Versi³n: Elena Snchez Direcci³n ... - Miseria y Hambre .Eco y Narciso, en la que Calder³n vuelve

  • View
    213

  • Download
    0

Embed Size (px)

Text of Versi³n: Elena Snchez Direcci³n ... - Miseria y Hambre .Eco y Narciso, en la que...

  • Recogiendo la fbula de Ovidio,

    Caldern de la Barca nos deja en Eco y

    Narciso uno de sus dramas ms

    sugestivos.

    de Pedro Caldern de la Barca

    Versin: Elena Snchez Direccin: David Martnez

    En coproduccin con:

  • QUINES SOMOS

    Somos la suma de los esfuerzos de

    MISERIA Y HAMBRE PRODUCCIONES

    y

    GG PRODUCCIN Y DISTRIBUCIN ESCNICA

    que se unen para poner en marcha un excepcional

    y casi desconocido texto de Pedro Caldern de la

    Barca: Eco y Narciso.

    Esta unin que abarca casi todos los mbitos del

    oficio teatral propone montar un innovador

    proyecto desde los cimientos hasta la cpula,

    rodendose de un equipo artstico y tcnico muy

    preparado para ofrecer la mejor puesta en escena

    de esta magnfica obra de Caldern.

  • ARGUMENTO DE ECO Y NARCISO

    Lirope vive en medio del bosque de Arcadia desde que fue raptada y violada por

    Cfiro y pari un nio, Narciso, sobre el que pesa un augurio dicho por el sabio

    Tiresias. una voz y una hermosura/ solicitarn su fin. Tratando de esquivar el

    destino ha mantenido a su hijo alejado de la civilizacin en una especie de cautiverio

    protector del que Narciso se queja con amargura.

    Los habitantes de las tierras vecinas los descubren y llevan a la madre y a

    Narciso con ellos. La joven pastora Eco, la ms bella de esas tierras quien no haba

    conocido el amor a pesar de ser galanteada, se enamora de Narciso y ejerce sobre l

    una gran atraccin dada su hermosura y la belleza de su voz. Narciso, tras ser

    advertido por su madre de la prediccin de Tiresias, no tiene ms remedio que

    desdearla. Pero Lirope, temiendo que se cumpla la profeca a travs de Eco, le da a

    sta una pcima con la que pierde la palabra y slo es capaz de repetir las ltimas

    slabas de cada frase. Narciso, aturdido por el sacrificio de no poder seguir sus deseos,

    el miedo de que se cumpla su destino y por los descubrimientos de la vida y del mundo

    que experimenta, se ha enamorado de su propio reflejo en una laguna. Los dioses

    ponen fin a esta situacin transformando a la pastora en el eco y a Narciso en la flor

    que lleva su nombre.

  • LA DRAMATURGIA

    Acercarse a un texto clsico desde la dramaturgia supone siempre abrir los ojos y los

    odos a la palabra visual y rtmica. En el caso de Eco y Narciso de Caldern de la

    Barca, las resonancias auditivas, la msica y el canto son algo ms, son un smbolo

    por el que Narciso busca la huella de una imagen con la que identificarse, de una

    huida de la ignorancia, de poder reconocerse en el otro, en el amor.

    Caldern consigue con este drama simblico de Eco y Narciso demostrar que

    maquinaria escnica y pintura escenogrfica pueden convivir con el trabajo del poeta

    para plasmar sus pensamientos. Una bella reflexin del tema pastoril renacentista

    desde la mirada pictrica barroca, que con nostalgia y admiracin pasea por la

    Arcadia que da vida y muerte al amor de Eco y Narciso. En su Arcadia conviven los

    personajes mitolgicos con los personajes tipo del teatro nacional creado para el

    corral de comedias. Se trata de una Arcadia un poco siniestra donde habitan fieras

    humanas, personajes mitolgicos y pastores en un paisaje casi romntico. As es como

    se introduce una realidad de apariencias en esta parbola sobre la educacin que es

    Eco y Narciso, en la que Caldern vuelve a dar el protagonismo a un hijo que expresa

    su anhelo de libertad, su necesidad de asumir los riesgos de la vida. Mientras, su

    madre, Lirope est decidida a proteger su cndida inocencia y, como consecuencia, le

    arrebata la posibilidad de reconocerse en el otro. As mismo, provoca irona del

    destino trgico- que Narciso sea prisionero del espejo de su propia imagen y Eco

    prisionera de su voz.

    Elena M. Snchez Snchez

  • RAZN ANTROPOLGICA

    Eco y Narciso aborda el tema pastoril renacentista desde la mirada de un autor que ya pertenece a

    otra generacin como es Caldern de la Barca, quien posee una mirada pictrica barroca. Es

    precisamente esa visin pictrica de Caldern de la Barca la que necesariamente se traduce sobre

    las tablas en una concepcin del teatro como espectculo para la vista y tambin para el odo,

    especialmente en Eco y Narciso, iniciando as un trayecto hacia una idea ms moderna y cercana,

    ms parecida a la que hoy disfrutamos como espectadores de teatro.

