Click here to load reader

Vertebrados indicadores del estado de - . Vertebrados de... · PDF file Vertebrados indicadores del estado de conservación del hayedo de Oianleku Jorge González-Esteban Idoia Villate

  • View
    218

  • Download
    0

Embed Size (px)

Text of Vertebrados indicadores del estado de - . Vertebrados de... · PDF file Vertebrados...

Vertebrados indicadores del estado de conservacin del hayedo de Oianleku Jorge Gonzlez-Esteban Idoia Villate DESMA Estudios Ambientales SL

Enero 2007

La complejidad estructural en el hayedo de Oianleku 2

Las salamandras y la complejidad estructural 16

Los paseriformes nidificantes y la complejidad estructural 24

Los micromamferos y la complejidad estructural 32

Conclusiones 36

La complejidad estructural en el hayedo de Oianleku

La fragmentacin y la prdida de hbitat pueden ocurrir en los bosques a varias

escalas espaciales. En primer lugar, a gran escala, en la escala "de paisaje", en

donde puede darse la desaparicin directa del hbitat propiamente dicho. En

segundo trmino, an mantenindose intacta la cubierta forestal, reas continuas

naturales de distintos tipos de bosque o de estados sucesionales pueden estar

siendo fragmentadas. Finalmente, en la escala ms reducida, dentro de un

determinado tipo de bosque pueden perderse algunos de los elementos florsticos y

estructurales (Angelstam 1996). Por ello la conservacin del hbitat precisa

estrategias de gestin a diferentes escalas, que van desde unos pocos metros

cuadrados hasta miles de hectreas (desde rboles individuales hasta grandes

reservas). Lindenmayer y Franklin (2002) proponen para alcanzar este objetivo las

siguientes directrices: el mantenimiento de la conectividad a travs del paisaje, el

mantenimiento de la heterogeneidad del paisaje, el mantenimiento de la complejidad

estructural y la diversidad de especies vegetales a escala de mancha o de parcela y

el mantenimiento de la integridad de los ecosistemas acuticos, incluyendo los

procesos hidrolgicos y geomorfolgicos.

A pequea escala (cientos o algunos miles de hectreas), a una mayor

complejidad estructural de las comunidades vegetales le corresponde una mayor

diversidad animal (Perry 1994). Aunque actualmente existen pocas dudas acerca de

la veracidad de esta afirmacin, pocos trabajos han estudiado la relacin entre la

estructura del bosque y la diversidad animal. En el grupo de los vertebrados la

atencin se ha centrado sobre todo en las aves, desarrollndose la mayor parte de

los estudios en bosques boreales y templados de Norteamrica.

El propsito del presente trabajo es describir y analizar dicha relacin en el

hayedo de Oianleku, contando con algunas especies de vertebrados como reflejo de

la diversidad animal.

Material y mtodos Los trabajos se han desarrollado en el hayedo de Oianleku (que cuenta con una

extensin aproximada de 200 ha).

2

La complejidad estructural es un rasgo comn a todos los bosques templados

del mundo y altos niveles de heterogeneidad espacial son caractersticos de todos

los bosques maduros-viejos (Lindenmayer y Franklin 2002). La complejidad

estructural a escala de mancha o de rodal incluye una serie rasgos y elementos

estructurales, tales como: rboles de diferentes edades y tamaos, rboles vivos en

distinto estado de decaimiento, rboles muertos an en pie (que en la literatura

cientfica se conocen como snags), rboles cados (que en la literatura cientfica se

conocen como logs), claros.

En el hayedo pueden identificarse fcilmente estos elementos. Su

cuantificacin se ha realizado en una serie de parcelas. Para garantizar la

aleatoriedad del muestreo se seleccionaron las parcelas utilizando como referencia

el retculo UTM (cuadrcula de 250 m de lado). El centro de las parcelas de muestreo

se hizo coincidir con el centro de las cuadrculas. La figura 1 recoge la disposicin de

las parcelas seleccionadas. La caracterizacin de la complejidad estructural de cada

parcela se realiz conforme al protocolo que se detalla a continuacin.

En primer lugar sobre un transecto lineal de 100 m de longitud, cuyo punto

medio coincide con el centro de la parcela, y siguiendo el mtodo PCQ (Point-

Centered Quarter; Cottam y Curtis 1956) se han muestreado los rboles vivos. Se

registr la especie a la que pertenecen, su dimetro a una altura de 1.4 m (dbh) y su

estado de decaimiento. Se han considerado como rboles todos aquellos cuyo dbh

es superior a 10 cm. Para valorar el estado de decaimiento de los rboles vivos se

ha seguido el criterio elaborado por Carey y Haley (1981):

[1]: la corona presenta una forma regular, sin que se observen ramas muertas de

ms de 10 cm de dimetro.

