Click here to load reader

S^CINCO EDICIONES DIARIAS DATOS DE

  • View
    0

  • Download
    0

Embed Size (px)

Text of S^CINCO EDICIONES DIARIAS DATOS DE

El Debate 19190524PRECIOS DE" StnCHÍP^ON
MA.DRID..... l.íffl pesetas al uaa? fBOVlNClAS...... 4^50 pbas, fa:iiB€6kf.
FBAIÍQUEO CÜNCERTADO
MADRID. Año IX. Nám. 3.044. Sábado 2 i de Mago de 1919. S^CINCO EDICIONES DIARIAS ^Red.ÍAdmón., MARQUÉS DE CUBAS, l-Apart 4S6..teL 365
DATOS DE Ll i j
Recientemente, a lgún, colega baírajo •nombres de distritos y de personas que laboran.en E L D E B A T E - Sin restric­ ciones mentales podemos a í i rmar que ni abrigamos un momento el proposito de luchar, en los próximos comicios, ni solicatamos ac a n inguna, ni aplicamos en ese sentido la influencia que p u e d a eiercer nuestro periódico.
Y n o obstante, E L D E B A T E tiene sus candidatos. Consecuente cori las doctrinas que siempre defendió ha, abo­ g a d o en piro de la representación por clases. Allí dondequiera pudo hacerse o**, alzó l a voz 5olicitandcr-que las cla­ ses, como tales, tengan representación en las futuras Cortes. -
Si las posibi l idades reapondiercui a nuestros votos, t odas las clases esta^ rían presentes en las Cámaras . Pero juz­ gamos, que urge especialmente, se ha - fien representados en el Pa r lamentó los agrarios, los raaestros nacionales, los médiccs rurales y, los obreros.
Eos agrarios, por for tuna, laboran con probabi l idades de éxito, y quizás no sea ejcigua la representación nue lle­ ven al Senado y ' al Congreso. A la vis­ ta tenemos eL manif iesto que la Aso­ ciación de Agricultores de E s p a ñ a diri-
•ge al cuerpo, electoral « l l amando su atención respecto de la necesidad de procurar a t odo t rance que la epresén- tación en Cortes de los distritos: rura­ les se confiera a personas capacitadas^ para el es tudio d e los grandes proble- 'mas de la nación, entre los que desta­ can el económico y el social,, Secisivos a la hora presente pa ra su v ida futura, personas que, además , sepan anteponer a ' s í ts ideales y .deberes d e política de partido,^ aquellos otros aue imponen el impulso que requieren y la defensa de que han menester, a cada paso en el Parlamento, sostenes tan firmes de la economía pat r ia , cuáles son la Agricul- tiira y la Ganader í a» , y p roc lamando que «en t an to la Agricul tura, como cla- gé, no cuente, desde él Municipio al Par lamento, con urialre'presentación nu­ t r ida y genuina, empeño que ha toma­ do á su cargo, será en vano cuanto se intente pa ra conseguir que cese de una vez el suicida abandono en que se la tíciTje, y del que_^apenas hay ejemplo parecido en n ingúiTot ro oaís d e la tie­ rra .?
Pues el iluistre director g-eneral de ¡Agricultura, dmgiendose a los electo­ res del distrito d e Villalon, d i ce :
. * " • • • ' . . . • - . ' - . . . ' ( . . . . . . . . . , ^ ' . . . . . , . . . , . .
I He de deciros 'también, con la fran­ queza que me caracteriza y el amor que os tengo, que si me nombráis d i p u t a d o , no me presentaría como' representante de vuestro distrito( aunque de d e p c h o así sea), sino de la clase agrariaf pa ra seguir defendiendo en el Congreso, co­ mo fuera de él, l a refresentacióñ for clases, hasta conseguir que si hoy me lleváis a las Cortes como d i p u t a d o de los labradores, a lgún d ía podá i s tener en la misma forma 150 o 200 represen­ tantes vuestros, elegidos por vosoíro.s, nombrados por vosotros, ,sin más mi­ sión principal que la defender vuestros intereses y armonizarlos con los d e las otras clases sociales, a la que hoy está sometida la clase a g r a r i a ; sois la clase más numerosa y tenéis, derecho ,a elío.»
El Magisterio nacional no parece ha­ ya de tener todavía representación pro­ pia en las Cámaras .
Lo lamentamos. E l espíritu de cl^se la. conciencia de la comun idad de as­ piraciones e intereses son muy vivos y están muy definidamente or ientados entre los maestros ^y la justicia y las exa­ gencias de la lógica reciaman de con­ suno que, en el Par lamento pudiese de- i jarse oir la voz qu¡e ahora se alza sólo! en asambleas y revistas profesionales, sin la suficiente eficacia.
Quizás, los médicos rurales no han manifestado un espíritu corporat ivo.
como el de los majestr<s nacionales. Mas , e l ' abandono : de clase t an líeiie- méri ta es ta l , y las pretericiones de que vive víctimas son t a n ciraeles que se im­ pone su redención ; y el "pnmer paso p a ­ ra ella es en el Pa r lamento d o n d e se h a d e da r por voceros, cuya única mi­ sión y deseo estribe en defendep a t a n suf r ida clase.
P o r L o g r o ñ o se presentará D. Agus^ t í n Ruiz, q u e : al dirigirse á los electo­ res a f i r m a : , ,
« H e síido y soy uñ Obrero, y no a s ­ pi ro a ser o t ra cosa. Y t r iunfe o no en la cont ienda, a mi t rabajo volveré^ d e mi t raba jo hon rado viviré y por las rei­ vindicaciones ~de la clase obrera segui­ ré luchando. No soy político. ~Ko de ­ f iendo nñigoma bande ra de par t ido . Soy hombre que siente las necesidades y las preocupaciones sociales, y de los que creen que pueden y deben satisfa­ cerse con fórmulas dé just icia y d e amor.»
Presidente del Sindicato caíólico de Ferroviarios españoles, y fundador de varios Sindicatos miner^^s, va a las urnas áin embargo, como simple obrero, y pa­
ra representaf a los obrerbs y se r ,pa l a ­ dín, d e la causa obrera. U n a v ida d e t rabajo y abnegación acredi tan su acti­ v idad y su 'des in terés . Potentes organi ­ zaciones, c readas o d i r ig idas por su
^esfuerzo, garant izan su ap t i tud . Cuan­ tos ansfen la solución del problema so­ cial, conforme al imperat ivo de la jus ­ ticia y dentro d e la concordia y a rmo­ nía de las "^Jiferentes clases, cuantos se preocupen por el mejoramiento moral y material de los obreros, deben con­ tribuir, según los medios de que. d is ­ pongan , al t r iunfo dé Agus t ín Ruiz , ada l id de los obreros caFolicos y her­ m a n o d e todos los obreros, y defensor d e t o d a s las legít imas reivindicaciones obreiras. , '
i L o s representantes de las clases ! i H e ahí los cand ida tos de E L D E ­
B A T E ! Nosotros sa ludamos a los que aspi ­
ran a representar dáseos, como a precur­ sores de una nueva era poh'tica.
Contarán con nues t r a apovo. todos los candidatos derechistas- Nuestra so l id tud adompañaiiá a l o s ch.ndrdatos d e las agrupac iones 'de orden. Más en la po - > lííica del porvenir prevalJecerá l a r s - presentación por clases, e ¿mporta n o excusar esfuerzo p a r a que ese futuro se convierta p ron to en presente.
E l fin de las luchas estériles de l par­ tidismo y d e las olif^arquías explotado­ ras, s ignif icará el prnciipi'O de la pros per idad y grandeza de E s p a ñ a . -
• < ^ > - ^ « ^ ^ B >
n previsión de que no se firme el Tratado, se' mo­ viliza el Ejército • americano-de ocupación.
Ha comenzado un gran ataque oontra Peírogrado.
b a ñ a ^ ^ a ^ I m a t i ^ Í L ~ ™ M Issaaa
La razón de los hechos Las Bóticias Uegadas d© los campos an­
daluces, no tan. graves 'como era de U'- tíner, abcHian, no obstante, la procedencia
no hallo tor—ando en busca de casa y ninguna.»
«He apelado a. todos los medios—nos escribe otro—para encontrar habitación, tales como el de acudir a los porteros,
de la suspensión de garantías- Injertamos! a las agencias, a los,periódicos y a las eii' oti-o Iwgar un breve, relato.de los. sucesos [ empresas de carros de mudanzas para que oenrrido8«ÍQ Algaba (.Sevilla): un muerto] m^ a-pisen cuando queda un cuarto desal y varios heridbs han sido las víctimas de la agitación producida en aquellos campos por ageíote® sindicalistas. No es buena la situación en Málaga y en Córdoba, y en toda l a región ' andaluza mantiénense los aiosgoBi •entramstos, nueses hace, para el d i a e n que GmJDezaraii las faenas de la sie­ ga. Otro tanto, j aunque en menor grado, hay que decir de varias comaiicas ©xtre. meñsis. En Barcelona no se advjeirten se­ ñales quei permitan creer, ni mucho HKW nos, en e\ total restabledniieinto dfel orden, público, y, e-n fin, por muchas paites sur­ gen ILaim.ara<da® y chispazos qu©-ahuyentan- la tiíanquilidad: sirva de ej©m,pjIo el caso de Consuegra (Toledo), donde, por ouestio- nea da .políticia local, han acaecido des. órdecfiB y también hay que lamentar la muer te de un hombre.
Para quien examine la, .situación d.0 E s . paña, es innegable que sobre ella pv^sa un ambiento revolucionario, de agitación y de desorden, que obliga ai Gobierno a vivir al ír ta y en posesión de todos los medios l'egales, ordinarios y extraordinarios, pre­ ciséis para mantener el orden.
Y no- vale decir, como el conde de Ro. nianones ha dicho, que ei Gobierno pudie­ ra mantener en suspenso las garantías en las regiones más anaenazadas y. reistable^ oerlas .en las demás, ¿ Qué pasa^^'^oía; el donde—^^eii. Guadal ajara o en Madrid, que requiera ta suspensión ds garantías? Pasa —deicimO'S—^exaotamente lo .mismo qu cuando é-i deorebó la suspensión, que e© na limitado a mantener el actual Gobierno.
Y lo que pasa es qua, cuando un mo. yimiiiemto revolucionario se apodera de va. rías graincfes regiones españolas, es fácil su propagación a las colindanteis y, en suma, a todo el país.
Pcxr fiso ei conde de Romanones^ susp^en. ds-ó las garantías en toda España, a pesar de que varias inegiones peimansoían t ran. quilas; y por eso las mantién-e en susjien- 90, con aplauso del país, el Gabinete aoi ,tual. ^ .
