Click here to load reader

NSTITUTO POLITÉCNICO ACIONAL

  • View
    0

  • Download
    0

Embed Size (px)

Text of NSTITUTO POLITÉCNICO ACIONAL

ESTUDIOS SOBRE MEDIO AMBIENTE Y DESARROLLO
MAESTRÍA EN CIENCIAS EN ESTUDIOS AMBIENTALES Y DE LA SUSTENTABILIDAD
PERCEPCIÓN SOCIAL DEL MEDIO AMBIENTE Y EL CRECIMIENTO URBANO
EN SAN CRISTÓBAL DE LAS CASAS, CHIAPAS.
ESTUDIO ENTRE JÓVENES UNIVERSITARIOS
MAESTRO EN CIENCIAS EN
PRESENTA:
DIRECCIÓN DE TESIS:
CIUDAD DE MÉXICO, 2015
AGRADECIMIENTOS
Al Instituto Politécnico Nacional y al Consejo Nacional de Ciencia y Tecnología por el
apoyo académico, técnico y económico,
A la escuela de Gestión y Autodesarrollo Indígena, la Facultad de Ciencias Sociales
y la Facultad de Derecho de la Universidad Autónoma de Chiapas por las
facilidades otorgadas para el desarrollo del proyecto,
A la Universidad Intercultural de Chiapas, campus San Cristóbal de Las Casas por
las facilidades otorgadas para el desarrollo del proyecto,
A los jóvenes universitarios que participaron y brindaron su apoyo durante el
trabajo de campo,
A la Dra. María Elena Serrano Flores, Directora de Tesis por su apoyo, confianza y
motivación,
Al Comité Tutorial por su apoyo y dedicación,
A todos y todas por el esfuerzo realizado y apoyo otorgado para el desarrollo de
esta investigación…
pág. 5
DEDICATORIA
A mi familia, mamá, papá, abuela y hermano; por el apoyo y confianza que me han
brindado siempre y que fueron la motivación para cumplir con esta etapa.
Para ustedes que siempre han creído en nosotros, sus hijos, y nos han motivado
para ser siempre mejores.
pág. 6
INTRODUCCIÓN ......................................................................................................................... 10
SAN CRISTÓBAL DE LAS CASAS: DATOS GENERALES DEL SITIO DE ESTUDIO ......................................................................................................................................................... 12
Geografía, Biodiversidad y Cultura ...................................................................................12
IMPORTANCIA DE LOS ESTUDIOS DE PERCEPCIÓN SOCIAL FRENTE A LOS
PROBLEMAS AMBIENTALES ................................................................................................. 20
Estudios de Percepción, Ejemplos en México y el Mundo .........................................20
Percepción Social del Entorno desde la Perspectiva de las Nuevas Generaciones
.....................................................................................................................................................25
La Construcción Social de la Realidad .............................................................................37
La construcción social del medio ambiente y los problemas ambientales ............49
MÉTODO DE INVESTIGACIÓN .............................................................................................. 55
RESULTADOS Y DISCUSIÓN ................................................................................................. 60
Nociones y Construcción Social de San Cristóbal de Las Casas .............................64
Percepción Social del Crecimiento Urbano y las Modificaciones Territoriales en
San Cristóbal de Las Casas .................................................................................................72
Percepción Social de Problemas Ambientales y Sociales de San Cristóbal de Las
Casas ..........................................................................................................................................82
Resumen del Capítulo .........................................................................................................106
pág. 8
RESUMEN
La ciudad de San Cristóbal de Las Casas (SCLC) se encuentra actualmente en un
proceso de transformación territorial afectando su entorno físico y social. Dicho
fenómeno se encuentra fuertemente relacionado a uno de los movimientos
sociales de mayor auge en el territorio mexicano; la detonación del Movimiento
Zapatista de Liberación Nacional marcó, entre otras cosas, la inserción de nuevas
dinámicas sociales y económicas que le permitieron dotarse de nuevos
significados. Así, mientras que nuevos sistemas ideológicos son continuamente
construidos en torno a la ciudad, otra serie de efectos adversos se hacen
presentes para sus habitantes, sin embargo, estos fenómenos como los daños
sobre el ecosistema, los problemas sociales y las modificaciones culturales,
parecen no atraer la atención pública; antes bien parecen ser concebidos como
hechos inherentes al proceso de urbanización y modernización, procesos que se
suponen alejados del control social.
Considerando este contexto, y tomando como referencia el enfoque teórico de la
Construcción Social de la Realidad, se realizó un estudio exploratorio, de corte
cualitativo, mediante la aplicación y análisis de 40 entrevistas semiestructuradas,
para conocer el modo en el que un grupo de jóvenes estudiantes pertenecientes a
dos universidades públicas de la ciudad de SCLC, se relacionan en su vida
cotidiana con estos fenómenos, cómo los caracterizan, les asignan distintos
grados de importancia, y las vías a través de las cuales han optado por responder
a éstos.
Los resultados logran demostrar la permanencia de discursos hegemónicos
conservacionistas o naturalistas que poco han permitido la comprensión de los
fenómenos ambientales y sociales desde una perspectiva crítica por los
estudiantes, priorizando así a los problemas de la naturaleza y el entorno físico
para su solución. Esta característica ha favorecido, en la mayoría de los casos, el
ejercicio de acciones colectivas mecanicistas que no logran trastocar la dimensión
social de los fenómenos del entorno de la ciudad reduciendo la posibilidad y las
opciones de participación de los estudiantes.
Por otra parte, son pocos aquellos los casos en los que, a través de procesos
reflexivos y experiencias individuales o colectivas el resto de fenómenos logran
colocarse como situaciones de mayor interés entre algunos estudiantes apoyando
la creación de otras rutas de participación.
Palabras clave: Percepción social, Construcción social de la realidad, Crecimiento
urbano, Modificaciones territoriales, Problemas socio-ambientales.
pág. 9
ABSTRACT
The city of San Cristóbal de Las Casas (SCLC) is currently in a process of
territorial transformation that affects its physical and social environment, a
phenomenon closely related to one of the most important social movements in the
Mexican territory: the social explosion of the Zapatista National Liberation
Movement (EZLN in its Spanish acronym). This socio-political event marked,
among other things, the inclusion of new social and economic dynamics that
allowed the city to acquire new significance. Thus while new ideological systems
are continuously built around the city, a number of side effects are affecting its
inhabitants. However, phenomena such as damage to the ecosystem, social
problems and cultural changes, seem to attract zero public attention; rather they
appear to be considered as inherent in the process of urbanization and
modernization facts, unrelated to social control.
In this context, and according to the theoretical approach of the Social
Construction of Reality, an exploratory study of qualitative nature was performed
by application and analysis of 40 semi-structured interviews in order to
determine the way in which a group of young students belonging to two public
universities in the city of SCLC relate to these phenomena on a daily basis, also,
these interviews show how the students characterize the problems they were
asked about, how students assigned different levels of importance to these
phenomena, and the ways in which they chose to respond to them.
The obtained results demonstrate that the permanence of conservationists and
naturalists hegemonic discourses obstruct students understanding of
environmental and social phenomena from a critical perspective, resulting in
giving priority to the problems of nature and the physical environment for
resolution. This feature has favored, in most cases, a mechanistic exercise of
collective action that fails to consider the social dimension of the environmental
problems of the city reducing the potential and options for student participation.
Moreover, there are few cases in which through reflexive processes and individual
or collective experiences other situations get more attention among students
supporting creation of other ways of participation.
Keywords: Social perception, Social construction of reality, Urban sprawl, Land
change, Socio-environmental problems.
INTRODUCCIÓN
El municipio de San Cristóbal de Las Casas (SCLC), se encuentra ubicado en el
Estado de Chiapas en una de las zonas del país más ricas en diversidad biológica
y cultural. Su capital, con el mismo nombre, está rodeada de montañas, bosques
y cuerpos de agua que enmarcan a su vez su arquitectura colonial, sus
tradiciones, riqueza gastronómica, vestimentas típicas y uno de los puntos de
convergencia turística quizá más importantes de México (H. Ayuntamiento del
Municipio de San Cristóbal de Las Casas, 2014).
Sin embargo, su belleza enriquecida además por la representación de 12 de los
64 pueblos indígenas presentes en el país (Gobierno del Estado de Chiapas,
2013), se encuentra amenazada por los constantes cambios demográficos y
procesos de crecimiento urbano acompañados de efectos ambientales y sociales.
Como resultado de tales modificaciones territoriales se logra identificar con
facilidad otros fenómenos como el aumento en la demanda de sus recursos, entre
ellos el agua, energía o espacios habitables, aumento en la generación de
residuos sólidos urbanos y contaminación de suelo, aire o agua, además de una
alta competencia social cuando alguno de estos recursos es escaso. Esta
característica común en las grandes urbes, ha generado un debate centrado en la
naturaleza física de las causas y consecuencias del fenómeno y sobretodo en la
búsqueda de soluciones, la mayoría de ellas, de carácter tecnológico.
