es de la selección de unaarena que sea adecuada para el mortero, esto es,que no tenga tierra mezclada. Las clases de arenade cantera son: negra, blanca, roja y «carboncillo».De estas cuatro clases, la más idónea será la que, alfrotarla fuertemente con las manos, produce uncrujido Este efecto no se consigue con la arenamezclada con tierra, pues no tiene aspereza. Deigual modo, la arena más idónea es la que, envueltaen un vestido blanco, al sacudirla después, nomancha ni ensucia, ni deja sedimento de tierra. Sino hay arenales de donde extraer la arena, deberácribarse la de los ríos o bien la grava del litoralmarino. Pero esta clase de arena tiene el siguienteinconveniente: se seca con mucha dificultad y lasparedes no soportan fácilmente grandes cargas, sino se dejan descansar con interrupciones y no selevantan bóvedas sobre ellas. La arena del martiene este mismo defecto pero aumentado, puescuando se tiende el enlucido sobre las paredes, aleliminar el salitre, se va deshaciendo. La arena decantera se seca con rapidez, se mantiene largotiempo el enlucido y permite sobreponer bóvedas,pero únicamente si son recién extraídas de losarenales. Si durante largo tiempo permanecen alaire libre, se ablandan por el sol, la luna y loshielos, se resquebrajan y se hacen terrosas. Y así,cuando se utilizan en mampostería, no puedenmantener unidas las piedras sino que sedesmoronan y las paredes son incapaces desoportar la carga. Pero las arenas de canterarecientes presentan numerosas propiedades en laconstrucción. No obstante no son eficaces niaprovechables en los enlucidos, pues al estarmezcladas con cal y con paja, debido a suresistencia, se secan dejando resquicios y terminanpor deshacerse. La arena fluvial, al ser muy fina,gana solidez en los enlucidos, como sucede con elllamado «mortero de Signia»1, siempre que setriture bien con la ayuda de pisones.

[1] In caementiciis autem structuris primumest de harena quaerendum, ut ea sit idonea admateriem miscendam neque habeat terramcommixtam. Genera autem harenae fossiciaesunt haec: nigra, cana, rubra, carbunculum. Exhis, quae in manu confricata , vel icta feceritstridorem, erit optima; quae autem terrosafuerit, non habebit asperitatem. Item si investimentum candidum ea contecta fuerit,postea excussa aut icta id non inquinarit nequeibi terra subsiderit, erit idonea.[2] Sin autem non erunt harenaria, undefodiatur, tum de fluminibus aut e glarea eritexcernenda, non minus etiam de litore marino.Sed ea in structuris haec habebat vitia:difficulter siccescit, neque onerari secontinenter recipit; paries patitur, nisiintermissionibus requiescat, nequeconcamerationes recipit. Marina autem hocamplius, quod etiam parietes, cum in istectoria facta fuerint, remittentes salsuginemeorum dissolvuntur. [3] Fossiciae veroceleriter in structuris siccescunt, et tectoriapermanent, et concamerationes patiuntur, sedhae, quae sunt de harenariis recentes. Si enimexemptae diutius iacent, ab sole et luna etpruina concoctae resolvuntur et fiunt terrosae.Ita cum in structuram coiciuntur, non possuntcontinere caementa, sed ea ruunt et labunturoneraque paritetes non possunt sustinere.Recentes autem fossiciae cum in structuristantas habeant virtutes, eae in tectoriis ideonon sunt utiles, quod pinguitudini eius calxpalea commixta, propter vehementiam nonpotest sine rimis inarescere. Fluviatica veropropter macritatem uti signinum liaculorumsubactionibus in tectorio recipit soliditatem.

1 Su nombre hace alusión a la ciudad Signa, cerca de Roma. Se utilizaba para el suelo de depósitos de agua, cisternas,baños, etc.

Page 62: Diez libros de Arquitectura

M. Vitruvii Pollionis De Architectura Opus in Libris Decem

61

Capítulo quinto

La cal

Caput QuintumExplicadas ya las diversas clases de arena, debemosocuparnos ahora, con el mismo cuidado, sobre la calque se obtiene por calcinación de piedra blanca osílice; la cal que resulte de piedra dura y compactaserá muy útil en la construcción y la que resulte depiedra más porosa será mejor para los enlucidos.Cuando la cal queda apagada, se mezcla con arena decantera, en proporción de tres partes de arena por unade cal; si se trata de arena de río o de mar semezclarán dos partes de arena por una de cal: así sehará una exacta y justa proporción de la mezcla. Seconseguirá una mezcla de mejor calidad para su uso,si se añade a la arena de río o del mar una terceraparte de arcilla machacada y cribada. Por tanto,cuando se echa agua y arena a la cal, se consigueconsolidar la obra y la razón parece ser que, comotodas las sustancias, las piedras también estáncompuestas por los cuatro elementos básicos: las queposeen más aire, son blandas; las que poseen másagua, resultan ser dúctiles por su humedad; las quetienen más tierra son duras y las que tienen másfuego son quebradizas. Consecuentemente, si antesde someterlas al fuego colocamos alguna de estaspiedras pulverizadas y mezcladas con arena, noadquirirán solidez ni podrán mantener en pie laconstrucción. Pero, puestas al fuego en el horno, vanperdiendo la fuerza de su solidez originaría,prendidas por el calor intenso del fuego; abrasadas yagotadas sus virtualidades quedarán con sus porospatentes y acabarán siendo esponjosas. Enconclusión, una vez consumidos y desaparecidos elagua y el aire, inherente en estas piedras, en suinterior poseerán un calor latente y subsistente;mojándolas en agua, antes de recibir la fuerza delfuego, al ir penetrando la humedad en la porosidadde sus pequeñas aberturas, comienzan a calentarse y,de este modo, al refrescarlas, sale el calor del interiorde la cal. Por ello, cuando las piedras se colocan en elhorno, al cabo de un tiempo no mantienen el mismopeso y cuando las volvemos a pesar, sacándolas delhorno, aun manteniendo sus propias dimensiones,descubrimos que han perdido casi una tercera partede su peso, pues su elemento líquido ha quedadodepurado por el fuego. Por tanto, cuando la cal

[1] De harenae copiis cum habeaturexplicatum, tum etiam de calce diligentia estadhibenda, uti de albo saxo aut silicecoquatur; et quae erit ex spisso et duriore,erit utilis in structura, quae autem exfistuloso, in tectoriis. Cum ea erit extincta,tunc materia ita misceatur, ut, si erit fossicia,tres harenae et una calcis infundatur; siautem fluviatica aut marina, duo harenaeuna calcis coiciatur. Ita enim erit iusta ratiomixtionis temperaturae. Etiam in fluviaticaaut marina si qui testam tunsam et succretamex tertia parte adiecerit, efficiet materiaetemperaturam ad usum meliorem. [2] Quareautem cum recipit aquam et harenam calx,tunc confirmat structuram, haec esse causavidetur, quod e principiis uti cetera corpora,ita et saxa sunt temperata. Et quae plushabent aeris, sunt tenera; quae aquae, lentasunt ab umore; quae terrae, dura; quae ignis,fragiliora. Itaque ex his saxa si, antequamcoquantur, contusa minute mixta harenae ininstructuram coinciatur, non solidescunt neceam poterunt continere. Cum vero coniectain fornacem ignis vehementi fervorecorrepta amiserint pristinae soliditatisvirtutem, tunc exustis atque exhaustis eorumviribus relinquuntur patientibus foraminibuset inanibus.[3] Ergo liquor, qui est in eius lapidiscorpore, et aer cum exustus et ereptus fuerit,habueritque in se residuum valoremlatentem, intinctus in aqua, prius quam exigni vim recepit umore penetrante inforaminum raritates, confervescit et itarefrigeratus reicit ex calcis corporefervorem. (Ideo autem, quo pondere saxacoiciuntur in fornacem, cum eximuntur, nonpossunt ad id respondere, sed cumexpenduntur, permanente ea magnitudineexcocto liquore circiter tertia parte ponderisinminuta esse inveniuntur.) Igitur cumpatent foramina eorum et raritates harenaemixtionem in se corripiunt et ita

Page 63: Diez libros de Arquitectura

M. Vitruvii Pollionis De Architectura Opus in Libris Decem

62

mantiene abiertos sus poros, se mezcla fácilmentecon la arena, se une conjuntamente y, al secarse,logra la solidez de los edificios si la mezclamos conpiedras de cimentar.

cohaerescunt siccescendoque cum caementiscoeunt et efficiunt structurarum soliditatem.

Capítulo sexto

El polvo de Puzol

Caput SextumEncontramos también una clase de polvo queencierra verdaderas maravillas, de un modo natural.Se da en la región de Bayas, en las comarcas de losmunicipios situados cerca del volcán Vesubio.Mezclado con cal y piedra tosca, ofrece una gransolidez a los edificios e incluso en las construccionesque se hacen bajo el mar, pues se consolida bajo elagua. Parece que esta particularidad se debe a que,bajo las montañas, hay tierras ardientes y abundanteagua caliente, que no se darían si no hubiera en lasprofundidades magma en grandes cantidades, quearde o bien por el azufre, o bien por el alumbre, o porel betún. Así, al permanecer el fuego en laprofundidad, el calor de sus llamas va abrasando losintersticios telúricos configurando una tierra ligera yla toba, que surge aquí, no contiene nada de agua.Por tanto, como estos tres factores, originados poruna causa similar como es la fuerza del fuego,coinciden en una sola mezcla, al absorber agua a lavez, se unen formando un todo compacto yendurecido, que adquiere mayor solidez por causadel agua, y ni las olas ni el ímpetu del mar puedendeshacerlos o disolverlos. Este hecho es indicativo deque en estos parajes hay también fuego, pues en losmontes de Bayas y Cumas encontramos unos pozosexcavados, que actúan como sudaderos2 el vaporhirviente que nace en la profundidad, por la fuerzadel fuego va perforando esta parte de tierra y almanar surge en estos lugares logrando lasextraordinarias ventajas que proporcionan lossudaderos. Se dice que antiguamente el fuego eramás abundante en el interior del Vesubio, queeruptaba unas llamas que llegaban hasta los camposlimítrofes. Por ello, la esponja o piedra pómezpompeyana es una clase de piedra cocida que haadquirido las cualidades propias de la piedra pómez.Esta clase de Piedra esponja no se da en cualquier

[1] Est etiam genus pulveris, quod efficitnaturaliter res admirandas. Nascitur inregionibus Baianis in agris municipiorum,quae sunt circa Vesuvium montem. Quodconmixtum cum calce et caemento nonmodo ceteris aedificiis praestat firmitates,sed etiam moles cum struuntur in mari, subaqua solidescunt. Hoc autem fieri hacratione videtur, quod sub his montibus etterrae ferventes sunt et fontes crebri, qui nonessent si non in imo haberent aut e sulpureaut alumine aut bitumine ardentes maximosignes. Igitur penitus ignis et flammae vaporper intervenia permanans et ardens efficitlevem eam terram, et ibi quod nascitur tofusexsurgens, est sine liquore. Ergo cum tresres consimili ratione ignis vehementiafarmatae in unam pervenerint mixtionem,repente recepto liquore una cohaerescunt etceleriter umore duratae solidantur, neque easfluctus neque vis aquae potest dissolvere.

[2] Ardores autem esse in his locis etiamhaec res potest indicare, quod in montibusCumanorum Baianis sunt loca sudationibusexcavata, in quibus vapor fervidus ab imonascens ignis vehementia perforat eamterram per eamque manando in his locisoritur et ita sudationum egregias efficitutilitates. Non minus etiam memorenturantiquitus crevisse ardores et abundavissesub Vesuvio monte et inde envomuisse circaagros flammam. Ideoque tunc quae spongiasive pumex Pompeianus vocatur excocto exalio genere lapidis in hanc redacta essevidetur generis qualitatem. [3] Id autemgenus spongiae, quod inde eximitur, non in

2 Según Estrabón, precisamente de estos pozos tomó el nombre la ciudad de Pozol.

Page 64: Diez libros de Arquitectura

M. Vitruvii Pollionis De Architectura Opus in Libris Decem

63

lugar, sino en torno al Etna y en las colinas de Misia,que los griegos llaman «Catacecaumene», y,posiblemente, en otros lugares de similarescaracterísticas. Si pues se encuentran en estos lugaresmanantiales hirvientes y vapores calientes cuando sehacen excavaciones, y si los antiguos mencionanestos mismos lugares e indican que en estos mismoscampos había llamas que se esparcían, parece ciertoque la fuerza del fuego fue secando la toba y la tierra,como sucede en los hornos cuando se vierte cal.

Por consiguiente, a partir de elementos tan desigualesy distintos agrupados en una sola sustancia natural, alresolver el agua la ausencia cálida de humedad, secalienta en sus elementos comunes mediante un caloroculto y de forma violenta logra que se mezclen,adquiriendo una extraordinaria virtualidad de solidez.

omnibus locis nascitur nisi circum Aetnamet collibus Mysiae, quae a GraecisCatacecaumene nominatur, et si quaeeiusdem modi sunt locorum proprietates. Siergo in his locis aquarum ferventesinveniuntur fontes et omnibus excavatiscalidi vapores ipsaque loca ab antiquismemorantur pervagantes in agris habuisseardores, videtur esse certum ab ignisvehementia ex tofo terraque, quemadmodumin fornacibus et a calce, ita ex his ereptumesse liquorem. [4] Igitur dissimilibus etdisparibus rebus correptis et in unampotestatem conlatis, calida umoris ieiunitasaqua repente satiata communibus corporibuslatenti calore confervescit et vehementerefficit ea coire celeriterque unam soliditatispercepire virtutem.

Sabemos que en Etruria se encuentran abundantesfuentes de agua caliente y nos queda la curiosidad desaber por qué no surge allí también ese polvo que,por las mismas razones de antes, se solidifica en lasobras construidas bajo el agua. Me ha parecido bienofrecer una explicación sobre estas fuentes, antes deque se me formule esta pregunta. Ni una mismatierra, ni unas mismas piedras surgen en cualquierlugar, sino que unas son de tierra, otras sabulosas,otras contienen grava o cascajo; sin embargo, enotros lugares son arenosas y en distintas regionesencontramos piedras con característicascompletamente diversas. Podemos considerar estadiversidad atendiendo a un hecho muy claro: dondelos Apeninos rodean las regiones de Italia y deEtruria, casi en cualquier parte encontramos arena decantera; pero al otro lado de los Apeninos,exactamente en la región que queda junto al marAdriático, no encontramos tal arena, e igualmente, nisiquiera se la conoce en Acaya, ni en Asia, ni al otrolado del mar. Por tanto, no en todos los lugares en losque brotan fuentes de agua hirviendo concurren lasmismas propiedades y del mismo modo, sino quetoda se va originando no por la voluntad del hombresino por la propia naturaleza, que lo vadiversificando de manera casual. Así pues, en loslugares donde los montes no son terrosos sino deabundante leña, la fuerza del fuego la va quemando,al salir a través de sus vetas. Quema y destruye loque es blando y flexible, pero no lo que es áspero yduro. Así como la tierra abrasada de Campania se

Relinquetur desideratio, quoniam ita sunt inEtruria ex aqua calida crebri fontes, quid itanon etiam ibi nascitur pulvis, e quo eademratione sub aqua structura solidescat. Itaquevisum est, antequam desideraretur, de hisrebus, quemadmodum esse videantur,exponere. [5] Omnibus locis et regionibusnon eadem genera terrae nec lapidesnascuntur, sed nonnulla sunt terrena, aliasabulosa itemque glareosa, aliis locisharenosa, non minus materia, et omninodissimili disparique genera in regionumvarietatibus qualitates insunt in terra.Maxime autem id sic licet considerare, quod,qua mons Appeninus regionis ItaliaeEtruriaeque circa cingit, prope in omnibuslocis non desunt fossicia harenaria, transAppenninum vero, quae pars est adAdriaticum mare, nulla inveniuntur, itemAchaia, Asia, omnino trans mare, necnominatur quidem. Igitur non in omnibuslocis, quibus effervent aquae calidae crebrifontes, eaedem opportunitates possuntsimiliter concurrere, sed omnia, uti naturarerum constituit, non ad volutatemhominum, sed ut fortuito disparataprocreantur. [6] Ergo quibus locis non suntterrosi montes sed genere materiae, ignis visper eius venas egrediens adurit eam. Quodest molle et tenerum, exurit, quod autemasperum, relinquit. Itaque uti Campania

Page 65: Diez libros de Arquitectura

M. Vitruvii Pollionis De Architectura Opus in Libris Decem

64

convierte en cenizas, así en Etruria la maderacalcinada se va transformando en «carboncillo».Ambas son muy rentables y efectivas en laconstrucción: la ceniza resulta excelente en losedificios construidos en tierra firme y el«carboncillo» resulta también excelente en lasconstrucciones marítimas. La virtualidad o propiedadde la madera de Etruria es más suave que la toba,pero más consistente que la tierra. Esta clase dearena, que es el «carboncillo», se da en muchoslugares al quemarse la tierra interiormente por laintensidad y la fuerza del vapor subterráneo.

exusta terra cinis, sic in Etruria excoctamateria efficitur carbunculus. Utraque autemsunt egregia in structuris, sed alia in terrenisaedificiis, alia etiam in maritimis molibushabent virtutem. Est autem materiae potestasmollior quam tofus, solidior quam terra, quopenitus ab uno vehementia vaporis adusto,nonnullis locis procreatur id genus harenaequod dicitur carbunculus.

Capítulo séptimo

Las canteras

Caput SeptimumBien, hemos hablado ya sobre la cal y la arena, susvariedades y sus propiedades. Siguiendo el orden,vamos a desarrollar ahora el tema sobre las canterasde las que se extraen piedras talladas y piedras toscasque utilizamos para la edificación. Son piedras queposeen muy diversas y distintas propiedades. Unas,en efecto, son blandas, como la «piedra roja»3 [3]que encontramos en las proximidades de Roma, lasde Pallene, las de Fidenes y las de Alba; otras sontempladas, como las de Tívoli, Amiterno, Soracte yotras similares; otras piedras son duras como es elpedernal. En verdad hay otras muchas clases, comola toba roja y negra de Campania, la toba blanca deUmbría, Piceno y Venecia, que se puede cortar,como si fuera madera, con una sierra dentada. Laspiedras blandas poseen la cualidad de que, despuésde extraerlas de las canteras, se manejan con todafacilidad. Si se colocan en lugares cubiertos,mantienen perfectamente el peso de la obra, pero siestán en lugares abiertos al cielo, se desmenuzan y sedeshacen debido a los hielos y a las escarchas;igualmente, junto a la costa del mar se disuelvencarcomidas por el salitre y no resisten ni el oleaje nilas mareas. La piedra Tiburtina, y las que tienensimilares características, soportan bien el detrimentoocasionado por las condiciones meteorológicas y porel peso, pero no resisten la fuerza del fuego. Y encuanto les afecta se hacen añicos y quedandestruidas; se debe a que son más bien piedras secas

[1] De calce et harena, quibus varietatibussint et quas habeant virtutes, dixi. Sequiturordo de lapidicinis explicare, de quibus etquadrata saxa et caementorum ad aedificiaeximuntur copiae et conparantur. Haecautem inveniuntur esse disparibus etdissimilibus virtutibus. Sunt enim aliaemolles, uti sunt circa urbem Rubrae,Pallenses, Fidenates, Albanae; aliaetemperatae, uti Tiburtinae, Amiterninae,Soractinae et quae sunt his generibus;nonnullae durae, uti siliceae. Sunt etiam aliagenera plura, uti in Campania rubrum etnigrum tofum, in Umbria et Piceno et inVenetia albus, quod etiam serra dentata utilignum secatur. [2] Sed haec omnia quaemollia sunt, hanc habent utilitatem, quod exhis saxa cum sunt exempta, in opere facilitertractantur. Et si sunt in locis tectis,sustineant laborem, si autem in apertis etpatentibus, gelicidiis et pruina congestafriantur et dissolvuntur. Item secundumoram maritimam ab salsugine exesadiffluunt neque perferunt aestus. Tiburtinavero et quae eodem genere sunt omnia,sufferunt et ab oneribus et a tempestatibusiniurias, sed ab igni non possunt esse tuta,simulque sunt ab eo tacta, dissiliunt etdissipantur, ideo quod temperatura naturali

3 Una indiscutible alusión a Rubra, aldea de Etruria, próxima al río Cremera.

Page 66: Diez libros de Arquitectura

M. Vitruvii Pollionis De Architectura Opus in Libris Decem

65

en su composición natural, poseen poca cantidad detierra y una gran proporción de aire y de fuego. Portanto, como contienen poca cantidad de agua y detierra, al penetrar el fuego profundamente y llenar losespacios vacíos de los intersticios, comienza acalcinarlas, pues desaparece el aire por la fuerza y elinflujo del calor, consiguiendo unas sustancias ígneasparecidas a su natural y propia cualidad.Encontramos abundantes canteras en los alrededoresde Tarquinia, las llamadas «canteras anicianas», conun color parecido al de las canteras de Alba; eigualmente, junto al lago de Bolsena y también en laprefectura de Statonia. Poseen innumerablespropiedades: resisten magníficamente las heladas y lafuerza del fuego, se mantienen sólidamente durantelargo tiempo, pues poseen poca cantidad de aire y defuego, gran cantidad de tierra y algo de agua. Así,endurecidas por una solidez compacta, no sufrenninguna alteración ni por la intemperie ni por laviolencia del fuego. Podemos concluir estascualidades fijándonos en los monumentos que seencuentran cerca de Ferente, labrados con piedras deestas canteras. Allí se levantan magníficas yexcelentes estatuas y pequeñas figuritas, e inclusoflores y acantos tallados primorosamente; aunque sonantiguos, parecen realmente recientes, como si losacabaran de tallar. Igualmente, los fundidores debronce hacen sus moldes con piedras de estascanteras, pues poseen importantes propiedades parala fundición del bronce. Si estuvieran cerca de Roma,merecería nuestro elogio el que se concluyeran todoslos edificios precisamente con piedras de estascanteras pero, debido a la proximidad, la necesidadnos impone usar las canteras de piedra roja, las dePalla y otras que encontramos cerca de aquí. Siqueremos concluir las obras sin ningún defecto,deben prepararse las piedras de antemano de lasiguiente manera: se extraerán las piedras en brutocon una antelación de dos años antes del momento deedificar; se extraerán en verano y no durante elinvierno. Y amontonadas en tierra se mantendrán acielo raso. Las que durante estos dos años quedendañadas por los temporales, colóquense en loscimientos; las restantes, que estén intactas, comoprobadas por la misma naturaleza, darán solidez yfirmeza en las construcciones que se levanten a loalto. Estas precauciones deben tenerse en cuentatambién con las piedras para la mampostería.

parvo sunt umore itemque non multumhabent terreni, sed aeris plurimum et ignis.Igitur cum et umore et terrenum in his minusinest, tum etiam ignis, tactu et vi vaporis exhis aere fugato, penitus insequensinterveniorum vacuitates occupans fervescitet efficit a suis ardentia corporibus similia.

[3] Sunt vero item lapidicinae conplures infinibus Tarquiniensium, quae dicunturAnicianae, colore quemadmodum Albanae,quorum officinae maxime sunt circa lacumVulsiniensem, item praefectura Statonensi.Haec autem habent infinitas virtutes; nequeenim his gelicidiorum tempestas neque ignistactus potest nocere, sed est firma et advetustatem ideo permanens, quod parumhabet e naturae mixtione aeris et ignis,umoris autem temperate plurimumqueterreni. Ita spissis conparationibus solidataneque ab tempestitatibus neque ab ignisvehementia nocetur.[4] Id autem maxime iudicare licet emonumentis, quae sunt circa municipiumFerenti ex his facta lapidicinis. Namquehabent et statuas amplas factas egregie etminora sigilla floresque et acanthoseleganter scalptos; quae, cum sint vetusta,sic apparent recentia, uti si sint modo facta.Non minus etiam fabri aerarii de hislapidicinis in aeris flatura formas conparatashabent; ex his ad aes fundendum maximasutilitates. Quae si propre urbem essent,dignum esset ut ex his officinis omnia operaperficerentur. [5] Cum ergo propterpropinquitatem necessitas cogat ex Rubrislapidicinis et Pallensibus et quae sunt urbiproximae copiis uti, si qui voluerit sine vitiispeficere, ita erit praeparandum. Cumaedificandum fuerit, ante biennium ea saxanon hieme sed aestate eximantur et iacentiapermaneant in locis patentibus. Quae autemeo biennio a tempestatibus tacta laesafuerint, ea in fundamenta coiciantur; cetera,quae non erunt vitiata, ab natura rerumprobata durare poterunt supra terramaedificata. Nec solum ea in quadratislapidibus sunt observanda, sed etiam incaementiciis structuris.

Page 67: Diez libros de Arquitectura

M. Vitruvii Pollionis De Architectura Opus in Libris Decem

66

Capítulo octavo

Formas de construcción

Caput OctavumLas formas de construcción son dos: la «reticular»,que actualmente utiliza todo el mundo, y la antiguaque se denomina «incierta». Más elegante es lareticular, pero es muy probable que sufra grietas puesposee los asientos y junturas acomodados en todaslas direcciones. La «incierta», al sobreponer unaspiedras sobre otras coaligadas entre sí, garantizanuna construcción menos vistosa pero más sólida quela reticular. Ambas formas de construcción debendisponerse y ajustarse a partir de piedras muypequeñas, con el fin de que las paredes, mediante unamezcla de cal y de arena, se mantengan firmesdurante mucho tiempo. Si son piedras blandas yporosas, se secan totalmente absorbiendo el líquidodel mortero; pero, utilizando cal y arena enabundancia, la pared adquiere más humedad y noperderá su solidez, sino que se mantendrá firme.Cuando la humedad del mortero quede absorbida porla porosidad de las piedras, la cal se separa de laarena y se deshace, y al mismo tiempo, las piedras nopueden coaligarse, lo que ocasiona la ruina de lasparedes. Lo podemos observar en algunosmonumentos de mármol o de piedra tallada, erigidoscerca de Roma, que interiormente están hechos conmaterial compacto. Estas construcciones carecen desolidez debido a su antigüedad y a la porosidad de laspiedras; éstas se caen y se hacen añicos al separarselas junturas por la erosión de sus uniones. Si no sequiere caer en este defecto, déjese un espacio vacíoen el interior, entre las piedras de los frentes,rellénese con piedra roja tallada, o bien con ladrillo,o bien con pedernal y levántense unas paredes de dospies, que queden unidas a los frentes con grapas dehierro y de plomo. Así será posible que la obraconstruida dure para siempre, sin ninguna clase dedefectos, siempre que se haya llevado a cabo no deuna manera confusa sino manteniendo unas hilerasordenadas; al estar fijadas las junturas y los asientosunidos entre sí por los enganches, las piedras no semoverán empujando la obra, ni tampoco caerán laspiedras del frente, gracias a sus ligamentos.

[1] Structurarum genera sunt haec:reticulatum quo nunc omnes utuntur, etantiquum quod incertum dicitur. Ex hisvenustius est reticulatum, sed ad rimasfaciendas ideo paratum, quod in omnespartes dissoluta habet cubilia et coagmenta.Incerta vero caementa alia super aliasedentia inter seque inbricata non speciosamsed firmiorem quam reticulata praestantstructuram. [2] Utraque autem exminutissimis sunt instruenda, uti materia excalce et harena crebriter parietes satiatidiutius contineantur. Molli enim et rarapotestate cum sint, exsiccant sugendo emateria sucum; cum autem superarit etabundarit copia calcis et harenae, paries plushabens umoris non cito fient evanidus, sedab his continetur. Simul autem umidapotestas e materia per caementorumraritatem fuerit exsucta calxque ab harenadiscedat et dissolvatur, item caementa nonpossunt cum his cohaerere, sed invetustatem parietes efficiunt ruinosos. [3] Idautem licet animadvertere etiam denonnullis monumentis, quae circa urbemfacta sunt e marmore seu lapidibus quadratisintrisecusque medio calcata: structurisvetustate evanida facta materiacaementorumque exstructa raritate, proruuntet coagamentorum ab ruina dissolutisiuncturis dissipantur. [4] Quodsi qui nolueritin id vitium incidere, medio cavo servatosecundum orthostatas intrinsecus ex rubrosaxo quadrato aut ex testa aut ex silicibusordinariis struat bipedales parietes, et cumhis ansis ferreis et plumbo frontes vinctaesint. Ita enim non acervatim, sed ordinestructum opus poterit esse sine vitiosempiternum, quod cubilia et coagmentaeorum inter se sedentia et iuncturis alligatanon protrudent opus neque orthostatas interse religatos labi patiuntur.

No debemos menospreciar la forma de construir queutilizan los griegos; no utilizan piedras talladas

[5] Itaque non est contemnenda Graecorumstructura; utuntur e molli caemento polita,

Page 68: Diez libros de Arquitectura

M. Vitruvii Pollionis De Architectura Opus in Libris Decem

67

revestidas de estuco, sino que colocan pedernal opiedras duras y así, como si construyeran conladrillos, sujetan sus junturas alternando las hileras,consiguiendo una solidez que perdura largo tiempo.Esta construcción puede ser de dos clases: una sellama isodomum y la otra modalidad se llamapseudísodomum. Se llama «isodomum» cuando todaslas hileras de piedra son del mismo grosor y«pseudisodomum» cuando se disponen hilerasdesiguales y variables. Ambas modalidades sonigualmente sólidas, pues utilizan piedras compactas yconsistentes y no es posible que absorban toda lahumedad de la mezcla, sino que se mantienen en unmismo grado de humedad durante muchísimotiempo; además, sus asientos, colocadoshorizontalmente y a nivel, impiden que se derriben ose desmoronen los materiales; por el contrario, alestar sujetado totalmente lo que es el grosor de lasparedes, éstas se mantienen en pie largos años. Otramodalidad de construcción se llama emplecton y esla que utilizan incluso nuestros campesinos: seenlucen sus frentes y el resto se deja tal cual,colocando las piedras sobre las junturasalternativamente y uniéndolas con el mortero. Perolos nuestros, buscando soluciones rápidas, seentregan por completo a los frentes, levantándolos aplomo, y en su interior colocan cascotes con mortero,pero de una manera desordenada. Así, se originantres capas, dos que pertenecen a los frentes y la otraal relleno. Los griegos no construyen así sino quesitúan planas las hileras de piedra que van alternandoa todo lo largo, formando el grosor, sin incluir nadaen medio, sino que desde los dos frentes danconsistencia al grosor de las paredes. Además,interponen piedras en ambos frentes a lo largo delgrosor de la pared, que abrazan los paramentosllamados diatonous, que, perfectamente unidos,aseguran la solidez de las paredes.

sed cum discesserunt a quadrato, ponunt desilice seu lapide duro ordinaria, et ita utilatericia struentes alligant eorum alterniscoriis coagmenta, et sic maxime adaeternitatem firmas perficiunt virtutes. Haecautem duobus generibus struuntur; ex hisunum isodomum, alterum pseudisodomumappellatur. [6] Isodomum dicitur, cumomnia coria aequa crassitudine fuerintstructa; pseudisodomum cum inpares etinaequales ordines coriorum diriguntur. Eautraque sunt ideo firma, primum quod ipsacaementa sunt spissa et solida proprietateneque de materia, possunt exsugereliquorem, sed conservant ea in suo umore adsummam vetustatem; ipsaque eorum cubiliaprimum plana et librata posita non patiunturruere materiam, sed perpetua parietumcrassitudine religata continent ad summamvetustatem. [7] Altera est quam enplectonappellant, qua etiam nostri rustici utuntur.Quorum frontes poliuntur, reliqua ita, utisunt nata, cum materia conlocata alternisalligant coagmentis. Sed nostri celeritatistudentes, erecta conlocantes frontibusserviunt et in medio faciunt fractis separatimcum materia caementis. Ita tres suscitanturin ea structura crustae, duae frontium et unamedia farturae. Graeci vero non ita, sedplana conlocantes et longitudines eorumalternis in crassitudinem instruentes, nonmedia farciunt, sed e suis frontatisperpetuam et unam crassitudinem parietumconsolidant. Praecaetera interponuntsingulos crassitudine perpetua utraque partefrontatos, quos diatonous appellant, quimaxime religando confirmant parietumsoliditatem.

Si alguien, a partir de estos comentarios, quisieraobservar y elegir una forma de construcción, podríatener en cuenta el aspecto de la duración. En efecto,no todo lo que se construye con piedra suave y deaspecto delicado puede mantenerse por largo tiemposin amenazar ruina. Cuando se peritan paredesmedianeras, no se tasan o valoran por lo que hayancostado, sino que se fijan en los arrendamientossegún el contrato y deducen, por cada uno de losaños pasados, una octogésima parte, y así, pagandopor estas paredes lo que resta hasta alcanzar su preciojusto, concluyen que no pueden mantenerse más de

[8] Itaque si qui voluerit ex hiscommentariis animadvertere et elegeregenus structurae, perpetuitatis poteritrationem habere. Non enim quae sunt emolli caemento subtili facie venustatis, noneae possunt esse in venustate non ruinosae.Itaque cum arbitrio communium parietumsumuntur, non aestimat eos quanti factifuerint, sed cum ex tabulis inveniunt eorumlocationes, pretia praeteritorum annorumsingulorum deducunt octogesimas et ita -- exreliqua summa parte reddi pro his parietibus

Page 69: Diez libros de Arquitectura

M. Vitruvii Pollionis De Architectura Opus in Libris Decem

68

ochenta años. Sin embargo, sobre las construccionesde ladrillo no deducen nada mientras se mantenganen pie, sino que hacen su estimación de acuerdo a suantigüedad. Podemos observar en algunas ciudadesconstrucciones públicas, casas privadas e inclusopalacios que son de ladrillo: en Atenas, el muro queestá orientado hacia el monte Himeto y al Pentélico;igualmente en Patrás son de ladrillo las estancias onaves del templo de Júpiter y de Hércules, cuandoalrededor vemos, en los mismos templos, arquitrabese incluso columnas de piedra; en Italia, el antiguo ymagnífico muro de Arezzo; en Trales, la mansiónconstruida por los reyes de Atalia que se entrega paraque la habite quien ostente el sacerdocio de laciudad; igualmente, en Esparta, ciertas pinturasfueron arrancadas de cuajo de las paredes y,embaladas en cajones de madera, fueron trasladadasa la curia, como elemento decorativo, siendo edilesVarrón y Murena; podemos citar también la mansiónde Creso, que los habitantes de Sardis entregaron asus conciudadanos como asilo, para descanso de losancianos y que denominaron «Gerusia». EnHalicarnaso encontramos el palacio del poderosísimorey Mausolo, adornado totalmente con mármol de laisla de Mármora, que posee unas paredes de ladrillosorprendentes por su magnífica solidez, embellecidascon un enlucido tal que parecen tener latransparencia del vidrio. No se piense que el reylogró levantar este palacio de la nada, ya que erasumamente rico debido a los innumerables tributosque recibía, pues ostentaba el poder supremo en todala Caria. Reconocemos su ingenio y habilidad paraproveer este palacio. Nació en Milasa, pero habíaobservado que la ciudad de Halicarnaso estabaprotegida por la misma naturaleza, por lo que decidiólevantar allí su propio palacio, un mercado adecuadoy un puerto rentable. La configuración de esteemplazamiento es semicircular, como la de un teatro.En la parte inferior, junto al puerto, fue construido elforo; hacia la mitad de la curvatura, y un poco másarriba, construyó una plaza anchísima y en medio deesta explanada levantó el Mausoleo, tan magníficoque es una de las siete maravillas. En lo alto levantóla ciudadela y en su parte central el templo de Marte,que incluye una estatua colosal -acrolithon- cinceladapor el famoso Leocares, aunque algunos opinan quees obra de Timoteo. En el extremo derecho estánubicados los templos de Venus y de Mercurio, juntoa la mismísima fuente de Caria (de la musaSalmacis). Erróneamente se piensa que quienesbeben de esta fuente se contagian de una grave

-- sententiam pronuntiant eos non posse plusquam annos LXXX durare. [9] De lactericiisvero, dummodo ad perpendiculum sintstantes, nihil deducitur, sed quanti fuerintolim facti, tanti esse semper aestimantur.Itaque nonnullis civitatibus et publica operaet privatas domos etiam regias a laterestructas licet videre: et primum Athenismurum, qui spectat ad Hymettum montem etPentelensem; item Patris in aede Iovis etHerculis latericias cellas, cum circa lapideaein aede epistylia sint et columnae; in ItaliaArretio vetustum egregie factum murum.Trallibus domus regibus Attalicis facta, quaead habitandum semper datur ei, qui civitatisgerit sacerdotium. Item Lacedaemone equibusdam parietibus etiam picturae excisaeintersectis lateribus inclusae sunt in ligneisformis et in comitium ad ornatum aedilitatisVarronis et Murenae fuerunt adlatae. [10]Croesi domus, quam Sardiani civibus adrequiescendum aetatis otio seniorumcollegio gerusiam dedicaverunt; itemHalicarnasso potentissimi regis Mausolidomus, cum Proconnensio marmore omniahaberet ornata, parietes habet latere structos,qui ad hoc tempus egregiam praestantfirmitatem ita tectoriis operibus expoliti, utivitri perluciditatem videantur habere. Nequeis rex ab inopia id fecit; in inftnitis enimvectigalibus erat fartus, quod imperabatCariae toti. [11] Acumen autem eius etsollertiam ad aedificia paranda sic licetconsiderare. Cum esset enim natus Mylasiset animadvertisset Halicarnasso locumnaturaliter esse munitum, emporiumqueidoneum portum utile, ibi sibi domumconstituit. Is autem locus est theatricurvaturae similis. Itaque in imo secundumportum forum est constitutum; per mediamautem altitudinis curvaturampraecinctionemque platea ampla latitudinefacta, in qua media Mausoleum ita egregiisoperibus est factum, ut in septem spectaculisnominetur. In summa arce media Martisfanum habens statuam colossicamacrolithon nobili manu Leocharis factam.Hanc autem statuam alii Leocharis, aliiTimothei putant esse. In cornu autemsummo dextro Veneris et Mercuri fanum adipsum Salmacidis fontem. [12] Is autem

Page 70: Diez libros de Arquitectura

M. Vitruvii Pollionis De Architectura Opus in Libris Decem

69

enfermedad venérea. No me disgusta explicar porqué esta opinión se ha divulgado como falso rumor.No se debe a que, según se dice, uno se haceafeminado e impúdico al beber de esta agua, cuandociertamente es una fuente de aguas muy claras y susabor es excelente. Sucedió que Melas y Arevaniastrasladaron a este lugar una colonia de habitantes deArgos y Trezene, quienes echaron fuera a losbárbaros carianos y lelegas. Estos huyeron hacia losmontes, vagaban de una a otra parte, se reunían ycometían toda clase de actos de bandidaje,arrasándolo todo con crueldad. Posteriormente, unode los colonos construyó una posada con toda clasede víveres junto a esta fuente, aprovechando laspropiedades del agua; con el fin de ganar dinero yocupado en esta actividad, atraía hacia su posada aotros bárbaros. De este modo, al principio acudían deuno en uno, luego se agrupaban en convites ypaulatinamente se iban refinando; pasaron de unoshábitos toscos y rudos a la exquisitez propia de losgriegos, por su propia voluntad. Por tanto, el agualogró esta fama, no porque originara enfermedadesimpúdicas, sino debido a la dulzura y al refinamientoque cautivó a los bárbaros, haciendo de ellospersonas sensibles.

falsa opinione putatur venerio morboinplicare eos, qui ex eo biberint. Sed haecopinio quare per orbem terrae falso rumoresit pervagata, non pigebit exponere. Nonenim quod dicitur molles et inpudicos ex eaaqua fieri, id potest esse, sed est eius fontispotestas perlucida saporque egregius. Cumautem Melas et Areuanias ab Argis etTroezene coloniam communem eo locideduxerunt, barbaros Caras et Lelegaseiecerunt. Hi autem ad montes fugati inter secongregantes discurrebant et ibi latrociniafacientes crudeliter eos vastabant. Postea decolonis unus ad eum fontem propterbonitatem aquae quaestus causa tabernamomnibus copiis instruxit eamque exercendoeos barbaros allectabat. Ita singillatimdecurrentes et ad coetus convenientes e duroferroque more commutati in Graecorumconsuetudinem et suavitatim sua voluntatereducebantur. Ergo ea aqua non inpudicomorbi vitio, sed humanitatis dulcedinemollitis animis barbarorum eam famam estadepta.

Nos queda el concluir la descripción de la ciudad, yaque la hemos iniciado. Así como en su parte derechaestá el templo de Venus y la fuente anteriormentedescrita, en la parte izquierda se levanta el palacioreal, que el mismo rey Mausolo pensó y construyó asu propio gusto. Desde el palacio, a la derecha se veel foro, el puerto y todo el perfil de las murallas; a laizquierda, un puerto aislado y oculto al pie de lasmontañas, que nadie puede observar ni conocer quées lo que se lleva a cabo en él; sólo el mismo rey,desde su propio palacio, ordena a los remeros ysoldados lo que necesitan hacer, sin que nadie seentere. Así pues, tras la muerte de Mausolo, loshabitantes de Rodas estaban indignados porque unamujer, Ártemis, esposa de Mausolo, gobernara sobrelas ciudades de Caria; se dirigieron hacia allí con suarmada, con el fin de apropiarse de este reino.Artemisa se enteró de sus intenciones y ordenó quesu propia flota se ocultara en el puerto,permaneciendo escondidos sus remeros ypertrechados sus marinos; ordenó, asimismo, que elresto de los ciudadanos se mantuvieran visibles en lamuralla. Cuando los habitantes de Rodasdesembarcaron en el puerto con una armada muchomejor equipada, Artemisa ordenó que los habitantes

[13] Relinquitur nunc, quoniam adexplicationem moenium eorum suminvectus, totam uti sunt definiam.Quemadmodum enim in dextra parte fanumest Veneris et fons supra scriptus, ita insinistro cornu regia domus, quam rexMausolus ad suam rationem conlocavit.Conspicitur enim ex ea ad dextram partemforum et portus moeniumque tota finitio, subsinistram secretus sub montibus latensportus, ita ut nemo posset, quid in eogeratur, aspicere nec scire, ut rex ipse de suadomo remigibus et militibus sine ullo scientequae opus essent, spectaret. [14] Itaque postmortem Mausoli Artemisiam uxorem eiusregnantem Rhodii indignantes mulieremimperare civitatibus Cariae totius, armataclasse profecti sunt, uti id regnumoccuparent. Tum Artemisiae cum esset idrenuntiatum, in eo portu abstrusam classemcelatis remigibus et epibatis conparatis,reliquos autem cives in muro esse iussit.Cum autem Rhodii ornata classe in portummaiorem exposuissent, plausum iussit abmuro his darent pollicerique se oppidum

Page 71: Diez libros de Arquitectura

M. Vitruvii Pollionis De Architectura Opus in Libris Decem

70

que estaban en el muro mostraran su alegría yprometieran entregar la ciudad. Ellos se introdujerondentro del recinto amurallado y abandonaron susnaves, vacías. Artemisa rápidamente socavó un canale hizo salir al mar a su propia flota desde un puertomás pequeño hasta un puerto más grande. Embarcósus soldados en las naves de los rodios, que llevó aalta mar. Los rodios no encontraron un lugar donderetirarse; sitiados en medio de la ciudad fueronasesinados en el mismísimo foro. Artemisa marchóhacia Rodas después de colocar a sus propiossoldados y remeros en las naves de los rodios. Loshabitantes de Rodas, al descubrir desde lejos que seacercaban sus propias naves, adornadas con hojas delaurel, pensando que sus conciudadanos regresabanvictoriosos, dieron acogida a sus propios enemigos.Artemisa se apoderó de Rodas, pasó a cuchillo a losprincipales generales de la ciudad, y levantó untrofeo por su victoria en la ciudad de Rodas, junto ados estatuas de bronce: una representaba la ciudad deRodas y la otra su propia persona; adornó la ciudadde Rodas con su propia imagen como símbolo yparadigma de su infamia. Posteriormente los rodios,marcados por escrúpulos de conciencia, ya que esilícito retirar un trofeo consagrado, construyeron a sualrededor un edificio y lo cubrieron al estilo griego;con el fin de que nadie lo pudiera ver, ordenaron quefuera llamado abaton («inaccesible»).

tradituros. Qui cum penetravissent intramurum relictis navibus inanibus, Artemisiarepente fossa facta in pelagum eduxitclassem ex portu minore et ita invecta est inmaiorem. Expositis autem militibus classemRhodiorum inanem abduxit in altum. ItaRhodii non habentes, quo se reciperent, inmedio conclusi in ipso foro sunt trucidati.[15] Ita Artemisia in navibus Rhodiorumsuis militibus et remigibus inpositis Rhodumest profecta. Rhodii autem, cumprospexissent suas naves laureatas venire,opinantes cives victores reverti hostesreceperunt. Tum Artemisia Rhodo captaprincipibus occisis tropaeum in urbemRhodo suae victoriae constituit aeneasqueduas statuas fecit, unam Rhodiorumcivitatis, alteram suae imaginis, et itafiguravit Rhodiorum civitati stigmatainponentem. Id autem postea Rhodiireligione inpediti, quod nefas est tropaeadedicata removeri, circa eum locumaedificium struxerunt et id erecta Graiastatione texerunt, ne qui possit aspicere, et idabaton vocitari iusserunt.

Por tanto, si reyes de tan elevado poder nodesdeñaron construcciones de paredes de ladrillo,quienes podían haberlas hecho con piedras, o inclusocon mármol, gracias al poder que tenían por lostributos y botines, en mi opinión, no convienedesaprobar los edificios construidos con ladrillos,siempre que estén convenientemente cubiertos. Voya explicar por qué no conviene esta clase deconstrucción en la ciudad de Roma, aduciendo lascausas de esta circunstancia. El derecho público nopermite construir paredes exteriores con un grosorque supere pie y medio. Las restantes paredes, con elfin de no acotar un espacio ya excesivamenteestrecho, se levantarán con el mismo grosor. Pero lasparedes de ladrillo, a no ser que tengan dos o treshileras de ladrillos, con un ancho de pie y medioúnicamente pueden soportar encima un piso. En unaciudad tan grande y con tal multitud de ciudadanosfue preciso ofrecer innumerables viviendas, y comoel suelo urbano es incapaz de acoger unamuchedumbre tan numerosa, que pueda vivir en laciudad, tal circunstancia obliga a dar una solución

[16] Cum ergo tam magna potentia regesnon contempserint latericiorum parietumstructuras, quibus et vectigalibus et praedasaepius licitum fuerat non modo caementicioaut quadrato saxo sed etiam marmoreohabere, non puto oportere inprobare quaesunt e latericia structura facta aedificia,dummodo recte sint tecta. Sed id genus quidita populo Romano in urbe fieri nonoporteat, exponam, quaeque sunt eius reicausae et rationes, non praetermittam. [17]Leges publicae non patiuntur maiorescrassitudines quam sesquipedales constituiloco communi; ceteri autem parietes, nespatia angustiora fierent, aedem crassitudineconlocantur. Latericii vero, nisi diplinthii auttriplinthii fuerint, sesquipedali crassitudinenon possunt plus unam sustinerecontignationem. In ea autem maiestate urbiset civium infinita frequentia innumerabileshabitationes opus est explicare. Ergo cumrecipere non possit area planata tantam

Page 72: Diez libros de Arquitectura

M. Vitruvii Pollionis De Architectura Opus in Libris Decem

71

mediante edificios que se levanten en varios pisos.Así, con pilares de piedra y con estructura demampostería se levantan varios pisos con numerososentramados, que logran como resultado unasviviendas altas, de enorme utilidad. Por tanto, elpueblo romano adquiere viviendas magníficas sinningún obstáculo, a partir de superponer unos pisossobre otros.

multitudinem ad habitandum in urbe, adauxilium altitudinis aedificiorum res ipsacoegit devenire. Itaque pilis lapideisstructuris testaceis, parietibus caementiciisaltitudines extructae contignationibus crebriscoaxatae cenaculorum ad summas utilitatesperficiunt despectationes. Ergo moenibus econtignationibus variis alto spatiomultiplicatis populus Romanus egregiashabet sine inpeditione habitationes.

Hemos ofrecido ya la razón de tales construccionesen la ciudad, donde las paredes no pueden ser deladrillo, por razones de espacio. Cuando es precisolevantar paredes de ladrillo fuera de la ciudad, queduren durante largo tiempo y sin ninguna clase deinconvenientes, debe procederse de la siguientemanera: debajo del tejado, en el remate de lasparedes, colóquese una estructura de barro cocido,con una altura aproximada de un pie y medio y quetenga unos resaltos o saledizos, a la manera de unacornisa. De esta forma será posible evitar losdefectos que normalmente suelen cometerse: cuandolas tejas se rompen o bien las derriban los vientos, lalluvia puede penetrar en el interior y la estructura debarro cocido impedirá que se dañe el ladrillo lossaledizos de las cornisas conseguirán que la lluvia noperjudique la vivienda al verter el agua al exterior yasí se conservarán intactas las paredes de ladrillo.Hablando, en concreto, sobre las tejas, nadie puedeprejuzgar al punto si son óptimas o defectuosas parala construcción; sólo cuando hayan sido colocadas yprobadas por las tormentas, se comprobará si sonsólidas; las que no sean adecuadas, por estar hechasde greda, o bien por haber estado muy poco tiempoen el horno, con toda claridad se constatarán susdefectos, al caer la escarcha y la nieve. Las que nopuedan soportar las inclemencias, tampoco podránofrecer seguridad en la construcción, soportando elpeso de la fábrica Por tanto, constrúyanse con tejasviejas y las paredes ofrecerán solidez.

[18] Quoniam ergo explicata ratio est, quidita in urbe propter necessitatem angustiarumnon patiuntur esse latericios parietes, cumextra urbem opus erit his uti, sine vitiis advetustatem, sic erit faciendum. Summisparietibus structura testacea sub tegulasubiciatur altitudine circiter sesquipedalihabeatque proiecturas coronarum. Ita vitaripoterunt quae solent in his fieri vitia; cumenim in tecto tegulae fuerint fractae aut aventis deiectae, qua possint ex imbribusaqua perpluere, non patietur lorica testacealaedi laterem, sed proiectura coronarumreiciet extra perpendiculum stillas et earatione servaverit integras parietumlatericiorum structuras.

[19] De ipsa autem testa, si sit optima seuvitiosa ad structuram, statim nemo potestiudicare, quod in tempestatibus et aestate intecto cum est conlocata, tunc, si est firma,probatur; namque quae non fuerit ex cretabona aut parum erit cocta, ibi se ostenditesse vitiosam gelicidiis et pruina tacta. Ergoquae non in tectis poterit pati laborem, eanon potest in structura oneri ferendo essefirma. Quare maxime ex veteribus tegulistecta structa; parietes firmitatem poterunthabere.

Quisiera que nunca se hubieran inventado las paredesde zarzos, pues cuantas más ventajas ofrecen por surapidez y por permitir espacios más anchos, tantomás frecuentes y mayores son los problemas queplantean, pues son fácilmente inflamables, como teasde fuego. Parece más acertado gastarse un poco másy usar barro cocido, que estar en un peligro continuo,por el ahorro que suponen las paredes de zarzos.

20] Craticii vero velim quidem ne inventiessent; quantum enim celeritate et locilaxamento prosunt, tanto maiori et communisunt calamitati, quod ad incendia uti facessunt parati. Itaque satius esse videturinpensa testaceorum in sumptu, quamcompendio craticiorum esse in periculo.Etiamque in tectoriis operibus rimas in his

Page 73: Diez libros de Arquitectura

M. Vitruvii Pollionis De Architectura Opus in Libris Decem

72

Cuando se enlucen estas paredes, se forman grietas sise colo can vigas perpendiculares y transversales. Asíes, al enlucirse y recibir el agua se hacen turgentes,posteriormente se contraen al irse secando y, de estemodo, se debilitan y anulan la solidez de losenlucidos. Mas si algunos, obligados por las prisas opor la escasez de medios, o por la naturaleza dellugar, levantan paredes de zarzos, deben proceder dela siguiente manera: constrúyase una base elevadaque no resulte afectada ni por los cascotes ni por elpavimento, pues cuando los zarzos se fijan en elpavimento con el tiempo se corrompen, vanhundiéndose y perdiendo su verticalidad, haciendopedazos los enlucidos.

faciunt arrectariorum et transversariorumdispositione, Cum enim linuntur, recipientesumorem turgescunt, deinde siccescendocontrahuntur et ita extenuati disrumpunttectoriorum soliditatem. Sed quoniamnonnullos celeritas aut inopia aut in pendentiloco dissaeptio cogit, sic erit faciundum.Solum substruatur, ut sit intactum ab rudereet pavimento; obruta enim in his cum sunt,vetustate marcida fiunt; deinde subsidentiaproclinantur et disrumpunt speciemtectoriorum.

Hemos tratado ya, en cuanto me ha sido posible,sobre las cualidades e inconvenientes de las paredes,de modo general. Pasar¿ ahora a desarrollar el temade los entramados así como de los materiales con losque se preparan, para que se mantengan sólidosdurante mucho tiempo; y todo, según nos enseña lamisma naturaleza.

De parietibus et apparitione generatimmateriae eorum, quibus sint virtutibus etvitiis, quemadmodum potui, exposui; decontignationibus autem et copiis earum,quibus conparentur, et ad vetustatem nonsint infirmae, uti natura rerum monstrat,explicabo.

Capítulo noveno

La madera

Caput NonumLa madera debe cortarse en el intervalo de tiempoque media entre el otoño y un poco antes de queempiece a soplar el Favonio4. No es convenientecortarla en primavera, pues todos los árboles están apunto de brotar y concentran su energía para hacerflorecer su follaje y sus frutos de cada año. Cuandoestán sin hojas y húmedos, por motivo de la estacióndel año, son inútiles y poco aptos, debido a suporosidad. Igual que las mujeres, cuando están enestado, no poseen un cuerpo sano ni vigoroso desdela concepción hasta el parto, ni tampoco se ofertancomo sanas ni fuertes las embarazadas que sonvendidas como esclavas; se debe a que, aldesarrollarse el feto en el útero, toma para su propioprovecho las propiedades y vitaminas del alimento ycuanto se va haciendo más desarrollado hastamadurar en el momento del parto, menos permite quesean fuertes y sólidos los cuerpos donde se vaengendrando. Después del parto, dado que el

[1] Materies caedenda est a primo autumnoad id tempus, quod erit antequam flareincipiat favonius. Vere enim omnes arboresfiunt praegnates et omnes suae proprietatisvirtutem efferunt in frondemanniversariosque fructus. Cum ergo inaneset umidae temporum necessitate eorumfuerint, vanae fiunt et raritatibus inbecillae;uti etiam corpora muliebria, cumconceperint, ad foetus a partu non iudicanturintegra, neque in venalibus ea, cum suntpraegnantia, praestantur sana, ideo quod incorpore praeseminatio crescens ex omnibuscibi potestatibus detrahit alimentum in se, etquo firmior efficitur ad maturitatem partus,eo minus patitur esse solidum id ex quoipsum procreatur. Itaque edito foetu, quodprius in aliud genus incrementi detrahebatur,cum a disparatione procreationis est

4 En los primeros días de febrero.

Page 74: Diez libros de Arquitectura

M. Vitruvii Pollionis De Architectura Opus in Libris Decem

73

alimento inicialmente era apartado hacia otro ser, seve libre por la separación del feto ya nacido. Alrecibir y absorber la fuerza vital por sus venas vacíasy abiertas, el cuerpo se va endureciendo y vuelve a suanterior solidez y firmeza natural. Exactamente porla misma razón, en el otoño, al madurar sus frutos yen consecuencia marchitarse su follaje, reciben lasraíces de los árboles toda su savia de la misma tierra,y vuelven a recobrar y a renovar su anterior robustez.La fuerza del frío invernal les da consistencia y losmantiene como comprimidos, durante esta estación,como he dicho anteriormente. Por tanto, si se tala sumadera durante este tiempo, será una maderaapropiada por las razones que he expuesto. Convieneque sea talado haciendo un corte en el tronco delárbol por la mitad hasta la médula y se deje así, conel fin de que se vaya secando y deje caer gota a gotasu jugo. En consecuencia, el líquido perjudicial onocivo, más próximo al tuétano de la madera, no secorromperá dentro ni corromperá tampoco la calidadde la madera. Cuando el árbol esté seco y sin gota dehumedad, será el momento preciso para derribarlo,pues será magnífico para ser utilizado en laconstrucción. Exactamente lo mismo debe tenerse encuenta sobre toda clase de arbustos. En efecto,cuando éstos son atravesados de parte a parte en suzona más baja y a su debido tiempo, derraman ellíquido sobrante y nocivo de sus médulas a través desus poros, y al irse secando adquieren una largaduración. Ahora bien, los que no posean poros pordonde salgan sus líquidos, al desarrollarse éstos en suinterior, se hacen putrefactos y se corrompen,haciéndolos inútiles y defectuosos. Por tanto, si semantienen en pie y con vida y al secarse no pierdensu vigor, cuando sean abatidos para aprovechar sumadera -si han sido saneados de esta forma-, contoda seguridad ofrecerán importantes ventajas en losedificios, durante largo tiempo.

liberatum, inanibus et patentibus venis in serecipient. Lambendo sucum etiam solidescitet redit in pristinam naturae firmitatem. [2]Eadem ratione autumnali tempore maturitatefructuum flaccescente fronde, et terrarecipientes radices arborum in se sucumreciperantur et restituuntur in antiquamsoliditatem. At vero aeris hiberni visconprimit et consolidat eas per id, ut suprascriptum est, tempus. Ergo si ea ratione et eotempore, quod est supra scriptum, caediturmateries, erit tempestiva. [3] Caedi autem itaoportet, uti incidatur arboris crassitudo admediam medullam, et relinquatur, uti peream exsiccescat stillando sucus. Ita qui inestin his inutilis liquor effluens per torulumnon patietur emori in eo saniem neccorrumpi materiae aequalitatem. Tumautem, cum sicca et sine stillis erit arbor,deiciatur et ita erit optima in usu.

[4] Hoc autem ita esse licet animumadvertere etiam de arbustis. Ea enim cumsuo quoque tempore ad imum perforatacastrantur, profundunt e medullis quaehabent in se superantem et vitiosum, perforamina liquorem, et ita siccescendorecipiunt in se diuturnitatem. Quae autemnon habent ex arboribus exitus umoris, intraconcrescentes putrescunt, et efficiunt inaneseas vitiosas. Ergo si stantes et vivaesiccescendo non senescunt, sine dubio cumeae ad materiam deiciuntur, cum ea rationecuratae fuerint, habere poterunt magnas inaedificiis ad vetustatem utilitates.

Comparados entre sí los árboles ofrecen propiedadesdiferentes y variadas, como por ejemplo, el roble, elolmo, el álamo, el ciprés, el abeto..., queproporcionan una madera muy adecuada para laconstrucción. No tiene las mismas propiedades elroble que el abeto, ni el ciprés que el olmo; ningúnárbol posee las mismas cualidades que otros debido asu propia naturaleza, sino que cada clase de árbol, enrelación con los demás, sobresale por unaspropiedades específicas de su clase. En primer lugar,el abeto contiene gran cantidad de aire y de fuego yapenas agua y tierra; pesa muy poco, pues posee los

[5] Hae autem inter se discrepantes etdissimiles habent virtutes, uti robur, ulmus,populus, cupressus, abies ceteraque, quaemaxime in aedificiis sunt idonea. Namquenon potest id robur quod abies, neccupressus quod ulmus, nec cetera easdemhabent inter se natura rerum similitates, sedsingula genera principiorum proprietatibusconparata alios alii generis praestant inoperibus effectus. [6] Et primum abies aerishabens plurimum et ignis minimumqueumoris et terreni, levioribus rerum naturae

Page 75: Diez libros de Arquitectura

M. Vitruvii Pollionis De Architectura Opus in Libris Decem

74

principios más ligeros de la naturaleza. Si semantiene con su vigor natural, soporta sin doblarse elpeso que se imponga y permanece totalmente rectoen el entramado. Como contiene en su interiorexcesivo fuego, genera y alimenta la carcoma;además se inflama rápidamente, pues como poseepoco aire y es excesivamente poroso, arde confacilidad, produciendo abundantes llamas. Antes deser cortado, la parte del abeto que está en contactocon la tierra es lisa y sin nudos, pues toma el agua delas proximidades por medio de las raíces. En la partedel abeto que está más elevada, por la fuerza delcalor salen al exterior muchas ramas y es muynudoso; al talarlo aproximadamente a 20 pies dealtura y al cepillarlo bien, se dice que es un abeto«fusterno», debido a la dureza de sus nudos. La partemás baja, cuando al cortar el abeto queda separada encuatro partes siguiendo sus vetas, eliminando la parteinmediata al tuétano de la madera, la madera restantese utiliza para obras de talla delicada e interior, y sedenomina «sapínea».

potestatibus conparata non est ponderata.Itaque rigore naturali contenta non citoflectitur ab onere, sed directa permanet incontignatione. Sed ea, quod habet in se pluscaloris, procreat et alit cariem ab eaquevitiatur, etiamque ideo celeriter accenditur,quod quae inest in eo corpore aeris raritas etest patens, accipit ignem et ita vehementemex se mittit flammam. [7] Ex ea autem,antequam est excisa, quae pars est proximaterrae, per radices recipiens ex proximitateumorem enodis et liquida efficitur; quaevero est superior, vehementia caloris eductisin aera per nodos ramis, praecisa alte circiterpedes XX et perdolata propter nodationisduritiem dicitur esse fusterna. Ima autem,cum excisa quadrifluviis disparatur, eiectotorulo ex eadem arbore ad intestina operaconparatur et ab infima fusterna sappineavocatur.

La encina posee en abundancia mucha tierra yescasos principios de agua, aire y fuego; cuando sesoterra en excavaciones, adquiere una ilimitadaduración. Debido a su densidad no tiene poros y si sehumedece, no puede recibir el líquido, resiste lahumedad, se retuerce y acaba agrietando las obras enlas que se utilice.

[8] Contra vero quercus terrenisprincipiorum satietatibus abundansparumque habens umoris et aeris et ignis,cum in terrenis operibus obruitur, infinitamhabet aeternitatem. Ex eo cum tangiturumore, non habens foraminum raritatespropter spissitatem non potest in corpusrecipere liquorem, sed fugiens ab umoreresistit et torquetur et efficit, in quibus estoperibus, ea rimosa.

Por el contrario, la encina «aesculus» adquieremagníficas propiedades para la construcción, ya queposee una adecuada combinación de los cuatroprincipios; si se coloca en un sitio húmedo, al recibirel agua por sus poros y al despedir el aire y el fuego,queda dañada y se echa a perder por su excesivahumedad. El brezo, el alcornoque y el haya, puestoque poseen una mezcla equilibrada de agua, fuego ytierra y abundante cantidad de aire, se marchitanrápidamente al recibir agua en sus raíces a través desus poros. El álamo blanco y el álamo negro, asícomo el sauce, el tilo y el agnocasto poseen granabundancia de fuego y de aire, moderadamente aguay escasa tierra, con una composición más ligera; porello, ofrecen una excepcional firmeza en su uso. Porla mezcla de tierra que contienen, son más bienblandos y por su porosidad adquieren un color

[9] Aesculus vero, quod est omnibusprincipiis temperata, habet in aedificiismagnas utilitates; sed ea, cum in umoreconlocatur recipiens penitus per foraminaliquorem eiecto aere et igni operationeumidae potestatis vitiatur. Cerrus quercusfagus, quod pariter habent mixtionemumoris et ignis et terreni, aeris plurimum,provisa raritates umoris penitus recipiendoceleriter marcescunt. Populus alba et nigra,item salix, tilia vitex ignis et aeris habendosatietatem, umoris temperate, parum autemterreni habens leviore temperaturacomparata, egregiam habere videtur in usurigiditatem. Ergo cum non sint dura terrenimixtione propter raritatem sunt candida et insculpturis commodam praestant

Page 76: Diez libros de Arquitectura

M. Vitruvii Pollionis De Architectura Opus in Libris Decem

75

blanco, ofreciendo una apropiada manejabilidad paralas tallas. El aliso (álamo negro), que crece junto alas orillas de los ríos, aparentemente su madera esescasamente apro vechable, pero sin embargocontiene extraordinarias cualidades. En efecto, poseegran cantidad de aire y de fuego, relativamente pocatierra y menos todavía agua. Enraizados en terrenospantanosos, como cimientos, y clavándolos comoestacas para edificar sobre ellos, recogen la humedadde la que están faltos, y se mantienen perennesdurante larguísimo tiempo soportando elimpresionante peso de todo el edificio, sin ocasionarningún defecto. No sobreviven mucho tiempo fuerade la tierra, pero sí sumergidos en el agua. Es muyinteresante observar este tipo de construcciones enRávena, donde todos los edificios, tanto públicoscomo privados, se levantan sobre estacas que sirvende cimientos y son de esta clase de madera. El olmoy el fresno poseen gran proporción de agua,poquísimo aire y fuego y una cantidad relativa detierra. En las construcciones son blandos y por suexceso de humedad no poseen rigidez y se curvanrápidamente; cuando con el paso de los meses sesecan, o bien van muriendo por la pérdida dehumedad, se endurecen y, por su ductilidad, actúancomo firmes ataduras en las uniones y junturas. Elcarpe contiene muy escasa cantidad de fuego y detierra y muchísimo aire y agua, es poco quebradizo yposee una manejabilidad francamente muyaprovechable. Los griegos, que fabrican los yugos delas caballerías con esta madera -llamados ziga-,llaman también del mismo modo al carpe -zyg¡an-.Son muy admirables y llamativos el ciprés y el pino,pues contienen una composición equilibrada defuego, aire y tierra y abundante agua; debido a lacantidad de agua, normalmente se curvan en lasconstrucciones pero se conservan intactos durantelargo tiempo, pues el líquido que constituye sunaturaleza interior posee un sabor amargo que impideél que penetre la carcoma y los insectos que causangraves daños. Por tanto, los que se llegan a usar enlas construcciones se mantienen en inmejorablescondiciones durante largo tiempo. El cedro y elenebro poseen las mismas propiedades y las mismasventajas; pero mientras que del ciprés y del pinodestila la resina, del cedro brota un aceite que sellama «aceite de cedro»; cuando se ungen con esteaceite los libros, quedan protegidos contra lacarcoma y las polillas; la disposición de sus hojas yramas es parecida a la del ciprés; su madera es deveta recta. En el templo de Éfeso hay una estatua de

tractabilitatem. [10] Alnus autem, quaeproxima fluminum ripis procreatur etminime materies utilis videtur, habet in seegregias rationes. Etenim aere et igniplurimo temperata, non multem terreno,umore paulo. Itaque in palustribus locis infrafundamenta aedificiorum palationibus crebrefixa, recipiens in se quod minus habet incorpore liquoris, permanet inmortalis adaeternitatem et sustinet inmania ponderastructurae et sine vitiis conservat. Ita quaenon potest extra terram paulum tempusdurare, ea in umore obruta permanet addiuturnitam. [11] Est autem maximum idconsiderare Ravennae, quod ibi omnia operaet publica et privata sub fundamentis eiusgeneris habeant palos. Ulmus vero etfraxinus maximos habent umorisminimumque aeris et ignis, terreni temperatemixtione comparatae. Sunt in operibus, cumfabricantur, lentae et ab pondere umoris nonhabent rigorem et celeriter pandant; simulautem vetustate sunt aridae factae aut inagro perfecto qui est eis liquor stantesemoriuntur, fiunt duriores et in commissuriset coagmentationibus ab lentitudine firmasrecipiunt catenationes. [12] Item carpinus,quod est minima ignis et terreni mixtione,aeris autem et umoris summa contineturtemperatura, non est fragilis, sed habetutilissimam tractabilitatem. Itaque Graeci,quod ea materia iuga iumentis conparant,quod apud eos iuga zyga vocitantur, itemzygian eam appellant. Non minus estadmirandum de cupresso et pinu, quod eaehabentes umoris abundantiam aequamqueceterorum mixtionem, propter umorissatietatem in operibus solent esse pandae,sed in vetustatem sine vitiis conservantur,quod is liquor, qui inest penitus incorporibus earum, habet amarum saporemqui propter acritudinem non patiturpenetrare cariem neque eas bestiolas quaesunt nocentes. Ideoque quae ex hisgeneribus opera constituuntur, permanent adaeternam diuturnitatem. [13] Item cedrus etiuniperus easdem habent virtutes etutilitates; sed quemadmodum ex copressu etpinu resina ex cedro oleum quod cedriumdicitur, nascitur, quo reliquae res cum suntunctae, uti etiam libri, a tineis et carie non

Page 77: Diez libros de Arquitectura

M. Vitruvii Pollionis De Architectura Opus in Libris Decem

76

Diana de madera de cedro, así como un artesonado;también en otros nobles templos hay artesonados dela misma madera, precisamente porque dura unaeternidad. Los cedros nacen, sobre todo, en Creta,África, y en algunas regiones de Siria. El alerce, queúnicamente es conocido en los municipios quebordean el río Po y las costas del Adriático, no sólose mantiene a salvo de la carcoma y de la polilla, porposeer una savia nociva y fuerte, sino que además esincombustible, a no ser que se queme con otra clasede leña, como sucede con las piedras que se quemanen el horno para producir cal; ni siquiera así sepueden prender ni se pueden reducir a carbón, sinoque tras mucho tiempo, lentamente, se destruyen porel fuego. Posee una composición mínima de fuego yaire y una solidez compacta por el agua y por latierra; no tiene poros por donde pueda penetrar elfuego, resiste su fuerza y tarda mucho tiempo enquedar dañado; por causa de su peso no flota sobre elagua, por lo que debe ser transportado en naves o enbalsas de madera de abeto.

laeduntur. Arboris autem eius sunt similescupresseae foliaturae; materies vena directa.Ephesi in aede simulacrum Dianae ex ea,lacunaria et ibi et in ceteris nobilibus fanispropter aeternitatem sunt facta. Nascunturautem eae arbores maxime Cretae et Africaeet nonnullis Syriae regionibus. [14] Larixvero, qui non est notus nisi is municipalibusqui sunt circa ripam fluminis Padi et litoramaris Hadriani, non solum ab sucovehementi amaritate ab carie aut tinea nonnocetur, sed etiam flammam ex igni nonrecipit, nec ipse per se potest ardere, nisi utisaxum in fornace ad calcem coquendam aliislignis uratur; nec tamen tunc flammamrecipit nec carbonem remittit, sed longospatio tarde comburitur. Quod est minimaignis et aeris e principiis temperatura, umoreautem et terreno est spisse solidata, nonhabet spatia foraminum, qua possit ignispenetrare, reicitque eius vim nec patitur abeo sibi cito noceri, propterque pondus abaqua non sustinetur, sed cum portatur, aut innavibus aut supra abiegnas rates conlocatur.

