Vivir el Vino n 114

  • View
    229

  • Download
    0

Embed Size (px)

DESCRIPTION

Con el rosado Vino la Primavera. Entravistamos a Charlie Arturaola, Comunicador de Vino del Año y proponemos una ruta por las bodegas más vanguardistas

Text of Vivir el Vino n 114

  • No.114abril - mayo 2012w

    ww.v

    ivir

    elv

    ino.c

    om

    Con el rosadovino la primavera

    Entrevistamos a Charlie Arturaola, Comunicador de Vino del Ao

    Los arquitectos del vino. Las propuestas ms vanguardistas

    Sabores de Rioja. Descubrimos la Capital Espaola de la Gastronoma 2012

    3.50 e

  • 1Editorial

    El vino rosado en unas zonas y los claretes en otras han gozado de mala prensa y de mala fama entre algunos profesionales del mundo del vino y tambin entre cier-tos aficionados puristas. Han sido muchas las veces en las que de sus bocas han salido frases como el rosado no es vino, cuando alguien, en una comida, se atre-va a insinuar la posibilidad de pedir uno de estos vinos en cualquier restaurante.

    Tambin se ha dado el caso de mirar con muy malos ojos al anfitrin de una cena o comida en una casa particular si pona sobre la mesa una botella de rosado. Ya va siendo hora de reivindicarlos, por varias razones. Primero, porque de lo que se trata, dada la actual coyuntura del mercado, es de consumir cuanto ms vino me-jor, ya sean tintos, blancos o rosados; ya se trate de crianzas, reservas o del ao; bien sean tranquilos o espumosos. Lo importante es consumir siempre dentro de los lmites que marcan la moderacin y el sentido comn. En segundo lugar, porque sobre gustos no hay nada escrito y cada consumidor debe poder escoger dentro de una gama de productos lo ms amplia posible. En tercer lugar, el cuerpo pide en esta poca del ao, cuando el calor aprieta, vinos ms ligeros que entren bien y que se puedan tomar frescos. Por ltimo, para no hacer la relacin ms larga, los precios de los vinos rosados y claretes suelen ser asequibles, lo que es importan-te en estos momentos de crisis econmica, cuando vemos, adems, que otros vi-nos, como el Lambrusco italiano, han experimentado en los ltimos aos un creci-miento de sus ventas espectacular, especialmente entre las capas ms jvenes de la poblacin. Adems de todo lo anterior, es verdad que una parte de los bodegue-ros han comenzado a prestar ms atencin a rosados y claretes y su calidad ha au-mentado. Por todo ello, es necesario reivindicar su imagen y su consumo, especial-mente ahora que el calor aprieta.

    Y en este nmero contamos con el Comunicador Internacional de Vino del Ao, Charlie Arturaola. Este uruguayo con ascendientes espaoles y afincado en EE.UU hace ms de 20 aos lleva hablando del vino por todo el mundo siempre con un estilo muy personal y pasional. Y con esa libertad, en la entrevista para nuestra re-vista opina sobre Parker, la globalizacin, el descenso del consumo y los merca-dos. Unas declaraciones que no tienen desperdicio y que corroboran el premio que le han otorgado. Desde aqu le damos la enhorabuena.

    Por ltimo, les recomendamos visitar, si son de los pocos que an no las conocen, las bodegas diseadas por arquitectos famosos. Autnticas obras de arte al aire li-bre que han dado al sector del vino un valor aadido. Edificios que se erigieron en la poca de bonanza de nuestro pas y que suponemos ser difcil que se repita. De todas formas, ah queda estos proyectos que demuestran que el vino no es una in-dustria cualquiera, sino una forma de vida, donde despertar nuestros sentidos.

    La vida en rosa

    Consejo Editorial

    EL POSOltimamente las grandes superficies han apostado

    por el vino. Desde hace unos meses es comn encontrar

    espacios destinados slo para el vino con una gran

    oferta de diferentes zonas y con un sumiller responsable del asesoramiento. Todo es

    poco en la via del seor para incrementar el consumo.

  • 2Contenidos I Abril - Mayo 2012 I N 114

    Vino07 Vino del Mes: Ribn Crianza 2009

    08 Novedades

    10 Con los rosados vino la primavera

    16 Defensor del Cliente

    20 Los arquitectos del vino

    28 Entrevista: Charlie Arturaola, Comunicador Internacional de Vino del Ao

    40 China, por fin una realidad

    52 Los tapones del vino

    58 Noticias

    Opinin04 Cartas de Ida y Vuelta

    06 Entrevinos Por Jos Antonio Vera

    36 El apasionante mundo del vino Por Juan Snchez Guilln

    64 Sobre lo Divino y Humano Por Jess Rivass

    36

    DIRECTORA

    Mara Dez Nepomuceno

    (maria.diez@vivirelvino.com)

    REDACTOREs

    Alejandra Malaina, Concha Martnez

    y Daniel Cano

    (redaccion@vivirelvino.com)

    COLABORADOREs

    Jess Rivass, J. A. Vera,

    Eugenia Rubio, Carlos Alcocer, Pa-

    blo Garca Mancha y Juan Snchez

    Guilln.

