of 24/24
 ROMANCERO ALFREDO BUFANO

Romancero de Alfredo Bufano

  • View
    129

  • Download
    5

Embed Size (px)

Text of Romancero de Alfredo Bufano

  • 5/28/2018 Romancero de Alfredo Bufano

    1/24

    ROMANCERO

    ALFREDO BUFANO

  • 5/28/2018 Romancero de Alfredo Bufano

    2/24

    ROMANCEROALFREDO R. BUFANO

    ROMANCE OFRECIENDO EL LIBRODe estos romances de nubes,de viento, plumas y aguas,

    de frgiles florecillasy hierbezuelas mojadas,

    sea para ti el primeroque sus viejas rosas abraen este libro que huele

    a bargueo con manzanas,a luna de amor antiguo

    y a papel de viejas cartas.

    Sea para ti el primero,mi mujer, la muy honrada;

    humilde como ninguna,como ninguna cristiana,en la soledad valiente,

    de oro y hierro en la desgracia,de miel en las dulces horas

    y siempre de amor y lgrimas.

    Si yo soy muro, t ereshiedra de luz que me abraza;

    si yo soy fuego, t eresviento a veces y otras agua;

    t eres, si yo soy ro,hondo cauce y tierra arada.

    Madre de hermosos lobeznosy de una paloma blanca;

    leona, si te los tocan;gacela, si te los aman!

    Como un helecho remotote traje a estas montaas;y en mi soledad floreces,

    y en mi silencio te agrandas.No ves? si el valle y los montes,

    y las nubes y las aguas,y los pjaros del cielo

    ya por tu nombre te llaman.Deshjate en.este libro

    y llnalo de tu gracia!A Hctor Palacios Capdevila

  • 5/28/2018 Romancero de Alfredo Bufano

    3/24

    ROMANCEROALFREDO R. BUFANO

    ROMANCE DEL BUEN ROMANCERomance del buen romance,

    romance del romancero;viejas lunas de Castilla,paredones de Toledo,Guadalquivir luminoso,

    sonoros siglos del Duero,almenas y torreones,

    ridos campos manchegos,cristiandades, moreras,

    Granada, Crdoba, Oviedo,

    Espaa en redes de oro,de cristal, de rosa y hierro.

    Romance del buen romance,romance del romancero;

    enjuto don Luis de Gngora,seor de altsimos cielos;

    Carvajal, Pero Mexa,don Francisco de Quevedo,

    y t el de Rivas, oh! Duquecastellano y caballero;

    rosas del mar que se abrenderramndose en los vientos.

    Romance del buen romance;don Luis, don Lope, don Diego,

    prietas barbas puntiagudas,alargados rostros secos,

    tiesas golillas de espuma,

    ojos msticos y fieros,plidas manos cerleas,espadas, hbitos negros,hijosdalgo, malandrines,

    piratas, monjes, logreros,sombras por rutas de sangre,de luz, de gloria y de sueo.

    Romance del buen romance,

    alrgate en mi sendero,para que puedan mirarte

  • 5/28/2018 Romancero de Alfredo Bufano

    4/24

    ROMANCEROALFREDO R. BUFANO

    mis cansados ojos nuevos.

    EL MONTAES QUE VIO EL MAR

    Entre estos montes de sangre,entre estas montaas lvidas,moraba el hombre cenceo

    que verdes ojos tena.Lo vimos ms de una vez

    sentado en las cumbres rspidas,echando a volar las aves

    que en sus miradas dorman.

    En un aclarar de malvascon estrellas desteidas,

    el montas de ojos verdesse nos fue sendero arriba.

    Lleg a la cumbre hecho sombray se perdi entre neblinas.

    Con lentitud de camellossobre arenas encendidas,

    por nuestro valle pasabanlos aos en pardas hilas.

    Pero una tarde de oro, por la montaa amatista,

    vimos llegar un viajeroque nadie reconoca.