Merece la pena conocer el hallazgo de esta maderatan especial. Estaba acampado con su ejército elDivino César cerca de los Alpes y ordenó a losmunicipios que le abastecieran de víveres. Allímismo había una fortaleza, llamada Larigno, cuyoshabitantes, confiados en su protección natural,desobedecieron sus órdenes. El emperador decidióacercar sus tropas. Ante el portalón de la fortalezahabía una torre, construida con esta misma madera,mediante vigas transversales alternativamente, comose prepara una pira, con el fin de rechazar desde loalto, con palos y piedras, a quienes intentaranacercarse. Mas al advertir César que no poseían otrotipo de dardos y que no podían lanzarlos muy lejosde la muralla, por resultar muy pesados, ordenó que,acercándose a la torre, arrojaran unos manojos deramas y teas encendidas. Rápidamente los soldadosprepararon montones de ramas y de teas y cuando lasllamas prendieron las ramas en torno a la torre demadera, corrió el rumor por todas partes de queaquella inmensa mole había cedido en su totalidad.Se apagó el fuego, se normalizó la situación yapareció la torre intacta e inmune. César, lleno deadmiración, mandó que fuera rodeada de nuevo y quese colocaran más allá del alcance de los dardos. Loshabitantes de la fortaleza, Henos de temor, se

[15] Ea autem materies quemadmodum sitinventa, est causa cognoscere. Divus Caesarcum exercitum habuisset circa Alpesimperavissetque municipiis praestarecommeatus, ibique esset castellum munitum,quod vocaretur Larignum, tunc, qui in eofuerunt, naturali munitione confisi nolueruntinperio parere. Itaque imperator copias iussitadmoveri, erat autem ante eius castelliportam turris ex hac materia alternis trabibustransversis uti pyra inter se composita alte,uti posset de summo sudibus et lapidibusaccedentes repellere. Tunc vero cumanimadversum est alia eos tela praeter sudesnon habere neque posse longius a muropropter pondus iaculari, imperatum estfasciculos ex virgis alligatos et facesardentes ad eam munitonem accendentesmittere. [16] Itaque celeriter militescongesserunt. Posteaquam flamma circaillam materiam virgas comprehendisset, adcaelum sublata efficit opinionem, utivideretur iam tota moles concidisse. Cumautem ea per se extincta esset et re quietaturris intacta apparuisset, admirans Caesariussit extra telorum missionem eos

Page 78: Diez libros de Arquitectura

M. Vitruvii Pollionis De Architectura Opus in Libris Decem

77

rindieron; César preguntó de dónde procedía aquellamadera que resultaba incombustible. Le mostraronunos árboles que eran muy abundantes en aquellosparajes. Así, del nombre de la fortaleza «Larignum»tomó su nombre esta madera que se llama «larigna».Se transporta a Rávena por el cauce del río Po y sesuministra a las colonias de Fano, Pésaro, Ancona yotras colonias que pueblan esta región. Si fueraposible transportarla a Roma, proporcionaría grandesbeneficios para las edificaciones, si no para todo eledificio, ciertamente sí para los tablones que secolocan en los aleros bordeando las casas de alquiler;de esta manera, los edificios quedarían libres delpeligro de los incendios, ya que esta madera resisteeficazmente el fuego y no se deshace en cenizas. Losalerces poseen hojas parecidas a las del pino; suespléndida madera es tan manejable para obras detalla delicada como la del abeto y posee una resinalíquida, del color de la miel de Ática, que tienepropiedades curativas, sobre todo para los tísicos.

circumvallari. Itaque timore coacti oppidanicum se dedidissent, quaesitum, unde essentea ligna quae ab igni non laederentur. Tuncei demonstraverunt eas arbores, quarum inhis locis maximae sunt copiae. Et ideo idcastellum Larignum, item materias larignaest appelata. Haec autem per PadumRavennam deportatur. In colonia Fanestri,Pisauri, Anconae reliquisque, quae sunt in earegione, municipiis praebetur. Cuiusmateries si esset facultas adportationibus adurbem, maximae haberentur in aedificiisutilitates, et si non in omne, certe tabulae insubgrundiis circum insulas si essent ex eaconlocatae, ab traiectionibus incendiorumaedificia periculo liberarentur, quod eaneque flammam nec carbonem possuntrecipere nec facere per se. [17] Sunt autemeae arbores foliis similibus pini; materiesearum prolixa, tractabilis ad intestinum opusnon minus quam sappinea, habetque resinamliquidam mellis Attici colore, quae etiammedetur phthisicis.

He ido explicando cada una de las maderas, así comolas propiedades que la naturaleza les ha concedido ylas condiciones en las que se producen. Paso aexplicar ahora por qué el abeto que en Roma se llama«abeto del Adriático» es de peor calidad que el abeto«del Tirreno», que presenta una extraordinariautilidad por su larga duración; pues bien, paso aexplicar estos temas, los defectos o cualidades queposeen según las particularidades del terreno, con elfin de clarificar a quienes consideren estas palabrascon atención.

De singulis generibus, quibus proprietatibuse natura rerum videantur esse comparataequibusque procreantur rationibus, exposui.Insequitur animadversio, quid ita quae inurbe supernas dicitur abies, deterior est,quae infernas, egregios in aedificiis addiuturnitatem praestat usus, et de his rebus,quemadmodum videantur e locorumproprietatibus habere vitia aut virtutes, uti easint considerantibus apertiora, exponere.

Capítulo décimo

El abeto del Adriático y el abeto del Tirreno

Caput DecimumLas primeras estribaciones de los Apeninosarrancan del mar Tirreno, en los Alpes de laProvenza, y se extienden hasta las últimas regionesde Etruria. Sus cumbres describen un giro hastacasi alcanzar las costas del mar Adriático. La partemás anterior de esta curvatura, que está orientadahacia Etruria y Campania, ofrece unas especiales

[1] Montis Appennini primae radices abTyrrenico mari in Alpis et in extremasEtruriae regiones oriuntur. Eius vero montisiugum se circumagens et media curvaturaprope tangens oras maris Hadriani pertingitcircumitionibus contra fretum. Itaque citerioreius curvatura quae vergit ad Etruriae

Page 79: Diez libros de Arquitectura

M. Vitruvii Pollionis De Architectura Opus in Libris Decem

78

posibilidades por estar expuesta al sol y recibirconstantemente sus rayos. La parte posterior, queestá orientada hacia el Adriático, próxima a lasregiones del Norte, aparece rodeada por zonasumbrías, frondosas y muy espesas; los árboles quecrecen en esta parte, al estar bien nutridos por unaabundante humedad, se desarrollan alcanzandoenorme corpulencia y, además, sus poros estánsaturados y sobrecargados de agua. Cuando sontalados y su madera es pulida, pierden su fuerza ovigor; mantienen la firmeza de sus poros al secarsey debido precisamente a su porosidad resultan pocoútiles y de escasa duración, lo que provoca quesean poco resistentes. Los árboles que crecen en loslugares orientados al curso del sol, como no poseenuna exagerada porosidad, al secarse se endurecen,pues el sol absorbe tanto su humedad como la de latierra. Los árboles que crecen en zonas expuestas alsol, endurecidos por la densa abundancia de susporos, carecen de humedad y, cuando se pule sumadera, brindan extraordinarias ventajas dedurabilidad. Por ello, los árboles del Tirreno, queson transportados desde los lugares expuestos alsol, son mejores y más útiles que los árboles queson transportados desde las zonas umbrías delAdriático.

Campaniaque regiones, apricis estpotestatibus; namque impetus habet perpetuosad solis cursum. Ulterior autem, quae estproclinata ad superum mare, septentrionaliregioni subiecta continetur umbrosisi et opacisperpetuitatibus. Itaque quae in ea partenascuntur arbores, umida potestate nutritaenon solum ipsae augentur amplissimismagnitudinibus, sed earum quoque venaeumoris copia repletae urgentis liquorisabundantia saturantur. Cum autem excisae etdolatae vitalem potestatem amiserunt,venarum rigore permanente siccescendopropter raritatem fiunt inanes et evanidae,ideoque in aedificiis non possunt haberediuturnitatem. [2] Quae autem ad solis cursumspectantibus locis procreantur, non habentesinterveniorum raritates siccitatibus exsuctaesolidantur, quia sol non modo ex terralambendo sed etiam ex arboribus educitumores. Itaque, sunt in apricis regionibus,spissis venarum crebritatibus solidatae nonhabentes ex umore raritatem; quae, cum inmateriem perdolantur, reddunt magnasutilitates ad vetustatem. Ideo infernates, quodex apricis locis adportantur, meliores sunt,quam quae ab opacis de supernatibusadvehuntur.

Como mejor he podido, he ido tratando losmateriales necesarios en la preparación de losedificios, sus composiciones a partir de losprincipios naturales, las cualidades einconvenientes inherentes a cada clase de árbolescon el fin de que lo tengan presente losconstructores. Así, quienes pudieran seguir estosPrincipios Y reglas serán más prudentes y podránescoger, según sus prestaciones, distintas clases demadera apropiadas para sus obras. En fin, ya quehemos tratado sobre los preparativos necesariospara construir, en los restantes libros haremos unaexplicación de los edificios mismos; en primerlugar, pasaré a describir, en el siguiente libro, lostemplos sagrados de los dioses inmortales, susimetría y proporción; será con todo detalle y comolo exige la lógica del orden.

[3] Quantum animo considerare potui, decopiis quae sunt necessariae in aedificiorumconparationibus, et quibus temperaturis ererum natura principiorum habere videanturmixtionem quaeque insunt in singulisgeneribus virtutes et vitia, uti non sint ignotaaedificantibus, exposui. Ita, qui potuerinteorum praeceptorum sequi praescriptiones,erunt prudentiores singulorumque generumusum eligere poterunt in operibus. Ergoquoniam de apparitionibus est explicatum, inceteris voluminibus de ipsis aedificiisexponitur; et primum de deorum inmortaliumaedibus sacris et de earum symmetriis etproportionibus, uti ordo postulat, insequentiperscribam.

Page 80: Diez libros de Arquitectura

M. Vitruvii Pollionis De Architectura Opus in Libris Decem

79

LIBRO III

Introducción

PraefatioApolo de Delfos manifestó, por medio de losoráculos de la Pitonisa, que Sócrates era el más sabiode todos los hombres. Sócrates permanece en elrecuerdo por sus opiniones prudentes y llenas desabiduría; afirmaba que era muy conveniente que elcorazón del hombre estuviera abierto de par en par,para no mantener ocultos sus pensamientos nisentimientos, sino patentes a la consideración de todoel mundo. ¡Ojalá la Naturaleza, siguiendo su opinión,hubiera determinado manifestarse con claridad entodos sus aspectos! Si fuera así, se percibirían muyde cerca las cualidades y defectos de los humanos, eincluso las ciencias especulativas, sometidas a laconsideración de ojos ajenos, quedarían avaladas concríticas contundentes que añadirían unaextraordinaria y sólida autoridad y competencia a lossabios y a los hombres doctos. Mas como no es así,sino que todo ha quedado fijado como la Naturalezaha querido, no se sigue que los hombres sean capacesde juzgar, en su auténtica realidad, los conocimientosde los artistas, profundamente ocultos en su interior.Incluso los mismos artífices ofrecerían toda sucapacidad, aunque no fueran ricos pero sí conocieransu oficio basado en una larga experiencia, o bien,preparados con la elocuencia y la ciencia del foro,pudieran alcanzar la autoridad de tales conocimientospor su destreza, con el fin de que los demás diéramoscrédito a la capacidad que profesan. Podemosconstatarlo en los antiguos escultores y pintores, pueslos que poseían reconocidos méritos y estimaciónhan permanecido en el recuerdo perenne para toda laposteridad, como son Mirón, Policleto, Fidias, Lisipoy otros muchos que alcanzaron la gloria gracias a suhabilidad artística. Lograron la fama porque sustrabajos tenían como destinatarios a reyes, noblesciudadanos o a importantes ciudades. Pero, quienescon similar afición, ingenio y habilidad realizaronobras perfectas y extraordinarias, tanto para susconciudadanos como para los que poseían escasosmedios económicos, no llegaron nunca a alcanzarningún reconocimiento, pues fueron burlados por laFortuna. Y no es que sus obras carecieran de mérito,de destreza y talento, como sucedió con el atemense

[1] Delphicus Apollo Socratem omniumsapientissimum Pythiae responsis estprofessus. Is autem memoratur prudenterdoctissimeque dixisse, oportuisse hominumpectora fenestrata et aperta esse, uti nonoccultos haberent sensus sed patentes adconsiderandum. Utinam vero rerum naturasententiam eius secuta explicata etapparentia ea constituisset! Si enim itafuisset, non solum laudes aut vitia animorumad manum aspicerentur, sed etiamdisciplinarum scientiae sub oculorumconsideratione subiectae non incertis iudiciisprobarentur, sed et doctis et scientibusauctoritas egregia et stabilis adderetur. Igiturquoniam haec non ita, sed uti natura rerumvoluit, sunt constituta, non efficitur utpossint homines obscuratis sub pectoribusingeniis scientias artificiorum penituslatentes, quemadmodum sint, iudicare.Ipsique artifices pollicerentur suamprudentiam, si non pecunia sint copiosi sedvetustate officinarum habuerint notitiam; autetiam gratia forensi et eloquentia cumfuerint parati, pro industria studiorumauctoritates possunt habere, ut eis, quodprofitentur scire, id crederetur.[2] Maxime autem id animadverterepossumus ab antiquis statuariis et pictoribus,quod ex his, qui dignitates notas etcommendationis gratiam habuerunt, aeternamemoria ad posteritatem sunt permanentes,uti Myron, Polycletus, Phidias, Lysippusceterique, qui nobilitatem ex arte suntconsecuti. Namque ut civitatibus magnis autregibus aut civibus nobilibus opera fecerunt,ita id sunt adepti. At qui non minori studio etingenio sollertiaque fuerunt nobilibus ethumili fortuna civibus non minus egregieperfecta fecerunt opera, nullam memoriamsunt adsecuti, quod hi non ab industrianeque artis sollertia sed a Felicitate fueruntdecepti, ut Hegias Atheniensis, Chion

Page 81: Diez libros de Arquitectura

M. Vitruvii Pollionis De Architectura Opus in Libris Decem

80

Hegias, Quión de Corinto, Miagro de Focea, Faraxde Éfeso, Boedas de Bizancio, y otros muchos.Exactamente lo mismo sucedió con pintores, comoAristómenes de Taso, Policles y Andrócides deCicico, Theon de Magnesia, y otros muchos pintoresa quienes no les faltó ni habilidad, ni talento, ni arte,pero o bien por la escasez de su patrimonio familiar,o bien por su mala suerte, o bien porque fueronsuperados en sus pretensiones, en competencia consus rivales, quienes resultaron ser un seno obstáculoa sus merecimientos. No debe ser motivo deadmiración, sino de auténtica indignación el quepermanezcan en la oscuridad los méritos de suproducción artística, precisamente por falta de unajusta valoración de sus obras; sobre todo debemosindignarnos cuando observamos que en actossociales con frecuencia se desvirtúa su justaconsideración y cotización, mediante falsosasentimientos. Por tanto, como era del agrado deSócrates, si los sentimientos, opiniones yconocimientos científicos se hicieran prosperarmediante enseñanzas prácticas, serían claros ytransparentes y no prevalecería ni la influencia ni laparcialidad; y si algunos alcanzaran la cima de laciencia mediante verdaderos y auténticos esfuerzos,espontáneamente a ellos se les encargarían lostrabajos. Ya que tales hechos ni son patentes nivisibles, como pensamos que convenía, observo quelos ignorantes superan a los sabios por tener másinfluencia y pienso que no se debe competir con losignorantes en sus pretensiones. Por ello, pasaré amostrar las cualidades de nuestros conocimientos,mediante la publicación de estas normas.

Corinthius, Myagrus Phocaeus, PharaxEphesius, Boedas Byzantius etiamque aliiplures. Non minus item, pictores, utiAristomenes Thasius, Polycles etAndrocydes <Cyzice> ni, Theo Magnesceterisque, quos neque industria neque artisstudium neque sollertia deficit, sed aut reifamiliaris exiguitas aut inbecillitas fortunaeseu in ambitione certationis contrariorumsuperatis obstitit eorum dignitati.[3] Nec tamen est admirandum, si propterignotitiam artis virtutes obscurantur, sedmaxime indignandum, cum etiam saepeblandiatur gratia conviviorum a verisiudiciis ad falsam probationem. Ergo, utiSocrati placuit, si ita sensus et sententiaescientiaeque disciplinis auctae perspicuae etperlucidae fuissent, non gratia neque ambitiovaleret, sed si qui veris certisque laboribusdoctrinarum pervenissent ad scientiamsummam, eis ultro opera traderentur.Quoniam autem ea non sunt inlustria necqueapparentia in aspectu, ut putamus oportuisse,et animadverto potius indoctos quam doctosgratia superare, non esse certandum iudicanscum indoctis ambitione, potius hicpraeceptis editis ostendam nostrae scientiaevirtutem.

Así pues, ¡oh Emperador!, te expliqué y te expuse ya,en el primer libro, las condiciones de la arquitectura,las cualidades y las enseñanzas prácticas propias delarquitecto que él mismo debe potenciar Dejé claropor qué el arquitecto debe ser experto en talesenseñanzas; dividí en partes las normas de laarquitectura y las delimité con sus propiasdefiniciones. Como era importante y necesario,expuse con razonamientos todo el tema de lafundación de las ciudades, la manera de seleccionarlos lugares más favorables; desarrollé la cuestión delos vientos, su número y la procedencia de cada unode ellos, plasmándolos en unos gráficos; di porterminado el primer libro, mostrando la ubicación deplazas y barrios, con el fin de mejorar su distribuciónurbanística dentro de las murallas. En el libro

[4] Itaque, imperator, in primo voluminetibi de arte et quas habeat ea virtutesquibusque disciplinis oporteat esse auctumarchitectum, exposui et subieci causas, quidita earum oporteat eum esse peritum,rationesque summae architecturae partitionedistribui finitionibusque terminavi. Deinde,quod erat primum et necessarium, demoenibus, quemadmodum eligantur locisalubres, ratiocinationibus explicui, ventiquequi sint et e quibus <regionibus> singulispirant, deformationibus grammicis ostendi,platearumque et vicorum uti emendate fiantdistributiones in moenibus, docui et itafinitionem primo volumine constitui. Item insecundo de materia, quas habeat in operibus

Page 82: Diez libros de Arquitectura

M. Vitruvii Pollionis De Architectura Opus in Libris Decem

81

segundo, expuse, de principio a fin, el tema de losmateriales, sus propiedades y sus cualidadesnaturales para la construcción. Ahora, en el librotercero, Paso a describir los templos de los diosesinmortales y los iré explicando íntegramente, contodo detalle, como sea necesario.

utilitates et quibus virtutibus e natura rerumest comparata, peregi. Nunc in tertio dedeorum inmortalium aedibus sacris dicam et,uti oporteat, perscriptas exponam.

Capítulo primero

Origen de las medidas de los templos

Caput PrimumLa disposición de los templos depende de la simetría,cuyas normas deben observar escrupulosamente losarquitectos. La simetría tiene su origen en laproporción, que en griego se denomina analogía. Laproporción se define como la conveniencia demedidas a partir de un módulo constante y calculadoy la correspondencia de los miembros o partes de unaobra y de toda la obra en su conjunto. Es imposibleque un templo posea una correcta disposición sicarece de simetría y de proporción, como sucede conlos miembros o partes del cuerpo de un hombre bienformado. El cuerpo humano lo formó la naturaleza detal manera que el rostro, desde la barbilla hasta laparte más alta de la frente, donde están las raíces delpelo, mida una décima parte de su altura total. Lapalma de la mano, desde la muñeca hasta el extremodel dedo medio, mide exactamente lo mismo; lacabeza, desde la barbilla hasta la coronilla, mide unaoctava parte de todo el cuerpo; una sexta parte midedesde el esternón hasta las raíces del pelo y desde laparte media del pecho hasta la coronilla, una cuartaparte. Desde el mentón hasta la base de la nariz, mideuna tercera parte de la altura del rostro; desde la basede la nariz hasta las cejas, otra tercera parte y desdelas cejas hasta las raíces del pelo, la frente mideigualmente otra tercera parte. Si nos referimos al pie,equivale a una sexta parte de la altura del cuerpo; elcodo, una cuarta parte, y el pecho equivaleigualmente a una cuarta parte. Los restantesmiembros guardan también una proporción desimetría, de la que se sirvieron los antiguos pintoresy escultores famosos, alcanzando una extraordinariaconsideración y fama. Exactamente de igual manera,las partes de los templos deben guardar unaproporción de simetría perfectamente apropiada decada una de ellas respecto al conjunto total en sucompleta dimensión. El ombligo es el punto centralnatural del cuerpo humano. En efecto, si se coloca un

[1] Aedium compositio constat exsymmetria, cuius rationem diligentissimearchitecti tenere debent. Ea autem paritur aproportione, quae graece analogia dicitur.Proportio est ratae partis membrorum inomni opere totiusque commodulatio, ex quaratio efficitur symmetriarum. Namque nonpotest aedis ulla sine symmetria atqueproportione rationem habere compositionis,nisi uti ad hominis bene figurati membrorumhabuerit exactam rationem.[2] Corpus enim hominis ita naturacomposuit, uti os capitis a mento ad frontemsummam et radices imas capilli essetdecimae partis, item manus palma abarticulo ad extremum medium digitumtantundem, caput a mento ad summumverticem octavae, cum cervicibus imis absummo pectore ad imas radices capillorumsextae, <a medio pectore> ad summumvertices quartae. Ipsius autem oris altitudinistertia est pars ab imo mento ad imas nares,nasum ab imis naribus ad finem mediumsuperciliorum tantundem, ab ea fine ad imasradices capilli frons efficitur item tertiaepartis. Pes vero altitudinis corporis sextae,cubitum quartae, pectus item quartae.ReIiqua quoque membra suas habentcommensus proportiones, quibus etiamantiqui pictores et statuarii nobiles usimagnas et infinitas laudes sunt adsecuti.[3] Similiter vero sacrarum aediummembra ad universam totius magnitudinissummam ex partibus singulisconvenientissimum debent haberecommensus responsum. Item corporiscentrum medium naturaliter est umbilicus.Namque si homo conlocatus fuerit supinus

Page 83: Diez libros de Arquitectura

M. Vitruvii Pollionis De Architectura Opus in Libris Decem

82

hombre boca arriba, con sus manos y sus piesestirados, situando el centro del compás en suombligo y trazando una circunferencia, ésta tocaría lapunta de ambas manos y los dedos de los pies. Lafigura circular trazada sobre el cuerpo humano nosposibilita el lograr también un cuadrado: si se midedesde la planta de los pies hasta la coronilla, lamedida resultante será la misma que la que se daentre las puntas de los dedos con los brazosextendidos; exactamente su anchura mide lo mismoque su altura, como los cuadrados que trazamos conla escuadra. Por tanto, si la naturaleza ha formado elcuerpo humano de modo que sus miembros guardanuna exacta proporción respecto a todo el cuerpo, losantiguos fijaron también esta relación en larealización completa de sus obras, donde cada una desus partes guarda una exacta y puntual proporciónrespecto a la forma total de su obra. Dejaronconstancia de la proporción de las medidas en todassus obras, pero sobre todo las tuvieron en cuenta enla construcción de los templos de los dioses, que sonun claro reflejo para la posteridad de sus aciertos ylogros, como también de sus descuidos ynegligencias.

manibus et pedibus pansis circiniqueconlocantum centrum in umbilico eius,circumagendo rotundationem utrarumquemanuum et pedum digiti linea tangentur.Non minus quemadmodum schemarotundationis in corpore efficitur, itemquadrata designatio in eo invenietur. Nam sia pedibus imis ad summum caput mensumerit eaque mensura relata fuerit ad manuspansas, invenietur eadem latitudo utialtitudo, quemadmodum areae quae adnormam sunt quadratae. [4] Ergo si itanatura conposuit corpus hominis, utiproportionibus membra ad summamfigurationem eius respondeant, cum causaconstituisse videntur antiqui, ut etiam inoperum perfectionibus singulorummembrorum ad universam figurae speciemhabeant commensus exactionem. Igitur cumin omnibus operibus ordines traderent,maxime in aedibus deorum, operum etlaudes et culpae aeternae solent permanere.

Igualmente, a partir de otros miembros del cuerpohumano, concluyeron el cálculo de las distintasmedidas que son precisas en cualquier construcción,como son el dedo, el palmo, el pie y el codo, y lasfueron distribuyendo en un cómputo perfecto, que engriego se llama teleon. Los autores antiguos fijaronun número perfecto, que es el llamado número diez,pues es el número total de los dedos de la mano; apartir del palmo, descubrieron el pie. A Platón lepareció perfecto el número diez, ya que sumandocada una de las sustancias individuales -mónadas-, seobtiene la decena1. Si alcanzamos el número once yel número doce, como dos veces el númerosobrepasan el número diez, no pueden ser númerosperfectos y ningún número será perfecto hasta quealcancemos la segunda decena; en efecto, cada unode estos números son sustancias individuales, soncomo partes o fracciones de la decena. Losmatemáticos, por el contrario, afirmaron que elnúmero perfecto es el número seis, pues posee unasdivisiones que suman seis, de la siguiente manera: lasexta parte, es el uno; la tercera parte, es el dos; lamitad del seis, es el tres; dos terceras partescomponen el número cuatro, en griego dimoeron;

[5] Nec minus mensurarum rationes, quaein omnibus operibus videntur necessariaeesse, ex corporis membris collegerunt, utidigitum, palmum, pedem, cubitum, et easdistribuerunt in perfectum numerum, quemGraeci teleon dicunt. Perfectum autemantiqui instituerunt numerum qui decemdicitur; namque ex manibus digitorumnumerum; ab palmo pes est inventus. Siautem in utrisque palmis ex articulis abnatura decem sunt perfecti, etiam Platoniplacuit esse eum numerum ea re perfectum,quod ex singularibus rebus, quae monadesapud Graecos dicuntur, perficitur decusis.Qui simul autem undecim aut duodecim suntfacti, quod superaverint non possunt esseperfecti, donec ad alterum decusisperveniant; singulares enim res particulaesunt eius numeri. [6] Mathematici verocontra disputantes ea re perfectum dixeruntesse numerum qui sex dicitur, quod isnumerus habet partitiones eorum rationibussex numero convenientes sic: sextantemunum, trientes duo, semissem tria, besem

1 Es decir, el número 10 es el total de sumar 1+2+3+4.

Page 84: Diez libros de Arquitectura

M. Vitruvii Pollionis De Architectura Opus in Libris Decem

83

cinco partes del número seis -pentemoeron-, es elnúmero cinco; y el número perfecto y final es elnúmero seis. Si vamos sumando hasta el doble, y seañade una unidad, es el ephectum; formaremos elnúmero ocho sumando seis más una tercera parte,que en latín se llama terciarium y en griego epitrítos;añadiendo al número seis su mitad se logra el númeronueve, que es un número sesquiáltero, en griegohemiolios; si al número seis le sumamos dos terceraspartes obtenemos la decena, en griego epidimoeros;el número once es el resultante de sumar cinco alnúmero seis, es decir, un quintarlo, en griegoepipemptos; el número doce se obtiene sumando dosveces seis, el número elemental, que se denominadíplasíos. De igual modo, el pie es la sexta parte dela altura del hombre, o lo que es lo mismo, sumandoseis veces un pie delimitaremos la altura del cuerpo;por ello coincidieron en que tal número -el seis- es elnúmero perfecto, y además observaron que un codoequivale a seis palmos, o lo que es lo mismo,veinticuatro dedos. Da la impresión de que lasciudades griegas también concluyeron, a partir deesta relación como el codo equivale a seis palmos-,que el dracma, que era la moneda que usaban,equivalía a seis monedas de bronce acuñadas, comosucede con el as, que llaman óbolo; una cuarta partedel óbolo, que algunos llaman dichalca y otrostrichalca, les sirvió para fijar el dracma con unaequivalencia de veinticuatro, en correspondencia conlos veinticuatro dedos que mide un codo. Nuestrosantepasados se inclinaron, en un principio, por elnúmero diez y establecieron el denario con unaequivalencia de diez ases de bronce; de aquí laetimología del término «denario» que se mantienehasta nuestros días. Una cuarta parte del denario es elsestercio, que equivale a dos ases y medio. Con eltiempo, al caer en la cuenta de que eran ambosnúmeros perfectos -el seis y el diez- sumaron ambosen un nuevo número, consiguiendo otro númeroperfectísimo que es el dieciséis. Descubrieron el«pie», como verdadero origen de este número. Así,cuando restamos dos palmos de un codo, nos quedaun pie de cuatro palmos; y el palmo equivale a cuatrodedos. Por tanto, el pie tiene una equivalencia dedieciséis dedos, como otros tantos ases equivalen aun denario.

quem dimoeron dicunt quattuor, quintariumquem pentemoeron dicunt quattuor,quintarium quem pentemoeron dicuntquinque, perfectum sex. Cum adsupplicationem crescat, supra sex adiectoasse ephectum; cum facta sunt octo, quod esttertia adiecta, tertiarium alterum, quiepitritos dicitur; dimidia adiecta cum factasunt novem, sesquialterum, qui hemioliusappellatur; duabus partibus additis et decusisfacto bes alterum, quem epidimoerumvocitant; in undecim numero quod adiectisunt quinque, quintarium, quem epipemptondicunt; duodecim autem, quod ex duobusnumeris simplicibus est effectus,diplasiona. [7] Non minus etiam, quod peshominis altitudinis sextam habet partem, (itaetiam, ex eo quod perficitur pedum numero,corporis sexies altitudinis terminavit) eumperfectum constituerunt, cubitumqueanimadverterunt ex sex palmis constaredigitisque XXIIII. Ex eo etiam videnturcivitates Graecorum fecisse, quemadmodumcubitus est sex palmorum, in drachma quanummo uterentur, aereos signatos uti assesex aequo sex, quos obolos appellant,quadrantesque obolorum, quae alii dichalca,nonnulli trichalca dicunt, pro digitis vigintiquattuor in drachma constituisse.[8] Nostri autem primo fecerunt antiquumnumerum et in denario denos aerisconstituerunt, et ea re conpositio nominis adhodiernum diem denarium retinet. Etiamquequarta pars quod efficiebatur ex duobusassibus et tertio semisse, sestertiumvocitaverunt. Postea quam animadverteruntutrosque numeros esse perfectos, et sex etdecem, utrosque in unum coiecerunt etfecerunt perfectissimum decusis sexis.Huius autem rei auctorem inveneruntpedem. E cubito enim cum dempti suntpalmi duo, relinquitur pes quattuorpalmorum, palmus autem habet quattuordigitos. Ita efficitur, ut habeat pes sedecimdigitos et totidem asses aeracius denarius.

En consecuencia, si es lógico y conveniente que sehaya descubierto el número a partir de lasarticulaciones del cuerpo humano y a partir de cadauno de sus miembros, entonces se establece una

[9] Ergo si convenit ex articulis hominisnumerum inventum esse et ex membrisseparatis ad universam corporis speciemratae partis commensus fieri responsum,

Page 85: Diez libros de Arquitectura

M. Vitruvii Pollionis De Architectura Opus in Libris Decem

84

proporción de cada una de las partes fijadas, respectoa la totalidad del cuerpo en su conjunto; sólo nosqueda hacernos eco de quienes, al construir lostemplos de los dioses inmortales, ordenaron laspartes en sus obras con el fin de que, por separado yen su conjunto, resultaran armónicas, en base a suproporción y simetría.

relinquitur, ut suscipiamus eos, qui etiamaedes deorum inmortalium constituentes itamembra operum ordinaverunt, utproportionibus et symmetriis separatae atqueuniversae convenientesque efficerentureorum distributiones.

Capítulo segundo

Estructura de los templos

Caput SecundumLas principales estructuras de los templos de las quederivan su aspecto o figura exterior son: en primerlugar, el templo in antis, en griego naos enparastasin; a continuación, los llamados próstilo,anfipróstilo, períptero, pseudodíptero, hípetro.

[1] Aedium autem principia sunt, e quibusconstat figurarum aspectus; et primum inantis, quod graece naos en parastasindicitur, deinde prostylos, amphiprostylos,peripteros, pseudodipteros, hypaethros.

Su diferente estructura obedece a estascaracterísticas: será un templo «in antis», cuandoposea en la fachada unas pilastras que delimiten lasparedes que rodean el santuario y entre las pilastrasse levanten dos columnas; en la parte superior, unfrontón dispuesto con la simetría que detalladamentedescribiremos en este libro. Un ejemplo de templo«in antis» es el que está junto a las tres Fortunas,próximo a la puerta Collina. El templo «próstilo», esigual que el templo «in antis», excepto en las doscolumnas angulares levantadas enfrente de laspilastras; sobre ellas unos arquitrabes, igual que en eltemplo «in antis», a la derecha y a la izquierda, uno acada lado. Tenemos un ejemplo en la isla Tiberina: eltemplo de Júpiter y de Fauno. El templo«anfipróstilo» posee los mismos elementos que eltemplo «próstilo», pero además, en la parte posteriortiene unas columnas y un frontón igual que en lafachada. Será «períptero» cuando posea en lafachada y en la parte posterior seis columnas y onceen los lados, incluidas las angulares. Estas columnasse disponen de manera que la distancia delintercolumnio sea la misma que la distancia queguardan respecto a las paredes en derredor, dejandoun paseo en torno al santuario del templo, comovemos en el pórtico de Metelo, en el templo deJúpiter Stator, levantado por el arquitectoHermodoro; aunque sin parte posterior, tambiénpodemos considerar el templo del Honor y de la

Horum exprimuntur formationes hisrationibus. [2] In antis erit aedes, cumhabebit in fronte antas parietum qui cellamcircumcludunt, et inter antas in mediocolumnas duas supraque fastigiumsymmetria ea conlocatum, quae in hoc librofuerit perscripta. Huius autem exemplar eritad tres Fortunas ex tribus quod est proximeportam Collinam. [3] Prostylos omniahabet quemadmodum in antis, columnasautem contra antas angulares duas supraqueepistylia, quemadmodum et in antis, etdextra ac sinistra in versuris singula. Huiusexemplar est in insula Tiberina in aede Ioviset Fauni. [4] Amphiprostylos omnia habetea. quae prostylos, praetereaque habet inpostico ad eundem modum columnas etfastigium.[5] Peripteros autem erit, quae habebit infronte et postico senas columnas, in lateribuscum angularibus undenas. Ita autem sint haecolumnae conlocatae, ut intercolumniilatitudinis intervallum sit a parietibus circumad extremos ordines columnarum, habeatqueambulationem circa cellam aedis,quemadmodum est in porticu Metelli IovisStatoris Hermodori et ad Mariana Honoris etVirtutis sine postico a Mucio facta.

Page 86: Diez libros de Arquitectura

M. Vitruvii Pollionis De Architectura Opus in Libris Decem

85

Virtud, levantado por Mucio, que forman losllamados Monumentos de Mano. El templo«pseudodíptero» queda dispuesto de manera quetenga ocho columnas en la fachada y en la parteposterior y a los lados quince columnas incluyendolas angulares. Las paredes del santuario, en lafachada y en la parte posterior, quedan frente a lascuatro columnas, que ocupan el centro. Así, quedaráun espacio abierto en derredor de dos intercolumniosmás la anchura del imoscapo, desde las paredes hastalas últimas filas de columnas. En Roma no tenemosejemplares de esta, clase de templos pero sí enMagnesia, el templo de Diana, construido porHermógenes de Alabanda, y el templo de Apolo,levantado por Menesteo. El templo «díptero» tieneocho columnas en el pronao o vestíbulo y otras ochoen la parte posterior; rodeando al santuario se levantauna doble fila de columnas, como es el templo dóricode Quirino, y en Éfeso el templo jónico de Diana,construido por Ctesifonte. El «hipetro» es un templode diez columnas en la fachada y otras diez en laparte posterior. Los demás elementos coinciden conlos del templo «díptero», pero en su parte interiorposee dos pisos de columnas, alejadas de las paredes,todas en derredor, como el pórtico de los peristilosdonde su parte central queda al descubierto, sintechumbre. Tiene puertas con batientes a uno y otrolado, en el pronao y en la parte posterior. Tampocotenemos en Roma ningún ejemplar de esta clase detemplos, pero sí en Atenas el templo octóstilodedicado a Júpiter Olímpico.

[6] Pseudodipteros autem sic conlocatur, utin fronte et postico sint columnae octonae, inlateribus cum angularibus quinae denae. Sintautem parietes cellae contra quaternascolumnas medianas in fronte et postico. Itaduorum intercolumniorum et unaecrassitudinis columnae spatium erit abparietibus circa ad extremos ordinescolumnarum. Huius exemplar Romae nonest, sed Magnesiae Dianae HermogenisAlabandei et Apollinis a Menesthe facta.

[7] Dipteros autem octastylos et pronao etpostico, sed circa aedem duplices habetordines columnarum, uti est aedis Quirinidorica et Ephesi Dianae ionica aChersiphrone constituta.[8] Hypaethros vero decastylos est inpronao et postico. Reliqua omnia eademhabet quae dipteros, sed interiore partecolumnas in altitudine duplices, remotas aparietibus ad circumitionem ut porticusperistyliorum. Medium autem sub divo estsine tecto. Aditus valvarum et utraque partein pronao et postico. Huius item exemplarRomae non est, sed Athenis octastylos ettemplo Olympio.

Capítulo tercero

Clases de templos

Caput TertiumCinco son las clases de templos cuyos nombres sonlos siguientes: picnóstilo, cuando tiene columnasmuy espesas; sístilo, si sus columnas son másespaciadas; diástílo, con las columnas aún másseparadas; areóstilo, con las columnas más separadasde lo que es conveniente; éustilo, cuando lascolumnas están a una distancia proporcionada entresí. Por tanto, el «picnóstilo» tiene un intercolumniode un diámetro y medio de la columna, como son eltemplo de julio, el templo de Venus en el Foro deCésar y otros templos levantados de manera similar.El «sístilo» es el templo en el que las columnas

[1] Species autem aedium sunt quinque,quarum ea sunt vocabula: pycnostylos, id estcrebris columnis; systylos pauloremissioribus; diastylos amplius patentibus;rare quam oportet inter se diductisaraeostylos; eustylos intervallorum iustadistributione. [2] Ergo pycnostylos est,cuius intercolumnio unius et dimidiataecolumnae crassitudo interponi potest,quemadmodum est divi Iulii et in Caesarisforo Veneris et si quae aliae sic suntcompositae. Item systylos est, in quo

Page 87: Diez libros de Arquitectura

M. Vitruvii Pollionis De Architectura Opus in Libris Decem

86

distan entre sí el doble de su diámetro y los plintos delas basas de las columnas son cuadrados, comotambién es cuadrado el espacio que media entre dosplintos; así es el templo de la Fortuna Ecuestre, juntoal teatro de piedra y otros muchos construidos deigual forma. Estas dos clases de templos ofrecenalgunos defectos, principalmente para su uso; cuandolas matronas suben sus escalones para las rogativas,no pueden acceder cogidas de la mano a través de losintercolumnios, sino solamente una detrás de otra; deigual modo, el aspecto de los batientes de las puertasqueda cubierto por la espesura de las columnas eincluso las mismas estatuas resultan poco visibles;tampoco es posible dar paseos en torno al santuario,debido a su exagerada estrechez. He aquí laestructura de un templo «diástilo»: su intercolumnioequivale a tres diámetros de las columnas, como es eltemplo de Apolo y de Diana. Tal disposiciónocasiona un seno problema: acaban rompiéndose losarquitrabes, debido a la gran distancia que hay entrelas columnas. No se pueden utilizar arquitrabes depiedra ni de mármol en los templos «areóstilos», sinoque deben colocarse unas vigas de madera, de uno aotro lado. El aspecto exterior de estos templos esmuy alargado, tienen mucho peso y pocas columnasque lo sostengan, son poco elevados, anchos yadornan sus frontispicios al estilo toscano conestatuas de barro o de bronce dorado, como es eltemplo de Ceres, junto al Circo Máximo, el templode Hércules de Pompeyo y el del Capitolio.

duarum columnarum crassitudo inintercolumnio poterit conlocari, et spirarumplinthides aeque magnae sint et spatio, quodfuerit inter duas plinthides, quemadmodumest Fortunae Equestris ad theatrum lapideumreliquaeque, quae eisdem rationibus suntconpositae. Haec utraque genera vitiosumhabent usum. [3] Matres enim familiarumcum ad supplicationem gradibus ascendunt,non possunt per intercolumnia amplexaeadire, nisi ordines fecerint; item valvarumadspectus abstruditur columnarum crebritateipsaque signa obscurantur; item circa aedempropter angustias inpediunturambulationes. [4] Diastyli autem haec eritconpositio, cum trium columnarumcrassitudiinem intercolumnio interponerepossumus. Tamquam est Apollinis et Dianaeaedis. Haec dispositio hanc habetdifficultatem, quod epistylia propterintervallorum magnitudinemfranguntur. [5] In araeostylis autem neclapideis nec marmoreis epistyliis uti datur,sec inponendae de materia trabes perpetuae.Et ipsarum aedium species sunt varicae,barycephalae, humiles, latae, ornaturquesignis fictilibus aut aereis inauratis earumfastigia tuscanico more, uti est ad CircumMaximum Cereris et Herculis Pompeiani,item Capitoli.

Pasemos ahora a explicar la disposición del templo«éustilo» que es el que, con toda seguridad, ofrecemás cualidades en cuanto a su utilidad, su aspecto ofigura y su solidez. Entre las columnas debe dejarseun espacio equivalente a dos diámetros más uncuarto del imoscapo; el intercolumnio de la partecentral, ubicado en la fachada, y el intercolumnio dela parte posterior tendrán un ancho igual al diámetrode tres columnas: así lograremos un agradableaspecto, una entrada accesible sin ninguna clase deobstáculos y un magnífico paseo en torno alsantuario. Se obtendrán tales propiedades si seprocede de la siguiente manera: el frente del solardonde se levantará el templo, si se tratara de untetrástilo, divídase en once partes y media, sin contarlos plintos y los resaltes de las basas de las columnas;si va a ser de seis columnas, divídase en dieciochopartes; si octóstilo, se dividirá en veinticuatro partesy media. Tanto si se trata de un tetrástilo, hexástilocomo de un octóstilo, tómese una parte como unidad

[6] Reddenda nunc est eustyli ratio, quaemaxime probabilis et ad usum et ad speciemet ad firmitatem rationes habet explicatas.Namque facienda sunt in intervallis spatiaduarum columnarum et quartae partiscolumnae crassitudinis, mediumqueintercolumnium unum, quod erit in fronte,alterum, quod in postico, trium columnarumcrassitudine. Sic enim habebit et figurationisaspectum venustum et aditus usum sineinpeditionibus et circa cellam ambulatioauctoritatem. [7] Huius autem rei ratioexplicabitur sic. Frons loci quae in aedeconstituta fuerit, si tetrastylos facienda fueritdividatur in partes XI s<emissemque>praeter crepidines et proiecturas spirarum; sisex etit columnarun, in partes XVIII; sioctostylos constituetur, dividatur in XXIV etsemissem. Item ex his partibus sive tetrastylisive hexastyli sive octostyli una pars

Page 88: Diez libros de Arquitectura

M. Vitruvii Pollionis De Architectura Opus in Libris Decem

87

que servirá de módulo. El módulo será igual aldiámetro de las columnas. Cada uno de losintercolumnios, excepto los intercolumnios centrales,será de dos módulos y cuarto; los intercolumnioscentrales, situados en la fachada y en parte posterior,tendrán tres módulos. La altura de las columnas seelevará una justa proporción de módulos. En Romano tenemos ningún templo de estas características,pero sí en Asia, como es el templo hexástilodedicado al dios Baco, en Teos.

sumatur, eaque erit modulus. Cuius moduliunius erit crassitudinis columnarum.Intercolumnia singula, praeter media,modulorum duorum et moduli quartaepartis; mediana in fronte et postico singulaternum modulorum. Ipsarum columnarumaltitudo modulorum habebunt iustamrationem. [8] Huius exemplar Romaenullum habemus, sed in Asia Teo hexastylonLiberi Patris.

Hermógenes fue quien fijó estas relaciones desimetría e incluso fue el primero que estableció laestructura del templo «pseudodíptero», en griego exostylon. Eliminó las filas interiores de columnas, ennúmero de treinta y cuatro de los templos dípteros,con lo que ahorró abundantes gastos y trabajo. En laparte central dejó Hermógenes un extraordinarioespacio abierto para pasear, en torno al santuario, sindesvirtuar absolutamente nada su aspecto exterior,sino que mantuvo la calidad modélica de la obra ensu totalidad, precisamente por su distribu cíón sindejar espacios inútiles. Descubrió la proporción ymedida del ala de un edificio y la distribución de lascolumnas en torno al santuario, de manera que suaspecto exterior posea belleza, debido al mayorcontraste que ofrecen los intercolumnios; además, siuna tormenta de agua cayera con violencia eimpidiera la salida a la multitud, no habría ningúnproblema, pues en el templo, y junto al santuario,queda un ancho espacio donde esperar el cese de lalluvia. Así es la disposición del templo«pseudodíptero». Con astuta habilidad Hermógenesconsiguió la eficacia perfecta de sus obras y nos dejóuna fuente donde las generaciones puedan beber losmétodos de sus enseñanzas.

Eas autem symmetrias constituitHermogenes, qui etiam primus exostylonpseudodipterive rationem. Ex dipteri enimaedis symmetriae distulit interiores ordinescolumnarum XXXIV eaque ratione sumptusoperasque compendii fecit. Is in medioambulationi laxamentum egregie circacellam fecit de aspectuque nihil inminuit,sed sine desiderio supervacuorumconservavit auctoritatem totius operisdistributione. [9] Pteromatos enim ratio etcolumnarum circum aedem dispositio ideoest inventa, ut aspectus propter asperitatemintercolumniorum habeat auctoritatem,praeterea, si ex imbrium aquae visoccupaverit et intercluserit hominummultitudinem, ut habeat in aede circaquecellam cum laxamento liberam moram. Haecautem ut explicantur in pseudodipterisaedium dispositionibus. Quare videtur acutamagnaque sollertia effectus operumHermogenis fecisse reliquisseque fontes,unde posteri possent haurire disciplinarumrationes.

En los templos «areóstilos» las columnas debenlevantarse de modo que sus diámetros sean unaoctava parte respecto a su altura. Igualmente, en eldiástilo la altura de la columna debe medir ochopartes y media respecto a su anchura, tomando sudiámetro como una parte. En el sístilo la altura de lacolumna divídase en nueve partes y media y unaparte será el diámetro de la columna. En el picnóstilodebe dividirse la altura de la columna en diez partes,y una parte será igual a su propio diámetro. Lascolumnas del templo éustilo y las del sístilo sedividirán en nueve partes y media, siendo una parteel grosor de] imoscapo. Lograremos la proporción de

[10] Aedibus araeostylis columnae sic suntfaciendae, uti crassitudines earum sint partisoctavae ad altitudines. Item in diastylodimetienda est altitudo columnae in partesocto et dimidium, et unius partis columnaecrassitudo conlocetur. In systylo altitudodividatur in novem et dimidiam partem, etex eis una ad crassitudinem columnae detur.Item in pycnostylo dividenda est altitudo indecem, et eius una pars facienda estcolumnae crassitudo. Eustyli autem aediscolumnae, uti systyli, in novem partibusaltitudo dividatur et dimidiam partem, et

Page 89: Diez libros de Arquitectura

M. Vitruvii Pollionis De Architectura Opus in Libris Decem

88

los intercolumnios siguiendo estas medidas. Segúnvan aumentando los espacios entre las columnas, asíirá creciendo, en proporción, la anchura o diámetrodel fuste de la columna. Si en el areóstilo la alturafuera nueve o diez partes del diámetro, la columnaparecerá como algo pequeño, pobre y reducido;debido a los espacios de los intercolumnios, el vanolibre dlsmmuye y reduce aparentemente la anchurade las columnas, en su aspecto exterior. Por elcontrario, si el diámetro fuera una octava parte de sualtura, en los pícnóstilos, debido a la espesura yestrechez de los intercolumnios, se conseguirá unaspecto pomposo y sin gracia. Por ello, es muyconveniente mantener las exigencias de la simetría encualquier clase de obra. Las columnas angularesdeben levantarse bastante más gruesas que las otras,una quincuagésima parte más que el diámetro de lasotras columnas, pues quedan exentas y parecen másesbeltas y delgadas a los espectadores. Lo queerróneamente se puede percibir, debe solventarse pormedio del arte. Deben hacerse contracturas odisminuciones en los hipotraquelios superiores de lascolumnas, de manera que sí la columna tiene unaaltura menor de quince pies, el diámetro delimoscapo se dividirá en seis partes y se darán alsumoscapo cinco partes. Igualmente, si la columnatiene de altura de quince a veinte pies, divídase elimoscapo en seis partes y media y el diámetro delsumoscapo será de cinco partes y media. Lacolumnas cuya altura mida entre veinte y treinta pies,se dividirá su imoscapo en siete partes y lacontractura del sumoscapo constará de seis de estaspartes. En las columnas con una altura entre treinta ycuarenta pies, divídase el imoscapo en siete partes ymedía y la contractura superior constará de seispartes y media. En las columnas que midan decuarenta a cincuenta pies, igualmente debe dividirseel imoscapo en ocho partes y la contractura en elsumoscapo, debajo del capitel, medirá siete de estaspartes. Si la columna tiene una altura mayordisminuirá su diámetro según estas proporciones,manteniendo el mismo método. Cuando se mira auna columna de abajo a arriba, su altura engaña a lavista y por ello debe subsanarse este erroraumentando el diámetro de la columna. Lo quepersigue la vista siempre es la belleza y si nofavorecemos este auténtico placer mediante laproporción y las adiciones que se van añadiendo, conel fin de ir acrecentando lo que inducía a engaño,ofrecerá un aspecto exterior desagradable, falto deelegancia para quienes lo contemplen. Al final del

eius una pars constituatur in crassitudine imiscapi. Ita habebitur pro rata parteintercolumniorum ratio. [11]Quemadmodum enim crescunt spatia intercolumnas, proportionibus adaugendae suntcrassitudinis scaporum. Namque si inaraeostylo nona aut decima parscrassitudinis fuerit, tenuis et exilis apparebit,ideo quod per latitudinem intercolumniorumaer consumit et inminuit aspectu scaporumcrassitudinem. Contra vero pycnostylis sioctava pars crassitudinis fuerit, proptercrebritatem et angustias intercolumniorumtumidam et invenustam efficiet speciem.Itaque generis operis oportet persequisymmetrias. Etiamque angulares columnaecrassiores faciendae sunt ex suo diametroquinquagesima parte, quod eae ab aerecircumciduntur et graciliores videntur esseaspicientibus. Ergo quod oculus fallit,ratiocinatione est exequendum. [12]Contracturae autem in summis columnarumhypotracheliis ita faciendae videntur, uti, sicolumna sit ab minimo ad pedes quinosdenos, ima crassitudo dividatur in partes sexet earum partium quinque summaconstituatur. Item quae erit ab quindecimpedibus ad pedes viginti, scapus imus inpartes sex et semissem dividatur, earumquepartium quinque et semisse superiorcrassitudo columnae fiat. Item quae erunt apedibus viginti ad pedes triginta, scapusimus dividatur in partes septem, earumquesex summa contractura perficiatur. Quaeautem ab triginta pedibus ad quadriginta altaerit, ima dividatur in partes septem etdimidiam; ex his sex et dimidiam in summohabeat contracturae rationem. Quae erunt abquadraginta pedibus ad quinquaginta, itemdividendae sunt in octo partes, et earumseptem in summo scapo sub capitulocontrahantur. Item si quae altiores erunt,eadem ratione pro rata constituanturcontracturae. [13] Haec autem propteraltitudinis intervallum scandentis oculispecies adiciuntur crassitudinibustemperaturae. Venustates enim persequiturvisus, cuius si non blandimur voluptatiproportione et modulorum adiectionibus, utiquod fallitur temperatione adaugeatur,vastus et invenustus conspicientibus

Page 90: Diez libros de Arquitectura

M. Vitruvii Pollionis De Architectura Opus in Libris Decem

89

libro daremos una explicación sobre lo que se añadeen la parte intermedia de las columnas, que en griegose llama entasis, y describiremos cómo se consigueque sea delicado y apropiado.

remittetur aspectus. De adiectione, quaeadicitur in mediis columnis, quae apudGraecos entasis appellatur, in extremo libroerit formata ratio eius, quemadmodummollis et conveniens efficiatur, subscripta.

Capítulo cuarto

Los cimientos de los templos

Caput QuartumSi es posible encontrar un terreno sólido, lacimentación de estos edificios se excavará sobreterreno firme en una extensión que se ajusteproporcionalmente a las exigencias del volumen de laconstrucción; se levantará la obra lo más sólidaposible, ocupando la totalidad del suelo firme. Seerigirán unas paredes sobre la tierra, debajo de lascolumnas, con un grosor que sobrepase en la mitad aldiámetro de las columnas que posteriormente selevantarán, con el fin de que las inferiores, que sellaman esterobatae2 por soportar todo el peso, seanmás sólidas que las situadas encima de ellas. Losresaltos de las basas no sobresaldrán más allá de labase; debe mantenerse con la misma proporción elgrosor de las paredes superiores. El espacio quequede en medio se abovedará o bien se consolidarámediante relleno, con el fin de que todo quede biencompactado. Si, por el contrario, no se encuentra unterreno sólido sino que es de tierra de relleno en granprofundidad, o bien, si se trata de un terreno palustre,entonces se excavará, se vaciará y se clavarán estacasendurecidas al fuego de álamo, de olivo o de roble yse hundirán como puntales o pilotes, en el mayornúmero posible, utilizando unas máquinas; entre lospilotes se rellenará el espacio con carbones; así,quedarán llenos los cimientos con una estructura muyconsistente. Una vez dispuestos los cimientos, debencolocarse a nivel los estilóbatos. Se levantarán lascolumnas sobre los estilóbatos, como anteriormentedijimos, según se trate de un templo picnóstilo,sístilo, diástilo o éustilo. No obstante, en los templosareóstilos queda toda la libertad para que cada unoestablezca las medidas como guste. En los templosperípteros se colocarán las columnas de manera quelos intercolumnios de los lados sean el doble de los

[1] Fundationes eorum operum fodiantur, siqueat inveniri, ab solido et in solidum,quantum ex amplitudine operis pro rationevidebitur, extruaturque structura totumsolum quam solidissima. Supraque terramparietes extruantur sub columnas dimidiocrassiores quam columnae sunt futurae, utifirmiora sint inferiora superioribus; quaestereobates appellantur, nam excipiuntonera. Spirarumque proiecturae nonprocedant extra solium; item supra parietisad eundem modum crassitudo servanda est.Intervalla autem concamaranda autsolidanda festucationibus, uti distineantur.

[2] Sin autem solidum non invenietur, sedlocus erit congesticius ad imum aut paluster,tunc is locus fodiatur exinaniaturque et palisalneis aut oleagines <aut> robusteis ustilatisconfigatur, sublicaque machinis adigaturquam creberrime, carbonibusque expleanturintervalla palorum, et tunc structurissolidissimis fundamenta impleantur.Extructis autem fundamentis adlibramentum stylobatae suntconlocandae. [3] Supra stylobatascolumnae disponendae, quemadmodumsupra scriptum est, sive in pycnostylo,quemadmodum pycnostyla, sive systylo autdiastylo aut eustylo, quemadmodum suprascripta sunt et constituta. In araeostylis enimlibertas est quantum cuique libetconstituendi. Sed ita columnae in peripteris

2 En su sentido etimológico significa el apoyo firme y sólido en el que descansa una columna.

Page 91: Diez libros de Arquitectura

M. Vitruvii Pollionis De Architectura Opus in Libris Decem

90

intercolumnios de la fachada o frente, y así sulongitud será el doble que su anchura. En efecto, losarquitectos que han levantado doble número decolumnas, se han equivocado porque da la impresiónque en su longitud hay un intercolumnio más de loque debe ser. En la fachada, las gradas o escalonesdeben ser siempre impares, pues al empezar a subirse coloca el pie derecho sobre el primer escalón ysólo así el pie derecho será el que pisará el escalónmás alto, a ras de suelo del templo. En mi opinión, laaltura de las gradas o escalones no debe ser ni más deun palmo de diez pulgadas ni menos de un palmo dedoce pulgadas: así su ascenso será suave. El ancho delas gradas no debe ser menor de un pie y medio, nimayor de dos pies. Si han de hacerse escalones entorno al santuario, respétense estas medidas. Pero sise va a construir una plataforma que rodee elsantuario por tres lados, debe guardar proporción conlos plintos, con las basas de las columnas, fustes,cornisas, cimacios respecto al estilóbato situado bajolas basas de las columnas. Es conveniente nivelar elestilóbato de modo que tenga un aumento por suparte central mediante plintos desiguales, pues si estácompletamente allanado dará la impresión que estáahondado o acanalado. Al final del librodescribiremos la estructura y la figura para lograrunos plintos que guarden la convenientecorrespondencia.

conlocentur, uti, quot intercolumnia sunt infronte, totidem bis intercolumnia fiant inlateribus; ita enim erit duplex longitudooperis ad latitudinem. Namque quicolumnarum duplicationes fecerunt,erravisse videntur, quod unumintercolumnium in longitudine plus quamoporteat procurrere videtur. [4] Gradus infronte constituendi ita sunt, uti sint semperinpares; namque cum dextro pede primusgradus ascendatur, item in summo temploprimus erit ponendus. Crassitudines autemeorum graduum ita finiendas censeo, utneque crassiores dextante nec tenuioresdodrante sint conlocatae; sic enim durus nonerit ascensus. Retractiones autem graduumnec minus quam sesquipedales nec plusquam bipedales faciendae videntur. Item sicirca aedem gradus futuri sunt, ad eundemmodem fieri debent. [5] Sin autem circaaedem ex tribus lateribus podium faciendumerit, ad id constituatur, uti quadrae, spirae,trunci, coronae, lysis ad ipsum stylobatam,qui erit sub columnarum spiris, conveniant.Stylobatam ita oportet exaequari, uti habeatper medium adiectionem per scamillosinpares; si enim ad libellam dirigetur,alveolatum oculo videbitur. Hoc autem, utscamilli ad id convenientes fiant, item inextremo libro forma et demonstratio eritdescripta.

Capítulo quinto

El orden jónico

Caput QuintumConcluido correctamente todo lo expuesto en laslíneas anteriores, se colocarán las basas de lascolumnas respetando la simetría, de manera que suancho, junto con el plinto, sea la mitad del anchode la columna y su resalto, en griego efora, midauna sexta parte: así la basa tendrá una anchura ylongitud igual a un diámetro y medio de lacolumna. Si se trata de estilo ático divídase sualtura de manera que la parte superior sea un terciodel diámetro de la columna y déjese el resto para elplinto. Prescindiendo del plinto, se dividirá la parterestante en cuatro partes: una de estas partes serápara el toro de la parte superior. Las restantes tres

[1] His perfectis in suis locis spiraeconlocentur, eaque ad symmetriam sicperficiantur, uti crassitudo cum plintho sitcolumnae ex dimidia crassitudineproiecturamque, quam Graeci vocitant, habeant sextantem; ita tum lata etlonga erit columnae crassitudinis unius etdimidiae. [2] Altitudo eius, si atticurges erit,ita dividatur, ut superior pars tertia parte sitcrassitudinis columnae, reliquum plinthorelinquatur. Dempta plintho reliquumdividatur in partes quattuor, fiatque superior

Page 92: Diez libros de Arquitectura

M. Vitruvii Pollionis De Architectura Opus in Libris Decem

91

partes divídanse por igual y una de ellas será parael toro inferior; y otra parte será para la escociajunto con sus filetes, en griego trochilos. Si por elcontrario se trata de una basa de orden jónico suproporción debe establecerse de la siguientemanera: la anchura de la basa de la columna, portodos sus lados, será igual al diámetro de lacolumna más una cuarta y una octava parte; sualtura será similar a la del estilo ático y tambiénserá igual su plinto; sin contar con el plinto, quemedirá una tercera parte de la anchura de lacolumna, divídase lo restante en siete partes: eltoro, situado en la parte más alta, ocupará tres deestas siete partes; las restantes cuatro partes debendividirse por igual: una será para el tróquilosuperior junto con sus astrágalos y su moldura, y laotra parte será para el tróquilo inferior; no obstante,el tróquilo inferior parecerá más grande,precisamente porque sobresale hasta el extremo delplinto. Los astrágalos deben medir una octava partedel tróquilo; el resalto o saliente será una octavaparte y una decimosexta parte del diámetro de lacolumna.

torus [quartae; reliquae tres aequaliterdividantur, et una sit inferior torus], altera parscum suis quadris scotia, quam Graecitrochilon dicunt. [3] Sin autem ionicae eruntfaciendae, symmetriae earum sic eruntconstituendae, uti latitudo spirae quoqueversussit columnae crassitudinis adiecta crassitudinequarta et octava. Altitudo ita uti atticurges; itaut eius plinthos; reliquumque praeterplinthum, quod erit tertia pars crassitudiniscolumnae, dividatur in partes septem: indetrium partium torus qui est in summo; reliquaequattuor partes dividendae sunt aequaliter, etuna pars fiat cum suis astragalis et superciliosuperior trochilus, altera pars inferiori trochilorelinquatur; sed inferior maior apparebit, ideoquod habebit ad extremam plinthumproiecturam. Astragali faciendi sunt octavaepartis trochili; proiectura erit spirae parsoctava et sexta decuma pars crassitudiniscolumnae.

Concluidas y colocadas las basas, deben ponerse ensu sitio las columnas intermedias, tanto en elpronao como en su parte posterior, siempre enperpendicular a su parte central; las columnasangulares y las que vayan a situarse en los lateralesdel santuario, en línea, a derecha y a izquierdatendrán sus elementos interiores orientados hacialas paredes del santuario y su flanco perfectamentea nivel; sus elementos exteriores irándisminuyendo, como se ha señalado Así, ladisminución de las columnas, que se debe respetaren los templos, responderá con exactitud a laproporción apuntada ya.

[4] Spiris perfectis et conlocatis columnaesunt medianae in pronao et postico adperpendiculum medii centri conlocandae,angulares autem quaeque e regione earumfutura sunt in lateribus aedis dextra ac sinistra,uti partes interiores, quae ad parietes cellaespectant, ad perpendiculum latus habeantconlocatum, exteriores autem partes uti dicantse earum contracturam. Sic enim erunt figuraeconpositionis aedium contractura eius taliratione exactae.

Fijados los fustes de las columnas, los capiteles, sivan a ser jónicos, se adecuarán a esta proporción:el ábaco tendrá la misma longitud y anchura que eldiámetro del imoscapo, añadiendo unadecimooctava parte; su altura, incluyendo lasvolutas, será la mitad de su anchura. Deberetrocederse desde el extremo del ábaco hacia suparte interior, en el frente de las volutas, unadecimooctava parte y media. La altura del capiteldivídase en nueve partes y media y trácense unaslíneas perpendiculares, llamadas cathetoe, en lascuatro caras de las volutas desde el borde superior

[5] Scapis columnarum statutis capitulorumratio si pulvinata erunt, his symmetriisconformabuntur, uti, quam crassus imusscapus fuerit addita octava decuma partescapi, abacus habeat longitudinem etlatitudinem; crassitudinem cum volutis eiusdimidiam. Recedendum autem est ab extremoabaco in interiorem partem frontibusvolutarum parte duodevicensima et eiusdimidia. Tunc crassitudo dividenda est inpartes novem et dimidiam, et secundumabacum in quattuor partibus volutarum

Page 93: Diez libros de Arquitectura

M. Vitruvii Pollionis De Architectura Opus in Libris Decem

92

al inferior del ábaco. De las nueve partes y media,una parte y media la ocupará el grosor del ábaco ylas restantes ocho partes quedarán para las volutas.Pues bien, desde la línea perpendicular que se trazódesde el borde del ábaco, trácese otra hacia la parteinterior, a una distancia de una parte y media.Divídanse posteriormente estas líneas de maneraque queden cuatro partes y media debajo del ábaco.Y exactamente en ese mismo punto, donde sedivide en cuatro partes y media y en tres partes ymedia coincidirá el centro del Ojo de la voluta; acontinuación, desde este mismo punto trácese unacircunferencia, con un diámetro equivalenteexactamente a una de las ocho partes. Esta indicarála magnitud del Ojo; a través del centro tírensediámetros en correspondencia con la línea verticalo cateto; comenzando desde la parte inferior,debajo del ábaco, trácese un radio que vayadisminuyendo la mitad del diámetro del Ojo encada uno de los cuadrantes hasta el mismocuadrante, debajo del ábaco.

secundum extremi abaci quadram lineaedimittendae, quae cathetoe dicuntur. Tunc exnovem partibus et dimidia una pars et dimidiaabaci crassitudo relinquatur, reliquae octovolutis constituantur. [6] Tunc ab linea quaesecundum abaci extremam partem demissaerit, in interiorem partem <alia> recedat uniuset dimidiatae partis latitudine. Deinde haelineae dividantur ita, ut quattuor partes etdimidia sub abaco reliquatur. Tunc in eo loco,qui locus dividit quattuor et dimidiam et tres etdimidiam partem, centrum oculi; signeturqueex eo centro rotunda circinatio tam magna indiametro, quam una pars ex octo partibus est.Ea erit oculi magnitudine, et in ea cathetorespondens diametros agatur. Tunc ab summosub abaco inceptum in singulis tetrantorumactionibus dimidiatum oculi spatium minuatur,donique in eundem tetrantem qui est subabaco, veniat.

La altura del capitel debe elevarse de manera quede las nueve partes y media, tres de estas partesqueden debajo del astrágalo del sumoscapo; laparte restante la ocupará el cimacio, sin contar conel ábaco ni con el canal3 . El resalto del cimaciofuera del zócalo del ábaco mida lo mismo que elojo de la voluta. Las molduras o balteos de loscapiteles jónicos tengan tal resalto que situando unpunto del compás en un cuadrante del capitel y elotro punto tocando el borde del cimacio, el círculodescrito alcance los bordes extremos de los balteos.Los ejes de las volutas no serán más anchos que eldiámetro del Ojo, y, de esta manera, las mismasvolutas quedarán acanaladas una duodécima partede su propia altura. Así ha de ser la proporción delos capiteles cuyas columnas midan al menosveinticinco pies. Las columnas que sean más altas,conservarán esta misma proporción, pero el ábacotendrá una anchura y una longitud igual al diámetrode la columna en su base, más una novena parte.Cuando una columna más alta tenga una menordisminución en su parte superior, no por ello ha detener su capitel menos resalto ni tampoco menosadición o añadido a su altura. Al final del libroquedará anotado el aspecto exterior y la disposiciónde las volutas; cómo deben trazarse con el compáspara que queden perfectamente circulares.

[7] Capituli autem crassitudo sic est facienda,ut ex novem partibus et dimidia tres partespraependeant infra astragalum summi scapi;cymatio, adempto abaco et canali, reliqua sitpars. Proiectura autem cymatii habet extraabaci quadram oculi magnitudine. Pulvinorumbaltei abaco hanc habeant proiecturam, uticircini centrum unum cum sit positum incapituli tetrante et alterum deducatur adextremum cymatium, circumactum balteorumextremas partes tangat. Axes volutarum neccrassiores sint quam oculi magnitudo,volutaeque ipsae sic caedantur altitudinis suaeduodecimam partem. Haec erunt symmetriaecapitulorum, quae columnae futurae sunt abminimo ad pedes XXV. Quae supra erunt,reliqua habebunt ad eundem modumsymmetrias, abacus autem erit longus et latus,quam crassa columna est ima adiecta parteVIIII, uti, quo minus habuerit altior columnacontractum, eo ne minus habeat capitulumsuae symmetriae proiecturam et in altitudinesuae partis adiectionem.[8] De volutarum descriptionibus, uti adcircinum sint recte involutae, quemadmodumdescribantur, in extremo libro forma et ratioearum erit subscripta.

3 En algunos códices se incluye el ábaco y el canal.

Page 94: Diez libros de Arquitectura

M. Vitruvii Pollionis De Architectura Opus in Libris Decem

93

Concluidos los capiteles y colocados en lascolumnas, no a nivel sino respetando lacorrespondiente medida, con el fin de que elaumento que se añade a los estílóbatos debecorresponderse en los elementos superiores con laproporción de los arquitrabes. He aquí ladisposición de los arquitrabes: si la columna tieneuna altura entre doce y quince pies, la altura delarquitrabe debe ser la mitad del ancho delimoscapo; si su altura es entre quince y veinte pies,divídase la altura de la columna en trece partes ydaremos al arquitrabe una de estas partes; si es deveinte a veinticinco pies, divídase la altura de lacolumna en doce partes y media y el arquitrabetendrá una altura de una parte; si la altura es deveinticinco a treinta pies, divídase en doce partes ytenga el arquitrabe una de estas doce partes. Asídeben resultar las diversas alturas de losarquitrabes en proporción a la altura de lascolumnas. Cuanto más alto suba la vista másdifícilmente penetra la densidad del aire y así losOjos informan a los demás sentidos de unacantidad imprecisa de módulos, debido a ladistancia y al impacto de la altura. Por ello,siempre se debe aportar un suplemento a estaproporción en el supuesto de elementos simétricos,con el fin de que tengan una proporción de susmedidas cuando se construyan en lugares más altose incluso cuando se levanten obras colosales. Laanchura del arquitrabe, en su parte inferior que va aquedar inmediatamente sobre el capitel, coincidirácon el ancho del sumoscapo, debajo del capitel; laparte más alta del arquitrabe coincidirá con elgrosor del imoscapo. El cimacio del arquitrabemedirá una séptima parte de su propia altura y otrotanto su resalto. Exceptuando el cimacio, lo quequede debe dividirse en doce partes: tres partesserán para la faja más baja, cuatro para laintermedia y cinco partes para la faja superior. Elfriso, colocado sobre el arquitrabe, será una cuartaparte menor que éste; si fuera necesario oconveniente cincelar relieves será una cuarta partemás alto que el arquitrabe, con el fin de que susrelieves tengan prestancia. El cimacio será unaséptima parte de su altura y lo mismo el resalto delcimacio. Sobre el friso deben labrarse unasmolduras con la misma altura que las fajasintermedias del arquitrabe. El espacio o intervalo,que en griego se llama metope, debe dividirse demanera que la moldura o dentículo tenga de ancho

Capitulis perfectis deinde columnarum non adlibellam sed ad aequalem modulum conlocatis,ut, quae adiectio in stylobatis facta fuerit, insuperioribus membris respondeat symmetriaepistyliorum. Epistyliorum ratio sic esthabenda, uti, si columnae fuerint a minima XIIpedum ad quindecim pedes, epistylii sitaltitudo dimidia crassitudinis imae columnae;item ab XV pedibus ad XX, columnae altitudodemetiatur in partes tredecim et unius partisaltitudo epistylii fiat; item si a XX ad XXVpedes, dividatur altitudo in partes XII etsemissem, et eius una pars epistylium inaltitudine fiat; item si ab XXV pedibus adXXX, dividatur in partes XII, et eius una parsaltitudo fiat. Item ratam partem ad eundemmodum ex altitudine columnarumexpediendae sunt altitudines epistyliorum.

