Tranvia pastriz 1917pag. 7

  • View
    1.355

  • Download
    4

Embed Size (px)

Text of Tranvia pastriz 1917pag. 7

  • MADRID.AoII.--Nm. 1C8. S cntimos* Viernes 9 de Febrero de 1917

    i D i r e c t o r -I F u n d a d o r IlliipJM^ DIARIO DE LA MAANA rgiE:'"lM"pnjeLl

    : Redaccin y Administracin: : Gerente: FLIX AGUILERA i Alcal, 49, primero, i .__^ i^^ :^ ^^ . APARTADOTIS

    :Un mes, 1,50 pesetas. Provincias:} { trimestre, 5 pesetas. Extranje- j

    ro: seis meses, 28 pesetas. *. ^ .^ __..^ -_-^ .^.-i

    La Nota de Espaa los Imperios centrales

    Contra lo que el seor conde d e R o -manones d i jo esperar, la N o t a d e E s -p a a los Imperios alemn y austro h n g a r o h a satisfecho t o d o el mun-do. A nosotros, d igmoslo con entera s incer idad, nos ha parecido bien, como nos -arec i bien, y en su d a lo di j i - , mbs la que se envi Mr. Wi lsn en r- j plica su hipcri ta proposicin de paz. Y en esta sencilla expresin d e nuestro asent imiento, c u a n d o se t r a t a d e cosas que realmente responden la defeiisa del decoro y de los intereses fundamen-tales de E s p a a , est la prueba ms patente a e que j ams , al t ra ta r de es-ts cuestiones, nos an iman prepsi tos personalesque pugnar an con el ver-d a d e r o patr iot ismoni supedi tamos intentos de secta d e p a r t i d o las con-venencias de nuestro pas.

    Conste, pues, que encontramos bien, en conjunto, la No ta d e Espaa . Y ob-srvese r-ue decimos c i d e E s p a a y no ((del Grobierno espaol , porque en rigor ste no ha hecho ms que redac-ta r , poner en lenguaje diplomtico lo que la voluntad nacional ha impuesto,. en trminos t an claros y precisos, que slo ha d e j a d o sus gobernantes la fa-cul tad d e escribirlo. Acaso sea este uno d e los pocos motivos d e satisfaccin que el Gobierno actual pueda recordar , p rec i samente : el de haberse l imi tado obedecer lo que la conciencia espa-ola le ha d ic tado de m o d o imperat i-vo. Indicios y barruntos huboy cl-pese de ello la Prensa que le es afec-tapara sospechar que su intento era m u y otro. Pero al fin se ha p legado cumolir lo que el pas quera, y bueno es que h a y a s ido as.

    Sensible es, natura lmente , que esta protesta sea la nica que contra la vio-

    'lacin de nuestro derecho comerciar con todos los beligerantes h a y a formu-lado el Gobierno espaol. O t ras restric-ciones igualmente efectivas, idnt i-camente contrar ias las viejas conven-ciones internacionales en su fundamen-

    'to , aunaue dis t in tas en su sancin, nos han s ido impuestas, y no se ha formula-do , nue nosotros sepamos, contra ellas objecin alguna. Peo seramos injus-tos si di jramos que ta l omisin ante-rior no era excusable ; hacanla mere-cedora de disculpa muchas considera-ciones, y es la principal el convenci-miento casi universal y unnime de que Ingla te r ra por mar era invencible. Segu-ramente lo creyeron as nuestros hom-bres pblicos ; y fuera apas ionada pre-tensin reprocharles ta l creencia en los primeros meses d e la actual guerra , cuando an los submarinos no haban d a d o la pruel^i maravi l losa d e su efica-cia como a rmas novsimas p a r a la lucha naval .

    T o d a la Prensa , sin distincin de co-lor poltico, ha significado su aproba-cin a la Nota . Ya era t iempo de que penodcos espaoles estuviramos d e acuerdo a lguna vez, y , lo que es ms insli to, de acuerdo con el Gobierno.