L a propaganda electoral no encuentra trabas. A los complots r©vólucáon.arios opo- iie «1 Gobierno todas la® legitimas coac. cioneis que su deber rccüamá.' •
No hay casas Algunos de nuestros lectores se han di­
rigido a nosotros exponiéndonos la grave­ dad que en Madrid y en otra,s importantes capitales reviste el problema de la vi­ vienda.
En .Madrid, por los derribos de las casas de la Gran Vía, que no han tenido la ne­ cesaria sustitución; aquí y en todas partes, por la paralización de las construcciones, hay una escasez.tan enorme de viviendas^ que va siendo punto menos que imposible encontrarlas,
«Cuatro o cinco meses—nos dice un leo
tn Madrid
Candidatura Monárquica-
Sr. Gonde de Vallellano. D. Emilio Alfredo Serrano Jo ver.
Garlos Martín Alvarez. • Luis Harguindey.
^j Gerardo: Bustillo.- - Sr. Gonde de Santa'-Engracia. .
Al votar no debe omitirse ni sustituirse ninguno'de estos iK)mbres,
qnilado, y todo'es inútil. Así llevo desde primeros de año.» '
El problema afecta a mucha gente y es de verdadero interés. Y nosotros creemos que e» necesario discurrir y háCer, algo pa­ ra resolverlo o ateiftiarlo. Es indispensable fomentar las construcciones. ¿Gomo? ¿De­ jando libres de impuestos y contribuciones por algún tiempo, las nuevas?
¿Con subvenciones? ¿Estimulando al oa,- pital para que se emplee en edificaciones urbanas?
. Nosotros no sabemos cuál puede ser la -férm-ala eonveniente. De lo que si estamos seguros, es de que hay que buscarla y apli­ carla.
y como no estamos menos ciertos de la buena voluntad del gobierno, á él nos diri­ gimos con ia esperanza de que se preocu­ pará de este .problema y verá e ! modo de darle la posible y adecuada solución.
Dueños de ¡a calle Con auditorio numerosísimo y entusias­
ta celebróse ayer, on ó teatro dé la Co­ media, un.,mitin maurista. Importa seña­ lar en él l a nota, nueva en la política de España, d<e que un ministro de la Corona— ©1 señor Goicoechea—fuese uno do l o s ^ a . dortís ; y ios vítores y ovaciones con, que acogió ¿1 público su presencia y sus pala­ bras son señal inequívoca de la auteénfcica popularidad del actual Gobierno. Aun pu­ diéramos decir más :i leste es el primer Gobierno popular que, desde hace lustros y décadas, ha regido a España. Cierto que el Gabinete que de 1907 a 1909 presidió el áeñor Maura contó—de modo especial en los últimos paeses de su actuación—con la adhesión de grandes masas de ciuda­ danos ; mas esa adhesión no -se -manifesta­ ba en actos públicos y de positiva cola­ boración con el Gobierno]
Ahora, por lo contrario, el Gobierno es dueño de la 'calle y de la tribuna pública. Confúndeis© en «i mitin, entre e p ^ s o s , . oon las masas populares; y, cuando surge algún conflicto,que afecta a los servicios públicos, al punto recibe el Gobiciüno ofer­ tas sinceras dte multitud de particular^, que al servicio d d Podfer Público ponen coches, automóviles y otros recurso.s ma­ teriales, sin regatea-r las prestaciones per­ sonales más onerosas, a la vez que felici­ tan al Gobierno y se adhieren a él enti­ dades y corporaciones extrañas a la política, integradas po¡r val'iosos elementos sociales.
Lo respe timos : este es un Gobierno po-t putar, .-con'enorme arraigo en el país; que puede cambiar Radicalmente, la situación de España en los términos más favora- mes.
= CONFERENCIA DÉLA PAZ.—La redacción del Tratado con Austria-Hungría va muy adelantada. Los aliados han acordado, reconocer al almirante Kol chak. Orlando ha regresado á París con plenos poderes del Gobierno italiano. Para la cuestión del Adriático \ regirá un, tratado especial, Clemenceau ha contestado á la nota de los prisioneros, diciendo que los aliados no pueden decidir aún sobre\ la suerte de los cautivos. (París), En las reuniones celebradas en. Berlín se kan registrado muchos tumultos durante los que se arrojaron] en una sala varías granabas de mano. (Berhn). Se dice que después de la firma del Tratado de Paz será modificado el Gabinete británi-]
co. (Londres). Rantsau, con los delegados alemanes ha salido para Spa, (París). BOLCHEVISMO.~Ha comenzado la "•'--'-^' ' ^ ' • - - — ' -
sitado nueve comisarios ción letona en Rigt -,--
bolcheviquista, cerca del Gobierno inglés. {Londres). VARIAS.—El volcan Stronboli se encuentra en plena erupción y arrasa las localidades inmediatas. {Roma), Inglaterra ha gastado'
durante la guerra 167.500 millones de francos, {Londres). La conferencia interpalamentaria del Consorcio, ha acordado estudiar rápida-; mente el progeclo de ferrocarril Tánger-Dakar. {Bruselas). La cuestión del ^Homes «Rule-», sera aplazada por la Cámara de los Lores
• ' hasta después de la firma de la Paz. {Landre).
Liquidación de ¡a guerra
La bancarrota de Europa
>5
55
£/ atiuso deí subv&riendo Ya hemos dicho en otra ocasión qué
el Gobierno, obligado a afrontar el pro­ blema agraino andaluz,, cuidaba de man­ tener el orden, en primer término, pero aspiraba a la vez a daT solució»!.—• y so­ lución radical-:—a las complejas cuestiones que aquel problema entraña.
Y, en efecto, el.Gobierno dispónese a cortar un grave -abuso, causa. del enorme encarecimiento de la renta;, y, íonsiguien- tenjentp, de la producción y del consumo : nos ' referimos ja los subarriendos. Casos hay en que arrendada una hectárea de tie­ rra,* por su propietario, en 40 peseta?, y pasando la tierra por varios' subarriendos, d cultivador llega a pagar . ¡ 160. pesetas ! De 3o3de resulta- que, sin -ventaja para el propietario, y con lucro ilícito de quien ni trabaja, ni cultiva, ni expone dinero, ni es otra cosa que intermeidiario parásito, quien hace prwiucir la tierra paga -una renta an­ tieconómica y agobiadora-
Sin duda, persistirá el Gobierno en sus temperamentos de justicia; y, con ellos, si el problema agracio no ha de j-esolverse en And^alucía dtí la .iiocíie a la mañana, se irá; suavizando y reduciendo, por grade» y etapas. ' • .
i i ^ ^ 1 ^ — — ' ^ . "
Muere la madre de Barzilaj
ROMA, 23.—-Ha fallecido la madre del ministro.Sí. Ba rz i l a i /
E u r o p a era antes d e 1914 i a den-, nidora, la maestra, la soberana , la d i ­ rectora y proveedora ñnanciera del mundo . L a soberanea cientifiGa la ejer­ cía Alernania ; la soberanía mar í t ima y bursáti l , I ng l a t e r r a ; la soberanía li­ teraria, F ranc ia , y la soberanía inte­ gra l se oornpartía por esas y las demás naciones que consti tuían en su un idad moral el t o d o superexcelso denomina­ d o Europa . Algjoi sabemos de ello, los españoles, condenados a oir en nuestra propia casa los consabidos dicterios por nuestra fa l ta de <teuropeización».
L a guer ra ha descompuesto esta or- 'denada y sistemática colocación de va­ lores jerárquicos. Alemania conservará su soberanía cientíñca, cómo conservó Grecia después de somet ida política­ mente al dominador extranjero , por­ que .la, fuerza espir i tual es lo úl t imo que sé p i e r d e ; pero todos los demás valo­ res están en: quiebra, por ahora, eii E u ­ r o p a ; y la pa l ab ra «europeizacióiij), carece hoy de t odo seintido d e enalte­ cimiento civilizador y aún cíe todo pres­ tigio político y morkí. E a palabreja es­ tá "dTcta'da y m a n d a d a a r e t i r a r . ;La susti tuta, '«americanización» o i yán - quizaeión», será la que exploten en lo sucesivo los «suabistas intelectuales».. , L a . bancarrota de E u r o p a es eviden­ te. N o hablemos de los valores mora­ les. L a hipocresía, la mentira, e l ^ raude , el odio ; la violencia, con t oda suerte de «camónflagcs», florecen esplende- rosamente en las cumbres y en los lla­ nos d e la vieja Europa , y es inútil es­ carbar en terreno t a n Heno a é hoa<3a3 raíces venenosas.
L a bancarrota , en su sent ido comer­ cial, es la que mejor se puede especíñ- tamente de te rminados y conocidos, can- no se p re s t an a t a n t a tergiversación como los factores morales, o psíquicos; Y los números, n a d a más que los exac­ tamente determinados y conocidos, can­ tan la quáfebra de Europa , de la Euro­ p a beligerante .
E n Francia , las evoluciones más' mo­ deradas de los daños y perjuicios ex­ per imentados se cifran en 350.000 mi­ llones de francas p a r a arriba. Su deu­ da pública es d e 200.000 millones, casi. Su circulación fiduciaria, de cua­ renta mil millones.
Se h a n consumido en la obra des­ tructora de la guerra capitales amasa-i dos pee, Varias generaciones, y se han descontado los que p u e d a n formarse por el t r a b a j o , d e otras t an tas genera­ ciones. F ranc ia es tá en t rance de quie­ bra. Y, seg^ún el presidente de lá Cá­ mara d e Comercio norteamericana de Par%, la bancar ro ta d e Franc ia arras­ t rar ía la de I ta l ia , desde l u e g o ; y des­ pués, fa ta lmente , - la de Inglaterra. D e la E u r o p a ¡Central y d e Rusia , el dé - sastre ñnanciero está a . la vista t am­ bién. ' •
Con papeles representativos de cré­ d i to se ^simula l a riqueza que ha des­ aparecido y l a que está por crearse, med ian te intensos y .prolongados es­ fuerzos. Se inscriben en esos papeles valores meramente nominales, pura­ mente ñcticios, que, sólo por el apoyo de la ley y del .Poder público y por una fe interesada, circulan como bie­ nes efectivos y reales. Pero la masa de papel es tan enorme y el volumen de los valores escritos t a n magno , que to­ das las Bolsas del m u n d o n o son bas­ tantes pa ra resistir el peso de esa ma­ sa, n i t an ampl ias , que puedan dar cabida, y permit i r _ la circulación a lo^ valores de t a n abu l t ado y sospechoso volumen. . i
L a ilusión de riqueza que esta\ ín- fl acción de lofe valores de crédito ori­ g ina , t iene que desvanecerse en la ho­ ra fa ta l de la l iquidación.