[9] Quo altius enim scandit oculi species, nonfacile persecat aeris crebritatem, dilapsa itaquealtitudinis spatio et viribus, extructamincertam modulorum renuntiat sensibusquantitatem. Quare semper adiciendum estrationi supplementum in symmetriarummembris, ut, cum fuerint aut altioribus locisopera aut etiam ipsa colossicotera, habeantmagnitudinum rationem. Epistylii latitudo inimo, quod supra capitulum erit, quantacrassitudo summae columnae sub capitulo erit,tanta fiat; summum, quantum imus scapus.

[10] Cymatium epistylii septima parte suaealtitudinis est faciendum, et in proiecturatantundem. Reliqua pars praeter cymatiumdividenda est in partes XII, et earum trium imafascia est faciencda, secunda IIII, summa V.Item zophorus supra epistylium quarta parteminus quam epistylium; sin autem sigilladesignari oportuerit, quarta parte altior quamepistlium, uti auctoritatem habeant scalpturae.Cymatium suae altitudinis partis septimae;proiecturae cymatium quantum crassitudo.

[11] Supra zophorum denticulus estfaciendus tam altus quam epistylii mediafascia; proiectura eius quantum altitudo.Intersectio, quae graece metope dicitur, sic estdividenda, uti denticulus altitudinis suae

Page 95: Diez libros de Arquitectura

M. Vitruvii Pollionis De Architectura Opus in Libris Decem

94

la mitad de su altura, refiriéndose a la fachada y lacavidad de este intervalo mida dos de las tres partesde los dentículos; su cimacio medirá una sextaparte de la altura del dentículo. La cornisa juntocon el cimacio, exceptuando la sima, mida lomismo que la faja intermedia del arquitrabe; elresalto o saliente de la cornisa, junto con eldentículo, debe medir lo mismo que la altura quequeda desde el friso hasta la parte superior delcimacio de la cornisa; todos los salientes (ecfóras)poseerán un aspecto más hermoso si su alturacoincide con su propia proyección. La altura deltímpano, situado en el frontispicio, debe ser tal queel frente de la cornisa desde los extremos delcimacio quede dividido en nueve partes; de estasnueve partes una quedará fijada para la alturacentral del tímpano siempre que los arquitrabes ylos hipotraquelios de las columnas se correspondanen vertical. De igual modo serán las cornisascolocadas sobre el tímpano que las colocadasdebajo, exceptuando las simas. Las simas, engriego epaietidas, sobre las cornisas deben tener dealtura una octava parte de la altura de la corona.Las acroterias angulares tengan la misma altura queel centro del tímpano; las acroterías centralestengan una octava parte más de altura que lasangulares.

dimidiam partem habeat in fronte, cavusautem intersectionis huius frontis e tribus duaspartes; huius cymatium altitudinis eius sextampartem. Corona cum suo cymatio, praetersimam, quantum media fascia epistylii;proiectura coronae cum denticulo facienda est,quantum erit altitudo a zophoro ad summumcoronae cymatium; et omnino omnes ecphoraevenustiorem habeant speciem, quae quantumaltitudinis tantundem habeant proiecturae.

[12] Tympani autem, quod est in fastigio,altitudo sic est facienda, uti frons coronae abextremis cymatiis tota dimetiatur in partesnovem et ex eis una pars in medio cacuminetympani constituatur, dum contra epistyliacolumnarumque hypotrachelia adperpendiculum respondeant. Coronaequesupra aequaliter imis praeter simas suntconlocandae. Insuper coronas simae, quasGraeci epaietidas dicunt, faciendae suntaltiores octava parte coronarum altitudinis.Acroteria angularia tam alta, quantum esttympanum medium, mediana altiora octavaparte quam angularia.

Todos los elementos que van sobre los capiteles delas columnas, es decir, arquitrabes, frisos, cornisas,tímpanos, frontones, acroterias, deben tener unainclinación ligera en el frente, de una duodécimaparte de su altura, pues alsituarnos frente a lafachada, si desde el Ojo dirigiéramos dos líneas,una de ellas tocaría la parte inferior y otraalcanzaría la parte superior; la que alcanzara laparte superior, evidentemente tendrá más longitudy cuanta más longitud tenga la línea visual laconsecuencia es que su aspecto aparezca másinclinado hacia atrás. Pero, como antes se ha dicho,si estuviera inclinado hacia adelante, en la fachada,parecerá entonces que está en vertical y a escuadratodo su aspecto exterior. Las estrías de lascolumnas deben ser veinticuatro y excavadas demanera que cuando coloquemos en la cavidad de laestría la escuadra, su giro toque a derecha y aizquierda los extremos de las estrías y la punta dela escuadra roce la curvatura a medida que vagirando alrededor. El ancho de las estrías debe serigual al añadido que hace aumentar la parte mediade las columnas, como ya se ha descrito. En las

[13] Membra omnia, quae supra capitulacolumnarum sunt futura, id est epistylia,zophora, coronae, tympana, fastigia, acroteria,inclinanda sunt in frontis suae cuiusquealtitudinis parte XII, ideo quod, cumsteterimus contra frontes, ab oculo lineae duaesi extensae fuerint et una tetigerit imam operispartem, altera summam quae summamtetigerit, longior fiet. Ita quo longior visuslinea in superiorem partem procedit,resupinatam facit eius speciem. Cum autem,uti supra scriptum est. in fronte inclinatafuerit, tunc in aspectu videbuntur esse adperpendiculum et normam.[14] Columnarum striae faciendae suntXXIIII ita excavatae, uti norma in cavo striaecum fuerit coniecta, circumacta anconibusstriarum dextra ac sinistra tangat acumenquenormae circum rotundationem tangendopervagari possit. Crassitudines striarumfaciendae sunt, quantum adiectio in mediacolumna ex descriptione invenietur.

Page 96: Diez libros de Arquitectura

M. Vitruvii Pollionis De Architectura Opus in Libris Decem

95

simas o molduras, colocadas sobre la cornisa en losflancos de los templos, deben esculpirse cabezas deleón, colocadas de manera que queden frente acada una de las columnas; las demás quedarán aintervalos iguales logrando que se correspondancon la parte media de los intercolumnios. Las quevan colocadas frente a las columnas seanperforadas hasta el canal que recoge el agua delluvia que se desliza por el tejado. Las intermediassean sólidas, con el fin de que cuando el agua de lalluvia caiga con fuerza por las tejas hacia el canal,no se precipite por los intercolumnios ni bañe a lospaseantes; las que están situadas sobre lascolumnas desagüen a borbotones, como sivomitaran agua por sus bocas.

[15] In simis, quae supra coronam inlateribus sunt aedium, capita leonina suntscalpenda, disposita <ita>, uti contra columnassingulas primum sint designata, cetera aequalimodo disposita, uti singula singulis mediistegulis respondeant. Haec autem, quae eruntcontra columnas, perterebrata sint ad canalem,qui excipit e tegulis aquam caelestem;mediana autem sint solida, uti, quae cadit visaquae per tegulas in canalem, ne deiciatur perintercolumnia neque transeuntes perfundat,sed quae sunt contra columnas, videanturemittere vomentia ructus aquarum ex ore.

En este libro he ido describiendo, lo más claro queme ha sido posible, la ordenación de los templosjónicos; en el siguiente libro pasaré a desarrollarlas proporciones de los templos dóricos y corintios.

Aedium ionicarum, quam apertissime potui,dispositiones hoc volumine scripsi; doricarumautem et corinthiarum quae sint proportiones,insequenti libro explicabo.

Page 97: Diez libros de Arquitectura

M. Vitruvii Pollionis De Architectura Opus in Libris Decem

96

LIBRO IV

Introducción

PraefatioAl haber observado, ¡oh Emperador!, que muchosautores nos han legado unas normas de arquitectura yunos volúmenes desordenados y apenas esbozados decomentarios, como si fueran partículas errantes, hepensado que era conveniente y muy prácticoreconducir previamente todo el conjunto de estasenseñanzas a una regulación definitiva y, a la vez,desarrollar las propiedades formuladas de cada unode los distintos órdenes, en un libro propio ydiferente. Así pues, ¡oh César!, en el primer libro tepuse de manifiesto lo referente a las dotes yfunciones del arquitecto, así como la conveniencia deestar instruido en diversas ciencias. En el librosegundo traté sobre la provisión de materiales aptospara la construcción de edificios, y en el tercer libroexpuse la distribución de los templos sagrados, susdistintas clases, la estructura precisa y los diversosórdenes de los templos; de los tres órdenes hemostrado ya las exactísimas cantidades de módulosque posee, en sus proporciones y en sus normas, elorden jónico; pasaré ahora a tratar, en este libro,sobre el conjunto de las reglas de los órdenes dóricoy corintio y expondré tanto las diferencias como laspropiedades específicas de cada uno de ellos.

[1] Cum animadvertissem, imperator, pluresde architectura praecepta voluminaquecommentariorum non ordinita sed incepta,uti particulas, errabundos reliquisse, dignamet utilissimam rem putavi antea disciplinaecorpus ad perfectam ordinationem perducereet praescriptas in singulis voluminibussingulorum generum qualitates explicare.Itaque, Caesar, primo volumine tibi deofficio eius et quibus eruditum esse rebusarchitectum oporteat, exposui. Secundo decopiis materiae, e quibus aedificiaconstituuntur, disputavi; tertio autem deaedium sacrarum dispositionibus et deearum generum varietate quasque et quothabeant species earumque quae sunt insingulis generibus distributiones. [2] Extribus generibus quae subtilissimas haberentproportionibus modulorum quantitates ionicigeneris moribus, docui; nunc hoc voluminede doricis corinthiisque constitutis (et)omnibus dicam eorumque discrimina etproprietatis explicabo.

Capítulo primero

El capitel corintio

Caput PrimumExceptuando los capiteles, las columnas corintiasposeen las mismas proporciones que las columnasjónicas; pero la altura de sus capiteles consigue comoresultado una mayor elevación y esbeltez de lascolumnas, porque la altura del capitel jónico es unatercera parte del diámetro de la columna, mientrasque la del capitel corintio es igual al diámetro delfuste de la columna. Como posee, en consecuencia,añadidas dos partes del diámetro de la columna, elcapitel corintio consigue, con su mayor elevación,que la columna entera ofrezca un aspecto más esbeltoy grácil. Los restantes elementos, que se superponensobre las columnas, quedan dispuestos en las

[1] Columnae corinthiae praeter capitulaomnes symmetrias habent uti ionicae, sedcapitulorum altitudines efficiunt eas pro rataexcelsiores et graciliores, quod ionicicapituli altitudo tertia pars est crassitudiniscolumnae, corinthii tota crassitudo scapi.Igitur quod duae partes e crassitudinecorinthiarum adiciuntur, efficiunt excelsitatespeciem earum graciliorem.

[2] Cetera membra quae supra columnasinponuntur, aut e doricis symmetriis aut

Page 98: Diez libros de Arquitectura

M. Vitruvii Pollionis De Architectura Opus in Libris Decem

97

columnas corintias o bien guardando la proporciónde las columnas dóricas, o bien de las jónicas, debidoa que el orden corintio no poseía una disposiciónpropia y exclusiva de la. cornisa y del resto deadornos, sino que los modillones quedaban colocadosen las cornisas y las gotas en los arquitrabes como enel estilo dórico; o bien se reparten los frisosadornados con esculturas, molduras y cornisassiguiendo las normas del orden jónico. De este modo,como resultante de los dos órdenes, se genera untercer orden, interponiendo un nuevo capitel. Ladenominación de dórico, jonico, corintio surgeprecisamente a partir de la composición o estructurade sus columnas; la primera y más antigua de las treses la columna dórica.

ionicis moribus in corinthiis columnisconlocantur, quod ipsum corinthium genuspropriam coronarum reliquorumqueornamentorum non habuerat institutionem,set aut e triglyphorum rationibus mutuli incoronis et epistyliis guttae dorico moredisponuntur, aut ex ionicis institutiszophoroe scalpturis ornati cum denticulis etcoronis distribuuntur. [3] Ita e generibusduobus capitulo interposito tertium genus inoperibus est procreatum. E columnarumenim formationibus trium generum factaesunt nominationes, dorica, ionica, corinthia,e quibus prima et antiquitus dorica est nata.

En Acaya y en la totalidad del Peloponeso ocupó eltrono Doro, hijo de Heleno y de la ninfa Phthia; elmismo Doro levantó en la antigua ciudad de Argos eltemplo de Juno; un templo que en su aspectorespondía casualmente a este orden. posteriormente,se levantaron más templos de este mismo orden enotras ciudades de Acaya, cuando aún no se habíanfijado las medidas de sus proporciones. Luego,cuando los atenienses, obedeciendo los oráculos deApolo en Delfos y de común acuerdo con la totalidadde Grecia, fundaron trece colonias, en Asia, a unMISMO tiempo, se establecieron sus generales encada una de las colonias concediendo la supremaautoridad y poder a Ion, hijo de Xutho y de Creusa, aquien precisamente Apolo reconoció como su propiohijo en sus oráculos. Ion llevó estas colonias hacia elinterior de Asia, se apoderó del territorio de Caria y,en este mismo lugar, fundó magníficas ciudadescomo Éfeso, Mileto, Manto -ciudad que quedódestruida por el agua antiguamente y cuyos ritos yderechos fueron asignados a los milesíos-, Priene,Samos, Teos, Altabosco, Quío, Eritra, Focea,Clazomene, Lebedo y Melite; esta ciudad de Melite,debido a la arrogancia de sus ciudadanos fuesometida por las otras ciudades, tras declararle laguerra de común acuerdo; poco después, en su lugarfue aceptada entre las ciudades jónicas la ciudad deEsmirna, por un favor especial de los reyes Atalo yArsínoe. Esta liga de ciudades expulsó a loshabitantes de Carias y a los Leleges y denominaronJonia a toda esta región, tomando el nombre de supropio general Ion; establecieron santuarios a losdioses inmortales, y empezaron a edificar templos.En primer lugar, construyeron un templo a ApoloPanionio, tal como lo habían observado en Acaya; lo

Namque Achaia Peloponnessoque totaDorus, Hellenos et Phthiados nymphaefilius, regnavit, isque Argis, vetusta civitate,Iunonis templum aedificavit, eius generisfortuito formae fanum, deinde isdemgeneribus in ceteris Achaiae civitatibus, cumetiamnum non esset symmetriarum rationata. [4] Postea autem quam Athenienses exresponsis Apollinis Delphici, communiconsilio totius Hellados, XIII colonias unotempore in Asiam deduxerunt ducesque insingulis coloniis constituerunt et summamimperii potestatem Ioni, Xuthi et Creusaefilio, dederunt, quem etiam Apollo Delphissuum filium in responsis est professus, isqueeas colonias in Asiam deduxit et Cariaefines occupavit ibique civitates amplissimasconstituit Ephesum, Miletum, Myunta (quaeolim ab aqua est devorata; cuius sacra etsuffragium Milesiis Iones adtribuerunt),Prienen, Samum, Teon, Colophona, Chium,Erythras, Phocaeam, Clazomenas, Lebedon,Meliten (haec Melite propter civiumadrogantiam ab his civitatibus bello indictocommuni consilio est sublata; cuius locopostea regis Attali et Arsinoes beneficioZmyrnaeorum civitas inter Ionas estrecepta): hae civitates, cum Caras et Lelegaseiecissent, eam terrae regionem a duce suoIone appellaverunt Ioniam ibique deoruminmortalium templa constituentes coeperuntfana aedificare.

[5] Et primum Apollini Panionio aedem, utividerant in Achaia, constituerunt et eam

Page 99: Diez libros de Arquitectura

M. Vitruvii Pollionis De Architectura Opus in Libris Decem

98

denominaron «templo dóricos», pues cayeron en lacuenta de que el primer templo de este estilo habíasido construido en las ciudades de los Dorios.Quisieron colocar unas columnas en este templopero, al no dominar sus proporciones y pensando dequé medida las podrían lograr, con el fin de quefueran apropiadas para soportar todo el peso y queademás ofrecieran en su aspecto una bellezacontrastada, midieron la huella de la pisada del piedel hombre y lo aplicaron (como módulo) paralevantar las columnas. Descubrieron que un «pie»equivale a la sexta parte de la altura del hombre y,exactamente así, lo aplicaron a sus columnas, demanera que el imoscapo tuviera una anchuraequivalente a la sexta parte de la altura de lacolumna, incluyendo el capitel. De esta manera, lacolumna dórica era una respuesta a la proporción delcuerpo humano y sobresalía, en los edificios, por susolidez y su belleza.

Doricam appellaverunt, quod in Dorieoncivitatibus primum factam eo genereviderunt.[6] In ea aede cum voluissent columnasconlocare, non habentes symmetrias earumet quaerentes quibus rationibus efficerepossent, uti et ad onus ferendum essentidoneae et in aspectu probatam haberentvenustatem, dimensi sunt virilis pedisvestigium et id retulerunt in altitudinem.Cum invenissent pedem sextam partem essealtitudinis in homine, item in columnamtranstulerunt et qua crassitudine feceruntbasim scapi, tanta sex cum capitulo inaltitudinem extulerunt. Ita dorica columnavirilis corporis proportionem et firmitatem etvenustatem in aedificiis praestare coepit.

Posteriormente levantaron un templo a la diosaDiana, intentando buscar un aspecto nuevo, de unnuevo estilo; pero, teniendo en cuenta los mismosprincipios, los adecuaron a la esbeltez y delicadezafemeninas; en principio, levantaron las columnas conun diámetro que equivalía a una octava parte de sualtura, para que tuviera un aspecto más elevado.Colocaron debajo de la columna una basa, como sifuera su calzado y colocaron en el capitel unasvolutas colgantes a derecha y a izquierda, como losrizos ensortijados de su propia cabellera; adornaronsus frentes o fachadas con cimacios y festones,colocándolos como si fueran los cabellos y, a lo largode todo el fuste, excavaron unas estrías, imitando lospliegues de las estolas que llevan las mujeres; asílograron una doble estructura en la columna,mediante dos claras diferencias: una, de aspecto virily sin ninguna clase de adorno (dórica) y la otraimitando los adornos femeninos (jónica).Prosiguiendo en la agudeza intuitiva de suspensamientos y complaciéndose en unos módulosmás sutiles, fijaron la altura de la columna dórica ensiete veces su diámetro y la de la columna jónica, ennueve veces. Este orden que idearon los jonios por Eltercer orden, llamado corintio, imita la delicadeza deuna muchacha, pues las muchachas, debido a sujuventud, poseen una configuración conformada pormiembros delicados y mediante sus adornos logranefectos muy hermosos. Dicen que el descubrimientodel capitel corintio fue así: una muchacha de Corinto,ya de cierta edad para contraer matrimonio, falleció a

[7] Item postea Dianae constituere aedem,quaerentes novi generis speciem isdemvestigiis ad muliebrem transtuleruntgracilitatem, et fecerunt primum columnaecrassitudinem octava parte, ut haberetspeciem excelsiorem. Basi spiramsubposuerunt pro calceo, capitulo volutas uticapillamento concrispatos cincinnospraependentes dextra ac sinistraconlocaverunt et cymatiis et encarpis procrinibus dispositis frontes ornaverunttruncoque toto strias uti stolarum rugasmatronali more dimiserunt, ita duobusdiscriminibus columnarum inventionem,unam virili sine ornatu nudam speciemalteram muliebri. [8] Subtilitatequeiudiciorum progressi et gracilioribusmodulis delectati septem crassitudinisdiametros in altitudinem columnae doricae,ionicae novem constituerunt. Id autem quodIones fecerunt primo, Ionicum estnominatum.

Tertium vero, quod Corinthium dicitur,virginalis habet gracilitatis imitationem,quod virgines propter aetatis teneritatemgracilioribus membris figuratae effectusrecipiunt in ornatu venustiores.[9] Eius autem capituli prima inventio sicmemoratur esse facta. Virgo civis Corinthiaiam matura nuptiis inplicata morbo decessit.

Page 100: Diez libros de Arquitectura

M. Vitruvii Pollionis De Architectura Opus in Libris Decem

99

causa de una enfermedad. Después de sus exequias,su nodriza recogió unas copas que le gustaban muchoa la muchacha cuando vivía y las puso todas juntasen un canastillo de mimbre, que llevó a su sepulcro;las colocó encima y con el fin de que se mantuvieranen buen estado durante mucho tiempo, las cubrió conunas tejas. Casualmente colocó el canastillo sobre laraíz de un acanto. Con el tiempo, las raíces delacanto, oprimidas por el peso, esparcieron enderredor sus hojas y sus pequeños tallos, al llegar laprimavera; sus tallos crecían en torno al canastillo ypor los lados salían al exterior bajo el peso de lastejas, lo que obligó a que fueran formando unascurvaturas o volutas en sus extremos. Calímaco,llamado catatechnos por los atenienses, gracias a laexquisitez y primor de sus tallas de arte marmóreas,al pasar delante de este sepulcro observó el canastilloy la delicadeza de las hojas que crecían a sualrededor. Quedó gratamente sorprendido por estaoriginal forma de las hojas y levantó unas columnasen Corinto, imitando este modelo; fijó susproporciones y dividió las medidas del ordencorintio. Así se consigue la proporción de su capitel:su altura, incluyendo el ábaco, ha de ser equivalenteal diámetro del imoscapo; la anchura del ábaco debecalcularse de modo que midan dos veces la altura delcapitel las dos diagonales desde un ángulo hasta elotro; de esta forma, su superficie poseerá unosfrentes proporcionados, con la misma anchura. Suparte frontal quede aplastada hacia adentro desde losángulos extremos del ábaco, en una novena parte desu longitud. La parte inferior del capitel tenga unaanchura igual al diámetro del sumoscapo, sin contarcon el anillo ni con el astrágalo. La anchura delábaco sea una séptima parte de la altura del capitel.Dejando a un lado la anchura del ábaco, divídase lorestante en tres partes: una parte será para las hojasinferiores; la segunda parte para las hojas intermediasy la tercera para los tallos, de una misma altura, dedonde surgen las hojas que sobresalen con el fin derecibir las volutas que salen de los tallos hasta losángulos extremos; y además, unas espirales máspequeñas, dentro de la parte intermedia del ábaco;escúlpanse unas flores por la parte de abajo. En loscuatro lados fórmense unas flores iguales a laanchura del ábaco. De esta forma con talesproporciones, los capiteles corintíos poseerán unaadecuada composición.

Post sepulturam eius, quibus ea virgo vivapoculis delectabatur, nutrix collecta etconposita in calatho pertulit admonumentum et in summo conlocavit et, utiea permanerent diutius subdiu, tegula texit.Is calathus fortuito supra acanthi radicemfuerit conlocatus. Interim pondere pressaradix acanthi media folia et cauliculoscircum vernum tempus profudit, cuiuscauliculi secundum calathi latera crescenteset ab angulis tegulae ponderis necessitateexpressi flexuras in extremas partesvolutarum facere sunt coacti.[10] Tunc Calimachus qui propterelegantiam et subtilitatem artis marmoreaeab Atheniensibus catatechnos fueratnominatus, praeteriens hoc monumentumanimadvertit eum calathum et circa foliorumnascentem teneritatem, delectatusque genereet formae novitate ad id exemplar columnasapud Corinthios fecit symmetriasqueconstituit; ex eo in operis perfectionibusCorinthii generis distribuit rationes. [11]Eius autem capituli symmetria sic estfacienda, uti, quanta fuerit crassitudo imaecolumnae, tanta sit altitudo capituli cumabaco. Abaci latitudo ita habeat rationem, ut,quanta fuerit altitudo, tanta duo sint diagoniaab angulo ad angulum; spatia enim ita iustashabebunt frontes quoquoversus latitudinis.Frontes simentur introrsus ab extremisangulis abaci suae frontis latitudinis nona.Ad imum capituli tantam habeatcrassitudinem, quantam habet summacolumna praeter apothesim et astragalum.Abaci crassitudo septima capituli altitudinis.[12] Dempta abaci crassitudine dividaturreliqua pars in partes tres, e quibus una imofolio detur; secundum folium mediamaltitudinem teneat; coliculi eandem habeantaltitudinem, e quibus folia nascunturproiecta, uti excipiant quae ex coliculisnatae procurrunt ad extremos angulosvolutae; minoresque helices intra suummedium, qui est in abaco; flores subiectiscalpantur. Flores in quattuor partibus,quanta erit abaci crassitudo, tam magniformentur. Ita his symmetriis corinthiacapitula suas habebunt exactiones.

Distintos capiteles suelen colocarse sobre estas Sunt autem, quae isdem columnis

Page 101: Diez libros de Arquitectura

M. Vitruvii Pollionis De Architectura Opus in Libris Decem

100

mismas columnas que se denominan con términosdiferentes; somos incapaces de reconocer laspropiedades de sus proporciones y de denominar deotra manera el orden de sus columnas, puesobservamos que sus denominaciones han sidotransferidas mediante cambios, a partir de losórdenes corintio, jónico y dórico, cuyas proporcioneshan sido adaptadas a la finura y a la delicadeza deestos capiteles.

inponuntur, capitulorum genera variisvocabulis nominata, quorum necproprietates symmetriarum nec columnarumgenus aliud nominare possumus, sedipsorum vocabula traducta et commutata excorinthiis et pulvinatis et doricis videmus,quorum symmetriae sunt in novarumscalpturarum translatae subtilitatem.

Capítulo segundo

Adornos de las columnas

Caput SecundumEn las líneas precedentes hemos descrito los orígenesy el descubrimiento de los órdenes de columnas, porlo que me parece pertinente tratar ahora sobre susadornos: de qué manera se originaron y cómo fuerondescubiertos. En todos los edificios se coloca en laparte superior un maderaje, que recibe diversosnombres. Posee distintas denominaciones según seansus ventajas y sus diferentes usos. Las vigas son lasmaderas colocadas sobre las columnas, pilastras ypilares; en los entramados se usan maderos y tablas;debajo de la techumbre, si queda un gran espacio, secolocan tirantes y cabríos; si el espacio que queda esmediano, simplemente se coloca una viga quesoporte el techo (columen) y unos canterios quesobresalen hasta el límite del alero; sobre loscanterios se apoyan unos maderos atravesados parasoportar el tejado; en la parte superior y debajo de lastejas, hay unas pequeñas vigas que sobresalen y quecubren y protegen las paredes. Así, cada uno de estoselementos posee su propio lugar, estilo y orden. A lavista de esto y del trabajo corriente de loscarpinteros, en los templos de mármol y de piedra losartesanos han imitado esta disposición en susesculturas y han pensado que se debían hacer segúnestos modelos o descubrimientos. Los antiguosobreros, en un determinado lugar llevaron a cabo susconstrucciones colocando unas vigas que sobresalíandesde las paredes interiores hacia el exterior,cerraron con obra de albañilería el espacio entre lasvigas, y adornaron las cornisas y los frontispicios dedoble pendiente con trabajos artesanales de aspectomuy hermoso; recortaron los salientes de las vigas envertical y perpendicular a las paredes. El aspecto deestos salientes les pareció falto de belleza y degracia, por lo que fijaron unas tablitas en los cortes

[1] Quoniam autem de generibuscolumnarum origines et inventiones suprasunt scriptae, non alienum mihi videturisdem rationibus de ornamentis eorum,quemadmodum sunt prognata et quibusprincipiis et originibus inventa, dicere. Inaedificiis omnibus insuper conlocaturmateriato variis vocabulis nominata. Eaautem uti in nominationibus, ita in res variashabet utilitates. Trabes enim supra columnaset parastaticas et antas ponuntur; incontignationibus tigna et axes; sub tectis, simaiora spatia sunt, et transtra et capreoli, sicommoda, columen, et cantheriiprominentes ad extremam suggrundationem;supra cantherios templa; deinde insuper subtegulas asseres ita prominentes, uti parietesprotecturis eorum tegantur.[2] Ita unaquaeque res et locum et genus etordinem proprium tuetur. E quibus rebus et amateriatura fabrili in lapideis et marmoreisaedium sacrarum aedificationibus artificesdispositiones eorum scalpturis sunt imitati eteas inventiones persequendas putaverunt.Ideo, quod antiqui fabri quodam in locoaedificantes, cum ita ab interioribusparietibus ad extremas partes tignaprominentia habuissent conlocata, inter tignastruxerunt supraque coronas et fastigiavenustiore specie fabrilibus operibusornaverunt, tum proiecturas tignorum,quantum eminebant, ad lineam etperpendiculum parietum praesecuerunt, quaespecies cum invenusta is visa esset, tabellasita formatas, uti nunc fiunt triglyphi, contra

Page 102: Diez libros de Arquitectura

M. Vitruvii Pollionis De Architectura Opus in Libris Decem

101

de las vigas -como se hacen ahora los triglifos- quedan al frente y las pintaron con cera azulada, con elfin de que los cortes barnizados de las vigas noofendieran la vista al contemplarlos; en el ordendórico, estos cortes recubiertos de las vigaspropiciaron la ubicación de los triglifos y en mediode éstas situaron las metopas. Corriendo el tiempo,otros artesanos en otras construcciones distintasdejaron al aire los canterios que sobresalían enperpendicular a los triglifos y hendieron unasmolduras en sus resaltos. Precisamente por esto, asícomo por una determinada ordenación de las vigas sedescubrió la proporción de los triglifos, de igualmodo la relación de los modillones bajo las cornisassurgió a partir de los resaltos de los canterios. Casi deigual forma se representan los modillones tanto enlas construcciones de piedra como en las de mármol,mediante esculturas inclinadas, ya que se trata de unaimitación de los canterios; en efecto, necesariamentese colocan inclinados hacia adelante para facilitar eldesagüe de la lluvia; debido a esta imitación sedescubrió la proporción y colocación de los triglifosy de los modillones en el estilo dórico.

tignorum praecisiones in fronte fixerunt eteas cera caerulea depinxerunt, utpraecisiones tignorum tectae nonoffenderent visum ita divisiones tignorumtectae triglyphorum dispositionem et intertigna metoparum habere in doricis operibuscoeperunt. [3] Postea alii in aliis operibus adperpendiculum triglyphorum cantheriosprominentes proiecerunt eorumqueproiecturas simaverunt. Ex eo, uti tignorumdispositionibus triglyphi, ita e cantheriorumproiecturis mutulorum sub coronulis ratioest inventa. Ita fere in operibus lapideis etmarmoreis mutuli inclinatis scalpturisdeformantur, quod imitatio estcantheriorum; etenim necessario propterstillicidia proclinati conlocantur. Ergo ettriglyphorum et mutulorum in doricisoperibus ratio ex ea imitatione inventa est.

Han sido muchos los que equivocadamenteafirmaron que los triglifos representan ventanas. Perono puede ser, ya que los triglifos se sitúan en lasesquinas, frente a la parte central de las columnas,donde resulta completamente imposible abrir unasventanas. En efecto, quedan anuladas las junturas delas esquinas si se dejan vanos para las ventanas y,más aún, si se considera que hubo ventanas dondeestán ubicados los triglifos, por la misma razónparecerá que las molduras han sustituido a lasventanas en las construcciones jónicas. El espacioque media entre las molduras y los triglifos sedenomina «metopa». Los griegos denominan opas alas cavidades donde se apoyan las vigas y los cabriospara formar el tejado, Nosotros llamamos a estasmismas cavidades o asientos «cava columbaria». Poresto los griegos denominan «metopa» al espacio quemedia entre dos «opas».

[4] Non enim, quemadmodum nonnullierrantes dixerunt fenestrarum imagines essetriglyphos, ita potest esse, quod in anguliscontraque tetrantes columnarum triglyphiconstituuntur, quibus in locis omnino nonpatitur res fenestras fieri. Dissolvuntur enimangulorum in aedificiis iuncturae, si in isfenestrarum fuerint lumina relicta. Etiamqueubi nunc triglyphi constituuntur, si ibiluminum spatia fuisse iudicabuntur, isdemrationibus denticuli in ionicis fenestrarumoccupavisse loca videbuntur. Utraque enim,et inter denticulos et inter triglyphos quaesunt intervalla, metopae nominantur. Opasenim Graeci tignorum cubicula et asserumappellant, uti nostri ea cava columbaria. Itaquod inter duas opas est intertignium, idmetope est apud eos nominata.

Como en el orden dórico se descubrió la proporciónde triglifos y metopas, igualmente en el orden jónicose descubrió la disposición y organización de losdentículos, que poseen su propia proporción; y asícomo los modillones evidencian los resaltos de loscanterios, del mismo modo los dentellones, en elorden jónico, representan los resaltos de los cabrios.

[5] Ita uti autem in doricis triglyphorum etmutulorum est innventa ratio, item in ionicisdenticulorum constitutio propriam inoperibus habet rationem, et quemadmodummutuli cantheriorum proiecturae feruntimaginem, sic in ionicis denticuli exproiecturis asserum habent imitationem.

Page 103: Diez libros de Arquitectura

M. Vitruvii Pollionis De Architectura Opus in Libris Decem

102

Absolutamente nadie coloca dentículos bajo elmodillón en ninguna construcción griega: en efecto,no puede haber cabrios bajo los canterios. Por tanto,si lo que en realidad debe situarse sobre los canteriosy sobre los maderos atravesados que soportan eltejado fuera colocado por la parte de abajo en lasrepresentaciones, la obra resultará defectuosa y llenade inconveniencias. Los antiguos artesanos noaprobaron ni ordenaron los modillones o losdentículos en los frontones, sino única y simplementecornisas, porque ni los canterios ni los cabriospueden sobresalir en las fachadas de los frontones,sino que se colocan inclinados conforme a loscanales del tejado. Lo que de hecho y en realidad nopuede hacerse, en su opinión, no puede tener unaacertada valoración tampoco en las imitaciones. Apartir de las leyes de la naturaleza y con una exactapropiedad fueron deduciendo todo y así lotrasladaron a la construcción de sus obras, aprobandoúnicamente lo que se basa en argumentos razonablesy posee categoría de autenticidad. Nos han dejadofijadas la simetría y la proporción de cada uno de lostres órdenes, desde sus orígenes. Siendo fiel a susiniciativas he tratado la disposición del orden jónicoy del orden corintio desde sus comienzos; pasaréahora a explicar el orden dórico y su extraordinarioaspecto.

Itaque in graecis operibus nemo sub mutulodenticulos constituit; non enim possuntsubtus cantherior asseres esse. Quod ergosupra cantherios et templa in veritatem debetesse conlocantum, id in imaginibus si infraconstitutum fuerit, mendosam habebit operisrationem. Etiam quod antiqui nonprobaverunt, neque instituerunt in fastigiis<mutolos aut> denticulos fieri sed purascoronas, ideo quod nec cantherii nec asserescontra fastigiorum frontes distribuuntur necpossunt prominere, sed ad stillicidiaproclinati conlocantur. Ita quod non potestin veritate fieri, id non putaverunt inimaginibus factum posse certam rationemhabere. [6] Omnia enim certa proprietate et averis naturae deducta moribus transduxeruntin operum perfectiones, et ea probaverunt,quorum explicationes in disputationibusrationem possunt habere veritatis. Itaque exeis originibus symmetrias et proportionesuniuscuiusque generis constitutasreliquerunt. Quorum ingressus persecutus deionicis et corinthiis institutionibus supradixi; nunc vero doricam rationemsummamque eius speciem breviterexponam.

Capítulo tercero

El orden dórico

Caput TertiumAlgunos arquitectos de la antigüedad han afirmadoque no era conveniente levantar templos sagrados enestilo dórico, pues se producían proporcionesinadecuadas y sin conformidad entre ellas; podemoscitar a Archesio, Pitio y más concretamente aHermógenes. Este tenía ya preparado abundantemármol para levantar un templo al dios Baco enestilo dórico, pero cambió de plan y levantó untemplo jónico. No se debió a que su aspecto resultaracarente de belleza, ni al estilo ni a la valoración de suforma sino a que la distribución de los triglifos y lasmetopas resultaba impracticable e incómoda. Esabsolutamente necesario situar los triglifos enfrentede los cuadrantes intermedios de las columnas, y lasmetopas, que van entre los triglifos, deben tener lamisma longitud y la misma altura. Por el contrario,

[1] Nonnulli antiqui architecti negaveruntdorico genere aedes sacras oportere fieri,quod mendosae et disconvenientes in hissymmetriae conficiebantur. Itaque negavitArcesius, item Pythius, non minusHermogenes. Nam is cum paratam habuissetmarmoris copiam in doricae aedisperfectionem, commutavit ex eadem copiaeam ionicam Libero Patri fecit. Sed tamennon quod invenusta est species aut genus autformae dignitas, sed quod inpedita estdistributio et incommoda in operetriglyphorum et lacunariorum distributione.[2] Namque necesse est triglyphos constituicontra medios tetrantes columnarum,metopasque, quae inter triglyphos fient,

Page 104: Diez libros de Arquitectura

M. Vitruvii Pollionis De Architectura Opus in Libris Decem

103

los triglifos, que quedan situados en las columnasangulares, se ubican en sus partes más exteriores yno sobre los cuadrantes intermedios; de aquí que lasmetopas, situadas próximas a los triglifos angulares,no resulten cuadradas sino alargadas, con unaanchura que es la mitad de la del triglifo. Y quienesquieran formar iguales las metopas acortarán losintercolumnios extremos en la mitad de la anchuradel triglifo; así resultará ser francamente defectuosotanto si se interviene en la longitud de las metopascomo en la reducción de los intercolumnios. Pareceser que los antiguos evitaron las proporciones delestilo dórico en la construcción de los templossagrados, debido a estas razones.

aeque longas esse quam altas. Contraque inangulares columnas triglyphi in extremispartius consituuntur et non contra mediostetrantes. Ita metopae quae proximae adangulares triglyphos fiunt, non exeuntquadratae sed oblongiores triglyphi dimidialatitudine. At qui metopas aequales voluntfacere, intercolunnia extrema contrahunttriglyphi dimidia latitudine. Hoc autem, sivein metoparum longitudinibus siveintercolumniorum contractionibus efficietur,est mendosum. Quapropter antiqui vitarevisi sunt in aedibus sacris doricaesymmetriae rationem.

Siguiendo las exigencias del orden que hemosestablecido, vamos a exponer todo tal como lo hemosrecibido de nuestros maestros con el fin de quequeden explicadas sus proporciones, y si alguienquisiera abordar este empeño teniendo presentesestas explicaciones, sea capaz de ejecutar talesproporciones correctas y sin defectos en laconstrucción de templos de estilo dórico. Divídase lafachada del templo dórico, exactamente en el lugardonde se levantan las columnas, de la siguientemanera: si va a ser un templo tetrástilo, en veintisietepartes; si va a ser hexástilo, en cuarenta y dos partes:una de estas partes quedará fijada como módulo, engriego embates, y, según la definición del módulo, sellevarán a cabo las distribuciones de todo el edificio,siguiendo unos cálculos exactos. El diámetro de lacolumna tendrá dos módulos y la altura, incluyendoel capitel, catorce módulos. De un módulo será laaltura del capitel y su anchura de dos módulos másuna sexta parte. Divídase la altura del capitel en trespartes: una parte será para el ábaco Junto con elcimacio; otra parte, para el equino Junto con losanillos, y la tercera parte será para el hipotraquelio.La columna sufrirá una disminución tal como se hadescrito en el libro tercero, al tratar sobre el ordenjónico. La altura del arquitrabe, contando con la tenlay con las gotas, será de un módulo; la tenia mediráuna séptima parte del módulo; la longitud de lasgotas colgantes debajo de la tenla alta y frente a lostriglifos medirá una sexta parte del módulo, incluidala regleta. Por su parte inferior la anchura delarquitrabe se corresponderá con el hipotraquelio delsumoscapo. Los triglifos, junto con las metopas,deben colocarse sobre el arquitrabe y tendrán dealtura un módulo y medio y de anchura un módulo,

[3] Nos autem exponimus, uti ordo postulat,quemadmodum a praeceptoribus accepimus,uti, si qui voluerit his rationibus adtendensita ingredi, habeat proportiones explicatas,quibus emendatas et sine vitiis efficerepossit aedium sacrarum dorico moreperfectiones. Frons aedis doricae in loco,quo columnae constituuntur, dividatur, sitetrastylos erit, in partes XXVII, sihexastylos, XXXXII. Ex his pars una eritmodulus, qui Graece embater dicitur, cuiusmoduli constitutione ratiocinationibusefficiuntur omnis operis distributiones.

[4] Crassitudo columnarum erit duorummodulorum, altitudo cum capitudo XIIII.Capituli crassitudo unius moduli, latitudoduorum et moduli sextae partis. Crassitudocapituli dividatur in partes tres, e quibus unaplinthus cum cymatio fiat, altera echinuscum anulis, tertia hypotrachelion.Contrahatur columna ita, uti in tertio libro deionicis est scriptum. Epistylii altitudo uniusmoduli cum taenia et guttis; taenia moduliseptima; guttarum longitudo sub taeniacontra triglyphos alta cum regula parte sextamoduli praependeat. Item epistylii latitudoima respondeat hypotrachelio summaecolumnae. Supra epistylium conlocandi sunttriglyphi cum suis metopis, alti unius <et>dimidiati moduli, lati in fronte unius moduli,ita divisi, ut in angularibus columnis et inmediis contra tetrantes medios sintconlocati, et intercolumniis reliquis bini, in

Page 105: Diez libros de Arquitectura

M. Vitruvii Pollionis De Architectura Opus in Libris Decem

104

en el frente; distribúyanse de manera que quedencolocados en las columnas angulares y en lascolumnas intermedias, frente a los cuadrantes de enmedio: queden dos en cada uno de los intercolumniosy tres en el intercolumnio central tanto del pronaocomo de la parte posterior. De esta forma, quienesaccedan a visitar las imágenes de los diosesencontrarán la entrada sin ningún obstáculo, pues losintercolumnios intermedios poseen una mayoranchura. Divídase la anchura de los triglifos en seispartes: la parte central ocupará cinco partes, mediaparte a la derecha y otra media parte a la izquierdaserán para las régulas. Una de las régulas, en elcentro, tendrá la forma de un «fémur», en griegomeros. A los lados de este «fémur» se excavaránunos canales en ángulo recto; siguiendo un orden, aderecha e izquierda, quedarán otros listeles; en laspartes extremas, unos semicanales. Una vez situadosen su sitio los triglifos, las metopas, colocadas entrelos triglifos, han de tener la misma longitud quealtura; de igual modo, en los ángulos extremosquedarán marcadas unas semimetopas, con unaanchura de medio módulo. Así se corregirán todoslos defectos de las metopas, de los intercolumnios yde los artesones, pues se habrán realizado unasdivisiones con las mismas medidas. Los capiteles delos triglifos medirán una sexta parte del módulo. Lacornisa debe colocarse sobre los capiteles de lostriglifos, con un saliente que mida una sexta partemás medio módulo; en su parte inferior tendrá uncimacio dórico y otro en la parte superior. La cornisacon los dos cimacios medirá medio módulo de altura.En la parte inferior de la cornisa, en vertical con lostriglifos y en medio de las metopas, se dividirán lasalineaciones de los espacios1 y las hileras de lasgotas, cuidando que queden a la vista seis gotas a lolargo y tres a lo ancho. Cada uno de los restantesespacios déjense limpios -pues las metopas son másanchas que los triglifos- o bien se esculpiránimágenes de dioses, o se grabarán unas molduras -escocias- junto al mismo corte de la cornisa. Losrestantes elementos, como son los tímpanos, lassimas y cornisas, se harán tal como anteriormente sedijo sobre el orden jónico.

mediis pronao et postico terni. Ita relaxatismediis intervallis sine inpeditionibus aditusaccedentibus erit ad deorum simulacra.

[5] Triglyphorum latitudo dividatur in partessex, ex quibus quinque partibus in medio,duae dimidiae dextra ac sinistra designenturregula. Una in medio deformetur femur,quod Graece meros dicitur; secundum eamcanaliculi ad normae cacumen inprimantur;ex ordine eorum dextra ac sinistra alterafemina constituantur; in extremis partibussemicanaliculi intervertuantur. Triglyphis itaconlocatis, metopae quae sunt intertriglyphos, aeque altae sint quam longae;item in extremis angulis semimetopia sintinpressa dimidia moduli latitudine. Ita enimerit, ut omnia vitia et metoparum etintercolumniorum et lacunariorum, quodaequales divisiones factae erunt,emendentur. [6] Triglyphi capitula sextaparte moduli sunt faciunda. Sopratriglyphorum capitula corona estconlocalanda in proiectura dimidiae etsextae partis habens cymatium doricum inimo, alterum in summo. Item cum cymatiiscorona crassa ex dimidia moduli.Dividendae autem sunt in corona ima adperpendiculum triglyphorum et mediasmetopas viarum derectiones et guttarumdistributiones, ita uti guttae sex inlongitudinem, tres in latitudinem pateant.Reliqua spatia, quod latiores sint metopaequam triglyphi, pura relinquantur autnumina scalpantur, ad ipsumque mentumcoronae incidatur linea quae scotia dicitur.Reliqua omnia, tympana, simae, coronae,quemadmodum supra scriptum est in ionicis,ita perficiantur.

Así se fijarán las proporciones en las construccionesdiástilas. Pero si se tratara de una construcción sístilay de un solo triglifo, el frente del templo tetrástilodivídase en diecinueve partes y media; si va a ser

[7] Haec ratio in operibus distylis eritconstituta. Si vero systylon etmonotriglyphon opus erit faciundum, fronsaedis, si tetrastylo erit, dividatur in partes

1 Es muy dudoso el giro latino viarum directiones. Probablemente indique los espacios entre las gotas.

Page 106: Diez libros de Arquitectura

M. Vitruvii Pollionis De Architectura Opus in Libris Decem

105

hexástilo, divídase en veintinueve partes y media.Una de estas partes será el módulo, según el cual seconformará todo el edificio, como antes hemosdescrito. Deberán colocarse dos triglifos y dosmetopas sobre cada uno de los arquitrabes; en losarquitrabes angulares quedará un espacio mayor,pues se añade la mitad de lo que mide un triglifo. Elde enmedio, frente al frontón, tendrá una longitudequivalente a tres triglifos y tres metopas, p ues laparte central de los intercolumnios tiene una mayoranchura y permite a quienes acceden al templo unapanorámica muy completa de las imágenes de losdioses, con lo que posee una considerable dignidad.

XVIIII s<emissemque>, si hexastylos erit,dividatur in partes XXVIIII s. Ex his parsuna erit modulus, ad quem, uti suprascriptum est, dividantur. [8] Ita supra singulaepistylia et metopae et triglyphi bini eruntconlocandi; in angularibus hoc amplius,quantum dimidiatum est spatiumhemitryglyphi, id accedit. In mediano contrafastigium trium triglyphorum et triummetoparum spatium distabit, quod latiusmedium intercolumnium accedentibus adaedem habeat laxamentum et adversussimulacra deorum aspectus dignitatem.

Es conveniente que las columnas tengan veinteestrías. Si van a ser planas tengan señalados veinteángulos. Si, por el contrario, van a excavarse lasestrías debe procederse así: trácese un cuadrado, conlados iguales, equivalente al intervalo o distancia delas estrías; en medio del cuadrado colóquese la puntadel compás y trácese una línea circular que toque loscuatro ángulos del cuadrado y se excavará un canalexactamente igual al arco que quede entre lacircunferencia y el cuadrado dibujado. Así lacolumna dórica poseerá una perfecta solución de supeculiar estriado. Como quedó reflejado en el librotercero, así se ha de proceder sobre el aumento que seañade a la parte media de la columna.

[9] Columnas autem striari XX striis oportet.Quae si planae erunt, angulos habeant XXdesignatos. Sin autem excavabuntur, sic estforma facienda, ita uti quam magnum estintervallum striae, tam magnis striaturaeparibus lateribus quadratum describatur; inmedio autem quadrato circini centrumconlocetur et agatur linea rotundationis,quae quadrationis angulos tangat, etquantum erit curvaturae inter rotundationemet quadratam descriptionem, tantum adformam excaventur. Ita dorica columna suigeneris striaturae habebit perfectionem. [10]De adiectione eius, qua media adaugetur, utiin tertio volumine de ionicis est perscripta,ita et in his transferatur.

Puesto que ya han sido descritas detalladamente lascaracterísticas de las proporciones del orden corintio,del orden dórico y del jónico, es preciso exponerahora la distribución interior de las cellas y delpronaos.

Quoniam exterior species symmetriarum etcorinthiorum et doricorum et ionicorum estperscripta, necesse est etiam interiorescellarum pronaique distributiones explicare.

Capítulo cuarto

Distribución de las cellas y del pronaos

Caput QuartumLa longitud del templo se fijará de modo que sea eldoble de su anchura; la cella será una cuarta partemás larga que ancha, incluyendo la pared donde secolocarán los batientes de la puerta. Las otras trespartes se extenderán hasta las pilastras embutidas enlas paredes del pórtico; estas pilastras deben tener el

[1] Distribuitur autem longitudo aedis, utilatitudo sit longitudinis dimidiae partis,ipsaque cella parte quarta longior sit, quamest latitudo, cum pariete qui paries valvarumhabuerit conlocationem. Reliquae tres partespronai ad antas parietum procurrant, quae

Page 107: Diez libros de Arquitectura

M. Vitruvii Pollionis De Architectura Opus in Libris Decem

106

mismo diámetro que el de las columnas. Si el templova a tener una anchura mayor de veinte pies,colóquense dos nuevas columnas entre las dospilastras, que separan las alas del templo de lasuperficie del pronaos. Igualmente, los tresintercolumnios, que quedarán entre las pilastras y lascolumnas, se cerrarán mediante galerías de mármol,construidas de forma delicada, con sus propiaspuertas que faciliten el acceso al pronaos. Si laanchura va ser mayor de cuarenta pies, colóquensepor la parte interior unas columnas frente a las otrascolumnas, situadas entre las pilastras. Las columnasinteriores tengan la misma altura que las columnascolocadas en la fachada, pero sus diámetros irándisminuyendo de la siguiente manera: si el diámetrode las que están en la fachada fuera una octava partede su altura, las interiores tengan una décima parte; sitienen un diámetro de una novena o décima parte, lasinteriores tendrán una parte proporcional, pues al serinteriores no se notará si algunas columnas son másdelgadas. Por el contrario, parecerán más esbeltas sitienen veintiocho o treinta y dos estrías, cuando lascolumnas exteriores tengan veinte o veintitrés estrías.Así, no se percibirá lo que se reste del fuste de lacolumna, al ir añadiendo más estrías, sino que dará laimpresión que miden más por la proporción deestrías y, de este modo, siendo en realidad diferentes,quedará igualado el diámetro de las columnas. Sedebe a que el Ojo humano, al observar muchos yabundantes objetos, amplía extensivamente sucírculo de visión. Si se rodean dos columnas de igualdiámetro mediante unos hilos o cordeles y una deellas tiene estrías y la otra columna no, bordeando elcordel la cavidad y los ángulos de las estrías, aunquelas columnas -repito- fueran de igual diámetro, loscordeles que las rodeen no tendrán la mismalongitud, pues al ir bordeando las estrías o canaleshace que sea mayor la longitud del cordel. Estoparece razonable y no será improcedente levantar enlugares estrechos y en espacios cerrados columnasmás esbeltas, ya que contamos con la ayuda de laposibilidad de las estrías. Conviene que el grosor delas paredes de la cella sea proporcionado a susdimensiones, siempre que sus pilastras tengan elmismo diámetro que las columnas. Si las paredes vana ser de piedra y argamasa, se utilizarán piedras muypequeñas; si las paredes van a ser - de piedrastalladas o de mármol, deben levantarse con piedrasde mediano tamano, muy iguales, pues al mantenerseunidas las piedras sobre las junturas que medianentre las piedras de la hilera inferior, conseguirán una

antae columnarum crassitudinem haberedebent. Et si aedes erit latitudine maiorquam pedes XX, duae columnae inter duasantas interponantur, quae disiungantpteromatos et pronai spatium. Itemintercolumnia tria quae erunt inter antas etcolumnas, pluteis marmoreis sive exintestino opere factis intercludantur, ita utifores habeant, per quas intinera pronao fiant.[2] Item si maior erit latitudo quam pedesXL, columnae contra regiones columnarum,quae inter antas sunt, introrsus conlocentur.Et hae altitudinem habeant aeque quam quaesunt in fronte, crassitudines autem earumextenuentur his rationibus, uti, si octavaparte erunt quae sunt in fronte, hae fiant Xparte, sin autem VIIII aut decima, pro rataparte. In concluso enim aere si quaeextenuatae erunt, non discernentur. Sinautem videbuntur graciliores, cumexterioribus fuerint striae <XX aut> XXIIII,in his faciendae erunt XXVIII aut XXXII.Ita quod detrahitur de corpore scapi,striarum numero adiecto adaugebiturratione, quo minus videtur, et itaexaequabitur dispari ratione columnarumcrassitudo. [3] Hoc autem efficit ea ratio,quod oculus plura et crebriora signatangendo maiore visus circuitionepervagatur. Namque si duae columnae aequecrassae lineis circummentientur, e quibusuna sit non striata, altera striata, et circastriglium cava et angulos striarum lineacorpora tangat, tametsi columnae aequecrassae fuerint, lineae, quae circumdataeerunt, <non erunt> aequales, quod striarumet striglium circuitus maiorem efficit lineaelongitudinem. Sin autem hoc ita videbitur,non est alienum in angustis locis et inconcluso spatio graciliores columnarumsymmetrias in opere constituere, cumhabeamus adiutricem striatarumtemperaturam. [4] Ipsius autem cellaeparietum crassitudinem pro rata partemagnitudinis fieri oportet, dum antae eorumcrassitudinibus columnarum sint aequales.Et si extructi futuri sunt, quam minutissimiscaementis struantur, sin autem quadrato saxoaut marmore, maxime modicis paribusquevidetur esse faciundum, quod mediacoagmenta medii lapides continentes

Page 108: Diez libros de Arquitectura

M. Vitruvii Pollionis De Architectura Opus in Libris Decem

107

ejecución de la obra mucho más sólida. De igualmodo, en torno a las uniones y en torno a losasientos, donde se apoyan las piedras, se labraránunos resaltos -grapitícoteran- para conseguir unaspecto más agradable.

firmiorem facient omnis operisperfectionem. Item circum coagmenta etcubilia eminentes expressionesgraphicoteran efficient in aspectudelectationem.

Capítulo quinto

La orientación de los templos

Caput QuintumLa orientación de los templos de los diosesinmortales debe establecerse de la siguiente forma:si no hay ningún obstáculo y si se presenta laoportunidad, la imagen sagrada, que será colocadaen la cella, se orientará hacia el occidente, con elfin de que quienes se acerquen al altar para inmolaro sacrificar víctimas, miren hacia el oriente y haciala imagen sagrada situada en el templo; así, quienesdirijan sus súplicas contemplarán al mismo tiempoel templo y el oriente y dará la impresión de que lasmismas imágenes son las que contemplan a los queelevan sus súplicas y sacrifican sus víctimas, por loque es preciso que los altares de los dioses quedenorientados hacia el este. Si el lugar presentara unserio obstáculo, debe entonces cambiarse laorientación siempre que desde el templo puedacontemplarse la mayor parte de la ciudad. Si, comosucede en Egipto junto al Nilo, va a levantarse untemplo junto a un río, se orientará hacia lasmárgenes del río. De igual modo, si van a situarsecerca de las vías públicas, levántense de modo quelos viandantes puedan contemplarlo de un golpe devista y hacer sus reverencias.

[1] Regiones autem, quas debent spectareaedes sacrae deorum inmortalium, sic eruntconstituendae, uti, si nulla ratio inpedieritliberaque fuerit potestas, aedis signumquequod erit in cella conlocatum, spectet advespertinam caeli regionem, uti, qui adierintad aram immolantes aut sacrificia facientes,spectent ad partem caeli orientis etsimulacrum, quod erit in aede, et ita votasuscipientes contueantur aedem et orientemcaelum ipsaque simulacra videantur exorientiacontueri supplicantes et sacrificantes, quodaras omnes deorum necesse esse videatur adorientem spectare. [2] Si autem loci naturainterpellaverit, tunc convertendae sunt earumregionum constitutiones, uti quam plurimapars moenium e templis eorum conspiciatur.Item si secundum flumina aedis sacra fiet, itauti Aegypto circa Nilum, ad fluminis ripasvideantur spectare debere. Similiter si circumvias publicas erunt aedificia deorum, itaconstituantur, uti praetereuntes possintrespicere et in conspectu salutationes facere.

Capítulo sexto

Las puertas del templo

Caput SextumConsideremos en primer lugar de qué orden han deser para fijar las proporciones de las puertasexteriores y de sus jambas. Los órdenes o estilos delas puertas son tres: dórico, jónico y ático.

[1] Ostiorum autem et eorumantepagmentorum in aedibus hae sunt rationes,uti primum constituantur, quo genere sintfuturae. Genera sunt enim thyromaton haec:doricum, ionicum, atticurges.

Las proporciones que se observarán en el ordendórico son: la parte superior de la cornisa, colocadaencima de las jambas de arriba, estará al mismo

Horum symmetriae conspiciuntur hisrationibus, uti corona summa, quae supraantepagmentum superius inponetur, aeque

Page 109: Diez libros de Arquitectura

M. Vitruvii Pollionis De Architectura Opus in Libris Decem

108

nivel que la parte superior de los capiteles de lascolumnas, levantadas en el pronaos. La abertura delportal (hipetro) quedará fijada de modo que laaltura del templo, desde el pavimento hasta losartesones del techo, se divida en tres partes ymedia: dos de estas partes serán para la altura delvano de las hojas de la puerta; divídase esta alturaen doce partes: cinco partes y media serán para elancho de la abertura o vano, en su parte inferior; enla parte superior, el vano se estrechará así: si elvano tiene dieciséis pies de altura desde la partemás baja, la anchura de la jamba se reducirá unatercera parte; si es de dieciséis a veinticinco pies, laparte superior del vano se reducirá una cuarta partede la jamba; si tiene una altura de veinticinco atreinta pies, redúzcase la parte superior una octavaparte de la jamba. Cuanto más altos sean los vanos,conviene colocar las jambas en vertical, enperpendicular. Las jambas se estrecharán en suparte superior una decimocuarta parte de suanchura. La altura del dintel será la misma que laanchura de las jambas, en su parte más alta. Elcimacio debe medir una sexta parte de la jamba, ysu resalto debe medir lo mismo que su altura. Hade esculpirse un cimacio lesbio con un astrágalo 2 .Sobre el cimacio del dintel debe colocarse el friso,con la misma altura que el dintel; en el friso seesculpirán un cimacio dórico, un astrágalo lesbiocon una moldura ligera. La cornisa será plana ytendrá su propio cimacio: su resalto medirá lomismo que la altura del friso. Los resaltos, quesobresalen a derecha e izquierda del dintel, han delabrarse de forma que sus basas se prolonguen y seunan perfectamente («a uñas») con el cimacio.

librata sit capitulis summis columnarum quaein pronao fuerint. Lumen autem hypaethriconstituatur sic, uti quae altitudo aedis apavimento ad lacunaria fuerit, dividaturdividatur in partes tres semis<semque> et exeis, duae partes <semissemque> luminivalvarum altitudine constituantur. Haec autemdividatur in parte XII et ex eis quinque etdimidia latitudo luminis fiat in imo. Et insummo contrahatur, si erit lumen ab imo adsedecim pedis, antepagmenti III parte; XVIpedum ad XXV, superior pars luminiscontrahatur antepagmenti parte IIII; si abpedibus XXV ad XXX, summa parscontrahatur antepagmenti parte VIII. Reliqua,quo altiora erunt, ad perpendiculum videnturoportere conlocari. [2] Ipsa autemantepagmenta contrahantur in summo suaecrassitudinis XIIII parte. Supercilii crassitudo,quanta antepagmentorum in summa parte eritcrassitudo. Cymatium faciundum estantepagmenti parte sexta; proiectura autem,quanta est eius crassitudo. Sculpendum estcymatium lesbium cum astragalo. Supracymatium quod erit in supercilio,conlocandum est hyperthyrum crassitudinesupercilii, et in eo scalpendum est cymatiumdoricum, astragalum lasbium sima scalptura.Corona plana cum cymatio; proiectura autemeius erit quanta altitudo. Supercilii, quod supraantepagmenta inponitur, dextra atque sinistraproiecturae sic sunt faciundae, uti crepidinesexcurrant et in ungue ipso cymatioconiungantur.

Si las puertas van a ser de estilo jónico, la altura dela abertura sea la misma que la del estilo dórico.Así quedará fijada su anchura: divídase su altura endos partes y media y una de estas partes quede parala anchura inferior de la abertura. Para sucontracción procédase como en el estilo dórico.Una decimocuarta parte de la altura de la abertura ovano en el frente medirá el ancho de las jambas ysu cimacio una sexta parte. Exceptuando elcimacio, divídase lo restante en doce partes. Laprimera faja, junto con su astrágalo, ocupará tres deestas partes; la segunda faja ocupará cuatro partes yla tercera cinco Partes; las fajas con sus astrágalosformarán un círculo en torno a las jambas. Como se

[3] Sin autem ionico genere futura erunt,lumen altum ad eundem modumquemadmodum in doricis fieri videtur.Latitudo constituatur, ut altitudo dividatur inpartes duas et dimidiam, eiusque partis uniusima luminis fiat latitudo. Contracturae ita utiin doricis. Crassitudo antepagmentorum <ex>altitudine luminis in fronte XIIII parte,cymatium huius crassitudinis sexta. Reliquapars praeter cymatium dividitur in partes XII.Harum trium prima corsa fiat cum astragalo,secunda quattuor, tertia quinque, et eae aequecorsae cum astragalis circumcurrant. [4]Hyperthyra autem ad eundem modum

2 Según Rejón de Silva, el «cimacio lesbio» es el «talón coronado con un filete».

Page 110: Diez libros de Arquitectura

M. Vitruvii Pollionis De Architectura Opus in Libris Decem

109

ha descrito en el estilo dórico, procédase de igualmanera respecto a los frisos sobre la puerta,conservando una proporcionada dimensión. Lasménsulas (o parotídes) se tallarán a derecha eizquierda y quedarán colgando hasta el mismonivel de la parte inferior del dintel, excluyendo lashojas. En su parte frontal, las ménsulas tendrán unaanchura equivalente a una tercera parte de lasJambas, y en su parte inferior serán una cuartaparte más delgadas que en la parte superior.

componantur quemadmodum in doricis proratis pedibus. Ancones, sive parotidesvocantur, excalpta dextra ac sinistrapraependeant ad imi supercilii libramentum,praeter folium. Eae habeant in frontecrassitudinem <ex> antepagmenti tribuspartibus, in imo quarta parte graciliore quamsuperiora.

Las puertas se harán de forma que los maderos delos quicios tengan una anchura equivalente a unaduodécima parte de la altura del vano. Entre losdos maderos de los quicios, los entrepañosocuparán tres de estas doce partes. Estos travesañosde la puerta se distribuirán de modo que, divididasu altura en cinco partes, los travesaños superioresocupen dos de estas partes y tres, los inferiores.

Fores ita compingantur, uti scapi cardinalessint ex latitudine luminis totius XII parte. Interduos scapos tympana ex XII partibus habeantternas partes. [5] Inpagibus distributiones itafient, uti divisis altitudinibus in partes V duaesuperiori, tres inferiori designentur.

En la parte intermedia se colocarán dos travesaños.Los restantes se ensamblarán estrechamente en laparte de arriba y en la parte baja. La anchura de lostravesaños será equivalente a una tercera parte delos entrepaños de la puerta; el cimacio medirá unasexta parte de los travesaños La anchura de losmaderos de los quicios será la mitad de la de lostravesaños; igualmente la anchura de los batientesde la puerta será la mitad más una sexta parte de lade los travesaños. Los maderos de los quicios, queestán colocados al lado de las jambas, tendrán lamitad de anchura que los travesaños. Si las puertastienen batientes, mantendrán esta altura aunque asu anchura se añadirá la anchura de las hojas. Si lapuerta va a ser de cuatro hojas, increméntese unpoco más su altura.

Super medium medii inpages conlocentur, exreliquis alii in summo, alii in imocompingantur. Altitudo inpagis fiat tympanitertia parte, cymatium sexta parte inpagis.Scaporum latitudines inpagis dimidia parte,item replum de inpage dimidia et sexta parte.Scapi, qui sunt secundum antepagmentum,dimidium inpagis constituantur. Sin autemvalvatae erunt, altitudines ita manebunt, inlatitudinem adiciatur amplius foris latitudo. Siquadriforis futura est, altitudo adiciatur.

Tratándose del orden ático las puertas tendrán lamisma proporción que las del orden dórico,exceptuando las fajas del cimacio que circunvalanlas jambas y que deben dividirse de modo quetengan dos de las siete partes de la anchura de lasjambas, exceptuando el cimacio. No deben hacerseenrejados, ni tampoco de dos hojas, sino conbatientes que se abran hacia afuera.

[6] Atticurge autem isdem rationibusperficiuntur, quibus dorica. Praeterea corsaesub cymatiis in antepagmentis circumdantur,quae ita distribui debent, uti antepagmentipraeter cymatium ex partibus VII habeant duaspartes. Ipsaque non fiunt clathrata nequebifora sed valvata, et aperturas habent inexteriores partes.

He ido explicando las proporciones que convienerespetar en la construcción de los templos dóricos,jónicos y corintios y lo he expuesto como mejor hepodido, haciéndome eco de las costumbres y usos

Quas rationes aedium sacrarum informationibus oporteat fieri <doricis>, ioniciscorinthiisque operibus, quoad potui attingere,veluti legitimis moribus exposui. Nunc de

Page 111: Diez libros de Arquitectura

M. Vitruvii Pollionis De Architectura Opus in Libris Decem

110

establecidos. Pasaré ahora a tratar cómo convieneconstruir los templos de estilo toscano.

tuscanicis dispositionibus, quemadmoduminstitui oporteat, dicam.

Capítulo séptimo

Los templos toscanos

Caput SeptimumEl solar donde va a construirse el templo divídase enseis partes en cuanto a su longitud, y su anchuratendrá cinco de estas partes. Distribúyase su longituden dos partes iguales: la parte interior quedaráreservada para las cellas y la que quede contigua a lafachada será para colocar allí las columnas. En diezpartes se dividirá su anchura: tres de estas diez partesserán para las cellas más pequeñas, situadas aderecha y a izquierda, o bien para las naves laterales;se darán cuatro partes para la nave intermedia. Elespacio que quede en el pronaos delante de las cellasse reservará para las columnas, de forma que lascolumnas angulares queden situadas frente a laspilastras de las paredes más exteriores; las doscolumnas intermedias sitúense frente a las paredes,que se levantarán entre las pilastras y la parte mediadel templo; colóquense las otras columnas entre laspilastras y las columnas primeras, alineándolas cadauna en su propia ubicación. El imoscapo de todasellas tendrá un diámetro equivalente a una séptimaparte de su propia altura y ésta será una tercera partede la anchura del templo. El sumoscapo sufrirá unadisminución de una cuarta parte respecto alimoscapo. Las basas tengan una altura equivalente ala mitad del diámetro de la columna. El plinto de lasbasas será circular, con una altura que sea la mitad desu propia basa; sobre el plinto irá el toro junto con suapófisis, con el mismo ancho que el plinto. Sea laaltura del capitel la mitad de su diámetro. La anchuradel ábaco medirá lo mismo que el diámetro delimoscapo. La altura del capitel se dividirá en trespartes: una será para el plinto, que sirve como ábaco;otra parte será para el equino y la tercera parte para elhipotraquelio junto con su apófisis. Colóquense sobrelas columnas unas vigas que exigirán una alturaproporcionada a la envergadura de la obra. Estasvigas bien trabadas tendrán de anchura lo mismo queel hipotraquelio del sumoscapo y quedarán unidasmediante grapas de madera de ensamblaje ymediante abrazaderas, de manera que la trabazóndeje un intervalo de dos dedos. Si las vigas llegaran a

[1] Locus, in quo aedis constituetur, cumhabuerit in longitudine sex partes, unaadempta reliquum quod erit, latitudini detur.Longitudo autem dividatur bipertito, et quaepars erit interior, cellarum spatiis designetur,quae erit proxima fronti, columnarumdispositione relinquatur. Item latitudodividatur in partes X. [2] Ex his ternaepartes dextra ac sinistra cellis minoribus,sive ibi alae futurae sunt, dentur; reliquaequattuor media aedi attribuantur. Spatium,quod erit ante cellas in pronao, ita columnisdesignetur, ut angulares contra antas,parietum extremorum regione, conlocentur;duae mediae e regione parietum, qui interantas et mediam aedem fuerint, itadistribuantur; et inter antas et columnaspriores per medium isdem regionibus alteraedisponantur. Eaeque sint ima crassitudinealtitudinis parte VII; altitudo tertia partelatitudinis templi; summaque columnaquarta parte crassitudinis imae contrahatur.[3] Spirae earum altae dimidia partecrassitudinis fiant. Habeant spirae earumplinthum ad circinum, altam suaecrassitudinis dimidia parte, torum insupercum apophysi crassum quantum plinthus.Capituli altitudo dimidia crassitudinis. Abacilatitudo quanta ima crassitudo columnae.Capitulique crassitudo dividatur in partestres, e quibus una plintho, quae est in abaco,detur, altera echino, tertia hypotrachelio cumapophysi. [4] Supra columnas trabescompactiles inponantur ut altitudinismodulis is, qua magnitudine operispostulabuntur. Eaeque trabes conpactilesponantur ut eam habeant crassitudinem,quanta summae columnae erithypotrachelium, et ita sint conpactaesubscudibus et securiclis, ut conpacturaduorum digitorum habeant laxationem. Cum

Page 112: Diez libros de Arquitectura

M. Vitruvii Pollionis De Architectura Opus in Libris Decem

111

tocarse y no pudiera pasar entre ellas el aire,entonces se recalentarán y en poco tiempo se echarána perder. Sobre las vigas y sobre las paredes seextenderá el vuelo de los modillones, equivalente auna cuarta parte de la altura de la columna. Lasjambas se fijarán en la parte frontal y encima secolocará el tímpano de mampostería o de madera.Sobre el tímpano se tirarán unas vigas que sustentenel caballete del tejado, unos canterios y unosmaderos, de modo que los canales del tejado formenuna pendiente a tres aguas.

enim inter se tangunt et non spiramentum etperflatum venti recipiunt, concalefaciunturet celeriter putrescunt. [5] Supra trabes etsupra parietes traiecturae mutulorum parteIIII altitudinis columnae proiciantur; item ineorum frontibus antepagmenta figantur.Supraque id tympanum fastigii structura seude materia conlocetur. Supraque eumfastigium, columen, cantherii, templa itasunt conlocanda, ut stillicidium tecti absolutitertiario respondeat.

