Click here to load reader

Web view La probabilidad (relación causa-efecto), una clase que se desarrolla acorde a un plan tiende a ser más disciplinada, el profesor conoce lo que debe hacer en cada momento,

  • View
    0

  • Download
    0

Embed Size (px)

Text of Web view La probabilidad (relación causa-efecto), una clase que se desarrolla acorde a un...

INSTITUCIÓN EDUCATIVA JESÚS MARÍA OCAMPO

Sede Antonio Nariño y Republica del Uruguay [email protected]

Reconocimiento oficial 1469 de Mayo 14 del 2013

Nit. 801003931-1 - Registro Dane 163001000353

Armenia –Quindío

LA DISCIPLINA EN EL AULA

En la escuela, el maestro se preocupa por que los contenidos sean los pertinentes, que por medio de repetición y reforzamiento el niño adquiera las destrezas que suponemos necesarias para su próximo desempeño en la sociedad. Continuamente cambiando, buscando las situaciones idóneas para que se de un aprendizaje que marque la diferencia y que sea de importancia para el alumno. Pero es importante destacar lo que está “dentro del individuo, no en su medio” (Gagné y Briggs, 1994, p.18). La motivación y la actitud de confianza en aprender son indispensables para que el aprendizaje tenga éxito.

 

Para Gagné la motivación es resultado del aprendizaje que se muestra como actividad humana específica evidenciándose en el desempeño.  La fase motivadora del proceso debe dar inicio con una motivación estimulante, la cual impulse al estudiante a luchar por el logro de algún objetivo.  Este tipo de motivación también es llamada “motivación de realización” ya que la acción del estudiante se dirige hacia una meta realizable.

 

Cuantas veces nos ocurre, que el alumno no está motivado por el incentivo de lograr un objetivo establecido. Podría colocarse como una alternativa el establecer la motivación a través de la expectativa, misma que constituye una anticipación de la  “recompensa” a obtener. “En un alumno humano, se puede establecer una expectativa comunicándole la naturaleza del incentivo y objetivo; es decir, la expectativa es lo que él espera que suceda como consecuencia de su actividad de aprendizaje” (Gagné, 1975, p. 40)

 

El trabajo del docente es el de adecuar el contenido a los intereses del estudiante. Al planear, las características de la enseñanza se deben considerar una experiencia de éxito después de la elección de una acción personal.

Es claro que después de una acción se espera una reacción, una respuesta. Esto debe de cuidarse tanto para los premios como para las actividades correctivas. La motivación se mantendrá si se va recibiendo poco a poco lo esperado o prometido.

 

¿Quienes participan en la motivación de un niño?

¿Cómo lograr la motivación interna?

¿Cómo colaborar con la motivación?

¿Qué motiva al estudiante?

¿Es labor del maestro?

¿De los padres?

¿Del mismo niño?

¿Mi contexto es algo que motiva mi actuar?

¿Por qué alcanzar mis objetivos?

 

Y si soy maestro, ¿qué características debo de tener para cumplir con mi parte?

¿Puedo influir en esa motivación externa?

¿Qué importancia tiene el planificar?

¿Qué importancia tiene el conocer a mi estudiante?

¿Cómo hacer para motivar a la mayoría, o a todos?

 

Escribe tus experiencias, es seguro que aportarán ideas a los que día a día somos responsables de acompañar la educación de nuestros niños.

La disciplina de los alumnos en el aula.

 

Desde tiempos muy remotos el problema de la disciplina de los alumnos ha sido preocupación constante de maestros y educadores, especialmente la que ha de lograrse dentro de la sala de clases.

 

Este tiene como objetivo reflexionar acerca de nuestra práctica pedagógica en lo referente a disciplina al interior del aula, se trata de compartir con los profesores consejos prácticos para enfrentar este problema de alta prioridad en el aula.

 

El concepto de disciplina se asocia a las palabras como: control, respeto, normas, responsabilidad, autoridad, cooperación, obediencia, acuerdo, recompensa, contrato, consistencia, castigo, comportamiento, amabilidad y muchos otros.

  

Una posible definición de disciplina en el aula, es la siguiente:

 

Estado en el cual el profesor y sus alumnos aceptan, observan y asumen un conjunto de reglas acerca del comportamiento en el aula, cuya función es la de facilitar, de una manera fluida y eficiente el proceso de enseñanza aprendizaje”.

 

Existen dos tipos de indisciplina:

1. Indisciplina activa: Es aquella que fácilmente se puede detectar (gritos, inquietud, peleas, falta de respeto, etc.) y se puede corregir cuando los alumnos se involucran en el proceso de enseñanza aprendizaje.