Bajo esta lógica de pensamiento ha quedado soslayado el estudio de las
relaciones que se establecen entre la sociedad con su territorio; de los problemas
existentes y la percepción que los ciudadanos construyen del entorno físico,
social y cultural en el cual viven y se reproducen biológica, social y
culturalmente. Percepción que como varios autores sostienen (Lezama, 2004;
Lazos y Paré, 2000; entre otros), tiene una importancia crucial tanto para la
promoción de la participación social en la atención a estos problemas, como para
su consideración en el diseño y aplicación de políticas públicas de carácter
ambiental.
La ciudad de San Cristóbal de Las Casas se encuentra ante una dinámica socio-
económica y política que ha modificado sustancialmente el paisaje físico y su
concepción cultural, albergando ahora una infraestructura propia de los centros
urbanos con un consecuente y progresivo deterioro ambiental y una importante
modificación cultural.
Si bien múltiples interrogantes pueden surgir acerca del deterioro ambiental y los
efectos socioculturales, además de sus implicaciones en la toma de acciones
como respuesta a los resultados adversos; para esta investigación y ante la
velocidad con la que se ha modificado el territorio de San Cristóbal de Las Casas,
pág. 11
nos ha interesado preguntarnos acerca de la percepción social que se ha
construido acerca de esta dinámica de crecimiento urbano y sus consecuencias
ambientales.
Dichos estudios de las percepciones sociales del deterioro ambiental, aunque se
han llevado a cabo desde diferentes enfoques –ver estudio de la SGAPC, CIS,
2011 y los eco barómetros europeos por ejemplo-, gran parte de ellos han sido
abordados desde la perspectiva de los estudios de opinión que, sin demeritar la
calidad e importancia de la información que arrojan, no profundizan en el plano
de la subjetividad individual o colectiva y poco nos dicen sobre la forma en que se
van construyendo ideológica o culturalmente las relaciones entre la sociedad y su
entorno.
Por ello en este trabajo se aborda el estudio de la percepción social del medio
ambiente en la ciudad de San Cristóbal de las Casas, de sus modificaciones
territoriales y sociales derivadas del proceso de urbanización, desde el enfoque de
la Construcción Social de la Realidad que, a decir de varios autores, y como se
verá posteriormente, permite identificar, describir y comprender algunos
mecanismos, principalmente de carácter ideológico o cultural, que intervienen en
la manera en que el ser humano entiende y valora su entorno físico o social, por
lo tanto, la manera en que interactúa con éste.
pág. 12
GENERALES DEL SITIO DE ESTUDIO
Geografía, Biodiversidad y Cultura
El territorio de San Cristóbal de Las Casas se encuentra ubicado al sureste
mexicano entre las coordenadas geográficas 16º 46` hasta 16º 35` latitud norte y
desde 92º 26` hasta 92º 43`longitud oeste en la zona conocida como Los Altos de
Chiapas. Colinda al norte con los municipios de San Juan Chamula y Huixtán, al
este con Tenejapa y Teopisca, al sur con Teopisca y San Lucas y al oeste con San
Lucas y Zinacantán (Gobierno del Estado de Chiapas, 2014).
La fisiografía de la región es conocida como Altiplanicie Central o Altiplano
Central, con una topografía montañosa y grandes formaciones de valles de origen
kárstico (según el tipo de relieve), llamados uvales o poljes. Las rocas de origen
volcánico se presentan de manera aislada mientras que los volcanes Tzontehuitz
y Huitepec corresponden a los rasgos topográficos más elevados (H.
Ayuntamiento del Municipio de San Cristóbal de Las Casas, 2014).
Ubicado en la región hidrológica Grijalva-Usumacinta, en este territorio nos
encontramos con una variedad importante de corrientes fluviales como las de los
ríos Amarillo, Fogótico y San Felipe, además de algunos arroyos y lagunas
destacando la laguna de Chapultepec y de Cochi, así como varios humedales
como el María Eugenia, que provee el 70% del agua potable y mismo que se
encuentra dentro de la zona urbana de San Cristóbal de Las Casas, característica
que le confiere algunos efectos adversos al ser un humedal sometido a constante
presión por las dinámicas urbanas (H. Ayuntamiento del Municipio de San
Cristóbal de Las Casas, 2014).
En relación con su vegetación, el territorio integra bosques de conífera y bosques
de encino predominando el tipo pino-encino, coleto, jabnal, madrón, laurel,
manos de dragón, pinabete, manzanita, manzano, cantulan, alcanfor, cushpebul,
cerezo, chale, chirimoya, chilca, ciprés, romerillo, roble, sabino, camarón,
cupapé, cepillo, huizache, guaje, ishcanal, mezquite y nanche.
El territorio cuenta aproximadamente con 368 especies de fauna entre
mamíferos, aves y reptiles como: venados (Odocoileus virginianus), zorrillos
(Conepatus leuconotus), pecaríes (Pecarí tajacu), nauyacas (Bothriechis sp), iguana
verde (Iguana iguana), iguana negra (Ptenosaura pectinata), mochuelo rayado
(Ciccaba virgata), chachalaca olivácea (Ortalis polycephala), urraca copetona
(Calocitta formosa) entre muchas más; además de un pez de agua dulce conocido
como popoyote (Profundulus hildebrandi), especie endémica del municipio y en
pág. 13
peligro de extinción (Comisión Nacional para el Conocimiento y Uso de la
Biodiversidad, 2013).
San Cristóbal de Las Casas cuenta con una superficie de 2,972.31 hectáreas de
área natural protegida, que corresponde al 7.47% de su territorio, entre ellas se
encuentran: Reserva privada Cerro Huitepec, Conservación ecológica Los
Alcanfores, Conservación ecológica Rancho Nuevo, el Humedal María Eugenia, el
Humedal Kisst y la Reserva biótica Gertrude Duby (H. Ayuntamiento del
Municipio de San Cristóbal de Las Casas, 2014). Respecto al uso del suelo, como
se puede observar en la tabla 1 el bosque ocupa el mayor porcentaje, seguido de
las actividades agrícolas y la superficie dedicada a pastizales.
Además de las riquezas naturales que rodean y forman parte del municipio, se
considera a SCLC como una de las reliquias arquitectónico-urbanas del Estado
en donde predominan los edificios religiosos, gubernamentales o habitacionales
en una combinación de estilos Barroco, Gótico, Mudéjar, Plateresco, Neoclásico y
la herencia de elementos indígenas predominantemente tzotziles. Una imagen
urbana muy atractiva se conserva en los tradicionales techos de teja roja, patios
floridos y fachadas de las inmensas casonas que resaltan su belleza virreinal en
calles angostas y adoquinadas que recuerdan al siglo XVIII.
El patrimonio inmaterial también se hace presente en la ciudad. Una historia
colonial y un pasado ancestral indígena se manifiestan en la preservación de
costumbres en una ciudad cosmopolita que celebra con fiestas patronales en los
más de 50 barrios que componen la ciudad.
A su riqueza arquitectónica se suma un aspecto de trascendencia social, humana
y cultural: la identidad indígena prevaleciente en el estado de Chiapas y en el
municipio de San Cristóbal de Las Casas que no solo se identifica como uno de
los mayores atractivos turísticos a nivel internacional, sino que forma parte
esencial de su historia. La herencia maya ha perpetuado y aún se observa
gracias a la permanencia de grupos. Parte de su contribución se manifiesta en la
variedad gastronómica y manufactura artesanal con bordados, faldas, sarapes,
sacos, trabajos en lana, chalecos, hierro forjado, artesanía en ámbar, alfarería,
barro, entre otras. Acompañados de los procesos de comercialización y la
Tabla 1: Usos de suelo en el territorio de San Cristóbal de Las Casas
Uso Superficie
Bosque 51.40%
Agrícola 26.2%
Pastizal 13.64%
Urbano 8.85%
pág. 14
oportunidad de observar la indumentaria e idioma de los comerciantes se
presenta a diario la oportunidad de apreciar el folclore de la entidad (H.
Ayuntamiento del Municipio de San Cristóbal de Las Casas, 2014).
Datos Demográficos.
De acuerdo con información obtenida del último censo de población y vivienda en
el año 2010 por el Instituto Nacional de Estadística Geografía e Informática, así
como estimaciones poblacionales del Consejo Nacional de Población (CONAPO) se
cuenta con la siguiente información:
En el año 2010, el municipio de San Cristóbal de Las Casas registró una
población total de 185,917 habitantes, representando el 3.88% de la población
total del estado de Chiapas. En su composición demográfica por sexo predominan
las mujeres al constituir el 52.13% de la población total, mientras que la
población masculina representa el 47.8%, esto es, 100 mujeres por 91.8
hombres.