Capítulo octavo

Los templos circulares

Caput OctavumAdemás de los templos ya estudiados, seconstruyen otros templos circulares: unos, sellaman monópteros, sin cella y únicamente concolumnas; otros, perípteros. Los templos quecarecen de cella poseen un estrado y un acceso congradas que ocupan una tercera parte del diámetrodel templo. Sobre los pedestales se levantan lascolumnas cuya altura coincide con el diámetro delos pedestales, desde un extremo hasta el otroextremo de la pared; su ancho sea una décima partede su altura, incluyendo los capiteles y las basas. Elarquitrabe tenga una altura coincidente con lamitad del diámetro de la columna. El friso y losdemás elementos que se colocan sobre elarquitrabe, se dispondrán tal como hemos descritoen el libro tercero, al tratar sobre las proporciones.

[1] Fiunt autem aedes rutundae, e quibus aliaemonopteroe sine cella columnataeconstituuntur, aliae peripteroe dicuntur. Quaesine cella fiunt, tribunal habent et ascensum exsua diametro tertiae partis. Insuper stylobatacolumnae constituuntur tam altae, quanta abextremis parietibus est diametrosstylobatarum, crassae altitudinis suae cumcapitulis et spiris decumae partis. Epistyliumaltum columnae crassitudinis dimidia parte.Zophorum et reliqua, quae insuper inponuntur,ita uti in III volumine de symmetriis scripsi.

Por el contrarío, si se construye un temploperíptero, colóquense dos gradas y los pedestalesse asentarán a ras del suelo. Posteriormente selevantará la pared de la cella, apartándola delpedestal aproximadamente una quinta parte de suanchura; en su parte central se dejará un vano parala puerta de dos hojas, que posibilite el acceso. Eldiámetro de la cella, sin contar las paredes ni lagalería de circunvalación, coincidirá con la alturade las columnas. Sobre los pedestales sedistribuirán las columnas, que irán rodeando lacella, con unas mismas proporciones. Latechumbre, que se extenderá en medio, tendrá undiámetro igual a la totalidad de la obra que se va a

[2] Sin autem peripteros ea aedes constituetur,duo gradus et stylobata ab imo constituantur.Deinde cellae paries conlocetur cum recessueius a stylobata circa partem latitudinisquintam medioque valvarum locus ad aditusrelinquatur; eaque cella tantam habeatdiametrum praeter parietes et circumitionem,quantam altitudinem columna. Supra stylobatacolumnae circum cellam isdem symmetriisquedisponantur.

[3] In medio tecti ratio ita habeatur, uti, quantadiametros totius operis erit futura, dimidiaaltitudo fiat tholi praeter florem; flos autem

Page 113: Diez libros de Arquitectura

M. Vitruvii Pollionis De Architectura Opus in Libris Decem

112

construir; la mitad del diámetro se dará a la alturade la cúpula, exceptuando la flor de adorno, cuyaaltura será igual al capitel de la columna, sin contarla pirámide. Los restantes elementos debenconstruirse con la misma proporción y simetría queanteriormente hemos descrito.

tantam habet magnitudinem, quantam habueritcolumnae capitulum, praeter pyramidem.Reliqua, uti supra scripta sunt ea,proportionibus atque symmetriis faciendavidentur.

También se construyen templos de otros órdenesdistintos, pero organizados con la misma simetría;no obstante, poseen una distribución muy diferente,como es el templo de Cástor en el Circo Flaminio yel templo de Veyove levantado entre dos bosquessagrados; el templo -mucho más fino- de Diana delos Bosques posee unas columnas añadidas aambos lados, en los costados del pronaos. Elprimer templo del estilo del templo de Cástor en elCirco Flaminio fue el de Minerva en la ciudadelade Atenas y el de Palas en Atica, en la cima delSunio: ambos tienen las mismas proporciones. Lalongitud de las cellas es el doble que su anchura,como sucede con otros templos; todos loselementos que aparecen en las fachadas, en estostemplos aparecen también en sus costados.Algunos arquitectos toman del estilo toscano ladisposición de sus columnas y la trasladan aconstrucciones de estilo corintio y jónico; y en losmismos lugares donde sobresalen las pilastras en elpronaos, ellos colocan dos columnas frente a lasparedes de la cella y así consiguen una distribuciónanáloga entre el estilo toscano y las construccionesgriegas. Pero hay otros que retiran de en medio lasparedes del templo y las adosan a losintercolumnios, con lo que se consigue un espaciomás amplio para la cella, al añadir el espacio quehan ganado; en los restantes elementos mantienenla misma proporción y la misma simetría y así da laimpresión que han originado un templo diferente,de un nuevo aspecto, el «pseudo díptero».

[4] Item generibus aliis constituuntur aedes exisdem symmetriis ordinatae et alio generedispositiones habentes, uti est Castoris in circoFlamino et inter duos lucos Veiovis, itemargutius Nemori Dianae columnis adiectisdextra ac sinistra ad umeros pronai. Hocautem genere primo facta est, uti est Castorisin circo, Athenis in arce et in Attica SunioPalladis Minervae. Earum non aliae sedeaedem sunt proportiones. Cellae enimlongitudinibus duplices sunt ad latitudines utireliquae; ex is omnia quae solent esse infrontibus, ad latera sunt translata.

[5] Nonnulli etiam de tuscanicis generibussumentes columnarum dispositionestransferunt in corinthiorum et ionicorumoperum ordinationes, et quibus in locis inpronao procurrunt antae, in isdem e regionecellae parietum columnas binas conlocantesefficiunt tuscanicorum et graecorum operumcommunem ratiocinationem. [6] Alii veroremoventes parietes aedis et adplicantes adintercolumnia pteromatos, spatii sublatiefficiunt amplum laxamentum cellae; reliquaautem proportionibus et symmetriis isdemconservantes aliud genus figurae nomisquevidetur pseudoperipterum procreavisse.

Estos nuevos estilos se van transformando, debidoa la práctica de los sacrificios, pues no debenconstruirse unos mismos templos a divinidadesdistintas, ya que cada divinidad proporciona sueficacia mediante una diversa variedad de ritossagrados.

Haec autem genera propter usumsacrificiorum convertuntur. Non enimomnibus diis isdem rationibus aedes suntfaciundae, quod alius alia varietate sacrorumreligionum habet effectus.

He puesto de manifiesto todas las proporciones delos templos y he diferenciado sus distintos órdenes,sus simetrías, así como las variaciones de suconfiguración exterior y la heterogeneidad que los

[7] Omnes aedium sacrarum ratiocinationes,uti mihi traditae sunt, exposui ordinesque etsymmetrias eorum partitionibus distinxi, etquorum dispares sunt figurae et quibus

Page 114: Diez libros de Arquitectura

M. Vitruvii Pollionis De Architectura Opus in Libris Decem

113

hace dispares: todo ello lo he dejado expuesto porescrito, como mejor me ha sido posible indicarlo.A continuación voy a tratar sobre las aras de losdioses inmortales, con el fin de que tengan unaadecuada disposición para los sacrificios.

discriminibus inter se sunt disparatae, quoadpotui significare scriptis, exposui. Nunc deareis deorum inmortalium, uti aptamconstitutionem habeant ad sacrificiorumrationem, dicam.

Capítulo noveno

Los altares de los dioses

Caput NonumLos altares estarán orientados hacia el este ysiempre a un nivel más inferior que las imágenesque vayan a situarse en el templo, para que,quienes realicen sus súplicas y sus sacrificios,puedan contemplar la divinidad ocupando distintasalturas conforme al respeto y al decoro de cadadivinidad. La altura de los altares dedicados aJúpiter y a los dioses celestes será la más elevadaposible; para Vesta, la Tierra y el Mar, serán másbajos. De esta forma, siguiendo este método sellevará a cabo la configuración de los recintos, sincaer en desconsideraciones.

[1] Arae spectent ad orientem et semperinferiores sint conlocatae quam simulacraquae fuerint in aede, uti suspicientesdivinitatem, qui supplicant, et sacrificant,disparibus altitudinibus ad sui cuiusque deidecorem componantur. Altitudines autemearum sic sunt explicandae, uti Ioviomnibusque caelestibus quam excelsissimaeconstituantur, Vestae Terrae Marique humilesconlocentur. Ita idoneae his institutionibusexplicabuntur in meditationibus arearumdeformationes.

Una vez explicadas ya las distribuciones de lostemplos en este libro, desarrollaremos en el librosiguiente el tema de la distribución de los edificiospúblicos.

Explicatis aedium sacrarum compositionibusin hoc libro insequenti de communium operumreddemus distributionibus explicationes.

Page 115: Diez libros de Arquitectura

M. Vitruvii Pollionis De Architectura Opus in Libris Decem

114

LIBRO V

Introducción

PraefatioQuienes han expuesto en muy gruesos y ampliosvolúmenes, ¡oh César!, sus propias reflexiones ynormas, fruto de su talento, han aumentado con suspublicaciones una muy meritoria e importanteautoridad. Hecho que también quedaría reflejado ennuestro estudio si por su gran extensión y por lasnormas que vamos describiendo nuestra autoridadquedara reforzada; pero no es precisamente esto loque conviene, como se cree. Los tratados deArquitectura no son como los libros de historia o depoemas. La historia capta la atención de sus lectorespues mantiene su curiosidad por sí misma. Lasmedidas y la rítmica iteración de las composicionespoéticas en los poemas, la exquisita cadencia de sustérminos, los cuidadosos diálogos entre los actores yla declamación de los versos encantan al espectadory agradablemente lo conducen hasta el final del libro.Mas no es posible conseguir tales efectos en lostratados de Arquitectura, pues los tecnicismospropios y, a la vez, necesarios de este Arte provocancierta oscuridad al no estar los lectoresacostumbrados a ellos. Se trata de términos oscurosen sí mismos, inusuales en el uso y en el hablacomún; además, los textos que reflejan sus normasson francamente extensos y, salvo que se sintetizen yse expliquen en pocas y clarísimas definiciones, confrecuencia su extensión excesiva constituye un serioobstáculo, logrando en los lectores opiniones yconclusiones nada claras, ambiguas. Por tanto,explicaré con breves palabras esta oscuraterminología y las complejas medidas de las partesde los edificios, con el fin de que se graben bien en lamemoria; así, todo se irá recordando sin ningunadificultad. Además, observo que los ciudadanos estánmuy ocupados en asuntos públicos y privados lo queme obliga a escribir con brevedad, sin extenderme,para que puedan comprenderlo cuando lean estaslíneas en los escasos momentos de descanso.

[1] Qui amplioribus voluminibus, imperator,ingenii cogitationes praeceptaqueexplicaverunt, maximas et egregiasadiecerunt suis scriptis auctoritates. Quodetiam vel in nostris quoque studiis respateretur, ut amplificationibus auctoritas etin his praeceptis augeretur; sed id non est,quemadmodum putatur, expeditum. Nonenim de architectura sic scribitur uti historiaaut poemata. Historiae per se tenent lectores;habent enim novarum rerum variasexpectationes. Poematorum vero carminummetra et pedes, ac verborum elegansdispositio et sententiarum inter personasdistinctas, versuum pronuntiatio prolectandosensus legentium perducit sine offensa adsummam scriptorum terminationem.

[2] Id autem in architecturaeconscriptionibus non potest fieri, quodvocabula ex artis propria necessitateconcepta inconsueto sermone obiciuntsensibus obscuritatem. Cum ergo ea per senon sint aperta nec pateant eorum inconsuetudine nomina, tum etiampraeceptorum late evagantes scripturae, sinon contrahentur, et paucis et perlucidissententiis explicentur, frequentiamultitudineque sermonis inpediente incertaslegentium efficient cogitationes. Itaqueoccultas nominationes commensusque emembris operum pronuntians, ut memoriaetradantur, breviter exponam; sic enimexperitius ea recipere poterunt mentes.

[3] Non minus cum animadvertissemdistentam occupationibus civitatem publiciset privatis negotiis, paucis iudicaviscribendum, uti angusto spatio vacuitatis ealegentes breviter percipere possent.

También Pitágoras y los pitagóricos mantuvieronesta opinión. Les pareció bien escribir sus teorías ysus reglas en unos volúmenes de «estructura cúbica»:fijaron el cubo como el conjunto de 216 versos,donde cada norma no sobrepasase tres versos. Elcubo es un cuerpo cuadrado cuyas caras tienen una

Etiamque Pythagorae quique eius haeresimfuerunt secuti, placuit cybicis rationibuspraecepta in voluminibus scribere,constitueruntque cybum CCXVI versuseosque non plus tres in una conscriptioneoportere esse putaverunt. [4] Cybus autem

Page 116: Diez libros de Arquitectura

M. Vitruvii Pollionis De Architectura Opus in Libris Decem

115

misma anchura. Cuando se arroja al suelo mantieneuna firme estabilidad en la cara que esté apoyado sino se le toca, como sucede también con los dadosque arrojan los jugadores sobre el tablero. Parece quetomaron la analogía al comprobar que tal número deversos, como sucede con el cubo, de cualquier formaque los considere la mente consigue una estabilidadinamovible en la memoria. Los poetas cómicosgriegos, al intercalar el cántico del coro, tambiéndividieron sus comedias en distintos actos. Así, aldividirlos en partes, siguiendo la estructura del cubo,con tales intervalos alivian el trabajo de los actores.

est corpus ex lateribus aequali latitudineplanitiarum perquadratus. Is cum est iactus,quam in partem incubuit, dum est intactus,inmotam habet stabilitatem, uti sunt etiamtesserae quas in alveo ludentes iaciunt. Hancautem similitudinem ex eo sumpsissevidentur, quod is numerus versuum, uticybus, in quemcumque sensum insederit,inmotam efficiat ibi memoriae stabilitatem.Graeci quoque poetae comici interponentes echoro canticum diviserunt spatia fabularum.Ita partes cybica ratione facientesintercapedinibus levant auctorumpronuntiationis.

Como nuestros antepasados habían respetado esteproceder de manera natural y como yo me dí cuentaque debía escribir sobre temas poco habituales ydifíciles de comprender para el gran público, medecidí escribir en breves volúmenes para que, conrelativa facilidad, pudieran comprenderlo todo loslectores; así no habrá ningún obstáculo que impida sucomprensión. Dispuse su distribución de modo quequien busque un tema concreto, no deba indagarlo endiversas partes, sino que tenga en cada uno de losvolúmenes una explicación completa de los distintosestilos o géneros, y todo ello en un único conjunto.Así pues, oh César, en el tercer y cuarto volúmeneshe expuesto las proporciones de los templos y en éstepasaré a explicar la disposición o estructura de loslugares públicos. En primer lugar, voy a referirme ala construcción adecuada y conveniente del foro,pues los magistrados dirigen los asuntos tantopúblicos como privados en el foro.

[5] Cum ergo haec naturali modo sint amaioribus observata animoque advertaminusitatas et obscuras multis res esse mihiscribendas, quo facilius ad sensus legentiumpervenire possint, brevibus voluminibusiudicavi scribere; ita enim expedita erunt adintellegendum. Eorumque ordinationesinstitui, uti non sint quaerentibus separatimcolligenda, sed e corpore uno et in singulisvoluminibus generum haberentexplicationes. Itaque, Caesar, tertio et quartovolumine aedium sacrarum rationes exposui,hoc libro publicorum locorum expediamdispositiones. Primumque forum uti oporteatconstitui dicam, quod in eo et publicarum etprivatarum rerum rationes per magistratusgubernantur.

Capítulo primero

El foro y las basílicas

Caput PrimumLos griegos construyen sus foros de forma cuadrada,con pórticos muy amplios y dobles, adornados conabundantes columnas, con arquitrabes de piedra o demármol y en los pisos superiores colocan unospaseos. Pero en las ciudades de Italia no debenconstruirse con esta estructura, ya que hemosrecibido de nuestros antepasados la costumbre deofrecer en el foro espectáculos de gladiadores. Por

[1] Graeci in quadrato amplissimis etduplicibus porticibus fora constituuntcrebrisque columnis et lapideis autmarmoreis epistyliis adornant et supraambulationes in contignationibus faciunt.Italiae vero urbibus non eadem est rationefaciendum, ideo quod a maioribusconsuetudo tradita est gladiatoria munera in

Page 117: Diez libros de Arquitectura

M. Vitruvii Pollionis De Architectura Opus in Libris Decem

116

ello, en torno al lugar donde se celebren talesespectáculos distribúyanse unos intercolumnios másespaciosos; a su alrededor sitúense en los pórticos losdespachos de los banqueros y los palcos o balconesen el piso superior; éstos, que serán rectos, quedarándisponibles para comodidad de la gente y para lostributos públicos.

foro dari. [2] Igitur circum spectaculaspatiosiora intercolumnia distribuanturcircaque in porticibus argentariae tabernaemaenianaque superioribus coaxationibusconlocentur; quae et ad usum et advectigalia publica recta erunt disposita.

Las dimensiones del foro serán proporcionadas alnúmero de visitantes; ni de dimensiones reducidas, siva a acudir un gran gentío, ni que dé la impresiónque el foro queda muy grande si la afluencia depúblico es escasa. La anchura del foro se establecerádel siguiente modo: divídase su longitud en trespartes y dos tercios sean para su anchura; por tanto,su estructura será alargada y su distribución muyadecuada para los espectáculos. Las columnassuperiores se elevarán una cuarta parte menos que lasinferiores, pues éstas deben soportar todo el peso, porlo que deben ser más sólidas que las superiores.Exactamente lo mismo sucede en la naturaleza, quedebemos imitar, con plantas como los árbolesredondeados: el abeto, el ciprés, el pino; ninguno deestos árboles posee su tronco más estrecho junto a lasraíces, sino que va decreciendo su grosor según seelevan, con una natural disminución perfectamenteajustada hasta la copa. Por tanto, si así lo exige lanaturaleza de los vegetales, los elementos superioresse harán, con toda razón, más delgados que losinferiores, tanto en altura como en grosor.

Magnitudines autem ad copiam hominumoportet fieri, ne parvum spatium sit ad usumaut ne propter inopiam populi vastum forumvideatur. Latitudo autem ita finiatur uti,longitudo in tres partes cum divisa fuerit, exhis duae partes ei dentur; ita enim eritoblonga eius formatio et ad spectaculorumrationem utilis dispositio. [3] Columnaesuperiores quarta parte minores quaminferiores sunt constituendae, proptereaquod oneri ferendo quae sunt inferiorafirmiora debent esse quam superiora. Nonminus quod etiam nascentium oportet imitarinaturam, ut in arboribus teretibus, abiete,cupresso, pinu, e quibus nulla non crassiorest ab radicibus, dein decrescendo procediturin altitudinem naturali contracturaperaequata nascens ad cacumen. Ergo sinatura nascentium ita postulat, recte estconstitutum et altitudinibus etcrassitudinibus superiora inferiorum fiericontractiora.

Es conveniente que los solares de las basílicas1 esténlo más próximos posible a los foros, en la parte quesea más cálida, con el fin de que durante el inviernosea posible dedicarse a los negocios sin lasincomodidades del mal tiempo. Su anchura nomedirá menos de una tercera parte ni más de la mitadde su longitud, salvo que lo impida la configuracióndel lugar y obligue a modificar sus proporciones deotra manera. Si el solar resulta más alargado,colóquense en los extremos unos pórticos paraconversar o bien para comercios, tal como vemos enla basílica Julia en Aquilea. La altura de lascolumnas de las basílicas debe ajustarse a la anchuradel pórtico, que medirá una tercera parte de lasuperficie intermedia donde va a construirse. Comohemos dicho antes, las columnas superiores seránmás pequeñas que las inferiores. El parapeto que

[4] Basilicarum loca adiuncta foris quamcalidissimis partibus oportet constitui, ut perhiemen sine molestia tempestatium seconferre in eas negotiatores possint.Earumque latitudines ne minus quam extertia, ne plus ex dimidia longitudinisconstituantur, nisi si loci natura inpedierit etaliter coegerit symmetriam commutari. Sinautem locus erit amplior in longitudine,chalcidica in extremis constituantur, uti suntin Iulia Aquiliana. [5] Columnaebasilicarum tam altae, quam porticus lataefuerint, faciendae videntur; porticus, quammedium spatium futurum est, ex tertiafiniatur. Columnae superiores minores quaminferiores, uti supra scriptum est,constituantur. Pluteum, quod fuerit inter

1 Las basílicas son edificios públicos donde acudían los comerciantes, se reunían los tribunales y a la vez servían comolugar de reunión.

Page 118: Diez libros de Arquitectura

M. Vitruvii Pollionis De Architectura Opus in Libris Decem

117

vaya a situarse entre las columnas superiores einferiores medirá igualmente una cuarta parte menosque las columnas superiores, para que los transeúntesque paseen sobre el primer piso de la basílica nopuedan ser vistos por los comerciantes. Como hemosexplicado en el libro tercero, los arquitrabes, frisos ycornisas se realizarán de acuerdo a las proporcionesde las columnas.

superiores et inferiores columnas, itemquarta parte minus, quam superiorescolumnae fuerint, oportere fieri videtur, utisupra basilicae contignationem ammulantesab negotiatoribus ne conspiciantur. Epistyliazophora coronae ex symmetriiscolumnarum, uti in tertio libro diximus,explicentur.

La disposición de las basílicas puede ofrecer todavíauna mayor estima y belleza, como sucede con labasílica de Julia en Fano, que yo personalmentepreparé y asumí la dirección de su construcción. Susproporciones y su simetría son como sigue: unabóveda en medio, entre las columnas, con unalongitud de ciento veinte pies y una anchura desesenta pies; el pórtico que circunvala la bóveda,entre las paredes y las columnas, tiene una anchurade veinte pies; las columnas se elevan cincuenta piesincluyendo los capiteles; su diámetro es de cinco piesy tienen adosadas detrás unas pilastras de veinte piesde altura, dos pies y medio de anchura y un pie ymedio de grosor, que soportan las vigas donde seapoyan los entramados de los pórticos. Sobre éstas selevantan otras pilastras de dieciocho pies de altura,dos pies de anchura y un pie de grosor, sobre las quese apoyan las vigas que soportan los canterios ytejados de los pórticos, que están debajo de labóveda. El espacio que media en los intercolumniosentre las vigas de las pilastras y las de las columnas,tiene por finalidad dar luz. Cuatro columnas selevantan a lo ancho de la bóveda, a derecha y aizquierda, junto con las columnas de los ángulos yotras ocho columnas a lo largo de la parte contigua alforo, incluyendo las columnas angulares; por el ladoopuesto se levantan seis columnas sumando lascolumnas angulares, porque se han omitido las doscolumnas intermedias, con el fin de no obstaculizarla vista del pronaos del templo de Augusto, ubicado amitad de la pared de la basílica y orientado hacia elforo y hacia el templo de Júpiter. El tribunal, situadoen el templo2, ofrece la forma de un arco, como unsegmento de un semicírculo; en el frente, la anchuradel semicírculo es de cuarenta y seis pies y lacurvatura mide quince pies en su parte interior, en suparte cóncava, para que los que negocian en labasílica no estorben a quienes estén ante losmagistrados. Sobre las columnas se apoyan enderredor unas vigas compuestas por tres maderos

[6] Non minus summam dignitatem etvenustatem possunt habere comparationesbasilicarum, quo genere Coloniae IuliaeFanestri conclavi curavique faciendam,cuius proportiones et symmetriae sic suntconstitutae. Mediana testudo inter columnasest longa pedes CXX, lata pedes LX.Porticus eius circa testudinem inter parieteset columnas lata pedes XX. Columnaealtitudinibus perpetuis cum capitulis pedesL, crassitudinibus quinum, habentes post separastaticas altas pedes XX, latas pedes IIs<emissemque>, crassas I s, quae sustinenttrabes, in quibus invehuntur porticuumcontignationes. Supraque eas aliaeparastaticae pedum XVIII, latae binum,crassae pedem, quae excipiunt item trabessustinentes cantherium et porticum, quaesunt summissa infra testudinem, tecta.

[7] Reliqua spatia inter parastaticarum etcolumnarum trabes per intercolumnialuminibus sunt relicta. Columnae sunt inlatitudine testudinis cum angularibus dextraac sinistra quaternae, in longitudine, quae estforo proxima, cum isdem angularibus octo,ex altera parte cum angularibus VI, ideoquod mediae duae in ea parte non suntpositae, ne inpediant aspectus pronai aedisAugusti, quae est in medio latere parietisbasilicae conlocata spectans medium forumet aedem Iovis.

[8] Item tribunal quod est in ea aede,hemicycli schematis minoris curvaturaformatum; eius autem hemicycli in fronte estintervallum pedes XLVI, introrsus curvaturapedes XV, uti, qui apud magistratus starent,negotiantes in basilica ne inpedirent. Supracolumnas ex tribus tignis bipedalibusconpactis trabes sunt circa convocatae,eaeque ab tertiis columnis quae sunt in

2 Se refiere al citado templo de Júpiter

Page 119: Diez libros de Arquitectura

M. Vitruvii Pollionis De Architectura Opus in Libris Decem

118

unidos, de dos pies de altura cada uno; estas vigas,desde las terceras columnas colocadas en la parteinterior giran hacia los pilares que sobresalen delpronaos y llegan hasta el semicírculo a uno y otrolado. Sobre estas vigas aparecen unos pilaresperpendiculares a los capiteles que sirven de soporte,con una altura de tres pies y una anchura de cuatropies, en todas las direcciones. Encima de ellos hayunas vigas, formadas por dos maderos unidos de dospies, que soportan los tirantes y los cabrios de lascolumnas, colocadas en perpendicular a las pilastrasy paredes del pronaos, que sustentan el tejado de todala basílica; los otros tirantes están colocados en elmedio, sobre el pronaos del templo. De este modo hasurgido una doble disposición del techo de losfrontispicios: una disposición exterior del techo yotra interior, la de la alta bóveda, que ofrecen unbellísimo aspecto. Eliminando los adornos de losarquitrabes, los parapetos y las columnas superioresse consigue disminuir su incomodidad y se aminoranen gran parte los gastos. Por el contrario, si lasmismas columnas se elevan hasta las vigas de labóveda, parece que potencian el montante de losgastos pero, a la vez, acrecientan la magnificenciadel edificio.

interiore parte, revertuntur ad antas quae apronao procurrunt, dextraque et sinistrahemicyclium tangunt.

[9] Supra trabes contra capitula exfulmentis dispositae pilae sunt conlocatae,altae pedes III, latae quoqueversusquaternos. Supra eas ex duobus tignisbipedalibus trabes everganeae circa suntconlocatae. Quibus insuper transtra cumcapreolis columnarum contra corpora etantas et parietes pronai conlocata sustinenteunum culmen perpetuae basilicae, alterum amedio supra pronaum aedis. [10] Itafastigiorum duplex tecti nata dispositioextrinsecus tecti et interioris altae testudinispraestat speciem venustam. Item sublataepistliorum ornamenta et pluteorumcolumnarumque superiorum distributiooperosam detrahit molestiam sumptusqueinminuit ex magna parte summam. Ipsaevero columnae in altitudine perpetua subtrabe testitudinis perductae etmagnificentiam inpensae et auctoritatemoperi adaugere videntur.

Capítulo segundo

El erario, la cárcel y la curia

Caput SecundumEl erario, la cárcel y la curia deben quedar contiguosal foro, de manera que el conjunto de susproporciones esté en consonancia con el mismo foro.En primer lugar y de un modo especial debeconstruirse la curia en sintonía con la categoría delmunicipio o de la ciudad. Si la curia va a sercuadrada, su altura será igual a su anchura más lamitad; si va a ser alargada, súmese la altura y laanchura y la mitad del total resultante será lo quemida de alta hasta el artesonado. Además, las paredesdel interior deben rodearse con cornisas de maderatallada con delicadeza, o bien de estuco,aproximadamente hacia la mitad de su altura. Si nose procede como hemos indicado, al elevarse lasvoces de los querellantes no podrán ser escuchadas nicomprendidas por el auditorio. Pero si las paredesquedan ceñidas por medio de unas cornisas, la voz semantendrá en la parte baja antes de que se pierda en

[1] Aerarium, carcer, curia foro suntconiungenda, sed ita uti magnitudosymmetriae eorum foro respondeant.Maxime quidem curia in primis est faciendaad dignitatem municipii sive civitatis. Et siquadrata erit, quantum habuerit latitudinisdimidia addita constituatur altitudo; sinautem oblonga fuerit, longitudo et latitudocomponatur, et summae compositae eiusdimidia pars sub lacunaris altitudinidetur. [2] Praeterea praecingendi suntparietes medii coronis ex intestino opere autalbario ad dimidiam partem altitudinis. Quaesi non erunt, vox ibi disputantium elata inaltitudinem intellectui non poterit esseaudientibus. Cum autem coronis praecinctiparietes erunt, vox ab imis moratapriusquam in area elata dissipabitur, auribus

Page 120: Diez libros de Arquitectura

M. Vitruvii Pollionis De Architectura Opus in Libris Decem

119

las alturas y perfectamente podrá ser comprendida. erit intellecta.

Capítulo tercero

La ubicación del teatro

Caput TertiumUna vez que ya ha sido establecido el foro, debeelegirse el lugar más favorable y saludable para elteatro, donde se desarrollen los juegos durante losdías dedicados a los dioses inmortales, tal comohemos dicho en el libro primero, al tratar sobre lascondiciones más salubres en la construcción de lasciudades. Durante la representación de los juegos, losciudadanos permanecen sentados mucho tiempojunto con sus mujeres y con sus hijos, se entretienendivertidos con el espectáculo y sus cuerpos, almantenerse quietos por el placer de presenciar lasrepresentaciones, dejan los poros abiertos por dondeva penetrando el aire, que, sí procede de lugarespantanosos o insalubres, introduce dentro de loscuerpos corrientes nocivas. Por tanto, se elegirá contodo cuidado el lugar destinado para el teatro y seevitarán así tales inconvenientes e incomodidades.También debe ponerse especial cuidado en suorientación, de modo que no se vea castigado por elviento que procede desde el mediodía, pues a plenosol sus rayos llenan por completo el perímetro delteatro y el aire encerrado u ocluido en la curvatura, alno poder expandirse libremente, se recalienta comoconsecuencia de su movimiento, se vuelve muycandente, llegando a quemar abrasadoramente, por loque reduce la humedad de los cuerpos. Por estarazón, deben evitarse sobre todo los lugaresinsalubres y deben elegirse lugares salubres. Todoserá mucho más sencillo si los cimientos se asientanen un monte; pero si la orografía obliga a construir elteatro en un lugar llano o pantanoso, los cimientosdeberán ahondarse y asentarse tal como dijimos en ellibro tercero, al tratar sobre la cimentación de lostemplos. Sobre los cimientos se fijarán las gradas depiedra o de mármol. Los corredores de separacióndeben guardar proporción respecto a la altura delteatro y su altura no debe ser mayor que su propiaanchura. Si tuvieran una mayor altura, rechazaríanlas voces y las elevarían hasta las partes más altas delcentro del teatro, no permitiendo que llegue connitidez el sentido de las palabras al oído de quienesestán sentados en la parte superior de los corredores.

[1] Cum forum constitutum fuerit, tumdeorum inmortalium diebus festis ludorumexpectationibus eligendus est locus theatroquam saluberrimus, uti in primo libro desalubritatibus in moenium conlocationibusest scriptum. Per ludos enim cum coniugibuset liberis persedentes delectationibusdetinentur et corpora propter voluptateminmota patentes habent venas, in quasinsiduntur aurarum flatus, qui, si aregionibus palustribus aut aliis regionibusvitiosis advenient, nocentes spirituscorporibus infundent. Itaque si curiosiuseligetur locus theatro, vitabuntur vitia.

[2] Etiamque providendum est, neneimpetus habeat a meridie. Sol enim cumimplet eius rutunditatem, aer conclususcurvatura neque habens potestatem vagandiversando confervescit et candens aduritexcoquitque et inminuit e corporibusumores. Ideo maxime vitandae sunt hisrebus vitiosae regiones et eligendae salubres.

[3] Fundamentorum autem, si in montibusfuerit, facilior erit ratio; sed si necessitascoegerit in plano aut palustri loco eaconstitui, solidationes substructionesque itaerunt faciendae, quemadmodum defundationibus aedium sacrarum in tertiolibro est scriptum. Insuper fundamentalapideis et marmoreis copiis gradationes absubstructione fieri debent.

[4] Praecinctiones ad altitudines theatrorumpro rata parte faciendae videntur nequealtiores quam quanta praecinctionis itinerissit latitudo. Si enim excelsiores fuerint,repellent et eicient in superiorem partem

Page 121: Diez libros de Arquitectura

M. Vitruvii Pollionis De Architectura Opus in Libris Decem

120

En una palabra, para obtener una óptima resolución,se debe proceder de la siguiente manera: desde elcorredor de separación hasta las gradas másinferiores y hasta la última fila tiéndase un cordel demodo que toque los cantos y los ángulos de lasgradas y, así, no quedará obstaculizada la voz. Esmuy conveniente distribuir unos accesos anchos yespaciosos; los accesos o entradas hacia las gradasmás altas estarán separados de los que están situadosmás abajo, y todos deben ser seguidos, rectos y sincurvas para que, cuando el público salga delespectáculo, no sufra apreturas, sino que desdecualquier parte acceda a las salidas,convenientemente separadas, sin ningún obstáculo ysin problemas.

vocem nec patientur in sedibus suis, quaesupra praecinctiones, verborum casus certasignificatione ad aures pervenire. Et adsummam ita est gubernandum, uti, linea cumad imum gradum et ad summum extentafuerit, omnia cacumina graduum angulosquetangat; ita vox non inpedietur. [5] Adituscomplures et spatiosos oportet disponere,nec coniunctos superiores inferioribus, sedex omnibus locis perpetuos et directos sineinversuris faciendos, uti, cum populusdimittatur de spectaculis, ne comprimatur,sed habeat ex omnibus locis exitus separatossine inpeditione.

Debe tenerse también en cuenta que el lugar noahogue la voz sino que permita que se difunda contoda claridad, lo que podrá conseguirse si se elige unlugar donde no se produzcan resonancias. La voz escomo soplo de viento que fluye y se hace perceptiblepor el sentido del oído. La voz se difunde debido ainnumerables ondulaciones circulares, como lasinnumerables olas que van surgiendo al arrojar unapiedra dentro de un estanque; son olas circulares quedesde el centro se extienden y ocupan toda lasuperficie del estanque, si no se interrumpen por unestrechamiento del lugar o por algún impedimentoque obstaculice el que lleguen hasta las orillas. Perosi se interrumpe su expansión, las primeras olaschocan entre sí, se desbordan y rompen el orden delas siguientes olas, deshaciéndolas. Por la mismarazón, la voz produce movimientos o impulsoscirculares; pero, con una diferencia respecto al agua:los círculos sólo se mueven horizontalmente, encambio la voz se expande a lo ancho y también seeleva gradualmente, verticalmente. Por tanto, comosucede con la dirección de las olas en el agua, siningún obstáculo interrumpe la primera onda de lavoz, no se anulará la segunda ni las siguientes, ,sinoque todas -sin ninguna clase de resonanciason oídastanto por los espectadores de las filas inferiores comopor los de las últimas filas. Precisamente por esto, losantiguos arquitectos, siguiendo los rastros de lanaturaleza en sus investigaciones sobre la expansiónde la voz, que se eleva de modo natural, hicieron a laperfección las gradas de los teatros y buscaron, através de cálculos matemáticos y de proporcionesmusicales, que toda palabra pronunciada en elescenario llegara a los espectadores de la manera más

Etiam diligenter est animadvertendum, ne sitlocus surdus, sed ut in eo vox quamclarissime vagari possit. Hoc vero fieri itapoterit, si locus electus fuerit, ubi noninpendiantur resonantia.

[6] Vox autem ut spiritus fluens aeris, etactu sensibilis auditu. Ea moveturcirculorum rutundationibus infinitis, uti si instantem aquam lapide inmisso nascanturinnumerabiles undarum circuli crescentes acentro, quam latissime possint, et vagantes,nisi angustia loci interpellaverit aut aliquaoffensio, quae non patitur designationesearum undarum ad exitus pervenire. Itaquecum interpellentur offensionibus, primaeredundantes insequentium disturbantdesignationes. [7] Eadem ratione vox ita adcircinum efficit motiones; sed in aqua circuliplanitiae in latitudine moventur, vox et inlatitudine progreditur et altitudinemgradatim scandit. Igitur ut in aqua undarumdesignationibus, item in voce cum offensionulla primam undam interpellaverit, nondisturbat secundam nec insequentes, sedomnes sine resonantia perveniunt ad imorumet ad summorum aures.

[8] Ergo veteres architecti naturae vestigiapersecuti indagationibus vocis scandentistheatrorum perfecerunt gradationes, etquaesierunt per canonicam mathematicorumet musicam rationem, ut, quaecumque voxesset in scaena, clarior et suavior adspectatorum perveniret aures. Uti enimorgana in aeneis lamminis aut corneis echeis

Page 122: Diez libros de Arquitectura

M. Vitruvii Pollionis De Architectura Opus in Libris Decem

121

clara y más agradable. Como los instrumentos deaire, sean de bronce o de cuerno, logran una gransonoridad acompañando a los instrumentos de cuerdasi están perfectamente afinados, así también losantiguos fijaron la estructura de los teatros, pormedio de las normas de la armonía y con el objetivode potenciar el volumen de la voz.

ad cordarum sonitum claritatem perficiuntur,sic theatrorum per harmonicen ad augendamvocem ratiocinationes ab antiquis suntconstitutae.

Capítulo cuarto

La armonía

Caput QuartumLa armonía es una ciencia velada y dificil dentro dela música, y resulta aún más dificil para quienesignoran la lengua griega. Como queremos ofreceruna explicación de la armonía, nos vemos obligadosa hacer uso de términos griegos, pues algunos notienen su equivalente en la lengua latina. Intentaréexplicarlas con la mayor claridad que pueda y lo voya hacer a partir de los trabajos de Aristoxeno3,transcribiendo su diagrama, y delimitaré el desarrollode los sonidos para que se pueda comprender sinninguna dificultad, al menos para quien prestecuidadosa atención. Cuando se modula la vozmediante cambios o alteraciones, a veces resultagrave, a veces aguda. La voz se articula de dosmaneras: una posee una continuidad prolongada yotra se interrumpe con intervalos diferenciados. Lavoz prolongada no se detiene en las notas finales nien ningún otro momento, sino que realiza sus finalesde manera no muy clara; sólo se manifiestan susintervalos intermedios, como cuando decimos en unaconversación: «sollux-flos-vox». No se aprecia ni sucomienzo ni su final pero sí apreciamos por el oídoque un sonido agudo pasa a ser grave y que unograve pasa a ser agudo. Lo contrario ocurre cuando elsonido se emite con intervalos diferenciados. Cuandose modula la voz, se queda fija en el final de algúnsonido, posteriormente en otro y actuando así enmultitud de ocasiones la percibimos comoinalterable, como sucede al cantar que, modulando lavoz, obtenemos una gran variedad de tonos. Cuandola voz se detiene en las pausas (intervalos) de sumodulación, se ve mediante las terminaciones clarasde los sonidos dónde comienza y dónde termina; lasnotas intermedias, que caen dentro de los intervalos,

[1] Harmonia autem est musica litteraturaobscura et difficilis, maxime quidem quibusgraecae litterae non sunt notae. Quam sivolumus explicare, necesse est etiam graecisverbis uti, quod nonnullae eorum latinas nonhabent appellationes. Itaque ut potuero quamapertissime ex Aristoxeni scripturisinterpretabor et eius diagramma subscribamfinitionesque sonituum designabo, uti, quidiligentius attenderit, facilius perciperepossit. [2] Vox enim mutationibus cumflectitur, alias fiat acuta, alias gravis;duobusque modis movetur, e quibus unuseffectus habet continuatos, alter distantis.Continuata vox neque in finitionibusconsistit neque in loco ullo, effiicitqueterminationes non apparentes, intervallaautem media parentia, uti sermone cumdicamus: sol lux flos vox. Nunc enim necunde incipit nec ubi desinit, intellegitur; sedquod ex acuta facta est gravis et ex graviacuta, apparet auribus. Per distantiam auteme contrario. Namque cum flectiturinmutatione vox statuit se in alicuius sonitusfinitionem, deinde in alterius, et id ultrocitro crebre faciendo constans apparetsensibus, uti in cantionibus cum flectentesvocem varietatem facimus. Modulationisitaque intervallis ea cum versatur, et undeinitium fecit et ubi desiit, apparet insonorum patentibus finitionibus, medianaautem patentia intervallis obscurantur.

3 Músico griego, discípulo de Aristóteles que, según el léxico de Suidas, compuso 453 obras.

Page 123: Diez libros de Arquitectura

M. Vitruvii Pollionis De Architectura Opus in Libris Decem

122

apenas si se perciben.

Las clases de modulaciones son tres: la primera sellama en griego harmonia; la segunda chroma y latercera díatonon. La modulación «armónica» seforma artísticamente y por ello su canto posee unaextraordinaria e importante prestancia. Lamodulación «cromática», debido a su exquisitasutileza y a la contigüidad de sus sonidos, produce unresultado muy agradable. La modulación «diatónica»es más natural, posee una mayor separación de suspausas o intervalos y resulta de gran sencillez. Enestas tres clases es diferente la disposición de lostetracordios4, pues la modulación armónica posee dostonos y dos semitonos (diesis es la cuarta parte deltono musical: por tanto, un semitono constara de dosdiesis) en su tetracordio. La modulación cromáticaconsta de dos semitonos consecutivos y el tercerintervalo es de tres semitonos. En la modulacióndiatónica hay dos tonos consecutivos y el tercersemitono pone fin al conjunto del tetracordio. Portanto, en las tres clases de modulaciones lostetracordios constan de dos tonos y un semitono porigual; pero, si los consideramos separadamente, enlos límites de cada clase, poseen un orden diferentede intervalos. Así pues, según el intervalo de lostonos, semitonos y tetracordios, la naturaleza hadistinguido y delimitado los límites de la voz,midiéndolos según la cantidad de los intervalos; fijósus cualidades por medio de ciertas cadenciasdistantes. Incluso los artesanos que fabricaninstrumentos de música se sirven de tales cadencias ytonos, fijados por la naturaleza, y logranperfeccionarlos para obtener una armonía de sonidosapropiados.

[3] Genera vero sunt modulationum tria:primum quod Graeci nominant harmoniam,secundum chroma, tertium diatonon. Estautem harmoniae modulatio ad artemconcepta, et ea re cantio eius maximegravem et egregiam habet auctoritatem.Chroma subtili sollertia ac crebritatemodulorum suaviorem habet delectationem.Diatoni vero, quod naturalis est, facilior estintervallorum distantia. In his tribusgeneribus dissimiles sunt tetrachordorumdispositiones, quod harmoniatetrachordorum et tonos et dihesis habetbinas (dihesis autem est toni pars quarta; itain hemitonio duae diheses sunt conlocatae);chromati duo hemitonia in ordine suntcomposita, tertium trium hemitoniorum estintervallum; diatono toni duo suntcontinuati, tertium hemitonium finittetrachordi magnitudinem. Ita in tribusgeneribus tetrachorda ex duobus tonis ethemitonio sunt peraequata, sed ipsa cumseperatim uniuscuiusque generis finibusconsiderantur, dissimilem habentintervallorum designationem. [4] Igiturintervallo tonorum et hemitoniorum ettetrachordorum in voce divisit naturafinitque terminationes eorum mensurisintervallorum quantitate, modisque certisdistantibus constituit qualitates, quibusetiam artifices qui organa fabricant, exnatura constitutis utendo comparant adconcentus convenientes eorum perfectiones.

Los sonidos -en griego phthongoi- en cada una deestas clases son dieciocho. De estos dieciocho, ochoson sonidos continuos y fijos en las tres clases: losdiez restantes, como se van modulandoconjuntamente, son variables. Los sonidos fijos sonlos que se interponen entre los variables, logrando launión de los tetracordios, y se mantienen en suspropios límites aunque sean diferentes sus clases. Susnombres son: proslambanomenos, hypate, hypaton,hypate meson, mese, nete synhenunenon, paramese,nete diezeugmenon, nete hiperbolaeon. Los sonidosvariables están situados en el tetracordio entre los

[5] Sonitus, qui graece phthongi dicuntur, inunoquoque genere sunt X et VIII, e quibusVIII sunt in tribus generibus perpetui etstantes, reliqui X, cum communitermodulantur, sunt vagantes. Stantes autemsunt, qui inter mobiles sunt interpositi.Continent tetrachordi coniunctionem et egenerum discriminibus suis finibus suntpermanentes; appellantur autem sic:proslambanomenos, hypate hypaton, hypatemeson, mese, nete synhemmenon, paramese,nete diezeugmenon, nete hyperbolaeon.

4 El tetracordio es una sucesión de cuatro sonidos que forma la base de la estructura del sistema musical.

Page 124: Diez libros de Arquitectura

M. Vitruvii Pollionis De Architectura Opus in Libris Decem

123

fijos y cambian su posición en cada una de las tresclases citadas, de un lugar a otro. He aquí susnombres: parhypate hypaton, líchanos hypaton,parhypate meson, lichanos meson, tritesynhemmenon, paranete synhemmenon, trítediezeugmenon, paranete diezeugmenon, tritehyperbolaeon, paranete hyperbolaeon. Según dondevayan cambiando, poseen determinadas propiedadespues tienen intervalos y distancias que vanincrementándose. Así, el parhypate, que dista delhypate medio semitono en la modulación armónica,en la cromática su distancia es de un semitono. Ellíchanos dista un semitono del hypate en la armónica,pero en la cromática pasa a dos semitonos y en ladiatónica dista del hypate tres semitonos. Y así losdiez sonidos, debido a sus transposiciones, logranuna triple variedad de modulaciones en las tresclases. Los tetracordios son cinco: el primero es muygrave -en griego hypaton-; el segundo es mediano -en griego meson-; el tercero -en griego llamadosynhemmenon- es conjunto; el cuarto -llamado engriego diezeugmenon- es disjunto, y el quinto, que esmuy agudo, se llama hyperbolaeon, Los acordes queel hombre puede modular de manera natural -engriego symphonie- son seis: diatessaron (una cuarta),diapente (una quinta), diapasón (una octava),disdiatessaron (una octava y una cuarta), disdiapente(una octava y quinta) y disdiapason (octava doble):toman el nombre de su propio número.

Así es, toman el nombre de su número porque,cuando la voz se detiene en un son fijo, modulándosecambia desde este sonido y pasa a un cuarto tono,que se llama diatessaron; si pasa a un quinto tono, sellama diapente; si a un octavo tono, diapasón;diapasón con diatesaron si pasa a una octava y mediay disdiapason si es a una decimoquinta.

No es posible realizar consonancias entre dosintervalos cuando se entone un canto o se toquen lascuerdas de un instrumento ni tampoco si son tres oseis o siete intervalos, sino que, como hemos dicho,sólo cuando es diatessaron y diapente yprogresivamente hasta el disdiapasón, teniendo encuenta la naturaleza de la voz. Estos acordes seoriginan a partir de una unión ajustada de sonidos,que en griego se llaman phthongoi.

Mobiles autem sunt, qui in tetrachordo interinmotos dispositi in generibus ex locis locamutant; vocabula autem habent haec:parhypate hypaton, lichanos hypaton,parhypate meson, lichanos meson, tritesynhemmenon, <paranete synhemmenon>,trite diezugmenon, paranete diezeugmenon,trite hyperbolaeon, paranetehyperbolaeon. [6] Ei autem qua moventur,recipiunt virtutes alias; intervalla enim etdistantias habent crescentes. Itaqueparhypate, quae in harmonia distat ab hypate<dimidium> hemitonium, in chromatramutata habet hemitonium. Qui lichanos inharmonia dicitur, ab hypate distathemitonium, in chroma translata progrediturduo hemitonia, in diatono distat ab hypatetria hemitonia. Ita X sonitus proptertranslationes in generibus efficiunt triplicemmodulationum varietatem. Tetrachordaautem sunt quinque: [7] primumgravissimum, quod graece dicitur hypaton,secundum medianum, quod appellaturmeson, tertium coniunctum, quodsynhemmenon dicitur, quartum disiunctum,quod diezeugmenon nominatur, quintum,quod est acutissimum, graece hyperbolaeondicitur. Concentos quos natura hominismodulari potest, graece quae synphoniaedicuntur, sunt sex: diatessaron, diapente,diapason, et disdiatessaron, et disdiapente, etdisdiapason. [8] Ideoque et a numeronomina ceperunt, quod, cum vox constiteritin una sonorum finitione ab eaque seflectens mutaverit et pervenerit in quartamterminationem, appellatur diatessaron, inquintam diapente [in sextam diapason inoctavam et dimidiam diapason etdiatessaron, in nonam et dimidiam diapasondiapente, in XII disdiapason]. [9] Non eniminter duo intervalla, cum chordarum sonitusaut vocis cantus factus fuerit, nec in tertiaaut sexta aut VII possunt consonantiae fieri,sed, uti supra scriptum est. diatessaron etdiapente et ex ordine disdiapasonconvenientiae ex natura vocis congruentishabent finitiones. Et ei coventus procreanturex coniunctione sonituum, qui graecephthongi dicuntur.

Page 125: Diez libros de Arquitectura

M. Vitruvii Pollionis De Architectura Opus in Libris Decem

124

Capítulo quinto

Los vasos del teatro

Caput QuintumEn coherencia con estas leyes y en base acálculos matemáticos se harán unos vasos debronce, en proporción a las dimensiones delteatro. Se fabricarán de modo que, cuando segolpeen emitan un sonido acordado en cuarta,quinta y, siguiendo un orden, hasta la dobleoctava. Posteriormente, entre las localidades delteatro, se irán colocando en unas celdillasdeterminadas, de acuerdo a las normas de lacorrelación musical, de manera que quedenseparados de las paredes, dejando un espaciovacío a su alrededor y por la parte superior. Secolocarán invertidos y en la parte de los vasosque da a la escena se pondrán debajo unas cuñascon una altura de medio pie, al menos. En elfrente de las celdillas quedarán unas aberturas dedos pies de longitud y medio pie de altura,exactamente debajo de las cavidades de lasgradas inferiores. La ubicación de los vasos sedeterminará de la siguiente manera: si se trata deun teatro de medianas proporciones, hacia lamitad de su altura se delimitará una zona,dividida en doce espacios equidistantes, donde sesituarán trece celdillas abovedadas. Los vasos,anteriormente descritos, se colocarán en lasceldillas de los extremos y emitirán un sonidonetenhyperbolaeon; en las dos celdillassiguientes, una a cada parte, se colocarán losvasos que emitan un sonido diatessaron ad netendiezeugmenon; en las terceras celdillas a uno yotro lado si el sonido es diatessaron adparamesen; en las cuartas, si es netensynhemmenon; en las quintas, el díatessaron admesen; en las sextas, el diatessaron ad hypatenmeson y en la celdilla que quede en el centro sesituará solamente un vaso que emita un sonido endíatessaron ad hypaten hypaton. Siguiendo estemétodo la voz que se expande desde la escena,como si fuera desde el centro, va difundiéndose yal golpear las cavidades de cada uno de estosvasos, alcanza un volumen mayor, se incrementasu claridad potenciada por el vaso que tenga eltono acorde con ella.

[1] Ita ex his indagationibus mathematicisrationibus fiant vasa aerea pro rationemagnitudinis, theatri, eaque ita fabricentur, utcum tangantur sonitum facere possint inter sediatessaron diapente ex ordine ad disdiapason.Postea inter sedes theatri constitutis cellisratione musica ibi conlocentur ita, uti nullumparietem tangant circaque habeant locumvacuum et ab summo capite spatium,ponanturque inversa et habeant in parte, quaespectat ad scaenam, suppositos cuneos ne minusaltos semipede; contraque eas cellasrelinquantur aperturae inferiorum graduumcubilibus longae pedes duo, altae semipede.

[2] Designationes autem eorum, quibus in locisconstituantur, sic explicentur. Si non erit amplamagnitudine theatrum, media altitudinistransversa regio designetur et in ea tredecimcellae duodecim aequalibus intervallis distantesconfornicentur, uti ea echea quae supra scriptasunt, ad neten hyperbolaeon sonantia in cellisquae sunt in cornibus extremis, utraque parteprima conlocentur, secunda ab extremisdiatessaron ad neten diezeugmenon, tertiadiatessaron ad paramesen, quarta ad netensynhemmenon, quinta diatessaron ad mesen,sexta diatessaron ad hypaten meson, in mediounum diatessaron ad hypaten hypaton.

[3] Ita hac ratiocinatione vox a scaena uti abcentro profusa se circumagens tactuque ferienssingulorum vasorum cava excitaverit auctamclaritatem et concentu convenientem sibiconsonantiam.

Por el contrario, si el teatro va a tener mayores Sin autem amplior erit magnitudo theatri, tunc

Page 126: Diez libros de Arquitectura

M. Vitruvii Pollionis De Architectura Opus in Libris Decem

125

dimensiones, divídase su altura en cuatro partes ydejaremos tres series o hileras transversales deceldillas, una para la armónica, otra para lacromática y la tercera para la diatónica. La hileramás inferior, que será la primera, se destinarápara el género armónico, tal como lo hemosdescrito anteriormente, al referirnos a un teatrode medianas dimensiones. En la hilera o serieintermedia, se colocarán en los extremos losvasos que emitan un sonido cromático-hiperbóleo; en las dos celdillas inmediatamenteanteriores, los vasos que emitan un sonido conintervalo de una cuarta, cromático diezeugmenon;en las terceras celdillas, los vasos del cromáticosynhemmenon; en las cuartas, los vasos delcromático meson, con intervalo de una cuarta; enlas quintas celdillas, los del sonido cromáticohypaton, con intervalo de una cuarta; en lassextas, los del paramese, que se acordarán en unintervalo de quinta con el cromáticohyperbolaeon y en uno de cuarta con elcromático meson. En el centro no debe colocarseabsolutamente ninguno pues en el cromático nopuede darse ninguna concordancia con los tonosque hemos señalado. En la hilera o serie superiorde celdillas, colóquense en los extremos unosvasos que emitan un sonido diatónicohyperbolaeon; en las celdillas siguientes, losvasos con intervalo de cuarta diatonondiezeugmenon; en las terceras, el diatónicosynhemmenon; en las cuartas, con intervalo decuarta, el diatonon meson; en las quintasceldillas, con intervalo de cuarta, el diatononhypaton; en las sextas celdillas, con intervalo decuarta, el proslambanomenon, y en el centro, elmeson, pues posee concordancia con elproslambanomenon en intervalo de octava y conel diatónico hypaton en quinta. Si alguien deseararealizar todo esto a la perfección y sin dificultad,observe el diagrama ajustado a las normasmusicales que aparece al final del libro; coincidecon el de Aristoxeno, que hizo uso de grandesdosis de habilidad y de esfuerzo para clarificarlas distintas modulaciones en diferentes clases. Sialguien tuviera presente el conjunto de estoscálculos estará capacitado para concluir a laperfección un teatro con toda facilidad, adaptadoa la misma naturaleza de las voces, y así lograráun placer muy agradable en el auditorio.

altitudo dividatur in partes IIII, uti tresefficiantur regiones cellarum transversedesignatae, una harmoniae, altera chromatos,tertia diatoni. Et ab imo quae erit prima, ea exharmonia conlocetur ita uti in minore theatrosupra scriptum est.

[4] In mediana autem prima in extremiscornibus ad chromaticen hyperbolaeon habentiasonitum ponantur, in secundis ab his diatessaronad chromaticen diezeugmenon, in tertiis adchromaticen synhemmenon, quartis diatessaronad chromaticen meson, quintis diatessaron adchromaticen hypaton, sextis ad paramesen, quodet in chromaticen hyperbolaeon diapente et adchromaticen meson diatessaron habeantconsonantiae communitatem.

[5] In medio nihil est conlocandum, ideo quodsonitum nulla alia qualitas in chromatico generesymphoniae consonantiam potest habere. Insumma vero divisione et regione cellarum incornibus primis ad diatonon hyperbolaeonfabricata vasa sonitu ponantur, in secundisdiatessaron ad diatonon <diezeugmenon>, tertiisad diatonon synhemmenon, quartis diatessaronad diatonon meson, quintis diatessaron addiatonon hypaton, sextis diatessaron adproslambanomenon, in medio ad mesen, quodea et ad proslambanomenon diapason et addiatonon hypaton diapente habet symphoniarumcommunitates.

[6] Haec autem si qui voluerit ad perfectumfacile perducere, animadvertat in extremo librodiagramma musica ratione designatum, quodAristoxenus magno vigore et industriageneratim divisis modulationibus constitutumreliquit, de quo, si qui ratiocinationibus hisattenderit, ad naturas vocis et audientiundelectationes facilius valuerit theatrorumefficere perfectiones.

Alguno, quizá, dirá que cada año se han [7] Dicet aliquis forte multa theatra quotannis

Page 127: Diez libros de Arquitectura

M. Vitruvii Pollionis De Architectura Opus in Libris Decem

126

levantado en Roma muchos teatros que no respetan para nada las normas que hemos reflejado;pero se equivoca en un aspecto importante: losteatros públicos están construidos con madera yposeen tal cantidad de entablados que a la fuerzalogran una buena acústica, como podemosobservar al oír a los actores que cantanacompañados de cítaras ya que, si desean cantaren un tono más agudo, simplemente se giranhacia las puertas del escenario y así se ayudanpara potenciar más la resonancia de su voz. Perocuando los teatros se construyen con materialessólidos, es decir, de mampostería, de piedra o demármol que imposibilitan la resonancia de lasvoces, entonces debe recurrirse a los vasos debronce, tal como hemos descrito. Si alguienpregunta en qué teatro se ha procedido deacuerdo con las normas dadas, le contestaré queno es posible mostrarle ninguno en Roma, pero síen algunas regiones de Italia y en numerosasciudades de Grecia. Contamos con el testimoniode Lucio Mummio quien, al quedar destruido elteatro de Corinto, trajo a Roma los vasos debronce y los consagró al templo de la Luna,apartándolos del botín de guerra. Otros muchosarquitectos ingeniosos, que levantaron teatros enciudades no muy grandes, debido a la escasez derecursos, se decidieron por vasos de barro con unsonido similar a los de bronce y los situaron talcomo hemos descrito, consiguiendo unosresultados francamente positivos.

Romae facta esse neque ullam rationem harumrerum in his fuisse; sed errabit in eo, quodomnia publica lignea theatra tabulationes habentcomplures, quas necesse est sonare. Hoc verolicet animadvertere etiam ab citharoedis qui,superiore tono cum volunt canere, avertunt se adscaenae valvas et ita recipiunt ab earum auxilioconsonantiam vocis . Cum autem ex solidisrebus thera constituuntur, id est ex structuracaementorum, lapide, marmore, quae sonare nonpossunt, tunc echeis hae rationes suntexplicandae.

[8] Sin autem quaeritur, in quo theatro ea sintfacta, Romae non possumus ostendere, sed inItaliae regionibus et in pluribus Graecorumcivitatibus. Etiamque auctorem habemusLucium Mummium qui diruto theatroCorinthiorum ea aenea Romam deportavit et demanubiis ad aedem Lunae dedicavit. Multietiam sollertes architecti, qui in oppidis nonmagnis theatra constituerunt, propter inopiamfictilibus doleis ita sonantibus electis hacratiocinatione compositis perfecerunt utilissimoseffectus.

Capítulo sexto

Trazado del teatro

Caput SextumLa planta o disposición del teatro debe ordenarsede la siguiente manera: de acuerdo al diámetro dela parte más inferior (orquesta), trácese unacircunferencia tomando como centro el puntomedio de dicho diámetro y descríbanse cuatrotriángulos equiláteros, a igual distancia, que toquenla línea circular; calcúlense doce partes, comoproceden los astrólogos con los doce signoscelestes, que guarden proporción matemáticarespecto a la música de los astros. El lado deltriángulo que esté contiguo a la escena, en la parteque corta la circunferencia, exactamente ahí,determinará el frente de la escena; desde este

[1] Ipsius autem theatri conformatio sic estfacienda, uti, quam magna futura estperimetros imi, centro medio conlocatocircumagatur linea rutundationis, in eaquequattuor scribantur trigona paribus lateribus;intervallis extremam lineam circinationis,tangant, quibus etiam in duodecim signorumcaelestium astrologia ex musica convenientiaastrorum ratiocinantur. Ex his trigonis cuiuslatus fuerit proximum scaenae, ea regione, quapraecidit curvaturam circinationis, ibi finiaturscaenae frons, et ab eo loco per centrumparallelos linea ducatur, quae disiungat

Page 128: Diez libros de Arquitectura

M. Vitruvii Pollionis De Architectura Opus in Libris Decem

127

mismo punto y por el centro trácese con un cordeluna línea paralela -al frontal de la escena- quesepare el estrado del proscenio de la parte dedicadaa la orquesta. Así, el estrado alcanzará una mayoranchura que el de los griegos, pues todos nuestrosactores actúan en el escenario y la orquesta quedaráreservada para los asientos de los senadores. Laaltura del estrado no debe sobrepasar los cinco piespara que quienes tomen asiento en la orquestapuedan apreciar los movimientos de todos losactores. Las lunetas o secciones de gradasdivídanse de modo que los vértices de lostriángulos, que ocupan en derredor todo el círculotrazado, alineen las subidas y escaleras hacia elprimer pasillo, que separa los asientos de loscaballeros de los del público en general; medianteaccesos alternos dispónganse encima las seccionesintermedias. Los ángulos que están fijados en laparte inferior y que alinean las escaleras seránsiete; los otros cinco ángulos delimitarán laestructura o disposición de la escena: el ángulocentral debe estar frente a la puerta regia, y los quequedan a derecha e izquierda definirán ladisposición de las puertas de los «huéspedes»; losdos ángulos extremos quedarán frente a los pasillosde las esquinas. Las gradas, donde toma asiento elpúblico, tendrán una altura mínima de un pie y seisdedos y su anchura o profundidad no más de dospies y medio, ni menos de dos pies. El techo delpórtico, que estará situado en la última fila,quedará al mismo nivel que la altura del escenario,pues la voz, al ir ascendiendo, llegará por igualhasta las últimas gradas y hasta el techo delescenario. Si no estuviera al mismo nivel y fueramás bajo, la voz de los actores perdería su fuerza alllegar a la altura que primero encuentre. Deldiámetro de la orquesta, entre las gradas inferiores,tómese una sexta parte y en sus extremos yalrededor, donde estén las puertas, córtense lasgradas inferiores en perpendicular, con la mismaaltura que esta sexta parte; donde quede el corte,allí mismo colóquense los dinteles de los pasillosy, así, tendrá una altura suficiente el abovedado. Lalongitud del escenario debe medir el doble deldiámetro de la orquesta. La altura del podio opedestal estará al mismo nivel de la altura delestrado, que será una duodécima parte del diámetrode la orquesta, incluyendo la cornisa y el cimacio.Sobre el podio se levantarán unas columnas conuna altura -contando sus capiteles y basas-equivalente a la cuarta parte de su diámetro. Los

proscaenii pulpitum et orchestrae regionem.

[2] Ita latius factum fuerit pulpitum quamGraecorum, quod omnes artifices in scaenadant operam, in orchestra autem senatorumsunt sedibus loca designata. Et eius pulpitialtitudo sit ne plus pedum quinque, uti, qui inorchestra sederint, spectare possint omniumagentium gestus. Cunei spectaculorum intheatro ita dividantur, uti anguli trigonorum,qui currunt circum curvaturam circinationis,dirigant ascensus scalasque inter cuneos adprimam praecinctionem; supra autem alternisitineribus superiores cunei medii dirigantur.

[3] Hi autem, qui sunt in imo et dirigiuntscalaria, erunt numero VII; reliqui quinquescaenae designabunt compositionem: et unusmedius contra se valvas regias habere debet, etqui erunt dextra sinistra, hospitaliorumdesignabunt compositionem, extremi duospectabunt itinera versurarum. Gradusspectaculorum, ubi subsellia componantur,gradus ne minus alti sint palmopede, <ne pluspedem> et digito sex; latitudines eorum neplus pedes duo<s> semis<semque>, ne minuspedes duo<s> constituantur. [4] Tectumporticus, quod futurum est in summagradatione cum scaenae altitudine libratumperspiciatur, ideo quod vox crescens aequaliterad summas gradationes et tectum perveniet.Namque si non erit aequale, quo minus fueritaltum, vox praeripietur ad eam altitudinem,quam perveniet primo. [5] Orchestra intergrados imos quod diametron habuerit, eiussexta pars sumatur, et in cornibus, utrumqueaeditus eius mensurae perpendiculuminteriores sedes praecidantur, et quae praecisiofuerit, ibi constituantur itinerum supercilia; itaenim satis altitudinem habebunt eorumconfornicationes. [6] Scaenae longitudo adorchestrae diametron duplex fieri debet. Podiialtitudo ab libramento pulpiti cum corona etlysi duodecumam orchestrae diametri. Suprapodium columnae cum capitulis et spiris altaequarta parte eiusdem diametri; epistylia etornamenta earum columnarum altitudinisquinta parte. Pluteum insuper cum unda etcorona inferioris plutei dimidia parte. Supra id

Page 129: Diez libros de Arquitectura

M. Vitruvii Pollionis De Architectura Opus in Libris Decem

128

arquitrabes y adornos medirán una quinta parte desu altura. El pedestal superior, junto con su cimacioy su cornisa, medirá la mitad del pedestal inferior.Sobre éste se elevarán unas columnas cuya alturaserá una cuarta parte menor que la de las columnasinferiores; el arquitrabe y los adornos medirán unaquinta parte de sus columnas. De igual modo, si vaa haber un tercer piso, el pedestal superior medirála mitad que el pedestal intermedio y las columnassuperiores tendrán de altura una cuarta parte menosque las intermedias; el arquitrabe junto con lascornisas tendrán de altura una quinta parte de estascolumnas.

pluteum columnae quarta parte minorealtitudine sint quam inferiores; epistylium etornamenta earum columnarum quinta parte.Item si tertia episcenos futura erit, medianiplutei summum sit dimidia parte; columnaesummae medianarum minus altae sint quartaparte; epistylia cum coronis earumcolumnarum item habeant altitudinis quintampartem.

No obstante, no es posible que todos los teatros seadapten a estas proporciones de simetría de unamanera total, por lo que conviene que el arquitectose preocupe de observar las proporciones precisaspara conformar la simetría, adecuarlas a laconfiguración del lugar y a la magnitud de su obra.Tanto en un teatro de pequeñas dimensiones comoen los de grandes dimensiones, hay elementos queobligatoriamente tendrán las mismas medidas,teniendo en cuenta su utilidad, su finalidad, comoson las gradas, el recinto, pasillos, parapetos,escaleras, estrados, tribunales y otros elementosque pueden introducirse; la necesidad nos fuerza aapartarnos de la simetría, pues el objetivo esmantener todos sus aspectos prácticos. Igualmente,si hay escasez de medios materiales, como porejemplo de mármol, de madera o de cualquier otromaterial apto para construir el teatro, no habráningún inconveniente en suprimir o añadir algúndetalle, siempre que no sea demasiadodesmesurado, que sea algo razonable. Y así será, siel arquitecto tiene un profundo sentido prácticoacompañado de un talento versátil y de una técnicacualificada. El escenario posee también su propiadistribución: las puertas intermedias poseerán laornamentación de un palacio real y las puertaslaterales serán para extranjeros (huéspedes); habrátambién unos espacios hábiles para los decorados,que en griego se llaman períactus, donde seubicarán las máquinas dotadas de unos triángulosgiratorios para cada una de las tres clases dedecorados; cuando se vaya a modificar la obra arepresentar, o bien cuando intervengan los dioses,se puede cambiar y mediante truenos súbitosmodificaremos los decorados acordes con larepresentación. Detrás de este espacio sobresaldrán

[7] Nec tamen in omnibus theatris symmetriaead omnis rationes et effectus possuntrespondere, sed oportet architectumanimadvertere, quibus proportionibus necessesit sequi symmetriam et quibus ad locinaturam aut magnitudinem operis temperari.Sunt enim res quas et in pusillo et in magnotheatro necesse est eadem magnitudine fieripropter usum, uti gradus, diazumata, pluteos,itinera, ascensus, pulpita, tribunalia et si quaalia intercurrunt, ex quibus necessitas cogitdiscedere ab symmetria, ne inpediatur usus.Non minus si qua exiguitas copiarum, id estmarmoris, materiae reliquarumque rerum,quae parantur, in opere defuerint, paulumdemere aut adicere, dum id ne nimium inprobefiat sed cum sensu, non erit alienum. Hocautem erit, si architectus erit usu peritus,praeterea ingenio mobili sollertiaque nonfuerit viduatus.

[8] Ipsae autem scaenae suas habent rationesexplicitas ita, uti mediae valvae ornatushabeant aulae regiae, dextra ac sinistrahospitalia, secundum autem spatia ad ornatuscomparata, quae loca Graeci periactus dicuntab eo, quod machinae sunt in his locisversatiles trigonos habentes in singula tresspecies ornationis, quae, cum aut fabularummutationes sunt futura seu deorum adventus,cum tonitribus repentinis ea versenturmutentque speciem ornationis in frontes.Secundum ea loca versurae sunt procurrentes,quae efficiunt una a foro, altera a peregre

Page 130: Diez libros de Arquitectura

M. Vitruvii Pollionis De Architectura Opus in Libris Decem

129

unos ángulos que posibiliten las entradas alescenario: una, para los que llegan desde el foro yotra para los que vienen de lejos. Tres son lasclases de escenas: trágicas, cómicas y satíricas; susdecorados son muy diferentes entre sí por diversasrazones; las tragedias se representan con columnas,fastigios, estatuas y otros elementos regios; lascomedias poseen el aspecto de edificios privadoscon balcones y ventanas, que simulan edificiosordinarios; las satíricas se adornan con árboles,cuevas, montañas y otras características propias delcampo que imitan paisajes.

aditus in scaenam.