    Era el hombre de ojos verdes;mosaicas barbas traa;

    lluviosas barbas de espumanevadas y retorcidas;

    murmullos de caracolasen sus palabras haba,

    y al dar sus manos dejabaaromas de aguas marinas.

    Nunca tan verdes sus ojos,ni sus miradas tan limpias!

    Donde l sus ojos posabahorizontes florecan.

  • 5/28/2018 Romancero de Alfredo Bufano

    5/24

    ROMANCEROALFREDO R. BUFANO

    He visto el mar, montaeses! He visto el mar!repeta,

    mostrando los dientes blancos

    entre una roja sonrisa.Y el valle, desde esa hora

    dio rosas de lejanas.

    NOCHE AMARILLASale una luna redonda

    baada en cido pcrico.El mundo todo se ha puesto,se ha puesto todo amarillo.

    La acacia en flor se derramaen ptalos de oro vivo;

    lanza cohetes al aireel jarillal florecido;

    pirotecnia de retamas,de chaares y espinillos.

    Albaricoques maduros,crisantemos desteidos,limones reverberantes

    penden del cielo en racimos.

    Son de azafranes las aguasanchas y mudas del ro.

    Se baa en jalde la sombraen el silencio amarillo.

    Danza el Otoo a lo lejos

    entre guirnaldas de nsperos.Modelan buhos de ceraictricos duendecillos.

    Sobre una gran solfataracuelga la Muerte de un hilo.El cielo se abre en topacios

    entre fosfricos brillos.

    Mi cuerpo es todo de mbary de marfiles antiguos;

  • 5/28/2018 Romancero de Alfredo Bufano

    6/24

    ROMANCEROALFREDO R. BUFANO

    mi alma, una rosa de sueoamarillenta de siglos.

    Ojos de tigres me alumbranpor los remotos caminos.

    LAS DOS LABRIEGASTocadas de blanco lino,vestidas de lino ttrico,dos mujeres espectralesaran un campo desierto.

    Apenas se ven sus brazos;son tardos sus movimientos

    tras el arado y la yuntade esculidos bueyes negros.

    De tan despacio que vansobre los surcos abiertos,parece que no pisaran

    la tierra sus magros cuerpos.

    La tarde tiene un colorque slo se ve en los sueos.

    Difusas nubes rosadasdecoran el ancho cielo.

    A lo lejos, en el campoentre azul y amarillento,

    manchan de sombra la tarde,cipreses, pinos y cedros.

    La quietud, con ser tan honda,

    110 es ms honda que el silencio.

    Florece en gleba el arado,caminan los bueyes viejos,tras ellos van las mujeres

    como detrs de un entierro,tocadas de blanco lino,vestidas de lino ttrico.

    Su actitud, ms que de arar,

    es de contricin y rezo.

  • 5/28/2018 Romancero de Alfredo Bufano

    7/24

    ROMANCEROALFREDO R. BUFANO

    La tarde tiene un colorque slo se ve en los sueos.

    En el poniente verdoso

    abre su lirio el lucero.La quietud, con ser tan honda,

    no es ms honda que el silencio.

    Y las dos mujeres aranel triste campo desierto.

    Enfrente del campo arado,enfrente est el cementerio.

    LA ROSA DE TRES PETALOSYo era dueo de una rosa,

    de una rosa de cien ptalos;quien los tocaba deca

    que era espina el terciopelo.Colores como esos, nunca

    ojos de hombre nunca vieron.Eran rojos y amatistas,

    plidos, lvidos, negros,verdes de ocasos remotosy azules de cielos nuevos.

    Ni el sol, en prismas cautivodaba ms hondos reflejos.

    Entre la rosa dormanhechos corola mis sueos,

    y se aromaban en ellacaminos, mundos y vientos.

    Cayeron despus las nievesde los peores inviernos;la doblegaron los soles,

    largas lluvias, torvos cierzos,noches de agudas ventiscas,

    das de trgicos duelos,y vientos, mundos y rutas

    para enterrarla se abrieron.