La composición demográfica por edad registra una población mayoritariamente
joven donde el 41.29% de la población de SCLC es menor de 18 años, siendo la
edad media de 22 años.
Respecto a las estimaciones realizadas por el CONAPO, se calcula que la
población total del municipio, para junio de 2015, estará cercana a los 220,000
habitantes, es decir, 18% más respecto al año 2010, mientras que para el año
2030 se espera una población aproximada de 290,000 habitantes, 56% más con
relación al último censo poblacional (gráfica 1).
1980
1990
2000
2010
2020
2030
Miles de habitantes
Gráfica 1: Estimación de Crecimiento poblacional en SCLC al año 2030
pág. 15
En la ciudad de SCLC se concentra una población total de 158,027 habitantes,
esta cantidad representa el 84.99% de la población en el municipio y el 3.29%
respecto al estado de Chiapas.
El censo de población y vivienda del 2010 identificó que la población de SCLC en
edad de trabajar representa el 71.49%. De los tres sectores económicos, el sector
terciario, que engloba todas las actividades relacionadas con el comercio y los
servicios, predomina en un 67%. San Cristóbal de Las Casas es un municipio
principalmente turístico al ser este sector la principal fuente de trabajo de la
población, además la ciudad es conisderada en el contexto regional, como uno de
los centros comerciales más importantes del estado ejemplificado por su mercado
de víveres que diariamente es visitado por comerciantes y consumidores de las
ciudades circundantes. San Cristóbal de Las Casas está considerado como el
segundo en importancia del estado de Chiapas, debido a su contribución al
Producto Interno Bruto estatal y la importancia para el sector turístico, también
funge como cabecera regional de la zona socioeconómica llamada Altos Tsotsil
Tzeltal (H. Ayuntamiento del Municipio de San Cristóbal de Las Casas, 2014).
El Consejo Nacional de Población (CONAPO, 2014) señala que San Cristóbal de
Las Casas es uno de los municipios con menor grado de marginación en el estado
y un grado de marginación medio respecto al contexto nacional.
Respecto a las características del sistema educativo, se estima que el grado
promedio de escolaridad en el municipio es de 8.3 años de estudio, superando al
promedio estatal de 6.67 años de estudio por habitante. El municipio dispone de
381 centros educativos, de los cuales 131 corresponden a preeescoalres, 164 a
primarias, 41 secundarias, 290 bachilleratos y 25 instituciones de educación
superior.
Al crecimiento demográfico natural, se suma el crecimiento social producto de la
constante migración de personas del medio rural a San Cristóbal de Las Casas,
en busca de una mejor calidad de vida para sus familias, más oportunidades de
empleo y mejores servicios (H. Ayuntamiento del Municipio de San Cristóbal de
Las Casas, 2014), así como de personas del interior de la República o extranjeras.
pág. 16
CRECIMIENTO URBANO
El crecimiento urbano en términos simples, lo podemos entender como un
fenómeno de crecimiento de la mancha urbana y el crecimiento demográfico que
lo acompaña. Desarrollo de complejos habitacionales, empleo, educación,
servicios de salud, espacios recreativos, movilización de masas provenientes de
zonas rurales en busca de mejores oportunidades, aumento en la demanda de
servicios como agua, drenaje, luz, gas, recolección de residuos sólidos, entre
otros. Dicho fenómeno no sucede de manera aislada ni independiente uno del
otro, por el contrario, cada hecho se desarrolla en relación con otro, en espacio y
tiempo específico, que repercuten a nivel local o a mayor escala con efectos
globales, y que pueden ser imperceptibles para unos o de suma relevancia para
otros (Merrifield, 2013).
No solo los problemas ambientales pueden observarse como consecuencia del
crecimiento urbano, y en algunos casos pueden ser identificadas como cuestiones
paisajísticas más que como problemas para el ser humano o la naturaleza. Por
un lado se pueden ver efectos directos sobre los ecosistemas que forman la región
limítrofe de las zonas urbanas observando áreas de deforestación, pérdida de
biodiversidad, desplazamiento de flora y fauna, fragmentación de espacios de
valor biológico o contaminación de zonas de recarga del recurso hídrico, por el
otro, la contribución en la modificación de aspectos culturales por efectos de los
fenómenos de transculturización que en ocasiones concluyen en dilución del
arraigo cultural o del sentido de pertenencia y modificaciones en las dinámicas
sociales con problemas específicos para algunos sectores de la sociedad.
Estos cambios son observados en las grandes ciudades, así como en pequeñas
zonas con tendencias a la urbanización y zonas rurales que tienen por objetivo
abastecer la demanda de las metrópolis, un evento global que de origen responde
a las necesidades sociales, que posteriormente se impone como régimen del
funcionamiento de un sistema global y que se impone incluso a las
aglomeraciones rurales (Castells, 1971).
El resultado de esta dinámica son desequilibrios territoriales en todos los
ámbitos: sociales, económicos, culturales, urbanos, ecológicos y un patrón
disperso de asentamientos humanos poco comunicados. Lo anterior, propicia la
centralización de las actividades terciarias y secundarias en la capital del
municipio, además de un sistema de ciudades altamente concentrado y un
crecimiento urbano desordenado1.
1 De acuerdo con García (2004) el fenómeno de urbanización traerá consigo cambios que modificarán
prácticamente la totalidad del paisaje, mencionando de manera general: 1) Concentración creciente de las
pág. 17
Los procesos anárquicos de crecimiento depredadores del entorno denotan la
carencia de un ordenamiento integral del territorio, por lo que de seguir con
estas tendencias a mediano y largo plazo, la precaria situación cultural, social,
ecológica, económica, educativa, urbana y de bienestar social se agudizarán
(García, 2004).
Casos en los que las modificaciones en las prácticas de producción y consumo
han sido resultado del crecimiento demográfico y la demanda de servicios y
recursos los podemos encontrar tanto en comunidades indígenas (Lazos y Paré,
2000) como en zonas donde la polítca de desarrollo ha sido implementada para
favorecer estas modifiaciones (Cano Correa, 2012), al igual que en zonas urbanas
cuyos habitantes luchan por mantener su identidad y lograr que ésta trascienda
(Portal, 2003).
La ciudad de San Cristóbal de Las Casas experimenta al igual que muchas otras
ciudades en México y el mundo una importante explosión demográfica, el
incremento de la población que deriva en aumento en la demanda de bienes y
servicios se ha convertido hoy en día en uno de los grandes retos que enfrenta
esta ciudad.
Debido a las características propias de la zona en la que se asienta la ciudad, el
crecimiento de la mancha urbana afecta cada vez con mayor fuerza el ecosistema.
Para el año 2012 quedaban pocas áreas de humedales que se han tratado de
salvaguardar. Los cerros que rodean la ciudad son ocupados por asentamientos
irregulares a consecuencia del crecimiento demográfico, el cual, además, produce
una mayor demanda de vivienda, vías de comunicación, agua, luz, servicios de
educación, salud, entre otros. El crecimiento demográfico ha sido superior a la
capacidad de atención de las necesidades sociales impactando negativamente la
calidad de vida de los habitantes (H. Ayuntamiento del Municipio de San
Cristóbal de Las Casas, 2014) .
Para dar una idea más clara del crecimiento demográfico, se puede mencionar el
incremento de 112,529 habitantes del año 1990 al año 2010, lo que representa
16 personas por día. Si consideraramos un promedio de 4 habitantes por vivienda
se requerirían 4 viviendas nuevas por día. Esto quiere decir que para el año 2030
de acuerdo a las estimaciones realizadas, se necesitaría la construcción de
21,900 viviendas en los próximos 15 años (H. Ayuntamiento del Municipio de San
Cristóbal de Las Casas, 2014).
estructuras de distribución y comercialización, a menudo con una implantación transnacional y con un
fuerte apoyo publicitario. 2) Movilidad basada en el automóvil privado. 3) Aumento de la superficie
construida con tendencia a la suburbanización. 4) Cultura de “usar y tirar” marcada por la moda, la poca
durabilidad y reparabilidad de los productos con elevada producción de residuos.
pág. 18
9
Imagen 1: Tendencia histórica de crecimiento urbano de San Cristóbal de Las Casas, obtenida de www.google.maps.com el 30 de abril del 2014.
Adaptado de Toledo Medina (2012).
El mismo proceso de crecimiento urbano en SCLC ha sido desordenado y ha
afectado las zonas de amortiguamiento ecológico, además ha propiciado los
asentamientos humanos irregulares por la falta de aplicación de políticas
públlicas basadas en un plan o programa de crecimiento urbano; visiblemente se
aprecia la aparición de zonas grises que dan una imagen de ciudad desordenada,
descuidada y rebasada en la capacidad de atención a la demanda de servicios
urbanos (H. Ayuntamiento del Municipio de San Cristóbal de Las Casas, 2014).
