Click here to load reader

Revista número 13

  • View
    220

  • Download
    3

Embed Size (px)

DESCRIPTION

Revista número 13 de la asociación Amigos del Convento de la Hoz

Text of Revista número 13

  • AA MM II GG OO SS DD EE LL CC OO NN VV EE NN TT OO DD EE LL AA HH OO ZZ

    AO

    6 - N

    13

  • (Reproduccin del artculo publicadoen la revista La Actualidad Espaola el 27de febrero de 1964)

    Elas, sacristn, hijo de sacristn, nietoy bisnieto de sacristn tambin, ech abajola cuerda del campanario. Y toc a Misa.Misa de diez. Luego, Elas, sacristn, hijo,nieto y bisnieto de sacristn, entr en lasacrista y le dijo al seor cura:

    Ya est, don Bonifacio.Y don Bonifacio, que es el cura de

    Seblcor, en la provincia de Segovia, asinticon la cabeza y dijo: Bueno.

    Empezaba a entrar gente. Mujeres,mujeres jvenes, mujeres con el doblez de laedad sobre el cuerpo. Treinta y dos mujeresy un hombre. El seor cura de Seblcor tomel rado bonete, deshilachado por las esqui-nas, golpe sobre los hombros de Paquito yJuanito monaguillos por la gracia de Diosy sali para decir la Misa. La Misa en Sebl-

    cor se dice a eso de las diez de la maana.

    A las nueve se levanta el seor cura. Cuan-

    do empieza la Misa, Elas, que es sacristn

    por va paterna hasta la tercera generacin,

    sube al coro y acompaa con armonio y voz

    la Misa del seor cura.

    Introibo ad altare Dei...

    La iglesia casi se haba llenado. Muje-

    res de negro, de negro subido, luces de

    cirios, altos como chopos, y la voz quejum-

    brosa, dolorida, del Elas, all en el coro,

    acompandose con el rezongar del armo-

    76 AOS DE EDAD, 50 AOS DE SACERDOCIO,38 AOS EN SEBLCOR

    SUMARIODon Bonifacio. Un Cura rural. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .pg. 2

    Cuento. Flora y Fauna de nuestros pueblos . . . . . . . .pg. 10

    Excursin de Primavera. El Canal de Castilla . . . . . . .pag. 13

    VII Carrera La Senda de los Frailes . . . . . . . . . . . . . . .pg. 17

    EDITA:

    Asociacin Amigos del Convento de la Hoz

    COLABORAN EN ESTE NMERO:

    Amanda Maturana

    Patricia Arranz

    Juan F. Fernndez

    Sergio Martn

    Fernando Sebastin

    Juan Carlos Santa Engracia

    FOTO DE PORTADA:

    Carmina Ortiz

    FOTOS:

    Sergio Martn

    Depsito Legal SG-96/2004

    Agradecimientos Villa y Tierra de Seplveda

    AMIGOS DEL CONVENTO DE LA HOZ - N 13

  • 3nio, que aunque es nuevo resopla de muymala manera, sa es la verdad.

    La Misa termina pronto. El desfile demujeres es espaciado, lento, todo de negro.Antes van los responsos del seor cura.

    La maana est bronca, gris, llena denubarrones. Seblcor es pueblo de cuatro-cientos y pico habitantes, en los llanos de laprovincia de Segovia, entre los buenosenclaves de Seplveda y Cantalejo. Sebl-cor es tierra de resina y tambin de cereal yde leguminosas.

    Tenemos un invierno duro...Don Bonifacio ha terminado los respon-

    sos. Sale a la calle apoyado en la cayada.Mira al cielo, lleno de nubes, spero, cubier-to de amenazas.

    Lo que deca, mal invierno...Y echa a andar, despacito, hasta la

    rectoral.Cincuenta aos nos contemplanEl ama quiere poner un mantel blanco

    y bien bordado y don Bonifacio se enfada.Nada, nada de historias...El ama forcejea y dice que siempre es

    mejor el mantel blanco de puro hilo que elhule verdoso y viejo.

    Quita, mujer!; aqu estamos en con-fianza...

    Don Bonifacio tiene cerca de ochentaaos. Cincuenta de sacerdocio y treinta yocho de prroco en Seblcor. Don Bonifaciotiene una figura menuda, delgada; el rostro,redondo y apergaminado, y unos ojillosinquietos, traviesos, llenos de sana picar-da... Tiene la voz un poco rota, pero el acen-to es vivo.

    El ama ha perdido la batalla. Se quedapuesto el hule verde y pegajoso.

    Oye!, echa serrn a la estufa esta...Don Bonifacio Zamarro naci en Can-

    talejo, que queda a tres kilmetros cortos deSeblcor. A los once aos se march paraSegovia y se meti en el seminario.

    Esto es una inclinacin, sabe?, loque se suele decir de la vocacin. Uno se siente inclinado desde chico y no hayquien lo pare...

    Estudi toda la carrera en el seminariode Segovia, menos el ltimo ao, que tirpara Valladolid.

    Cuatro aos de Latn, tres de Filosofay cinco de Teologa...

    El ama saca el vaso de caf con lechems blanco que negro y una fuente redon-da con galletas y pastas.

    Pero mujer!, cunto caf...Mira hacia un lado, confidencial.Es que no tengo apenas apetito.Entorna los ojos y pone un entraable

    gesto infantil, de nio dolorido por una trave-sura. El ama se pone en jarras.