[9] Genera autem sunt scaenarum tria: unumquod dicitur tragicum, alterum comicum,tertium satyricum. Horum autem ornatus suntinter se dissimili disparique ratione, quodtragicae deformantur columnis et fastigiis etsignis reliquisque regalibus rebus; comicaeautem aedificiorum privatorum etmaenianorum habent speciem profectusquefenestris dispositos imitatione communiumaedificiorum rationibus; satyricae veroornantur arboribus, speluncis, montibusreliquisque agrestibus rebus in topeodispeciem deformati.

Capítulo séptimo

Los teatros griegos

Caput SeptimumEn los teatros griegos no deben disponerse suselementos con estas proporciones descritas; enprimer lugar, mientras en el teatro latinoquedaban inscritos cuatro triángulos en el círculomás inferior, donde estaba la orquesta, en elteatro griego éste se dividirá en tres cuadradoscuyos vértices toquen la circunferencia; el ladodel cuadrado más próximo a la escena, dondecorta la circunferencia, en ese mismo punto sefijará el límite del proscenio. Desde éste setrazará una línea paralela -a la línea delproscenio- que toque el extremo de lacircunferencia, donde se fijará el frente de laescena y, exactamente por la parte central de laorquesta, frente al proscenio, se trazará otraparalela; donde ésta corte el círculo, se señalarándos centros a derecha e izquierda, en los doslados del semicírculo. Colocado el compás en laparte derecha, se trazará un círculo con un radioigual al intervalo izquierdo, hasta la parteizquierda del proscenio; de igual manera,colocando el compás en la parte izquierda, setrazará otro círculo con un radio igual al intervaloderecho, hasta la parte derecha del proscenio. Apartir de estos tres centros, los griegos poseenuna orquesta de mayores dimensiones, aunque la

[1] In Graecorum theatris non omnia isdemrationibus sunt facienda, quod primum in imacircinatione, ut in latino trigonorum IIII, in eoquadratorum trium anguli circinationis lineamtangunt, et cuius quadrati latus est proximumscaenae praeciditque curvaturam circinationis,ea regione designatur finitio proscaenii. Et ab earegione ad extremam circinationem curvaturaeparallelos linea designatur, in qua constituiturfrons scaenae, per centrumque orchestraeproscaenii regione parallelos linea describitur, etqua secat circinationis lineas dextra ac sinistra incornibus hemicycli centra signantur. Et circinocollocato in dextra ab intervallo sinistrocircumagatur circinatio ad proscaenii sinistrampartem; item centro conlocato in sinistro cornuab intervallo dextro circumagitur ad proscaeniidextram partem.

[2] Ita tribus centris hac descriptioneampliorem habent orchestram Graeci et scaenamrecessiorem minoreque latitudine pulpitum,

Page 131: Diez libros de Arquitectura

M. Vitruvii Pollionis De Architectura Opus in Libris Decem

130

parte de la escena queda más retirada y el púlpito-llamado logeion- tiene menor anchura, ya quelos actores trágicos y cómicos representan suspapeles en la escena y los demás artistas actúanen medio de la orquesta; por ello, tienen nombresdistintos, unos se llaman «actores de escena»(escénicos) y otros «músicos del teatro»(timélicos)5 [5]. La altura del púlpito (logeion)debe medir entre diez y doce pies. Entre lassecciones de gradas o lunetas y los asientos,frente a los ángulos de los cuadrados se alinearánlos escalones de las escaleras hasta el primerdescansillo; desde este descansillo se ordenaránlas escaleras intermedias, intercaladas entre lasinferiores y en relación al número dedescansillos, hasta la última fila; las escaleras seadecuarán a este número.

quod logeion appellant, ideo quod <apud> eostragici et comici actores in scaena peragunt,reliqui autem artifices suas per orchestrampraestant actiones; itaque ex eo scaenici etthymelici graece separatim nominantur. Eiusloci altitudo non minus debet esse pedum X, nonplus duodecim. Gradationes scalarum intercuneos et sedes contra quadratorum angulosdirigantur ad primam praecinctionem, apraecinctione inter eas iterum mediae dirigantur,et ad summam quotiens praecinguntur, alterotanto semper amplificantur.

Capítulo octavo

La acústica

Caput OctavumDespués de exponer con todo detalle y con todocuidado lo que precede, debe ahora ponerse lamáxima atención en el tema que nos ocupa. Enefecto, debe tenerse muy en cuenta el lugar que seelija, donde se despliegue la voz suavemente y no seaobstaculizada por algún elemento, haciéndoseincomprensible. Hay diversos lugares que, de modonatural, obstaculizan las vibraciones de la voz -disonantes-, provocando un falso eco, que los griegosllaman catechountes; o bien lugares que reproducenpor el eco los sonidos -circunsonantes-, que losgriegos denominan períechountes; o bien lugares conresonancias -resonantes-, en griego antechountes, ytambién hay otros lugares donde retumba la voz -consonantes- de nombre synechountes. Losdisonantes son lugares en los que la voz primera, alelevarse, choca con cuerpos sólidos superiores, esrechazada y desciende impidiendo la elevación de lasvoces siguientes; los circunsonantes son lugares enlos que la voz, al esparcirse por todas partes, apagasus sonidos intermedios y va desapareciendo sinmarcar las terminaciones, ofreciendo un significadomuy incierto; los resonantes son lugares en los que lavoz, al chocar con un elemento sólido, elevándose, se

[1] Cum haec omnia summa curasollertiaque explicata sunt, tunc etiamdiligentius. Est enim advertendum, uti sitelectus locus, in quo leniter adplicet se voxneque repulsa resiliens incertas auribusreferat significationes. Sunt enim nonnulliloci naturaliter inpedientes vocis motus, utidissonantes, qui graece dicunturcatechountes circumsonantes, qui apud eosnominantur periechountes item resonantes,qui dicuntur antechountes consonantesque,quos appellant synechountas. Dissonantessunt, in quibus vox prima, cum est elata inaltitudinem, offensa superioribus solidiscorporibus repulsaque residens in imoopprimit insequentis vocis elationem; [2]circumsonantes autem, in quibuscircumvagando coacta exsolvens in mediosine extremis casibus sonans ibi extinguaturincerta verborum significatione; resonantesvero, in quibus, cum in solido tactu percussaresiliant, imagines exprimendo novissimoscasus duplices faciant auditu; itemconsonantes sunt, in quibus ab imis auxiliata

5 En medio de la orquesta se levantaba un pequeño palco donde el coro y los músicos cantaban y tocaban susinstrumentos.

Page 132: Diez libros de Arquitectura

M. Vitruvii Pollionis De Architectura Opus in Libris Decem

131

articula erróneamente, produciendo al oído un doblesonido; en los lugares consonantes la voz, potenciadapor las partes inferiores va elevándose con mayorvolumen y llega al oído con un significado muynítido. Por tanto, si se pone un cuidado especial en laelección de los lugares para el teatro, el problema delas voces de los actores quedará prudentementesubsanado, bajo el punto de vista de su efectividad.Con estas diferencias quedan indicados los diversostrazados de los teatros: los que se diseñan concuadrados siguen la modalidad de los griegos y losque se diseñan con triángulos equiláteros, son latinos.Si alguien desea hacer uso de estas normas logrará ungran éxito en la construcción de los teatros.

cum incremento scandens egrediatur adaures disserta verborum claritate. Ita si inlocorum electione fuerit diligensanimadversio, emendatus erit prudentia adutilitatem in theatris vocis effectus.Formarum autem descriptiones inter sediscriminibus his erunt notatae, uti, quae exquadratis designentur, Graecorum habeantusus, latine paribus lateribus trigonorum. Itahis praescriptionibus qui voluerit uti,emendatas efficiet theatrorum perfectiones.

Capítulo noveno

Los pórticos y paseos detrás del escenario

Caput NonumDetrás del escenario deben disponerse unospórticos para que el público pueda recogerse desdeel teatro, si una lluvia repentina interrumpe lasrepresentaciones; y además unos vestuarios osoportales espaciosos para ubicar los decorados ylas máquinas. Como son los pórticos de Pompeyo,en Roma, y en Atenas los pórticos de Eumene; elTemplo de Baco y el Odeón, situado a la izquierdasegún se sale del teatro, con unas columnas depiedra que levantó Temístocles y recubrió conantenas y mástiles de naves procedentes de losdespojos obtenidos sobre los persas. El reyAriobarzanes lo reconstruyó, ya que fue incendiadoen la guerra contra Mitrídates. En Esmirnapodemos ver los pórticos de Estratónice. En Traleshay también unos pórticos a ambos lados del teatro,como si fueran escenas, sobre el mismo estadio. Yasí, en otras muchas ciudades donde habíaarquitectos diligentes encontramos pórticos ypaseos bordeando el teatro. Conviene que estospaseos sean de dobles columnas: dóricas lascolumnas exteriores, con sus arquitrabes y adornos,levantadas con armónica proporción. Y la anchuradesde las columnas exteriores, por su parte inferior,hasta las columnas intermedias será igual a sualtura y la misma anchura habrá desde éstas hastalas paredes que circunvalan los paseos del pórtico.Las columnas intermedias sean una quinta partemás altas que las exteriores, pero de orden jónico ocorintio. Las proporciones y la simetría de las

[1] Post scaenam porticus sunt constituendae,uti, cum imbres repentini ludosinterpellaverint, habeat populus, quo serecipiat ex theatro, choragiaque laxamentumhabeant ad comparandum. Uti sunt porticusPompeianae, itemque Athenis porticusEumeniae Patrisque Liberi fanum etexeuntibus e theatro sinistra parte odeum,quod Themistocles columnis lapideisdispositus navium malis et antemnis e spoliisPersicis pertexit (idem autem etiam incensumMithridatico bello rex Ariobarzanes restituit);Smyrnae Stratoniceum; Trallibus porticus exutraque parte, ut scaenae, supra stadium;ceterisque civitatibus, quae diligentioreshabuerunt architectos, circa theatra suntporticus et ambulationes. [2] Quae videnturita oportere conlocari, uti duplices sinthabeantque exteriores columnas doricas cumepistyliis et ornamentis ex rationemodulationis perfectas. Latitudines autemearum ita oportere fieri videntur, uti, quantaaltitudo columnae fuerit exteriores, tantamlatitudinem habeant ab inferiore partecolumnarum extremarum ad medias et amedianis ad parietes qui circumcluduntporticus ambulationes. Medianae autemcolumnae quinta parte altiores sint quamexteriores, sed aut ionico aut corinthio generedeformentur. [3] Columnarum autem

Page 133: Diez libros de Arquitectura

M. Vitruvii Pollionis De Architectura Opus in Libris Decem

132

columnas no tendrán la misma consideración quelas columnas descritas en los templos, ya que enlos templos las columnas deben plasmar ciertagravedad y en los pórticos y en obras similares, lascolumnas deben mostrar una cierta delicadeza. Silas columnas van a ser de estilo dórico, su altura,contando los capiteles, se dividirá en quince partes;una de estas partes se fijará como módulo y eldesarrollo de toda la obra se adaptará a la medidade este módulo. El imoscapo tenga un diámetro dedos módulos; los intercolumnios disten cincomódulos y medio; exceptuando el capitel, la alturade la columna será de catorce módulos; de unmódulo será la altura del capitel y su anchura dedos módulos más una sexta parte. Las restantesproporciones se llevarán a cabo tal como dijimosen el libro tercero, al tratar sobre los templos. Porel contrario, si las columnas van a ser jónicas,divídase su fuste -sin contar la basa ni el capitel- enocho partes y media: una parte será para eldiámetro de la columna; la basa junto con el plintomedirán la mitad del diámetro; el capitel seestructurará como quedó explicado en el librotercero. Si se tratara de columnas corintias, el fustey la basa serán como las de estilo jónico, pero sucapitel se conformará como hemos explicado conel libro cuarto. Súmese el añadido o adición quetienen los pedestales, debido a sus escabelesdesiguales, como lo hemos descrito en el librotercero. Según ha quedado explicado en volúmenesanteriores, los arquitrabes, cornisas y restanteselementos se realizarán en proporción a lacolumna.

proportiones et symmetriae non erunt isdemrationibus quibus in aedibus sacris scripsi;aliam enim in deorum templis debent haberegravitatem, aliam in porticibus et ceterisoperibus subtilitatem. Itaque si dorici generiserunt columnae, dimetiantur earum altitudinescum capitulis in partes XV. Ex eis partibusuna constituatur et fiat modulus, ad cuiusmoduli rationem omnis operis erit explicatio.Et in imo columnae crassitudo fiat duorummodulorum; intercolumnium quinque etmoduli dimidia parte; altitudo columnaepraeter capitulum XIIII modulorum; capitulialtitudo moduli unius, latitudo modulorumduorum et moduli sextae partis. Ceteri operismodulationes, uti in aedibus sacris in libro IIIIscriptum est, ita perficiantur. [4] Sin autemionicae columnae fient, scapus praeter spiramet capitulum in octo et dimidiam partemdividatur, et ex his una crassitudini columnaedetur; <spira> cum plintho dimidiacrassitudine constituatur; capituli ratio ita fiat,uti in libro tertio est demonstratum. Sicorinthia erit, scapus et spira uti in ionica;capitulum autem, quemadmodum in quartolibro est scriptum, ita habeant rationem.Stylobatisque adiectio quae fit per scabillosinpares, ex descriptione, quae supra scripta estin libro tertio, sumatur. Epistylia, coronaeceteraque omnia ad columnarum rationem exscriptis voluminum superiorum explicentur.

Los espacios intermedios entre los pórticosquedarán al aire libre y, en mi opinión, debenadornarse con plantas verdes, ya que los paseosdescubiertos ofrecen una mayor salubridad. Enprimer lugar, son muy saludables para la vista,pues las plantas hacen que el aire sea sutil y tenuey, debido al ejercicio corporal, va penetrandopaulatinamente en el cuerpo y aclarando la vista;de este modo, se elimina el humor denso de losOjos y en su lugar queda una suave agudeza visual;además, como el cuerpo adquiere más calor aldesplazarse por los paseos, el aire va absorbiendosus humores, reduce su cantidad y los debilitadestruyendo los que son lesivos para el cuerpohumano. Tal circunstancia puede comprobarse,cuando vemos fuentes bajo cubierto o bien aguassubterráneas procedentes de abundantes pantanos:

[5] Media vero spatia quae erunt subdiu interporticus, adornanda viridibus videntur, quodhypaethroe ambulationes habent magnamsalubritatem. Et primum oculorum, quod exviridibus subtilis et extenuatus aer proptermotionem corporis influens perlimat speciemet ita auferens ex oculis umorem crassum,aciem tenuem et acutam speciem relinquit;praeterea, cum corpus motionibus inambulatione calescat, umores ex membris aerexsugendo inminuit plenitates extenuatquedissipando quod plus inest quam corpus potestsustinere.

[6] Hoc autem ita esse ex eo licetanimadvertere, quod, sub tectis cum sintaquarum fontes aut etiam sub terra palustris

Page 134: Diez libros de Arquitectura

M. Vitruvii Pollionis De Architectura Opus in Libris Decem

133

de estas aguas no emana ningún vapor nebuloso;pero en lugares y paseos descubiertos, al salir elsol, la tierra se ve afectada por sus rayos, queestimulan los vapores de los lugares dondeabundan las aguas, los eleva acumulándolos hacialas alturas. Por tanto si realmente en los lugares aldescubierto el aire absorbe los humores másmolestos para el cuerpo, como lo vemos en la tierrapor medio de las nieblas, en mi opinión, no debequedar ninguna duda en la conveniencia de hacer,en todas las ciudades, paseos al aire libre, muyamplios y muy adornados. Para que permanezcansiempre secos y sin barrizales, debe procederse dela siguiente manera: háganse unas excavacionesvaciando el terreno lo más profundamente posible;constrúyanse a ambos lados unas zanjas de drenajey en las paredes que estén orientadas hacia elpaseo, colóquense unos pequeños canales,inclinados hacia las zanjas. Terminadas las zanjasde drenaje, rellénese el lugar con carbones yallánense y nivélense los paseos con arena gruesa.Debido a la porosidad natural de los carbones y a laverticalidad de los canales o tubos, en las zanjas dedrenaje se va recogiendo el agua que sobra y lospaseos quedarán perfectamente terminados, sinninguna clase de humedad.

abundantia, ex his nullus surgit umornebulosus, sed in apertis hypaethrisque locis,cum sol oriens vapore tangat mundum, exumidis et abundantius excitat umores etexconglobatos in altitudinem tollit. Ergo si itavidetur, uti in hypaethris locis ab aere umoresex corporibus exsugantur molestiores,quemadmodum ex terra per nebulas videntur,non puto dubium esse, quin amplissimas etornatissimas subdiu hypaethrisque conlocarioporteat in civitatibus ambulationes.

[7] Eae autem uti sint semper siccae et nonlutosae, sic erit faciendum. Fodiantur etexinaniantur quam altissime. Dextra atquesinistra structiles cloacae fiant, inque eatumparietibus qui ad ambulationem spectaverint,tubuli instruantur inclinati fastigio. In cloacishis perfectis compleantur ea loca carbonibus,deinde insuper sabulone eae ambulationessternantur et exaequentur. Ita proptercarbonum raritatem naturalem et tubulorum incloacas instructionem excipientur aquarumabundantiae, et ita siccae et sine umoreperfectae fuerint ambulationes.

En esta clase de obras se ubicarán también losalmacenes, donde nuestros antepasados guardabanlo necesario para la ciudad. En momentos de asedioes más fácil encontrar cualquier otra cosa que laleña; la sal sin ninguna dificultad se importa conanterioridad; el trigo se almacena fácilmente tantocolectiva como particularmente y, en caso de quefaltara, puede sustituirse por legumbres, carne overduras; el agua se recoge ahondando pozos obien con las lluvias imprevistas que discurren porel tejado. Lo que resulta dificil y penoso esdisponer de leña, absolutamente necesaria paracocer la comida pues en tales circunstancias setransporta muy lentamente y, la verdad es que seemplea en grandes cantidades. En tales momentosde asedio, estos paseos quedan abiertos y se asignauna cierta medida a cada persona, en relación a latribu a la que pertenezca. Los espacios abiertosofrecen dos importantes ventajas: salubridad entiempo de paz y seguridad en tiempo de guerra. Poresta razón, los paseos que bordean la escena de losteatros y los que bordean los templos de los dioses,pueden proporcionar una gran ayuda y provecho alas ciudades.

[8] Praeterea in his operibus thensauri suntcivitatibus in necessariis rebus a moribusconstituti. In conclusionibus enim reliquiomnes faciliores sunt apparatus quamlignorum. Sal enim facile ante inportatur,frumenta publice privatimque expeditiuscongeruntur, et si defit, holeribus, carne seuleguminibus defenditur, aquae fossurisputeorum et de caelo repentinis tempestatibusex tegulis excipiuntur. De lignatione quaemaxime necessaria est ad cibum quoquendum,difficilis et molesta est apparatio, quod et tardeconportatur et plus consumitur.

[9] In eiusmodi temporibus tunc eaeambulationes aperiuntur et mensurae tributimsingulis capitibus designantur. Ita duas resegregias hypaethra ambulationem praestant,unam in pace salubritatis, alteram in bellosalutis. Ergo his rationibus ambulationumexplicationes non solum post scaenam theatri,sed etiam omnium deorum templis effectaemagnas civitatibus praestare poteruntutilitates.

Page 135: Diez libros de Arquitectura

M. Vitruvii Pollionis De Architectura Opus in Libris Decem

134

En mi opinión, este tema ha quedado yasuficientemente explicado; seguiré ahora con ladescripción de la disposición de los baños públicos.

Quoniam haec nobis satis videntur esseexposita, nunc insequentur balinearumdispositionum demonstrationes.

Capítulo décimo

Los baños

Caput DecimumLo primero que debe hacerse es seleccionar un lugarlo más cálido posible, es decir, un lugar opuesto alseptentrión y al viento del norte. En la sala de losbaños calientes y en la de los baños templados la luzdebe entrar por el lado del poniente; si la naturaleza osituación del lugar no lo permite, en ese caso tomarála luz desde el mediodía, ya que el tiempo fijado paralos baños va desde el mediodía hasta el atardecer.Debe procurarse que los baños calientes para mujeresy hombres estén juntos y situados con estaorientación, ya que así se logrará que los útiles de lacasa de baños y el horno para calentar sean losmismos para ambos sexos.

[1] Primum eligendus locus est quamcalidissimus, id est aversus ab septentrioneet aquilone. Ipsa autem caldaria tepidariaquelumen habeant ab occidente hiberno, siautem natura loci inpedierit, utique ameridie, quod maxime tempus lavandi ameridiano ad vesperum est constitutum. Etitem est animadvertendum, uti caldariamuliebria et virilia coniuncta et in isdemregionibus sint conlocata; sic enimefficietur, ut in vasaria et hypocausiscommunis sit eorum utrisque.

Sobre el horno se colocarán tres calderas de bronce:la de agua caliente, la de agua templada y la de aguafría. Deben colocarse de manera que la cantidad deagua que procede desde la caldera templada hacia lade agua caliente sea la misma que desemboque desdela caldera de agua fría en la del agua templada; asítambién las salas abovedadas de las piscinas secalentarán con el mismo horno.

Aenea supra hypocausim tria suntcomponenda, unum caldarium, alterumtepidarium, tertium frigidarium, et itaconlocanda, uti, ex tepidario in caldariumquantum aquae caldae exierit, influat defrigidario in tepidarium ad eundem modum,testudinesque alveolorum ex communihypocausi calfaciantur.

Los pisos elevados de los baños de agua calientedeben alzarse de la siguiente manera: en primerlugar, se pavimentará el piso inclinado hacia elhorno, mediante unas baldosas o tejas de un pie ymedio, de modo que si arrojamos una pelota nopueda detenerse en el piso sino que por sí mismavaya a parar a la boca del horno; la llama seexpandirá así sin ninguna dificultad bajo el pisoabovedado. Sobre el suelo colocaremos unos pilaresde pequeños ladrillos de ocho pulgadas, teniendo encuenta que se puedan intercalar en medio unas tejasde dos pies; la altura de los pilares será de dos pies.Los pilares estarán compuestos de arcilla amasadacon pelo y sobre ellos colocaremos unas tejas de dospies, que soportarán el pavimento. Si las estanciasabovedadas son de mampostería, resultarán más

[2] Suspensurae caldariorum ita suntfaciendae, ut primum sesquipedalibustegulis solum sternatur inclinatum adhypocausim, uti pila cum mittatur, nonpossit intro resistere, sed rursus redeat adpraefurnium ipsa per se; ita flamma faciliuspervagabitur sub suspensione. Supraquelaterculis besalibus pilae struantur itadispositae, uti bipedales tegulae possintsupra esse conlocatae; altitudinem autempilae habeant pedes duo. Eaeque struanturargilla cum capillo subacta, supraqueconlocentur tegulae bipedales quaesustineant pavimentum.[3] Concamarationes vero si ex structurafactae fuerint, erunt utiliores; sin autem

Page 136: Diez libros de Arquitectura

M. Vitruvii Pollionis De Architectura Opus in Libris Decem

135

eficaces y provechosas, pero si fueran de maderacolóquese debajo una falsa bóveda de barro, de laforma siguiente: háganse unas regletas (cabrios) ounos arcos de hierro y mediante numerosos garfiosde hierro también cuélguense del entramado;colóquense tales regletas o arcos de modo quepuedan asentarse e introducirse las tejas sin formarbordes, entre dos regletas; así, todo el conjuntoabovedado resultará perfecto, ya que se apoyará enuna estructura de hierro. Las junturas de estasbóvedas se recubrirán, por la parte de arriba, conarcilla amasada con pelo y, por la parte inferior, laque mira hacia el pavimento, se dará primero unamano de yeso y barro cocido y después se enlucirácon estuco, o bien con escayola. Si en las estanciasde baños de agua caliente se construyen doblesbóvedas, ello proporcionará una mayor utilidad; elvaho del vapor no logrará corromper la madera delentramado, sino que se dispersará entre las dosbóvedas. Las dimensiones de los baños seránproporcionadas al número de bañistas: su anchuramedirá una tercera parte menos que su longitud, sincontar la sala de la bañera ni la de la piscina. Labañera debe situarse debajo de la ventana, pero demodo que los bañistas, que están alrededor, noimpidan ni estorben el paso de la luz con sussombras. Es muy conveniente que las estancias de lasbañeras sean espaciosas, ya que al ocupar los bordeslos primeros bañistas, puedan permanecer con todaseguridad los que esperan en pie. La anchura de lapiscina entre la pared y la galería no debe ser inferiora seis pies para que el escalón inferior y el asientoocupen únicamente dos pies. La sala de los baños devapor y la sala para sudar -saunas- quedaráncontiguas a la sala de baño de agua templada; suanchura será igual que su altura hasta el bordeinferior, donde descansa la bóveda. En medio de labóveda, en su parte central, déjese una abertura deluz, de la que colgará un escudo de bronce, medianteunas cadenas; al subirlo o al bajarlo se irá ajustandola temperatura de la sala de baños de vapor.Conviene que la sala de baños de vapor sea circularcon el fin de que, desde el centro, se difunda porigual la fuerza de las llamas y la del vapor, por todala rotonda de la sala circular.

contignationes fuerint, figlinum opussubiciatur. Sed hoc ita erit faciendum.Regulae ferreae aut arcus fiant, eaequeuncinis ferreis ad contignationemsuspendantur quam creberrimis; eaequeregulae sive arcus ita disponantur, utitegulae sine marginibus sedere in duabusinvehique possint, et ita totaeconcamerationes in ferro nintentes sintperfectae. Earumque camararum superioracoagmenta ex argilla cum capillo subactaliniantur; inferior autem pars, quae adpavimentum spectat, primum testa cumcalce trullizetur, deinde opere albario sivetectorio poliatur. Eaeque camarae incaldariis si duplices factae fuerint, melioremhabebunt usum; non enim a vapore umorcorrumpere poterit materiem contignationis,sed inter duas camaras vagabitur.[4] Magnitudines autem balneorum videnturfieri pro copia hominum; sint ita conpositae.Quanta longitudo fuerit tertia dempta,latitudo sit, praeter scholam labri et alvei.Labrum utique sub lumine faciundumvidetur, ne stantes circum suis umbrisobscurent lucem. Scholas autem labrorumita fuerit oportet spatiosas, uti, cum prioresoccupaverint loca circum, spectantes reliquirecte stare possint. Alvei autem latitudo interparietem et pluteum ne minus sit pedessenos, ut gradus inferior inde auferat etpulvinus duos pedes.[5] Laconicum sudationesque suntconiungendae tepidario; eaeque quam lataefuerint, tantam altitudinem habeant ad imamcurvaturam hemisphaerii. Mediumquelumen in hemisphaerio relinquatur, ex eoqueclypeom aeneum catenis pendeat, per cuiusreductiones et dimissiones perficietursudationis temperatura. Ipsumque adcircinum fieri oportere videtur, ut aequalitera medio flammae vaporisque vis percurvaturae rutundationes pervagetur.

Page 137: Diez libros de Arquitectura

M. Vitruvii Pollionis De Architectura Opus in Libris Decem

136

Capítulo décimo primero

La palestra

Caput UndecimumAunque en Italia no tenemos costumbre de construirpalestras, no obstante debe explicarse e indicarsecómo las construyen los griegos, al menos ésa es miopinión, tal como nos las han legado. En las palestrasdeben formarse peristilos cuadrados o alargados; elperímetro del paseo que las circunvala medirá dosestadios, en griego diaulon; tres pórticos seránsencillos y un cuarto pórtico será doble, que estaráorientado hacia el sur con el fin de que, cuandoarrecien tormentas acompañadas de viento, el aguano pueda penetrar en la parte interior. En los trespórticos sencillos se ubicarán unas espaciosas «salasde tertulia» con asientos, donde puedan exponer susopiniones y puedan discutirlas los filósofos, losretóricos y otros hombres de ciencia a quienesagradan estos estudios. El pórtico doble constará delos siguientes elementos: en su parte central, un«efebeo»6, para ejercitarse los jóvenes, cuyalongitud será una tercera parte mayor que su anchura;en la parte derecha se instalará el «coriceo»7 y juntoa él, el «conisterio»8 desde el conisterio hasta elrincón o ángulo del pórtico se instalará una sala debaños, de agua natural, que los griegos llamanloutron; en la parte izquierda del efebeo estarásituado el «eleotesio» (estancia para masajes conaceite) y muy cerca de él, el baño de agua fría; desdeeste baño hasta la esquina del pórtico correrá unpasillo o acceso hacia el «propnigeo»9. Pasandodentro, frente al baño de agua fría se situará unasauna abovedada con doble longitud que anchura; ensus ángulos o esquinas por una parte estará ellacónico10 con la misma estructura que antes hemosdescrito y, frente al lacónico, se ubicará la sala paralavarse con agua caliente. Los peristilos debendistribuirse en la palestra, como anteriormente se hadescrito. Fuera de la palestra se abrirán tres pórticos:uno, para quienes salen del peristilo y los otros dos,situados a derecha e izquierda, para que se ejerciten

[1] Nunc mihi videtur, tametsi non sintitalicae consuetudinis palaestrarumaedificationes, traditae tamen, explicare etquemadmodum apud Graecos constituantur,monstrare. In palaestris peristylia quadratasive oblonga ita sint facienda, uti duorumstadiorum habeant ambulationiscircuitionem, quod Graeci vocant diaulon,ex quibus tres porticus simplicesdisponantur, quarta quae ad meridianasregiones est conversa, duplex, uti cumtempestates ventosae sint, non possitaspergo in interiorem partem pervenire. [2]Constituantur autem in tribus porticibusexhedrae spatiosae, habentes sedes, inquibus philosophi, rhetores reliquique, quistudiis delectantur, sedentes disputarepossint. In duplici autem porticu conlocenturhaec membra: ephebeum in medio (hocautem est exhedra amplissima cum sedibus)tertia parte longior sit quam lata; sub dextrocoryceum, deinde proxime conisterium, aconisterio in versura porticus frigida lavatio,quam Graeci loutron vocitant; ad sinistramephebei elaeothesium, proxime autemelaeothesium frigidarium, ab eoque iter inpropnigeum in versura porticus. Proximeautem introrsus e regione frigidariiconlocetur concamerata sudatio longitudineduplex quam latitudo, quae habeat inversuris ex una parte laconicum ad eundemmodum, uti quam supra scriptum est,compositum, ex adverso laconici caldamlavationem. In palaestra peristylia,quemadmodum supra scriptum est, itadebent esse perfecta distributa. [3] Extraautem disponantur porticus tres, una experistylo exeuntibus, duae dextra atque

6 El «efebeo» era una sala de tertulia de grandes dimensiones para los jóvenes.7 Lugar de entrenamiento de los muchachos.8 Sala donde los luchadores cubrían sus cuerpos con un polvo para que no resbalasen sus miembros desnudos.9 Estancia que precede al baño caliente.10 Sala de baños de vapor.

Page 138: Diez libros de Arquitectura

M. Vitruvii Pollionis De Architectura Opus in Libris Decem

137

los atletas; de estos dos pórticos, uno quedaráorientado hacia el norte, tendrá dobles columnas yuna anchura extraordinaria; el otro pórtico serásimple; entre la parte próxima a la pared y entre laque está al lado de las columnas se trazarán unoslindes, a modo de senderos, excavados en su parteintermedia, cuya anchura no será menor de diez pies.Los escalones para descender a la plataforma tendránunos márgenes de pie y medio y la plataforma nomenos de doce pies; así quienes vayan paseandovestidos por los márgenes no serán molestados porlos atletas, ungidos con aceite. Los griegos llamanxystos a este pórtico, ya que los atletas se entrenan enestadios cubiertos, durante el invierno. Cerca delxisto y del pórtico doble se dispondrán unos paseosal aire libre -en griego, paradromídas- que nosotrosllamamos xistos: durante el invierno los atletas seejercitan en estos paseos, si hace buen tiempo. Losxistos deben construirse siguiendo el siguiente plan:entre los dos pórticos se plantarán unos plátanos y através de ellos se trazarán paseos y lugares de reposo,construidos con «mortero de Signia». Detrás delxisto se construirá un «estadio», donde un grannúmero de espectadores, sin apreturas, puedenobservar las competiciones de los atletas. He descritocon todo detalle los edificios que parecen necesariosdentro de las murallas de una ciudad, con el fin dedistribuirlos convenientemente.

sinistra stadiatae, ex quibus una quaespectaverit ad septentrionem, perficiaturduplex amplissima latitudine, altera simplex,ita facta, uti in partibus, quae fuerint circaparietes et quae erit ad columnas, margineshabeant uti semitas non minus pedumdenum mediumque excavatum, uti gradussint in descensu marginibus sesquipedem adplanitiem, quae planities sit non minus pedesXII, ita qui vestiti ambulaverint circum inmarginibus, non inpedientur ab unctis seexercentibus. [4] Haec autem porticusxystos apud Graecos vocitatur, quod athletaeper hiberna tempora in tectis stadiisexercentur. Proxime autem xystum etduplicem porticum designentur hypaethroeambulationes, quas Graeci paradromidas,nostri xysta appellant, in quas per hiememex xysto sereno caelo athletae prodeuntesexercentur. Faciunda autem xysta sicvidentur, ut sint inter duas porticus silvae autplatanones, et in his perficiantur interarbores ambulationes ibique ex operesignino stationes. Post xystum autemstadium ita figuratum, ut possint hominumcopiae cum laxamento athletas certantesspectare. Quae in moenibus necessariavidebantur esse, ut apte disponantur,perscripsi.

Capítulo décimo segundo

Los puertos y astilleros

Caput DuodecimumNo debemos pasar por alto las ventajas queproporcionan los puertos; por tanto, debemosahora explicar cómo proteger las naves, en casode tormentas. Si los puertos estánfavorablemente colocados de modo natural, hande tener unos acróteras o promontorios salientes,que irán formándose siguiendo la naturaleza dellugar, dibujando unas curvaturas o senos, ya quetal estructura parece ofrecer magníficosresultados. En torno al puerto se levantarán lasatarazanas, o bien unos accesos que posibiliten laentrada al mercado; deben colocarse unas torresa ambos lados y desde estas torres, por medio de

[1] De opportunitate autem portuum non estpraetermittendum sed, quibus rationibus tueanturnaves in his ab tempestatibus, explicandum. Hiautem naturaliter si sint bene positi habeantqueacroteria sive pronunturia procurrentia, exquibus introrsus curvaturae sive versurae ex locinatura fuerint conformatae, maximas utilitatesvidentur habere. Circum enim portictus sivenavalia sunt facienda sive ex porticibus aditus<ad> emporia, turresque ex utraque parteconlocandae, ex quibus catenae traduci permachinas possint.

Page 139: Diez libros de Arquitectura

M. Vitruvii Pollionis De Architectura Opus in Libris Decem

138

unas máquinas, se facilitará el que se crucenunas cadenas11.

Si, por el contrario, no contamos con un lugarnatural adecuado para proteger las naves durantelas tormentas, debe procederse así: si no hayningún río que lo impida sino que contamos conun cabo de tierra firme, se establecerán unosmalecones; en la otra parte se prepararán unosmuelles o espolones de mampostería o bien dediversos materiales, y así se formará la bocanadel puerto. Los trabajos de albañilería que serealicen bajo el agua se llevarán a caboprocediendo de la siguiente manera: se traerá latierra, que se encuentra desde Cumas hasta elpromontorio de Minerva, y se mezclará haciendoun mortero con dos partes de esta tierra y una decal. Posteriormente, en un lugar que ya se habrádeterminado, se sumergirán unos armazones ocajones hechos de estacas resistentes de roble,bien sujetas con cadenas y se asentaránsólidamente; a continuación, la parte másprofunda que quede bajo el agua se nivelarámediante unos pequeños maderos, se limpiarábien y se irá llenando con la mezcla del morteroy con piedras, como antes hemos dicho, hastacompletar los huecos de los trabajos dealbañilería que queden entre los cajones oarmazones. Esta es la ventaja natural que ofrecenlos lugares que hemos descrito.

[2] Sin autem non naturalem locum nequeidoneum ad tuendas ab tempestatibus naveshabuerimus, ita videtur esse faciendum, uti, sinullum flumen in his locis inpedierit sed erit exuna parte statio, tunc ex altera parte structurissive aggeribus expediantur progressus, et itaconformandae portuum conclusiones. Eae autemstructurae, quae in aqua sunt futurae, videntur sicesse faciendae, uti portetur pulvis a regionibus,quae sunt a Cumis continuatae ad promunturiumMinervae, isque misceatur, uti in mortario duoad unum respondeant.

[3] Deinde tunc in eo loco, qui definitus erit,arcae stipitibus robusteis et catenis inclusae inaquam demittendae destinandaeque firmiter;deinde inter ea ex trastilis inferior pars sub aquaexaequanda et purganda, et caementis exmortario materia mixta, quemadmodum suprascriptum est, ibi congerendum, doniqueconpleatur structurae spatium, quod fuerit interarcas. Hoc autem munus naturale habent ea loca,quae supra scripta sunt.

Pero si por causa del fuerte oleaje o por elímpetu del mar abierto no se pudieran mantenertales armazones bien sujetos, entonces prepáreseuna plataforma lo más sólida posible desde tierrafirme, o bien desde el malecón. Dicha plataformase construirá a nivel, completamente plana unpoco menos de la mitad de su longitud y, la parteque quede contigua a la costa, deberá tener unaligera inclinación hacia el agua. Despuésconstrúyanse unas aceras o márgenes de un pie ymedio aproximadamente, junto al agua del mar yjunto a los lados de la plataforma, al mismo nivelque la parte llana, antes descrita. Este declive seirá llenando de arena hasta alcanzar el nivel delos márgenes o aceras y el nivel de la parte llanade la plataforma. Levántese a continuación unapilastra del tamaño que previamente se hayaestablecido y colóquese sobre esta superficie

Sin autem propter fluctus aut impetus apertipelagi destinae arcas non potuerint continere,tunc ab ipsa terra sive crepidine pulvinus quamfirmissime struatur, isque pulvinus exaequatastruatur planitia minus quam dimidiae partis,reliquum quod est proxime litus, proclinatumlatus habeat.

[4] Deinde ad ipsam aquam et latera pulvinocirciter sesquipedales margines struanturaequilibres ex planitia, quae est supra scripta;tunc proclinatio ea impleatur harena etexaequetur cum margine et planitia pulvini.Deinde insuper eam exaequationem pila quammagna constituta fuerit, ibi struatur; eaque, cumerit extructa relinquatur ne minus duos mensis,ut siccescat. Tunc autem, succidatur margo quaesustinet harenam; ita harena fluctibus subruta

11 Para poder cerrar los puertos.

Page 140: Diez libros de Arquitectura

M. Vitruvii Pollionis De Architectura Opus in Libris Decem

139

plana. Levantada la pilastra, déjese al menos dosmeses para que se vaya secando. Entonces secortará el borde que retiene la arena y ésta se irádeshaciendo por efecto de las olas y hundirá lapilastra dentro del mar. Procediendo así, seráposible avanzar mar adentro cuanto seanecesario.

efficiet in mare pilae praecipitationem. Hacratione, quotienscumque opus fuerit, in acquampoterit esse progressus.

En los lugares donde no hubiere esta clase dearena, se procederá así: en el lugar que haya sidofijado colóquense unos armazones o cajonesdobles, fuertemente atados con pequeñas tablas ycon cadenas; entre las cadenas se asentarán unoscestos de enea llenos de ova pantanosa. Cuandotodo quede bien asentado y perfectamenteprensado, se irán vaciando, achicando el agua dellugar donde se ha fijado la cerca, mediante unascócleas, ruedas y tornos; exactamente en esemismo lugar se ahondarán los cimientos. Si ellugar fuera terroso, se irá vaciando y secandohasta encontrar un piso sólido y firme, quesiempre será más ancho que el muro queposteriormente se elevará; toda la obra serellenará de mampostería de piedras, cal y arena.Si, por el contrario, el lugar fuera muy pocofirme y blando, se clavarán unas estacas deálamo, endurecidas al fuego, o bien de olivo y serellenará todo con carbones, como hemos dichoal tratar sobre los cimientos de los teatros y delos muros de la ciudad. Posteriormente selevantará un muro de piedras talladas, con muypocas uniones para que las piedras intermediasqueden perfectamente ensambladas por lasjunturas. El espacio que medie entre el muro serellenará con cascotes o bien con mampostería.Así posibilitaremos el que se levante encimaincluso una torre.

[5] In quibus autem locis pulvis non nascitur, hisrationibus erit faciendum, uti arcae duplicesrelatis tabulis et catenis conligatae in eo loco, quifinitus erit, constituantur, et inter destinas cretain eronibus ex ulva palustri factis calcetur. Cumita bene calcatum et quam densissime fuerit,tunc cocleis rotis tympanis conlocatis locus quiea septione finitus fuerit, exinaniatursicceturque, et ibi inter septiones fundamentafodiantur. Si terrena erunt, usque ad solidum,crassiora quam qui murus supra futurus erit,exinaniatur sicceturque et tunc structura excaementis calce et harena compleatur.

[6] Sin autem mollis locus erit, palis ustilatisalneis aut oleagineis configantur et carbonibuscompleantur, quemadmodum in theatrorum etmuri fundationibus est scriptum. Deinde tuncquadrato saxo murus ducatur iuncturis quamlongissimis, uti maxime medii lapidescoagmentis contineantur. Tunc, qui locus eritinter murum, ruderatione sive structuracompleatur. Ita erit uti possit turris insuperaedificari.

Concluidas estas obras, veamos la estructura delos astilleros, que preferentemente quedaránorientados hacia el norte; si se orientaran hacia elsur, debido a los calores se generará la carconia,polillas, gusanos y diversas clases de animalejosnocivos que se van nutriendo y perpetuando suespecie. Tales estructuras no deben ser demadera, por el peligro del fuego. No podemosdelimitar sus dimensiones, ya que los arsenalesdeben construirse con una capacidad suficientepara permitir atracar a naves mayores; si fueranvaradas naves bastante grandes, los astilleros

[7] His perfectis navaliorum ea erit ratio, utconstuantur spectantia maxime adseptentrionem; nam meridianae regiones propteraestus cariem, tineam, teredines reliquaquebestiarum nocentium genera procreantalendoque conservant. Eaque aedificia minimesunt materianda propter incendia. Demagnitudinibus autem finitio nulla debet esse,sed faciunda ad maximum navium modum, uti,etsi maiores naves subductae fuerint, habeantcum laxamento ibi conlocationem.

Page 141: Diez libros de Arquitectura

M. Vitruvii Pollionis De Architectura Opus in Libris Decem

140

ofrecerán un espacio suficiente para que sepuedan amarrar sin ningún problema.

En este libro he ido describiendo los elementosnecesarios para los edificios públicos en lasciudades, tal como lo iba pensando. He descritola manera de construirlos y de concluirlos.Expondré en el siguiente libro las ventajas y lasproporciones de los edificios privados oparticulares.

Quae necessaria ad utilitatem in civitatibuspublicorum locorum succurrere mihi potuerunt,quemadmodum constituantur et perficiantur, inhoc volumine scripsi; privatorum autemaedificiorum utilitates et eorum symmetriasinsequenti volumine ratiocinabor.

Page 142: Diez libros de Arquitectura

M. Vitruvii Pollionis De Architectura Opus in Libris Decem

141

LIBRO VI

Introducción

PraefatioEl filósofo Aristipo, discípulo de Sócrates, víctima deun naufragio, fue arrojado a las costas de la isla deRodas y al advertir unas figuras geométricasdibujadas en la arena, cuentan que gritó a suscompañeros «Tengamos confianza, pues observohuellas humanas.» En seguida se dirigió a la ciudadde Rodas y se encaminó directamente hacia elgimnasio. Allí empezó a discutir sobre teniasfilosóficos y fue objeto de numerosos regalos que nosolamente le sirvieron para equiparse él de maneradistinguida, sino que también suministró a suscompañeros vestidos y todo lo necesario para vivir.Sus compañeros quisieron regresar a su país deorigen y le preguntaron si quería darles algúnmensaje para su casa. Les ordenó que dijeran: «Espreciso equipar a los hijos con provisiones y recursosque permitan ponerse a salvo a nado, incluso en unnaufragio.»

[1] Aristippus philosophus Socraticus,naufragio cum eiectus ad Rhodiensium litusanimadvertisset geometrica schematadescripta, exclamavisse ad comites itadicitur: 'bene speremus! hominum enimvestigia video.' Statimque in oppidumRhodum contendit et recta gymnasiumdevenit, ibique de philosophia disputansmuneribus est donatus, ut non tantum seornaret, sed etiam eis, qui una fuerunt, etvestitum et cetera, quae opus essent advictum, praestaret. Cum autem eius comitesin patriam reverti voluissentinterrogarentque eum, quidnam velletdomum renuntiari, tunc ita mandavit dicere:eiusmodi possessiones et viatica liberisoportere parari, quae etiam e naufragio unapossent enare.

Efectivamente la auténtica protección de la vida es laque permanece intacta ante los golpes adversos de lafortuna, ante los cambios políticos y ante ladevastación de una guerra. Teofrasto corroboraigualmente esta opinión y exhorta que es mejor sersabios que poner toda nuestra confianza en el dinero;se expresa así: «Solamente el hombre sabio no sesiente extranjero en países lejanos, sólo él cuenta connumerosos amigos aunque haya perdido a susfamiliares y parientes; en cualquier ciudad secomporta como un ciudadano más y sin ningunaclase de temor está capacitado para subestimar losinfortunios; quien piense que la verdadera protecciónla dan únicamente las riquezas y no las ciencias, escomo si marchara por caminos resbaladizos y, contoda seguridad, será víctima de una vida inestable einsegura.»

[2] Namque ea vera praesidia sunt vitae,quibus neque fortunae tempestas iniquaneque publicarum rerum mutatio neque bellivastatio potest nocere. Non minus eamsententiam augendo Theophrastus, hortandodoctos potius esse quam pecuniaeconfidentes, ita ponit: doctum ex omnibussolum neque in alienis locis peregrinumneque amissis familiaribus et necessariisinopem amicorum, sed in omni civitate essecivem difficilesque fortunae sine timoreposse despicere casus; at qui nondoctrinarum sed felicitatis praesidiis putaretse esse vallatum, labidis itineribus vadentemnon stabili sed infirma conflictari vita.

En parecidos términos se expresa Epicuro: «LaFortuna regala a los sabios muy pocos dones; lorealmente importante y necesario es bienadministrado por las reflexiones de su espíritu y desu entendimiento.» Otros muchos filósofos hancorroborado esta misma opinión; y también los

[3] Epicurus vero non dissimiliter ait:pauca sapientibus fortunam tribuere, quaeautem maxima et necessaria sunt, animimentisque cogitationibus gubernari. Haec itaetiam plures philosophi dixerunt. Non minuspoetae, qui antiquas comoedias graece

Page 143: Diez libros de Arquitectura

M. Vitruvii Pollionis De Architectura Opus in Libris Decem

142

antiguos poetas griegos que escribieron comedias yque en sus versos, cuando son declamados en elteatro, reflejan este mismo parecer; podemos citar aEucrates, Quiónides, Aristófanes, y sobre todo aAlexis, quien afirmó que los atenienses eranmerecedores de las más elogiosas alabanzas, pues asícomo las leyes de otras ciudades griegas obligan aque los hijos alimenten a sus padres, en Atenassolamente obligan a alimentar a aquellos padres quehan instruido a sus propios hijos en las artes1. Todoslos dones que concede la Fortuna, ella misma losquita con suma facilidad, pero la ciencia que se grabaen el entendimiento no se desvanece con el paso deltiempo, sino que permanece estable hasta el fin de lavida. Por ello, me siento profundamente agradecido amis padres ya que, obedeciendo las leyes de losatenienses, pusieron toda su preocupación y cuidadoen que yo me instruyera en un arte que no puedecultivarse si no es gracias a una educación completay a un total conocimiento de todo tipo deinstrucciones. Paulatinamente se fueron acrecentandomis conocimientos de las artes prácticas, gracias alcuidado de mis padres y a las enseñanzas de mismaestros; me resultaban gratificantes los temas deerudición, de aplicación técnica y con la lectura delibros equipé y enriquecí mi espíritu; el mayorbeneficio es no crearse necesidades y aceptar que lamayor riqueza consiste en no desear nada. Algunosquizás opinen que estas reflexiones son algo nimio yque realmente son sabios los que poseen muchodinero. Así, la mayoría, esforzándose por lograr esteobjetivo, han alcanzado la fama sumando a susriquezas una gran audacia.

scripserunt, easdem sententias versibus inscaena pronuntiaverunt, ut Crates,Chionides, Aristophanes, maxime etiam cumhis Alexis, qui Athenienses ait oportere ideolaudari, quod omnium Graecorum legescogunt parentes <ali> a liberis,Atheniensium non omnes nisi eos, quiliberos artibus erudissent. Omnia enimmunera fortunae cum dantur, ab ea faciliteradimuntur; disciplinae vero coniunctae cumanimis nullo tempore deficiunt, sedpermanent stabiliter ad summum exitumvitae.

[4] Itaque ego maximas infinitasqueparentibus ago atque habeo gratias, quodAtheniensium legem probantes me arteerudiendum curaverunt, et ea, quae nonpotest esse probata sine litteraturaeencyclioque doctrinarum omnium disciplina.Cum ergo et parentium cura et praeceptorumdoctrinis auctas haberem copiasdisciplinarum, philologis et philotechnisrebus commentariorumque scribturis medelectans eas possessiones animo paravi, equibus haec est fructuum summa: nullas plushabendi esse necessitates eamque esseproprietatem, divitiarum maxime, nihildesiderare. Sed forte nonnulli haec leviaiudicantes putant eo esse sapientes, quipecunia sunt copiosi. Itaque plerique ad idpropositum contendentes audacia adhibitacum divitiis etiam notitiam sunt consecuti.

Pero yo, ¡oh César!, nunca consideré mi dedicaciónal arte como un trampolín para conseguir dinero, sinoque más bien he preferido la pobreza con una vidahonrada a las riquezas que se consiguen con trampasy deshonras. Hasta el presente he logrado muy pocoreconocimiento, pero con la publicación de estosvolúmenes espero que mi nombre se perpetúe en lossiglos venideros. No debe causar ningún asombroque yo sea un verdadero desconocido para muchos.Los demás arquitectos andan suplicando y litigandocon objeto de conseguir obras, pero a mí me hanenseñado mis preceptores que es más convenienteemprender una obra cuando te vienen a buscar y nocuando tú vas suplicándola y mendigándola, pues eltalento noble y sincero se altera por la vergüenza de

[5] Ego autem, Caesar, non ad pecuniamparandam ex arte dedi studium, sed potiustenuitatem cum bona fama quamabundantiam cum infamia sequendamprobavi. Ideo notities parum est adsecuta.Sed tamen his voluminibus editis, ut spero,etiam posteris ero notus. Neque estmirandum, quid ita pluribus sim ignotus.Ceteri architecti rogant et ambigunt, utarchitectent; mihi autem a praeceptoribus esttraditum: rogatum, non rogantem oporteresuscipere curam, quod ingenius colormovetur pudore petendo rem suspiciosam.Nam beneficium dantes, non accipientesambiuntur. Quid enim putemus suspicari,

1 Parece referirse a una ley dictada por Solón, en torno al año 594 a.C.

Page 144: Diez libros de Arquitectura

M. Vitruvii Pollionis De Architectura Opus in Libris Decem

143

solicitar una obra que puede ser objeto de sospecha,ya que siempre se busca a personas generosas y no alos que simplemente se limitan a recibir nuestraayuda. Efectivamente, ¿no habrá motivo para pensarque un ciudadano sospeche que se le solicitan gastosde su propio patrimonio para el propio interés yprovecho del demandante?, ¿no juzgará que se va adesviar en beneficio de la otra personal? Por ello,nuestros antepasados encargaban, en primer lugar,sus obras a arquitectos que gozaban de estima porpertenecer a familias distinguidas y, sóloposteriormente, averiguaban si habían recibido unabuena educación, pues estaban convencidos que sedebía confiar en la modestia de las personas honestasy no en la audacia de los arrogantes. Los mismosarquitectos enseñaban exclusivamente a sus propioshijos o parientes y educaban como hombres de bien aquienes les eran confiadas, sin recelar, grandescantidades de dinero de los edificios más complejos.

qui rogetur de patrimonio sumptus faciendoscommittere gratiae petentis, nisi praedaeconpendiique eius causa iudicetfaciundum?

[6] Itaque maiores primum a genereprobatis operam tradebant architectis, deindequaerebant, si honeste essent educati,ingenuo pudori, non audaciae protervitatispermittendum iudicantes. Ipsi autemartifices non erudiebant nisi suos liberos autcognatos et eos viros bonos instituebant,quibus tantarum rerum fidei pecuniae sinedubitatione permitterentur.

Cuando observo que el prestigio de esta ciencia tannoble está en manos de personas carentes de losmínimos conocimientos, de inexpertos, e incluso deindividuos que no tienen la más mínima idea ni dearquitectura ni de construcción, no puedo menos queelogiar a aquellos padres de familia que, alentadospor la seriedad de su erudición, deciden construir porsí mismos; antes que confiar en personas inexpertasprefieren valerse por sí mismos, para gastar su dinerosiguiendo su propia voluntad y no confiar en elcapricho de personas ajenas. Nadie se atreve a haceren su propia casa un trabajo de artesanía, comopueda ser de zapatero, de batanero o cualquier otraactividad que sea fácil de practicar, pero sí se atrevena ejercer de arquitectos, porque las personas queprofesan la arquitectura se autodefinen con todafacilidad como arquitectos, cuando en realidadignoran este arte auténtico. Por todo ello, me hedecidido a escribir, con todo el cuidado posible, unestudio completo de Arquitectura, con todas susnormas, en la convicción de que mi trabajo serápositivamente reconocido por todos. Y ya que en ellibro quinto he tratado sobre la situación másventajosa de los edificios públicos, en éste iréexplicando la teoría de los edificios privados. Y lasimetría de sus proporciones.

Cum autem animadverto ab indoctis etinperitis tantae disciplinae magnitudinemiactari et ab is, qui non modo architecturaesed omnimo ne fabricae quidem notitiamhabent, non possum non laudare patresfamiliarum eos, qui litteraturae fiduciaconfirmati per se aedificantes ita iudicant: siinperitis sit committendum, ipsos potiusdigniores esse ad suam voluntatem quam adalienam pecuniae consumere summam.[7] Itaque nemo artem ullam aliam conaturdomi facere, uti sutrinam, fullonicam aut exceteris, quae sunt faciliores, nisiarchitecturam, ideo quod, qui profitentur,non arte vera sed falso nominanturarchitecti. Quas ob res corpus architecturaerationesque eius putavi diligentissimeconscribendas, opinans in munus omnibusgentibus non ingratum futurum. Igitur,quoniam in quinto de opportunitatecommunium operum perscribsi, in hocvolumine privatorum aedificiorumratiocinationes et commensus symmetriarumexplicabo.

Page 145: Diez libros de Arquitectura

M. Vitruvii Pollionis De Architectura Opus in Libris Decem

144

Capítulo primero

Las condiciones climáticas y la disposición de los edificios

Caput PrimumLos edificios privados estarán correctamenteubicados si se tiene en cuenta, en primer lugar, lalatitud y la orientación donde van a levantarse. Muydistinta es la forma de construir en Egipto, enEspaña, en el Ponto, en Roma e igualmente enregiones o tierras que ofrecen característicasdiferentes, ya que hay zonas donde la tierra se vemuy afectada por el curso del sol; otras están muyalejadas y otras, en fin, guardan una posiciónintermedia y moderada. Como la disposición de labóveda celeste respecto a la tierra se posiciona segúnla inclinación del zodíaco y el curso del sol,adquiriendo características muy distintas,exactamente de la misma manera se debe orientar ladisposición de los edificios, atendiendo a laspeculiaridades de cada región y a las diferencias delclima. Parece conveniente que los edificios seanabovedados en los países del norte, cerrados mejorque descubiertos y siempre orientados hacia laspartes más cálidas. Por el contrario, en paísesmeridionales, castigados por un sol abrasador, losedificios deben ser abiertos y orientados hacía elcierzo. Así, por medio del arte se deben paliar lasincomodidades que provoca la misma naturaleza. Deigual modo se irán adaptando las construcciones enotras regiones, siempre en relación con sus climasdiversos y con su latitud.

[1] Haec autem ita erunt recte disposita, siprimo animadversum fuerit, quibusregionibus aut quibus inclinationibus mundiconstituantur. Namque aliter Aegypto, aliterHispania, non eodem modo Ponto,dissimiliter Romae, item ceteris terrarum etregionum proprietatibus oportere videnturconstitui genera aedificiorum quod alia partesolis cursu premitur tellus, alia longe ab eodistat, alia per medium temperatur. Igitur,uti constitutio mundi ad terrae spatium ininclinatione signiferi circuli et solis cursudisparibus qualitatibus naturaliter estconlocata, ad eundem modum etiam adregionum rationes caelique varietatesvidentur aedificiorum debere dirigiconlocationes. [2] Sub septentrioneaedificia testudinata et maxime conclusa etnon patentia, sed conversa ad calidas partesoportere fieri videntur. Contra autem subinpetu solis meridianis regionibus, quodpremuntur a calore, patentiora conversaquead septentrionem et aquilonem suntfaciunda. Ita, quod ultra natura laedit, arteerit emendandum. Item reliquis regionibusad eundem modum temperari,quemadmodum caelum est ad inclinationemmundi conlocatum.

Todo ello lo debemos observar y considerar a partirde la misma naturaleza, e incluso nos sirven detestimonio los miembros y cuerpos de las personas.En los lugares donde el sol calienta moderadamente,los cuerpos poseen una temperatura templada; en loslugares que son muy cálidos por su proximidad alcurso del sol, éste con sus rayos abrasadores absorbesu humedad; por el contrario, en las regiones frías,muy distantes del mediodía, la humedad no quedaabsorbida por completo, debido al escaso calor de losrayos solares y, además, el aire fresco, procedente delcielo, hace penetrar en los cuerpos una humedad quelos hace más corpulentos e incluso el tono de su vozes más grave. De aquí que los pueblos que habitan enlas regiones del norte ofrecen en su aspecto exterior

[3] Haec autem ex natura rerum suntanimadvertenda et consideranda atque etiamex membris corporibusque gentiumobservanda. Namque sol quibus locismediocriter profundit vapores, in hisconservat corpora temperata; quaequeproxime currendo deflagrant, eripitexurendo temperaturam umoris; contra verorefrigeratis regionibus, quod absunt ameridie longe, non exhauritur a coloribusumor, sed ex caelo roscidus aer in corporafundens umorem efficit ampliorescorporaturas vocisque sonitus graviores. Exeo quoque, <quae> sub septentrionibusnutriuntur gentes, inmanibus corporibus,

Page 146: Diez libros de Arquitectura

M. Vitruvii Pollionis De Architectura Opus in Libris Decem

145

una complexión corpulenta, un tono de piel claro,cabellos rubios y alisados, Ojos azules y granabundancia de sangre, debido a la profusión dehumedad y a su frío clima; los pueblos que habitanen las proximidades de la parte meridional y bajo laórbita del sol, debido a la fuerza de los rayos solares,son de pequeña estatura, morenos, de cabellosrizados y ojos negros, piernas vigorosas y escasez desangre. Precisamente, por la pobreza de su sangreson hombres cobardes para la guerra, pero soportansin ningún problema los calores y la fiebre, ya quesus miembros están nutridos por el calor. Por tanto,las personas que han nacido en países del norte soncobardes y débiles para soportar la fiebre pero, por suabundante sangre, soportan valientemente lasguerras.

candidis coloribus, derecto capillo et rufo,oculis caesis, sanguine multo ab umorisplenitate caelique refrigerationibus suntconformati; [4] qui autem sunt proximi adaxem meridianum subiectique solis cursui,brevioribus corporibus, colore fusco, crispocapillo, oculis nigris, cruribus validis,sanguine exiguo solis impetu perficiuntur.Itaque etiam propter sanguinis exiguitatemtimidiores sunt ferro resistere, sed ardores acfebres subferunt sine timore, quod nutritasunt eorum membra cum fervore; itaquecorpora, quae nascuntur sub septentrione, afebri sunt timidiora et inbecilla, sanguinisautem abundantia ferro resistunt sine timore.

El sonido de sus voces posee igualmente propiedadesdispares Y variadas en los distintos pueblos, y esdebido a que el límite de separación del oriente y deloccidente en torno al nivel de la tierra -donde sedividen el hemisferio norte y el hemisferio sur-parece formar como un círculo nivelado de maneranatural, que los matemáticos llaman orizonta. Esto esciertamente así y así lo tenemos fijado en nuestramente: trazando una línea imaginaria desde el bordede la región septentrional hasta el borde situadosobre el eje meridional y desde este eje trazando otralínea oblicua que al elevarse llegue hasta el polosuperior, que está situado detrás de la Osa Mayor,observaremos sin duda alguna que estas líneasforman en el mundo la figura de un triángulo, comoese instrumento musical que los griegos llaman elsambucen2.

[5] Non minus sonus vocis in generibusgentium dispares et varias habet qualitates,ideo quod terminatio orientis et occidentiscirca terrae librationem, qua dividitur parssuperior et inferior mundi, habere videturlibratam naturali modo circumitionem, quametiam mathematici orizonta dicunt. Igiturcum id habemus certum animo sustinentes,ab labro, quod est in regione septentrionali,linea traiecta ad id, quod est suprameridianum axem, ab eoque altera obliquain altitudinem ad summum cardinem, qui estpost stellas septentrionum, sine dubitationeanimadvertemus ex eo esse schema trigoniimundo, uti organi, quam sambucen Graecidicunt.

Los habitantes de las naciones situadas en el espaciocontiguo al polo inferior, en las regionesmeridionales que se extienden desde la línea del ejeen las regiones meridionales, poseen un tono de vozsuave y muy agudo, debido a la escasa altura dellímite del mundo, similar al sonido que emite lacuerda más próxima al ángulo en el «sambucen.» Lasrestantes naciones, hasta la parte intermedia queocupa Grecia, poseen un tono de voz más bajo yproducen un todo armónico, según el tono propio decada nación. De igual modo, desde la parteintermedia hasta la parte extrema del septentrión vancreciendo ordenadamente los tonos de los habitantesde las distintas naciones, que se articulan de modo

[6] Itaque quod est spatium proximum imocardini ab axis linea in meridianis finibus,sub eo loco quae sunt nationes, propterbrevitatem altitudinis ad mundum sonitumvocis faciunt tenuem et acutissimum, uti inorgano chorda, quae est proxima angulo.Secundum eam autem reliquae ad mediamGraeciam remissionibus efficiunt innationibus sonorum cantiones. Item a medioin ordinem crescendo ad extremosseptentriones sub altitudines caeli nationumspiritus sonitibus gravioribus a natura rerumexprimuntur. Ita videtur mundi conceptiotota propter inclinationem consonantissime

2 La «sambuca» era un instrumento musical triangular, de cuerdas desiguales, semejante al arpa.

Page 147: Diez libros de Arquitectura

M. Vitruvii Pollionis De Architectura Opus in Libris Decem

146

natural, mediante sonidos bastante más graves. Da laimpresión que todo este sistema del inundo se haestructurado armónicamente, gracias a su propiainclinación que se debe a la temperatura del sol.

per solis temperaturam ad harmoniam esseconposita.

Las naciones situadas en la zona intermedia, entre elEcuador y el Polo Norte, al hablar tienen un tono devoz intermedio como los tonos medios del diagramamusical; las naciones situadas progresivamente endirección al septentrión, debido a que guardan unamayor distancia respecto al eje del mundo, poseen untono de voz muy afectado por la humedad, como el«hypaton» y el «proslambanomenom», y se venobligados por la naturaleza a hacer uso de un tonomás profundo; si vamos progresando desde lasregiones intermedias hacia el sur, los pueblos poseenun tono muy agudo, similar a los «paranetes» y a los«netes». Mediante un sencillo experimento se puedecomprobar que todo lo que digo es verdad: en loslugares húmedos el tono de la voz es más grave queen los lugares cálidos, cuyo tono es mucho másagudo; tómense dos copas de un mismo peso cocidaspor igual en un mismo horno y que emitan idénticosonido al golpearlas. Sumérjase en agua una de lascopas y nada más sacarla golpéense ambas. Si seprocede de esta manera, el sonido que emiten essensiblemente diferente y u peso también es muydistinto. Lo mismo sucede respecto a los cuerpos delos hombres, pues, aunque su configuración sea lamisma y estén bajo una misma conjunción de] cielo,como consecuencia del calor que afecta a su país,poseen un tono de voz más agudo y otros pueblos,por la influencia de una excesiva humedad, emitensus palabras con tonos muy graves.

[7] Igitur quae nationes sunt inter axismeridiani cardinem ab septentrionalis mediopositae, uti in diagrammate musicomedianae vocis habent sonitum in sermone;quaeque progredientibus ad septentrionemsunt nationes, quod altiores habent distantiasmundi, spiritus vocis habentes umorerepulsos ad hypatas et proslambanomenos, anatura rerum sonitu graviore coguntur uti;eadem ratione medio progredientibus admeridiem gentes paranetarum [8]<netarum>que acutissimam sonitus vocisperficiunt tenuitatem. Hoc autem verumesse, ex umidis naturae locis graviora fieri etex fervidis acutiora, licet ita experiendoanimadvertere. Calices duo in una fornaceaeque cocti aequoque pondere adcrepitumque uno sonitu sumantur. Ex hisunus in aquam demittatur, postea ex aquaeximatur; tunc utrique tangantur. Cum enimita factum fuerit, largiter inter eos sonitusdiscrepabit, aequoque pondere non poteruntesse. Ita et hominum corpora uno generefigurationis et una mundi coniunctioneconcepta alia propter regionis ardoremacutum spiritum aeris exprimunt tactu, aliapropter umoris abundantiam gravissimaseffundunt sonorum qualitates.

Los pueblos meridionales, por causa de lararefacción del aire, poseen una mayor agudezamental en sus reflexiones y deliberaciones, actúancon gran intuición y facilidad; los pueblos del norte,sin embargo, afectados por la densidad del aire tienenmenos reflejos, pues padecen un clima más frío yhúmedo. Lo podemos observar también en lasserpientes, ya que, cuando por el calor carecen dehumedad fría, se agitan con suma rapidez; masdurante la estación húmeda y durante el inviernoquedan ateridas por el cambio del clima ypermanecen en letargo, entumecidas No nos causaninguna admiración que el clima cálido agudice lamente de los hombres y que, en cambio, el fríoembote su inteligencia.

[9] Item propter tenuitatem caelimeridianae nationes ex acuta fervore menteexpeditius celeriusque moventur adconsiliorum cogitationes; septentrionalisautem gentes infusae crassitudine caeli,propter obstantiam aeris umore refrigerataestupentes habent mentes. Hoc autem ita essea serpentibus licet aspicere, quae, percalorem cum exhaustam habent umorisrefrigerationem tunc acerrime moventur, perbrumalia autem et hiberna tempora abmutatione caeli refrigerata, inmota suntstupore. Ita non est mirandum, si acutioresefficit calidus aer hominum mentes,refrigeratus autem contra tardiores.

Page 148: Diez libros de Arquitectura

M. Vitruvii Pollionis De Architectura Opus in Libris Decem

147

Ciertamente los pueblos del mediodía están dotadosde una inteligencia muy aguda, de una extraordinariahabilidad para tomar decisiones, pero cuando se tratade emprender acciones que requieren fortaleza,acaban rindiéndose, ya que su fuerza de ánimo estámuy mermada por el sol; los pueblos que habitan lasregiones frías están mucho mejor dotados para elempleo de las armas carecen de temor, son muyvalerosos pero, por su torpeza intelectual, atacanimprudentemente y sus proyectos son fácilmenterechazados, ya que no son nada resolutivos. Enefecto, la distribución natural del mundo haobjetivado que todas las naciones se diferencian porsu propio carácter particular y personal; el puebloroniano ocupa el espacio intermedio de todo el orbe yde las regiones situadas en el centro del mundo. EnItalia, sus pueblos están perfectamenteproporcionados bajo este doble punto de vista, esdecir, son fuertes física y mentalmente. Como es elplaneta Júpiter que recorre su periplo muymesuradamente, guardando una equidistancia entre elcalidísimo Marte y el gélido Saturno; de igualmanera, Italia ofrece unas magníficas cualidades y untemperamento mesurado, pues al estar situada entreel norte y el sur, goza de una equilibrada mezcla deambos temperamentos. Con sus prudentes proyectossupera la fuerza de los pueblos bárbaros y con susarmas vigorosas reprime las hábiles astucias de lospueblos del sur. La mente divina ubicó la capital delpueblo romano en una región excelente y templadapara que se adueñara de todo el mundo.

[10] Cum sint autem meridianae nationesanimis acutissimis infinitaque sollertiaconsiliorum, simul ad fortitudinemingrediuntur, ibi succumbunt, quod habentexuctas ab sole animorum virtutes; qui verorefrigeratis nascuntur regionibus, adarmorum vehementiam paratiores sunt;magnis virtutibus sunt sine timore, sedtarditate animi sine considerantia inruentessine sollertia suis consiliis refragantur. Cumergo haec ita sint ab natura rerum in mundoconlocata et omnes nationes inmoderatismixtionibus disparatae, vero inter spatiumtotius orbis terrarum regionisque mediomundi populus Romanus possidet fines.

[11] Namque temperatissimae ad utramquepartem et corporum membris animorumquevigoribus pro fortitudine sunt in Italiagentes. Quemadmodum enim Iovis stellainter Martis ferventissimam et Saturnifrigidissimam media currens temperatur,eadem ratione Italia inter septentrionalemmeridianamque ab utraque parte mixtionibustemperatas et invictas habet laudes. Itaqueconsiliis refringit barbarorum virtutes, fortimanu meridianorum cogitationes. Ita divinamens civitatem populi Romani egregiamtemperatamque regionem conlocavit, utiorbis terrarum imperii potiretur.

Mas si las regiones son diferentes debido a lasdiversas clases de climas, y también difiere elcarácter de los pueblos por sus cualidades anímicas ypor su estructura corpórea, no podemos poner enduda que la situación de los edificios debe adaptarsea las peculiaridades de cada nación y de cada pueblo,pues la misma naturaleza nos brinda unademostración palpable y evidente.

