Click here to load reader

Williams, Tennessee - Un Tranvia Llamado Deseo

  • View
    4.202

  • Download
    10

Embed Size (px)

Text of Williams, Tennessee - Un Tranvia Llamado Deseo

UN TRANVA LLAMADO DESEODE:

TENNESSEE WILLIAMS

Versin espaola: ENRIQUE LLOVET

Ttulo original: A Streetear Named Desire Versin de Enrique Llovet Ediciones MK, 1988 Castell, 30-52-28001 Madrid Cubierta y maqueta de la coleccin: Francisco Nieva IMPRIME VILLENA A. G. Depsito Legal: M.-491989. ISBN: 84-7389-054-X

INTRODUCCIN De TENNESSEE WILLIAMS, podra decirse que es la nostalgia de la pureza. Su vida est llena de traslados y su obra de constantes oscilaciones y contrariedades caracterizadas por una permanente oposicin entre la grandeza y miseria del hombre, la lucha constante entre la bestia y el ngel. Sus obras se caracterizan por la exposicin de la corrupcin humana, sin importarle exponer sus personajes con crueldad y naturalismo. Vagabundos, poetas, criminales, obsesos sexuales, neurticos... Pero siempre detrs de todos la SOLEDAD, que pudiramos decir ser su mensaje. Soledad o aislamiento de la perspectiva social. Aunque algunos han querido encontrar en l influencias de Chejov y Faulkner, solamente utiliza sus propias observaciones. Tampoco se deja seducir por la equivocacin de caer en los temas sociales y polmicos. Su comportamiento se manifiesta muy pronto en su vida marcada por la tendencia al aislamiento tratando de salvaguardar su individualidad y sobre todo tener siempre a mano el recurso de evadirse cuando se siente atormentado, buscando un medio de encontrarse a s mismo. TENNESSEE WILLIAMS, posea un gran talento potico y una gran habilidad para tratar a personajes reales y nos guste o no pueden identificarse. Cualquier espectador puede sentir que WILLIAMS se ocupa de problemas personales. Por otra parte, no hay en l ninguna intromisin en esta zona confusa y misteriosa de nuestra alma. No quiere aclarar las cosas, ni simplificarlas. En fin, en ninguna de sus obras existe complacencia o concesin. Es esencialmente puro.

PERSONAJES LA MUJER NEGRA....................... EUNICE HUBBELL ....................... STANLEY KOWALSKI.................. STELLA KOWALSKI..................... STEVE HUBBELL.......................... HAROLD MITCHELL (WITCH) ... LA MUJER MEJICANA ................ BLANCHE DUBOIS....................... PABLO GONZALES ...................... EL MUCHACHO ............................ LA ENFERMERA........................... EL DOCTOR...................................

La accin en primavera, verano y otoo en Nueva Orleans.

