PROYECTO OEA – AGENCIA INTERAMERICANA PARA LA

  • View
    221

  • Download
    5

Embed Size (px)

Text of PROYECTO OEA – AGENCIA INTERAMERICANA PARA LA

  • 1

    PROYECTO OEA AGENCIA INTERAMERICANA PARA LA COOPERACIN Y EL DESARROLLO (AICD)

    Las nuevas tecnologas y la educacin inclusiva a la capacitacin y actualizacin docente en la bsqueda de una educacin de calidad

    Indice

    I- Marco Referencial

    II- Estrategias de trabajo para la inclusin educativa

    - Programas y proyectos de educacin inclusiva y atencin a la diversidad

    III- Atencin a las necesidades educativas especiales derivadas de una

    discapacidad a- Situacin actual de la atencin a la discapacidad b-La poblacin en edad escolar con discapacidad y la educacin c- Inclusin educativa y discapacidad d- La propuesta del Ministerio de Educacin, Ciencia y Tecnologa para la Educacin Especial

    IV- Marco Jurdico

  • 2

    I- Marco Referencial Las prolongadas crisis que afectaron a nuestro pas han repercutido sobre la situacin de millones de argentinos. Muchos han visto deteriorarse sus condiciones de vida y muchos otros han sido condenados a integrar la ancha franja de la pobreza. Esta situacin favorece las desigualdades en el plano cultural y en la integracin ciudadana, obstaculizando la perspectiva del desarrollo nacional y la posibilidad de imaginar juntos un mejor futuro para nuestro pueblo. Las investigaciones realizadas por el PNUD 20051 - ponen de manifiesto que hoy existe una oportunidad de desarrollo, no slo de crecimiento econmico, que si bien es fundamental es insuficiente para promover el desarrollo humano, sino de participacin activa de los ciudadanos. Tambin corroboran que a pesar de los obstculos, se puede avanzar en una estrategia en clave de articulacin territorial e inclusin social. Si bien la ausencia de proyecto de futuro ha incidido en una creciente falta de inters instrumental respecto al conocimiento, la idea de la escuela como medio de ascenso social est an presente en los sectores populares. Tenti Fanfani seala: La existencia de esta ambiciosa estructura de aspiraciones en una poblacin que est situada en los escalones ms bajos de la estructura social del pas es indicativa del nivel de arraigo de una vieja creencia en el valor de la educacin como mecanismo de ascenso social. Ni las dificultades efectivas que encuentran los jvenes en su escolarizacin, ni los crecientes desajustes entre los ttulos y pospuestos de trabajo han hecho mella en la popularidad que tiene la educacin2 A modo de ejemplo, situndonos en el colectivo de jvenes de recursos medios, encontramos que casi un 62 % alcanz la educacin superior. El 8 % ya est graduado. El 39 % est todava estudiando en la universidad, un 8 %est cursando estudios terciarios. El 7 % todava est cursando estudios secundarios. Un 9 % est tomando algn otro tipo de curso o seminario. Slo el 34 % no est teniendo ningn tipo de educacin formal o informal en este momento. 3 La poblacin ms desfavorecida encuentra en la escuela un lugar de posibilidades para sus hijos. Ampliar estas posibilidades exige fortalecer y repensar la escuela, las prcticas pedaggicas y las responsabilidades pblicas. Es tambin una oportunidad de recreacin de expectativas y nuevos compromisos polticos: darles a los chicos -no importa cmo vengan- la posibilidad de la palabra, la inclusin en la transmisin cultural y en la relacin entre las generaciones, es darles un lugar como iguales en esta sociedad, es confiar en que algo mejor tendr lugar, y que ese algo mejor tambin tiene que ver con acceder a los mundos que acerca la escuela. Por eso creemos que hay que volver a afirmar a la igualdad como punto de partida de la educacin, y no solo como punto de llegada. No se trata de dejar la cuestin de la igualdad para cuando las hambres ms urgentes o los dolores ms fuertes no estn; es ahora cuando resulta necesario afirmarla y construirla en esa afirmacin.4

    1 Informe PNUD Desarrollo Humano en la Argentina 2005 2 Juventud y educacin escolar en la Argentina, PNUD Mimeo. 3 Fuente: PNUD/Pisos 2004 4 Revista el Monitor N 1 2005. Ministerio de Educacin, Ciencia y Tecnologa

