Politica Salvaje

  • View
    35

  • Download
    1

Embed Size (px)

DESCRIPTION

política salvaje

Text of Politica Salvaje

  • Poltica Salvaje

    Luis Tapia

    La Paz, Bolivia2008

  • Muela del Diablo Editores Comuna Consejo Latinoamericano de Ciencias Sociales

    Poltica SalvajeLuis Tapia Mealla

    Secretario Ejecutivo: Emir Sader

    Secretario Ejecutivo Adjunto: Pablo Gentili

    rea de Difusin y Produccin Editorial de CLACSO

    Coordinador: Jorge Fraga

    Programa de Co-ediciones

    Coordinador: Horacio Tarcus

    Asistencia Editorial: Lucas Sablich

    CLACSO cuenta con el apoyo de la Agencia Sueca

    de Desarrollo Internacional (ASDI)

    CLACSOConsejo Latinoamericano de Ciencias Sociales-Conselho Latino-americano de Cincias SociaisAv. Callao 875 | piso 3 | C1023AAB Ciudad de Buenos Aires | ArgentinaTel [54 11] 4811 6588 | Fax [54 11] 4812 8459 | e-mail | web

    MUELA DEL DIABLO EDITORES

    Tel/Fax: 2770702 Casilla 2354 La Paz Bolivia

    mueladeldiabloeditores@hotmail.com

    Concepto Grfico de Coleccin: Sergio Vega

    Correccin estilo: Patricia Montes

    D.L. 4-1-1711-08

    ISBN: 978-99905-40-51-2

    ImprentaWa-Gui Tel/Fax: 2204517

    Impreso en Bolivia

  • Prlogo 7

    Nota Introductoria 9

    Una deconstruccin punk de la razn poltica neoliberal 11

    El movimiento de la parte maldita 25

    Movimientos sociales, movimientos societales ylos no lugares de la poltica 53

    Estructuras de rebelin 69

    Subsuelo poltico 85

    Poltica salvaje 111

    5

    ndice

  • a Raquel

  • Prlogo

    Cuando un texto es pensado en dilogo con episodios de la vida de unasociedad que se reinventa a s misma desde los lugares menos frecuen-tados de su historia, su reedicin no slo implica poner nuevamente encirculacin sus ideas, sino que nos invita a desandar lo avanzado parahabitar de otro modo el presente.

    La coleccin de ensayos que Luis ha seleccionado para esta reedi-cin tiene, adems, otra cualidad: la de producir, en conjunto, un intere-sante y necesario cuerpo terico para pensar las formas de la polticafuera de los lugares institucionales y ms all del Estado.

    Me pregunto: por qu urge pensar ahora esta dimensin de lapoltica? Justo cuandoparte de los sujetos, formas y espacios que pusieronen crisis un tipo de institucionalidad estatal la ocupan. Y la lectura deltexto me acerca a pensar que es precisamente por ello que es necesariohacerlo.

    Hoy vivimos otro de esosmomentos en los que la realidad se pueblaa s misma en toda su complejidad y no es posible aprehenderla desdeexplicaciones simplificadoras. Queda intentar devolverle a esta complejarealidad, en palabras o en ideas, lo que nos produce cuando nos atraviesay nos interpela de manera irrebatible. El libro nos ofrece esta necesariacomplejidad.

    Despus de 20 aos de hegemona neoliberal, de un pensamientoque necesitaba maquillar la realidad en espejismos de igualdad paradespolitizarla, donde la simplificacin produjo igualdades aparentes,emerge la accin colectiva y la realidad se habita de nuevo a s mismadesde la pluralidad antes esquivada. Es decir, permite pensarla ms allde lo construido como inevitable e incuestionable. Es ah desde dondehablan los ensayos de este libro.

    El neoliberalismo no slo crea realidades aparentes, tambincrea nuevos iguales en inferioridad, reorganizando de manera confusalas desigualdades ya existentes. As hoy, desde una parte del Estado, laocupada por el gobierno central, susurran nuevas voces, no del todo

    7

  • audibles, si no se traducen en palabras de la hasta ahora voz dominante.Y en otros lugares de esta misma estructura estatal, los de los espaciosdepartamentales y los sujetos que tradicionalmente ocuparon elpoder, se oyen viejas voces barnizadas de nuevas intencionesdemocratizadoras.

    En este contexto, parece fundamental descifrar, distinguir y dife-renciar los lugares desde donde se quiere significar la palabra demo-cracia. Es en esta tarea en la que est, desde mi punto de vista, el prin-cipal aporte de este texto. Mientras algunos escriben para defenderuna supuesta institucionalidad democrtica, en nombre de una esta-bilidad que se acomoda a sus fines individuales y de clase, Luis nosofrece nuevamente una aproximacin terica en la que pensar lademocracia es una tarea compleja y necesaria.

    El texto tambin se aleja de versiones innecesariamente simpli-ficadoras, segn las cuales la sola presencia de nuevos actores en elEstado lo transformara de hecho. Lejos de ello, el texto nos invita atransitar el subsuelo poltico no para hacerlo superficie, institucionali-zando lo que de l ha emergido en momentos de intensa accin colec-tiva, sino desde la Poltica Salvaje. Esa Poltica Salvaje que no es para elautor fundadora de formas sustitutas, sino que la define como unadesorganizacin creativa y creadora.