De acuerdo a la información del Plan de Desarrollo Municipal 2012 – 2015 de San
Cristóbal de Las Casas, no ha sido implementado un proyecto o plan de
desarrollo urbano a mediano o largo plazo, ademas del poco presupuesto con el
que ha contado el municipio y el alto nivel de crecimiento de la población han
dado como resultado la saturación de la ciudad en los últimos 40 años.
A lo largo de los últimos años se han realizado estudios sobre los problemas
sociales y ambientales que enfrenta SCLC que plantean una relación directa con
el crecimiento urbano, como ejemplo de esto encontramos algunos reportes:
La superficie forestal en algunas regiones de los Altos de Chiapas se ha
reducido casi a la mitad desde 1979, observando la reducción notoria del
bosque de encino y el aumento de las zonas urbanas a partir de 1993
(Figueroa Jáuregui, et al., 2011).
Tabla 2: Tendencia histórica
de crecimiento urbano de
pág. 19
El crecimiento urbano en los últimos 30 años ha provocado que los
humedales queden al interior de la mancha urbana. Esta situación ha
dado como consecuencia que estos ecosistemas enfrenten un proceso de
deterioro cada vez más acelerado repercutiendo directamente en la
capacidad de carga de los mantos freáticos del valle, generando escasez de
agua y una política de racionalización en el suministro de agua potable
para la ciudad (Cruz y Hernández ,2010).
Respecto al acceso a los recursos naturales en la Ciudad de San Cristóbal
De Las Casas, particularmente al recurso hídrico, se han detectado
disputas entre diferentes actores sociales al verse afectados los humedales
de montaña que han sido convertidos en fraccionamientos, tiendas
comerciales y demás infraestructura orientada a la urbanización del
espacio geográfico (Cruz, y Hernández, 2010).
El crecimiento poblacional genera una demanda de espacios aptos para los
asentamientos humanos como vivienda, infraestructura urbana, servicios
públicos, entre otros, exigiendo cambios en el uso de suelo y en incremento
de servicios resultando así también en el aumento de la generación de
residuos sólidos urbanos (Cruz, y Hernández., 2010).
En cuanto a la fauna nociva originada a partir de la disposición de basura,
se encuentran perros, ratas y moscas que se convierten en vectores de
distintas enfermedades zoonóticas o antropozoonóticas. Con respecto a la
presencia de especies de interés cinegético, migratorias, o categorizadas en
la NOM 059 SEMARNAT 2010, estas han sido desplazadas por la pérdida
de hábitats o competencia por recursos de especies invasoras (Nájera,
Vera, y Rojas, 2012).
Fauna nociva y riesgos a la salud pública por alta prevalencia de parásitos
de riesgo zoonótico (Toxocara canis, Ancylostoma caninum o Isospora canis)
por fecalismo canino en las calles de la zona urbana de SCLC (Martínez,
Gutiérrez, et al., 2008).
sobre los humedales, trae como consecuencia la desaparición de pequeños
comerciantes que deben buscar nuevas fuentes de empleo afectando la
economía local (Toledo, 2012).
Estos estudios representan solo algunos ejemplos que describen la variedad y
magnitud de los fenómenos que derivan del proceso de urbanización,
demostrando además la pertinencia y necesidad de indagar en la dimensión
social de cada uno de ellos tanto como en su dimensión física.
pág. 20
IMPORTANCIA DE LOS ESTUDIOS DE PERCEPCIÓN
SOCIAL FRENTE A LOS PROBLEMAS AMBIENTALES
Los estudios de la Percepción Social en la relación sociedad – ambiente son un
tema de gran interés y analizar la manera en que las sociedades valoran,
comprenden y se apropian del entorno lo consideramos como una de las
características de mayor impacto cuando se trata del desarrollo de estrategias de
conservación y protección del patrimonio natural o socio-cultural.
Estudios científicos en los que se ha buscado realizar una descripción de la
Percepción Social de un evento relacionado con la naturaleza o modificación del
paisaje lograron evidenciar la existencia de una gran diversidad de factores que
intervienen en la manera en que el hombre crea y moldea la percepción de su
entorno. Por esta razón, a lo largo de algunos años la ciencia se ha dado a la
tarea de investigar sobre aquellas características que influyen en la construcción
de un conocimiento específico (pudiendo ser científico, empírico o tradicional) y la
transmisión de éste entre los diversos actores que componen una sociedad.
Es así como se plantean algunas interrogantes desde el punto de vista de la
sociología que dan origen al estudio de las percepciones: ¿cómo se genera el
conocimiento?, ¿cómo se transmite?, ¿quiénes son los actores sociales que
intervienen?, ¿cuál es la relación individuo – entorno – sociedad y qué factores
sociológicos intervienen en esta relación?, ¿cómo se seleccionan socialmente los
eventos relevantes?, entre muchos cuestionamientos que dan pie a la necesidad
de comprender estas relaciones intentando comprender la misma complejidad de
la sociedad.
Estudios de Percepción, Ejemplos en México y el Mundo
Para el caso de México existen ejemplos de estudios de percepción en varias
regiones de importancia ecológica así como en zonas urbanas. Entre los más
destacados encontramos el desarrollado por Lezama (2004), quién a través del
marco teórico de la Construcción Social de la Realidad realiza un estudio de
percepciones ambientales sobre la contaminación atmosférica y la calidad del aire
en el Distrito Federal. Dicho estudio se lleva a cabo entre políticos,
representantes de organizaciones no gubernamentales, empresarios y académicos
a efecto de demostrar que existe una Construcción Social y Política diferenciada
que no es considerada en las estrategias de atención al problema de la
Contaminación Atmosférica de la Ciudad de México.
Este estudio muestra concretamente la elaboración de una Construcción
Ideológica y Política del Ambiente (CIPA) siendo a través de un proceso de
pág. 21
investigación basado en entrevistas hacia grupos específicos que desarrolla un
análisis de los factores que han servido como elementos constitutivos de las
respuestas brindadas por los participantes. En este sentido, el autor logra
desarticular la información brindada por los actores determinando así aquellos
elementos políticos, económicos, científicos o empíricos, que funcionan como
recursos ideológicos y los mecanismos por los que ciertos conocimientos han
logrado difundirse y establecerse en algunos sectores y a partir de los cuales los
participantes construyen una percepción propia sobre el problema de la
contaminación atmosférica.
Lezama (2004) demuestra que existe una construcción social del fenómeno,
misma que introduce una nueva dimensión a los problemas ambientales (en este
caso el de la contaminación atmosférica), la cual, de tomarse en cuenta podría
contribuir a un mejor entendimiento del problema, al diseño y aplicación de
políticas y programas más efectivos para su atención.
Otra destacada investigación en el ámbito de las percepciones es el desarrollado
en la Sierra de Veracruz por Elena Lazos y Luisa Paré (2000) acercándose a la
comunidad Nahua del sur de Veracruz para conocer el sentimiento de los
habitantes hacia los problemas ambientales de esa localidad. Las autoras
obtienen un estudio en el que la cosmovisión juega, entre muchos otros factores,
un papel trascendental en la manera en la que la comunidad se relaciona con el
entorno natural y la manera en la que viven los problemas ambientales.
Esta investigación realizada con un enfoque mayoritariamente antropológico se
enfoca en el papel de las instituciones tradicionales en comunidades indígenas
como reguladores del aprovechamiento de los recursos de la “madre tierra”, en
una historia entre grupos de ancianos, chaneques y el tradicional acceso abierto
a los recursos del bosque para el uso comunitario; nos brindan una descripción
de un proceso de transición del uso tradicional hacia la aplicación de políticas de
repartición de tierras, privatización, expropiación y nuevas políticas ambientales.
De este modo y desarrollando un elaborado análisis basado en los testimonios de
la población en un diverso rango de edad, se logra identificar una correlación
entre el deterioro ambiental y el debilitamiento de las instituciones comunitarias,
el sistema de valores y normas tradicionales donde la religión, la política, la
educación, las fuentes de empleo y las diferencias generacionales juegan un
importante papel.
Derivado de este último hallazgo, se plantea la necesidad de buscar alternativas
para remontar la actual crisis social y ecológica tejidas alrededor del
fortalecimiento de una organización comunitaria que impulse la participación
ciudadana en los espacios de toma de decisiones y de gestión donde la
conservación y el rescate de normas tradicionales de conducta bien podrían
pág. 22
articularse con instrumentos jurídicos de carácter nacional para definir una
nueva normatividad eficaz y que sea, sobre todo, aceptada y asumida por la
población (Lazos y Paré, 2000).
En el estado de Chiapas se han llevado a cabo algunos estudios de percepción
que centran su atención en el recurso hídrico, ejemplo de esto lo encontramos en
una investigación realizada con relación al río Fogótico. En dicho estudio se logra
conocer con la participación de diversos actores políticos, civiles, individuales y
colectivos una dimensión más profunda de los problemas sobre la calidad y
acceso al recurso hídrico y con el desarrollo de un estudio de carácter
exploratorio, el método de la entrevista y un corte cualitativo se logra identificar
variables que podrán apoyar estudios de mayor profundidad en el tema de la
relación hombre – naturaleza y servir como base en la toma de decisiones (Benez,
et al. 2010).