  • 3

    Ante este panorama, compartimos los siguientes principios que para estructurar una estrategia de lucha contra las desigualdades educativas propone Tenti Fanfani5: a) La escuela sola no puede. Es obvio que si no se dan ciertas condiciones de igualdad y justicia social (crecimiento econmico con insercin laboral, redistribucin de la riqueza, ingreso bsico para todos, etc.), la escuela no puede cumplir con su misin especfica. En este sentido, la poltica educativa debe articularse en una poltica general de desarrollo para la integracin social. b) Sin la escuela no se puede. Hay contribuciones que solo la escuela puede hacer para construir una sociedad ms justa y democrtica, y estas cosas tienen que ver con el desarrollo de conocimientos y actitudes bsicas, tanto para entender y juzgar el mundo en que vivimos como para transformarlo a travs del trabajo socialmente productivo. Para ello es preciso recurrir a toda la voluntad y a todo el conocimiento, a todos los valores que distinguen la tradicin republicana e igualitaria de la escuela pblica argentina. c) En ltima instancia, la construccin de una escuela mejor para una sociedad ms justa es una cuestin de ciudadana; en otros trminos, es algo que excede el campo estrecho de la pedagoga y la poltica educativa. Es una cuestin de poltica con maysculas y sin adjetivos. Una poltica educativa nacional llevada a cabo en forma concertada entre el Estado nacional y los Estados provinciales, implica asumir conjuntamente la responsabilidad de atender las necesidades de aquellos sectores sociales que se encuentran en situacin de vulnerabilidad. La concrecin de polticas y acciones que apuntalen la construccin de la justicia social comporta una poltica de inclusin y de ejercicio de derechos, entre ellos, el derecho a educarse. En esta direccin, la Ley de Financiamiento Educativo sancionada este ao, abre un nuevo horizonte.

    A principios del ao 2003, el financiamiento educativo era el ms bajo de toda la historia argentina (3,6% del PBI). Hoy es mayor al 4% y la Ley de financiamiento educativo que prev llevarlo al 6% en 2010 colocar a la Argentina por encima del promedio europeo de 5,1%.

    La Ley prev garantizar, entre otras metas, los diez aos de educacin obligatoria para todos los nios, nias y jvenes argentinos. Tambin asegurar un piso mnimo del 30% de la poblacin escolar, especialmente de los sectores ms pobres, en un sistema de doble escolaridad. (Actualmente, slo alrededor del 5% de la matrcula estatal del nivel EGB asiste a establecimientos de jornada completa.)

    Otro punto importante consiste en expandir la incorporacin de las tecnologas de la informacin y de la comunicacin en un nmero creciente de establecimientos. En los ltimos aos se han equipado ms de 3000 establecimientos, apenas el comienzo del total de escuelas a equipar . 5 Tenti Fanfani. Revista El Monitor N 1 2005. Ministerio de Educacin, Ciencia y Tecnologa

  • 4

    En cuanto a los jvenes no escolarizados que, por su edad, deberan estar transitando el nivel medio/polimodal se plantea avanzar en la universalizacin de dicho nivel logrando su ingreso o reincorporacin para que finalicen sus estudios. Los datos muestran que tres cuartas partes de la poblacin en edad de asistir a la escuela media se encuentra escolarizada, quedando fuera del sistema alrededor del 25 % de jvenes.

    Si bien el 97 % de la poblacin adulta (15 aos y ms) est alfabetizada, la Ley tambin hace foco en la erradicacin del analfabetismo en todo el territorio nacional.

    Otros puntos de la ley se refieren a la recomposicin salarial docente; a universalizar la enseanza de una segunda lengua; a la modernizacin de las escuelas tcnicas y a garantizar la apropiacin de los Ncleos de Aprendizajes Prioritarios NAP - por el 100% de los alumnos de Educacin General Bsica.

    En los ltimos aos y a partir de la Ley Federal de Educacin, se ampliaron significativamente los ndices de cobertura del sistema educativo. La cobertura en s misma no es sinnimo de inclusin educativa. Podemos hablar de inclusin educativa cuando el ingreso, permanencia y egreso en los distintos ciclos y niveles , garantiza el acceso a saberes que permiten la construccin de ciudadana, la comprensin del mundo contemporneo y el enriquecimiento de las posibilidades de insercin al mundo del trabajo.

    En este sentido, los Ncleos de Aprendizajes Prioritarios6

    , permitirn establecer una plataforma comn de conocimientos para las escuelas urbanas y rurales en el Nivel Inicial y EGB en todo el pas

    Se trata de garantizar la enseanza de saberes que se consideran prioritarios porque todos los ni@s tienen derecho a que se les ensee de modo equivalente. Ello exige, para los docentes y las escuelas, un amplio marco de reflexin sobre el qu y cmo se ensea, recuperando los mejores saberes del oficio docente. Desde el Estado, implica asumir la creacin de condiciones pedaggicas para que esto tenga lugar, avanzando en el sentido de responder a los problemas de la inclusin escolar, que no son nicamente los problemas vinculados al acceso.

    El establecimiento de los NAP conlleva el desafo de establecer una lectura en profundidad de las prcticas escolares y de enseanza como clave de las polticas que enmarcan su definicin.

    Para tal fin, este Ministerio ha desarrollado una serie de materiales especialmente elaborados para los docentes y los alumnos del Nivel Inicial y para cada uno de los aos del Primer y Segundo Ciclos, que sern acompaados por propuestas concretas para establecer un puente entre las necesidades y el compromiso de las familias y la responsabilidad del Estado.

    Esta accin est estrechamente relacionada con la idea de crear culturas inclusivas, de acuerdo al ndice de inclusin de Booth y Ainsco

Recommended

View more >