12] Quodsi ita est, uti dissimiles regionesab inclinationibus caeli variis generibus sintcomparatae, ut etiam naturae gentiumdisparibus animis et corporum figurisqualitatibusque nascerentur, non dubitemusaedificiorum quoque rationes ad nationumgentiumque proprietates apte distribuere,cum habeamus ab ipsa rerum naturasollertem et expeditam monstrationem.

Con la rnayor claridad que he podido, he idoexplicando las propiedades de los distintos lugaresque observarnos adaptados por la misma naturaleza;me he referido también a la conveniencia deestablecer las peculiaridades de los edificios en unajusta adecuación al curso del sol, a las diferencias desus climas y a la estructura física de sus pueblos;

Quoad potui summa ratione proprietateslocorum ab natura rerum dispositasanimadvertere, exposui, et quemadmodumad solis cursum et inclinationes caelioporteat ad gentium figuras constituereaedificiorum qualitates, dixi; itaque nuncsingulorum generum in aedificiis conmensus

Page 149: Diez libros de Arquitectura

M. Vitruvii Pollionis De Architectura Opus in Libris Decem

148

pasaré a explicar ahora brevemente la proporción y lasimetría, tanto en su conjunto como particularmente,de los diversos edificios.

symmetriarum et universos et separatosbreviter explicabo.

Capítulo segundo

Las proporciones en los edificios

Caput SecundumLa mayor preocupación de un arquitecto debe serque los edificios posean una puntual proporción ensus distintas partes y en todo su conjunto. Fijada lamedida de su simetría y calculadas perfectamentelas proporciones de tal medida, es entoncesobjetivo de su astucia elegir la naturaleza del lugaren relación al uso y a la belleza del edificio, ajustarsus medidas añadiendo o eliminando lo necesariopara conservar siempre su simetría, de modo queparezca que todo se ha ido conformandocorrectamente y que en su aspecto exterior no seeche nada en falta.

[1] Nulla architecto maior cura esse debet,nisi uti proportionibus ratae partis habeantaedificia rationum exactiones. Cum ergoconstituta symmetriarum ratio fuerit etconmensus ratiocinationibus explicati, tumetiam acuminis est proprium providere adnaturam loci aut usum aut speciem,adiectionibus temperaturas efficere, cum desymmetria sit detractum aut adiectum, uti idvideatur recte esse formatum in aspectuquenihil desideretur.

Es muy distinto el aspecto de las cosas quetenemos a mano que el aspecto de lo que está en lasalturas; no es lo mismo que. un objeto esté en unsitio cerrado que esté al aire libre; pues bien, entodo ello es objetivo prioritario de un juiciocorrecto determinar con exactitud lo que procedehacer. La vista no ofrece siempre una fielpercepción del objeto, sino que con frecuencia haceequivocar el juicio de la mente: así sucede en laspinturas y decorados del escenario donde parecensobresalir en relieve las columnas, las écforas delos modillones y las estatuas esculpidas, cuando enrealidad todo está plasmado en unas planchasperfectamente planas. Lo mismo ocurre con losremos de las naves, pues aunque son rectos, sinembargo bajo el agua ofrecen a la vista la imagende que están doblados; la parte del remo que estáfuera de la superficie del agua aparece totalmenterecta, como es en realidad, pero la parte del remosumergida bajo el agua, debido a la transparencia ypoca densidad del agua, proyecta hacia lasuperficie horizontal del agua unas imágenesfluctuantes, como si fueran nadando desde losmismos remos. Da la impresión que estas imágenescambiantes son las que producen en la vista elaspecto de unos remos doblados. Bien, el hecho de

[2] Alia enim ad manum species videtur, aliain excelso, non eadem in concluso, dissimilisin aperto, in quibus magni iudicii est opera,quid tandem sit faciundum. Non enim verosvidetur habere visus effectus, sed fallitursaepius iudicio ab eo mens. Quemadmodumetiam in scenis pictis videntur columnarumproiecturae, mutulorum ecphorae, signorumfigurae prominentes, cum sit tabula sine dubioad regulam plana. Similiter in navibus remi,cum sint sub aqua directi, tamen oculis infractividentur; et quatenus eorum partes tanguntsummam planitiem liquoris, apparent, uti sunt,directi, cum vero sub aqua sunt dimissi, pernaturae perlucidam raritatem remittuntenatantes ab suis corporibus fluentes imaginesad summam aquae planitiem, atque eae ibicommotae efficere videntur infractumremorum oculis aspectum.

[3] Hoc autem sive simulacrorum inpulsu seuradiorum ex oculis effusionibus, uti physicisplacet, videmus, utramque rationem videtur ita

Page 150: Diez libros de Arquitectura

M. Vitruvii Pollionis De Architectura Opus in Libris Decem

149

que nosotros veamos se debe al estímulo de lasimágenes sensitivas, o bien al estímulo de los rayosvisuales que proceden profusamente de nuestrosojos, según la explicación que más satisface a losfísicos; ambas alternativas parecen correctas parajustificar la falacia del sentido de la vista, queocasiona el que emitamos juicios erróneos. Portanto, como lo que es objetivamente verdaderoparece falso y como, con cierta frecuencia, sedemuestra que algunos objetos no son tal como noslos ofrece la vista, en mi opinión no cabe la menorduda de que deben hacerse añadidos odisminuciones según la naturaleza o condicionesdel lugar, pero teniendo siempre en cuenta ue, entales construcciones, nunca se eche nada en falta;esto se logra con habilidad e ingenio y no sólo conteorías estudiadas.

esse, uti falsa iudicia oculorum habeataspectus.

[4] Cum ergo, quae sunt vera, falsa videanturet nonnulla aliter quam sunt oculis probentur,non puto oportere esse dubium, quin adlocorum naturas aut necessitates detractionesaut adiectiones fieri debeant, sed ita, uti nihilin his operibus desideretur. Haec autem etiamingeniorum acuminibus, non solum doctrinisefficiuntur.

Lo primero que debemos establecer son las reglasde la simetría de donde se deriven las diversasalternativas o modificaciones con toda exactitud;después, se determinará la medida longitudinal delsolar del futuro edificio, cuyas dimensiones sefijarán a la vez; seguidamente se establecerá elajuste exacto de la proporción, para lograr unaspecto exterior decoroso, de modo que quedeperfectamente clara, a quien lo vea, la euritmia.Sobre la euritmia y sobre la forma de lograrla deboofrecer una explicación, pero antes pasaré aexponer la forma de construir los atrios o patios delas casas.

[5] Igitur statuenda est primum ratiosymmetriarum a qua sumatur sine dubitationecommutatio, deinde explicetur operis futurilocorum unum spatium longitudinis, cuiussemel constituta fuerit magnitudo, sequatuream proportionis ad decorem apparatio, utinon sit considerantibus aspectus eurythmiaedubius. De qua, quibus rationibus efficiatur,est mihi pronuntiandum, primumque de cavisaedium, uti fieri debeant, dicam.

Capítulo tercero

Los atrios

Caput TertiumDeben distinguirse cinco clases diferentes de atrios,cuyos nombres responden precisamente a suaspecto: «toscano», «corintio», «tetrástilo»,«displuviado» y «abovedado». Los atrios toscanosson aquellos en los que las vigas, que cruzan elancho del atrio, tienen unos puntales pendientes yunos maderos (que soportan los canales pararecoger el agua) que desde los ángulos de lasparedes van a parar a los ángulos de las vigas quecruzan el atrio; mediante unos tirantes se forma unapendiente para que discurra el agua hacia el

[1] Cava aedium quinque generibus suntdistincta, quorum ita figurae nominantur:tuscanicum, corinthium, tetrastylon,displuviatum, testudinatam. Tuscanica sunt, inquibus trabes in atrii latitudine traiectaehabeant interpensiva et collicias ab angulisparietum ad angulos tignorum incurrentes,item asseribus stillicidiorum in mediumconpluvium deiectus. In corinthiis isdemrationibus trabes et conpluvia conlocantur, seda parietibus trabes recedentes in circuitione

Page 151: Diez libros de Arquitectura

M. Vitruvii Pollionis De Architectura Opus in Libris Decem

150

compluvio, situado en medio del techo del atrio. Enlos atrios llamados corintios, colóquense las vigasy el compluvio de la misma manera que en el atriotoscano, pero sepárense las vigas de las paredes yapóyense en unas columnas que rodearán elespacio que queda al descubierto. Los atriostetrástilos ofrecen una gran solidez, ya que poseencolumnas angulares debajo de las vigas que lesirven de soporte, por lo que no deben sustentaruna gran presión ni cargar con los puntalespendientes.

circa columnas componuntur. Tetrastyla sunt,quae subiectis sub trabibus angularibuscolumnis et utilitatem trabibus et firmitatempraestant, quod neque ipsae magnum impetumcoguntur habere neque ab interpensivisonerantur.

Se llaman atrios displuviados a los que tienen lasviguetas de los canales de manera que soportan lasuperficie de la abertura del tejado e impiden elvertido del agua3. En invierno prestan una granventaja pues al estar sus compluvios levantados,posibilitan que penetre la luz en los triclinios; peropresentan un gran inconveniente debido a susfrecuentes reparaciones, ya que poseen unoscanales por donde discurre el agua de lluvia entorno a las paredes; en ocasiones tales canales sonincapaces de desaguar con rapidez toda el agua quereciben, por lo que el agua se desbordainundándolo todo, provocando un grave perjuiciotanto a la madera como a las paredes de estasconstrucciones. Se emplean atrios abovedadosdonde el vano no es muy ancho y encima de suentramado se da la posibilidad de habilitarhabitaciones espaciosas.

[2] Displuviata autem sunt, in quibusdeliquiae aream sustinentes stillicidia reiciunt.Haec hibernaculis maxime praestant utilitates,quod compluvia eorum erecta non obstantluminibus tricliniorum. Sed ea habent inrefectionibus molestiam magnam, quod circaparietes stillicidia defluentia, continentfistulae, quae non celeriter recipiunt excanalibus aquam defluentem itaqueredundantes restagnant, et intestinum etparietes in eis generibus aedificiorumcorrumpunt. Testudinata vero ibi fiunt, ubinon sunt impetus magni et in contignationibussupra spatiosae redduntur habitationes.

La longitud y la anchura de los atrios condicionantres clases distintas. Primera clase: cuando sedivida su longitud en cinco partes y se den tres deestas partes a su anchura; segunda clase: cuando sedivida su longitud en tres partes y se den dos a suanchura; tercera clase: cuando su anchura quedefijada en un cuadrado de lados iguales y trazandoen el mismo cuadrado una línea diagonal mida lomismo que la longitud del atrio. La altura de losatrios hasta la parte que queda debajo de las vigasmedirá una cuarta parte menos que su longitud; laparte restante será para los artesonados y para lacubierta de la casa, inmediatamente debajo de lasvigas.

[3] Atriorum vero latitudines ac longitudinestribus generibus formantur. Et primum genusdistribuitur, uti, longitudo cum in quinquepartes divisa fuerit, tres partes latitudinidentur; alterum, cum in tres partes dividatur,duae partes latitudini tribuantur; tertium, utilatitudo in quadrato paribus lateribusdescribatur inque eo quadrato diagonius lineaducatur, et quantum spatium habuerit ea lineadiagonii, tanta longitudo atrio detur. [4]Altitudo eorum, quanta longitudo fuerit quartadempta, sub trabes extollatur; reliquumlacunariorum et arcae supra trabes ratiohabeatur.

La anchura de las alas, a derecha e izquierda,medirá una tercera parte de la longitud del atrio,

Alis dextra ac sinistra latitudinis, cum sit atriilongitudo ab XXX pedibus ad pedes XL, ex

3 Ya que carecen de aleros que viertan el agua en el compluvio.

Page 152: Diez libros de Arquitectura

M. Vitruvii Pollionis De Architectura Opus in Libris Decem

151

cuando éste mida entre treinta y cuarenta pies. Simide entre cuarenta y cincuenta pies, se dividirá sulongitud en tres partes y media y se dará a las alasuna de estas partes. Si su longitud mide entrecincuenta y sesenta pies, la longitud de las alas seráde una cuarta parte. Si mide entre sesenta yochenta, divídase en cuatro partes y media y sedará a la anchura de las alas una de estas cuatropartes. Si mide entre ochenta y cien pies, divídasela longitud en cinco partes y se dará a la anchura delas alas una parte proporcionada. Los dinteles delas puertas alcanzarán una altura equivalente a suanchura.

tertia parte eius constituatur. Ab XL ad pedesL longitudo dividatur in partes tress<emissemque>, ex his una pars alis detur.Cum autem erit longitudo ab quinquagintapedibus ad sexaginta, quarta pars longitudinisalis tribuatur. A pedibus LX ad LXXXlongitudo dividatur in partes quattuor etdimidiam, ex his una pars fiat alarum latitudo.A pedibus octoginta ad pedes centum inquinque partes divisa longitudo iustamconstituerit latitudinem alarum. Trabes earumliminares ita altae ponantur, ut altitudinelatitudinibus sint aequales.

Si la anchura del atrio fuera de veinte pies, eltablino4 ocupará dos terceras partes. Si fuera detreinta a cuarenta pies, se dará al tablino la mitadde la anchura del atrio. Cuando mida entre cuarentay sesenta pies, divídase dicha anchura en cincopartes y se darán dos partes al tablino, ya que no esposible que los atrios más pequeños posean lamisma proporción de simetría que los más grandes.En efecto, si hacemos uso de la simetría de losatrios más grandes aplicándola a los más pequeñosresultarán francamente impracticables el tablino ylas alas; si, por el contrario, aplicamos la simetríade los tablinos más pequeños a los más grandes, loselementos que componen éstos resultaránexcesivamente grandes y desproporcionados. Porello, he decidido concretizar la proporción exactade sus dimensiones, atendiendo a su utilidad y a suaspecto exterior. La altura del tablino hasta lasvigas se alzará una octava parte más de lo que midade anchura. Su artesonado se elevará una terceraparte de su anchura. En los atrios más pequeños, laentrada tendrá dos tercios de la anchura del tablino;si se trata de atrios mayores su anchura será lamitad. Las imágenes, así como los elementosornamentales, se colocarán a una altura que seaigual a la anchura de las alas.

[5] Tablinum, si latitudo atrii erit pedumviginti, dempta tertia eius spatio reliquumtribuatur. Si erit ab pedibus XXX ad XL, exatrii latitudine tablino dimidium tribuatur.Cum autem ab XL ad LX, latitudo dividanturin partes quinque, ex his duo tablinoconstituantur. Non enim atria minora abmaioribus easdem possunt haberesymmetriarum rationes. Si enim maioribussymmetriis utemur in minoribus, neque tablinoneque alae utilitatem poterunt habere, sinautem minorun in maioribus utemur, vasta etinmania in his ea erunt membra. Itaquegeneratim magnitudinum rationes exquisitas etutilitati et aspectui conscribendas putavi.

[6] Altitudo tablini ad trabem adiectalatitudinis octava constituatur Lacunaria eiustertia latitudinis ad altitudine adiectaextollantur. Fauces minoribus atriis e tablinilatitudine dempta tertia, maioribus dimidiaconstituantur. Imagines item alte cum suisornamentis ad latitudinem sint constitutae.

La relación de la anchura de las puertas respecto asu altura coincidirá con la proporción dórica, si setrata de puertas dóricas; si son jónicas, semantendrá la proporción del orden jónico, tal comohan quedado expresadas las proporciones desimetría en el libro cuarto, al tratar el tema de laspuertas.

Latitudines ostiorum ad altitudinem; si doricaerunt, uti dorica, si ionica erunt, uti ionicaperficiantur, quemadmodum de thyromatis inquibus quarto libro rationes symmetriarumsunt expositae.

4 Era una sala que servía de archivo, donde se guardaban importantes documentos Como dirá Vitruvio, unas líneas másabajo, también podían tener imágenes.

Page 153: Diez libros de Arquitectura

M. Vitruvii Pollionis De Architectura Opus in Libris Decem

152

La anchura de la abertura del compluvio5 mediráno menos de una cuarta parte, ni más de una terceraparte de la anchura del atrio; su longitud guardaráproporción respecto al atrio.

Conpluvii lumen latum laitudinis atrii neminus quarta, ne plus tertia parte relinquatur;longitudo, uti atrii pro rata parte fiat.

Los peristilos6, colocados transversalmente, seránuna tercera parte mayores en su longitud que en suprofundidad. Sus columnas tendrán una alturaequivalente a la anchura de los pórticos; losintercolumnios guardarán entre sí una distancia queno debe ser menor del triple ni mayor del cuádrupledel diámetro de las columnas. Si las columnas delperistilo son de estilo dórico, los módulosguardarán la proporción de este estilo, descrita enel libro cuarto, y los triglifos se adaptarán a talesmódulos.

[7] Peristyla autem in transverso tertia partelongiora sint quam introssus. Columnae tamaltae quam porticus latae fuerintperistyliorum; intercolumnia ne minus trium,ne plus quattuor columnarum crassitudineinter se distent. Sin autem dorico more inperistylo columnae erunt faciundae, uti inquarto libro de doricis scripsi, ita modulisumantur, et ad eos modulos triglyphorumquerationes disponantur.

La longitud de los triclinios7 deberá ser el doble desu propia anchura. La altura de las habitaciones quesean alargadas guardará la siguiente proporción:sumaremos su longitud y su anchura; tomando lamitad de la suma total, se la daremos a su altura.Pero si se trata de exedras o bien de salascuadradas de reuniones, su altura medirá lo mismoque su anchura más la mitad. Las galerías depintura (pinacotecas) deben tener ampliasdimensiones, como las exedras. Las salas corintiasy tetrástilas, llamadas «egipcias», guardarán lasmismas proporciones que anteriormente hemosdescrito al tratar sobre los triclinios; pero, comotienen intercaladas unas columnas, han de ser másespaciosas.

[8] Tricliniorum quanta latitudo fuerit, bistanta longitudo fieri debebit. Altitudinesomnium conclaviorum, quae oblonga fuerint,sic habere debent rationem, uti longitudinis etlatitudinis mensura componatur et ex easumnma dimidium sumatur, et quantum fuerit,tantum altitudini detur. Sin autem exhedraeaut oeci quadrati fuerint, latitudinis dimidiaaddita altitudines educantur. Pinacothecae utiexhedrae amplis magnitudinibus suntconstituendae. Oeci corinthii tetrastyliquequique aegyptii vocantur latitudinis etlongitudinis, uti supra tricliniorum symmetriaescriptae sunt, ita habeant rationem, sed proptercolumnarum interpositiones spatiosioresconstituantur.

He aquí la diferencia entre las salas corintias y lassalas egipcias: las corintias tienen una sola hilerade columnas, que se apoya en un podio, o biendirectamente sobre el suelo; sobre las columnas,los arquitrabes y las cornisas de madera tallada ode estuco, y, encima de las cornisas, un artesonadoabovedado semicircular (rebajado). En las salasegipcias, los arquitrabes están colocados sobre lascolumnas y desde los arquitrabes hasta las paredes,que rodean toda la sala, se tiende un entramado;sobre el entramado se coloca el pavimento al airelibre, ocupando todo su contorno. En perpendicular

[9] Inter corinthios autem et aegyptios hocerit discrimen. Corinthii simplices habentcolumnas aut in podio positas aut in imo;supraque habeant epistylia et coronas aut exintestino opere aut albario, praeterea supracoronas curva lacunaria ad circinumdelumbata. In aegyptiis autem supra columnasepistylia et ab epistyliis ad parietes, qui suntcirca, inponenda est contignatio, supracoaxationem pavimentum, subdiu ut sitcircumitus. Deinde supra epistylium adperpendiculum inferiorum columnarum

5 Otras ediciones se refieren al impluvio.6 El peristilo era un espacio al aire libre, como un jardín, rodeado de un pórtico con columnata. Es de origen griego.7 Se trata de los comedores; su denominación hace referencia a los tres «divanes», colocados en tres lados de las mesas.

Page 154: Diez libros de Arquitectura

M. Vitruvii Pollionis De Architectura Opus in Libris Decem

153

a las columnas inferiores y sobre el arquitrabe selevanta otra hilera de columnas, una cuarta partemás pequeñas. Encima de su arquitrabe y de loselementos ornamentales se tiende el artesonado yse dejan unas ventanas entre las columnassuperiores; de esta forma, las salas egipcias separecen más a las basílicas que a los triclinioscorintios.

inponendae sunt minores quarta partecolumna. Supra earum epistylia et ornamentalacunariis ornantur, et inter columnassuperiores fenestrae conlocantur; itabasilicarum ea similitudo, non corinthiorumtricliniorum videtur esse.

También hay otro tipo de salas que no siguen eluso y la costumbre de Italia, que los griegos llamancyzicenos. Estas salas están orientadas hacia elnorte y, sobre todo, hacia zonas ajardinadas; en suparte central poseen unas puertas de dos hojas. Sulongitud y su anchura deben permitir que se puedanubicar dos triclínios, uno en frente de otro y unespacio suficien teniente amplio a su alrededor; aderecha y a izquierda se abren unas ventanas dedoble hoja, para poder contemplar los jardinesdesde los mismos lechos del triclinio. Su altura seráequivalente a su propia anchura más la mitad.

[10] Fiunt autem etiam non italicaeconsuetudinis oeci, quos Graeci cyzicenosappellant. Hi conlocantur spectantes adseptentrionem et maxime viridia prospicientes,valvasque habent in medio. Ipsi autem sunt italongi et lati, uti duo triclinia cumcircumitionibus inter se spectantia possint esseconlocata, habentque dextra ac sinistra luminafenestrarum valvata, uti de tectis per spatiafenestrarum viridia prospiciantur. Altitudiniseorum dimidia latitudinis addita constituuntur.

En todas estas clases de construcciones se debenseguir las normas de la simetría que puedanobservarse, adaptándolas a las condiciones dellugar; sin ninguna dificultad se conseguirásuficiente luz si no se levantan paredes tan altasque impidan su paso; pero si se encuentra un serioobstáculo por ser muy angostas las calles o porotros inconvenientes, será la ocasión de añadir oeliminar algunas normas de la simetría coningeniosa habilidad, siempre que se consiga unresultado elegante, que responda a las normasauténticas de la simetría.

[11] In his aedificiorum generibus omnessunt faciendae earum symmetriatum rationes,quae sine inpeditione loci fieri poterunt,luminaque, parietum altitudinibus si nonobscurabuntur, faciliter erunt explicata: sinautem inpedientur ab angustiis aut aliisnecessitatibus, tunc erit ut ingenio et acuminede symmetriis detractiones aut adiectionesfiant, uti non dissimiles veris symmetriisperficiantur venustates.

Capítulo cuarto

Aspectos pertinentes de las distintas salas

Caput QuartumPasaremos ahora a tratar sobre las particularidadesde las distintas estancias, fijándonos en su finalidady en su adecuada orientación. Los triclinios deinvierno y las salas de baño se orientarán haciaponiente, ya que es preciso aprovechar bien la luzdel atardecer; además, el sol, en su ocaso, iluminadirectamente aunque con una menor intensidad decalor, lo que provoca que esta orientación propicie

[1] Nunc explicabimus, quibusproprietatibus genera aedificiorum ad usumet caeli regiones apte debeant expectare.Hiberna triclinia et balnearia utioccidentem hibernum spectent, ideo quodvespertino lumine opus est uti, praetereaquod etiam sol occidens adversus habenssplendorem, calorem remittens efficit

Page 155: Diez libros de Arquitectura

M. Vitruvii Pollionis De Architectura Opus in Libris Decem

154

un tibio calor en las horas del crepúsculo. Losdormitorios y las bibliotecas deberán orientarsehacia el este, ya que el uso de estas estancias exigela luz del amanecer y, además, se evitará que loslibros se pudran en las estanterías. Si quedanorientadas hacia el sur o hacia el oeste, los librosacaban por estropearse como consecuencia de laspolillas y de la humedad, ya que los vientoshúmedos, que soplan desde dichos puntoscardinales, generan y alimentan las polillas y alpenetrar su aire húmedo enmohece y echa a perdertodos los volúmenes.

vespertino tempore regionem tepidiorem.Cubicula et bybliothecae ad orientemspectare debent; usus enim matutinumpostulat lumen, item in bybliothecis librinon putrescent. Nam quaecumque admeridiem et occidentem spectant, ab tiniiset umore libri vitiantur, quod venti umidiadvenientes procreant eas et aluntinfundentesque umidos spiritus pallorevolumina conrumpunt.

Los triclinios de primavera y de otoño se orientaránhacia el este, pues, al estar expuestos directamentehacia la luz del sol que inicia su periplo haciaoccidente, se consigue que mantengan unatemperatura agradable, durante el tiempo cuyautilización es imprescindible. Hacia el norte seorientarán los triclinios de verano, pues talorientación no resulta tan calurosa como las otrasdurante el solsticio, al estar en el punto opuesto alcurso del sol; por ello, permanecen muy frescas, loque proporciona un agradable bienestar.Igualmente, las pinacotecas, las salas de bordar, losestudios de pintura, se orientarán hacia el nortepara que los colores mantengan sus propiedadesinalterables al trabajar con ellos, pues la luz en estaorientación es constante y uniforme.

[2] Triclinia verna et autumnalia adorientem; tum enim praetenta luminibusadversus solis impetus progrediens adoccidentem efficit ea temperata ad idtempus, quo opus solitum est uti. Aestivaad septentrionem, quod ea regio, non utreliquae per solstitium propter caloremefficiuntur aestuosae, ea quod est aversasolis cursu, semper refrigerata etsalubritatem et voluptatem in usu praestat.Non minus pinacothecae et plumariorumtextrina pictorumque officinae, uti coloreseorum in opere propter constantiam luminisinmutata permaneant qualitate.

Capítulo quinto

La disposición más conveniente de las casas, según la categoría socialde las personas

Caput QuintumUna vez que hemos fijado la orientación másadecuada, debe ponerse toda la atención en losedificios privados, en las distintas normas que debenobservarse para ubicar las habitaciones particulares yexclusivas de la familia y, por otra parte, lasestancias que vayan a ser comunes también para lasvisitas. En las habitaciones privadas, exclusivamentese permite la entrada a los invitados, no a todo elmundo, como son los dormitorios triclinios, salas debaño y otras habitaciones que tienen una finalidadsimilar. Se llaman estancias comunes a las que tieneacceso, por derecho propio, cualquier persona delpueblo e incluso sin ser invitada, como son los

[1] Cum ad regiones caeli ita ea fuerintdisposita, tunc etiam animadvertendum est,quibus rationibus privatis aedificiis proprialoca patribus familiarum et quemadmodumcommunia cum extraneis aedificari debeant.Namque ex his quae propria sunt, in ea nonest potestas omnibus intro eundi nisiinvitatis, quemadmodum sunt cubicula,triclinia, balneae ceteraque, quae easdemhabent usus rationes. Communia autem sunt,quibus etiam invocati suo iure de populopossunt venire, id est vestibula, cavaaedium, peristylia, quaeque eundem habere

Page 156: Diez libros de Arquitectura

M. Vitruvii Pollionis De Architectura Opus in Libris Decem

155

vestíbulos, los atrios, los peristilos y demás estanciascuyo uso y finalidad son similares. Por tanto, quienposea un escaso patrimonio no precisa de vestíbulossuntuosos, ni de recibidores, ni de atrios magníficos,ya que son ellos los que se ven obligados a visitar aotras personas y nadie acude a visitarlos. Los queviven de los productos del campo deben disponer susestablos y sus tiendas en los vestíbulos, y en elinterior de la vivienda se situarán las bodegas,graneros y despensas, cuya finalidad es guardar losproductos, más que ofrecer un aspecto elegante. Losprestamistas y arrendadores dispondrán de casas máscómodas, más amplias y protegidas frente a posiblesmanejos ocultos. Los abogados e intelectualeshabitarán casas más elegantes y espaciosas, con el finde celebrar sus reuniones cómodamente; losciudadanos nobles y quienes ostentan laresponsabilidad de atender a los ciudadanos porejercer cargos políticos o magistraturas, debendisponer de vestíbulos regios, atrios distinguidos,peristilos con gran capacidad, jardines y paseosadecuadamente amplios, en consonancia con elprestigio y la dignidad de sus moradores; y ademásbibliotecas y basílicas que guarden una dignacorrelación con la magnificencia de los edificiospúblicos, dado que en sus propios domicilios secelebran decisiones de carácter público, juicios ypruebas de carácter privado, con cierta frecuencia.

possunt usum. Igitur is, qui communi suntfortuna, non necessaria magnifica vestibulanec tabulina neque atria, quod in aliis officiapraestant ambiundo neque ab aliisambiuntur.[2] Qui autem fructibus rusticis serviunt, ineorum vestibulis stabula, tabernae, inaedibus cryptae, horrea, apothecaeceteraque, quae ad fructus servandos magisquam ad elegantiae decorem possunt esse,ita sunt facienda. Item feneratoribus etpublicanis commodiora et speciosiora et abinsidiis tuta, forensibus autem et disertiselegantiora et spatiosiora ad conventosexcipiundos, nobilibus vero, qui honoresmagistratusque gerundo praestare debentofficia civibus, faciunda sunt vestibularegalia alta, atria et peristylia amplissima,silvae ambulationesque laxiores ad decoremmaiestatis perfectae; praeterea bybliothecas,basilicas non dissimili modo quampublicorum operum magnificentiacomparatas, quod in domibus eorum saepiuset publica consilia et privata iudiciaarbitriaque conficiuntur.

Si los edificios se adecuan al estamento social de susinquilinos, tal como ha quedado descrito en el libroprimero al tratar sobre el tema del «decoro», nohabrá nada que censurar, pues cada elementoguardará y ofrecerá un proporcionado y apropiadoobjetivo. Tales explicaciones son válidas para lasconstrucciones urbanas y también para las rústicas,exceptuando que en la ciudad los atrios normalmenteestán contiguos a las puertas de acceso y en el campolos peristilos, que imitan los usos y modas urbanos,se encuentran en primer término; a continuar losatrios con pórticos pavimentados alrededor,orientados siempre hacia los gimnasios y hacia lospaseos.

[3] Ergo si his rationibus ad singulorumgenerum personas, uti in libro primo dedecore est scriptum, ita disposita eruntaedificia, non erit quod reprehendatur;habebunt enim ad omnes res commodas etemendatas explicationes. Earum autemrerum non solum erunt in urbe aedificiorumrationes, sed etiam ruri, praeterquam quod inurbe atria proxima ianuis solent esse, ruri abpseudourbanis statim peristylia, deinde tuncatria habentia circum porticus pavimentatasspectantes ad palestras et ambulationes.

Como mejor he podido y de una manera sucinta heexpuesto las normas de los edificios urbanos; trataréahora sobre las casas de campo, considerando sucomodidad de acuerdo a su propio uso; en concretopasaré a explicar la manera más conveniente desituarlas.

Quoad potui urbanas rationes aedificiorumsummatim perscribere, proposui; nuncrusticorum expeditionum, ut sint ad usumcommodae quibusque rationibus conlocareoporteat eas, dicam.

Page 157: Diez libros de Arquitectura

M. Vitruvii Pollionis De Architectura Opus in Libris Decem

156

Capítulo sexto

Las casas de campo

Caput SextumComo hicimos en el primer volumen al estudiar losasentamientos de las ciudades, el primer aspecto quese debe considerar es el que se refiere a la salubridadque condiciona la orientación y la construcción de lascasas de campo. Sus dimensiones se acomodarán alas medidas de las tierras y al volumen de lascosechas que se recojan. Los establos se adaptarán alnúmero de reses y de yuntas de bueyes que seannecesarios para trabajar en el campo. En los corrales,la cocina ocupará el lugar más cálido. Junto a lacocina, los establos de bueyes tendrán sus pesebresorientados hacia la chimenea y hacia el este, ya quelos bueyes pierden su violencia si ven la luz y elcalor. De aquí que los campesinos, a pesar de noconocer muy bien las posibilidades que ofrece unaadecuada orientación, piensan que no conviene quelos bueyes queden orientados hacia otro puntocardinal que no sea el este. La anchura de losestablos no debe ser menor de diez pies ni mayor dequince pies; su longitud se fijará de modo que cadapar de bueyes ocupe, al menos, siete pies. Las salasde baño también se situarán junto a la cocina, puesasí quedará cerca el servicio para el aseo de loscampesinos. Asimismo cerca de la cocina se colocarála almazara, pues de este modo será más fácilelaborar la cosecha de aceite. También contigua a lacocina estará la bodega de vino, orientada hacia elnorte, por donde entrará la luz a través de unasventanas, pues si estuviera orientada hacia otro puntodonde el sol pudiera recalentar la bodega, por efectodel calor el vino almacenado terminará turbio y singrados.

[1] Primum de salubritatibus, uti in primovolumine de moenibus conlocandis scriptumest, regiones aspiciantur et ita villaeconlocentur. Magnitudines earum ad modumagri copiasque fructuum conparentur.Chortes magnitudinesque earum ad pecorumnumerum, atque quot iuga boum opusfuerint ibi versari, ita finiantur. In chorteculina quam calidissimo loco designetur.Coniuncta autem habeat bubilia, quorumpraesepia ad focum et orientis caeliregionem spectent, ideo quod boves lumenet ignem spectando horridi non fiunt; itemagricolae regionum inperiti non putantoportere aliam regionem caeli bovesspectare nisi ortum solis.

[2] Bubilium autem debent esse latitudinesnec minores pedum denum nec maiores Vdenum; longitudo, uti singula iuga ne minuspedes occupent septenos. Balnearia itemconiuncta sint culinae; ita enim lavationirusticae ministratio non erit longe. Torcularitem proximum sit culinae; ita enim adolearios fructus commoda erit ministratio.Habeatque coniunctam vinariam cellamhabentem ab septentrione luminafenestrarum; cum enim alia parte habuerit,quae sol calfacere possit, vinum, quod erit inea cella, confusum ab calore efficieturinbecillum.

La despensa del aceite se ha de orientar de modo queentre la luz desde el sur y desde las zonas mástempladas; el aceite no debe congelarse, sinomantenerse fluido gracias a un propicio calorambiental. Sus dimensiones serán adecuadas a lacantidad recogida de frutos y al número de tinajas; sise trata de tinajas con capacidad de veinte cántaros,su parte central deberá medir cuatro pies; si la prensano es de torno sino de pasadores y vigas, ocupará unaestancia de no menos de cuarenta pies de longitud,pues así, el que maneje la prensa tendrá espacio

[3] Olearia autem ita est conlocanda, uthabeat a meridie calidisque regionibuslumen; non enim debet oleum congelari, sedtempore caloris extenuari. Magnitudinesautem earum ad fructuum rationem etnumerum doliorum sunt faciundae, quae,cum sint cullearia, per medium occuparedebent pedes quaternos. Ipsum autemtorcular, si non cocleis torquetur sedvectibus et prelo premetur, ne minus longumpedes XL constituatur; ita enim erit vectiario

Page 158: Diez libros de Arquitectura

M. Vitruvii Pollionis De Architectura Opus in Libris Decem

157

suficientemente amplio. Su anchura no será menor dedieciséis pies porque, cuando los operarios lleven acabo su trabajo, lo realizarán de manera fácil y sinestorbos. Si fuera preciso colocar dos prensas, elancho de la bodega no será menor de veinte pies.

spatium expeditum. Latitudo eius ne minuspedum senum denum; nam sic erit adplenum opus facientibus libera versatio etexpedita. Sin autem duobus prelis loco opusfuerit, quattuor et viginti pedes latitudinidentur.

Los rediles para las ovejas y las cabras seránsuficientemente grandes, de modo que cada animaldisponga de un espacio no menor de cuatro pies ymedio, ni mayor de seis pies. Los graneros elevadosse situarán mirando hacia el norte o bien hacia elcierzo, ya que de este modo se impedirá que serecaliente el grano de trigo al quedar aireado por elviento, lo que favorece que se conserve con frescuradurante mucho tiempo. Cualquier otra orientacióngenera el gorgojo y otras clases de insectos nocivospara el grano de trigo. Los establos, importantísimosen las casas de campo, se colocarán en las zonas máscálidas; pero no deben orientarse hacia el calor delfuego pues, si las caballerías están cerca del fuego, sehacen muy agresivas.

[4] Ovilia et caprilia ita sunt magnafacienda, uti singula pecora areae ne minuspedes quaternos et semipedem, ne plussenos possint habere. Granaria sublinita etad septentrionem aut aquilonem spectantiadisponantur; ita enim frumenta non poterintcito concalescere, sed ab flatu refrigerata diuservantur. Namque ceterae regionesprocreant curculionem et reliquas bestiolas,quae frumentis solent nocere. Equilibus,quae maxime in villa loca calidissimafuerint, constituantur, dum ne ad focumspectent; cum enim iumenta proxime ignemstabulantur, horrida fiunt.

Tiene sus ventajas el colocar los pesebres lejos de lacocina, en lugares abiertos y orientados hacia el este,ya que cuando los bueyes son acarreados a lascuadras por la mañana, incluso en los días claros delinvierno, se desarrollan más hermosos, al tomar suforraje. Los graneros, los pajares para el heno, lastahonas y los molinos estarán situados lejos de lacasa de campo, con el fin de que éstas no corranpeligro si se incendian las granjas. Si fuera aconstruirse en las casas de campo alguna estanciamás elegante, se han de observar las normas de lasimetría que hemos reflejado anteriormente alestudiar los edificios urbanos, pero teniendo siempreen cuenta que no han de suponer ningún estorbo paralas labores propias del campo.

[5] Item non sunt inutilia praesepia, quaeconlocantur extra culinam in aperto contraorientem; cum enim in hieme anni serenocaelo in ea traducuntur matutino boves, adsolem pabulum capientes fiunt nitidiores.Horrea, fenilia, farraria, pistrina extra villamfacienda videntur, ut ab ignis periculo sintvillae tutiores. Si quid delicatius in villisfaciendum fuerit, ex symmetriis quae inurbanis supra scripta sunt constituta, itastruantur, uti sine inpeditione rusticaeutilitatis aedificentur.

Debe ponerse el máximo cuidado en que todos losedificios queden perfectamente iluminados.Conseguir este objetivo parece mucho más sencilloen las casas de campo ya que no se interponen lasparedes de viviendas vecinas -al estar aisladas- quepuedan obstaculizar su luminosidad; en la ciudad, sinembargo, la altura de las paredes comunes y lascalles angostas constituyen un verdaderoinconveniente para la luminosidad de las viviendas.Para solventar este problema, procédase de lasiguiente manera: desde la parte que se considere

[6] Omniaque aedificia ut luminosa sint,oportet curari; sed quae sunt ad villas,faciliora videntur esse, ideo quod pariesnullius vicini potest opstare, in urbe autemaut communium parietum altitudines autangustiae loci inpediundo faciuntobscuritates. Itaque de ea re sic eritexperiundum. Ex qua parte lumen oporteatsumere, linea tendatur ab altitudine parietis,qui videtur obstare, ad eum locum, quooporteat inmittere, et si ab ea linea in

Page 159: Diez libros de Arquitectura

M. Vitruvii Pollionis De Architectura Opus in Libris Decem

158

más apropiada para que penetre la luz, trácese unalínea desde lo alto de la pared que obstaculice el pasode la luz, hasta el punto donde se necesite, y si desdeesta teórica línea, mirando hacia arriba puedecontemplarse un amplio espacio del cielo, sin ningúnproblema la luz llegará a este punto.

altitudinem cum prospiciatur, poteritspatium puri caeli amplum videre, in eo locolumen erit sine inpeditione.

Pero si el obstáculo lo constituyen las vigas, losdinteles o bien los entramados, se facilitaránaberturas desde las partes más altas y así penetrará laluz. En conclusión, debe procederse siempre deforma que las aberturas de las ventanas quedensituadas en cualquier parte que permita contemplar elcielo; así se lograrán edificios bien iluminados. Esmuy necesaria la luz en los triclinios y en otrashabitaciones, pero sobre todo en los pasillos, rampasy escaleras ya que con frecuencia se cruzan unaspersonas con otras, cargadas con fardos.

[7] Sin autem officient trabes seu liminaaut contignationes, de superioribus partibusaperiatur et ita inmittatur. Et ad summam itaest gubernandum, ut, ex quibuscumquepartibus caelum prospici poterit, per eafenestrarum loca relinquantur; sic enimlucida erunt aedificia. Cum autem intricliniis ceterisque conclavibus maximus estusus luminum, tum etiam itineribus, clivis,scalis, quod in his saepius alius aliis obviamvenientes ferentes sarcinas solent incurrere.

He ido explicando, como me ha sido posible, ladistribución de los edificios para nuestro uso, con elfin de que resulte todo muy claro a nuestrosconstructores. Pasaré a exponer brevemente la formacómo acostumbran a levantar los griegos susedificios, de modo que quede suficientementeexplícito.

Quoad potui, distributiones operumnostratium ut sint aedificatoribus nonobscurae, explicui; nunc etiam,quemadmodum Graecorum consuetudinibusaedificia distribuantur, uti non sint ignota,summatim exponam.

Capítulo séptimo

Las casas griegas

Como los griegos no utilizan atrios, no losconstruyen; desde la puerta de entrada, quienesacceden a la vivienda se encuentran directamente conun pasillo, no muy ancho; a un lado se hallan losestablos y al otro las estancias para los porteros, einmediatamente, las puertas interiores. El espacioque media entre las dos puertas se llama en griegothyroron. A continuación está la entrada al peristilo,que tiene un pórtico sólo por tres de sus lados; en laparte orientada hacia el sur se levantan dos pilastrasque guardan entre sí una separación considerable;sobre éstas se tienden unas vigas y se retrotrae haciael interior un espacio equivalente a dos tercios de ladistancia entre las pilastras. Algunos llaman a esteespacio interior prostas, y otros pastas.

[1] Atriis Graeci quia non utuntur, nequeaedificant, sed ab ianua introeuntibus itinerafaciunt latitudinibus non spatiosis, et ex unaparte equilia, ex altera ostiariis cellas,statimque ianuae interiores finiuntur. Hicautem locus inter duas ianuas graecethyroron appellatur. Deinde est introitus inperistylon. Id peristylum in tribus partibushabet porticus inque parte, quae spectat admeridiem, duas antas inter se spatio amplodistantes, in quibus trabes invehuntur, etquantum inter antas distat, ex eo tertiaadempta spatium datur introrsus. Hic locusapud nonnullos prostas, apud alios pastasnominatur.

Page 160: Diez libros de Arquitectura

M. Vitruvii Pollionis De Architectura Opus in Libris Decem

159

En la parte interior de estos espacios se encuentranunas grandes salas donde las madres de familia sesientan para hilar. A derecha y a izquierda de las«Prostas» se encuentran los dormitorios, uno sellama thalamus y el otro amphithalamus. Rodeandolos pórticos encontramos unos triclinios máscorrientes, los dormitorios y las habitaciones de losesclavos. Toda esta parte de la casa se llamagyneconítís; es la zona reservada a las mujeres.

[2] In his locis introrsus constituuntur oecimagni, in quibus matres familiarum cumlanificis habent sessionem. In prostadisautem dextra ac sinistra cubicula suntconlocata, quorum unum thalamus, alterumamphithalamus dicitur. Circum autem inporticibus triclinia cotidiana, cubicula, etiamcellae familiaricae constituuntur. Haec parsaedificii gynaeconitis appellatur.

Próximos a esta zona encontramos unas estancias demayor extensión, con magníficos peristilos, en losque se levantan cuatro pórticos iguales en altura, obien simplemente un pórtico con columnas muyaltas, orientado hacia el sur. Este peristilo, que sólotiene un pórtico de mayor altura, se llama «rodio».Estas estancias poseen espléndidos vestíbulos y unaspuertas muy apropiadas; los pórticos de los peristilosse adornan con artesonado de estuco o de talladelicada. En los pórticos que miran hacia el norte seencuentran los triclinios de Cícico y las pinacotecas;las bibliotecas están en los pórticos orientados haciael este; hay unas salas de estar en los pórticosorientados hacia el oeste y en los que estánorientados hacia el sur hay unos salones y unasentradas rectangulares de gran amplitud, dondefácilmente se acomodan cuatro triclinios y además unespacio suficiente para los sirvientes que atienden lasnecesidades de los jugadores.

[3] Coniunguntur autem his domusampliores habentes lautiora peristylia, inquibus pares sunt quattuor porticusaltitudinibus, aut una, quae ad meridiemspectat, excelsioribus columnis constituitur.Id autem peristylum, quod unam altioremhabet porticum, rhodiacum dicitur. Habentautem eae domus vestibula egregia et ianuasproprias cum dignitate porticusqueperistyliorum albariis et tectoriis et exintestino opere lacunariis ornatas, et inporticibus, quae ad septentrionem spectant,triclinia cyzicena et pinacothecas, adorientem autem bybliothecas, exhedras adoccidentem, ad meridiem vero spectantesoecos quadrata ostia ampla magnitudine, utifaciliter in eo quattuor tricliniis stratisministrationum iudorumque operis locuspossit esse spatiosus.

En estas salas se celebran banquetes para hombres,ya que no estaba aceptado, simplemente porcostumbre, que las esposas se recostaran junto consus mandos para comer. Por ello, estos peristilos sellaman andronitides, ya que en ellos solamente hayhombres sin que les interrumpan las mujeres. Aderecha e izquierda están situados unos pequeñosapartamentos con sus correspondientes puertas,triclinios y dormitorios adecuados para acoger a loshuéspedes, no en los peristilos sino en lashabitaciones de invitados. Cuando los griegosalcanzaron un mayor estatus económico y un mayorrefinamiento, disponían para los huéspedes triclinios,dormitorios y despensas con comida; el primer díalos invitaban a comer, pero en los días sucesivos lessuministraban pollos, huevos, verdura, manzanas yproductos del campo. De aquí que los pintores, al

[4] In his oecis fiunt virilia convivia; nonenim fuerat institutum matris familiarumeorum moribus accumbere. Haec autemperistylia domus andronitides dicuntur, quodin his viri sine interpellationibus mulierumversantur. Praeterea dextra ac sinistradomunculae constituuntur habentes propriasianuas, triclinia et cubicula commoda, utihospites advenientes non in peristylia sed inea hospitalia recipiantur. Nam cum fueruntGraeci delicatiores et fortuna opulentiores,hospitibus advenientibus instruebanttriclinia, cubicula, cum penu cellas,primoque die ad cenam invitabant, posteromittebant pullos, ova, holera, pomareliquasque res agrestes. Ideo pictores ea,quae mittebantur hospitibus, picturis

Page 161: Diez libros de Arquitectura

M. Vitruvii Pollionis De Architectura Opus in Libris Decem

160

plasmar en sus cuadros todos los alimentos querecibían los huéspedes, los llamaban xenia8, Loscabezas de familia disfrutaban de suficiente libertaden estos apartamentos para huéspedes; daba laimpresión que estuvieran en su propia casa y no enuna hospedería. Entre los dos peristilos y lashabitaciones de huéspedes hay unos pasillos -llamados mesauloe- pues están en medio de las dosconstrucciones; nosotros los llamamos «andrones».

imitantes xenia appellaverunt. Ita patresfamiliarum in hospitio non videbantur esseperegre, habentes secretam in hishospitalibus liberalitatem. [5] Inter duoautem peristylia et hospitalia itinera sunt,quae mesauloe dicuntur , quod inter duasaulas media sunt interposita; nostri autemeas andronas appellant.

Ciertamente resulta chocante, pues este término no secorresponde en griego y en latín. Los griegos llaman«andronas» a las salas donde se celebran banquetesexclusivamente para hombres, pues las mujerestienen prohibido su acceso. Los mismo sucede conlos términos xysto, prothyro, telamones y otrossimilares. En griego se denomina «xysto» al pórticode gran amplitud, donde se ejercitan los atletas en latemporada de invierno; nosotros llamamos «xysto» alos paseos descubiertos que los griegos denominanparadromides. Los griegos denominan «prothyra» alos vestíbulos que preceden a las puertas de acceso, ynosotros denominamos «prothyras» a lo que losgriegos llaman diathyra.

Sed hoc valde est mirandum, nec enimgraece nec latine potest id convenire. Graecienim andronas appellant oecus, ubi conviviavirilia solent esse, quod eo mulieres nonaccedunt. Item aliae res sunt similes, utixystus, prothyrum, telamones et nonnullaalia eius modi. Xystos enim est graecaappellatione porticus ampla latitudine, inqua athletae per hiberna tempora exercentur;nostri autem hypaethrus ambulationes xystaappellant, quas Graeci paradromidas dicunt.Item prothyra graece dicuntur, quae suntante in ianuas vestibula, nos autemappellamus prothyra, quae graece dicunturdiathyra.

Aquí se denominan «telamones» a las estatuas virilesque sustentan los modillones o las cornisas;ignoramos el origen de este término y las causas desu procedencia: la historia no nos lo transmite; engriego, tales estatuas con figura humana se llaman«atlantas». Según el testimonio de la historia, Atlasse representa sosteniendo todo el universo y fue elprimero que, con agudeza de ingenio y con habilidadtransmitió a los hombres noticias acerca del curso delSol, de la Luna y de los cuerpos celestes, así comolas leyes de sus periplos; por este favor, pintores yescultores lo representan sosteniendo el universo; asus hijas -Atlántidas- en griego las llaman Pléyades,y nosotros Vergilias pues, transformadas en estrellas,aparecen colocadas en el universo. No me hedetenido en clarificar estos términos, con afán decambiar el uso de tales nombres ni con afán demodificar los modos de expresión, sino con el fin deque los filólogos tengan un correcto conocimientoetimológico.

[6] Item si qua virili figura signa mutulosaut coronas sustinent, nostri telamonesappellant, cuius rationes, quid ita aut quaredicantur, ex historiis non inveniuntur, Graecivero eos atlantas vocitant. Atlas enimformatur historia sustinens mundum, ideoquod is primum cursum solis et lunaesiderumque omnium versationum rationesvigore animi sollertiaque curavit hominibustradenda, eaque re a pictoribus et statuariisdeformatur pro eo beneficio sustinensmundum, filiaeque eius Atlantides, quas nosvergilias, Graeci autem pliadas nominant,cum sideribus in mundo sunt dedicatae. [7]Nec tamen ego, ut mutetur consuetudonominationum aut sermonis, ideo haecproposui, sed uti non sint ignota philologis,exponenda iudicavi.

He explicado y he puesto de manifiesto la simetría y Quibus consuetudinibus aedificia italico

8 Comidas para los huéspedes.

Page 162: Diez libros de Arquitectura

M. Vitruvii Pollionis De Architectura Opus in Libris Decem

161

las proporciones de cada una de estas construcciones,atendiendo a las costumbres y a las normas tanto deItalia como de Grecia. Puesto que anteriormentehemos tratado ya sobre la belleza y el ornato de losedificios, pasaremos ahora a exponer el tenia de laestabilidad, fijándonos en la manera que permita unamayor solidez y seguridad durante largo tiempo, sinque presente ninguna clase de defecto.

more et Graecorum institutis conformantur,exposui et de symmetriis singulorumgenerum proportiones perscripsi. Ergoquoniam de venustate decoreque ante estconscriptum, nunc exponemus de firmitate,quemadmodum ea sine vitiis permanentia advetustatem conlocentur.

Capítulo octavo

La solidez de los edificios

Caput OctavumSi los cimientos de los edificios que se construyen aras del suelo se han preparado tal como hemosexpuesto en los libros anteriores, cuando nosreferíamos a los muros de las ciudades y a los teatros,permanecerán perfectamente sólidos durante largosaños, sin ninguna duda. Pero si se construyen sótanosy estancias abovedadas bajo tierra, sus cimientosdeben ser más anchos que la estructura que vaya alevantarse sobre ellos. Colóquense sus paredes,pilares y columnas en perpendicular al centro de suscorrespondientes inferiores, con el fin de que seapoyen en la parte más sólida; si el peso de lasparedes o de las columnas cayera sobre un espaciovacío, será imposible que adquieran una duraderasolidez. Además, si se colocan debajo unas jambas,debajo de los pilares y pilastras entre las vigas, semantendrán en pie sin ningún problema. Tanto losdinteles como las vigas, al soportar la carga de laestructura se arquean por su parte centralocasionando la ruina de toda la construcción, pero sise han colocado debajo unas jambas, asegurándolascon cuñas, se evitará que las vigas que asientan sobreellas sufran algún deterioro.

[1] Aedificia quae plano pede instituuntur,si fundamenta eorum facta fuerint ita, ut inprioribus libris de muro et theatris nobis estexpositum, ad vetustatem ea erunt sinedubitatione firma. Sin autem hypogeaconcamarationesque instituentur,fundationes eorum fieri debent crassiores,quam quae in superioribus aedificiisstructurae sunt futurae. Eorumque parietes,pilae, columnae ad perpendiculuminferiorum medio conlocentur, uti solidorespondeant; nam si in pendentibus onerafuerint parietum aut columnarum, nonpoterint habere perpetuam firmitatem.[2] Praeterea inter lumina secundum pilaset antas postes si supponentur, erunt nonvitiosae. Limina enim et trabes structuriscum sint oneratae, medio spatio pandantesfrangunt sublisi structuras; cum autemsubiecti fuerint et subcuneati postes, nonpatiuntur insidere trabes neque eas laedere.

Debe ponerse sumo cuidado en aligerar la carga delas paredes mediante estructuras abovedadas y en queel trabazón de la bóveda se corresponda con elcentro. Cuando los arcos con sus piedras en forma decuña quedan fuera de las vigas y de los dinteles, seconsigue -en primer lugar- que no se combe elmaderaje, aligerado de peso; y en segundo lugar, sisufre algún daño por causa del tiempo transcurrido,con toda facilidad se reemplazará la parte afectada,sin necesidad de demoler los puntales.

[3] Item administrandum est, uti leventonus parietum fornicationes cuneorumdivisionibus et ad centrum respondentesearum conclusurae. Cum enim extra trabesaut liminum capita arcus cuneis eruntconclusae, primum non pandabit materieslevata onere; deinde, si quod vetustatevitium ceperit, sine molitione fulturarumfaciliter mutabitur.

Page 163: Diez libros de Arquitectura

M. Vitruvii Pollionis De Architectura Opus in Libris Decem

162

Los edificios que se levantan sobre pilastras y sobrearcos se construirán con dovelas cuyas junturas sedirijan hacia el centro; los pilares extremos debentener mayor anchura, con el fin de que puedansoportar el peso, al ser más resistentes, ya que laspiedras en cuña que forman el arco, bajo la presióndel empuje de las paredes al cargar el peso hacia elcentro, podrían echar fuera las impostas. Por tanto, silos pilares angulares fueran de mayoresproporciones, soportarán perfectamente su empuje yofrecerán una gran solidez a las construcciones.

[4] Itemque, quae pilatim aguntur aedificiaet cuneorum divisionibus coagmentis adcentrum respondentibus fornicesconcluduntur, extremae pilae in his latioresspatio sunt faciundae, uti vires eae habentesresistere possint, cum cunei ab oneribusparietum pressi per coagmenta ad centrumse prementes extruderent incumbas. Itaque siangulares pilae erunt spatiosismagnitudinibus, continendo cuneosfirmitatem operibus praestabunt.

Debe prestarse gran cuidado y debe hacerse uso deuna puntual diligencia en todo lo que acabo de decir;también debe ponerse la máxima atención en que loselementos de la construcción se mantenganperpendiculares, que no se dé la más mínimadesviación en ninguna de sus partes. Pero la máximasolicitud debe aplicarse en la construcción de loscimientos, dado que la acumulación de tierra sueleocasionar multitud de problemas. No es posible quela tierra mantenga la misma presión durante elverano que en invierno, ya que aumenta su volumenpor causa de las lluvias invernales, llegando areventar los cimientos al adquirir mayor peso yvolumen, y a destrozar las cercas que forman susmuros. Con el fin de evitar este grave problema, seprocederá de la siguiente manera: en primer lugar, laanchura de los muros será proporcional al volumende tierra que hayan de soportar; posteriormente secolocarán unos estribos o contrafuertes en la partefrontal, al mismo tiempo que se construyan losmuros; estos estribos guardarán entre sí unaseparación equivalente a la altura de los futuroscimientos y su anchura será la misma que la de loscimientos; irán progresando desde la parte másprofunda según la anchura fijada para los cimientos eirán gradualmente disminuyendo, de modo que suparte superior sobresaliente sea igual a la anchura delos muros.

[5] Cum in his rebus animadversum fuerit,uti ea diligentia in his adhibeatur, non minusetiam observandum est, uti omnes structuraeperpendiculo respondeant neque habeant inulla parte proclinationes. Maxima autemesse debet cura substructionum, quod in hisinfinita vitia solet facere terrae congestio. Eaenim non potest esse semper uno pondere,quo solet esse per aestatem, sed hibernistemporibus recipiendo ex imbribus aquaemultitudinem crescens et pondere etamplitudine disrumpit et extruditstructurarum saeptiones.[6] Itaque, ut huic vitio medeatur, sic eritfaciendum, ut primum pro amplitudinecongestionis crassitudo structuraeconstituatur. Deinde in frontibus anterides,sive erismae sunt, una struantur, eaeque interse distent tanto spatio, quanta altitudosubstructionis est futura, crassitudine eadem,qua substructio; procurrat autem ab imo, proquam crassitudo constituta fueritsubstructionis, deinde contrahatur gradatim,ita uti summam habeat prominentiam,quanta operis est crassitudo.

Por su parte interior se construirán unos muros conunos salientes en forma de sierra, unidos al terreno,donde cada uno de sus dientes guarde una distanciarespecto al muro igual a la altura de los cimientos. Laanchura de los dientes será como la del muro. En losángulos extremos de los cimientos, tómese desde elángulo interior una distancia igual a la altura de loscimientos y márquese una señal en cada uno de sus

[7] Praeterea introrsus contra terrenumconiuncta muro serratim struantur, utisinguli dentes ab muro tantum distent,quanta altitudo futura erit substructionis;crassitudines autem habeant dentiumstructurae uti muri. Item in extremis anguliscum recessum fuerit ab interiore angulospatio altitudinis substructionis, in utramque

Page 164: Diez libros de Arquitectura

M. Vitruvii Pollionis De Architectura Opus in Libris Decem

163

lados, desde donde se levantará una pared diagonal, ydesde la parte central de ésta se levantará otra paredque quedará unida con el ángulo interior del muro.De esta forma, los dientes y la pared diagonalevitarán que la tierra ejerza toda su presión contra elmuro; distribuirán y retendrán el empuje presionantede la tierra.

partem signetur, et ab his signis diagoniusstructura conlocetur, et ab ea media alteraconiuncta cum angulo muri. Ita dentes etdiagonioe structurae non patientur tota vipremere murum, sed dissipabunt retinendumimpetum congestionis.

He explicado la manera más conveniente de construiredificios que no presenten defectos, así como lasprecauciones que han de tomarse al comenzar laconstrucción. No es lo mismo tener que cambiar unastejas, unos maderos o unos tirantes que modificar loscimientos, pues reemplazar estos elementos cuandose estropeen, resulta bastante sencillo. También heexplicado de qué manera pueden resultar sólidas laspartes de los edificios que no son consideradas comotales.

[8] Quemadmodum sine vitiis operaconstitui oporteat et uti caveaturincipientibus, exposui. Namque de tegulisaut tignis aut asseribus mutandis non esteadem cura quemadmodum de his, quod ea,quamvis sunt vitiosa, faciliter mutantur. Itaquae nec solidi quidem putantur esse, quibusrationibus haec poterint esse firma etquemadmodum instituantur, exposui.

No es competencia del arquitecto controlar la clasede material necesario para ser utilizado en laconstrucción, ya que no se producen los mismosmateriales en los mismos lugares, tal como se hadicho en el libro anterior; sí es competencia delpropietario elegir un edificio de ladrillo, de piedratosca o de piedra tallada. Así pues, el examen al quedebe someterse toda clase de construcción deberealizarse bajo un triple punto de vista: bajo el puntode vista de su exacta hechura, de su magnificencia yde su disposición. Cuando se contempla un edificiomagníficamente concluido, los elogios recaen sobrelos gastos efectuados por su dueño; si es un edificioterminado con gran pureza de estilo, se alaba eltrabajo de los albañiles, y si alcanza una notableelegancia por la perfecta simetría de susproporciones, sólo entonces la gloria recae sobre elarquitecto. Todos estos requisitos se darán a la vez, siel arquitecto acepta las sugerencias de los obreros yde los particulares. Todos los hombres, y no sólo losarquitectos, tienen capacidad para examinar yanalizar la calidad de una obra, pero entre loshombres particulares y los arquitectos hay una claradiferencia: los particulares sólo saben apreciar elvalor de una obra cuando ya está concluida, no antesde su terminación; el arquitecto tiene perfectamenteclaro en su mente, antes de empezar, cómo va aresultar la obra respecto a su belleza, a su utilidad, asu decoro.

[9] Quibus autem copiarum generibusoporteat uti, non est architecti potestas, ideoquod non in omnibus locis omnia generacopiarum nascuntur, ut in proximo volumineest expositum; praeterea in domini estpotestate, utrum latericio an caementicio ansaxo quadrato velit aedificare. Itaqueomnium operum probationes tripertitoconsiderantur, id est fabrili subtilitate etmagnificentia et dispositione. Cummagnificenter opus perfectum aspicietur, adomini potestate inpensae laudabuntur; cumsubtiliter, officinatoris probabitur exactio;cum vero venuste proportionibus etsymmetriis habuerit auctoritatem, tunc fueritgloria area architecti.

[10] Haec autem recte constituuntur, cumis et a fabris et ab idiotis patiatur accipere seconsilia. Namque omnes homines non solumarchitecti, quod est bonum, possunt probare,sed inter idiotas et eos hoc est disccrimen,quod idiota, nisi factum viderit, non potestscire, quid sit futurum, architectus autem,simul animo constituerit, antequaminceperit, et venustate et usu et decore qualesit futurum, habet definitum.

He descrito lo más claramente que he podido todos Quas res privatis aedificiis utiles putavi et

Page 165: Diez libros de Arquitectura

M. Vitruvii Pollionis De Architectura Opus in Libris Decem

164

los aspectos que he juzgado útiles en los edificiosprivados, así como la manera de construirlos; en elsiguiente volumen pasaré a explicar lo relativo a losenlucidos, con el fin de que resulten correctos y sindefectos durante largo tiempo.

quemadmodum sint faciundae, quamapertissime potui, perscripsi; deexpolitionibus autem eorum, uti sintelegantes et sine vitiis ad vetustatem,insequenti volumine exponam.

Page 166: Diez libros de Arquitectura

M. Vitruvii Pollionis De Architectura Opus in Libris Decem

165

LIBRO VII

Introducción

PraefatioNuestros antepasados no sólo tomaron ladeterminación de transmitir a la posteridad susreflexiones, de modo inteligente y práctico, mediantelas propuestas de sus comentarios con el fin de queno se perdieran, sino que además los fueronengrosando en cada momento publicándolos envolúmenes antiguos, y poco a poco llegaron aalcanzar la elegancia y la perfección de la ciencia.Por ello, debemos mostrarles nuestra mayor gratitudya que no los dejaron en el olvido, ocultándoloscelosamente, sino que pusieron máximo cuidado enentregar a los siglos futuros sus propios tratados, suspropios logros en toda clase de conocimientos.

[1] Maiores cum sapienter tum etiamutiliter instituerunt, per commentariorumrelationes cogitata tradere posteris, ut ea noninterirent, sed singulis aetatibus crescentiavoluminibus edita gradatim pervenirentvetustatibus ad summam doctrinarumsubtilitatem. Itaque non mediocres sedinfinitae sunt his agendae gratiae, quod noninvidiose silentes praetermiserunt, sedomnium generum sensus conscriptionibusmemoriae tradendos curaverunt.

Si no hubieran actuado de esta manera nos seríatotalmente imposible conocer ahora lo que sucedióen la Guerra de Troya, así como las teorías sobre lanaturaleza de Tales, Demócrito, Anaxágoras,Jenófanes y otros fisicos; tampoco conoceríamos loscódigos morales que precisaron Sócrates, Platón,Aristóteles, Zenón, Epicuro y otros filósofos;ignoraríamos las hazañas de Creso, Alejandro, Daríoy otros muchos reyes, si nuestros antepasados nohubiesen plasmado en sus comentarios los logros detoda aquella cultura, legándolos a la posteridad y a lamemoria colectiva.

[2] Namque si non ita fecissent, nonpotuissemus scire, quae res in Troia fuissentgestae, nec quid Thales, Democritus,Anaxagoras, Xenophanes reliquique physicisensissent de rerum natura, quasqueSocrates, Platon, Aristoteles, Zenon,Epicurus aliique philosophi hominibusagendae vitae terminationes finissent, seuCroesus, Alexander, Darius ceterique regesquas res aut quibus rationibus gessissent,fuissent notae, nisi maiores praeceptorumconparationibus omnium memoriae adposteritatem commentariis extulissent.

Sí debemos mostrar nuestra mayor gratitud a todosellos, pero debemos censurar a quienes apropiándosede sus obras las publican como si fueran suyas, aquienes apoyándose en las investigaciones ajenas sevanaglorian profanando los escritos de otros autorescon reprobable envidia: éstos merecen nuestradesaprobación y nuestra condena más severa, por superversa manera de comportarse. La historia estestigo de que tales actitudes fueron castigadasescrupulosamente por los antiguos y nos parecepertinente expresar algunos de sus fallos, tal comonos los han transmitido.

[3] Itaque quemadmodum his gratiae suntagendae, contra, qui eorum scripta furantespro suis praedicant, sunt vituperandi, quiquenon propriis cogitationibus scriptorumnituntur, sed invidis moribus aliena violantesgloriantur, non modo sunt reprehendendi,sed etiam, qui impio more vixerunt, poenacondemnandi. Nec tamen hae res nonvindicatae curiosius ab antiquis essememorantur. Quorum exitus iudiciorum quifuerint, non est alienum, quemadmodum sintnobis traditi, explicare.

Los reyes Atálicos, entusiasmados por el agradableplacer que produce la literatura, fundaron unamagnífica biblioteca en Pérgamo, para disfrute de

[4] Regis Attalici magnis philologiaedulcedinibus inducti cum egregiambybliothecam Pergami ad communem

Page 167: Diez libros de Arquitectura

M. Vitruvii Pollionis De Architectura Opus in Libris Decem

166

todo el público. Igualmente, Ptolomeo, animado porun celo similar y por un deseo apasionado, conencomiable destreza puso todo su esfuerzo enpreparar y disponer otra biblioteca de característicassimilares en Alejandría. Después de haberloconseguido con gran diligencia, creyó que no erasuficiente si no ponía todo su interés en aumentar susvolúmenes, ampliando la biblioteca con nuevasimiente que se fuera propagando. Así, organizó unosjuegos en honor de las Musas y de Apolo y, aimitación de los juegos atléticos, estableció premiosy honores para el escritor que resultara vencedor.

delectationem instituissent, tunc itemPtolmaeus infinito zelo cupiditatisqueincitatus studio non minoribus industriis adeundem modum contenderat Alexandriaecomparare. Cum autem summa diligentiaperfecisset, non putavit id satis esse, nisipropagationibus inseminando curaretaugendam. Itaque Musis et Apollini ludosdedicavit et, quemadmodum athletarum, siccommunium scriptorum victoribus praemiaet honores constituit.

Todo estaba dispuesto. Cuando llegó el momento delcertamen literario, se eligieron unos juecescompetentes para evaluar a los participantes. El reytenía ya elegidos a seis jueces de la ciudad, pero lefaltaba un séptimo juez, que fuera suficientementeidóneo; consultó con los responsables de la bibliotecay les preguntó si conocían a alguna personapreparada para este evento. Le hablaron de un talAristófanes, que con entusiasmo y con unapuntualidad extraordinaria acudía a leer en labiblioteca, cada día, todos los libros siguiendo unorden sistemático. En la junta de los juegos seasignaron asientos reservados para cada uno de losjueces; Aristófanes fue citado junto con los otrosjueces y tomó asiento donde se le había designado.En primer lugar se presentaron al certamen lospoetas: comenzaron a leer en voz alta sus poemas yel pueblo en masa indicaba a los jueces, medianteseñales inequívocas, los que eran de su agrado.Cuando se les pidió a cada uno de los jueces suveredicto, seis coincidieron en el fallo y otorgaron elprimer premio al poeta que causó mejor impresión alpueblo, pues fue el más aplaudido; el segundopremio fue para el siguiente. Cuando se le pidió aAristófanes su opinión ordenó que proclamaranvencedor precisamente al poeta que menosentusiasmo había causado en el pueblo. Laindignación del rey y de los restantes jueces fueinmediata; se levantó Aristófanes y con ruegos lessuplicó que le permitieran justificar su voto. Cuandotodos guardaron silencio, indicó que solamente unode ellos era un auténtico poeta y que los demáshabían plagiado sus poemas y lo que se debía juzgarno eran los poemas plagiados sino los poemasoriginales y auténticos. El pueblo se quedósorprendido y el rey lleno de dudas; comoAristófanes se conocía de memoria todos los librossacó de las estanterías un gran número de volúmenes

[5] His ita institutis, cum ludi adessent,iudices litterati, qui ea probarent, erantlegendi. Rex, cum iam sex civitatis lectoshabuisset nec tam cito septumum idoneuminveniret, retulit ad eos, qui suprabybliothecam fuerunt, et quaesiit, si quemnovissent ad id expeditum. Tunc ei dixeruntesse quendam Aristophanen, qui summostudio summaque diligentia cotidie omneslibros ex ordine perlegeret. Itaque conventuludorum, cum secretae sedes iudicibusessent distributae, cum ceteris Aristophanescitatus, quemadmodum fuerat locus eidesignatus, sedit. [6] Primo poetarumordine ad certationem inducto cumrecitarentur scripta, populus cunctussignificando monebat iudices, quodprobarent. Itaque, cum ab singulis sententiaesunt rogatae, sex una dixerunt, et, quemmaxime animadverterunt multitudiniplacuisse, ei primum praemium, insequentisecundum tribuerunt. Aristophanes vero,cum ab eo sententia rogaretur, eum primumrenuntiari iussit, qui minime populoplacuisset.

[7] Cum autem rex et universi vehementerindignarentur, surrexit et rogandoimpetravit, ut paterentur se dicere. Itaquesilentio facto docuit unum ex his eum essepoetam, ceteros aliena recitavisse; oportereautem iudicantes non furta sed scriptaprobare. Admirante populo et regedubitante, fretus memoriae certis armariisinfinita volumina eduxit et ea cum recitatisconferendo coegit ipsos furatos de seconfiteri. Itaque rex iussit cum his agi furticondemnatosque cum ignominia dimisit,

Page 168: Diez libros de Arquitectura

M. Vitruvii Pollionis De Architectura Opus in Libris Decem

167

que fue comparando con los poemas oídos y obligó aque los mismos poetas confesaran abiertamente quehabían copiado sus composiciones. Mandó el rey quefueran tratados como ladrones, que recibieran sucondena y los despidió de la manera más vergonzosa.Colmó de regalos a Aristófanes y lo nombró máximoresponsable de la biblioteca.