ESCENA PRIMERA Edificio de dos plantas en la esquina de la calle Campos Elseos de Nueva Orleans; una calle que va desde el ro hasta las vas del ferrocarril. Un lugar pobre pero con cierto encanto dentro de su vulgaridad, que le hace superior a otros sitios parecidos de las ciudades americanas. Las casas, en su mayora, son de madera o cemento blanco que el tiempo agriet, con escaleras exteriores, galeras y raros adornos en mal estado. El edificio tiene dos departamentos: superior e inferior. A ambos se accede por un par de blancas escaleras desvadas. Comienza a atardecer en un da de mayo. El cielo que se divisa alrededor del desvado y blanquecino edificio tiene un suave color azul, casi turquesa, que da al lugar una atmsfera potica, lo que de alguna manera suaviza con su encanto la posible sordidez. Casi se siente el calor del ro. ms all de los tinglados de mercancas que almacenan pltanos y caf. De la vuelta de la esquina llega la msica de un bar de negros. En este barrio de Nueva Orleans siempre se est cerca de una esquina donde hay un bar con un piano sobre cuyo teclado se deslizan con facilidad unos dedos morenos. Este blus piano expresa el espritu vital del barrio. Una mujer blanca y otra de color toman el aire en las escaleras del edificio. La mujer blanca es KUNICK, que vive en el piso superior; la otra no es ms que una vecina. Nueva Orleans es una ciudad cosmopolita en cuyos barrios viejos se ha sedimentado una fcil y clida mezcla de razas. Los dilogos callejeros se oyen sobre el fondo musical del piano. (Dos hombres dan la vuelta a la esquina: STANLEY KOWAISKY y MTTCH. Los dos tienen entre veintiocho y treinta aos y van vestidos funcionalmente, en ropa azul de trabajo. Stanley lleva al brazo una chaqueta de jugar a los bolos y un paquete manchado que denuncia su origen: la carnicera. Los dos hombres se detienen ante las escaleras.) STANLEY(Gritando.) Eh!... Stella! Cielo!... Eh! (STELLA aparece en el rellano del piso superior. Es joven y atractiva: alrededor de veinticinco aos. Procede de una clase social que no es la de su marido.) STELLA.(Suave) No grites tanto, que no es necesario... Hola, Mitch... STANLEY.-Ah va eso! Cgelo! STELLA.Qu es? STANLEY.Carne. (STANLEY tira el paquete a STELLA. Ella da un grito de protesta pero lo atrapa. Respira hondo. Se re. MITCH y STANLEY reemprenden la marcha hacia la esquina.) STELLA.(Gritando.) Stanley! Dnde vas ahora? STANLEY.Tengo una partida de bolos. STELLA.Te acompao? STANLEY.Vente. (Sale.) STELLA.Voy corriendo. (A la mujer blanca.) Cmo ests, Eunice? EUNICE.Muy bien. Oye, dile a Steve que se consiga un sandwich, que en casa no hay nada... (Se ren todos, especialmente la Negra, que no se puede parar, STELLA se va.)

haba en ese paquete? (Se incorpora sin dejar de rerse.) te preocupes, que no es asunto tuyo... MUJER NEGRA.Qu es lo que pidi que cogiera? (Todava se est riendo cuando BLANCHE aparece en la esquina, con una maleta en la mano. Mira un trozo de papel. Luego la casa, consulta otra vez el papel y vuelve a mirar el edificio. Est estupefacta. Su talante contrasta muchsimo con el del barrio. Va admirablemente vestida: traje blanco, blusa de gasa, collar y pendientes de perlas, sombrero y guantes blancos. Est vestida para un t o un cocktail elegante. Representa cinco aos ms que STELLA. Una belleza sensible que sabe huir de las luces crudas. Se mueve con cierta inseguridad.) EUNICE.Qu le pasa, bonita? Se ha extraviado? BLANCHE.(Emotivamente.) Me dijeron que... primero... tomase un tranva llamado Deseo... luego el que va al Cementerio y que me bajase en la sexta parada en... en los Campos Elseos... EUNICE.Y ya lleg. BLANCHF.Estos son los... Campos Elseos? EUNICE.Los Campos Elseos... BLANCHE.Puede que... no me explicase bien cuando di el nmero... EUNICE.Qu nmero era? (BLANCHE inquieta, vuelve a mirar su papel.) BLANCHE.Seis... tres... dos... EUNICE.Pues ya no tiene que seguir buscando... BLANCHE.La casa de mi hermana: Stella du Bois... Es decir, la seora de Stanley Kowalski. EUNICE.Ya dio con la fiesta. Es aqu... lo que no s es como no se la ha encontrado. BLANCHE.Est segura de que... Stella vive aqu? EUNICE.Ella en el piso de abajo y yo en el de arriba. BLANCHE.S... Gracias... Y... no est ahora? EUNICE.Ha visto una bolera que hay a la vuelta? BLANCHE.No... No me he fijado. EUNICE.Pues ah tiene a su hermana viendo jugar a su marido... (Pausa.) Por qu no deja aqu la maleta y se llega a buscarla? BLANCHES.No, gracias... MUJER NEGRA.Ir yo y le dir que est usted aqu. BLANCHE.Muchas gracias. MUJER NEGRA.De nada, mujer, de nada... (Sale.) EUNICE.Por lo visto su hermana no la esperaba... BLANCHE.No, no me esperaba esta noche. EUNICE.Bueno, pues... pase... Por qu no entra? Pase y pngase cmoda para esperarlos... BLANCHE.Ponerme...? Cmo voy a hacer eso? EUNICE.Pase con toda confianza... (EUNICE abre la puerta del piso inferior. Enseguida se enciende una luz filtrada por el azul celeste de los visillos, BLANCHE. muy despacio, sigue a EUNICE, entra en el piso. Se enciende el piso, se ha hecho el oscuro en la calle. Ahora se ven dos habitaciones mal definidas. La primera, entrando, es evidentemente una cocina, aunque hay en ella una cama auxiliar que es la que ms tarde usar BLANCHE. La otra habitacin es un dormitorio con una puertecilla al bao.) EUNICE.La casa est hoy un poco desordenada... Pero... cuando est limpia y en orden es muy agradable. BLANCHE.Ah, s? EUNICE.S, s... Bueno, esa es mi opinin... De modo que es usted la hermana deEUNICE.No