En este estudio llevado a cabo por Benez, et al. (2010) se aborda y se hace
evidente la complejidad existente sobre la dimensión social de un problema
ambiental, particularmente el de la contaminación del agua y su relación con
aspectos de cosmovisión y proximidad a un fenómeno. De este modo, en la
investigación se identifica que la relación social existente con el problema es poco
autocrítica y reflexiva, situación que brinda la pauta para el desarrollo de
programas educativos acordes a los aspecto sociales de los sectores
involucrados, brindando además información necesaria para el establecimiento
de indicadores de monitoreo y manejo del recurso natural a través de la
participación ciudadana
Algunos estudios de percepción como el realizado por Romero (2013) se han
acompañado de dinámicas que permiten enriquecer la visión de los sujetos de
estudio respecto al conocimiento de algún tema del medio ambiente,
pretendiendo así, mostrar las bondades de la educación ambiental. Tal es el caso
de un reciente estudio realizado en San Cristóbal de Las Casas con estudiantes
de una escuela primaria rural y una urbana, en el que se analizó el conocimiento
que exisitía por parte de los alumnos sobre las aves de la región.
Dicho estudio se dividió en dos etapas. Consistió inicialmente en la aplicación de
cuestionarios para conocer con qué tipo de información contaban los alumnos
sobre determinadas especies de aves; a través de estos cuestionarios preliminares
se analizaron temas como: interés por las aves, conocimiento de su importancia,
las problemáticas y acciones para conservar a las especies, entre otros.
La información obtenida en esta fase preliminar permitió a los investigadores
diseñar una serie de talleres especificos para cada contexto en los que se
presentaba a los alumnos de las escuelas primarias estudiadas información
pág. 23
relativa a las aves. Una vez realizado el taller, los investigadores aplicaron
nuevamente un cuestionario a través del cual se pudo evaluar el resultado de los
talleres.
En este caso, se reconoció que las percepciones sobre el objeto evaluado, las aves,
son relativas al contexto (rural o urbano) de los participantes, es decir, no existe
un conocimiento homogeneo en la identificación de causas y consecuencias de su
estado de conservación e importancia ecológica, concluyendo en la necesidad de
la elaboración de estrategias educativas específicas rompiendo con los esquemas
de homogenización de la información cuando de participación ciudadana se trata
(Romero González, 2013).
Como se puede ver, los estudios de percepción, ya sea que se desarrollen a través
de análisis a profundidad los discursos elaborados por sus participantes (enfoque
cualitativo) o a partir de estudios concretos y datos duros (cuantitativamente), se
llevan a cabo a escala global a través de diferentes perspectivas metodológicas.
Ejemplo de lo anterior lo encontramos en los estudios de opinión pública sobre
Percepción Social del Medio Ambiente llevado a cabo en Navarra, España, en el
marco de la Estrategia Navarra de Educación Ambiental a través de su encuesta
Ecobarómetro (Prado, et al. 2000).
Este estudio realizado por la Universidad Pública de Navarra, indaga sobre la
manera en la que son priorizados por parte de la población, los problemas
ambientales en relación con problemas políticos, sociales y aquellos relativos a
los países en vías de desarrollo. En tal estudio, además, se permitió que los
participantes evaluaran las condiciones ambientales de su ciudad y expresaran
las expectativas con respecto al futuro de las condiciones ambientales calificando
también las políticas ambientales y gestión de los gobiernos centrales y locales.
Este tipo de estudios, si bien no llevan a cabo un análisis a profundidad de las
subjetividades de los participantes y los factores a partir de los cuáles se han
elaborado esas opiniones, permite de manera general medir el grado de
satisfacción de la población sobre las estrategias que ha llevado a cabo el
gobierno para la mitigación de los problemas del medio ambiente y detectar
posibles áreas de oportunidad para mejorar las mismas.
Una investigación más llevada a cabo por la Universidad Nacional de Colombia
publicada en 2012, realiza un abordaje sobre la percepción de los habitantes de
la provincia de San Sebastián de Palmitas sobre las transformaciones de
dinámicas rurales y urbanas a partir de proyectos de infraestructura y planes de
intervención del territorio por parte del gobierno local, con tendencia a una
“nueva ruralidad” (Cano Correa, 2012).
pág. 24
Los temas de interés en este caso, corresponden a un estudio de percepción sobre
las modificaciones territoriales, dinámicas sociales y económicas y las
expectativas que derivan de las políticas de desarrollo. Esta investigación pone
de manifiesto a través de la experiencia de vida declarada por sus participantes,
juegos de intereses económicos, simbólicos, con diferentes formas de ocupación,
uso, apropiación y manejo del territorio y diferentes lógicas del dinamismo social,
cultural y económico local.
Un ejemplo más acerca del uso de herramientas y enfoques metodológicos tanto
cualitativos como cuantitativos para el estudio de las percepciones ambientales lo
presentan autores como Larsen, et al. (2011), en un estudio realizado en
Colorado, Estados Unidos, donde indagan el papel que juegan, tanto el
conocimiento ambiental, como los flujos de información en las negociaciones
sobre los cambios de uso del suelo en zonas rurales y urbanas. En este caso se
aplicaron técnicas etnográficas, sistemas de información geográfica, teorías sobre
el conocimiento y el análisis del marco político ambiental estatal.
Malmberg (2014), por su parte, publica en la Universidad de Colorado su tesis
sobre Influencias Sociales, Demográficas y Ambientales sobre la Percepción y
Memoria sobre Condiciones Climáticas y Cambio Climático. En este estudio se
realiza un abordaje sobre la exactitud con la que los entrevistados recuerdan las
condiciones climáticas de temporadas pasadas, la manera en que es percibido o
no el cambio climático, la posible influencia de las condiciones climáticas al
momento del desarrollo de la investigación y los impactos del cambio climático en
la ciudad.
A lo largo de su estudio el autor logra correlacionar algunas características
demográficas y sociales analizadas ante las respuestas brindadas por sus
participantes para conocer la manera en que la población actúa frente a los
eventos del cambio climático y la forma en la que la población se identifica como
parte del problema o como sujetos afectados por un problema de magnitud
global.
Como se puede observar, tanto a escala mundial como local se ha reconocido la
importancia del desarrollo de los estudios de percepción. A lo largo de estas
propuestas y de un sinfín de investigaciones realizadas con perspectivas y
objetivos distintos en áreas de la sociología, antropología, biología, geografía,
psicología, medicina y estudios ambientales, se hace evidente la necesidad de
comprender la manera en la que el ser humano y su entorno se relacionan.
pág. 25
Percepción Social del Entorno desde la Perspectiva de las Nuevas
Generaciones
procesos de urbanización, se acompañan de fenómenos sociales derivados del
arribo de nuevas dinámicas socio-económicas basadas en sistemas neoliberales,
utilitaristas y cambios tecnológicos con tendencia a la modernización que
someten a grandes presiones a los habitantes de una región. Dichos cambios que
intervienen en mayor o menor grado en los sistemas ideológicos originarios de un
territorio pueden llegar a modificar históricamente los usos y costumbres que en
algunos casos sirven de ejes normativos para la sociedad intervenida, situación
que a decir de autores como Castells (1971), Cano (2012), García (2004), Portal
(2003), entre otros; que han dedicado sus estudios a los procesos de crecimiento
urbano, deviene en la transformación social hacia una comunidad individualista
basada en la competencia por recursos, siguiendo los estatutos normativos
establecidos por los nuevos parámetros de una sociedad urbana.
Estas transformaciones, que actualmente ocurren de manera continua y
acelerada como es el caso de SCLC, inciden en la cosmovisión modificando
culturalmente la manera de observar, comprender y aprehender el entorno social
y natural generación tras generación.
Al hablar de comunidades que han modificado sus modos de vida al encontrarse
obligados a ejercer nuevos oficios, Lazos y Paré (2000) consideraron, por ejemplo,
la existencia de discursos sumamente diferenciados respecto a la percepción del
deterioro ambiental a pesar de la existencia de una base cultural compartida y un
mismo sistema de significados encontrando “percepciones culturales
heterogéneas”, siendo entre los de mayor contraste, aquellos discursos brindados
por jóvenes que no tuvieron vivencias directas con el territorio antes de ser
modificado y quienes difícilmente lograban identificar el alcance de los daños
provocados por procesos de deforestación o quienes al estar relacionados con
otras actividades productivas, asignan mayor relevancia a ciertos problemas de
carácter social o ambiental que a otros, que podrían ser aún más importantes.