[2]: el rbol presenta 1 o 2 ramas grandes muertas (de ms de 10 cm de dimetro).

[3]: el rbol presenta 3 o ms ramas grandes muertas (de ms de 10 cm de

dimetro); una parte importante de la corona (> 1/3) est muerta o ha desaparecido.

[4]: el rbol presenta una porcin del tronco muerta.

[5]: todo el rbol est muerto, pero permanece an en pie. Es lo que se conoce

como un snag.

En segundo lugar, se anot el nmero de snags presentes en dos parcelas

circulares de 25 m de radio centradas en los extremos del transecto. De los snags se

registr la especie a la que pertenecen, su dbh, su altura y su estado de pudricin.

Se han considerado nicamente aquellos que presentaban un dbh superior a 10 cm. 3

Para valorar el estado de pudricin de los snags se ha seguido el criterio elaborado

por Goodburn y Lorimer (1998). El grado de descomposicin de la madera se ha

valorado con la ayuda de una varilla metlica de 5 mm de grosor y punta

redondeada (no afilada). Las clases de pudricin consideradas son las siguientes:

[1]: el rbol est muerto, pero la corteza permanece intacta; no se aprecian an

signos de pudricin

[2]: la corteza comienza a desprenderse y se aprecian algunos signos de pudricin;

la varilla no penetra en el tronco ms all de 1-2 cm.

[3]: la pudricin se aprecia claramente; la varilla se introduce con facilidad, sin

alcanzar an la parte interna del tronco

[4]: la pudricin se extiende por todo el tronco; la varilla lo atraviesa fcilmente; ha

comenzado el desprendimiento de madera podrida

[5]: el rbol muestra poca integridad estructural; ha perdido gran parte de su

volumen.

El volumen de los snags se ha calculado asumiendo que todos ellos

presentan forma cilndrica.

Posteriormente se ha calculado el volumen de los troncos muertos que

descansan sobre el suelo (logs). Se han considerado como logs todos los troncos de

dimetro superior a 10 cm y longitud superior a 1 m, que se encuentran sobre el

suelo o suspendidos por uno de sus extremos sin que el ngulo que forman con el

suelo llegue a superar los 45o. Los logs se han muestreado sobre un transecto lineal

de 100 m, cuyo punto medio coincide con el centro de la parcela. Dado que en

funcin de las caractersticas del rea a estudiar la distribucin de los logs puede

seguir una orientacin determinada, la orientacin del transecto fue determinada al

azar. En los puntos en el que el transecto lineal tocaba a los logs se anot la

especie, su dimetro y el estado de pudricin. Para valorar el estado de pudricin de

los logs se ha seguido el criterio elaborado por Pyle y Brown (1998):

[1]: la corteza permanece intacta; no se aprecian an signos de pudricin

[2]: sin corteza o con poca corteza; la superficie est dura aunque puede haber

comenzado el proceso de pudricin interna

[3]: sin corteza; la superficie est hmeda y se desprende al golpearla; podemos

introducir el dedo fcilmente, aunque an presenta cierto grado de firmeza

4

[4]: el log se aplasta o rompe fcilmente y presenta seccin ovalada o aplastada; al

apretar con el dedo exhuda humedad; comienza a aparecer en su entorno serrn o

pequeos fragmentos de madera podrida

[5]: el log est en su mayor parte hecho serrn.

El volumen fue estimado usando la frmula descrita por Lofroth (1992):

V = (2d2) / 8L

donde V es volumen en m3/ha, d es dimetro (cm) de cada log y L es la longitud del

transecto (en este caso 100 m).

La tabla 1 recoge la descripcin de los parmetros utilizados.

La informacin acumulada en los ltimos 20 aos acerca de los requerimientos

ecolgicos de la fauna forestal (principalmente en Norteamrica y norte de Europa)

ha consolidado la idea de que la biodiversidad est fuertemente ligada a la

heterogeneidad espacial y a la complejidad estructural, y que por ello es necesario

realizar una gestin activa encaminada al mantenimiento de ambas en los

ecosistemas forestales. En esta lnea han proliferado en la ltima dcada trabajos

que pretenden describir de forma estandarizada para cada tipo de bosque las

caractersticas del bosque old-growth (Batista y Platt, 1997; Greenberg et al. 1997;

Kennedy y Nowacki 1997), con objeto de conocer su disponibilidad y frenar su

progresiva desaparicin.

Existe cierta controversia a la hora de definir lo que se entiende por bosque

old-growth, debido principalmente a la necesidad de establecer unos criterios que

permitan comparar bosques de distintas regiones. La definicin ms simple se

refiere a ellos como bosques relativamente viejos y relativamente inalterados. Dicho

de otra forma, la alta complejidad estructural y las caractersticas funcionales

asociadas con el bosque old-growth se han desarrollado en lar

Search related