2. Indisciplina pasiva: Es aquella que se produce cuando el alumno muestra apatía por la actividad que se le solicita y no participa en su realización.

¿Cómo es un aula disciplinada?

 

En una clase disciplinada:

· El profesor ejerce control sobre la misma, que es una de sus responsabilidades.

· Existe cooperación entre los participantes, es decir, cooperación entre los propios alumnos, como entre alumnos y el profesor.

· Si el grupo está motivado para aprender, será más fácil el manejo por parte del profesor.

· La probabilidad (relación causa-efecto), una clase que se desarrolla acorde a un plan tiende a ser más disciplinada, el profesor conoce lo que debe hacer en cada momento, las actividades fueron bien preparadas y organizadas. El conocimiento de que el proceso está claramente planificado contribuye a la confianza de alumnos y profesor.

· El conocimiento que el profesor tenga de los objetivos que quiere lograr contribuyen a la motivación. Estos objetivos deben estar en función del alumno.

· El respeto mutuo es uno de los aspectos más significativos, para que el profesor sea respetado lo primero que debe hacer es respetar a sus alumnos, como así mismo los alumnos deben respetar a sus profesores.

· El respeto y admiración que sienten los alumnos por su profesor, deberá estar condicionado, entre otros factores, por el grado de ejemplaridad que alcance con su modo de actuar y por el dominio de los contenidos que enseña.

Podemos concluir que las características de un aula disciplinada son las siguientes:

1. La relación conocimiento previo del alumno - clase es evidente.

2. El aprendizaje está teniendo lugar.

3. Existe una atmósfera apropiada para que se produzca el aprendizaje.

4. El profesor tiene el control de la actividad.

5. La cooperación entre los participantes del proceso se desarrolla de manera fluida.

6. Los alumnos están motivados.

7. La clase se desarrolla acorde a un plan.

8. Tanto el profesor como los alumnos se esfuerzan por cumplir los objetivos.

9. Se pone en evidencia el respeto mutuo.

10. El profesor es ejemplo para sus educandos.

Consejos prácticos para lograr la disciplina de los alumnos en la clase.

 

· Establece objetivos de interés, motivadores y realistas para los alumnos/as y participantes.

· ƒ Logra conocer a los alumnos/as en clase y descubrir las razones que hay detrás de sus actos.

· ƒ Locus de control y autodirección. Intenta que haya un cierto grado de democracia en el aula y buena disposición del profesor/a a escuchar los criterios de cada uno de los alumnos/as.

· ƒ Prevé los probables problemas de control, decide las estrategias para su resolución y aplícalas con rapidez y de modo consecuente.

· Mantén buena predisposición hacia el alumnado. El efecto “demonio” y la profecía autocumplida. Efecto “halo”, fenómeno por el cual si ya estamos impresionados positivamente por la conducta de alguien en un cierto contexto, nos sentiremos predispuestos de manera favorable hacia los esfuerzos que realice en otro.

· ƒ Ayuda a los alumnos/as a desarrollar un autoconcepto positivo, orientado hacia el éxito. Para ello, en la medida de lo posible, procura encomendarles tareas acordes con su nivel de aptitudes. Un alumno/a con poca autoestima o que se considere un fracaso es mucho más probable que cause problemas de control.

· ƒ Cambia de actividades dentro del aula para evitar que los alumnos/as caigan en el aburrimiento y la desmotivación.

· ƒ Haz el entorno del aula lo más agradable, animado y estimulante posible.

· ƒ Evita amenazas innecesarias o poco prácticas. Las amenazas desmesuradas que los alumnos/as saben que no se pondrán en práctica, sirven sólo para rebajar la opinión sobre el profesor/a como alguien a quien no se debe tomar en serio.

· ƒ Establece normas y procedimientos claros. No excederse en su número, ya que si son demasiadas es probable que se olviden de la mitad.

· Procura ponerte en el lugar del alumno/a.

· ƒ Autopresentación. El profesor/a debe trasmitir a los alumnos/as:

· Aplomo y confianza en sí mismo: no hablar ni actuar de forma precipitada, mirar a la clase en general y a cada alumno/a en particular de forma tranquila.

· Hay que evitar cualquier antagonismo injustificado o reacción exagerada ante la conducta de los alumnos/as.

· Orientaciones e instrucciones precisas: las instrucciones deben ser breves, irán al grano y se expresarán en lenguaje sencillo.

· Firmeza ante los problemas.

· Conciencia de lo que está ocurriendo. Mantener el estado de alerta ante lo que sucede en el aula/taller durante el trabajo o las explicaciones.

· Disfruta enseñando. Esto ayuda a mantener un buen control de la clase y desempeña una parte importante del éxito de la enseñanza

· Puntualidad. Muchos de los problemas de control de la clase, surgen