Reflexi³n eurovegas

  • View
    214

  • Download
    0

Embed Size (px)

DESCRIPTION

Reflexión de la HOAC de Getafe (Madrid) sobre la construcción del complejo Eurovegas en la Comunidad de Madrid y sus repercusiones en el mundo obrero

Text of Reflexi³n eurovegas

  • El objetivo exclusivo del

    beneficio, cuando es obtenido

    mal y sin el bien comn como fin

    ltimo, corre el riesgo de destruir

    riqueza y crear pobreza

    (Benedicto XVI, Caritas in veritate, 21).

  • 2

  • 3

    Eurovegas: Es primero el dinero que el bien comn?

    HOAC de la Dicesis de Getafe

    El objetivo exclusivo del beneficio, cuando es obtenido mal y

    sin el bien comn como fin ltimo, corre el riesgo de destruir riqueza

    y crear pobreza (Benedicto XVI, Caritas in veritate, 21).

    La Hermandad Obrera de Accin Catlica (HOAC) de la

    Dicesis de Getafe queremos ofrecer al conjunto de nuestra Iglesia y

    de nuestra sociedad, en particular a los trabajadores y trabajadoras,

    nuestra reflexin a propsito de la pretensin de construir en terrenos

    del municipio de Alcorcn el gran complejo de juego, ocio y

    convenciones, conocido como Eurovegas.

    Lo hacemos como movimiento eclesial de trabajadores y

    trabajadoras cristianos, humildemente y sin pretender estar en

    posesin de la verdad pero convencidos de lo que decimos,

    profundamente preocupados por la enorme crisis moral, social y

    humana que sufrimos. Mirando la realidad que vivimos y las

    decisiones polticas adoptadas en torno a Eurovegas desde la

    propuesta de vida del Evangelio de Jesucristo y desde los criterios que

    nos ofrece la Doctrina Social de la Iglesia para construir una vida

    social ms humana, nos parece que proyectos de este tipo no son lo

    que necesita nuestra sociedad.

    Quienes defienden el proyecto de Eurovegas, incluidos

    responsables polticos, utilizan

    prcticamente como nico argumento

    para hacerlo el hecho de la gran

    inversin econmica que supone, la

    importancia que esto tiene en una

    situacin como la que padecemos

    porque har circular mucho dinero, y

    el empleo que puede crear una

    inversin como est. Pensamos que este es un mal planteamiento y

    que es necesario considerar otras muchas cosas. Nos parece un mal

  • 4

    planteamiento sobre todo porque, precisamente, de la crisis econmica

    que nos ha conducido al actual desastre social y humano, en

    particular al sufrimiento de tantas familias trabajadoras empobrecidas,

    deberamos aprender algo que es muy importante: la bsqueda del

    dinero a costa de lo que sea, tan caracterstica de nuestro modelo de

    crecimiento econmico anterior a la crisis, es lo que nos ha

    conducido a la actual situacin. Porque la bsqueda del

    enriquecimiento a toda costa es un profundo mal moral que es

    destructivo para las personas y para la sociedad. Por eso hemos

    recordado al principio de esta reflexin una valoracin del Papa

    Benedicto XVI, en Caritas in veritate, a propsito de la crisis

    econmica: El objetivo exclusivo del beneficio, cuando es obtenido

    mal y sin el bien comn como fin ltimo, corre el riesgo de destruir

    riqueza y crear pobreza. No es eso lo que nos ha ocurrido? No

    queremos aprender nada de lo que nos ha ocurrido? Un proyecto

    como el de Eurovegas nos parece que es reincidir en el mismo

    error.

    Nuestra opinin sobre Eurovegas se fundamenta, ms en

    concreto, en tres aspectos que nos parece necesario reflexionar con

    detenimiento:

    1.- No toda actividad econmica es buena ni deseable socialmente.

    La economa necesita orientarse desde una tica favorable a la

    dignidad humana y al bien comn.

    2.- Hay actividades econmicas que son especialmente cuestionables,

    porque tienen efectos y consecuencias que son contrarias a la dignidad

    humana y, por ello, son un mal para la sociedad, no un bien.

    3.- La forma en que se crea empleo debe respetar, siempre y en toda

    circunstancia, la dignidad de la persona trabajadora.

  • 5

    Sabemos que algunos dirn que esto es impropio de una

    reflexin y de una valoracin de un caso como ste, porque, segn

    ellos, la economa funciona de otra manera y no desde principios

    ticos y humanos como estos. Creemos que no es as. Y por no

    reconocer lo que la economa realmente es, las cosas nos van como

    nos van: la economa es una actividad humana y precisamente

    porque es humana, debe ser articulada e institucionalizada

    ticamente, la economa tiene necesidad de la tica para su

    correcto funcionamiento, no de una tica cualquiera, sino de una

    tica amiga de la persona (Caritas in veritate, 36 y 45).