    Diga que no. Que no come por hacerun sacrificio... Que lo s yo!

    Don Bonifacio vuelve a entornar los ojos.

    AMIGOS DEL CONVENTO DE LA HOZ - N 13

  • 4Que no, que tengo el estmago muy

    chico desde la operacin!

    El ama sigue hablando del sacrificio, de

    la cuaresma... Fuera, sopla el viento, que

    corre desde la sierra. Llega hasta el llano y

    aqu hace destrozos.

    Don Bonifacio tiene un especial orgullo

    por ser hijo de Cantalejo.

    Mi madre quera que estuviese cerca

    de ella y por eso anduve primero en pueblos

    cercanos.

    Un sorbo de leche y una galleta, que serompe a trocitos.

    Pero yo, por m, me hubiese ido lejos,a Misiones.

    Se le rompe una sonrisa en los labios....Pero ahora, qu s yo!, slo estoy

    para ir tirando y gracias!Don Bonifacio ha recorrido los llanos

    de Segovia. Primero estuvo en Escobar dePolendos, luego en Encinas, despus enSeplveda...

    Oiga!, esto es curioso, mire: desdeque cant Misa, hace cincuenta aos, siem-pre he tenido que decir dos Misas. Siemprehe tenido ms de una parroquia...

    El santo y la borricaCanta ya la media maana. Vencida.A estas horas siempre suelo leer un

    poco. Folletos, alguna revista, los rezos...Enciende un cigarrillo. En el pueblo le

    llaman cariosamente el padre pitillo. Conel cigarro en los labios, cado ligeramentehacia un lado, don Bonifacio, tiene un entra-able aspecto de padre bueno, de viejecitoinquieto. Echa una bocanada de humo gris yle dice al ama que retire todo aquello.

    Lo grande que es la Providencia!...

    Suelta la exclamacin y aclara:Digo esto porque me acuerdo que,

    de chicos, mi madre, que era una santa ymuri de noventa y ocho aos, nos cogi alos cuatro hermanos y nos dijo que habaque tener devocin a un santo. Uno dijoque San Antonio, otro que San Jos, otroque San Miguel y yo dije que San Francis-co de Borja...

    Sonre. Chupa el cigarro y luego entor-na los ojos.

    ...Resulta que yo haba ledo un librosobre el santo y me impresion la vida deaquel hombre, la forma como renunci almundo y se entreg a Dios. Bueno, puesluego result que el da que cant la primeraMisa coincidi con la fiesta del santo. Lo quees la Providencia!

    La vida de este hombre es, a grandesrasgos, la vida y el proceso de todos loscuras rurales de Espaa. La vida compartidacon otro pueblo, los problemas tpicos decada parroquia. La lucha por convencer a lasgentes de muchas cosas.

    Aqu, en los pueblos, hay creenciasque vaya usted a quitrselas! Es duro,duro. En Pajares, cerca de Rebollo, me

    AMIGOS DEL CONVENTO DE LA HOZ - N 13

  • 5hicieron ir un da a las vias para que lascurara de una plaga que tenan. Aqu,hasta hace poco, tocaban la campanasiempre que se acercaba un nublao... Lomalo es que entonces, en lugar de alejarse,caa el pedrisco de lleno!

    Entra un sol muy dbil por la ventana.El cielo sigue oscuro, agujereado a ratos.

    Hay creencias contra las que es muydifcil luchar!

    Bromea, se pone serio. Todo a interva-los. Luego recoge el cigarrillo que se iba que-mando en solitario en el cenicero. Bromea,se pone serio. Habla de los nublaos, delpedrisco, de ciertas inclinaciones populares,de imaginacin calenturienta...

    El espritu est por encima de todo...

    Las cosas cambian, es verdad. Lascosas se transforman. Y cincuenta aos devida sacerdotal pateando senderos de aldea,caadas, bosques y roca, da mucho parapoder observar esa misma transformacinde las cosas. Hasta hace muy poco tiempo,don Bonifacio visitaba los pueblos en suborrica. Una borrica que le regal su herma-no hace ya un montn de aos. Cuando el

    obispo le quit las parroquias por la edad,entonces vendi su borrica.

    Vend el ltimo pedazo de humildad,porque la borrica es humildad... Siempretendra que ser as! Jesucristo anduvo conella; por qu no tiene que seguir andando elcura? La borrica es la humildad, la moto..., lavelocidad.

    Y se pone serio. Y chupa la colilla. Yluego mueve la cabeza.

    La gripe del ao 18Cuando la guerra del catorce est en

    su apogeo, don Bonifacio es destinado aSeplveda. Malos aos. Aos duros repar-tiendo su labor entre la parroquia de SanJusto, como coadjutor, y la crcel y tambincon las monjas. Al terminar la guerra llega delas trincheras la bocanada de la epidemia. Lagripe inunda los pueblos y las ciudades deEuropa convirtindose, quiz por primeravez, en un mal que conduce al cementerio.Don Bonifacio recuerda aquellos aos converdadero cario.

    Era hermoso en el fondo, porque pod-as hacer la labor con plenitud, de verdad.

    Confesaba, llevaba la Comunin, elVitico, iba de casa en casa con la posibilidad

    de llevar esperanza, mensaje, confianza, fe.Y multiplic su labor porque no solamente eracura, sino padre, amigo y... recadista.