Cuando este tipo de cambios aparecen a mayor escala, y una nueva cultura
urbana ha intervenido, las nuevas generaciones asimilan nuevos conocimientos
dejando de lado aquel que inicialmente fungía incluso como regulador en lo que
respecta al acceso a los recursos naturales, lo que significa una modificación
también en la manera de asimilar la cosmovisión de su comunidad y de
identificarse a sí mismos como miembros de ella, creando entonces una nueva
concepción de identidad y pertenencia.
pág. 26
Observamos entonces que dichos procesos poseen una complejidad que va más
allá de un evento que suceda en lugar y tiempo específico. Se trata de eventos
históricos determinados temporal y socialmente bajo la influencia de directrices
de carácter local a global.
La ideología del territorio se define por el sistema de ideas dominante, que se
comparte socialmente y en ocasiones se establece sobre otros sistemas de menor
fuerza. (Lezama, 2004, Demeritt, 2002). En sociedades que se encuentran en
procesos de urbanización son comúnmente observables algunas modificaciones
ideológicas permitiendo por ejemplo, que sus habitantes otorguen mayor o menor
relevancia a ciertos aspectos de su territorio, demostrándose en la valorización
diferenciada de los sitios más relevantes de una ciudad o en la modificación de
dinámicas económicas generación tras generación.
Rutas migratorias, multiculturalidad, transculturización, modernización,
mercado, políticas públicas, entre muchas otras; ejercen sus efectos en la
reconceptualización de identidades, valoración y apropiación de los procesos
culturales, del entorno social y físico (Valenzuela Arce, 2000) en algún momento
desarticulando lo urbano de lo tradicional o rural, culminando en cierto
desarraigo territorial para permitir el paso de “nuevas culturas”.
Para los habitantes los sistemas de significados se modifican, viejas y nuevas
generaciones se enfrentan a la disyuntiva entre la modernidad y lo tradicional
pero ¿a quién le corresponde conservar y proteger el sistema ideológico?
Algunos casos descritos como el de Portal (2003), demuestran la experiencia de la
pérdida o la nostalgia del pasado como evidencia de la necesidad de rescatar y
hacer permanecer la identidad de algunos barrios urbanos a través del
reconocimiento de su proceso histórico de formación. Dinámicas fomentadas por
los adultos del barrio para que las nuevas generaciones revaloricen el territorio
son descritas por el autor estudiando el caso de un barrio urbano de la Ciudad de
México donde menciona que “(…)los procesos de modernización y de crecimiento
urbano han generado transformaciones muy rápidas e intensas que provocan que
la experiencia de cambio se signifique más como una pérdida que como una
ganancia de nuevos recursos (…) pérdida en varios planos, de lo que antes se
tenía, de cómo era el entorno, de la forma en que se relacionaban las personas, de
la manera en que se vivía, de las creencias que se tenían, de la idea de seguridad,
etc.”
Esta otra manera de vivir el cambio, parece construirse en un marco de
recuerdos y un referente colectivo sustentado en aquello que define a los
habitantes como miembros de un grupo. En el estudio realizado por Portal
(2003), los habitantes optan por levantar una exposición fotográfica que
pág. 27
representa aquellos elementos que le dieron origen al barrio, como la familia, el
territorio y el trabajo con el objetivo de transmitir este conjunto de significados a
los más jóvenes “(…) mostrar, sobre todo a los jóvenes, el quiénes somos, ante el
creciente embate de la urbanización” (Portal, 2003).
En ocasiones, como lo evidencia Licona (2007), lo juvenil en la ciudad llega a ser
asociado a los lugares “de moda”, discos, bares o antros y la escuela como reflejo
de la ideología dominante de una sociedad contemporánea, sin embargo poca
evidencia existe sobre cómo los jóvenes se perciben a sí mismos dentro de su
sociedad, y la manera en la que ha sido construida su idea sobre el entorno físico
o social y su relación con él.
Un estudio presentado en la Universidad de Michigan entre estudiantes de
secundaria muestra la existencia de por lo menos tres distintas formas de
construir una opinión sobre la contaminación y los problemas ambientales,
Evert-Jan Wals (1991), menciona algunos ejemplos:
Visión individualista
En ésta, la contaminación solo es identificada cuando forma parte del entorno
del individuo, cuando puede ser percibida a través del olfato, la vista o el
tacto; mientras no sea percibida no es un riesgo para la salud. La
contaminación es percibida como un evento local dependiente de las
actividades humanas y difícilmente puede esparcirse a lugares lejanos.
Los problemas ambientales son fenómenos relacionados a las conductas
individuales y no son vistos como problemas sociales o culturales, por lo
tanto su solución se encuentra en la corrección de conductas personales.
Visión tecnócrata
La contaminación no siempre puede ser detectada por nuestros sentidos,
puede encontrarse presente sin ser percibida, puede esparcirse a lugares
lejanos por agua o aire y representa una amenaza para los humanos y otras
especies a escala global, se acumula y no desaparece por no ser percibida. La
contaminación es un resultado inevitable de la forma en que vivimos “(…) Los
estudiantes pudieron hablar de algunos problemas ambientales como: lluvia
ácida, pérdida de la capa de ozono y calentamiento global aunque con poca
especificidad para distinguir uno de otro. Mientras expresaron su argumento,
los estudiantes utilizaron palabras como hábitat, ecosistema, bióxido de
carbono, clorofluorocarbonos y biodegradación sin comprender con exactitud su
significado (…) los estudiantes consideran que los problemas ambientales
tienen un gran potencial para destruir la vida y la Tierra. La industria
simboliza algo malo como: el precio que debemos pagar para el estilo de vida
pág. 28
moderno. Con el desarrollo de nuevas tecnologías que filtren la contaminación
del agua y el aire podría ser posible tener industria y un ambiente limpio”.
En ésta, se observa que la cooperación entre la población y las alternativas
tecnológicas serán una respuesta apropiada al fenómeno, los problemas
ambientales no son vistos como problemas sociales o culturales. Sin embargo
parece existir una visión más amplia sobre el fenómeno.
Visión política
La contaminación puede ser visible o no y en escala global. La contaminación
es asociada a un problema de crecimiento demográfico. Existe un
entendimiento claro sobre los problemas como lluvia ácida, pérdida de capa
de ozono o calentamiento global. Los problemas de contaminación son
comprendidos en su contexto histórico como productos de la evolución desde
lo rural o tribal hacia una sociedad moderna, la contaminación es resultado
de la sociedad industrial que las personas han favorecido con sus acciones.
Sin embargo, los problemas ambientales son resultado de conflictos de
intereses, “(…) los estudiantes advierten una idea de “Los límites del
crecimiento” al sugerir control en la toma de las ventajas de una sociedad
moderna”. Se menciona que los intereses de la industria contradicen los
intereses ambientales y estos se convierten en problemas políticos. No se
consideran los análisis sobre el crecimiento demográfico o la distribución
inequitativa de los recursos naturales en la contaminación ambiental.
En su análisis, el autor muestra la relevancia que ha adquirido un determinado
tipo de visión respecto a las otras, siendo la Tecnócrata la de mayor prevalencia
en su universo de estudio, haciendo énfasis en la complejidad del discurso de los
estudiantes de acuerdo al tipo de visión que presentan. Así mismo, el autor
sugiere la existencia de otros discursos que podrían no haberse presentado como
aquellos críticos y reflexivos del capitalismo, algunos basados en visiones
deterministas-fatalistas que sugieren un resultado inevitable de la evolución o
como castigo divino y en algunas casos, podría presentarse una perspectiva que
no reconozca los problemas ambientales como un problema real.
Otro aspecto detectado, es que la existencia de un discurso u otro no parece estar
relacionado con la edad o el nivel de estudios. Finalmente, el autor nos menciona
que estas diferencias detectadas deberán ser consideradas en programas de
Educación Ambiental basados en lo que los estudiantes saben del tema (Evert -
Jan Wals, 1991).
Bajo esta premisa, reconociendo por ejemplo, a las escuelas como sitios de
formación crítica y reflexiva para las nuevas generaciones, es válido pensar que
dichas instituciones (al igual que muchas otras) requieren ajustes en su
contenido curricular que permita enriquecer tanto en sus docentes como en sus
pág. 29
alumnos el conocimiento existente respecto al entorno físico y social y que debe
corresponder a la realidad reflejada en sus sistemas productivo, social y
territorial. Estas circunstancias nos permiten contar con una postura
verdaderamente crítica ante el papel de las instituciones (familiares, académicas,
políticas, religiosas, entre otras) respecto a la construcción ideológica que las
nuevas generaciones elaboran acerca de su entorno y que culminan en la toma de
decisiones y acciones, sobre todo a la necesidad de hacer una identificación clara
de aquello que verdaderamente preocupa a la sociedad, aquello que conoce y el
desarrollo de estrategias educativas y de política pública acordes a la población
que además tenga por objetivo, cuando este sea el caso, la reapropiación de su
entorno social y cultural además del fortalecimiento de identidades y sentido de
pertenencia que culmine en una sociedad cohesiva ante los embates de las
sociedades contemporáneas.
pág. 30
PROBLEMA DE INVESTIGACIÓN
No obstante que de acuerdo con los estudios antes mencionados, algunos de los
problemas ambientales de San Cristóbal de Las Casas son percibidos por la
población incluso generando disputas por el uso del suelo entre diversos grupos
sociales (Toledo Medina, 2012), la acelerada situación de crecimiento urbano y
demográfico con la consecuente gravedad de la problemática ambiental generada,
plantean la interrogante acerca de algunos aspectos como: la acción de la política
pública, el papel de las organizaciónes civiles, el conocimiento generado y
difundido sobre la problemática ambiental, o el papel de la sociedad frente a estos
procesos de deterioro, quizá uno de los temas que ha sido analizado con menor
fuerza para la ciudad de San Cristóbal de Las Casas.