L a frase d e Clemenceau d i r ig ida a la Delegación diplomática a lemana en Versállcs : , « E s t a es la hora de la da­ rá liquidación" de ?cu.'sntas»j -se yiielvc taiñbién contra F ranc ia y , se ' ex t i ende
a t o d a E u r o p a bel igerante . Se retar­ d a r á más o menos, a fuerza de art i- i u g i o s ; pero, por ley económica inexo- raole, l legará el momento pTeciso de l iquidar y de poner en descubierto la situación real .de las Haciendas .
Los espejismos maravillosos del cré­ dito tienen un marco vidrioso y frágil , al que se han de ajusfar estr ictamente pa ra que n o se quiebren. U n defecto cualquiera §n eh engranaje , una ñsura, un descuido que deje al decubierto una mínima, par te del tmgiado , • puede oca­ s ionar la ca ída estrepitosa d e éste. Y en el t inglado del creSito europeo, to­ d o e s t á ' desmí/ronadó y a l a vista i a inconsciencia de la catástrofe.
Los E s t a d o s U n i d o s Se proponen, S'^ún sus al iados de Europa , venir eñ
'socorro de éstos y reconstrair e l .crédi- tp europeo.. ¿ C ó m o ? Este , es el, secreto yanqui . 'Condenando l a . d e u d a dé gue­ r ra contra ída por sus alíados-T-dicen unos—, concediéndoles a éstos nuevos créditos a largos plazos y, bajo, inte­ rés—dicen otrcis— ; ienviándol'es gra­ tui tamente los elemento.^ necesarios pa­ ra la reconsrucción de las c iudades des­ t ruidas—se insinúa también.
T o d o ello, n o evitaría e l ' d,esastre de E u r o p a , porque éste es irremediable. .
Eu ropa se ha const i tuido en deudo­ r a de Norteamérica, y, por lo t an to , ha e n t r a d o ' b a j o la dependencia^ econó­ mica -del acreedor. E l incremento de la deuda acrece también el poder de do­ minación del prestamista. Y cuando éste es un E s t a d o tan poderoso como el yanqui , la dependencia de él es más funesta, que la bancarrota interna, li­ q u i d a d a dent ro de casa. Sólo que, en el, caso presente, bancarrota y vasallaje son dos cosas' inseparables, que se h,a j jbánado Europa en el d rama ejecuta^ d o a beneficio,de los yanquis.
Bamón de OLASCOAÜA •Mayo, 17. ,
Se rechaza e! impuesto sobre eí capital
LONDRES, 23.—La Cámara de los Co­ munes ha rechazado, por 317 votos contra 72, la enmienda al proyecto presentado por Mr. Sidney Arnola y que tendía al estable­ cimiento de un impuesto sobre el capital.
LÓ QUE CUESTA LA G - Ü E R R A ' '
Inglaterra ha gastado ; 167.500 millones \
L O N D E E S , 23.—El coste ne to de la 'guerra para el Ee ino u n i d o has ta ü a de Marzo últ imo, excluyendo los gas ­ tos de paz y las deudas do los aliados y de los dominios, h a sido de 167.5'0O millones de francos. ,.„.-„.
Importante mitÍE en la «Comedia»
CBITIOAS TEATRALES i
EN INFANTA ISABEL
por Rafael ROTLLA'H
<¿.a carta de /Wosén Pía» por V. DIEZ DE TEJADA
F B Ü S L E B T A S
I sV A YA C A I- O R! por C. LUÍS DE CUENCA
E N SEXTA ,PL-4NA..
{Predicciones del Observatorio.)
.Andalucía: Yicn-toe del. Este .y Hismpq inse- gnro. . Besto de España: Buen tiempo y aiiaKstüto de la temperatura, Temperatnra en Madrid: Máxima,: 25^7; mt üima: 10.5 , B-n el resto de España: Máxima, de 30," en Jaén y Huolva y. mínima de i en Valladolid y Salamanca
^AT£: (2) MADRID Año IX, ASím^J.OU
CONFERENCIA DE LA PAZ,
eocupa a ¡a
LA TRAVESÍA DHJ; ATLÁNTICO A C A Í S E M I A S MILITABES
EXAMENES- • DEiNGEESO
Se cree que Hanker ha m je río
,\ E! teniente Je .en i>e dispone á i «emp.ender ia travesía i CAUNARVON', 23 (Av-iaoión),—Nohay
Hawksr ni del ccaandcinte iiiiiticias de ! (iriewe.
caso de^ bras os-!Si Alemania no firma se irá á la negociación separada roí l^\9,ri¡^^^o.y\^^ian.^^r^r.ci.qnem
' _ O í . ' fjTie '.av<ir> j.e ecsiio, lüs ÍJ ' .KJ j l i
jclemás naciones.-En Berlín se celebran manifeslacionos tamul- ^¡:r^éTi¡^rTi^io^h^¡¡Zl¿ 'íiiosas.-El tercer ejército yanqui se moviliza para ia ocupación. 'T;"LcoráunnMev-o prerak, de 10.000 i - , . , . , , , c , - . .! .' -^j ,1, ..„ _:¿_ .1 r : .. ,.i „.^. j . r : .v. __ t . 11:ijras estórliiir.a t!Í vuelo dol Atiiiitico,
• Siiuaoion diplomática , Los alíddos reconocerán á Koll
demócratas independientes una reunión al Crcspí.y el marqués de ímperiaÜ, eihba- ' aire libre, en pro de la pronta firnaa de la jador de Italia en Londres y persona grata
paz. Haase declaro que d proyecto de paz a Lloyd George.
chak "s. P A R Í S , 23 . - -La redacción del tratado da Paz con Austria-li 'angría está bastan- •te adíiliiiitada. ' El capítulo referente á las reparaciones de los daños <ie guerra está nit m ido ya. •-. Se dice qr.a los aliados se muesirau dis-1 pnest'.s á rscc'nocer coi<>r,fivaTr)e.níe a i a l - j iuiranto Molích-iís: como raía doi' gobÍp,r:;c j rufío. Tal doci.-íión, cuya .rApor'cancia rídta ;
.!
P A R Í S , 23.—El teniente Jensen, que se ir^ilai cuenta con el apoyo de la opi- | decide a realizar la travesía del Atlántico.
anos, aunque uaturali-
^p-i do. Confeso, s¡n embargo, que los inde fisndieiites no pued*:}! responder de La firma de la paz aliada, ni entrar en el Gobierno. Sólo nos encargaremos del poder cuando
llame el p •o-'etanaQo.
la viBta por c^ianto implica definitiva | £ / TíBÍadO HO puede aÚH haCSt condenador, del régiinen bolcheviki, tanto!
Dr parle de íi'rancia corno de Irnílaíerr.! '
til tranoia j no puede a se público
afir-1 ción italiana-
ñiy\'fí/^é'^t> i/*í e»r'.»ír» zado 60 esta Ri páblica. iMOÍlCldS WaiiQS Por su itcroisiiío durante la guerra se le
¿A ¡a negCC.a Í6n Sep-ir-'^dé}? dieron varias cruces y condecora, io 163. 2;URICH, 23. — Segtín q «Bambeergcj Hi^biaíido de gü aeríesgado viale ha di-
Tagefelatfc», corre el ninio-í CJJ lo^ Gírenlos políticos bávaros, de que ia Entente pien­ sa negociar separadamente con ios diver_ sos Estados confedei-ados si ?J1 Gobierno inmperial se niega a firmar ©1 Truíatío.
Un Conseja de ministros en el tren
nu od trances si
cho: «Obraré como Hawker. El tren de aterri­
» • «
Alumnos apr bados ayer A E T I L L E E I A
Pr imar ejercicio: Pedro Aicañiz So­ ler , balutítiauo González pi,eguerai,, Juaquiu i 'enaiver^Cióiuez j Iguacio bar- rraao Ossono, Manuel üoude Centeno, i i tus t ronzaiez l ' eüa , José P a z o Mon­ te,' Pedro berra Moch, Ángel P n e t o Conde, Diego i l e rnándaz Lara , duuo uouzá loz i teguer in , Ricardo Torres l^alacio, ArBondo ViUanueva J iménez , T e m a s P r a d a Cantalapiadra, José Gó­ mez balas, Oavid'ToiTes Escobar , An­ tonio Berlín Sáiicbez, Feírnandfo l i o d n - guez AluieiJa, Niooiás Agrado Beanu, juouiingo balvatierra Molma, E d u a r d o Andrés García, Manuel de la Fueüutí Castsllo.
LAS ELECCIONES^
En Vei'saües El reÍQvo británico en Siria
P A R Í S , ~3.—La cnes'íión de la retirada f!P, hfitánicas en Kiria coutiii
V, de las trops,s británicas en Kiria continúa en suc;peaso. El Consejo de lo3 Tres ha ejEaminado esta iBaüana la cuestión de las frouterr.a dh K-iria, oppociaimeute entre Si­ ria y Me3o¡.-«>tAraia.
Los aliadús no pueden aún de" cicir la suerle de ios prisioneros
P A l t l S , 23.—Ciemenceaix ha contestado a la nota de Brocdoríf Rantzau, relativa a ios prisioneros de guerra, que las poten cías aliadas .y asociadas no pueden conscu
• %h
na diciendo: ; Orlando comunicó el niiorme «No hay y no pnede haber tratado de | AQ ia tarea do ia delegación italiana en
paz basta que e¡ proyecto sometido a los | p^Hs, (¡ue declaró estrJjii in^pi.-ada en lia ¡ delegados alemanos no sea firmado por | ¿e-claraoionos hechas por el Cob.orno ante I
íriitiid d,-;! camino entre Ttíi-ranOTa e Irlan­ da, en L'noa recta entro S.iiut-Joana y "Va­ lentía (isla al oeste de laUnda). '
eiies.í- ~>s ne.;7ociaciones contniuan.