    Un da, una mujer se me acerc y medijo llorando que su marido y los tres hijosestaban muy graves en la cama por la epide-mia. Y encima tambin la criada se habapuesto enferma. Yo lo arregl en seguida ydesde aquel da les llevaba la leche, la carne,el pan... Era de conciencia!

    Esperanza, confianza, cario.

    Haba que llevar auxilio espiritual, perotambin haba que llevar remedio material.

    AMIGOS DEL CONVENTO DE LA HOZ - N 13

  • Luego cambia la seriedad por la sonri-sa. Se le hacen muy chiquitos los ojos, pal-mea y exclama:

    Lo bueno fue que yo no cog la gripe;con tanto ir y venir y visitar enfermos, nada!,la Providencia...

    En cierta ocasin tuvo que llevar el Vi-tico a un enfermo, mordido por la epidemia.Cuando llam a la puerta, la criada dijo:

    Me ha dicho el seorito que no pase,que usted anda siempre con los enfermos yque va a contagiar a los dems...

    Don Bonifacio frunce el gesto y exclama:

    Sera...!, pero si a m no me tocnada.

    La gripe pas. Todo volvi a su cauce.Ahora, don Bonifacio recuerda sus das conlos presos en la crcel de Seplveda. Lorecuerda con cierta emocin.

    El encargado de la prisin se enfadabaconmigo porque les llevaba leche y tabaco...

    Sigue hablando. Cita un caso, otro; elde aquel preso que le haba pegado dos bue-nos tajos a la novia por aquello del s y el node las nias. Le gustaba charlar con ellos, orsus penas, sus propias opiniones.

    Un da me cans y le pregunt aljefe de la prisin cmo se apretaban los gri-lletes de los presos. Me lo dijo, y luego voyy se los aflojo a todos. Menuda! Pero esque aquello, con cadenas y grillos, no erahumano, caray!

    Don Bonifacio enciende otro cigarrillo.Lo prende despacio, con un tiemblo en lasmanos. Entra el ama y le suelta que tieneque ponerse otra sotana. Don Bonifacio seenfada y dice que sa est muy bien, quetodo es de confianza. El ama se marcha ydice en tono carioso que el cura tiene elgenio un poco picado. Don Bonifacio sonre

    ancha, dulcemente, con una brizna de picar-da en los labios.

    Ya lo dice el refrn, seores: genio yfigura hasta la sepultura.

    Don Bonifacio le guarda cario aSeplveda, a los aos que estuvo all. Peroun buen da, despus de trajinar en la parro-quia, en la crcel y como capelln en lasmonjas, se fue a ver al obispo y le pidi quelo llevara a un pueblo. Todos se extraaron.Don Bonifacio suelta a copos el humo gris, elhumo blanco de su pitillo negro.

    Estar con las monjas no tena mri-to. Lo bueno es estar en el pueblo, en laparroquia rural...

    La historia del gobernadorA la una, don Bonifacio come. Desde

    que le operaron de una lcera en el estma-

    6

    AMIGOS DEL CONVENTO DE LA HOZ - N 13

  • 7go hace comidas muy cortas. La ama, cansi-na y machacona, vuelve a insistir de que lohace por sacrificio. Luego pone redonda lavoz y exclama:

    Estuvo muy malito, entonces!Don Bonifacio mueve la cabeza y sonre.Yo no s si estuve muy malo o no; lo

    que s s es que en Madrid, all en la clnicadel hogar sacerdotal, cuando me sacaron elestmago, les dije: haced lo que queris!

    Luego vuelve a sonrer, mientras entrapor el ventano una claridad blanca.

    Si es lo que yo digo De aquellosaos de Seplveda, de Rebollo, de Sego-via..., no me queda nada!, yo ya estoypara pocos.

    Despus de comer, una siesta corta.Una siesta que a veces ni el ttulo de siestamerece. Luego, el paseo y la partida. Mstarde vendr el rosario...

    Sobre la sotana se pone un abrigo, labufanda, la teja. Agarra el bastn y dice:

    Vamos!El tiempo no est nada de templado.

    Corren por el cielo las nubes prietas, lasnubes de malos presagios. Habla del pueblo,de las gentes.

    Son gente pacfica, gente buena. Yoles conozco bien.

    Se detiene un instante, golpea suave lacayada sobre un guijo del camino.

    En el pueblo se anda a la brecha dela gente!; es donde est la lucha cara a cara,ocurre igual que con los mdicos.

    Sigue caminando despacio, con pasocorto, haciendo breves ondulaciones alandar.

    Me fallan las piernas y un doloraqu, en el costado. Con lo templao queandaba antes!

    Y se pone a sacar viejos recuerdos.Cuando lleg la Repblica, don Bonifaciomand a los maestros del pueblo una notaen la que peda que pusieran de nuevo loscrucifijos. Al da siguiente, en la prensa deSegovia se hablaba del prroco de Sebl-cor que reparta octavillas clandestinas...Don Bonifacio se puso furioso. Cogi elmorral y se march corriendo a Segovia, aver al gobernador. Usted es un granuja!,fue lo primero que el cura le solt al gober-nador, despus de aguardar dos horas deantesala. Yo no reparto nada clandestino.El gobernador se encar entonces con l,

    citndolo como cabecilla del pueblo. Yosolamente me ocupo de mi casa, de la igle-sia y de la salvacin de las almas. El gobernador le amenaz con llevarle a la crcel.

    Don Bonifacio se detiene en el camino,junto al mojn. Pone la mirada larga sobre elblando horizonte de los campos.