    El texto ofrece otra novedad, la incorporacin de un ensayo teri-co indito titulado Estructuras de rebelin, cuyo contenido es funda-mental para pensar las configuraciones del conflicto en el pas demane-ra articulada a las estructuras de rebelin. Esta propuesta terica abre laposibilidad de asumir problemas centrales, como elmodo de hacer fren-te a la fragmentacin liberal, de pensar el cogobierno entre trabajadoreso de pensar cmo frenar a la recomposicin del dominio colonial y neo-liberal. Desde su lectura se desliza, para m, la idea de que descolonizarsupone mantener vivas las estructuras de rebelin, asumiendo el carc-ter contingente del propio Estado e inventado de manera creativa lasformas que posibiliten la latencia de las mismas.

    Dunia MokraniLa Paz, julio de 2008

    Poltica salvaje

    8

  • Nota introductoria

    En Bolivia nunca se ha logrado la concentracin de la poltica en un solotipo de espacio y de instituciones. Se han organizado varias formas demonopolio de la poltica, que han existido rodeadas de otros espacios yformas de vida poltica, unas de raz comunal y otras producto de laconfiguracin de lo nacional-popular, que es un conjunto histrico deformas de constitucin, articulacin y fusin de sujetos polticos enprocesos de construccin de una cosa pblica comn frente a las exclu-siones y desarticulaciones del estado y sus gobiernos oligrquicos.

    Estamos viviendo un tiempo en el que el estado y los partidos hansido nuevamente desbordados por otras formas polticas activadas porsujetos que los han puesto en crisis. Este conjunto de escritos ensayauna articulacin de conceptualizacin de estas formas, espacios y suje-tos que se constituyen y mueven por fuera y ms all del estado, aunquetambin lo atraviesan y algunos quedan atrapados en sus relaciones.

    Casi todos estos escritos fueron parte de los libros colectivos deComuna, que son intervenciones terico-polticas en la coyuntura.Algunos contenan una parte de propuesta terica y otra parte de ensa-yo de explicacin e interpretacin de los procesos polticos. En los tex-tos en los que la elaboracin conceptual est muy imbricada en el an-lisis del proceso histrico, como en El movimiento de la parte maldita,he mantenido el texto como tal. En los que haba una separacin entreuna previa presentacin de la propuesta de conceptualizacin y el an-lisis del proceso y la coyuntura, he separado la primera parte que seincluye en este libro, dejando de lado la segunda, ya que necesita de unaconstante actualizacin. La intencin de este libro es reeditar las pro-puestas tericas con la esperanza de que puedan servir para pensarotros momentos polticos.

    9

  • El ensayo que abre este reciclaje y ensamblaje de ensayos es Unadeconstruccin punk de la razn poltica neoliberal, que formaba partede un libro anterior, Turbulencia de fin de siglo, y est acompaado porun texto nuevo: Estructuras de rebelin. Considero que estos textosson complementarios; fueron elaborados sucesivamente en el periodode ascenso de lasmovilizaciones que cuestionaron el neoliberalismo y elneocolonialismo. Son una forma de conciencia, entre otras que se hangenerado en estos aos de ejercicio de libertad poltica.

    Poltica salvaje

    10

  • Una deconstruccin punkde la razn poltica neoliberal

    I. Ruido y disonancia

    Ante la redefinicin y reorganizacin del orden econmico y polticoque restaura jerarquas, concentra riqueza y poder, y reduce la raznhumana al dogma de los individuos racionales y egostas, y que en suconjunto quiere disciplinarlos con creencias y estructuras que hacenque trabajemos para otros, es saludable y vital para la indisciplina inte-lectual, moral y poltica el articular un ruido disonante, antiautoritarioy antieconmico en el espacio de las celebraciones y monotona neo-liberal.

    Ante la reduccin de la vida, habra que ensayar la destruccin delas estrategias y formas de disciplinamiento y pertenencia a las formasdel poder del capital contemporneo. Un paso en tal destruccin podraser una deconstruccin de sus supuestos y fundamentos intelectuales,atacar analticamente su naturalidad y mostrar la contingencia de suexistencia histrica, la artificialidad de sus construcciones, as comotambin la de esta crtica que se articula para hacerlo.

    Vivimos una poca en la que en una situacin de acelerado y com-plejo desarrollo de los medios de comunicacin y su expansin en elmundo hace que las sociedades estn cada vez ms intercomunicadas einformadas sobre la diversidad de las historias e instituciones sociales,pero a la vez estas redes son el soporte de una interpretacin simplista ysimplificadora de la heterognea sustancia social.

    Se expanden y complejizan las redes de informacin, pero la sn-tesis predominante que circula en esas redes y articula la interpretacinpoltico-cultural es una razn reductiva que tiende a usar todos los frag-mentos de historias y estructuras sociales que circulan en esas redes deinformacin como ejemplo a favor de una antropologa y un modeloeconmico y poltico naturalizado.

    11

  • Los discursos liberal y neoliberal se presentan como la mejormanera de pensar y abord