    De aquella rosa de antao

  • 5/28/2018 Romancero de Alfredo Bufano

    8/24

    ROMANCEROALFREDO R. BUFANO

    slo me quedan tres ptalos;uno terrizo, otro gris

    y de oro muerto el postrero.

    Tres ptalos: mi pobreza,mi soledad y mi ensueo!

    LA LUNA PERDIDAPerdi la luna el caminoy no lo puede encontrar.

    En dnde est mi camino?No hace ms que preguntar.

    En dnde estn mis senderos?

    Mis rutas, en dnde estn?Nadie responde, y acaso

    ya nadie responder.

    La luna vaga perdida,blanca de pena mortal,

    blanca de lbregas luces,blanca de nieve polar.

    Slo en la muerte mis ojoshan visto blancura tal.

    Ya no anochece en el mundoporque la luna no est.Se fue por otfos caminos

    que a la alta noche no dan.Por diurnos cielos de laca,

    deshecha de caminar,triste, angustiada, traslcidaen su menguante espectral,

    vaga la luna perdidacegada de claridad.

    Se cortan los arroyuelos,de pena solloza el mar,

    las fuentes secan sus aguas,quiebra el lago su cristal;mstiles, selvas y bosques

    no cesan de resonar.

    Llora el amor bajo el da,llora con hondo llorar,

  • 5/28/2018 Romancero de Alfredo Bufano

    9/24

    ROMANCEROALFREDO R. BUFANO

    que amor y luna es lo mismopara nuestra soledad.

    Perdi la luna sus rutasy no las puede encontrar.

    Ya no anochece en la tierraporque la luna no est.

    Vaga por cielos remotosy ya nunca ha de tornar.Claman estrellas y rosas,gimen las aguas del mar,

    los ros y los arroyosde pena, secos estn.

    Pero la luna no vuelve,y ya nunca volver.

    Blanca luna, blanca luna,perdida en la eternidad!Poetas: estamos solos

    desde hoy, por siempre jams!

    ROMANCE DE REGRESOMe fui con las hojas verdes

    y el verde ro sonoro,con las ubres de las parrasllenas de miel y de gozo.

    Me fui con los valles anchosy los dorados aromos,

    con los caminos en flor,

    en flor de herrenes y tordos.

    Me fui con el alma mavestida de frescos tonos,me fui con los ojos llenosde claros mundos remotos.

    Vuelvo a las viejas montaasmarfil y cera en mi otoo;

    ojos blancos y vacosde tanto mirar a otros;

  • 5/28/2018 Romancero de Alfredo Bufano

    10/24

    ROMANCEROALFREDO R. BUFANO

    manos heladas y frgilescomo antiguos heliotropos,

    y todo yo de cenizas,

    de sal, de pena y de polvo.

    Al llegar, bajo la lunaen el campo he abierto un pozo;

    mi corazn he enterrado ''como un tubrculo de oro.

    Dios har que se abra un dahecho lucero o gladiolo;me lo pondr alborozado

    en "mi pecho suave y hondo,y he de volar bajo el cielocomo un halcn luminoso.

    LA HERMANA VIAJERAAlgo de luna y de aguaaquella hermana tena;algo de pjaro y viento,de sueo y de nubecilla.

    Eran azules sus ojos,y azul es la lejana!;

    remotos cielos y maresespejaban sus pupilas,

    y en su voz y en sus palabrasvolaban las golondrinas.

    Faisanes de ocasos lueesa sus tierras la atraan;

    huertos que no eran los suyos

    tras las distancias vea;estrellas de otros colores

    trocaba en luz en sus prismas,y tena olor de tiempo ,

    su cabellera marina.

    Un da se fue en silencio;se fue en silencio.

    La brisa, la nube, la primavera,

    los astros, las golondrinas,tambin se van en silencio

  • 5/28/2018 Romancero de Alfredo Bufano

    11/24

    ROMANCEROALFREDO R. BUFANO

    por rutas desconocidas!