    Sera granuja!, llevarme a la crcelpor poner el crucifijo en las escuelas...

    Luego suelta una risita breve y sigueapoyndose en la cayada.

    Tertulia a media tarde

    Sopla el aire del norte. Llega helado ymuerde las carnes. Don Bonifacio se vuelvey contempla el pueblo, medio dormido, quie-to, tremendamente silencioso.

    AMIGOS DEL CONVENTO DE LA HOZ - N 13

  • Es hermoso el pueblo as. Yo, la ver-dad, si vuelvo a nacer, o me quedo en el pue-blo o me marcho a Misiones...

    A este cura de pueblo, humilde, depasitos cortos, de palabra bien entonada, leha gustado mucho viajar, conocer.

    Una vez fuimos a Lourdes, y luegopas a Roma, a Padua, a Niza... De Espaalo conozco todo menos Andaluca.

    Vuelve del camino, desandando sen-dero. Y se pone serio.

    Me voy a ir de esta banda sin haberestado en Andaluca!

    Cerca de las escuelas, vuelve a recor-dar la historia del crucifijo.

    Entonces yo era duro, muy templao...Mira que quitarme los crucifijos de lasescuelas!

    La mesa camilla, la estufa con serrn,las ventanas que dan a la plaza. Algunas tar-des, don Bonifacio, el seor cura, va hasta lacasa del mdico y all organizan, con elsecretario, una partida de subastao. Elmdico es un hombre grande, de palabradura, un tipo humano de arriba a abajo.

    Oye, que tengo aqu un dolor desdehace das.

    El mdico se vuelve y le sonre.

    Nada, don Bonifacio, que eso se vacon unas friegas de fresno.

    T crees?

    Han sacado la baraja, unas tazas decaf, unas copas, unos cigarros.

    A espadas...

    Yo quiero hacerle fallar a don Bonifacio...

    Qui!

    Voy a hacer un renuncio...

    El secretario y el mdico no saben aqu santo se encomienda el seor cura paraganarles todos los das. La partidita esmodesta. A cntimo por tanto. Mientras echalas cartas, da y toma, don Bonifacio habla desu mxima ilusin. Las Bodas de Oro queacaba de celebrar. Llegaron gentes deMadrid, de Segovia. Un general, condiscpu-lo. Iban a venir dos obispos que fueron com-paeros suyos en el seminario. Pero el Con-cilio los detuvo.

    A bastos...

    Renuncio.

    Cien.

    Ciento doce...

    Don Bonifacio se gast en sus Bodasde Oro todos los ahorros de su vida.

    Quera que aquello fuese una cosagrande. No por nada, sino porque en los pue-blos nos consideran mezquinos, raquticos.Y no es verdad!; en los pueblos hay corazny buen espritu... Por eso me gast todos misahorrejos y di una comida en Cantalejo paralos invitados y luego se reparti dinero entrelos pobres.

    Mariano Benito, el mdico, tercia,sonriente.

    Pero si ya no hay pobres!Natural que hay pobres. No fuera

    mala que no los hubiera!Don Bonifacio acaba de ganar tres par-

    tidas seguidas. Ni el mdico ni el secretariosaben a qu santo se encomienda el seorcura. Don Bonifacio pone una risita breve ensu rostro y dice:

    8

    AMIGOS DEL CONVENTO DE LA HOZ - N 13

  • 9Estas ganancias no van a ningn sitio.Adems, la Biblia lo dice bien claro: No pro-curis tener dinero que es para los ratones ypara las orugas....

    Se pone serio. Recuerda sus cortasescapadas al balneario de Lirganas, enSantander.

    All haba una seora ms que millo-naria y siempre estaba triste Cmo no iba aestar triste si lo que cuenta no son los millo-

    nes, sino la paz con uno mismo, el caminarhacia Dios, el santificarse cada da un poco!

    Le gusta Madrid. Su Madrid va desdeSan Bernardo a la Puerta del Sol.

    No conozco ms, pero me gustamucho.

    El mdico y el secretario bromean conl. El progreso, las motocicletas, el cine, elteatro.

    Yo no voy contra el progreso, qu va!;lo que pasa es que hay una serie de princi-pios fundamentales que son eternos, desiempre. Ahora, los curas van al cine y al tea-tro. Me parece bien si son decentes lasobras... nada ms!, no pongo otros obstcu-los.

    La tarde va cayendo sobre este pueblohecho de silencios, marcado por la soledad,perdido en plena llanura segoviana. Queda aun lado Cantalejo, al otro Seplveda. Tierrasde cereal, de resina, de pinar.

    Vienen las dos hijas del mdico a salu-darle. Le besan la mano. Le brillan los ojos adon Bonifacio.

    Los nios son lo ms grande en elmundo. Lo deca Jesucristo: Dejad que losnios se acerquen a m....

    La tarde cae a plomo, llena de silen-cios, llena de soledad, sobre el pueblo silen-cioso y solitario. Pregonan a lo lejos que haypescado fresco, muy fresco.

    El Elas, sacristn, hijo, nieto y bisnietode sacristn, echa abajo la cuerda del cam-panario. Ahora toca para el rosario. DonBonifacio entra en la iglesia con pasito cortoy breve. Dan la una, las dos, las tres... Vanllegando las mujeres, las mozuelas, losnios... El cura se queda en la sacrista. Ycon la ltima campanada del Elas sale alaltar. Igual que hace cincuenta aos.