    LOS ESCOLARES^ CONSEJO DE DISCIPLINA

    . 'En la facultad de San Carlos, s re-uni ayer noche Consejo de disciplina, p a r a juzgar al alumno de Medicina, se-nor S-empriJn que recientemente, abo-fet un auxiliar del laboratorio de lcnica anatmica.

    EU BUEN INTERVENCIONISTA.EL PORVENIR DE ESPAA ESTA EN LAS TRINCHERAS. DEBEMOS IR A LA GUERRA, O MEJOR DICHO, DEBIS IR VOSOTROS, PORQUE YO PADEZCO DE REUMA Y HAY MUCHA HU-

    MEDAD EN LOS CAMPOS DE BATALLA DIBUJO DE LPEZ RUBIO

    DDDDDaaooaaa

    Ji,a historia de ia^ J>ioa5 aaDDDDDaaDaaaaaaaaDQODaDaaaaDaD

    Heios venido al mundo para ser la pesiaidilla de algunos amables colegas, que no nos perdonan, sin duda, xitos periodsticos como aquel de la Nota de Wilson proponiendo la paz, publicada en LA_ NACIN antes que en ningn otro peridico, no ya espaol, sino europeo. Aquel acierto nos ha dado algn presti-gio^bien eist que nos alabemos nos-otros, ya que tantos nos atacan, y aho-ra, apenas hay en danza un documento, internacional, muchos camariadas se echan temblar y dicen:

    LA NACIN lo va publicar antes que nadie!

    Esto nos congratulara mucho, _ si al r-conocimitento de nuestra habilidad pe-riodstica no fuer.ai unida una malvola insinuacin, nacida en la mollera de no sabemos qu sandio. Se dice que ee en la Embajada alemana donde se nos taci-litan estas informaciones. Po' ' 'O visto, el desventurado trotacaJlee qxie hizo la afirmacin no pas del portal d'e la Emba-jada, de su tertulia con lacayos y mozos de cuadra,. Si no, sabra que en aquel Centro, como em todos los de su clase, se observaa coa exquisito celo las cuftli-

    dades de discrecin y de reserva nece-sarias en todo diplomtico.

    En realidad^esto no debiera tener nin-guna importatia, porque nadie est libre de que le^ achaque cosas absurdas cual-quier imbcil. Pero es que, ahora, la im-|)ecilidad ha tenido una con^agracivSn oficial. Anteanoche hemos sido origen inocentes de nosotros !~de un tremen-do conflicto, con cabildeos, visitas noc-turnas, llamadas por telfono, avisos alar-mantes, etc., etc.

    Ver el lector lo sucedido. A no sabe-mos quin se le ocurri decir que nos-otros bamos publicar la Nota de Espa-a contestando la de Alemania antes de que el Gobierno la. facilitara, porque el prncipe de Ratibor nos haba dado una copia de ella. El' rumor lleg odos del seor ministro de Estado. Y el seor mi-nistro de Estadio, hacindole al represen-tante del Kaiser la merced do suponerle capaz de indiscrecin tamiala, dio crdi-to al absurdo, se asust, llam Eoma-nones... n y ambos acordaron, antes de informarse de i era no cierto lo que se deca, acilil*r I4 Not* 1 PreoBaJ Var

    ya, que alborotamos el cotarro. D. Ama/-lio GimenOj personalraete, llam to-dos los peridicos por telfono todos, menos LA NACIN, dasde luego, y les dijo que podan recoger en su domi-cilio particular las copias de los docVi-mentoi. Y cada reprter maj'ch dispara-do casa del Sr. Ginieno.

    Entretanto, y esto es lo peregrino, en LA NACIN ignorbamos lo que ocu-rra. Fiados en la palabra del ministro ae Estado de que hasta el medioda de ayer no se entregara la Nota la Prensa, de lo que manos nos ocupbamos anteano-c!"- -va de buscarla. Sahamos que er intil.