    Se fue en silencio. Y de brumas

    por el silencio vestida,fue niebla, trpico, arena,

    sombra, borrasca, ventisca,tulipn de seda cliday milagrosa glicina.

    Mis aos, cual rosas mustias,mis aos se deshacanesperando a la viajera

    que ya nunca volverte.

    Quiso conocer los astrosy no dijo que se iba.

    Dej su casa en silencio;dej en silencio la vida.

    Y hoy, espectral capitana,su nave de estrellas gua.

    EL PICAPEDREROEstaba el picapedrero

    sentado al rayo del sol,labrando una piedra dura

    cual otra nunca labr.

    De noche en su casa viejabajo la luz de un farol,su piqueta y su martillosonaban con triste son.

    Tena el picapedreroplido rostro de amor,inmvil como la piedraque labraba su tesn.

    Lo vi una tarde y le dije:Qu tallas con tanto ardor?Por qu martillo y piqueta

    no cejan en su labor?Por una barbacanera

  • 5/28/2018 Romancero de Alfredo Bufano

    12/24

    ROMANCEROALFREDO R. BUFANO

    me estoy muriendo, seor;por una barbacanera

    que es nieve, rosa y velln!

    Slo esta piedra de muerteen ella ha hallado mi amor,y yo me consuelo dndolela forma de un corazn!

    RETRATOEste muchacho que tienenegros los ojos y el pelo,

    giles miembros de gamo,elstico y firme cuerpo;este muchacho que mira

    de un modo tan grave y tierno,de un modo que parecieraestar mirando a lo lejos;este muchacho que lucehermoso trax y cuello,

    este muchacho es mi hijo,lo mejor que diome el cielo.

    Clara msica del patio;capitn de barulleros;

    luna, relmpago, aroma,mstica rosa y lucero,

    ojos por donde yo miro,boca por donde yo rezo!

    II

    LA NIA QUE SE ENAMORO DEL AGUAMs fina mujer no vieron

    sino los ojos de Dios. No eran ms dulces las nubes

    que aquellos sus ojos, no;ni ms sedeos los nardos

    que su breve cuerpo en flor,ni ms profunda la muerte

  • 5/28/2018 Romancero de Alfredo Bufano

    13/24

    ROMANCEROALFREDO R. BUFANO

    que su triste corazn!

    Donceles los ms preciados

    la requirieron de amor.Prncipes de extraas tierras,

    oro y plata bajo el sol,llegaban y le ofrecande sus tierras lo mejor;

    pero a ellas regresabanenvueltos en su dolor.

    Entre los bosques se oa

    ms de una trmula voz,que no era el alma del viento

    ni el canto del ruiseor,sino la cuita sin nombrede tanto iluso amador.

    La doncella blanca y levecomo las hebras del sol,del agua estaba prendaday al agua su alma le dio.

    Estanques, lagos y ros,y el mar, mudable seor,la vieron mirar sus aguas

    como nadie las mir.

    Qu vea la doncellaque as temblaba, mi Dios?

    Qu mundos desconocidos,qu luz, qu joya, qu florbrillar vea en las ondasde melodioso temblor?

    Vestida de blanco puroun da a un ro lleg.

    No eran ms blncas las aguasque su blanco rostro, no!

    Prendada estaba del agua,

  • 5/28/2018 Romancero de Alfredo Bufano

    14/24

    ROMANCEROALFREDO R. BUFANO

    y al agua su cuerpo dio.Prendada estaba del agua

    y el agua se la llev.

    Alga, liquen y guijarrosu cuerpo en el agua es hoy,

    y clara msica ignotasu plido corazn.

    III

    RICARDO MONNER SANS

    As era don Ricardo,don Ricardo Monner Sans.

    Ojos lejanos y hondosde transparente mirar.

    Blancos mostachos de nievey barba de lino albar.