    Artculo rescatado del olvido porJ. Carlos Santa Engracia Blasco

    AMIGOS DEL CONVENTO DE LA HOZ - N 13

  • AMIGOS DEL CONVENTO DE LA HOZ - N 13

    FLORA Y FAUNA DE NUESTROS PUEBLOSLa Comunidad de Villa y Tierra de

    Seplveda celebr su Fiesta el pasado

    da 29 de mayo en Cerezo de Arriba. Den-

    tro de las actividades que se organizan se

    celebr la V Edicin del Concurso de Pin-

    tura y Narrativa Flora y Fauna de Nues-

    tros Pueblos, en el que han participado

    cerca de 300 vecinos de la Comunidad.

    En esta edicin los amigos del Convento

    de la Hoz han obtenido un especial prota-

    gonismo puesto que varios de nuestros

    asociados han recibido premios:

    Carmen Ortiz Rodrigo:

    1 PREMIO PINTURA ADULTOS

    Fernando Sebastian lvaro:

    1 PREMIO NARRATIVA ADULTOS

    Noelia Gonzlez Ortiz:

    2 PREMIO PINTURA PRIMARIA II.

    Listado de premiados:

    Pintura infantil

    1. MIREYA MUOZ LLORENTE.

    San Pedro de Gaillos.

    2. HECTOR GOMEZ DE FRUTOS

    Seblcor.

    3. ADRIAN MORENO CASTRO.

    San Pedro de Gaillos.

    Pintura Primaria I

    1. ANDREA MARTN MONEO.

    Carrascal del Ro.

    2. ELISA BARTOLOME GUIJARRO.

    Seplveda.

    3. ALBA BRAVO ZAMARRO.

    Cantalejo.

    Pintura Primaria II

    1. ANA MARIA CRIADO CALVO

    Sebulcor.

    2. NOELIA GONZALEZ ORTIZ. Sebulcor. 3. DIANA BRAVO ZAMARRO. Cantalejo.

    Pintura Adultos 1. CARMINA ORTIZ RODRIGO.Sebulcor. 2. FRANCISCO J. PARADA MUOZ. Cantalejo. 3. ANA BELEN RODRIGUEZ DORREGO. Colg. Sebulcor.

    Narrativa Adultos. 1. FERNANDO SEBASTIAN ALVARO. Cantalejo. 2. EUSEBIO BLANCO. Urueas.3. VERONICA PRADO VALDIVIESO. Grajera

    10

  • 11

    AMIGOS DEL CONVENTO DE LA HOZ - N 13

    Maanas, como tantas otras a lolargo de estos ltimos aos, me aventuropor nuestra comarca en busca de sabe diosqu, pero... bien prontito. Cuando el solapenas despunta por nuestra sierra centraly las tinieblas de la noche se refugian enlas cuevas y recovecos de nuestra calizas,emprendo mis incursiones por nuestra tie-rra, esta tan desconocida, tan annima,incluso para los que vivimos en ella, tandesierta, que pasas por los pueblos y noves a un alma. Te reconforta a esas horasde la maana esa luz segoviana tan azul yluminosa y esos gorriones trigueros en pri-mavera, que en lo ms alto de almendrosciruelos y zarzas, nos dan un recital decanto reclamando a alguna hembra.

    Qu primaveras tan mgicas! Pareceque renacemos despus de estos inviernostan crudos donde las heladas nos paralizanhasta el alma. Apenas en invierno ves vida:alguna perdiz, esa zorra olisqueando rastros,desquiciada ya porque lleva cinco das sincomer; pero lo que no dejas de ver son esassiluetas majestuosas en el cielo, buitres yms buitres buscando en un vuelo circularalgn muladar donde darse un festn, porqueeso es lo que parece por la cantidad de invi-

    tados (o no lo sean) que all acuden. Lasnecesidades imperan y estos ya no buscanmuladares, buscan granjas donde el infortu-nio del ganadero es, en ocasiones, fortunade estos grandes seores de los cielos einquilinos desde muchos siglos atrs denuestras Hoces del Riaza , Hoces del Dura-tn y otras hoces ms annimas, desperdi-gadas por nuestro nordeste, que como arru-gada piel caliza, surcan nuestra vieja tierrade Segovia; y no por ser annimas dejan deser espectaculares, el valle del Horcajo enCarrascal, ribera del San Juan, ribera delCaslilla..., todos ellos, lugares muy propiciospara recorrer y percibir lo que nos rodea,entre sabinas, enebros, aromas de espliego,de tomillos, de decenas de plantas que anuestro paso nos regalan, como querindo-nos dar su bienvenida.

    Va pasando la maana, pero... si hayalgo que me entusiasma cada maana esel rato del almuerzo, pero no en cualquiersitio; el lugar ms propicio es al lado decualquier arroyuelo, donde a su vera, cre-cen esos chopos jvenes de porte estiradoy algunos no tan estirados, ni tan jvenes.Lugar propicio para coger unos caracolesen temporada de ellos. Y all... medio tum-

    bado en esas pequeas praderas, con elsusurro del agua como coro y como teno-res cualquier ruiseor o jilguero que por ahestn, es el rato ms agradable de lamaana. Es bueno alimentar el espritu conun concierto de estos pero tambin el cuer-po, pues se da siempre el caso, que nosabe nada mejor que un buen almuerzo enel campo, Qu lo sepis! se da otro casopero ese no se nombra.