Aristophanen vero amplissimis muneribusornavit et supra bybliothecam constituit.

Al cabo de unos años llegó Zoilo a Alejandría; veníade Macedonia y había adoptado como sobrenombreel de «Azote de Homero», pues así se le conocía;recitó ante el rey sus propias composiciones, queeran un alegato contra la Ilíada y la Odisea.Ptolomeo, al observar que el padre de los poetas ypionero de la literatura, ya muerto, era objeto de talesinjurias y que Zoilo conservaba unos poemasadmirados universalmente, lleno de indignación no ledio ninguna respuesta. Como Zoilo llevaba ya en elreino largos años hundido en la miseria, le pidió alrey que le concediera alguna pensión. Cuentan que elrey contestó que si Homero, cuya muerte habíasucedido hacía mil años, había alimentado a millaresde personas durante muchos años, él debía procurarsu propio sustento y el de otros muchos, ya queconfesaba estar dotado de un talento superior. Sobresu muerte conservamos diversas versiones: pareceque fue condenado por parricida; algunos aseguranque fue crucificado por orden de Filadelfo; otros, quemurió lapidado en Cos, y otros aseguran que fuequemado vivo en Esmirna. Fuera cual fuese sumuerte, sin duda que fue acorde a su culpabilidad,pues no se merece otra muerte quien alude a unosautores, criticándolos y censurándolos, cuando estotalmente imposible que ellos respondanjustificando lo que han escrito.

[8] Insequentibus annis a MacedoniaZoilus, qui adoptavit cognomen, utHomeromastix vocitaretur, Alexandriamvenit suaque scripta contra Iliadem etOdyssean comparata regi recitavit.Ptolomaeus vero, cum animadvertissetpoetarum parentem philologiaeque omnisducem absentem vexari et, cuius ab cunctisgentibus scripta suspicerentur, ab eovituperari, indignans nullum ei deditresponsum. Zoilus autem, cum diutius inregno fuisset, inopia pressum summisit adregem postulans, ut aliquid sibitribueretur. [9] Rex vero respondissedicitur Homerum, qui ante annos milledecessisset, aevo perpetuo multa miliahominum pascere, item debere, qui melioreingenio se profiteretur, non modo unum sedetiam plures alere posse. Et ad summammors eius ut parricidii damnati variememoratur. Alii enim scripserunt aPhiladelpho esse in crucem fixum, nonnulliChii lapides esse coniectos, alii Zmyrnaevivom in pyram coniectum. Quorum utrumei acciderit, merenti digna constitit poena;non enim aliter videtur promereri, qui citateos, quorum responsum, quid senserintscribentes, non potest coram indicari.

Por mi parte, César, yo no publico estos volúmenesplagiando títulos ajenos, apropiándomelos bajo minombre; ni voy a censurar las ideas de ningúnautor reconociéndolas como si fueran originalesmías, sino que quiero mostrar mi agradecimientosincero a todos los escritores pues, al recopilar susextraordinarios logros a lo largo de los tiempos conhabilidad y talento, nos han dejado un verdaderocaudal en todos los géneros literarios, de donde,como si tomando agua de una fuente ytransvasándola hacia nuestro propio proyecto,logramos unas posibilidades más elocuentes y másviables para escribir; con la confianza que nos

[10] Ego vero, Caesar, neque alienisindicibus mutatis interposito nomine meo idprofero corpus neque ullius cogitatavituperans institui ex eo me adprobare, sedomnibus scriptioribus infinitas ago gratias,quod egregiis ingeniorum sollertiis ex aevoconlatis abundantes alius alio genere copiaspraeparaverunt, unde nos uti fontibushaurientes aquam et ad propria propositatraducentes facundiores et expeditioreshabemus ad scribendum facultatestalibusque confidentes auctoribus audemus,institutiones novas comparare.

Page 169: Diez libros de Arquitectura

M. Vitruvii Pollionis De Architectura Opus in Libris Decem

168

ofrecen semejantes pensadores, nos atrevemos adesarrollar nuevos textos de arquitectura.

Por ello, asumí los primeros pasos idóneos dequienes se adecuaban a mi proyecto y a partir deestos principios comencé a progresar por propiainiciativa. Así es; Agatarco fue el primero que ejerciócomo director de escena en Atenas, mientras Esquilorepresentaba sus tragedias, y nos dejó además uncuaderno de notas. Animados por esta iniciativa,Demócrito y Anaxágoras escribieron también sobreesta misma cuestión: la manera más conveniente deque se correspondan unas líneas imaginarias trazadasdesde un centro fijado, con la proyección de losrayos visuales y con la dirección de la vista; y todo,de manera natural, con el fin de que unas imágenesinsinuantes de un insinuante objeto consiganapariencia de auténticos edificios en los decoradosdel escenario y con el fin de que los elementos queaparecen dibujados en superficies verticales y planas,parezca como que están alejados o que estánpróximos.

[11] Igitur tales ingressus eorum quia adpropositi mei rationes animadvertipraeparatos, inde sumendo progredi coepi.Namque primum Agatharchus AthenisAeschylo docente tragoediam ad scaenamfecit, et de ea commentarium reliquit. Ex eomoniti Democritus et Anaxagoras de eademre scripserunt, quemadmodum oporteat, adaciem oculorum radiorumque extentionemcerto loco centro constituto, ad lineas rationenaturali respondere, uti de incerta re incertaeimagines aedificiorum in scaenarum picturisredderent speciem et, quae in directisplanisque frontibus sint figurata, aliaabscedentia, alia prominentia esse videantur.

Poco después, Sileno publicó un volumen sobre lasproporciones del orden dórico. Rheco y Teodoroescribieron sobre el templo jónico de Juno en Samos;Ctesifón y Metágenes describieron el templo jónicode Diana en Éfeso y Pithio escribió, a su vez, sobre eltemplo jónico de Minerva que se levanta en Priene;Ictino y Carpión escribieron sobre el templo dóricode Minerva, situado en la Acrópolis de Atenas;Teodoro de Focea describió la cúpula que hay enDelfos; Filón, sobre las proporciones de los templosy sobre el arsenal que había en el puerto del Pireo;Hermógenes publicó un volumen sobre el templojónico pseudodíptero de Diana, que se levanta enMagnesia, y sobre un templo monóptero de Baco, enTeos; Arcesio también escribió sobre lasproporciones del orden corintio y sobre el temploJónico de Esculapio en Tralles, que, según dicen,construyó él mismo, con sus propias manos; sobre elMausoleo escribieron Sátilo y Pithio.

[12] Postea Silenus de symmetriisdoricorum edidit volumen; de aede ionicaIunionis quae est Sami Rhoecus etTheodorus; ionice Ephesi quae est Dianae,Chersiphron et Metagenes; de fanoMinervae, quod est Prienae ionicum,Pytheos; item de aede Minervae, dorice quaeest Athenis in arce, Ictinos et Carpion;Theodorus Phocaeus de tholo, qui estDelphis; Philo de aedium sacrarumsymmetriis et de armamentario, quod fueratPiraei portu; Hermogenes de aede Dianae,ionice quae est Magnesia pseudodipteros, etLiberi Patris Teo monopteros; item Arcesiusde symmetriis corinthiis et ionico TrallibusAesculapio, quod etiam ipse sua manudicitur fecisse; de Mausoleo Satyrus etPytheos.

La buena suerte concedió a estos escritores unextraordinario favor, pues su trabajo logró los máscálidos elogios en todo tiempo y la más entusiastaconsideración, ya que sobrepasaron las obras mássobresalientes con sus reflexiones. En efecto, cadauno de estos artistas se responsabilizó, en duracompetencia, de los distintos elementos en cada una

[13] Quibus vero felicitas maximumsummumque contulit munus; quorum enimartes aevo perpetuo nobillisimas laudes etsempiterno florentes habere iudicantur, etcogitatis egregias operas praestiterunt.Namque singulis frontibus singuli artificessumpserunt certatim partes ad ornandum et

Page 170: Diez libros de Arquitectura

M. Vitruvii Pollionis De Architectura Opus in Libris Decem

169

de las fachadas con el fin de embellecerlas ydecorarlas, como fueron Leocares, Briaxes, Escopasy Praxíteles y -según algunos- también Timoteo. Sueminente habilidad, dentro de la especialidad propiade cada uno, hizo que el nombre del Mausoleo fuerareconocido como una de las siete maravillas delmundo.

probandum Leochares, Bryaxis, Scopas,Praxiteles, nonnulli etiam putantTimotheum, quorum artis eminensexcellentia coegit ad septem spectaculorumeius operis pervenire famam.

Otros muchos autores, de menor renombre,escribieron también sobre las normas de la simetría,como Nexaris, Teocides, Demófilo, Pollis, Leónidas,Silanión, Melampo, Sárnaco, Eufranor. Sobre lasmáquinas escribieron autores como Díades, Arquitas,Arquímedes, Ctesibio, Ninfodoro, Filón de Bizancio,Dífilos, Démocles, Cáridas, Polyido, Pirros,Agesistrato. Todo lo que he considerado útil de suscomentarios para el tema que nos ocupa lo hesintetizado en un volumen, al darme cuenta que losgriegos han publicado muchos más volúmenes quenuestros escritores. En efecto, el primero que preparóla publicación de un volumen sorprendente sobre estetema fue Fuficio; Terencio Varrón, dentro de suTratado de las Nueve Ciencias, dedicó uno a laarquitectura; P. Septimio publicó dos tratados.

[14] Praeterea minus nobiles multipraecepta symmetriarum conscripserunt, utiNexaris, Theocydes, Demophilos, Pollis,Leonidas, Silanion, Melampus, Sarnacus,Euphranor. Non minus de machinationibus,uti Diades, Archytas, Archimedes, Ctesibios,Nymphodorus, Philo Byzantius, Diphilos,Democles, Charias, Polyidos, Pyrrhos,Agesistratos. Quorum ex commentariis,quae utilia esse his rebus animadverti,[collecta in unum coegi corpus, et ideomaxime, quod animadverti] in ea re abGraecis volumina plura edita, ab nostrisoppido quam pauca. Fufidius enim mirumde his rebus primus instituit edere volumen,item Terentius Varro de novem disciplinisunum de architectura, P. Septimius duo.

Me da la impresión que, exceptuando estos autores,ningún otro se ha dedicado a escribir sobrearquitectura, aunque nuestros antiguos ciudadanosfueron grandes arquitectos que perfectamentepudieron recopilar sus escritos con el mismo gustoque lo hicieron los escritores griegos. En Atenas, losarquitectos Antistates, Callescro, Antimáquides yPorino construyeron los cimientos del templo quePisístrato levantó en honor de Júpiter Olímpico;después de la muerte de Pisístrato abandonaron suconstrucción ya comenzada debido a una prohibiciónsancionada por la República. Aproximadamente unoscuatrocientos años después, el rey Antíoco prometióhacerse cargo de los costes de esta obra y unciudadano romano, el arquitecto Cosucio, de maneramuy digna y con gran destreza y conocimientosaumentó las dimensiones de la nave, colocó dosseries de columnas alrededor con un arquitrabe y elresto de elementos ornamentales, y todo conadmirable simetría. Esta obra alcanzó la fama por susuntuosidad y fue admirada no sólo por el pueblo engeneral sino también por los entendidos.

[15] Amplius vero in id genus scripturaeadhuc nemo incubuisse videtur, cum fuissentet antiqui cives magni architecti, quipotuissent non minus eleganter scriptacomparare. Namque Athenis Antistates etCallaschros et Antimachides et Porinosarchitecti Pisistrato aedem Iovi Olympiofacienti fundamenta constituerunt, postmortem autem eius propter interpellationemreipublicae incepta reliquerunt. Itaquecirciter annis quadragentis post Antiochusrex, cum in id opus inpensam essetpollicitus, cellae magnitudinem etcolumnarum circa dipteron conlocationemepistyliorumque et ceterorum ornamentorumad symmetriam distributionem magnasollertia scientiaque summa civis RomanusQuossutius nobiliter est architectatus. Idautem opus non modo volgo, sed etiam inpaucis a magnificentia nominatur.

Solamente hay cuatro lugares que poseen templos [16] Nam quattuor locis sunt aedium

Page 171: Diez libros de Arquitectura

M. Vitruvii Pollionis De Architectura Opus in Libris Decem

170

levantados y adornados con mármol; templos que sonfamosos y reconocidos con el nombre de sus propioslugares; su aspecto excelente y la magnificencia desu diseño provocan la admiración, al celebrar losritos de culto a los dioses. En primer lugar, el templode Diana en Éfeso, de estilo jónico, empezado porQuesifonte de Cnosos y por su hijo Metágenes;según dicen, lo concluyeron Demetrio, portero delmismo templo, y Peonio de Éfeso. En segundo lugar,el templo de Apolo en Mileto, también de estilojónico, construido por el mismo Peonio y por Dafnisde Mileto. En Eleusis se halla el tercer templo y es eldedicado a Ceres y a Proserpina, cuya nave deenormes proporciones levantó Ictino, en estilodórico, sin columnas exteriores, suficientementeespacioso para realizar sacrificios.

sacrarum marmoreis operibus ornataedispositiones, e quibus propriae de hisnominationes clarissima fama nominanturquorum excellentiae prudentesquecogitationum apparatus suspectus habent indeorum sesemasmenois. Primumque aedesEphesi Dianae ionico genere abChersiphrone Gnosio et filio eius Metageneest instituta, quam postea Demetrius, ipsiusDianae servos, et Paeonius Ephesiusdicuntur perfecisse. Mileti Apollini itemionicis symmetriis idem PaeoniusDaphnisque Milesius instituerunt. EleusineCereris et Proserpinae cellam inmanimagnitudine Ictinos dorico more sineexterioribus columnis ad laxamentum usussacrificiorum pertexit.

Posteriormente, cuando Demetrio de Falera se hizodueño de Atenas, Filón lo transformó en próstilo,levantando unas columnas en la fachada, delante deltemplo; aumentó las dimensiones del vestíbulo,dejando un cómodo espacio para los iniciados, yañadió un prestigio extraordinario a todo el edificio.El cuarto templo es el que levantó en Atenas elarquitecto Cosucio, dedicado a Júpiter Olímpico, conla simetría y las proporciones del estilo corintio, degrandes dimensiones, como hemos dicho en líneasanteriores. No nos queda ningún comentario deCosucio ni tampoco de C. Mucio, quien, dotado deprofundos conocimientos, acabó de construir eltemplo del Honor y de la Virtud en el monumento deMario; obedeciendo las normas auténticas del arte,fijó la proporción de la nave, de las columnas y delos arquitrabes. Si el templo hubiera sido de mármol,con esa elegancia sutil que proporciona el arte y conesa belleza que facilita la suntuosidad y los elevadospresupuestos, sin duda que estaría en la lista de lasmás importantes y prestigiosas obras.

[17] Eam autem postea, cum DemetriusPhalereus Athenis rerum potiretur, Philoante templum in fronte columnis constitutisprostylon fecit; ita aucto vestibulalaxamentum initiantibus operique summamadfecit auctoritatem. In asty vero adOlympium amplo modulorum comparatucorinthiis symmetriis et proportionibus, utis<upra> s<criptum> est, architectandumQuossutius suscepisse memoratur, cuiuscommentarium nullum est inventum. Nectamen a Cossutio solum de his rebus scriptasunt desideranda sed etiam a G. Mucio, quimagna scientia confisus aedes Honoris etVirtutis Marianae, cellae columnarumque etepistyliorum symmetrias legitimis artisinstitutis perfecit. Id vero si marmoreumfuisset, ut haberet, quemadmodum ab artesubtilitatem, sic ab magnificentia et inpensisauctoritatem, in primis et summis operibusnominaretur.

En conclusión, encontramos entre nuestrosantepasados tantos y tan grandes arquitectos comohubo en Grecia; y en nuestros días contamos tambiéncon un número bastante considerable; pero son muypocos los que han dejado por escrito sus métodos; enmi opinión, yo no debo silenciar mis conocimientossino expresarlos ordenadamente, en cada volumen untema concreto. Y ya que he descrito en el sextovolumen la disposición de los edificios privados, eneste séptimo volumen trataré sobre los enlucidos y la

[18] Cum ergo et antiqui nostri invenianturnon minus quam Graeci fuisse magniarchitecti et nostra memoria satis multi, et exhis pauci praecepta edidissent, non putavisilendum, sed disposite singulis voluminibusde singulis exponeremus. Itaque, quoniamsexto volumine privatorum aedificiorumrationes perscripsi, in hoc, qui septimumtenet numerum, de expolitionibus, quibusrationibus et venustatem et firmitatem

Page 172: Diez libros de Arquitectura

M. Vitruvii Pollionis De Architectura Opus in Libris Decem

171

manera de que adquieran elegancia y solidez. habere possint, exponam.

Capítulo primero

Los pavimentos

Caput PrimumEn primer lugar comenzaré por el «pavimento decascotes»1, que es el paso previo para el enlucido,con el fin de que se haga con sumo cuidado yprevisión y lograr así una sólida base. Si se ha deechar sobre el suelo, debe averiguarse previamente siel suelo es completamente sólido; posteriormente senivelará y se extenderá una capa de cascotes ygravilla. Si se trata de un suelo de tierra de relleno,en todo o en parte, se consolidará y se apisonará contodo cuidado. En el caso de los entramados, téngasemuy en cuenta que no haya bajo el pavimentoninguna pared de las que se elevan hasta la partesuperior; si la hubiere, debe rebajarse y así se podráentarimar encima de ella. De lo contrario, cuando sesolidifique, al secarse el entramado o bien alasentarse debido al pandeo, si queda en pie la paredpor la solidez de su construcción, necesariamenteocasionará en el pavimento hendiduras a derecha y aizquierda y en toda su longitud.

[1] Primumque incipiam de ruderatione,quae principia tenet expolitionum, uticuriosius summaque providentia solidationisratio habeatur. Et si plano pede eriteruderandum, quaeratur, solum si sitperpetuo solidum, et ita exaequetur, etinducatur cum statumine rudus. Sin autemomnis aut ex parte congesticius locus fuerit,fistucationibus cum magna cura solidetur. Incontignationibus vero diligenter estanimadvertendum, ne qui paries, qui nonexeat ad summum, sit extructus subpavimentum, sed potius relaxatus supra sependentem habeat coaxationem. Cum enimsolidus exit, contignationibus arescentibusaut pandatione sidentibus, permanensstructurae soliditate dextra ac sinistrasecundum se facit in pavimentis necessariorimas.

Igualmente se ha de poner todo el cuidado en nocambiar tablas de madera de «ésculo»2 con maderade encina, pues la de encina, cuando se humedece,acaba arqueándose y agrietando los pavimentos. Sino hay a mano madera de ésculo y por necesidad nosvemos obligados a utilizar madera de encina,procédase de la siguiente manera: se serrará enplanchas de poco grosor, finas, pues cuanto menosdureza ofrezcan, más fácilmente podremos unirlascon clavos; clávense dos clavos en la parte extremade cada una de las vigas para que resulte imposibleque se arqueen, levantándose sus partes extremas. Notratamos sobre la madera de cerro, de haya, ni defresno, pues no son muy duraderas. Una vezcolocado el entarimado, extiéndase por encima, sihay a mano, una capa de helecho o bien de paja, conobjeto de proteger la madera frente a los problemas

[2] Item danda est opera, necommisceantur axes aesculini querco, quodquercei, simul umorem perceperunt, setorquentes rimas faciunt in pavimentis. Sinautem aesculus non erit et necessitascoegerit propter inopiam, querceis sicvidetur esse faciundum, ut secenturtenuiores; quo minus enim valuerint, eofacilius clavis fixi continebuntur. Deinde insingulis tignis extremis partibus axis biniclavi figantur, uti nulla ex parte possint setorquendo anguli excitare. Namque de cerroaut fago seu farno nullus ad vestutatempotest permanere. Coaxationibus factis, sierit, filex, si non, palea substernatur, utimateries ab calcis vitiis defendatur.

1 Se refiere a la «ruderación».2 El «aesculo» es una planta arbórea con hojas pecioladas. Algunos autores lo identifican con el «roble de invierno», laencina blanca, etc.

Page 173: Diez libros de Arquitectura

M. Vitruvii Pollionis De Architectura Opus in Libris Decem

172

que ocasiona la cal.

Posteriormente se extenderá encima una capa decascote del tamaño de un puño. Colocada la capa decascotes, se extenderá otra capa de ripios; si se tratade ripios recientes de piedra o de ladrillo molido, semezclará una parte de cal y tres de ripios; si se tratade ripios procedentes de ruinas o demoliciones, semezclarán cinco partes de ripios con dos de cal. Acontinuación se apisonará repetidamente la capa decascotes utilizando mazos de madera, para que quedeperfectamente firme; este trabajo se hará mediantecuadrillas de hombres que ocupen todo el ancho de lacapa, hasta que quede con un grosor de al menosnueve pulgadas. Sobre la capa de cascotes seextenderá otra de «restos arcillosos», con la siguientemezcla: tres partes de polvo de ladrillo con una partede cal, que formará un lecho de no menos de seisdedos. Sobre este lecho se extenderá el pavimentoperfectamente nivelado, bien sea de losetas demármol, o bien de mosaico. Una vez colocado,daremos al pavimento una adecuada inclinación y sepulirá hasta que -si se trata de losetas- no quedeninguna arista en las baldosas, bien tengan forma derombo, de triángulo, de cuadrado o de hexágonos,sino que la unión de las junturas esté nivelada unacon otra ofreciendo una superficie totalmente plana;si se trata de pavimento de mosaicos, todos susbordes deben quedar planos ya que si no fuera así supulimento no habrá sido correcto. Los pavimentos deazulejos colocados «a espiga», como los que se usanen Tívoli, deben nivelarse con sumo cuidado,ajustándolos de modo que no haya huecos nisalientes sino que queden perfectamente alisados ypulidos; sobre los azulejos pulidos se derramarápolvo de mármol y se extenderá encima una capa decal y de arena.

[3] Tunc insuper statuminetur ne minoresaxo, quam qui possit manum implere.Statuminationibus inductis, rudus si novumerit ad tres partes una calcis misceatur, siredivivum fuerit, quinque ad duummixtiones habeant responsum. Deinde rudusinducatur et vectibus ligneis, decuriisinductis, crebriter pinsatione solidetur, et idnon minus pinsum absolutum crassitudinesit dodrantis. Insuper ex testa nucleusinducatur mixtionem habens ad tres partesunam calcis, ne minore crassitudinepavimentum digitorum senûm. Supranucleum ad regulam et libellam exactapavimenta struantur sive sectilia seutesseris.

[4] Cum ea exstructa fuerint et fastigia suaexstructionem habuerint, ita fricentur, uti, sisectilia sint, nulli gradus Ìn scutulis auttrigonis aut quadratis seu favis extent, sedcoagmentorum conpositio planam habeatinter se derectionem, si tesseris structumerit, ut eae omnes angulos habeant aequales;cum enim anguli non fuerint omnesaequaliter pleni, non erit exacta, ut oportet,fricatura. Item testacea spicata tiburtina suntdiligenter exigenda, ut ne habeant lacunasnec extantes tumulos, sed extenta et adregulam perfricata. Super fricaturamlevigationibus et polituris cum fuerintperfecta, incernatur marmor, et supra loricaeex calce et harena inducantur.

Los pavimentos que vayan a quedar al aire libredeben adaptarse a tal finalidad, pues al hincharse porla humedad los entramados, o al disminuir suvolumen debido a la sequedad, o bien al combarse,sufren variaciones que ocasionan serios problemas enlos pavimentos; además, las escarchas y los hielosreducen su durabilidad. Si nos vemos obligados a suutilización, con el fin de que no tengan ningúnproblema debe procederse así: colocadas las vigas,póngase sobre ellas otras atravesadas, bien sujetascon clavos, lo que posibilitará un doble entablado alentramado; posteriormente, se mezclará una tercera

[5] Subdiu vero maxime idonea faciundasunt pavimenta, quod contignationes umorecrescentes aut siccitate decrescentes seupandationibus sidentes movendo se faciuntvitia pavimentis; praeterea gelicidia etproinae non patiuntur integra permanere.Itaque si necessitas coegerit, ut minimevitiosa fiant, sic erit faciundum. Cumcoaxatum fuerit, super altera coaxatiotransversa sternatur clavisque fixa duplicempraebeat contignationi loricationem. Deinderuderi novo tertia pars testae tunsae

Page 174: Diez libros de Arquitectura

M. Vitruvii Pollionis De Architectura Opus in Libris Decem

173

parte de piedras y ladrillos molidos con ripiosnuevos, más dos partes de cal que darán uncompuesto de cinco elementos para formar elmortero.

admisceatur, calcisque duae partes adquinque mortarii mixtionibus praestentresponsum.

Cuando se haya echado una primera capa de cascotesen seco, cúbrase con otra capa de ripios, que, bienapisonados, deben tener un grosor no menor de unpie; colocada esta capa, como antes se ha descrito, seextenderá el pavimento con pequeñas piedras demosaico de dos dedos de espesor aproximadamente ycon un desnivel de dos dedos por cada diez pies; si seprepara todo correctamente y queda todoperfectamente alisado, el pavimento resultaráimpecable. Para que el mortero que va entre lasjunturas no sufra daños provocados por las heladas,se cubrirá cada año con heces de aceite, antes delinvierno, y así se evitará que penetren las escarchas.

[6] Statuminatione facta rudus inducatur,idque pistum absolutum ne minus pede sitcrassum. Tunc autem nucleo inducto, uti,s<upra> s<criptum> est, pavimentum etessera grandi circiter binûm digitûm caesastruatur fastigium habens in pedes denosdigitos binos; quod si bene temperabitur etrecte fricatum fuerit, ab omnibus vitiis erittutum. Uti autem inter coagmenta materiesab gelicidiis ne laboret, fracibus quotannisante hiemem saturetur; ita non patietur in serecipere gelicidi pruinam.

Pero si se quiere conseguir un resultado máscuidadoso, colóquense unas baldosas de dos piesunidas entre sí encima de la capa de cascotes, conmortero; las baldosas tendrán en cada uno de suslados unas hendiduras o estrías de un dedo deanchura. Estas estrías se rellenarán con cal mezcladacon aceite y las junturas bien compactadas entre síquedarán totalmente estregadas. Ya que, cuando seendurezca la cal, adhiriéndose a las estrías, impediráel paso del agua o de cualquier otro líquido a travésde las junturas. Cuando quede totalmente solado seextenderá encima una capa de trozos de ladrillo, quese apisonará con pilones. Sobre ella se colocarán, conel desnivel que antes hemos dicho, unas grandeslosas o bien ladrillos molidos puestos en forma deespiga. Si se hace todo de este modo, los pavimentospermanecerán en buen estado, durante muchotiempo.

[7] Sin autem curiosius videbitur fierioportere, tegulae bipedales inter secoagmentatae supra rudus substrata materiaconlocentur habentes singuliscoagmentorum frontibus excelsoscanaliculos digitales. Quibus iunctis inpleturcalx ex oleo subacta, confricenturque interse coagmenta compressa. Ita calx, quae erithaerens in canalibus, durescendo[contestateque solidescendo] non patieturaquam neque aliam rem per coagmentatransire. Cum ergo fuerit hoc ita perstratum,supra nucleus inducatur et virgis caedendosubigatur. Supra autem sive ex tesseragrandi sive ex spica testacea struanturfastigiis, quibus est supra scriptum, et cumsic erunt facta, non cito vitiabuntur.

Capítulo segundo

Preparación del enlucido

Caput SecundumTerminado el tema de los pavimentos, pasemos ahoraa explicar lo referente a los enlucidos. Se logrará unbuen enlucido si se maceran las mejores piedras decal mucho tiempo antes de que se utilicen, con el finde que, si hubiera algunas piedras que no estánsuficientemente cocidas en el horno, queden bien

[1] Cum a pavimentorum cura discessumfuerit, tunc de albariis operibus estexplicandum. Id autem erit recte, si glaebaecalcis optimae ante multo tempore, quamopus fuerit, macerabuntur, uti, si qua glaebaparum fuerit in fornace cocta, in

Page 175: Diez libros de Arquitectura

M. Vitruvii Pollionis De Architectura Opus in Libris Decem

174

cocidas tras permanecer largo tiempo en maceración,sin interrupción. Cuando la cal no está perfectamentemacerada y es reciente, como tiene pequeñaspiedrecitas sin cocer, al echarla produce ampollas, seva deshaciendo y acaba destruyendo la superficie delestuco, si se macera una vez comenzada la obra.Cuando la maceración se ha realizado con método ytodo se ha preparado cuidadosamente, tómese unaazada y, como si se tratara de cortar madera, azólesela cal macerada en el mismo hoyo. Si la azadachocara con algunas piedrecillas, indica que la cal noestá suficientemente macerada; si sacamos la azadacompletamente seca y limpia, es señal de que es calmuerta y seca; pero si está pringosa y bien maceradase adherirá a la azada como si fuera engrudo, lo quedemostrará clarísimamente que la cal está enperfectas condiciones. Entonces, colocados losandamios, se pondrá a punto la estructura de lasbóvedas en las habitaciones, a no ser que suestructura sea de artesonados.

maceratione diuturne liquore deferverecoacta uno tenore conquoquatur. Namquecum non penitus macerata sed recenssumitur, cum fuerit inducta habens latentescrudos calculos, pustulas emittit. Qui caiculi,in opere uno tenore cum permacerantur,dissolvunt et dissipant tectoriipolitiones. [2] Cum autem habita erit ratiomacerationis et id curiosius operepraeparatum erit, sumatur ascia et,quemadmodum materia dolatur, sic calx inlacu macerata ascietur. Si ad eamoffenderint calculi, non erit temperata;cumque siccum et purum ferrum educetur,indicabit eam evanidam et siticulosam; cumvero pinguis fuerit et recte macerata, circa idferramentum uti glutinum haerens omniratione probabit esse temperatam. Tuncautem machinis comparatis camerarumdispositiones in conclavibus expediantur,nisi lacunariis ea fuerint ornata.

Capítulo tercero

El enlucidoCaput Tertium

Cuando las circunstancias exijan formar techosabovedados, procédase del siguiente modo: secolocarán unos listones -o pequenas vigas- rectosque guarden entre sí una distancia no mayor de dospies; preferiblemente serán de ciprés, pues si sonde abeto rápidamente se corrompen por la carcomay por el paso de los años. Cuando los listoneshayan sido fijados formando un arco, se aseguraráel entramado o bien el techo abovedado mediantetirantes de madera, y con abundantes clavos dehierro quedarán bien sujetos. Los tirantes han deser de una madera tal que no sea afectada ni por lacarcoma, ni por el paso del tiempo, ni por lahumedad, como es el boj, el enebro, el olivo, elroble, el ciprés y otros de similares cualidades; seexceptuará la encina, ya que se retuerce y, alabrirse, provoca grietas en las obras donde seutiliza.

[1] Cum ergo camerarum postulabitur ratio,sic erit faciunda. Asseres directi disponanturinter se ne plus spatium habentes pedes binos,et hi maxime cupressei, quod abiegnei ab carieet ab vetustate celeriter vitiantur. Hiqueasseres, cum ad formam circinationis fuerintdistributi, catenis dispositis ad contignationes,sive tecta erunt, crebriter clavis ferreis fixireligentur. Eaeque catenae ex ea materiacomparentur, cui nec caries nec vetustas necumor possit nocere, id est e buxo, iunipero,olea, robore, cupresso ceterisque similibuspraeter quercum, cum ea se torquendo rimasfaciat quibus inest operibus.

Fijados los listones, se sujetarán entre sí medianteuna textura de cañas griegas aplastadas, que seatarán con cuerdas de esparto hispano, según loexija la curvatura de la bóveda. Por la parte

[2] Asseribus dispoitis tum tomice ex spartohispanico harundines graeca tunsae ad eos, utiforma postulat, religentur. Item supracameram materies ex calce et harena mixta

Page 176: Diez libros de Arquitectura

M. Vitruvii Pollionis De Architectura Opus in Libris Decem

175

superior de este armazón de cañas que forma labóveda, se extenderá una capa de mortero, de cal yde arena, con el fin de que no pasen al enlucido lasposibles gotas que cayeran de los entramados o deltecho. Si no se dispone de cañas griegas, se usaráncarrizos que crecen en las lagunas; atándolos concuerdas de esparto se formarán unos manojos conuna longitud justa y del mismo grosor, procurandoque no haya más de dos pies de separación entrelos nudos de los manojos y que, como antes se dijo,queden atados a las pequeñas vigas con cuerdas deesparto, introduciendo algunos palos de madera.Los restantes pasos se darán según lo expuestoanteriormente.

subinde inducitur, ut, si quae stillae excontignationibus aut tectis ceciderint,sustineantur. Sin autem harundinis graecaecopia non erit, de paludibus tenues colliganturet mataxae tomice ad iustam longitudinem unacrassitudine alligationibus temperentur, dumne plus inter duos nodos alligationibus binospedes distent, et hae ad asseres, uti suprascriptum est, tomice religentur cultelliquelignei in eas configantur.

[3] Cetera omnia, uti supra scriptum est,expediantur.

Cuando ya estén colocados y entretejidos lostechos abovedados, se dará una capa de yeso con lallana por toda su parte inferior, luego se igualaráalisándola con arena y, por fin, se enlucirá congreda o con mármol. Una vez enlucida la bóveda,deben colocarse debajo unas cornisas muy finas ysencillas, pues parece que así son más idóneas; silas cornisas fueran de grandes proporciones,caerían por su propio peso, ya que no puedenmantenerse en su sitio. Para las cornisas no debeemplearse el yeso sino solamente mármol deidéntica textura, pues si el yeso está colocadoprematuramente, impedirá que toda la obra seseque de manera uniforme. Debe evitarse tambiénen las bóvedas la antigua costumbre de dejar lascornisas con un saliente excesivo, pues constituyenun verdadero peligro por su enorme peso. Haycornisas que son lisas y hay otras que sonentalladas. En las habitaciones cerradas, donde hayfuego o antorchas para iluminar, las cornisas debenser lisas, pues así se pueden limpiar con mayorfacilidad; en las habitaciones abiertas que se usanen verano y en las estancias para las tertulias,donde ni el humo ni el hollín causan ningúnperjuicio, las cornisas deben ser entalladas. Enefecto, debido a su excelente blancura, el enlucidofácilmente se ennegrece por el humo provocado nosólo en la propia casa sino también en las casasvecinas. Cuando ya estén terminadas las cornisas,con la llana se dará una mano de yeso a lasparedes, de manera tosca y basta. Al secarse lamano de yeso se extenderá sobre ella la argamasa,cuidando que su longitud horizontal quede fijadapor la regla y el cordel para alinear; su altura seajustará con la plomada y sus ángulos o esquinascon la escuadra. De esta forma, resultará

Cameris dispositis et intextis imum caelumearum trullissetur, deinde harena derigatur,postea autem creca aut marmore poliatur. Cumcamerae politae fuerint, sub eas coronae suntsubiciendae quam maxime tenues et subtilisoportere fieri videbitur; cum enim grandessunt, pondere deducuntur nec possunt sesustinere. In hisque minime gypsum debetadmisceri, sed excepto marmore uno tenoreperduci, uti ne praecipiendo non patiatur unotenore opus inarescere. Etiamque cavendaesunt in cameris priscorum dispositiones, quodearum planitiae coronarum gravi pondereinpendentes sunt periculosae.

[4] Coronarum autem sunt figurae aliaecaelatae. Conclavibus autem, ubi ignis autplura lumina sunt ponenda, pura fieri debent,ut ea facilius extergeantur; in aestivis etexhedris, ubi minime fumus est nec fuligopotest nocere, ibi caelatae sunt faciendae.Semper enim album opus propter superbiamcandoris non modo ex propriis sed etiamalienis aedifÌciis concipit fumum.

[5] Coronis explicatis parietes quamasperrime trullissentur, postea autem supra,trullissatione subarescente, deformenterderectiones harenati, uti longitudines adregulam et ad lineam, altitudines adperpendiculum, anguli ad normamrespondentes exigantur; namque sic emendatatectoriorum in picturis erit species.

Page 177: Diez libros de Arquitectura

M. Vitruvii Pollionis De Architectura Opus in Libris Decem

176

inmejorable su superficie para las pinturas alfresco. Al secarse, se dará una segunda mano y unatercera mano, pues cuanto más sólido sea elrevestimiento de argamasa, tanto más estable yduradero será el enlucido.

Subarscente iterum et tertio inducatur; ita cumfundatior erit ex harenato derectura, eo firmiorerit ad vetustatem soliditas tectorii.

Cuando se hayan dado no menos de tres capas deargamasa, sin contar la mano de yeso, es elmomento de extender otra capa de grano demármol, siempre que la mezcla de mármol esté tanbatida que no se pegue a la paleta o a la llana, sinoque salga perfectamente limpia del mortero.Después de extender esta capa de mármol,dejaremos que se seque y daremos una segundacapa de grano más pequeño. Cuando se hayaextendido esta segunda capa y quede bien alisada,se aplicará una tercera mano de grano muy fino.Las paredes quedarán muy sólidas con estas trescapas de argamasa y de mármol y se evitará que seagrieten o que tengan algún otro defecto. Si quedaperfectamente batido con el pisón, con la firmesolidez del mármol y con su blancura, la paredquedará completamente pulida, mostrando unbrillante esplendor cuando se plasmen coloressobre ella. Cuando se pintan las paredescuidadosamente al fresco, los colores no palidecensino que mantienen su viveza durante largos años,porque la cal adquiere porosidad y ligereza alreducir su humedad en el horno y, debido a susequedad, absorbe cualquier sustancia quecasualmente entre en contacto con ella; almezclarse, se impregna con gérmenes de otroselementos y cuando se solidifica con los distintosingredientes que la conforman, recupera suspropiedades de sequedad, de modo que de nuevoparece poseer las cualidades específicas de supropia naturaleza.

[6] Cum ab harena praeter tullisationem nonminus tribus coriis fuerit deformatum, tunc emarmore graneo derectiones sunt subigendae,dum ita materies temperetur, uti, cumsubigatur, non haereat ad rutrum, sed purumferrum e mortario liberetur. Grandi inducto etinarescente alterum corium mediocredirigatur; id cum subactum fuerit et benefricatum, subtilius inducatur. Ita cum tribuscoriis harenae et item marmoris solidatiparietes fuerint, neque rimas neque aliudvitium in se recipere poterunt.

[7] Sed et liaculorum subactionibus fundatasoliditate marmorisque candore firmo levigata,coloribus cum politionibus inductis nitidosexpriment splendores. Colores autem, udotectorio cum diligenter sunt inducti, ideo nonremittunt sed sunt perpetuo permanentes, quodcalx, in fornacibus excocto liquore factararitatibus et evanida, ieiunitate coacta corripitin se quae res forte contigerunt,mixtionibusque ex aliis potestatibus conlatisseminibus seu principîs una solidescendo, inquibuscumque membris est formata cum fitarida, redigitur, uti sui generis propriasvideatur habere qualitates.

Así pues, los enlucidos que están perfectamenteelaborados no se vuelven ásperos con el paso deltiempo, ni palidecen sus colores cuando se limpiano se lavan, a no ser que se hubieran plasmado demanera descuidada y en seco. Si los enlucidos sehan hecho en las paredes tal como hemos descrito,poseerán solidez, brillantez y se conservarán enperfectas condiciones de manera permanente. Perosi únicamente se ha aplicado una capa de arena yuna de mármol fino, su finura reduceconsiderablemente su consistencia, acabarompiéndose con facilidad y no poseerá el brillo

[8] Itaque tectoria, quae recte sunt facta,neque vetustatibus fiunt horrida neque, cumextergentur, remittunt colores, nisi si parumdiligenter et in arido fuerint inducti. Cum ergoitaque in parietibus tectoria facta fuerint, utisupra scriptum est, et firmitatem etsplendorem et ad vetustatem permanentemvirtutem potêrunt habere. Cum vero unumcorium harenae et unum minuti marmoris eritinductum, tenuitas eius minus valendo faciliterrumpitur nec splendorem politionibus propterinbecillitatem crassitudinis proprium optinebit.

Page 178: Diez libros de Arquitectura

M. Vitruvii Pollionis De Architectura Opus in Libris Decem

177

que produce el pulimento, precisamente por sureducido grosor.

Sucede lo mismo que con un espejo de plata, hechocon una lámina muy delgada que ofrece un brillomuy débil y muy borroso; pero si está hecho conuna lámina más sólida, al tener una terminaciónmucho más firme, refleja unas imágenes nítidas dequienes se miran en él,, de igual modo, losenlucidos que se extienden formados de un morterofino, no sólo se agrietan sino que rápidamente seechan a perder; pero los enlucidos compactos porla solidez de diversas capas de arena y de mármolposeen un grosor idóneo, si han sido elaboradoscon repetidos pulimentos; por todo ello resultanbrillantes y además reflejan unas imágenes muyclaras a quienes los contemplan, graciasprecisamente a este trabajo tan efectivo.

[9] Quemadmodum enim speculumargenteum tenui lamella ductum incertas etsine viribus habet remissiores splendores,quod autem e solida temperatura fuerit factum,recipiens in se firmis viribus politionemfulgentes in aspectu certasque considerantibusimagines reddet, sic tectoria, quae ex tenuisunt ducta, non modo sunt rimosa, sed etiamceleriter evanescunt, quae autem fundataharenationis et marmoris soliditate suntcrassitudine spissa, cum sunt politionibuscrebris subacta, non modo sunt nitentia, sedetiam imagines expressas aspicientibus ex eoopere remittunt.

Los estucadores griegos consiguen resultadosciertamente duraderos no sólo siguiendo los pasosdescritos, sino haciendo un mortero mezclando caly arena; con la ayuda de una cuadrilla de obrerostrituran la mezcla con pisones de madera que sólola utilizan cuando se prepara en una fosa3. Algunosestucadores, arrancando planchas del enlucido delas paredes viejas, las utilizan como tableros depintura; incluso los mismos enlucidos, con unreparto alternante de dichas planchas y de espejosprominentes, reflejan la imagen de quienes losobservan.

[10] Graecorum vero tectores non solum hisrationibus utendo faciunt opera firma, sedetiam mortario conlocato, calce et harena ibiconfusa, decuria hominum inducta ligneisvectibus pisant materiam, et ita ad cisternamsubacta tunc utuntur. Itaque veteribusparietibus nonnulli crustas excidentes proabacis utuntur, ipsaque tectoria abacorum etspeculorum divisionibus circa se prominenteshabent expressiones.

Si los enlucidos van a ir en paredes de zarzos o deemplenta, necesariamente se producirán grietasjunto a las maderas verticales y transversales,debido a que se recubren con barro, que las llena dehumedad inevitablemente; cuando se van secando,producen grietas en el enlucido, ya que sufren unapaulatina disminución; para hacer frente a esteinconveniente, procédase de la siguiente manera:cuando la pared esté completamente embarrada,colóquense unas cañas formando una hileracontinua, que se sujetará con clavos, de cabezaancha; luego se dará una nueva capa de barro y silas primeras cañas han quedado fijadas a losmaderos transversales, clávese una segunda hilerade cañas en los maderos verticales; conforme se hadicho, se aplicará una capa de arena y de mármol y

[11] Sin autem in craticiis tectoria eruntfacienda, quibus necesse est in arrectariis ettransversariis rimas fieri, ideo quod, luto cumlinuntur, necessario recipiunt umorem, cumautem arescent, extenuati in tectoriis faciuntrimas, id ut non fiat, haec erit ratio. Cumparies totus luto inquinatus fuerit, tunc in eoopere cannae clavis muscariis perpetuaefigantur, deinde iterum luto inducto, si priorestransversariis harundinibus fixae sunt,secundae erectis figantur, et uti supra scriptumest, harenatum et marmor et omne tectoriuminducatur. Ita cannarum duplex in parietibusharundinibus transversis fixa perpetuitas nectegmina nec rimam ullam fieri patietur.

3 Y así preparan una masa pastosa perfectamente elaborada.

Page 179: Diez libros de Arquitectura

M. Vitruvii Pollionis De Architectura Opus in Libris Decem

178

una completa de enlucido. La doble hilera decañas, fijada diagonalmente en las paredes,permitirá una larga duración y evitará todo tipo degrietas o de rupturas.

Capítulo cuarto

Los enlucidos en lugares húmedos

Caput QuartumHe descrito la manera más conveniente de prepararlos enlucidos en lugares secos; pasaré ahora aexplicar la manera de prepararlos en lugareshúmedos, de forma que puedan mantenerse sindeficiencias. En primer lugar, en las estanciascerradas que están al nivel del suelo, desde la partemás baja del pavimento hasta una altura de trespies aproximadamente, se dará una primera manode una mezcla de polvo de barro, en lugar de arena,y se allanará bien con objeto de que estas partes delenlucido no se deterioren por causa de la humedad.Pero si alguna pared tuviera humedad de maneracontinua, se levantará otra pared más delgadaguardando una pequeña separación, y se abrirá uncanal entre ambas paredes, ligeramente más bajoque el nivel de la estancia; este canal desaguará enel exterior, en una zona que quede al descubierto.De igual modo, según se vaya levantando la paredse irán dejando unos respiraderos; ya que, si lahumedad no tuviera salida ni por la parte inferior nipor la superior, se extendería inevitablemente portoda la pared nueva. Hecho esto, se dará a la pareduna mano de polvo de barro, se alisará bien yfinalmente se dará una última mano con elenlucido.

[1] Quibus rationibus siccis locis tectoriaoporteat fieri, dixi; nunc, quemadmodumumidis locis politiones expediantur, utpermanere possint sine vitiis, exponam. Etprimum conclavibus, quae plano pede fuerint,in imo pavimento alte circiter pedibus tribuspro harenato testa trullissetur et dirigatur, utieae partes tectoriorum ab umore ne vitientur.Sin autem aliqui paries perpetuos habueritumores, paululum ab eo recedatur et struaturalter tenuis distans ab eo, quantum respatietur, et inter duos parietes canalis ducaturinferior, quam libramentum conclavis fuerit,habens nares ad locum patentem. Item, cum inaltitudinem perstrictus fuerit, relinquanturspirarmenta; si enim non per nares umor et inimo et in summo habuerit exitus, non minus innova structura se dissipabit. His perfectisparies testa trullissetur et dirigatur et tunctectorio poliatur.

Si por razones de espacio no fuera posible levantaruna doble pared, se abrirán unos canales y unosdesagües hacia una zona que quede al aire libre. Acontinuación colóquense unas tejas de dos pies deanchura sobre el borde del canal y por la otra partese levantarán unos pilares con ladrillos de ochopulgadas, donde puedan asentarse los ángulos oaristas de dos tejas, que disten de la pared no másde un palmo. Se asegurarán a la paredposteriormente unas tejas curvadas, en toda suverticalidad, desde la parte más baja hasta la partesuperior; se untarán de pez por su parte interior,

[2] Sin autem locus non patietur structuramfieri, canales fiant et nares exeant ad locumpatentem. Deinde tegulae bipedales ex unaparte supra marginem canalis inponantur, exaltera parte besalibus pilae substruantur, inquibus duarum tegularum anguli sederepossint, et ita a pariete eae distent, ut ne pluspateant palmum. Deinde insuper erectaehamatae tegulae ab imo ad summum adparietem figantur, quarum interiores partescuriosius picentur, ut ab se respuant liquorem;item in imo et in summo supra camaram

Page 180: Diez libros de Arquitectura

M. Vitruvii Pollionis De Architectura Opus in Libris Decem

179

cuidadosamente, con el fin de que no penetre lahumedad. Además, tanto en la parte inferior comoen la parte superior, sobre la bóveda, deben tenertambién unos respiraderos.

habeant spiramenta.

A continuación se blanquearán con cal y agua, paraque no se produzca un rechazo de la mezcla deladrillo molido; debido a la sequedad que losladrillos adquieren en los hornos, no pueden nirecibir ni mantener la mano de cal, salvo que la calinterpuesta consolide ambos elementos entre sí yfacilite su unión. Una vez que se eche una mano dela mezcla de polvo de barro en lugar de arena, seallanará bien y se concluirá con diversas capas, talcomo antes se dijo al tratar sobre los enlucidos.

3] Tum autem calce ex aqua liquidadealbentur, uti trullissationem testaceam nonrespuant; namque propter ieiunitatem quae esta fornacibus excocta non possunt recipere necsustinere, nisi calx subiecta utrasque res interse conglutinet et cogat coire. Trullissationeinducta pro harenato testa dirigatur, et ceteraomnia, uti supra scripta sunt in tectoriirationibus, perficiantur.

La ornamentación de los enlucidos debe estar encorrecta correspondencia con las normas del«decoro», de modo que se adapte a lascaracterísticas del lugar y a las diferencias de losdistintos estilos. En los comedores de invierno, porejemplo, no ofrece ninguna utilidad adornarlos conpinturas de grandes objetos, ni con delicadasmolduras en las cornisas bajo las bóvedas, ya quese echan a perder por el humo del fuego y por elhollín continuo de las antorchas. En estoscomedores deben labrarse y pulimentarse unosrectángulos de negro sobre el zócalo, intercalandounos triángulos de ocre, o bien de bermellón; lasbóvedas se terminan simplemente pulidas. Irá biencon el pavimento mantener la práctica de losgriegos respecto a sus comedores de invierno, puesno son nada suntuosos y su disposición es bastantepráctica. Así es, se ahonda el suelo del triclinioaproximadamente dos pies, dejándolo biennivelado; se apisona el suelo y se tiende una capade ripio o de ladrillo molido, dejando el pavimentoligeramente inclinado de manera que tenga suspropios desagües en el canal. Posteriormente seecha una capa de carbón, bien apretado yconsistente, que se cubrirá con una mezcla de arenagruesa, cal y ceniza, con un grosor de medio pie.Perfectamente nivelado y pulimentado «con piedrade afilar», adquiere el aspecto de un pavimentonegro. Durante los banquetes, lo que se derrame delas copas y los esputos se secan al momento;quienes sirven a la mesa, aunque vayan descalzos,no se mancharán con el vino vertido, debido a estaespecial clase de pavimento.

[4] Ipsi autem politionibus eorum ornatusproprios debent habere ad decoris rationes, utiet ex locis aptas et generum discriminibus nonalienas habeant dignitates. Tricliniis hibernisnon est utilis compositione nec melographianec camerarum coronario opere subtilisornatus, quod ea et ab ignis fumo et abluminum crebris fuliginibus conrumpuntur. Inhis vero supra podia abaci ex atramento suntsubigendi et poliendi cuneis silaceis seuminiaceis interpositis; explicatae camerae purepolitae; etiam pavimentorum non eritdisplicens, si qui animadvertere volueritGraecorum ad hibernaculorum usum. Minimesumptuosus est utilis apparatus.

[5] Foditur enim intra libramentum triclinialtitudo circiter pedum binûm, et solofestucato inducitur aut rudus aut testaceumpavimentum ita fastigatum, ut in canali habeatnares. Deinde congestis et spisse calcatiscarbonibus inducitur et sabulone et calce etfavilla mixta materies crassitudine semipedali.Ad regulam et libellam summo libramentocote despumato redditur species nigripavimenti. Ita conviviis eorum et, quodpoculis et pytismatis effundetur, simul caditsiccescitque, quique versantur ibi ministrantes,etsi nudis pedibus fuerint, non recipiunt fracesab eius modi genere pavimenti.

Page 181: Diez libros de Arquitectura

M. Vitruvii Pollionis De Architectura Opus in Libris Decem

180

Capítulo quinto

La pintura en las paredes

Caput QuintumYa desde tiempos antiguos se mantiene lacostumbre de pintar también otras estancias, comoson las de primavera, otoño y verano, e incluso losatrios y peristilos, utilizando un método muyespecial y plasmando diversos objetos. La pinturaes una representación o reproducción de lo queexiste o puede existir, como, por ejemplo, hombres,edificios, naves o cualquier otra cosa que se tomecomo modelo, para ser imitado y representadomediante los perfiles exactos de sus cuerpos. Losantiguos, que iniciaron su uso en los enlucidos,imitaron las distintas variedades y la disposición deplanchas de mármol y posteriormenterepresentaron diversas combinaciones de festones,de plantas y de triángulos.

[1] Ceteris conclavibus, id est vernis,autumnalibus, aestivis, etiam atriis etperistylis, constitutae sunt ab antiquis ex certisrebus certae rationes picturarum. Namquepictura imago fit eius, quod est seu potest esse,uti homines, aedificia, naves, reliquarumquererum, e quibus finitis certisque corporibusfigurata similitudine sumuntur exempla. Ex eoantiqui, qui initia expolitionibus instituerunt,imitati sunt primum crustarum marmorearumvarietates et conlocationes, deinde coronarum,filicularum, cuneorum inter se variasdistributiones.

Siguiendo un proceso evolutivo, empezaron arepresentar las formas de los edificios, el relieve delas columnas y el vuelo de los frontones. Enespacios abiertos, como son las salas para lastertulias, debido a la amplia superficie de susparedes representaron los frentes de escenarios,decorados para tragedias, comedias o sátiras.Adornaron los paseos cubiertos, que tienen unalongitud considerable, con paisajes y jardines, queimitaban las características de lugares naturales; sepintaban puertos, promontorios, costas, ríos,fuentes, estrechos, templos, bosques, montes,rebaños y pastores. Algunos pintaban inclusocuadros de grandes dimensiones con imágenes dedioses, o bien escenas de leyenda como la Guerrade Troya o las aventuras de Ulises por tantos paísesy otros motivos que sugiere la misma naturaleza;pero sólo en determinados lugares.

[2] Postea ingressi sunt, ut etiamaedificiorum figuras, columnarum etfastigiorum eminentes proiecturas imitarentur,patentibus autem locis, uti exhedris, propteramplitudines parietum scaenarum frontestragico more aut comico seu satyricodesignarent, ambulationibus vero propterspatia longitudinis varietatibus topiorumornarent a certis locorum proprietatibusimagines exprimentes; pinguntur enim portus,promunturia, litora, flumina, fontes, euripi,fana, luci, montes, pecora, pastores. Nonnullilocis item signorum melographiam habentesdeorum simulacra seu fabularum dispositasexplicationes, non minus troianas pugnas seuUlixes errationes per topia, ceteraque, quaesunt eorum similibus rationibus ab rerumnatura procreata.

Estas representaciones pictóricas, que eran unacopia o imitación de objetos reales, ahora sondespreciadas por el mal gusto del momentopresente, ya que se prefiere pintar en los enlucidosdeformes monstruos mejor que imágenes de cosasreales: se sustituyen las columnas por cañasestriadas y los frontones por paneles con hojasrizadas y con volutas. Pintan candelabros que

[3] Sed haec, quae ex veris rebus exemplasumebantur, nunc iniquis moribus inprobantur.<Nam pinguntur> tectoriis monstra potiusquam ex rebus finitis imagines certae: procolumnis enim struuntur calami striati, profastigiis appagineculi cum crispis foliis etvolutis, item candelabra aedicularumsustinentia figuras, supra fastigia eorum

Page 182: Diez libros de Arquitectura

M. Vitruvii Pollionis De Architectura Opus in Libris Decem

181

soportan como pequeños templos y sobre susfrontones hacen emerger de las raíces muchostallos con volutas, que absurdamente sir-ven desoporte para estatuillas sedentes; y también otrostallos más pequeños que en su parte central poseenfiguritas con cabeza humana por un lado y deanimal por otro.

surgentes ex radicibus cum volutis teneriplures habentes in se sine ratione sedentiasigilla, non minus coliculi dimidiata habentessigilla alia humanis alia bestiarum capitibus.

Todo esto ni existe, ni existió ni puede existir.Estas costumbres modernas han forzado a quejueces ignorantes nos han hecho despreciar labuena calidad artística, debido a su estupidez, pues¿cómo puede una caña soportar realmente untecho, o cómo puede un candelabro sostener todoslos adornos de un frontón?, ¿cómo un pequeñotallo frágil y delicado puede sustentar una estatuasedente?, ¿cómo pueden salir de unas raíces y depequeños tallos unas flores por un lado y ademásunas figuritas con doble rostro? Muchas son laspersonas que, observando tales fraudes, no loscensuran, sino que muestran su agrado, sinpercatarse de si son factibles en la realidad o no.Sus opiniones, ensombrecidas por apreciacionessin peso, carecen de fuerza para valorar lo que sí sepuede hacer conforme a la garantía que avalan lasreglas del decoro. No es posible dar la aprobación apinturas que no imitan la realidad y, aunque fueranesmeradas y correctas técnicamente hablando, nose deben estimar o apreciar al instante comobuenas, a no ser que expresen cierta estructuraracional, sin ningún tipo de contradicción con lasreglas del buen gusto y del arte.

[4] Haec autem nec sunt nec fieri possunt necfuerunt. Ergo ita novi mores coegerunt, utiinertiae mali iudices convincerent artiumvirtutes: quemadmodum enim potest calamusvere sustinere tectum aut candelabrumornamenta fastigii, seu coliculus tam tenuis etmollis sustinere sedens sigillum, aut deradicibus et coliculis ex parte floresdimidiataque sibilla procreari? At haec falsavidentes homines non reprehendunt seddelectantur, neque animadvertunt, si quideorum fieri potest necne. Iudiciis auteminfirmis obscuratae mentes non valent probare,quod potest esse cum auctoritate et rationedecoris. Neque enim picturae probari debent,quae non sunt similes veritati, nec, si factaesunt elegantes ab arte, ideo de his statim debet'recte' iudicari, nisi, argumentationes certasrationes habuerint sine offensionibusexplicatas.

En Tralles, Apaturio de Alabanda pintó condestreza artística unos decorados en un pequeñoteatro, que denominan ecclesíasteríon4. Pintócolumnas, estatuas y centauros que soportaban elarquitrabe, techos con cúpulas, salientes muyacusados de frontones, cornisas adornadas concabezas leoninas, que sólo tienen sentido comocanalones para verter el agua de los tejados.Además con una gama muy variada de colorespintó encima un «episcenio», con cúpulas, pórticos,medios frontones y todo lo que propiamentepertenece al conjunto de la techumbre. Como elaspecto de semejantes decorados satisficieragratamente, debido a la rica y abundante variedadde objetos, todo el mundo estaba ya a punto deaplaudir su trabajo, cuando se adelantó el

[5] Etenim etiam Trallibus cum ApaturiusAlabandius eleganti manu finxisset scaenamin minusculo theatro, quod ecclesiasterionapud eos vocitatur, in eaque fecisset columnas,signa, centauros sustinentes epistylia,tholorum rotunda tecta, fastigiorumprominentes versuras, coronasque capitibusleoninis ornatas, quae omnia stillicidiorum etectis habent rationem, praeterea supra eanihilominus episcenium, in qua tholi, pronai,semifastigia omnisque tecti varius picturisfuerat ornatus, itaque cum aspectus eiusscaenae propter asperitatem eblandireturomnium visus et iam id opus probare fuissentparati, tum Licymnius mathematicus prodiit etait [6] ‘Alabandis satis acutos ad omnes res

4 Lugar de regulares proporciones para las asambleas

Page 183: Diez libros de Arquitectura

M. Vitruvii Pollionis De Architectura Opus in Libris Decem

182

matemático Licinio diciendo que: «los habitantesde Alabanda eran considerados hombres hábilespara abordar cualquier tema de carácter civil, peroque por un defecto de escasa entidad eranestimados como personas ineptas, simplementeporque en su Gimnasio todas las estatuas imitabana oradores apasionados y, sin embargo, en el forosus estatuas imitaban a atletas lanzando el disco,corriendo o jugando a la pelota. Esta inconvenientey chocante ubicación respecto a las propiedades decada lugar, favoreció que la ciudad tuviera fama deescasa sensibilidad. ¡A ver si ahora, ante estosdecorados de Apaturio, nosotros resultamos seralabandeses o abderitas! Pues, ¿quién de vosotroscoloca sobre el tejado de la casa otra casa ocolumnas, o frontones artísticamente decorados?Estos elementos se colocan sobre los entramados,pero no sobre las tejas de los techos. Concluyendo,si aceptáramos en las pinturas lo que no guardaninguna correspondencia con la realidad objetiva,nos adheriríamos a tales ciudades, que han sidoconsideradas como ignorantes por estasincoherencias».

civiles haberi, sed propter non magnum vitiumindecentiae insipientes eos esse iudicatos,quod in gymnasio eorum quae sunt statuaeomnes sunt causas agentes, foro discostenentes aut currentes seu pila ludentes. Itaindecens inter locorum proprietates statussignorum publice civitati vitium existimationisadiecit.

Videamus item nunc, ne a picturis scaenaefficiat et nos Alabandis aut Abderitas. Quienim vestrum domos supra tegularum tectapotest habere aut columnas seu fastigiorumexpolitionis? Haec enim supra contignationisponuntur, non supra tegularum tecta. Si ergo,quae non possunt in veritate rationem haberefacti, in picturis probaverimus, accedimus etnos his civitatibus, quae propter haec vitiainsipientes sunt iudicatae'.

Apaturio fue incapaz de contestar y quitó deenmedio estos decorados; posteriormente losrectificó adaptándolos a una adecuada imitación dela realidad, por lo que recibió la aprobacióngeneral. ¡Ojalá los dioses inmortales facilitaran queresucitase Licinio y corrigiese esta locura y estamoda aberrante de pintar así los enlucidos! Meparece muy a propósito explicar ahora las falsasrazones que han primado sobre la verdad. Lo quelos antiguos lograban demostrar poniendo suempeño y su ingenio artístico, ahora se quiereconseguir mediante el sugerente atractivo de loscolores; y la categoría que añadía a sus obras lacapacidad del artista, ahora se logra mediante eldinero que desembolsa el cliente.

[7] Itaque Apaturius contra respondere nonest ausus sed sustulit scaenam et ad rationemveritatis commutatam postea correctamadprobavit. Utinam dii inmortales fecissent,uti Licymnius revivisceret et corrigeret hancamentiam tectoriorumque errantia instituta!Sed quare vincat veritatem ratio falsa, non eritalienum exponere. Quod enim antiquiinsumentes laborem ad industriam probarecontendebant, artibus, id nunc coloribus eteorum alleganti specie consecuntur, et quamsubtilitas artificis adiciebat operibusauctoritatem, nunc dominicus sumptus efficit,ne desideretur.

¿Quién de los antiguos utilizaba el minio, si no eraen escasas cantidades, como si se tratara de unmedicamento? Pero ahora, todas las paredes secubren con minio, por todas partes. Y al minio hayque añadir la crisocola, la púrpura y el azul deArmenia. Cuando se trabaja con estos colores,aunque se extiendan sin el más mínimo sentido delarte, atraen la atención por su brillo; como suprecio es elevado, legalmente quedan los pintoresexentos de correr con los gastos, de modo que

[8] Quis enim antiquorum non utimedicamento minio parce videtur usus esse?At nunc passim plerumque toti parietesinducuntur. Accedit huc chrysocolla, ostrum,armenium. Haec vero cum inducuntur, etsinon ab arte sunt posita, fulgentes oculorumreddunt visus, et ideo quod pretiosa sunt,legibus excipiuntur, ut ab domino, non aredemptore repraesententur.

Page 184: Diez libros de Arquitectura

M. Vitruvii Pollionis De Architectura Opus in Libris Decem

183

deben pagarlos al contado los clientes.

He ido explicando y considerando distintasadvertencias, como me ha sido posible, con objetode no cometer errores en los enlucidos; trataréahora sobre los preparativos, tal como se me vayaocurriendo; como ya he tratado al principio sobrela cal, ahora lo haré sobre el mármol.

Quae commune facere potui, ut ab errorediscedatur in opere tectorio, satis exposui;nunc de apparitionibus, ut succurrere potuerit,dicam, et primum quoniam de calce initio estdictum, nunc de marmore ponam.

Capítulo sexto

Preparación del mármol

Caput SextumEl mármol no tiene las mismas propiedades ni lamisma calidad en todos los lugares; hay sitiosdonde los bloques de mármol contienen brillantescorpúsculos, como granos de sal. Triturados yreducidos a polvo, ofrecen grandes posibilidadespara su uso. Donde no hay canteras de esta clase demármol, se triturarán los pedazos que saltan cuandolos labran los marmolistas y, una vez cribado, ya sepuede utilizar en las obras. En otros lugares, comoen los límites de Magnesia y de Éfeso, se extraenya aptos para su uso y no es preciso ni moler nitamízar, pues es tan fino que parece ya triturado ycribado a mano.

1] Marmor non eodem genere omnibusregionibus procreatur, sed quibusdam locisglaebae ut salis micas perlucidas habentesnascuntur, quae contusae et molitaepraestant operibus utilitatem. Quibus autemlocis eae copiae non sunt, caementamarmorea, sive assulae dicuntur, quaemarmorarii ex operibus deiciunt,contunduntur et moluntur, subcretum inoperibus utuntur. Aliis locis, ut interMagnesiae et Ephesi fines, sunt loca, undefoditur <glaeba> parata, quam nec molerenec cernere opus est, sed sic est subtilis,quemadmodum si qua est manu contusa etsubcreta.

Hay colores de diversas tonalidades: unos poseenun tono natural, en ciertos lugares, según lascanteras de donde se extraen; otros, a base demezclar diversas sustancias y mediante untratamiento específico, logran resultados muyprácticos en las obras, semejantes a los coloresnaturales5.

Colores vero alii sunt, qui per se certis locisprocreantur et inde fodiuntur, nonnulli exaliis rebus tractationibus aut mixtionumtemperaturis compositi perficiuntur, utipraestent in eandem operibus utilitatem.

Capítulo séptimo

Los colores naturales

Caput SeptimumVamos a tratar, en primer lugar, sobre los coloresque surgen de manera natural, como es el colorocre, llamado en griego ochra. Se encuentra en

[1] Primum autem exponemus, quae per senascentia fodiuntur, uti sil, quod graece ochradicitur. Haec vero multis locis, ut etiam in

5 En algunas ediciones aparece a continuación un texto que se considera una interpolación, al cotejar diversos códices.

Page 185: Diez libros de Arquitectura

M. Vitruvii Pollionis De Architectura Opus in Libris Decem

184

muchos lugares y también aquí en Italia. El mejorera el «ocre ático», pero actualmente carecemos deél, pues cuando en Atenas rentabilizaron sus minasde plata, abrieron unas galerías bajo tierra paraapropiarse de la plata y si se encontraban una vetade ocre casualmente, seguían trabajando en ellacomo si fuera de plata. Por ello, los antiguosutilizaron abundantemente el ocre para el enlucidoen sus obras.

Italia, invenitur; sed quae fuerat optima, attica,ideo nunc non habetur, quod Athenisargentifodinae cum habuerunt familias, tuncspecus sub terra fodiebantur ad argentuminveniendum. Cum ibi vena forte inveniretur,nihilominus uti argentum persequebantur;itaque antiqui egregia copia silis ad politionemoperum sunt usi.

De muchos lugares se extrae, y en abundancia, elalmagre o tierra roja, pero es raro encontrarla debuena calidad como es la de Sínope en el Ponto, lade Egipto, la de las islas Baleares en España ytambién la de Lemnos que quedó como tributo enbeneficio de los atenienses, según decisión delSenado y del pueblo romano. El «paretonioblanco» toma su nombre del lugar de donde seextrae. Lo mismo sucede con el «melino blanco»,pues se llama así porque abunda en la isla de Meloque es una de las Cícladas. La greda verde seencuentra en muchos lugares, pero la de mejorcalidad es la de Esmirna, que los griegos llamanTheodoteion, pues Teodoteo era el nombre delpropietario de la finca donde se encontró porprimera vez. El oropimente -en griego arsenicon-se extrae del Ponto. La sandaraca abunda ennumerosos lugares, pero la de mejor calidad seencuentra en el Ponto, cerca del río Hypanis6.

[2] Item rubricae copiosae multis lociseximuntur, sed optimae paucis, uti PontoSinope, et Aegypto, in Hispania Balearibus,non minus etiam Lemno, cuius insulaevectigalia Atheniensibus senatus populusqueRomanus concessit fruenda. [3] Paraetoniumvero ex ipsis locis, unde foditur, habet nomen.Eadem ratione melinum, quod eius metalluminsula cycladi Melo dicitur esse. [4] Cretaviridis item pluribus locis nascitur, sed optimaZmyrnae; hanc autem Graeci Theodoteionvocant, quod Theodotus nomine fuerat, cuiusin fundo id genus cretae primum estinventum. [5] Auripigmentum, quodarsenicon graece dicitur, foditur Ponto.Sandaraca item pluribus locis, sed optimaPonto proxime flumen Hypanim habetmetallum.

Capítulo octavo

El minio y el azogue

Caput OctavumPasaré ahora a describir las características delminio o bermellón. Dicen que por primera vez seencontró en los campos Cilbíanos de Efeso. Suspropiedades naturales gozan de una extraordinaríavaloración. Se extrae de una gleba y antes detransformarse en minio tras diversos tratamientos,es similar a una vena del color del hierro, aunqueun poco más rojiza por tener en su entorno polvorojo. Cuando se extrae suelta abundantes gotas deazogue, al recibir los golpes de los picos; estasgotas rápidamente las recogen los mineros.

[1] Ingrediar nunc minii rationes explicare.Id autem agris Ephesiorurm Cilbianis primumesse memoratur inventum. Cuius et res et ratiosatis magnas habet admirationes. Foditur enimglaeba quae dicitur, antequam tractationibusad minium perveniant, vena uti ferrum, magissubrufo colore, habens circa se rubrumpulverem. Cum id foditur, ex plagisferramentorum crebras emittit laerimas argentivivi, quae a fossoribus statim colliguntur.

6 En algunas ediciones el texto añade unos datos referentes a las minas de donde se extrae la sandaraca en perfectascondiciones.

Page 186: Diez libros de Arquitectura

M. Vitruvii Pollionis De Architectura Opus in Libris Decem

185

Cuando la gleba se recoge en el laboratorio, pasapor el horno para que se vaya secando, pues es muyhúmeda; el vapor, que se origina por causa delfuego, se condensa, formando como una nube quedesciende a la base del horno y adquiere ya laspropiedades del azogue. Al secarse totalmente lagleba, las gotas que quedan en el fondo no sepueden recoger por ser muy diminutas y por ellotienen que barrerse agrupándolas en una vasija deagua, donde se apelmazan entre sí formando unamezcla compacta. Si la capacidad de la vasija es decuatro sextanos, al pesarla se comprobará queequivale a cien libras de peso.

