ÓSMOSIS CULTURAL Y MUTACIÓN ÉTNICA: ITALO ?· I. K. HASSIOTIS «Los italo-griegos e italo-albaneses…

  • View
    216

  • Download
    0

Embed Size (px)

Transcript

  • SMOSIS CULTURAL Y MUTACIN TNICA:LOS ITALO-GRIEGOS E ITALO-ALBANESES DE LA

    ITALIA MERIDIONAL

    RESUMEN: La mayora de las colonias griegas de Italia meridional y Sicilia sur-gieron de los emigrantes procedentes de Grecia. Desde finales del s. XVII y, sobretodo, en el s. XVIII, en la mayora de estas comunidades originariamente helenfo-nas o bilinges grecohablantes y albanoparlantes el empleo del dialecto arvanitadel albans, hablado por entonces en algunas regiones griegas, comenz a predomi-nar sobre el griego moderno. El autor atribuye este cambio tnico a la rpida inte-gracin de los grecoparlantes en el entorno italiano y su correspondiente latinizacin.Por el contrario, los albanoparlantes conservaron con tesn sus tradiciones, tantoreligiosas como culturales.

    PALABRAS-CLAVE: Dispora griega, migraciones albanesas, arvanites-arbresh,Italia meridional, smosis cultural, mutacin tnica.

    ABSTRACT: The majority of the Greek-orthodox colonies of Southern Italy andSicily rised from emigrants from Greece. Since late seventeenth and in particular theeighteenth century, in most of these initially Grecophone or bilingual comunities(Hellenophone and Albanophone) the usage of the Albanian idiom of Arvanitika (atthe time spoken in some Greek regions) started dynamically to preponderate overModern Greek. The author ascribes this ethnic transmutation to the acceleratedintegration of the Grecophones into the Italian environment, and their subsequentlatinization. In contrast, the Albanophones preserved with obstinacy their religiousand cultural traditions.

    KEYWORDS: Greek diaspora, Albanian migrations, Arvanites-arbresh, South-ern Italy, cultural osmosis, ethnic transmutation.

    Los ncleos griegos de la Italia meridional pueden clasificarse en tres categoras:la primera y ms conocida comprende aqullos que los lingistas consideran ltimosvestigios grecohablantes de las colonizaciones griegas arcaicas de la Magna Grecia.

    197 Erytheia 28 (2007) 197-215

  • Este grupo, que se distingue por el uso de un dialecto griego arcaizante, el kato-italiotik(griego-italiano meridional), se encuentra hoy en da reducido a dos enclaves, uno enApulia, en la regin denominada Greca Salentina (entre Lecce, Gallipoli y Otranto),con 9 pueblos y unos 35.000 habitantes (quienes, en vsperas de la II Guerra Mundialtodava hablaban o, al menos, entendan el grecnico), y otro en Calabria (Calabriagrecnica), en la provincia de Bovesia, localizada en el Aspromonte (en el extremo deReggio Calabria), con otros tantos pueblos y 5.000 habitantes (que hablaban o, almenos, entendan el griko). Segn las estimaciones ms optimistas, los habitantes ac-tuales de ambas regiones no sobrepasan la cifra total de 12.0001.

    La segunda categora comprende a los emigrantes y fugitivos greco-ortodoxos quese desplazaron a la Pennsula Itlica procedentes del sur de los Balcanes en diferentesoleadas desde principios del siglo XV hasta finales del XVIII y, espordicamente, du-rante las primeras dcadas del siglo XIX. Una parte de ellos se instal en ncleos ur-banos y puertos, bien del centro y del norte y de Italia esencialmente en Ancona,Liorna, Venecia y Trieste, bien del sur, sobre todo en Npoles, Mesina y Palermo2. Entodo caso, la mayor parte de cuantos se dirigieron al sur de la pennsula fue encaminadaa villas y pueblos de zonas rurales que haban quedado desolados debido principalmentea catstrofes naturales: al gran terremoto de 1456, uno de los mayores en la historia deItalia, as como a las epidemias posteriores3. Su emplazamiento en las tierras de cultivoy baronas tena, adems, como objetivo la consolidacin del poder central (angevino,aragons, espaol o borbnico) frente a los indisciplinados barones locales4. Este grupo

    I. K. HASSIOTIS Los italo-griegos e italo-albaneses de la Italia meridional

    Erytheia 28 (2007) 197-215 198

    1 La bibliografa (de carcter filolgico y etnogrfico principalmente) es amplia y con posturas en-frentadas en cuanto a la procedencia de las comunidades grecohablantes (arcaica, bizantina o neogriega);vid. la introduccin y la bibliografa del primer tomo (pp. xiv-xx y 33-38) del voluminoso diccionario deAnastasios KARANASTASIS, , 4 vols.,: , 1984-1992; cf. Olga PROFILI, / The Greeklanguage in Southern Italy, en: / Dialect Enclaves of theGreek Language, ed. A.-F. CHRISTIDIS ET AL., : - , 1999, pp. 31-37 (en gr.) y 107-112 (en ingls). Vid. tambin Filippo VIOLI, La grecit calabrese:origini e storia, Bova: Apodiafazzi, 1997, y su coleccin de textos La storia e la letteratura greca di Ca-labria. Autori e testi, Reggio Calabria: Rexodes Magna Grecia, 2001.

    2 M. I. MANOUSSACAS, O I (B, N,, T) K (1453) , en: Proceedingsof the First International Congress on the Hellenic Diaspora, ed. John M. FOSSEY, vol. 2, Amsterdam: J.C. Gieben Publ., 1991, pp. 1-12; cf. Heleni PORFYRIOU, La diaspora greca in Italia dopo la caduta di Co-stantinopoli, Venecia: Istituto Veneto di Scienze Lettere ed Arti, 2002.