    .1. punto estuvimosi oh, gentileza de D. Amalio para eon nosotros!de ser el nico diario de Madrid que ayer apare-ciese sin las dichosas Notas. No se hu-bieran redo poco algunos que nosotros sabemos!...

    Por fortuna, nuestro ilustre compaero D. Leopoldo Romeo nos puso sobre aviso primero, y tuvo despus la amabilidad, que agradecemos en el alma, de enviar-nos unas pruebas de las dos Notas. A la caballerosidad, siempi'^e reconocida del director de La Correspondencia de Es-paa, apelamos para que declarp si fu l quien, . k s tres de la madviidada, nos remita las cop^ds d'e esos documentos, que p-l ministro de Estado no nos quiso facilitar.

    *

    *. * Pjota es la historia, que referimos sin

    'indignarnos mucho ; pei'o la que vamos poner un breve comentario.

    Pranca insidiosamente se nos comba-te desde varios peridicos. A e=;os ata-ques respondemos con el silencio, por-que no nos gusta- perder el tiempo. Lo que estimamos intolerable y villano es que se propalen infundios con '11 noble intencin de restarnos los prestigio^ oue hemos sabido adquirir ante la opinin pblica. Ayer fu que .nuestro divector iba al frente de una manifestacin neutra-lista, dando gritos contra ste aqul peridico. Hoy, que cometemos un grava delito de indiscrecin en complicidad con el embajador de Alemania. No sabemos lo oue nos achacarn maana...

    Mientras esto pase entre gente de es-caleras abajo, como aquel que dice, no nos dar cuida-do lo qu& se^ afirme ni lo que se invente. Pero siempre que un mini.'stro do la Corona d crdito una .sandez con la que se comprometa la seriedad de un alto personaje diplomticoy esto fu lo ocurrido anteanoche, LA NACIN protestar enrgicameinte de que se utili-ce su nombre para estrategemas burdas.

    Spase de.una vez que nuestras infor-maciones proceden de fuentes lcitas y nada rcmp".metedoras. Sin tener un mi-nistro reprtery ^ n necesitarlo, ade-ms, dicho sea en buena hora, ofrece-mos al pblico noticias que siempre, siem-pre, se han visto confirmadas. Si el seor Gimeno quiere hacernos caso, no se tome la molestia de creer que nosotras nos informan embajadores ni cnsules. Nos-otros podramos decirle l mismo cosas que el bueno de D. Amalio est seguro de no haberle contado nadie... pero de las que aqu estamos entejados. Rectifique, pues, el seor ministro, y hganos la mer-ced d'e no ofendernos con suposiciones ma-liciosas, que esperamos que no se repe-tirn en lo sucesivo.

    Lo contrario, sera acreditar una lige-reza incompatible con su cargo y con sus responsabilidadeis.

    La autonoma de Flancles UNA REUNIN EN BRUSELAS

    AUEN 8. Segn la prensa flamenca, se celebr' ei domingo en Bruselas una reunin, la que asistieron ms de 200 re-presentantes Qd todos los grupos activos flamencos de toda Blgica.

    La reunin pidi unnime la autonoma completa del pueblo flamenco, y nombr un Conseio pa

  • PGINAS LcA.MAOlN CHE 3csc2=^=n3=3l===3=3=3=3=0

    X J O S 3.A.aBlOSi E!Sr-3L:^03L^ESS

    TORRES QEVEDO V SUS INVENTOS

    LABORATORIO Q'JE D I R I G E EN M A D R I E L SR.^ ORRES Q U E V E D O Acabamos de visitar D. Leonardo To-

    rres Quevtdo, cuyas extraordinarias con-cepciones en Mecnica y cuyos- inventos maravillosos en. los rdenes ms variados d la tcnica y la ingeniera, le han vali-do universal renombre. En estos momen-tos -de fiebre dteatructora se akan ms ma-

    ' jestuosos ante nosotros los hom