    Vamos a considerar, pues, cada uno de los tres aspectos que

    hemos sealado.

    1.- La economa debe orientarse a responder a las necesidades

    humanas

    Un principio fundamental que plantea con insistencia la Doctrina

    Social de la Iglesia es que la economa debe orientarse a responder a

    las necesidades humanas. Y, consecuentemente, que los beneficios

    econmicos son legtimos cuando se obtienen cuando se obtienen

    respondiendo al bien comn que reclama dedicar los recursos sociales

    (privados y pblicos) a cubrir las necesidades humanas, en primer

    lugar las necesidades bsicas de todas las personas.

    Cuando se orienta en ese sentido, la actividad econmica es un

    bien para las personas y para la sociedad. Cuando no lo hace se

    convierte en un problema para la afirmacin, el respeto y la

    promocin de la dignidad humana, y para la construccin de una

    sociedad humana. Porque la economa no es un fin en si misma, sino

    un instrumento.

  • 6

    Lo que justifica y da sentido humano a la economa es responder

    a las necesidades humanas, no el enriquecimiento. Por eso, no

    cualquier actividad econmica, por muy rentable que sea, es buena

    para la sociedad. El negocio por el negocio y el crecimiento por el

    crecimiento, regidos slo por el principio del mximo beneficio, y en

    el que se considera que el progreso social es consecuencia de ese

    buscar enriquecerse, son en realidad destructivos para la sociedad. La

    economa debe someterse a fines humanos y sociales, orientada por

    una tica del bien comn, que es lo que permite que est al servicio de

    que las personas puedan vivir de acuerdo a su dignidad.

    Orientar la economa en ese sentido es responsabilidad de todos

    y del conjunto de la sociedad. La responsabilidad del Estado es

    garantizar que, respetando la libre iniciativa econmica, se prime esa

    orientacin de la economa, impidiendo adems que la bsqueda del

    propio enriquecimiento dae el bien comn, en particular que queden

    sin atender las necesidades de los ms dbiles y vulnerables.

    La Doctrina Social de la Iglesia es muy clara al respecto.

    Veamos algunos ejemplos que nos parece pueden ayudarnos a

    reflexionar:

    La finalidad de la economa no es el mero incremento de los

    productos, ni el beneficio, ni el poder, sino el servicio del hombre, del

    hombre integral, teniendo en cuenta sus necesidades materiales y sus

    exigencias intelectuales, morales, espirituales y religiosas (Concilio

    Vaticano II, Gaudium et spes, 64).

    La actividad econmica y el progreso material deben ponerse

    al servicio del hombre y de la sociedad () La economa es til a este

    fin cuando no traiciona su funcin de instrumento para el crecimiento

    integral del hombre y de las sociedades, la calidad humana de la

    vida (Compendio de la Doctrina Social de la Iglesia, 326).

    La empresa debe caracterizarse por la capacidad de servir al

    bien comn de la sociedad mediante la produccin de bienes y

    servicios tiles (Compendio, 338).

    La actividad econmica no puede resolver todos los problemas

    sociales ampliando sin ms la lgica mercantil. Debe estar ordenada

  • 7

    a la consecucin del bien comn, que es responsabilidad sobre todo

    de la comunidad poltica (Benedicto XVI, Caritas in veritate, 36).

    Nos parece que es ms que evidente que Eurovegas no

    responde a ninguna necesidad social. Los casinos de juego no

    responden a ninguna necesidad social. Ms bien son un negocio de

    alta rentabilidad que no tienen sentido humano alguno. Son una

    actividad econmica que no responde en

    absoluto a lo que debe ser una orientacin

    humana de la economa. Es bien triste que

    administraciones pblicas apuesten por

    inversiones y por un modelo de

    crecimiento econmico que con

    frecuencia se distancia de las

    necesidades sociales. Creemos que estn

    faltando a su responsabilidad, que es

    orientar los recursos privados y dedicar los

    recursos pblicos a actividades que tengan realmente utilidad social y

    puedan generar empleos en condiciones dignas. Este tipo de

    inversiones representan apostar por un futuro carente de un tejido

    productivo de bienes y servicios sostenible y til socialmente.

    2.- Hay actividades econmicas que deben ser controladas

    estrictamente, porque generan o extienden importantes problemas

    sociales

    Una actividad como

    Eurovegas no slo es que no

    responda a necesidades sociales y

    que no tenga utilidad social

    alguna. Es que, adems, es un tipo

    de actividad que puede generar y

    extender importantes problemas

    sociales. Comenzando por la

    extensin de las ludopatas, la

    adiccin al juego, muy

    preocupante en nuestra sociedad y

    que es destructiva para la vida de

    personas y familias. Por eso, los

  • 8

    juegos de azar y los grandes complejos de juego deberan estar muy

    estrictame