    3 Pietro Pompilio RODOT, Dellorigine, progresso, e stato presente del rito greco in Italia, osser-vato dai greci, monaci basiliani, e albanesi, vol. 3, Roma: G. G. Salomoni, 1763 (reimpr. Cosenza 1986),p. 49ss. En relacin con el citado terremoto vid. la obra de Bruno FIGLIUOLO, Il terremoto del 1456, 2vols., Altavilla Silentina: Edizioni Studi Storici Meridionali, 1988-1989.

    4 Para fomentar dichos asentamientos los soberanos aragoneses y espaoles otorgaron diversas ven-tajas y privilegios fiscales a los jefes de determinadas familias de militares griegos y albaneses; pruebas de

  • estaba constituido por individuos procedentes de diferentes zonas del Oriente greco-or-todoxo: empez a formarse durante las primeras dcadas del siglo XV por la emigracinmasiva de poblacin esencialmente albanesa que constituy el sustrato principal de delos albanohablantes de la Pennsula Itlica5. A partir de la segunda mitad de ese mismosiglo comenzaron los desplazamientos de emigrantes y fugitivos greco-ortodoxos haciala Italia meridional provenientes de pases griegos: del Epiro (norte y sur), del Hepta-neso y del Peloponeso, as como de Creta, las islas del Egeo y Chipre6.

    Por ltimo, a un tercer grupo pertenecen los emigrantes de la dispora griega con-tempornea que, tras la creacin del Estado helnico, eligieron como lugar de su asen-tamiento provisional o definitivo los centros urbanos italianos donde han permanecidodesde la segunda mitad del siglo XIX hasta nuestros das. En la misma categora se in-cluyen asimismo los miles de estudiantes griegos que han venido invadiendo las uni-versidades italianas desde finales de la dcada de 19507.

    Sin duda existi relacin de comunicacin entre los tres grupos, pero por lo generalparece que fue menor de la esperada. En el primero, el ms antiguo, los testimonios lin-gsticos revelan una notable influencia del griego medieval medio y tardo y slo algu-nos elementos primordialmente lxicos de los aos posteriores. Partiendo de estasinfluencias, bastantes estudiosos italianos han sostenido que los grecohablantes actualesde Apulia y Calabria no constituyen una continuacin de las colonizaciones arcaicasgriegas, sino que se trata de pervivencias de movimientos migratorios del periodo bizan-tino que se vieron engrosados demogrficamente por emigrantes de los primeros siglosdel periodo de dominacin otomana. Sin embargo, tras las investigaciones que el lin-gista y dialectlogo alemn Gerhard Rohlfs (1892-1986) llev a cabo en la Italia me-ridional en 1927, mediante las cuales descubri en el grecnico pervivencias del antiguodialecto dorio, estas posturas se debilitaron8. Por ltimo, el tercer grupo, constituido por

    I. K. HASSIOTIS Los italo-griegos e italo-albaneses de la Italia meridional

    199 Erytheia 28 (2007) 197-215

    ello encontramos en RODOT, op. cit., pp. 52-53; Spiridon P. LAMBROS, , , NE 8 (1911) 380-382, 384-390, 397-400(sin comentarios), y la coleccin de Jess Ernesto MARTNEZ FERRANDO, Privilegios otorgados por el em-perador Carlos V en el Reino de Npoles (Sicilia aquende el Faro), Barcelona: CSIC, 1943, pp. vii-xxiii,31, 35, 36, 52. Cf. Benedetto CROCE, Storia del Regno di Napoli, Bari: Laterza, 19656, pp. 104-109.

    5 RODOT, op. cit., pp. 49-53. Cf. Antonio Primaldo COCO, Casali albanesi nel Tarentino. Studio sto-rico critico, con documenti inediti, Grottaferrata 1921 (reimpr. de la revista Roma e lOriente), pp. 71-72.

    6 La variada procedencia geogrfica de los emigrados queda manifiesta en la formacin de la co-munidad de Npoles: . . HASSIOTIS, Sullorganizzazione, incorporazione sociale e ideologia politica deiGreci a Napoli (dal XV alla met del XIX sec.), 20 ( 1981) 411-452 [versin castellana en Erytheia 10.1 (1989) 73-112].

    7 Cf. . K. HASSIOTIS, , :, 1993, pp. 142-146.

    8 Para una rientacin general, vid. S. G. KAPSOMENOS, Le insule di lingua greca nellItalia me-ridionale dal punto di vista storico-linguistic, en: La Magna Grecia Bizantina e tradizione classica. Attidel decimosettimo Convegno di studi sulla Magna Grecia, Npoles: Arte tipografica, 1978, pp. 289-302.

  • individuos pertenecientes a la dispora griega contempornea, no parece haber afectadosensiblemente a la poblacin greco-ortodoxa de los sustratos anteriores sino de maneraeventual y solamente en algunos ncleos urbanos del sur de Italia. Adems, este ltimogrupo se caracteriza por las continuas repatriaciones y por el carcter provisional de susasentamientos en comparacin con la historia secular de las otras dos categoras9.

    De las tres categoras que hemos mencionado, nos ocuparemos aqu solamente delas dos primeras y, especialmente, de la segunda, la constituida por emigrantes y fugi-tivos greco-ortodoxos que se desplazaron entre los siglos XV y XVIII. La razn denuestra eleccin radica en la singularidad que presenta su evolucin histrica, tantodesde la perspectiva de su constitucin tnica, demogrfica y social orig