    Figura de fijodalgomejor que l, nadie tendr;que Dios tan slo sealacon belleza a la bondad.

    Sus palabras, de tan dulces,eran miel de colmenar.

    De tan graves, sus palabras,nadie olvidarlas podr.

    Sus labios slo se abrieronpara rezar y ensear!

    As era don Ricardo,don Ricardo Monner Sans.

    PLEGARIAEstrellas del alto cielo,ramas del negro pinar,

    arroyos de aguas cerriles,cantos de la soledad,

    margaritas de los valles,

    t, pjaro, y t, rosal;nios de todas las tierras,

  • 5/28/2018 Romancero de Alfredo Bufano

    15/24

    ROMANCEROALFREDO R. BUFANO

    meloda y claridad,guijarros, nubes, lucirnagas,

    acompaadme a rezar

    por el alma hecha de inciensode Ricardo Monner Sans.

    EN UX LIBRO DE LETICIA REPETTO EAEZA DE VALPARASOI

    Hoy quiero hacer un romancepara Leticia Repetto;

    hoy que est la tierra en flor,hoy que estn en flor los cielos,

    hoy que hay nieve sonrosadadormida en los durazneros;

    hoy que se han puesto su trajede albas plumas los almendros,

    y que las aguas rutilancomo alargados espejos;

    hoy que el mundo en mi alma se abrecomo un gran rbol de sueo,y que el verso se me escapa

    como ave de entre los dedos;hoy quiero hacer un romance

    para Leticia Repetto.

    IIEn esta casa poblana,oh soledad y secreto!

    entre estos muebles de otroray entre estos mures proyectos;

    aqu donde sueo y vivo,

    donde amo, trabajo y rezo;aqu, donde abro la tierra

    para que nazcan mis versos,aqu la tengo a Leticia

    sobre un calado bargueo,entre rostros familiares

    que me miran en silenciodesde los cielos inmviles

    de la amistad y el recuerdo.

    III

  • 5/28/2018 Romancero de Alfredo Bufano

    16/24

    ROMANCEROALFREDO R. BUFANO

    Surge de un fondo sombro,toda vestida de negro;

    se aclara en nubes lejanas

    su tez de marfiles viejos.No s el color de sus ojos

    ni s el color de su pelo,pero ambos deben tener

    color de estrella y de tiempo,color de mundos remotos,de luz, de agua y de sueo.

    IV

    Ella est en Valparasoy yo en mi argentino suelo;

    ella junto al mar sonoroy yo entre crdenos cerros.Pero una misma es la luna

    y las estrellas del cieloque ven mis ojos de nieblasy los suyos, claros, negros,verdes, garzos o celestesy enormes ojos chilenos.

    VEn este libro que ha escrito

    su mano, pongo estos versos:un trbol de cuatro hojascincelado en oro viejo.

    LOS DIECISEIS ARRIEROS

    En memoria de los diecisis remeseros cuyanos, muertos bajo un temporal de nieve enel Paso de El Portillo.

    Camino de Tunuyniban diecisis arrieros.Camino de Tunuyn,

    claros valles y roquedos,montaas de pesadillas,

    verdes ros, altos cielosy olorosos jarillales

  • 5/28/2018 Romancero de Alfredo Bufano

    17/24

    ROMANCEROALFREDO R. BUFANO

    entre los aires de enero.

    Por El Portillo venan

    diecisis hombres de hierro;manos volcadas en bronce,rostros tallados en cedro,

    cardones hoscos las barbas,ojos de bayas de enebro

    en donde duerme el terruoy copia leguas el tiempo.

    Camino de Tunuyn,

    botas, ponchos y chambergos,pellones sobre pellones,guardamontes crujideros,mandiles verdes y rojos,recias isangas y arreos,las amplias oes del lazo

    en una, ahorcadas de un tiento;la cruz del pual asoma

    de entre el cinto chirolero,y pasan; tierra y color,

    bronce, coraje y silencio,camino de Tunuyn

    los dieciseis remeseros.