En ¡ngíatena
la Cámara en la sesión del 29 de Abril. En la discusión Orlando dio a conocer
las graves dificultades ' que en'-nenira la ' solución del problema de los intereses ita-
) LONDRES, 21. (Recibido con tres días ¡de retraso).— El almirantazgo envió ootio contratorpederos a la busca del aviador
I Hawker, pero ningún resultado-han teni­ do
, crimen _„ j .. ,'qné atenuaciones pueden ser conoedidág a los |)risioneros e internados civiles aiem.a-
'nes, pues ee han esforzado en observar las
r jaíTif /Áf fin /i» fii-TYta co r^fnrtnü- ! Manos consi'ierados enfronte do los pioblo- ¡ "• • uespue^ de sa firma se reiorma-^^^,, ^ intereses divergentes de i/s otras j -
ra el Gabinete \ nacioTi.-s. . i LO'NDRBS, 22. — El redactor par la . Los ministros'declararon unánimemonie j
rnerLta.rio del «Üaüy Express» dice eabcr que so obtt-ndrían mejores resultados .-ji en que, después de La. 5rma de ¡a paz, habrá PI p>iis se ibsorvara una estricta disci- n:i cambio tjj Gabinete. l'nr». El Consejo se dola.'-ó de acuerdo con
Adt'más d.0 la dimisión de sir Albert ol presidente y con ia dele;.?ación italiana.
csndo no dimitirá antes ae la •gaüo dt una miRicn; firma
©n Egipto, flejará el tninisttTío de Coio-i ROMA, 2,5. —Esperando noticiasesactas n'a^ : lorH F.-r-V r'-^-'^r^ r-^^.-. ,-,~;v„c:-rr, ^^^^,^ ^.^ rouuión de O ilsk, re.na ^r..n ngi- de Agriculturda. e liíingwortb abandonará ^oión en e! sdióndeOoníorijncLasdeMüa;
tccitorio. Han circulado rumores de una I crisis ra'-nisteriaí inminente. Sa ios cen- I trus oíiciales parlamei;tRr''>'«. se consideran I explicables estas nolicirs po la admósíera I de tierviosi.iao do ios úi I.^..A días
sus pesquisas,
Varias loca.i destruidas
alemán PARÍS , Üo.- 'A ia nota dirigida por el
conde Brocitdorf-Rautzau a la Conferencia de la Paz, rel.itiva a la Sooied id de nacior nes, el Sr. Clemeuceaa ha Contestado que
pero se afirma pite talas rumores son ¡.or la monüs prematuros. Es posible que Orlando, can­ sado de la labor impro-va que de.=empeiia, piense descansar alimón tiempo, per; no presentaría la dimisión antes de ia firma
a comisión do las potencias aliadas y aso- ¡ de la Pas . ciadas estudia detenidamente las propcsi- i La gran mayoría del parlamento, .„„.. . cíoneg, cuyas estipulaciones podrán ser | vendo a los socialestas oficiaie.i desean o-ae
inom-
— « - • ^ H i
pu. leyes de la .'í=.erra y enüofcisiacer ¿as exi- 'gencias de humanidad. . • Además, fes a lados lamentan no poder 'obrar mientrjiS no fe comunique la iuten- 'ción do los p3onipotenciai-ios alemanes de Srmar la -¡.AZ-
' Orlando con plenos poderes P A R Í S , 2 3 . ~ D i c e «Le Matin»: Orlando
!ha reoiresadíí a Oul-v. con la plena y absolu­ ta a rohacióiti de todos sus cornpañ.eros de 'gobierno fea^secto a, su actuación en J.'arí.s. i' Italia—ascrega—formará el tratado con Alemania y luogo el tratado con Austria- Huniíria sin hacer condición do ellu el pre­ vio r'eglamento de la cuestión del Adriáti-
• 00, la cual se Bolucionará mediante un tra­ tado especial, cr. ei que no tendrán por qué intervenir ios enemigos.
Los delegados alemanes á Spa P A R Í S , 23.—El acontecimiento del día
ha sido la salida para Spa, de Brockdoff !Rantzau y de toda la Delegación alemada. ! Ko habiendo manifestado el Sr. Brock- •dorff Rantzau la intención de marchar de­ finitivamente de Vorsalles, so supone que ios pienipoíenciarioa alemanes han ido n 8pa d&ra pedir instrucciones y si han ido todos es por qne io disensión es importante necesitando para ellos un caiubiu do iuipro- gloues general.
En Alemania Reunión tumultuosa
BERNA, 23.—Comunicar de Bromberg •que en la reunión que fué convocada para 'examinar ia política alemana on los terri- ,'torios y merexdos orientales degeneró en i i violentísima di.=¡cusión cont ra ía paz, que líos oradores calificaron de paz de violencia \j de rap ña. [ Un orador, perteneciente al grupo de ¡independientes, declaró que Alemania to- JEÍa que aceptar las pesadas consecuencias ' d é l a paz, puosfoque los propios alemanes ¡eran culpai>Í0s de cuanto habia pasado, se 'produjo ui: tumulto indescriptible, y uno Ide ios concurrentes lanzó contra la tribuna ;de los oradores dos granadas de mano, qne cayeroi. en mitad de ia sala, hiriend-) gra­ vemente a nueve personas y produciendo eontusiunes a Eumerososi asistente» al acto.
¿Prórroga por divergencias? BASILEA, 2 3 . ~ « L a Gaceta de Berlín»
dice que el Gobierno deí imperio fué sor­ prendido por ia petición de p olongar el Tílazo presentado por Brcckdorff Rantzau ¡ _„,.„„ y que n-iotiva aiíiciiltaaes de ornen.técnico. 1 „„ o,™r'.n rp.^= Í1Í> nov°ri^'-í--^-í vao-onr-? de que-na estallado una sublevación ieto-
E n ios centros autorizados so dice que : a r t c f ióv i l es d' S' 'e la orilla Oeste del ; ' ' ' ®° inga , y que se han librado fuertes oí retraso e n í a entrega de í^is contrapro-U-^| ' . ;Í;^\.,^J3, l a ^ f f i ó a de la cabeza de posiciones a:einaia.-? oocdece a rtiversen- ^^^^ ¿^ Coblenz." cías de opmiunen.re la delegación aema- • p , , ^^^ ^,..^^ conancen d? 30 a Zia ao versiUles v e. Gobierno ae Bes-!--
Se concede e! voto á las mujeres
• -o
WASHINGTON, 23.—La Cámara de Representantes ha v(;tado por 304 votos. contra 88, ía enmienda a la Con~titución . . federai concediendo a las mujeres el dcifcinfido en 'a cam-ra de i s Lores que tan cho al sufragio. El Senado no ha votado' pi"f'"f<"'0"^'° qr-ede f r i-;naa ia paz, el go- todavía, pero los jefes feministas decbran bierno tomara decisiones en io referente al que lo hará dentro de quince días. Si ei •Senado acepta la enmienda, será efectiva después de la ratificación por la,s tres cuan­ tas partes de ¡os Estados.
discutidas "de un mado general" cuando la | los que llevaron a Italia a ia guerra sean sociedad haya sido constituida definitiva-: los que firmen la Paz " ínen'e. . • I
La com-sii-'n se limita hoy a llamar la | atención sobre determinado número de puntos paiticulares. • ¡
Estima dicha Comisión que las propo- i sicií.nes contenidas en el pacto, que fueron : extensamente di.-joutidas,son para la Socie­ dad do naciones.mucho más prácticas que las que ei gobierno alemán quiere esíable- ecr con ob]eto de alcan'/.ar sus fines.
La comi'-!Íón com¡irucba con satisfacción qufjel gobierno alemán os favorable a la creación de la Sociedad de Naciones fnn- dada para el sosten imieuto de la Paz y basada en los principios generales.
Eí gobi t r io democrático parte de ese punto de visita pero n > estima las proposi­ ciones particulares que los alemanes pre­ sentan al proyc-cto.
A este efecto la comisión somete varias observaciones.
Las responsabilidades Ei Krompr.nz será juzgado
LONDRES, 2!!.—Habienilo preguntado al Gobierno varios diputados si el Krnm- printz y los ofií-iaios culpables d e h d . e r infligido tratainieiitos inhumanos á IJO | ri- sioiieros de guerra serian castigados, L5o- nar Law dijo que estas personas están su­ jetas a! juicio de un triliuual, formado se. gún las disposicluties del Tratado de Paz^
iVlovJización yanqui CAPi,NAllVON, 23.—El correspon-
sai de! «Times» en Coblenz telegrafía, j r\\iT\r)Vii que la preparación del tercer ejéroito'm'''^-'•^'-''•^^'^. 23. — Circula inss 'ente- j do los Estados Unidos se ha llevado a a «nte el rumor de que Sazón, v, qne Ileso, Cíibo, ;>ara que entren en acción si üega nJ^'"'^ bon.ires para pasar ..cho días, será la ocasión, dchido a la lenti tud e n . r^"'brado enibajaaor de ivusia en ínglare- aceptar las condiciones da paz por !os| , ; ^ ' " ' ''^^ ahaoos reconocen el Gobierno
, ' t r i del almirante Ko te iiik. a lemanes. " " " ~ » • »
Es ta prepnrnción comenzó e! miér- : ^ P •• . les iiltimo muv temprano, en t rando! COPENHAGUE,, 23.--Corfe el rumor
•' ' - • J A ^ . , « 5 , . , « - i . „ l l „ . 3 „ 1,1 . _ . . • • 1 .
HOIvIA, 23.—Teleí{rafía.n ¿ e Dipari , ca¡>ital de la isla del mismo nombre, que en ei volcán Stróniboli sa ha pro­ ducido ayer una foríísima 6ru|X3Íón, que ha causado rjumeíos^is desgracias.
E a el mar se prodíijo al mismo t iem­ po lina fnerte coiTÍentc, siendo invadi­ das las costas por el ap;iia en una gran extoiisión, .biirriendo n iu j l e% viviea- dcis e instalaciones. * _ .
E a erupción continunba anoche, ca- vendo por ],a,s vert ientes del Strórnboli va.rios ríos de lava qne arrastraban cuantas localidades est.nban si tuadas en las? cstribíicíones de In. montaña. • Los ha.bitariíes de las pobla-ciones
cercanas al Stv-ómholi, huven hacia los siti<->s más se£?uros de ía isla, aba.ndo- nando vivíei-idns v ajnares-
I ífi.'? noticias qne se recihen acnfwin cmivedíid, po'- 10 nr?sentar la erupción
D E N O R T E A M É R I C A •^^'r^áenc\& s disminnir.
LA CU É S T I C " Dfí XTDLANDA
La cuestión de! "Home Ruie" lazada api
LONDRE>: -El canciller ha decla-
Honne ru'o» No obstante—agregó—y hasta entonces,
hareniop cuanto sea preciso para que en I r ­ landa se acaten las leyes vigentes.
Bolchevismo
Los estfioníaoos atacan
Colaboran en la oíeosiYa o^ ojí^rcitns fin­ landeses y las fuerzas navales británicas.
combates So afirma que los bolchevikistas han
sido derrotados. LONDRES, 23,—Comunicado del Mi
PARTS, 23.—-.El Echo da París» pu- blica un des;rnclio de Estocolmo que dice:
«Ha comentado ia evacuacióB de Mos­ cou.
La comisaría de Hacieoda so trasladó a Kharkoí.
Los couiisarios del .pueblo están hacien­ do ))re¡)&rativoa por si tienen que marchar a Ukrania.»