    DIsEO y REALIzACIn gRfICA:

    AM&J

    COMIT DE CATA

    Ral Serrano

    DEpARTAMEnTO DE puBLICIDAD

    Lola Rubio

    (lrubio@vivirelvino.com)

    Tel.: 650 234 491

    susCRIpCIn

    902 305 905

    (suscripcion_revista@vivirelvino.com)

    IMpRIME

    Grficas Monterreina

    DEpsITO LEgAL:

    M-12613-2000

    Es una publicacin de Grupo Vivir el

    Vino S.L. P.I. Ventorro del Cano.

    c/Valdemorillo 8 Bis. 28925

    Alcorcn. Madrid. Tel.: 91 633 84

    61. Fax: 91 632 51 49

    DIRECTOR gEnERAL

    Dalmacio Lumbreras

    (dlumbreras@vivirelvino.com)

    suBDIRECTORA gEnERAL

    Beln Crespo

    (belen.crespo@vivirelvino.com)

    DIRECTOR DE COMpRAs

    Ral Serrano

    (raul.serrano@vivirelvino.com)

    ATEnCIn AL CLIEnTE

    902 305 905 - 91 633 84 61

    Ediciones Vivir el Vino no se responsabi-liza de las opiniones expresadas por los colaboradores en sus artculos. Todos los derechos reservados. Esta publicacin no puede ser reproducida, ni en todo, ni en parte, ni registrada, ni transmitida por un sistema de recuperacin de informacin, en ninguna forma ni por ningn medio, sea mecnico, fotoqumico, electro-qumico, por fotocopia, o cualquier otro, sin el permiso previo, por escrito, de la empresa editora.

    10

    46

    2

    Ocio46 Sabores de Rioja

    51 La Receta de Vivir el Vino El Restaurante

    55 Armona de Sabores

    60 Escaparate

  • 3Editorial

  • 4Cartas de ida...Abril - Mayo 2012

    Pasaron los Goya, Los Oscar, los Csar, los Baftay qu se yo cuntos premios para una industria donde

    prima las apariencias sobre todas las cosas. Recientemente, ca en las redes del marketing y fui a ver Los

    descendientes del guapo George Clooney. Una decepcin, tanto que incluso me hubiera gustado volver a la

    taquillera que me vendi amablemente la entrada en cuestin y reclamarle el dinero. Hace tiempo escuch,

    precisamente, en una pelcula que el cine era un buen negocio, porque el cliente pagaba antes de ver el producto.

    Y qu razn tenan. Esa sensacin de tomadura de pelo, de vergenza ajena y de incomprensin la he vivido

    tambin muchas veces con el vino. Y no me vale la frase socorrida Para gustos, los colores, porque en ocasiones

    el grito es unnime: guerra a la mediocridad.

    La restauracin espaola no tiene trmino medio. En esta jungla del comer, encontramos a los de postn, esos

    que te ofrecen cartas de vinos cuidas, con todo tipo de indicaciones, personal cualificado y, por supuesto,

    precios de agrrate y no los pidas si no quieres arruinarte. Este tipo de establecimientos ya han sido muchas

    veces criticados por los altos mrgenes que se embolsan a costa del vino y los pobres clientes. Esta vez no

    sern ellos el flanco de nuestras iras, que bastante tienen con mantenerse abiertos en estos tiempos de crisis.

    En esta ocasin, hablamos de los otros, las casas de comidas o restaurantes de andar por casa, que ofrecen un

    honroso men del da, con platos de cuchara sabrosos, pero que a la hora de ofrecerte el vino te recomiendan el

    tpico riojita o ribera, como el camarero lo llama, y si quieres indagar un poco ms, te miran mal o, simplemente,

    te responden que no saben la aada, ni mucho menos la marca. Los que tienen la decencia de darte su carta

    de vinos, es una hoja llena de erratas, con vinos sin aadas y con referencias que no has odo en tu vida. Ah es

    cuando el amante del vino, tiene un problema. Cmo no voy a pedir vino con lo que me gusta? Pues debera

    pensarlo, porque desgraciadamente el vino que se ofrece en este tipo de restaurantes deja mucho que desear,

    que ni con casera entran. Y eso es un delito. Con la de vinos excelentes que tenemos en el mercado y con los

    precios tan bajos a los que los ofertan los distribuidores es indecente el vino que incluyen en sus cartas. Luego

    nos extraamos si algunos clientes amantes del vino no se quieren arriesgar y optan por pedir un tercio de

    cerveza, sabedores de que con este tipo de bebida la calidad es constante. Lo peor es que en muchas ocasiones

    estos vinos que deberan pasar a mejor vida en el fregadero, y no amargarnos la nuestra, estn acogidos a

    denominaciones tan reconocidas como Ribera del Duero o Rioja. Y para qu estn los Consejos Reguladores?

    Se debera controlar ms este tipo de mal llamados vinos carentes de fruta, vida y acidez (o a veces excesiva)

    que llevan la imagen de dichas regiones. Tampoco entiendo cmo estas denominaciones dan el sello a vinos

    de marca blanca donde no aparece el nombre de la bodega y lo que menos importa es el origen o la marca,

    sino el precio cuanto ms bajo mejor. Una incongruencia. En fin, que afortunadamente hay excepciones y en

    ocasiones se pueden beber vinos correctos e incluso buenos en este tipo de restaurantes. Es cuestin de suerte,

    de encontrar un dueo que le guste ofrecer al cliente lo que le gustara que le ofrecieran a l, de ser honrado y no

    pensar que por tener una casa de comidas, todo vale. As no es de extraar que en zonas vincolas los propios

    viticultores, bodegueros o gente amante del vino opten por la cerveza, porque ni ellos se lo beben.

    Que me devuelvan el dinero