MUJER NEGRA.Qu

Stella? su hermana... (Intenta quedarse sola.) Bueno... muchas gracias por haberme dejado pasar. EUNICE.De nada, de nada, como dicen los mejicanos... Stella habla mucho de usted... BLANCHE.Mucho? EUNICE.Me dijo que era profesora... BLANCHE.S... lo soy... EUNICE.En una escuela de Mississippi... Viene de ella? BLANCHE.S. EUNICE.Me ense una foto de su plantacin. Qu casa! BLANCHE.Belle-Reve? EUNICE.Una casa enorme, con dos columnas blancas a los lados... BLANCHE.S... EUNICEDebe costar una fortuna sostener esas casas. BLANCHE.No le importa que...? Estoy que me caigo... FUNICEClaro que s, bonita... Sintese, sintese si quiere. BLANCIIE.Me gustara quedarme sola... EUNICE.No faltaba ms... Me largo inmediatamente. BLANCHE.Perdneme... No he querido ofenderla, pero es que... EUNICE.Me acercar a la bolera y le meter prisa a su hermana. (Sale EUNICE. BLANCHE, tensa e incmoda se sienta en la silla. Las piernas juntas y los hombros apretados sujeta el bolso crispadamente, como si tuviese fro. Despus de unos momentos, comienza a serenarse y sus ojos revisan el lugar. Se oye el maullido de un gato. Melosa, BLANCHE retiene la respiracin. De pronto, su mirada descubre algo en un armario entrecerrado. De un salto, va al armario y toma una botella de whisky. Se sirve medio vaso y se lo bebe de golpe. Con cuidado deja la botella donde estaba y lava el vaso en el fregadero. Vuelve a sentarse detrs de la mesa.) BLANCHE.(Bajo.) Dominarme... Necesito dominarme... (STELLA dobla la esquina corriendo y va hacia la puerta del piso inferior. Llama alegremente a su hermana.) STELLA.Blanche! Blanche! (Se miran una a otra durante unos instantes. Luego BLANCHE se incorpora y corre hacia STELLA con un grito.) BLANCHEStella!... Stella!... Estrella!... (BLANCHE rompe a hablar febrilmente, con mucha vivacidad, como si quisiese impedir que puedan detenerse a reflexionar. Se abrazan con fuerza, espasmdicamente.) Djame que te vea!... Pero no me mires t, no me mires, Stella, no me mires hasta... luego... despus que me d un bao y est un poco ms tranquila.