Ofio despacho de igual procedencia dice:
«Refieren numerosos extranjeros í-ecién regiüsa.los de Ru.^ix que los bolchevikiS son impotentes p..r,i organizar la movilÍ!?a-
e s y , Sin embargo, "la delegación alemana do ! ^^' soiap.fios^ pt-.i , ; ..nmc-n,,t, ;--UM.>a'ios, j^.^.g^:^^ ^p j ^ Gueira británico. La ciudad ' ció» y oue Dará obligar a las ciuda.ies y Versalles no "pidió-al Gobiot-no que niodifi-¡ l ' ' ! -^ -^^ '-.^^ se ais.riDti.ven e^ vürios ¿^ Povienets, situada en ia extremidad ^ P^^ulos a enviar saldados a las lilas están cara la i'espvie.'jta ai mana, orMa ¿iSte aci ¡¡jorte del Ía,íí0 Onega, ha sido ocupada por- tomando renenea.»
_NAUEN, 23.—Ea Berifn tuvo lagar d '
I pnntos ventajosos en ' Rhin .
El. movimiento de ir.« vagones at i to- , Antes do la evacuación los bolchevilds ¡es a travos de Cohicn/a con tmna- j tas se-lievaron a todos los varón
res de catorce años. m o \ iriiércoíes por la tarde, una grandiosa roa-
3íijf.-'stae;ón, organizada po? ia socialdemo„ híí el niiérciojes por ia itocíie y p-.-odnjo cracia ma^ f-orit.iria, en que el pres-idente d& ñ^''-" emoción entre el elemento civil. Consejo, Scheidímann, rechazó d« ^uevoel' Todas las ventas mnitnre?; de prooie- proyecto de paz aliado, en ?u .•írtual for- dn.des no miiitnres ñor la rec'ión a m s -
E S T O C O L M O 2-3.-~EI a taque de I03 •raayo-!esthonjanos comra Pe i rogrado na , co-
rn.a, diotcndo, además, que d objcti-v rioana, fcan sido aplazadas para esta se- ' Alemania es obtener una rcconciü:ición de t.iívnn y ' n n se llevarán a cano a no ser tos puei)ícs, nisdianté ía firmri'de un acurr- ^uo :os rdemflnes acepten las condicio--
, do aceptable. Pero Í;;B iniponicionc-s del nes de paz. eaic-niigo, ag'íMsgó, no soQ sino ia co-it;inua-
i cien de la ¿ruerra con otros medios. La e\- snrcsión rn£s elevada y eficaz de ]a recon- • éia'iación d© los pue^blo-;,, dijo, í].-jne que ST ia Liga de los Pueblos, en que .'Xlcrna-
' nia debiera ser admitía,-?, como mícmbio, . Con ^.erechos iguates que los demás.
Recapitulando ¡ai ccadic!on<"s i,'*! actual
F/ Consejo de ¡os- Cuatro Ei eststuto deí Sarre será mo-
d fic^co P A R Í S , 2 o . — E i Consejo de írjs Cuatro siaísos de Estonia, durante ia ofensiva del I t ,
Todos los vapores y gabarras qne esta­ ban en los aire«!ed Tes de la ciudad fueron retirados Sin embugo , como la mayor parto del lago está aún rielada, no pudieron sor conducidos a ,2;T?xn distancia.
« « «
HELSINGrORS, 23.—Los boíchevikis han sido rochTzados en todo el Ueste de Yngcrmanland.
La guardia blanca y ios voluntarios ru-
ha ojupac'o hoy d, nota alemana relat ba-
proyecío de paz aíiado, dijo Scheideiiíann : ' n-c. £s posible que se i"t ttSe nos quita tierra y carbones; se nos ñas mo-áifieaciomiS áv. detíj. respoja de los barros y de todo ¡o quo aún: nos de dicho Estatuto, tengamos ; y, por fin, se nos-qiiisre ronvcs:--', Orlando ha regresado
' contra íod< ma-e ronvcí"-', Orlando ha regresado do Ouíx est^
píira íjienapre en_fi3olavo«. Protestamos ñan.?t. Ha juzgado r^ecesario hacer una mo- pifisidente del Con- diñrncióa en el persoral de la dsleí'ación
sejo terraií^ó su-o palahr.is can un viva a' itaüana. Ls coniposición la Liga de los Pueblos- I modificada en la fií, ij:!er!te
Ai m iaaio tiempo o'^StRíZs^on \as sociai.' ¿ra y
la contestación a ia: capturaron tres trenes blindados, dos al c-siatuío de! Sa-j terías de artillería, abundan e ma'-srialde
""•" "" guerra y apro-.'isioiíamieiiios y 2.Oí.K) pri­ sionero?. , *
H&u sido íasilsdos dog comisarios comu­ nistas.
íf » «
de ésta qu.-'da forma •• Salan-
COPENIÍAGU' K , "¿Z ^>P. -S^gún lospr-rió- ut¡ -icuer-
Sslvageracchi &sác s-j.V-!fa!do£ lor
CCS do Yarsovia, gs ha llegado ._ do entre el Gobierno ruso bolchev.kisís y ios ukranianos.
menzado. E l Cuerpo esthoniano. conocido por
el Cuerpo de Ejercí ,o de! Norte de R'u. sia, despuéá de ocupar Yaubourg, ha alcanzado ia reg'ión de Koparg , la Es­ tación de Moloi-Koníasa.
'Esta.s dos loca. idades están s r u a d á s ftn ia mitad del caniino Narva-Pe t ro- g rado .
Al mismo t iempo o«ro Ejército se d i - rijji'a, per ei Sur a lo larg-o del río Pf ioassa y sobre ei lasjo Pespus-, v ha ocupado la d u d a d de Gdan , proponién­ dose cortar las «immiicaciones entre Psków y Petrogrado-
Se combina esta acción con el pro­ pósito de amenazar seriamente a la Re-
I ptíblic-'!. letona de los Sovieis. Colaboran en es^a ofensiva d e altos
\melos, las fuerzas navales británicas, las tropas f inlandesas y la Guard ia blanca do Riisia-
Los barrios O- de la población están va najo la smenaza de! a la izquierda de ios Ejércitos que operan.
bcgundo ejercicio.—Antonio Briso Men. tíau<-«, Agapiuo Lupuénte Miguej, José H i . lia Tuero, Fraiioiüco Escudero AróvaJo, Al- \í rto Figueroa Bravo, Santiago González Picó, Jesús Mangiano Bucale iUontiel, J o . sé Ca-stro Coi.iirnb.ie, Luis Alamán Velasco, Luis Jiménez Eztarez Araujo, Juan Muro ]Ma.tt'Os, iiafae! cl& Antonio M'braies, Emi- üu Lópaz .Htírmos lí.
Tei^cer ' .j ere., c.oi- — J uisto Herrero Manso, Feiipi; .Üiaz Uriana, José San Gil de P e . dro, Juan Man&illa Gállfgo, Jesús García N-efco, Frauuiíico Atienzaa Navajas, Félix Salvador B:azondo, José li^xingnez Babé, Santiago Hornert, .Méndez. ,,
C u a r » ejs.rcicío.—Calixto Attoyo, iMcri- no, Marcelino Díaz Sánchez, Pablo Salva­ dor ,iÍQjrígu<'Z, Francisco llorntro Egalde- zubiau, José ílivera Zapata, Emdio Ruis iMaSuos.
Quiíito ejercicio-.—Luis Sancho Za'ducn. do, Adrián Fei'n.iiadoz Nadalmay, Antonio Blanco García, Eloy d© la' Pisa Bedoya, p'-dro Regalado Sauz.
I H F A ' N T E R I A Día 22.—Quinto etjercicio: Eloy Alva-
rez y i\-lartín_ B'-rnardo Alliei'os "u^^z, Antonio Miranda Guerra, Mariano García Moutíjro, E.adio Moutuüvo Izíuru, Auto, nio de León íTolins, C-'c Ho Martín Hidal­ go, Facundo Gaíarza Torralba, Antonio CüíTeger Doni.jaguez, Alberto Cortaza Lo . riaatü.
Uta ;?.3.-—Pfíimer ejerciólo: José Moh- áéjar GÍT, Agustín Luoaí- Mi<íln':r, Pascual Gascón BaJJester, Manuel B'''bert García, Miguel Segarra Tomé, Antonio SaJidoval Ghaiuorro, iViaiiuioJ báiMiÍi.JZ Hernández, Cándido Triguero, Pedro Maa-tínfc.z Falo, FeíKrioo Aguírre Ib'ooj Cristóbal Sáuch''a CaiTaíJCo, Luis Robert Salieb, FVancisco
I Vázquez Maj-tií.a, (Jarioe Peret íítiiz. Garios IBlan Mesa, ' Juan Bauza Soto, Emilio I Chaquet Palomar, Raimundo Gusí Villa- ¡Qiiga, 'Vioeutie Heirnáadiez Fttmándi.'z, Ga­ briel Cassá Lilpmpar, j uün Pons Naymont, Antonio Vidal E«tK,.iTs, Lozano, Tomás Pe . reyo, Rafael Rayo liamos, Andrés Molina Surga, Andrés López Alonso, Víctor Fran. oos Díaz, Miguel Ain'aya Ruiz, Juan To­ rres Torneiro.,, Fraaoisco- Bloud. M- ea,. Ma­ cuca; Rosé Pona, Nicíolás Gonzákz Pérez, .4níonÍQ Sania Somarriba, Manuel Sánchez Puches, José Feroáiidtjz Zaya, Eduardd Torres de Dios.
rratficyés y Dibujó. ,— GflHoe de Alba Nava, Valeriano Lorí-nzo Pérez, Narciso Olmo González, Miguel Orduña López, Man-u»! Barlino Carballo, Francisco Es- tevo González. Francisco Valle Bafaillo, Adrián Ca&tro Alonso, Mauricio Eoriñs Tordoro, Fedeo-ioo Ristin Gomoyena, José Go'ib' Garda Margallo, l<'élix López M a . ral?.U, Juan Pons R,am.onell, Antonio Ne. quivies Salcedo, Jcsé Martín.
Tercer ejencioió.—Pedro Roüdán Ruiz, Eduardo Rodríguez Calleja, Luis Lóp^z Guzmán, José Gallardo Gallegos.
