Reflexi³n y resonancia: variaciones sobre Eco y Narciso en la D©lie

  • View
    216

  • Download
    1

Embed Size (px)

Text of Reflexi³n y resonancia: variaciones sobre Eco y Narciso en la D©lie

  • 45

    Ref lexin y resonancia: variaciones sobre Eco y Narciso en la Dlie de Scve1Fernando Prez Villaln

    Homicidas sus faccionesel mortal cambio ejercitan:voces, que alternan los ojos;rayos, que el labio fulmina.

    Quin podr vivir segurosi su hermosura divina con los ojos y las vocesduplicadas armas vibra?

    Sor Juana Ins de la Cruz, Letra para cantar

    el conocimiento llega en f lashes. El texto es el trueno que sigue despus.

    Walter Benjamin, El libro de los pasajes (convoluto N)

    El inters en los emblemas, esa combinacin de imgenes y palabras que tanto fascinara al Renacimiento, pareciera en un principio una pasin arqueolgica y anacrnica, a pesar de los numerosos estudios acadmicos que se le han dedicado despus de la aparicin del notable trabajo de Mario Praz en Studies in Seventeenth Century Imagery.2 Sin embargo, cualquiera que los mire con detenimiento podr darse cuenta de que los temas que los emblemas tocan y, sobre todo, su manera de abordarlos, se encuentran muy cerca de preguntas actuales acerca de la relacin entre la imagen y el lenguaje verbal, la imagen y la percepcin, el sentido y los sentidos. Como lo prueba la indignacin ocasionada no hace mucho en ciertas regiones por la conjuncin de texto verbal e imagen en una serie de caricaturas del profeta, no nos hemos vuelto inmunes a la capacidad de la conjuncin de lectura y figura para afectarnos, transformar nuestras pasiones y alterar nuestra percepcin. Miramos imgenes, ellas parecen mirarnos de vuelta, nos hablan mientras las desciframos de un modo parecido al que tus ojos ahora ejercitan al pasar por estas lneas. Es este conjunto de contradicciones, complejos acoples, contrastes y compensaciones el que me interesa explorar a partir de un ejemplo concreto.

    El libro Dlie, object de plus haulte vertu de Maurice Scve, publicado por primera vez en Lyon en 1544, tal vez sea un buen lugar para llevar a cabo esta exploracin de

    1 Este ensayo forma parte de un proyecto ms extenso, titulado El ojo y la oreja, una serie de tentativas de comprender a la poesa (y el lenguaje verbal en general) en sus relaciones con la msica y la pintura, y los campos de percepcin correspondientes, la audicin y la mirada. Una primera versin de este texto fue presentada en Fractured Ref lections: The Breaking Point Between Text/Image, coloquio de estudiantes de postgrado del departamento de francs de la Universidad de NYU (febrero 24-25 del 2006). Quisiera dejar constancia aqu de mi agradecimiento al profesor Michel Beaujour, quien me inici en la lectura de Scve en su seminario de poesa francesa del siglo XVI e incentiv con crticas atentas mis primeros ensayos de interpretacin de algunos de los poemas aqu comentados.

    2 Praz, Mario. Studies in Seventeenth Century Imagery. Roma, Edizioni di storia e letteratura, 1974-75.

  • 46

    las relaciones entre palabra e imagen (acstica y visual): la obra est compuesta de 449 dizains (poemas de diez versos de diez slabas cada uno), agrupados en cincuenta secciones cuyo inicio est marcado por la introduccin de grabados que se relacionan de manera a menudo conf lictiva y problemtica con los temas del grupo de dizains que los rodean. Cada uno de los grabados (exceptuando el primero, un retrato del autor acompaado de sus iniciales) est compuesto por una imagen, un marco y una leyenda, esta ltima a menudo un proverbio, con frecuencia citado literalmente o parafraseado en el primero de los poemas del grupo siguiente. Ha habido discusin entre los especialistas acerca de si se trata propiamente de emblemas o ms bien de divisas amorosas, pero dado que la discusin en detalle de esas distinciones no es lo que me interesa elucidar aqu, me referir a ellos como emblemas, entendiendo la palabra en un sentido amplio.

    Pese a que la puesta en boga de los emblemas durante los siglos diecisis y dieci-siete tiene mucho que ver con la fascinacin por una nocin falsa de los jeroglficos egipcios entendidos como lenguaje universalmente transparente,3 los emblemas de Scve dramatizan ms a menudo el conf licto y divorcio, el punto de ruptura entre el lenguaje y la imagen, entre la presentacin verbal y visual de una idea, que su armoniosa convergencia. Este enfoque conf lictivo no puede ser ms apropiado para un libro que presenta con notable intensidad los conf lictos internos que el deseo de un objeto inalcanzable causa en el poeta, en una exacerbacin de los aspectos ms tensos y dra-mticos de la tradicin petrarquista, pero sin la resolucin narrativa que el Canzoniere propone como salida del laberinto amoroso (la muerte de Laura y la conversin del poeta a un cristianismo en que el amor por Dios, Cristo y la virgen subsume y borra su pecaminoso amor humano, del que el poeta se arrepiente retrospectivamente desde el inicio del libro, construido entonces como una confesin agustiniana). Por otra parte, la inclusin de imgenes visuales que interactan ambiguamente con su texto adjunto, as como con los poemas que las siguen y preceden, subraya la preocupacin de los poemas por los temas de la visin, el deseo, la subjetividad y el lenguaje en sus problemticas relaciones. Esta preocupacin por lo visual es evidente desde el primer dizain del libro, cuya palabra inicial es El Ojo [LOeil]:

    L Oeil trop ardent en mes jeunes erreursGirouettoit, mal cault, limpourveue:Voicy ( paour dagreables terreurs)Mon Basilisque avec sa poingnant veuePerant Corps, Cur, et Raison despourveue,Vint penetrer en lAme de mon Ame. []4

    3 Los jeroglf icos egipcios, no descifrados an, eran imaginados falsamente como un lenguaje en el que no haba una brecha entre discurso y figura (en trminos de Lyotard), un lenguaje en el que se signif icaba por medio de imgenes perceptibles inmediatamente por su semejanza con lo represen-tado y no por medio de una convencin. Es la misma fantasa semntica que Kircher proyectara ms tarde sobre los ideogramas chinos y que luego hara alucinar a Ezra Pound la posibilidad de comprenderlos slo mirndolos intensamente.

    4 Propongo siempre a pie de pgina una traduccin literal en prosa: El Ojo demasiado ardiente de mis jvenes errores giraba como una veleta, incauto, de improviso he aqu (oh espanto de agradables terrores), mi Basilisco con su aguda vista que atraviesa Cuerpo, Corazn, y Razn despojada, y penetr hasta el Alma de mi Alma. El Basilisco es un animal legendario, una serpiente cuya mirada mataba, y que en el Renacimiento era identificado a menudo con el demonio. La referencia a los juveniles errores es, por supuesto, una alusin al inicio del Canzoniere de Petrarca (in sul mio primo giovenile errore); vale la pena sealar que en vez de condenar el amor que narra el libro como un error (lo que hace Petrarca), Scve rechaza sus amores anteriores a la pasin por Dlie como errores. Cito segn la edicin de la Dlie de Grard Defaux (Droz: Geneva, 2004), a cuyas notas le debo cualquier apariencia de erudicin

  • 47

    La escena presentada en estas lneas se despliega segn un patrn reconocible, frecuente en la lrica petrarquista (el innamoramento causado por la visin inicial, deslumbrante, de la amada) y proveniente de los autores del dolce stil nuovo (es-pecialmente Dante y Cavalcanti). La concepcin del amor operando a travs de los ojos, penetrando a travs de ellos al corazn y de ah a la razn, tiene que ver con la recepcin medieval de las teoras platnicas y aristotlicas de la visin, como mos-tr brillantemente Giorgio Agamben en su Estancias. En esta tradicin, la imagen de la amada, que entr a travs de los ojos (conducida por los spiritelli damore en Cavalcanti), es la fuente del desequilibrio que aqueja al amante. Scve se apoya a menudo en esta tradicin, y hace del ojo el centro de una serie de movimientos heliotrpicos, tropos construidos alrededor de la luminosidad del sol, fatalmente deslumbrante, a la que se comparan la mirada y la belleza de la amada, cuya ausencia es por lo tanto una noche oscura.5 En Scve, sin embargo, esta retrica heliocntrica es complicada por la inclusin de numerosos motivos lunares que hacen competir la claridad de su dama con tonos ms nocturnos que a veces evocan el muy posterior soleil noir de la mlancolie nervaliano (y el tema mismo de la melancola asociado a esta red de imgenes nocturnas no est tampoco ausente de la Dlie). Numerosos libros han ya explorado esta tensa relacin de la Dlie con la tradicin petrarquista en el tratamiento del tema visual.6 Lo que me interesa mostrar aqu es que, aunque el ojo est indudablemente al centro de su exploracin del amor y el deseo, hay otras zonas menos centrales, pero no menos importantes, de su presentacin del amor, ligadas a los mbitos de la voz y del odo, la boca y la oreja; ms cercanas a la nocin de resonancia que a la de ref lejo o, en trminos del mito que tan a menudo se invoca en relacin con el amor por una imagen, ms cercanas a Eco que a Narciso.

    En un libro tan obsesivamente preocupado, en trminos temticos y formales, con los peligrosos poderes de la vista, no es sorprendente que uno de los emblemas sea la figura de Narciso, un tema favorito de los escritores de cfrasis desde la antige-dad (Filstrato es el ejemplo ms conocido), ilustradores de los relatos medievales elaborados a partir de Ovidio (la fuente ms frecuente del mito en los escritores me-dievales, renacentistas y barrocos), as como de los creadores de emblemas y divisas como Ripa y Alciato.7 El significado moral del mito en la representacin que de l proponen estos ltimos es tpicamente la condena de la vanidad, el amor excesivo de s mismo (la philautia). Sin embargo, yo propondra que la repetida fascinacin con este mito tiene que ver tambin con el hecho de que este relato, en el contraste entre Eco y Narciso, tematiza la contraposicin entre el lenguaje verbal y la imagen, al mismo tiempo que figura las complejas operaciones que ocurren cuando se mira una imagen. Podra decirse que cualquiera que mira a Narciso, fascinado al reconocerse en l,