En este sentido, Lezama (op. cit.), nos menciona que “las condiciones para que los
problemas ambientales emerjan son generadas por la magnitud que poseen, el
daño que provocan y el potencial de alarma que generan a nivel comunitario, pero
su emergencia como objeto de reflexión y de intervención depende de su proceso de
reivindicación como demanda social […] el surgimiento de los problemas
ambientales como hechos de conciencia pasan por un proceso de valoración social
en el que la percepción del riesgo y su reconocimiento social son dimensiones más o
menos apartadas de su existencia física o del daño real o potencial que
representan”.
Aunque algunos estudios señalan el surgimiento de ciertas movilizaciones
sociales de carácter ambiental en San Cristóbal de Las Casas, éstas son muy
puntuales y específicas y son poco evidentes las estrategias públicas o acciones
colectivas de mayor envergadura que generen propuestas de atención integral,
que promueva una mayor participación de sus habitantes ni demande la
existencia de una política de desarrollo urbano ordenada y respetuosa de los
recursos naturales y culturales de la ciudad.
Por ello, el interés en esta investigación es conocer la posición que la sociedad
asume frente al deterioro ambiental de su ciudad, para lo cual, de acuerdo con el
enfoque teórico de la Construcción Social de la Realidad, se requiere en primer
lugar conocer y analizar la percepción, conocimiento e información que la
población tiene respecto del deterioro ambiental de SCLC, así como sus actitudes
y comportamientos al respecto.
Como se describió anteriormente, la elaboración de constructos sociales está
determinada por multiples factores ideológicos relacionados con la experiencia de
cada individuo y el conocimiento generado a través de su historia, incluso
elementos identitarios, de cosmovisón, conocimientos científicos o tradicionales,
lineamientos politicos y económicos; se convierten en elementos constitutivos de
pág. 31
la manera de percibir un fenómeno, por lo que privilegiar la participación
ciudadana, la investigación y el diálogo de saberes podría servir de camino
efectivo para la elaboración de políticas y mecanismos de educación.
Otro de los argumentos y quizá el de mayor fuerza para justificar el desarrollo de
esta investigación y la selección del grupo que conforma el objeto de estudio,
encuentra su fundamento en el proceso histórico en que la ciudad se ha
desarrollado considerando que el estado de Chiapas y particularmente la ciudad
de San Cristóbal de Las Casas se erigió como de los centros de movilización social
de mayor relevancia para el país en los últimos años.
La detonación del Movimiento Zapatista en el año de 1994 se convierte en un
punto clave a partir del cual el estado cobra un nuevo rumbo. El Movimiento
Zapatista cuyo objetivo fue el reconocimiento y la lucha por la garantía de los
derechos humanos de las comunidades indígenas colocándolas en la agenda
nacional como un problema de justicia social, también transformó la
conceptualización del estado y del municipio a niveles locales, nacionales e
internacionales. Con ésto, se abrieron las puertas que permitieron que el
territorio se colocará como un tema de debate cuya resonancia trastocó gran
cantidad de intereses en diversos sectores (De La Rosa Quiñones, 2010) y para
diversos fines académicos, políticos, económicos e incluso recreativos.
La mezcla de fenómenos contemporáneos al Movimiento Zapatista marcó un
nuevo rumbo de desarrollo y transformación territorial a la que se sumaron la
exigencia social por el acceso a los beneficios y servicios de la modernidad sin que
esto significara el abandono o transformaciones culturales y de identidad o que
los habitantes se vieran obligados al olvido de sus cosmovisiones.
Sin embargo aunque los movimientos sociales pueden tener origen en
argumentos concretos e idealistas, no se debe suponer la existencia esencialista
de la cultura o la cultura como una carcterística cuasi mecánica o de herencia
biológica lo que lleva a pensar en los resultados colaterales a un fenómeno social
manifestados principalmente en términos de la construcción de identidades,
cultura y cosmovisiones.
Sin profundizar a detalle en un análisis de este fenómeno social, lo que interesa
es aterrizar dicho evento en el contexto de análisis de la presente investigación.
La explosión del Movimiento Zapatista el primero de enero de 1994, podríamos
identificarlo como el punto inflexión en cuanto al inicio de transformaciones de
mayor alcance en el municipio.
En el año de 1994, es decir, se marca la separación entre la ciudad de San
Cristóbal de Las Casas fuera de la luz pública y el San Cristóbal de Las Casas de
pág. 32
fronteras abiertas a la globalización (co-incidente con la fecha de entrada en
vigencia del Tratado de Libre Comercio entre México, Estados Unidos de América
y Canadá).
Lo anterior quiere decir que, entre muchas otras características, la sociedad de
SCLC se compone por habitantes cuya forma de habitar y significar la ciudad fue
originalmente poco influenciada por factores externos al territorio, estableciendo
relaciones sociales, económicas o adoptando formas de organización un tanto
alejadas del orden público o político nacional e internacional. Formas de
organización y relación entre los habitantes y su entorno que, aunque quizá no
tradicionales, correspondieron a un proyecto principalmente local.
La apertura de fronteras y la serie de fenómenos colaterales como la entrada de
empresas transnacionales, la modificación de dinámicas económicas, el
abandono de tierras productivas, los cambios de uso de suelo en el centro y
periferia de la ciudad, el establecimiento de más y nuevas formas de comercio, las
políticas de desarrollo aplicadas al estado, el ofrecimiento de más y nuevos
servicios para los habitantes y sus visitantes coincide con el surgimiento de una
nueva generación de habitantes que se ha identificado clave para el desarrollo del
presente proyecto.
Podemos decir que esta nueva generación contemporánea a los eventos antes
mencionados, actualmente ronda entre los 18 y 25 años de edad. Se trata de una
generación de jóvenes cuya vida cotidiana se ha caracterizado por la experiencia
de vivir en una ciudad con una fuerte tendencia a la urbanización y algunas
formas de modernidad y desarrollo tecnológico; nuevas formas de habitar su
ciudad, una ciudad en la que la idea de “desarrollo” se manifiesta en cambios
culturales, olvido o modificación de tradiciones, cambios territoriales, ideológicos,
políticos, económicos; sin que, desde nuestro punto de vista esto signifique
necesariamente un verdadero desarrollo.
Nos enfrentamos ante un fenómeno de transición social y cultural en el que las
formas de significar la sociedad y el entorno son sometidas a presión por procesos
de cambios de gran alcance cuyo origen global se hace presente a nivel local. Esta
nueva generación de jóvenes podría corresponder a un punto de quiebre entre el
antiguo y el nuevo SCLC, en el que la nuevas tendencias de crecimiento y/o
desarrollo, al desplazar el modo de habitar del resto de la población y
posicionarse como una nueva forma de percibir el territorio, podrían representar
la modificación o incluso la pérdida de la memoria histórica, el sentido de
pertenencia y la identidad de la población.
Finalmente, es esta última característica la que se convierte en el principal
motivador del presente proyecto de investigación que busca ahondar en el modo
pág. 33
en el que los jóvenes, que han vivido y observado este proceso de transición en
las últimas décadas, han construido su relación con el entorno social y físico de
San Cristóbal de las Casas y cómo han reaccionado ante las modificaciones
territoriales, sociales y ambientales. Es decir, se propone realizar un estudio de
aproximación para la comprensión de los elementos que han figurado como
constitutivos de la construcción social sobre su ciudad y por lo tanto de los
modos de significarla y habitarla.
En resumen, entre los factores que guiaron el desarrollo de esta investigación se encuentran:: la aparente ausencia o poca activación de estrategias participativas
y políticas públicas para la mitigación de los fenómenos sociales y ambientales que están afectando a la ciudad, el evidente fenómeno de crecimiento urbano y
demográfico sin planeación u ordenamiento, , y el interés por conocer la percepción que un sector de la población –los jóvenes universitarios-, ha
elaborado acerca de este fenómeno, de sus vivencias y efectos en la memoria
histórica. El elemento motivador central que subyace a la presente investigación se puede sintetizar, entonces en la interrogante sobre cómo han sido significadas
por los jóvenes universitarios las modificaciones territoriales, paisajísticas y sociales de San Cristóbal de las Casas y cuáles son las perspectivas que
construyen alrededor del futuro de la ciudad.