Cuarto gVroicio. (Aritmébica). —- Anf». nio Alba Navas, Paiilino González Boada, Arturo.López Marabel, Atigel Meejón Cá. n'asüo, .Fernando Carranza Uriá, Abdón López Turrión, José Marquirán Villanue. 'va. Femando Gorizález Hernández, En­ rique IJÓ|^ Z del Pecho-
Cuarto ejercicio. (Algebra). — Beni) Palacios. Emilio Hidalgo García, Luis ("' rián Muñoz, José GonzáltZ Bayes, Rafíií-] Pastor Espinosa, Antonio Salto García Margallo, Manuel Salto Moiite. __
Quintó ej"'roieio- (Geometría y Trígono. metrla). — Enrique García Arguelles, Lu's Mendicufii Pabón, Arturo García Tarraza, \!berto González Poveda, Rafael Lópí^z' Tienda, José Bníiali-brnB .Fu rn ia - , Fer . nando Pascual Calvo, Jiiíjo Delgado Alón, so. Gregorio Goya Díaz,,José Freie Gon­ zález fobeila.D* go Hüdalgii Polo. Joa­ quín Barbar Núñez, Francisco Hartínez Esparza.
I I T G E N I E R O S Primea* ejercicio.—Frajicisco Conrea
Botija - ^ázouez Pérez, Cayetano Antón García, Jaime Martínez García. Joa­ quín Manrique Alliicar. Ramón Calvo Gar­ cía, Carlos Gasciiñana Majt-ínez. Este pen- .diente de observación. —
Segundo ejercicio-—José Riéart, Carlos Fernando Rodríguez Sáenz, Enrique Gon­ zález Garrido, Pedro Sanz Cabairo, Enri­ que Iturri iga Mandizábal, Antonio Fennin, dez Gon.á'ez, Vicente Delgado Palaviono. • Tercer ejercicio.—Vicente Florón VilaT,
Salvador Vidal Perrino. Cuarto ejercicio.—-Antonio Bagan M.ir-
tínez, Jestis Alvarez Paz, Alfonso Ortiz Me- l^ndíz. Federico Alceba, Agustín López Carbonell.
Quinto ejercicio—Tuán Monterg bfaz. Marcelino Alvare.J Delatte, Manuel Alonso Ayustante, José Ber-enguer Botija, Sebas­ tián Catalán Cuadrado-
I N T E N D E N C I A Primer ejercicio: Enr ique Palanue-
los G a r c í a ; Cáye 'ano Ruiz C u a d r o s ; . Saturnino Á g u i l a ; Gonza lo F ranco Sái-ichez Gal indo ; Luis Soler Baimban-
SesrupSo ejercicio: Gregorio Martí­ nez Planchedo.
Hiiírito ejercicio: L e r e n d o Amar Fer­ nández.
H o v , a las diez de Ife noche, se cele­ bra rá un mitm de jf^ropaganda electo­ ral en el Centro 'Mauris^a del Distrito de Buenavista -íPilar de Zarag^oza, 19 y 21), orp-ajiiaado por la Juventud del par t ido ,
Habla rán ios señores : P in to ''oor el Comité)- Sarab 'a (por la Juventud) ; Revilla (por la íuventud) ' Conde de 'Va 11 el I ano fcand'da.to). Martín Alvarez ^candidato). Conde de San ta Enorac ia (candidato)
E L PROBLEMA ANDALUZ . f . o .1 . , . ....11 » .« .»»» . lii ..•.«».«ni»i,.i-m
Desórdenes en la Algaba
SEVTT.LA, 2.3.—Por informes partien- Irres se ha tenido noticias de gravss suce- scs ocurridos en el vecino pueblo de la Al-
j gaba. I Según la versión más digna de crédito, ' parece que entre los trabajadores del cam- jió reinaba agitación porque los patronos, ante les demandas do los obreros del pne-'
I bio, empleaban en las labores trabajadores \ forasteros que recibían jornales más redu- \ cidoa. ,
Anrobe ¡ós descontentos celebraron una i reunión, en la que acordaron oUigar á los fora.steros á su.spender el trabajo, yél los , redactí.r unas nuevas bases para tratar ton los patronos.
FKa, madrugada, cuando los forasteros s© dirigían al tajo, am¡)arados piir la Guar-Í día civil, un gran grupo de trabajadores algabeflos se presentó en el sitio ilamado Vega Zahori, pretendiendo que aquéllos abandonaran el trabajo. <
Como recibieran una contestación nega-* tiva, quisieron conseguirlo por la fuerza, y surgió una colisión que cortó la Guaidia civ.l.
Los acresores volvieron ai pueblo y lo­ graron amotinar a pai-ie del vecindario, atacando a la Beneméi'ita, que hubo de re - chazarlos.
Un grupo vino a Sevilla a visitar al di­ putado liberal D. Manuel ClaVijo, quien ios i.compañó al Gobierno civil y a las re- dacoioneside ¡os periódicos, para cpnsig- nar eu protesta.
Se dice que el tumulto continúa en La Algaba y que se ha inteBíado asa l ta r ía oasa del alcaide.
El gobernador no ha reisibido noticias oficiales del suceso. #
CÓRDOBA, 23.—Ayer fué presentado en el Gobierno civil an~ oficio anunciando para boy, viernes, la huelga general. El gobernador lo devolvió, a! objeto de que se le dijei'a cuales eran las Sociedades que iban á la huelga, y no obtuvo contesta­ ción.
Esta , madrugada se adoptaron determi­ nadas precauciones, ane han sido bien acb- : . , - • ' " - í • - " - ^ - • "
EUROPA COMBRCLIL
V ^ Tánger-Dakar
« » * .'
A M. Carlos Schunckz, de nacionalidad a'emana, le robaron la cartera, con cien pesetas, en ua iraavia de Las Ventas.
BRUSELAS, 23,—La conferencia ínter parlameiit ria de Comercio, votó nna mo ción pidiendo que prosiga tan rápidamente como sea I o.sible, ei estudio de la nueva línea Tánger Dalsar y que la línea sea construida en trazados d!.-<tmtos a las vías franee s is, con objeto de permitir la mar­ cha de tienes rápidos.
Se pide además que ei gobierno francés desglorie del protectc rado de Francia ea Marruecos, las trabas qne resultan del tratado de Al^eciras; qne España constru­ ya parte de la línea en plazos iguales a loa de la zona y que se establezca con el go­ bierno español una política de acuerdos, con objeto de obteuer la misma separación de raíles.
Las ventajas concedidas a ia línea prin­ cipal deben tenerlas así nusmo loa ramalea particulares. i « ' ' -^^KSt^^S» I I •
NOTICIAS í Anoche, y previa citación de su presi-'"
d-fiite', don Fulgencio de Migut'-l, se re . uniea-on en el bcal de la Soc-edad «La ' Única», todos los ijouiurcíantcs que fueron víctima© del saqueo de t,us tiendas ej 2tí de FfebJ^tro áltimo.
A la misma concurrió don Carlos Prafcs,. pr<«¡dentK; de la Cámara Uticial de Co- moroio, que dio cuenta a los reuniólos de [Os bérniiuos en que ee-tá redacta^da la Roai^ orden del señor ministro dv-- Hacienda^'con- cfdiendo un auxilio de 400.000 pesetas pu­ ra que sean distribuidas entre los dajaaüifi- cados.
Hablaron ¡OB señores Gutiérrez y Bal- monte, que son de ios ínáB daoiiuilicadoa en ]os sucesos.
El pri-'sidtínte dé>«La Unión», señor De MigTjel, propuso que se expresé e] agra­ decimiento a la Cámara de Conu'rcfo, que Se solicite auditaioia áv S- M. para darle' la«i gracias por haber atendido las, súplicas del Comercio, y que se visite con el mismo^ objeto a los señores Matura y Cierva. •
Dr- Balaguep. Vacuna 5 a 7. Preciad<», 25
Balneario . Elgomaga (Navarra). Prúziíaa apertura. Informeá A aiamistrador.
COPOS D E AVENA NATURA -, Constiiiuye útil alámtinto «i íEGENE..
RADOR DE LiA VIDA». Nutritivo, Di- gtetivo y Económico. Exijas© en comestL bies NATURA, i
Por fingirse agente Je ¡a autoridad, fué detenido Peüpe Sánchez López, en jesús y María, 34. ^ ;
coinpa^íiaj ae un aibum coa croquií, vu co­ lores, ¿'¡amero úe e-iamiAdUres Uaníado. Loa que dasecic aáquitír nú o¿ia Utrijame a¡ ..nt'iK «Arnidurli, Guerra», a ia üe¡Uu<uoii\ áa EL DEBATE,
f¡.(f£¿£fCc ¡Tí UÍ.SV
w porra me mitm en la «
V era la cansideracJón d e que este ac­ to era organizado por la Juventud mau- n s t a , que al otorgarme su pres idenoa me ha hecho merced del ga la rdón que más est imo y 'd^d Mitulo cjue más me enorgullece. Tengo la satisfacción in- imensa de haber contribuido, aunque no h a y a s ido su creador ni su impulsor-
i i
Enorme concurrencia.'-Gran^oniusiasmo.—Habla el ministro de afLdm'ienToyardes' rroiirsíTse , . ^_ y . \ 'nstrumento social que se llama, la Ju-
í^ • f^/inri¿3imjSf^lr\n ventud maui-^Js^a. (Ovación-)
Organ ' a d o por l a Juven tud mauris- ta. se cele oró ayer un mitiii de p ropa - ^ n d a electoral en el Tea t ro de la Co­ media. » Una hora antes de la oficialmente señalada, p a r a da r comienzo el acto, era materialmente imposible el acceso jal teatro- T o d a s las localidades, con ¡excepción de algunos palcos entresue­ los que habían s ido reservados pa ra las señoras, se hal laban o a i p a d o s total­ mente.
A Icis seis y med ia de la ta rde , en medio de una dehran te ^ovación corea­ d a con yivas a E s p a ñ a , al Rey , a Mau­ ra y a los políticos honrados, ocupó la 'Pres;dencia el señor ministro de l á ' G o ­ bernación, que tenía a sus l ados a los candidatos mauristas por M a d r i d y a los señores García C e r n u d a . y Pons y Humbert .
E n eí esi^rado presidencial y ocu­ pando otros asientos, vimos a los se­ ñores Conmeleránj Roger io Sánchez, Onís, GaÜBSOga y otros muchos-
El ministro de la Gobernación, hecho el silencio, concedió l a pa l ab ra al ¿eñor
El Sr. García Cernuda , Ostenta el orador l a representación ,'de la Juventud maurista de M a d r i d y I son sus primeras palabras pa ra salu- idar. en noiribre del auditorio, al señor jGoicoediea. no en su ca l idad d é mi- inisrq d e la Gpbemación, sino como ¡presidente d e la Juven tud mauí is ta . ;que supo estar siempre en contacto con, [el pueblo, recogiendo sus aspiraciones ¡y latidos- (Ovación.) > 'Después d e señallar la s ig^f icación 1 del acto que se celebra, que n o es otra ! que la de un mitin mauris ta y guber­ namental, pasa a exponer cuál será en
•Jo sucesivo la posición y la actiíud d e la Juventud maurista-
. Somos lo que fuimos—dice el ora ­ d o r — ; hemos levantado a E s p a ñ a y hemos t r iunfado ; pero, después de da r ­ le a nuestra Pa t r i a un Gobierno, no nos está permitido dormirnos en los láure-
,les- (Grandes aplausos.) '
' Antes, al contrario—continuó el señor García Cernuda—tenemos el deber d e ¿vitar que en lo sucesivo puede repe­ tirse el caso d e ' 1 9 0 9 , d e que un Gor Ibierno tenga que abandonar el Poder ipor falta de asistencia pública.