[2] Hae glaebae, cum collectae sunt inofficinam, propter umoris plenitatemcoiciuntur in fornacem, ut interarescant, et isqui ex his ab ignis vapore fumus suscitatur,cum resedit in solum furni, invenitur esseargentum vivum. Exemptis glaebis guttae eae,quae residebunt, propter brevitates nonpossunt colligi, sed in vas aquae converrunturet ibi inter se congruunt et una confunduntur.Id autem cum sint quattuor sextariorummensurae, cum expenduntur, invenientur essepondo centum.

Cuando el azogue se vierte en una vasija,permanece flotando en la superficie, inclusoaunque coloquemos encima de él una piedra decien libras. Se verá que con este peso el azogue nise comprime, ni se divide en partes, ni sedesmenuza. Si quitamos de encima la piedra yponemos en su lugar un escrúpulo7 de oro, noflotará sino que se hundirá hasta el fondo.Consecuentemente, es innegable que la gravedadde los cuerpos no depende de su peso sino de laentidad propia de cada sustancia material. Elazogue ofrece muchas posibilidades en su uso: esindispensable para dorar la plata y el bronce. Sitenemos un vestido recamado de oro, pero que estáya muy gastado por ser viejo y resulta indecente,échese el vestido en una vasija de barro, hasta queresulte quemado por el fuego. Derrámense lascenizas en agua y añádase azogue; éste atrae laspartículas de oro y forma con ellas un todocompacto. Al verter el agua, el resto se extiende enun paño, se exprime con las manos y el azogue sefiltra a través de la textura del paño, quedando eloro puro dentro, debido a la compresión.

[3] Cum in aliquo vase est confusum, sisupra id lapide centenarium pondus inponatur,natat in summo neque eum liquorem potestonere suo premere nec elidere nec dissipare.Centenario sublato si ibi auri scripulumponatur, non natabit, sed ad imum per sedeprimetur. Ita non amplitudine ponderis sedgenere singularum rerum gravitatem esse nonest negandum.[4] Id autem multis rebus est ad usumexpeditum. Neque enim argentum neque aessine eo potest recte inaurari. Cumque investem intextum est aurum eaque vestiscontrita propter vetustatem usum non habeathonestum, panni in fictilibus vasis inpositisupra ignem conburuntur. Is cinis coicitur inaquam, et additur eo argentum vivum. Idautem omnis micas auri corripit in se et cogitsecum coire. Aqua diffusa cum id in pannuminfunditur et ibi manibus premitur, argentumper panni raritates propter liquorem extralabitur, aurum compressione coactum intrapurum invenitur.

Capítulo noveno

La preparación del minio

Caput NonumVoy a tratar ahora sobre la preparación del minio:cuando las glebas están secas, se van triturando conpisones de hierro; luego, se lavan y se cuecen

[1] Revertar nunc ad minii temperaturam.Ipsae enim glaebae, cum sunt aridae,contunduntur pilis ferreis, et lotionibus et

7 Equivale aproximadamente a 1,198 g.

Page 187: Diez libros de Arquitectura

M. Vitruvii Pollionis De Architectura Opus in Libris Decem

186

repetidas veces hasta que se eliminan las impurezasy así se logra que salgan sus colores. Cuando elminio, debido a que ha perdido el azogue, hadejado las cualidades naturales que tenía, se vuelvenaturalmente blanco y muy suave. Y cuando elminio se utiliza en los enlucidos de estanciascerradas, permanece con su propio color sin sufriralteraciones; pero en lugares abiertos, como son losperistilos, salas de tertulia y otros similares, dondepuedan penetrar los rayos del sol y el resplandor dela luna, el minio resulta afectado, se estropea y seennegrece perdiendo la fuerza de su color. Comoha sucedido con otros muchos ciudadanos, elescribano Faberio quiso enlucir su casa delAventino elegantemente, con un gusto exquisito;pintó con minio todas las paredes del peristilo;pero, al cabo de treinta días adquirieron un tonodesigual y francamente feo, por lo que tuvo quepintarlas de nuevo utilizando otros colores.

cocturis crebris relictis stercoribus efficiuntur,ut adveniant, colores. Cum ergo emissae sintex minio per argenti vivi relictionem quas inse naturales habuerat virtutes, efficitur teneranatura et viribus inbecillis. [2] Itaque cumest in expolitionibus conclavium tectisinductum, permanet sine vitiis suo colore;apertis vero, id est peristyliis aut exhedris autceteris eiusdem modi locis, quo sol et lunapossit splendores et radios inmittere, cum abhis locus tangitur, vitiatur et amissa virtutecoloris denigratur. Itaque cum et alii multi tumetiam Faberius scriba, cum in Aventinovoluisset habere domum eleganter expolitam,peristyliis parietes omnes induxit minio, quipost dies XXX facti sunt invenusto varioquecolore. Itaque primo locavit inducendos alioscolores.

Si alguien más perspicaz quisiera que el enlucidode minio o bermellón mantuviera su propio color,deberá observar los siguientes pasos: cuando lapared esté ya pintada y seca, con un pincel seextenderá una capa de cera púnica8, derretida alfuego y combinada con una pequeña cantidad deaceite; posteriormente, colocando unos carbonesencendidos en una vasija de hierro la aproximará ala pared y a la cera, que se irán recalentando; pocoa poco la cera se derretirá y la pared quedaráperfectamente igualada; a continuación, serestregará con trozos de cera y con trapos limpios,tal como se hace para mantener pulcras las estatuasde mármol: esta operación se llama en griegoganosis. De esta forma, la capa de cera púnicaimpide que el resplandor de la luna y los rayos delsol absorban y alteren el color de las paredespintadas. Los talleres que había en las minas deÉfeso han sido trasladados recientemente a Roma,pues se han descubierto vetas de minio en algunasminas de España, de donde se importa el mineral yaquí, en Roma, es administrado por los encargadosde su suministro. Estos talleres se encuentran entrelos templos de Flora y de Quirino.

[3] At si qui subtilior fuerit et volueritexpolitionem miniaciam suum coloremretinere, cum paries expolitus et aridus est,ceram punicam igni liquefactam paulo oleotemperatam saeta inducat; deinde posteacarbonibus in ferreo vase compositis eamceram a primo cum pariete calfaciundo sudarecogat fiatque, ut peraequetur; deinde tunccandela linteisque puris subigat, uti signamarmorea nuda curantur (haec autem ganosisgraece dicitur):

[4] ita obstans cerae punicae loricae nonpatitur nec lunae splendorem nec solis radioslambendo eripere his politionibus colorem.Quae autem in Ephesiorum metallis fueruntofficinae, nunc traiectae sunt ideo Romam,quod id genus venae postea est inventumHispaniae regionibus, quibus metallis glaebaeportantur et per publicanos Romae curantur.Eae autem officinae sunt inter aedem Florae etQuirini.

El minio se adultera añadiéndole cal. Si se quierecomprobar la pureza del minio debe procederse así:tómese una plancha de hierro y colóquese encimael minio; se pondrá sobre el fuego hasta que la

[5] Vitiatur minium admixta calce. Itaque siqui velit experiri id sine vitio esse, sic eritfaciendum. Ferrea lamna sumatur, eo miniuminponatur, ad ignem conlocetur, donec lamna

8 Cera blanca.

Page 188: Diez libros de Arquitectura

M. Vitruvii Pollionis De Architectura Opus in Libris Decem

187

plancha quede incandescente. Cuando su color sealtere por el calor y sea negro, retírese la planchadel fuego; si al enfriarse adquiere su color propio ynatural, será señal de que el minio no estáadulterado; si, por el contrario, continuara su colornegro, indicará que el minio no es puro, que estáadulterado.

candescat. Cum e candore color mutatus fueriteritque alter, tollatur lamna ab igni, et sicrefrigeratum restituatur in pristinum colorem;sine vitio esse propabit; sin autem permanseritnigro colore, significabit se esse vitiatum.

He ido describiendo lo que he podido recordaracerca del minio. La crisócola se importa desdeMacedonia y se extrae desde unos lugarespróximos a las minas de bronce. El azul deArmenia y el índigo9 indican sus lugares deprocedencia mediante sus nombres propios.

[6] Quae succurrere potuerunt mihi de minio,dixi. Chrysocolla adportatur a Macedonia;foditur autem ex is locis, qui sunt proximiaerariis metallis. Armenium et indicumnominibus ipsis indicatur, quibus in locisprocreatur.

Capítulo décimo

El color negro

Caput DecimumPasaré a tratar ahora sobre los materiales que,gracias a un específico tratamiento a partir de otrassustancias, sufren una transformación total yadquieren las propiedades de distintos colores. Enprimer lugar voy a hablar del negro, pues esextraordinariamente práctico y necesario en lasobras, con el fin de que se sepa el proceso de supreparación, siguiendo los pasos exactos de losartesanos.

[1] Ingediar nunc ad ea, quae ex aliisgeneribus tractationum temperaturiscommutata recipiunt colorum proprietates. Etprimum exponam de atramento, cuius usus inoperibus magnas habet necessitates, ut sintnotae, quemadmodum praeparentur certisrationibus artificiorum, ad id temperaturae.

Se construye una sala, similar a un lacónico, seenluce cuidadosamente con mármol y se pule.Delante se coloca un pequeño hornillo con unostubos que comuniquen con el lacónico; se tapa laboca del hornillo con cuidado para que la llama nose propague fuera de él; a continuación, se poneresina en el hornillo. La fuerza del fuego ardienteimpele al hollín a salir a través de los tubos hasta ellacónico y el hollín se adhiere en las paredes y enla bóveda. Se recoge y parte de él se mezcla congoma, resultando un compuesto muy apropiadopara que los libreros lo usen como tinta; el resto semezcla con cola y así lo usan los escayolistas paraenlucir las paredes. Si no fuera posible disponer detodo esto, con el fin de no demorar la obra, sesatisfará o compensará la necesidad de su uso de lasiguiente manera: quémense unos sarmientos o

[2] Namque aedificatur locus uti laconicumet expolitur marmore subtiliter et levigatur.Ante id fit fornacula habens in laconicumnares, et eius praefurnium magna diligentiaconprimitur, ne flamma extra dissipetur. Infornace resina conlocatur. Hanc autem ignispotestas urendo cogit emittere per nares intralaconicum fuliginem, quae circa parietem etcamerae curvaturum adhaerescit. Inde collectapartim componitur ex gummi subacta ad usumatramenti librarii, reliquum tectores glutinumadmiscentes in parietibus utuntur.

[3] Si autem hae copiae non fuerint paratae,ita necessitatibus erit administrandum, neexpectatione morae res retineatur. Sarmentaaut taedae schidiae comburantur; cum erunt

9 Procede de la India, de donde toma su nombre. Desde la antigüedad era muy conocido en las partes orientales.

Page 189: Diez libros de Arquitectura

M. Vitruvii Pollionis De Architectura Opus in Libris Decem

188

bien unas astillas de pino y, cuando quedenreducidas a brasas, apáguense; después, se moleránen un mortero añadiendo cola y así se obtendrá unnegro suficientemente válido para los estucadores.Se conseguirá también un resultado parecido sitomamos heces de vino muy secas y las cocemosen un hornillo; molidas después con cola, seutilizan en los enlucidos, ya que producen un colornegro muy suave y de mejor calidad; si las hecesson de vino de categoría se obtendrá un color negromás eficaz e incluso podrá recordar el índigo.

carbones, extinguantur, deinde in mortariocum glutino terantur; ita erit atramentumtectoribus non invenustum.

[4] Non minus si faex vini arefacta et coctain fornace fuerit et ea contrita cum glutino inopere inducetur, super quam atramentisuavitatis efficiet colorem; et quo magis exmeliore vino parabitur, non modo atramenti,sed etiam indici colorem dabit imitari.

Capítulo décimo primero

El azul y el amarillo

Caput UndecimumEn Alejandría se halló el primer procedimiento depreparación del azul; posteriormente Vestorioorganizó su fabricación en Puzol. El método y loselementos de su composición son objeto deadmiración y de asombro. Veamos: se tritura arenacon flor de sal mineral formando una mezcla tanfina como la harina; se revuelve bronce de Chipre,limado a partir de gruesas láminas, hasta que seforme una masa compacta; después, frotando lasmanos se van haciendo unas pelotitas que, una vezbien apretadas, se pondrán a secar. Cuando esténya perfectamente secas, se colocan en una orza debarro, que introduciremos dentro de un horno: unavez que se haya secado conjuntamente el metal y laarena, gracias a la elevada temperatura del fuego,se produce un intercambio de sus propios vaporescon la consiguiente eliminación de suspropiedades. A causa de la fuerza del fuego, seconsumen sus características originales y adquierenun color azulado. Veamos ahora cómo se prepara elocre «cocido al fuego», pues ofrece interesantesventajas en los enlucidos: se introduce en fuego unterrón de mineral amarillo de buena calidad hastaque quede candente; después, se apaga con vinagrey así se consigue el color púrpura.

[1] Caeruli temperationes Alexandriaeprimum sunt inventae, postea item VestoriusPuteolis instituit faciundum. Ratio autem eius,e quibus est inventa, satis habet admirationis.Harena enim cum nitri flore conteritur adeosubtiliter, ut efficiatur quemadmodum farina;et aes cyprum limis crassis uti scobis factamixta conspargitur, ut conglomeretur; deindepilae manibus versando efficiuntur et itaconligantur, ut inarescant; aridae componunturin urceo fictili, urcei in fornace: ita aes et eaharena ab ignis vehementia confervescendocum coaruerint, inter se dando et accipiendosudores a proprietatibus discedunt suisquerebus per ignis vehementiam confectiscaeruleo rediguntur colore.

[2] Usta vero, quae satis habet utititatis inoperibus tectoriis, sic temperatur. Glaeba silisboni coquitur, ut sit in igni candens; ea autemaceto extinguitur et efficitur purpureo colore.

Page 190: Diez libros de Arquitectura

M. Vitruvii Pollionis De Architectura Opus in Libris Decem

189

Capítulo décimo segundo

El albayalde, el cardenillo y la sandaraca

Caput DuodecimumMe parece pertinente tratar sobre la preparación delalbayalde y del cardenillo, colores que nosotrosllamamos «aeruca». Los rodios lo preparan de lasiguiente manera: colocan sarmientos en unastinajas y los rocían con vinagre; sobre lossarmientos ponen unas planchas de plomo; cierranlas tinajas con unas tapaderas, para que no seproduzca ninguna emanación hacia el exterior.Cuando pasa un tiempo determinado, abren lastinajas y obtienen ya el albayalde, que se hagenerado a partir de las planchas de plomo. Con elmismo método, pero colocando unas láminas decobre, se obtiene el cardenillo, también llamado«aeruca». Si se introduce albayalde dentro delhorno y se deja calcinar, sufre una mutación de sucolor por causa del fuego, transformándose ensandaraca; su descubrimiento se debió a la puracasualidad, como consecuencia de un incendio. Lasandaraca así obtenida ofrece unas mejoresventajas que la natural, que se extrae de las minas.

[1] De cerussa aerugineque, quam nostriaerucam vocitant, non est alienum,quemadmodum comparetur, dicere. Rhodoenim doleis sarmenta conlocantes acetosuffuso supra sarmenta conlocant plumbeasmassas, deinde ea operculis obturant, nespiramentum obturatum emittatur. Post certumtempus aperientes inveniunt e massis plumbeiscerussam. Eadem ratione lamellas aereasconlocantes efficiunt aeruginem, quae aerucaappellatur.

[2] Cerussa vero, cum in fornace coquitur,mutato colore ad ignem incendi efficitursandaraca -- id autem incendio facto ex casudidicerunt homines -- et ea multo melioremusum praestat, quam quae de metallis per senata foditur.

Capítulo décimo tercero

El color púrpura

Caput Tertium DecimumVoy a tratar ahora sobre el púrpura, que posee, porencima de los colores citados, una categoríasuperior, una extraordinaria distinción y unaexquisita suavidad para la vista. Se obtiene a partirde unas conchas marinas que proporcionan estecolor; para los estudiosos de la naturaleza ofreceuna especial fascinación que supera otras muchassustancias naturales, pues no posee un solo yexclusivo color en los distintos parajes donde secrían las conchas, sino que presenta diversosmatices de modo natural, como consecuencia delcurso del sol. La púrpura que se obtiene en el Pontoy en la Galia tiene un color negro, ya que sonregiones situadas cerca del septentrión; si seguimosavanzando entre el septentrión y el occidente,encontraremos una púrpura de color cárdeno; la

[1] Incipiam nunc de ostro dicere, quod etcarissimam et excellentissimam habetpraeter hos colores aspectus suavitatem. Itautem excipitur e conchylio marino, e quopurpura efficitur, cuius non minores suntquam ceterarum <rerum> naturaeconsiderantibus admirationes, quod habetnon in omnibus locis, quibus nascitur, uniusgeneris colorem, sed solis cursu naturalitertemperatur. [2] Itaque quod legitur Pontoet Gallia, quod hae regiones sunt proximaead septentrionem, est atrum;progredientibus inter septentrionem etoccidentem invenitur lividum; quod autemlegitur ad aequinoctialem orientem etoccidentem, invenitur violacio colore; quod

Page 191: Diez libros de Arquitectura

M. Vitruvii Pollionis De Architectura Opus in Libris Decem

190

púrpura que se recoge en las proximidades delequinoccio oriental y occidental presenta un colorvioleta y la que se halla en regiones meridionalestiene un tono rojizo; idéntico color rojo tiene lapúrpura que encontramos en la isla de Rodas y enotras regiones cercanas al curso del sol. Cuando serecogen estas conchas, las abren en todo sucontorno con instrumentos de hierro; de lashendiduras, como si fueran lágrimas, fluye unlíquido que se recoge y se tritura en el mortero; sellama «ostro» precisamente porque se extrae defragmentos de las conchas marinas. Por causa delsalitre, se seca muy rápidamente salvo que semezcle con miel.

vero meridianis regionibus excipitur, rubraprocreatur potestate, et ideo hoc Rhodoetiam insula creatur ceterisque eiusmodiregionibus, quae proximae sunt soliscursui. [3] Ea conchylia, cum sunt lecta,ferramentis circa scinduntur, e quibusplagis purpurea sanies, uti lacrimaprofluens, excussa in mortariis terendocomparatur. Et quod ex concharummarinarum testis eximitur, ideo ostrum estvocitatum. Id autem propter salsuginemcito fit siticulosum, nisi mel habeat circafusum.

Capítulo décimo cuarto

Los colores artificiales

Caput Quartum DecimumUn método de obtener colores purpúreos consisteen teñir greda con la secreción de las raíces de larubia y con tinte violeta. Igualmente, es posibleobtener otros colores a partir de las flores. Así,cuando los estucadores pretenden imitar el colordel ocre ático introducen violetas secas en un vasocon agua y las dejan hervir al fuego; luego, cuandoestá a punto vierten todo el contenido sobre unpaño, lo exprimen con las manos y recogen en unmortero el agua que ha quedado coloreada por lasvioletas; añaden greda que van moliendo a la vez yasí obtienen el color del ocre ático.Usando la misma técnica, pero mezclandoarándano con leche consiguen un color púrpura debuena calidad. A quienes les resulte imposibleutilizar la crisocola, por su elevado precio, mezclenazul con una hierba llamada «gualda» y obtendránun verde brillante que se denomina «verdetintado». Debido a la escasez del índigo, algunosmezclan greda de Selinonte, o bien greda anulariacon glasto o hierba pastel -en griego, ¡satín- yobtienen un color que perfectamente sustituye alíndigo.En este libro he descrito detalladamente, tal comome ha venido a la mente, con qué método y conqué elementos resulta factible conseguir pinturasbellas y permanentes; también he detallado lascualidades que ofrecen los distintos colores. Al

[1] Fiunt etiam purpurei colores infectacreta rubiae radice et hysgino, non minus etex floribus alii colores. Itaque tectores, cumvolunt sil atticum imitari, violam aridamcoicientes in vas cum aqua, confervefaciuntad ignem, deinde, cum est temperatum,coiciunt <in> linteum, et inde manibusexprimentes recipiunt in mortarium aquamex violis coloratam, et eo cretaminfundentes et eam terentes efficiunt silisattici colorem.

[2] Eadem ratione vaccinium temperanteset lactem miscentes purpuram faciuntelegantem. Item qui non possuntchrysocolla propter caritatem uti, herba,quae luteum appellatur, caeruleuminficiunt, et utuntur viridissimum colorem;hacc autem infectiva appellatur. Itempropter inopiam coloris indici cretamselinusiam aut anulariam vitro, quod Graeciisatin appellant, inficientes imitationemfaciunt indici coloris.[3] Quibus rationibus et rebus addispositionem firmitatis quibusque decorasoporteat fieri picturas, item quas habeantomnes colores in se potestates, ut mihisuccerrere potuit, in hoc libro perscripsi.

Page 192: Diez libros de Arquitectura

M. Vitruvii Pollionis De Architectura Opus in Libris Decem

191

poner el punto final a estos siete volúmenes, doypor concluido el tema sobre la construcción de todaclase de edificios, así como la estructura más favo-rable que deben presentar. Pasaré a tratar en elsiguiente libro sobre el agua, la manera dedescubrirla, de hacerla llegar donde se necesite y decomprobar su grado de salubridad y de calidad.

Itaque omnes aedificationum perfectiones,quam habere debeant opportunitatemratiocinationis, septem voluminibus suntfinitae; insequenti autem de aqua, si quibuslocis non fuerit, quemadmodum inveniaturet qua ratione ducatur quibusque rebus, sierit salubris et idonea, probetur, explicabo.

Page 193: Diez libros de Arquitectura

M. Vitruvii Pollionis De Architectura Opus in Libris Decem

192

LIBRO VIII

Introducción

PraefatioTales de Mileto, uno de los siete sabios, propusoque el agua era el principio o arché de todas lascosas naturales; para Heráclito el principio era elfuego y para los sabios sacerdotes de los Magos1,el agua y el fuego. Eurípides, uno de losdiscípulos de Anaxágoras y conocido por losatenienses con el sobrenombre de «filósofo de laescena», afirmó que era el aire y la tierra y queésta, fecundada por simiente de la lluvia celestial,había engendrado la especie humana y todos losseres animados que habitan el mundo; que todolo que procede de la tierra, al disolverse porconcluir su ciclo vital, regresa a la misma tierra ylo que ha nacido del aire vuelve de nuevo a losespacios celestes, sin sufrir su destrucción, pues,al disolverse, recuperan la primigenia naturalezaque habían tenido en un principio. Por otra parte,Pitágoras, Empédocles, Epicarmo, junto conotros físicos y filósofos, afirmaron que losprincipios eran cuatro: aire, fuego, tierra y agua;estos cuatro elementos se combinan entre síconforme a sus propiedades naturales y generanlas distintas características, según la diversidadde las especies.

[1] De septem sapientibus Thales Milesiusomnium rerum principium aquam est professus,Heraclitus ignem, Magorum sacerdotes aquamet ignem, Euripides, auditor Anaxagorae, quemphilosophum Athenienses scaenicumappellaverunt, aera et terram, eamque ecaelestium imbrium conceptionibusinseminatam fetus gentium et omniumanimalium in mundo procreavisse, et quae ex eaessent prognata, cum dissolverentur temporumnecessitate coacta in eandem redire, quaeque deaere nascerentur, item in caeli regiones revertineque interitiones recipere et dissolutionemutata in eam recidere, in qua ante fuerant,proprietatem. Pythagoras vero, Empedocles,Epicharmos aliique physici et philosophi haecprincipia esse quattuor proposuerunt: aerem,ignem, terram, aquam, eorumque inter secohaerentiam naturali figuratione e generumdiscriminibus efficere qualitates.

No obstante, observamos que no sólo han surgidode estos elementos las sustancias que constituyenla totalidad de los cuerpos naturales, sino quetodo se alimenta, se desarrolla y se conservagracias a su fuerza natural. En efecto, los cuerposno pueden mantener su propia vida si carecen delaliento vital, si el aire penetrante no incrementacontinuamente la inspiración y la espiración. Silos cuerpos no poseen una adecuada cantidad decalor, será imposible que detenten aliento vital,que se mantengan erectos e incluso la energíaque proporcionan los alimentos será incapaz deprovocar la digestión. Igualmente, si losmiembros del cuerpo no se alimentan con losproductos de la tierra, se irán debilitando, alcarecer del necesario complejo que aporta elelemento tierra.

[2] Animadvertimus vero non solum nascentiaex his esse procreata, sed etiam res omnes nonali sine eorum potestate neque crescere nectueri. Namque corpora sine spiritus redundantianon possunt habere vitam, nisi aer influens cumincremento fecerit auctus et remissionescontinenter. Caloris vero si non fuerit in corporeiusta conparatio, non erit spiritus animalis nequeerectio firma, cibique vires non poterunt haberecoctionis temperaturam. Item si non terrestricibo membra corporis alantur, deficientur et ita aterreni principii mixtione erunt deserta.

1 Probablemente se refiere a los discípulos de Zoroastro.

Page 194: Diez libros de Arquitectura

M. Vitruvii Pollionis De Architectura Opus in Libris Decem

193

Si los seres animados tuvieran una deficientecantidad de agua, acabarían pereciendo agotadosy secos, pues estarían privados del elementoagua, que es principio de todas las cosas. Porello, la Mente Divina no decidió hacer difícil niinalcanzable todo lo que es particularmentenecesario a los humanos, como sí hizo con lasperlas, el oro, la plata y otros materialespreciosos que de ninguna manera sonimprescindibles ni para el cuerpo ni para lanaturaleza; y todo lo que es preciso para protegerla vida de los humanos, lo ha derramado enabundancia a lo largo y ancho del mundo. Así, side las cosas necesarias faltara, por ejemplo, larespiración en el cuerpo, como pueda ser laasfixia, el aire contribuye y suple perfectamenteesta carencia. Los rayos solares y el fuego,descubierto por el hombre, hacen una vidamucho más segura como elementos preventivos yauxiliares del calor. De igual modo los frutos queproduce la tierra son tan abundantes que excedenlo que podríamos desear y nutren a los seresvivos de modo permanente. El agua no sóloconstituye nuestra bebida, sino que presta unasconsiderables ventajas ya que cubreinnumerables necesidades agradables por sergratuita.

[3] Animalia vero si fuerint sine umorispotestate, exsanguinata et exsucata aprincipiorum liquore interarescent. IgiturdÃvina mens, quae proprie necessaria essentgentibus, non constituit difficilia et cara, uti suntmargaritae, aurum, argentum ceteraque, quaeneque corpus nec natura desiderat, sed sinequibus mortalium vita non potest esse tuta,effudit ad manum parata per omnem mundum.Itaque ex his, si quid forte defit in corporespiritus, ad restituendum aer adsignatus idpraestat. Apparatus autem ad auxilia calorissolis impetus et ignis inventus tutiorem efficitvitam. Item terrenus fructus escarum praestanscopiis supervacuis desiderationibus alit et nutritanimales pascendo continenter. Aqua vero nonsolum potus sed infinitas usu praebendonecessitates, gratas, quod est gratuita, praestatutilitates.

Precisamente por esto, quienes ejercen lasfunciones sacerdotales, cumpliendo los ritosegipcios, ponen de manifiesto que todo loexistente proviene del poder del agua, comoelemento originario; cuando llevan un cántarolleno de agua al templo y al santuario, conrespetuosa solemnidad se postran en tierra,elevan sus manos al cielo y dan las gracias a labondad divina por haberla creado2.

[4] Ex eo etiam qui sacerdotia gerunt moribusAegyptiorum, ostendunt omnes res e liquorispotestate consistere. Itaque cum hydria aqua adtemplum aedemque casta religione refertur, tuncin terra procumbentes manibus ad caelumsublatis inventionis gratias agunt divinaebenignitati.

Concluyendo, ya que físicos filósofos ysacerdotes mantienen la teoría común de que entodas las sustancias naturales está presente lafuerza del agua como elemento constitutivo, hepensado que, después de exponer la teoría de laconstrucción de los edificios en los siete primerosvolúmenes, era conveniente tratar en estevolumen sobre la manera de descubrir el agua,las cualidades que pueda poseer según su distintalocalización y los métodos para suministrarla y

Cum ergo et a physicis et philosophis et absacerdotibus iudicetur ex potestate aquae omnesres constare, putavi, quoniam in prioribusseptem voluminibus rationes aedificiorum suntexpositae, in hoc oportere de inventionibusaquae, quasque habeat in locorum proprietatibusvirtutes, quibusque rationibus ducatur, etquemadmodum ante probetur, scribere.

2 En las ceremonias culturales de Egipto, la liturgia del agua ocupa un lugar importantísimo.

Page 195: Diez libros de Arquitectura

M. Vitruvii Pollionis De Architectura Opus in Libris Decem

194

comprobar previamente su calidad.

Capítulo primero

Maneras de descubrir agua

Caput PrimumEl agua es imprescindible para la vida, para satisfacernecesidades placenteras y para el uso de cada día. Sihay manantiales que hacen fluir el agua aldescubierto, será muy sencillo disponer de ella; perosi no aflora al exterior, deben buscarse y debencaptarse bajo tierra sus manantiales. Se procederá dela siguiente manera: un poco antes del amanecer setumbará uno boca abajo exactamente en el lugardonde se quiere encontrar agua y, apoyando confuerza el mentón sobre el suelo, se observaráatentamente todo el contorno alrededor; manteniendoel mentón apoyado e inmóvil, la vista no se elevarámás de lo que es preciso, sino que, con todaexactitud, irá demarcando una altura totalmentehorizontal; entonces, en las zonas donde aparezcanvapores que ondean y se elevan hacia el aire, allímismo se debe cavar, pues tales fenómenos deninguna manera se producen en lugares sin agua.

[1] Est enim maxime necessaria et ad vitamet ad delectiones, et ad usum cotidianum Eaautem erit facilior, si erunt fontes aperti etfluentes. Sin autem non profluent, quaerendasub terra sunt capita et colligenda. Quae sicerunt experienda, uti procumbatur in dentes,antequam sol exortus fuerit, in locis, quibuserit quaerendum, et in terra mento conlocatoet fulto prospiciantur eae regiones; sic enimnon errabit excelsius quam oporteat visus,cum erit inmotum mentum, sed libratamaltitudinem in regionibus certa finitionedesignabit. Tunc, in quibus locis videbunturumores concrispantes et in aera surgentes,ibi fodiatur; non enim in sicco loco hocpotest signum fieri.

Asimismo, quienes busquen agua deben observarcómo es la naturaleza del suelo, ya que el agua manaen terrenos muy concretos. Si el terreno es arcillosoel agua será escasa, prácticamente superficial y susabor no será muy agradable. En terrenos de arenasuelta, el agua también será escasa, se encontrará amayor profundidad, será cenagosa y de sabordesagradable. Si se trata de tierra negra, apenas sirezumará algo de agua, quizás unas pobres gotasestancadas después de las lluvias invernales quehayan quedado embalsadas en lugares compactos yfirmes: su sabor es francamente extraordinario. Enterrenos de grava se encuentran venas de agua nomuy caudalosas e intermitentes, pero de unasuavidad excelente. En terrenos de arena gruesa y detierra rojiza, con toda seguridad encontraremos venasde agua permanentes, con un sabor agradable. Entrelas piedras rojas son abundantes las venas de agua yde buena calidad, salvo que se filtren y desaparezcana través de los intersticios de las piedras. Donde síhay agua en abundancia, fresquita y saludable, es enlas faldas de los montes y entre rocas de sílice. Lasaguas que discurren por terrenos llanos son salobres,

[2] Item animadvertendum est quaerentibusaquam, quo genere sint loca; certa enimsunt, in quibus nascitur. In creta tenuis etexilis et non alta est copia; ea erit nonoptimo sapore. Item sabulone soluto tenuis,sed inferioris loci invenietur; ea erit limosaet insuavis. Terra autem nigra sudoris etstillae exiles inveniuntur, quae ex hibernistempestatibus collectae in spissis et solidislocis subsidunt; haec habent optimumsaporem. Glarea vero mediocres et noncertae venae reperiuntur; hae quoque suntegregia suavitate. Item sabulone masculoharenaque carbunculo certiores [etstabiliores] sunt copiae; eaeque sunt bonosapore. Rubro saxo et copiosae et bonae, sinon per intervenia dilabantur et liquescant.Sub radicibus autem montium et in saxissilicibus uberiores et affluentiores; eaequefrigidiores sunt et salubriores. Campestribusautem fontibus salsae, graves, tepidae, nonsuaves, nisi quae ex montibus sub terrasubmanantes erumpunt in medios campos

Page 196: Diez libros de Arquitectura

M. Vitruvii Pollionis De Architectura Opus in Libris Decem

195

gruesas, algo templadas y de mal sabor, excepto lasque procedan de las mismas montañas, que,siguiendo un curso subterráneo, broten en medio dela llanura; a la sombra de los árboles resultan tanagradables como las aguas de los manantiales de altamontaña.

ibique arborum umbris contectae praestantmontanorum fontium suavitatem.

A los indicios que acabamos de describir referentes alas distintas clases de terrenos donde se encuentra elagua, añadiremos otros que pasamos a enumerar: lapresencia de juncos delgados, sauces silvestres,olmos, sauzgatillos, cañas, hiedra y otras plantassimilares que únicamente crecen en lugares húmedos.Hay también plantas que se desarrollan en lugarespantanosos que, al estar a un nivel más bajo que elterreno circundante, durante el invierno recogen elagua procedente de las lluvias y de los campos que lorodean, y debido a que forman como una depresión,mantienen el agua durante largos meses. Mas no hayque fiarse mucho de estos indicios, sino que debebuscarse el agua en terrenos -no en lugarespantanosos- donde las plantas anteriormente citadascrezcan de manera natural, sin haber sido sembradas.

[3] Signa autem, quibus terrarum generibussupra scriptum est, ea invenientur nascentia:tenuis iuncus, salix erratica, alnus, vitex,harundo, hedera aliaque, quae eiusmodisunt, quae non possunt nasci per se sineumore. Solent autem eadem in lacunis nataesse, quae sidentes praeter reliquum agrumexcipiunt ex imbribus et agris per hiemempropterque capacitatem diutius conservantumorem. Quibus non est credendum, sedquibus regionibus et terris, non lacunis, easigna nascuntur, non sata, sed naturaliter perse procreata, ibi est quaerenda.

En los terrenos donde se descubran tales indicios dela presencia de agua, se realizará la siguientecomprobación: cávese un hoyo con una anchura nomenor de tres pies y una profundidad de al menoscinco pies; al atardecer, se colocará en el hoyo unavasija cóncava de bronce, o de plomo, o bien unbarreño. Una vez que dispongamos de la vasija o delbarreño, lo embadurnaremos con aceite por su parteinterior y lo colocaremos boca abajo; la boca delhoyo la taparemos con cañas o bien con hojas y locubriremos todo con tierra; al día siguiente, lodestaparemos y si encontramos en la vasija gotas deagua o que rezuma humedad, es una señal clara deque en ese paraje hay agua.

[4] In quibus si eae significabunturinventiones, sic erunt experiundae. Fodiaturquoquoversus locus latus ne minus pedes<tres, altus pedes> quinque, in eoqueconlocetur circiter solis occasum scaphiumaereum aut plumbeum aut pelvis. Ex hisquod erit paratum, id intrinsecus oleoungatur ponaturque inversum, et summafossura operiatur harundinibus aut fronde,supra terra obruatur; tum postero dieaperiatur, et si in vaso stillae sudorisqueerunt, is locus habebit aquam.

De igual modo si se coloca dentro del hoyo unavasija de barro no cocido, procediendo de la mismamanera y cubriéndola del modo referido, si hay aguaen ese lugar, la vasija aparecerá húmeda y casideshecha por la acción del agua. Si se colocaradentro del hoyo un vellón de lana y al día siguientesoltara unas gotas al retorcerlo, será señal inequívocade que en ese paraje abunda el agua. Lo mismosucedería si se colocara una lámpara bien preparadacon abundante aceite, encendida y se encerraradentro del hoyo; si al día siguiente no está el aceite

[5] Item si vasum ex creta factum noncoctum in ea fossione eadem rationeopertum positum fuerit, si is locus aquamhabuerit, cum apertum fuerit, vas umidumerit et iam dissolvetur ab umore. Vellusquelanae si conlocatum erit in ea fossura,insequenti autem die de eo aqua expressaerit, significabit eum locum habere copiam.Non minus si lucerna concinnata oleiqueplena et accensa in eo loco operta fueritconlocata et postero die non erit exusta, sed

Page 197: Diez libros de Arquitectura

M. Vitruvii Pollionis De Architectura Opus in Libris Decem

196

completamente consumido, sino que aún queda unpoco e incluso algo de pábilo, y si la misma lámparaaparece húmeda, será un indicio claro de que allí hayagua, pues el calor templado atrae la humedad haciasí mismo. En fin, si se enciende una buena lumbre enel hoyo y, una vez recalentada y requemada la tierra,observamos que desprende una nube de calor, sinduda que en este lugar habrá agua. Después derealizar estas comprobaciones, si aparecen losindicios anteriormente descritos, entonces debeabrirse un pozo en ese lugar; si se alcanzara elmanantial de agua, se abrirán muchos pozosalrededor y se conducirán las aguas a un único lugar,mediante conductos subterráneos.

habuerit reliquias olei et enlychni ipsaqueumida invenietur, indicabit eum locumhabere aquam, ideo quod omnis tepor ad seducit umores. Item in eo loco ignis factus sifuerit et percalfacta terra et adusta vaporemnebulosum ex se suscitaverit, is locushabebit aquam. [6] Cum haec ita eruntpertemptata et, quae supra scripta sunt, signainventa, tum deprimendus est puteus in eoloco, et si erit caput aquae inventum, plurescirca sunt fodiendi et per specus in unumlocum omnes conducendi.

Los manantiales de agua deben buscarseprincipalmente en las montañas y en las regionesorientadas al norte, ya que las aguas captadas enestos lugares son más agradables, más salubres y másabundantes. Son lugares opuestos al curso del sol,donde abundan densos bosques de árboles y donde lasombra que proyectan los montes sirve de protecciónpara que los rayos solares no incidan directamentesobre la tierra y, en consecuencia, no puedanevaporar su humedad. Los valles, que se extiendenentre montañas, recogen gran cantidad de agua de laslluvias y, debido a los bosques tan densos que crecenen ellos, las nieves se mantienen durante muchotiempo, gracias a las sombras de los árboles y de lasmontañas; cuando se funden las nieves, se filtran porlos poros de la tierra y van a parar a las faldas de lasmontañas, donde emanan a través de los chorros delos manantiales. Por el contrario, el agua no suele serabundante en las llanuras, y la que hay no puede sersalubre, pues el calor abrasador del sol evapora lahumedad de estas tierras llanas, al no quedarprotegidas por la sombra de los árboles; si brota aguaen la superficie, el aire disipa los ingredientes másligeros y más sutiles, que producen precisamente lasalubridad del agua, desviándolos hacia el cielo, ydeja en las fuentes de las llanuras los elementos máspesados, más duros y más desagradables.

Haec autem maxime in montibus etregionibus septentrionalibus sunt quaerenda,eo quod in his et suaviora et salubriora etcopiosiora inveniuntur. Aversi enim suntsolis cursui, et in his locis primum crebraesunt arbores et silvosae, ipsique montes suashabent umbras obstantes et radii solis nondirecti perveniunt ad terram nec possuntumores exurere.[7] Intervallaque montium maximerecipiunt imbres et propter silvarumcrebritatem nives ab umbris arborum etmontium ibi diutius conservantur, deindeliquatae per terrae venas percolantur et itaperveniunt ad infimas montium radices, exquibus profluentes fontium erumpuntfructus. Campestribus autem locis contrarionon possunt habere copias. Namquaecumque sunt, non possunt haberesalubritatem, quod solis vehemens impetuspropter nullam obstantiam umbrarum eripitexhauriendo fervens ex planitie camporumumorem, et si quae sunt aquae apparentes,ex his, quod est levissimum tenuissimumqueet subtili salubritate, aer avocans dissipat inimpetum caeli, quaeque gravissimaeduraeque et insuaves sunt partes, eae infontibus campestribus relinquuntur.

Page 198: Diez libros de Arquitectura

M. Vitruvii Pollionis De Architectura Opus in Libris Decem

197

Capítulo segundo

El agua de lluvia

Caput SecundumEl agua que se recoge procedente de las lluvias poseeunas propiedades más salubres, ya que es el resultadode los más sutiles y más finos elementos queproceden de todas las fuentes o manantiales; se tratade un agua filtrada por el movimiento agitado delaire, que cae sobre la tierra licuándose por lastormentas. En las llanuras, las lluvias son menosfrecuentes que en las montañas o en susproximidades, debido a que, al despuntar el día, seelevan unos vapores húmedos que dirigiéndose haciacualquier parte del cielo, ponen en movimiento elaire; postenormente, al agitarse estos vapores, atraentras ellos masas de aire que se precipitan allí mismo,por el vacío que se ha originado. El aire, a su vez, ensus desplazamientos arrastra con violentas ráfagaslos vapores húmedos hacia todas las direcciones,formando las corrientes impetuosas de los vientosque se desarrollan progresivamente. Estos vaporeshúmedos, que proceden de fuentes, de ríos, delagunas y del mar son arrastrados por los vientos portodos los lados y se van condensando por la fuerzacalorífica del sol, se elevan hacia las alturas y formanlas nubes. Después, cuando son empujados por lascorrientes de aire, llegan a las montañas chocancontra ellas y se licúan en chaparrones por causa desu densidad y de su peso, se van dispersando y, deesta forma, se originan las precipitaciones sobre atierra.

[1] Itaque, quae ex imbribus aquacolligitur, salubriores habet virtutes, quodeligitur ex omnibus fontibus levissimissubtilibusque tenuitatibus, deinde per aerisexercitationem percolata tempestatibusliquescendco pervenit ad terram. Etiamquenon crebriter in campis confluunt imbres,sed in montibus aut ad ipsos montes, ideoquod umores ex terra matutino solis ortumoti cum sunt egressi, in quamcumquepartem caeli sunt proclinati, trudunt aera;deinde, cum sunt moti, propter vacuitatemloci post se recipiunt aeris ruentisundas. [2] Aer autem, qui ruit, trudensquocumque umorem per vim spiritusimpetus et undas crescentes facit ventorum.A ventis autem quocumque feruntur umoresconglobati ex fontibus, ex fluminibus etpaludibus et pelago, cum tempore soliscolligunt et exhauriunt et ita tollunt inaltitudinem nubes. Deinde cum aeris undanitentes, cum perventum ad montes, abeorum offensa et procellis propterplenitatem et gravitatem liquescendodisparguntur et ita diffunditur in terras.

La causa que provoca que surjan de la misma tierralos vapores, las nieblas y la humedad, parece ser lamisma tierra que encierra en sí misma caloresardientes, impresionantes corrientes de aire, algunaspartes frías y una inmensa cantidad de agua, y todo almismo tiempo; por ello, cuando el sol del amaneceractúa sobre el globo terráqueo, enfriado durante lanoche, se originan soplos de viento que se abren pasoa través de las tinieblas y, a su vez, se elevan lasnubes desde los parajes húmedos. Es entoncescuando el aire, calentado con fuerza por el sol, haceelevar, como es natural, la humedad de la tierra, talcomo vemos en las salas de baños, por ejemplo. Enefecto, las bóvedas de las salas de baño templado notienen sobre ellas ningún manantial ni fuente de agua

[3] Vaporem autem et nebulas et umores exterra nasci haec videtur efficere ratio, quodea habet in se et calores fervidos et spiritusinmanes refrigerationesque et aquarummagnam multitudinem. Ex eo, cumrefrigeratum noctu sol oriens impetu tangitorbem terrae et ventorum flatus oriuntur pertenebras, ab umidis locis egrediuntur inaltitudinem nubes. Aer autem cum a solepercalefactus cum rationibus tollit ex terraumores, licet ex balineis exemplumcapere. [4] Nullae enim camerae, quaesunt caldariorum, supra se possunt haberefontes, sed caelum, quod est ibi expraefurniis ab ignis vapore percalefactum,

Page 199: Diez libros de Arquitectura

M. Vitruvii Pollionis De Architectura Opus in Libris Decem

198

y sin embargo el techo queda recalentado, debido alvapor caliente procedente de los hornos que evaporanel agua desde el pavimento y la elevan hasta laconcavidad de la bóveda, donde se mantiene; lacausa de este fenómeno es que el vapor calientesiempre tiende a elevarse hacia partes más altas; enun primer momento, el vapor se mantiene en lo alto acausa de su escaso peso, pero según se vacondensando con una mayor cantidad de agua, nopuede mantenerse en suspensión, ya que adquieremayor peso, lo que provoca que gotee sobre lacabeza de los bañistas. Por la misma causa, cuando elaire de la atmósfera se calienta por el calor del sol,absorbe la humedad de todas las partes, la eleva y lava acumulando a las nubes. Así como la tierra, alcalentarse, despide su propia humedad, así también elcuerpo humano produce sus propios sudores, porcausa del calor.

corripit ex pavimentis aquam et aufertsecum in camararum curvaturas et sustinet,ideo quod semper vapor calidus inaltitudinem se trudit. Et primo non remittitpropter brevitatem, simul autem plus umorishabet congestum, non potest sustinerepropter gravitatem, sed stillat supralavantium capita. Item eadem rationecaelestis aer, cum ab sole percepit calorem,ex omnibus locis hauriendo tollit umores etcongregat ad nubes. Ita enim terra fervoretacta eicit umores, etiam corpus hominis excalore emittit sudores.

Los vientos corroboran este fenómeno natural: losque se originan y soplan desde zonas más frías, comoson el viento del norte y el cierzo, arrastrancorrientes de aire enrarecidas por la sequedad; elviento del sur y los vientos que soplan desde la partedel curso del sol, son muy húmedos y siemprearrastran las lluvias, ya que llegan muy calientesdesde las regiones abrasadas por el sol, evaporan lahumedad de los países que atraviesan y descargan elagua en las regiones del norte.

[5] Indices autem sunt eius rei venti, exquibus qui a frigidissimis partibus veniuntprocreati, septentrio et aquilo, extenuatossiccitatibus in aere flatus spirant; auster veroet reliqui, qui a solis cursu impetum faciunt,sunt umidissimi et semper adportant imbres,quod percalefacti ab regionibus fervidisadveniunt, ex omniibus terris labenteseripiunt umores et ita eos profundunt adseptentrionales regiones.

Las cabeceras de los ríos pueden servirnos de pruebasobre lo que acabamos de describir; según los mapasy el testimonio de las descripciones que hanplasmado los escritores, en todo el orbe terráqueo lainmensa mayoría de los ríos y los más caudalosostienen sus cabeceras en el norte. En la India, elGanges y el Indo nacen y descienden desde elCáucaso; en Siria, el Tígris y el Éufrates; en Asia, enel Ponto el Nieper, el Bug y el Tanais (Don); en laCólquída, el Faso; en Galia, el Ródano; en la GaliaCéltica, el Rin; en el lado más próximo de los Alpes,el Timavo y el Po; en Italia el Tíber; en Maurusia,que nosotros denominamos Mauritania, el río Dyris,que desciende desde el monte Atlas, tiene sunacimiento en la región septentrional, discurre através de regiones septentrionales, hasta desembocaren el lago Eptabolo, donde cambia de denominacióny se llama Agger; desde el lago Eptabolo atraviesamontes desérticos bajo tierra, aflora a lo largo de lasregiones meridionales y va a parar en unas zonas

[6] Haec autem sic fieri testimonio possuntesse capita fluminum, quae orbe terrarumchorographiis picta itemque scripta plurimamaximaque inveniuntur egressa adseptentrionem. Primumque in India Gangeset Indus ab Caucaso monte oriuntur; SyriaTigris et Euphrates; Asiae item, PontoBorysthenes, Hypanis, Tanais; ColchisPhasis; Gallia Rhodanus; Celtica Rhenus;citra Alpis Timavos et Padus; Italia Tiberis;Maurusia, quam nostri Mauretaniamappellant, ex monte Atlante Dyris, qui ortusex septentrionali regione progreditur peroccidentem ad lacum Eptagonum et mutatonomine dicitur Agger, deinde ex lacuEptabolo sub montes desertos subterfluensper meridiana loca manat et influit inPaludem quae appellatur, circumcingitMeroen, quod est Aethiopum meridianorumregnum, ab hisque paludibus se circumagens

Page 200: Diez libros de Arquitectura

M. Vitruvii Pollionis De Architectura Opus in Libris Decem

199

lacustres llamadas genéricamente «Marjales»,rodeando el territorio Meroe, que es el renio de laEtiopía Meridional; desde estas zorias lacustres,después de formar con sus meandros los ríosAstansobas, Astoboa y otros muchos, a través de lasmontañas llega a la catarata; desde aquí se precipitaatravesando regiones septentrionales entreElefantina, Síene y las llanuras de Tebas y penetra enEgipto, donde se denomina Nilo.

per flumina Astansobam et Astoboam et aliaplura pervenit per montes ad cataractam abeoque se praecipitans per septentrionalempervenit inter Elephantida et SyenenThebaicosque in Aegyptum campos et ibiNilus appellatur.

Está suficientemente constatado que la cabecera delNilo discurre desde Mauritania, pues desde el otrolado del Atlas discurren igualmente otros ríos quedesembocan en el océano Occidental, donde nacen yviven ichneumonos, cocodrilos y otras especies deanimales salvajes y de peces, excepto hipopótamos.

[7] Ex Mauretiana autem caput Niliprofluere ex eo maxime cognoscitur, quodex altera parte montis Atlantis alia capitaitem profluentia ad occidentem Oceanum,ibique nascuntur ichneumones, crocodili,aliae similes bestiarum pisciumque naturaepraeter hippopotamos.

En conclusión, se puede observar en los mapas odescripciones de la tierra que todos los ríoscaudalosos tienen sus fuentes en el septentrión y quelas llanuras de África, como ocupan la partemeridional castigada por el curso del sol, poseen ensu subsuelo aguas profundamente ocultas, no afloranmanantiales y las corrientes de agua son muyescasas; de todo ello se induce que los manantialesmás caudalosos son los que brotan en el norte y en elnoreste, salvo que en su curso encuentren parajesricos en azufre, alumbre o bituminosos; en estesupuesto, sus aguas sufren un profundo cambio pues,sean calientes o frías sus fuentes, de hecho discurrencon un olor y con un sabor francamente molestos. Noes cualidad natural del agua el ser caliente; lo quesucede es que el agua fría, cuando encuentra en sucurso una zona caliente, adquiere una mayortemperatura y caldeada brota a través de las venasmanando al exterior. Por esto, no se mantienencalientes durante mucho tiempo, sino que se enfríanrápidamente. Si el agua fuera naturalmente calienteno perdería su calor. El agua no recupera ni su sabor,ni su olor, ni su color pues son propiedadesinherentes al agua, debido a su natural porosidad.

[8] Ergo cum omnia fluminamagnitudinibus in orbis terrarumdescriptionibus a septentrione videanturprofluere Afrique campi, qui sunt inmeridianis partibus subiecti solis cursui,latentes penitus habent umores nec fontescrebros amnesque raros, relinquitur, utimulto meliora inveniantur capita fontium,quae ad septentrionem aut aquilonemspectant, nisi si inciderint in sulphurosumlocum aut aluminosum seu bituminosum.Tunc enim permutantur <et> aut calidaeaquae aut frigidae odore malo et saporeprofundunt fontes. [9] Neque enim calidaeaquae est ulla proprietas, sed frigida aqua,cum incidit percurrens in ardentem locum,effervescit et percalefacta egreditur pervenas extra terram. Ideo diutius non potestpermanere, sed brevi spatio fit frigida.Namque si naturaliter esset calida, nonrefrigeraretur calor eius. Sapor autem etodor et color eius non restituitur, quodintinctus et commixtus est propter naturaeraritatem.

Page 201: Diez libros de Arquitectura

M. Vitruvii Pollionis De Architectura Opus in Libris Decem

200

Capítulo tercero

Cualidades naturales de diferentes aguas

Caput TertiumTambién existen fuentes calientes de las que brotaun agua de excelente sabor y tan agradable alpaladar que no tiene nada que envidiar a las fuentesde Camenas ni a las de Marcia. Estas aguas sonnaturalmente extraordinarias, por las siguientescircunstancias: cuando el fuego se reaviva en elsubsuelo por contacto con el alumbre, el betún o elazufre, con su fuerte calor eleva la temperatura dela tierra que está encima; ésta despide hacia lo altoun vapor hirviente y si precisamente en este lugarnacen fuentes de agua dulce, al quedar afectadaspor este vapor se van calentando entre los poros dela tierra y brotan manteniendo su propio sabor.

[1] Sunt autem etiam nonnulli fontes calidi,ex quibus profluit aqua sapore optimo, quae inpotione ita est suavis, uti nec fontalis abCamenis nec Marcia saliens desideretur. Haecautem ab natura perficiuntur his rationibus.Cum in imo per alumen aut bitumen seusulphur ignis excitatur, ardore percandefacitterram, quae est supra se; autem fervidumemittit in superiora loca vaporem, et ita, si quiin îs locis, qui sunt supra, fontes dulcis aquaenascuntur, offensi eo vapore effervescunt intervenas et ita profluunt incorrupto sapore.

Por el contrario, hay fuentes frías cuyo olor y saborson desagradables; nacen a muchos metros deprofundidad, atraviesan por medio de lugaresardientes, pasan luego a través de la tierrarecorriendo una larga distancia y afloran a lasuperficie completamente enfriadas, manteniendosu sabor, su olor y su color inalterados; así sucedecon el río Albula3 en la Vía Tiburtina y en la regiónde Ardea, que posee unas fuentes frías con elmismo olor que las llamadas «sulfuronas»; sucedelo mismo en otro - s muchos lugares de similarescaracterísticas. En realidad se trata de aguas frías y,sin embargo, da la impresión que son cálidas; heaquí la causa: en una zona muy profunda delsubsuelo, las aguas van a caer sobre una parte muycaliente y al chocar entre sí el agua con el fuego,ésta se ve afectada por la vehemente colisión, alrecibir violentas corrientes de aire; aumentan suvolumen por la fuerza de este viento concentrado ehirviendo manan por las fuentes. Las aguas que noafloran al exterior, sino que quedan retenidas porlas rocas, son lanzadas violentamente por la fuerzadel viento a través de angostos cauces hasta lo altode las colinas.

[2] Sunt etiam odore et sapore non bonofrigidi fontes, qui ab inferioribus locis penitusorti per loca ardentia transeunt et ab eo perlongum spatium terrae percurrentes refrigeratiperveniunt supra terram sapore odorecoloreque corrupto, uti in Tiburtina via flumenAlbula et in Ardeatino fontes frigidi eodemodore, qui sulphurati dicuntur, et reliquis locissimilibus. Hi autem, cum sunt frigidi, ideovidentur aspectu fervere, quod, cum inardentem locum alte penitus inciderunt, umoreet igni inter se congruentibus offensavehementi fragore validos recipiunt in sespiritus, et ita inflati vi venti coacti bullientescrebre per fontes egrediuntur. Ex his autem quinon sunt aperti, sed a saxis continentur, perangustas venas vehementia spiritusextruduntur ad summos grumorum tumulos.

Quienes piensan en la posibilidad de la existenciade manantiales en las cimas de las colinas, se vendefraudados al abrir pozos en una ancha extensión.

[3] Itaque qui putant se altitudine, qua suntgrumi, capita fontium posse habere, cumaperiunt fossuras latius, decipiuntur. Namque

3 Son aguas termales sulfurosas. Su temperatura es de 23º.

Page 202: Diez libros de Arquitectura

M. Vitruvii Pollionis De Architectura Opus in Libris Decem

201

Lo mismo sucede con una vasija de bronce que sellenara de agua no hasta su mismo borde, sino dosterceras partes de su capacidad y que se cubrieracon una tapadera: al ponerla al fuego, el aguaalcanza necesariamente una temperatura alta y,debido a su natural porosidad, al penetrar en ella elcalor experimenta una expan sión que llena porcompleto la vasija y además levanta con violenciasu tapadera, como consecuencia del vapor; siguesubiendo y subiendo y acaba por desbordarse; perosi levantamos su tapadera los vapores se expandenal aire libre y recupera de nuevo su nivel anterior.Del mismo modo, cuando los manantiales de lasfuentes se hallan oprimidos por angostos canales,las corrientes de aire empujan hacia arribaborbotones de agua y simplemente con dejar al airelibre estos canales, los borbotones pierden el airepor la porosidad que contienen los líquidos,recuperando su nivel natural. Todas las aguascalientes tienen propiedades medicinales, aunteniendo un sabor desagradable; se debe a que lasaguas están muy recalentadas, lo que provoca queadquieran virtualidades añadidas. Las aguassulfurosas son una buena terapia para lasenfermedades de los nervios, ya que vanconsumiendo con su poder calorífico los humoresnocivos del cuerpo humano. Las aguas aluminosasson muy efectivas cuando los miembros pierden sumovilidad por una parálisis o por algunaenfermedad similar, pues, al circular por los porosabiertos, con la fuerza de su calor contrarresta lafrialdad de los miembros atrofiados, que recuperansu motricidad primitiva. Las aguas bituminosas sonun buen remedio como purgantes, pues al beberlascuran las enfermedades internas del cuerpo. Existentambién unas aguas frías con elementos alcalinos -como son las aguas de Penna, en la tierra de losVestinos; las aguas de Cutilio y otros lugaressemejantes- que al beberlas actúan como purgantesal pasar por los intestinos e incluso reducen lostumores de las paperas. Donde hay minas de oro,plata, hierro, cobre, plomo y de otros mineralessimilares abundan las fuentes de agua, pero son depésima calidad. Como las aguas calientes contienenazufre, alumbre y betún, al penetrar en el cuerporecorren las venas hasta alcanzar los nervios y lasarticulaciones; al beberla, los endurece,inflamándolos. Por tanto, los nervios, hinchadospor esta dilatación, reducen su longitud,ocasionando enfermedades como artritis o gota; seproducen porque estas aguas saturan los poros de

uti aeneum vas non in summis labris plenumsed aquae mensurae suae capacitatis habenstribus duas partes operculumque in eoconlocatum, cum ignis vehementi fervoretangatur, percalefieri cogit aquam, ea autempropter naturalem raritatem in se recipiensfervoris validam intflationem non modo impletvas, sed spiritibus extollens operculum etcrescens abundat, sublato autem operculoemissis inflationibus in aere patenti rursus adsuum locum residit: ad eundem modum eacapita fontium cum sunt angustiis conpressa,ruunt in summo spiritus aquae bullitus, simulautem sunt latius aperti, examinati per raritatesliquidae potestatis residunt et restituuntur inlibramenti proprietate.

[4] Omnis autem aqua calida ideo [quod] estmedicamentosa, quod in pravis rebus percoctaaliam virtutem recipit ad usum. Namquesulphurosi fontes nervorum labores reficiuntpercalefaciendo exurendoque caloribus ecorporibus umores vitiosos. Aluminosi autem,cum dissoluta membra corporum paralysi autaliqua vi morbi receperunt, fovendo perpatentes venas refrigerationem contrariacaloris vi reficiunt, et hoc continenterrestituuntur in antiquam membrorumcurationem. Bituminosi autem interioriscorporis vitia potionibus purgando solentmederi.

[5] Est autem aquae frigidae genus nitrosum,uti Pinnae Vestinae, Cutiliis aliisque locissimilibus, quae potionibus depurgat peralvumque transeundo etiam strumarum minuittumores. Ubi vero aurum, argentum, ferrum,aes, plumbum reliquaeque res earum similesfodiuntur, fontes inveniuntur copiosi, sed himaxime sunt vitiosi. Habent enim vitia aquaecalidae sulphur alumen bitumen, eademque,per potiones cum in corpus iniit et per venaspermanando nervos attingit et artus, eos duratinflando. Igitur nervi inflatione turgentes elongitudine contrahuntur et ita aut nervicos autpodagricos efficiunt homines, ideo quod exdurissimis et spissioribus frigidissimisquerebus intinctas habent venarum raritates.Troezeni non potest id vitari, quod omnino

Page 203: Diez libros de Arquitectura

M. Vitruvii Pollionis De Architectura Opus in Libris Decem

202

las venas con elementos durísimos, tremendamentepesados y muy fríos.

aliud genus aquae non reperitur, nisi quotcibdeli habeant; itaque in ea civitate aut omnesaut maxima parte sunt pedibus vitiosi. Ciliciavero civitate Tarso flumen est nomine Cydnos,in quo podagrici crura macerantes levanturdolore.

Hay también una clase especial de agua que no esmuy transparente y mantiene en suspensión, en susuperficie, algo parecido a la espuma, que, por sucolor, nos recuerda al vidrio purpúreo. Son aguasespecialmente apreciadas en Atenas. Desde suspropios lugares de nacimiento son conducidas a laciudad y al puerto del Pireo; brotan a chorro, peronadie bebe de ellas ya que simplemente se utilizanpara lavar y para otras necesidades; enconsecuencia, beben el agua de los pozos paraevitar sus efectos nocivos. En Trecene es imposibleresolver este problema, ya que no hay otra clase deagua, sino la que se suministra desde fuentescontaminadas; ésta es la causa de que todos o lamayoría de sus habitantes sufran enfermedades delos pies. En Cilicia, en la ciudad de Tarso, corre unrío llamado Cydnos que tiene la propiedad dealiviar los dolores de gota de quienes bañan los piesen sus aguas.

[6] Aquae autem species est, quae cumhabeat non satis perlucidas et ipsa uti flos natatin summo, colore similis vitri purpurei. Haecmaxime considerantur Athenis. Ibi enim exeiusmodi locis et fontibus in asty et ad portumPiraeum ducti sunt salientes, e quibus bibitnemo propter eam causam, sed lavationibus etreliquis rebus utuntur, bibunt autem ex puteiset ita vitant eorum vitia.

Troezeni non potest id vitari, quod omninoaliud genus aquae non reperitur nisi quodCibdeli habent, itaque in ea civitate aut omnesaut maxima parte sunt pedibus vitiosi. Ciliciavero civitate Tarso flumen est nomine Cydnos,in quo podagrici crura macerantes levanturdolore.

Podemos enumerar otras muchas clases diferentesde agua, que poseen propiedades muy concretas yparticulares; por ejemplo, las aguas del río Himera,en Sicilia, que desde su misma cabecera se divideen dos brazos: uno discurre frente a Etruria,atraviesa por medio del jugo dulce de su suelo yposee un exquisito dulzor; el otro brazo discurrepor un terreno lleno de salinas y, en consecuencia,su sabor es salado. En Parentonio y a lo largo delcamino que conduce al templo de Ammon y a lascolinas de Casio, próximas a Egipto, hay unoslagos cenagosos con tanta salinidad que en susuperficie aparece como una capa de sal. En otrosmuchos lugares surgen manantiales, ríos y lagosque, al atravesar minas de sal, inevitablemente susaguas son saladas.

[7] Sunt autem et alia multa genera, quaehabent suas proprietates, ut in Sicilia flumenest Himeras, quod a fonte cum est progressum,dividitur in duas partes; quae pars profluitcontra Etruriam, quod per terrae dulcemsucum percurrit, est infinita dulcedine, quaealtera parte per eam terram currit, unde salfoditur, salsum habet saporem. ItemParaetonio et quod est iter ad Ammonem etCasio ad Aegyptum lacus sunt palustres, quiita sunt salsi, ut habeant insuper se salemcongelatum. Sunt autem et aliis pluribus lociset fontes et flumina <et> lacus, qui persalifodinas percurrentes necessario salsiperficiuntur.

Al contrario, otros ríos discurren por venas detierras grasas y emergen muy contaminados conaceite, como sucede en Soles, ciudad de Cilicia;quienes se lavan o se bañan en el río Liparis salentotalmente pringados de aceite por la grasa de susaguas. En Etiopía, hay un lago que impregna de

[8] Alii autem per pingues terrae venasprofluentes uncti oleo fontes erumpunt, utiSolis, quod oppidum est Ciliciae, flumennomine Liparis, in quo natantes aut lavantes abipsa aqua unguntur. Similiter Aethiopiae lacusest, qui unctos homines efficit, qui in eo

Page 204: Diez libros de Arquitectura

M. Vitruvii Pollionis De Architectura Opus in Libris Decem

203

aceite a quienes se bañan en sus aguas; también enla India se extiende un lago, que durante el buentiempo despide una gran cantidad de aceite. EnCartago, brota una fuente sobre la que apareceflotando aceite que despide un olor que recuerda elde la raspadura de una cidra, con el quenormalmente untan a sus animales. En la isla deZante y en las proximidades de Durazzo y deApolonia, brotan unas fuentes que vierten un grancaudal de agua con abundantes peces. En Babiloniahay un lago de considerables dimensiones llamado«Lago del Asfalto» en cuya superficie flota unbetún líquido; con este betún líquido y con ladrillosde tierra cocida, Semíramis levantó un muro quecircunvala Babilonia. Encontramos también lagosen Jopé, ciudad siria, y en la Arabia de losNómadas, de extraordinarias proporciones, quegeneran cantidades impresionantes de betún, de lasque se aprovechan los habitantes colindantes.

nataverint, et India, qui sereno caelo emittitolei magnum multitudinem, item Carthaginifons, in quo natat insuper oleum, odore utiscobe citreo; quo oleo etiam pecora solentungui. Zacyntho et circa Dyrrachium etApolloniam fontes sunt, qui picis magnammultitudinem cum acqua evomunt. Babylonelacus amplissima magnitudine, qui limneasphaltitis appellatur, habet supra natansliquidum bitumen; quo bitumine et lateretestaceo structum murum Sameramiscircumdedit Babylonem. Item Iope in SyriaArabiaque Numidarum lacus sunt inmanimagnitudine, qui emittunt bituminis maximasmoles, quas diripiunt qui habitant circa.

Todos estos fenómenos no deben impresionarnos,pues son una consecuencia de las abundantescanteras de betún duro que se encuentran en susproximidades. Cuando el agua irrumpe con toda sufuerza, pasando por estas tierras bituminosas,arrastra el betún en su propio caudal y, al brotarhacia el exterior, la misma agua despide este betún,liberándose de él. En Capadocia, en el camino queune Mazaca y Tyana, encontramos un lago extenso;si introducimos en este lago parte de una caña uotra sustancia vegetal y la extraemos al díasiguiente, la parte que hayamos sumergido aparecepetrificada, mientras que la parte que no hayatenido contacto con el agua mantiene y conservasus propiedades naturales.

[9] Id autem non est mirandum; nam crebraesunt ibi lapidicinae bituminis duri. Cum ergoper bituminosam terram vis erumpit aquae,secum extrahit et, cum sit egressa extra terram,secernitur et ita reicit ab se bitumen. Etiamqueest in Cappadocia in itinere, quod est interMazaca et Tyana, lacus amplus, in quemlacum pars sive harundinis sive alii generis sidimissa fuerit et postero die exempta, ea pars,quae fuerit exempta, invenietur lapidea, quaeautem pars extra aquam manserit, permanet insua proprietate.

De manera parecida, brota a borbotones un grancaudal de agua caliente en Hierápolis, importanteciudad de Frigia, que mediante unas zanjasconducen sus habitantes en torno a sus huertos yviñedos; al cabo de un año, estas zanjas quedanpetrificadas y por eso levantan a derecha eizquierda unos márgenes de tierra para conducir elagua, que los utilizan como vallado o cercado desus campos. Parece un fenómeno natural; en estoslugares y en la tierra donde brota el agua, subyaceun líquido compacto, muy parecido al cuajo;cuando esta mezcla emerge con fuerza y sale al airelibre a través de las fuentes o manantiales, el calordel v del aire la solidifica, tal como sucede en las

[10] Ad eundem modum Hierapoli Phrygiaeeffervet aquae calidae multitudo, e quibuscircum hortos et vineas fossis ductis inmittitur;haec autem efficitur post annum crustalapidea. Ita quotannis dextra ac sinistramargines ex terra faciundo inducunt eam etefficiunt in his crustis in agris saepta. Hocautem ita videtur naturaliter fieri, quod in îslocis et ea terra, quibus is nascitur, sucussubest coaguli naturae similis; deinde cumcommixta vis egreditur per fontes extraterram, a solis et aeris calore cogitur congelari,ut etiam in aeris salinarum videtur.

Page 205: Diez libros de Arquitectura

M. Vitruvii Pollionis De Architectura Opus in Libris Decem

204

salinas. Hay fuentes que brotan con un sabor muyamargo, debido al fango amargo de la tierra dondenacen, como son las aguas del río Hipanis, en elPonto. En su cabecera, aproximadamente acuarenta millas, sus aguas poseen un sabor muydulce, pero cuando el río alcanza unas tierrassituadas a ciento sesenta millas de sudesembocadura, recibe las aguas de una fuentecilla,extremadamente pequeña; al desaguar en el ríoprovoca ese sabor amargo en todo el caudal, pueslas aguas de la fuentecilla atraviesan tierras y venasde donde extraen sandaraca, que infecta las aguascon su amargo sabor.

[11] Item sunt ex amaro suco terrae fontesexeuntes vehementer amari, ut in Ponto estflumen Hypanis. A capite profluit circitermilia XL sapore dulcissimo; deinde, cumpervenit ad locum, qui est ab ostio ad miliaCLX, admiscetur ei fonticulus oppido quamparvolus. Is cum in eum influit, tunc tantamagnitudine fluminis facit amaram, ideo quodper id genus terrae et venas, unde sandaracamfodiunt, est aqua manando perficitur amara.

Como sucede con los frutos, también las aguasadquieren sabores diferentes según las propiedadesparticulares de la tierra. Así es, si las raíces de losárboles, vides o cualquier otra planta no produjeransus frutos chupando el jugo particular y peculiar dela tierra, en todos los lugares y en todas lasregiones los frutos tendrían el mismo sabor. Pero,veamos: en la isla de Lesbos se produce el vino«protropos»4; en Meonia, el «catececaumenites»5

en Lidia, el «tmolite»6; en Sicilia, el «mamertino»7;en Campania, el «falerno»8 entre Terracina yFondi, el «cecubo»9 y así en diferentes lugares secrían incontables clases de vinos de muy diferentespropiedades. Tal variedad de vinos sena imposiblesi no fuera porque los jugos de la tierra, con suspeculiares características de sabor, son absorbidospor las raíces, nutren los sarmientos que losconducen hasta lo alto de las cepas y dan a las uvasese sabor propio del vino de ese lugar.

[12] Haec autem dissimilibus saporibus aterrae proprietate perficiuntur, uti etiam infructibus videtur. Si enim radices arborum autvitium aut reliquorum seminum non ex terraeproprietatibus sucum capiendo ederent fructus,uno genere essent in omnibus locis etregionibus omnium sapores. Sedanimadvertimus insulam Lesbon vinumprotropum, Maeoniam Catacecaumeniten,Lydia