    Mes de verano corra.Nunca tan lmpido el cielo;quietud de mrmol soabaen el aire y en los cerros.

    Mas de pronto, los nublados

    como fantasmas surgieron.Negras sombras, negras rutas,

    negros montes, aires negros.Se abrieron en gritos rojoslas agrias fauces del viento,por entre aradas picadas

    y torvos desfiladeros.

    Despus la nieve, la nieve

    con su blancura de espectro;con su trgica blancura

  • 5/28/2018 Romancero de Alfredo Bufano

    18/24

    ROMANCEROALFREDO R. BUFANO

    de cal, de osario y de miedo,llen las quiebras sombras,cubri los speros cerros.

    Dios la acost sobre el vallecomo quien acuesta a un muerto

    Los verdes ros cerrilesentre copos se perdieron,y los caminos del mundose cerraron tajo el cielo.

    Muas blancas, hombres blancos,manos yertas, ojos ciegos.

    Mes de verano era entonces,pero cuerpo contra cuerpo

    bajo la nieve dormanlos diecisis remeseros;dorman bajo la nieve

    sueo mejor que otro sueo.

    El cielo, roto en blancura,se ech llorando sobre ellos.

    La nieve les dio mortaja;responso, el plido viento.

    Camino de Tunuyn,con grave paso de entierro,

    diecisis mulas serranasllegaron solas al pueblo.

    SEMANA SANTA EN LA MONTAA

    Cielo azul, campos de oro,aguas finas, ramas quietas,

    aroman el aire mansollaullines y yerbabuenas.Terrizas calles se alarganadormecidas de leguas,orilladas de arrayanes

    y de espectrales choperas.Hay un silencio de nube

    tendido sobre la tierra.

  • 5/28/2018 Romancero de Alfredo Bufano

    19/24

    ROMANCEROALFREDO R. BUFANO

    Jinetes, mozas y changosvienen bajando las cuestas;

    remolinos de colores,

    msica de agrias espuelas,alegras de coscojas

    y viboreos de riendas.Pero en las almas se abre

    un gran silencio de estrellas.

    La ermita de la montaa,acribillada de grietas,de rumores apagados

    y olor de campo se llena.

    Jess abre sus heridasen lbrega cruz de lea,y se derrama en dulzuraen la penumbra de cera.

    Afuera el campo de oro,gaanes, changos y viejas;tascar de frenos de platay tintineos de espuelas.

    Pero en las almas se abreun gran silencio de estrellas.

    Y los brazos de la Cruzflorecen sobre la tierra.

    CRUZ LOBOS

    De Malarge al Colorado,Cruz Lobos camino iba;

    treinta leguas de por mediosobre la tierra tendidas;

    treinta leguas que se enroscanen los cerros como vboras;

    treinta leguas de silencioslo por ver a su nia.

    La dej con sus rebaosen su chozuela de quincha,

  • 5/28/2018 Romancero de Alfredo Bufano

    20/24

    ROMANCEROALFREDO R. BUFANO

    cuando hizo de Juan Riquelmevaina para su cuchilla.

    Jinete en su yegua mora,entre soles y ventiscas,

    vag por cerros y montesy por quebradas sombras,seguido por cinco galgos

    puntiagudos como espinas.

    De Malarge al ColoradoCruz Lobos silbando iba.

    Nocturnas barbas prolongansu cara enjuta y broncnea,

    y sus ojos sagitalesahondan las lejanas!

    Como las grupas del aguasu yegua mora rutila.

    Al Colorado Cruz Lobos,al Colorado ya arriba.

    Slo un silencio de arenale da a Cruz la bienvenida.La siesta del monte huelea sol, a hierbas y a sirria.

    Debajo de un algarrobove Cruz que un zaino dormita.El zaino de Juan Riquelme!

    Y Cruz Lobos se persigna.