Y ésto no se r e s t i r a (áolausos) p o r que pa ra que ocurriese sería necesario que la Juventud mauris ta muriese pr i ­ mero- (Grandes aplausos.)
Somos una garant ía del o rden que sabremos defender, y si llega, e l caso, imooner (ovación) ; somos una garan­ tía de la Monarquía , que es la sola sal­ vación de E s p a ñ a ; somos también una g'arantia para la Patria- que no podr ía vivir sin orden y sin Monarauíá , y constituímos, en fin. una "^arantía pa r a la religión. (Grandes aplausos).
N o quiero saber, no me importa ,saber quienes fueron nuestros enemigos-; pe­ ro. . . • lu iénes lo son hoy? Y o puedo afirmar oue nuestros enemig-os d é hoy son los enemigos de la Patr ia , y n o hace falta aue yo los nombre porque en la conciencia d e t odbs vosotros es­ tán. (Ovación.)
Ha l legado el momento de nue tqdos nos unamos, de que consumemos el sa­ crificio, si preciso, fuera, en aras de la Patria. L a sangre "ue corrió en las t r in­ cheras nos h a i nundado ya , la t ragedia se acerca y E s p a ñ a . ,en estos momentos no puede ser neutral .
E s n a ñ a está ya en la lucha, me t ida en ella, y ha d e ocuoar Un lugar que no sóli no rechazó sinp quie ocupará con honra, (Ovacióií,)
Nosotros, los jóvenes mauris tas , so­ mos una de las principales miilieias de ese Eiérci*Q, dispuesto a l a lucha, y sólo pedemos mi l i ta r ba jo dos b a n d e ­ ras : Q la bandera rcfia con e l ' t r iángulo iriasónico. o la bande ra blanca con la c-uz.nue es la .nues t ra , la q u e , d e f e n d e remos has ta der ramar toda nuestra san­ gré- ( O v a d ó n indescriptible-) V Sean quienes sean nuestros fenemigo®. nosotros somos, ante todo, cristianos y católicos y después monárquicos. (Ova­ ción nrolongada-) "
* Termina con un párrafo^ brillantísi­ mo, canfcando la bandera roja y gua lda a cuva defensa, hasta perder la v ida , exdta a todos. (Grandes aplausos.)
El Sr. Serrano Jover , Comienza seña lando la evolución no - ,table verificada en la ^vida y las eos.
la Gobernación par t idos liberales monárquicos y los re­ publicanos y radicales viyeh atrasados, se estancaron en ios doctrinárismos en boga el año 12-
Nuestros socialistas se producen de un m o d o absu rdo y negativcf; n o hdÉi sabido hacer labor social bejieficiosa y progresiva. P o r eso, las izquierdas 'K'- pañolas t odas pac tan y seuüen , sólo p a ­ ra , fines bas tardos y movidas por im espíritu destructor. (Aplausos . )
E l f inal de lá guerra europea sólo po­ día marcar dos caminos ; da r dos solu­ ciones pa ra lá v ida de todos los países; estrechar, hacer más firme la unión na­ cional , o de ja r paso a un cosmopolitis­ mo abstracto.
L a s naciones donde penetiró el virus revolucionario están destrozadas, ven­ c idas , humil ladas . D o n d e se hizo la «Unión s a g r a d a » de todos los c iuda­ danos , son ' l a s vencedoras, las fuertes, las que ejercerán la hegemonía en el munílo. . E s p a ñ a está en condiciones de ser
como estos úTfiínos pueblos, aptrove- chando el esfuerzo in te l igente 'de todos sus fiijos patr iotas , (Grandes aplausos).
El Sr. Pons H u m b e r t
rredor del jefe pa ra escucHaf^us con­ sejos y fortalecerle con la sumisión y la. obediencia, así, los que formamos par te de la gran familia e=pañoia de -
N o he de olvidar mis deberes, los de­ beres d e mi cargp, de fend iéndome y
LA CARTA DE MOSÉN PLA
-—¡ Agárrense ustedes, señores, que se va a jugar Ja tercera! ¡Y qae hay comida©»
don Ma-J' ! e i p^a'jo; defendiendo al Gobierno de los ata- • E a ! • Aquí de los valientes, ques y censuras aue se nos han dir igí-• nucV. ¿Que dice usicd a etto? do . E l Gobierno^ ha quer ido asociar a | . pugs don Manuel dice a e?to... ].q^^
-,, * j su obra a todos los españoles, con tal | va no son oros! J Hay quien la quiera? bemos congregarnos en torno de núes- ¿^ ^^^^^ sijiceros y conv6ncido5. ^ ' _ " Menudo codUlo se iba usted a ganar t ro Rey pa ra laborar o i la preparación Y Q tengo una suprema fé en la eficacia si signe\ ¡ M r e usted lo que tengo ea%e de mía futura y fequnda E s p a ñ a . (Pro- ¿^ j ^ opinión, pública, y a ésta n o se mands! longada o v a a o n . ; • la burla supletándola - "mintiendo-1
L a democracia eg la ampl ia escuela ]a. L a opinión pública t r iunfa siempre i social y tiene su expresión en el dere- y pretender sus t i tu ida con el engaño , cho, y , su ejercicio en la libertad. j'es pretensión ridicula.
Las izquierdas bien sé yo que tienen j /' A vaces¿ lai opinión f ingida parece una libertad m o n o p o l i z a a a ; pero no es t « i e r los mismos bríos r ¿ e la verdadera ni la l ibertad que se aprende en l o s \L pero no temáis que puedan confundi-r- bros, ni l a que t iene su templo en la se ; pues la v ida artificial precede siem- conciencia. (Grandes aplausos.) pre coano he-áfildo. a la muerte del mis-
Nosotros estamos decididos a cum- mo m o d o que lo"? tintes rojos del cre- plir nuestro deber. Mantendremos fir-, pú ;cu lo anuncian el acabamiento del me nuestra enhiesta Bandera ; sucumbí- f día. (OvaciónV remos en su defensa, si fuese necesario.' E s p a ñ a tiene una obra fecunda que Pero yo 03 d i g o que hay algo más gran- realizar y que está muy por encima de ^„ .,,.„ .. „ . j _ 1 . ~ - — : ¡ j ^ ^ ideales de izquierdas y derechas,
Contes tando a los aplausos con que és acog ida . su presencia dice que acude al mi tm, Seseoso de poder conibaar
icara a cara y con t o d a energía a los enemigos, que son, en suma, la encar­ nación d e todo lo arcfiico, de todo io vetusto que la His tor ia va d e j a n d o a un l ado , sobre todo, después He la t ra ­ ged ia mundia l . (Aplausos.)
Se declaran facciosas las fu turas Cor­ tes, cuando , en real idadj los mil y mil veces facciosos son los que ta:l dicen (aplausois^) ; aquéllos cuyas historias, en Su mayor par te , son también facciosas (grandes aplausos), porque " n a d a hay que exi ja mayor culto que la verdad ; sirviéndola, se sirve a la Patr ia y a Dios. (Ovación.)
¡ F a c a o s a s !. . . ¿ C u a n d o se ha pod ido acusar de ilegitimo un pioder que tiene sus fuentes a i la Consti tución^ ¿O es que ' solo hablamos de Constitución cuando nos conviene? (Ovación),
Yo tengo que decir aue n ingún par­ t ido de la izquierda h a pod ido presen­ t a r nunca una . proposición d e nísponsa- b i l idad ministerial. Y es que la JMonar-. quía española j amás desertó del deber, simbolizado en la ley, has ta el pun to de aue en aquella rec;-encia de doña Ma­ ría Cristina, cuyas virtudes causan ad­ miración (_yivas a l a Re ina madre ) p u ­
de aun y más hermos"o" que morir poi' la Patr ia , que e s : vivir por e l la y p a r a , ella. (Ovación.) •
Termina exho r t ando a todos a acu­ di r a las u rnas y a votar la candida tu­ ra de los hombres honrados y patr io­ tas," que vale t an to cómo salvar a E s ­ paña. •
TJria ovación ahoga las úl t imas pa­ labras del orador, que es fel idtadís imo.
El Conde de Vatleüano Yoy a hablar^—dice—cumpliendo un de­
ber de disciplina y de ciudadanía y nece­ sito de toda vuestra benevolencia, porque recordad que lo bago en substitución de Miguel Maura, y entre dos oradores tan elocuentes como el Sr. Pons, que me ha precedido y el ministro de la Gobernación que me seguirá en el uso de la palabra.
No estamos en un mitin electoral sino en un acto de afirmación maurista, y para señalar el triunfo de nuestras doctrinas y
L a opinión así lo juzga, y en este sen­ t ido comienza a dejarse oir después de un letargo d e muchos años ,
Dice qué en E s p a ñ a lo s Gotóemos han s o l ido coñaprra la t ranqui l idad pública a expensas d e la sordomudez del pais, Y es la opinión l a q u e nos en­ seña que los Gobiernos deben realizar tres cosas :
Primera- Conservar el orden social.
— t a qufi. necesitaba yo. ¡ Pero, señores, si no he.robado nada !... Tiene usted él dos de óros,^ ¿no?
—«¡ Mosén pía!» -^ ¡ Qué ha dicho usted ? . .
— H e dicho «Mosén Pia», que as ocóno aquí Uaniamos a este naipe.. Usted, como forastero, no conoce esta historia que no íjeja de sea- divertida. Al dos de oros co­ menzamos a llamarlo .«la carta d© Mosén Pía» y,, luego, abreyiaado,, «Mos,éD , Pía», a secas.
—¿ Y quién era ese reverendo señor ? — E n cuanto saquemos estas' puestecitas
se io referiré a usted ; que ya es hora de ievajitar d tabaque... •
—Pues ahí va la puesta, y usted; da don Jeróaimo.
—Abcwa venga la.historia esa de «Mo­ sén Pia».