    Sigo por esos caminos de dios des-pus de almorzar, caminos digo, y a veces nide dios Pues vaya caminos! y para todos losgustos. Entre pinares, que de esto andamosbastante bien, (qu potencial tenemos enenergas renovables), en fin....y cuando llegael otoo una gran variedad de setas y hon-gos nos hacen las delicias de paladaresexquisitos, en otras ocasiones, por las rive-ras de los ros, San Juan, Duratn, Riaza...vas andando por senderos, no dejandopasar inadvertido nada a tu paso: que si mirael lagarto ocelado, que agustito est al sol ,qu joder! (joder s, los segovianos decimosjoder), qu susto me ha dado la joda cule-bra de escalera!, que si el mirlo sale de entrelas zarzas y te da otro sobresalto qu miraque berros ms buenos! En otras ocasiones,

  • 12

    AMIGOS DEL CONVENTO DE LA HOZ - N 13

    por los paseos por el campo el susto se lo lle-van otros: corzos, jabales. Eso me creo.Pero ellos saben que ests por all, antes dellegar. Los animales tienen los sentidos masagudizados que nosotros, tontos de nos-otros! que creemos saberlo todo.

    Otros caminos son menos entreteni-dos, digmoslo as, son los caminos de tie-rras cerealistas: alguna perdiz en lo alto deun majano requiriendo alguna dama, algnalcotn primilla esttico en el aire senten-ciando a algn ratoncillo para su prole,

    aguiluchos, milanos haciendo el vuelo nup-cial. Es una delicia ver sus vuelos parejos.Pero lo que realmente me apasiona estener la ocasin de ver cazar al halcnperegrino, contadas ocasiones lo vi, peroinolvidables, y casi siempre, en lo ms altodel cielo, este cielo tan nuestro y tan azul.Los buitres, eso si que es volar!, que envi-dia, coo! (porque los segovianos decimoscoo tambin y bien claro qu lo sepis!)estos carroeros, con el mnimo esfuerzo,recorren kilmetros y kilmetros, pero elhambre les aprieta... y digo yo Por qu

    desaparecieron los muladares? En otrospases europeos intentan introducir denuevo al buitre y... por cuestiones sanita-rias. Creo que cada ser tiene una funcinen este planeta, la del buitre limpiar de ani-males muertos el campo antes de ser focosde infeccin ...y la nuestra? Pues no los, pero creo que aqu, en el planeta, sialguien sobra, somos nosotros; son cosasmas claro, y es que, en mis incursiones ensolitario por estas tierras, me da mucho quepensar y siempre viene a mi mente unapalabra como resumen y final, RESPETO,pero tambin viene a mi mente otra, EQUI-LIBRIO, palabras bsicas en nuestro entor-no para llevarlas a su ejecucin.

    Mi tierra es esta, la recorro a menudo,la siento, la percibo, pero no s narrar susatractivos, su rudeza, sus encantos comose merece, la mejor narradora es ella, esun libro abierto por las pginas que tmismo quieres leer, historia, fauna, flora,tradiciones. No te defraudarn sus pginas.Cinco sentidos dicen que tenemos, peropara sacar todo el partido de ellos en nues-tra tierra, usar el corazn.

    Fernando Sebastin

    Dibujo: Noelia Gonzlez Ortiz

  • 13

    AMIGOS DEL CONVENTO DE LA HOZ - N 13

    EXCURSIN DE PRIMAVERA. EL CANAL DE CASTILLADespus de mucho tiempo la Aso-

    ciacin organizaba otra excursin, quganas!, a dejarlo todo preparado: elalmuerzo, el bocata, la bota de vino (queno puede faltar), refrescos, agua, para-guas por si llueve...

    Suena el despertador, qu pereza!Un sbado y tambin a levantarse pronto,pero este madrugn mereca la pena.

    Preparados y dispuestos salimos decasa en direccin a la Iglesia, que es dondehabamos quedado con todos. El tiempopareca que no nos iba a acompaar por-que el cielo estaba bastante nublado.

    Llegamos a la Iglesia, y no ramoslos ltimos! aunque hubiese dado igualporque el autobs se retraso un poco, asque estuvimos un rato ms charlando.

    Por fin lleg el autobs y el momen-to de elegir asiento: delante, detrs, pasi-llo, ventana... daba igual, en fin, que lle-gamos en un abrir y cerrar de ojos... o no,resulta que tuvimos que parar y cambiarde autobs en Cantalejo, pero reanuda-mos la marcha enseguida, se prevea unda lleno de ancdotas.

    Llegamos a Medina de Rioseco(tambin llamada la Ciudad de losAlmirantes) si bien esta villa nos ofreceun impresionante patrimonio artstico,vamos a comenzar conociendo uno desus smbolos, el Canal de Castilla.

    Con el tiempo justo de ir al bao, nosdirigimos al Centro de Recepcin del viaje-ro, situado en la drsena del Canal y desdeall nos montamos en el barco tursticoAntonio de Ulloa. sta embarcacin propul-sada por energa elctrica nos llevara porlas tranquilas aguas del canal hasta la sp-tima esclusa, y empezamos a navegar,bueno, ms o menos, porque aquello ape-

  • nas se mova, menos mal que el tiempoacompaaba y no haba marejada, ni tam-poco un gran oleaje, con lo cual el viaje fuemuy tranquilo y enormemente placenteroque nos permiti un acercamiento al entor-no histrico y natural del Canal.