    Eco y Narciso se trata de una historia de amor que contiene todos los elementos de un gran

    espectculo del Siglo de Oro espaol, lo que entenderamos hoy como un gran show barroco

    donde los actores volaban, las mquinas de truenos hacan vibrar el patio de butacas y los distintos

    espacios de la escenografa transportaban a los espectadores a los espacios evocados por el texto.

    En Eco y Narciso muchos son los nexos que entroncan con la visin del siglo XXI tanto de la

    concepcin espectacular como de la humana, donde la bsqueda de la diversin con contenido est

    a la orden del da en las carteleras teatrales actuales.

    Caldern emprendi este viaje trabajando conjuntamente con msicos y con los primeros

    artesanos dedicados a la escenografa que ya eran capaces de crear artefactos espectaculares; tal y

    como hoy las nuevas tecnologas audiovisuales ofrecen numerosas posibilidades a la puesta en

    escena.

    No es ms que continuar por ese mismo camino.

    Miseria y Hambre Producciones

  • NOTAS SOBRE LA PUESTA EN ESCENA

    Temas como el conflicto entre el hombre y la sociedad, el mundo como apariencia y

    representacin, la subjetividad como definidora de la propia realidad, y toda una serie de

    inquietudes compartidas por el hombre del Barroco son eje fundamental de nuestra vida, la de

    las personas del siglo XXI.

    Hoy en da nuestros dioses no habitan en templos grandiosos de majestuosidad tal que

    amenace al cielo, cuya imponencia incluso nos haga sentir inferiores. Hoy en da no agachamos

    la cabeza ante los dioses sino por el reflejo/la realidad que acontece en nuestras pantallas y

    dispositivos mviles donde proyectamos aquello que ms nos gusta de nuestro ser, llegando a

    enamorarnos de aquella imagen, de ese selfie perfecto que dejar de ser nuestra para ser el

    otro, aquel que acicalbamos tras el espejo hoy en da tiene presencia virtual, convirtindose

    ste en un siglo de Narcisos.

    La vanidad de Eco, la que conoce el amor de otros por ella pero no el amor sentido, slo es

    posible romperla con el paso de los aos, y ante la presencia de lo distinto y verdadero, un ser,

    Narciso al que los hbitos sociales no han modelado.

    Eco y Narciso se nos presenta como un reflejo de las sombras de nuestros das ms

    contemporneos bajo una gran fbula mitolgica donde cohabitan msica en directo, lucha

    escnica, enredos, comedia, y contenido trgico. Un texto delicado, sencillo y bello; lleno de

    figuras, ingenios y recursos teatrales que podra considerarse emblema de la representacin

    teatral barroca donde espectacularidad y contenido van de la mano en perfecta armona.

    David Martnez Snchez

  • CALDERN DE LA BARCA Y LA ZARZUELA PRIMITIVA

    Una parte importante de los textos escritos para el teatro por los principales autores del

    Siglo de Oro espaol fueron concebidos para ser cantados, de entre ellos Caldern es uno

    de los dramaturgos espaoles que ms importancia le di a la msica dentro de su

    repertorio.

    No debemos olvidar que las que se consideran como las seis primeras zarzuelas primitivas:

    El jardn de Falerina (1648), La fiera, el rayo y la piedra (1652), Fortunas de Andrmeda y

    Perseo (1653), El golfo de las Sirenas y El laurel de Apolo fueron escritas por Caldern, la

    primera estrenada en 1648 slo 13 aos antes del estreno de Eco y Narciso, comparten

    adems con sta que la temtica era mitolgica.

    Felipe IV era un gran amante del teatro y aficionado a los espectculos musicales cargados

    de efectos; le gustaba celebrar representaciones nocturnas y fiestas cortesanas con msica.

    Aprovechando los momentos de descanso con sus cortesanos, y para distraerse, contrataba

    compaas madrileas que representaban obras donde se alternaba el canto con pasajes

    hablados.

    De modo que la zarzuela naci en el pabelln de caza del Palacio de la Zarzuela (lugar

    llamado as por el gran nmero de zarzas que lo rodeaban) como pequeos experimentos,

    un gnero musical que se situaba entre el teatro, el concierto, el sainete y la tonadilla.

    Se sabe que la msica para Eco y Narciso la compuso Juan Hidalgo, el compositor ms

    famoso de la poca en la corte debido a sus msicas para teatro. Fue Hidalgo el que

    introdujo el recitativo italiano que triunfaba en toda Europa y lo combin con los tonos

    humanos, stos eran composiciones musicales profanas que acercaban la representacin al

    pblico.

    Irma Catalina lvarez

  • LA MSICA Y EL ESPACIO SONORO

    La msica para Eco y Narciso se va a trabajar desde las pautas que requera Caldern

    para sus montajes: en concordancia con la escenografa y dems efectos pero supeditada

    al texto. Gracias a estos presupuestos la msica funcionar a modo de va de ayuda para

    sumergir al pblico en la ficcin que el autor propone. La idea es actualizar la manera de

    componer la msica y crear los efectos sonoros a la vez que se mantiene intacta la esencia

    de la propuesta calderoniana.

    El montaje contar con una viola da gamba en directo y voces, ya que los actores

    can