Hipótesis
La aparente ausencia de una postura crítica y de una movilización social que
llame la atención sobre los problemas urbanos y ambientales que está
enfrentando SCLC, nos lleva a reflexionar acerca de la naturaleza de esta
aparente lejanía de la población respecto de los problemas de su ciudad. En este
sentido y como respuesta problable –hipótesis-, se plantea que:
“Entre los jóvenes uiversitarios de San Cristóbal de Las Casas, existe
una percepción social del medio ambiente y el crecimiento urbano de
la ciudad, crítica y reflexiva, que se refleja en: a) la identificación de los
problemas ambientales asociados al proceso de urbanización y b)
disposición a participar en acciones para su solución sin embargo la
diferencia en los modos de percibir los problemas ambientales dificulta
la construcción de alternativas de acción colectiva.
pág. 34
Preguntas de Investigación
Para el desarrollo de esta investigación se tomaron como guía los siguientes
cuestionamientos:
1. ¿Cuál es la opinión general de los estudiantes universitarios sobre el
crecimiento urbano de la ciudad?
2. ¿Tienen los jóvenes una posición crítica respecto al proceso de crecimiento
urbano y el deterioro ambiental de su ciudad?
3. ¿Qué tipo de problemas ambientales perciben los jóvenes?
4. ¿Cómo son priorizados estos problemas ambientales?
5. ¿Identifican la causa generadora de estos problemas ambientales?
6. ¿Qué elementos sociales, culturales o individuales podrían estar
relacionados con la percepción de ciertos problemas ambientales?
7. ¿Se identifican como protagonistas para la atención a los problemas
ambientales de su ciudad?
8. ¿Existe disposición por parte de los jóvenes para participar en su solución?
Objetivo
Identificar y describir la percepción que los estudiantes universitarios han
construido acerca de los problemas ambientales relacionados con el crecimiento
urbano de San Cristóbal de Las Casas, Chiapas.
Objetivos Específicos
Conocer la postura de los estudiantes universitarios de San Cristóbal de
Las Casas frente al crecimiento urbano.
Conocer cuáles son los problemas ambientales percibidos por la poblacion
de estudio y la manera en que estos son priorizados.
Identificar los elementos sociales o culturales que contribuyen a la
percepción de los problemas ambientales de la ciudad por parte de la
población de estudio.
Conocer las oportunidades y formas de participación identificadas
por la población de estudio para la atención a los problemas
ambientales.
Enfoques de la Percepción Social
El concepto de percepción puede ser abordado desde diversas perspectivas o de
acuerdo a su aplicación, ya sea para realizar estudios que parten del
conocimiento neurofisiológico o aquellos que parten de las ciencias sociales
evaluando la interacción de actores en un medio específico. Por un lado la
interacción entre un individuo y el mundo exterior se estudia describiendo
aquella gama de reacciones químicas y mecanismos fisiológicos que permiten que
el organismo genere una respuesta a todo aquello que lo rodea y que es percibido
a través de los sentidos del gusto, vista, olfato, oído y tacto. Por el otro, se debe
también considerar que esta interacción sucede no únicamente en este plano
fisiológico, sino también en el plano social y cultural, en un tiempo y espacio
definidos.
Entre las disciplinas que iniciaron sus estudios en el campo social de la
percepción fueron la Piscología y la Geografía, estudiando el conocimiento y la
respuesta conductual del ser humano hacia el entorno desde el punto de vista
individual. Posteriormente, al ser incorporada la connotación social en el proceso
del conocimiento derivado de la percepción e integrar variables demográficas
como edad, sexo, ingreso económico, orientación política y factores
socioeconómicos, la Percepción Ambiental se concibe como resultado de la
continua interacción del ambiente natural (físico) y el social (Fernández Moreno,
2008).
Estas características sociales son analizadas durante el desarrollo de estudios
científicos en los que se ha decidido conocer la manera en que la sociedad se
relaciona con su entorno natural o la manera en que un individuo o un grupo
social percibe su entorno a través de diferentes aproximaciones metodológicas
también de las ciencias sociales.
Desde el punto de vista de la Sociología del Conocimiento, y al referirnos a la
Construcción Social de los Problemas Ambientales se toma en cuenta que la
manera de percibir el entorno también se encuentra en función de la interacción
entre cada uno de los actores de la sociedad en las diversas esferas que
componen un grupo de estudio, es decir, aquellos que fungen como generadores
de conocimiento, portadores y difusores de información, tomadores de decisiones
y sociedad civil en general en un tiempo y espacio específico.
El concepto de percepción ha evolucionado desde sus primeras aplicaciones a
inicios del siglo XIX. Diversas corrientes de pensamiento analizan las relaciones
entre las sensaciones y el proceso perceptivo y de manera general se pueden
pág. 36
agrupar, por ejemplo, en tres grandes concepciones que influyen en el proceso de
varios estudios.
La primera de las posturas, la empirista, propone que la sensación y la
percepción dependen de estímulos externos y el individuo es un ser pasivo y solo
a través de la repetición de sensaciones es posible generar conocimiento. Por otro
lado, los intelectualistas proponen que la sensación y percepción son fenómenos
directamente relacionados con la capacidad intelectual del sujeto cognoscente; en
este caso aquello que es interpretado es un objeto pasivo y la sensación debe ser
procesada racionalmente. Finalmente, la fenomenología propone que tanto el
objeto como el sujeto interactúan de manera continua, la percepción es una
comunicación entre el sujeto y el objeto. Esta postura busca una comprensión
holística de la relación ser humano - ambiente en una ubicación espacial,
temporal bajo contextos sociales dinámicos (Benez, et al., 2010).
Desde el punto de vista antropológico, las percepciones también atribuyen
características cualitativas a los objetos o circunstancias del entorno mediante
sistemas culturales e ideológicos por el grupo social involucrado, de esta manera
las percepciones se encuentran también matizadas y restringidas por
demarcaciones sociales (Lazos y Paré, 2000).
Partiendo de las características anteriores, algunos autores entienden el acto de
percibir como algo totalmente heterogéneo identificando algunas variables del
entorno físico, individuales o culturales que determinan el grado de percepción o
la no percepción como: la calidad o disponibilidad de los recursos, los medios de
comunicación, patrones de consumo o incidencias religiosas, hábitos,
experiencias y cotidianeidad.
Se asume finalmente que la percepción no es un proceso lineal de estímulo y
respuesta, sino que está determinado por una serie de procesos y elementos en
constante interacción y, aunque la percepción es individual, la sociedad y el
entorno en general desempeñan un papel activo en su interpretación (Benez, et
al., 2010).
Derivado también de la diversidad de estudios realizados y su aplicabilidad, el
concepto de percepción llega a ser moderadamente heterogéneo entre quienes lo
han definido, aunque en esencia corresponden a conceptos construidos a partir
de los mismos elementos, a continuación algunos ejemplos:
Algunos autores se refiere a la percepción “(…) como el proceso cognitivo de la
conciencia que consiste en el reconocimiento, interpretación y significación para la
elaboración de juicios en torno a las sensaciones obtenidas del ambiente físico y
pág. 37
social, en el que intervienen otros procesos psíquicos como el aprendizaje, memoria
y simbolización” (Vargas, 1994 en Romero González, 2013).
Por otra parte, desde un enfoque fenomenológico Chaui, ya desde su obra
Fenomenología de la Percepción en 1975, menciona que “la percepción es una
comunicación entre nuestro cuerpo, el cuerpo de los otros sujetos y el cuerpo de las
cosas (…). Se trata de una comprensión holística de la relación ser humano -
ambiente, donde todo el ambiente que envuelve al ser humano, sea físico, social,
psicológico o hasta el mismo imaginario, influyen en la percepción y la conducta
(…). Esto conlleva a decir que las percepciones debe ser entendidas como relativas
a la situación histórico-social, pues tienen una ubicación espacial y temporal, y
dependen de las circunstancias cambiantes que influyen en el proceso perceptivo,
modificándolo y adecuándolo a las condiciones” (Benez, et al., 2010).
Para otros casos de estudios de percepción y particularmente aquellos realizados
sobre el medio ambiente, algunos autores sugieren “abandonar el término de
percepción y sustituirlo por el de - perspectivas ambientales -. Según esta
propuesta, los seres humanos no habitamos un mundo culturalmente construido en
su totalidad, sino también una sociedad y una cultura naturalmente construida, o
sea que la naturaleza y la cultura se influyen y construyen mutuamente. La autora
sugiere el concepto de perspectivas ambientales, que define como: el conjunto de
normas, supuestos y valores que resultan de la vivencia del entorno natural y
permiten comprenderlo y explicarlo” (Leticia, 2008 en Úrsula, et al., 20