    A continuacin contaremos brevemen-te la historia de la construccin del Canal deCastilla que pudimos conocer gracias a laamable explicacin de la azafata.

    El Canal de Castilla comenz aconstruirse en 1753 a partir de un sueo:unir por barco los campos de cerealescastellanos del sur de la regin con lacosta cantbrica y la capital de Espaa(Madrid). El proyecto, ideado por Antoniode Ulloa (de ah el nombre de la embarca-cin) durante el reinado de Fernando VI,finalmente slo uni la localidad palentinade Alar del Rey con la vallisoletana deMedina de Rioseco (de donde parte hoyel barco citado anteriormente), debido ala falta de presupuesto y credibilidad en elproyecto. De haberse completado talextraordinario proyecto se tendra quehaber buscado un paso del menor desni-vel a salvar posible de la sierra del siste-

    ma central entre Segovia y Madrid. Senos antoja que el sitio propicio para ellopodra ser un nuevo ramal entre Vallado-lid y Madrid, pasando por Cuellar, Canta-lejo (y con ello las inmediaciones deSeblcor) y finalmente el paso de Somo-sierra. Es para pensar lo que hubiesecambiado nuestra comarca a todos losniveles contando con esta infraestructura.

    Las obras terminaron en 1849, pero lallegada del ferrocarril, propici que en 1959el canal dejase de utilizarse como va detransporte de mercancas. Durante esesiglo, los barcos recorran todo el trayecto,basado en un ingenioso sistema de presasy esclusas para salvar los desnivelesdesde Medina de Rioseco hacia Tamarizde Campos es imprescindible visitar la sp-tima esclusa, arrastrados por mulas o

    14

    AMIGOS DEL CONVENTO DE LA HOZ - N 13

  • 15

    bueyes que circulaban por lo que hoy es unlargo sendero entre rboles.

    El camino para transportar el exce-dente de cereal no era fcil, ya que lasbestias deban ser continuamente atadasy desatadas de la barcaza para facilitar elpaso al encontrarse un puente en medio(all bien pudimos comprobar las huellasdejadas en los sillares de los puentes porla accin del roce de las sogas de tiro delos bueyes).

    La navegacin slo se permita de

    sol a sol y la estrechez de algunos seg-

    mentos originaba conflictos sobre quin

    pasaba primero cuando se encontraban

    dos barcos.

    Adems de las esclusas, a lo largo

    de los tres ramales que forman los 207

    kilmetros de Canal, formando una Y

    invertida;

    Ramal del Norte: Desde Alar delRey hasta Calahorra de Ribas.

    Ramal del Sur: Nace en El Serrny acaba en la drsena de Valladolid.

    Ramal de Campos: Nace de lasaguas del Carrin en Ribas y termina enMedina de Rioseco.

    El camino del Canal recorre acue-ductos, puentes, presas, almacenes ydrsenas para las operaciones de carga ydescarga.

    Nosotros, una vez situados en Medina de Rioseco, tenemos comorecorrido el Ramal de Campos hastala primera esclusa que nos encontramos,viviendo desde dentro del barcola experiencia de ver como se eleva el barco para superar el cambio de nivel.

    Despus de la experiencia de laesclusa, a la vuelta, tenamos preparadoen las mesas unas bandejas con produc-tos tpicos y una copa de vino, aunquealguien se tom alguna ms por culpa deun ligero accidente...

    AMIGOS DEL CONVENTO DE LA HOZ - N 13

  • Fue un viaje agradable con vistasmuy bonitas y tranquilo, sobre todo muytranquilo.

    Despus del crucero fuimos acomer a la Ermita de Castilviejo que estsituada a 4 km al norte de Medina de Rio-seco, era un sitio muy bonito para comertranquilamente al aire libre, gracias a queel tiempo nos acompa durante granparte del da.

    Cuando conseguimos tomar elcaf nos pusimos rumbo a la antiguafbrica de harina. La gua nos explic elfuncionamiento, que pareca algo sor-prendente e interesante, pero su forma deexplicar muy rpido y mecnica nos dejun poco confusos.

    Era curioso ver el entramado detubos y mquinas por las que pasaban losdistintos cereales y harinas.

    Lo que nos sorprendi mucho fueque para poner en funcionamiento todoese mecanismo bastaba con tan solo trespersonas (aunque luego haba ms endistintas funciones).

    Mientras tanto los peques de laexcursin disfrutaron de diversas activi-dades ms adecuadas a su edad, queseguro agradecieron y disfrutaron.

    Al terminar la visita fuimos a pasearpor el pueblo, donde pudimos ver el cascoantiguo de la ciudad. Bajando por una desus calles nos encontramos con la iglesiade Santiago, donde nos pudimos fotogra-fiar con unas estatuas que en el fondodaban un poco de miedo. Como para entraren la iglesia haba que pagar, decidimosseguir paseando gratuitamente.

    Bajando hasta el final de la callepudimos encontrar el Parque de Osuna,un hermoso paseo con cuatro calles rode-ado de rboles y vegetacin, al final del parque nos encontramos conun chiringuito con su terracita, estuvimostentados de sentarnos y tomarnos unascaitas.... Pero decidimos seguir descu-briendo el entorno.

    De vuelta al lugar donde se encon-traba el autobs pasamos por debajo dela Puerta de Zamora, aunque alguno no

    se dio cuenta hasta despus de haberpasado.