    Se acerca al chocil y ve,ve dos cabezas unidas.

    El difunto Juan Riquelmehace el amor todava!

    Del Colorado hacia dentro,por sendas desconocidas,jinete en su yegua mora

    Cruz Lobos espuelas hinca.Lleva al anca dos cabezas,

  • 5/28/2018 Romancero de Alfredo Bufano

    21/24

    ROMANCEROALFREDO R. BUFANO

    sangrientas, trgicas, lvidas.

    Cruz Lobos galopa y canta

    con agria voz retorcida:No siempre es bueno en el mundo

    ser muerto que resucita,ni puede el tigre cebado salvarse todos los das.

    La voz se clava en la tardecomo si fuera de espinas.

    A UN FLAMENCO

    Bajo la nieve llegastepor los caminos del cielo,poniendo tu mancha rosaentre tanto albor siniestro.

    Cruzaste brumosos ros,montes lbregos y espesos,

    silentes llanuras anchas,cerros, bosques y roquedos.

    La nieve sobre tus alaspona sus copos trmulos,y as a mi huerto llegaste,

    oh solitario flamenco!

    Detrs dejaste las aguasbrillantes de Llancanelo,

    las pampas de Cochicy El Agua de los Terneros,

    para posar sobre el blancosudario del blanco huerto

    la rosa de tu plumaje,seor del agua y del cielo.

    Junto a la acequia sonorate diste a hilvanar tu ensueo;

    corra el agua a tus piesarrullando tu silencio.

    Tus lneas de vieja estampa

  • 5/28/2018 Romancero de Alfredo Bufano

    22/24

    ROMANCEROALFREDO R. BUFANO

    y de jarrones chinescos,breves das ilustraron

    el mustio jardn cerrero,

    que vio el celeste prodigioal dar rosas a destiempo.

    Bajo una luna de junio,trgica luna de fretro,

    junto al agua luminosauna noche te hall muerto.

    La claridad torturante

    velaba sobre tu cuerpo,que era un manojo de rosas

    abandonado en el suelo.

    Corra el agua a tu ladopor los caminos del sueo.

    EL MILAGROPor los viedos vena

    baada en oro de siesta.Por los viedos venala tumultuosa morena.

    Pulpa de aurorar la boca,para la sed, qu represa!los ojos como dos llamas;

    las mejillas, dos frambuesas,desnudos hasta los hombroslos brazos color de arena;

    por las rodillas las faldas,agresivas las caderas;

    su tez, gladiolo y jacinto,y el pelo de madreselvas.

    Por los viedos venaradiante en oro de siesta,

    por el camino dejabaolor de fruta tras ella.

    Salile al paso Nahuel

  • 5/28/2018 Romancero de Alfredo Bufano

    23/24

    ROMANCEROALFREDO R. BUFANO

    con su agria cara de fiera.Como reseco lagarto

    pegado en la faz siniestra,

    tiene una ancha cicatrizdesde la boca a la oreja.

    Por los viedos vena,manzana y sol, la morena.

    Nahuel la siente llegarcual viento de primavera,

    tiemblan sus manos velludas,

    sus belfos hmedos tiemblan,y su ancha cara de tigre

    se tuerce en lbrica mueca.

    Blanca se ha puesto la niacomo la leche de almendra.

    Nahuel la ataja con furia,la toma con manos frreas;

    su spera boca barbadapone en los labios de ella.

    La voz se le fue a la mozacomo una avecilla trmula.

    Una paloma en el airede pronto revolotea;

    trae un pual en el picola milagrosa viajera.

    El arma pone en la manodulce, dorada y pequea.En un abrazo profundo

    la moza a Nahuel aprieta,y por la espalda taurinala hoja helada le entra.

    Con negra sangre de lobose humedecieron las hierbas.

    Fin de Romancero

  • 5/28/2018 Romancero de Alfredo Bufano

    24/24

    ROMANCEROALFREDO R. BUFANO