—Gustosísimo. He de comsnzar por ha- cjerle reiparar a usted, si .ya no lo ha obser­ vado, gue aquí, en Catal'uña, no defcimos
«el tres d© bastos», «el «el as 4'e copas», ... . , , sie^a de espadas»... sino «el as d© «copa»,
S ^ u n d a . Presidir la obra de trans- „ei,siete de tíespada», «el tres de «basto», ._ ;x„ - . . . ; . ! ;^„„»ef.. r,^,. 1 ^ t;^m- y^ poj. lo tanto, al dos dfe oros le'quitamos
la «ese» del' pak) y lo dejamos ea «dos formación social impuesta por los tiem p o s ; y
Tercera- Impulsar la riqueza,pública. Conservar e l o rden social debe ser
ei primer cometido del Gobierno ; pero, ¿cómo se conserva? Con la autor idad e n la fuerza moral de l Pode r ísáblico y . manten iendo implacablemente, el mismo o rden social. -
Recuerda el o rador las frases del se ­ ñor P í y Margal l en la t a r d e del T I
deado d© amigos, que desde el pueblo lo habían acompañado hasta la Sede, y qu« ya impacientes lo aperaban, «Mosén Plá>i creyó haber salido tíie un sutíño, de una angustiosa pesadilla. .Temblaba aún y aún Sudaba... y aún mascullaba. entre dientes, como |máqniaa qua. marcha por inercia:
—«Senyor, ¡ soch-miserable !...» - —Vamos, «Mosén»^—dijéronle sus ami^
gos.;—Traaquüicese'ya ; serénese, que ya pasó el susto, y díganos qué es lo qu© la han contado a Su Ilusirísima.
¡ No lo sé, hijos !—conisto el amo­ nestado, encogiéndose de hombros, y, ¿o , ro está, que en el cerrado catalán de siem- gre.—A la cuenta, le han dicho que yo lugaba...
—¿Usted? . . . . ¿Que jugaba usted?... ¡ Qué desatino I
—Sí, hijos, sí;;qu© jugaba... Se conoce que juegos de cierta clase... Ya veis... ¡ yo, qua no he cogido las cartas en mi vida !...
—-Pero, «Mosén», vamos a ver : ¿ qué eS lo que le ha dicho el -señor Obispo.? '
. « « «
i Lo único que el pobne «Moséíi» haí>ía' entendido de la melodiosa frateraa: lo de «el desdoro de la dase», co lo había coro-: prendido tampoco!
Y de aq«í que al «dos de oro» ks llame­ mos «la carta de «Mosén Plá»...
Vicente Dísz de TEJADA
de nuestros procedimientos únicos eficaces u ^ ^ b ^ j ¿^ 1873_ ge i nauguraban unas para defenderla Religión, la Pa t r i a y la Cortes., y en las calles d e M a d r i d esta- Monarqma. Y si antes podíamos decir: j ^ ^ a el motín. U n d i p u t a d o pregunta «Nosotros, somos nosotros., ahora, des- g, g _ p j y Margal! , o - U sazón presi- pues del triunfo, podemos proclamar que , ^^^^ ¿^j Consejo, / c u á l es el progra .Nosotros somos los de siempres». (Aplau- ¡ ¿ j Gobierno ? É l br- fi. y M a r | a l l sos).
Hemos de estrecharnos, alrededor del Trono para deTenderío de todos sus enemi gos, porque la Monarquía es consubstan­ cial con la vida de España. En nuestra Pat r ia la .Ooroua sólo necesita hombres ^ue la sirvan con leal cia. • puando tuvo servidores el Cardenal Cisneros, como/ Córdoba, el duque* de Alba y tantos otros, dio grandes reyes como Isabel la Gatólica, Carlos, V y el segundo de losEelipes
Por fortuna, ahora tenemos un Rey que está al nivel de los más altos: D. Alfon-
pc«idió sin Vacilar: c N o tengo ,más
( programa que el d e m a n t e n e r el orden público.» '
dte «oro» también. Sabido esto, entenderá ustedi lo demás. «Mosem Plá» era un curitá viejo, bene^
ficiado simple de esta parroquia. Era un pobre hombre, montañés del.Alt© Ampur- dán, <(més cataíá que «Jofre lo Pilos (más catalán que Wifredo ef Velloso), tan re- catalán, que jamás se- le oyó hablar una palabra ea castañuela («castanyola»)—rco- mo él llamaba al oasttíHano,^--y' aun tengo para m í que.no obedecía ello más, sino a que el pobre «Mosén», de la tal caetañue­ la, no entendía palotada.
En cambio, era gran conocedor de cier­ tas triquiñueias—sin importancia-—con las que él se ayudaba pa^a suplÍT la falta dé rentas ds su benefiqío, ingeniosidades, rnás que otra cosa,, hijas del un intelecto ^¡o
- j 1 embotado ,por la hartura, ciertamente; pei- Es nec í^ano^^uee l^Es tado p r ^ i d a la -^^^ sutilezas, que desdecían un, tanto de su
" " '"" carácter sacerdotal, y que, a p ^ a r de las obra d e transformac¿!ón quie imponen
TÓMB^OLA La tómbola benéfica que tanto interés,
ha despertado en la buena sociedad madid-' leña, que con tanta generosidad ha correa-' pendido a la invitación de esta Junta , será inaugurada el próximo lunes, 26, a las cinco de la tarde, en los jardines del Pala­ cio de la Biblioteca Nacional.
S. M. la Reina D.^ Victoria Eugenia lia enviado un valioso regalo, y sentimos no poder disponer de tiempo para seguir ia lista de los numerosos objetos que se van recibiendo para tan caritativos fines. ^
De nuevo se nos encarga dar las gracias a todos los amantes de la cultura y mora­ lidad de los obreros que tan generosa- mente han enviado sus regalos.
Asistirán SS, MM. y AA. RR.
do decir Castelar que se veía ob l igado | so-X-Ul, que ha salvado a España de la a ficenciar sus huestes para que pasa - I 'r^*^^ sangría de la guerra europea (Mu­ ran a alistarse bajo las * b a n d e r a s ^ e la °'^°yplf'^«^^^^^^ • ., ,
- •" I JNo nos preocupe que nos llamen «fac­ ciosos» los que siempre han demostrado
dical que sea, con tal d e que 1© im-, sen» confesaba apesadumbrado, pues, no ponga la justicia, _ ^ \ siendo pecado, no,había por qué tomar a
L a pa^ social—afirma e l ,orador-^só-1 pecho sus extravagancias, sus chifladuras.
Monarqú'a. ¡ Qué diferencia entre aquel Caste-
lar y estos políticos, que no-sé como se l laman i (Ovación delirante).
Hablemos de la facciosidad d e la's futuras Cortes , a la que ha contr ibuido, en no pequeña parte, mi ^querido amigo el minis t ro d e la Gobernación, en ei que, a la verdad, n o había yo descubier­ to has ta ahora esas habi l idades (Gran­ des risas.)
E n jun io de 19V7, las izquierdas re ­ publicanas (ya incluida la reformista) (más risas) publicaron un manifiesto en el que af i rmaban la necesidad de que t o d a s las izquierdas se uniesen.
I E n mayo de 1919, las izquierdas mo­ nárquicas han llevado a cabo una repe­ tición del acuerdo de las minorías re­ publ icanas de 1917. Claro está que aquello lo f i rmaban Pablo Iglesias, Gi- ner de los Ríos , etc., etc. (Hemos de eli­ minar al Sr. Rodés , que cinco meses después era ministro de la Corona (ri­ sas) , y a D . Melquíades Alvarez, que está dispuesito a gobernar con la Mo­ narquía, con la sola condición d e que és ta se deje gobernar, (más risas).
T iempos después, en jul io de 1918, se celebraba en Barcelona un mit in de la s izquierdas, que querían just if icar su re t i rada del Par lamento. Y un per iódi­ co d e Barcelona t i tu laba la informa­ ción en que d a b a cuenta del acto, con estas t i tu la res : «Contra el Gobierno faccicso.—Contra el Par lamento.—Con­ tra el R e y . »
Lee párrafos, del discurso pronuncia­ d o en este mit in por el Sr. L a r g o C aba
serlo ellos con sus actos y prosíganlos nuestro camino. Vayamos decididos a la lucha y que cada uno cumpla con su deber.
Recordemos el caso de Rusia. Tengamos presentes las páginas de la historia de
lo puede conseguirse y conservarse m e | diíante el amor, que es abnegación y sácríficá'o. porque él odio j a m á s creó nada, •
A E s p a ñ a le acontece tina eosa que me recuerda una de las más bellas pá- oinas d e una novela de^ Alfonso t )au- det. H a y en esta novela, un peráonaje misterioso, el hombrecillo azul, que fil­ trándose por las - l ier tas d e las habita­ ciones Q desl izándose por las chimeneas se encarga dte avisar a cada deudor
¡9GEL08
aquel pueblo desde que los políticos del! el vencimi/ento del ol^izo. Y yo creo, último Zar transigen y pactan con los añade , que a E s p a ñ a la ha visitado y a elementos revolucionarios, preparando así | gi hombrecillo azul
tumbres políticas españolas duran te los. Uero, en los q u e ' s e a f i rma que los re- últimos años, merced a la * actuación! publícanos no gobernarán nunca con la
moderna y ciudadana- del Monarquía, y antes al contrario, labo­ rarán , como es su deber, f>or el a'dveni-
constante, maurismo. (Aplausos^)
E n adelante, es ta actuación n o pue­ de quedar circunscripta a lo iñerameñte político, tiene que abarcar todos los «ex.
miento d e la República, A continuación lee pa labras pronun­
ciadas por el Sr, Besteiro, en el Congre- tremos de la v ida social, porque h a de] so d e los^Diputados, el d í a 31 d e Óctu- defender la Religión, la familia, l a i b r e de. 1918. en los que af i rma que las propiedad, ,1a cul tura, cuanto interesa y atañe a los c iudadanos honrados , frente a los desmanes de las t u rbas des-
'en frenadas y sin conciencia. Es ine.<icusable defender los^ princi­
pios de orden y de autor idad , y traba- jar pa r a que se hallen asist idos por el monárquicas , que p o supieron entonces
instituciones monárquicas, soii incapa. ees de cualquier acto de grandeza, y otras , en que tachó de vil a la Monar­ quía española. /
• Y se d a él caso curioso d e que aho­ ra, frente a las derechas, las izquierdas
concurso cíe la opinióii pública, ( i íp í au - sos.)
Cuando la opinión pública actúe de.^' cididamfente, los vividores de la polí;:i
protes tar de aquellas pa labras de los re. publícanos, tachan de facciosas a las futuras Cortes. (Grandes aplausos.)
Con estos textos a la vista tenemos ca no podrán medrar , y será el t r iun- yderccho ,a, proclamar que los facciosos fo de los hombres probos, p reparados y ¡son ellos, y que cuantos los secunden cul tos . ' Entonóes, los profesionales d e