    Seguamos paseando mirando de vez en cuando al cielo, no se tornabamuy claro, empezaron a caer las primeras gotas de lluvia, y por fin lo encontramos, un bar! Ya que no pod-amos seguir visitando los distintos luga-res nos tuvimos que tomar unas caitashasta la hora de regreso al autobs.

    El viaje de vuelta fue muy tranquiloya que todos estbamos cansados y conganas de llegar a casa.

    Fue un sbado interesante y diferen-te a los habituales, as que estamos dese-ando que llegue la prxima excursin.

    AGRADECIMIENTOS

    Muchas gracias a todos los queorganizasteis la excursin, todo sali muybien.

    Amanda Maturana, Patricia Arranz ,Juan F. Fernndez, Sergio Martin

    16

    AMIGOS DEL CONVENTO DE LA HOZ - N 13

  • 17

    Carrera pedestre individual de 12km. Terreno pedregoso por el parqueNatural de las Hoces del Ro Duratn,recorriendo la antigua senda utilizada porlos frailes del Convento de la Hoz. Setrata de uno de los parajes ms especta-culares del can.

    Da: 11 de septiembre

    Hora de salida: 18:30 h.

    Lmite de corredores: 250

    Cierre de meta: 20:00 h.

    Categoras para mujeres y hombres:

    -Absoluta masculina y femenina.Premio para los 5 primeros clasificados.

    -Veteranos/as: mayores de 40 aos.Premio para los 5 primeros clasificados.

    -Categora local masculina y femenina.Premios para los 3 primeros clasificados.

    Premios en productos tursticos.Camiseta conmemorativa y sorteo deregalos, para todos los corredores. Segui-damente tradicional degustacin de pro-ductos tpicos de nuestra tierra.

    Cuotas de Inscripcin:

    -8 si se hace antes del da 9 deseptiembre

    -10 el da de la carrera (hasta 1hora antes de la salida)

    Previa confirmacin de la existenciade plazas, se realizar el ingreso de lacuota antes del 9 de septiembre de 2010,

    VII CARRERA POPULAR.LA SENDA DE LOS FRAILES 2010

    AMIGOS DEL CONVENTO DE LA HOZ - N 13

  • 18

    en la cuenta N 2069 0005 760000336827.

    Recogida de dorsales: hasta 1hora antes de la salida.

    Informacin:

    676 416 921 (de 12:00 h. a 14:00 h.)

    660 772 513 (tardes)

    [email protected]

    VI CIRCUITO DE CARRERASPEDESTRES PROVINCIA DE

    SEGOVIA.

    Este circuito de carreras pedestrescelebrar su sexta edicin, con lassiguientes carreras:

    Carrera Popular La Via del Ajo Muoveros 7 de Marzo

    II Carralagunas Cantalejo 17 deAbril

    IV Carrera Popular Subida a SanCebrin Memorial Ciriaco Vaca Fuen-tepelayo 12 de Junio

    V Carrera del Esquileo Torreca-balleros - 21 de Agosto.

    VII Carrera Popular La Senda delos Frailes Seblcor - 11 de Septiembre

    Carrera por la Caada SorianoOccidental - Otero de Herreros - 26 deSeptiembre

    VI Carrera Natural por las Caadasde Palazuelos - Palazuelos de Eresma -24 de Octubre

    Estas pruebas ofrecen a todos loscorredores unos parajes incomparables,

    que podrn disfrutar corriendo por el Par-que Natural de las Hoces del Ro Duratnen Seblcor, el trazado de la CaadaReal Soriana Occidental y sus ramales asu paso por Torrecaballeros, Palazuelosde Eresma y Otero de Herreros.

    Reglamento y condiciones de par-ticipacin:

    1. El circuito de carreras pedestreprovincia de Segovia se desarrolla por

    AMIGOS DEL CONVENTO DE LA HOZ - N 13

  • 19

    Si quieres colaborar en nuestra revista, remtenos artculos, reflexiones, fotografas, ancdotas a:

    Asociacin Amigos del Convento de la Hoz Plaza de la Iglesia n 1 - Centro Sociocultural 1 planta

    40380 Seblcor. Segovia - Fax: 921 521 016

    e-mail: [email protected]

    w w w. s e b u l c o r. c o m

    AYUNTAMIENTODE

    SEBULCOR

    terrenos naturales. Est organizado por

    las asociaciones, clubs y ayuntamientos

    de cada una de las carreras y patrocina-

    do por Caja de Segovia.

    2. El circuito est formado por siete

    carreras y la participacin en cada una de

    las pruebas es independiente, debiendo

    formalizar una inscripcin por carrera.

    3. Cada carrera establecer el lmi-

    te de participantes y categoras.

    4. Los participantes debern aten-

    der los consejos e indicaciones de la

    organizacin.

    5. Todo corredor deber respetar el

    itinerario marcado por la organizacin.

    As como, respetar el entorno por dondediscurre la carrera.

    6. El hecho de ponerse el dorsalimplica la aceptacin del presente regla-mento y el de cada uno de las pruebas enparticular.

    7. PREMIOS: Se premiar conmaterial deportivo a todos aquellos quecompleten 5 de las 7 pruebas.

    8. El acto de cierre del circuito ten-dr lugar en noviembre donde se harentrega de diploma y material deportivo atodos los par ticipantes que hayan com-pletado 5 de las pruebas del circuito (msadelante se informar de la fecha y lugardel acto).

    AMIGOS DEL CONVENTO DE LA HOZ - N 13